Está en la página 1de 15

Problema del déficit gemelo y la hipótesis de Feldstein-Horioka en Turquía: Enfoque de la prueba del

límite ARDL e investigación de la causalidad

Resumen

El propósito de este estudio es investigar el problema del doble déficit para la economía turca usando el
enfoque de pruebas de límites conocido como ARDL (Modelos de rezagos distribuidos
autorregresivos) para el método de cointegración y la prueba de causalidad de Granger de Toda y
Yamamoto (1995). El estudio abarca los datos anuales desde 1974 hasta 2010. Los resultados de las
pruebas de cointegración sugieren que las variables se están moviendo juntas en el largo plazo. El valor
positivo del coeficiente del déficit presupuestario implica que Turquía tiene un problema de déficit
gemelo. La presencia de un déficit gemelo también se ha visto respaldada por los resultados de la
prueba de causalidad Toda-Yamamoto. Como se esperaba, el coeficiente de inversión negativo e
inferior a 1 indica hipótesis de Feldstein-Horioka. Además, indica que Turquía no pudo integrarse bien
en los mercados internacionales de capital con el modelo que revela que una quinta parte de las
inversiones se financia con ahorros extranjeros.

Palabras clave: Déficit gemelo, hipótesis de Feldstein-Horioka, pruebas de límites, Turquía.

Códigos de clasificación JEL: C22, F32, F36

1. Introducción

Como resultado de las políticas implementadas en Turquía después de 1980, el gasto público ha
aumentado más que los ingresos públicos, lo que ha llevado al continuo deterioro de la balanza de
pagos. Los incentivos del sector privado, las empresas de propiedad estatal y los servicios sociales
están muy politizados y con exceso de empleados, lo que lleva a un mayor deterioro del déficit
presupuestario. Este aumento en el déficit presupuestario en consecuencia causó un fuerte aumento en
los préstamos internos y externos. Además, el alto aumento en las tasas de interés ejerce presión sobre
la inversión doméstica y el crecimiento económico. Esta situación ha aumentado el déficit
presupuestario aún más al reducir los ingresos fiscales. La alta tasa de interés real, en función de los
déficits presupuestarios, en comparación con los mercados extranjeros, ha llevado a la apreciación de la
lira turca (TL) mediante la inducción de los flujos de capital a corto plazo. El arbitraje de intereses, la
TL sobrevalorada y el aumento en la entrada de capital a corto plazo han alentado las instalaciones de
importación y consumo, al tiempo que han disuadido de las inversiones de exportación y de capital fijo.
Como resultado, en los períodos de déficits presupuestarios insostenibles y déficits de cuenta corriente,
las entradas de capital a corto plazo se toman debido a la salida del capital, este marco ha preparado
una base para la crisis futura (Orhangazi, 2002).

La no compensación de los déficits presupuestarios mediante el uso del ahorro privado y el movimiento
de los déficits correspondiente a las cuentas corrientes provoca la existencia de un doble déficit. Dado
que el saldo de las cuentas corrientes está directamente relacionado con los ahorros y las inversiones,
las políticas que respaldan la inversión pueden tener un efecto negativo en el déficit actual al usar la
forma de comercio exterior. En Turquía, hay una serie de investigaciones, que son realizadas por
economistas, tienen diferentes hallazgos, con el fin de explicar el déficit gemelo y la hipótesis de
1
Felstein-Horioka. Por ejemplo, Akbostancı y Tunç (2002), Zengin (2000) y Utkulu (2003) mostraron
que hay un problema de déficit gemelo en Turquía. Sin embargo, Aksu y Basar (2005, 2009), Bilgili y
Bilgili (1998), Çetintas y Barısık (2005) afirmaron que el déficit gemelo no tiene validez en el contexto
turco. Por otro lado, hay investigaciones [Bolatoglu, (2005) Kar y Kara, (2001)] que prueban la
hipótesis de Feldstein-Horioka (1980) que se basa en la afirmación de que no existe una relación
significativa entre el ahorro interno y la inversión en una economía que tiene un alto grado de
movilidad de capital.

Este estudio tiene como objetivo analizar la hipótesis de Feldstein-Horioka y el déficit gemelo en
Turquía utilizando el enfoque de pruebas de límites conocido como ARDL con el uso de los datos
anuales durante el período de 1974-2010. La primera parte del estudio constituye una introducción al
tema; cuestiones teóricas sobre la hipótesis Feldstein-Horioka y el déficit gemelo en la segunda parte;
revisión de la literatura en la tercera parte; evidencia empírica incluida en la cuarta parte. La sección de
conclusiones del estudio está incluida en la quinta y última parte.

