Está en la página 1de 15

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

(UAPA)

ASIGNATURA

ANATOMÍA Y FILOSOFÍA HUMANA

TAREA

#6

PARTICIPANTE MATRICULA

ESMAILY PÉREZ JOHNSON 15-1518

FACILITADOR

EBLIS ESPAILLAT TORIBIO

FECHA
Nagua María Trinidad Sánchez

07/02/2018
6.1 Descripción general del sistema Digestivo y Linfático.

SISTEMA DIGESTIVO

El aparato digestivo es el conjunto


de órganos encargados del proceso de
la digestión, es decir, la transformación
de los alimentos para que puedan ser
absorbidos y utilizados por
las células del organismo.

La función que realiza es la de


transporte (alimentos), secreción (jugos
digestivos), absorción (nutrientes) y
excreción (mediante el proceso de
defecación).

El proceso de la digestión es el mismo


en todos los animales monogástricos:
transformar
los glúcidos, lípidos y proteínas en
unidades más sencillas, gracias a las
enzimas digestivas, para que puedan ser absorbidas y transportadas por
la sangre.
SISTEMA LINFÁTICO

El sistema linfático es
la estructura anatómica que
transporta
la linfa unidireccionalmente
hacia el corazón, y forma parte
del aparato circulatorio. En
el ser humano, está compuesto
por los vasos linfáticos:
capilares, colectores, troncos y
conductos; los órganos
linfáticos o linfoides primarios
(la médula ósea y el timo) y
secundarios (los ganglios
linfáticos, el bazo, los tejidos
linfáticos tales como
la amígdala faríngea o
las placas de Peyer y, en general, tejido linfoide asociado a las mucosas)
y la linfa.

El sistema linfático está considerado como parte del aparato circulatorio


porque está formado por los vasos linfáticos, unos conductos cilíndricos
parecidos a los vasos sanguíneos, que transportan un líquido llamado
linfa, que proviene de la sangre, tiene una composición muy parecida a
la de ésta y regresa a ella. Este sistema constituye por tanto la segunda
red de transporte de líquidos corporales.
La linfa es un líquido transparente, de color un tanto blanquecino que
recorre los vasos linfáticos y generalmente carece de pigmentos. Se
produce tras el exceso de líquido que sale de los capilares sanguíneos
alespacio intersticial o intercelular, siendo recogida por los capilares
linfáticos, que drenan a vasos linfáticos más gruesos hasta converger en
conductos (arterias) que se vacían en las venas subclavias.

El sistema linfático cumple cuatro funciones básicas:

 El mantenimiento del equilibrio osmolar en el "tercer espacio".

 Contribuye de manera principal a formar y activar el sistema


inmunitario (las defensas del organismo).

 Recolecta el quilo a partir del contenido intestinal, un producto que


tiene un elevado contenido en grasas.

 Controla la concentración de proteínas en el intersticio, el volumen


del líquido intersticial y su presión.

6.2 Órganos del sistema Digestivo y Linfático.

ÓRGANOS DEL SISTEMA DIGESTIVO

Esófago

El esófago es un conducto o músculo membranoso que se extiende


desde la faringe hasta el estómago. De los incisivos al cardias (porción
donde el esófago se continúa con el estómago) hay unos 40 cm.
El esófago empieza en el cuello, atraviesa todo el tórax y pasa
al abdomen a través del orificio esofágico del diafragma. Habitualmente
es una cavidad virtual (es decir que sus paredes se encuentran unidas y
solo se abren cuando pasa el bolo alimenticio). El esófago alcanza a
medir 25 cm y tiene una estructura formada por dos capas de músculos,
que permiten la contracción y relajación en sentido descendente del
esófago. Estas ondas reciben el nombre de movimientos peristálticos y
son las que provocan el avance del alimento hacia el estómago. Es solo
una zona de paso del bolo alimenticio, y es la unión de distintos orificios,
el bucal, el nasal, los oídos y la laringe.

