Está en la página 1de 14

http://www.psicopedagogia.

com/tecnicas-reducir-estres
http://www.portalplanetasedna.com.ar/estres.htm
http://www.manuelescudero.com/psicologos-en-madrid/tratamiento-
del-estres.html
http://estrestratamiento.ansiedad.ws/
http://www.desestressarte.com/tratamiento-estres/tratamiento-
estres.html
http://www.eutimia.com/trmentales/ansiedad.htm
http://www.tuotromedico.com/temas/tratamiento_estres.htm
http://ansiedad.comocombatir.com/medicamentos-para-tratar-la-
ansiedad.html
CUESTIONARIO DE AUTOEVALUACIÓN DE LA
ANSIEDAD ANTE LOS EXÁMENES.

SITUACIONES QUE PUEDEN OCURRIR 1 2 3 4 5


1 Estoy muy preocupado por los exámenes
Tengo palpitaciones, opresión en el pecho, me falta el aire, respiro
2
muy rápido...
3 Me siento entumecido, torpe , rígido , agarrotado...
Siento miedo, estoy inquieto.
4
Duermo mal: no me puedo dormir, tengo un sueño irregular.
5 Siento molestias en el estómago: nauseas, mareo. Tengo diarrea.
Como y bebo a deshoras, continuamente o demasiado.
6
Fumo a todas horas. Más de lo habitual en mi.
7 Se me “cierra el estómago”: no puedo comer.
Me asaltan pensamientos como: voy a suspender, no se nada, me
8
voy a quedar en blanco...
9 Tartamudeo, me cuesta explicarme.
10 Me tiemblan las manos, tengo hormigueos por los brazos y piernas.
Me siento inseguro: No me acuerdo de nada , no me vienen las
11
palabras... “Quizás no deba ir al examen.”
12 Tengo la boca seca, no puedo tragar...
13 Sudo. Siento escalofríos , tengo sofocos..
14 Estoy triste, tengo ganas de llorar.
Hago movimientos repetidos con algunas partes de mi cuerpo.
15
Tengo tics nerviosos.

ES TIEMPO DE EXÁMENES.
Todo estudiante vive la época de exámenes como un periodo difícil, incómodo, de mucho esfuerzo y de
incertidumbre. Para la mayoría, el estrés inherente a las diferentes pruebas no pasa de ahí; pero hay un
grupo de estudiantes para los que “este mal trago” supone una disminución de su rendimiento académico.
Para ayudaros a identificar los síntomas y el grado de ansiedad que os provoca, hemos elaborado un
cuestionario de autoevaluación (basado en el Cuestionario de Autoevaluación del Dr. José Manuel
Hernández y en la Escala de la Ansiedad de Goldberg).

PARA RESPONDER AL CUESTIONARIO.


En los valores de las respuestas que se pueden dar a cada una de las cuestiones:

- El 1 indica que “nunca o casi nunca me pasa”.


- El 5 indica que “siempre o casi siempre me pasa”.

CÓMO EVALUAR.

- Manifestaciones Cognitivas (obtenidas de las preguntas 1, 4, 8, 11 y 14) = Suma las


puntuaciones de las respuestas dadas y divídelas por 5.
- Manifestaciones Fisiológicas (obtenidas de las preguntas 2, 5, 7,10, 12 y 13) = Suma las
puntuaciones de las respuestas dadas y divídelas por 6.
- Manifestaciones Motoras (obtenidas de las preguntas 3, 6, 9 y 15) = Suma las puntuaciones de
las respuestas dadas y divídelas por 4.

Y AHORA....¿QUÉ HACEMOS?.
Para cada uno de las manifestaciones (cognitiva, fisiológica y motora):

- Si la puntuación obtenida en tus respuestas va de 1 a 3, el grado de ansiedad es bajo.


Es normal que de vez en cuando te sientas alterado. No necesitas grandes consejos... pero, si
quieres, puedes consultar la Guía para sobrevivir a los exámenes que la Universidad colocó en
su página web (http://www.unavarra.es/servicio/sanit.htm)

- Si tu puntuación se sitúa entre 3 y 4, el grado de ansiedad es de tipo medio. El nivel de ansiedad


puede interferir en tu rendimiento y, sobre todo, te va a ocasionar una vida incómoda durante
este tiempo. Los consejos de la mencionada Guía pueden resultarte de mucha utilidad.

- Si tu puntuación está entre 4 y 5, el grado de ansiedad es alto. Tu rendimiento académico


seguramente va a verse alterado y tu vida cotidiana se verá afectada. Si después de consultar la
Guía consideras que sus consejos no son suficientes, acude al servicio médico (Planta baja del
Aulario). Recuerda que hay técnicas y métodos psicológicos que pueden ayudarte.

