Está en la página 1de 1

EL ABUSO DE DERECHO COMO CÍRCULO CONCÉNTRICO ENTRE LA MORAL Y

EL DERECHO

En el campo de las obligaciones o base fundamental del derecho civil, es


constante la doctrina en excluir al abuso de derecho, del derecho de la
libertad y de sus instituciones y dejar a su criterio su ubicación en el derecho
administrativo. Palacios herrera en su curso de obligaciones pagina 108
establece: Desde un punto de vista amplio, el abuso de derecho no es una
materia específica del Código Civil. Sus principios también regulan normas
de otra naturaleza. Por ejemplo recuerden ustedes el principio de control
jurisdiccional del fin que corresponde al derecho administrativo (…) De
modo que debemos separar, excluir del campo del abuso del derecho, este
derecho indeterminado: el derecho a la libertad. No obstante la esencia
administrativa en este tema, versa sobre el telos o finalidad que debe ser
controlada por la revisión de la desviación de poder, que estudia la esencia
del abuso del derecho dándole la autoridad al autor real no el reflejado por la
sociedad. La razón de ello es de antigua data, la moral en el ámbito de
control del delito mide el libre albedrío y la capacidad de los sujetos, en el
sentido que a mayor moralidad más prevención de los delitos. El derecho,
como reflejo de la propiedad y de sucesiones es la función del derecho civil,
da motivación de ejercicio a los comuneros de amplias potestades de
manifestar su principio protectorio patrimonial, en este sentido solo las
personas con capacidad funcionarial es decir que realmente ejerzan la
soberanía directamente por el pueblo, sea en un cargo en la administración
pública o en función pública de utilidad privada, le es permitido, por el
principio de globalidad de las decisiones administrativas manifestando la
amplias potestades y facultades para el cometido protectorio socio
patrimonial. El beso no es abuso de derecho, es una manifestación física de
petición afectiva y al cometerse con violencia es tentativa del delito de
violación. La migración es facultad personal de dar una decisión que tiene
todo venezolano de unirse o no a un barco ya desde el inicio con la bandera
del país de destino, que aun en los casos de inducción a migración, la filosofía
desmiente al ciudadano inducido, moral, civil espiritual y socialmente en el
país elegido por el barco de venezolanos en un proceso migratorio.

ABG. JOHNNY FITTIPALDI HERNANDEZ

I.P.S.A. 90.282