Está en la página 1de 6

SECRETARÍA DE EDUCACIÓN Y CULTURA

CENTRO REGIONAL DE FORMACIÓN PROFESIONAL DOCENTE DE


SONORA
BENEMÉRITA Y CENTENARIA ESCUELA NORMAL DEL ESTADO
“PROF. JESÚS MANUEL BUSTAMANTE MUNGARRO”

"EL DEBER EDUCAR, EL COMPROMISO TRASCENDER"

LICENCIATURA EN EDUCACIÓN PRIMARIA

Curso Taller: Diseño de Instrumentos de Evaluación (optativo IV).


Profesora: Blanca Julia Silva Ballesteros.

Actividad 3B. Escala para evaluar un contenido o ámbito de


aprendizaje. Descripción y justificación.

Alumna:
Ortiz García Kate Guadalupe

7°D

Hermosillo, Sonora a 15 del mes de octubre del 2018


Descripción de la actividad

La secuencia didáctica seleccionada para evaluar un contenido específico

pertenece al primer tema del segundo bloque de la materia de Matemáticas en sexto

gado, cuyo contenido es “Ubicación de fracciones y decimales en la recta numérica en

situaciones diversas”. La intención didáctica de la actividad es que los alumnos analicen

las convenciones que se utilizan para representar números en la recta numérica, dados

dos puntos cualesquiera.

Las actividades se orientan en el eje temático “Sentido numérico y pensamiento

algebraico” dado que a través de números y sistemas de numeración se pretende que los

educados disciernan la ubicación de fracciones y decimales en una recta numérica en

situaciones diversas. Con ello, se favorece las competencias: resolver problemas de

manera autónoma, comunicar información matemática y manejar técnicas

eficientemente.

Para iniciar, se muestra en plenaria una recta en el pizarrón con tres divisiones

equivalentes (inicio, centro y final de la recta) con las que los alumnos han de distinguir

qué número decimal y fraccionario corresponde a cada una; ello con la intención de

despertar los conocimientos previos y visualizar las aportaciones voluntarias de los

alumnos, así como sus actitudes ante el nuevo tema.

Posteriormente, en el desarrollo de las actividades, se explica que también es

posible identificar puntos en una línea recta siempre y cuando sea numérica, por lo que

ejecutan diferentes ejercicios en la misma recta donde los educandos pasan

voluntariamente a identificar otros puntos en números fraccionarios y decimales. Para

atender los estilos de aprendizaje visual y auditivo (que son lo que mayormente abundan
en el grupo), se utilizan rectas con colores llamativos y de óptimo tamaño para

retroalimentar la explicación.

Después, los estudiantes plasman los conocimientos obtenidos respondiendo a

los cuestionamientos del Desafío No. 23 de su Libro de Desafíos Matemáticos y con el

apoyo de una regla se realiza la actividad de forma individual., se revisan grupalmente

las respuestas dadas a las interrogantes. Los ejercicios se han de realizar en el pintarrón

con la guía del docente mientras los alumnos participan explicando sus conclusiones

para brindar una retroalimentación y aclaración de dudas, así como atención

individualizada por parte del profesor.

Exposición de razones

El uso de la escala valorativa resulta adecuado para la evaluación de la secuencia

de actividades a emplear porque “el evaluador no anota si se da o no una determinada

conducta fácilmente observable, sino que aporta el juicio que le merece el sujeto

evaluado” (Morales, 1995, P. 33). Además, podemos utilizar la escala para estimar

resultados subjetivamente en gradación de más o menos con criterios y conductas

distintas.

Para diseñar el presente instrumento de evaluación se ha seleccionado la

modalidad de escalas descriptivas que conforman parte de las del tipo valorativo.

Morales (1995) menciona que se estas distinguen por ser las indicadas para expresar el

juicio mediante una expresión verbal. Asimismo, se combinan números y expresiones

verbales en una misma graduación que se describen en los extremos y en el centro. Cada

acción se puede convertir en un ítem diferente, ya sea de manera simplificada o

compleja. Igualmente, según lo que se desee evaluar, el criterio conductual y observable

tiende a facilitarse cuando colocamos una respuesta concreta.


Escala valorativa

La evaluación tendrá lugar mediante una escala valorativa para estimar el

aprendizaje esperado, intención didáctica y logro de competencias del tema a trabajar.

El instrumento elaborado hace referencia explícitamente a un criterio conductual ya que

“el subjetivismo inherente a estos juicios puede controlarse, en parte al menos, si se

matiza la descripción del rasgo añadiendo conductas típicas que sirvan de referencia”

(Morales, 1995, PP. 34-35). Para el diseño de este, se determinó primeramente qué

capacidad se pretende evaluar mediante manifestaciones observables del rendimiento

académico dentro de una estructura definida, enfocada en la valoración de ciertas

conductas. En esta ocasión, no se habrán de tomar en cuentan las actitudes durante la

clase y participaciones, únicamente se estimarán resultados mediante la realización de

los productos realizados individualmente.

En el comienzo del instrumento se arrojan datos generales que identifican el

grupo al cual se va a aplicar, así como qué intenciones y competencias se esperan

lograr. Consecutivamente, aparece una columna vertical del lado izquierdo que

desenvuelve los criterios a evaluar, los cuales se encuentran descritos de forma precisa.

De la misma manera, en el centro aparece una columna con las diferentes escalas

valorativas que se han de aplicar a cada caso. Por último, la columna colocada en el lado

derecho se encuentra destinada a las anotaciones personales del sujeto evaluador que

fungirán como apoyo para la localización de elementos del subjetivismo en la

percepción del observador.


Referencia

Morales, V. P. (1995). La evaluación de tareas académicas, ejercicios, actividades.

Bilbao, ES: Publicaciones de la Universidad de Deusto.