2. Hipótesis de Feldstein-Horioka y los déficits gemelos

Feldstein y Horioka (1980) afirman que la relación entre la correlación ahorro-inversión mide el grado
de movilidad internacional del capital, ya que, si se integran los mercados nacionales de capital, la
inversión interna podría ser financiada con ahorro externo, lo que implicaría una baja correlación.
Feldstein y Horioka (1980) aplicaron un análisis de datos transversales basado en el período 1960-1974
a 16 economías de la OCDE. Su modelo estimado es el siguiente:

(𝐼/𝑌) = 𝛼 + 𝛽(𝑆/𝑌) + 𝑢 (1)

Aquí, (𝐼/𝑌) y (𝑆/𝑌) representan respectivamente las tasas de inversión y ahorro. 𝛽 es el coeficiente de
retención de ahorros y u es el término de perturbación. El coeficiente de ahorro estimado sería alto si
no hay movilidad internacional de capital ya que la inversión doméstica es financiada por el ahorro
interno y si existe movilidad de capital, el coeficiente sería cero, ya que la inversión doméstica será
financiada por el ahorro externo. Entonces, si el coeficiente de retención de ahorros no es
estadísticamente diferente de cero, existe una movilidad de capital perfecta, pero si es diferente de cero
significa que el capital no es móvil en absoluto. Feldstein-Horioka (1980) en su modelo estimado
encontró el valor del coeficiente de 𝛽 fue 0.887. A partir de este resultado, teorizaron que existe una
relación entre las inversiones y los ahorros, lo que implica que el capital no es móvil en los países de la
OCDE. En una economía cerrada, las inversiones deben ser financiadas por el ahorro interno. Sin
embargo, como parte de la inversión puede ser financiada con ahorro externo, la inversión y el ahorro
pueden moverse de forma independiente. Por lo tanto, de acuerdo con Feldstein y Horioka (1980), el
capital puede no ser móvil a pesar de que existe una alta relación entre inversión y ahorro (Levy, 2004).
Pero la integración imperante de los mercados financieros, la ausencia de amplios controles de capital y
la prevalencia de información fácilmente disponible y los mercados financieros desregulados y la
existencia de un diferencial de tasas de interés entre estos países parecen contrarios a los hallazgos de
Feldstein-Horioka. Por esta razón, esta situación se conoce como rompecabezas Feldstein-Horioka. En
1983, probaron aún más su modelo ampliando los datos para un grupo más grande de países de la
OCDE y volvieron a encontrar el apoyo empírico para sus hipótesis.
2
Por otro lado, contrariamente a la hipótesis, el hecho de no estar relacionado entre la inversión y el
ahorro significa que la hipótesis de equivalencia Ricardiana no es válida. Esto conduce a un doble
déficit tanto del déficit presupuestario como del déficit comercial. El vínculo entre el déficit
presupuestario y el déficit comercial se muestra simplemente en la identidad del ingreso nacional:

𝑌 = 𝐶 + 𝐼 + 𝐺 + 𝑋 − 𝑀. (2)

En la ecuación (2), el ingreso nacional Y es igual a la suma del consumo C, la inversión I, el gasto
gubernamental G y las exportaciones netas (X-M). La misma identidad se puede escribir fácilmente de
la siguiente manera:

𝑋 − 𝑀 = 𝑌 − 𝐶 − 𝐺 − 𝐼 = 𝑆 − 𝐼. (3)

Según la ecuación (3), el saldo del comercio exterior debe ser igual a la diferencia del ahorro nacional y
la inversión. Esta relación implica que el comercio exterior está directamente relacionado con el ahorro
y la inversión en la economía. En una circunstancia donde los ahorros nacionales se clasifican como
públicos y privados, la identidad será la siguiente:

𝑋 − 𝑀 = (𝑌 − 𝑇 − 𝐶) + (𝑇 − 𝐺) − 𝐼 = 𝑆 𝑝 + 𝑆 𝑔 − 𝐼 (4)

Aquí 𝑆 𝑔 representa el ahorro público y se define como la diferencia entre los ingresos tributarios (𝑇) y
los gastos públicos (𝐺). De manera similar, el ahorro privado 𝑆 p representa el ahorro privado y se
calcula restando los gastos de consumo privado y los impuestos del ingreso disponible.

Si los ahorros privados son aproximadamente iguales a la inversión, a partir de la ecuación número (4)
se deduce que el comercio exterior y el presupuesto público estarán directamente relacionados. En otras
palabras, causará un déficit gemelo que tiene que moverse en la misma dirección en la misma cantidad.

El modelo de regresión, propuesto por Fidrmuc (2003) para explicar el déficit gemelo y las hipótesis de
Feldstein y Horioka con sus variables expresadas como porcentaje del PIB, es el siguiente:

𝑋𝑡 − 𝑀𝑡 = 𝛽1 + 𝛽2 (𝑇𝑡 − 𝐺𝑡 ) − 𝛽3 𝐼𝑡 (5)

El (𝑋 − 𝑀) se interpreta como la cuenta corriente y (𝑇 − 𝐺)como el saldo fiscal. El coeficiente de


inversión viene dado por I. En el modelo, se espera un signo positivo para el saldo fiscal (𝛽2 > 0) y un
signo negativo para la inversión (𝛽3 < 0). Por lo tanto, un déficit presupuestario y una gran inversión
empeoran la cuenta corriente. El coeficiente de ambas variables debería ser igual a uno si un país está
perfectamente integrado en la economía mundial y los gastos presupuestarios y de inversión se
financian a través del mercado financiero mundial. Sin embargo, si el coeficiente 𝛽3 es
significativamente menor que uno, esto indica la presencia del rompecabezas Feldstein-Horioka. En
este sentido, un coeficiente 𝛽2 negativo conduce al rechazo de la hipótesis de doble déficit.

