Está en la página 1de 13

Hegemonía liberal (tSS0-1946) Darío Aceaedo Carmona

Gou¡RNo aquellos años se orientaba a Ia con-


pE Or¡,ve HERRER¡, quista del apoyo de las nuevas masas
urbanas, como mecanismo para el
rescate del poder.
En 1930 se inicia en el país un período Así pues, el triunfo de Olaya He-
de gobiernos liberales que se extiende rrera puede atribuirse en gran medida
hasta 1946. El partido liberal, luego al conjunto de circunstancias antes
de una larga espera de 44 años, du- mencionadas. El liberalismo comen-
rante los cuales estuvo en la oposición zaba a cosechar lo frutos de su nueva
ensayando la táctica de la guerra civil, política electoral, convirtiéndose,
la colaboración y la abstención electo- desde entonces, en el partido de las
ral, retornó a la dirección de los des- mayorías electorales, fundamental-
tinos del Estado, a través de Enrique mente de las urbanas.
Olaya l{errera, elegido presidente en Pero hubo un factor, en su mo-
las elecciones de febrero de 1930. mento bien decisivo, que explica la
I
Correspondió al partido conserva- victoria liberal de 1930. El conserva-
dor, como partido de gobierno; en- tismo se presentó dividido a las elec-
frentar tal conjunto de transformacio- ciones: Guillermo Valencia, el poeta,
nes, sufriendo un enorme desgaste y Alfredo Yázquez Cobo, veterano
de su prestigio, en razón principal- general de las guerras civiles, encar-
mente del tratamiento represivo con naban las aspiraciones de continui-
el que pretendió acallar el surgi- dad de un partido en crisis. La jerar-
miento del movimiento obrero y la Enrique Olaya Herrera. quía eclesiástica, que tradicionalmente
aparición de nuevas corrientes políti- Oleo de Guillermo Camacho.
daba su asentimiento al candidato ofi-
Casa de Nariño, Bogotá.
cas, como el socialismo revoluciona- cial, también dividió sus preferencias,
rio, depositario de las influencias ini- haciendo imposible la unidad.
ciales de acontecimientos que suce- De esta manera, el camino para el
dían en el viejo continente; como lo retorno del liberalismo al poder se en-
fue la revolución bolchevique de 1917 contraba despejado. En la convención
en Rusia. Otras circunstancias han de esta agrupación, realizada en no-
sido expuestas por diversos investi- viembre de "1929,las directivas, luego
gadores para explicar el declive de la de debatir la conveniencia de partici-
hegemonía conservadora, entre ellas par o no en las elecciones presidencia-
podríamos señalar la desconfianza les, habida cuenta de la desconfianza
sobre la pulcritud de los certámenes en la pureza del sufragio, hace a un
electorales, la excesiva intervención lado la propuesta de abstención y de-
de la jerarquía eclesíástica en la vida cide entrar en la contienda. Alfonso
política, la creciente inmoralidad en López Pumarejo, miembro de la di-
la administración pública,las restric- rección, lanz6 la siguiente proposi-
ciones frecuentes a las libertades ciu- 6a.'tea ción que fue aprobada: "La Conven-
dadanas y el desconocimiento de los ción Nacional del partido liberal, al
derechos de la oposición liberal. iniciar sus sesiones de 7929, declara
Sin embargo, en la erosión de la que cree llegada la oportunidad de
hegemonía conservadora es necesa- que el partido proceda a prepararse
rio tener en cuenta, además, Ios cam- para asumir en un futuro muy pró-
bios operados en la doctrina liberal, ximo la dirección de los destinos na-
la cual, bajo la enseña de las ideas "Jsocronísmo del péndulo" , caricatura de Ricardo cionales".
intervencionistas de Rafael Uribe Rendón sobre las dudas del arzobispo Perdomo y Posteriormente, Eduardo Santos,
Uribe y Benjamín Herrera, asimila las la candidatura conseraadora para nreder a Gabriel Turbay, Francisco ]osé Chaux
transformaciones del país y recoge la Abadía. y Roberto Botero Saldarriaga, digna-
experiencia internacional, para con- tarios de la dirección nacional del libe-
cretar en la convención de 7922, en en los que se consignó el intervencio- ralismo, entran en contacto con Enri-
Ibagué, un programa que convierte nismo del Estado en la vida econó- que Olaya Herrera, en ese entonces
al partido en una agrupación bien di- mica y social, el proteccionismo a la ministro de Colombia ante los Esta-
ferente a la del siglo xlx. En efecto, industria, el reconocimiento de las dos Unidoi, ofreciéndole la candida-
atrás quedarían los principios federa- reivindicaciones obreras, la acepta- tura del partido a la presidencia de la
listas, el individualismo y la libre ción del centralismo, etc. El cambio república. Una vez Olaya aceptó la
competencia, para dar paso a otros, de frente de la doctrina liberal en postr.rlación, se entró a definir el perfil

Hegemonía liberal
del programa de gobierno, optándose expidió decretos que insinuaban ios
por una política de colaboración con principios intervencionistas del Es-
el partido conservador, envez de lan- tado en la economía y en los asuntos
zarse al ataque frontal de las estructu- sociales, como el de asignar al Estado
ras heredadas del régimen anterior. el control de cambios de moneda ex-
La enseña acogida finalmente fue la tranjera, medidas en favor de los deu-
de Concentración Nacional, estrate- dores, política de protección a la in-
gia que a más de evitar la polarización dustria nacional, elevando los arance-
y sectarización de la campaña, pro- les de aquellas mercancías que po-
vocó la adhesión de algunos sectores dían ser fabricadas en el país; incre-
del partido conservador, encabeza- mentó los impuestos a los giros de I
dos por el ex presidente Carlos E. Res- capital al exterior,fomentó la amplia-
trepo, quien obtuvo de Olaya el com- ción de la red férrea y carreteable, ge- I
promiso de no cambiar en nada las nerando empleos para los desocupa-
relaciones del Estado con la Igiesia dos, y expidió una discutida legisla-
católica. ción petrolera con amplias y favora-
El 9 de febrero de 1930 se efectua- bles condiciones otorgadas a ios in-
ron la elecciones presidenciales con versjonistas extranjeros que quisie-
los siguientes resultados: ron establecerse en el país.
Votos La transición del mando se hizo sin
Enrique Olaya Herrera 369962 mayores traumatismos. Rápidamente
Guillermo Valencia 240284 en las huestes conservadoras se disi-
Alfredo Vásquez Cobo 2\34t7 paron los temores sobre una eventual
"Releao de guardia" (Olaya Herrera y Abadía transformación radical de ias estruc-
Los resultados electorales dieron Métñez). Caricatura de Pepe Qómez en turas del país. Olaya, de entrada,
pues el triunfo a Olaya,luego de una "Fantoches" , agosto 1930. cumplió lo prometido durante su
corta pero intensa campaña de dos campaña, ai otorgar a los conservado-
meses, sin embargo, las mayorías en res los ministerios de Hacienda, Edu-
el Congreso siguieron en manos del pulso definitivo para la aprobación cación, Guerra y Gobierno, nom-
partido conservador. De esta manera, del tratado Urrutia-Thomson, que brando en este último al ex presidente
el nuevo presidente tendría Que go: puso fin al conflicto con los Estados Carlos E. Restrepo y distribuyendo
bernar con serias limitaciones, ya que Unidos, a raíz de la separación de Pa- paritariamen te las gobernaciones. (
sus iniciativas podrían ser obstaculi- namá.También se desempeñó como No obstante, en diversas regiones
zadas por la oposición en e[ parla- ministro de Reiaciones Exteriores, al del país se presentaron conflictos y I

nlento. No obstante, la política de comienzo dei períódo de López Pu- agitaciones instigados por dirigentes I

Concentración Nacional adoptada marejo, en 1934, logrando sacar ade- locales del conservatismo, que veían
por el nuevo mandatario, que impli- lante el Protocolo de Río de Janeiro disminuidos los privilegios y el poder I
I
caba participación del conservatismo que dio término al conflicto con el burocrático disfrutado durante los go- l
en las responsabilidades del nuevo Perú. Ocupó igualmente cargos di- biernos de la Regeneración. El punto
l"
gobierno, le permitiría adelantar una piomáticos como embajador de Co- culminante de esta confrontación
gestión sin mayores traumatismos, lombia ante la Argentina, Chile y Es, tuvo lugar en los departamentos de
que servirá de transición hacia la tados Unidos. Al momento de su Sanfander, Norte de Santander y Bo-
plena hegemonía liberal. muerte, en febrero 18 de 1937, era yacá, cuando afloraron nuevamente
embajador ante .la Santa Sede de los viejos rencores que terminaron en
Roma y virtual candidato del liberalis- la organización de bandas y cuadrillas
Enriqué Olaya Herrera mo/ que lo había postulado para la de lado y lado, las cuales protagoniza-
El primer presidente liberal del país reelección en 1938. ron cruentos enfrentamientos entre
en el siglo xx nació en la población Los inomentos iniciales de su man- 7931 y 1932.
de Cuateque, Boyacá, el 12 de no- dato fueron particularmente difíciles El manejo político de los destinos
viembre de 1880, en el seno de una en el campo económico, por cuanto del país, aun en el contexto de una
familia de tradición liberal. Cursó es- ya se empezaban a sentir en el país gestión bipartidista, inevitablemente
tudios de Derecho y desde muy joven los graves síntomas de la recesión de producía roces. De hecho, los conser-
se vinculó a la actividad política, par- la economía norteamericana, a raíz vadores perdieron la iniciativa y de
ticipando en las jornadas de oposi- de la llamada Gran Depresión de paso tuvieron que ceder gran parte
ción contra el gobierno de Reyes. Fue 7929. En efecto, los índices de expor-. de los cargos de dirección del gobier-
parlamentario en varias ocasiones, tación se reducen, escasean los prés- no, aunque conservaron la suprema-
hizo tránsito por el periodismo y tamos internacionales, no hay a la cía en los órganos judicial y electoral
ocupó cargos destacados en la admi- vista posibilidades de inversión de ca- y las mayorías en el Congreso. Ade-
nistración pública, cuando su partido pitales extranjeros. Olaya, quien go- más, el clero y el ejército eran de lá
accedió a colaborar con algunos go- zaba de un gran prestigio como hom- misma tendencia. A pesar de todo,
biernos conservadores. Fue ministro bre pragmático y buen administra- Olaya supo sortear las dificultades
de Relaciones Exteriores durante el dor, se enfrentó a la situación dic- derivadas del cambio e impidió que
período de Carlos E. Restrepo, poste- tando medidas que evitaron el des- ellas evolucionaran hacia la ruptura
riormente lo sería en el de Jorge Hol- bordamientc de la economía. Se pro- del gobierno de la Concentración Na-
guín, y desde tal posición dio el im- puso la reducción dei gasto público, cional.

