Está en la página 1de 5

·. . ~ .

J 4
.

J.M. MARDONES N. URSUA

FILOSOFIA
DE LAS CIENCIAS
HUMANAS Y
SOCIALES
!YIATERIALES PARA UNA
FUNDAMENTACION CIENTIFICA

~ Distribuciones
~ Fontamara, S.A. fO~TAMARA 18
J _, _j ~ -J

Primera ed1c1ó11: 1982 J::d1tmal Fcwra111ara, S ...1 , /Jarrdu11a, E.1¡iarlu


Pn111cra ed1ció11 1111•.\ .'t a1w / 9.~~ INDICE
St'¡:1111dn t•d1c1ó11 lllt'\l(·ona /9.'i8
Tt'f(Tfa edición me.ncana. 199:
C11;ir1a cd1\.1cm l 'J9l
f>REsENTAC101\1 OE lAS UCT\111.AS • •• - - .. ... ... - . • • .. . - • • • . • .. • • • .. • • 9
ALGUNAS SUGERENCIAS PARA LA UTIUZAC10N PE LOS TE.X TOS • • • • • • . • . , • . • • 11
Fn.OSOFfA DE LAS ClENCIAS HUMA~AS y SOClALES NO";' A lllSTORll"A DE l:l\IA
POUMICA INClSAl'iTE •• • •• • - • ••• • •• • •• 15
Alguna.s condusionrs . . . . . . . _. . . . . . . . .... . . , .•.. . .••.. •• ' ·-- 34

l. INTRODUCCIÓN: ASPECTOS FUNDAMENTALES -· . . . • . . . -.. • • . . 39


PRESENTACIÓN • - • . .••••• - • . . • • • •.• • - - • • • • . • . • •.. - - .•••• ]9
1. FILOSOFfA DE LA CIENCIA O EPISTEMOLOGIA .. . •. __ .•... 40
p T•IV•WEll •• • • • •• - . • • • • • • • - • • •• ••.• - • • • • • • . • . . . • •• .• . 40
2 EL PROBLEMA DE LA AUTONOMfA DE LAS DISCIPLI-
NAS CIENTIACAS {TESIS DE W0HES Y MYRDALI . . . • . . . . . 4~
J . EL LENGUAJE CIENTIFICO: LA PREDICACIÓN CIENTfFICA . 46
4 CIENCIA!\ DE LA NATURALEZA Y CIENCIAS DEL ESPIRITU . 51
A) WOE~ASDELESPllllTlJ W. DILTHEY ....... . .. . . . . . .. ...... 57
8) U UNIDAD DE MtTOOO • • • • • • • • • • • • • • • • . • • • • • • • • • • • • • 59
C) El TOOOOELAOENCIA.CARL F VON WEIZSÁCKER • .• • .. • • •• ••. 67
S. EXPLICAR Y COMPRENDER _.. .. . ....... . ... _........ .. ..... 69
A) W. DILTHEY. EL CONOCIMIENTO DE LA lllALID4D HIST0Rlt"D·SCX'IAL • 69
B) l!L el•ruLO ~ VD!TUlfN. H. Oto•ot C>.o>.Mn ..•.... •.. .... 11
C) EL U.0.'4ADO M~lOOO DEL VE"STEHEN. W. STEOMULLEll . . . • •. 72