Hay dos enfoques principales, a saber, la visión keynesiana y la hipótesis de la equivalencia ricardiana
para explicar la relación entre el déficit presupuestario y el déficit comercial. De acuerdo con el
enfoque keynesiano tradicional, existe un vínculo positivo entre el déficit presupuestario y el déficit
comercial y la causalidad es de la primera a la segunda. Es decir, los déficits presupuestarios causan
3
déficits comerciales. Esto se debe a dos mecanismos principales. En primer lugar, aumentar el déficit
presupuestario o recortar el impuesto aumenta la demanda agregada y la producción, y por lo tanto
aumenta el ingreso nacional. Ese aumento en los ingresos condujo a una mayor demanda de
importaciones que empeora la balanza comercial y causa el déficit comercial. En segundo lugar, de
acuerdo con el modelo Mundell-Flemming, el aumento en los déficits presupuestarios no solo aumenta
la demanda agregada, sino también la tasa de interés real. Las altas tasas de interés causan entradas de
capital y aprecian la moneda nacional, por lo tanto aumentan la importación y empeoran la balanza
comercial. Por otro lado, la Hipótesis de Equivalencia Ricardiana de Barro (1974, 1989) explica que no
existe relación entre los déficits presupuestarios y los déficits comerciales; es decir, rechaza el concepto
de déficits gemelos. Suponiendo que no haya diferencia entre los préstamos y los impuestos en la
financiación de la deuda, la hipótesis argumenta que los individuos no aumentan su consumo en
respuesta al recorte de impuestos porque tienen expectativas racionales, que afirman que el recorte
actual de impuestos será compensado por una aumentar en el futuro

3. Revisión de la literatura

Con el fin de probar la hipótesis de Feldstein-Horioka, los estudios muestran que no hay consenso
sobre la validez de la misma. Levy (2004), utilizando los datos anuales y trimestrales de la posguerra
de los Estados Unidos para el período de 1947-1987, concluyó que la inversión y el ahorro están
cointegrados en niveles y también en las tasas de la economía de los Estados Unidos. Este resultado
indica que en ese período la economía de Estados Unidos no tenía mucha movilidad de capital.
Wamvakidis y Wacziarg (1988), al utilizar los datos del panel entre los años 1970-1993, encontraron
una correlación muy alta entre la inversión doméstica y el ahorro interno para las economías de la
OCDE y una muy baja para cualquier otra muestra de países. La hipótesis de Feldstein-Horioka
también se prueba en el contexto de la economía turca. Uno de estos estudios es realizado por
Bolatoglu (2005) que consiste en el período de 1970-2003. Él aplicó Peseran et.al. (2001) método de
cointegración, aunque no existe una relación directa entre el ahorro interno y las inversiones
domésticas (𝛽 = 0.52), encontró evidencia de una relación que respalda la hipótesis a largo plazo.
Otro estudio que confirma la hipótesis es realizado por Kar y Kara (2001) utilizando los datos
obtenidos del período entre los años 1980-1998, aplicaron el método de prueba Engle-Granger de dos
etapas y encontraron un coeficiente 𝛽 de 0,74. Este resultado mostró que las inversiones no están
suficientemente financiadas por el uso de fuentes extranjeras. Otros estudios confirmatorios de esta
hipótesis en el mundo se pueden ejemplificar como; Dooley et. Alabama. (1987), Feldstein y Bacchetta
(1989), Frankel (1991), Tesar (1991) y Musa y Goldstein (1993).

Por otro lado, los estudios que no respaldan la hipótesis explican que la relación de ahorro e inversión
no es suficiente para el grado de movilidad del capital. Algunos de estos estudios han indicado que
incluso si el capital fuera móvil, el ahorro y la inversión pueden correlacionarse debido a la presencia e
impacto de otros factores macroeconómicos, como el gran efecto país, las causas comunes y los shocks
endógenos (Murthy, 2009). Murthy (2009) examinó empíricamente la validez de la hipótesis de
Feldstein-Horioka para un panel heterogéneo de 14 países de América Latina y cinco del Caribe
durante el período 1960-2002. Encontró que el coeficiente estimado de retención de ahorros es
relativamente pequeño, lo que indica que la hipótesis de Feldstein-Horioka no es válida y, por lo tanto,
4
implica la prevalencia de un grado moderado de movilidad del capital. Fidrmuc (2003) también llegó a
la evidencia que contradice con la hipótesis. Su estudio se aplicó a la mayoría de los países
industrializados y economías emergentes y en transición seleccionadas entre 1970 y 2001. Los
resultados de la investigación mostraron que la inversión en algunos países de la UE se financia en un
grado relativamente alto en los mercados financieros internacionales, lo que implica que Feldstein La
hipótesis de Horioka es menos importante en la UE.

