Está en la página 1de 3

Patrón Oro, FMI y BM en Samuel Lichtensztejn y Mónica Baer.

Patrón oro. El sistema monetario internacional estuvo dominado por Gran Bretaña entre 1870-1914,
poseyendo 50% de la IED global y 33.33% de las exportaciones a nivel mundial. Un patrón monetario es
un sistema en el que se fijan las reglas de la creación y circulación internacional del dinero en todas sus
funciones básicas (unidad de cuenta, medio de cambio y reserva de valor). Los principios que rigieron al
patrón oro son los siguientes: 1-Emisión de dinero respaldado en oro o en su defecto moneda nacional
acuñada en oro; 2-libre convertibilidad (se intercambia sin requisitos o restricciones la moneda nacional
por oro y viceversa, según sea la paridad oficial); 3-el dinero basado en oro es el medio de pago
internacional; y 4-tipo de cambio fijo en la medida en que el intercambio de monedas se hace siguiendo la
paridad de sus valores en oro. Esto no se cumplió cabalmente debido a que en muchos países se conservó
un patrón bimetálico (oro y plata), se sufrieron devaluaciones por la contracción del comercio exterior, se
hicieron inconvertibles las monedas dada la carencia de reservas, se emitió dinero inorgánico, se
produjeron endeudamientos y desajustes en la balanzas de pago, y a fin de cuentas, dado que la cuantía de
volumen comercial y de activos netos en el extranjero determinaba el valor de la moneda, la libra esterlina
se erigió como la moneda internacional.

El basamento teórico del patrón oro se encuentra en la tesis de Hume sobre el mecanismo de flujo-especie-
precio, luego desarrollada más asiduamente por Ricardo. El postulado básico es que los movimientos
internacionales de metales preciosos (especies) inciden en un déficit o superávit de la balanza comercial,
los precios y el poder de compra internacional de una economía según sea la salida o entrada excesiva de
tales metales. El equilibrio es automático si se permite el libre comercio, es decir, si en caso de déficit se
puede ganar competitividad y exportar, compensando así la falta de divisas; o si existe un superávit, que no
hayan barreras arancelarias o de otro tipo para importar bienes que son relativamente más baratos que los
encarecidos a nivel nacional, de modo que se reduzcan los precios y se recupere la competitividad gracias
a la depreciación de la moneda.

A comienzos del siglo XX, gracias al desarrollo de la Segunda Revolución Industrial y la competencia
financiera internacional, EEUU, Alemania y Francia empiezan a desplazar a Gran Bretaña de su puesto
hegemónico como líder en producción industrial con grandes superávits y como el mayor acreedor global.
(Nota: La siguiente interpretación está basada en Krugman y lecturas previas, no en este artículo, de
enfoque neomarxista, cepalista y estructuralista (Teoría de la Dependencia, Centro-Periferia) que
únicamente expone como causa del Crack de 1929 la especulación financiera y muestra de ello es que se
aprobase la ley Glass-Steagall en 1933, que prohibía realizar servicios comerciales y de inversión a un
mismo banco, de modo que se ampliasen las garantías de pago para los préstamos que contrajesen los
clientes). Sin embargo, en la década de los 30´ (1929-36) el Crack Bursátil que luego pasó a Gran
Depresión, reflejó las consecuencias de un patrón que no permitió ni la devaluación para el equilibrio
interno (pleno empleo y estabilidad de precios) ni la emisión de dinero al nivel de pleno empleo o, más
precisamente, de sobrecalentamiento de la economía existente, en el que exceso de demanda agregada
(esto es, recordando que el PIB equivale a la demanda agregada, un PIB real por encima del potencial,
sobreexplotación de recursos) en EEUU se tradujo en un ciclo de sobreproducción y de deflación ( esta
última producto no solo de la sobreoferta sino de un remedio mal usado para entonces: la contracción
monetaria, que encareció el dinero, atrajo más oro a las reservas, y que pretendía limitar el acceso al
crédito y ralentizar la economía, reduciendo la inversión, pero que socavó tanto esta como el consumo
privado) que lo condujo a la depresión económica y financiera y al proteccionismo (control de salida de
capitales, aranceles, bilateralismo, mora de deuda) actos seguidos en casi todos los países desarrollados,
especialmente aquellos que tardaron más en abandonar el patrón oro.

