Está en la página 1de 9

Universidad Nacional

“San Luis Gonzaga” de Ica

Facultad de Agronomia

Tema:

Gusano Perforador del Melòn y Plasmodio Ti

Curso:

Fitopatologìa Agrícola

Ciclo:

VII

Año:

4º “C”

Docente:

Ing. Tejada Hinojosa

Alumno:

Jose Luis Barrientos Maravì.

Ica-Peru
Nombre Común

Gusano del pepino, perforador del pepino, barrenador o taladrador del pepino
Nombre Científico
 Gusano perforador del melón

Diaphania nitidalis

Lepidoptera

Descripcion: En el estado de larva ataca preferiblemente a las frutas del


Melón, Pepino y Calabacín, y con menor frecuencia los cogollos, flores y tallos
de las mismas. Los adultos son mariposas con alas de unos 3 cm de
envergadura; las anteriores de color marrón amarillento, con una mancha
irregular blanco amarillento en el centro y las posteriores son de este último
color, pero con bordes marrón amarillento. El cuerpo es del color de las alas
anteriores con destellos metálicos y terminan en un penacho de escamas
alargadas algo más oscuras. Las hembras adultas ponen los huevos en
pequeños grupos sobre las partes tiernas de las plantas, los tallos y las frutas.
De ellas nacen las larvas de color blanquecino que luego se tornan verde
manzana o verde amarillento a amarillento cobrizo. Tienen la cabeza marrón y
generalmente hileras de puntos negros a lo largo del cuerpo. Cuando las frutas
se están formando o en proceso de maduración se observan orificios cubiertos
de excrementos, en la zona que esta en contacto con el suelo y al abrirse se
observa pudrición de la pulpa y larvas del perforador. Las larvas al completar su
ciclo pierden las puntas negras, salen de las frutas y se van a las hojas mas
viejas, las que enrollan por los bordes para formar un capullo y pupar

Cultivos que afecta: Melón

Control: Acefate, Triclorfon, Carbaril, Malathion, Metomilo

Control biológico: Bacteria: Bacillus thuringiensis. Insectos: Telenomus,


Trichogramma, Chrysopa sp. Hongos: Metarhizium amisopliae, Beauveria
bassiana. Nematodo: Heterorhabditis sp.

Diaphania nitidalis (stoll).


Margaronia nitidalis es otro nombre ciTaxonomía

Orden : Lepidoptera
Familia: Pyralidae
Género: Diaphania
Especie: Nitidalis.entífico para este insecto
Distribución
Diaphania nitidalis se encuentra en el trópico, porque no toleran bajas
temperaturas.
Se encuentra desde Canadá hasta América del Sur (Sur – este de Argentina) y
el Caribe.
Importancia
Esta especie plaga de cultivos de las Cucurbitaceas es considerada una de las
más importantes en el continente americano por los daños económicos que
causa su presencia en los cultivos.
En zonas calientes puede llegar a producir cuatro generaciones por año.
Descripción
Los adultos son polillas pequeñas, sus alas anteriores son triangulares, anchas y
de color marrón amarillento, en el centro se observa una banda irregular blanca
amarillento. Las alas posteriores son amarillentas con bordes marrón
amarillento. El abdomen es marrón, la parte de la cola es blanca como un
penacho escamoso.
Los huevos son ovipositados en grupos pequeños en forma de racimos en las
flores y puntos de brotes nuevos de la hoja, es aquí donde se hospeda la larva
y se alimenta durante aproximadamente dos semanas después de emerger. La
larva joven es blanca, delgada con manchas negras pequeñas y numerosas a lo
largo de su cuerpo, al madurar se engrosa y se vuelve de color oscuro
perdiendo sus manchas.
Las larvas también causan daño al fruto inmaduro ya que se ha encontrado
excrementos en el interior del orificio que hace para poder penetrar haciendo
que los frutos se pudran.
Daño
El daño principal en las Cucurbitaceas es causado por las larvas que se
alimentan de flores, tallos, yemas, frutos en proceso de maduración y brotes
tiernos.
En lo que se refiere al fruto causa una pudrición debido a la infestación y
residuos de excrementos que deja la larva en el interior, provocando la caída
del mismo antes de que este maduro. Todo esto trae como consecuencia una
reducción en el rendimiento en campo y pérdida de valor en el mercado del
cultivo atacado.

