Está en la página 1de 5

BREVE RESUMEN DEL TEXTO “LITIGIO ESTRATÉGICO PARA LA DEFENSA

CONSTITUCIONAL DE DERECHOS FUNDAMENTALES DE MARIA ELENA ATTARD


BELLIDO”
@Martiniano Pizza Tito

El litigio estratégico para la defensa constitucional de derechos fundamentales según nos


da a entender Maria Elena Attard Bellido, es una herramienta para hacer prevalecer el
Estado Constitucional de Derecho mediante el órgano jurisdiccional, la sociedad civil, así
como de los órganos del Estado, como Ministerio Público y Defensoría del Pueblo que
permitan la protección de derechos humanos fundamentales, a través de la aplicación de
los estándares más altos del Bloque de Constitucionalidad que establece la Igual
jerarquía, la directa aplicabilidad y directa justiciabilidad de los derechos fundamentales,

María Elena Attard Bellido, nos plantea en este material el objeto del estudio de litigio
estratégicos basados en los procedimientos constitucionales que resguardan los derechos
fundamentales de todo ser humano destinadas al litigio, para el efecto aborda la doctrina
del bloque de constitucionalidad, control de convencionalidad y los estándares
jurisprudenciales más altos.

La Nueva CPE 2009 tiene 3 características fundamentales enmarcados en el Bloque de


Constitucionalidad que son la Igual jerarquía, directa aplicabilidad y directa justiciabilidad
de los derechos fundamentales, a ello se suma el cambio de roles de las autoridades
jurisdiccionales y administrativas y El pluralismo de fuentes jurídicas;

El art.109.1 de la CPE plasma el pilar del modelo constitucional boliviano que reconoce y
agrupa las tres generaciones de derechos humanos incluyendo la directa aplicabilidad y
justiciabiliad.

El art. 109 y 13.III de la CPE dejan claramente establecidos que la otrora clasificación por
generación en los derechos humanos en esta nueva Constitución tienen del mismo grado
jerárquico y gozan de las mismas garantías de protección. Su aplicación es directa y por
tanto justiciable a través de las acciones tutelares.

En ese marco las autoridades jurisdiccionales deben garantizar la eficacia máxima y su


aplicación de los derechos fundamentales que son parte del bloque de constitucionalidad,
convirtiéndose en una auto obligación que para emitir cualquier resolución debe realizar
una interpretación desde y conforme al bloque de constitucionalidad, en ese entendido la
autoridad jurisdiccional como primer garante de los derechos fundamentales debe velar
por que el tenor literal de la norma se subsuma a la parte dogmática de la CPE y del
bloque de constitucionalidad.

A fin de brindar legitimidad a una resolución judicial la autoridad jurisdiccional debe realizar
una interpretación la más favorable posible a resguardar los derechos fundamentales a fin
de que su decisión no sea subjetiva o arbitrarias.

Las autoridades jurisdiccionales a diferencia del anterior sistema hoy están obligadas a
emitir juicios de valor principalmente compatibles con los derechos fundamentales
cimentados a través de una argumentación jurídica coherente en el marco de la correcta
interpretación de la CPE y el bloque de constitucionalidad.

El nuevo lineamiento del Estado Constitucional de Derecho la jurisprudencia se convierte


en fuente directa del derecho dándole así una mayor valides y eficacia al modelo
argumentativo

Con la Nueva CPE y el reconocimiento del pluralismo jurídico, el sistema jurídico boliviano
y los métodos de derecho cambiaron. La existencia de fuentes jurídicas plurales dinámicas
e inclusivas acordes con el Estado Constitucional de Derecho a puesto a las leyes como
fuente accesoria de derecho y a las costumbres y toda norma no positivista han pasado a
ser fuentes primarias.

Las características propias de la NCPE se encuentran fundadas en; La plurinacionalidad,


el Pluralismo, la interculturalidad y la descolonización.
El nuevo modelo constitucional ha superado los paradigmas epistemológicos jurídicos
occidentales, desarrollando una teoría del derecho y sus métodos específicos en el marco
de un Estado Constitucional Plurinacional, convirtiéndose la argumentación jurídica y la
interpretación constitucional en dos nuevos ejes del nuevo modelo de estado

La interculturalidad y el principio de complementariedad se han convertido en valores


plurales supremos siendo estos fuente directa del derecho complementándose entre si con
el objetivo de consolidar el fin último del estado “el vivir Bien”

El modelo Constitucional imperante tiene su origen en los tratados internacionales de


Derechos Humanos, directrices, principios y estándares jurisprudenciales que emana de
los órganos supraestatales y del Sistema Unversal Interamericano de protección de
Derechos Humanos

La SCP 0110/2010-R refirma la teoría del bloque de constitucionalidad aplicable a nuestro


estado tal cual menciona el art. 410.II de la CPE.