11. FlLOSOF(A DE LAS CIENCIAS HUMANAS Y SOCIALES -. . . . . . . . . . 7'


L POSTURA EMPIRICO-ANALITICA . . . . . .. . .. .. . .. .. .. • .. . . 75
f>RESENT ACIÓN • • • • • • • • • • • • • • • • • . • • • • • . • • • • • • • • • • . • • • • • • • • • • • 75
1 EL f.Sl'IRITU f'OSITIVO . • • • • • • • • • • • . - . • • • • • . • • • . . • • . • • • . . 76
A. Com/I' . .. . ... . .... . . . .. . .. • . .. .. .. . . . .. .. .. .. 76
2. EL MtTOOO SOOOl..OOIC'O • • • • • • .. • . • • .. . . • • .. _ • • • • .. • • . • . • . • 79
E. Durkhtim • . . . . • . . • . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . • . . . . . . • . . . . . . 79
J . PANORAMA DE ALGUNOS PllOIUMAS f\JNOAMENTAU:S • • • .. • • • • • • • ! 7
C'eri:clros resa1'r1dos cmiforme a la ley K. R. Popptr • . . . . • . . . • . . • . . . . . . . . . . • . . . . . . . . • • . . . . . . . . . . . . . /17
1
4 . lALÓGICADEl.ASCtENClASSOCIALES •• • • , ... ... . .. .. .... ... .. . . • 103
© J.M. ~lardones~·
N. Ursúa K. R. Popptr •. .. ••... • ..... • •. . . .. . .. ..... •. ... .... .... .. .. 103
~ Editorial For.cam:ir:i. S. A . S. TESIS SOl"E LA CONCEl'CION DE LA OENC1A . .. .. • • .. .... • .. • • • . • .. • 114
6. LA CQNSTllUCC10N DEL PENSA MIE.'ITO C1ENTIF1CO • . • • • . • .. • . • • . • . . 116
© Di~1 rib11cionc s Fon1amar:i, S .A P. lorrn: tn .... . . . . ......... .. .. . . .. ... .. ... . ... .. ... .. , ... ·116
Av. Hidalgo No. 47-B - Colonia del Carmen 7. V. EXPUCACIO~ RACIONALCW. STEGMOU.UI . . . , ... . .•. . . . .... .. 120
Ddc¡;. Coyoaciln - o.itoo México, D F. 8. &ISTEMOLOGIA SOClAL DE LA ClENOA. EL PAltAOICMA OENTIACO • • 123
Teléfonos 5.W·-17-25 y 549·Si-81 F:\X: 689·88-67 T. S. Kuhn .. .. ... . . .. ...... . . . . . . . .. .. .. ... ..• . ... .. . _.. . . . 123
q, ELP .. l'EL DEL CONTEXTO IOEOl..ÓGICO Y SOCl"L OE LA CIENC'l .. .. .. ... 129
h11¡iu.·,o) J· nh' en ~ku..·u P. Thuillirr . ... . . • ... . • . . .. ... .. . .... .... . • •. . .. . . . . ...... .. 129
Prm,c:J ~mJ •\J ..;.: m ~t ,.,,, 10. EPISTEMOl..0014 GENtTICA •• ••••••.• • •• • .•••••.• • •• - •••••• . • •• 139
J.Piattr ··· · ···· ·· ··· ·· ··· ·· · · · ·· - - · ······· ·· · ·· · · . ... .. .. 139
como un elemento que guía y estructura la atención del lector. ALGUNAS SUGERENCIAS PARA LA UTILIZACIÓN
La fundamentación de la~ ciencias humanas y sociales ha sido proble- DE LOS TEXTOS
mática desde su apancion. Actualmente vivimos un momento en el que
la discusión se ha aviv:ido de nuevo. Para muchos teóricos de la c1ene1a
es la 4CCUestión candenteit. De aquí el interés y actualidad de preguntas
como éstas.
-c.!>on la historia. la ps1cologia o la sociología cíenc1as o cstan todav1a
en situación de pre-paradigma cientiíico?
-Y. si son ciencias. i.quc cl;isc de ciencias son? i.Pucdcn ser íundamcn·
tadas como las ciencias naturales?
-Respecto a su instrumental metodologico. i.ucncn métodos prop10~ y
espccilicos o siguen la metodología de las ciencias naturales?
Las respuestas a est.as cuestiones no son uninimes Quiere decir. que
no hay una epistemología n1 desarrollada ni aceprada en las ciencias hu-