Ciclo de vida
Aproximadamente el ciclo tarda de 25 a 40 días.
Huevo:
Son pequeños miden cerca de 0.4 a 0.6 mm de ancho y 0.8 mm de largo, son
de color blanco tornándose después amarillos.
Los huevos pueden ser puestos de uno en uno o en grupos en forma de
racimos (de 2 a 7 huevos) sobre tallos, flores, brotes, yemas, hojas jóvenes o
frutos, en este estadío se mantienen de 4 á 5 días antes de eclosionar.

Larva:
Como larva pasa por 5 estadíos durante 14 a 21 días, alcanzando un tamaño de
2,5 a 3 cm de largo en el estado maduro.
Las larvas jóvenes hasta el cuarto estadío son amarillo-pálido o blanco-verdoso
con manchas negras las cuales van desapareciendo conforme se acercan al
quinto estadío, el color de la larva en este último es variable depende de su
fuente de alimentación.
Se pueden alimentar de yemas, flores y las adultas atacan los frutos.

Pupa:
Este estadío dura de 5 a 10 días. Este ocurre en material muerto o seco como
hojarasca sobre el suelo siendo envueltas primero en un capullo de seda.

Adulto:
Cuando alcanzan el último estadío emergen como polillas las cuales suelen
volar en la noche. La hembra adulta produce feromonas para poder atraer al
macho.
Estas pequeñas mariposas son nocturnas por lo que en el día probablemente se
encuentren dispersas en áreas forestales.

Control:

- Control cultural o preventivo.


Es recomendable eliminar rastrojos y los frutos que se encuentran
contaminadas porque constituyen hospederos de los nuevos insectos.
Los monitoreos o muestreos constantes del cultivo son una buena opción de
control.

- Control químico.
Este es recomendado cuando no se realizó un adecuado control preventivo, y
los daños son visibles y justifican el uso de químicos; se debe hacer la
aplicación del producto curativo cuando el daño se presenta en una de cada
seis hojas, en una de cada quince yemas o en un fruto de cada treinta que
fueron muestreados.
Debido a que las larvas están presentes en el interior de una de las partes
susceptibles de la planta de la cual se encuentran alimentándose, resulta
complicado contrarrestarlos con insecticidas por lo que se usan productos
translaminares y penetrantes.
Se puede aplicar insecticidas a base de Bacillus thuringensis como una medida
más amigable con el medio ambiente.
Control biológico.
Como control biológico encontramos insectos benéficos, depredadores y
parásitos.

En Depredadores están:
- Avispas (Polistes sp.; Polybia nigra), estas utilizan a los gusanos como
alimento para sus crías.
- Escarabajos carábidos (Calleida sp.), matan los gusanos succionándoles
toda la sangre.

Parasitoides:
En este grupo se encuentran avispitas bracónidos (Apanteles sp.; moscas
sarcofágidos (Sarcophaga lambens); Microgaster diaphaniae); avispitas
icneumónidos (Polycyrtus semialbus; mosca taquínidos (Stomadexia
cotburnata; Polycyrtus lituratus; Polycyrtus giacomellii; Eiphosoma insularis;
Neotheronia bicincta; Pimpla marginella ); avispitas chalcídidos (Brachymeria
robustella; Brachymeria comitator; Brachymeria ovata; Smicra sp.; Spilochalcis
fulvescens; Nemorilla maculosa; Nemorilla floralis).
PLÁSMIDO Ti DE AGROBACTERIUM TUMEFACIENS

AGROBACTERIUM TUMEFACIENS
Agrobacterium tumefaciens es una alfa-proteobacteria Gram negativa, de la
familia Rhizobiceae, que provoca tumores por transformación en células
vegetales; lo que se conoce como la enfermedad de la agalla. Normalmente los
tumores se forman en la parte baja del tallo, sobre todo en plantas
dicotiledóneas. La capacidad infectiva de la bacteria se debe al plásmido Ti
(tumor inducing), siendo completamente avirulentas las cepas que carecen del
plásmido.

