Está en la página 1de 19

\_J-'

,\ ;.,

~!
1

___ -:_":

L
i -.
. \.
.
~

\._

\
'
I

))
~

:..1

T O R R E S BLANCAS

Arquitecto: FRANCISCO SAENZ DE OIZA.

Colaboradores·. De A rqu,tectura,
. JUAN D FULLA
De Ingeniería, CARLOS F. . CAS ADO
ONDO y RAFAEL
y JAVIER MONEO
MANTEROLA.
2 .
CONTRA..DICCJION Y CONTRAPU., TO E~ Lll.S TORRE~ UL~l'ICAS

FRANCISCO F. LONGO RIA

LA OBRA DE UN HOMBRE E sta elección d el arte, tardía y r esultado d e un primer es-


No me es posible p e nsar en las Torres Blancas sin la presen- fuerzo confiado en la técnica y en el principio de actuación, r e-
cia con stante de su autor. La obra es e n este caso fundamental- presenta una elección de la sensualidad y arrastra los procesos
mente personal. Y aunque el equipo ha incluido importantes de imaginación y fantasía.
colaboradores, el resultado está impregnado de la m ente d e Saenz
d e Oiza. Es una primera y gran contradicción. Con palabras de Kant, diríamos que l as dos cate gorías prin-
cipales según las cuales la sensualidad, e n la imaginación esté-
Me atrae la idea de analizar esa m ente contradictoria y tor- tica, genera principios de orden, son una "determinación sin
turada que ha ido dirigiendo las d ecisiones en las Torres, ma- propósito" y una " legalidad sin l ey". Son estas categorías las
tizándolas con su huella. Porque hay algo en Oiza que m e inte- que van a gen e rar. ya con palabras de Marcuse, que no h emos
resa. Más que la brillantez de su inteligen cia. Más que el orgullo de abandonar a lo largo del estudio. "la esencia de un verdadero
de su genio. Más que la sabiduría d e su oficio. E s la tormenta orden no represivo".
de su duda.
"EL ARTE RETA AL PRINCIPIO DE LA RAZON PREVALECIENTE; AL
Duda de una cabeza fundame ntalme nte racional que se deja REPRESENTAR EL ORDEN DE LA SENSUALIDAD EVOCA U A LOGICA CON-
subyugar por la pasión estética. Duda de un hombre convencido VERTIDA F.N TABU: LA LOGICA DE LA GRATIFICACIO CONTRA LA DE LA
de la técnica, que se deja arrastrar por una obra anti-tectónica REPRESION."
hecha a mano, esculpida. Duda de una vida austera que se en-
trega a un programa desbocado, barroco. decadente, erótico. No nos parece que la e lcrción de l arte por Oiza sea casu al , ni
Duda de una m e nte tecnológica que cr ea espacios cavernícolas; senil, ni tampoco puramente intuitiva. Vemos en ella, como en
de una ambición futurista que se extasía ante el mármol, el hor- una gran rama de un humanismo incapaz de sobrevivir suj eto al
migón o la madera. D e una personalidad capaz d e sentir la im- " principio d e actuación". un escape. un asidero, un esfu e rzo úl-
portancia urbanizante d e las casas d e Entrevías, que abofetea. timo y consciente.
insulta, desprecia a su s vecinos. Que no titubea en plantearse
como fundamental el proble ma del sol en las vivie ndas, pero "F.L ARTE ES QUIZA EL MAS VISIBLE RETORNO DE LO REPRIMIDO,
que se inte rpone y eclipsa a los edificios que le rodean. NO SOLO EN EL NIVEL INDIVIDUAL, SINO TAMBIEN EN EL GENERICO·
HISTORICO. LA IMAGINACION ARTISTICA DA FORMA A LA "MEMORIA IN·
Duda entre un hombre agresivamente libre que se esclaviza CONSCIENTE" DE LA LIBERACION QUE FRACASO, DE LA PROMESA QUE
a una promoción. De un humanista e najenado que se e n cadena FUE TRAICIONADA. BAJO EL MA DO DF.L PRI ' CIPIO DE ACTUACION, EL
a los e xtremos de una burguesía comercializante. ARTE OPONE A LA REPRF.SION INSTITUCIONALIZADA LA JMAGE DEL
H0'.\1BRE COMO U S UJETO LIBRE ... "