m;inas y sociales. Hay una pluralidad de respuestas. que. nosotros. sim-
plificando y forzando algunas posturas, prescnt:1mos en esta selección. en
tres grandes apartados o tendencias:
A) Postura o aproximación empinar-analítica. Los lextos que presentimos son generalmenle densos. No ha} que
8) ·Postura fenomenológica, hermenéutica y lingüística. ocultar 1ampoco la dificultad que normalmente entra~an. Al contrano,
C) Postura dialcctica. nos parece que de Ja constatación y aceptación de esta cualid3d se denva
Cada un:i de estas respuestas posee representantes históricos y actua· ya una primera sugerencia: son textos para estudiar. no para leer. Por
les dignos de ser tenidos en cuenta. En nuestra selecdón hemos procura· consiguiente, el lector debe evitar las prisas superficiales y concentrarse
do ofrecer algunos trozos escogidos de las principales figuras. haciendo en la capt.'lción de lo que el autor aborda y quiere exponer.
que el peso cayera del lado de sus representantes actuales. Ocurre a menudo que, aun supuestas las mejores actitudes en el lcclor.
Somos conscientes que se podra discutir la presencia o ausencia de al· csle se encuentra como perdido o sin recursos a la hora de cnfrcnlarse
gunos autores e incluso su posición en las lecturas, pero creemos mis va· con este tipo de textos. Aunque las lecturas presuponen la c~posición de
lioso, en este libro, sacrificar algunos aspectos de precisión y erudicción , la materia en la clase, somos conscientes que se requiere todo un proceso
a la claridad y la función didáctica. de aprendizaje y hábito en el trato con estas lecturas. Como orientación y
Para unas lecturas de iniciación a la filosofía de las ciencias humanas y ayuda, ofrecemos una serie de cuestiones que pueden facilitar su com-
sociales nos ha p:irecido muy conveniente empezar con algunos temas ge· prensión.
nerales o fundamentales. Por ejemplo, que se entiende hoy por teoria o
filosofia de la ciencia o ep1stcmologia. por lengua.Je ctC:ntiftco, írcnte al
vulgar o coudiano: o cuestiones como la determinación del objeto de una 3) J>REGU:"JTAS O CUESTIONES GENEAALES PAltA LEER US TEXlO.
ciencia, la unidad o plura lidad del método científico. as1m1smo. nos ha
I•
parecido éste el lugar más adecuado para situar :ilgunos autores '/ textos Sin preguntas el texto permanece cerrado. Solamente nos habla desde
sobre la problemática ciencia de la naturaleza y ciencias del csp1ritu. Se los inlerrogantcs que le lancemos o la expectativa de hallar respuesta a
•l•Ii' proporciona así un material que puede ser empicado en la presentación cuestiones que el aulor aborda. Aclarar aquellos interrogantes o descubrir
.J' el problema e intento de solución del :iutor tienen que sc:r, por unto, las
de una 5erie de nociones o conceptos inevitables para el dcs:irrollo poste-
:¡l. rior. Al final del hbro el lector encontrara un glosano de term1nos y un:i preguntas generales que marquen nuestra actitud y orienten nuestra lec-
tura. Para ello nos pueden servir preguntas de este tipo:

