Está en la página 1de 135

METODOS MATEMATICOS DE LA FISICA

Apuntes de Clases

2
1
0
-1
-2

-2
-1
0
1
2

Hugo F. Arellano

Departamento de Fı́sica - FCFM


Universidad de Chile

Primavera de 2006
2
Indice

1. Elementos de análisis complejo 9

1.1. Variables complejas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

1.2. Funciones de variable compleja . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10

1.3. Derivada y analiticidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

1.3.1. La exponencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14

1.3.2. El logaritmo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16

1.4. Propiedades geométricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17

1.5. Transformaciones conformes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17

1.5.1. Ejemplos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19

1.6. Integración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20

1.7. Teorema de Cauchy-Goursat . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20

1.8. Fórmula integral de Cauchy . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23

1.9. Sucesiones y series . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24

1.10. Series de Taylor y de Laurent . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26

1.11. Teorema de los residuos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30

3
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

1.12. La parte principal de una integral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36

1.13. Hojas y superficie de Riemann . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38

1.14. Integrales que involucran funciones multivaluadas . . . . . . . . . . . . . . . 41

1.15. Prolongación analı́tica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43

1.16. Relaciones de dispersión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46

1.17. Método del descenso más empinado (steepest descent) . . . . . . . . . . . 46

2. Coordenadas curvilı́neas ortogonales 51

2.2. Coeficientes métricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52

2.3. Elementos geométricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54

2.4. Operadores diferenciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55

2.4.1. El gradiente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55

2.4.2. La divergencia y el teorema de Gauss . . . . . . . . . . . . . . . . . 56

2.4.3. El laplaciano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58

2.4.4. El rotor y el teorema de Stokes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59

3. La delta de Dirac 63

3.1. Definición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63

3.2. Propiedades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64

3.3. Representaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65

4. Series y transformada de Fourier 67

U de Chile 4 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

4.1. El Teorema de Dirichlet . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67

4.2. Bases de funciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69

4.3. Paso del discreto al contı́nuo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70

4.4. Transformada de Fourier . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72

4.4.1. El teorema de convolución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73

4.4.2. Relación de Parseval . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74

4.4.3. Potencial debido a una distribución de cargas . . . . . . . . . . . . . 75

5. Ecuaciones diferenciales 77

5.2. Separación de variables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78

5.2.1. Ecuación de Laplace en un disco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78

5.3. La ecuación de Bessel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81

5.3.1. Funciones de Bessel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82

5.3.2. Funciones modificadas de Bessel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85

5.3.3. Diferenciación y recurrencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86

5.3.4. Una identidad útil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88

5.3.5. La ecuación de Laplace en una cavidad cilı́ndrica . . . . . . . . . . . 89

5.4. Ecuación de Helmoltz con simetrı́a axial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92

5.4.1. Los polinomios de Legendre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93

5.4.2. Propiedades de los polinomios de Legendre . . . . . . . . . . . . . . 95

5.4.3. Las funciones esféricas de Bessel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96

FCFM 5 U de Chile
5.5. Ecuación de Laplace en una cavidad esférica . . . . . . . . . . . . . . . . . 97

5.6. Los esféricos armónicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98

5.6.1. Construcción de los esféricos armónicos . . . . . . . . . . . . . . . . 101

5.6.2. Relaciones de ortogonalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103

5.6.3. Otras identidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106

5.7. Teorı́a de Sturm-Liouville . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106

5.8. Ecuaciones especiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108

5.8.1. Aplicación del método de series . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109

5.8.2. La ecuación hipergeométrica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112

5.8.3. La ecuación hipergeométrica confluente . . . . . . . . . . . . . . . . 114

6. Funciones de Green 117

6.0.1. Problema con C.B. homogéneas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118

6.0.2. Un ejemplo clásico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120

7. Ejercicios 121

6
Pre-texto

Estos apuntes son una transcripción de mi primer manuscrito de cátedras del semestre
de primavera de 2005. Al igual que otros de mis apuntes, son informales en su presentación
y carecen de desarrollos detallados que comunmente se discuten en clases o encuentran en
textos.

El tema de métodos matemáticos para la fı́sica es sumamente extenso y hay varios textos
de excelente calidad donde encontrar desarrollos y discusiones interesantes, además de buenos
ejemplos o problemas tı́picos. Ası́ entonces, no pretendo con estos apuntes hacer un aporte
en esa lı́nea. El sentido de escribirlos es más bien registrar el énfasis de algunos aspectos
discutidos en clases y de como ellos se estructuran hacia los temas más avanzados. Espero
que esto sea de ayuda.

Hugo F. Arellano
Santiago, primavera de 2006

7
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

U de Chile 8 FCFM
Capı́tulo 1

Elementos de análisis complejo

1.1. Variables complejas

Comenzamos nuestro estudio suponiendo alguna familiaridad con los números complejos
ordinarios, es decir, aquellos formados por la combinación del tipo ‘x iy’, con x e y variables
reales además de la propiedad i2  1. Para uniformizar la notación, usaremos la letra ‘z’ para
simbolizar las variables complejas. Las operaciones de suma y multiplicación entre números
complejos están definidas de la siguiente forma. Sean z1  x1 i y1 , y z2  x2 i y2 ,
entonces

z1 z2  px1 x2q i py1 y2q ,


def

z1  z2  px1x2  y1y2q i px1y2 x2 y1 q .


def

Con estas definiciones, y al igual que en el cuerpo de los reales, los números complejos
satisfacen las siguientes propiedades para la suma y el producto:

1. Asociatividad para la suma y el producto,

z1 pz2 z3 q  pz1 z2 q z3 , z1  pz2  z3 q  pz1  z2 q  z3 ;

2. Conmutatividad de la suma y el producto,

z1 z2  z2 z1 , z1  z2  z2  z1 ;
3. Distributividad de la suma con respecto al producto,

z1 pz2 z3 q  z1 z2 z1 z3 ;

9
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

4. Existencia del cero (0  0 i 0) y de la unidad (1  1 i 0):

z 00 z z, z11z z;


5. Existencia del inverso aditivo. Si z  x i y, entonces pz q  pxq i py q es su
inverso aditivo y cumple
z pz q  pz q z  0 ;

6. Existencia del inverso multiplicativo. Si z x i y, entonces1 z 1  p1{|z|2qz es su


inverso multiplicativo y cumple

z  z 1  z1  z  1 ;
?
Se define el módulo (|z |) de un número complejo z mediante |z |  zz  , la cual conduce
a la desigualdad
|z1 z2| ¤ |z1| |z2| .

1.2. Funciones de variable compleja

Al igual que con variables reales, las múltiples operaciones entre variables complejas
permite la construcción de funciones. Tales funciones resultan, en general, también complejas
y se descomponen en parte real e imaginaria. Si f pz q es una función de la variable compleja
z  x i y, entonces podemos escribir

f pz q  upx, y q i v px, y q  wpx, y q .

Se subentiende que la aplicación f toma elementos z en un dominio del plano complejo (C).
Se dice que f es contı́nua en z si para todo ǫ ¡ 0 existe un δ ¡ 0 tal que |z  z |   δ ñ
|f pzq  f pzq|   ǫ. Un ejemplo de función contı́nua es f pzq  z2. En efecto,
|f pzq  f pzq|  |z2  z2|  |loomoon
z  z | |z z |   δ |z z | .
 δ
Además la desigualdad triangular permite |z z |  |z  z 2z | ¤ |z  z | 2|z | ¤ δ 2|z |.
Si denotamos f  f pz q y f  f pz q, entonces

|f  f| ¤ looooomooooon
δ pδ 2|z |q .

1
A todo complejo z  x iy se le asocia el complejo conjugado, z  , definido por z   x  iy. Con
esta definición resulta evidente que zz   z  z  x2 y 2 .

U de Chile 10 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

iy iv
z wo
ε
δ zo w

x u

Fig. 1.1: Cuando z Ñ z, entonces w Ñ w.


Aquı́ resulta claro que la separación infinitamente pequeña entre f y f está siempre garan-
tizada. De la desigualdad de arriba inferimos que para un ǫ dado, entonces el δ requerido
está dado por
a
δ  |z |2 ǫ  |z | .

Notamos que en este caso δ depende de z , lo que es en general el caso. Sin embargo, si el
dominio de f está acotado por |z | ¤ R, entonces δ se expresa independiente de z . Ello se
denomina continuidad uniforme.

1.3. Derivada y analiticidad

Consideremos el cuociente
f pz q  f pz q
z  z
.

Este cuociente no está definido para z  z . Sin embargo, al igual como se hace para
funciones de variable real, quisieramos construir el lı́mite cuando z Ñ z . En variable compleja
imponemos una exigencia no trivial, cual es que el lı́mite sea independiente de como z se
aproxima a z . Ası́, definimos

f pz δz q  f pz q
f 1 pz q  lı́m .
δz Ñ0 δz

Calculemos f 1 pz q mediante un acercamiento z Ñ z paralelo al eje real, es decir δz  δx,


con z  x i y. Entonces,

δf
δz
 rupx δx, y q i v px δx, y qs  rupx, y q i v px, y qs
δx
 u px δx, y q  upx, y q
δx
i
v px δx, y q  v px, y q
δx
Ñ BBux i
B v
Bx .
FCFM 11 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

Análogamente, calculemos f 1 pz q mediante un acercamiento z Ñ z paralelo al eje imaginario.


En tal caso δz  iδy, con lo cual

δf
δz
 rupx, y δy q i v px, y δy qs  rupx, y q i v px, y qs
iδy
 upx, y δy q  upx, y q
i δy
i
v px, y δy q  v px, y q
iδy
Ñ i BBuy Bv .
By

Para que ambos procedimientos lleven al mismo resultado imponemos que tanto la parte real
como imaginaria sean coincidentes, vale decir,

Bu  Bv , Bu   Bv .
Bx By By Bx

A esta se le denomina condición de Cauchy-Riemann y constituye una condición necesaria


para la analiticidad de una función. La suficiencia viene cuando las derivadas son contı́nuas.

De la condición de Cauchy-Riemann surgen trivialmente

B2u B2u  0 , B2v B2v  0 ,


B x2 B y 2 y
B x2 B y 2

que corresponden a ecuaciones de Laplace en 2D. En tal sentido, las componentes de real e
imaginaria de funciones analı́ticas son armónicas como funciones de x e y.

U de Chile 12 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Resumen:
Analiticidad: Sea f : C Ñ C una función compleja. La derivada de f en z es

df 
dz z
 ∆zlı́mÑ0 f pz ∆z q  f pz q
∆z
(1.3.1)

provisto de que el lı́mite exista y sea independiente de la forma como ∆z Ñ 0.


Teorema: La función f pz q  upx, y q iv px, y q es diferenciable en una región del plano complejo si
y sólo si las condiciones de Cauchy-Riemann,
Bu  Bv Bu   Bv
Bx By By Bx (1.3.2)

(o, equivalentemente, B f {B z   0), son satisfechas y todas las primeras derivadas parciales de u y
v son continuas en esa región. En tal caso
df
dz
 BBux i
Bv  Bv  i Bu
Bx By By (1.3.3)

Definiciones: La función f : C Ñ C se denomina analı́tica en z si es diferenciable en z y todo


punto de su vecindad. Aquel punto donde f es analı́tica se denomina punto regular de f . Un
punto donde f no es analı́tica se denomina punto singular o singularidad de f . Una función para
la cual todos los puntos en C son regulares se llama función entera.

La analiticidad de una función no es una propiedad que esté garantizada a cualquier


función contı́nua. Por ejemplo, consideremos z  x i y, y definamos f pz q  z z  .
Claramente upx, y q  2x; v px, y q  0. La derivada df {dz obtenida mediante variaciones de
z paralelas al eje real es pB u{B xq ipB v {B xq  2. De igual forma, variaciones paralelas al
eje complejo (δz  iδy) conducen a ipB u{B y q pB v {B y q  0. Este resultado es diferente
al anterior, por lo que la analiticidad no se cumple. En general, una forma sistemática de
verificar la analiticidad de una función es examinando la condición de Cauchy-Riemann. Para
este ejemplo se observa que B u{B x  B v {B y. En general, cualquier función de z y z  resulta
no analı́tica.

Examinemos un ejemplo simple: f pz q  z 2 . Considerando z  x i y es fácil verificar


que f pz q  wpx, y q  px2  y 2 q i p2xy q. Identificamos u  x2  y 2 , y v  2xy, con lo cual
Bu  2x ; Bu  2y ; Bv  2y ; Bv  2x .
Bx By Bx By
Estas derivadas cruzadas satisfacen las condiciones de C.R. La derivada es única y la podemos
evaluar:
f 1 pz q 
Bu i Bv  2x ip2yq  2z ,
Bx Bx
FCFM 13 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

coincidente con el resultado conocido para variables reales. En general, se puede demostrar
que para todo n entero,
z  n z n1 .
d n
dz
Su demostración queda propuesta.

1.3.1. La exponencial

Un ejemplo de gran valor es el caso de la función exponencial. Esta función puede ser
definida de varias formas. Consideremos en este caso la siguiente construcción. La exponencial
es una función de la variable compleja z, que denotadaremos por f , que satisface las siguientes
propiedades: a) f pz q es analı́tica y univaluada en C; b) f 1 pz q  f pz q; y c) f pz1 z2 q 
f pz1 q f pz2 q. Procedemos entonces a la construcción de la exponencial.

De la condición c) se tiene f p0 0q  f p0qf p0q, por lo que f p0q2  f p0q. Soluciones


son f p0q  0; 1.
De la condición c) vemos que f pz δz q f pz q  f pz qf pδz q f pz q  f pz qrf pδz q 1s.
Imponemos que f 1 pz q  f pz q. Examinamos
f pz
δz q  f pz q f pz qrf pδz q  1s
δz
 δz
.

Cuando δz Ñ 0, vemos que rf pδz q 1s{δz diverge si f p0q  0. Sólo f p0q  1 permite
analiticidad.
Imponemos f 1  f , expresando f pzq  upx, yq i vpx, yq. Entonces,
Bu  u ; Bv  v ,
Bx Bx
de lo cual upx, y q  apy q e , y v px, y q  bpy q ex .
x

La condición de analiticidad de C.R. conduce a


Bu  Bv Ñ apyq  db ,
Bx By dy
Bv   Bu Ñ bpyq   da ,
Bx By dy
de donde se obtienen a2 a  0; b2 b  0. Las ecuaciones de arriba son dos ecuaciones
acopladas de primer orden, de modo que son sólo dos las constantes arbitrarias de
integración. Si consideramos
apy q  A cos y B sin y , ñ bpy q  A sin y  B cos y .

U de Chile 14 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Imponemos f p0q  1, con cual


* * *
up0, 0q  1 ap0q  1 A1
v p0, 0q  0
Ñ bp0q  0
Ñ B0

Construimos f u iv  wpx, yq, obteniendo


wpx, y q  ex pcos y i sin y q  ez .
def

Del resultado anterior resulta evidente que para z  iy, con y real, se tiene eiy  cos y
i sin y. De igual modo, si z  x (real), entonces ez  ex .

La exponencial es analı́tica en todo C, de modo que es una función entera. Una gŕafica
de la superficie de ez para sus componentes real e imaginaria se muestran el la Fig. (1.2).
Asociadas a la exponencial se definen las siguientes funciones de variable compleja, ambas

-3 -3

-2 -2

-1 -1

0 0
1 1
0.5 0.5
0 0
-0.5 -0.5
-1 -1
0 0
5 5
10 10
15 15

Fig. 1.2: Partes real e imaginaria de ez .

enteras:
eiz
 e 2ie .
iz iz iz
cos z e 2
, sin z

Además, se define
tan z  cos
sin z
z
.

Esta última no es analı́tica en los ceros de cos z. De forma análoga se introducen las defini-
ciones
ez ez ez  ez
cosh z  sinh z  tanh z 
sinh z
, , .
2 2 cosh z

FCFM 15 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

1.3.2. El logaritmo

Al igual que en variable real, se define el logaritmo como la función inversa de la expo-
nencial. Notar, sin embargo, que la exponencial es una función periódica, vale decir,

ez  ez 2iπN
,

con N un entero arbitrario. Esto conduce a que la inversa de la exponencial resulte mul-
tivaluada en su parte imaginaria. En principio eso puede ser un inconveniente. Por ahora
subsanamos tal ambigüedad si restringimos la parte imaginaria a sólo un sector.

Buscamos una forma explı́cita, en términos de x e y, para ln z  w. Esta construcción


se basa en exigir que ew  z. De esta última, claramente

z  eu iv
 eurcos v i sin v s .

Tomando módulo a ambos lados y luego el logaritmo en variables reales obtenemos

u  ln |z | .

Además, si representamos z  |z| pcos φ i sin φq, es claro que v  φ  arg z. De tal forma
def

que
w  ln |z| i arg z .
En términos de las componentes de z,
a y
w  ln x2 y2 i arctan
x
.

Con este resultado calculemos su derivada


d ln z
dz
 BBwx  x2 x y2 i
y{x2  x  iy 
1 py {xq2 x2 y 2 x
1
iy
.

Por lo tanto,
d ln z
dz
 z1 .

Contando con la definición del logaritmo podemos definir la potenciación a un número


real a,
z a  ea ln z .
def

Con esta definición es directo calcular la derivada de z a :


d za
dz
 dzd ea ln z  ea ln z az  a za1 .

U de Chile 16 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

1.4. Propiedades geométricas

Geométricamente el gradiente de una función de dos variables, px, y q, apunta en la


dirección de mayor crecimiento. Si consideramos upx, y q y v px, y q, componentes de una
función analı́tica f pz q, entonces

 BBux BBxv BBuy BByv .


∇u  ∇v

Al hacer uso de la condición de C.R. se obtiene que ∇u  ∇v  0 Esto implica que, en un


punto z  x iy, la dirección de mayor crecimiento de u es perpendicular a la de v. En
otras palabras, las curvas de nivel de upx, y q son perpendiculares a las de v px, y q.

A modo de ilustración, consideremos nuevamente la función f pz q  z 2 . En tal caso


u  x2  y 2 , y v  2xy. Las curvas de nivel están dadas por x2  y 2  u y 2xy  v ,
ilustradas en la Fig. (1.3), donde se puede apreciar visualmente la perpendicularidad de las

1 1

0.5 0.5

0 0

-0.5 -0.5

-1 -1
-1 -0.5 0 0.5 1 -1 -0.5 0 0.5 1

Fig. 1.3: Curvas de nivel de upx, y q (izquierda) y v px, y q (derecha).

curvas de nivel.

1.5. Transformaciones conformes

La aplicación w  f pz q asocia a cada par px, y q de z  x i y otro pu, v q de w  u i v.


Ası́ entonces, mediante la aplicación f podemos identificar la región pu, v q que resulta de
considerar todos los puntos px, y q correspondientes a z en un dominio D. A esta construcción
se le llama mapa. Cuando la transformación f es analı́tica, los mapas resultantes tienen

FCFM 17 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

f
y z v w

x u

Fig. 1.4: Un mapa.

propiedades interesantes. Comencemos examinando la geometrı́a de dos desplazamientos


arbitrarios en z y veamos en qué se traducen para w.

Sea z un punto en el dominio de partida y w  f pz q su imagen respectiva. Sin perder


generalidad, podemos afirmar que un desplazamiento muy pequeño desde z , δz  z  z ,
conlleva una variación δw dado por
δw  f 1pzq δz.
Al ser f analı́tica, f 1 pz q es única. Contemplemos dos desplazamientos independientes, δza y
δzb , ambos de igual magnitud (δs) pero con orientaciones distintas. Si los ángulos relativos
al eje real son φa y φb , respectivamente, entonces sus desplazamientos en el plano C son
δza  δs eiφ a
, y δzb  δs eiφ b
.
Claramente el ángulo entre estos dos desplazamientos se obtiene examinando el cuociente
δzb {δza :
 eipφb φa q .
δzb
δza
Nos preguntamos entonces por el angulo relativo entre las variaciones δwa y δwb respectivas:

 ff 1ppzzqq δz
1
δwb δzb
 eipφ φ q . b a

δwa  a

En otras palabras, el ángulo relativo entre δwa y δwb es el mismo que entre δza y δzb , lo que
se ilustra en la Fig. (1.5). Es importante resaltar que la preservación de los ángulos está ga-
δ wb
iy iv
φ b −φ a δwa
δzb
−φ a
φb
δ za

x u

Fig. 1.5: Si f 1 pz q  0 entonces =pδza , δzb q  =pδwa , δwb q.

rantizada sólo cuando f 1 pz q  0. Si esto no ocurre hay que examinar más detalladamente
considerando términos de orden superior. Más adelante estudiaremos expansiones en series
de Taylor en torno a puntos regulares. Si el término no nulo más bajo es de orden m, enton-
ces =pδwa , δwb q  m  =pδza , δzb q. Cuando m  1 nos referimos a una transformación
conforme.

U de Chile 18 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

1.5.1. Ejemplos

Inversión: w  1{z.

Consideremos la transformación f pz q  1{z y estudiemos la región que resulta al consi-


derar el conjunto D  tz P C : }z  a} ¤ au. Se subentiende que a es un real positivo. En
este caso los puntos en D quedan convenientemente descritos por

z a ρ eiφ , ρ:0Ña; φ : π Ñπ.


Construimos w:
w  z1  a 1
ρ eiφ
.

Mediante manipulación algebraica directa obtenemos

w  a2 a ρ cos φ
ρ2 2aρ cos φ
 i a2 ρ2
ρ sin φ
2aρ cos φ
.

El centro del cı́rculo es mapeado a w  1{a. Los puntos del contorno de D quedan determi-
nados con ρ  a. En tal caso

w|B  2a1  i 2a1 tanpφ{2q ,


representando una recta con u  1{2a y v barriendo 8 Ñ 8
A

u+iv = 1/(x+iy)
1/2a 1/a

C B B
A a

Fig. 1.6: La transformación f(z)=1/z, aplicada a un cı́rculo.

FCFM 19 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

1.6. Integración

Sean f : C Ñ C y Γ una trayectoria contı́nua que une los puntos extremos za y zb .


Definimos la integral mediante la suma infinita de elementos infinitesimales,
» ¸
n » zb
f pz q dz  nlı́m f pξj q pzj  zj1q  f pz q dz .
Γ Ñ8 
j 1 za

En esta construcción exigimos que para todo segmento, |zj  zj 1 | Ñ 0. Además, convenimos
en que f es evaluada en cualquier punto ξj en el segmento zj 1  zj . Suponemos que la
función f no experimenta saltos a lo largo de Γ. Para fijar ideas hemos considerado z0  za ,
y zn  zb .

iy
n−1 n
n−2
z
b

za 2
1
0
x

Fig. 1.7: Integral a lo largo de una trayectoria Γ.

1.7. Teorema de Cauchy-Goursat

Cuando la una función f : C Ñ C es analı́tica sobre y dentro de una trayectoria cerrada


C, entonces ¾
f pz q dz 0.
C

A este teorema se le llama Teorema de Cauchy-Goursat. Sin pretender una demostración


rigurosa sino más bien dar una justificación razonable, consideremos una trayectoria Γ no
cerrada y que une dos puntos extremos, za y zb . Expresemos la integral en términos de las
partes real e imaginaria y desarrollamos.
» » » »
I  f pz q dz  pu i v qpx i yq  pu dx  v dyq i pv dx u dy q .
Γz Γxy Γxy Γxy

U de Chile 20 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

En estas hacemos una distinción entre la trayectoria Γ en C, denotada por Γz , y aquella


R
equivalente en 2 , Γxy . Las dos integrales de la derecha se pueden expresar como integrales
de camino de los campo vectoriales A  pu, v q y B  pv, uq, respectivamente. Por el
teorema de Stokes, tales integrales son independientes de la trayectoria si es que ∇  A  0
y ∇  B  0, lo cual es efectivo al considerar la condición de C.R. para las funciones u y v:

∇A  BxAy  By Ax  Bxpvq  By puq  0 ,


∇B  BxBy  By Bx  Bxpuq  By pvq  0 .
zb zb
Γ2 C
Γ2

Γ1 Γ1
za za
(a) (b) (c)

Fig. 1.8: Integral a lo largo de una trayectoria Γ.

El resultado anterior permite comenzar con una integral a lo largo de un camino Γ1 y


deformarlo gradualmente hasta transformarlo en Γ2 [ver (a)]. Si la función f pz q es analı́tica
sobre cada una de las trayectorias intermedias, entonces
» zb » zb
f pz q dz  f pz q dz ,
z a Γ1p q za Γ2p q
donde ambas trayectorias parten de za y llegan a zb . Al cambiar de orden la segunda integral,
también cambiamos el signo [ver (b)]:
» zb » za » zb » za
f pz q dz  f pz q dz ñ f pz q dz f pz q dz 0.
za Γ1 p q zb Γ2p q za Γ1p q p q
zb Γ2

De esta última obtenemos [ver (c)]


¾
f pz q dz 0.
C

Ejemplos ³
i.- Calculemos I  γ
z dz para las trayectorias a, b y c indicadas en la figura.

a) Para la trayectoria a podemos parametrizar z de la forma

z ptq  t 2it , t:0Ñ1.

FCFM 21 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

1+2i

b
0 c

Fig. 1.9: Tres curvas de integración.

Entonces, dz  dt 2i dt. Sustituyendo,


»1 »1
Ia  pt 2itqpdt 2i dtq  p3t dt 4it dtq  
3
2
2i .
0 0

b) Para la trayectoria b podemos parametrizar z de la forma

z ptq  t 2it2 , t:0Ñ1.

Entonces, dz  dt 4it dt, con lo cual


»1
Ib  pt 2it2 qpdt 4it dtq      
3
2
2i .
0

c) En el tercer caso contemplamos dos segmentos. En el primero de ellos hacemos z ptq 


t, (dz  dt), con t : 0 Ñ 1. En el segundo podemos hacer z ptq  1 it, (dz  idt),
con t : 0 Ñ 2. De esta forma,
»1 »2
Ic  ptqpdtq p1 itqpi dtq      
3
2
2i .
0 0

Los pasos intermedios se verifican trivialmente.

¶ dz
ii.- Calculemos γ z
para γ una trayectoria circunferencial cerrada en torno al origen.