En la década de 1980, tanto el déficit externo de los Estados Unidos como el déficit presupuestario
aumentaron significativamente. Esto llevó a muchos economistas a buscar la relación entre los déficits
presupuestarios y los déficits externos (Marinheiro, 2008). Por lo tanto, la literatura relacionada
generalmente se basa en la economía estadounidense. Sin embargo, aunque los hallazgos de algunos de
estos estudios apoyan la hipótesis de Feldstein-Horioka, algunos otros estudios contradicen la hipótesis.
Por ejemplo, los estudios de Enders y Lee (1990), Miller y Russek (1989) y Kim (1995) apoyan la
hipótesis de la ecuación ricardiana que establece que no existe una relación entre el presupuesto y los
déficits externos. Por el contrario, Bachman (1992) reporta evidencia para apoyar la hipótesis del
déficit gemelo con su estudio en el que utilizó el enfoque VAR y la prueba de causalidad de Granger.
Rosenweigh y Tallman (1993) encontraron evidencia afirmativa de la hipótesis del déficit gemelo en su
estudio, que se basa en los déficits presupuestarios, los déficits externos y las tasas de cambio. De
manera similar, Dibooglu (1997) encontró resultados similares con los autores mencionados
anteriormente en su estudio en el que utilizó el método VAR. Como uno de los estudios iniciales en el
campo, Darrat (1988) examina los déficits gemelos en el contexto de causalidad de Granger. Los
resultados obtenidos indicaron que hubo una causalidad unidireccional (Akbostancı y Tunç, 2002).
Además de estos estudios, los estudios de Zietz y Pemberton (1990) y Bahmani-Oskooee (1992, 1995)
pueden mostrarse como estudios confirmatorios de la hipótesis del déficit gemelo en el contexto de los
Estados Unidos. Por otro lado, al utilizar los datos de Francia, Alemania Occidental, Italia, Japón e
Inglaterra junto con los datos estadounidenses, no se observa una relación significativa entre los
déficits presupuestarios y los déficits externos (Evans, 1988). Además, se puede ver que en un estudio
realizado por Winner (1993) en Australia, como país desarrollado, el déficit gemelo no es compatible.

Algunos economistas como Laney (1984), Bernheim (1988), Vamvoukas (1997) e Islam (1988)
cuestionan la validez de la hipótesis del doble déficit en el contexto de los países en desarrollo.

Por ejemplo, Lany (1984) estudió empíricamente los déficits gemelos y argumentó que los déficits
fiscales tienen mayores efectos sobre los excedentes externos en los países en desarrollo que en el
mundo desarrollado. Bernheim (1988) probó los déficits de efectos en México y concluyó que, excepto
en Japón, los dos déficits están estrechamente relacionados. Vanvoukas (1997), utilizando los datos
anuales de Grecia, probó las relaciones de causalidad y sugirió una relación unidireccional desde el
déficit presupuestario hasta los déficits de cuenta corriente, lo que justifica la visión convencional tanto
a corto como a largo plazo. Otro estudio que utilizó la prueba de causalidad fue aplicado en Brasil. El
estudio realizado por Islam (1988) encontró una relación bidireccional entre los dos déficits,
contradiciendo la hipótesis del déficit gemelo convencional (Hakro, 2009).

En Turquía hay estudios que prueban la hipótesis del doble déficit aplicando varios períodos y
enfoques. Por ejemplo, Akbostancı y Tunç (2002), en su estudio que cubre los períodos de 1987-2001,
5
al utilizar datos trimestrales y modelos de corrección de errores, encontraron evidencia afirmativa de la
hipótesis del déficit gemelo tanto a corto como a largo plazo. Günaydın (2004) probó la hipótesis del
doble déficit utilizando la prueba Toda-Yamamoto basada en el período 1987-2003 en Turquía. La
evidencia empírica que encontró fue afirmativa y concluyó la causalidad unidireccional del déficit
presupuestario al déficit externo. Otro estudio afirmativo pertenece a Zengin (2000). En este estudio, se
aplicó el método VAR utilizando los datos trimestrales de 1987-1999. El trabajo de Utkulu (2003)
utilizando los datos anuales del período 1950-2000 basados en el análisis de cointegración. La
evidencia empírica es afirmativa a la teoría del déficit gemelo keynesiano, pero la dirección de la
causalidad no es unidireccional, es bidireccional. Otro estudio afirmativo basado en los datos
trimestrales fue realizado por Kutlar y Simsek (2001) en el período 1984-2004. Usando el análisis de
cointegración y causalidad, los hallazgos del estudio apoyan la hipótesis del doble déficit tanto a corto
como a largo plazo. También hay otros estudios que respaldan la validez de la hipótesis en el contexto
de Turquía, por ejemplo; Ay et.al. (2004), Degirmen y Elmas (2008), Gök y Altay (2007), Sever y
Demir (2007), Ümit y Yildirim (2008), Ata y Yücel (2003) y Yaldiz (2006).

Por otro lado, hay estudios que son contradictorios con la hipótesis del doble déficit, aunque no son
muchos. Aksu y Basar (2005, 2009), Bilgili y Bilgili (1998), Çetintas y Barısık (2005) y Kustepeli
(2001) se pueden enumerar como ejemplos.

Aksu y Basar (2005), utilizando los datos mensuales de los periodos de 1989-2003, utilizaron el VAR y
el método de causalidad y encontraron evidencia afirmativa para la Hipótesis de Equivalencia
Ricardiana. Otro estudio que usa los datos mensuales en periodos de 1994-2008 fue realizado por Aksu
y Basar (2009), a diferencia del trabajo anterior al utilizar el enfoque de prueba de bonos; los autores
informan hallazgos contradictorios a la hipótesis. Otro estudio contradictorio es el trabajo de Bilgili y
Bilgili (1998). El estudio cubre los períodos de 1975-1993 y utiliza el método de regresión. Çetintas y
Barısık (2005) aplican las pruebas de causalidad de Granger y Hsiao a los datos anuales de los períodos
de 1973-2003. La evidencia empírica no fue de apoyo. Otro estudio contradictorio fue realizado por
Kustepeli (2001) utilizando los datos de 1975-1995 y aplicó el VAR y la causalidad en su estudio.

