Está en la página 1de 2

EL HOMBRE ECUMÉNICO Y LA DISTORSIÓN DEL TRABAJADOR

Por hombre ecuménico se entiende aquel individuo que en ejercicio de su


capacidad en todas sus manifestaciones, emocional, civil, técnica, científica,
religiosa, ejerce o materializa el sector cosmopolita de los Estados, es decir es
la elite de la sociología de sustrato económico fundamental y de esencia
privatista dado que solo los ecuménicos pueden realizar relaciones jurídicas
internacionales. La carta jurídica del mundo que es la meca sociológica,
permite la fisonomía autentica de las sociedades así como el intercambio de
idiosincrasias, es cromatismo vale decir armonía para algunos sectores, y a mi
juicio una mixtura entre colorido armónico y destrezas de personalidad
jurídica privada, haciendo así una especie de descentralización horizontal del
poder por mérito en el tejido administrativo, cabal y certificado por el Estado.

El conflicto patricio plebeyo Romano, vincula las disputas entre las clases
dominantes de Roma siendo los primeros los decembiri o clase alta y los
plebeyos la clase que ingresa en los comicios única y exclusivamente nacidos
en Roma. En este sentido los comicios en el mundo, “son el control” del
sector sociológico que en aras de generar renta irregular, promocionan
seudo cosmopolitas, utilizados para generar conflictos de derecho
internacional público en un inicio falsamente de derecho internacional
privado. Todo este entramado de maquinaciones como insultos en lara
Venezuela contra patricios o plebeyos para lograr ingresar a la Colina o
alzabate, prolifera corrupción, estafas, y afianza la delincuencia organizada
mundial, su base es el principio oscuro de resentimiento atrayente, que no
puede modificar las bases constitucionales y legales del Estado y la sociedad.

ABG. JOHNNY FITTIPALDI

I.P.S.A. 90.282

Venezuela