Está en la página 1de 2

*** g05 8/12 pág.

28 Observando el mundo ***


¿Encías sanas, corazón sano?
Según el periódico Milenio, de la ciudad de México,
lavarse los dientes con regularidad, además de prevenir la
enfermedad periodontal, es decir de las encías, reduce el
riesgo de sufrir un infarto.
Investigadores de la Universidad de Minnesota
descubrieron que en las personas con altos niveles de la
bacteria que ocasiona la enfermedad de las encías, la
arteria carótida se había estrechado. Una de las
explicaciones es que “los microorganismos que causan la
enfermedad periodontal emigren y viajen a través del
torrente sanguíneo, lo que estimula al sistema inmune,
causando inflamación”, apunta el periódico. A su vez, dicha inflamación aumenta los
depósitos de grasa en las arterias o contribuye a la formación de coágulos sanguíneos
que pueden provocar infartos.
Por lo tanto, “cuidar la salud oral puede tener un impacto significativo en la salud del
corazón”, asegura Milenio.

Imagínese, si se debería tener cuidado hasta en este aspecto para cuidar la salud del
corazón, ¿QUÉ SE PUEDE DECIR DEL CORAZÓN FIGURADO?
Vamos a ver lo que dice:
JER. 24:1-3
Y mientras usted lo busca, debe de saber que estas palabras se le dijeron a Jeremías por
allá del año 617 a. E. C., tiene que ver con los habitantes de la antigua Judá en primera
instancia…
LEER
En esta visión, Jehová habló de los higos para comparar a las personas, en especial a
cierto tipo de personas, ¿A QUIÉNES?
Vea el vs. 5,8
¿Quiénes resultaron ser estos higos buenos que tenían un corazón dócil y obediente?
Ezequiel, Daniel, sus 3 compañeros que estaban en Babilonia y aquellos que resultaron
ser obedientes.
Y los higos malos: resultaron ser Sedequías, y otros parecidos a él que sufrirían en manos
de Nabucodonosor rey de Babilonia.

¿A QUIÉN DE ESTOS DOS EJEMPLOS QUISIERA PARECERSE?


Seguramente a Daniel, Ezequiel y sus 3 compañeros.
Vea lo que dice el vs. 7
¿Qué debe hacer entonces? Tener un corazón dispuesto.
Si observa su guía de actividades en la pág. 4, después de señalar el cap. 24:7 dice cómo
podemos adquirirlo:
1. Estudiar su palabra y ponerla en práctica: mujer que tiene el hobby de recolectar
recetas y no hacerlas.
2. Analizar nuestro corazón para arrancar actitud o deseo que ponga en peligro
nuestra relación con Jehová: pudiera ser el temor al hombre, anhelo de
prominencia o lujos o qué le parece una inclinación a la terquedad o a la
independencia.

En ese caso, recuerde el detalle del que hablamos al principio, la poca limpieza dental,
puede causar un ataque cardiaco, lo mismo es en sentido espiritual, no tener un
corazón dispuesto para las cosas de Jehová, puede hacer que tengamos un ataque a
nuestro corazón espiritual. Por tanto, líbrese de cualquier mal sentimiento que haga
mal a su corazón, de esta manera, no solo demostrará que desea servir a Jehová, sino
que también, será como aquellas personas de las que se dijo, son como los higos, pero
higos muy buenos delante de Jehová.