Estómago

El estómago es un órgano en el que se acumula comida. Varía de forma


según el estado de repleción (cantidad de contenido alimenticio
presente en la cavidad gástrica) en que se halla, habitualmente tiene
forma de "J". Consta de varias partes que son: fundus, cuerpo, antro
y píloro. Su borde menos extenso se denomina curvatura menor y la
otra, curvatura mayor. El cardias es el límite entre el esófago y el
estómago y el píloro es el límite entre el estómago y el intestino
delgado. En un individuo mide aproximadamente 25 cm del cardias al
píloro y el diámetro transverso es de 12 cm.

Es el encargado de hacer la transformación química ya que los jugos


gástricos transforman el bolo alimenticio que anteriormente había sido
transformado mecánicamente (desde la boca).

En su interior encontramos principalmente dos tipos de células, las


células parietales, las cuales secretan el ácido clorhídrico (HCl) y el
factor intrínseco, una glucoproteína utilizada en la absorción de vitamina
B12 en el intestino delgado; además contiene las células principales u
Oxínticas las cuales secretan pepsinógeno, precursor enzimático que se
activa con el HCl formando 3 pepsinas cada uno.

La secreción de jugo gástrico está regulada tanto por el sistema


nervioso como el sistema endocrino, proceso en el que actúan: la
gastrina, la colecistoquinina (CCK), la secretina y el péptido inhibidor
gástrico (PIG).

En el estómago se realiza la digestión de:


 Proteínas (principalmente pepsina).

 Lípidos.(grasas)

 No ocurre la digestión de carbohidratos.

 Otras funciones del estómago son la eliminación de la flora


bacteriana que viene con los alimentos por acción del ácido
clorhídrico.

Páncreas

Es una glándula íntimamente relacionada con el duodeno, es de origen


mixto, segrega hormonas a la sangre para controlar los azúcares y jugo
pancreático que se vierte al intestino a través del conducto pancreático,
e interviene y facilita la digestión, sus secreciones son de gran
importancia en la digestión de los alimentos.

Hígado

El hígado es la mayor víscera del cuerpo. Pesa 1500 gramos. Consta de


cuatro lóbulos, derecho, izquierdo, cuadrado y caudado; los cuales a su
vez se dividen en segmentos. Las vías biliares son las vías excretoras del
hígado, por ellas la bilis es conducida al duodeno. Normalmente salen
dos conductos: derecho e izquierdo, que confluyen entre sí formando un
conducto único. El conducto hepático, recibe un conducto más fino, el
conducto cístico, que proviene de la vesícula biliar alojada en la cara
visceral de hígado. De la reunión de los conductos císticos y el hepático
se forma el colédoco, que desciende al duodeno, en el que desemboca
junto con el conducto excretor del páncreas. La vesícula biliar es una
víscera hueca pequeña. Su función es la de almacenar y concentrar la
bilis segregada por el hígado, hasta ser requerida por los procesos de la
digestión. En este momento se contrae y expulsa la bilis concentrada
hacia el duodeno. Es de forma ovalada o ligeramente piriforme y
su diámetro mayor es de unos 5 a 8 cm.
Bazo

El bazo es un órgano de tipo parenquimatoso, aplanado, oblongo y muy


friable, situado en el cuadrante superior izquierdo de la cavidad
abdominal, relacionado con el páncreas, el diafragma y el riñón
izquierdo. Aunque su tamaño varía de unas personas a otras suele tener
una longitud de 12 cm, una anchura de 8 cm y un grosor de 4 cm así
como un peso de 200 g aproximadamente. Su función principal es la
destrucción de células sanguíneas rojas viejas, producir algunas nuevas
y mantener una reserva de sangre. Forma parte del sistema linfático y
es el centro de actividad del sistema inmune.

Intestino delgado

El intestino delgado comienza en el duodeno (tras el píloro) y termina en


la válvula ileocecal, por la que se une a la primera parte del intestino
grueso. Su longitud es variable y su calibre disminuye progresivamente
desde su origen hasta la válvula ileocecal y mide de 6 a 7 metros de
longitud y de 2.5 a 3 cm de diámetro.

En el intestino delgado se absorben los nutrientes de los alimentos ya


digeridos. El tubo está repleto de vellosidades que amplían la superficie
de absorción.