Hegemonía liberal
510
A la consolidación del espíritu de ductq de esta política, la mayoría de ria en el pago de intereses y amortiza-
unidad y cogestión, sirvió, de modo los ministros conservadores se retiran ción de capital de dos créditos de ori-
profundo, el estallido de la guerra con del gobierno (sólo quedó Roberto Ur- gen norteamericano otorgados en la
el Perú, en septiembre de 1932. La daneta, defendiendo hasta el final, década anterior.
toma del puerto de Leticia por solda- desde la Cancillería, la posición co-
dos peruanos provocó de manera in- lombiana ante el Perú) y se declara la Política laboral
mediata un sentimiento de naciona- abstención electoral. El gobierno de Olaya presentó va-
lismo y de defensa de la patria. Los rias iniciativas ldí¡gIg¡1e laboiáT"]al
odios y debates se hicieron a un lado, Realizaciones Congreso de la Fepri6liGlqué dábán
hasta el punto que Laureano Gómez, La política proteccionista venía cuenta de la aplicación del principio
líder de las mayorías conservadoras siendo ensayada, con resultados muy intervencionista en los aspectos socia-
del Congreso, decretó la paz en el in- precarios, po¡ parte de gobiernos an- les. El resultado de tales gestiones fue
terior para facilitar la guerra con las teriores, así que, lo que hizo Olaya, la expedición de la ley 83 de 1931, que
tropas pqruanas. Olaya, por su parte, a más de poner en ejecución una de reconoció a los trabajadores asalaria-
apeló a la unidad nacional, llamó a las banderas del programa liberal, fue dos el derecho a organizarse sindi'cal-
su antiguo rival, el general Yázquez liquidar la discusión entre librecam- mente, imponiendo multas a quien
Cobo, para la dirección del ejército en bistas y proteccionistas, que expre- vulnerara o impidiera el ejercicio de
el frente de batalla, y en medio de la saba la diversidad de opiniones de este derecho y amplió y reglamentó
aguda crisis económica que experi- muchos dirigentes acerca del mo- el derecho de huelga y prohibió la
mentaba nuestra economía, apeló a delo económico que debía seguir el participación de los sindicatos en po-
la ciudadanía realizando campañas país. lítica. Más adelante, se aprobaron
de recolección de dinero y joyas que , Igualmente, el proteccionismo en otras medidas de protección y de-
serían destinadas a incrementar el el período de Olaya tenía que ver con fensa de los trabajadores, como Ia 105
número de soldados, a la compra de la elección programática del libera- del mismo año, que declaró la inem-
armas y aviones y a construir carrete- lismo en favor de implantar, de ma- bargabilidad de algunos salarios; la
ras que permitieran el acceso a aquel nera institucional, la política inter- ley 134 de 1931, de estímulo a las coo-
lejano territorio del país, hasta enton- vencionista del Estado en la vida eco- perativas; en 1932 se expidieron nor-
ces prácticamente aislado del resto de nómica y social. Aunque el principio mas sobre jubilación y en L934, por
la nación. Así pues, la guerra con el intervencionista fue incorporado a la decreto 895, se estableció como jor-
Perú contribuyó de manera decisiva Constitución, en la reforma de 1936, nada de trabajo la de 8 horas, una de
a calmar los caldeados ánimos entre puede afirmarse que Olaya contri- las aspiraciones más sentidas de los
los seguidores de los dos partidos, buyó con sug acciones a facilitar su trabajadores. Igualmente, se decreta-
por lo menos mientras duró el conflic- tránsito. Algunas de las medidas que ron algunas medidas respecto a la se-
to, y además fortaleció la imagen del dan cuenta de tales propósitos fue- guridad industrial, las incapacidades
equipo de gobierno y del presidente ron: el establecimiento del control de por accidentes de trabajo, sobre vaca-
Olaya. cambios de'rnoneda extranjera, el ciones y descanso dominical.
Terminada la guerra, práctica- cual quedó biljo h dirección dél Banco La situación del movimiento obrero
mente en 1933 y oficialmente con la de la Repúbllca, Ia expedición de un cambió sustancialmente a partir de
firma del Protocolo de Río de Janeiro decreto que dlivió los intereses y las los años 30. El reconocimiento iegal
en 1935, Laureano Gómez y la frac- deudas contrhídas por los empresa- de sus reivindicaciones y derechos se
ción lideraba por él vuelven a la carga rios que habfan llegado a una situa- convirtió en poderoso punto de
contra el gobierno, acusándolo de ción de quiel¿ra o perdido su capaci- apoyo para el florecimiento de las or-
traición en la negociación del tratado dad de respoftder las obligacioneá con ganizaciones obreras y de las activida-
y alegando falta de garantías para la las entidades crediticias privadas y des sindicales. Los investigadores re-
contienda electoral del 34. Como pro- oficiales. También declaró la morato- conocen que durante el período 1930-

i El presidente Olqyn Herrera, el general Alt'redo Vásquez Cobo,


j
Olaya Herrera y su primer gabinete, con Eduardo Santos ( Canciller) el ministro de Guerra Carlos Llribe Cauiria y altos ot'iciales del Ejército
y Carlos E. Restrepo (Gobíerno). agosto,1930. Ia Capilln, nnrzo 1933.
I
¡ Hegemonía liberal
7946 eI movimiento sindical alcanzó De ellos, lps dos primeras, por las
gran desarrollo, creció numérica- ideas y programas políticos que las
mente y logró, sobre todo en el primer justificaron, tuvieron una incidencia
gobierno de López Pumarejo, un sta- notable en la evolución política del
fas político de primera línea, al con- mundo: En Colombia, los ideales de
vertirse en el soporte de masas de los reforma agraria, nacionalización del
proyectos de reforma social. petróleo, separación de la Iglesia y el
El cambio para ei movimiento Estado, impuiso a la educación laica
obrero y sindical no debe apreciarse e independencia nacional, que fueron
solamente por las conquistas jurídi- las grandes banderas de la revolución
cas reseñadas anteriormente. Es pre- mexicana, y del levantamiento obrero
ciso reconocer un vuelco sustancial en Rusia para imponer el régimen so-
en la actitud de las autoridades y del cialista bajo la dirección de un go-
gobierno respecto a las huelgas y de- bierno obrero, estremecieron la at-
más actividades de ios sindicatos; en mósfera política, siendo asimilados
efecto, lo que perciben los trabajado- de diversa manera por el liberalismo
res organizados de parte del Ejecuti- y por agrupaciones socialistas en los
"Después de esto, Ia puntilla" . C.aricatura de Pepe
vo, es una actitud de tolerancia, de años 20. Es indudable que el pro-
Gómez con Olar¡a Herrera v Esteban laramillo
comprensión y en ocasiones de estí- (193 I ). grama de reformas pohticas y sociales
mulo. Es probable que, como sostie- adoptado por el partido liberal refleja
nen algunos estudiosos del período, en gran medida la influencia de estos
tal conducta estuviera inspirada por arrendamiento a quie4es la cultiva- acontecimientos. Ligado a lo anterior,
móviles de tipo paternalista. Sin em- ran. Sin embargo, la gran.resistencia el surgimiento del movimiento
bargo, ésta sería una visión recortada, de los círculos terratenientes, y el ca- aprista en el Perú lliderado por Víctor
porque lo que no sé puede descono- rácter de coalición del gobierno, impi- Raúl Haya de la Torre, fundador de
cer es el cambio doctrinario produ- dieron la cristalización de tales pro- la Alianza Popular Revolucionaria
cido en el partido liberal en los años yectos. No obstante, quedó sentado Americana, AIRA), de corte socialis-
20, que le permitió construir una mi- el precedente ideológico de la función ta, nacionalista y proJatinoamerica-
rada y una concepción del fenómeno social de la propiedad-¿sps6[e gss¡- nista, así como la proclamación de la
sindical, basada en su reconocimien- cial del programa social del libera- República en España, en abril de
to, por lo que, la política más correcta, lismo-, que sirvió de sustento a la 1931, configuran el contexto que sir-
según é1, era propugnar por la regu- aprobación de la ley 200 de 1936 sobre vió de acicate a los liberales colombia-
larización y su institucionalización, la cuestión agraria. nos, y particularmente a su fracción
en vez de responder con la represión de izquierda, para dar concreción a
y la política de oídos sordos. Además Contexto inte¡nacional - sus aspiraciones reformistas y poner
de lo anterior, el liberalismo era cons- y política exterior en ejecución su ideal modernización
ciente de la importancia creciente dei Tres acontecimientos internacionales de la sociedad colombiana, en el pe-
electorado urbano en las batallas elec- tuvieron lugar en el preludio del go- ríodo que se iniciaba. De otro lado,
torales que se librarían de ahí en ade- bierno de la Concentración Nacional: en Estados Unidos la política del Nez¿
iante. La historia de los resultados de lá revolución mexicana iniciada en DeaI, qre abrió el camino al estableci-
tales contiendas permite observar el 1910, la revolución bolchevique en miento de relaciones de respeto entre
acierto de quienes elaboraron esta es- Rusia, en 19'1,7 y Ia primera guerra dicho país y los países latinbamerica-
trategia política, ya que el liberalismo mundial, entre 1914 y 1918. nos, corfirmó la tendencia mundial
se convirtió en el partido mayoritario, de los gobiernos hacia el intervencio-
victorioso de modo general en los nismo estatal, de la cual fueron defen-
principales centros urbanos, y'con sores los gobernantes liberales en Co-
una apreciable influencia en las direc- lombia. El ambiente internacional
tivas del movimiento sindical de la era, por lo tanto, propicio a los pro-
época. yectos de referma social y a la amplia-
En cuanto a la cuestión agraria, las ción de la democracia, que figuraban
fealizaciones durante el gobierno de en la agenda de los ideales del libera-
Olaya fueron muy parcas. Varios pro- lismo.
yectos de reforma agraria fueron ob- En lo referente a la política exterior
jeto de discusién parlamentaria en co]omb1113, Olaya Herrera, ami8o
1.932y 1933. Se buscaba por parte del pór h'adiciériy por experiencia diplo-
gobierno ligar la tenencia de la tierra mática de las buenas relaciones con
a la explotación adecuada de la mis- los Estados Unidos, desarrolló una
ma, así como el fomento a la pequeña pólíti-á- de áierca¡qie4to -qol dieha
propiedad. Algunos legisladores de pó*tencj¡.*Lá néiésidad de acudir al
la llamada "izquíerda liberal", entre ci¿dito externo, de mejorar las condi-
cuyos dirigentes se encontraban Ale- ciones de intercambio comercial, es-
jandro López y Germán Arciniegas, pecialmente en Io referente al café, y
llegaron a proponer la propiedad pú- la urgencia de vincular el capital nor-
Franklin Delano Rooseztelt
blica oficial de la tierra, de tal forma y Enrique Olaya Herrera. teamericano a la explotación de nues-
que el Estado la diera en caiidad de Cartagena, julio de 1934. tros recursos naturales, particular-