REPRESION Y LIBERACION Este último esfue rzo gratifica, al m e nos, con el placer de la
E s precisame nte este sentido de la duda lo que coloca, e n explosión. Y así caen estos humanistas e najenados en la situa-
mi opinión, a Oiza en el centro del p e n samiento actual. No es ción auc definía Freud e n su Malestar d e Út cultura:
un a duda científica, no una duda metodológica, condusión de
una concepción probabilista de la historicidad o de la ciencia. "EL TRABAJO DA OPORTUNIDAD PARA UNA DESCARGA MUY CONS I·
No una duda moral, una duda d e principios o de fines. E s fun- DERABLE DE IMP ULSOS DE COMPONENTE LIBIDINAL, NARCISISTAS, AGRE·
dame ntalmente una duda apasionada. Es un afán de síntesis. a SIVOS E INCLUSO EROTICOS ... "
partir del cual todos los e nfoques parecen válidos. Es la concien-
cia d e la n ecesaria tensión e ntre la lógica y la estética, entre la Ap arecen así dos obj etivos básicos, anhelos de ese afán libe-
cien cia d e la compren sión con ceptual y la ciencia de la sensua- ralizador. d e esta huida reconfortante a través del trabajo ar-
lidad. tístico.

En este punto es donde m e gustaría ser cap az de m1c1ar un Por una parte, e l placer. U n placer que tie ne todo d e sen-
esfue rzo d e psicoanálisis de l a obra y de su autor. sual, que se apoya ,;ucesivamente e n una com prensión con sciente
o una n ecesidad incon ~ciente o p asional del "principio de grati-
V c mos e n esa tensión un proceso de libe ración. Un proceso ficación". U n nu evo h edonirn10, pero en el fondo más cultural
consciente, que ha elegido el camino del arte para escapar de que instintivo.
los conflictos internos d e una per~onalidad r eprimida y de las
colisiones ext e rnas con un orden de r epr esión. P or otra parte. una aspiración a universalizar la c ultura de

3
Ja gratificación. Como y a anticipaba Baudelairc. " la verdadera Así. si Ja escasez glob al justifi ca a r eprimidos y re prcoorcs,
civilización no consist e e n el gas, el vapor o las plataformas de l la distribu ción de la escasez, diríamos la injusticia básica de su
ferrocarril. Consiste en la r educción d e los rastros de l p ecado di stribución. justifi ca plenamente el anhelo libcralizador, aun-
original'·. Es, siguiendo constante m e nte l os rastros de Marcuse. que no deje de ser un escape.
una "liberación de la c ulpa y el temor".
P e ro: " EL CAMPO DE LA LIBERTAD ESTA MAS ALLA DEL DE LA ' E·
E ste nue vo humanismo, comprendie ndo la alienación como CESIDAD. LA LIBERTAD NO ESTA DENTRO, SI O F UERA DE LA L UCHA
una categoría indisp e nsable para describir la realidad social. duda POR LA EXISTENCIA. LA POSESION Y EL ABASTECl!\1IENTO DE LAS N E·
ante la te nsión extre ma, ante la manifiesta urgencia d e resol- CF.SIDADES DE LA VIDA SON EL PRE RREQUJSITO ANTES QUE EL CO 'TE·
ve r la alie nación por mcdio5 pacíficos. Y e n la congoja de NIDO DE UNA SOCIEDAD LIBRE."
esa duda. se escapan.
D e p ende.
AJ calificar ambos objetivos como "escapistas" m e r efiero fun-
damentalmente a dos principios. En primer lugar, el grado de P e ro, en cualquier caso, aunque el orde n re presivo, r esultado
desarrollo de la sociedad e n que se mue ven. Desgraciadame nte, de la aplicación del principio de actuación como motor d e la
"el orden no re presivo es fundame ntalmente un orde n d e abun- moderna civilización occidental sea casi unive rsal para estos paí-
dancia" . se,:, sus situaciones son muy difer e ntes ética y económicame nte.

