Está en la página 1de 9

Lima, catorce de marzo de dos mil dieciséis

VISTA;

la causa número seis mil quinientos ochenta y tres, guión dos mil quince,
guión TUMBES, en audiencia pública de la fecha;

y producida la votación con arreglo a ley, se emite la siguiente sentencia.

MATERIA DEL RECURSO: Se trata del recurso de casación interpuesto por la


empresa LANGOSTINERA DOMINGO RODAS S.A. mediante escrito de
fecha veintiséis de marzo de dos mil quince, que corre en fojas novecientos
cincuenta y cinco a novecientos setenta y seis, contra la Sentencia de Vista de
fecha treinta de noviembre de dos mil catorce, que corre en fojas novecientos
treinta y nueve a novecientos cincuenta, que confirmó en parte la Sentencia
apelada de fecha diez de marzo de dos mil catorce, que corre n fojas ochocientos
setenta y dos a ochocientos ochenta y uno, que declaró undada en parte la
demanda;

en el proceso seguido por el demandante, R.M.P., sobre reintegro de beneficios


sociales.

CAUSALES DEL RECURSO: a empresa recurrente invocando los literales a),


b) y c) del artículo 56° de la Ley N° 26636, Ley Procesal del Trabajo,
modificados por el artículo 1 de la Ley N° 27021, denuncia: Correspondiendo a
esta Sala Suprema emitir pronunciamiento de fondo sobredichas
causales. Primero.- El recurso de casación reúne los requisitos de procedencia
del ículo 55° de la Ley N° 26636, Ley Procesal del Trabajo, modificado por el
artículo 1 de la Ley N° 27021 y los requisitos de forma contemplados en él
artículo 57° de la misma norma.

Segundo.- Respecto a la causal anotada en el la inaplicación de una norma de


derecho material, es denominado por la doctrina como error ormativo de
percepción, ocurre cuando el órgano jurisdiccional no logra identificar la norma
pertinente para resolver el caso que está analizando, razón por la cual no la
aplica;
en efecto, esta causal está vinculada a la omisión por parte del órgano
jurisdiccional en cuanto al empleo o utilización de un determinado enunciado
normativo, que de manera inequívoca regula el supuesto táctico acaecido objeto
del litigio, generando consecuencias jurídicas distintas a las atribuidas por el
órgano jurisdiccional. En el presente caso, la empresa impugnante ha cumplido
con señalar la correcta interpretación de la norma citada, pues, considera que una
interpretación correcta del Principio de Irrenunciabilidad de derechos hace
referencia a la regla de no revocabilidad e irrenunciabilidad de los derechos
reconocidos al trabajador en la Constitución y la Ley;

sin embargo, ello no luiem decir que los jueces puedan aplicar fallos es decir, que
se p>c

emás>ahhaberse declarado constitucional la norma que regula el régimen adrario


y acuícola y por consiguiente la formalidad de acogimiento y el ontenido de sus
derechos laborales, no puede interpretarse que se esté vulnerando el principio de
irrenunciabilidad de dichos derechos, mucho menos por el solo hecho de haber
otorgado en dos oportunidades beneficios que favorecieron al actor;

por lo que habiéndose cumplido con lo establecido en el literal b) del artículo 58°
de la Ley N° 26636, Ley Procesal del Trabajo, modificado por el artículo 1 de la
Ley N° 27021;

la causal denunciada deviene en procedente.

Quinto.- Sobre la denuncia prevista en el debemos decir que la causal de


aplicación indebida se presenta cuando una norma sustantiva se ha aplicado a un
caso distinto para el que está prevista, es decir, que no exista una conexión lógica
entre la norma y el hecho al cual se aplica. exto: Asimismo, para fundamentar
adecuadamente la denuncia por aplicación indebida de una norma de derecho
material, la empresa recurrente está obligada a individualizar la norma que estima
indebidamente aplicada, así como explicar las razones por las que considera que
dicha norma no resulta de aplicación al caso concreto, y señalar cuál es la norma
que debió de aplicarse conforme lo prescribe el literal a) del artículo 58° de la ey
N° 26636, Ley Procesal del Trabajo, modificado por el artículo 1 de a\Lev N°
27021. E.|presénte caso, la empresa recurrente alega que no le corresponde se le
aplique las normas invocadas al régimen acuícola, por cuanto este pkjimen
cuenta con una regulación especial sobre el otorgamiento del derecho a la
percepción de gratificaciones, la misma que se encuentra cluida en el pago diario
del trabajador, así como las vacaciones, es decir, quince días al año y no treinta
días, tal como lo establece el artículo 7 de la ley N° 27360, siendo esta la norma
que debió ser aplicada, pues tal como se aprecia en el quinto considerando de la
Sentencia recurrida se ha reconocido que la empresa demandada se encuentra en
el régimen agrario, no correspondiéndole por tanto treinta días de vacaciones ni
la indemnización vacacional conforme al Decreto Legislativo N° 713;