En este caso los puntos z en la trayectoria están dados por z pφq  Reiφ , (dz  Reiφidφ),
con φ : 0 Ñ 2π. Ası́, ¾ » 2π
Reiφ i dφ
dz
z
 Reiφ
 2iπ .
0
γ

Este resultado permite el cálculo de γ dz
z
para cualquier trayectoria que encierre el origen.
Para ello considérese el trayecto de la derecha de la Fig. (1.10) Notar que la trayectoria

U de Chile 22 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

b
c
d a
a

Fig. 1.10: Trayectoria evitando la singularidad en el origen.

cerrada compuesta por los tramos a, b, c y d no encierra singularidad alguna. Además,


cuidamos que c corresponda a una circunferencia concéntrica al origen. Por lo tanto,
¾ » » » »
dz
z
 0.
a b c d

Al hacer los tramos paralelos b y d infinitamente próximos, la suma de ambas integrales se


anula. Por lo tanto quedan dos integrales cerradas, una sobre γ y la otra sobre la circunferencia
recorrida en sentido horario. Por lo tanto
¾ ¾
dz
z
 dz
z
 2iπ .
γ c

Resumiendo, ¾ "
dz
z
 2iπ si γ encierra el origen
0 si γ no encierra el origen
γ

1.8. Fórmula integral de Cauchy

El siguiente teorema (de Cauchy) es de gran trascendencia en el estudio de funciones


analı́ticas. En este se establece que si f : C Ñ C es analı́tica sobre y dentro de un contorno
simple cerrado Γ, con z un punto en el interior de Γ, entonces
¾
f pz q
f pz q 
1
z  z
dz
2πi
Γ

Para demostrar este teorema podemos hacer uso nuevamente de la Fig. (1.10), donde se
construye una trayectoria cerrada que excluye al punto z , ubicado al centro de la circunfe-
rencia pequeña de radio ǫ. Con ello el integrando zfpzzq es analı́tico dentro de la trayectoria
cerrada y se aplica el teorema de Cauchy-Goursat:
¾ » » » »
f pz q dz
z  z
 0
a b c d

FCFM 23 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

Al hacer los tramos b y d infinitamente próximos, las integrales (recorridas³ en sentidos


¶ opues-
tos) se cancelan pues los integrandos coinciden en el lı́mite. En tal caso a Ñ Γ , con lo que
¾ »
f pz q dz f pz q dz
z  z
 z  z
c
Γ
³
Necesitamos evaluar c en el lı́mite ǫ Ñ 0. Parametrizando (en sentido horario), z pφq 
z ǫ eiφ (dz  ǫ eiφ i dφ), con φ : 0 Ñ 2π, obtenemos
» » 2π
    i f pz ǫ eiφ q dφ .
c 0

³Puesto que f es contı́nua, entonces f z p


ǫ eiφ q Ñ f pzq cuando ǫ Ñ 0. Por lo tanto
cy
   Ñ 2iπf pzq. Sustituyendo es evidente
¾
f pz q
f pz q 
1
z  z
dz.
2πi
Γ

Este resultado se extiende a las derivadas de una función analı́tica. Para ello hagamos un
cambio de notación. Primero z Ñ ξ, y luego z Ñ z, con lo cual
¾
f pξ q
f pz q 
1
ξz
dξ .
2πi
Γ

Aceptando que la derivada de la integral es la integral de la derivada, es inmediato observar


 
¾
n
f pξ q 
f pnq pz q  d  1
ξz

dz n 2πi
Γ
¾  n

 1
2πi
d 1
dz ξ  z
n
f pξ q dξ
Γ
¾
 1
2πi
n!
pξ  z qn 1
f pξ q dξ
Γ

1.9. Sucesiones y series

Un tema de bastante importancia en el estudio de funciones de variable compleja es su


desorrollo en series de potencias. Siendo este un tema sumamente amplio, nos limitaremos
a resumir sólo algunas nociones básicas.

U de Chile 24 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Consideremos la sucesión infinita de números reales o complejos w1 , w2 , w3 , . . . y cons-


truimos la suma parcial de k términos,

¸
k
Sk  wn .

n 1
°
Decimos que la serie S  8 n1 wn es convergente si S  lı́mkÑ8 Sk existe, vale decir, es
finito. En relación a las caracterı́sticas de convergencia de las series, se definen dos tipos:

°8
a) Series absolutamente convergentes, cuando n 1  | wn | es convergente; y
°8 °8
b) Series condicionalmente convergentes, cuando  wn converge pero
n 1 
n 1 | wn |
diverge.

En relación a criterios para examinar la convergencia de una serie mencionamos tres de


ellos.

1. El test de comparación, que consiste en descomponer los elementos de la °sucesión


en sus partes real e imaginaria, wn  un ivn . Se analizan separadamente ° 8
8 v , y suponemos que u ¥ 0 y v ¥ 0. Si además, una serie conocida 8n1a es
°
un y
n1 n n n ° n1 n
convergente, con un ¤ an n, entonces 8 n1 n
u es convergente. Un criterio análogo
es utilizado para examinar la convergencia de la parte imaginaria.

2. El test del cuociente, que consiste en construir el cuociente ρn | wn 1 {wn |.


Definamos además R  lı́mnÑ8 ρn . Bajo este criterio, si R   1 la serie converge
absolutamente; si R  1 entonces la convergencia queda indeterminada; si R ¡ 1 la
serie es divergente.

3. El test de Cauchy, donde se define α  lı́mnÑ8 | wn |1{n . Si α   1, entonces la


serie es convergente; si α  1 la convergencia queda indeterminada; si α ¡ 1 la serie
diverge.

Un ejemplo simple y de mucho interés consiste en la serie geométrica defininda por

Sn 1 z z2  z n1 .

Es directo verificar el siguiente resultado exacto

 11zz
n
Sn , pz  1q.

FCFM 25 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

Puesto que lı́mnÑ8 z n  0 para | z |  1, entonces


S8  1 1 z .
Esta expresión cerrada para la suma de infinitos términos se obtiene suponiendo | z |  1.
Más alla de si existe una expresión cerrada, la existencia de un resultado finito está condi-
cionada, independientemente, por los criterios del cuociente y de Cauchy. Ambos garantizan
convergencia de la serie para todo | z |  1. Al sector delimitado por | z |  1 se le denomina
cı́rculo de convergencia.

La extensión de series en un sentido general a lo que denominaremos serie de funciones


es relativamente simple. En este caso consideramos la secuencia de funciones w1 pz q, w2 pz q, . . .
y definimos
¸
n
Sn pz q  w k pz q .

k 1
Definimos además
f pz q  lı́m Sn pz q .
n Ñ8
Esta serie es uniformemente convergente en la región anular a   |z |   b si ǫ ¡ 0 DN : n ¥
N ñ |f pz q  Sn pz q|   ǫ. Al analizar la serie geométrica y denominando f pz q  1{p1  z q,

|f pzq  SN pzq|  |1|z| z|  ǫ .


N

Buscamos N para el ǫ dado y obtenemos

N  ln ǫ||1z| z| .

1.10. Series de Taylor y de Laurent

Cuando una función es analı́tica dentro de un cı́rculo centrado en un punto z , entonces


es factible expandir tal función en serie de potencias de pz  z q. A esta expansión se le
reconoce como serie de Taylor. Concretamente,
8̧ f pnq pz q
f pz q  f pz q f 1 pz qpz  z q    pz  zqn.

n 0
n!

La demostración de este teorema es bastante directa si consideramos la fórmula integral


de Cauchy para una trayectoria circunferencial C centrada en z , como se ilustra en la Fig.
(1.11). En tal caso aplicamos directamente

U de Chile 26 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι
Γ
z

zo ξ

Fig. 1.11: Trayectoria circunferencial C en torno a z .

¾
f pξ q dξ
f pz q 
1
ξz
.
2iπ
C

Reagrupando los términos en 1{pξ  z q tenemos

1
ξz
 1
 1 1
pξ  z q  pz  z q pξ  z q p1  χq ,
  
con
z  z
χ |χ|   1.
ξ  z
,

La propiedad |χ|   1 es evidente puesto que °


ξ está en el contorno del cı́rculo, mientras que z
está al interior. Ası́ entonces, 1{p1  χq  8 n
n0 χ , que al combinar con las tres expresiones
anteriores conduce a
¾ 8̧  z  z
n 8̧ ¾
f pξ q dξ
2iπf pz q 
1  f pξ q dξ  pz  z qn
pξ  zq n0 ξ  z  pξ  zqn 1
.
n0
C C

Utilizando la fórmula integral de Cauchy para la derivada, válida si f es analı́tica, resulta


evidente
8̧ f pnq pz q
f pz q 
 pz  z qn ,
n!

n0

la serie de Taylor de f en torno a z .

La expansión de Laurent no tiene contraparte en variable real, permitiendo la expansión


en serie de potencias en regiones anulares en cuyo interior la función es no analı́tica. Con-
sideremos γ y Γ dos cı́rculos concéntricos de radios r y R, respectivamente. Ambos están
centrados en z , con r   R, como se ilustra en la Fig. (1.12). Sea f : C Ñ C analı́tica en la
región anular S comprendida entre γ y Γ. Entonces, para todo punto z P S, f pz q está dada
por
8̧ 8̧
f pz q  an pz  z q n bn
n0 n1
pz  zqn ,

FCFM 27 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

η
zo ξ
γ

Fig. 1.12: Sector anular comprendido entre γ y Γ, concéntricas en z .

donde
¾
f pξ q dξ
an  1
2iπ pξ  zqn 1
,
Γ
¾
bn  1
2iπ
pη  zqn1f pηq dη .
γ

Para demostrar este resultado recurrimos nuevamente a la fórmula integral de Cauchy, esta
vez cuidando que la trayectoria cerrada a considerar excluya eventuales puntos singulares. En
la Fig. (1.13) se consideran los arcos casi cerrados γ y Γ, además de dos tramos paralelos
muy próximos entre sı́. La analiticidad de f pz q dentro de la trayectoria escogida permite el
Γ

11111
00000
00000
11111 (+)
00000
11111
00000
11111
00000
11111 (−)
γ 11111
00000

Fig. 1.13: Trayectoria cerrada que excluye singularidades.

uso de la integral de Cauchy,


» » » »
f pξ q dξ f pη q dη
     2iπf pzq .
Γ ξ z γ ηz pq p q
looooooooomooooooooon
Ñ0
Cuando los tramos ‘p q’ y ‘pq’ se hacen infinitamente próximos, la suma de la integrales
se cancela y podemos escribir
» »
f pξ q dξ f pη q dη
f pz q  
1 1
Γ ξ z γ ηz
.
2iπ 2iπ
³
Se ha antepuesto signo ‘’ a la integral γ
, pero se subentiende entonces que esta se realiza
en el sentido positivo (antihorario).

U de Chile 28 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Al igual que como se hizo con la serie de Taylor, buscamos expresiones adecuadas para
1{pξ  z q y 1{pη  z q, al estilo de la serie geométrica, que involucren potencias de z  z .
En esa lı́nea, es fácil verificar que
8̧  η  z
n 8̧ pη  z qn
1
 1   
ηz z  z n0 z  z n0
pz  zqn 1 .
Por otro lado ya obtuvimos
8̧ pz  zqn ,
ξz
 1
pξ  zqn 1
n0

de modo que al sustituir en las integrales respectivas tenemos


   
8̧ ¾
f pξ qdξ
8̧ ¾
f pz q  p  zqn p  zqnf pηqdη pz  z1 qn
1   z  η  .
2iπ n0 pξ  zqn 1
n 0   1
Γ γ

De esta expresión resultan evidentes los coeficientes an y bn de la serie de Laurent.

A modo de ilustración (trivial) busquemos la serie de Laurent para f pz q  1{pz  1q en


torno a z  1. Los coeficientes an y bn se deteminan mediante integración directa en torno
a z  1. Comencemos por an ,
¾
f pξ qdξ
an  1
2iπ pξ  1qn 1
.
Γ

Parametrizamos: ξ 1 ρeiφ , (dξ  ρeiφidφ), φ : 0 Ñ 2π ñ f pξ q  eiφ{ρ ñ


» 2π
 eipn 1qφ dφ  0 .
1
an
2πρn 1
0

Este último paso es evidente porque n  0. Calculemos ahora los coeficientes bn :


¾
bn  1
2iπ
pη  1qn1f pηqdη
γ

Parametrizamos nuevamente: η 1 ρeiφ , (dη  ρeiφidφ), φ : 0 Ñ 2π ñ f pηq  eiφ{ρ


ñ » 2π
1 n1
bn  ρ eipn1qφ dφ .
2π 0
En este caso n ¥ 1. Cuando n  1 se obtiene directamente b1  1. De igual forma se verifica
fácilmente que bn¡1  0. Ası́ entonces la serie de Laurent para f pz q  1{pz  1q es la misma
función, algo totalmente previsible.

FCFM 29 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

Como en la ilustración anterior, las series de Laurent se pueden aplicar en torno a puntos
singulares. En particular, si z es una singularidad aislada, entonces podemos expandir

f pz q  an pz  z qn    pz  zqn    .
b1 bn

n 0
pz  zq
loooooooooooooooooomoooooooooooooooooon
fP

La contribución fP pz q se denomina parte principal de f en z . En relación a esta expansión


se definen las siguientes denominaciones.

Si fP pz q consta de sólo el primer término b1 {pz  z q, entonces z es un polo simple


de f .

Si fP es truncada en n  m, entonces f tiene un polo de orden m en z .

Si fP pz q consta de infinitos términos entonces z es una singularidad escencial.

Una singularidad es removible cuando f pz q está indefinida pero lı́mzÑz f pz q existe.
Por ejemplo, f pz q  sin z {z, y g pz q  pez  z  1q{z 2 tienen singularidades removibles
en z  0.

1.11. Teorema de los residuos

Sea f pz q una función meromorfa en sobre y dentro de una trayectoria cerrada C. Nos
planteamos el cálculo de la integral ¾
f pz qdz .
C

Supongamos que dentro de C hay polos. Lo que hacemos es construir una trayectoria cerrada
que siga el contorno C, con eventuales virajes dirijidos hacia los polos, aislándolos y retornando
por el mismo trayecto. Esto es posible si la función es continua en todo el trayecto. Las

k k

Fig. 1.14: Trayectoria cerrada excluyendo los polos de una función meromorfa.

U de Chile 30 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

integraciones de ida y vuelta en los tramos hacia los polos se cancelan. Si denominamos γk
a la trayectoria cerrada que enlaza al k ésimo polo, entonces
¾ ¾ ¾
f pz qdz f pz qdz  f pz qdz   0
C γ1 , γk ,

De aquı́ obtenemos ¾ ¸¾
f pz qdz  f pz qdz
k γ
C k

donde hemos¶omitido indicar el sı́mbolo en las integrales de la derecha. Abordamos ahora


el cálculo de γk f pz qdz, encerrando el k ésimo polo que suponemos de orden m. Definamos
entonces
φk pz q  pz  zk qm f pz q ,
Si f es expandida en serie de Laurent en torno a zk , entonces

lı́m φpz q  bm;k ,


z Ñzk
donde bm;k representa el coeficiente de mayor orden de la parte principal de f . Ası́,
¾ ¾
f pz qdz  pφz kpzzqdzqm  pm2iπ
 1q!
φpm1q pzk q , (por Cauchy).
k
γk γk

Definiendo
Res f pzk q 
1 pm1q pz q ,
pm  1q! φ k

obtenemos ¾ ¸
f pz qdz  2iπ Res f pzk q ,
γk k

el denominado teorema de los residuos. Para los polos de primer orden se tiene

Res f pzk q  lı́m pz  zk qf pz q ;


z Ñzk
en el caso de los polos de segundo orden

d  
Res f pzk q  lı́m pz  zk q2 f pz q .
z Ñzk dz

El teorema de los resı́duos es particularmente útil para el cálculo de integrales definidas


cuyos integrandos no cuenten con primitivas. Examinemos algunos casos tı́picos.

FCFM 31 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

³ 2π
1. Integrales del tipo I1  F psin φ, cos φq dφ
Si hacemos z  eiφ , (dz  eiφidφ), entonces podemos escribir
0

z2  1 z2 1
sin φ  , cos φ  .
2iz 2z
La integral se reduce entonces al cálculo, a lo largo de la circunferencia |z |  1, de
¾
dz z 2  1 z 2 1
I  i z
Fp
2iz
,
2z
q.
Calculemos, por ejemplo, » 2π

I 
cos φ
.
0 b
Haciendo las sustituciones descritas se obtiene
¾
I  2i z2
dz
2bz 1
.
?2
Los polos del integrando son z  b  b  1, ilustrados en la Fig. (1.15). Se puede
iy
|z|=1
Polos para b=1

Polos (conjugados) para b<1


Polos para b>1

Fig. 1.15: Ubicación de las raices de z 2 2bz 1  0.


?
verificar que sólo en el caso b ¡ 1 uno de los polos, z  b b2  1, se localiza
al interior de la circunferencia. Para el caso b ¤ 1 los polos yacen sobre la trayectoria,
situación que obviaremos en este caso. Evaluemos entonces el residuo.

Resf pz q Ñ pz  z q pz  z qp1 z  z q  z 1 z Ñ z 1 z  ? 12
   2 b 1
Con esto la integral buscada resulta

I  ? 2π .
b2  1

U de Chile 32 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι
³8 P px q
2. Integrales del tipo I2  8 Qpxq dx

Las integrales de este tipo resultan bastante simples si cambiamos x Ñ z. La trayectoria


a considerar es una semicircunferencia (X o Y) cerrada por el eje real. Denotemos
P pxq{Qpxq por f pxq. Examinamos entonces
¾ »R » ¸
f pz qdz  f pxqdx f pz qdz  2iπ Res f pzj q .
R X
La integral sobre ‘X’ se analiza en algún detalle. Consideramos z  Reiφ, (dz  izdφ),
φ : 0 Ñ π. Entonces, » » π
f pz qdz i z f pz q dφ .
X 0
³
Si z f pz q Ñ 0 cuando R Ñ 8, entonces X f pz qdz Ñ 0. Bajo este supuesto entonces,
»8 ¸
f pxqdx  2iπ Res f pzj q .
8
Los residuos en este caso son los ubicados en el semiplano complejo superior.
Consideremos un ejemplo elemental:
»8
dx
.
8 1 x2
Examinamos
f pz q 
dz
,
1 z2
Sus polos son z  i, pero sólo z  i yace en el semiplano superior. Para el residuo
evaluamos z Ñ i en

Res f pz q  pz  iq 1 dzz2 Ñ z 1 i Ñ 2i1 .


Con ello, »8
dx
 2iπ 2i1  π .
8 1 x2

" *
³8
3. Integrales del tipo I3  8 Rpxq
cos ax
sin ax
dx

Para este tipo de integrales procedemos en forma similar a como se hizo en el caso
anterior. Dependiendo de cual sea la función, cos ax o sin ax, consideramos la parte real
o imaginaria de Rpxqeiax . Luego extendemos al plano complejo, Rpz qeiaz , e integramos

FCFM 33 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

sobre una semicircunferencia cerrando por arriba o por abajo. A este punto hay que
tener precaución por donde cerrar, puesto que el signo de a es determinante para la
convergencia de la integración sobre la semicircinferencia cuando R Ñ 8. Hay que
examinar caso a caso.
Ilustramos con el siguiente ejemplo,
»8 ¾ ikz
cos kx
Ñ Re p1 eµ2x2q2 .
8 p1 µ2 x2 q2
Debemos decidir si cerramos por arriba (X) o por abajo (Y). Para ello analizamos la
exponencial evaluada en la semicircunferencia, z  Rpcos φ i sin φq:

eikz  eikRpcos φ i sin φq  eikR cos φ ekR sin φ .

Cuando R Ñ 8 la exponencial tiende ³ a cero sólo para 0   φ   π, motivo por el cual


cerramos por arriba puesto que ası́ X Ñ 0 queda garantizado. Consecuentemente,
¾ ¸
eikz
p1 µ2x2q2  2iπ Res f pzj q .
k

Los ceros del denominador son z  i{µ, de segundo orden, pero sólo hay que consi-
derar z  i{µ. Evaluamos para el residuo
 
eikz
d
pz  i{µq p12
iµz q2 p1  iµz q2
,
dz z Ñi{µ
y se obtiene para la integral


 ek{µ .
π k
I 1
2µ µ

³8
4. La integral I4  8 e
 dx
ikx bx2

Esta integral es muy recurrente en el estudio ondulatorio de paquetes o pulsos gaus-


sianos. Su caracterı́stica es que el integrando tiene una componente imaginaria (ikx)
en la exponencial. Formamos primero un cuadrado de binomio para x,

2 2
ikx  bx  b x  k4b .
2 ik
2b
Ello permite escribir »8
I4  ek {4b ebpx 2b q dx .
2 ik 2

8
looooooooomooooooooon
I

U de Chile 34 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Nos ocupamos entonces de I , para lo cual consideramos la trayectoria rectangular Γ


descrita en la Fig. (1.16) formada por un segmento rR, Rs en el eje real, otro paralelo
que une los extremos R  ik {2b y dos tramos paralelos al eje imaginario que cierran
la trayectoria. Consideramos entonces la identidad

c R
−R

d b

−R−ik/2b a R−ik/2b

Fig. 1.16: Trayectoria rectangular cerrada para abordar la integral gaussiana.

¾
ebz dz 0,
2

Γ
³ ³ ³ ³
debido a que el integrando es analı́tico al interior de Γ. Por lo tanto, a b c d

0. Observamos además lo siguiente:

La integración en el trayecto a representa I en el lı́mite R Ñ 8. En efecto,


parametrizando z  x  ik {2b, (dz  dx), con x : R Ñ R, obtenemos
» »R
ebz dz  ebpxik{2bq dx Ñ I .
2 2

a R
La integración en el trayecto c representa la integral de una gaussiana en el eje real,
cuyo valor es conocido. En efecto, hacemos z  x, (dz  dx), con x : R Ñ R,
» » R » 8
ebz dz  ebx dx Ñ ebx 
2 2 2 π
.
c R 8 b

Las integrales sobre b y d se anulan al hacer R Ñ 8. Examinemos el tramo b,


donde hacemos z  R it, (dz  idt), con t : k {b Ñ 0. Entonces,
» »0 »0
ebz dz  ebpRitq idt  i ebR e2iRbt ebt dt Ñ 0
2 2 2 2

b k{b k{b
El lı́mite tomado en el último paso es directo al analizar el módulo de la integral:
» 0  »0 »0
   
kek{b
e2iRbt
 2iRbt


bt2
dt ¤ e
bt2 
 dt  ebt dt ¤
2

k{b k{b k{b b

FCFM 35 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

La última desigualdad surge de tomar el máximo del integrando y multiplicarlo


por el ancho del intervalo. Este valor resulta independiente de R, de modo que
su contribución se anula al ser multiplicada por³ ebR y tomar R Ñ 8. Un
2

procedimiento análogo se emplea para examinar d .

De las observaciones anteriores se obtiene



π k2 {4b
0 00 ñ 
π
I I4 e .
b b

1.12. La parte principal de una integral

Hasta ahora hemos evitado la presencia de singularidades en el eje de integración, usual-


mente en el eje real. Consideremos la integral
»8
f px q

8 x  x
I dx .

Ciertamente al pasar el integrando por x nos encontramos con una singularidad que hemos
de evitar, en particular si f px q  0. A fin de darle una significación a la integral de arriba,
definámosla como el valor lı́mite
"» x ǫ »8 * »
f pxq f px q f pxqdx
 lı́m P
8 x  x x  x x  x
I dx dx .
ǫÑ0 x ǫ

A esta cantidad se le denomina parte principal de f y veremos una forma sistemática de


obtenerla mediante integración en el plano complejo.

Supongamos que podemos extender la función f pxq al plano complejo mediante una
sustitución simple f pxq Ñ f pz q. Tal sustitución define una función meromorfa en C. Si con-
sideramos la trayectoria cerrada descrita en la Fig. (1.17). La integral cerrada se descompone

iy
Γ

γ
x
−R xo R

Fig. 1.17: Trayectoria que excluye el polo en el eje real.

U de Chile 36 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

en dos semicircunferencias, una evitando x y otra cerrada por arriba. Además, se incluye la
integración en el eje real acercándose a x , lo que define la parte principal de la integral.
¾ » » »
f pz qdz f pxqdx f pz qdz f pz qdz
z  x
 x  x
γ y z  x Γ x z  x
P
 
¸ f pzk q
ë  2iπ Res
zk  x
k
³ ³
Si además, |f pz q| Ñ 0 sobre Γ, cuando R Ñ 8, entonces Γ Ñ 0. Falta evaluar γ , para lo
cual parametrizamos z  x ǫeiφ , (dz  ǫeiφ idφ), con φ : π Ñ 0. Ası́, luego de sustituir y
simplificar » »0
Ñ i f px ǫeiφq dφ .
γ π
³
Si f pz q es contı́nua en x , entonces al hacer ǫ Ñ 0 se obtiene γ
 iπf pxq. Combinando
los resultados anteriores obtenemos
»  
f pxqdx ¸ f pzk q
P
x  x
 iπf pxq 2iπ Res
zk  x
k

Hay que tener presente que en esta versión se ha excluido x del contorno de integración.
Además, |f pz q| Ñ 0 en la semicircunferencia superior cuando su radio R se hace infinito.
³8
A modo de ilustración evaluemos la integral I  8 psin x{xq dx. Recordando que
sin x  peix  eix q{2i, es fácil verificar que
»8
eix
iI  dx .
8 x
Calculamos P de esta integral, para lo cual identificamos un único polo en x  0. Tal polo
queda fuera de la trayectoria pues el contorno lo excluye, por lo que no hay aporte de residuos.
Además, eiz Ñ 0 sobre la semicircinferencia superior, cuando R Ñ 8. En resumen,
»
eix dx
P
x
 iπf p0q  iπ ,
por lo que I  π.
Un resultado importante de la discusión basada en la Fig. (1.17) está sintetizado en la
identidad ¾ »
f pz qdz f pxqdx
z  x
 P
x  x
 iπf pxq .
Sin embargo el término de la izquierda es el mismo si se cambia levemente la trayectoria de
integración a la del lado derecho de la Fig. (1.18). Todo ello si es que f px iǫq Ñ f pxq

FCFM 37 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

ιε

Fig. 1.18: Trayectorias equivalentes que evitan el polo.

cuando ǫ Ñ 0, una exigencia de continuidad de f en el eje. Entonces, la integral de la


izquierda se puede parametrizar mediante z  x iǫ, (dz  dx), con x : 8 Ñ 8. Por lo
tanto, ¾ »8 »8
f pz qdz f px iǫqdx f pxqdx
z  x
 Ñ
8 x  x iǫ 8 x  x iǫ
.

De esta forma, »8 »
f pxqdx f pxqdx
  iπf pxq .
8 x  x iǫ x  x
P

Este resultado es abreviado usualmente mediante


1
x  x  iǫ
 P x 1 x iπδpx  xq ,

con δ la función delta de Dirac a ser revisada más adelante.

1.13. Hojas y superficie de Riemann

?
Una clase especial de funciones de variable compleja es aquella de?funciones multivalua-
das. Consideremos f pz q cualquiera de las siguientes funciones: z, n z (n entero), z α (α
irracional) y ln z. Para cualquiera de estas f pz q es multivaluada, vale decir, f toma valores
diferentes al representar z  r eiφ y cambiar continuamente φ Ñ φ 2π.
? ?
Para fijar ideas consideremos f pz q  z  r eiφ{2  f pr, φq. Si bien φ  π
representan al mismo z en el plano complejo, 1, al reemplazar en f pr, φq obtenemos
? ? ? ?
f pr, π q  r eiπ{2 i r; f pr, π q  r eiπ{2  i r.
Esto ilustra que f pr, φq exhibe una discontinuidad en φ  π.

Esta propiedad ilustra una caracterı́stica muy general para los ejemplos descritos en el
párrafo anterior, conduciendo a la definición de lo que se denomina punto de rama (‘branch
point’). Se dice que z es un punto de rama si, para una trayectoria cerrada que lo encierra
f pz r eiφ q  f pz r eipφ 2π qq .

U de Chile 38 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

 0 corresponde a un punto de rama.


En los ejemplos precedentes, z
?
Examinemos con más detención el caso f pz q  z. Descomponiendo f  u iv, con
z  r eiφ (φ : 0 Ñ 2π), podemos tabular el comportamiento radial de u y v. Obtenemos,

Tabla I.- upr, φq y v pr, φq para distintos valores de φ.