4. Especificación y datos del modelo

4.1. Especificación del modelo

Con el fin de probar el déficit gemelo y la hipótesis de Feldstein-Horioka, se examina la siguiente


relación basada en el trabajo de Fidrmuc (2003):

𝐶𝐴𝑡 = 𝛽1 + 𝛽2 𝐵𝐷𝑡 + 𝛽3 𝐼𝑡 + 𝑢𝑡 (6)

Donde 𝐶𝐴 muestra la relación entre el déficit de la cuenta corriente y el 𝑃𝐼𝐵, 𝐵𝐷 representa la relación
entre el déficit presupuestario y el 𝑃𝐼𝐵, 𝐼 muestra la relación entre las inversiones y el 𝑃𝐼𝐵 y 𝑢𝑡 es el
término de error. Debido al hecho de que la serie 𝐵𝐷 tiene valores negativos, hemos utilizado los
valores originales de las variables en nuestro estudio.

El modelo se estima utilizando los datos anuales de Turquía de 1974 a 2010. Todos los datos
recopilados del Sistema Electrónico de Entrega de Datos del Banco Central de Turquía a través de
6
Internet, el Instituto de Estadística de Turquía y los datos obtenidos se complementan con datos
tomados del FMI. Estadísticas financieras internacionales.

4.2. Prueba de raíz unitaria y resultados empíricos1

Según las literaturas econométricas de series de tiempo, los resultados de la regresión pueden ser
espurios si las variables no son estacionarias (Granger y Newbold, 1974). Por lo tanto, es interesante
examinar el orden de integración de cada variable para evitar el problema de la correlación espuria.
Además de aplicar las pruebas convencionales de raíz unitaria Augmented Dickey Fuller (ADF) (1981)
y Phillips-Perron (PP) Phillips y Perron (1988), también empleamos las pruebas de raíz unitaria de
Zivot-Andrews (ZA) (Zivot y Andrews, 1992) con un quiebre estructural

Para determinar el orden de integración, comenzamos aplicando las pruebas de raíz ADF y PP
convencionales. Los resultados de las pruebas de raíz unitaria convencionales sugieren que la serie CA
variable está integrada en orden cero I (0). Por otro lado, la variable BD no está estacionaria en el nivel
en ambas pruebas de raíz unitaria, sino que está integrada en la orden uno, I (1). La serie I tiene
diferentes niveles de integración en las pruebas de raíz unitaria, I (1) en AIC, I (0) en PP2.

ZA procede con tres modelos para probar una raíz de unidad basada en los modelos de Perron (1989).
Estos modelos son los siguientes (Zivot y Andrews, 1992):

Modelo A:
𝑘

𝑌𝑡 = 𝜇 + 𝜃𝐷𝑈𝑡 (𝜆) + 𝛽𝑡 + 𝛼𝑌𝑡−1 + ∑ 𝑐𝑗 Δ𝑌𝑡−𝑗 + 𝑒𝑡 (7)


𝑗=1

Modelo B:
𝑘

𝑌𝑡 = 𝜇 + 𝛽𝑡 + 𝛾𝐷𝑇𝑡∗ (𝜆) + 𝛼𝑌𝑡−1 + ∑ 𝑐𝑗 Δ𝑌𝑡−𝑗 + 𝑒𝑡 (8)


𝑗=1

Modelo C:
𝑘

𝑌𝑡 = 𝜇 + 𝜃𝐷𝑈𝑡 (𝜆) + 𝛽𝑡 + 𝛾𝐷𝑇𝑡∗ (𝜆) + 𝛼𝑌𝑡−1 + ∑ 𝑐𝑗 Δ𝑌𝑡−𝑗 + 𝑒𝑡


𝑗=1

𝐷𝑈𝑡 (𝜆) = 1, 𝑠𝑖 𝑡 > 𝑇(𝜆), 0 𝑜𝑡ℎ𝑒𝑟𝑤𝑖𝑠𝑒; 𝐷𝑇𝑡∗ (𝜆) = 𝑡 − 𝑇𝜆 𝑠𝑖 𝑡 > 𝑇(𝜆), 0 𝑜𝑡ℎ𝑒𝑟𝑤𝑖𝑠𝑒. (9)

1
El programa de paquete econométrico Eviews 6.0 se utiliza para estimar los modelos.
2
Para ahorrar espacio, estos resultados no se informan aquí, pero están disponibles a pedido de los autores.
7
Modelo A, que permite un cambio único en el nivel de la serie, Modelo B, que permite un cambio
único en la pendiente de la función de tendencia, y Modelo C, que combina cambios de una sola vez en
el nivel y la pendiente de la función de tendencia de la serie.

La hipótesis nula en todos los tres modelos es 𝛼 = 0, lo que implica que la serie (𝑌𝑡 ) contiene una raíz
unitaria con una deriva que excluye cualquier ruptura estructural, mientras que la hipótesis alternativa
𝛼 < 0 implica que la serie es un proceso de tendencia estacionaria con una interrupción de una sola vez
que ocurre en un punto desconocido en el tiempo. El método ZA considera cada punto como una
posible fecha de interrupción (TB) y ejecuta una regresión para cada posible fecha de interrupción
secuencialmente. Entre todos los posibles puntos de inflexión (TB), el procedimiento selecciona como
su opción de fecha de interrupción (TB) la fecha que minimiza la estadística t unilateral para probar
𝛼̂(= 𝛼 − 1) = 1 (Waheed et. al., 2006).