razón por a que la causal propuesta resulta procedente. S..- Por último, en cuanto
a la denuncia propuesta en el es preciso señalar que el recurso de casación es
eminentemente formal y procede solo por las causales taxativamente prescritas
en el artículo 56° de la Ley N° 26636, Ley Procesal del Trabajo, modificado por
el artículo 1 de la Ley N° 27021, siempre que la empresa recurrente cumpla con
fundamentarla con claridad y precisión/como lo dispone el artículo 58° de la
norma^áhtes señalada;

en ese sentido, al no estar contemplada la causal demmciada en el artículo 56° de


la Ley N° 26636, Ley Procesal del Trabajo, modificado por el artículo 1 de la
Ley N° 27021, esta causal deviene en improcedente.

Octavo: En consecuencia, corresponde emitir pronunciamiento de fondo spbre


las causales declaradas procedentes, referidas a la inaplicación de los artículos y
10° de la Ley N° 27360, Ley de Promoción Agraria;

Interpretación errónea del inciso 2) del artículo 26° de la Constitución Política


del Petó;

aplicación indebida del articulo 6 de la Ley N° 27735 y de los arñculos 21° yJ23°
del Decreto Legislativo N° 713, los mismos que señalan:

76\2Uos 6.-Noveno.- Delimitación de la controversia

De la revisión de los actuados se verifica que en fojas veinte a treinta y cuatro,


aparece la demanda interpuesta por R.M.P. contra la empresa Langostinera
Domingo Rodas S.A. en la que postuló como pretensión se ordene el pago de sus
beneficios sociales, por la suma de cincuenta y dos mil quinientos veinticuatro
con 22/100 nuevos soles (S/.52,524.22), por concepto de Compensación por
Tiempo de Servicios, vacaciones no gozadas, gratificaciones y reintegro de
indemnización por despidos-arbitrario, así como el pago de intereses legales con
costos y costas , del/proceso.

Décimo.- Conclusión a las que arribaron las instancias de mérito

En la fundamentación de las Sentencias emitidas por las instancias de mérito que


han acogido la pretensión demandada, se tiene como sustento ^principal, que si
bien la empresa emplazada ha adjuntado abundante iocumentación que
acreditaría el acogimiento al régimen acuícola y que en ipatiencia tornaría
atendible su defensa, no obstante la realidad (primacía Ja realidad) dicta que la
empresa recurrente al margen de este régimen especiaj ha venido abonando al
actor los beneficios sociales propios del régimen genérakestablecido por
el Decreto Legislativo N° 728.

Décimo Primero.- El régimen laboral agrario regulado por la Ley N° 27360

Cabe señalar que la Ley 27360, Ley de Promoción Agraria, aprobada en el mes
de octubre del año dos mil, se dio con la finalidad de promover el desarrollo del
sector agrario, estableciendo un régimen tributario especial y un régimen laboral
particular para dicho sector.Las características de este régimen laboral que se
encuentra vigente hasta el treinta y uno de diciembre de dos mil veintiuno, son
las siguientes: i) Permite contratar personal a tiempo determinado (contratos a
plazo fijo) o indeterminado;

ii) cuando se trata de contratos a plazo fijo se pueden establecer jornadas de


trabajo acumulativas, siempre que el total de horas durante el desarrollo de los
contratos no superen las cuarenta y ocho horas semanales en promedio;

iii) contempla una remuneración mínima diaria que incluye dentro de su monto a
la Compensación por Tiempo de Servicios y a

las gratificaciones de julio y diciembre. Aquella debe ajustarse en el mismo


porcentaje en que se incrementan la Remuneración Mínima Vital en el régimen
laboral ordinario;

iv) otorga un descanso vacacional de quince días por año trabajado;


v) la indemnización en caso de despido arbitrario equivale a quince días por cada
año completo de labores, no pudiendo superar las ciento ochenta y vi) tienen
derecho a la seguridad social en salud y previsional.