0 π {2 π 3π {2 2π 5π {2 3π 7π {2 4π

upr, φq
?r a
r{2 0  r{2 ?r  r{2
a a
0
a
r{2
?r

v pr, φq 0
a
r{2
?r a
r{2 0  r{2 ?r  r{2
a a
0

Notar que si bién φ  0 y φ  2π representan el mismo complejo z, la raiz


?z es distinta:
? ? ? ?
φ
lı́m
Ñ0
z  r
φ
lı́m
Ñ2π
z  r.

Esta discontinuidad se ilustra en la Fig. (1.19), donde se representan las curvas de nivel de u
y v. El origen z  0 se localiza en el centro de cada cuadro, con el eje real positivo horizontal
hacia la derecha. Las zonas más claros indican mayor cercanı́a al ojo del observador. La
discontinuidad de u se observa en la región de mayor contraste claro/oscuro.

1 1

0.5 0.5

0 0

-0.5 -0.5

-1 -1
-1 -0.5 0 0.5 1 -1 -0.5 0 0.5 1

Fig. 1.19: Partes real (izquierda) e imaginaria (derecha) de


?z.

Es interesante hacer notar que si continuamos incrementando φ, desde 2π hasta 4π,


ambas u y v vuelven a coincidir. En otras palabras, luego de dos vueltas alrededor de z  0,

FCFM 39 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

la función f coincide y el manto (superficie) empalma el borde inicial. Esta propiedad se


observa claramente en la Tabla I, al constatar que u iv para φ  0 y φ  4π son idénticas.

Resulta evidente entonces que, en general, la superficie formada por f pz q  n z  z 1{n


?
se cierra luego de n vueltas alrededor de z  0. Esta idea, observada originalmente por
Riemann, lleva a la construccion de lo que se denomina hoja de Riemann. El empalme de
estas hojas lleva a la superficie de Riemann.

Las hojas de Riemann se construyen identificando los puntos de rama (‘branch points’),
es decir aquellos puntos en C en torno a los cuales un seguimiento de la función a su alrededor
lleva a un valor distinto al del punto de partida. En la Fig. (1.20) se ilustra un punto z en
torno al cual una función f pz q exhibe una discontinuidad luego de una vuelta en 2π. Una

Discontinuidad

zo Corte

Punto de rama

Fig. 1.20: Seguimiento de f pz q en una trayectoria cerrada en torno a z .

vez identificado el punto de rama y una direccion del corte, se construyen secuencialmente
las hojas de Riemann haciendo corresponder barridos completos en 2π. Ası́, una secuencia
de n hojas queda definida por
$
'
'
'
p q
f r, φ φ : φ Ñ φ 2π
p q
& f r, φ φ : φ 2π Ñ φ 4π
f pz q  ..
'
' .
'
% f pr, φq φ : φ 2pn  1qπ Ñ φ 2nπ

La unión de estas hojas se realiza en los cortes. La unión de todas estas hojas conforma
la superficie de Riemann. En el caso de raices n-ésimas, el número de hojas de Riemann
distintas es finita, en tanto que potencias irracionales y logaritmos conllevan a infinitas hojas:
la superficie nunca se cierra.

En el caso del logaritmo, lnz  ln|z | iφ, la parte imaginaria tiene una discontinuidad
en cada ciclo. En la Fig. (1.21) se ilustra la parte real de ln z (izquierda), un ciclo de la
parte imaginaria (centro) y el empalme de tres de ellas (derecha). La colección de infinitas
hojas definen la superficie de Riemann. Lo interesante es que esta construcción permite la
continuidad de la función en toda la superficie, a pesar de que hayan cortes.

U de Chile 40 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι
-2
2
-1
1 0
1
2-2 0 2
-1
1 0 -1
1
0 2 -2
-1
6
-2

-2
2 2
1.5
1 2
-4 0.5 1
0 0
-2 0
-1
0 -1
1
2 -2

Fig. 1.21: Retln z u (izquierda), una (centro) y tres hojas (derecha) de Riemann para
Imtln z u.

1.14. Integrales que involucran funciones multivaluadas

Cuando el integrando de una integral de variable compleja es multivaluada hay que tener
cuidado de no pasar inadvertidamente sobre discontinuidades. En particular, la relación
¾ ¸
f pz q dz  2iπ Res f pzj q ,
j

exige analiticidad (y continuidad) del integrando a lo largo de la trayectoria. Si f pz q es


multivaluada, hay que buscar una trayectoria que evite el paso sobre un corte.

A modo de ilustración, calculemos la integral


»8
xp1
dx ,
0 x2 1

con 0   p   2. Para evaluar esta integral consideremos la función de variable compleja

z p1
f pz q 
z2 1
Al ser p un real cualquiera entre 0 y 2, entonces la función resulta multivaluada. Al representar
z  ρ eiφ , con φ : 0 Ñ 2π, esta función tiene un punto de rama en z  0 y exhibe un corte
en el eje real positivo. Estas consideraciones motivan examinar la trayectoria indicada en la
Fig. (1.23). La trayectoria cerrada está formada por cuatro curvas.

FCFM 41 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

ΓR

+i
Γr Γ(+)
corte

Γ(−)
−i

Fig. 1.22: Trayectoria cerrada para una integración sobre trayectoria cerrada evitado un corte.

³ R : circunferencia casi cerrada de radio R (Ñ


Γ 8). Se demuestra que en el lı́mite
ΓR
Ñ 0.
Γpq y Γp q : dos tramos rectos radiales muy próximos al corte, uno a cada lado de este.
³
Γr : circunferencia casi cerrada de radio r, donde r Ñ 0. Se encuentra que Γr
Ñ 0.

Podemos escribir » » » » ¸
 2iπ Resf pzj q .
ΓR Γin Γout Γr j

Los polos de f son i, que representamos consistentemente con la notación polar, vale decir

z1  eiπ{2 , z2  e3iπ{2 .
Para z  z1 evaluamos el residuo:
  p 1
pz  z1q pz  zz qpz  z q  pzz z q Ñ pz z1 z q  2i1 z1p1   12 z1p   12 eipπ{2 .
p 1 p 1

1 2 2 1 2

Para z  z2 evaluamos el residuo:


p 1
z p1 z2p1
pz  z2q pz  zz qpz  z q  pz  z1q Ñ pz2  z1q   12 z2p   12 e3ipπ{2 .
1 2

La suma de los residuos,


¸
Res Ñ  12 peipπ{2 e3ipπ{2 q  eipπ cosp

2
q.
k

Las integrales sobre los tramos radiales:

U de Chile 42 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Para Γp q parametrizamos z  ρeiǫ, (dz  dρ eiǫ), con ρ : 0 Ñ 8. Entonces,


» »8 »8
ρp1 eipp1qǫ iǫ ρp1
 ρ2 e2iǫ 1
e dρ Ñ
ρ2 1

Γp q 0 0

Para Γpq parametrizamos z  ρeip2πǫq, (dz  dρeip2πǫq), con ρ : 8 Ñ 0 . Entonces,


» »0 » 8 p1
ρp1 eipp1qp2πǫq ip2πǫq
 p  q e dρ Ñ e2ipπ ρ

Γpq 8 ρe2 2i 2π ǫ 1 0 ρ
2 1

Combinando los resultados anteriores se obtiene


»8
ρp1
p1  e q 2ipπ
ρ 2 1
dρ  2iπ eipπ cosp q

2
0

que luego de simplificar conduce a


»8
ρp1  pπ
ρ2 1
dρ  π
2
cosec
2
.
0

1.15. Prolongación analı́tica

Como ya hemos visto, las funciones analı́ticas exhiben una serie de propiedades muy
particulares, entre las cuales resaltan que la integral sobre cualquier contorno cerrado es nula
si este no enlaza singularidades; que las integrales a lo largo de trayectorias diferentes con
extremos comunes son iguales si una de las trayectorias es deformable a la otra sin pasar por
singularidades; que ellas pueden ser expandidas en series de Taylor o de Laurent; o que ellas
satisfacen la fórmula integral de Cauchy,
¾
f pξ q dξ
f pz q 
1
ξz
dξ .
2iπ
Además de estos teoremas surgen otros que apuntan a la unicidad de las funciones analı́ticas.
En otras palabras, dada una función analı́tica f1 pz q definida sobre un dominio D1 € C,
entonces de las infinitas funciones analı́ticas definidas en D2 , sólo una de ellas, f2 pz q, empalma
completamente con f1 en D1 X D2 . Este argumento permite la prolongación (o extensión) de
cualquier función analı́tica a regiones en el plano complejo que van más allá de su dominio
original de definición.

Teorema: Sean f1 pz q, f2 pz q : C Ñ C, analı́ticas en una región S. Si f1  f2 en una vecindad


de un punto z P S (o segmento de curva en S), entonces f1 pz q  f2 pz q  z P S.

FCFM 43 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

S 11
00
00
11 x
11
00
x
00
11 x
R

Fig. 1.23: Expansiones de Taylor desde los bordes de los discos de convergencia.

La demostración de este teorema es bastante simple. Si f1 pz q  f2 pz q en una vecindad de


un punto z P S entonces también lo son todas sus derivadas en z . Ası́, ambas conducen
a idénticos los coeficientes para sus respectivas series de Taylor. Si ellas tienen radio de
convergencia R1 , entonces ambas conducen a idénticos coeficientes en sus expansiones en
torno a un punto z1 cerca de la periferia del disco de convergencia. Desde tal punto se
expanden nuevamente, dos nuevas series (idénticas). Este procedimiento se repite, tomando
puntos cerca del borde de los discos de convergencia, hasta cubrir toda la región S.

Un corolario del teorema anterior es que el comportamiento de una función analı́tica


en S € C está completamente determinada por su comportamiento en una vecindad en
torno a cualquier punto regular en S. Por lo tanto, una función analı́tica puede ser extendida
más allá de su dominio de definición, siendo esta prolongación única. Tal construcción se
denomina extensión analı́tica o prolongación analı́tica. Ilustremos un par de ejemplos.
°
Consideremos f1 pz q  8 n0 z . Esta expansión está definida para |z |   1, caso en que
n

converge a f1 pz q  1{p1  z q. Para |z | ¡ 1, f1 queda indefinida. Por otro lado consideremos


g pz q  1{p1  z q, función analı́tica definida para todo z  1. Claramente g pz q  f1 pz q para
todo |z |   1. Por lo tanto, g pz q es la prolongación analı́tica de f1 en la región |z | ¡ 1.
³8
Otro ejemplo ilustrativo es el siguiente. Consideremos f1 pz q  0 ezt dt , expresión
definida z P S1  tz : Re tz u ¡ 0u, región en la cual f1 pz q  1{z. Bajo esta definición
f1 pz q queda indefinida para Re tz u ¤ 0. Por otro lado, consideremos la expansión
8̧  z
n
f2 pz q  i
i
,

n 0
i

expresión convergente a 1{z en la región S2  tz : z P C ^ |z i|   1u. Podemos decir


entonces que f1 pz q es la prolongación analı́tica de f2 pz q en S1 , del mismo modo que f2 es
la prolongación analı́tica en S2 de f1 pz q.

Teorema: Sean f1 analı́tica en S1 y f2 analı́tica en S2 . Sea además B la frontera común de


S1 y S2 . Si f1  f2 en B, con f1 contı́nua en S1 Y B y f2 contı́nua en S2 Y B, entonces
"
f pz q 
f1 z P S1 Y B
f2 z P S2 Y B

U de Chile 44 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

iy

Re{z}>0

x
1111
0000
0000
1111
0000
1111
0000
1111
0000
1111
0000
1111
0000
1111
0000
1111
0000
1111
0000
1111
|z+i|<1

0000
1111
0000
1111
0000
1111
0000
1111
Fig. 1.24: Regiones de definición de f1 y f2 . En el semicı́rculo achurado f1  f2.
es analı́tica en S1 Y S2 Y B. Con ello, f1 es la prolongación analı́tica de f2 en S1 y vice versa.

La demostración de¶ este teorema es directa haciendo uso del teorema de Morera, el
cual establece que si C f pz qdz  0, para todo C € D, entonces f pz q es analı́tica en D.
Consideremos entonces una trayectoria cerrada, arbitraria que ¶ pasa por las dos regiones S1
y S2 , como se ilustra en la Fig. (1.25). Demostraremos que C f pz qdz  0 para C arbitraria.
Puesto que f1 y f2 son contı́nuas en el borde, es válida la siguiente descomposición

S2
C
B C2

C1
S1

Fig. 1.25: Una trayectoria arbitraria pasando por S1 y S2 .


¾ ¾ ¾
f pz qdz  f1 pz qdz f2 pz qdz .
C C1 C2

Puesto que f1 y f2 son


¶ analı́ticas en sus dominios respectivos, las integrales sobre C1 y C2
son nulas, por lo que C f pz qdz  0. Claramente la nulidad de esta integral está garantizada
si C se mantiene en cualquiera de los dominios S1 o S2 .

Un corolario de este teorema es el llamado principio de reflexión de Schwartz que


prescribe una forma de extender analı́ticamente una función definida en una región del plano
complejo. Denotemos por C el semiplano complejo superior y por C el semiplano complejo
inferior. Sea f : C Y R Ñ C, analı́tica. Si además f pz q  f  pz q para z P R, entonces la
función g : C Ñ C, definida por
g pz q  f  p z  q ,

FCFM 45 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

es la prolongación analı́tica de f en C . Una constatación directa de este corolario es ve-


rificando que la condición de Cauchy-Riemann es cumplida por g. Descomponiendo f pz q 
upx, y q iv px, y q, y g pz q  apx, y q ibpx, y q, entonces g pz q  f  pz  q ñ
apx, y q  upx, y q , bpx, y q  v px, y q .
Resulta directo demostrar que B a{B x  B b{B y, y que B a{B y  Bb{Bx.

1.16. Relaciones de dispersión

La condición de Cauchy-Riemann establece relaciones diferenciales (locales) entre las


partes real e imaginaria de una función analı́tica. En contraste, las relaciones de dispersión
permiten establecer relaciones integrales (globales) entre ellas. A tales relaciones también
se les reconoce como representaciones espectrales, relaciones de Kröning-Kramers
o transformaciones de Hilbert. Consideremos χpω q una cantidad fı́sica analı́tica en el
semiplano complejo superior. Podemos suponer que lı́m|ω|Ñ8 χpω q Ñ 0. Consideremos en-
tonces la integral sobre una semicircunferencia (infinita) C abarcando el semiplano complejo
superior. Si ω es real, entonces
¾ »8
χpω q dω χpω q dω
ω  ω
  iπχpωq
8 ω  ω
P
C
ë  0
Por lo tanto, »8
χpω q dω
iπχpω q  P
8 ω  ω
.

Descomponiendo χ  Re χ iIm χ, entonces al igualar las respectivas partes real e imaginaria


obtenemos
»8
Im χpω q dω
Re χpω q 
1
ω  ω
P ;
π 8
»8
Re χpω q dω
Im χpω q   P
1
8 ω  ω
.
π

1.17. Método del descenso más empinado (steepest descent)

Este método es particularmente útil para obtener formas asintóticas de funciones expre-
sadas como integrales en el (o prolongables al) plano complejo. Consideremos la integral
»
I pλq  eλf pzq g pz q dz , (1.17.4)
C

U de Chile 46 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

con f y g funciones analı́ticas, y λ una variable real, grande y positiva. Si denotamos f 


u iv, entonces
eλf pzq  eλu rcospλv q i sinpλv qs (1.17.5)
Al ser λ grande, entonces una pequeña variación de v hace que las funciones seno y coseno
oscilen rápidamente. Puesto que el integrando es analı́tico, entonces cabe preguntarse si
existe una trayectoria que permita un buen control de tales oscilaciones. Supongamos que
existe un punto z en C el cual puede ser alcanzado por una deformación de C y para el cual
f 1 pz q  0. Puesto que f es analı́tica, entonces tanto u como v son armónicas
B2u B2u  0 B2v B2v  0
B x2 B y 2 B x2 B y 2 (1.17.6)

Al evaluar estas ecuaciones en z ellas expresan que se trata de un punto de silla, como se
ilustra en la Fig. (1.26). Expandimos f pz q en serie de Taylor en torno a z hasta segundo

u v
u ’steepest’ v constante

Plano Complejo Plano Complejo

Fig. 1.26: Mantos upx, y q y v px, y q en torno al punto silla.

orden
1 2
f pz q  f pz q f pz qpz  z q2 . (1.17.7)
2
Denotamos
*
z  z  reiθ
ùñ f pz q  f pz q  r2 R eip2θ φq .
f 2 pz q  2Reiφ
(1.17.8)

Separando por componentes,

Re rf pz q  f pz qs  r2 R cosp2θ φq ,
Im rf pz q  f pz qs  r2 R sinp2θ φq . (1.17.9)

Para que la parte imaginaria sea constante se debe cumplir

φ  nπ pn  0, 1, 2, 3q ñ  nπ  φ
2θ θn . (1.17.10)
2 2
Para estos valores examinamos la parte real de f pz q  f pz q. Claramente para n  1, 3,
Re rf pz q  f pz qs  r2 R   0. Vale decir, de los cuatro segmentos perpendiculares en

FCFM 47 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

2
f(z)−f(z o)=−t < 0
C
1
C
3

Fig. 1.27: A lo largo de C1 Y C3 upx, y q pasa por un máximo.

C que convergen en z , sólo aquellos para n  1 (C1 ) y n  3 (C3 ) upx, y q pasa por un
máximo local. Ası́, examinamos el integrando de I pλq en las vecindades de z , pasando por
los trayectos C1 y C3 . Para aquellos z en C1 y C3 definamos

f pz q  f pz q  rR2  t2  12 pz  zq2f 2pzq . (1.17.11)

Por lo tanto eλf pzq  eλf pz q eλt . Puesto que λ es grande, entonces eλt es muy aguzada,
2 2

lo que permite contener la integración a una pequeña región cerca de z , a lo largo de


C1 Y C3 . Denotando C  aquel trayecto que consiste en una deformación de C que pasa por
z siguiendo C1 Y C3 , entonces aproximamos la Ec. ( 1.17.4),
» »
I pλq  e r p qt s g pz qdz  eλf pz q
λ f z
eλt g pz q dz .
2 2
(1.17.12)
C C

Buscamos ahora una correspondencia (parametrización) entre t y z. ?Combinando Ec. ( 1.17.8)


para r y Ec. ( 1.17.11) para t es fácil verificar que z  z  p|t|{ Rqe . Conviniendo t ¡ 0

en C1 , con 0 ¤ θ1   π, entonces z P C3 queda naturalmente representados por t   0. Ası́,

C1
t>0
z(t)
zo
θ

e iθ
t
C3 t<0 z=z o+
R

Fig. 1.28: Parametrización z ptq pasando por z .

iθ1
z  z ?t eiθ1 ñ dz  ?e dt . (1.17.13)
R R

U de Chile 48 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Sustituyendo en Ec. ( 1.17.12),


iθ »8
I pλ q  e p q ? eλt g pz ?t eiθ1 q dt .
e 1
λf z 2
(1.17.14)
R 8 R

Esta forma aproximada de I pλq involucra integrales explı́citas en t. Si expandimos g pz q en


serie de Taylor en torno a z , entonces las integrales en t se reducen a integrandos del tipo
 tneλt2 , conducentes a integrales perfectamente calculables (notar que para n impar las
integrales en t se anulan). Al orden más bajo en esta expansión obtenemos

2π eiθ1 g pz q
I pλq  e p q λf z
a , (1.17.15)
λ |f 2pzq|
donde hemos sustituido 2R por |f 2 pz q| y utilizado
»8
eλt dt 
2 π
. (1.17.16)
8 λ

Ilustremos con un ejemplo clásico. La función gamma está definida por


»8
I pαq  Γpα 1q  ez z α dz .
0

Buscamos una forma asintótica (α grande) para esta integral. Para aplicar el método recién
visto al integrando le damos una forma del tipo eλf g. Se puede verificar fácilmente que

ez z α  eαpln zz{αq ,


con lo cual f pz q  ln z  z {α; g pz q  1. Entonces,

Buscamos z tal que f 1  0:


f 1 pz q   α1 ñ f 1 pz q  0 para z α
1
z

Evaluamos f 2 pz q en z ,

f 2 pz q   ñ f 2 pz q  
1 1
z2 α2

Identificamos φ:
f 2 pz q  ñ φ  π
1 iφ
e
α2

FCFM 49 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

Evaluamos eiθ1 , donde θn  nπ{2  φ{2. Para φ  π y n  1 tenemos θ1  0 ñ


eiθ1  1.

Sustituyendo los resultados parciales


d
?
I pαq  eαpln α1q  1  ei0  Ñ 2πα eαpln α1q .

α|1{α2 |

De esta forma se obtiene la reconocida aproximación de Stirling para α ≫ 1,


?
Γpα 1q  2πα eαpln α1q .

En particular, si α es entero (N ), entonces Γpα 1q  N !, con lo cual

ln N !  N ln N N .

U de Chile 50 FCFM
Capı́tulo 2

Coordenadas curvilı́neas ortogonales

Más adelante nos avocaremos al estudio de ecuaciones del tipo ∇2 Φ  0, ∇2 Φ 


k Φ  0, etc. En muchos casos es posible reducirlas a ecuaciones diferenciales ordinarias,
2

conducentes a expansiones en términos de funciones especiales. El grado de convergencia


de estas expansiones está en gran medida condicionada a la afinidad entre las simetrı́as del
problema y la base de funciones especiales a expandir. Resulta adecuado entonces hacer
una breve revisión de consideraciones generales en el manejo de coordenadas curvilineas
ortogonales.

Nuestro punto de partida lo constituyen las coordenadas rectangulares o cartesianas.


En ellas, un punto P queda caracterizado por tres parámetros geométricos, px, y, z q, que
denotaremos genéricamente por px1 , x2 , x3 q. El mismo punto P puede ser descrito por otro
conjunto de parámetros tales como pr, θ, φq, pρ, φ, z q, etc. Denotaremos a cualquiera de
estos por pu1 , u2 , u3 q. Ası́ como las coordenadas rectangulares y esféricas, o rectangulares
y cilı́ndricas pueden relacionarse entre sı́, suponemos relaciones funcionales px1 , x2 , x3 q ⇌
pu1, u2, u3q, es decir
x1  f1pu1, u2, u3q , x2  f2pu1, u2, u3q , x3  f3pu1, u2, u3q .
Además, suponemos que es posible representar la inversa, vale decir

u1  F1px1, x2, x3q , u2  F2px1, x2, x3q , u3  F3px1, x2, x3q .


Para que estas transformaciones sean invertibles exigimos
 B x1 B x2 B x3 

 Bu1 Bu1 Bu1 
 

J   Bx12 Bx22 Bx32   0
 Bu Bu Bu 
 
 
 Bx1 B x2 B x3 
B u3 B u3 B u3

51
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

Consideremos un punto P pu1 , u2 , u3 q. Al variar arbitrariamente u1 y u2 , manteniendo u3 fijo,


se genera una superficie. Lo mismo ocurre al variar arbitrariamente u2 y u3 , manteniendo u1
fijo. A estas superficies se les denomina superficies coordenadas. En la Fig. (2.1) se ilus-
tran dos superficies coordenadas. Las lı́neas donde estas se intersectan se denominan lı́neas
coordenadas. Las tangentes a las lı́neas coordenadas conforman los ejes coordenados. Si
la orientación de las superficies coordenadas cambia de punto a punto, entonces nos referi-
remos a coordenadas curvilı́neas generales. Si estas superficies son ortogonales en todo
punto P entonces hablaremos de coordenadas curvilı́neas ortogonales.
z z
y = Cte
θ = Cte

z = Cte
φ = Cte

y y

x x

Fig. 2.1: Superficies coordenadas en coordenadas rectangulares y esféricas.

2.2. Coeficientes métricos

Consideremos un vector r posicionado un punto P en el espacio. Un desplazamiento


infinitesimal de tal punto queda dado por

dr BBur1 du1 BBur2 du2 BBur3 du3  BBurj duj


ë  ds

Exigimos que el escalar dr  dr  pdsq2 sea invariante, vale decir, que su magnitud no
dependa del sistema de coordenadas.

Notar que B r {B uj es tangente a la lı́nea uj , vale decir, aquella lı́nea desde el punto P
que surge de incrementar uj manteniendo el resto de las coordenadas jijas. Definamos

aj  BBurj Ñ êj  |aaj |


j

Claramente entonces,

U de Chile 52 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

2
u
3 e3 e2
u

e1

u1
Fig. 2.2: Vectores unitarios asociados a coordenadas ortogonales.
¸ ¸
pdsq2   aonj dui duj
aoimo
lo  gij dui duj .
i,j
gij i,j

A las cantidades gij  ai  aj , se les denomina coeficientes métricos y caracterizan la


naturaleza de las coordenadas.

Un sistema se dice ortogonal cuando los êi son ortogonales entre sı́. En tal caso los
coeficientes gij conforman una matriz diagonal, i.e. gij  gii δij . En tal caso se tiene
pdsq2  ds2  glooomooon
11 pdu q
1 2
22 pdu q
2 2
glooomooon 33 pdu q .
3 2
glooomooon
pds1 q2 pds2 q2 pds3 q2
Esta relación exhibe la misma estructura que el teorema de Pitágoras. Observamos que los
elementos de longitud dsi escalan con dui via un factor de escala hi ,
 hidui  ?gii dui ;
dsi (i=1,2,3).
En coordenadas rectangulares, g11  g22  g33  1.

Para obtener los coeficientes métricos de un cierto juego de coordenadas supongamos


que las coordenadas cartesianas xi dependen de coordenadas ortogonales uj . Vale decir,
xi  xi pu1 , u2 , u3 q, para i  1, 2, 3. Podemos escribir entonces,
   
ds2 
¸
dxk dxk 
¸ ¸ xk B i
¸ xk B duj 
¸ ¸ xk B B xk dui duj
k k i
B ui du
j
B uj ij k
B ui B uj
¸
ë  i
gij du du j

ij

Considerando variaciones arbitrarias dui y duj , entonces identificamos


¸ xk B B xk .
gij
k
B ui B uj

FCFM 53 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

2.3. Elementos geométricos

La determinación de los coeficientes métricos permite la construcción de elementos de


lı́nea, superficie y de volumen asociados a algun juego de coordenadas. En general, podemos



ds

Fig. 2.3: Elementos de longitud, superficie y de volumen.

definir estos elementos mediante


dsi  hi dui elemento de lı́nea
dσij  hi hj dui duj elemento de área
dτ  h1 h2 h3 du1 du2 du3 elemento de volumen
Las conocidas expresiones para el gradiente, divergencia y rotor en coordenadas curvilı́neas
surgen de estas representaciones.

Antes de continuar revisemos los resultados que arrojan las definiciones anteriores para
las coordenadas cilı́ndricas. En tal caso las coordenadas x, y, z se relacionan con ρ, θ, Z
mediante
x1 Ñ x  ρ cos φ
x2 Ñ y  ρ sin φ
x3 Ñ z  Z
De estas se obtienen
a
ρ  x2 y 2
φ  arctanpy {xq
Z  z
Calculamos primero hρ , hφ y hZ . Para determinar hρ recordamos

2
h2ρ 
¸ B xk
k
Bρ .
Es fácil verificar B x{B ρ  cos φ; B y {B ρ  sin φ; y B z {B ρ  0, con lo cual hρ  1. En forma
análoga se obtienen hφ  ρ, y hZ  1. De esta forma resulta directo
ds2  dρ2 ρ2 dφ2 dZ 2 .