r
1
selección bibliográfica.
Queremos manifestar claramente que una selección de textos nunca
puede eliminar la lectura de obras enteras. Est3. por tanto, baJO nuestro
punto de mira Ja esperanza de que los te\IOS aquí ofrecidos estimulen en
1.- iCualcs son los problemas fundamentales plantt41dos por el autor?
(En un pnmer momento se procede a una recogida de tales problemas o
cuestiones que: advertimos en el texto.)
el estudiante el deseo de conocer al autor o autores en su verdadero con- 2.-i.Cual es Ja cuestión central o tesis que :iborda o define el autor? (Es
texto. muy conveniente, tras la primera rc<:op1iac1ón de cuestiones, esforzarse
por formular de una manera sintc:tica, lo m:is clara y breve posible.
la problemática del texto.)
3.-lCómo fund.lment.1 su tesis? (Se trata de captar el hilo conductor de

10 ¡1
4.- 'Hay posturas intcnncd1as7 lOóndc y cómo se podría mediar entre
la ;ugumentac1ón y razones proporcionadas por el autor.) las respectivas posiciones?
4.-<.Qué problemas de: comprensión he tcmdo en la le::tura de este te'!;· 5.- i.Dónde encuentro los pun1os más fuc:ncs y mds débiles de c.ada au-
to?: a) con los términos o conceptos utiliz.a.dos; b) con los argumentos es- tor?
gnmidos: e) .•. (Se advertirá que estos problemas de compresión pueden
aparecer desde el mismo momento.)
5.- i.l...<l exposición de la tesis me convence? i.Dón<lc se halla la fuc:na d) p AM EL A~ÁUSIS DE ALGUNAS CUESTIONES ES~EC!ALES DE UN TEXTO.
de su argumentación?
6.- i.Pucao cuestionar algunas afirmaciones del texto? i.Cuálcs? Las cuestiones que siguen cenlran la atención en algunos puntos deter·
7.-i.Soy capaz de formular y fundamentar alguna tesis contr:ma a la minados de un texto. No todos los puntos o cuestiones son aplicables a
delS.-
autor?
cada te:i1to. Estos esquemas, que pueden ayudar al análisis de una temáti-
i.EI autor aborda cuestiones importantes. que después no desarrolla? ca, presuponen que se va av:inzando en las diferentes posiciones teóricas.
i.Cuálcs?
9.- i.Puedo aportar algo al esclarecimiento de tales cuestiones? l. iCómo dttrrminar la aportación especifica de un auror?
\O.- En síntesis: i.Qué me ha descubierto este texto! i.En que relación
se encuentran las cuestiones aquí debatidas con mis conocimientos ante- 1. ¿cuál es la tesis central que sienta el autor'.' ¿cuál' es su génesis?
riores y con mis conccpc1ones o eir.pcctativas? 2.lCuáles son los conceptos ccntrah:s que utiliza? Desde aQui, lpucdo
sintctiur los rasgos fundamentales de su concepción de la ciencia?
3. i.Qué objetivo persigue el autor? i.Cómo fundamenta tal objetivo?
b) UN .. fORM" PRACTICA Dio APLICAR EL CUESTIONARIO "NTE.IUOR 4. iQué referencias posee el tcuo? i.A qué tradición se remite? i.Polc·
miza o critica otras posiciones? iCuálcs? iCómo? ·
Se trata de habituarse a leer un tc:itto con las preguntas anteriores o pa- 5. i.Cuáles son los argumentos que me parecen más convincentes?
recidas. Por esta razón. al comienzo scr:i necesario favorecer su aplica· i.Dónde encuentro aspectos poco desarrollados o poco claros?
ción. Proponemos un modo fácil y experimentado para efectuarlo·
1.- Se comienza rcformulando el texto del autor en forma de interro- 11. Para la crítica de rm p11tor.
gantes.
Si. p.c .• el autor dice: ccEI simple hecho de concebir la ciencia como po-
s1blc es, de por si, un presupuesto que tiene orígenes filosóficos y rcligio· l. i.Cu:il es la tesis central del autor? i.Cuáles son los argumentos
aportados para su fundamentación?
sos.n
Se puede reíormul~r así: tQuc clase de presupuestos 1ienc la posibi\i.' 2. QC muestra cohcrcnl~ el autor en $U ar¡umcntac1ón? ¿permane-
1 cen las aportaciones del autor en el ámbito de sus propias premisas?
2.- Se vuelve ~brc ti texto a~i rcformulado en rnterrogantcs. Ahora se
díad de la cicncia ·
J. iQué da como presupuesto el autor? í.Silencia el 3.Ulor algunos
tra1a e.le articularlo observando las preguntas o cuestiones más importan· conceptos que da como sentados? i.Culilcs?
tes y las dcpenc.l1cntcs de estas. 4. i.Hay contr.idicciones entre las premisas declaradas por el autor y
).- Sc: intenta rcsumH las cucsllones centrales del tc;i;to en no mis de 4 las consecuencias f:icticas de las mislTlas? il.a rcaliuic1ón de sus propucs-
las se muestra invariable? i.Por qué?
o 54.-
lineas
Se trata de fonnular en una frase de una o dos lineas la tesis central 5. e.Es cuestionada la postura del autor por otros? i.En qué aspectos
.u se centra la critica? i.Cornc1dcn con los ya advenidos, te descubren nue-
·¡ del5.-
autor
Se recoge aquel tema o temas que pudiera servir para debate o para vos aspectos'
un estudio o profund1tac1ón.
111. Para el arialm;s fóg1co-lingüu11co dt un texto.