Hegemonía liberal
512
mente el petróleo, se conjugaron con la toma del poder por la vía del com-
la tendencia iniciada en los años 20 plot, la Internacional Comunista, or-
de mirar hacia la estrella polar del nor- ganismo que regía desde la Rusia es-
te. Atrás quedarían lon intentos por talinista los programas y la acción de
concretar una posición nacionalista,
'los partidos comunistas del mundo,
que tuvo cierta resonancia a raíz de orientó la fundación de un partido
las heridas producidas en el senti- que se ciñera completamente a sus
miento de los colombianos por la se- condiciones ----cada partido debía lle-
paración de Panamá, proceso en el nar por lo menos 21 requisitos para
que aquel país, al amparo de la polí- ser admitido-. El nuevo partido na-
tica del "Gran Garrote", había inter- ció, pues, con la venia de la Interna-
venido abiertamente. cional y adoptó la política que en tal
En el marco de la nueva estrategia momento estaba al mando, es decir,
diplomática, el gobierno de Olaya la defensa de la Unión Soviética y el
adoptó una legislación petrolera, con- combate a los social-demócratas y los
signada en la ley 37 de 7931', amplia- reformistas. Por ello, el comunismo
mente favorable a los monopolios ex- en Colombia desarrollaría, hasta
tranjeros, en tanto se disminuyeron 1935, una actitud de oposición frontal
los impuestos a la producción y a las a los gobiernos liberales. Su labor agi-
regalías, se suprimió el deber de las tacional se concentró en núcleos obre-
empresas de colocar en el mercado ros y campesinos, sin alcanzar un
lorge Elíécer Caitán. gran apoyo electoral a nivel nacional.
un 20"/o de las acciones para que fue- Fotografía de Luis Gaitán (Lunga).
sen adquiridas por empresarios na- La conquista de posiciones de impor-
cionales, y el de contratar un 25% de tancia en la dirección de algunos sin-
empleados administrativos de origen dicatos, le permitiría alcanzar cierto
colombiano. De otro lado, se procedió protagonismo a partir del año 36. Su
a anular la caducidad de la Concesión consolidación a través de los años,
Barco, decretada en el gobierno de luego cle un trabajo persistente en
Abadía, restituyendo todos los dere- ciertas regiones y núcleos populares,
chos a la familia Barco y a algunas no ha sido suficientemente fuerte
compañías norteamericanas. como para considerar que su apari-
En otro plano, a Olaya le corres- ción representó la ruptura del biparti-
pondió sortear no sólo la guerra con dismo, aunque, hoy por hoy, no fal-
el Perú, sino el comienzo de las nego- tan quienes se refieren a él como el
ciaciones fronterizas adelantadas con tercer partido tradicional del país.
dicho país en la ciudad de Río de Ja- Hacia 1933, un pequeño sector del
neiro. 'Si bien la aprobación definitiva liberalismo, encabezado por el joven
del protocolo tuvo lugar en el Primer parlamentario Jorge Eliécer Caitán,
año de la primera administración de trató de cristalizar orgánicamente, a
López Pumarejo, los acuerdos funda- través de la urulR de lzquier-
-Unión
das Revolucionarias- un nuevo in-
mentales se adoptaron al final del go- "Se acabaron los corderos": el Tío Sam
bierno de Olaya, bajo la dirección del Olaya y Esteban laramíllo. tento de quebrar el bipartidismo. Sin
"Fantoches". septiembre de 1937. embargo, este experimento fracasó, a
conservador Roberto Urdaneta Arbe-
láez, único ministro de este partido pesar de los esfuerzos en la búsqueda
que se mantuvo hasta el fin, a pesar de apoyo obrero y campesino adelan-
del retiro de Ia mayoría de funciona- tados por Gaitán, quien rriantuvo una
rios de esta colectividad, en razón de posición de respaldo y asesoría a es-
la oposición total acaudillada por Lau- tos grupos en sus huelgas y movi-
reano Gómez. Los méritos de OlaYa mientos por la tie¡ra. Una corriente
en la negociación con el Perú fue¡on joven, renovadora,y reformista lide-
¡econocidos por López Pumarejo, rada por A.lfénqo¡ Lépez Pumarejo,
quien lo nombró ministro de Relacio- venía cobrando'fi¿erza al interior del
nes Exteriores en 7935, para buscar la liberalismp,. eltdiiaa-mismo de su em-
aprobación del tratado de Río por el puje y'lá. aceBtación popular de los
Congreso. prograrnas; socjarlhs y políticos que se
propuso r\ealiza\ Iequitaron toda po-
Nuevos partidos políticos sibilidady [odo'espacio a ]a ulvlR. Gai-
En julio de 1930 es fundado en Bogotá tán liq,uidó su rnovimiento hacia 1935,
l.l Partido Comunista Colombiano. luego de un estruendoso fracaso elec-
Después del fracaso del Partido Socia- toral,, reiineorporándose a las huestes
lista Revolucionario, creado en 1926, de su partido.
S$¡¿g¿¡p:r",;,,.P,uÉsl:o DE U
y de su desbandada araízde la repre- Hacia fines de X933, el partido libe-
sión a que fue sometido por Abadía "En el puesto de *,¡ando": Alfpnso lLépez ral había escogido como candidato
Méndez, y por los errores de táclica Pumarejo. Cqricútura de FeW Gó¡nez., presidencial, para el período 1934-
política que lo llevaron a proponerse ''Fsntoches'", fínes de 1930. 1938, a Alfonso López Pumarejo,

