Está en la página 1de 3

1.

Tema: TECNOLOGÍA DE PROCESAMIENTO DE MINERALES

Cuando se realiza el proceso de flotación hay cambios en las características del mineral el mismo
que sirve para alimentar al circuito de flotación por ejemplo:

 La variación en su estructura cristalina que afecta en la liberación y la malla óptima para


realizar la molienda.
 La variación en la proporción de minerales asociados al proceder al mezclar el mineral
antes y después de la trituración.

Cuando el material con el que se alimenta el circuito de flotación es de alto grado, es menos
complicado producir una espuma altamente mineralizada y se obtiene de igual manera un
concentrado de alto grado.

Cuando el material que alimenta el circuito de flotación es de bajo grado, se complica el proceso
de mantener una espuma estable y por lo tanto se procede a cambiar una de las celdas de
limpieza final y eliminar el mineral libre en el tamaño más grueso posible.

Las ventajas de flotar un mineral con partículas grueso posible incluyen:

 Menores costos de molienda mayor recuperación debido a la disminución de las


pérdidas.
 Mayor eficiencia metalúrgica

La molienda debe pasar por un control y realizarse de manera rutinaria, mediante el ensayo de
los relaves para determinar las pérdidas considerando el tamaño

Las mayores pérdidas se producen en las partículas más gruesas, debido a que no se produce
una buena liberación. Si la molienda de todo el mineral se la realiza hasta un tamaño más fino
mejora la recuperación económicamente. Las pérdidas se producen en las fracciones muy finas
de "sub-tamiz", debido a la molienda excesiva de los valores minerales pesados.

En este caso, puede se puede eliminar los minerales pesados, que el clasificador devuelve al
molino en tamaños que no es óptimo.

Esto se puede hacer agregando reactivos de flotación a la descarga del molino y eliminando
minerales liberados finos mediante una celda de flotación unitaria entre esta y el clasificador.

La densidad de la descarga del molino puede controlarse para proporcionar una eficiencia de
flotación óptima. En los circuitos convencionales, la densidad de descarga del molino se controla
de acuerdo con los requisitos del ciclón, los desbordamientos del ciclón que a menudo requieren
deshidratación antes de alimentar la flotación, la flotación de iones dentro del circuito de
molienda, particularmente de minerales pesados de plomo grueso, se realiza en varios
concentradores.

 El método de flotación instantánea permite recuperar minerales de valor grueso que


normalmente se reciclarían al circuito de molienda a través de la clasificación.
 El concentrado producido es el concentrado final, que no necesita más limpieza, y se
produce en una máquina de flotación especialmente para eliminar las partículas gruesas
flotantes.
 El objetivo debe ser mejorar la eficiencia metalúrgica, es decir, producir la mejor curva
de recuperación de ley posible, y estabilizar el proceso en la calidad de concentrado que
producirá el mayor rendimiento económico del rendimiento, a pesar de las
perturbaciones que ingresan al circuito.

El control de la velocidad de adición del colector a menudo se realiza mediante un control de


avance basado en una respuesta lineal a los ensayos o el tonelaje de metal valioso en la
alimentación de flotación. Normalmente, el aumento en la dosis de colector aumenta la
recuperación de minerales hasta que se alcanza una meseta, más allá de la cual una adición
adicional puede no tener un efecto práctico, o puede ocurrir una ligera reducción en la
recuperación. La recuperación de la ganga también aumenta con la adición del colector, de modo
que, más allá de la región de meseta, se reduce la selectividad. El objetivo del control del colector
es mantener la velocidad de adición en el borde de la meseta, la principal dificultad es identificar
el punto óptimo, especialmente cuando la respuesta cambia debido a cambios en el tipo de
mineral, o la interacción con otros reactivos.