U de Chile 54 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

2.4. Operadores diferenciales

Los coeficientes métricos permiten el cálculo directo de los operadores ∇p q, ∇  p q,


∇  p q y ∇2 p q en cualquier juego de coordenadas ortogonales. Los siguientes resultados los
justificaremos más adelante.

Para un campo escalar Φ, su gradiente está dado por

∇Φ 
ê1 BΦ ê2 BΦ ê3 BΦ .
h1 B u1 h2 B u2 h3 B u3
Para un campo vectorial A  A1 ê1 A2 ê2 A3 ê3 , entonces

∇A
1 BpA1h2h3q Bph1A2h3q Bph1h2A3q  ;
h1 h2 h3 B u1 B u2 B u3
 
 h1 ê1 h2 ê2 h3 ê3 
 
 
1  
∇A
h1 h2 h3 
1 B 2 B 3 B  .


 
 h1 A1 h2 A2 h3 A3 

Para un campo escalar o vectorial χ


∇ χ
2 1 B  h2h3 Bχ
B  h3h1 Bχ
B  h1h2 Bχ

h1 h2 h3 Bu1 h1 Bu1 Bu2 h2 Bu2 Bu3 h3 Bu3
A modo de ilustración, calculemos el laplaciano en coordenadas cilı́ndricas. En este caso
vimos que h1  hρ  1; h2  hφ  ρ; y h3  hZ  1, con lo cual h1 h2 h3  ρ. Sustituyendo,


1 B B 1 B2χ B2χ .
∇ χ2 χ
ρ Bρ Bρ ρ2 B φ2 BZ 2
ρ

2.4.1. El gradiente

Consideremos un campo escalar φ  φpu1, u2, u3q y calculemos su variación bajo varia-
ciones arbitrarias du1 , du2 y du3

dφ 
Bφ du1 Bφ du2 Bφ du3 .
B u1 B u2 B u3
FCFM 55 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

Estas mismas variaciones en las coordenadas definen un desplazamiento infinitesimal ds dado


por
ds  ê1 h1 du1 ê2 h1 du2 ê3 h1 du3 .
Definiendo convenientemente
1 Bφ 1 Bφ 1 Bφ
∇φ  ê1
h1 B u1 h2 B u2 h3 B u3
ê2 ê3 ,

resulta evidente entonces que dφ  ∇φds. De esta forma ∇φ se interpreta geométricamente


como la máxima variación de φ por unidad de desplazamiento. En efecto, podemos escribir

dφ  |∇φ| ds cos β ,

con β el ángulo entre ∇φ y la dirección del desplazamiento ds. Si se hace coincidir la


dirección de ds con la de ∇φ, entonces β  0 y dφM ax  |∇φ| ds ñ |∇φ|  pdφ{dsqM ax .

2.4.2. La divergencia y el teorema de Gauss

La divergencia y el Teorema de Gauss están estrechamente relacionados. En efecto,


consideremos un campo vectorial A dado por

A  A1 ê1 A2 ê2 A3 ê3 .

Supongamos además Ai  Ai pu1 , u2 , u3 q y consideremos la integral de flujo sobre una


superficie cerrada Σ {
Φ A  dS .
Σ

Aquı́, dS  dσn̂, con dσ un elemento infinitesimal de superficie de Σ, con n̂ la normal exterior


en el punto. La integral anterior se puede descomponer en la suma de dos contribuciones, una

dS dS

Σ1
A dS
dS 1

Σ dS2

Σ2

Fig. 2.4: Integral sobre una superficie cerrada y su equivalente en dos contribuciones.

sobre una superficie Σ1 y otra sobre Σ2 . La unión de ambas reconstituyen la superficie original

U de Chile 56 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Σ y sus normales en la región de contacto apuntan en sentidos opuestos, garantizando la


cancelación de las contribuciones mutuas. Entonces,
{ {
Φ A  dS A  dS .
Σ1 Σ2

Este procedimiento se puede repetir subdividiendo Σ1 y Σ2 , y ası́ sucesivamente. Se ob-


tiene entonces una suma de muchas integrales sobre celdas, tantas como resulten de las
subparticiones del volumen de partida. Entonces,

¸{ ¸ 1 {
Φ A  dS  δτi A  dS .
i i
δτi
Σi Σi

En el último paso se ha introducido el elemento de volumen δτi de la i-ésima celda. En el


lı́mite de celdas infinitamente pequeñas tenemos
y
Φ ∇  A dτ ,
p q
V Σ

donde hemos definido


1 {
∇  A  lı́m A  dS
δτ Ñ0 δτ
δΣ

y denotado por V pΣq el volumen contenido por la superficie Σ. En esta expresión δΣ denota
una superficie de tamaño infinitesimal en la ubicación dada por las coordenadas pu1 , u2 , u3 q.
Con esta definición la divergencia cuantifica el flujo por unidad de volumen de un campo
vectorial.

Calculemos este lı́mite utilizando coordenadas curvilı́neas ortogonales. Para ello con-
sideremos una celda infinitesimal como la que se ilustra en la Fig. (2.5). La longitud de
sus aristas son h1 δu1 , h2 δu2 y h3 δu3 , respectivamente, de modo que su volumen es δτ 
ph1 h2 h3q δu1 δu2 δu3. La integral de flujo sobre la celda es una suma de seis contribuciones,
una por cada cara del cubo:
{ ¸
6
A  dS Ñ Ak  δSk .
Σ 
k 1

Sumemos el primer par de caras opuestas (la 1 según ê1 y la 6 según ê1 ). Los campos en
la cara 1 se evaluan en pu1 δu1 , ū2 , ū3 q, mientras que en la 6 en pu1 , ū2 , ū3 q. Aquı́ ū2 y ū3
representan valores medios de las coordenadas. El elemento de área (vectorial) en la cara 1
es δS1  ê1 h2 h3 δu2 δu3 , mientras que en la cara 6 es δS6  ê1 h2 h3 δu2 δu3 .

p1q Ñ A1  δS1  pA1h2h3qu δu δu2δu3 1 1

p6q Ñ A6  δS6  pA1h2h3qu δu2δu3 1

FCFM 57 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

u3

111111
000000 (−)
000000
111111 dσ 1
000000
111111
000000
111111
000000
111111
0000000
1111111
000000
111111
0000000
1111111
000000
111111
0000000
1111111
000000
111111
0000000
1111111
000000
111111
0000000
1111111 u2
000000
111111
0000000
1111111
000000
111111
0000000
1111111
000000
111111
dσ1 0000000
(+) 1111111
0000000
1111111
0000000
1111111
0000000
1111111
0000000
1111111
u1

Fig. 2.5: Suma de los flujos en dos de las seis caras de una celda infinitesimal.

Ñ 0, obtenemos
Sumando este par, dividiendo por el volumen y tomando el lı́mite δu1
pA1h2h3qu δu  pA1h2h3qu Ñ 1 BpA1h2h3q .
1 1 1

h1 h2 h3 δu1 h1 h2 h3 B u1
Un procedimiento análogo se hace al considerar las caras 2 : 5 y 3 : 4. Al sumarlas obtenemos
para el volumen
 
∇A
1Bp A1 h2 h3 q BpA2 h1 h3 q BpA3 h1 h2 q
h1 h2 h3B u1 B u2 B u3 .

En el caso particular de las coordenadas rectangulares tenemos u1  x, u2  y, u3  z,


h1  h2  h3  1. Por lo tanto

∇A
BAx BAy BAz .
Bx By Bz
Si el flujo neto por unidad de volumen es nulo, entonces todo el flujo entrante a una celda
infinitesimal sale de este. Tales campos tienen divergencia nula.

2.4.3. El laplaciano

Se define el laplaciano como la divergencia del gradiente, vale decir,

∇2 pq  ∇  ∇pq .

Reemplazando las expresiones anteriores para la divergencia y el gradiente obtenemos



∇ χ
2 1 B  h2h3 Bχ
B  h3h1 Bχ
B  h1h2 Bχ
 .
h1 h2 h3 Bu1 h1 Bu1 Bu2 h2 Bu2 Bu3 h3 Bu3

U de Chile 58 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Nuevamente, en el caso de coordenadas rectangulares obtenemos

∇2 χ 
B2χ B2χ B2χ .
B x2 B y 2 B z 2

2.4.4. El rotor y el teorema de Stokes

Como vimos recientemente, la divergencia surge de la descomposición de una integral de


flujo en la suma de flujos netos sobre volumenes infinitesimales. En forma análoga, veremos
que el rotor emerge de la descomposición de una integral de camino cerrada en la suma de
circulaciones netas sobre trayectorias elementales.

Consideremos nuevamente un campo vectorial A  A1 ê1 A2 ê2 A3 ê3 , el cual es


integrado a lo largo de una trayectoria cerrada C. Denotando dℓ a los elementos de lı́nea de
la curva, entonces ¾
W  A  dℓ .
C

Para efectos de esta integral, el camino C original se puede descomponer en la suma de dos

C C1 C2

Fig. 2.6: Descomposición progresiva de una trayectoria en dos y más circulaciones.

trayectorias cerradas, C1 y C2 como se ilustra en la Fig. (2.6). Estas dos subtrayectorias se


descomponen nuevamente en dos cada una y ası́ sucesivamente. De esta forma,
¾ ¾ N ¾
¸
W  A  dℓ A  dℓ Ñ A  dℓ .
i
C1 C2 Ci

Si la trayectoria elemental i-ésima tiene una superficie δΣi , entonces podemos escribir
   
¸
N ¾ ¸
N ¾
W  δΣi 
1
δΣi
A  dℓ  δΣi n̂i  
n̂i
δΣi
A  dℓ .
i i
Ci Ci

En la última igualdad hemos introducido un vector normal unitario n̂i cuyo sentido obedece
la regla de la mano derecha aplicada a la circulación de la i-ésima celda elemental. Al pasar

FCFM 59 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

al lı́mite de infinitas subdivisiones se obtiene el conocido Teorema de Stokes,


¾ »
W  A  dℓ  ∇  A  dΣ ,
Σ C p q
C

donde se ha definido ¾
∇  A  lı́m A  dℓ .

δΣÑ0 δΣ
C

De esta definición resulta evidente el significado del rotor como una medida de la circulación
de un campo vectorial por unidad de superficie. Para el cálculo de las tres componentes vec-
toriales del rotor es necesario analizar la circulación en circuitos elementales perpendiculares
al êi correspondiente.

e3 (c)
dΣ 3 3
u +du
(b) (a)
3 e2
u
(d)
2 2 2
u u +du

Fig. 2.7: Análisis de una circulación elemental en el plano u2 u3 K ê1.

Evaluemos
¶ la componente ê1 del rotor en coordenadas ortogonales. Para ello descompo-
nemos en la circulación sobre cuatro tramos ortogonales como se ilustra en la Fig. (2.7)
¾ ¸
A  dℓ Ñ Ai  δℓi .  Aa  δℓa Ab  δℓb Ac  δℓc Ad  δℓd .

i a,b,c,d

En este caso particular, δℓa  h3 du3 ê3 , y δℓb  h3 du3 ê3 . Además, δℓc  h2 du2 ê2 ;
δℓd  h2 du2 ê2 . Las funciones h3 y A3 en el tramo paq son evaluadas en pu1 , u2 δu2 , ū3 q,
mientras que en pbq se evaluan en pu1 , u2 , ū3 q. Consideraciones similares se aplican para los
otros dos tramos. Sumando las cuatro contribuciones obtenemos
¸
Ñ rhlooooomooooon
3 A3 |u δu  h
2 3 A3 |u s δu  r h
loomoon
2
3
2 A2 |u δu  h
looooomooooon
2 2 A2 |u s δu .
loomoon
2
3 3 3

a,b,c,d
pÒq pÓq pq pÑq

Al dividir por la superficie δΣ  h2h3δu2δu3 y tomar el lı́mite se obtiene el rotor en según


ê1 , 
p∇  Aq1  1 Bph3A3q  Bph2A2q  .
h2 h3 B u2 B u3

U de Chile 60 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Este procedimiento se aplica de igual forma para las otras dos componentes. Ello conduce la
expresión para el rotor resumida en la Ec. ( 2.4.1), que en el caso de coordenadas rectangulares
conduce a
p∇  Aqx  BBAyz  BBAzy .

FCFM 61 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

U de Chile 62 FCFM
Capı́tulo 3

La delta de Dirac

La delta de Dirac fué introducida por Dirac en los años 20 del siglo pasado y ha sido
utilizada extensivamente por los fı́sicos desde entonces. Su formalización matemática ocurre
bastante despues, hacia los años 50, por Laurent Schwartz con la introducción de la teorı́a de
funciones generalizadas o distribuciones. En esta sección revisaremos algunas nociones
acerca de delta de Dirac función sin profundizar demasiado en sus aspectos formales.

3.1. Definición

La delta de Dirac es introducida para representar cierto tipo de infinitos y sus argumentos
son variables reales. Ella se denota mediante la letra griega δ y se define mediante

δ pxq  0 para x  0
»8
δ pxq dx  1
8
Para hacerse una idea, se trata de una ‘función’ que es nula en todo el espacio salvo en
las vecindades de x  0, donde se hace infinita. La delta de Dirac no es una función pues
no tiene imagen definida. Su significación se manifiesta en el contexto de integrales. Por tal
motivo Dirac denominó a δ pxq una función impropia.

Una propiedad importante que emerge de su definición es la relación


»8
f pxq δ pxq dx  f p0q .
8
³8 ³8 ³8
En efecto, 8 f pxq δ pxq dx  8 f p0q δ pxq dx  f p0q 8 δ pxq dx  f p0q. De este

63
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

resultado es inmediato verificar entonces que


»8
f pxq δ px  aq dx  f paq .
8
Estos resultados son también válidos cuando f representa vectores u operadores. Con respecto
a los lı́mites de integración, estos no necesariamente deben ir desde 8 a 8, pudiendo
tambien ser finitos. Por simplicidad en la escritura omitiremos los lı́mites de las integrales en
el subentendido de que ellos no son ambiguos.

3.2. Propiedades

Listamos algunas propiedades importantes de la delta.

δ pxq  δpxq (3.2.1a)


xδ pxq  0 (3.2.1b)
δ paxq 
|a| δpxq
1
(3.2.1c)

δ px2  a2 q  r δ px  a q δ px aqs
1
2|a|
(3.2.1d)

f pxqδ px  aq  f paqδ px  aq (3.2.1e)


»
δ pa  xq δ px  bq dx  δ pa  bq (3.2.1f)
»
δ 1 pxqf pxq dx  f 1p0q (3.2.1g)
xδ 1 pxq  δ pxq (3.2.1h)
¸
δ rpf pxqs 
|f pxk q| δpx  xk q con xk cero de f pxq (3.2.1i)
1
1
k

Examinemos algunas de estas identidades.

Para la primera de ellas consideremos una función f pxq arbitraria y hacemos el cambio
de variable z  x. Entonces
»8 » 8 »8 »8
f pxq δ pxq dx   f pz q δ pz q dz  f p0q δ pz q dz  f pxq δ pxq dx .
8 8 8 8
Puesto que f pxq es arbitraria, entonces δ pxq  δ pxq.

U de Chile 64 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Para la propiedad ( 3.2.1b) consideremos nuevamente una función arbitraria f pxq.


Entonces,
» »
f pxqrxδ pxqs dx  rxf pxqs δpxq dx  xf pxq|x0  0 .
Por lo tanto xδ pxq actúa, en el sentido de una distribución, como el cero.
En el caso de la identidad ( 3.2.1c) consideremos una función f pxq arbitraria y a ¡ 0.
Además introducimos un cambio de variable z  ax. Entonces,
» » » »  
f pxqδ paxq dx  f p q δ pz q dz  f p0q δ pz q dz  f pz q δ pz q dz .
1 z 1 1
a a a a

Una propiedad menos directa es la ( 3.2.1d). Consideremos una función f arbitraria.


Entonces,
» »0 »8
f pxq δ px 2
 a q dx 
2
f pxq δ px 2
 a q dx2
f pxq δ px2  a2 q dx
8 0
»0 »8
 f paq δ px 2
 a q dx2
f pa q δ px2  a2 q dx
8 0

Para la primera de?las integrales hacemos el cambio de variables z  x2  a2, con lo


cual dz  2 dx{ z a2 . Por lo tanto,
»0 » a 2
δ px 2
 a q dx 
2
δ pz q ?dz 2  2|1a| .
8 8 2 z a
Un procedimiento análogo se aplica para la segunda integral y que conduce a un idéntico
resultado. Por lo tanto,
»
f pxq δ px2  a2 q dx  f paq f pa q .
1 1
2|a| 2|a|
De esto se infiere entonces

δ px2  a2 q  r δ px  a q δ px aq s
1
2|a|
Las demostraciones del resto de las propiedades quedan propuestas.

3.3. Representaciones

Las propiedades anteriores son bastante generales y resultan independientes de las re-
presentaciones utilizadas para la delta. Las representaciones de la delta son construcciones

FCFM 65 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

basadas en funciones ordinarias en la forma de sucesiones. Normalmente, las propiedades


exhibidas por la delta son obtenidas por tales sucesiones en el lı́mite n Ñ 8. Los siguientes
tres ejemplos constituyen representaciones del la delta de Dirac.

δ pxq  lı́m
nÑ8
?n n x
π
e
2 2
;

δ pxq  sin nx
lı́m ;
nÑ8 πx

δ pxq  n 1
lı́m
nÑ8 π 1 n2 x 2
Es importante tener presente que en el uso de las representaciones, las integrales se realizan
primero y luego se toma el lı́mite n Ñ 8. El orden no conmuta.

En muchas aplicaciones de la fı́sica no encontraremos con las siguientes representaciones


equivalentes de la delta:
»8
1
δ px  x1 q  eikpxx q dx
1
2π 8
sinrK px  x1 qs
δ px  x1 q  π px  x1 q
lı́m
K Ñ8

δ px  x1 q  1 η
lı́m
η Ñ0 π η 2 px  x1q2

U de Chile 66 FCFM
Capı́tulo 4

Series y transformada de Fourier

El teorema de Fourier permite la representación de una función en un intervalo ra, bs


mediante una expansión de las funciones trigonométricas seno y coseno. A esta serie se le
denomina serie de Fourier. La demostración de este teorema data de poco mas de dos
décadas después, en 1829, por Dirichlet.

4.1. El Teorema de Dirichlet

Sea f pxq una función acotada en el intervalo rπ, π s, con un número finito de máximos,
mı́nimos y discontinuidades. Sea además f pxq periódica en la forma f px 2π q  f pxq para
aquellos argumentos fuera del intervalo. Entonces, la sucesión

¸
N
sN  a2 ran cos nx bn sin nxs

n 1

converge a 21 rf px 0q f px  0qs cuando N Ñ 8. Los coeficientes an y bn están dados


por las fórmulas
»
1 π
an  π π
f pxq cos nx dx pn  0, 1, 2,    q
»
1 π
bn  π π
f pxq sin nx dx pn  1, 2, 3,    q
Es claro que si la función f es contı́nua en x, entonces

a

f pxq  ran cos nx bn sin nxs .
2 
n 1

67
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

En aquellos puntos x donde la función exhibe una discontinuidad, sN tiende a la semisuma


de los valores de la función a cada lado de la discontinuidad.

La adaptación del teorema anterior a una función f cuya periodicidad es 2L es bastante


simple. Si la función es contı́nua en el intervalo rL, Ls, entonces
a
8̧   nπx  nπx 
f pxq  an cos bn sin ,
2 n 1 L L
donde
»  nπx
1 L
an  L L
f pxq cos
L
dx pn  0, 1, 2,    q
»  nπx
1 L
bn  L L
f pxq sin
L
dx pn  1, 2, 3,    q .
En vez de hacer uso de funciones trigonométricas en las expansiones anteriores, muchas
veces resulta práctica su expansión en términos de las funciones exponenciales de argumento
complejo. Si representamos cos p  peip eip q{2, sin p  peip  eip q{2i, obtenemos
8̧  nπx
f pxq  a 1
an eip L q eip
nπx
L
q   ib eip nπx
L
q  eip nπx
L
q (
n
2 2 n1

 cn eip q.
nπx
L

n 8
Con esta construcción identificamos (n ¡ 0)
a
2
c 
an  i b n
cn 
2
c n 
an i b n
2
Una forma más directa de obtener los coeficientes cn , partiendo directamente de f pxq y por
tanto prescindiendo de los coeficientes an y bn surge directamente del siguiente desarrollo:
8̧ M M »L
f pxq  cn e p L q  eip mπx q
nπx
i L dx
8
n L
»L 8̧ »L
f pxq eimπx{L dx  cn eipnmqπx{L dx .
L 8
n L
loooooooooomoooooooooon
2Lδnm

De aquı́ surgen inmediatamente los coeficientes cn ,


»
1 L
cn  f pxq eimπx{L dx .
2L L

U de Chile 68 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

4.2. Bases de funciones

Antes de continuar con el tema es oportuno hacer una breve digresión sobre lo que
posteriormente llamaremos base de funciones. Consideremos el espacio vectorial euclidiano
RN , donde un vector arbitrario F puede ser expandido en términos de los elementos de
la base ortonormal tb1 , b2 ,    , bN u. Bajo el producto interno usual (producto punto), los
elementos de esta base satisfacen bi  bj  δij Entonces podemos escribir

¸
N
F  ci bi .

i 1

A este punto sólo F y los elementos de la base son conocidos. Para obtener los coeficientes
ci nos valemos del producto interno°y de sus propiedades lineales. Multiplicando por bk a
ambos lados obtenemos bk  F  N i1 ci pbk  bi q  ck . Nótese la notable similitud entre
este procedimiento y el empleado para obtener los coeficientes cn en la serie de Fourier. La
analogı́a se hace evidente al establecer un paralelo entre los elementos bn de la base en RN
y las funciones  einπx{L como elementos de una base de funciones. La analogı́a es completa
al introducir un producto interno entre funciones. El despeje realizado para obtener los
coeficientes cn en la expansión de Fourier sugiere el producto interno en este caso.

Para el ejemplo recién visto definimos los siguientes elementos de la base de funciones,

φn pxq  ?1 einπx{L ,
2L

acompañadas de la siguiente definición de producto interno xf | g y entre dos funciones, f y


g:
»L
xf | gy  f  pxqg pxq dx .
L
Claramente, bajo esta definición xφn | φm y  δnm . Además, bajo esta definición el producto
interno satisface las siguientes propiedades:

xf | f y ¥ 0
xf | αg βhy  α xf | g y β xf | hy

xαf βg | hy  α xf | hy β  xf | hy

FCFM 69 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

Observese el siguiente desarrollo,


¸ M »L
f pxq  cn φn pxq φ pxq
k dx
n L
»L ¸ »L
φÆ pxqf pxq dx
k  cn φk pxq φn pxq dx  ck ,
L n L
con lo cual, al sustituir ck en la expansión original para f pxq y reordenando términos se
obtiene
   
¸ »L »L ¸
f pxq  φÆn px1 qf px1 q dx1 φn pxq  dx1 φÆn px1 qφn pxq f px1 q .
n L
loooooooooooomoooooooooooon L n
cn

Esta igualdad se da para cual sea la función f pxq contı́nua en el intervalo rL, Ls, con lo
cual identificamos la delta de Dirac,
¸
δ px1  xq  φÆn px1 qφn pxq .
n

A esta relación se le denomina completitud, que en el caso de la base de Fourier toma la


forma
1 ¸ inπpxx1 q{L
δ px 1  x q  e .
2L n
Es importante tener presente que la definición del producto interno permite el uso de in-
tervalos arbitrarios ra, bs, no necesariamente acotados, consistentes con el dominio de las
³L ³b
funciones a estudiar. Para tales casos hacemos simplemente L    dx Ñ a    dx.

4.3. Paso del discreto al contı́nuo

Las series de Fourier resultan muy útiles para la descripción de funciones periódicas,
aunque esta no es una propiedad restrictiva. En efecto, cualquier función definida en un
intervalo del tipo rL, Ls puede ser representada, en ese intervalo, mediante los elementos
de la base de Fourier. En particular, la transformada de Fourier emerge cuando se pasa al
lı́mite L Ñ 8.
?
Como hemos visto, la base de funciones ortonormales cuyos elementos φn pxq  p1{ 2Lq eipnπ{Lqx
satisfacen la relación de completitud

1 ipnπ{Lqpx1 xq
δ px1  xq  e .
n8
2L

U de Chile 70 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Nos interesa preservar esta propiedad pero dando cabida a un intervalo infinitamente extenso
en x. La suma se realiza sobre el ı́ndice discreto n, de modo que si definimos kn  nπ {L,
δkn  π {L, entonces podemos reescribir la identidad anterior
8̧ 1 ikn px1 xq
»8
1
δ px1  xq  Ñ eikpx xq dk .
1
δkn e
kn 8
2π 2π 8
Esto sugiere redefinir los elementos φn de la base

φn pxq Ñ φk pxq  ?1 eikx ,



los cuales satisfacen la relación de completitud
»8
δ px1  xq  φk px1 q φk pxq dk .
8
Examinemos
³L  la condición de ortogonalidad, que para la base discreta de funciones expresamos
φ
L n px q φm xq dx  δnm . Esta vez consideremos
p
»8 »8
φk pxq φp pxq dx  eippkqx dx  δ pk  pq ,
1
8 8
2π looooooomooooooon
pq
2πδ k p

que constituye la forma que adopta la relación de ortogonalidad de los elementos de la base.
Un motivo por el cual al lado derecho no queda la delta de Kroneker sino la de Dirac es
porque la variable k no es discreta.

Consideremos una función f pxq definida para 8 ¤ x ¤ 8 y supongamos que esta se


puede expresar de la siguiente forma,
»8
f pxq  C pk q φk pxq dk , (4.3.1)
8
lo que constituye una ‘expansión’ de la función f pxq como una combinación lineal de los
elementos de la base φk pxq. Los C pk q corresponden a los coeficientes de tal expansión. El
uso de la ortonormalidad de las funciones φk pxq permite obtener tales coeficientes. Para ello
multiplicamos ambos lados por φp pxq, integramos en x y hacemos uso de ortogonalidad.
Entonces, » 8
C pk q  f pxq φk pxq dx . (4.3.2)
8
Esta integral está totalmente definida si es que resulta acotada. En tal sentido examinemos,
» 8  »8
 
|C pkq|  


pq pq
f x φk x dx ¤ ?1 |f pxq| dx .
8 2π 8

FCFM 71 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

³8
Entonces, si 8 |f pxq| dx es finita, entonces los coeficientes C pk q existen.

Hasta ahora sólo hemos ilustrado la extensión de las series de Fourier a rangos espaciales
infinitos. Vimos que mediante este recurso de también posible expresar funciones como la
superposición de funciones armónicas representadas por exponenciales de argumento ima-
ginario [c.f. Ec. ( 4.3.1)]. Los coeficientes de tales superposiciones, los C pk q, exhiben una
estructura bastante similar a la función original [c.f. Ec. ( 4.3.2)]. En cierta forma tales ele-
mentos C pk q contienen la misma información que la función de partida f pxq, constituyendo
una representación alternativa de la función de partida f .