Los resultados para las variables en este estudio que usan la prueba ZA se presentan en la Tabla 1. Al
nivel del 1%, las pruebas de raíz de la unidad ZA sugieren que la variable de inversión es estacionaria.
Sin embargo, es fácil ver que las otras variables (saldo de cuenta corriente y saldo presupuestario) no
son estacionarias en el nivel.

Tabla 1: Resultados de la prueba de raíz de la unidad de Zivot y Andrews

Notas: Los valores críticos se obtienen de Zivot ve Andrews (1992). La estructura de retardo óptima seleccionada por AIC.
El programa Stata 10.0 se ha utilizado para realizar un corte estructural.

Al evaluar los resultados de las pruebas de raíz de unidades convencionales y ZA de las variables,
inferimos que los grados de integración de las variables no son los mismos. La Tabla 2 muestra los
resultados totales de las pruebas de raíz unitaria en este estudio.

Tabla 2: Comparación de las pruebas de raíz unitaria

8
4.3. El enfoque ARDL de pruebas vinculadas a la cointegración

Para determinar la presencia de relaciones de cointegración, empleamos el enfoque de prueba de


límites para la cointegración desarrollado por Pesaran et al. (2001). La principal ventaja de utilizar este
enfoque es que el enfoque de prueba de límites se puede aplicar independientemente de si las variables
explicativas son puramente I (0), puramente I (1) o mutuamente cointegradas.

Como se mencionó anteriormente, las variables consideradas en este estudio son una mezcla de series I
(0) e I (1). Los métodos de cointegración basados en Engle-Granger (1987), Johansen (1988) y
Johansen-Juselius (1990) requieren que todas las variables tengan el mismo grado de integración, es
decir, I (1). Por lo tanto, estos métodos de cointegración no son apropiados y no pueden ser empleados.
Por lo tanto, adoptamos el enfoque de modelado ARDL para el análisis de cointegración en este
estudio. Para implementar el enfoque de prueba de límites a la cointegración, primero se forma un
modelo de corrección de errores sin restricciones (UECM). La forma de este modelo adaptado en
nuestro estudio es la siguiente:
𝑚 𝑚 𝑚

Δ𝐶𝐴𝑡 = 𝑎0 + ∑ 𝑎1𝑖 Δ𝐶𝐴𝑡−𝑖 + ∑ 𝑎2𝑖 Δ𝐵𝐷𝑡−𝑖 + ∑ 𝑎3𝑖 Δ𝐼𝑡−𝑖 + 𝑎4 𝐶𝐴𝑡−1 + 𝑎5 𝐵𝐷𝑌𝑡−1 + 𝑎6 𝐼𝑡−1
𝑖=1 𝑖=0 𝑖=0
+ 𝑢𝑡 (10)

Para la inferencia de cointegración, la prueba F se aplica a los rezagos del primer período de variables
dependientes e independientes. La hipótesis básica para esta prueba se establece como [(𝐻0 = 𝑎4 =
𝑎5 = 𝑎6 = 0)] y la estadística F calculada se compara con los niveles críticos de la tabla inferior y
superior en Peseran et al. (2001). Si el estadístico F calculado es mayor que el valor crítico superior de
Peseran, existe una relación de cointegración entre las series. Si la estadística F calculada es inferior al
valor crítico inferior de Pesaran, no hay una relación de cointegración entre las series. Finalmente; si la
estadística F calculada se encuentra entre los valores críticos inferior y superior, no se puede formular
una opinión exacta y es necesario aplicar otros enfoques de prueba de cointegración. Después de que se
observa una relación de cointegración entre las series, los modelos de retraso de distribución
autorregresivo (ARDL) se establecen para las relaciones a largo y corto plazo. En los modelos UECM,
"m" representa el número de rezagos3. La Tabla 3 muestra los resultados de la prueba de límites.

3
Los valores críticos como Akaike y Schwarz se aplican para determinar el número de rezagos, y la duración del rezago que
proporciona el valor crítico más bajo se identifica como la duración del rezago del modelo. Sin embargo, si el modelo
establecido con la duración del retraso en el cual el valor crítico seleccionado es el más pequeño implica una
autocorrelación, se toma la duración del retraso que da el segundo valor crítico más pequeño. Si el problema de
autocorrelación continúa, este proceso se mantiene hasta que se resuelva este problema. Debido al hecho de que la serie de
datos examinados en este estudio es un período anual, la duración máxima del retraso se ha tomado como 4 y el número de
retrasos se ha determinado como 3 según AIC y SC.
9
Tabla 3: Estadística F para la relación de cointegración

Notas: ***, *** y * denotan niveles de significancia de 1%, 5% y 10% respectivamente y autocorrelación

Después de determinar el número de rezagos, se comparó el estadístico F-test calculado con el modelo
UECM con los valores críticos de la tabla inferior y superior tabulados en Pesaran et al. (2001). Los
resultados de la prueba de bonos se dan en la Tabla 4.