Aproximadamente el 50% del cobre del mundo se produce a partir de depósitos de pórfido, el
resto en los Estados Unidos y América del Sur se denomina identificación de cobre en los ductos
d, principalmente de los depósitos de tipo vena y de cama e definición exacta El pórfido de cobre
ha sido objeto de debate entre los geólogos durante mucho tiempo (Lacy 1974). Son
esencialmente depósitos ovalados o en forma de tubería muy grandes que contienen un
promedio de 140 millones de toneladas de mineral, con un promedio de aproximadamente 0,8%
de Cu y 0,015% de Mo, y una cantidad variable de pirita (Sutolov, 1974).

Todos los depósitos de cobre pórfido contienen al menos trazas de molibdenita (MoS2), y en
muchos casos el molibdeno es un subproducto importante. La mineralización del pórfido a
menudo se conoce como diseminada, y aunque a gran escala inmensos volúmenes de mineral
pueden contener valores diseminados, en pequeña escala la presencia de sulfuros. Incluso los
minerales de sulfuro aparentemente diseminados a menudo se alinean con la marca de micro-
vetillas de cuarzo y se camuflan mediante un alto control por fracturas que tienen o se encuentran
en forma de cadena.

Aunque la extracción y el procesamiento de pórfidos de cobre se realizan a gran escala, la


concentración del mineral es bastante sencilla debido a la alta eficiencia de la flotación por
espuma y al hecho de que se rompe el mineral.

Los minerales de sulfuro de cobre son fácilmente flotantes y responden bien a los colectores
aniónicos, como los xantatos, en particular amilo, isopropilo y butilo. Los circuitos alcalinos de pH
8,5-12 generalmente se encuentran en la cal que controla el pH y deprime cualquier pirita
enviada.

La molienda primaria suele ser de alrededor de 50-60% -75 micrones, los concentrados más
ásperos se redondean a 90-100% -75 micrones

El método adoptado en Nchanga fue hacer flotar primero los minerales de sulfuro por métodos
convencionales, utilizando xantato y luego acondicionar los relaves de sulfuro para activar el
óxido minerales de cobre. El mineral se tritura y se muele en dos molinos separados, uno que
trata el mineral subterráneo y el otro a cielo abierto, el concentrador que produce concentrados
de flotación a partir de un compuesto del suelo.

La esfalerita (y, en menor medida, la pirita) puede convertirse en intercambio (por ejemplo,
producir un xantato de metal pesado muy insoluble que se activa con iones de metales pesados
en solución, que reemplazan el zinc metálico en las superficies minerales mediante un proceso
de la ecuación de iones) .

Los xantatos son más ampliamente utilizados en la flotación de plomo-zinc, y cuanto más larga es
la cadena de hidrocarburo, mayor es la estabilidad del xantato metálico en las soluciones de
cianuro y mayor es la concentración de cianuro requerida para deprimir el mineral.

Si la galena es fácilmente flotante, se puede usar xantato de potasio o sodio etílico, junto con un
vaporizador "frágil" como M.L.B.C.

El xantato de isopropilo es quizás el colector más comúnmente utilizado, aunque también se usan
etilo, isobutilo y amilo, a veces junto con el ditiofosfato (aerofloats), dependiendo de las
condiciones. Como la esfalerita activada se comporta de manera similar a la calcopirita, los
tiocarbonamatos, como el Z-200, también son colectores.

Haciendo flotar selectivamente los minerales de zinc de la pirita debe observarse un control
cuidadoso de la alimentación de reactivos cuando se usa sulfato de cobre junto con xantatos, ya
que los xantatos reaccionan fácilmente con los iones de cobre.

Idealmente, los minerales deben acondicionarse con el activador por separado, de modo que
cuando la suspensión acondicionada ingrese al acondicionador del colector haya poco sulfato de
cobre residual en la solución. Aunque el proceso de activación es bastante rápido en condiciones
ácidas o neutrales en la práctica, generalmente se realiza en un circuito alcalino para evitar la
activación de la pirita, y se requiere un tiempo de acondicionamiento de unos 10-15 minutos para
hacer un uso completo del reactivo. Esto se debe a que el álcali precipita el sulfato de cobre como
compuestos básicos que son lo suficientemente solubles para proporcionar un depósito de iones
de cobre para la reacción de activación.