Décimo Segundo.- Constitucionalidad de la Ley N° 27360, Ley de mpción del


Sector Agrario La vatidezvconstitucional del Régimen Laboral Especial Agrario
regulado por ítíilo III deSaJ^ey N° 27360 y reglamentado por el Título III del
Decreto Supremo N° 049-2002-AG, ha sido reconocida por el Tribunal
Constitucional mediante Sentencia de fecha veintiuno de noviembre de dos mil
siete, recaída en el Expediente N° 0027-2006-PI/TC, Proceso de
Inconstitucionalidad interpuesto por el Colegio de Abogados de lea contra el
Congreso de la República, mediante el que se pretende la declaratoria de
inconstitucionalidad de los literales a), b) y c) del numeral 7.2 del artículo 7del
Título III de la Ley N° 27360, titulada "Ley que aprueba las normas de

promoción del sector agrario";

esta demanda fue declarada infundada por no contravenir el Principio-Derecho a


la Igualdad. En consecuencia, teniendo en cuenta lo dispuesto en el artículo VI
del Código Procesal Constitucional, este Colegiado Supremo está obligado a
aplicar la Ley N° 27360, ya que su constitucionalidad ha sido confirmada en el
proceso antes mencionado.

Décimo Tercero.- Ley de Promoción Acuícola

Mediante Ley N° 27460, Ley de Promoción y Desarrollo de la Acuicultura, se


reguló la actividad acuícola, encontrándose comprendidos bajo sus alcance las
personas naturales o jurídicas que desarrollen actividades acuícolas;

asirnispro, se estableció en el artículo 28° de la referida norma que serían ¡cables


a los productores acuícolas los beneficios laborales establecidos en los artículos y
10° de la Ley N° 27360, Ley de Promoción Agraria y en el artículo 29° incorpora
al Seguro de Salud de los trabajadores de actividad agraria a los trabajadores de
la actividad acuícola, en sustitución del seguro Social de Salud.

demás, por Decreto Supremo N° 049-2002-AG se aprobó el Reglamento la Ley


N° 27360, que en su artículo 24° precisa que la SUNAT ejerce las funciones de
administración respecto de las contribuciones al Seguro de Salud Agrario, así
como de la inscripción y declaración de los asegurados filiados
obligatorios. Décimo Cuarto.- Antes de emitir pronunciamiento de fondo sobre
las causales declaradas procedentes, se debe establecer en primer término si la
empresa recurrente se acogió a los beneficios que en materia laboral establece la
Ley N° 27360. En ese sentido, se aprecia en fojas quinientos catorce a quinientos
treinta y uno, que la empresa demandada presentó con fecha dos de agosto de dos
mil doce, copias certificadas de las Declaraciones Juradas (Formulario 4888) y
Cartas de acogimiento a la Ley de Promoción del Sector Agrario por el período
comprendido entre el dos mil tres a dos mil doce, documentos que según se
verifican han sido presentados ante la Superintendencia Nacional de
Administración Tributaria-SUNAT, con la finalidad de recibir los beneficios
tributarios que otorga esta ey.Asimismo, en fojas setecientos ochenta y cinco,
corre el Oficio N° 082-2012-SUNAT/2M1005 de fecha tres de octubre de dos
mil doce, cursado por la

Superintendencia Nacional de Administración Tributaria-SUNAT al residente de


la Asociación de Trabajadores Estables, Eventuales del ctpí Acuicultura Región
Tumbes, dando respuesta al requerimiento de esta institución, respecto a la fecha
y año de acogimiento de la empresa demandada a los beneficios de la Ley N°
27460, señalando: (subrayado propio)