Tabla 4: Estadística F para la relación de cointegración

Notas: k es el número de la variable independiente en la ecuación (10). Los valores críticos se obtienen de la Tabla CI (iii)
Pesaran et.al. (2001).

Como se ve en la Tabla 4, se ha detectado una relación de cointegración entre las series, porque el
estadístico F excede el valor crítico superior de Pesaran et. Alabama. (2001). Debido al hecho de que se
ha detectado una relación de cointegración entre las series, se puede establecer el modelo ARDL para
determinar las relaciones a largo y corto plazo.

4.4. Modelo de ARDL

El modelo ARDL se establece para examinar la relación a largo plazo entre las variables:
𝑚 𝑚 𝑚

𝐶𝐴𝑡 = 𝑎0 + ∑ 𝑎1𝑖 𝐶𝐴𝑡−𝑖 + ∑ 𝑎2𝑖 𝐵𝐷𝑡−𝑖 + ∑ 𝑎3𝑖 𝐼𝑡−𝑖 + 𝑢𝑡 (11)


𝑖=1 𝑖=0 𝑖=0

La Tabla 5 indica los resultados estimados del modelo ARDL y los coeficientes a largo plazo.

10
Tabla 5: Modelo ARDL (3,4,0) a largo plazo y resultados (variable dependiente: CA)

Notas: Los números en paranthesis muestran el valor de p. ***, ** y * denotan nivel de significación en niveles de 1%, 5%
y 10%, respectivamente. La estructura de retardo óptima es seleccionada por SC.

Como consecuencia de la estimación a largo plazo del modelo ARDL, las variables BD e I se ven como
se esperaba (BD = 0.148 ve I = -0.199) y estadísticamente significativas. Los resultados a largo plazo
de ARDL indican que, aunque existe evidencia de la existencia del problema del doble déficit, la
hipótesis de equivalencia ricardiana no es válida en el contexto de Turquía. Este resultado es
consistente con los hallazgos de Ay et.al. (2004), Degirmen y Elmas (2008), Gök y Altay (2007), Sever
y Demir (2007), Ümit y Yildirim (2008), Ata y Yücel (2003) y Yaldiz (2006). Aunque el coeficiente de
inversión de capital fijo es, como se esperaba, negativo (positivo debido al signo en la ecuación) pero
inferior a 1 muestra la validez de la hipótesis de Feldstein-Horioka, Turquía no se integró plenamente
en los mercados internacionales en el período examinado y sus inversiones 'solo cerca de 1/5 está
financiado por ahorros extranjeros. La razón de esta situación es que los flujos de capital son limitados
en el período incluido (1974-1988). De hecho, en 1989 con la ley número 32, se libera el flujo de
capital.

4.5. Relación a corto plazo

Las relaciones a corto plazo entre las variables se investigan mediante el uso de un modelo de
corrección de errores que se basa en el enfoque ARDL:
𝑚 𝑚 𝑚

Δ𝐶𝐴𝑡 = 𝑎0 + 𝛼1 𝐸𝐶𝑀𝑡−1 + ∑ 𝑎2𝑖 Δ𝐶𝐴𝑡−𝑖 + ∑ 𝑎3𝑖 Δ𝐵𝐷𝑡−𝑖 + ∑ 𝑎4𝑖 Δ𝐼𝑡−𝑖 + 𝑢𝑡 (12)


𝑖=1 𝑖=0 𝑖=0

El término de corrección de error rezagado (ECM) se deriva de la ecuación de largo plazo. El


coeficiente 𝐸𝐶𝑀𝑡−1 se espera que sea negativo y muestra la eliminación de la velocidad de
disequlibrium.

11
Tabla 6: Modelo de corrección de errores (2,4,1) Resultados (variable dependiente: ΔCA)

Notas: Los números entre paréntesis muestran el valor p. ***, ** y * denotan nivel de significación en niveles de 1%, 5% y
10%, respectivamente. La estructura de retardo óptima es seleccionada por SC.

De acuerdo con los resultados en la Tabla 6, 𝐸𝐶𝑀𝑡−1 en el modelo se determina como -0.912. El signo
de 𝐸𝐶𝑀𝑡−1 es negativo y estadísticamente significativo como se esperaba. 𝐸𝐶𝑀𝑡−1 sugiere que la
desviación de la ruta de CA a largo plazo se corrige en alrededor de 0.912 por ciento durante el año
siguiente. Esto significa que el ajuste tiene lugar muy rápido.

Este estudio lleva a cabo las pruebas de estabilidad (CUSUM y CUSUMQ) para determinar la
idoneidad de los modelos ARDL recomendados por Brown et. Alabama. (1975) La gráfica de los
resultados de la prueba de estabilidad de los modelos ARDL se da en el Apéndice 1. El CUSUM y
CUSUMQ trazados contra el límite crítico del nivel de significancia del 5% muestran que ambos
modelos son estables en el tiempo.

