Está en la página 1de 3

La astrología es una fábrica de prejuicios

Guía definitiva para entender por qué la astrología sólo es un rejunte de prejuicios.

Según el DRAE: prejuicio


Del lat. praeiudicium 'juicio previo', 'decisión prematura'.
1. m. Acción y efecto de prejuzgar.
2. m. Opinión previa y tenaz, por lo general desfavorable, acerca de algo que se conoce mal.

Bien podríamos generalizar que si un prejuicio es saber algo que no es real, entonces es similar
a un mito. Si adoptamos esta perspectiva, los mitos no son necesariamente "desfavorables",
sino que también pueden ser positivos, pero falsos.

Por ejemplo, sostener que las personas que escriben con la mano izquierda son más
inteligentes es un prejuicio, ya que es un mito, aunque sea favorable.

Pero, ¿cómo sabemos cuáles afirmaciones son verdaderas o falsas?


En realidad, los prejuicios son aseveraciones o conclusiones inválidas. Dejemos en claro cuáles
son las diferencias entre lo verdadero-falso y lo inválido:
Ej.1: Creo que dejé dinero en mi casa antes de irme. Luego vino la mucama. Ahora el dinero no
está. Conclusión: la mucama robó el dinero.
La conclusión es inválida porque con los datos que se poseen no es posible llegar a esa
conclusión. La conclusión se podría considerar, a lo sumo, como una hipótesis y por lo tanto
dejaría de ser una afirmación o negación para ser una pregunta a ser respondida con
evidencias. Como si fuera poco, el término "creo" supone que el que habla no está seguro. Pero
aunque lo estuviera, quizás es falso que sólo estuvo la mucama o bien es posible que el dinero
se haya caído detrás de un mueble. Quizás sea cierto que la mucama robó, quizás no lo sea. Si
fuera cierto, la afirmación sería verdadera, pero no lo podremos saber a menos que
recolectemos más y mejores datos.

Ej.2: El mes pasado vi a Juan y me despidieron del trabajo. La semana anterior vi a Juan y
perdió mi equipo de fútbol. Conclusión: Juan me trae mala suerte.
La conclusión es inválida, ya que con esos datos no se puede llegar lógicamente a esa
conclusión. Que esto es así se demuestra pasando más tiempo con Juan y considerando que en
ambas situaciones no estuve sólo con Juan, sino también con otras personas. La aparente
"coincidencia", es justamente eso y nada más.

Sobre las coincidencias


¿Cuándo algo será una coincidencia y cuándo no?
Las personas tenemos la habilidad de encontrar regularidades o patrones, cosas que se
repiten. Que algo se repita nos puede parecer que es en virtud de una causa. Ciertamente,
cuando algo ocurre es por alguna causa. Pero que dos cosas se parezcan no necesariamente
implica una relación causal. Relación causal significa que una cosa causa a la otra.
En el Ej.2 tenemos una coincidencia entre Juan y dos hechos negativos vividos por el relator de
la experiencia. Por alguna razón vio a Juan el mes pasado y por alguna razón lo volvió a ver la
semana anterior. Pero no hay relación entre Juan y que le pasara algo malo.
Si hubiera una relación lo podríamos saber de dos modos:
A-Repitiendo el experimento muchas veces.
B - Con una explicación lógica.

Ej.3: Ayer ingresé a un sitio web y mi computadora se volvió muy lenta. Hoy ingresé al mismo
sitio web y nuevamente mi computadora se hizo lenta.

Posible explicación: ese sitio posee algún código que hace lenta a mi máquina. Modo de
comprobarlo: ingreso muchas veces a esa página para ver si el fenómeno se repite muchas
veces. Y además ingresaré a otras páginas de las que esté seguro que hasta ahora no
generaban ese problema.
Si el problema aparece sólo al ingresar en la página en cuestión, todas las veces y en cambio
no ocurre nunca al ingresar a otras páginas, entonces tendré bases para sospechar
decididamente de ese sitio.

