Está en la página 1de 4

JURISPRUDENCIA

Roj: SAP AL 1342/2015 - ECLI: ES:APAL:2015:1342


Id Cendoj: 04013370022015100561
Órgano: Audiencia Provincial
Sede: Almería
Sección: 2
Fecha: 01/12/2015
Nº de Recurso: 351/2015
Nº de Resolución: 567/2015
Procedimiento: PENAL - APELACION PROCEDIMIENTO ABREVIADO
Ponente: ALEJANDRA DODERO MARTINEZ
Tipo de Resolución: Sentencia

AUDIENCIA PROVINCIAL
SECCION SEGUNDA
ALMERIA
SENTENCIA 567
ILMOS.SRES.
PRESIDENTE
D. RAFAEL GARCIA LARAÑA
MAGISTRADAS
Dª SOLEDAD JIMENEZ DE CISNEROS Y CID
Dª ALEJANDRA DODERO MARTINEZ
En la Ciudad de Almería, a 1 de diciembre de 2015
La Sección Segunda de esta Audiencia Provincial ha visto en grado de apelación, rollo numero 351/15 el Juicio
Rapido numero 149/15, procedente del Juzgado de lo Penal nº 2 de Almería, por delito contra la seguridad
vial, siendo apelante Javier , cuyas demás circunstancias personales constan en la sentencia impugnada,
representado por la Procuradora de los Tribunales Sra. Navarrete Amado y defendido por el Letrado Sr
Hernandez Thiel, siendo parte el Ministerio Fiscal y Ponente la Ilma. Sra. Magistrada Dª ALEJANDRA DODERO
MARTINEZ.

ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO .- Se aceptan los de la sentencia apelada como relación de trámites y antecedentes del
procedimiento.
SEGUNDO .- Por la Ilma. Sra. Magistrada-Juez del Juzgado de lo Penal nº 2 de Almería en la referida causa se
dictó sentencia de fecha 08/04/15 , cuyos hechos probados son del tenor literal siguiente: " "Sobre las 17:30
horas del día 11 de marzo de 2015, D. Javier , mayor de edad y con antecedentes penales, iba conduciendo el
vehículo marca Audi A3 con matrícula ....-WLN , de propiedad de D. Mateo , cuando fue detenido por agentes
de la Policía Local de Almería, ya que dicho vehículo se había dado a la fuga a gran velocidad en un control
el día anterior.
Los agentes procedieron a la identificación del conductor, resultando ser el Sr. Javier , y pudieron comprobar
que el mismo carecía de permiso de conducción por pérdida total de puntos, sin que constase su recuperación."
TERCERO .- Dicha sentencia contiene el siguiente Fallo: " Que debo CONDENAR Y CONDENO a D. Javier como
autor de un delito ya definido contra la Seguridad Vial, a la pena de VEINTE MESES DE MULTA A RAZÓN DE

1
JURISPRUDENCIA

SEIS EUROS DIARIOS, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago conforme al artículo 53 del
Código Penal , así como al pago de las costas procesales.
CUARTO.- Por la representación procesal del condenado se interpuso en tiempo y forma, recurso de apelación
mediante escrito, en el que se fundamentó la impugnación, solicitando la revocación de la sentencia recurrida
y que en su lugar se dicte otra que le absuelva del delito del que se le acusa.
QUINTO .- El recurso deducido fue admitido en ambos efectos, dándose traslado del mismo a las otras partes
personadas quienes interesaron, el Ministerio Fiscal la confirmación de la sentencia recurrida.
Se elevaron las actuaciones a este Tribunal donde se han observado las prescripciones del trámite,
señalándose para votación y Fallo y declarándose concluso para sentencia.

HECHOS PROBADOS
UNICO.- Se aceptan los de la sentencia recurrida.

FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO .- El recurrente condenado como autor del delito contra la seguridad vial por conducir vehículo
a motor careciendo de permiso, por perdida total del saldo de puntos, impugna la sentencia del Juzgado
de lo Penal alegando la infracción del articulo 5 del Código Penal por entender que su defendido no actuó
dolosamente y por infracción del articulo 14 de dicho Texto Legal afirmando la concurrencia de error en la
actuación del mismo, para concluir afirmando que se ha infringido lo dispuesto en el articulo 384 del Código
Penal
SEGUNDO.- Se invoca pro el recurrente que el condenado no actuó dolosamente pues ignoraba que no podía
conducir vehículos a motor dado que se presento a los exámenes de recuperación de puntos y el gestor le
dijo que todo había salido bien y que pasara a pagarle lo que le debía, de donde dedujo que estaba habilitado
para conducir. De sus manifestaciones se desprende que alega en su defensa la concurrencia de un error
invencible sobre los hechos, previsto en el articulo 14 del Código Penal . Dicho precepto viene a establecer que
"1.- El error invencible sobre un hecho constitutivo de la infracción penal excluye la responsabilidad criminal.
Si el error, atendidas las circunstancias del hecho y las personales del autor, fuera vencible, la infracción será
castigada, en su caso, como imprudente. 2.- El error sobre un hecho que cualifique la infracción o sobre una
circunstancia agravante, impedirá su apreciación. 3.- El error invencible sobre la ilicitud del hecho constitutivo
de la infracción penal excluye la responsabilidad criminal. Si el error fuera vencible, se aplicará la pena inferior
en uno o dos grados".
Dicho precepto ha sido objeto de interpretación por la jurisprudencia de nuestro Tribunal Supremo, señalando,
entre otras, en sentencia de fecha 8 de Marzo de 2.006 en la que viene a indicar que el dolo, en su
elemento intelectivo, supone la representación o conocimiento del hecho, que comprende el conocimiento
de la significación antijurídica de la acción y el conocimiento del resultado de la acción. En consecuencia,
el conocimiento equivocado o juicio falso, concepto positivo, que designamos como error y la falta de
conocimiento, concepto negativo, que denomina ignorancia y que a aquél conduce, incidirán sobre la
culpabilidad, habiéndose en la doctrina mayoritaria distinguido tradicionalmente entre error de hecho (error
facti) que podría coincidir con el error, y error de Derecho (error iuris) que correspondería a la ignorancia.
Esta distinción entre una y otra causa, excluyente del dolo se dice en sentencia del Tribunal Supremo de 3 de
octubre de 1989 - analizando el artículo 6 bis a) del anterior Código , antecedente del artículo 14 del actual- "fue
estudiada cuidadosamente por la doctrina científica y por la jurisprudencia, la cual resaltó la falta de regulación
legal de estas dos figuras, tratando de distinguir con criterios seguros el error de hecho del error de derecho, y
dentro de éste, entre error de norma penal y error de normas extrapenales. Por su parte, el Legislador introdujo
en fecha 25 de Junio de 1.983 en el Código, el artículo 6 bis a), donde conviven ambas clases de error, aunque
sin denominarlos, ni con la terminología hoy en día obsoleta, ni con la moderna, señalando las sentencias
posteriores a la reforma que la terminología adecuada debe ser la subyacente en el precepto, esto es, la que
distingue entre error de tipo y error de prohibición, sosteniendo que aquel se halla imbricado con la tipicidad,
aunque hay que reconocer que un tanto cernida por el tamiz del elemento cognoscitivo del dolo, mientras que
el error de prohibición afecta a la culpabilidad, (tal vinculación con la tipicidad y culpabilidad se reconoce en
sentencias del Tribunal Supremo de 12 de Diciembre de 1.991 , 23 de Marzo de 1.992 , 28 de Marzo de 1.994
, 22 de Abril de 1.994 , etc.).
Así pues, en el artículo 14, se describe, en los dos primeros números, el error del tipo que supone su
conocimiento equivocado o juicio falso sobre alguno o todos los elementos descritos por el tipo delictivo, con