Hegemonía liberal _ 513


abanderado de un populoso movi- una profunda amistad entre ellos,
miento, en medio de una festiva at- que perduró hasta el año de 1935. Ha- i

mósfera triunfalista, preludio de la cía parte de las nuevas generaciones


consolidación del control del poder del liberalismo, que en la década del {

20 dieron un viraje a las viejas tácticas


1i
por el partido. Retirado el conserva-
tismo del gobierno y adoPtada una conspirativas, guerreristas y absten-
posición de abstención en los comi- cionistas ensayadas infructuosa-
cios presidenciales, Ia victoria de Ló- mente por la antigua dirigencia.
pez era inobjetable. Como todo político de carrera, fue
parlamentario, concejal de Bo9otá, y
miembro de la Dirección Nacional Li-
beral. A fines de 7929, en la conven-
PRIMER GoBIERNO ción que proclamó a Olaya Herrera,
DE LóPEr PuuenE¡o lanzó el reto a sus copartidarios Para
que se prepararan para la toma del
En las elecciones para la renovación poder.
de la Cámara de Representantes,
efectuadas en 1933, el liberalismo al-
Revolución en Marcha
canzó por vez primera, desde 1886, López Pumarejo se constituyó en
las mayorías. Varios factores tuvieron
Alfonso López Pumarejo. el personero de un proyecto político
qLle ver con este resultado: el presfi- inspirado en el ideal de la moderniza-
OIeo de Luis Felipe Uscdtegui,,;7939.
gio del gobierno de Olaya; los avances
Museo Nacional, Bogotá. ción. El liberalismo y sus ideólogos
en la legislación obrera y por tanto el
pensaban que el problema más grave
apoyo sindical al partido liberal; la cri-
del país era el desajuste entre el desa-
sis del conservatismo, empeñado en más a la fundación de la Universidad
Libre en loqaños 20.
rrollo económico y social cada vez
criticar duramente la administ¡ación más palpable, y el atraso de las insti-
Olaya, y su disposición de no partici- En su juventud, Alfo4so López es-
tuciones, por lo que era necesario re-
par en las elecciones para presidente; tuvo dedicado al mundd de los nego-
cobrar la armonía entre los dos térmi-
y por úlümo, las expectativas genera- cios al lado.de zu padre. Adquirió una
grah experiencia en sus fziajes a otros
nos. El camino a seguir, entonces,
das en torno a un programa de refor-
países, lo que vino a complementar
consistió en poner en ejecución un
mas que proponía la restauración de
la educación personalizada recibida coniunto de proyectos que en el plano
un régimen homogéneamente liberal.
constitucional, educativo, laboral, tri-
A la escogencia de Alfonso López en su infancia. El hecho de.no haber
butario y a nivel de las relaciones Es-
Pumarejo como candidato, siguió la obtenido títulos universitarios no fue
tado-Iglesia, diera respuesta positiva
realización, en1934, de una encuesta obstáculo en su carrera pública.. Su
a los anhelos de democratización de
en todas las regiones del país en la vinculación. a la vida política no fue
muy temprana, como sí ha ocurrido la sociedad, de ampliación y recono-
que los directorios del partido consig- cimiento de ciertos derechos sociales
naron su parecer sobre las reformas con gran parte de los dirigen-tes del
de carácter colectivo y de moderniza-
a acometer en el siguiente período. país. Durante el gobierno de Suárez,
ción institucional.
López y su partido, superando las di- estuvo al lado de Laureano Gómez La magnitud de los ProPósitos dei
ficultades y debates internos propios en la oposición. De esa época data nuevo gobierno, así como la realiza-
de un organismo en ascenso, se lan- ción de algunos de ellos, hizo de este
zaren a la campaña con el lema: "b- período presidencial uno de los más
Revolución gn M4rqha", que sinte- iensos y á$tados en la primera mitad
tizaba las aspiraciones reformistás de de este siglo.
las nuevas mayorías.
En las elecciones presidenciales de Sindicalismo
1,934, López Pumarejo ganó amplia-
Ljryj_e&gpg¡tales de la estratqgia
mente, ante la inexistencia de rivales. S-o!¡q!,,{_g,L9pe4 iqe su política de ap,o-
Su único opositor, el dirigente indíge- yo, estímülo e institucionalización del
na Eutiquio Timoté, candidato co- moümiénto Sr-ndical. Aunque la le-
munista, sólo alcanzó cerca de 4000 gisláaióñ óbñiá?urante su mándato
votos. fue más pobre que en el cuatrienio
anterior, el sindicalismo experimentó
Perfil un notable crecimiento, se desarrolla-
El nuevo presidente había nacido en ron varias huelgas y, lo que es su con-
Honda en 1886. Sus ancestros eran quista más importante, logró coronar
liberales. Su abuelo paterno, Ambro- el esfuerzo por la unidad, con la crea-
sio López fue líder de los artesanos ción, en agosto de 1936 en Medellín,
y de las sociedades democráticas que dé la Confederación Sindical de Co-
desempeñaron papel protagónico en lombia (csc), más tarde la Confedera-
las reformas liberales de mediados del ción de Trabajadores de Colombia
siglo xrx. Su padre, Pedro A. LóPez, (crc). La actitud del gobierno con res-
Alfonso López Pumarejo, Matía Michelsen de
fue un banquero exitoso, gran comer- López, Pedro A. López (padre del presidente) y
pecto al movimiento sindical era una
ciante de café, que contribuYó ade- senador Carlos Tírado M. continuación de lo realizado por Ola-

Et¡L Hesemonía liberal


ya, sólo que ahora el interés liberal
por ganar influencia entre los trabaja-
dores era más urgente, para tener una
base de apoyo social a la acción refor-
madora que adelantaba el gobierno.
Por ello, y además porque el libera-
lismo controlaba gran parte de los sin-
dicatos, el gobierno intervino de ma-
ne¡a directa como mediador en los
conflictos obrero-patronales, igual-
mente, otorgó ayuda económica a los
congresos sindicales de Medellín en
1936 y de Cali en 1938, eventos a los
que envió delegación oficial presidida
por ei ministro de Gobierno. Dirigen-
tes obreros e ideólogos liberales, co-
munistas y socialistas, actuando uni-
ficadamente, conciliaron 3us aspira-
ciones, al compartir tanto la política
de apoyo al presidente López como
la dirección de Ia crc.
Una prueba de Ia importancia del El presidente Alfonso López Pumarejo con los directorios nacionales de los partidos liberal y conseruador ,
rol jugado por el sindicalisrno fue la erltre ellos, Darío Echandía y Laureano Gómez. 7934.
manifestación del 1 de mayo de 1936,
cuando miles de trabajadores se con-
centraron ante el palóo presidencial combatir a la extrema derecha y lu- sector liberal que de tiempo atrás pen-
para brindar su voz de apoyo a López, char contra sus pretensiones milita- saba que el presidente había ido de-
en momentos en que arreciaba la opo- ristas y totalitarias. Tal cambio em- masiado lejos en sus reformas y que,
sición de los terratenientes, los jerar- pezó a ser asimilado por los comqnis- además, le estaba dando exagerado
cas de la Iglesia, los conservadores y tas colombianos a comienzos de L936, juego político a los comunistas. La
la derecha liberal a sus medidas refor- cuando el lenguaje con que se refe- derecha liberal y sectores moderados
mistas. rían al gobierno de López dio un demandaron aLópez una "pausa" en
La estrecha relación de López con vuelco total, ahora se hablaba del el camino de las reformas. Estos sec-
los sindicatos, y su toleráncia ante las "compañero jefe" y del "gobierno -tores proclaman, desde mediados del
huelgas obreras, le valió el calificativo progresista". Se entró así en una po- 36, la candidatura de Olaya, lo cual
de agente comunista por parte de sus lítica sistemática de colaboración y representaba para L6pez la pérdida
opositores, quienes pensaban que el apoyo con los liberales, aunque esta de apoyo de su partido. A la muerte
comunismo estaba detrás de los mo- alianza nunca cobró la dimensión or- de Olaya, a principios de 1937, los
vimientos de masas, y estaban alar- gánica que tuvieron los frentes popu- sectores que la impulsaban vuelven
mados por el peligro que esto repre- lares en Francia y España. su mirada hacia Eduardo Santos, re-
sentaba para la estabilidad de la re- presentante de los moderados, quien
pública. El liberalismo acepta la candidatura y la enfrenta al
El partido liberal actuó galvanizada- interior de su partido a Ia de Darío
El comunismo mente durante el primer año de la Echandía, ex ministro de López y fi-
y el Frente Popular gestión de López. Superadas las fric- gura de los sectores de izquierda. La
Al iniciarse el mandato de López Pu- ciones iniciales entre Olaya y López, convención liberal de julio del 37 ungió
marejo, el partido comunista desarro- araízde una supuestaalianza de éste a Eduardo Santos como su candidato.
llaba, en consecuencia con la política con Laureano Gómez, crítico de Ciertamente, la división en el libe-
internacional de la Unión Soviética y aquél, el partido cerró filas en torno ralismo no alcanzó dimensiones or-
del Comintern (Internacional Comu- al gobierno, ante los ataques de la gánicas, pero fue Io suficientemente
nista), una febril oposición al go- oposición conservadora. Sin embar- fueite como para frenar la dinámica
bierno liberal, al que consideraban go, el carácter tradicionalmente hete- reformista de López. De todas for-
demagogo y populista. En julio de rogéneo del liberalismo no fue subsa- mas, el triunfo del santismo evitó la
1935, el vII Congreso de la Internacio- nado y las disputas y el fracciona- erosión de lo que se había realizado,
nal Comunista diseñó una nueva es- miento salieron nuevamente a flote ya que Eduardo Santos no se idenfi-
l, trategia para combatir el ascenso del en el año 36, a níz de los grandes ficó totalmente con los det¡actores de
fascismo y del nazismo en el rnundo. debates suscitados alrededor del pro- López. Debe tenerse en cuenta que a
Era la política de los frentes popula- ceso de aprobación de la reforma él correspondió, como presidente del
res. La Internacional orientó a los par- constitucional. La jerarquía eclesiás- Senado, firmar la reforma constitucio-
tidos comunistas hacia la conforma- tica y el conservatismo habían gene- nal de 1936.
ción de alianzas con los socialistas, rado con sus posiciones un alto grado
los socialdemócratas, los liberales y de inestabilidad y de rebeldía civil, Opositores
otras fuerzas progresistas así como una atmósfera sumamente a la Revolución en Marcha
mente consideradas como -anterior-
los enemi- tensa. El apoyo comunista y sindical El conservatismo y la jerarquía ecle-
gos principales del pueblo-, para a López vino a llenar la taza de un sláffica fueron, durante todo el perío-