4.4. Transformada de Fourier

³8
Sea f una función tal que 8 |f pxq|dx sea acotada. Se define la transformada de
Fourier de f , denotada por F pk q, mediante
»
8
F pk q  ?1 f pxq eikx dx .
2π 8
Otra notación equivalente es f˜pk q  F pk q. Ası́ entonces, de acuerdo a la discusión de la
sección anterior, la transformada de Fourier representa los coeficientes de la expansión de
una función dada en una base de funciones armónicas. El signo ‘’ en la exponencial es por
un asunto de uniformidad con la usanza en mecánica cuántica, aunque es totalmente válido
el uso del signo ‘+’. Sólo hay que mantener consistencia.

La extensión de la definición de la transformada de Fourier a funciones en R3 , del tipo


f px, y, z q, es natural mediante
1 y
F pkx , ky , kz q  dx dy dz f px, y, z q eipkx x ky y kz zq
p2πq 3{2

Ó
1 y 3 ikr
F pkq 
p2πq3{2 d rf prq e
La transformada de Fourier presenta viarias propiedades de interés. En algunos casos
resultará útil denotar mediante F la transformada de Fourier en el sentido de una aplicación.
En tal sentifo F representa un funcional cuyos argumentos son funciones. Ası́, f˜  F rf s.
Considerando el caso 1D, listamos las siguientes propiedades cuyas demostraciones son sen-
cillas.

1. Linealidad en las funciones: F rαf1 βf2 s  αF rf1 s βF rf2 s

U de Chile 72 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

2. F rF rf ss  f
3. Si f˜pk q  F rf pxqs, entonces f˜pk q  F rf pxqs
4. Si f es par (o impar), entonces f˜ también lo es.
5. Si f˜pk q  F rf pxqs, entonces

f p q  F rf pλxqs
1 ˜k
λ λ

6. f˜p0q es proporcional al área entre f pxq y el eje x.


?
7. F rδ pxqs  1{ 2π.

4.4.1. El teorema de convolución

En fı́sica es frecuente encontrarse con integrales cuya estructura es la de una convolución,


vale decir, » 8
φpx1 q  Rpx1  xq f pxq dx . (4.4.3)
8
Esta estructura en el caso 1D se extiende a funciones en 3D de la forma
y
1
φpr q  Rpr 1  r q f pr q d3 r .
A estas integrales también se les reconocen como folding. En algunos casos se identifica
a φ como el output, R como la respuesta y f como el input. Un ejemplo clásico de una
convolución lo vemos en el cálculo del potencial en un punto r debido a una distribución
de carga ρpr q. Mediante la aplicación directa del principio de superposición se tiene que el
potencial en r está dado por
y
φpr q  d3 r1 ρpr 1 q
1
|r  r1| .

1 ?
Consideremos el caso 1D y examinemos la transformada de Fourier de la convolución
expresada por la Ec. ( 4.4.3). Multiplicando por eikx { 2π e integrando en x1 obtenemos
»8 »8
ikx1
φ̃pk q  ?1 1
dx e dx Rpx1  xqf pxq .
2π 8 8
La integración dx dx1 abarca todo el plano R2 . Cambiando variables: px, x1 q Ñ pX, X 1 q, con
X 1  x1  x, X  x, entonces dx dx1  dX dX 1 . Por lo tanto,
»
8 1 8 »
?
φ̃pk q  ?1 dX 1 eikX RpX 1 q dX eikX f pX q  2π R̃pk q f˜pk q .
2π 8 8

FCFM 73 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

Por lo tanto, ?
φ̃pk q  2π R̃pk q f˜pk q ,
?
cuya lectura es directa: la transformada de Fourier de una convolución es proporcional al
producto de las transformadas de Fourier. La constante de proporcionalidad, 2π, tiene
su origen en la definición que hemos adoptado de la transformada de Fourier. Tales facto-
res son convencionales, pero es importante mantener coherencia en todas sus expresiones,
particularmente cuando se requiere volver a la representación inicial.

4.4.2. Relación de Parseval

Esta es otra de las relaciones importantes en las transformadas de Fourier, cuyo uso
es extensivo en óptica y en el estudio de fenómenos ondulatorios en general. Esta relación
establece »8 »8

f pxq g pxq dx  f˜ pk q g̃ pk q dk .
8 8
Esta simetrı́a notable tiene implicaciones muy importantes en la construcción de representa-
ciones en mecánica cuántica. Para demostrarla consideremos
»8 »8
1
f pxq  ? f pk q e dk , g px q  ? g̃ pk 1 q eik x dk 1 .
1 ˜ ikx 1
2π 8 2π 8
Entonces,
»8 »8 » 8  » 8 
   1 ik1 x 1
f pxq g pxq dx  f pk q e g̃ pk q e
1 ˜ ikx
dx dk dk
8 2π 8 8 8
Reordenando consistentemente las integrales,
»8 »8 » 8 » 8 

i k1 k x
f  pxq g pxq dx  dk f˜ pk q dk 1 g̃ pk 1 q dx e p  q
1
8 2π 8 8 8
La integral en dx conduce a 2πδ pk  k q, la que al participar en la integración en dk 1 conlleva
1
a »8 »8
f  pxq g pxq dx  f˜ pk q g̃ pk q dk ,
8 8
el resultado esperado.

En la discusión reciente acerca de bases


³ de funciones, introdujimos la noción de producto
interno de funciones. En ella xf | g y  f g dx. También vimos que la transformada de

Fourier contiene la misma información contenida en la función de partida. La relación de
Parseval refuerza la noción de un ente más abstracto, | f y, que proyectado adecuadamente
toma la forma de una función en el sentido convencional. El producto interno no depende
de la representación adoptada para | f y, sea esta en espacio el real x o en el ‘espacio de
Fourier’ k.

U de Chile 74 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

4.4.3. Potencial debido a una distribución de cargas

Calculemos la transformada de Fourier del potencial coulombiano -Φ̃pkq- debido a una


distribución uniforme de carga. Como vimos anteriormente, la transformada de Fourier es el
producto de las convoluciones. Puesto que esta aplicación es 3D, tenemos

Φ̃pkq  p2π q3{2 ρ̃pkq Ṽc pkq

El potencial de Coulomb debido a una carga puntual unitaria es Vc pr q  1{r, de modo que

Ṽc pkq 
2 1
. (4.4.4)
π k2
Por lo tanto,
Φ̃pkq  ρ̃pkq .

(4.4.5)
k2

Necesitamos determinar ρ̃, la cual se obtiene fácilmente suponiendo simetrı́a esférica.


Entonces,
1 y ikr 3
ρ̃pkq 
p2πq3{2 e d r ρprq
La integración la realizamos con las variables esféricas pr, θ, φq, con el eje azimutal según k.
Con ello k  r  kr cos θ. La integración en dφ es directa, con lo que
»8 »π
ρ̃pkq  r dr ρprq sin θ dθ eikr cos θ .
2π 2
p2πq3{2 0 0

La integración en θ se realiza fácilmente, conduciendo a


»8
ρ̃pkq  r dr ρprq sinpkrq .
2 1
π k 0

Considerando cargas uniformemente distribuidas en la extención de una esfera de radio


R, entonces ρpr q  ρ ΘpR  rq, donde Θ representa la función escalón de Heaviside. Por
lo tanto,
»R »R
ρ̃pkq 
2 ρ
r dr sinpkrq 
2 ρ B
p Bk q dr sinpkrq .
π k 0 π k looooooomooooooon
0

p q{
sin kR k

Este resultado conduce a


2 ρ R 2
ρ̃pkq  j1 pkRq ,
π k

FCFM 75 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

donde hemos utilizado


j0 ptq  j1 ptq  
sin t dj0
, .
t dt
Estas dos últimas corresponden a las funciones esféricas de Bessel de orden 0 y 1, respectiva-
mente. Si normalizamos la densidad de carga ρ a Zq, vale decir, ρ  43 πR3  Zq, entonces
se obtiene
2 Zq 3 j1 pkRq
Φ̃pkq  .
π k2 kR
Esta factorización para la transformada de Fourier de una distribución extendida es deliberada
(en este ejemplo). La idea es examinar el caso lı́mite de una distribución uniforme en un
entorno esférico con R Ñ 0. Se puede verificar que

j1 ptq
lı́m
tÑ0 t
 13 ,
con lo cual,
lı́m Φ̃pkq 
2 Zq
,
tÑ0 π k2
coincidente con el resultado debido a una fuente puntual por sı́ sola [c.f. Ec. ( 4.4.4)] luego
de hacer Zq  1.

Antes de abandonar este ejemplo resulta instructivo hacer contacto con un planteamiento
alternativo para la obtención de Φ̃. Recordemos que el potencial electrostático satisface la
ecuación de Poisson,
∇2 Φpr q  4πρpr q . (4.4.6)
Si definimos, separadamente,
» »
Φpr q  Φ̃pkq eikr , ρpr q  ρ̃pkq eikr ,
1 1
p2πq3{2 p2πq3{2
resulta evidente verificar
»
∇ Φpr q 
2 1
p2πq3{2 pk2qΦ̃pkq eikr .
1
Al sustituirl en la en Ec. ( 4.4.6), multiplicar por eik r y posteriormente integrar en d3 r se
obtiene,
Φ̃pkq  2 ρ̃pkq ,

k
resultado coincidente con la Ec. ( 4.4.5) para la misma función. Este enfoque permite resolver
muchas ecuaciones diferenciales parciales mediante métodos de integración directos.

U de Chile 76 FCFM
Capı́tulo 5

Ecuaciones diferenciales

Para la descripción cuantitativa de una enorme variedad de sistemas fı́sicos se recurre


a ecuaciones diferenciales, las que suponen que las propiedades a describir son funciones
contı́nuas del espacio, del tiempo u otro parámetro caracterı́stico. Una primera clasificación
a estas ecuaciones permite subdividirlas en lineales y no lineales. Por ahora nos ocupare-
mos de las ecuaciones lineales, las cuales también se subdividen en elı́pticas, parabólicas e
hiperbólicas. A modo de ilustración mencionamos las siguientes ecuaciones según clasifica-
ción. La forma de estas ha sido simplificada mediante reescalamiento de las variables, a fin
de focalizar la participación de los operadores diferenciales.

Elı́pticas: en ellas todos los operadores de segundo orden tienen el mismo signo.

• Laplace: ∇2 φ  0
• Helmholtz: ∇2 φ k2φ  0
• Poisson: ∇2 φ  f

Parabólicas: en ellas alguno de los operadores de segundo orden está ausente.

• Difusión: ∇2 u  Bt u
• Schrödinger: ∇2ψ Uψ  iBtψ
Hiperbólicas: en ellas alguno de los operadores de segundo orden tiene signo opuesto
al resto.

• Ondas mecánicas: ∇2 φ  Bt2 φ  0


• Klein-Gordon: ∇2 φ  m2 φ  Bt2 φ

77
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

Todas estas ecuaciones constituyen un problema definido una vez que se especifican las
condiciones de borde (C.B.). Usualmente estas se traducen en valores de la función en los
bordes (C.B. de Dirichlet), valores de las derivadas en los bordes (C.B. de Newman), o
mixtas.

5.2. Separación de variables

El método de separación de variables es una estrategia que permite estudiar en forma


sistemática problemas que involucren la suma de operadores diferenciales actuando sobre
espacios diferentes. Con la excepción del problema de Poisson, todos las ecuaciones mencio-
nadas anteriormente tienen la estructura Dr Ψ  Dt Ψ, donde Dr y Dt representan operadores
diferenciales en las coordenadas espaciales y temporales, respectivamente. Si se plantea una
solución del tipo Ψpr, tq  Rpr q T ptq, entonces
D r R pr q
R pr q
 DTtTptpqtq .
Puesto que r y t son parámetros independientes, necesariamente cada lado de la igualdad
debe ser constante,
Dr Rpr q  λRpr q ,
Dt T ptq  λT ptq .
Notar que el problema se ha reducido a un problema de valores propios y funciones propias.
Si bién este esquema tiene aspecto de ser de alcance ilimitado, sus limitaciones prácticas
radican en la implementación de las condiciones de borde. Como es de esperar, aquellos
sistemas cuya simetrı́a sea particularmente simple permitirán el uso de funciones especiales
que ayuden a una buena convergencia de la solución. Ese no siempre es el caso.

5.2.1. Ecuación de Laplace en un disco

Consideremos la ecuación de Laplace para un campo f sobre un dominio circular bidimen-


sional. El disco es de radio R, en cuyo contorno el campo está dado por f pR, φq  f pφq, con
f una función conocida y φ el ángulo polar en coordenadas cilı́ndricas. En estas coordenadas
la ecuación de Laplace, ∇2 f  0, se expresa



1 B B B2f  0 B B B2f  0
ρ Bρ
ρ

f 1
ρ2 Bφ2 Ñ ρ
f
Bρ Bρ Bφ2
ρ

Esta última ecuación ha sido obtenida a fin de poder aplicar separación de variables, para

U de Chile 78 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

ρ φ

Fig. 5.1: Problema de Laplace en un disco.

lo cual es necesario expresar los operadores diferenciales como la suma de operadores donde
las variables no se mezclen. A este punto planteamos f pρ, φq  ω pρq χpφq. Sustituyendo y
separando ecuaciones se obtienen


B B B2χ  cχ ,
Bρ ρ Bρ  c ω ,
ω
ρ
Bφ2
con c la constante de separación. Siendo χ una cantidad fı́sica, es razonable exigir que ella
sea univaluada. Por lo tanto exigimos
χpφq  χpφ 2π q ,
para lo cual necesariamente c debe ser positiva. Ası́, denotamos c  k 2 , con lo cual
B 2 χ  k 2 χ ñ χpφq Ñ χk pφq  Ak cos kφ
Bφ2 Bk sin kφ ,

con k entero. Para determinar ω resolvemos




B B
Bρ ρ Bρ  k ω ,
ω 2
ρ

ecuación diferencial homogénea cuya solución tentativa se puede suponer de la forma ω  ρp ,


con p una constante por determinar. Sustituyendo en al ecuación anterior se obtiene p2  k 2 ,
o bién p  k. Si k  0, entonces,

ω pρq Ñ ωk pρq  ck ρk
dk
.
ρk
Cuando k  0, examinamos en detalle.
B ρ B ω
 0 ñ ω pρq Ñ ω pρq  c d ln ρ .
Bρ Bρ
Puesto que el centro del disco es parte del dominio de la solución. Si además exigimos
regularidad de la solución en todo este, necesariamente dk  0 para todo k ¥ 0. Todo lo
anterior restringe la forma de las soluciones fk  ωk χk ,
k0 f pρ, φq  c A
k0 fk pρ, φq  ck ρk pAk cos kφ Bk sin kφq

FCFM 79 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

Todas ellas son soluciones de la ecuación diferencial, de modo que su superposición también
lo es. Escribimos convenientemente,

A

f pρ, φq  pAn cos nφ Bn sin nφq ρn
2 n 1 
Para determinar los coeficientes evaluamos en ρ  R,

A

f pφq  pAn cos nφ Bn sin nφq Rn ,
2 
n 1
³π
y multiplicamos separadamente por 1, cos mφ y sin mφ. Luego integramos π dφ    y
obtenemos
»
1 π
A  π π
f pφq dφ
»π
An  1
πRn π
f pφq cospnφq dφ
»π
Bn  1
πRn π
f pφq sinpnφq dφ

A este punto el problema está resuelto dado que se han obtenido todos los coeficientes
necesarios para la expansión. Buscamos ahora una forma más compacta para la serie. Si
reemplazamos los coeficientes obtenidos en la expansión podemos verificar
» " n »π *
1 π ¸
f pρ, φq  1
f pφ q dφ1 ρ
f pφ1 q rcos nφ1 cos nφ sin nφ1 sin nφs dφ1 .
2π π n1
πR n

Reagrupando términos e identificando entre los paréntesis cuadrados cos npφ1  φq se obtiene
 
1 π
» 8̧  ρ n
f pρ, φq  f pφ1 q 1 2 cos npφ1  φq dφ1 .
2π π 
n 1
R

Esta suma se puede reordenar mediante la aplicación adecuada de la serie geométrica1 ,


conducente al siguiente resultado para la solución
»
1 π R 2  ρ2
f pρ, φq  f pφ1 φq dφ1 .
2π π R2 ρ  2Rρ cos φ
2 1
°
Consideremos S  1 2 1 xn cos nθ  1
° einθ q  1
° iθ qn . °
1 x pe 1 pxe q 1 pxe
1 n inθ iθ n

Si x   1 entonces podemos hacer uso de las expresiones para la serie geométrica infinita. Luego de
sustituir y simplificar se obtiene S  1 x212x
x2
cos θ .

U de Chile 80 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

A pesar de que los procedimientos seguidos parecieran estar correctos, es necesario veri-
ficar que la solución obtenida es efectivamente la solución al problema. Ello implica constatar
que ∇2 f  0, y que f pR, φq  f pφq. Ambas verificaciones quedan propuestas como ejerci-
cio2 .

5.3. La ecuación de Bessel

Recientemente abordamos el problema de la ecuación de Laplace en un dominio circular.


Si el problema consiste en el de ondas de presión dentro de una cavidad cilı́ndrica, la ecuación
a resolver es
1 B2Φ
∇2 Φ  2 2  0 .
c Bt
Mediante separación de variables, Φ  χpr q T ptq, podemos llevar esta ecuación a la de
Helmholtz para χ. Si además expresamos el laplaciano en coordenadas cilı́ndricas se obtiene


ω2 1 B B B2χ B2χ
χ0 Ñ k2χ  0 ,
2 χ 1
ρ Bρ Bρ Bφ2 Bz2
∇χ ρ
c2 ρ2
donde hemos denotado k 2  ω 2 {c2 . Introducimos separación de variables de la forma
χpρ, φ, z q  Rpρq F pφq ζ pz q, que al ser reemplazada en la ecuación anterior conduce a
1 1 d
ρ R dρ
pρR1q 1 1 2
ρ2 F
F
1 2
ζ
ζ k2  0 . (5.3.1)
loooomoooon
p 2
En esta ecuación se ha hecho uso de que R  Rpρq, F  F pφq y ζ  ζ pz q. Tal dependencia
en sólo una variable permite el uso no ambiguo de la notación ‘d{dx’, o primas para las
derivadas. Además, la suma de los últimos dos términos del lado izquierdo de la ecuación
depende, en principio, sólo de la variable z, mientras que el resto sólo de pρ, φq. La indepen-
dencia de estos dos juegos de variables exige que cada uno de los términos sea constante, es
decir
ζ 2 p z q p k 2  p 2 qζ pz q  0 . (5.3.2)
El motivo por el cual se ha optado por p2 en la constante de separación y no por p2 es
por el tipo de solución que surge para ζ. Esta consideración queda más clara más adelante,
cuando abordemos las funciones modificadas de Bessel.

Volviendo a la Ec. ( 5.3.1), multiplicando por ρ2 y reagrupando términos se obtiene

ρ
R
1 d

pρR1q ρ2 p2 1 2
F
F 0
looooooooooomooooooooooon
n2
2
Hacerlo.

FCFM 81 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

En esta separación se ha introducido la constante n2 , el cuadrado de un entero, a fin de


garantizar que F pφq sea univaluada ante φ Ñ φ 2π. Entonces, la ecuación definitiva para
R es
p ρR1 q  n2 R ρ2 p2 R  0 .
d
ρ

Introduciendo las nueva variables z  p ρ; n Ñ ν, escribimos


z
d
dz
z
dR
dz
 ν2 R z2 R  0 , (5.3.3)

la ecuación de Bessel en coordenads cilı́ndricas. En esta última permitimos que el parámetro


ν tome cualquier valor. Para el caso particular del ejemplo introductorio este es un entero.

5.3.1. Funciones de Bessel

Buscamos una solución en serie para la ecuación de Bessel. A fin de permitir generalidad
intentemos

Rpz q  z r
ak z k  zr S .

k 0

Entonces,

zR1  r
rz S z r
kak z k Ñ

k 1

z pzR1 q1  r2 z r S zr p2rk k 2 qak z k .

k 1

Al sustituir en la ecuación de Bessel [c.f. Ec. ( 5.3.3)] y luego de un par de simplificaciones


se obtiene
8̧ 8̧
pr2  ν 2qS p2rk k 2 qa k z k  ak z k 2
0.

k 1 
k 0
°8
Esta igualdad se puede escribir de la forma B B1 z 2 Bk z k  0, la cual se cumple si
cada uno de los coeficientes Bi se anula. Por lo tanto,

pr2  ν 2q a  0
rpr 1q2  ν 2s a1  0
pr2  ν 2qak p2rk k2qak ak2  0.

Analizamos posibles escenarios.

U de Chile 82 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Si a  0, necesariamente r  ν ñ a1  0. En este caso sólo términos pares


participan en la serie.
• Para r  ν,
ak   p2νak2kqk .
Esta relación de recurrencia permite determinar a2 , a4 , a6 ,    a partir de a .
Alternativamente, podemos definir los nuevos coeficientes bm (m  0, 1, 2,    )
mediante bm  a2m . Entonces,

bm   4pνbmm1 qm ,
con lo cual
 4mpν pqmb
1q m!m q    pν
bm .

Todos los coeficientes resultan proporcionales a b , el cual puede ser definido a


gusto. Es standard definir

 2ν 22mΓpq
m
b  2ν Γp1ν 1q
ñ bm
pν m 1q
.

Ası́ entonces Rpz q  Jν pz q, con


8̧ pqm p z2 q2m ν .
J ν pz q 
m!Γpν m 1q
(5.3.4)
m0

A esta función Jν pz q se le denomina función de Bessel del primer tipo.


• Para r  ν se genera Jν pz q, la cual es en general linealmente indepen-
diente de Jν pz q. Sin embargo, cuando ν es entero positivo (ν Ñ n), entonces
Jn pz q  pqn Jn pz q, lo que las hace linealmente dependientes. La generación de
una función linealmente independiente en este caso es, por ahora, menos directa.
Es posible demostrar que las funciones de Newman definidas por
Jν pz q cos νπ  Jν pz q
Yn pz q  lı́m ,
ν Ñn sin νπ
son linealmente independientes de Jn pz q. Para evaluar este lı́mite aplicamos
l’Hop̂ital
    
dJν
cos νπ  Jν π sin νπ  dJν

Yn pz q    pq
1 dν dν 1 dJν n dJ ν
.
π cos νπ π dν dν
ν Ñn
Evaluando las derivadas y reordenando se obtiene
2 !  z  )
Yn pz q  ln γ Jn pz q  (serie regular en z) .
π 2

FCFM 83 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

Aquı́ se denota,


γ  nlı́m
Ñ8
1
1
2
1
3
    ln n  0.577216 ,
la constante de Euler. Claramente Yn pz q tiene una singularidad logarı́tmica en
el origen, algo reconocido en el problema de Coulomb de un alambre delgado.

Para a1  0, necesariamente r 1  ν, con a  0. En este caso sólo se dan


términos impares de la serie: a1 , a3 , a5    .

• Para r  ν  1 resolvemos ak ,
ak2 ak2
ak   Ñ 
pk rq  ν
2 2 pk  1qp2ν k  1q .
Haciendo esta vez bm  a2m 1 , con m  0, 1,    , se obtiene

bm   4pνbmm1 qm .
Se observa entonces la serie generada por los coeficientes impares coincide con la
generada por los coeficientes pares. En esta lı́nea, no estamos más que replicando
lo obtenido.

Existen muchas fuentes que permiten la evaluación numérica de las funciones de Bessel.
En la Fig. (5.2) se ilustran las gráficas de Jn e Yn para n  0, 2, 4. Estas funciones tienen un
par de caracterı́sticas que conviene tener presentes. Por ejemplo, sólo J pz q es no nula y finita

1 1
0.75 0.75
0.5 0.5
0.25 0.25

2 4 6 8 10 2 4 6 8 10
-0.25 -0.25
-0.5 -0.5
-0.75 -0.75
-1 -1

Fig. 5.2: Funciones de Bessel (izquierda) y de Newman (derecha) para n  0, 2, 4.

en el origen. De hecho J p0q  1, mientras que para n ¥ 1, Jn p0q  0. Una caracterı́stica


que tienen las funciones de Bessel es que a medida que aumenta su orden, el primer máximo
de ubica cada vez más alejado del origen. En relación a las funciones de Newman, todas ellas
son singulares en el origen. En particular, la singularidad de Y pz q es de tipo logarı́tmica,
mientras que para n ¥ 1 ella es del tipo  1{z n .

U de Chile 84 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Haciendo uso de los resultados anteriores es posible demostrar los siguientes comporta-
mientos cerca del origen
 z 2
J  pz q  1
2
 z n
Jn pz q  n¥1
1
Γ pn 1q 2
2  z 
Y  pz q  ln γ
π 2

n
Yn pz q  
p n  1q! 2
n¥1
n z
Para efectos de estimaciones no está de más tener presentes los primeros ceros de la función
J pz q: {2.40, 5.52, 8.65, 11.8, 14.9, ...}.

5.3.2. Funciones modificadas de Bessel

La ecuación diferencial para las funciones de Bessel, dada por la Ec. ( 5.3.3), puede ser
escrita de la siguiente forma
x2 y 2 xy 1 pβ 2x2  ν 2qy  0 .
Si ν es real y β 2 ¡ 0, entonces las soluciones y son combinaciones lineales de Jν pβxq e
Yν pβxq. Sin embargo, también nos podrı́amos encontrar con la siguiente ecuación,
x2 y 2 xy 1  pβ 2 x2 0. ν 2 qy
En este caso las soluciones son del tipo Jν piβxq e Yν piβxq, conducentes a las funciones
modificadas de Bessel. En este caso es usual definir
Iν pβxq iν Jν piβxq 1er tipo
π Iν  Iν
Kν pβxq  2do tipo
2 sin νπ
Estas funciones se ilustran en la Fig. (5.3) para ν  0, 2, 4. Con lı́nea contı́nua se grafican
los casos ν  0, mientras que las de segmento largo y corto corresponden a ν  2 y ν  4,
respectivamente.

Las funciones modificadas de Bessel presentan las siguientes propiedades

1. Iν pxq es regular en el origen y divergente para x Ñ 8.

FCFM 85 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

10 10

8 8

6 6

4 4

2 2

0.5 1 1.5 2 2.5 3 3.5 4 0.5 1 1.5 2 2.5 3 3.5 4

Fig. 5.3: Funciones modificadas de Bessel del primer (izquierda) y segundo (derecha) tipo
para n  0, 2, 4.

2. Kν pxq es singular en el origen y se anula para x Ñ 8.

3. Iν y Kν no tienen raices no nulas, salvo I0 en el origen.

4. Iν y Kν son reales.

5.3.3. Diferenciación y recurrencia

Las funciones de Bessel satisfacen diversas propiedades, muchas de ellas bastante útiles.
Listamos algunas de ellas.

z
dJν
dz
 νJν  zJν 1 (5.3.5a)

z
dJν
dz
 zJν1  νJν (5.3.5b)
Jν 1  p2ν {zqJν  Jν1 (5.3.5c)
d ν
dz
pz Jν q  zν Jν1 (5.3.5d)
d ν 
dz
z Jν  zν Jν 1 (5.3.5e)

Para demostrar ( 5.3.5a) derivamos con respecto a z la expansión ( 5.3.4) para Jν . Es directo
verificar
8̧ pqk p z q2k ν p2k ν q 1
z
dJν
dz
 k!Γ
2
p ν k 1q
2
.
k0

El factor p2k ν q permite separar el lado derecho en dos sumas, una partiendo de k  1
y la otra desde k  0. Mediante una traslación de ı́ndices es directo obtener la identidad (
5.3.5a). La identidad ( 5.3.5b) se puede obtener reagrupando z dJ dz
ν
 zJν1. La identidad (

U de Chile 86 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

5.3.5c) es una consecuencia directa de las dos anteriores, mientras que las dos últimas surgen
de las dos primeras.