……Indique la intensidad con que se cumplieron o no, durante el último mes, los
síntomas
que se describen en cada uno de los 14 ítems:
0. Ausente
1. Intensidad Leve
2. Intensidad Moderada
3. Intensidad Grave
4. Totalmente Incapacitado
Estado ansioso: Preocupaciones, temor de que suceda lo peor, temor anticipado, irritabilidad.
Tensión: Sensaciones de tensión, fatigabilidad, sobresalto al responder, llanto fácil, temblores,
sensación de inquietud, imposibilidad de relajarse.
Temores: A la oscuridad, a los desconocidos, a ser dejado solo, a los animales, al tráfico, a las
multitudes.
Insomnio: Dificultad para conciliar el sueño. Sueño interrumpido, sueño insatisfactorio y
sensación de fatiga al despertar, pesadillas, terrores nocturnos.
Funciones Intelectuales (Cognitivas): Dificultad de concentración, mala o escasa memoria.
Humor depresivo: Pérdida de interés. Falta de placer en los pasatiempos, depresión,
despertarse más temprano de lo esperado. Variaciones anímicas a lo largo del día.
Síntomas somáticos musculares: Dolores musculares, espasmos musculares o calambres,
rigidez muscular, tics, rechinar de dientes, voz vacilante, tono muscular aumentado.
Síntomas somáticos sensoriales: Zumbido de oídos, visión borrosa, oleadas de frío y calor,
sensación de debilidad. Sensaciones parestésicas (pinchazos, picazón u hormigueos).
Síntomas cardiovasculares: Taquicardia, palpitaciones, dolor precordial (en el pecho),
pulsaciones vasculares pronunciadas, sensacion de "baja presión" o desmayo, arritmias.
Síntomas respiratorios: Opresión o constricción en el tórax (pecho), sensación de ahogo,
suspiros, disnea (sensación de falta de aire o de dificultad respiratoria).
Síntomas gastrointestinales: Dificultades al deglutir, flatulencia, dolor abdominal, sensación
de ardor, pesadez abdominal, nauseas, vómitos, borborismos, heces blandas, pérdida de peso,
constipación.
Síntomas genitourinarios: Micciones frecuentes, micción urgente, amenorrea (falta del
período menstrual), menorragia, frigidez, eyaculación precoz, pérdida de libido, impotencia
sexual.
Síntomas del sistema nervioso autónomo: Boca seca, accesos de enrojecimiento, palidez,
tendencia a la sudoración, vértigos, cefaleas (dolor de cabeza) por tensión, erectismo piloso
(piel de gallina).
Conducta en el transcurso del test: Inquietud, impaciencia o intranquilidad, temblor de
manos, fruncimiento del entrecejo, rostro preocupado, suspiros o respiración rápida, palidez
facial, deglución de saliva, eructos, tics.
Si su puntaje es igual o mayor de 8 es aconsejable que imprima esta página

Stress
El estrés se define como un estado de fatiga física y psicológica del individuo,
provocado por exceso de trabajo, desórdenes emocionales o cuadros de ansiedad.
Aunque en ocasiones constituye el motor de nuestras vidas, es ante todo uno de
nuestros más feroces enemigos. Frente al estrés, el organismo humano reacciona
tanto en el aspecto biológico como en el psicológico
Cuando hablamos de estrés, nos estamos refiriendo a varios aspectos de un mismo
concepto. Por un lado, podemos dar al término el significado de una respuesta
emitida por nuestro organismo ante un estímulo. Llamaríamos estrés a las
respuestas fisiológicas o psicológicas que la persona da ante un estímulo ambiental
«amenazante». El estrés se entiende como síndrome general de adaptación, que
incluye tres fases: de alarma, de resistencia o adaptación del organismo y de
agotamiento, pudiendo, si la amenaza es suficientemente severa y prolongada,
producir la muerte. La respuesta de estrés se da a tres niveles: fisiológico,
cognitivo y motor. En el primer caso, puede manifestarse en forma de taquicardia,
hipertensión, incremento del colesterol, hiperglucemia, diuresis, aumento-
disminución de la temperatura, sequedad de boca, inhibición del sistema
inmunológico, etc. En el segundo nivel, puede provocar incapacidad en la toma de
decisiones, dificultades de concentración y de atención, olvidos frecuentes o
irritabilidad. Finalmente, las respuestas motoras se manifiestan con temblores,
tartamudeo, predisposición a accidentes, disminución o aumento del apetito•o
explosiones emocionales.
Al emplear el término estrés es posible, también, aludir a estímulos que provocan
un cierto «desequilibrio»; en este sentido, el estrés se identificaría como agente
externo nocivo. Por encima de los límites individuales de tolerancia al estrés
(agente externo), éste provoca daños o alteraciones fisiológicos y/o psicológicos.

Hoy en día existen diversos métodos para combatir el estrés, un fenómeno que puede
abordarse desde un’ punto de vista biomédico o, psicológico; sin duda, la combinación
de tratamientos permitirá obtener unos resultados más beneficiosos para la persona
que lo padece. Desde el enfoque biomédico el tratamiento para el estrés es la
prescripción de tranquilizantes o ansiolíticos, especialmente las benzodiacepinas, que
inciden directamente en las respuestas fisiológicas de
estrés.
Desde el enfoque psicológico se plantean varias
alternativas; todas ellas otorgan gran importancia al
control de la ansiedad emocional, así como al
aprovechamiento de los recursos del organismo. Entre
las más importantes, cabe mencionar las siguientes.
Las técnicas de biofeedback, que consisten en el aprendizaje del control voluntario de
las funciones fisiológicas y de las actividades automáticas (la tensión muscular, la
presión sanguínea, etc.); las técnicas de respiración y relajación, que se basan en la
idea de que, liberando el cuerpo de la tensión muscular (a través de la respiración
abdominal, o de ejercicios de tensión-distensión de los grupos musculares,
respectivamente), se liberará la «tensión de la mente»; las técnicas cognitivo-
conductuales, por ejemplo la aserción encubierta (que consiste en aprender a detener
el pensamiento distorsionador que provoca emociones negativas y a sustituirlo por otro
más positivo y constructivo), la desensibilización encubierta (con la cual el sujeto
aprende a relajarse mientras se imagina escenas que progresivamente van
provocando mayor ansiedad), la inoculación al estrés (con ella se enseña como
afrontar y relajarse ante una amplia variedad de experiencias estresantes,
desarrollando nuevas formas de reacción más allá del miedo y la cólera); las técnicas
de autocontrol (que suponen el entrenamiento de una persona para regular sus
conductas, dirigiendo sus esfuerzos a regular su propio entorno, no a modificar
posibles o supuestos estados internos inmanejables, a través de la manipulación de
condiciones antecedentes y de consecuencias), etc.
Aparte de los tratamientos mencionados, la estimulación eléctrica, la acupuntura o la
audioanalgesia constituyen técnicas alternativas para hacer frente al estrés y a sus
consecuencias.