Hegemonía liberal
515
do, las principales fuerzas que se opu- se conjuró toda posibilidad de levan- alerta y un llanrado a los católicos a
sieron de manera sistemática a la obra tamiento armado. luchar en defensa de su religión, ante
adelantada por el gobierno de López Otro sector que tuvo presencia en las propuestas aprobadas en el Con-
Pumarejo. Recordemos que el partido el seno del conservatismo, pero sin cej.o de Bogotá en pro de la reforma
conservador se abstuvo de participar poner en peligro el liderazgo de Lau- al concordato, el divorcio, el matrimo-
en las elecciones presidenciales del reano, fue: el llamado dq los Leopar- nio civil y la educación laica.
34, igual conducta asumió en las elgc- dos, donde figuraba Augusto Ramí- El conf,licto entre las dos potestades
ciones para renovación del Senador'en rez Moreno y Silvio Villegas, simpati- continr.ró su curso y tomó ribetes más
1935. Para entonces, había desesti- zantes confesos de la doctrina fascis- dramáticos cuando fue expedida la
mado el ofrecimiento que Ie hizo Ló- ta. Otra vertiente conservadora era la ley órgánica 68, reformatoria de la
pez, cuando los invitó a participar de civilista, con arraigo en los departa- Universidad Nacional, que estableció
su gobierno en tres carteras ministe- mentos de la zona cafetera, especial- la libertad de cátedra y una relativa
riales: Hacienda, Agricultura e Indus- mente en Anüoquia. autonomía académica, entre otros
trias. De tal manera que la hegemonía Sin embargo, todos, de una u otra ptrntos.
liberal en el Ejecutivo y en el Congre- forma, estuvieron en la oposición a En febrero de 1,936, nuevamente el
so, es decir, la República Liberal fue López y contribuyeron a agudizar el arzobispo Ismael Perdomo elabora
facilitada por la actitud de los conser- sectarismo en las relaciones entre los una circular para los colegios católi-
vadores. dos partidos tradicionaies. cos, invitándolos a no admitir la ins-
La jerarquía eclesiástica es la se- pección oficial. En diversas partes del
El partido conservador, al igual que
gunda fuerza de importancia que se país se amenazaba conla excomunión
el liberal, se encontraba dividido en lanzó a una activa y beligerante opo- a los padres de familia que enviaran
grupos y matices. Entre ellos sobresa-
sición al gobierno de López. Desde a sus hijos a los colegios mixtos. Se
lía la fracción comandada por Lau- 1887, es decir, desde la firma del con- condenó y se prohibió la lectura de
reano Gómez, quien hacía 1936 había cordato que le restituyó fueros y pri- la Reaista de las lndias, creada por el
hecho tránsito de la postura civilista vilegios a la Iglesia católica, ésta go- Ministerio de Educación, por conside-
a la defensa del falangismo. Gómez zaba de una posición intocable. Su rarla no apta moralmente, pornográ-
era jefe máximo de la colectividad participación en los destinos y las de- fica y materialista.
desde lapresidencia de Olaya, cisiones políticas nacionales era in- El proceso de debate y aprobación
cuando fue presidente del Senado. cuestionable. Recordemos que la co- de la reforma.consüfucional, en la pri-
Amigo personal de López, mantuvo iaboración de algunos conservadores mera mitad de7936, sirvió de pretexto
los primeros meses una actitud de es-
con Olaya se hizo sobre la base de no para una nueva andanada de críticas
pera que finalmente se rompió, pro- cambiar para nada el estatuto de la del clero, ya que en ella se estableció
duciéndose un distanciamiento total Iglesia. Por estas razones, el clero go- la libertad de conciencia y de cultos
entre ambos personajes, a través de zaba de un gran poder y una gran y el control oficial de la enseñanza._.
los cuaies se polarizaría la opinión influencia sobre la población, y por La reacción del clero se presentó
pública durante varios años. Lau- lo mismo acudió a ella ante el peligro también con medidas orgánicas. En
reano mantuvo la unüad de su par- de perder tales posiciones, si se cum- esa dinámica hay que entender la
tido imponiendo una férrea disciplina plían los propósitos esbozados en el creación de la Universidad Pontificia
y acallando a quienes se opusieran a
algunas de sus propuestas abstencio-
programa liberal^e-¡[e los que se en- Javeriana, en 1931, y, sobre todo, la
contraban la libertad de cultós, la lai- fundación en Medellín, en septiem-
nistas.
iización de Ia éducaCión, el estableci- bre de 1936, de la Universidad Ponti-
En 1936, cuando el ímpetu de ias miento del matrimonio civil y el di. ficia Bolivariana. Igualmente, la jerar-
reformas cobró tóda su fuerza, el con- vorcio y, por supuesto, Ia refoima del quía eclesiástica aunó esfuerzos con
servatismo, que ya había perdido to- concordato. las directivas conservadoras, con el
dos los cargos públicos, desarrolló El primer enfrentamiento entre el fin de restarle legitimidad a las medi-
una virulenta oposición a López,4pg-- clero y el gobierno se produjo a raíz das de renovación, y llamando en nu-
la¡do p.qpa gllo -al sentimiento reli- de la sanción presidencial del decreto merosas ocasiones a la desobediencia
giirso d-ei pue¡lo, a quien éonvocaba 1283, preparado por el ministro de y al desacato a las nuevas leyes.. No
para combatir lo que consideraban un Educación Darío Echandía, por me- faltaron en ese clima de antagonis-
ataque a Ia tradición religiosa de los dio del cual el gobierno se abrogaba mos, las convocatorias a defendér con
colombiános por parte del gobierno. la definición de los métodos, progra- su salgre y su vida los intereses de
Laureano Gómez funda con ]osé de mas y horarios de esfudio de los cole- la religión católica. La alianza entre
la Vega el periódico El Srglo, en fe- gios de secundaria y normalistas. La el partido conservador y el clero fue
brero del 36, luego, en marzo, sale al jerarquía eclesiástica, por medio del refrendada con creces y se manten-
aire La Yozde Colombia, radiodifusora arzobispo de Bogotá, Ismael Perdo- dría vigente por muchos años más.
al servicio del conservatismo. Desde mo, se opuso a tales medidas en' Por último, en el campo de las fuer-
ambos medios y de diversas maneras, cuanto lesionaban el pudor cristiano zas opositoras al gobierno de la Revo-
los conservadores y la jerarquía ecle- y relegaban la enseñanza de la reli- lución en Marcha, cabe mencionar a
siástica hicieron llamados a la desobe- gión a un plano secundario. la APEN Pat¡iótica Econó-
diencia civil y al desconocimiento de En agosto de 1935, la celebración -Acciónexpresión de un in-
mica Nacional-,
la legitimidad de la reforma constitu- del Congreso Eucarístico en Mede- tento de la extrema derecha, liderada
cional. De ahí a la conspiración sólo llín, en medio de una formidable mo- por terratenientes, de concretar or-
quedaba un paso. Hubo rumores de vilización de obispos, sacerdotes, fie- gánicamente sus intereses. Sus obje-
compiot, el gobierno investigó, tomó les y peregrinos, sirvió de escenario tivos centrales fueron la defensa de
medidas precautelativas y finalmente para la declaratoria de un estado de la propiedad privada contra los inten-