El duodeno, que forma parte del intestino delgado, mide unos 25-30 cm
de longitud; el intestino delgado consta de una parte próxima
o yeyuno y una distal o íleon; el límite entre las dos porciones no es muy
aparente. El duodeno se une al yeyuno después de los 30 cm a partir del
píloro.

El yeyuno-íleon es una parte del intestino delgado que se caracteriza por


presentar unos extremos relativamente fijos: El primero que se origina
en el duodeno y el segundo se limita con la válvula ileocecal y primera
porción del ciego. Su calibre disminuye lenta pero progresivamente en
dirección al intestino grueso. El límite entre el yeyuno y el íleon no es
apreciable. El intestino delgado presenta numerosas vellosidades
intestinales que aumentan la superficie de absorción intestinal de los
nutrientes y de las proteínas. Al intestino delgado, principalmente al
duodeno, se vierten una diversidad de secreciones, como la bilis y el
jugo pancreático.

Intestino grueso

El intestino grueso se inicia a partir de la válvula ileocecal en un fondo


de saco denominado ciego de donde sale el apéndice vermiforme y
termina en el recto. Desde el ciego al recto describe una serie de curvas,
formando un marco en cuyo centro están las asas del yeyuno íleon. Su
longitud es variable, entre 120 y 160 cm, y su calibre disminuye
progresivamente, siendo la porción más estrecha la región donde se une
con el recto o unión rectosigmoidea donde su diámetro no suele
sobrepasar los 3 cm, mientras que el ciego es de 6 o 7 cm.

Tras el ciego, la del intestino grueso es denominada como colon


ascendente con una longitud de 15 cm, para dar origen a la tercera
porción que es el colon transverso con una longitud media de 50 cm,
originándose una cuarta porción que es el colon descendente con 10 cm
de longitud. Por último se diferencia el colon sigmoideo, recto y ano. El
recto es la parte terminal del tubo digestivo.

ÓRGANOS LINFÁTICOS

El sistema linfático está compuesto por órganos linfoides primarios y


secundarios. Los órganos linfoides primarios son la médula ósea y
el timo; en ellos las células linfoides proliferan y se diferencian
en linfocitos B y linfocitos T. Los órganos linfoides secundarios son
los ganglios linfáticos, elbazo y el tejido linfoide asociado a las mucosas;
en estos tejidos los linfocitos B y T toman contacto con los patógenos y
sus antígenos, activándose y proliferando.
Los distintos órganos linfoides están interconectados por vasos
sanguíneos y vasos linfáticos, de modo que se constituye un sistema
unitario, entrelazado y bien comunicado. Estos vasos transportan células
del sistema inmunitario de las cuales el tipo central es el linfocito.

Hasta el año 2015 se creía que el cerebro no estaba conectado


directamente con el sistema linfático, sin embargo un descubrimiento
realizado por el Colegio de Medicina de la Universidad de Virginia prueba
que sí existe conexión directa, la cual había pasado desapercibida hasta
entonces porque los vasos linfáticos están muy pegados a uno de los
principales vasos sanguíneos en la zona de los senos paranasales de
difícil visibilidad.

Médula ósea

La médula ósea cumple la función de hematopoyesis, esto es, producir


todas las células que componen la sangre. Entre éstas se encuentran
los linfocitos, que son un tipo de leucocito. De estos linfocitos,
loslinfocitos B (B de bone marrow, 'médula ósea' en inglés), maduran
aquí.4

Timo

El timo cumple la función de madurar a los linfocitos T (T de 'timo').

Bazo

El bazo tiene la función de filtrar la sangre y limpiarla de formas


celulares alteradas.

Ganglios linfáticos

Los ganglios linfáticos son unas estructuras nodulares que forman


agrupaciones en forma de racimos. Son una parte importante
del sistema inmunitario que ayuda al cuerpo a reconocer y combatir
gérmenes, infecciones y otras sustancias extrañas. Son más numerosos
en las partes menos periféricas del organismo. Su presencia se pone de
manifiesto fácilmente en partes accesibles a la exploración física directa
en zonas como axilas, ingle, cuello, cara, huecos
supraclaviculares y huecos poplíteos. Los conductos linfáticos y los
nódulos linfoideos se disponen muchas veces rodeando a los grandes
troncos arteriales y venosos aorta, vena cava, vasos ilíacos, subclavios,
axilares, etc. Son pequeñas bolsas que se encuentran entre los vasos
linfáticos. En los conductos linfáticos se almacenan los glóbulos blancos,
más concretamente los linfocitos.