Entre las identidades importantes para las funciones de Bessel, y en general muchas de
las funciones especiales, son aquellas que involucran el wronskiano. Sean f1 pxq y f2 pxq dos
funciones diferenciables, entonces se define el wronsquiano W mediante


f1 f11
W pf1 , f2 ; xq  f1 f21  f11 f2  det
f2 f21
. (5.3.6)

Demostremos que si u y v son combinaciones lineales independientes de Jν pz q e Yν pz q,


entonces
d
dz
rzW pu, v; zqs  0 .
En efecto, puesto que u y v son combinaciones lineales de Jν e Yν , ambas satisfacen la
ecuación de Bessel, vale decir

M v
z
d
dz
z
du
dz
p z 2  ν 2 qu  0
z

M u
z
d
dz
z
dv
dz
pz2  ν 2qv  0
z

Multiplicando cada ecuación por v {z y u{z, y restando los lados respectivos se obtiene



u
d
dz
z
dv
dz
 v dzd z
du
dz
0 ñ d
dz
rzW pu, v; zqs  0 .

A fin de ilustrar un posible uso de este tipo de identidades, considérese la derivada del
cuociente v {u,
d  v uv 1  v 1 u W pu, v; z q
dz u
 u 2
 u2
.

Puesto que zW es constante, zW  A, entonces


 »

d v
dz u
 A
zu2
ñ v u B A
dz
zu2
.

En particular, podemos hacer u Ñ Jν ; v Ñ Yν ; con lo cual


 » 
Yν  Jν B A
dz
zJν2 pz q
.

permitiendo expresar la función de Bessel del segundo tipo en términos de la de primer tipo.
Evidentemente la relación es no lineal, como es de esperar.

FCFM 87 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

5.3.4. Una identidad útil

En la manipulación de expansiones que involucran funciones de Bessel es usual encon-


trarse con la integral »
I pα, β q  xJν pαxqJν pβxq dx

Esta integral tı́picamente viene con lı́mites de integración definidos. Más aún, resulta de
particular interés el caso α  β, para el cual se obtiene
»
1 2 1 (
xJν2 pαxq dx  x rJν pαxqs2 px2  ν 2{α2qJν2pαxq (5.3.7)
2
Para su demostración consideremos las ecuacions diferenciales para Jν pαxq y Jν pβxq, deno-
tadas por simplicidad como upαxq y v pβxq respectivamente,


x
d
dx
x
du
dx
p α 2 x 2  ν 2 qu  0;


x
d
dx
x
dv
dx
p β 2 x 2  ν 2 qv  0.

Luego de multiplicar la primera de ellas por v {x y la segunda por u{x, restamos los lados
correspondientes para obtener
 
 
 »R
du 
R
d
dx
x u
dv
dx
 v du
dx
 pα β qxuv Ñ
2 2
x u
dv
dx
 v dx   p α β q
2 2
xuv dx ,
0 0

con lo cual »R
pα  β q
2 2
xuv dx  R pβuv 1  αvu1 q
0
A este punto nos anticipamos a dos escenarios muy comunes. Uno de ellos es β  α, mientras
que el otro es β Ñ α.

Cuando β  α, pero αR y βR son raı́ces de Jν pz q o Jν1 pz q, entonces el lado derecho de


la integral es nulo. Ello implica que
»R
pα  β q
2 2
xJν pαxqJν pβxq dx  0 ; pα  β q .
0

Para el caso β Ñ α, primero dividimos por pα2  β 2q y luego tomamos el lı́mite usando
l’Hôpital,
»R
RβJν pαRqJν1 pβRq  RαJν1 pαRqJν pβRq
xJν2 pαxq dx  lı́m
0 β Ñα α2  β 2

U de Chile 88 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Tener presente que Jν1 denota derivada con respecto al argumento, a diferencia de la derivada
con respecto a x. Ellas difieren en una constante multiplicativa. Ası́, derivando con respecto
a β el numerador y el denominador obtenemos para el cuociente

Jν pαRq BBβ rRβJν1 pβRqs  RαJν1 pαRq BBβ rJν pβRqs


2β .

A este punto sustituimos sin riesgo β  α y denotamos z  αR. Entonces,


»R
R2 (
xJν2 pαxq dx 
2
rJν1 pzqs2  z1 Jν pzq rzJν pzqs1 .
0

Utilizando la ecuación z rzJν1 s1  pν 2  z2qJν , obtenemos finalmente


»R
(
xJν2 pαxq dx 
1 2
2
R rJν1 pzqs2 p1  ν 2{z2qJν2pzq . (5.3.8)
0

Como hemos visto, las funciones Jν pz q son oscilantes en z, lo que permite asociar a cada
valor de ν una colección de ceros tz1ν , z2ν , z3ν ,    u. Si α es tal que αR coincide con uno de
los ceros de Jν , entonces
»R »R
1 2 1
xJν2 pαxq dx  2
R rJν pz qs2 ñ xJν2 pαxq dx 
1 2 2
2
R Jν 1 pz q .
0 0

Esta última relación surge de la Ec. ( 5.3.5a) evaluada en un cero de Jν . Resumiendo, si


Knm R  znm , el n-ésimo cero de Jm pz q, entonces
»R
R2 2
xJm pKn1 m xqJm pKn2 m xq dx  δn1 n2 J pKn mRq . (5.3.9)
0 2 m 1 1

5.3.5. La ecuación de Laplace en una cavidad cilı́ndrica

Resolvamos la ecuación de Laplace ∇2 V  0 al interior de una cavidad cilı́ndrica de radio


b y altura L. El potencial es nulo en todo el contorno salvo en una de las tapas, donde el
potencial está dado por una función conocida. Utilizamos coordenadas cilı́ndricas con el eje
z coincidente con el eje del cilindro, mientras la tapa inferior se ubica en z  0. El potencial
es una función V  V pρ, φ, z q cuyas condiciones de borde son

V pρ, φ, Lq  f pρ, φq
V pρ, φ, 0q  0
V pb, φ, z q  0

FCFM 89 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

fo (ρ,φ)

Fig. 5.4: Problema de Laplace en una cavidad cilı́ndrica.

La ecuación de Laplace se expresa




1 B B V 1 B2V B2V  0 .
ρ Bρ Bρ ρ2 B φ2Bz2
ρ

Introduciendo separación de variables, V  RpρqF pφqζ pzq,




1 1 d2 F 1 d2 ζ
1 1 d
R ρ dρ
ρ
dR
dρ F ρ2 dφ2 ζ dz 2
0. (5.3.10)

Antes de proseguir es conveniente anticipar el escenario. Primero, esperamos que F


sea cı́clica, lo que necesariamente implica que el término F 2 debe ser negativo. Además, el
d2 ζ
término ζ1 dz 2 necesariamente es constante, quedando por determinar si es positivo o negativo.

Si lo suponemos negativo ello conduce a funciones modificadas de Bessel para Rpρq, lo que
no es aceptable por las siguientes consideraciones:

De los dos tipos de soluciones Iν y Kν , sólo Iν es aceptable puesto que Kν es singular


en el eje.

Las soluciones Iν nunca se anulan fuera del origen, por lo que no es posible imponer
que cumplan la condición de borde en el contorno en ρ  b.

Con lo anterior, resolvemos

1 d2 ζ
 K2 Ñ ζ pz q  AeKz BeKz .
ζ dz 2

Exigiendo ζ p0q  0, entonces ζ pz q  A1 sinh Kz. Volviendo a la Ec. ( 5.3.10) nos quedamos
con 

1 d2 F
ρ d
R dρ
ρ
dR

K 2 ρ2
F dφ2
0.

U de Chile 90 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

La ciclicidad de las soluciones en el ángulo φ exige que


d2 F
dφ2
 m 2 F ñ F pφq  A1 cos mφ A2 sin mφ ,

con m un entero. De esta forma, la ecuación diferencial para Rpρq se reduce a




ρ
d

ρ
dR

p K 2 ρ 2  m 2 qR  0 .
De esta, sólo las funciones de Bessel Jm pKρq pueden participar en la solución puesto que
Nm pKρq es singular en ρ  0. Sin perder generalidad podemos escribir
Rpρq  Jm pKρq .
Al exigir Rpbq  0, entonces Jm pKbq  0. Esta exigencia restringe K a valores tales que Kb
coincidan con las raı́ces de Jm pz q. A ellas las denotaremos por xnm , representando la n-ésima
raiz de Jm . Ası́, K Ñ Knm  xnm {b. Esto nos permite escribir soluciones de la forma
V pρ, φ, z q  Jm pKnm ρqpAnm cos mφ Bnm sin mφq sinh Knm z .
Cada una de estas funciones satisface las condiciones de borde en la base y manto, de modo
que una combinación lineal de todas ellas también:
¸¸
V pρ, φ, z q  Jm pKnm ρqpAnm cos mφ Bnm sin mφq sinh Knm z .
m n

La determinación de los coeficientes Anm y Bnm surge de imponer V pρ, φ, Lq  f pρ, φq, es
decir,
¸¸
f pρ, φq  Jm pKnm ρqpAnm cos mφ Bnm sin mφq sinh Knm L . (5.3.11)
m n

A este punto conviene tener presente las siguientes identidades para n y n1 enteros,
»π
cos mφ cos m1 φ dφ  πδmm1
»π
π
sin mφ sin m1 φ dφ  πδmm1
» π π
sin mφ cos m1 φ dφ  0

Con ellas se puede proceder a despejar los coeficientes Anm y Bnm de la Ec. ( 5.3.11).
Primero multiplicamos por cos m1 φ e integramos en φ, conduciendo a
»π ¸
cos mφ f pρ, φq dφ  π Anm Jm pKnm ρq sinhpKnm Lq .
π n

FCFM 91 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

El despeje definitivo es posible haciendo uso de la Ec. ( 5.3.9) de ortogonalidad de las


³b
funciones de Bessel. Multiplicando por ρJm pKn1 m ρq e integrando 0 dρ    obtenemos
»b »π
b2 2
ρ dρJm pKnm ρq dφ cospmφq f pρ, φq  πAnm sinhpKnm Lq J pKnmbq .
0 π 2 m 1

Ası́,
³π ³b
2 π dφ 0 ρ dρ f pρ, φq cospmφq Jm pKnm ρq
 πb2 sinhpKnm Lq Jm 1 pKnm bq
Anm 2
. (5.3.12)

Los coeficientes Bnm se obtienen de forma análoga, sustituyendo cos mφ Ñ sin mφ.

5.4. Ecuación de Helmoltz con simetrı́a axial

En la sección anterior abordamos las ecuaciones de Laplace y de Helmholtz en coorde-


nadas cilı́ndricas. El uso de separación de variables condujo a funciones armónicas (trigo-
nométricas) para la variable angular φ y de Bessel para la radial ρ. Consideremos esta vez
la ecuación de Helmholtz en coordenadas esféricas pero bajo el supuesto adicional de que el
sistema presenta simetrı́a axial, una exigencia tanto para la geometrı́a del sistema como de
sus condiciones de borde. En la Fig. (5.5) se ilustra un sistema con tales caracterı́sticas.

Fig. 5.5: Sistema con simetrı́a axial.

Resolvemos entonces ∇2 ψ k 2 ψ  0, con ψ  ψpr, θq. En coordenadas esféricas pr, θ, φq,



1 B 2 Bψ
1

1 B

B ψ


k2ψ 0.
r2 B r Br r sin θ B θ Bθ
r 2
sin θ

Separando ψ pr, θq  RprqP pθq y denotando la constante de separación por λ, se obtiene el

U de Chile 92 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

siguiente juego de ecuaciones para R y P ,




d
dr
r
dr
2 dR
p k 2 r 2  λ qR  0; (5.4.13a)


1 d
sin θ dθ
sin θ
dP

λP  0. (5.4.13b)

La primera de estas conduce a las funciones esféricas de Bessel mientras que la segunda
a los polinomios de Legendre. Comencemos analizando esta última, para la cual es con-
veniente introducir el cambio de variables u  cos θ. Mediante una manipuladión algebraica
simple se obtiene  
d
du
p1  u q du λP  0 ,
2 dP
(5.4.14)

la que en su forma más standard cobra la reconocida forma le la ecuación de Legendre,


2
p1  u2q dduP2  2u dP
du
λP 0. (5.4.15)

5.4.1. Los polinomios de Legendre

De la misma forma a como se procedió para resolver la ecuación de Bessel, resolvemos


la ecuación de Legendre intentando una solución en serie de la forma
8̧ 8̧ 8̧
P pu q  u r
ak u k
Ñ dP
du
 ru  r 1
ak u k
u r
kak uk1 .

k 0 k 0  
k 1

Entonces,
8̧ 8̧ 8̧ 8̧
p1  u q dP
2
du
 ru  r 1
ak u k
u r
kak u  k 1
 ru r 1
ak u k
u r
kak uk 1
.

k 0 k 1  
k 0 
k 1

Derivando con respecto a u y reagrupando términos


 
¸ ¸
d
du
p1  u q dP
du
2
 rpr  1qur2 a k uk rur1 kak uk1
k 0 k 1 
8̧ 8̧
rur1 kak uk1 ur k pk  1qak uk2

k 1 
k 1
8̧ 8̧
 rpr 1qu r
ak u k
 ru r 1
kak uk

k 0 
k 1
8̧ 8̧
 rur1 kak uk 1
 ur pk 1qkak uk

k 1 
k 1

FCFM 93 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

Al sustituir en la Ec. ( 5.4.14) surge una ecuación que involucra una serie de potencias en
u. Imponiendo la igualdad sobre términos de igual potencia es directo obtener las siguientes
relaciones sobre los coeficiente ak ,

rpr  1qa  0;
rpr 1qa1  0;
rrpr  1q 2rpk 2q pk 1qpk 2qs ak 2  rrpr 1q  λ 2pr 1qk k pk  1qs ak .

De esta última resulta evidente

ak  pk rpkqpk r r 1qp1kq prk 2rqq  λ ak .


2

Notar que para k Ñ 8, ak 2 Ñ ak , lo que conduce a una función divergente en u  1, es


decir θ  0. Si θ  0 no constituye una singularidad aceptable en el problema fı́sico, debemos
imponer que la relación de recurrencia para los ak se interrumpa, lo que es factible si λ es
de la forma lpl 1q, con l un entero positivo o nulo. Tomemos entonces λ  lpl 1q.

En rigor hemos de analizar cuatro escenarios que surgen de rpr  1qa  0 y rpr 1qa1 
0.

Si a  0, entonces r  0, 1. La sumatoria es multiplicada por 1 ó u, con coeficientes


ta0, a2, a4,    u.
Si a1  0, entonces r  0, 1. En este caso la sumatoria es multiplicada por 1 ó 1{u,
con coeficientes ta1 , a3 , a5 ,    u.

El análisis de estas cuatro posibilidades permite demostrar que sólo dos de ellas son indepen-
dientes, conduciendo a series de potencias pares e impares en u. Ambas series pueden ser
obtenidas exigiendo r  0. Ası́,

ak 2  kppkk 11qqpklpl 2q 1q ak ,
con a o a1 no nulos. Puesto que estos están definidos salvo una constante, sus valores son
estandarizados de modo que conlleven a la serie

P puq Ñ Pl puq 
¸
K
pqk p2l  2kq! ul2k ,
k0
2l k!pl  k q!pl  2k q!

donde 2K  l (2K  l  1) para l par (impar). Observando que


dl pu2l2k q p2l  2kq! ul2k ,
dul
 pl  2kq!

U de Chile 94 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

es posible demostrar, utilizando la fórmula binomial, que


1 dl
Pl puq  l l
rp u2  1ql s . (5.4.16)
2 l! du
A esta se le reconoce como la fórmula de Rodrigues para los polinomios de Legendre. Para
los órdenes más bajos se tiene

P puq  1
P1 puq  u
P2 puq  p3u2  1q{2
P3 puq  p5u3  3uq{2

5.4.2. Propiedades de los polinomios de Legendre

Entre las propiedades más relevantes de los polinomios de Legendre notamos

p1 u2qPl2  2uPl1 lpl 1qPl


 0 (5.4.17a)
d
du
p1  u2 q
dPl
du
lpl 1qPl  0 (5.4.17b)

pl 1qPl 1  p2l 1quPl lPl1  0 (5.4.17c)


Pl1 1  uPl1  pl 1qPl  0 (5.4.17d)
Pl1 1  Pl11  p2l 1qPl  0 (5.4.17e)
Pl puq  pql Pl puq (5.4.17f)

Además de estas mencionamos la función generatriz, que se expresa



? 1
 tl Pl puq . (5.4.18)
1  2ut t2 
l 0

Por último, los polinomios de Legendre satisfacen relaciones de ortogonalidad análogas a las
vistas para las funciones armónicas y de Bessel. En este caso
»1
Pl puqPm puq du 
2
δlm , (5.4.19)
1 2l 1
con l, m enteros. La demostración de esta identidad es directa para el caso l  m. Consideran-
do la identidad ( 5.4.17b) para los ı́ndices l y m, multiplı́quese por Pm y Pl , respectivamente.
Restar los lados correspondientes y reagrupar, obteniéndose
d  
p1  u2 qPm Pl1  p1  u2 qPl Pm1 r l pl 1q  mpm 1qs Pl Pm 0.
du

FCFM 95 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

³1
Integrando 1 du    , se encuentra
»1
rlpl 1q  mpm 1qs du Pl Pm 0,
1
de la cual resulta directa ³la ortogonalidad de los polinomios de legendre cuando m  l. En
el caso m  l evaluamos 1 du Pl2 puq, cuyo cálculo queda propuesto como ejercicio.
1

5.4.3. Las funciones esféricas de Bessel

Los polinomios de Legendre surgieron luego de aplicar separación de variables a la ecua-


ción de Helmholtz. La constante de separación se denotó por λ, los cuales ante argumentos
de regularidad de la solución toman la forma lpl 1q. Estudiamos ahora la ecuación diferen-
cial para la parte radial dada por la Ec. ( 5.4.13a), con λ  lpl 1q. Denotando t  kr se
obtiene 

d
dt
t2 dR
dt
rt2  lpl 1qsR  0 .
El aspecto de esta ecuación es muy similar a la de Bessel, por lo cual intentamos una solución
del tipo
R  tp Jν ptq ,
con p, ν parámetros a determinar. Sustituyendo en la ecuación diferencial para R obtenemos
t2 Jν2 r2p 2stJν1 rt2 ppp 1q  lpl 1qsJν 0,
cuya forma se aproxima a la de Bessel si exigimos 2p 2  1, es decir p  1{2. De esta
forma
t2 Jν2 tJν1 rt2  1{4  lpl 1qsJν  0 .
loooooooomoooooooon
ν 2
Finalmente imponemos ν 2  lpl 1q 1{4, de donde surge ν 2  pl 1{2q2 . Ası́,
ν  pl 1{2q ,
de modo que las dos soluciones linealmente independientes para R son

R1  ? Jl 1{2 ptq R2  ? Jl1{2 ptq .


1 1
t t
Estas dos soluciones dan origen a las funciones esféricas de Bessel del primer y segundo
tipo, denotadas por jl ptq y nl ptq, respectivamente. Es también usual denominarlas funciones
esféricas de Bessel y de Newman, respectivamente. La definición standard es
 π 1{2
jl ptq  Jl 1{2 ptq Bessel; (5.4.20a)
2t
 π 1{2
nl ptq  pql 1
Jl1{2 ptq Newman. (5.4.20b)
2t

U de Chile 96 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Para los ordenes más bajos se tiene

j ptq  sin t
t
n ptq  cos t
t
Es frecuente encontrarse con combinaciones lineales del tipo h
l  jl  inl , correspondientes
a funciones de Hankel de primer y segundo tipo.

Con todo lo anterior, la solución general a la ecuación de Helmholtz resulta una combi-
nación lineal del tipo
¸
ψ pr, θq  rAl jl pkrq Bl nl pkrqsPl pcos θq .

l 0

Las constantes Al , Bl se determinan a partir de las condiciones de borde.

5.5. Ecuación de Laplace en una cavidad esférica

Consideremos la ecuación de Laplace al interior de una cavidad esférica de radio b. Los


hemisferios están sometidos a potenciales V y el sistema exhibe simetrı́a axial. Resolvemos
entonces ∇2 V  0, con V  RprqP pθq. Mediante separación de variables, considerando los

+Vo θ

−Vo

Fig. 5.6: Problema de Laplace dentro de una cavidad esférica.

procedimientos discutidos en esta sección, es directo encontrar que P Ñ Pl pcos θq, con lo
que la ecuación para la parte real queda


1 d
r2 dr
r 2 dR
dr
 lpl r2 1q R  0 .
Probando Rprq  rp , es directo verificar que ppp 1q  lpl 1q. Sus soluciones son p  l;
p  pl 1q, por lo que la solución más general se expresa
8̧ 

V pr, θq  Pl pcos θq .
l Bl
Al r

l 0
rl 1

FCFM 97 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

Regularidad en el origen exige que Bl  0. Para encontrar los coeficientes Al evaluamos el


potencial en el borde del cascarón, para el cual V pb, θq  f puq, con u  cos θ. Entonces, al
igual como se ha hecho en oportunidades anteriores,

f puq  Al bl Pl puq .

l 0

Multiplicando por Pm puq, integrando y haciendo uso de ortogonalidad [c.f. Ec. ( 5.4.19)] se
obtiene »
2l 2 1
Al  f puqPl puq du .
2 bl 1
Para el caso f puq  signpuqV {2, una función impar en u, claramente los coeficientes de
orden par se anulan. Ello porque Pl puq tiene paridad pql . Para aquellos coeficientes de la
forma A2k 1 se observa
»1
A2k 1  V 2kb2k 31{2 P2k 1 puq du .
0

Esta última integral se puede evaluar utilizando, por ejemplo, la fórmula de Rodrigues. Ello
queda propuesto como ejercicio3 .

5.6. Los esféricos armónicos

En la sección anterior se abordaron los problema de Helmholtz y de Laplace considerando


sistemas con simetrı́a axial. Ciertamente ese no es el caso general, por lo que se hace necesario
abordar el problema donde se haga manifiesta la dependencia en el ángulo φ. Como es de
anticipar, una forma de abordar este nuevo problema es mediante separación de variables.

Consideremos la ecuación de Laplace para un campo ψ y apliquemos separación de


variables de la forma ψ pr, θ, φq  RprqP pθqF pφq. Entonces,

 

1 d2 F
1 1 d
r2 R dr
r 2 dR
dr
1 1
r2 P
1 d
sin θ dθ
sin θ
dP
dθ F dφ2
0.
loomoon
m2
De aquı́ surge un requerimiento directo cual es F 2 pφq  m2 F , con m entero. Por lo tanto,

F pφq  eimφ .
3
Hacerlo.

U de Chile 98 FCFM
H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

El resto del procedimiento es más o menos anticipable. Para un valor dado de m se separan las
dependencias en R y en P . Nuevamente nos encontraremos con un problema para P el cual se
resuelve mediante el método de series, esquema que puede ser consultado en algún texto. Otro
esquema también frecuente es aquel donde se introducen operadores diferenciales de ‘subida’
y ‘bajada’ capaces de generar nuevas soluciones a partir de soluciones básicas. En ambos
casos se obtienen funciones soluciones de la parte angular pθ, φq del laplaciano, tı́picamente
denotadas de la forma Y pθ, φq con un par de ı́ndices adicionales. No redundaremos en estos
procedimientos. En cambio, seguiremos el esquema de Schwinger cuyo enfoque desde el
punto de vista conceptual es bastante interesante.

Una solución elemental de la ecuacion de laplace, ∇2 φ  0, es φ  1{r, (r  0). A


partir de esta solución podemos generar otra que llamaremos φ1 ,

Ñ φ1  pa  ∇q 1r  aiBi 1r  ai rx3 i   ar3r .



φ

Puesto que a es arbitrario, esta solución conlleva a tres soluciones linealmente independientes,
una por cada componente ai ; i  1, 2, 3. Estas soluciones, en forma explı́cita, pueden ser

φ1x  rx3 ; φ1y  ry3 ; φ1z  rz3 .

En forma análoga podemos construir otra solución,

 pa2  ∇qpa1  ∇q 1r  pa2  ∇q a1r3 r  3pa1  rqpa2  rr5q  pa1  a2qr


2
φ2 .

Al escoger orientaciones independientes para a1 y a2 se generan 3  3 posibles combinaciones,


tres de las cuales se repiten por simetrı́a. Ello reduce a 6 combinaciones diferentes ilustradas
en el arreglo
3x2  r2 3xy 3xz
 3y 2  r2 3yz .
  3z  r
2 2

Sin embargo, de los 3 elementos de la diagonal sólo 2 son independientes. En efecto, al


sumar los dos primeros se genera el tercero, salvo un signo. Esto reduce a 5 el número de
combinaciones independientes.

La extensión del procedimiento ilustrado anteriormente permite generar una gran familia
de soluciones a la ecuación de Laplace. En general, es fácil ver que φl prq se escribe de la
forma
φl pr q  2l 1 fl pr q ,
1
(5.6.21)
r
con fl pr q una función homogénea de grado l, vale decir, fl pλr q  λl fl pr q. Notamos además
que fl pr q es también una solución de la ecuación de Laplace, en virtud al teorema de

FCFM 99 U de Chile
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

inversión. En este se establece que si φpr q es solución de la ecuación de Laplace, entonces


1
r
φpr {r2 q también lo es. En nuestro caso,
 
1 fl pr q  
f pr q   1r fl pr{r2q
1
r pr2 ql
1 l
.
r2l

Antes de proceder a una construcción sistemática de las soluciones, es útil contar el


número de soluciones independientes que se pueden obtener para un l dado. Como hemos
visto, el numerador el la Ec. ( 5.6.21) está formado por combinaciones de potencias del tipo
xa y b z c , con a b c  l. Nos preguntamos por el número posible de combinaciones pa, b, cq
independientes que cumplan con la condición a b c  l. Analicemos,

a0 Ñ b cl l 1 combinaciones


a1 Ñ b cl1 l combinaciones
a2 Ñ b c  l  2 l  1 combinaciones
..
.
al Ñ a b0 1 combinación.

Con esto el número total de combinaciones es 1 2    pl 1q  pl 1qpl 2q{2.


Al construir una combinación lineal fl de todos estos términos y exigir que cumplan la
ecuación de laplace, pBx2 By2 Bz2 qfl  0, nos planteamos entonces el número de polinomios
homegéneos de grado l  2 independientes: lpl  1q{2. Con ello, el número de polinomios
independientes de grado l que satisfacen Laplace es

1
2
pl 1qpl 2q  lpl  1q  2l
1
2
1.

Con estos argumentos esperamos formar 2l 1 polinomios de orden l que satisfacen la


ecuación de Laplace. Para el caso l  2 surgen 5 polinomios, como vimos al comienzo.

Denotamos las soluciones de grado l por Yl pr q, llamados sólidos armónicos. Entonces,

Yl pr q  rl Yl pr̂q .