Hesemonía liberal
!
I
¡
i
l
nalmente, luego de intensos e intere-
santes debates, de transacciones, )' mica de los 30, el ascenso de los mo-
ante la cerrada oposición del clero y vimientos sociales que clamaban por
los conservadores, se optó por la pri- una mayor protección del Estado para
rnera alternativa. con sus intereses y derechos.
En Colombia, dicha norma dotó al
Estado para intervenir no sólo en la
Los aspectos fundamentales de ia regulación de los asuntos económi-
reforma a la Carta del 86 fueron los cos, sino también en los problemas
siguientes: sociales, (con el fin de raciona]'izar la
1. Es consagrada como norma cons-
producción, distribución y consumó
!il-g-qi-o¡al.1a f"ureión social de la pro- de las riquezas, o de dar al trabaiador
pte-d3"d._9ggún ella, el Estado sigue la justa protección a que tiene dere-
reconocienddél ñ6-té"derecho a la pro- chor.
piedad, pero le impone límiteé y obli-
gaciones. En adelante, en los iónflic- El campo de acción y los poderes
tos sobre la propiedad, las leyes y las del Estado fueron bastante amplios.
autoridades debían proceder te- A su amparo, el gobierno modificó la
niendo en cuenta ia primacía del inte- estructura directiva de la poderosa
rés público y colectivo sobre el interés Federación Nacional de Cafeteros, al
privado o particular. Aunque no se dejar en manos oficiales la mitad de
declara explícitamente, el gobierno los miembros de su junta directiva y
aspiraba a dotar al Estado de mecanis- decidiendo el Ejecutivo las situacio-
Portada clel Acto Legislatiao No. 1, reformatorio mos legales para intervenir en los nes de empate. Las iegislaciones so-
de la Conslilución. conflictos del campo, es decir, crear cial, laboral, educativa, entre otras,
Agosto 5 de 1936. Archiuo Nacional.
una base legal para proceder a modi- fueron sometidas al tenor de la nueva
ficar el régimen de propiedad agraria. disposición.
tos de lo que ellos llamaban política
colectivizante del gobierno, y revisión Fue éste uno de los aspectos que 3. En cuanto a las funciones de las
del sistema tributario. Su existencia mayor debate suscitó y que sirvió a autoridades, la reforma del 36 las am-
fue efímera, su disolución se produjo las fuerzas de la oposición como plió, al consignar entre sus deberes
después de su fracaso electoral en las punto de apoyo para calificar al go- el de asegurar el cumplimiento de los
elecciones celebradas en mayo de
bierno de estar impulsando el socia- deberes sociales del Estado y los par-
1935.
lismo. Pero el liberalismo era cons- ticulares; igualmente, se estableció el
ciente de que la norma no se situaba criterio de la asistencia pública, se
Reforma Constitucional ni en uno ni en otro lado de los siste- consagró el trabajo como un derecho
El partido liberal llegó al poder con mas económicos rivales. Para é1, ei que el Estado debe proteger y se elevó
el compromiso de realizar la Repú- asunto no encuadraba en el dilema el derecho de huelga a la categoría de
de capitalismo o socialismo. Se aspi- canon constitucional..
blica Liberal, reformando la Constitu-
raba a afectar, eso sí, los privilegios
ción de 1886. Para el curnplimiento
tradicionales de los grandes terrate-
del mismo, el equipo del gobierno de
nientes y obligarlos a hacer producti-
López Purnarejo, en el que figuraban
vas sus propiedades ociosas.
miembros de las nuevas promociones Reforma educativa
del partido, como Alberto Lleras Ca- De acuerdo con este nuevo princi-
López Pumarejo, desde su campaña
margo, Darío Echandía, Carlos Lleras
pio, las autoridades podían expropiar
terrenos por razones de utilidad pú- electoral, había manifestado su inte-
Restrepo, Jorge Soto del Corral, al rés en darle un vuelco al sistema edu-
blica, con o sin indemnización, según
lado de jóvenes parlamentarios como cativo nacional. Las realizaciones du-
determinación de Ias cámaras legisla-
Moisés Prieto, Gerardo Molina, José' rante su mandato a este respecto fue-
Mar, Diego Luis Córdoba, tivas. Al prevalecer el interés social,
entre
ei Estado quedó dotado de una pode-
ron bien significativas, enmarcán-
otros, presentó iniciativas de diverso dose todas ellas en el ideario y el pro-
rosa herramienta que le permitió de-
orden a la consideración de las cáma-
sarrollar obras de infraestructura, grama liberal de 1934. Principios
ras legislativas- como el de la autonomía, la libertad
En un principio, en los debates de
como carreteras, caminos, redes fé-
rreas, hidroeléctricas, represas, etc., de cátedra, laicización de la enseñan-
1935, dos posiciones se abrieron paso za, diversificación de las carreras, ca-
además de obras de carácter social,
en relación al carácter de la reforma pacitación técnica, ilustración filosó-
constitucional. De un lado, el go- sin los contratiempos u oposiciones
de los propietarios privados.'
fica universal, incorporación de los
bierno pensaba en términos de una métodos y avances de ias ciencias na-
reforma parciai pero sustancial del es- 2-€g,q-dlptacQrno norma constitu- turales y experimentales, expresaban
tatuto del 86, para modificar algunos cional el intervencionismo del Esla-
ao. dütiempo atrás, vaiicis gobibrnos el sueño y los anhelos, no sólo del
puntos e introducir nuevos derechos, partido, sino también de las juventu-
pusieron en pfáctica medidas de este
obligaciones y f.unciones del Estado. des estudiantiles.
tipo. El mundo capitalista, desde In-
De otra parte estaban la izquierda li-
glaterra hasta Estados Unidos, había
El desarroilo de esta política im-
beral y el pequeño grupo de socialis- piicó un gran enfrentamiento con la
tas, par,tid.arios de una reforma total adoptado tal política, con la cual se
Iglesia (el cuai se extendió a otros te-
para cuyo trárnite proponían ai Con- pretendía, a lá vez que conjurar los
rrenos y durante todo el período), por
greso declararse en constituyente. Fi
efectos negativos de la crisis econó-
cuanto las medidas tomadas la despo-