Aromaterapia

Es una técnica oriental muy antigua, cuyo efecto es relajar.

Consiste en utilizar aceites de hierbas y otras plantas aromáticas para que aplicadas en el
cuerpo, logren la relajación o el alivio de un dolor o trastorno.

Los aceites, se extraen de hojas, flores, raíces, semillas, frutos, corteza o resina de
diferentes plantas y se diluyen en agua o en un aceite sin perfume, como el de jojoba.

Estas soluciones se pueden aplicar sobre la piel con un relajante masaje, inhalar en
forma de vapor o del humo generado por velas aromáticas, agregarse en forma de burbujas o
aceites en el agua del baño o usarse en compresas que se aplican en determinados lugares del
cuerpo.

La aromaterapia forma parte de muchos de los tratamientos de masajes relajantes y reductivos


que últimamente se ofrecen en los servicios de spa.

Muchas de las esencias aromáticas sirven para diferentes cosas: problemas tensionales,
emocionales, dolores de cabeza, tensión premenstrual, dolor muscular, trastornos cutáneos,
fatiga, insomnio y estrés entre otros.

Esta técnica, basa su eficacia en dos mecanismos básicos: el sentido del olfato y la capacidad
absorbente de la piel. Los terapeutas afirman que la inhalación de determinadas fragancias
hace que el cerebro libere productos químicos que combaten el estrés y la fatiga. También
creen que algunos aceites ejercen un efecto medicinal tras ser absorbidos por la piel.

Científicamente y por regla general, los médicos tradicionales descartan cualquier beneficio
terapéutico que no sea el efecto del placebo y la relajación.

Además del masaje, el aromaterapeuta, puede recomendar un baño de inmersión caliente con
algunas gotas de uno o dos aceites aromáticos, lo que ocasiona somnolencia o produce una
estimulante tonificadora.

Entre los aceites aromáticos más frecuentemente utilizados, están:


- Enebrina, (Bayas maduras) fragancia acre, picante, se usa en vaporizaciones, baños,
compresas y masajes por sus efectos calmantes; se utiliza también para dolores musculares y
el eccema.

- Eucalipto, (hojas) aroma fuerte y tonificante, como el de alcanfor. Se usa para tratar la
congestión nasal y respiratoria, en vaporizaciones, compresas, baños y masajes; alivia el dolor
muscular y combate la fatiga; se aplica en la piel como repelente contra los insectos.

- Geranio, (hojas) fragancia acre, picante. Se usa en vaporizaciones, baños, masajes y


enjuagues bucales y de garganta; se le considera un aceite fundamental para tratar el estrés, el
acné, el eccema y las heridas pequeñas.

- Jazmín, (flores) Aroma floral tenue. Se usa en masajes faciales y baños, por sus propiedades
relajantes.

- Lavanda, (flores) Fragancia floral, fuerte y dulce. Se usa en vaporizaciones, baños compresas
y masajes para tratar el estrés y las heridas cutáneas; se dice que tiene propiedades
antisépticas y antiinflamatorias.

- Manzanilla,(flores secas) Aroma suave, dulce. Por sus efectos sedantes se una en
vaporizaciones, baños, compresas, mascarillas faciales o masaje; se dice que también alivia el
eccema y mitiga el dolor muscular.

- Menta (hojas) Aroma fresco y tonificante. Se inhala o se usa en baños, gárgaras y enjuagues
bucales para malestares digestivos, garganta irritada, úlceras bucales y comezón en la piel.

- Pino (resina) Tonificante, con olor a madera. Se usa en vaporizaciones, baños y masajes
para aliviar dolores musculares y tratar la congestión nasal y del pecho.

- Rosa (flores) Duradera fragancia floral. Se usa en baños y masajes por sus cualidades
tranquilizantes; también se usa para tratar problemas menstruales y otros trastorno femeninos
de la reproducción.

- Salvia esclarea (flores) Aroma fuerte y picante. Se inhala o usa en vaporizaciones, baños,
compresas o masajes para aliviar ansiedad, el estrés, la inflamación de la piel y la congestión
respiratoria.

Hipnoterapia

(Sobre hipnosis y psicoterapia)

"'Hipnotismo' e 'hipnosis' son términos aplicados a una forma única y compleja de conducta
inusual, pero normal, que puede probablemente ser inducida en toda persona normal bajo
condiciones adecuadas y también en personas que sufren diferentes tipos de anormalidades.
Es principalmente un estado psicológico especial, con ciertos atributos psicológicos que lo
hacen parecido al sueño fisiológico pero sólo superficialmente, y caracterizados por un
funcionamiento del individuo en un nivel de percatamiento llamado, por conveniencia en la
conceptualización, percatamiento inconsciente o subconsciente. Cuando el sujeto esta
hipnotizado, o en trance hipnótico, puede pensar, actuar y conducirse tan adecuadamente, y a
menudo mejor, que como puede hacerlo en el estado psicológico común despierto, siendo esto
posible por la intensidad de su atención a la tarea y por estar libre de distracciones. No está,
como comúnmente se cree, sin poder de decisión o bajo el deseo del hipnotista. La relación
entre el hipnotista y el sujeto es mas bien de cooperación interpersonal, basada en
consideraciones razonables mutuamente aceptables.
Por lo tanto el sujeto no puede ser forzado a hacer cosas en contra de su deseo, sino
que puede ser ayudado a lograr las metas que desea. Los fracasos en la terapia hipnótica de
los pacientes revelan limitaciones de la hipnosis en lograr incluso las metas que son deseadas
por la persona, y los más extensos y confiables estudios experimentales desacreditan la
posibilidad de utilizar la hipnosis para propósitos antisociales."
La hipnosis y el trance hipnótico son experiencias normales que pueden desarrollarse
naturalmente durante períodos de introspección. No hay necesidad de misteriosas
manipulaciones de los sujetos. Uno realmente no controla los sujetos en hipnosis, más bien les
provee de estímulos y oportunidades para una absorción interna que a veces conduce a
estados de conciencia reconociblemente diferentes.