Era el propio Freud quien basaba su psicología de la civi- Convie n e r e p etir que, hoy y aquí, el orden r epresivo no se
Jización e n el " inexorable conflicto entre la escasez y el libre b asa exclusivamente e n un principio d e actuación, que r esponde
dcsarrono instintivo" . más a la é tica de trabajo lute rana que a los principios con as-
piraciones " trascende ntalistas" e n que se basa la c ultura de este
" LA ESCASEZ L E ENSEÑA AL HOMBRE QUE NO P UEDE GRATIFICAR país. Por esto no parece ser sufi cient e e l " escape" ni hasta con
LIBREMENTE S US 1'1PULSOS INSTINTIVOS, QUE NO P UEDE VIVIR BAJO justifi carlo con la huida d e la re presión.
EL PRINCIPIO DEL PLACER . EL MOTIVO DE LA SOCIEDAD AL REFORZAR
LA DECISIVA \tODIFJCACION DE LA ESTR UCTl.,RA INSTINTIVA ES ASI " ECO· Parecería n ecesario el concre tar y aclarar los puntos signifi-
NOl\1ICO" ; P UESTO QUE ' O TIENE LOS :IIEDIOS S UFICIE TES PARA S OS · cativos. origen y concr eción de] o rde n r epresivo, para d espués
TENER LA VIDA DE SUS l\11E:\1BROS SIN QUE ELLOS TRABAJEN POR SU a nte poncr a ellos las t écnicas liher alizadoras.
PARTE, DEBE VIGILAR QUE EL N UMERO DE ESTOS l\11Ei'l1BROS SEA RES·
TRINCIDO, Y S US E NERCIAS DIRIGIDAS LEJOS DE LAS ACTIVIDADES SE·
XUALES Y HACIA S U TRABAJO." SUBLIMACIO~ Y NE UROSIS
DE UN A PROFESIO~ ALIENADA
Como aclara más tarde Marcuse : Aunque t o do esto parezca muy gen eral, m e p arec10 en con-
trarlo e n las Torres Blancas. La presen cia d e un aire erotizante
"EN ESTE P UNTO SE ENCUENTRAN LAS CRITICAS DE LA CULTURA me hizo un impact o m uy significativo. No ya com o síntomas
l\1ATERIALISTA E IDEALISTA. AMBAS F.S TAN DE ACUERDO EN QU E UN per sonales d e su autor, sino también como una m uestra de la
ORDEN N O REPRESIVO S OLO LLEGA A SER POS IBLE EN LA MAS ALTA actu ación de ese r acimo ele profesionales que h e mos definido
MADU REZ DE LA CJVILIZACION, CUANDO TODAS LAS NECESIDADES BA· como humanistas alien ados.
SICAS P UEDEN SER SATISFECH .\S CO ' U N GAS TO :111ND10 DE EN ERGIA
FIS ICA Y MENTAL EN U • TIE ,trO ,11N nto .'· En el mismo t e rreno científico, y seguimos l as n ot as de Mar-
cuse, e,: la propia escu ela " revisionista" de las teorías fre udia-
Esta escasez. indudablc a mu chos niveles y concr etame nte en nas l a que. super ando la orie ntación biológica d e la inte rpre-
el de la satisfacción d e un impulso c reador canalizado en la pro- tación d e los conflictos del individuo, afianzan su estimaci ón en
fesión, es, por tanto. al mismo tiempo justificadora de un orde n el nivel cultural com o hase d e estos conflict os. E l suje to d el psi-
r e presivo y conformadora d e actitudes r e primidas o . lo que es coanálisis pasa a ser la " p cr,,onalid ad total" y su r el ación con el
lo mismo. al entadora simultánea d e opresión y d e ansias y esca- m edio a mbie nte. L a cultura lle¡rn a ser así verdadna segunda
pes lihc-ralizadorc,:. naturale za.