Observar que por el teorema de inversión también es solución de la Ecuación de Laplace




1 r 1
Yl 2  Yl  rl1 1 Yl pr̂q .
1

r r r r

A las funciones Yl pr̂q se les denomina funciones esféricas armónicas, o simplemente esféri-
cos armónicos

U de Chile 100 FCFM


H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

5.6.1. Construcción de los esféricos armónicos

Nos planteamos esta vez bajo qué condiciones el elemento pa  r ql , con a un vector de
tres componentes, satisface la ecuación de Laplace. Calculamos
∇pa  r ql  lpa  rql1 a Ñ  lpl  1qpa  rql2 a  a .
∇2 pa  r ql
Al exigir ∇2 p  q  0 surge evidentemente que a  a  0, lo que implica que a  pa1 , a2 , a3 q
sea un vector de componentes complejas. Entonces,
a21 a22 a33 0.
Esta condición4 es posible con sólo dos constantes complejas puesto que siempre habrá una
constante multiplicativa indeterminada. Ası́ definimos convenientemente
a1 i a2  ξ2 ; a1  i a2  ξ 2 ; a3 ξ ξ .
Entonces,

a1  pξ  ξ 2 q
1 2
2 
a2  pξ ξ 2 q
1 2
2i 
a3  ξ ξ .
Con esto es fácil probar entonces
 

 z 
x  iy
a  r̂  ξ
1 x iy
2 2
ξ 2ξ ξ .
2 r r r
Considerando
, ,
x  r sin θ cos φ . px iyq{r  sin θ eiφ .
y  r sin θ sin φ ñ px  iyq{r  sin θ eiφ .
z  r cos θ z {r  cos θ
- -

Entonces,
1 2 
a  r̂   ξ sin θeiφ ξ 2
sin θeiφ 2ξ ξ cos θ
2
 2 iφ

2 
ξ
 sin θeiφ cos θ  1 ñ
ξ e
2 sin θ ξ

l 
2 l
ξ 2 eiφ ξ
pa  r̂ql  sin θeiφ cos θ 1
2 sin θ ξ
4
Un vector que cumpla esta propiedad de denominará vector nulo.

FCFM 101 U de Chile


Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

La expansión anterior es de la forma genérica


 l
Fl pb, uq  pb u q2  1 ,
la cual puede ser expandida en serie de Taylor en b. Obsérvese la siguiente manipulación:

Fl pb, uq
Bk pb uq2  1l

¸
2l
bk
k0
k! B bk b0

¸ bk B k  2 l
2l
 k! B u k
u 1 k Ñlm
k0
¸ b lm B lm  2 l
l
 pl  mq! Bu lm u  1 .
ml

Con este resultado, denominando u  cos θ, obtenemos para pa  r̂ql ,


 2 iφ
l l 
l m
pa  r̂q  2 sin θ
l ξ e ¸ 1 ξ sin θeiφ B l m l
u2  1
ml
pl  mq! ξ Bu lm
lm imφ

¸l
ξ l m ξ e B lm u2  1l
ml
2l sinm θ pl  mq! B u lm

Definiendo los coeficientes


ξl ξ
m l m
ψlm  a , (5.6.22)
pl mq!pl  mq!
entonces
pa  r̂ql  rl ¸
l
ψlm

Ylm pθ, φq , (5.6.23)
l! m l 2l 1
lo que lleva tácita la definición de los esféricos armónicos
d
m
pθ, φq 2l 1 pl mq! eimφ 1  d lm pcos2 θ  1ql .
Yl
4π pl  mq! sinm θ d cos θ 2l l!
(5.6.24)

Puesto que los coeficientes ψlm son arbitrarios en la Ec. (5.6.2), las soluciones Ylm son
soluciones separadas de la ecuación de Laplace. Ası́, son soluciones de la ecuación de Laplace
los Ylm . En otras palabras,
 

1 B B 1 B2
lpl 1q Ylm pθ, φq  0 .
sin θ B θ Bθ sin2 θ B φ2
sin θ

Además de los Ylm , es frecuente encontrarse con la función Θlm pθq, la cual está definida
por
Ylm pθ, φq  e Θlm pθq .
1 imφ

U de Chile 102 FCFM


H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Para este caso se tiene


 

1 B B m2
sin θ B θ
sin θ
Bθ lpl 1q 
sin2 θ
Θlm pθq  0 .

Con la definición anterior resulta directo



Yl 0  2l 1

Pl pcos θq .

Además,

Y00  ?1


Y10  3

cos θ

Y11  8π3 sin θeiφ

En cuanto a la notación de los esféricos armónicos, ella no es única. Es frecuente encon-


trarse con las siguientes notaciones equivalentes,

Ylm pθ, φq Ñ Messiah, Cohen-Tannoudji, Shankar


Ylm pθ, φq Ñ Landau, Greiner, Jackson

Es también frecuente utilizar el vector unitario r̂ para representar la dependencia en los


ángulos esféricos θ, φ. Ası́, Ylm pθ, φq  Ylm pr̂q.

5.6.2. Relaciones de ortogonalidad

Entre las propiedades importantes de los esféricos armónicos figuran las relaciones de
ortogonalidad,
»
 1 m
1 pθ, φqYl pθ, φq
dΩ Ylm  δll1 δmm1
»π
sin θ Θl1 m1 pθqΘlm pθq  δll1 .
0

Para la demostración de la primera de ellas consideremos la integral


»
1
Ill1  dΩ pa  r̂ql pa  r̂ql ,

FCFM 103 U de Chile


Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

con a un vector nulo. El resultado de esta integral es un escalar que dependerá de |a|, |a |
y pa  aq. Puesto que a es nulo, entonces la dependencia será sólo de D  pa  aq, que
podemos expresar Ill1 pDq. Ante el cambio a Ñ λa observamos que necesariamente

pλql1 pλql Ill1 pDq  Ill1 p|λ|2Dq ,


condición que sólo se cumple si Ill1  δll1 . Entonces, para l  l1

|λ|2l Ill1 pDq  Ill p|λ|2Dq ,


condición que se cumple sólo si Ill1 pDq  Dl , de modo que
»
1
Ill1  dΩ pa  r̂ql pa  r̂ql  Cl pa  aql δll1 . (5.6.25)

En esta relación los factores Cl son coeficientes numéricos independiantes de a. Para su


obtención podemos considerar la elección particular a  p1, i, 0q ñ a  p1, i, 0q, con lo
cual

a  r̂  sin θ eiφ
a  r̂  sin θ eiφ
a  a  2.

Reemplazando en la Ec. ( 5.6.25) para l  l1 , luego de sustituir u  cos θ, se obtiene


»1
Cl  2 l
 4π p1  u2ql du .
0

La determinación de Cl se centra ahora en la evalucaión de la integral


»1
βl  p1  u2ql du ,
0

para la cual β  1 y que satisface la relación de recurrencia5


βl 
2l
βl1 ñ βl 
p2l l!q2 .
2l 1 p2l 1q!
De esta forma
 4π p2lp2 l!q1q! ,
l 2
Cl

con lo cual » 1
pa  r̂ql pa  r̂ql
 2l
pa  aql δll1 .
dΩ
l! l! p2l 1q!
(5.6.26)

5
Demostrarla.

U de Chile 104 FCFM


H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Ahora buscamos una forma de introducir en esta identidad los esféricos armónicos Ylm .

Recordemos la Ec. (5.6.2) donde se introducen los esféricos armónicos. En ella



pa  r̂ql  rl ¸
l
ψlm

Y m pθ, φq ,
l! l
m
2l 1 l

de modo que al sustituir en Ec. ( 5.6.26) obtenemos


» ¸ l
 ψ s Y m pθ, φq Y m pθ, φq  2 pa  aql δ 1 .
rψlm
dΩ
mm1
lm l l
p2lq! ll

Es conveniente expresar el lado derecho de esta identidad en términos de los coeficientes


ψlm . Para ello completar los siguientes pasos intermedios

Demostrar que pa  aq  1


2
pξξ ξ ξ  q2 .

Utilizar la fórmula del binomio para demostrar

pa  aql  1 ¸
l
p2lq! ξ ξ
lm ξ lm
p2l 1q! ml pl mq!pl  mq!
ξ 

Utilizar la definición de los ψlm [c.f. Ec. ( 5.6.22)] para obtener

 p2lq! ¸ 
pa  aq  2l
l
l
ψlm ψlm .
ml

Con lo anterior es fácil verificar (las sumas en m, m1 se subentienden entre l y l)


» ¸ ¸
dΩ rψl1m1 ψlms Ylm1 1pθ, φq Ylmpθ, φq  rψl1m1 ψlms δll1 δmm1 .
mm1 m,m1

El argumento de Schwinger es que rψl1 m1 ψlm s representan coeficientes independiantes6 , lo


que conduce a »
 1
1 pθ, φq Yl pθ, φq  δll1 δmm1 ,
dΩ Ylm m

la relación que buscábamos.


6
Verificarlo.

FCFM 105 U de Chile


Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

5.6.3. Otras identidades

Sin entrar a demostrar las propiedades que siguen, es conveniente tenerlas presentes por
su gran utilidad. Ellas son
¸
Ylm pθ1 , φ1 qYlm pθ, φq  δ pθ1  θq δ pφ1  φq
1
lm
sin θ
¸ r l
Y m pr̂1 q Ylm pr̂q
|r1  r| 
1 4π
l 1 l
lm
2l 1 r ¡
¸
Pl pr̂  r̂1 q  Y m pr̂1 q Ylm pr̂q

Teorema de adición
2l 1 m l
Ylm pr̂q  Ylm pπ  θ, π φq  pql Ylm pr̂q Inversión

5.7. Teorı́a de Sturm-Liouville

Muchos de los problemas estudiados hasta ahora se pueden reducir a ecuaciones diferen-
ciales cuya forma general está dada por
 
ppxq  q px qu λρpxqu  0 .
d du
(5.7.27)
dx dx
Tı́picamente λ proviene de la constante de separación. A esta ecuación se le denomina
ecuación de Sturm-Liouville (SL). En general, toda ecuación de la forma

d2 u
P px q Qpxqu  Rpxq ,
du
dx2 dx
puede ser escrita de la forma SL. Para ello basta la sustitución
³ λρpxq  q pxq
ppxq  e P pxqdx ; Qpxq 
p px q
.

Definamos el operador de Liouville L mediante


 
Lpuq  ppxq  qpxqu ,
d du
dx dx
de modo que la ecuación SL se escribe

Lpuq λρpxq  0 .

U de Chile 106 FCFM


H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Esta ecuación es de valores propios en el sentido de que las condiciones de borde y regularidad
de las soluciones u conlleva a un espectro de valores para λ. Supongamos que el intervalo
de definición de las funciones es ra, bs y consideremos los autovalores λj y λk , tales que
M
Lpuj q λ j uj  0 uk 
M
Lpuk q λ k uk  0 uj 

Al multiplicar por uk y uj en forma cruzada, luego de restar los lados correspondientes, se


obtiene
 M »b
d 1 1
p uj uk  puj uk  pλk  λj qρuj uk dx   
dx a
Al suponer λj  λk , entonces
»b
b
pλk  λj q ρuj uk dx  p puj u1k  u1j uk qa .
a

Notemos que si  
p puj u1k  u1j uk qa  p puj u1k  u1j uk qb , (5.7.28)
entonces las funciones uk y uj son ortogonales bajo el producto interno xuj | uk y 
³b
a
ρuj uk dx. Las condiciones de borde expresadas en la Ec. ( 5.7.28) se cumplen cuando:

i.- upaq  upbq  0 (Dirichlet).


ii.- u1 paq  u1 pbq  0 (Newman).
iii.- pαu  u1 q|a pαu  u1q|b  0 (Mixta).
iv.- upaq  upbq; u1 paq  u1 pbq, con ρpaq  ρpbq (Periódica).

Aceptando que las autofunciones de SL conforman un conjunto completo de funciones,


entonces cualquier función f pxq en el intervalo ra, bs se puede expandir de la forma
8̧ »b
f pxq  ck uk pxq ; ck  f pxquk pxqρpxq dx .

k 1 a

Para los casos estudiados y otros similares se observan las identificaciones mostradas en la
Tabla (5.1).

En general toda autofunción SL, fn pxq, satisface una relación con la nésima derivada
de otra función. A esta se le reconoce como fórmula generalizada de Rodrigues,
dn
fn pxq  tρpxqrgpxqsnu .
1
an ρpxq dxn

FCFM 107 U de Chile


Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

La función g pxq es un polinomio y los coeficientes an obedecen convenciones de standariza-


ción. Para el caso de los polinomios de Legendre an  2n n!, g pxq  x2  1, ρpxq  1.

Otro tipo de relación importante en las funciones SL es la que se reconoce como función
generatriz. Este es un tipo de construcción del tipo

Gpx, tq  an fn pxq tn ,
n 0 
donde la función Gpx, tq es una expresión cerrada. Si bien existe una forma sistemática
de obtener tales funciones, nos remitiremos a los ejemplos clásicos en que participan los
polinomios de Legendre y de Hermite. Para ellos,

? 1
 tn Pn pxq
1  2xt t2 
n 0
8̧ tn
e2xtx  H n px q
2

 n!
n 0

5.8. Ecuaciones especiales

Se trata esta vez de abordar el problema general


u2 ppz qu1 q pz qu  0 , (5.8.29)
con condiciones de borde definidas. Muchas ecuaciones de la fı́sica se pueden reducir a
esta forma. Es importante tener presente que no siempre se puede obtener una solución a
este problema. Existen casos en los cuales las caracterı́sticas de los términos que participan
imponen restricciones importantes en la obtención de las soluciones.

Un método para abordar este problema general es mediante el método de series debido a
Frobenius y Fuchs. La idea es buscar una solución en torno al origen o cualquier otro punto
de interés. El problema es abordado siguiendo los siguientes esquemas alternativos.

Tabla 5.1: Ejemplos clásicos de SL


Ecuación Autofunción ppxq q pxq ρpxq λ
Bessel Jn x n {x
2
x 1
Legendre Pn 1x 2
0 1 npn 1q
Legendre asoc. Θnm 1  x2 m2 {p1  x2 q 1 npn 1q
ex ex
2 2
Hermite Hn 0 2n

U de Chile 108 FCFM


H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

a) Buscando una solución en base a la naturaleza analı́tica de ppz q y q pz q.


b) Buscando una solución en base a la naturaleza de las condiciones de borde.

Dentro del primer esquema contemplamos tres escenarios de interés.

a1) Si ppz q y q pz q son regulares en z  0, entonces la Ec. ( 5.8.29) posee dos soluciones
distintas de la forma ¸
u pz q  ak z k .

k 0

a2) Si ppz q y q pz q son singulares en z  0, pero zppz q y z 2 q pz q son regulares, entonces


existe al menos una solución a la Ec. ( 5.8.29).
a3) Si ppz q y q pz q son irregulares en z  0, con zppz q y z 2 q pz q singulares en z  0,
entonces puede no existir solución a la Ec. ( 5.8.29). En este caso no se sabe de
método para resolver la ecuación planteada.

5.8.1. Aplicación del método de series

Examinemos el caso a2, para el cual


¸ ¸
zppz q  an z n ; z 2 q pz q  bn z n ,

n 0 
n 0
°8
e intentamos una solución upz q  z n0 cn z n . En esta expansión el parámetro r está por
r

ser determinado. Derivando y sustituyendo en la Ec. ( 5.8.29), luego de multiplicar por z 2r ,
se obtiene
# +# + # +# +
¸ ¸ ¸ ¸ ¸
pn rqpn r  1qcnzn an z n pn rqcn z n bn z n cn z n 0.

n 0 n 0 n 0  
n 0 n 0 
Está claro que para separar términos de igual potencia es°necesario multiplicar
°
series. Para ello
recurrimos al°siguiente procedimiento general. Si F  n An z , y G  n Bn z n , entonces
n

H  F G  n Cn z n , con
¸
n
Cn  Anm Bm .
m 0 
Ası́ entonces,
# +
¸ ¸
n
pn rqpn r  1qcn rpm rqanm bnm s cm z n 0.

n 0 m 0

FCFM 109 U de Chile


Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

De aquı́ surge la relación para los coeficientes


¸
n
pn rqpn r  1qcn rpm rqanm bnm s cm 0

m 0

o bién,
n¸1 
rpn rqpn r  1q pn rqa b  sc n rpm rqanm bnm s cm 0
m 0 
Guiados por esta relación, definamos las funciones
λ psq  sps  1q sa b
λi psq  sai bi i¡0
λi psq  0 i 0
Entonces,

n¸1
rλpr nqscn  rλnmpr mqscm , (5.8.30)

m 0
relación que permite obtener los coeficientes cn recursivamente. Al hacer n  0 se tiene
λ prq c  0. Escogiendo c  0, entonces λ prq  0, o bién
r2 pa  1qr b 0.
A esta ecuación se le denomina ecuación indicial, cuyas raı́ces determinan la naturaleza de
la solución. Ellas están dadas por
a
 p1  aq  p1  aq  4b
2
r1,2
2
ñ r1 r2 1  a .
Con esta última, si suponemos Re r1 ¥ Re r2 , entonces Re r1 ¥ Rep1  aq{2. De estos
resultados surgen algunas consecuencias a considerar.

i.- Siempre va a existir una solución a la Ec. ( 5.8.29).


ii.- Una segunda ecuación linealmente independiente también existe si es que r1  r2 no
es entero.
iii.- Si r1  r2 N , con N entero, entonces se cumplen, simultáneamente,
λ  pr 1 q  0
λ  pr 2 N q  0
Cuando esto ocurre, una segunda solución no se puede obtener a partir de la ecuación
de recurrencia. Ello es evidente7 luego de observar la Ec. ( 5.8.30) para los cn .
7
Examine esta observación.

U de Chile 110 FCFM


H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Cuando existe una solución a la ecuación ( 5.8.29) podemos buscar una segunda solución
mediante el método de variación de parámetros. Consideremos

u2 pu1 qu  0 ,

y supongamos que u1 es la solución que se obtiene con la raiz r1 de la ecuación indicial.


Construimos
u2  hu1 , (5.8.31)
con h una función por determinar. Sustituyendo directamente en la ecuación diferencial y
dividiendo por h1 u se obtiene

h2 u11 
p0, ñ ln h1  p .
d
2 ln u21
h1 u1 dz
Integrando, reordenando y considerando una constante c de integración,
³ ppzqdz
h1  uc2 e .
1

Examinemos ahora el argumento de la exponencial,


» » 8̧
ppz qdz  1
an z n dz
z n0
8̧ a
 a ln z
n
n
zn .
n1

Con ello °8 °8
h1  uc2 ea ln z e   u2cza e 
an n an n
n 1 n z n 1 n z

1 1
°8
Puesto que u1  zr 1

n 0 cn z
n
, entonces
°8
e 
an n
n 1 n z
h1   z2rc a F pzq .
c
°8
z 2r1 a 
n 0 cn zn 1

La función F pz q es claramente regular. Considerando además r1 r2  a  1, además de


r1  r2 N , entonces
h1  1 N F pz q .
c
z
A este punto conviene tener presente que todos los coeficientes que definen F pz q son cono-
cidos, de modo que podemos expresar, sin pérdida de generalidad,

cF pz q  γn z n ,

n 0

FCFM 111 U de Chile


Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

con la cual

h1  γ γ1 z γ2 z 2   
1
zN 1
γ
 z N 1 z
γ1
N z
γ2
N  1
   γN
z
 integrando Ñ

h  γN ln z
β0
zN
β1
z N 1

 γN ln z
1
zN
pβ0 β1z   

 γN ln z βn z n

n 0

En esta última se han introducido los coeficiente βn provenientes de la integración. Puesto


que u2  hu1 , entonces,

u2  γN u1 ln z
u1
βn z n .
z N n0
°
A este punto sustituimos u1  z r1 cn z n en el segundo sumando del término del lado
derecho. Recordando que r1  N  r2 , entonces la expresión anterior se puede escribir de la
forma

u2  γN u1 ln z z r2
βn1 z n .

n 0

Este resultado permite identificar la estructura de la segunda solución a la Ec. ( 5.8.29). La


forma como se procede a obtenerla explı́citamente es sustituyendola en la ecuación diferencial
original para obtener los coeficientes βn1 mediante los métodos descritos.

5.8.2. La ecuación hipergeométrica

La ecuación hipergeométrica tiene la forma

d2 u
z p1  z q rc  pa 1qz s  abu  0 .
du
b (5.8.32)
dz 2 dz
En este caso identificamos

c  pa b 1qz
ppz q  z p1  z q
q pz q  ab ,
z p1  z q

U de Chile 112 FCFM


H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

con lo cual
c  pa b 1qz
zppz q  Ñ a  c
1z
z 2 q pz q  abz Ñ b  0 .
1z
La ecuación indicial es r2 pc° 1qt 0  0, cuyas raı́ces son r  0 y r  1  c. Para r  0
planteamos la solución u1  n0 cnzn, la cual depende de a, b, c. Denotaremos
¸
u1 pz q  F pa, b, c; z q  cn z n .

n 0

Al sutituir en la ecuación diferencial se obtiene8 para los coeficientes,

cn  pa n  1qpb n  1q
npc n  1q
.

Si c  1  n, con n entero, entonces

cn  apa 1q    pa n  1qbpb 1q    pb n  1q
n!cpc 1q    pc n  1q

 Γpa Γpaq
n q Γ pb n q Γ pc q Γp1q
Γpbq Γpc nq Γpn 1q
.

De esta forma,
Γpcq

Γpa nqΓpb nq n
F pa, b, c; z q 
ΓpaqΓpbq n0 Γpn 1qΓpc nq
z . (5.8.33)

A esta función se le llama serie hipergeométrica.

Es común hacer uso de los sı́mbolos de Pockhammer, definidos por

pλqn  ΓpΓλpλqnq ,
con los cuales expresamos
8̧ paq pbq
F pa, b, c; z q 
n n
zn .
 n!pcqn
n 0

Una forma de denotar la ubicación de los sı́mbolos de Pockhammer es mediante

F pa, b, c; z q  2 F1 pa, b, c; z q ,
8
Hacerlo.

FCFM 113 U de Chile


Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

donde se indica que dos de ellos van en el numerador y uno en el denominador.

Como resultado de valores especı́ficos adoptados por los parámetros a, b, c, las series
hipergeométricas pueden representar diversas funciones conocidas. Listamos algunas de ellas

F p1, 1, 1; z q  1 1 z |z|   1
zF p1, 1, 2; z q  lnp1 zq
F pa, b, b; z q  p1 zqa
zF p 12 , 12 , 23 ; z 2 q  arcsin z
F pn, n 1, 1; z q  Pnp1  2zq

Una segunda solución a la ecuación hipergeométrica [c.f. Ec. ( 5.8.32)] es intentando


otra del tipo
w  z 1c g pz q
Luego de reemplazar en la ecuación original se obtiene9
z pz  1qg 2 b  2c 3qz
rpalooooooomooooooon comoo2n g 1
lo  s  c 1qpblooomooon
palooomooon  c 1qg  0 .
α β 1 γ α β

Claramente se trata de la ecuación hipergeométrica al identificar


α  ac 1
β  bc 1
γ  2c
La segunda solución es, entonces,
wpz q  z 1c 2 F1 pα, β, γ; z q .

5.8.3. La ecuación hipergeométrica confluente

Se trata de la ecuación
zu2 pc  zqu1 au  0 . (5.8.34)
Para este caso los coeficientes para la ecuación indicial son a  c, y b  0. Las raı́ces son
nuevamente r  0 y r  1  c. La solución para r  0 es del tipo
¸
u Ñ Φpa, c; z q  cn z n .

n 0
9
Hacerlo.

U de Chile 114 FCFM


H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Al sustituir en la ecuación se obtiene10 para los coeficientes

cn  ppacqqn ,
n

Entonces,
Φpa, c; z q 
¸ a p qn z n ,
n0
pc q n
denominada función hipergeométrica confluente y que converge para todo valor de z.
Por la estructura de los sı́mbolos de Pockhammer, a esta serie se le denota 1 F1 . Son casos
particulares de las funciones hipergeométricas confluentes las siguientes

eiz  z
Jn pz q  F1 pn 12 , 2n 1; 2iz q (Bessel)
n! 2 1
Ln pz q  1 F1 pn, 1; z q (Legendre)

H2n pz q  pqn p2n q! F pn, 1 ; z2q (Hermite)


n! 1
1 2

10
Hacerlo.

FCFM 115 U de Chile


Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

U de Chile 116 FCFM


Capı́tulo 6

Funciones de Green

Una amplia clase de problemas de la fı́sica se cuantifican en el marco de ecuaciones dife-


renciales sujetas a condiciones de borde definidas. Para su resolución se recurre a estrategias
especı́ficas afines con los términos que participan en la ecuación. Ello es particularmente
el caso cuando se estudia un problema lineal en presencia de un término no homogéneo o
fuente. La introducción de las funciones de Green permite un enfoque distinto basado en
la estructura de los operadores que intervienen, permitiendo una solución formal al problema
cual sea la fuente. Este concepto fué introducido por George Green hacia 1828 y se mantuvo
casi desconocido por un buen tiempo. De hecho sus contemporáneos calificaron esta contri-
bución de bajo perfil. Fué Lord Kelvin quién apreció la profundidad de este aporte, el que
hoy en dı́a constituye una herramienta standard en muchas áreas de la fı́sica.

A modo de ilustración consideremos Lx un operador diferencial lineal y nos planteamos


la ecuación
Lx upxq  f pxq , (6.0.1)

con f pxq una función arbitraria pero conocida. Para resolver este problema consideremos una
función de dos variables Gpx, tq, tal que

Lx Gpx, tq  δ px  tq .

Podemos verificar entonces que una solución a la Ec. ( 6.0.1) está dada por
»
upxq  Gpx, tqf ptq dt .

Ası́, estamos en condiciones de dar una solución formal al problema original. Un aspecto
importante en la construcción de la función Gpx, tq lo constituye el tema de las condiciones
de bordes impuestas sobre u. Notar que Gpx, tq no depende de la naturaleza de la fuente.

117
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

6.0.1. Problema con C.B. homogéneas

Consideremos la ecuación diferencial de segundo orden para la función upxq en el intervalo


ra, bs con condiciones de Dirichlet (homogéneas),
Lu  u2 p px q u 1 q pxqu  f pxq . (6.0.2)

Consideremos y1 pxq y y2 pxq soluciones de Lu  0, tales que y1 paq  y2 pbq  0. A partir de


estas busquemos una solución a la ecuación no homegénea ( 6.0.2) construida de la siguiente
forma,
upxq  v1 pxqy1 v2 pxqy2 .
En esta caso v1 pxq y v2 pxq son funciones auxiliares por determinar. Ellas representan dos
grados adicionales de libertad que, sin pérdida de generalidad, pueden ser reducidos a sólo
uno. La forma de restringirlas se verá en seguida. Luego de sustituir upxq en la Ec. ( 6.0.2)
y hacer uso de Ly1  Ly2  0, se obtiene

v12 y1 2v11 y11 v22 y2 2v21 y21 ppxqrv11 y1 v21 y2 s  f pxq .

A este punto podemos imponer, para todo x,

v11 y1 v21 y2 0.