Nosotros vemos a la hipnoterapia como un proceso por el cual ayudamos a la gente a


utilizar sus propias asociaciones mentales, recuerdos y potenciales de vida para lograr sus
propias metas terapéuticas. La sugestión hipnótica puede facilitar la utilización de habilidades y
potenciales que ya existen dentro de una persona pero que permanecen sin usarse o poco
desarrollados por una falta de entrenamiento o de comprensión. El hipnoterapeuta
cuidadosamente explora la individualidad de un paciente para saber qué aprendizajes de vida,
experiencias y destrezas mentales son disponibles para enfrentar el problema. El terapeuta
entonces facilita una aproximación a la experiencia de trance dentro de la cual el paciente
puede utilizar estas únicas y personales respuestas internas para lograr metas terapéuticas.

Nuestro abordaje puede ser visto como un proceso en tres pasos:

1- un período de preparación durante el cual el terapeuta explora el repertorio de experiencias


de vida del paciente y facilita marcos de referencia constructivos para orientar al paciente hacia
el cambio terapéutico.
2- una activación y utilización de los propios recursos mentales del paciente durante un período
de trance terapéutico.
3- un cuidadoso reconocimiento, evaluación y ratificación del cambio terapéutico que tuvo
lugar.

Trance terapéutico es un período durante el cual las limitaciones de los marcos de


referencia y creencias son alterados temporariamente para que se pueda ser receptivo a otros
modelos de asociación y formas de funcionamiento mental que conducen a la resolución de
problemas.
Vemos la dinámica de la inducción al trance y su utilización como una experiencia muy
personal donde el terapeuta ayuda al paciente a encontrar sus propios caminos individuales. La
inducción de trance no es un proceso estandardizado que puede ser aplicado del mismo modo
a todos. No hay método o técnica que siempre funcione con todos o incluso con la misma
persona todas las veces en distintas ocasiones. Por eso es que nosotros hablamos de
"approaches" (abordajes) a la experiencia de trance. De esa manera enfatizamos que tenemos
muchos medios de facilitar, guiar o enseñar cómo uno puede ser llevado a experimentar el
estado de receptividad que llamamos trance terapéutico.
De todas maneras no tenemos un método universal para efectuar el mismo estado uniforme de
trance en todos.
La mayoría de la gente con problemas puede ser guiada a experimentar su propia y única
variedad de trance cuando entiende que puede ser de utilidad. El arte del hipnoterapeuta está
en ayudar al paciente a lograr una comprensión que lo ayudará a dejar de lado algunas de las
limitaciones de su visión común del mundo de todos los días, de tal forma que pueda alcanzar
un estado de receptividad a lo nuevo y creativo que hay en su interior."

La respiración

Un control adecuado de nuestra respiración es una de las estrategias más sencillas para hacer
frente a las situaciones de estrés y manejar los aumentos en la activación fisiológica
provocados por estas.

Unos hábitos correctos de respiración son muy importantes porque aportan al organismo el
suficiente oxigeno para nuestro cerebro. El ritmo actual de vida favorece la respiración
incompleta que no utiliza la total capacidad de los pulmones.

El objetivo de las técnicas de respiración es facilitar el control voluntario de la respiración y


automatizarlo para que pueda ser mantenido en situaciones de estrés.

Vamos a pasar a realizar una serie de ejercicios sobre la respiración.


EJERCICIOS DE RESPIRACIÓN

Ejercicio 1:Inspiración abdominal


El objetivo de este ejercicio es que la persona dirija el aire inspirado a la parte inferior de los
pulmones. Para lo cual se debe colocar una mano en el vientre y otra encima del estómago. En
el ejercicio debe de percibir movimiento al respirar en la mano situada en el vientre, pero no en
la situada sobre el estómago.
Al principio puede parecer difícil, pero es una técnica que se controla en unos 15-20 minutos.

Ejercicio 2: Inspiración abdominal y ventral


El objetivo es aprender a dirigir el aire inspirado a la zona inferior y media de los pulmones. Es
igual al ejercicio anterior, sin embargo una vez llenado la parte inferior se debe llenar también la
zona media. Se debe notar movimiento primero en la mano del abdomen y después en la del
vientre.

Ejercicio 3: Inspiración abdominal, ventral y costal


El objetivo de este ejercicio es lograr una inspiración completa. La persona, colocada en la
postura del ejercicio anterior debe llenar primero de aire la zona del abdomen, después el
estómago y por último el pecho.

Ejercicio 4: Espiración
Este ejercicio es continuación del 3º, se deben realizar los mismos pasos y después, al espirar,
se deben de cerrar los labios de forma que al salir del aire se produzca un breve resoplido. La
espiración debe ser pausada y controlada.

Ejercicio 5: Ritmo inspiración - espiración


Este ejercicio es similar al anterior pero ahora la inspiración se hace de forma continua,
enlazando los tres pasos (abdomen, estomago y pecho). La espiración se hace parecido al
ejercicio anterior, pero se debe procurar hacerlo cada vez más silencioso.

Ejercicio 6: Sobregeneralización
Este es el paso crucial. Aquí se debe de ir utilizando estos ejercicios en situaciones cotidianas
(sentados, de pie, caminando, trabajando, etc.). Hay que ir practicando en las diferentes
situaciones: con ruidos, con mucha luz, en la oscuridad, con mucha gente alrededor, solos, etc.

Abrazoterapia

Parece increíble todo lo que puede curar, compensar, mejorar y prevenir un simple y
amoroso abrazo.