6.3 Funciones del sistema Digestivo y Linfático.

SISTEMA DIGESTIVO

Desde la boca hasta el ano, el tubo digestivo mide unos once metros de
longitud. En la boca empieza propiamente la digestión.
Los dientes trituran los alimentos y las secreciones de las glándulas
salivales los humedecen e inician su descomposición
química transformándose en el bolo alimenticio. Luego, el bolo
alimenticio cruza la faringe, sigue por el esófago y llega al estómago,
una bolsa muscular de litro y medio de capacidad, en condiciones
normales, cuya mucosa segrega el potente jugo gástrico, en el
estómago, el alimento es agitado hasta convertirse en el quimo.

A la salida del estómago, el tubo digestivo se prolonga con el intestino


delgado, de unos seis metros de largo, aunque muy replegado sobre sí
mismo. En su primera porción o duodeno recibe secreciones de las
glándulas intestinales, la bilis y los jugos del páncreas. Todas estas
secreciones contienen una gran cantidad de enzimas que degradan los
alimentos y los transforman en sustancias solubles simples como
aminoácidos. El tubo digestivo continúa por el intestino grueso, de algo
más de metro y medio de longitud. Su porción final es el recto, que
termina en el ano, por donde se evacuan al exterior los restos
indigeribles de los alimentos.

En el aparato digestivo se alojan bacterias que constituyen la


denominada microbiota. Hasta fechas recientes, se asumía que los
bebés nacen completamente libres de gérmenes y que la colonización
inicial del intestino del recién nacido se produce durante el parto. No
obstante, varios estudios actuales concluyen que esta colonización
comienza antes del nacimiento del bebé. Las bacterias maternas pasan
de la madre al aparato digestivo del feto desde las primeras fases del
embarazo, si bien no se conocen los posibles mecanismos implicados en
este fenómeno.

FUNCIONES DEL SISTEMA LINFÁTICO.

Este sistema tiene tres funciones principales:


 Conservación de proteínas y líquido plasmático

La circulación linfática se encarga de regresar al sistema circulatorio


sustancias vitales como las proteínas que han salido de los capilares
junto con líquido intersticial acumulado.
 Defensa contra enfermedades

El sistema linfático protege al cuerpo contra la invasión de patógenos y


otras sustancias extrañas. Esta defensa ocurre de dos formas diferentes:
1. Fagocitosis - es llevada a cabo por los macrófagos que cubren a los
conductos de los gánglios linfáticos. Los macrófagos fagocitan (atraen
para destruir) y digieren las materias extrañas que encuentra a su
paso. Ver el video para entender mejor el proceso.
2. Respuesta inmunológica - resiste la invasión de microorganismos
patógenos e identifica y destruye elementos que considera no propios
del cuerpo. Esto es posible con la proliferación de dos tipos de linfocitos
en los gánglios linfáticos. Estos linfocitos dan origen a células
especializadas que producen anticuerpos o a células que inactivan al
agente invasor.
 Absorción de lípidos

Los linfocitos del intestino absorben los lípidos alimenticios del conducto
digestivo.

6. 4 Enfermedades del sistema Digestivo y Linfático.

ENFERMEDADES DEL SISTEMA DIGESTIVO

El aparato digestivo es un sistema fundamental dentro de nuestro


cuerpo, ya que con base en este podemos desarrollar, aprovechar,
asimilar y procesar todos nuestros alimentos desde la boca hasta el ano.

Las enfermedades en el sistema digestivo (incluso el cáncer), por lo


general, son producto de factores externos, tales como la alimentación e
infecciones, con lo cual, podemos deducir que la mayoría de las veces
en las cuales ocurre una anomalía es por producto de nuestro propio
descuido y poca rigurosidad con la higiene y la dieta. Al tener presentes
estos datos, se puede decir que las enfermedades no son casuales, y
son evitables.