e ) C UESTIONES , ... P.A L" LECTUR" OE. VARIOS T EXTOS V AlO T0 0.0 soaRE 1 N TI ~\ ... 1. i.Cómo son dcfir\ldos los conceptos? Recorre los conceptos centra-
les ut1hzados } la definición que se da . ¿Hay consistencia 3 lo largo del
1.- i Cuales son las tesis fundamentales o puntos clave en los que se po- texto" e.Varia el conlenido de representación adscrito a alguno de ellos?
drían rcsum1r las posiciones de cada autor? 2. e.Hay precisión en las formulaciones? Sei'iala las palabras cuyo
2.- i.En qué puntos o cuestiones se dan las pnnc1palcs d1fcrenc1as entre sentido no es claro o c:s c:quivoco;1as frases ambiguas...
3. i.Qué clase de proposiciones utilir.a? i.Prcdomina la descripción, la
los autores"" 1
3 - c.Oónó:: encuc::nlro afirmaciones o posturas coincrdentcs
lJ
12
• --
..:.--..:-- L.-..: --..:
- .___
' .._
- .._ l

FILO.SOFÍA DE LAS CIENCIAS Hl)MANAS Y SOCIALES.


hipól<:5ÍS, la inducción o la deduco6n7 1 NOTA HISTÓRICA DE .UNA POl.EMICA INCESANTE
4. llAs argumentos son 16gicamcnle consistentcs LHay saltos en la
rcílcit1ón? lDóndc se advienen pasos no justtficados7

Entrar dentro del campo de la filosolia de las ciencias sociales equivale


a tropezar con la pol~mica. No hay consenso en las llamadas ciencias del
espíritu, culturales, humanas o sociales, acerca de la fundamentación de
su quehacer. Desde la aparición de las diversas disciplinas que se acogen
al sobrenombre del espfritu, humanas o sociales (historia, psicología, so-
cioloSia, cconomla, derecho, pedagogía...) se ha d~..atado la polemica so-
bre su estatuto de cientificidad.
La aparición expresa, manifies~. de estas discipl inas (dicho sea globa l-
mente y sin muchas precisiones) aconteció en el siglo XIX. Es decir, en el
1 momento histórico en que ~ hizo evidente que la sociedad, la vida de los
hembra en ella ron 5\>S múltiplrs relaciones, no era ni algo claro, ni
1 dado de una vci por todas. Desde este momento de cri¡is, el pcnsamicnlo
1 y la rcílcxión pugnaron por encontrar estabilidad. Fruto de esta lucha
con un mundo social que se había vuelto problemalico, fueron la ciencia
h istórica, sociológica, política, económica, psicológica ... ¿pero, eran ver-
daderamente ciencias tales intentos, explicaciones, reflexiones y quehace-
1 res? La respuesta depcnderia del concepto de ciencia que se utilizara
como medida.
Para unos lo eran y para otros no. Unos exigían que las nnucvaS>• cien·
cia.s se acomodaran al paradigma o modelo de las ciencias verdaderas, es
decir, de las lisie.o-naturales y otros defendían la autonomía de las na-
'
i cientes ciencias. Vemos que desde la cuna acompaña a las incipientes d is·
ciplínas la' disputa acerca del estatuto científico que posean o no.
Pero más aUá de esta disputa se advierte otra polémica mnyor, m:is an-
1 tigua, profunda y abarcadora: iqut ts citncia.' Porque lo verdaderamente
1 problemático e inquietante es observar la diversidad de criterios que se
' aplican tras la palabra ciencia.
Habria pues que decir que en el conlcncioso sobre la c1cnt ific1dad o no
de las ciencias humanas, sociales o del espíritu, se da cita el debate sobre
la ciencia. De aquí su gran interés. Por esta razón, algunos teoncos del
debate denominan a este problema de la fundamentación de las c1enc1i1s

1 15
1-l i
\