4.6. El enfoque de Toda-Yamamoto para la prueba de causalidad de Granger

Las pruebas de raíz de unidades convencionales y ZA sugirieron que el orden de integración para las
variables candidatas es el proceso I (0) o I (1). Por lo tanto, procedemos a examinar la causalidad con el
enfoque de Toda y Yamamoto (1995). Este enfoque se ajusta a un modelo VAR estándar en niveles
variables (en lugar de primeras diferencias como en las pruebas de causalidad de Granger) y, en
consecuencia, minimiza los riesgos resultantes de la posibilidad de una detección incorrecta de los
niveles de cointegración de la serie. El modelo VAR con dos variables compuestas por series Y y X se
ha formado de la siguiente manera:

12
𝑘 𝑘+𝑑𝑚𝑎𝑥 𝑘 𝑘+𝑑𝑚𝑎𝑥

𝑌𝑡 = 𝛼 + ∑ 𝛽𝑖 𝑌𝑡−𝑖 + ∑ 𝛽𝑗′ 𝑌𝑡−𝑗 + ∑ 𝜆𝑖 𝑋𝑡−𝑖 + ∑ 𝜆𝑗′ 𝑋𝑡−𝑗 + 𝜀1𝑡 (13)


𝑖=1 𝑗=𝑘+1 𝑖=1 𝑗=𝑘+1

𝑘 𝑘+𝑑𝑚𝑎𝑥 𝑘 𝑘+𝑑𝑚𝑎𝑥

𝑋𝑡 = 𝛼 + ∑ 𝛿𝑖 𝑋𝑡−𝑖 + ∑ 𝛿𝑗′ 𝑋𝑡−𝑗 + ∑ 𝜙𝑖 𝑌𝑡−𝑖 + ∑ 𝜙𝑗′ 𝑌𝑡−𝑗 + 𝜀2𝑡 (14)


𝑖=1 𝑗=𝑘+1 𝑖=1 𝑗=𝑘+1

Donde 𝑘 muestra el número de rezagos, y 𝑑𝑚𝑎𝑥 representa el nivel máximo de cointegración de las
variables ingresadas en el modelo. La idea básica de este enfoque es aumentar el número de retrasos en
el modelo VAR de acuerdo con la relación máxima de cointegración de la serie que tendrá una
distribución chi cuadrada (𝜒 2 ). Hipótesis para la ecuación (13) Si 𝜆𝑖 ≠ 0, X es la razón de Y. Del
mismo modo, Hipótesis para la ecuación (14) Si 𝜙𝑖 ≠ 0 si Y es la razón de X. La Tabla 7 muestra la
causalidad de Toda y Yamamoto (1995) resultados de la prueba.

Tabla 7: Resultados de la prueba de causalidad de Toda y Yamamoto

Notas: ** y * denotan nivel de significancia a niveles de 5% y 10%, respectivamente.

Según los resultados de causalidad de Toda y Yamamoto (1995), en los modelos CA = f (BD) y BD = f
(CA), la causa del déficit de cuenta corriente no es el déficit presupuestario o viceversa y esta hipótesis
es rechazada. Estos resultados muestran que hay un doble déficit en este período y niega la hipótesis de
equivalencia ricardiana. Por lo tanto, la existencia del déficit gemelo en el modelo ARDL confirma el
enfoque de causalidad Toda y Yamamoto. Por otro lado, las relaciones casuales de la inversión al
déficit presupuestario y el déficit de cuenta corriente a la inversión se determinan en el modelo.

5. Conclusión

Este estudio, basado en el trabajo de Fidrmuc (2003), tiene como objetivo probar la hipótesis del déficit
gemelo (déficit de presupuesto de cuenta corriente) y Felstein y Horioka (1980), utilizando datos de
series temporales anuales que cubren el período de 1974-2010 en Turquía. Dado que los resultados de
la raíz unitaria de la serie están integrados en el proceso I (0) o I (1), el modelo se estima mediante el
uso de un enfoque de prueba de límites que se conoce como método de cointegración ARDL.

Los resultados empíricos indican que existe una relación significativa a largo plazo entre las variables.
El signo positivo del coeficiente del déficit presupuestario implica que Turquía tiene un problema de
déficit gemelo. Como se esperaba, el coeficiente de inversión negativo e inferior a 1 (positivo debido a
la ecuación de inicio de sesión) sugiere que la hipótesis de Feldstein-Horioka es válida. También se
deriva del modelo de que, dado que una quinta parte de las inversiones se financiaron con ahorro
externo, Turquía no podría integrarse bien en los mercados internacionales de capital.
13
Dado que las pruebas de raíz unitaria han sugerido que el orden de integración de las variables
candidatas es un proceso I (0) o I (1), procedemos a examinar la presencia de causalidad con el enfoque
de Toda y Yamamoto (1995). Como resultado de la prueba de causalidad, existe un problema de doble
déficit en Turquía y, por lo tanto, se prueban los resultados de la prueba de cointegración. Por lo tanto,
la hipótesis de no causalidad entre el déficit en cuenta corriente y el déficit presupuestario es rechazada.
Por otro lado, se obtiene una relación de causalidad unidireccional que va desde la inversión al déficit
presupuestario y el déficit de la cuenta corriente a la inversión. Por lo tanto, estos resultados
confirmaron el hecho de que cuando los ingresos tributarios no son suficientes para cubrir el gasto
público, los gastos de inversión pública pueden causar el déficit presupuestario.

Apéndice 1

Figura: Resultados de estadísticas de prueba CUSUM y CUSUMQ a largo plazo

14
Figura: Resultados de las estadísticas de prueba CUSUM y CUSUMQ a corto plazo

15