PLÁSMIDO Ti
El plásmido Ti es replicativo, de doble cadena, circular y de gran tamaño; que
oscila mucho de unas cepas a otras, pudiendo llegar a las 300Kb. Su tamaño
medio es cercano a las 200 kb. En él se encuentran genes de virulencia, de
síntesis y catabolismo de opinas (como octopina o nopalina) y de síntesis de
fitohormonas.
La región del plásmido que se transfiere a la a la célula huésped, se denomina
t-DNA. En ella, se encuentran genes para la síntesis de una o varias auxinas, de
una o varias citoquininas y de opinas. Las auxinas y citoquininas son las
responsables de la formación del tumor, por proliferación y crecimiento
exacerbados de las células vegetales. Las opinas son derivados de aminoácidos,
que sirven de principal de nutriente de Agrobacterium tumefaciens, sirviéndole
a la bacteria de fuente de energía, por oxidación aerobia. La región t-DNA, se
encuentra flaqueada por dos secuencias constituidas por repeticiones directas
de 23 nucleótidos, en alguna ocasión 25), que delimitan que zona del plásmido
se va a movilizar. Estas secuencias se denominan borde derecho e izquierdo del
t-DNA. Todo lo ubicado entre ambas, pasará a la célula vegetal.
Los genes de virulencia son los encargados de transferir y proteger el t-DNA. Se
encuentran como un operón.
En la región que no se transfiere quedan los genes para el catabolismo de
opinas.
Como todo plásmido, para poder permanecer en la bacteria sin perderse, porta
el origen de replicación de Agrobacterium tumefaciens.

En conclusión, la función del plásmido es convertir a la planta en una factoría


productora de opinas, para satisfacer los requerimientos energéticos de la
bacteria.

MECANISMO DE INFECCIÓN:
Agrobacterium tumefaciens capta señales de tipo fenólico, por el receptor
traducido a partir del gen de virulencia virA; lo que le indica a la bacteria que se
encuentra frente a una planta susceptible a la transformación.
Vir A presenta actividad serín-kinasa y al unirse a su ligando, fosforila, con
gasto de ATP a Vir G. Una vez fosforilado, Vir G actúa como factor de
transcripción para el resto de genes de virulencia. Por acción conjunta de Vir D1
y Vir D2 se escinde el t-DNA del resto del plásmido de en la hebra que va de 5´
a 3´. Simultáneamente, se transcribe una zona complementaria a la que se
separa del plásmido. Vir D2 se coloca en el extremo derecho del t-DNA. El t-
DNA sale de la bacteria a través de un poro formado por Vir B. Mientras va
saliendo, Vir D4 incorpora un complejo formado por Vir E1 y Vir E2, a lo largo
del t-DNA. El complejo formando por Vir D2, VirE1-Vir E2 y t-DNA, entra en la
célula vegetal, a través de un mecanismo poco conocido, y acompañado por
VirF.

En el citoplasma vegetal, Vir E2 interacciona con VIP 1 y VIP2, lo que permite la


unión de Vir F al complejo. Vir D2 presenta una secuencia NLS (secuencia de
direccionamiento al núcleo), la cual es reconocida por importinas
citoplasmática, que dirigen al complejo al nucleoporo. El nucleoporo formado
por distintas proteínas Nup, que permiten el paso del complejo, gracias a que la
importina establece uniones transitorias con las secuencias FG de las proteínas
Nup. Una vez en el núcleo Ran cambia su unión a GDP por GTP para inducir la
liberación de la importina y su liberación al citoplasma. Una vez que el t-DNA se
encuentra en el núcleo, se integra en dentro del genoma vegetal. La
integración no es al azar. Existen zonas de integración preferencial.

Cada célula vegetal infectada, incorpora de una a cuatro regiones de t-DNA de


distintas bacterias. El t-DNA se mantiene estable une vez integrado en el
cromosoma vegetal.

