Está en la página 1de 1

Manipulación genética ¿bueno o malo?

Por: Jazmin del R. Ticona Calizaya

Hoy en día hay grandes avances en la tecnología que nos abren


la puerta a nuevos avances en otros campos y uno de ellos es en
la manipulación genética. La manipulación genética nos da
grandes avances como la fertilización in vitro o el extraer genes
de las células y agregarlas a otras células y así tener la capacidad
de crear propiedades que nunca se han visto antes, pero no todo
el mundo está de acuerdo con esto, por ejemplo la iglesia católica
está en contra de los avances en la manipulación genética.

“No puede permitirse el derecho a crear una vida humana con el


fin de destruirla después”, este es el principal argumento de la
iglesia contra la manipulación genética, refiriéndose a la
fertilización in vitro, puesto que al momento de este
procedimiento se fertilizan alrededor de cincuenta óvulos, de los
cuales solo uno logra ser implantado. Viéndolo desde ese punto
de vista la iglesia se refiere a las pérdidas de las vidas que se
genera. Visto desde el punto de vista de la persona que recurre a
este servicio, es la oportunidad de formar una familia, y por así
decirlo ser feliz ya que puede estar cumpliendo algún sueño. Es
aquí donde nos hacemos esta famosísima pregunta ¿El fin
justifica los medios?, esto ya queda en la conciencia de cada uno,
pero desde mi punto de vista en este caso si lo justifica, ya que
este niño, que va a nacer gracias a la ciencia, va a ser un niño que
no le va a faltar nada y que va a tener amor de parte de sus
padres, puesto que este procedimiento no es económico y lleva
una gran decisión de ambas partes.
Estoy segura que en un par de años la manipulación genética nos
va a dar grandes beneficios, como la cura de enfermedades, que
hoy son las causantes de muchas muertes y grandes tristezas o
que nos den la solución a los grandes problemas globales como
lo son la sobre población y la hambruna, aunque muchas
instituciones no estén de acuerdo con ello, esta nos va a traer
grandes beneficios.