1
Si el hecho se repite muchas veces, es lógico pensar que no es una mera coincidencia, sino
una relación causal. Si esto lo detectamos luego de muchísimos intentos, podremos estar
seguros de que alguna relación causal existe. Pero cuidado: podría ser una relación causal
indirecta.
Por ejemplo: es posible que la página en cuestión tenga una publicidad y que yo tenga en mi
navegador web una extensión para bloquear publicidades. Y que esa extensión no esté
funcionando bien en algunos casos.
En otras páginas, que no tienen ese tipo de publicidad, no hay tal problema.
Si así fuera, entonces la causa del problema no es el sitio web, sino la extensión del navegador,
aunque hace un minuto estuvimos muy seguros en establecer una presunta causa.

Nótese que si no me doy cuenta de esto y sigo pensando que ese sitio es nocivo porque vuelve
lenta a mi máquina, entonces elaboraré un prejuicio contra el sitio, una idea inválida.
En estos casos, es útil consultar foros para saber si a otros usuarios les pasa lo mismo. Y que
cada usuario indique cómo es su sistema, con el objetivo de identificar la posible causa.

Síntesis: los prejuicios son ideas falsas o, para decir mejor, inválidas. Son conclusiones a las
que llegamos sin tener datos suficientes o de manera ilógica, estableciendo relaciones
causales donde quizás no las haya, sin suficientes bases para afirmar que tal relación causal
existe.

Por eso, los prejuicios son ideas científicamente o lógicamente inválidas.

Ejemplos de prejuicios
I - Los negros son inferiores a los blancos
Es científicamente falso que las personas de color tengan diferentes habilidades intelectuales o
físicas. Sí se han encontrado algunas leves diferencias fisiológicas que generalmente no tienen
importancia a la hora de evaluar las condiciones de las personas.

II - Los japoneses son malos jugando al fútbol


Aunque esto sea fácticamente cierto hoy, no es cierto que los japoneses no tengan la misma
habilidad de aprender a jugar al fútbol que el resto de los habitantes del mundo. Ocurre que
durante mucho tiempo no desarrollaron esa habilidad, pero desde hace un par de décadas sí lo
vienen haciendo, como se nota en los resultados, ya que han mejorado respecto al pasado. La
misma lógica se puede aplicar a la frase "Las mujeres son peores que los hombres al conducir".
Si les damos tiempo, los japoneses seguirán mejorando.

III - Los de Leo son apasionados, los de Virgo son fríos, los de Géminis son extrovertidos, los de
Capricornio son cerrados.

IV - Los de agua son incompatibles con los de fuego.

V - Tal persona es así y asá en virtud de su fecha de nacimiento.

LOS PREJUICIOS QUE GENERA LA ASTROLOGÍA


Sean favorables o desfavorables, la astrología ha creado múltiples prejuicios sobre las
personas, de las que se cree saber cómo son sin saber nada de ellas, excepto su fecha, hora y
lugar de nacimiento. Esto es lo mismo que ocurre cuando se dicen cosas como el ejemplo I.
Es posible que algunas personas nacidas en agosto sean apasionadas, también es muy
probable que muchas de ellas no lo sean y que otras personas nacidas en otros meses, horas y
lugares también sean apasionadas.
Del mismo modo que no se puede llegar a una conclusión al hacer una encuesta para saber
cómo votará la población de un lugar que tiene 1 millón de habitantes al preguntar sólo a tres
individuos, tampoco se puede llegar a la conclusión de que todas las personas nacidas en
agosto son así o asá sólo porque conozcamos a tres personas nacidas en agosto que tengan
similitudes.

PREJUICIOS ASTROLÓGICOS SOBRE LAS MUJERES


Existen prejuicios de género, como que las mujeres son más sensibles que los hombres, que
son más inseguras, que son más tiernas, que tienen mayor "vida interior", etc.