APLICACIONES DEL PLÁSMIDO Ti


El plásmido Ti ha sido el principal impulsor de la ingeniería genética en plantas.
Gracias a su empleó se ha conseguido multitud de variedades transgénicas.
Continuamente, se han realizado modificaciones en el plásmido Ti con objeto de
mejorar sus características como vector. Habitualmente se añade uno o más
genes resistencia a antibióticos, y se elimina el T-DNA no esencial, y los genes
que codifican el desarrollo del tumor. Se mantienen genes necesarios para la
infección de la célula vegetal. También se ha insertado el T-DNA en el plásmido
pBR32 de Escherichia coli y en otros plásmidos para producir vectores de
clonación capaces de desplazarse entre bacterias y plantas. El gen o los genes
de interés se empalman en el t-DNA entre las repeticiones directas, mediante
empleo de enzimas de restricción y ligasas. A continuación, se introduce el
plásmido en Agrobacterium tumefaciens, se seleccionan por resistencia a
antibióticos las bacterias que incorporan el plásmido, y se infectan con la
bacteria células en cultivo de la planta a transformar. La bacteria se elimina
empleando una mezcla de antibióticos y se seleccionan los transformantes en
función de su resistencia a antibióticos o herbicidas (u otro rasgo codificado por
el t-DNA). Finalmente, se regeneran plantas completas a partir de las células en
cultivo, mediante la utilización de auxinas y citoquininas que estimulan la
producción de callos y brote. El motivo de eliminar el t-DNA no necesario, es
porque las fitohormonas para las que codifica, pueden interferir en la
regeneración de plantas.

Otra técnica consiste en emplear un sistema binario con dos plásmidos. Uno de
los plásmido porta las secuencias necesarias para la integración al genoma se
encuentran en los bordes del T-DNA, pudiendo ser reemplazado el resto de la
secuencia del T-DNA. El otro plásmido. Denominado Helper, porta los genes de
virulencia (vir) responsables de la transferencia del T-DNA, actúan en trans, por
lo que no tienen que estar situados en el mismo plásmido que el T-DNA, por lo
que no es oncogénico pero es capaz de transferir el T-DNA presente en otro
plásmido.

Un plásmido vector que contiene los bordes del T-DNA. Este plásmido es
pequeño y de fácil manipulación en E. coli para el clonado de secuencias. No
presenta los genes para la producción de fitohormonas ni opinas. Presenta
sitios de restricción múltiples dentro de los bordes del T-DNA para el clonado de
secuencias. Contiene también un marcador para la selección de las células
transformadas, como por ejemplo, resistencia a kanamicina, herbicida o
marcador metabólico.

Independientemente de emplear uno o dos plásmidos, se suelen construir


genes en tándem con la información deseada, precedidos de un promotor.
Fraley y col, en 1993, trabajando para Monsanto, usaron como marcadores
genes que otorgaban resistencias a determinadas sustancias. Estos genes se
introducían en el ADN-T, junto con los genes deseados para la planta
transgénica. Así, podían ver cuales eran las células transformadas. Destacan los
genes de resistencia a kanamicina, carbenicilina y a higromicina. Las células
vegetales que sobrevivían al ataque de estas sustancias, eran en las que se
confirmaba una transformación.

Uno de los marcadores más usados hoy en día, es el gen β-glucuronidasa


(GUS). Se extrae de Escherichia coli. Dicho gen codifica para una enzima que,
al degradar un galactósido, aporta pigmentación azul. Las células que
experimenten el cambio de color, serán las transformadas.
Otro ejemplo de marcador que induce cambios de color, es la proteína
fluorescente verde. Se obtiene de la medusa Aequorea victoria. Esta proteína se
codifica en presencia de oxígeno, lo que hace bastante sencilla la identificación
de los vegetales transformados.

El uso de discos foliares se volvería un método estandarizado. Fue diseñado en


1985, por Horsch, para la compañía Monsanto. Consiste en introducir discos de
hojas de tabaco en un cultivo con Agrobacterium tumefaciens en un medio LB
(caldo Luria Bertoni). Se agita para asegurar la infección. Después los discos se
colocan en medios de cultivo que sustancias que estimulan la aparición de
brotes. Luego se exponen los discos a un medio selectivo, para eliminar las
plantas no transformadas.

De todos modos, no se puede afirmar al 100% que todas las plantas


resistentes, han sido transformadas. Cabe la posibilidad de que la planta ya
fuese resistente per se al agente elegido como marcador. Las pruebas
genéticas serán las encargadas de desvelar cuales de las plantas resistentes
son realmente transgénicas. Para confirmarlo, se emplean Southern, Northern y
Western. Así se confirma que hay ADN, ARN y proteína, producto de la
inserción. El uso de GUS como marcador, si garantiza que los discos que tornan
su coloración a azul, son realmente transgénicas.