Naturalmente que esta escasez global ha d e ser especificad a. Pasa r de l a per-,onalidad total d e l individuo a la pe r sonali-
como hace Marcu sc. con l a visión de l a "organización esp ecífica d ad de :irup os parece e l p r óximo escalón. Y sin llegar al grado
de la ·e scasezº' : cs decir, de ~u distribución e n el m edio social. de exaltación del psicoanálisis colectivo d e l os "guardias roj os·'

4
00

de Mao, creo que al hab]ar de ]as Torres B1ancas de O iza plan- HAY SUBLIMACION Y, CONSECUENTEMENTE, C ULTURA ... "
teamos la n ecesidad de considerar el estado de este grupo de
humanistas profesionales-creadores, enajenados en la sociedad P e ro ~arciso rechaza la sublimación requerida ...
burguesa capitalista, que no los utiliza, y que. si los utiliza. los
traiciona o los arroja a ]a contradicción. " SI ESTA SUBLJMACION PASA DE SER UN FENOMENO SOCIAL A UN
FENO:\IENO INDIVIDUAL AISLADO, LA REACTIVACION DE LA LIBIDO NAR·
Hace pocos meses as1st1amos a 1a fa rsa colectiva d e un mi- CISIST.-\ NO ES CO STRUCTORA DE CULTURA, SINO EUROTICA."
nistro del Gobie rno de Francia asistiendo compungido a los fu.
nerales de Le Corhusie r. Con palabras de Rohcim:

Ni siquiera Malraux tiene derecho a representar a una socie- "LA DIFERENCIA ENTRE UNA EUROSIS Y UNA SUBLIMACION ES

dad que primero trató por todos los m edios de ahogar la per- EVIDENTEi'l1ENTE EL ASPECTO SOCIAL DEL F ENOMENO. UNA NEUROSIS

sonalidad d e Corbu; que, comprobada su impotencia ante el AISLA, UNA S U BLIMACION UNE. E ' UNA SUBLIMACIO , ALGO NUEVO ES

ímpetu arrollador de] "relojero suizo-francés", se refugió e n su CREADO : UNA CASA, UNA COMUNIDAD, UNA HERRA:\11ENTA, Y ES CREA-

congelación, en su no utilización, en obligarle a marchar a paí- DO EN UN GR UPO PARA EL USO DE UN GRUPO."

ses "subdesarrollados" que han sabido o n ecesitado apreciarle.


y que ahora. ante su muerte, se honran del "famoso ciudadano Narciso, alienado y al mismo tiempo d eslumbrado por su
francés", del ge nio de 35, rue d e Sevrcs. capitalizando su éxito propia b elle za, d ecide no participar. Y mu er e, mue re en su
a la manera de marchantes colectivos. cr eatividad. Como aquel artista, J onás, de Albert Camus, que,
aislado, sin luz y suhido a lo alto de un pasillo, permanece in-
Quiero sólo dejar en el aire este tema de los humanistas alie- móvil días ante un lienzo. en el ceatro del cual. y muy pequeño.
nados, de las mejores cabezas cortadas. ha conseguido escribir: solitario, o solidario.

Si Saenz de Oiza y otros humanistas como él pueden llegar


Y ya, siguie ndo con este laico p sicoanálisis, presentar fenó-
a presentar esto5 síntomas en su ac titud de escape, record emos,
menos aparentes en este humanismo e najenado. Neurosis y nar-
con Fromm y los r evisionistas, el dualismo de las respon sabili-
cisismo.
dades que han de recaer por igual en el artista-cr eador y e n su
medio.
Definía Freud el fe nómeno de la sublimación. en sus Nuevas
aportaciones al psicoanálisis, como un cambio en la aspiración
y el objetivo del instinto "con r especto al cual nuestros valores
CONTRADICCIONES Y CONTRAPUNTOS
sociales entran en el cuadro".
Esa indecisión, apasionada y apasionante. va cristalizando, en
el momento de operar, e n estados cíclicos y a veces superp uestos
Es, en el fondo, la n egación de un deseo, lo que e n nuestra
de contrapuntos y contradicciones.
cultura jesuítica se entendería como una sana con cepción d el
"sacrificio". Como aclara Marcuse, esta n egación dio su fruto ...
Contrapuntos que parten de un afán sintc tizante, con ccs10n
a la validez d e melodías inde pe ndie ntes y simultáneas, cada una
" A LA LUZ DE LA IDEA DE UNA SUBUMACIO ' NO REPRESIVA, EL
con su propio valor y que muestran, además. un cie rto de1,acuerdo.
IMPULSO BIOLOCICO LLECA A SER UN IMPULSO CULTURAL.

