Está en la página 1de 5

¿Cómo leemos?

Un buen lector, es decir, un lector que no tiene dificultades, en el momento de


leer realiza un procesamiento dividido en cuatro fases.

1. Recibe la información por los sentidos. La vista en este caso. Este paso
representa el procesamiento perceptivo, en el que visualizamos los
símbolos gráficos y los reconocemos como letras o palabras.

2. Accede a una especie de “almacén”, llamado “almacén de palabras” en el


que buscará la información que ha recibido durante el procesamiento
perceptivo y dará un significado a esa información. Este paso representa
el procesamiento léxico.

3. Organizará la información en frases. Procesamiento sintáctico.

4. Por último, accederá al significado global del mensaje. Dicho de otra


forma, en este paso, entendemos, o intentamos entender lo que hemos
leído. Este paso representa el procesamiento semántico.

Como la Dislexia supone, sobre todo, una dificultad para acceder al léxico, nos
vamos a centrar en este aspecto. Aunque hay que advertir que cuando un niño
tiene Dislexia, todo el proceso lector puede resultar alterado.

¿Cómo accedemos al léxico?, ¿Cómo recuperamos las palabras de ese


“almacén de palabras”?

Los buenos lectores utilizan dos rutas para acceder al léxico y, utilizan una u
otra en función de las palabras que tenga que leer en cada momento.

▪ Ruta directa, visual u ortográfica: es aquella que empleamos para leer


palabras conocidas o de uso frecuente. Cuando utilizamos esta ruta
leemos la palabra con un sólo golpe de vista, es decir, reconocemos la
representación gráfica de la palabra completa como si de un dibujo se
tratará y asociamos esa representación gráfica con un significado para
finalmente leerla. ¿Pensáis que los niños de 3 años leen?. Yo creo que si,
y os explico por qué. Cuando por ejemplo a un niño le enseñamos o ve un
bote de “Cola Cao” y le preguntamos que pone, nos dirá que “Cola Cao”
porque se trata de una representación gráfica muy familiar, que ve todos
los días cuando desayuna y asocia esa representación gráfica con lo que
él desayuna todas las mañanas (el significado). Está leyendo haciendo
uso de la ruta visual.

▪ Ruta indirecta, auditiva o fonológica: es la ruta que usamos para leer


palabras desconocidas, de uso infrecuente o pseudopalabras (palabras
inventadas, sin significado). En este caso, una vez que percibimos la
palabra, hacemos un análisis de cada una de las letras que componen
esa palabra y, a cada letra, le asignamos un sonido mediante las reglas de
conversión grafema-fonema. Después unimos esos sonidos para
reconocer oralmente ante qué palabra estamos y seguidamente damos
significado a esa palabra y la leemos.

Hasta aquí he intentado explicar cómo leemos, ahora voy a intentar explicar
qué falla en cada una de las rutas cuando un niño con Dislexia se enfrenta al
proceso lector.

Pueden darse varias circunstancias. Puede fallar la ruta visual, puede fallar la
ruta fonológica y pueden fallar ambas rutas.

▪ Cuando falla la ruta visual: el niño utilizará para leer la ruta fonológica, lo
que significa que necesita ir leyendo letra por letra, lo que repercutirá en
su velocidad lectora y también en la comprensión de lo que lee, dado que
tiene que prestar atención al proceso de conversión grafema – fonema y
no podrá atender al contenido de la lectura. Cuando falla esta ruta
aparecerán errores como:

▪ Tendrá dificultad para leer palabras conocidas o de uso frecuente.

▪ Errores en la lectura de palabras excepcionales o irregulares. Por


ejemplo, leerán /g/, /u/, /e/, /r/, /r/, /a/ en lugar de “guerra”.

▪ Dificultad para distinguir el significado de palabras homófonas


(“hola”/”ola” – “vaca”/”baca”…) dado que su lectura se basa en el
sonido.

▪ Errores en el uso de las reglas ortográficas.

▪ Cuando falla la ruta fonológica: el niño utilizará para leer la ruta visual, lo
que significa que tiene dificultad para hacer el “análisis” de las letras que
componen las palabras y tiene que leerla globalmente y recurrir
directamente a su “almacén de palabras” y si la palabra que tiene que leer
no la tiene almacenada tendrá que sustituirla por otra similar. Cuando falla
esta ruta aparecerán errores como:

▪ Tendrá dificultad para leer palabras desconocidas o de uso


infrecuente o pseudopalabras (palabras inventadas o sin
significado).

▪ Sustituciones, inversiones, omisiones, adiciones, uniones o


separaciones indebidas…

▪ Confusión de palabras semejantes. Por ejemplo


“Camino”-“Canino”.

▪ Errores derivativos. Por ejemplo leen “aplauso” donde pone


“aplaudir”.

▪ Lexicalizaciones, es decir, leen palabras sin significado como si lo


tuvieran. Por ejemplo, leen “madera” donde pone “macera”.

Como hemos dicho antes, el hecho de que el niño tenga problemas para
realizar adecuadamente el procesamiento léxico va a condicionar
negativamente otros procesos posteriores y superiores como la lectura y
comprensión de estructuras sintácticas, así como a los aspectos semánticos
implicados en el proceso lector, es decir la comprensión global de lo que está
leyendo.

Los gráficos utilizados para ilustrar esta entrada son de elaboración propia,
pero basados en otros encontrados en esta entrada en la que también se
explican las dificultades de los niños con Dislexia en ambas rutas  http://
www.mariabenavent.com/hablemos-de-dislexia/

En posteriores entradas explicaremos otros procesos implicados en la lectura.

A continuación os presento algunas programaciones que he ido encontrando


por la red. Ya se que existen muchas más cosas, pero os pongo las que a mi
me parecen más me han gustado y que os pueden dar algunas ideas para
reducir o eliminar los tipos de errores más frecuentes cuando falla lo que hoy
hemos explicado, el acceso al léxico (procesamiento léxico).