Está comprobado que el contacto físico, mucho más allá del contenido sexual, tiene poderes
curativos y amplía nuestro bienestar emocional.

Cuando nos tocamos y nos abrazamos con espíritu solidario y alegre, llevamos vida a nuestros
sentidos y reafirmamos la confianza en nuestros propios sentimientos.

También es una forma de expresar lo que sentimos más allá de las palabras. Es el idioma
universal de los abrazos. No solo debemos utilizar el lenguaje también debemos utilizar la
sabiduría intuitiva, sin palabras y escuchar con el corazón. Así percibiremos el significado más
profundo del misterio al que llamamos amor.

Los abrazos, además de hacernos sentir bien, se emplean para aliviar el dolor, la depresión y la
ansiedad. Provocan alteraciones fisiológicas positivas en quien toca y en quien es tocado.
Acrecienta la voluntad de vivir a los enfermos. Es de todos bien sabido que cuatro abrazos al
día son necesarios para sobrevivir, ocho para mantenerse y doce para crecer como personas.

Veamos algunas clases de abrazos y pregúntate ¿con qué frecuencia y qué tipo de abrazos
utilizas tú para sorprender a los tuyos?
- Abrazo del oso: es el típico de padres e hijos, donde el más grande envuelve con su cuerpo al
más pequeño.

- Abrazo y contacto de mejillas: Uno coloca los brazos sobre los hombros del otro, a la vez que
le da un beso en cada mejilla. Implica consuelo, bondad, consideración.

- Abrazo oriental: Ambos entrelazan los brazos con el cuerpo del otro. Se busca el contacto
espiritual con todo el cuerpo del otro. Se acompaña con una inspiración y es el más largo. Se
ponen en contacto los espíritus de las personas a través del cuerpo físico.

- Abrazo de a tres: Para padres con hijos o varios amigos. Implica consuelo, felicidad. La
persona abrazada se siente totalmente a salvo.

- Abrazo de costado: El brazo de uno se pasa por el hombro o la cintura del otro. Ideal para
pasear acompañados, disfrutando del paisaje.

- Abrazo de corazón: Largo, intenso, cálido, brota directamente del corazón. Surge en cualquier
momento para saludar, recordar fechas especiales, expresar alegría. Ofrece ternura y amor
incondicional.

¿Qué nos brinda un abrazo?

SEGURIDAD: No importa cuál sea nuestra edad ni nuestra posición en la vida, todos
necesitamos sentirnos seguros. Si no lo conseguimos actuamos de forma ineficiente y nuestras
relaciones interpersonales declinan.

PROTECCIÓN: El sentirnos protegidos es importante para todos, pero lo es más para los niños
y los ancianos quienes dependen del amor de quienes los rodean.

CONFIANZA: La obtendremos de la sensación de seguridad y protección que recibimos. La


confianza nos puede hacer avanzar cuando el miedo se impone a nuestro deseo de participar
con entusiasmo en algún desafío de la vida.

FORTALEZA: Quizá pensamos que la fortaleza es una energía desarrollada gracias a la


decisión de un individuo pero siempre podemos transmitir nuestra fuerza interior convirtiéndola
en un don para el prójimo para confirmar y aumentar la energía ajena. Cuando transferimos
nuestra energía con un abrazo, aumentan nuestras propias fuerzas.

SANACIÓN: Nuestra fortaleza se convierte en poderosa energía curativa cuando la


transmitimos por medio del abrazo. El contacto físico y el abrazo imparten una energía vital
capaz de sanar o aliviar dolencias menores.

AUTOVALORACIÓN: El reconocimiento de que valemos es la base de toda satisfacción y todo


éxito en nuestra vida. Mediante el abrazo podemos transmitir el mensaje de reconocimiento al
valor y excelencia de cada individuo.

Humor

El buen humor genera mayor productividad y disminuye el estrés.

El humor es un resorte motivador por excelencia, que además de ser una válvula de escape
para la tensión, propicia la creatividad y ganas de trabajar. Los especialistas coinciden en que
el sentido del humor se trata de tener una actitud positiva ante las vida, "ver desde una
perspectiva que ayude a encontrar soluciones más creativas".

El humor debe ser considerado como un coadyuvante del bienestar, del mejoramiento de la
organización y de la persona.
El humor conlleva la solución de conflictos, resistencia a la excesiva carga de estrés y
establece una comunidad más fluida, excelente medicina que reduce la tensión, ansiedad y
depresión.

El masaje

Cuando nuestros músculos se encuentran tensos o han sido sometidos a demasiado esfuerzo
acumulan sustancias de desecho que causan dolor, rigidez, e incluso, espasmos musculares.
Al incrementar la circulación hacia y desde los músculos, el masaje acelera la eliminación de
estas sustancias tóxicas y dañinas. A la vez, el masaje hace que llegue sangre y oxígeno
fresco a los tejidos con lo que se aligera el proceso de recuperación de lesiones y de
numerosas enfermedades.

Pero esto es sólo el comienzo. A partir de los últimos quince años se ha acumulado una gran
cantidad de evidencia que demuestra que el masaje posee una impresionante lista de
beneficios tanto para la salud de nuestro cuerpo como de nuestra mente. Esto incluso en áreas
que muchos ni siquiera sospechaban. Veamos:

La salud de nuestro organismo depende de la salud de nuestras células. Las células a su vez
dependen de un abundante flujo de sangre y linfa. El masaje mejora la circulación de la sangre
y el flujo de la linfa. Esto ayuda a llevar nutrientes a las células y a eliminar impurezas y
sustancias tóxicas.

El masaje también aumenta la capacidad de la sangre para transportar oxígeno. De hecho se


sabe que el masaje ayuda a aumentar los glóbulos rojos y blancos de la sangre.