Contradicciones que parte n de su necesidad d e actuar. de su


" LA ASPIRACION GENERA SUS PROPIOS PROYECTOS DE REALIZA· ansiedad d e libertad del carácte r reprimido y el medio d e r e-
CION: LA ABOUCIO DEL ESFUERZO, EL PERFECCIONAMIBNTO DEL ME- presión. D e una actitud narci sista: de un enfrentamiento d e una
DIO AMBIENTE, LA CONQUISTA DE LA ENFERMEDAD Y LA MUERTE, LA rnblimación social y una n e urosis individual.
CREACION DEL LUJO.

Lógicam ente. el contrapunto más frecu e nte es el de la melo-


"TODAS ESTAS ACTIVIDADES SALEN DIRECTA:\1ENTE DEL PRINCIPIO día naturalista y la cuhuralista. Se trata de no olvidar a la na-
DEL PLACER, Y AL MISl'\10 TIEMPO CONSTITUYEN UN TRABAJO QUE turale za. Sol. vistas y flores son valoradas. P ero al mismo tiem -
ASOCIA A LOS INDIVIDUOS EN UNIDADES MAS GRANDES: AL DEJAR DE po no se quie r e olvid ar a la cultura. El artificio de una planta
ESTAR CONFINADAS EN EL DOMINIO M UTILANTE DEL PRINCIPIO DE AC· precon cebida, de un portal artificioso por excelen cia, cr ea una
TUACION, MODIFICAN EL L\1PULSO SIN DESVIARLO DE SUS ASPIRA· m elodía culta. Contrapunti1,mo e ntre la prime ra y segunda natu-
-<:IONES. raleza.

5
Urbanismo y Arquitectura, con su presencia forzada, crean El prototipo original, las plantas en cruz de \V right. signifi-
análogamente sus contrapuntos melódicos. Suena toda una teo- caban siempre algo dinámico, un principio interno con posibili-
ría de ciudad jardín vertical. Retumba una realidad de arqui- dad de erec<'r, un camino, cuya forma externa era en principio
tectura como objeto singular. indeterminada. Pero la cruz de las Torres se ha congelado.

Tecnología y artesanado también están presentes. Lenguaje Lo positivo. el aprendizaje, es observar qué <'S lo qu e ha
de rascacielos que res uena sinmltáneam<'nte con el de la creación muerto en esa congelación. En mi opinión ha fallecido el pro-
manual. grama.

La determinación es indudablem e nte un camino. Pero una


Concepto y realidad no dialogan. Se superponen. El esfuerzo
vez elegido tiene sus condicionantes. E] primero es la res ponsa-
por mantene r Ja idea pura es cvi<lente y Ja condescendencia por
bilidad de acertar con el programa. Al no permitir flexibilidad
comprometerla al diseño, a los procesos de construcción y uti-
posterior. cs esta una responsabilidad grave. Creemos que exige
lización, juegan entrecruzándose.
una información del fünario y un conocimiento de sus situacio-
nes ajustado. completo.
¿En qué momento es tos contrapuntos pa;;an a ser contradic-
ciones? El ;aegundo es el ofrecimiento de distintas soluciones entre las
que :;ca posible elegir.
En aquel instante en que e ntablan un coloquio. una tensión
dialéctica. Y el terce ro es Ja posibilidad de esta elección.

Diríamos (!UC estas dos melodías, qu<' se ignoran complemen- Hoy por hoy, el m erca do inmobiliario no ofrece claramente
tándose, van aumentando su carga, sn difere ncia de te n sión con- ninguna de estas tres condicionantes. Las Torres Blancas, tampoco.
tradictoria hasta g_nc aparece una d escarga apasionada, un m -
La evolución que observamos en el proyecto y en la ohra no
sulto. Una blasfemia. (!_Ue cstab]ccc una nueva indiferenc ia.
responden a una evolución de situaciones. a una evolución d e
programa. Por eso nos parece natural que sea aquél el que haya
sufrido.
CAMBIO Y DETERMINACION
Entre estas situaciones contrapuntísticas y contradictorias hay D et<'rminaeión y programación son eondicione5 que S<' exi '1. en
un fenómeno interesante que merece clarificarse. Se trata de los mutuame nte.
procesos evolutivos.
Sólo Ja confianza e n el programa pue de justificar la dete rmi-
Las Torres son una buena excusa y un buen ejemplo para nación; sólo una filosofía determinista y profética puede traer
es ta disquisición. un programa invariable.