écimo Quinto.- De lo expuesto, se puede concluir que si bien es cierto la


empresa impugnante cumplió con presentar ante la institución tributaria los
documentos necesarios para acogerse a los beneficios que ofrecen tanto la Ley de
Promoción Agraria como la de Promoción y Desarrollo de la Acuicultura;

sin embargo, dicha solicitud no ha sido aprobada por la SUNAT conforme fluye
del oficio señalado anteladamente.Por otro lado, en el supuesto que la
Superintendencia Nacional de dministración Tributaria-SUNAT hubiese validado
la solicitud de la recurrente, los beneficios que otorga la Ley N° 27360 serían
solo para efectos tributarios y a partir del año dos mil cinco, conforme lo precisa
la mencionada institución en el tercer párrafo de la comunicación cursada, al
especificar que por remisión del artículo 26° de la Ley N° 27460, Ley de
romoción y Desarrollo de la Acuicultura, es de aplicación a la actividad acuícola
los beneficios tributarios dispuestos en los artículos 4 numeral 4.1, 5, 6 y 8 de la
Ley N° 27360, Ley de/Promoción del Sector Agrario y no los

laborales como pretende la empresa emplazada. Siendo de competencia del


Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo la regulación y supervisón
respecto a la contratación bajo este régimen especial, conforme se 'esprende de la
Segunda Disposición Transitoria y Final del Decreto upremo N° 049-2002-AG,
Reglamento de la Ley N° 27360.

Décimo Sexto.- En consecuencia, se determina que la empresa demandada

no ha demostrado fehacientemente encontrarse dentro del régimen de la Ley de


Promoción y Desarrollo de la Acuicultura, por el contrario, con los \ documentos
que corren en autos en fojas ocho a diecinueve se comprueba X. empresa
recurrente al margen de lo dispuesto por la Ley N° 27460, ha\abonado al actor
los conceptos como vacaciones y gratificaciones de ñera \diferenciada respecto
del concepto de remuneraciones, cornportándose de esta forma como un
empleador del régimen general stablecido en el Decreto Legislativo N° 728,
conforme han concluido las instancias de mérito.

Décimo S..- Expuestas las premisas precedentes y emitiendo pronunciamiento de


fondo sobre la causal prevista en eldebemos decir que siendo finalidad de las
normas denunciadas establecer que al actor le resultan aplicables los beneficios
laborales regulados en la citada norma agraria y estando al hecho que la empresa
demandada no se acogió a los beneficios que en materia laboral establece la
citada norma, este Supremo Tribunal considera que la causal propuesta deviene
en infundada.

Décimo Octavo.- Respecto a la causal invocada en el se debe precisar que el


principio de irrenunciabilidad de los derechos laborales hace referencia de la
regla de no abrogación e irrenunciabilidad de los derechos reconocidos al
trabajador por la Constitución y la Ley, negando validez jurídjea/ a todo acto del
trabajador que implique una renuncia a estos rechos.

écimo Noveno.- De los argumentos empleados por la empresa impugnante para


establecer la interpretación errónea del principio laboral bajo análisis, se
desprende que tiene como fundamento central la constitucionalidad del régimen
agrario y acuícola y su protección a los neficios laborales que reconoce este
régimen;

y estando a la conclusión rribada por este Colegiado Supremo, en el sentido de


que la empresa no robado que se encuentre regulado por esta norma, la causal
deviene en ndada.

qésimo.- En cuanto a la causal denunciada en el debemos indicar que en virtud a


lo concluido en los considerandos precedentes, respecto a que la empresa
impugnante motiva la aplicación indebida de las normas denunciadas en la
validez de la contratación del demandante bajo el régimen laboral agrario,
sistema como ya se ha indicado no le resulta aplicable a la demandada, la causal
en deviene también en infundada. igésimo Primero.- En consecuencia, de lo
expuesto precedentemente podemos concluir que el Colegiado Superior no ha
incurrido en infracción de las normas denunciadas, por lo tanto, el presente
recurso de casación deviene en infundado.

Por estas consideraciones:

FALLO:

Declararon INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por la


empresa LANGOSTINERA DOMINGO RODAS S.A., mediante escrito de
fecha veintiséis de marzo de dos mil quince, que corre en fojas novecientos
cincuenta y cinco a novecientos setenta y seis;

en consecuencia, NO CASARON la la Sentencia de Vista de fecha treinta de


noviembre de dos mil catorce, que corre en fojas novecientos treinta y nueve a
novecientos cincuenta, que confirmó en parte la Sentencia apelada;

ORDENARON la publicación de la presente resolución en el Diario Oficial "El


Peruano" conforme a ley;

en el proceso seguido por el demandante, R.M.P. sobre reintegro de beneficios


sociales;

interviniendo como ponente, el señor juez supremo A.V. y los devolvieron.S. S.


ARÉVALOVEL

YRIVARREN FALLAQUE

ARIAS LAZARTE