Ayuda a liberar sustancias llamadas endorfinas que nos dan una sensación de bienestar y
ayudan a combatir el dolor.

Cuando se combina con una dieta adecuada y ejercicio el masaje ayuda a restaurar el contorno
del cuerpo y a disminuir los depósitos de grasa.

Ayuda a que los músculos mantengan su flexibilidad.

Ayuda a reducir el estrés. Si recordamos que más de dos terceras partes de las enfermedades
están relacionadas con el estrés nos daremos cuenta de una de las razones por las que el
masaje es tan beneficioso para la salud.

Ayuda a combatir la depresión y los estados de ánimo negativos.

El masaje terapéutico ha probado ser efectivo como medio para aliviar condiciones tales como
dolores de cabeza causados por tensión nerviosa y dolores musculares de espalda, así como
para mejorar la condición de la piel.

Un creciente número de médicos y otros profesionales de la salud recomiendan el masaje para


aliviar problemas tales como sinusitis, artritis, alergias, dolores de cabeza y lesiones deportivas.

Hay distintos tipos de masaje terapéutico. Entre ellos se encuentran el masaje sueco, que es
un masaje relativamente suave que promueve la relajación. Otros tipos de masaje emplean
técnicas de acupresión o van dirigidos a los tejidos profundos. El (o la) masajista puede
combinar varias de estas técnicas durante una sesión de masaje.

Una sesión de masaje puede tomar desde quince minutos hasta una hora. Por lo regular una
sesión de quince minutos se limita a la espalda y los hombros y se da con la persona sentada
en una silla especialmente diseñada para este propósito. Las sesiones de una hora, por lo
general cubren el cuerpo entero desde la cabeza hasta los pies, y en estos casos se emplea
una mesa acojinada y aceites especialmente preparados.

El masaje puede emplearse solo o como parte de un plan para mejorar la salud en el que se
incluyan otros elementos tales como la alimentación, el ejercicio, o la meditación.
Musicoterapia

La música influye sobre el ritmo respiratorio, la presión arterial, las contracciones estomacales y
los niveles hormonales. Los ritmos cardiacos se aceleran o se vuelven más lentos de forma tal
que se sincronizan con los ritmos musicales. También se sabe que la música puede alterar los
ritmos eléctricos de nuestro cerebro.

Si uno cierra los ojos por un minuto y escucha al mundo en derredor escucha bocinas,
martillos, gotas de lluvia, niños riendo, una orquesta sinfónica, etc. La terapia musical sostiene
que lo que uno escucha puede afectar la salud positiva o negativamente. El sonido puede ser
un gran sanador.

Los terapistas musicales utilizan el sonido para ayudar con una amplia variedad de problemas
médicos, que van desde la enfermedad de Alzheimer hasta el dolor de muelas. Los doctores en
medicina conocen acerca del poder del sonido. Los investigadores han producido evidencia de
la habilidad de la música para disminuir el dolor, mejorar la memoria y reducir el estrés.

Conclusión

So n mu cha s la s té cn ica s q ue exist e n p a ra p e rmit ir al in d ividu o so b re lle va r e l


est ré s, es de cir con vivir con é l sin q ue no s ah og ue o n os h ag a d añ o y cad a
dí a ve mo s un a ma yo r va rie d ad d e se rvicio s qu e se of re ce n pa ra ap ren d e r a
co n t ro la rlo . Ta mb ién p od e mo s ve r qu e n os a fe cta e n f o rma s mu y d ife re nt e s
a t od o s y cad a un o d e n oso t ro s, po r e so p rob ab le me nt e exist e esa va rie d ad
de té cn ica s. P o r t an t o lo imp o rta n te e s a p re n de r a ve r e n e l int e rio r n ue st ro
pa ra re co no ce r lo s sí n to ma s de l e st ré s y ma ne ja rlo a nt e s d e q ue é l n o s
man e je a no sot ro s.

E l h e ch o de a sist ir o u t iliza r u na té cn ica pa ra e l man e jo de l est ré s y po de r


co n t ro la r su s ef e cto s no civo s no qu ie re d ecir qu e ya he mo s cu rad o un a
en fe rme d ad q ue su rg ió a pa rt ir de l mismo , de be mo s ta mb ién a cu d ir al mé d ico
re sp e ct ivo p a ra e vita r ma yo re s co mp lica cion e s.

E l e st ré s af ect a a lo s n iño s d e ig ua l f o rma q ue lo ha ce con lo s ad u lt o s, n o


de be mo s o lvid a r e st o , q u izá se re mo s lo s mae st ro s qu ien e s est e mo s p on ie nd o
un a p a rte de est ré s e n e l mu n do in fa nt il, d eb e mo s p on e r en p ra ct ica té cn ica s
co n t ra el e st ré s en n ue st ra s au la s.

Es n ece sa rio qu e e n e l mu n do a ce le rad o y ca mb ian t e qu e vivimo s, no s de mo s


t ie mp o pa ra a p re cia r eso s p eq ue ñ o s g ran d e s mo me nt o s co mo e l de un
at a rde ce r o ju ga r co n lo s n iñ o s, p ue s co mo lo ha de mo st ra d o e ste t ra ba jo a
pe sa r de qu e e l est ré s e s u na en fe rme d ad d e nu e st ro s t ie mpo s ta mb ién t ien e
cu ra y es p osib le de evit a r o min imiza r e n su s e fe ct o s, sien d o e sen cia l qu e
se a mo s co n sien t e s d e có mo d eb e mo s lle va r u na vid a sa na y eq u ilib ra r
nu e st ra s re sp o n sa b ilid ad e s co n nu e st ro d e re ch o a un a vid a de ca lid ad p a ra
no sot ro s y nu e st ra s fa milia s.