Hegemonía liberal
ra de textos y autores prohibidos por las cifras sobre creación de sindicatos,
la autoridad eclesiástica. éstos crecieron de manera significativa.
Al respecto hubo cruce de cartas Fn torno a la conducta liberal y del
entre el episcopado colornbiano y el Estado frente a los sindicatos, existen
ministro de Educación, cire dio lugar diversas interpretaciones. Para algu-
a algunas modificaciones del decreto, nos, la obra del liberalismo no tuvo
pero el objetivo del goLierno siguió otro móvil que el de quitarle al movi-
latente y tiempo después, al proponer miento todo su espíritu revoluciona-
otras reformas, ei conflicfo resurgiría rio, con medidas de tipo demagógico
con mas encono. y paternalista. Otros consideran que
En efecto, en diciembrrb de 1935 es hubo una alianza entre gobernantes
sancionada la ley 68 or;3ánica de la y sindicalismo, de la cual ambos deri-
Universidad Nacional, pf)r medio de varon beneficios. No es del caso pro-
la cual se adoptó un régimen acadé- fundizar aquí sobre tales debates. Lo
mico y administrativo ur¡ificado para cierto del caso es que debe recono-
todas las facultades. Se rlrtncedió a la cerse el hecho de que el liberalismo
institución una relativa autonomía había forjado desde la década ante-
que se expresó sobre todo en la demo- rior una concepción sobre el movi-
Darío Echatdía.
cratización de la dirección de sus des- miento sindical y popular, y que, una
Caricatura de Aluaro Ordttz
en "EI Gráfico", septienúre 1939. tinos, así, el rector era elegido por un vez en el control del poder, trató de
consejo directivo en el cual tenían re- llevar dicha concepción a la realidad.
presentación los profesort:s y los estu- El período presidencial de López,
jaban de sus posiciones privilegiadas. diantes. Se acogió la libertad de cáte- en el plano institucional, fue más bien
El concordato de 1887 otorgaba a la dra, reivindicación esgrimida por la parco en el establecimiento, amplia-
Iglesia católica la facultad de supervi- juventud universitaria desde años ción o perfeccionamiento de la legis-
sar los programas de enseñanza y de atrás,como fórmula que permitiría el lación laboral. Lo más destacado fue
vigilar que ellos estuvieran en conso- acceso a saberes y doctrinas antes la elevación a norma éoñstituci
nancia con los principios de la moral prohibidos y que vendría a subsanar hue del de
cristiana. A partir de tal precepto, el la práctica consuetudinaria de utiliza-
clero, con la venia de los regímenes ción de las aulas con fines partidistas
conservadores, alcanzó un elevado o gubernamentales. La nueva ley, en Muchos proyectos circularon y fue-
control del sistema educativo del país suma, concretaba la vieja aspiración ron discutidos en las cámaras legisla-
y creó colegios y universidades. Las liberal de acabar con la educación con- tivas, referentes a jubilación, salarios,
medidas que pretendía imponer el fesional y de abrir los centros educa- participación de los obreros en las uti-
gobierno de López suscitarían con tivos a las nuevas corrientes del pen- lidades de las empresas, salubridad
toda lógica el conflicto con quienes samiento. e higiene, vivienda obrera, educa-
veían peligrar sus prerrogativas tradi- Su puesta en ejecución significó el ción, accidentes de trabajo, caja de
cionales. Sin duda,la confrontación comienzo de uno de ios períodos más seguros sociales, etc., habiendo nau-
sobre estos tópicos fue lo más álgido florecientes y dinámicos del primer fragado la casi totalidad de los mis-
del período. centro de estudios superiores del mos. Debe rescatarse la aprobación
El decreto 1283 de 1935, elaborado país. Las mujeres ingresaron a la uni-- de la ley que en 1937, y por iniciativa
por el entonces ministro de Educa- versidad, se crearon nuevas carreras/ del senador Gerardo Molina, recono-
ción, Darío Echandía, fue el primer se profesionalizó la enseñanza y se ció el 1 de mayo como el día del tra-
motivo de enfrentamiento entre el go- inició la construcción de la Ciudad bajador, no laborable y remunerado.
bierno y el clero. Sobre esta materia, Universitaria. Sin embargo, la pobreza en la legis-
lo que se pretendía con el mismo era lación fue compensada con creces por
reformar los programas de enseñanza el estímulo permanente del gobierno
en los niveles de primaria, secundaria Política social y sindical a los sindicatos. Las huelgas se resol-
y normalista; recuperar para el Estado Si durante el período de Olaya la vieron con la intervención medida-
el control de los grados y títulos; in- característica respecto al movimiento dora del Ejecutivo o sus agentes; las
corporar los avances de Ia ciencia y sindical es la amplia legislación labo- peticiones de los terratenientes para
la técnica para promover la moderni- ral expedida, en el de López Pumare- que se enviara la fuerza pública a las
zación del país, e impedir los abusos io, es el avance de los sindicatos en zonas de conflictos de propiedad fue-
de los colegios privados en el cobro ia o a r tióii?:cióñ-ile lós-s
--L_t a_
ra ná e s té mál ron desoídas y, por el cóntrario, se
de matrículas. -y con fl ictgs-pol í t icold el pa ís. A mbos. buscó el reconocimiento de los dere-
La jerarquía eclesiástica arremetió gobernantes introdujeron un cambio chos de los campesinos y se evitaron
contra los artículos del decreto que fundamental en las relaciones entre los abusos a que eran sometidos por
reducían el número de horas dedica- el Estado y los movimientos popula- parte de quienes se aprovechaban de
das a la enseñanza de la religión, el res. El sindicalismo y el movimiento su condición iletrada.
que estipulaba las cátedras de higie- campesino dejaron de ser mirados Numerosos conflictos obrero-pa-
ne, fisiología y educación sexual, y el por el gobierno como enemigos del tronales se presentaron durante este
relativo a la literatura y ala filosofía, sistema; sus voces, sus luchas, sus gobierno. Muchos de ellos desembo-
en cuanto privilegiaban el espiritu aspiraciones, fueron de una u otra caron en huelgas. El gobierno, en vez
laico y naturalista, lesionaban el pu- manera escuchadas, respetadas y de asumir una conducta represiva, in-
dor cristiano e introducían la lectu- concedidas. Como se puede ver en tervino como mediador en la resolu-
i
I
Flegemonía liheral I
I
ción de'los mismos. En ocasiones, como hemos visto, perdió su inicia-
presionaba a los empresarios para tiva y su capacidad reformadora, ante
que accedieran a las peticiones obre- el avance de las fuerzas moderadas
ras, como lo hizo en la segunda de su propio partido. Así, las aspira-
huelga en la United Fruit Company ciones campesinas fueron nueva-
en 1934, y en la huelga petrolera en mente aplazadas, aunque durante el
Barrancabermeja en 1935, a las que gobierno de López sus problemas no
acudieron ministros del Despacho a fueron tratados con medidas de
fin de buscar arreglos. Similar con- fuerza o de represión. Tuvieron un
ducta se observaría en los congresos respiro, mas no la resolución de su
sindicales de Medellín y Cali, en 1936 aspiración central: la propiedad de la
y 7938, a los que asistió el ministro tierra que cultivaban.
de Gobierno.
Los intentos del partido comunista Reforma tributaria
en el primer año y medio de la admi- López Pumarejo puso en marcha, a
nistración López de distanciar el mo- este respecto, ia nueva filosofía de su
vimiento sindical del gobierno, en partido. Esta tenía por fundamento
aplicación de las directrices de la In- la creación de impuestos sobre las
ternacional Comunista, que conside- rentas de los particulares. Ante la gra-
raban a los reformistas como enemi- vedad del déficit fiscal heredado de
gos de la clase obrera, fracasaron es- la administración anterior, por la gue-
truendosa rra con el Perú, ,López prócedió*por
la,'vía de los decretos de estado de lsmael Perdomo Borrero, arzobispo
siiio, dictando en 1934 los decretos dt Bogolá primado de Colombía.
Oleo de lgnacio Salas Celam, Bogotá.
2429 y 2432. El primero extendía por
uñciában 165* un año la "cuota militar", con el ob-
Giñáfa?as. jeto de resarcir el gasto público deri- ciones acometidas durante este go-
-NIo -- concluir este
podem-os apartado íado del conflicto ion ef Perú. EI se- bierno sufrieron el ataque, a veces ra-
sobre la cuestión social, sin hacer re- gundo reformaba disposiciones del zonado, a veces radical y enardecido,
ferencia a la ley 200 de 1936 sobre impuesto sobre la renta, aumentando ya de la izquierda, ya de las derechas.
tierras. Se trataba de un conjunto de la tarifa y estableciendo uno adicio- No hubo tópico alguno que no levan-
disposiciones cuyo objetivo era el de nal. tara una gran camorra, protestas o re-
incorporar a la economía capitalista Como quiera que la Corte Suprema clamos.
vastas extensiones agrarias impro- de Justicia declaró inexequibles tales Las políticas referidas a la relación
ductivas; Iegalizar títulos de propie- medidas, el gobierno acudió a la vía Iglesia-Estado fueron las que provo-
dad a colonos y piopietarios, y pres- legislativa. En 1935, el Congreso caron mayor debate, y no era Para
cribir que el dominio sobre el suelo aprobó la ley 78 que aumentaba el menos. El liberalismo quería transfor-
sería legitimado en cuanto se demos- impuesto sobre las rentas altas, esta- mar el status de Ia Iglesia en la socie-
trara la explotación del mismo, a blecía el exceso de utilidades y creaba dad colombiana, un sfafus que se re-
riesgo de que las tierras retornasen a el impuesto de patrimonio. En 1936, monta a la época colonial, cuando por
la propiedad de la nación. Mál puede por la ley 69, se modificaron los im- acuerdos y disposiciones entre la co-
pensarse, por lo tanto, que se trataba puestos sucesorales, las asignaciones rona española y el papado disfrutaba
de una reforma agraria de carácter re- y las donaciones.En torno a la política de una amplia gama de prerrogativas,
distributivo, que pusiera al alcance de tributaria, la acción del gobierno sus- exenciones y privilegios en todas las
los arrendatarios, aparceros y peones citaría grandes controversias. Empre- esferas de la vida social.
la propiedad de parcelas que garanti- sarios y propietarios se quejaron de El clero, a través del cbncordato de
zaran su supervivencia. los impuestos, en la medida en que 1887 y al amparo de la Constitución
El liberalismo, prisionero de la divi- 1 vieron afectada su tradicional posi- de 1886, había recuperado las posicio-
sión, no pudo concretar un proyecto f, ción de no contribución al fisco nacio- nes perdidas durante el régimen libe-
de ieforri a agrária a la meiidá del f nal. Serían ellos los que formarían la ral que dirigió al país entre 1849 Y
que habían esbozado dirigentes como $ APEN, con el ánimo de obstruir la ges- 1885. Desde entonces, Ia religión ca-
Alejandro López y Jorge Eliécer Gai- \ tión oficial. El presidente, Por su par- tólica se convirtió en la de la nación
tán y otros miembros de su ala de te, utilizó la radio para dirigirse a los y la organización y dirección de la
izquierda. Sin embargo, la ley 200, en colombianos y explicar el alcance eco- educación pública debía hacerse en
medio de sus limitaciones, apuntaba nómico y social de sus iniciativas, y consonancia con los postulados de di-
a reducir el gran poder político y so- alavez criticar las posiciones de quie- cho credo; éstas y otras disposiciones
cial de los terratenientes y sus abusos nes persistían en mantener la costum- convirtieron a la Iglesia católica y a
contra los colonos y los campesinos bre de no tributar, obstaculizando las su clero en resorte básico del poder
sin tierra, objetivo que sólo se cum- posibilidades del desarrollo y de la y de la vida institucional del país.
plió parcial y temporalmente, ya que modernización. Desde el siglo xlx, el factor religioso
la implementación de cualquier ley fue elemento de diferenciación entre
fundamental está supeditada a la Relaciones Iglesia-Estado los partidos tradicionales. Los conser-
a Ninguna de las facetas del gobierno
existencia de una voluntad política vadores calificaban de ateos y maso-
favor de la misma, y el gobierno de de la Revolución en Ma¡cha estuvo nes a los liberales, éstos, sin ser tales,
L6pez,. en su último año y medio, exenta de controversias. Todas las ac- procuraban la separación de las dos