2
JURISPRUDENCIA

distinta relevancia, según sea sobre los elementos esenciales del tipo (nº. 1), y a su vez vencible o invencible, o
sobre circunstancias del tipo, que lo cualifiquen o agraven (nº. 2); ( sentencia del Tribunal Supremo de 7 de Julio
de 1.995 ); y en el nº. 3, el error de prohibición, que es la falta de conocimiento de la antijuricidad de la conducta,
en el que suele distinguirse entre su error sobre la norma prohibitiva (error de prohibición directo) y un error
sobre una causa de justificación (error de prohibición indirecto). La jurisprudencia destaca la dificultad en la
determinación de la existencia de error, por pertenecer al arcano íntimo de la conciencia de cada individuo,
afirma que no basta su mera alegación, sino que debería probarse, tanto en su existencia, como en su carácter
invencible, siendo más proclive a sufrir error una persona de escasa cultura o experiencia, que otra que posea
esas condiciones. ( sentencias del Tribunal Supremo de 13 de Junio de 1.990 , 22 de Enero de 1.991 , 25 de
Mayo de 1.992 , 7 de Julio de 1.997 , 20 de Febrero de 1.998 , 22 de Marzo de 2.001 ),
Es decir, corresponderá al acusado acreditar la concurrencia del error alegado por él y que podría eximir de su
responsabilidad criminal. Javier reconoce que tenía pleno conocimiento de que no podía conducir al haber
perdido los puntos del carnet que le habilitaban para ello, pues se le notifico por la DGT tal circunstancia ,
resolución de la que tuvo pleno conocimiento- de hecho hizo entrega del carnet- y por la cual tuvo que
someterse al correspondiente cursillo y examen de aptitud a los efectos de recuperar los puntos perdidos y,
por ende, de la autorización para conducir vehículos a motor. Según se desprende de la documental obrante
en actuaciones, se instruyeron Diligencias Urgentes numero 3/14 por el Juzgado de Instrucción numero 4 de
Almería por perdida de la vigencia de su permiso de conducir. Consta igualmente que se presento al examen
para la obtención de la nueva autorización para conducir el 03/10/14 y el 27/10/14 con el resultado en ambas
ocasiones de NO APTO, por lo que no ha recuperado la vigencia de su permiso.
Con poca precisión se afirma por el acusado en el plenario que hizo un curso para recuperar los puntos y que
hizo un examen para recuperar el carnet que suspendió una primera vez. Añadiendo que de nuevo hizo un
curso y se volvió a presentar y tras ello -para fundamentar su error- afirma que estuvo hablando con el gestor y
este le dijo "todo bien, pasate esta tarde y pagame", de donde dedujo que estaba habilitado para conducir y que
el gestor tenia el permiso de conducción, que se lo iba a entregar después de pagarle, si bien no se persono
en la gestoría porque no tenia dinero.
Como es sabido la corrección de exámenes teóricos de recuperación de permiso por pérdida de vigencia se
realiza por el personal examinador de la Jefatura. Una vez corregidos, se informa verbalmente a los interesados
de su calificación, que también tienen a su disposición los resultados en la página web de la DGT y en ventanilla
de la Jefatura.
El acusado, ahora recurrente en apelación, manifiesta que creyó que, tras realizar el examen, podía conducir,
ya que nadie le dijo lo contrario. No puede considerarse acreditada la existencia de error exculpatorio de
responsabilidad criminal previsto en el articulo 14 del Código Penal , pues no se acredita que se hubiese
notificado al acusado la recuperación de los puntos, estando vigente pues en todo momento la situación
de pérdida de puntos anterior que le inhabilitaba para la conducción, resultando por otro lado que consta
documentalmente como en el Registro de Conductores Infractores de la Dirección General de Tráfico no consta
la recuperación de los puntos que el acusado alega, sino todo lo contrario, por lo que ningún punto recuperó
en el examen de 27/10/14 y ningún punto tenía en el momento de producirse los hechos ahora sometidos a
enjuiciamiento.
No acredita el apelante la concurrencia del error del articulo 14 del Codigo Penal invocado, por lo que debe
desestimarse el recurso de apelación ahora objeto de examen, no olvidando que, acreditados los elementos
objetivos del ilícito penal imputado (conducción de un vehículo de motor careciendo de permiso o licencia
para ello por la pérdida total de puntos), se produce una mutación en la carga de la prueba, correspondiendo al
acusado la acreditación de aquellas circunstancias impeditivas, extintivas u obstativas de la responsabilidad
criminal; en otras palabras, no debe limitarse la defensa a adoptar un posicionamiento meramente pasivo o de
mero rechazo de la acusación, sino que debe intervenir activamente en relación a la acreditación de aquéllos
hechos que pueden favorecer sus pretensiones, actuación que no concurre en el presente caso.
TERCERO.- Por todo lo expuesto, procede desestimar el recurso, confirmando la sentencia recurrida y todo
ello con declaración de oficio de las costas de esta alzada.
VISTAS las disposiciones citadas y demás de pertinente y general aplicación.

FALLO
Que con desestimación del recurso de apelación deducido contra la sentencia dictada con fecha 08/04/15
por la Ilma. Sra. Magistrada del Juzgado de lo Penal nº 2 de Almería en las actuaciones de las que deriva la

3
JURISPRUDENCIA

presente alzada, debemos CONFIRMAR Y CONFIRMAMOS dicha resolución con declaración de oficio de las
costas de esta alzada.
Devuélvanse los autos originales al Juzgado de procedencia acompañándose de certificación literal de la
presente resolución a efectos de ejecución y cumplimiento, de lo que se acusará recibo para constancia en
el Rollo de Sala.
Así por esta nuestra sentencia, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.
PUBLICACION.- Dada y pronunciada fué la anterior Sentencia por los Ilmos. Sres. Magistrados que la firman y
leída por la Ilma. Magistrada Ponente en el mismo día de su fecha, de lo que yo la Letrada de la Administración
de Justicia doy fe.