2
Es posible que esos prejuicios expliquen por qué el discurso astrológico es usado sobre todo
por mujeres y sea dirigido mayormente a mujeres.
Alcanza con revisar sitios web para notar que los artículos astrológicos son escritos por mujeres
y se dirigen a las mujeres, en su mayoría.
Por tanto, la "astrología feminista" es un doble oxímoron. Es doble porque en primer lugar, si el
feminismo es un intento de acabar con los prejuicios hacia las mujeres, entonces no debería
tener nada que ver con la astrología que no es otra cosa que una usina de prejuicios. Y en
segundo lugar porque el discurso astrológico se dirige hacia las mujeres justamente porque
existen prejuicios sobre éstas.
Se presenta a veces a la astrología como una “herramienta de liberación”, pero si es falsa o
inválida, a lo sumo será una liberación ilusoria. Por contrario, la astrología se presenta como
liberadora, pero no es otra cosa que una ideología fuertemente determinista e inválida.

EL DAÑO ASTROLÓGICO
El daño producido por la astrología es potencial. Resulta difícil comprobar en forma empírica el
daño concreto, pero es verosímil que ocurra: gerentes de RR.HH que usen perfiles astrológicos
o chicas que rechacen a chicos (o a la inversa) por considerarlos incompatibles con su “signo”.
No hay datos específicos sobre daños concretos, pero en tanto sea posible que esos daños
existan, en virtud de que la astrología forma ideas falsas, es lógico pensar que algunas
personas actuarán en línea con esas ideas. Algunas darán circulación al discurso astrológico en
forma enunciativa, otras en forma fáctica.

CONCLUSIÓN
Al inicio dijimos que los prejuicios son ideas inválidas, lógica o científicamente inválidas. La
astrología no es una ciencia, nunca lo fue y nunca lo intentó. Los astrólogos no usan
instrumentos para estudiar materialmente los objetos celestes, no les importa de esos objetos
su masa, gravedad, atmósfera, albedo, etc. Hablan, en cambio, de una influencia "espiritual".
Es evidente que no es una ciencia, pero en muchos casos se presenta como si lo fuera.
Por ejemplo, algunos aficionados a la astrología señalan que hay estudios que han comprobado
que entre las personas hay diferencias en las enfermedades según la fecha de nacimiento.
Tales estudios NO están comprobados, surgen de estudios estadísticos a corroborar.
Pero incluso si fueran ciertos, tales estudios no validan la astrología, sino por el contrario.
Según estas investigaciones, la diferencia en las enfermedades se producen por los cambios de
estación, que son diferentes a lo largo del año, de allí que relacionen enfermedades con fecha
de nacimiento. Pero las estaciones son inversas en ambos hemisferios, aunque para la
astrología eso no sea tenido en cuenta. Para la astrología serán de Leo las personas nacidas en
agosto, sea en el hemisferio norte (donde para ese época hace calor) o en el hemisferio sur (en
el que es invierno en agosto). Según estos estudios, entonces, una persona nacida en agosto
en el hemisferio norte (con calor) desarrollaría ciertas enfermedades DISTINTAS a las que
tendería una persona nacida el mismo mes en el hemisferio sur, donde hace frío.
Los astrólogos dicen que sus conclusiones son fruto de milenios de datos recopilados. ¿Dónde
están esos datos? No están en ningún lado, no existen.
He señalado sólo dos modos en que la astrología se presenta como si fuera una ciencia que
llega a conclusiones supuestamente válidas.
La astrología nunca quiso ni intentó ser una ciencia. Es, en cambio, una forma de religión sin
rito, una creencia que se acepta sólo con fe, no con razón. La misma creencia ciega que genera
mitos y prejuicios.

Gerardo Costante Blanco


11 de diciembre de 2018
Buenos Aires, Argentina
www.noticiasdelcosmos.com