Hegemoni¿ liberal ,rn


potestades y la construcción de un titucional, se crea en Medellín la Uni- una fracción del ejército7 ir,lspirado,errl
Estado laico. Varias de las guerras ci- versidad Pontificia Bolivariana, en un el fascismo comandado, por el gene-
viles del siglo xx se realizaron bajo ambiente de reclamos €ntre el go- ral Francisco Franco, jede del rnovi-
la enseña de la defensa de la religión, bierno y con la idea de oponer ia luz miento nacionalista y de'extrema de-
y aun la que se libró a mediados del de la verdad de la concieqcia cristiana recha la Falange Española, influyó de
siglo xx, conocida como la época de a la ola de impiedad y desafuero que manera decisiva en la polarización de
la Violencia, reprodujo tales senti- afnenazan sus fqndadores- las fuerzas políticas en Colombia. En
mientos y motivaciones. la paz y la -según
tranquilidad de una socie- los periódicos y en las pu,blicaciones
El partido conservador, durante el dad tradicionalmente crisbiana. de la época, la información sobre el
período de la Regeneración, conso- curso de la guerra civil en España, era
lidó una estrecha alianza con la jerar- Contexto internacional amplia. La opinión política se'dividió
quía eclesiástica, al precio de la estig- y política exterior en dos bandos claramente diferencia-
matización de los liberales. Llegó a En el campo internacional se estaban dos, los partidarios de los republica-
hacerse corriente la idea de que el li- operando modificaciones que incidi- nos, llue eran los mismos que apoya-
beralismo era pecado, lo que incitó al rían notablemente en la situación del ban laA!.a¡zaÁ$ánlisql y los partida-
general Uribe Uribe a escribir un texto país. En Italia se consolidaba el régi- rios de la Falange franquista, que se-
titulado "De cómo el liberalismo no men fascista de Benito Mussolini, en- rían básicamente los que'darían su
es pecado". tre tanto, en Alemania, Adolfo Hitler respaldo a los países del Eje.
Cuando accede al poder López Pu- y su partido nazi habían conquistado La situación europea y la española
marejo, en lo único que el partido li- el poder. Ambas corrientes ideológi- servían de alimento a las disputas en-
beral se mantenía invariable, con res- cas, caracterizadas por sus ambicio- tre liberales y conservadores sobre los
pecto a sus viejos ideales, era en lo nes expansionistas, su proclividad al problemas nacionales. Según estos
atinente a las relaciones Iglesia-Esta- totalitarismo y su racismo, unen sus últimos, los liberales es.taban cum-
do. Su gobierno dedicó grandes ener- fuerzas y hacen peligrar la estabilidad pliendo aquí idéntico papel al de los
gías para adelantar los objetivos que geopolítica de Europa, levantando republicanos españoles, es decir, ser-
condujeran a la separación de los dos una serie de reclamaciones territoria- vían de mampara a los comunistas.
poderes, a la consagración del Estado les acompañadas de un discurso gue- Para los liberales, en cambio, lo que
laico, la libertad religiosa, el matrimo- rrerista. Con el Japón conformarían hacían los conservadores era, al igual
nio'civil, el divorcio, la libertad de una alianza, el famoso eje Berlín- que los falangistas, preparar el te-
conciencia, de educación y la reforma Roma-Tokio, que declara la guerra a rreno para un levantamiento armado
del concordato. Los propósitos, como los demás países occidentales en de la extrema derecha, que acabaría
3e puede observar, eran de gran mag- 7939. con la obra social del liberalismo.
nitud, pues se trataba de modificar Democracia y totalifarismo se con- La huella dejada por los conflictos
sustancialmente la tradición vigente. vierten en los símbolos polÍticos de previos a la segunda guerra mundial,
Ya hemos reseñado la aguda con- los partidos políticos en él mundo,-a lo mismo que por la guerra civil espa-
frontación suscitada entre el gobierno ñola, es profunda y sus consecuen-
y el clero por las reformas del sistema nen cias se verán en el escenario de la po-
educativo en 1934 y 7935. En el 36, con las lÍtica criolla por varios años.
en el texto de reforma constitucional, En materia de política exterior, el
''üieñTtc-ién
quedó consagrada la libertad de con- Ae coññ-rmar frentes po- gobierno de López afrontó dos cues-
ciencia y la tolerancia religiosa pulares. Muchos países vivieron tal tiones delicadas: la negociación con
culo 13-. aunque la libertad de -artí-
cultos confrontación, así no participaran de el Perú y las relaciones con los Esta-
proscribía a aquellos que fuesen con- la guerra. Tal fue el caso colombiano" dos Unidos. En cuanto a la primera,
trarios a la moral cristiana; igualmen- Nuestros partidos, en efecto, dividie- correspondió a Lópezproseguir en el
te, se adoptó el principio de la libstad ron sus simpatías en torno al conflicto esfuerzo por hacer aprobar en el Con-
de enseñanza y el Estado recuperó la que comenzaba a maduiar en Europa. greso --{ue hasta mediados del 35
facultad de supervisar y organizar ia De un lado liberales, comünistas y so- fue de mayorías conservadoras- el
educación de acuerdo a los intereses cialistas se colocaron a favor del régi- tratado de RÍo de Janeiro que ponía
de la nación; en esa línea de acción, men democrático; una fracción del fin al conflicto con el Perir. La admi-
la enseñanza primaria en los estable- conservatismo, los Leoparrdos, y otros nistración de Olaya, representada por
cimientos oficiales sería gratuita y dirigentes destacados simpatizaron el canciller conservador Roberto Ur-
obligatoria en el grado que señalare con las ideas del Eje. Silvio Villegas, daneta Arbeláez, había llegado a un
la ley. caidense, miembro del grupo de los acuerdo sobre el asunto, pero la ban-
Los cambios adoptados y los que Leopardos, escribió un libro titulado cada conservadora, comandada por
se insinuaban en proyectos relativos No hay enemigos a Ia derecha, en el que . Laureano Gómez, presidente del Se-
al matrimonio civil y el divorcio en- exaltaba el ideario fascista. Sin embar- nado, impidió su aprobación.
tontraron una profunda y radical re- go, debe quedar claro que no todos López Pumarejo mantuvo a Urda-
sistencia de las instituciones eclesiás- los sectores del conservatismo comul- neta durante los primeros meses de
ticas. La fundación de la Pontificia gaban con tales posiciones. Dirigen- su gestión, para tratar de ganar el
Universidad javeriana, en 1931, sería tes de todas las regiones se apartaron apoyo de Laureano, con quien toda-
ei primer paso de las comunidades de dichas orientaciones, adelantando vía sostenía una estrecha amistad,
religiosas en su intento por detener su oposición a López con otro tipo de pero fracasé y por ello acudió a los
la avalancha de propuestas liberales. argumentos. servicios de Olaya Herrera, al nom-
En septiembre del 36, un mes des- La guerra civil española en 1936, brarlo en reemplazo de. Urdaneta. No
pués de sancionada la reforma cons- que enfrentó a los republicanos con obstante hubo que esperar a que ini-

Hegemonía liberal
520
J

ciara sesú,oil:res el Senado elegido en tativas fue el compromiso de Santos


n935 -lhornogéneamente liberal ante - 49 rmponer la calnl{polltlca/ restable-
la abstención del,conservatismo-, ciendo el marco de gítantÍas a la opo-
para qu:e finalrnenúe fuese aprobado sición, y sobre todo de detener y fre-
por e[ padlarrner to colornbiano el tra- nar el ímpetu del proceso reformista.
bado de Río. Santos no prometió la ejecución de
En cuanto a l,as ne[aciones con los grandes transformaciones, aspiraba a
Esüados {-Inidos" éstas,continuaron en gobernar sin sobresaltos, sin exagera-
la tónica del entendirniento, favoreci- ciones, para consolidar lo que se ha-
das notahlernente ¡ror el liderazgo de bía hecho, y reglamentar y materiali-
Franldin Delano Rooseve{t, cu}o prol zar en obras concretas aquellos prin-
grarna político, de corte intervencio- cipios adoptados como enseña por el
nista en lo interno, prornovía uff! ac- .. liberalismo, evitando en lo posible to-
titud arnistosa y de buen trato con los car aquellos puntos que suscitaban
países de Arnérica Latina. enconadas polémicas y reacciones pe-
Hubo ciertamente debates naciona- ligrosas de la oposición.
les sobre algunos tratados, especial- Su propósito se había hecho expe-
mente el de comercio, firmado con dito tiempo atrás. En diciembre de
dicho país" [o que se ponía de pre- 1936, en Barranquilla, López cedió a
sente en tales discusiones era, de un Eduardo Santos Montejo. las presiones de sus copartidarios,
lado, la persistencia de una imagen Oleo de Inés Aceoedo Bíester, 1948. que le demandaban la declaratoria de
negativa respecto de la política exte- Museo Nacion-al, Bogol ti. una pausa. La moderación se apoderó
rior norteamericana, caracterizada del gobierno y de la dirigencia iiberal,
años atrás por su intervención militar de tal manera que Santos recogió un
en varios países centroamericanos y estado de ánimo, convirtiéndolo en
que en nuestro caso tuvo por conse- un programa con el cual fue conse-
cuencia el desmembramiento de Pa- cuente.
namá de nuestro país. De otra parte, El triunfo electoral de Santos fue
el conflicto de las ideologías en Eu- facilitado por la ausencia de rivales,
ropa involucró a los Estados Unidos ya que el conservatismo continuó con
en el campo de las fuerzas que se opo- su política abstencionista. El partido
nían a los regímenes nazi-fascistas. comunista, en medio de fuertes deba-
Los partidarios de estos últimos en tes internos, resolvió apoyat al candi-
Colombia no perdían, por tanto, oca- dato liberal, justificando tal conducta
sión para criticar la política exterior en la política internacional de alianza
de la administración López, por su con las fuerzas democráticas, a pesar
acercamiento a aquel país. de los claros objetivos del santismo
Las relaciones con los inversionis- de restarle protagonismo a las organi-
tas extranjeros rio siempre fueron las zaciones obreras, al propugnar por su
más cordiales, de ello da cuenta una apoliticismo, y de distanciarse de
serie de exigencias planteadas a las alianzas molestas con los integrantes
compañías petroleras y a la United Eduardo Santos toma posesión del ilamado Frente Popular.
de la presidencia ante Gabriel Turbay.
Fruit Company en materia de cumpli- Las mayorías liberales, congrega-
Agosto 7 de 1.938.
miento de las normas laborales y de das alrededor de la candidatura de
contratación de personal nacional, a Santos, volvieron a respirar con tran-
más de la presión oficial en pro de pejó el camino de Santos. Sin ser en quilidad, ya que con él se proponían
negociaciones, cuando se presenta- sentido estricto un hombre de dere- alcanzar varias metas: consolidar la
ron movimientos huelguísticos en cha y habiendo apoyado, aunque con pausa, mantener el control del gobier-
y 1935. reservas, la gestión de López Pumare- no/ romper con el fantasma del Frente
_ r,1e34 Popular, mantener el conservatismo
,Y io, lg¡p¡¡nó convirtiéndose en el ada-
lid de los sectores derechistas del libe- marginado del poder, reducir la forta-
GortrR¡¡o pE rálismo, los mismos qüe a partir de
'TgfiTe quitaron el respaldo'a López,
leza del sindicalísmo y consolidar las
EpueRoo Saxros buenas relaciones con los Estados
criticándolo por haber ido dernasiado Unidos de Norteamérica. Cambio
De 1938 a1942 gobíerna al país el ter- lejos y demasiado rápido en el camino sustancial respecto al inmediato pasa-
cer mandatario liberal de este perío- de las reformas y de las conbesiones do, que, sin embargo, no contem-
do. La responsabilidad recayó so- al movimiento sindical, y por haber plaba la destrucción de la obra adelan-
bre el periodista y parlamentario aceptado el apoyo de las fuerzas de tada por López. En ese sentido, San-
Eduardo Santos Montejo. izquierda parapetadas en el Frente tos afirmó su imagen de líder mode-
Su escogencia como candidato del Popular. rado, evitando convertirse en instru-
partido en 1937 fue casi fortuita, ya A diferencia de la campaña electo- mento de los sectores más derechistas
que su nombre fue postulado en ral de 1934, cuando el partido impulsó de su colectividad.
reemplazo de quien ya había sido una plataforma, ejecutada parcial- Eduardo Santos nació en Bogotá en
proclamado con anterioridad, Enri- mente por López, en el 38 lo domi- agosto de 1888. Realizó estudios de
que Olaya, cuya muerte en Roma des- nante y lo que generó grandes exPec- Derecho en la Universidad Nacional

Hegemonía Iiberal
521