Para la Conferencia de Bretton Woods (1943), EEUU tenía la mayor capacidad industrial y acumulaba en
sus arcas 70% de las reservas globales de oro. Se pretendía establecer un sistema promotor del libre
movimiento de mercancías y capitales tras los desórdenes de los 30´ y durante la Segunda Guerra Mundial
(aún sin terminar). Jhon Maynar Keynes, asesor del Ministerio de Hacienda británico y Dexter White,
técnico del Departamento del Tesoro de EEUU, fueron los principales debatientes en la Conferencia citada.
La correlación de fuerzas favoreció a White y a su Plan tanto para la reconstrucción de Europa como en
cuanto al nuevo sistema financiero internacional. Jhon Maynar Keynes situaba sus principales diferencias
en 5 puntos: i) el respaldo de la moneda de reserva para el sistema financiero (bancor) debía ser el
coeficiente de comercio exterior de un país respecto a su PIB, no sus reservas de oro- lo cual favorecía más
a Gran Bretaña que a EEUU-; ii) el fondo para la estabilización de la balanza de pagos europea de Keynes
era de $26 bills., mientras que Dexter asentía solo $5 bills.; iii) Keynes pretendía giros casi
incondicionados sobre los activos en el FMI, mientras que Dexter exigía restricciones, sobre todo para
aquellos países con déficit en cuenta corriente; iv) Keynes era más flexible en su visión del tipo de cambio
y el control de capitales, pues sí creía en devaluaciones o revaluaciones superiores al ajuste de apenas 1%
respecto a la paridad de una moneda frente al oro, aunque esto era ajustable por acuerdo del FMI para
casos de desajuste estructural, siguiendo a Krugman); y v) Keynes avalaba que las políticas económicas,
condiciones y recomendaciones del FMI para el equilibrio de la balanza de pagos, no solo se aplicase a los
países deficitarios sino también a los superavitarios (lo cual, desde luego, incluía al EEUU de la
postguerra).

El Plan White se impondría, y con ello, la supremacía de EEUU en el nuevo sistema financiero
intenacional, particularmente en su patrón monetario, estatuido bajo la premisa de que toda moneda
convertible en oro se incorporaría como moneda de reserva y medio de pago en el FMI, lo cual favoreció
claramente al dólar, el cual podía ser fácilmente convertible a oro dado el volumen de reservas de EEUU,
sin mencionar que era la moneda más usada en IED y préstamos.

Por otro lado, en Bretton Woods también se crearía el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento
(BIRF), hoy Banco Mundial (BM), como otros organismos componentes del último (Corporación
Financiera Internacional, CFI; Asociación Internacional de Fomento, AIF; Convención Internacional para
Arreglos de Diferencias de Inversiones, CIADI). El BIRF no se constituyó como engranaje o pilar del
nuevo sistema financiero en su origen, pues se concibió destinado a la reconstrucción y el fomento
(desarrollo), y ya estaba sujeto a prestamistas privados de EEUU.

FMI.
Este Banco de los Bancos Centrales, si cabe la expresión, fue creado en Bretton Woods con las siguientes
funciones:
a) Promover la cooperación monetaria;
b)Facilitar expansión y crecimiento equilibrado del comercio internacional, y contribuir con ello al
incremento de los niveles de ocupación e ingresos reales;
c)Promover estabilidad cambiaria;
d)Ayudar a constituir un sistema internacional de pagos; y;
f) Reducir la duración e intensidad de los desajustes en las balanzas de pago.

El FMI sería clave en el nuevo sistema financiero internacional dado que estableció el patrón monetario
(en la práctica, oro-dólar), los fondos y las políticas económicas para el ajuste de las balanzas de pago.