La duda. la indecisión, se contraponen a una solución total- Ambas condiciones puede n se r impues tas a] técnico. Pero s u
mente determinista. P e ro las Torr<'s son una obra totalmente ce- única justificación como tal es dominarlas. El control d el pro-
rrada. determinada. yecto, el control de la obra. el control de la financiación, son
imposibles en caso contrario.
La evolución, como proceso de ese mundo alucinante d e la
La verdad es que estos tres pasos evolutivos, capitales para
mente, que ha ido refinándose. torturándose, hasta conseguir la
el promotor y el artista. no lo son tanto desde fuera. El usuario
concretación. significa un gran esfuerzo. Un esfuerzo en la pro-
se interesa por el resultado, por su comprensión. En el fondo
moción. que ha querido conscientemente abandonar el campo de
eso es lo importante también para la crítica. El r esultado, no
Jo normal. Un esfuerzo en la gestión que ha durado años y que
en el hermoso momento de la inauguración, sino en su variablc
ha significado batallas. Un esfuerzo <'n el diseño. titube ante,
temporal. E] res ultado como proceRo de cambios post-arquitectó-
que ha ido cristalizando a partir d<' esquemas ya conocidos, d e
nicos. No es esto un puro empirismo simplemente socializante.
prototipos wrightianos, hacia formas más y más barrocas, más y
~ino una nueva visión de las artes. en las que la participación
más complejas. Un esfuerzo en la estructura. Un esfuerzo en la
de] que las vive dete rmina el ¡rrado de su validez.
programaciún, que ha tenido que ir constantemente sufriendo los
r es ultados de la büsqueda esteticista. Hoy son todo conje turas. El edificio no ha sido probado.

Una p-an contradicción. Le pediría a Saenz de Oiza que continúe.

6
b
-]
r

.: ..

7
..
,l. • ..
'il ......
·: ·.s ·. f.
./

.-.,:
··[. L¡¡--
<A
./ 'i: . ' ,.,·.'\" e,.
¡--
1 l ) V
' ..
r-J\., '\ .J

.,___
/
/ ~.

! 1

J
)

8
a
[ : · · - ·· 111111D
D ..
J

·~--

9
11 f t I f ,

\'', I ( C 1
¡t f f I t 1

1 '.

r;;,-; , ,--;-; o'~;,;,:


I I I I 1

1
I ,1 , ' ,', ',: , 1 ,

: : : :.' : ~ : ', ·, ,
1
1

1 t I I I I I f I ' I ,, f I,
I, 1,, t , , , , I
-...,1,,~,
'
( :. ·, ·. : ·. ·... ·..
' - 1,' , . . .

---
(

10
.
\v

11
\<
J

~- ~::-:_. ~~ ~-
._-....,........... ·-
__ _...,_. __
i - '- • - - - . . ...
.........
.. -... -
,
,~~~=: :I2~
, --"'"
~ ;_::~ :_ . -·"";_,:..
~ _ .. #

, -.c.>•-
.....

. -·-,---
. . .~_ _ _.<..,
.......... ...,__ _ ..
i:;. ~~ ~·- ~·
-,q._.
/
- - -~
-~ -f ~
/
(
L ,/

l '-' ,
\:::=:===!)

14
'\

._
.:
.

·'d
l. . • ~

V365A / A 10·
PLANTAS 4
(7.0.... 24.32 )
·-:··" ........,......
,

15
,
.¡~ -.:;-;- I
I ,,

)

16
..

/
..

l.

18
--.----,
,
.J-.
1 j .;. :i..

~[O
f.:'

19