El Centro de Psicología y Psiquiatría Manuel Escudero aborda en forma conjunta, el tratamiento


del estrés y los trastornos de ansiedad, ofreciendo un tratamiento efectivo, ordenado y ajustado a
la persona que padece estas alteraciones emocionales.

El tratamiento del estrés es una de las especialidades del Centro de Psicología y Psiquiatría Manuel
Escudero. Existen una diversidad de métodos y técnicas que en forma conjunta ofrecen resultados
altamente beneficiosos para el paciente. Junto con el trastorno de ansiedad, el estrés es uno de los
trastornos mas comunes de la vida moderna y superarlo dependerá en gran medida de un tratamiento
adecuado a cada persona en particular.

Esto se debe principalmente que lo que es estresante para una persona no necesariamente lo es para
otra. Mientras que el estrés es la respuesta del organismo a situaciones aparentemente amenazantes
para el individuo, produciéndole pensamientos o sentimientos de frustración o miedo, la ansiedad, es ese
sentimiento de miedo o desconcierto frente a hechos, o frente al futuro, que inmoviliza al individuo,
impidiéndole desarrollarse de una manera plena.

Es por eso que los psicólogos y psiquiatras abordan en forma conjunta este tipo de trastornos. En el
tratamiento del estrés existen dos miradas: una es la biomédica que generalmente se aplica en casos
graves de descontrol y consiste en la prescripción de fármacos, tranquilizantes o ansiolíticos. La otra se
da desde la Psicología, que apunta a que el paciente recupere en forma paulatina el control sobre las
emociones, y el uso adecuado de las herramientas o recursos que cree haber perdido. Para ello, los
psicólogos utilizan técnicas y procedimientos psicoterapéuticos. Algunas provienen de otras áreas, como
las técnicas de respiración y relajación que ayudan a liberar la tensión muscular y a relajar la mente o las
técnicas de biofeedback, que posibilita el aprendizaje del control voluntario de las funciones fisiológicas

TERAPIAS

Masajes. Estimulan la circulación sanguínea estrechando y dilatando las venas, lo que


provoca una distensión muscular. El contacto de las manos hace que el alivio sea
inmediato, porque el simple calor humano reduce tensiones y ansiedad. Para muchos
especialistas, el hidromasaje es la mejor medicina preventiva pues el masaje que brinda
el agua es la solución natural frente al estrés, la ansiedad e incluso el insomnio.

Baños. El baño turco y el baño sauna son una forma de hidroterapia que mejora la
circulación sanguínea, el ritmo cardíaco y circulatorio y facilita la relajación y la
eliminación de toxinas. Al generar vapor, se estimula la transpiración, el calor dilata los
vasos capilares de la piel para mantener la presión sanguínea.

Acupuntura. Es un método terapéutico que forma parte de la medicina tradicional china,


mediante la cual se insertan agujas pequeñas y delgadas en la piel en puntos específicos
del cuerpo. Induce la producción de sustancias analgésicas llamadas endorfinas. Se dice
que este método alivia el dolor y corrige trastornos como la migraña, la artritis, los
dolores de espalda y cabeza.

Meditación. Es un ejercicio mental o técnica cuya intención es encontrar niveles más


profundos de la mente que ayuda a disminuir los niveles de cortisol y adrenalina. Esto
es positivo, pues estas hormonas que se producen en estados de estrés, de permanecer
en el cuerpo durante períodos prolongados, pueden causar numerosos daños.

Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG)


Enviar esta página a un
amigo

El síntoma fundamental es la ansiedad, que es persistente en el tiempo (dura más de 6 meses) y


generalizada, sobre una amplia gama de acontecimientos o actividades (como el rendimiento laboral o
escolar), no estando restringida a una situación en particular como en las fobias ni presentándose
exclusivamente en forma de crisis, como en el caso de las Crisis de Pánico. El estado de ansiedad es casi
permanente, oscilando levemente durante el transcurso del día y afectando la calidad del sueño.

La ansiedad esta asociada muy frecuentemente a preocupaciones excesivas (llamada expectación


aprensiva). Por ejemplo: miedo a que algún familiar cercano o la misma persona que sufre este trastorno
puedan tener un accidente, enfermarse o morir. A la persona le resulta difícil controlar este estado de
constante preocupación.
La ansiedad y preocupación se asocian a 3 o más de los siguientes síntomas:

• Nerviosismo, inquietud o impaciencia


• Fatigabilidad (cansancio) fácil
• Dificultad para concentrarse o poner la mente en blanco
• Irritabilidad
• Tensión muscular, temblor, cefalea (dolor de cabeza), movimiento de las piernas e incapacidad
para relajarse
• Alteraciones del sueño: dificultad para conciliar, mantener el sueño o sensación al despertarse de
no haber descansado bien (sueño no reparador)
• Sudoración, palpitaciones o taquicardia, problemas gastrointestinales, sequedad de boca,
mareos, hiperventilación (aumento del número de respiraciones por minuto)

La ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos provocan un malestar significativo o deterioro en las
relaciones familiares, sociales, laborales o de otras áreas importantes de la actividad de la persona.

Los síntomas de ansiedad en el Trastorno de Ansiedad Generalizada son constantes a diferencia de lo


que ocurre en el Trastorno de Pánico donde la ansiedad-pánico aparece en forma paroxística tomando la
forma de una Crisis de Pánico. La Crisis de Pánico no suele durar más de 30 minutos pero deja a quien la
padece con mucho temor a presentar una nueva crisis. Este "miedo al miedo" se lo denomina "Ansiedad
Anticipatoria" y puede confundírselo con un Trastorno de Ansiedad Generalizada.