Las obligaciones iniciales para sus miembros, a la cabeza de los cuales ha estado desde entonces EEUU,
eran establecer la paridad de sus monedas respecto al dólar, mantener los márgenes de su tipo de cambio
fijo en 1% máximo y hacer libremente convertibles tales monedas. Para EEUU la obligación era mantener
la cotización oficial del dólar en $35/onza de oro. Vale decir, que en la práctica, el FMI no entraría
decididamente en acción hasta la década de los 60, antes de lo cual ya Japón y los países de Europa
Occidental violaban sus principios y obligaciones con tipos de cambio múltiples, devaluaciones
sustanciales, proteccionismo, inconvertibilidad, etc. Serían estos países los que desde 1961 con la creación
del Pool de Oro en vista de la especulación por el oro contra el dólar, organismo integrado, además de
EEUU, por Gran Bretaña, Francia, República Federal Alemana, Suiza, Italia, Bélgica y Holanda,
empezaría a acumular hasta el 40% de las reservas de oro (sobre todo Japón y Alemania) y ejercer mayor
presión sobre EEUU para ponerse de acuerdo con ellos, muestra de lo cual son los DEG, propuestos en el
General Agreement to Borrow (GAB), constituido por los diez países del G-10 (Bélgica, Canadá, Francia,
EEUU, Reino Unido, Alemania, Japón, Italia, Países Bajos y Suecia) en 1962 con el propósito aportar
fondos adicionales al FMI, inicialmente $6 bills.

El declive del patrón oro dólar no tardaría en llegar. Entre 1963-68, EEUU controlaba salidas de capital en
su IED, préstamos, compras de títulos extranjeros, dado el desajuste de 1963 de $3 bills en su balanza de
pagos y la especulación sobre la paridad oro-dólar. (Nota: Aquí hay que considerar que aunque EEUU
respaldase todos sus dólares emitidos con oro, la expectativas pesimistas por su relativa desaceleración en
el crecimiento económico frente a la economías en transición o reconstrucción de la Posguerra (Europa
Occidental y Japón) hacía que la demanda por conversión de monedas nacionales a oro en los bancos
centrales y por divisas fuertes, para el caso de economías desaceleradas, aumentase, favoreciendo el
debilitamiento del tipo de cambio fijo creado en referencia al dólar, pues algunas monedas se depreciaban
(en el caso del dólar la presión alcista por la demanda de oro) y otras se apreciaban con su respectivo
efecto sobre las balanzas de pago). En 1967, se devaluaba el franco, en 1969 se apreciaba el marco y ya
para 1971, finalizando la Guerra de Vietnam, EEUU hacía inconvertible el dólar a oro, pasando su valor de
35 a $38 la onza, y apreciándose inmediatamente el yen, el marco, el florín y el franco belga. El patrón
oro-dólar caería definitivamente en 1973, el año de la crisis petrolera, cuando el valor de la onza pasó a
$44.2, y de esta forma se llevaría a cabo la difusión de tipos de cambio múltiples y flotantes -formalizados
en 1978 por el FMI-, así como la creación del Sistema Monetario Europeo (SME).

Las formas de asistencia financiera del FMI para el equilibrio de las balanzas de pago, cuyo total girable
bajo las condiciones específicas de cada concepto es de 775% de la cuota trianualmente, dichos conceptos
son:

i)Servicios. Préstamos con extensión de 1-3 años equivalentes a 25% de la cuota aportada. Primer tramo de
reseva (girable automáticamnte y sin intereses), segundo de crédito (intereses) y otros tres de crédito
(condionados, sujetos a recomendaciones y políticas económicas fondomonetaristas) para un total girable
de 125% sobre la cuota aportada a la canasta de monedas del fondo;

ii)Transferencias de fondos administrados por el FMI. Sus fuentes son préstamos y donaciones
gubernamentales, como los subsidios al servicio petrolero (1975) y el subsidio del servicio de
financiamiento suplementario (1980). En este marco, existe la “política de mayor acceso” que en la
práctica sustituyó el último subsidio en 1981 y permite girar condicionadamente 150% de la cuota por año
por un período de trienal; y;

Iii) Derechos Especiales de Giro. Mecanismo de reserva y unidad de cuenta de uso automático e
incondicionado ( de allí lo de “especiales”). El FMI asigna un monto a cada miembro según sea su cuota,
teniendo también 250 votos por membresía y uno extra cada 100.000 DEG acumulados desde el inicio. Si
el miembro triplica en sus contribuciones al FMI el monto asignado, conservará en su exclusivo poder el
uso de 30% de su total de DEG.

Fuentes de financiamiento del FMI: 1-Supcripciones de cuota de países miembros (oro, DEG, moneda
fuerte); 2-préstamos gubernamentales; 3- financiamiento privado y el ofrecido por el GAB.
Nota: La toma de decisiones en el FMI ha sido bien explicada por la profesora en base al artículo resumido
aquí.

También podría gustarte