 Enfermedad celíaca (EC): No es una enfermedad únicamente


digestiva, sino un proceso de naturaleza autoinmune que afecta al
intestino y a diversos órganos y sistemas, de difícil diagnóstico. Es
producida por una intolerancia permanente al gluten, en personas
con predisposición genética. Los síntomas digestivos suelen ser leves
o incluso ausentes, especialmente a partir de los 2 años de vida, pero
pueden desarrollarse numerosos síntomas y trastornos no digestivos,
por lo que habitualmente no es reconocida ni diagnosticada, a pesar
de tratarse de la enfermedad digestiva crónica más frecuente.
 Síndrome del intestino irritable (SII): No es una enfermedad
propiamente dicha, sino un conjunto de trastornos funcionales del
intestino que se caracterizan por la presencia de episodios
recurrentes de dolor abdominal, molestias acompañadas de
hinchazón abdominal y alteraciones en la frecuencia y/o en la
consistencia de las deposiciones. No obstante, actualmente se
dispone de pruebas diagnósticas que hablan a favor de que ya no es
apropiado seguir considerando al SII como un trastorno puramente
funcional. No es una enfermedad psiquiátrica ni psicológica. No se ha
demostrado la existencia de factores psicológicos que provoquen el
SII o que influyan en su instalación, si bien los factores psicológicos
pueden contribuir al deterioro de la calidad de vida.

 Colitis: Inflamación del intestino grueso (colon), provocada por


diversas causas. Los síntomas principales son la diarrea y los dolores
abdominales.

 Úlcera péptica (UP): Se trata de un defecto o lesión de


la mucosa gastrointestinal, que se perpetúa como consecuencia de la
actividad ácido-péptica. Las áreas de localización son
fundamentalmente el estómago y el bulbo duodenal.

 Cáncer de estómago: Se trata de una de las principales causas de


mortalidad por cáncer. Más del 90% de todos los tumores de
estómago se deben al adenocarcinoma gástrico (AG), provocado por
una compleja interacción entre la infección por Helicobacter pylori,
la alimentación y la predisposición genética. Los factores ambientales
son responsables del 62% de los cánceres gástricos y los factores
hereditarios del 28%.

ENFERMEDADES DEL SISTEMA LINFÁTICO


Enfermedades del sistema linfático, Enfermedades linfáticas. El sistema
linfático es una red de tejidos y órganos.

Está formado principalmente por vasos linfáticos, ganglios linfáticos y


linfa. Los vasos linfáticos, que son distintos a los vasos sanguíneos,
transportan un líquido llamado linfa por todo el cuerpo. La linfa contiene
glóbulos blancos que lo protegen contra los gérmenes. A lo largo de los
vasos, hay ganglios linfáticos. Junto con el bazo, estos ganglios se
encuentran donde los glóbulos blancos combaten las infecciones. La
médula ósea y el timo producen las células que se encuentran en la
linfa. Ellos también son parte del sistema.

El sistema linfático elimina la infección y mantiene el equilibrio de los


líquidos del cuerpo. Si no funciona adecuadamente, el líquido se
acumula en los tejidos y causa una hinchazón llamada linfedema. Otros
problemas del sistema linfático pueden incluir infecciones, bloqueos
y cáncer.

Patologías del sistema linfático

Las manifestaciones más comunes de enfermedad del sistema linfático


son:

 La presencia de adenopatías (hinchazón de los ganglios)


 La aparición de una forma de edema conocido como linfedema
 Edema linfodinámico Aumento de carga linfática por trastornos
circulatorios (cardíacos, renal, pre menstrual, traumatismo,
quemaduras.)
 Edema linfostático o linfedema: Es el aumento de proteína y
líquido intersticial; fallo linfático.
 Lipidema: Síndrome de piernas grasosas (tobillo, piernas y
cadera).
 Mixedema: Acumulación de mucopolisacáridos y proteínas especio
intersticial, alteraciones glandulares tiroides (cara, nuca, dorso de las
manos y de los pies).
 La linfangitis por una herida punzante en el sistema linfático.
 Cáncer: El cáncer del sistema linfático se llama linfoma.