Es importante además descartar que los síntomas de ansiedad no sean debidos a la ingesta de algún tipo
de sustancia ansiogénica: cafeína, anfetaminas o a una enfermedad médica (hipertiroidismo por ej.).
Existen muchas causas que pueden provocar ansiedad en forma secundaria, mayor información al
respecto se encuentra disponible en la página Ansiedad Secundaria. Asimismo los Trastornos Depresivos
se asocian con mucha frecuencia a ansiedad. Es muy importante realizar un correcto "Diagnóstico
Diferencial" para poder arribar a un diagnóstico acertado de lo que le ocurre a quien se encuentra
padeciendo un cuadro de ansiedad. La principal causa de fracaso terapéutico es la falta de diagnóstico o
un diagnóstico incorrecto.

El Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) es mucho más de lo que una persona normal con ansiedad
experimenta en su vida diaria. Son preocupación y tensión crónicas aún cuando nada parece provocarlas.
El padecer este trastorno significa anticipar siempre un desastre, frecuentemente preocupándose
excesivamente por la salud, el dinero, la familia o el trabajo. Sin embargo, a veces, la raíz de la
preocupación es difícil de localizar. El simple hecho de pensar en afrontar el día puede provocar ansiedad.

Tratamiento:
El tratamiento del Trastorno de Ansiedad Generalizada incluye la utilización de medicación y formas
específicas de psicoterapia, el tratamiento más efectivo para el TAG suele combinar psicoterapia y
medicación.

Los medicamentos son muy efectivos para mitigar los síntomas de ansiedad. Se pueden utilizar
medicamentos Ansiolíticos o Antidepresivos con efecto ansiolítico (no todos los antidepresivos lo
poseen). Los Ansiolíticos Benzodiazepínicos no deberían utilizarse por períodos mayores a un mes ya que
con el transcurso del tiempo pueden llegar a producir acostumbramiento (tolerancia) y a una necesidad de
incrementar la dosis.
Por tratarse el TAG de un trastorno de larga duración lo más recomendable para el manejo
psicofarmacológico de los síntomas de ansiedad es la utilización de Antidepresivos con efecto ansiolítico
asociado. Los siguientes antidepresivos se encuentran aprobados por la FDA para el tratamiento del TAG:
Escitalopram, Venlafaxina XR / LP, Duloxetina y Paroxetina. Los Antidepresivos, a diferencia de los
Ansiolíticos Benzodiazepínicos, no producen acostumbramiento (tolerancia), por consiguiente no existe
riesgo de generar una adicción medicamentosa. De allí que es preferible utilizarlos en el tratamiento a
largo plazo de la Ansiedad. Por otro lado la calidad del sueño generada por los Antidepresivos ansiolíticos
es muy superior a la de los Ansiolíticos Benzodiazepínicos, ya que generan un sueño más profundo y
reparador.
En la actualidad existen cada vez más medicamentos disponibles para el tratamiento del Trastorno de
Ansiedad Generalizada. De tal manera que, si un medicamento no da el resultado esperado, generalmente
hay otros que se pueden utilizar. Además, se están descubriendo nuevos medicamentos para el
tratamiento de los síntomas de ansiedad, como es el caso de la Pregabalina, un ansiolítico no
benzodiazepínico.
El tipo de medicamentos más recetados para
combatir la ansiedad son aquellos que entran dentro
del grupo de los ansiolíticos. Un ansiolítico (del latín
anxĭus, “angustiado”, y el griego λυτικός, “que
disuelve”) es un tranquilizante menor cuya acción
repercute directamente sobre el sistema nervioso
central y que tiene una función atenuante sobre los
efectos de la ansiedad. Dentro del grupo de los
ansiolíticos coexisten dos grupos de medicamentos: los
barbitúricos y las benzodiazepinas, siendo estas últimas
las más recetadas en España a los pacientes que padecen
trastornos de ansiedad.

MEDIDAS PREVENTIVAS PARA EVITAR EL ESTRÉS PATOLÓGICO

• Reconocerse a uno mismo. No se pida más de lo que pueda dar.


• Localice el origen. La mayoría de las personas están más pendientes del estado del
tiempo o el saldo de su cuenta corriente que de la tensión de su propio cuerpo. Pero no
olviden que saber qué es el estrés, reconocerlo y, sobre todo, averiguar qué lo está
desencadenando y cómo está afectando nuestro organismo, es el primer paso en su
manejo y control.
• Cuide su alimentación. Tabaco, café y alcohol lo potencian.
• Haga ejercicio, le conviene.
• Aprenda a contar lo que le pasa.
• Practique el optimismo.
• Aprenda a decir NO.

MEDIDAS PRÁCTICAS EN LA VIDA COTIDIANA

• Ría más. El humor es una de las mejores formas de alejar el estrés y estimula la
producción de una sustancia llamada catecolamina, a la que se le atribuye la liberación
de endorfinas, las mismas hormonas reductoras del estrés que se liberan a través del
ejercicio.
• No sea perfeccionista. No deje que su anhelo de perfección y el temor al fracaso lo
paralicen de ansiedad.
• Controle su mal carácter. La gente que se disgusta en silencio corre aún mayor riesgo.
• Baje el ritmo. Debe de haber tiempo para almorzar, recrearse y descansar. Estar tan
pendiente de los minutos lo hará sentir más estresado.
• No posponga. Cuando algo deba ser hecho, hágalo de inmediato.
• Deje de sentirse culpable. La culpa es una de las emociones humanas más inútiles.
• No guarde rencores.
• Sea fiel a sus sueños.
• Escoja sus batallas cuidadosamente. Preocúpese de las cosas que usted puede
controlar, no de aquellas que escapan de sus manos.
• No confunda trabajo con valor. Admiramos a la gente que anda apresurada, pues
pensamos que esto los hace importantes y nos sentimos presionados a estar haciendo
algo, de lo contrario "no somos nadie".
• Aprenda a jugar,
• Haga ejercicio,
• Haga menos cosas,
• Apague el televisor,
• Comparta más tiempo con sus amigos,
• Convierta sus quehaceres en juegos