El bloque constitucional está conformado por la CPE los tratados internacionales de


DD.HH. incluidas las decisiones y directrices que emanen tanto del Sistema Universal
como Interamericano de Protección de Derechos Humanos por lo que su contenido debe
difundirse a todo el ordenamiento nacional consecuentemente corresponde su directa
aplicabilidad

Predomina ahora el fenómeno de constitucionalización del ordenamiento jurídico de forma


coherente con los postulados del pluralismo la descolonización y la interculturalidad que
estén acordes con el vivir bien
El modelo argumentativo vigente y el litigio estratégico se fundan en el bloque de
constitucionalidad.

El art. 1 de la Convención Americana de DD.HH. (CADH) es la base fundamental sobre la


que descansa el sistema de derechos y libertades para abordar la doctrina del control de
convencionalidad que nos genera obligación a los estados partes
La Doctrina de Control de Convencionalidad fue desarrollada por el Sistema
Interamericano de Protección de Derechos Humanos en el marco del principio de buena fe
de los estados miembros. Es imperante desarrollar el concepto de parámetro de
convencionalidad el mismo que se encuentra integrado por todos los instrumentos del
sistemas interamericano de DD.HH. a estos se suman las Sentencias y Opiniones
consultivas de la Corte IDH así como todos a aquellos instrumentos del Sistema Universal
de DD.HH.

En ese entender todas las autoridades jurisdiccionales y en ultima instancia el Tribunal


Constitucional Plurinacional, tiene la obligación de ejercer el control de convencionalidad

Es menester recordar que el contenido del bloque de constitucionalidad obliga a las


autoridades judiciales, administrativas aplicar al margen del método de subsunción la
ponderación por lo que es imperante desarrolla el criterio de interpretación.

La pauta específica de interpretación constitucional está en la progresividad, la


interpretación evolutiva que permite se configure como un estándar jurisprudencial por lo
que las autoridades jurisdiccionales deben realizar una labor hermenéutica acorde a la
evolución de los tiempos, de las condiciones de vida y en concordancia a la evolución del
Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

MARIA ELENA ATTARD, no habla también de la importancia del control previo de


constitucionalidad que se encuentra a cargo del Tribunal Constitucional Plurinacional
(TPC) el cual es un mecanismo que resulta idóneo y oportuno no solo para la apilicacion
de la norma ya existente sino también para los proyectos de ley que se proponen, que
generalmente son controvertidos o en los cuales se presentan dudas.

En realidad el control previo de constitucionalidad si bien es considerado por algunos


especialistas y también por políticos de bancadas legisladoras opuestas, como un paso
que puede dilatar los tiempos y plazos para la aprobación de leyes que son consideradas
urgentes, también se consideraría que tiene precisamente el efecto contrario, o sea, que
se ahorran los plazos y las dilaciones porque la decisión del TPC, en este caso, evita que
en el futuro y cuando la ley ya aprobada, sea impugnada y remitida en recurso de
inconstitucionalidad.

El control previo de constitucionalidad siendo un procedimiento que despeja dudas resulta


beneficioso, porque es cierto también que las leyes deben recoger diferentes puntos de
vista porque cuando se aprueba una ley, además de evitar contradicciones con la
Constitución Política del Estado, como máxima norma del ordenamiento jurídico nacional,
debe contar con los llamados consensos cuando se trata de afectar o beneficiar a
determinados segmentos de la población y por supuesto deben estar enmarcadas en el
bloque de constitucionalidad.

El control previo de constitucionalidad previsto en nuestro ordenamiento, es el medio por


el que se comprueba la conformidad con el texto constitucional de tratados internacionales
antes de su ratificación por el Estado. Es el mecanismo jurídico por el que se provoca la
declaración del Tribunal Constitucional sobre la existencia de contradicción entre la
normativa constitucional y determinados actos o cuestiones no consolidados
jurídicamente.
Los tratados internacionales pendientes de ratificación y los proyectos de estatutos de
Autonomía y de leyes orgánicas, constituían las principales materias objeto de dicho
control mediante el denominado recurso previo de constitucionalidad.

Ahora bien el Tribunal Constitucional Plurinacional se encuentra como el tercer nivel


convirtiéndose en el último y máximo garante de los derechos y garantías fundamentales,