Derivando y sustituyendo en la ecuación anterior obtenemos

v11 y11 v21 y21  f pxq ,


lo que se resume en el siguiente sistema de ecuaciones diferenciales para nuestras incógnitas
v1 y v2 , 
 1   
y1 y2
y11 y21
v1
v21
 f px q .
0

Este sistema de 2  2 se resuelve en forma simple. Denotando

W pxq  y1 y21  y2 y11 ,

entonces
v11   W1pxq y2pxq f pxq ; v21  W1pxq y1pxq f pxq .
Integrando con respecto a x y reemplazando en la construcción para upxq tenemos
» »
y 2 px q y1 pxq
upxq  y1 pxq f pxq dx y 2 px q f pxq dx .
W px q W px q

U de Chile 118 FCFM


H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

En forma equivalente,
»x »b
y1 ptq y2 ptq
upxq  y2 pxq f ptq dx y 1 px q f ptq dx .
a W ptq x W ptq

La solución encontrada tiene la forma


»b
upxq  Gpx, tqf ptq dt ,
a

donde definimos la función de Green


"
y1 ptqy2 pxq{W ptq, a¤t¤x
Gpx, tq 
y1 pxqy2 ptq{W ptq, x¤t¤b
.

Vemos que Gpx, tq depende de las soluciones homogéneas y1 e y2 . Resulta útil en ocasiones
hacer referencia a la variable t como coordenada de la fuente y a la variable x como
coordenada del campo. En el caso particular de esta ilustración, y aún más generalmente,
la función de Green satisface cinco propiedades importantes.

1. La función de Green satisface Lx Gpx, tq  δ px  tq.

2. Gpx, tq es contı́nua en t  x.
En efecto, para ǫ ¡ 0 y denotando x  xǫ tenemos Gpx, xǫq  y1 px qy2 pxq{W px q Ñ
y1 pxqy2 pxq{W pxq. De forma análoga, Gpx, x q  y1 pxqy2 px q{W px q Ñ y1 pxqy2 pxq{W pxq.
Claramente entonces, Gpx, x q  Gpx, x q Ñ 0.

3. La derivada B Gpx, tq{B t es discontı́nua en t  x.


En este caso
    
BG  B y1 ptq B y 1 px q
Bt tx  y2 pxq
Bt  W ptq x Ñ y2pxq Bx  W pxq 
BG  B y2ptq Ñ y pxq B y2pxq
Bt tx  y1 pxq
Bt W ptq x
1
B x W px q
Restando ambas derivadas y reconociendo W pxq  y1 pxqy21 pxq y2 pxqy11 pxq, se verifica
 
BG   BG   1 .
Bt tx Bt tx

4. La función de Green es simétrica en sus argumentos, Gpx, tq  Gpt, xq.

5. La función de Green cumple con las C.B. Gpx, aq  Gpx, bq  0

FCFM 119 U de Chile


Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

G(x,t)

t
t=x

Fig. 6.1: Discontinuidad de B Gpx, tq{B t.

6.0.2. Un ejemplo clásico

Consideremos la ecuación de Helmholtz en 1D

u2 k 2 u  f pxq ,

donde up0q  upLq  0. Claramente, dos soluciones independientes de la homogénea son

y1 pxq  sinpkxq
y2 pxq  sinrk px  Lqs.

A partir de esta construimos el wronskiano,

W pxq  sinpkxq k cosrk pxLqsk cospkxq sinrk pxLqs ñ W pxq  k sinpkLq .

Por lo tanto la función de Green está dada por


"
sinpktq sinrk px  Lqs{k sinpkLq 0 ¤ t ¤ x
Gpx, tq 
sinpkxq sinrk pt  Lqs{k sinpkLq x ¤ t ¤ L
³
De esta forma la solución está dada por upxq  Gpx, tqf ptqdt, es decir,
»x »L
sinpktq sinrk px  Lqs sinpkxq sinrk pt  Lqs
u px q  f ptq dt f ptq dt .
0 k sinpkLq x k sinpkLq

Verificamos que en x  0 la primera integral es nula, mientras que la segunda contribución


se anula al evaluar sinpkxq. De igual forma, en x  L la segunda integral no contribuye, en
tanto que sinrk px  Lqs se anula. Estas dos observaciones permiten que la expresión obtenida
para upxq cumpla las condiciones de bordes homogéneas.

U de Chile 120 FCFM


Capı́tulo 7

Ejercicios

Nociones básicas y analiticidad

1. Considere la matriz M  P iQ, con P y Q matrices de coeficientes reales e


invertibles. Determine M1 en términos de P, Q, P1 y Q1 .

2. Considere f pz q  pez ez q{2. Definiendo f pz q  upx, y q iv px, y q, con z  x iy,


grafique los mantos upx, y q y v px, y q. Haga lo mismo para la función f pz q  1  z 2 .
En ambos casos indique las propiedades de los mantos que Ud. considere destacables.

3. Sea f pz q  lnpz 1q. Representando explı́citamente la función f en la forma upx, y q


iv px, y q calcule df {dz. Exprese su resultado en función de z.

4. Sea v  2λ lnrpx2 y 2 q1{2 s, la parte imaginaria de una función analı́tica wpz q  u iv.
Determine upx, y q.

5. Considere la función analı́tica f pz q  xy iv px, y q, donde z x iy. Determine v.

6. Demuestre las siguientes identidades:

a) Repcos z q  cos x cosh y


b) | sinh z |2 sinh2 x sin2 y
c) Impsinh z q  cosh x sin y

7. Demuestre las siguientes identidades:


?
a) sin1 z i lnpiz  1  z2q
b) tanh1 z  p1{2q lnrp1 z q{p1  z qs

8. Demuestre que la función f pz q  1{p1 z q es contı́nua para todo z  1.

121
Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

9. Demuestre la desigualdad |z1 z2 | ¤ |z1 | |z2|


10. Suponga que la posición de una partı́cula en el plano está representada por la función
z  ρeiθ . Las variables ρ y θ (que dependen de t) coinciden con los parámetros
geométricos usados para localizar la partı́cula. Derive esta expresión con respecto a t
e identifique las componentes radial y tangencial de la velocidad. Haga lo mismo para
la aceleración, identificando en este caso los cuatro términos conocidos de la expresión
vectorial de la aceleración vista en Mecánica. ¿Comentarios?
11. En el estudio de colisiones de haces de partı́culas sin pérdida de flujo la matriz de
scattering S (un número complejo en este ejemplo) se relaciona con el corrimiento de
fase δ mediante la identidad 2i1 pS  1q  eiδ sin δ. Demuestre que si δ es real, entonces
|S |  1. Suponga ahora que |S |   1, ¿Qué se puede afirmar con respecto al signo de
la parte imaginaria de δ?

Transformaciones conformes

1. Considere la transformación wpz q  z1  z (z  0). Obtenga la región mapeada por


esta para el dominio achurado en C de la figura.

−1 1

2. Considere esta vez la transformación wpz q  pz 1q{pz  1q. Obtenga la región


mapeada por esta para el dominio D  tz P C | Repz q ¥ 0u.
3. a) Encuentre las regiones en el plano complejo en las cuales f pz q  z 1{z es real.
b) Considere
e2iδ  1
t .
2i
Determine δ para t  0.433012702 0.25i. Antes de evaluar desarrolle algebraicamente.
c) Demuestre que las condiciones de Cauchy-Riemann en coordenadas polares están
dadas por:
Bu  1 Bv 1 Bu
  Bv .
Br r Bθ r Bθ Br
4. Considere la función analı́tica f pz q  u iv, con z  x iy. Denote además Ψpu, v q 
ψ px, y q, donde u  upx, y q y v  v px, y q. Demuestre la identidad
B2ψ B2ψ  |f 1pzq|2   B2Ψ B2Ψ
.
B x2 B y 2 B u2 B v 2

U de Chile 122 FCFM


H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

5. Resuelva la ecuación para el potencial electrostático Bxx V Byy V  0 en la región


superior de la figura. Allı́ de muestran dos placas conductoras planas semi-infinitas y
coplanares separadas una distancia D. La placa I está a potencial V {2 y la placa
III está a V {2. En el borde denotado con lı́nea punteada (región II) se cumple
By V |y0  0 (¿porqué?).
V(x,y) ?

(I) ( II ) ( III )

6. Considere un vector b de tres componentes que satisface b  b  0, lo que es factible


si b tiene componentes complejas. Verifique que b  pi, 1, 0q cumple con la propiedad
señalada. Considere ahora el vector r̂ en coordenadas esféricas y exprese b  r̂ en
términos de los ángulos esféricos pθ, φq. Calcule ahora la integral sobre todo el ángulo
sólido »
dΩ pb  r̂ql1 pb  r̂ql2 . (l1 y l2 enteros positivos)

7. Para resolver problemas de geometrı́a simple a veces es necesario aplicar más de una
transformación. En particular, considere ∇2 T px, y q  0, en el cuadrante de la figura,
con T p0, y ¡ 0q  0, y T px ¡ 0, 0q  V {2. Un primer paso para abordar este
problema consiste en transformar esta región en otra mediante

w  z2 .
Posteriormente, aplicar ln w  α iβ, sobre la región obtenida. Haga uso de estas
transformaciones y resuelva el problema planteado. Exprese su solución en términos de
las variables originales x, y.
11
00
00
11 y
00
11
00
11
00
11
00
11
00
11
00
11
T=0

00
11
00
11
00
11
00
11
00
11
00000000000000000
11111111111111111
T=T x
00
11
o
00000000000000000
11111111111111111
00000000000000000
11111111111111111

Integración en el plano complejo

³
1. Evalúe la integral C
rpz 2q{z s dz, para C

a) el semicı́rculo dado por z  2eiθ , con 0 ¤ θ ¤ π;

FCFM 123 U de Chile


Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

b) el semicı́rculo dado por z  2eiθ , con π ¤ θ ¤ 2π; y


c) el semicı́rculo dado por z  2eiθ , con π ¤ θ ¤ π.

2. Sea C la circunferencia en C descrita por |z i|  3 e integrada en sentido positivo.


Encuentre el valor de cada una de las integrales que siguen:
¾ ¾ ¾
ez dz
paq z2 π2
pbq cosh z dz
pz2 π2q3 pcq dz
z2 9
C C C

3. Sea C una trayectoria de cuatro segmentos rectos en C (recorrida en sentido positivo)


con vértices en z1  0, z2  1, z3  1 i y z4  i. Calcule entonces
»

eπz dz .
C

4. Demuestre que si f es analı́tica dentro y sobre un contorno cerrado C, con z fuera de


C, entonces » 1 »
f pz q dz f pz q dz

C z  z C pz  z q
2
.

5. Los polinomios de Legendre, Pn pxq, pueden ser expresados mediante la fórmula de


Rodrigues
pqn dn rp1  x2qns.
Pn pxq  n
2 n! dxn
Demuestre que estos mismos polinomios pueden ser representados por la integral
n ¾
pq
Pn pxq  n
p1  z 2 qn
2 p2πiq pz  xqn 1
dz ,
C

con |x|   1 y C una circunferencia de radio unitario centrado en el origen.

6. Sea f analı́tica dentro del cı́rculo γ definido por |z  z |  R . Demuestre la desigual-


dad de Cauchy :
|f pnqpzq| ¤ n!RM ,
n
donde M es el máximo de |f pz q| sobre γ . Determine la mejor cota para M si f pz q  ez
y z  0.

Series

1. Expanda la función f pz q  cosh z en serie de Taylor en torno al punto z  iπ{2.

U de Chile 124 FCFM


H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

2. Considere F pz q  zp11zq . Encuentre la serie de Laurent de esta función en toda su


región de analiticidad y en torno a z  1. La serie de Laurent toma distintas formas
dependiendo de la ubicación de z en regiones anulares en torno a z . Indique sus
consideraciones al respecto y establezca los radios de convergencia en cada caso. Ilustre
gráficamente.

3. Encuentre la expansión de Laurent en torno al origen para cada una de las siguientes
funciones y en toda su región de analiticidad:

fa pz q  z z 2 ,
fb pz q  z cospz 2 q ,
fc pz q 
1
p1 z q3 .
4. Determine los primeros términos no nulos de la expansión de Laurent, en torno al
origen, de las siguientes funciones:

fa pz q  1
.
sin z
fb pz q  1
1  cos z
.

5. Considere la función f pz q  1{pz 2  1q. Determine mediante integración explı́cita los


coeficientes an y bn de la expansión de Laurent en torno a z  1.

6. Encuentre la serie de Laurent en torno al origen, en toda su región de analiticidad, de


la función
f pz q 
1
.
1 2z 2
? ?
7. Considere las funciones fa pz q  z, fb pz q  3 z, y fc pz q  ln z. Represente z de la
forma z  ρ eiφ . Grafique las superficies upρ, φq y v pρ, φq asociadas a fa , fb y fc cuando
se define f  u iv. En la construcción de las superficies contemple las siguientes
variaciones:

a) ρ : 1{100 Ñ 4; φ : 0 Ñ 2π.
b) ρ : 1{100 Ñ 4; φ : π Ñ π.
c) ρ : 1{100 Ñ 4; φ : π {2 Ñ 3π {2.

Haga las observaciones que le resulten interesantes y comente. Puede valerse de soft-
ware gráfico.

FCFM 125 U de Chile


Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

Integrales definidas en R

Evalue las siguientes integrales:

1. »8
sinpβxq dx
8 a2 x2
2. »8
dx
0 x4 1
3. »8
dx
8 x2  2x 5
4. ¾
con C descrita por |z |  2.
tan z
1  ez
dz ,
C

5. »8
x sin ax
dx
8 x4 4
6. » 2π
(a¡1)

0 pa cos θq2
,

Cortes y hojas de Riemann

1. Evalue la integral (1   b   0) »8


xb dx
,
0 1 x
2. Considere la definición de la función gamma de argumento complejo z (Rez ¡ 0):
»8
Γ pz q  tz1 et dt .
0

Calcule Γp 12 q y Γp1q.
Demuestre que Γpz 1q  zΓpz q.
Demuestre que Γpn 1q  n!.

U de Chile 126 FCFM


H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

3. Evalue »8 »8
aq bq
pa2 x2q2?x
ln x dx ln x dx
0 pa2 x2q2 0

4. Evalue la integral (valor principal)


»8
eikx dk
8 k 2  q 2
P ,

5. Evalue (k ¡ 0; b ¡ 0) » 8 eikx dx
8 xpx2 b2 q
P

6. Determine la función f pk q definida por


»
1 8 eikx dx
f pk q 
2πi 8 x  iǫ
,

donde ǫ Ñ 0 y k P R  t0u.

Formas asintóticas

1. Extienda analı́ticamente a la región C{0} la función definida por


»8
f pz q  t2 ezt dt Re z ¡ 0.
0

2. Obtenga un valor aproximado (β " 1) para la integral


»8
I pβ q  epβte q dt .
t

3. Considere »π
F ps q  es cos x
px2 1q dx .
0

Encuentre el comportamiento asintótico de F psq para s " 1.

4. Obtenga una forma aproximada (n " 1) para


»8
fn pxq  ξ n exξ 2 dξ .
ξ 2

FCFM 127 U de Chile


Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

5. Encuentre la forma asintótica (t " 1) de la función de Bessel modificada del 1er tipo,
definida por
¾ pt{2qpz 1{z q
Iν ptq 
1 e
dz ,
2πi zν 1
C

donde C es tal que excluye el eje real negativo (ver Fig.).

6. Encuentre el comportamiento asintótico (x " 1) de


» π {2
I px q  dθ ex tan θ .
2

7. Encuentre el comportamiento asintótico (x " 1) de


»π
I px q  dt p1 t2 q ex cos t .
0

Coordenadas ortogonales

1. Determine los factores de escala hr , hθ y hφ para las coordenadas esféricas: x 


r sin θ cos φ, y  r sin θ sin φ y z  r cos θ. Obtenga ∇2 χ.

2. Las coordenadas parabólicas resultan particularmente útiles para la obtención de solu-


? de Coulomb en?el contexto de la ecuación de Schrödinger.
ciones analı́ticas al problema
Ellas están dadas por x  ξη cos φ, y  ξη sin φ y z  pξ  η q{2. Geométricamen-
te, es usual hacer corresponder el ángulo φ con el convenido en coordenadas esféricas
o cilı́ndricas. Haga un esquema de las superficies y lı́neas coordenadas. Determine los
factores de escala hξ , hη y hφ . Obtenga ∇2 χ en estas coordenadas.

3. Considere las siguientes definiciones para los operadores diferenciales Lx , Ly y Lz :




 i B B
Lx sin φ


cot θ cos φ

Ly  i cos φ BBθ  cot θ sin φ BBφ y

Lz  i BBφ

U de Chile 128 FCFM


H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Estos operadores actuan sobre funciones (arbitrarias) en la forma Lz χ  iBχ{Bφ,


por ejemplo. Demuestre que

2
1 B 
∇ χ  
2
r Br
r χ
1
L2
r2 x
L2y L2z χ

4. Haciendo uso de las definiciones anteriores, encuentre la constante λ que permita la


igualdad
pLxLy  Ly Lxqχ  λLz χ

Distribuciones y Fourier

1. Evalúe »8 »8
δ pax bq
δ px 2
 π q cos x dx
2
dx
8 8 b2 x2
2. Demuestre que las dos secuencias siguientes constituyen representaciones de la δ de
Dirac cuando n Ñ 8:

?πǫ
1
epx{ǫn q
2 1 ǫn
π ǫ2n x2
.
n

En ambos casos ǫn  1{n. Grafique ambas funciones en el rango 2   x   2 para los


valores n  1, 2, 4, 10.

3. Sea f pxq  |x|, entonces df {dx  sgnpxq. Además, considere la identidad drsgnpxqs{dx 
2δ pxq. Con estas propiedades demuestre que
»
u px q  |x  ξ |φpξ q dξ ,
satisface la ecuación
u2 pxq  2φpxq .

4. Demuestre que la integral


»
upxq  eik|xξ| φpξ q dξ ,

satisface la ecuación
u 2 px q k 2 upxq  2ikφpxq .

FCFM 129 U de Chile


Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

5. Grafique la función
"
2bx{L 0 ¤ x ¤ L{2
f pxq 
2bpL  xq{L 0 ¤ x ¤ L

Enseguida obtenga su serie de Fourier, lo que incluye la determinación de todos los


coeficientes de la expansión. Grafique el resultado de la suma parcial de los tres primeros
términos.

6. Considere la ecuación diferencial unidimensional para la temperatura T px, tq en un


alambre recto,
B2T  1 BT .
B x2 σ B t
Esta ecuación está definida para |x| ¤ L, con las condiciones de contorno T pL, tq 
0. Inicialmente T px, 0q  T p1 |x|{Lq. Mediante el método de separación de variables
determine T px, tq.

7. Considere la ecuación de difusión del calor unidimensional en una extensión infinita:


B2T  1 BT
B x2 σ B t .

Inicialmente el perfil de temperatura está dado por una gaussiana: T px, tq|t0 
T exppax2 q. Represente la solución T px, tq en la forma de una integral de Fourier:
»8
T px, tq  apk, tqeikx dk
8
Sustituya en la Ec. diferencial y obtenga una ecuación para apk, tq. Resuélvala, haga
uso de la condición inicial y obtenga la solución T px, tq.

Funciones especiales

1. Considere la ecuación


z
d
dz
z
dR
dz
 ν2 R z2 R  0 ,

e intente una solución del tipo



R pz q  z r ak z k .

k 0

U de Chile 130 FCFM


H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Demuestre entonces que


pr2  ν 2q a  0
rpr 1q2  ν 2s a1  0
pr2  ν 2qak p2rk k2qak ak2  0.
Considerando a  0 y r  ν, justifique que
8̧ pqm p z q2m ν
R  J ν pz q  2

m0
m!Γ p ν m 1 q .

Puede hacer referencia de los apuntes del curso, pere debe completar los pasos inter-
medios.
2. Obtenga la identidad
z
dJν
dz
 zJν1  νJν .
3. En este problema se buscan soluciones independientes de la ecuación diferencial de
:  tu  0. Considere la ecuación de Bessel z 2 w 2 zw 1 pz 2  ν 2 qw  0. Haga
Airy: u
las sustituciones z  βtγ y w  tα u, y obtenga una ecuación diferencial para u del
tipo
d2 u
t2 2 p2α 1qt F pt; α, β, γ, ν qu  0 ,
du
dt dt
con F una función de los parámetros indicados. Utilice este resultado para obtener las
solucions linealmente independientes buscadas. Pista: las soluciones son del tipo J1{3 .
°
4. Demuestre la fórmula expr 12 z pt  1{tqs  8n8 Jn pz qt . Una de las tantas formas
n

de lograrlo es separando el lado izquierdo de la forma exprzt{2s exprz {2ts, expandir


ambas exponenciales y reordenar en potencias de t.
5. Considere la ecuación de conducción del calor para un disco circular de radio b:

∇2 T  σ1 BBTt
El borde del disco se mantiene a temperatura nula. Encuentre T pρ, φ; tq si inicialmente
(t  0) la mitad del disco estaba a temperatura nula y la otra mitad a temperatura
T .
³1
6. Evalue la integral 1 Pℓ2 puq du.

7. Considere la onda plana Φ°k prq  eikr  eikr cos θ  eikru . Es claro entonces que
podemos expandir eikru  ℓ0 Fℓ Pℓ puq, con los coeficientes Fℓ funciones de kr  t.
Obtenga estos coeficientes y demuestre que satisfacen la ecuación de Bessel (esférica):
 
d2 ℓ pℓ 1
1 Fℓ ptq  0 .
2 d
dt2 t dt t2

FCFM 131 U de Chile


Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

Por lo tanto Fℓ ptq y jℓ ptq son proporcionales. Obtenga el coeficiente de proporcionali-


dad, examinando el comportamiento de ambas cerca del origen (t  0) y demuestre
¸
eikr cos θ  p2ℓ 1qiℓ jℓ pkrq Pℓ pcos θq

ℓ 0

8. Verifique que la función modificada de Bessel de argumento real, Iν pxq  iν Jν pixq,
es real.

9. A partir de la definición

1 dℓ ℓ
Pℓ puq  u 2
 1 ,
2ℓ ℓ! duℓ
demuestre las identidades

Pℓ1 1  uPℓ1  pℓ 1qPℓ


Pℓ1 1  Pℓ11  p2ℓ 1qPℓ
°
10. Considere la función g pu, tq  ℓ80 tℓ Pℓ puq. Mediante el uso de las identidades del
demostradas en el problema anterior, demuestre que

pt2  2ut 1q
Bg  t g .
Bt
Resuelva esta ecuacion y encuentre g pu, tq en términos de funciones elementales.
³1
11. Evalue la integral 1 Pℓ2 puq du.

12. Recuerde que P³ ℓ puq resulta un polinomio en u de grado ℓ. Use esta propiedad para
demostrar que 1 um Pℓ puq du  0, cuando m   ℓ. Para m  ℓ demuestre
1

»1
2ℓ 1 pℓ!q2
uℓ Pℓ puq du 
1 p2ℓ 1q!
13. Demuestre el teorema de inversión, vale decir que si Φprq es solución de la ecuación
de Laplace, entonces también lo es la función

Φp 2 q .
1 r
r r

14. Una representación posible de un vector nulo es

a  pi cos α, i sin α, 1q .

U de Chile 132 FCFM


H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

Haciendo uso de esta demuestre que


» 2π

p a  rql eimα  im a l! 4π
rl Ylm pθ, φq ,
0 2π pl mq!pl  mq! 2l 1

a partir de la cual obtenga la identidad


»π
Pl pcos θq  pcos θ  i sin θ cos αql .

0 π
°
15. Utilice el resultado anterior para evaluar 08 tl Pl puq (|t|   1) y ası́ obtener el resultado
conocido para la función generatriz de los polinomios de Legendre.
16. Considere la ecuación diferencial para la función Ψprq

∇ 2 Ψ U prqΨ  k 2 Ψ .

La completitud de los esféricos armónicos permite hacer la expansión


¸
Ψprq  Rl,m prqYl,m pθ, φq .
l,m

Encuentre la ecuación diferencial para Rl,m cuando U es esféricamente simétrico, vale


decir, U  U p|r|q. Identifique las soluciones regulares en el origen para el caso U  0.
17. Encuentre el potencial electrostático V pr, θ, φq, que satisface ∇2 V  0, dentro de una
cavidad esférica de radio b. El potencial en la semiesfera superior vale Ω{2, en tanto
que en la semiesfera inferior vale Ω{2. Evalúe el campo eléctrico en el centro de la
cavidad.

−Ω/2

Ω/2

Sturm-Liouville e hipergeométricas

1. Lleve a su forma standard de Sturm-Liouville la ecuación diferencial de Chebyshev,


2
p1  z2q ddzT2n  z dT
dz
n
n2 Tn 0

FCFM 133 U de Chile


Bf ι Métodos Matemáticos para la Fı́sica

2. Se define la función regular de Ricatti-Bessel Sℓ ,


Sℓ pz q  z jℓ pz q .
Encuentre la ecuación diferencial que satisface Sℓ en su forma de Sturm-Liouville.
3. Demuestre que la ecuación de Bessel,
d2 f
z2
dz 2
z
df
dz
pβ 2z2  n2qf  0 ,
puede ser escrita en la forma de Sturm-Liouville en dos formas, una con autovalor n2
y otra con autovalor β 2 .
4. Resuelva la ecuación indicial asociada a la ecuación diferencial
d2 u
z p1  z q rc  pa 1qs  ab u  0 ,
du
b
dz 2 dz
°8
y obtenga los coeficientes cn de la solución u1 pz q  
n 0 cn z n . Exprese los coeficientes
cn en términos de los sı́mbolos de Pochhammer.
5. Considere la ecuación diferencial hipergeométrica. Una solución a ella es u1 pz q 
2 F 1 pa, b, c; z q. Cuando c no es entero negativo entonces es posible plantear una segunda
solución, u2 pz q  z 1c g pz q. Encuentre la ecuación diferencial para g pz q y demuestre
que una de sus soluciones es hipergeométrica de la forma 2 F1 pα, β, γ; z q. Determine
los coeficientes tα, β, γ u en términos de ta, b, cu.
6. Verifique

2F 1 pℓ, ℓ 1, 1; p1  z q{2q  Pℓ pz q 2F 1 pn, b, b; zq  p1 z qn

7. Verifique las siguientes propiedades:

2F 1 p1, 1, 1; zq  1 1 z 2F 1 p1, 1, 2; zq   lnp1z zq 2F 1 p1, 2, 1; zq   p1 1 zq2

Funciones de Green

1. Encuentre la función de Green Gpx, y q asociada al problema


B 2 ψ  F px q ,
B x2
sujeto a condiciones de Dirichlet en el rango r0, as. Verifique: la continuidad de la
función de Green, la discontinuidad de su derivada en x  y, su simetrı́a Gpx, y q 
Gpy, xq. Construya un plot 3D de la función de Gpx, y q.

U de Chile 134 FCFM


H. F. Arellano Métodos Matemáticos para la Fı́sica Bf ι

2. Evalúe la función de Green para ondas divergentes asociadas a una partı́cula libre (η
real, positivo y η Ñ 0):

p q 2µ 1 y 3 exprip  Rs
G pk; Rq  2
~ p2π q3 iη  p2
dp 2
k

3. Encuentre la función f pRq que se obtiene al evaluar explı́citamente el lado izquierdo


de la siguiente definición

p∇2 k 2 qGp q pk; Rq  f pRq (7.0.1)

FCFM 135 U de Chile