Está en la página 1de 26

PROCESOSQUE MODELANEL PAISAJE.

Las formas del

relieve que observamos son el resultado de la acción

de la tectónica interna del planeta y de los agentes ex-

ternos que actuaron (y actúan) a lo largo del tiempo.

La Geomorfología es la disciplina científica, dentro de

las Ciencias de la Tierra, que estudia las característi-


Río Areco.

cas del relieve de la Tierra, o sea, la formación del

paisaje, los procesos que lo modelan y su evolución

en el tiempo y en el espacio. Un paisaje, desde un Éstas son resultado del accionar de los diferentes
procesos morfogenéticos que van modificando las
punto de vista geomorfológico, está compuesto por características de la superficie terrestre según sus
específicas formas de acción.
una serie de rasgos que se denominan geoformas. El agua, el viento, y el hielo son los agentes o el
medio físico cuya fuente de energía es externa, que
conjuntamente con la acción de la gravedad reali-
zan el trabajo geomorfológico. Extraen (erosionan)
el material de la superficie, lo transportan y lo de-
positan en otro lugar, dando origen en cada una de
esas etapas a particulares formas del relieve.
Aquéllos que se generan con fuentes de energía
interna, están vinculados a factores estructurales
originados en la dinámica interna de la tierra, como
lo son el tectonismo y el volcanismo.
La combinación de estos factores, que a su vez in-
teractúan con los organismos vivos, modelan las di-
ferentes geoformas.
En ese sentido es interesante señalar, por ejem-
plo, que no serán iguales las características del pai-
saje fluvial en el caso de los ríos de montaña, como
el Mendoza y San Juan, los patagónicos, como en
el Negro o Chubut y o los grandes ríos de llanura de

4
El paisaje
El paisaje natural

1'.
Barranca marginal (paleoacantilado) en la zona norte de Buenos Aires y planicie deltáica.

la reglan litoral como el Paraná o el Uruguay. Si los usos de la tierra, las acciones antrópicas, etc.
bien todos habrán de presentar rasgos afines, pues En la región del AMBA existía y aún existe una
todos son ríos, sus particulares característica y los red de cursos fluviales que la atraviesa. Algunos
diferentes efectos que producen están relacionados de ellos se encuentran al descubierto y otros están
con la energía de los cursos fluviales, la capacidad canalizados y entubados, ocultos, pero general-
de arrastrar materiales de diferentes tamaños, la mente son conocidos por los vecinos .•Los desnive-
disponibilidad del material en una región dada (si les existentes, zonas altas y bajas, en la ciudad de
hay rocas o sedimentos y si éstos son finos, arcillo- Buenos Aires, tradicionalmente considerada por
sos o arenosos), el clima de la región (la disponibi- tener una topografía plana, se hacen particular-
lidad de agua y sus variaciones anuales), la activi- mente evidentes en ocasión de las grandes preci-
dad geológica de una zona determinada (tectónica), pitaciones y "sudestadas, cuando se inundan las
la vegetación existente, las rocas aflorantes en la zonas bajas o las fundaciones de las construccio-
región por la cual pasa el río, los suelos presentes, nes que se realizan .

."';',.- -------------------------.,..-------------------~
El paisaje natural El paisaje
LA REGiÓN DEL CONURBANO. Si se quisiera hacer Costanera Sur. En todos estos sitios están presen-
un viaje en el tiempo para ver cómo era la región tes los rasgos fundamentales del paisaje que resu-
antes de la llegada de los europeos o cuál fue la men la morfología de la región.
visión que tuvieron los españoles desde los bar- Saliendo de la ciudad por la Ruta Panamericana,
cos, cuando se acercaron a estas costas, no sería al poco tiempo de dejar atrás la zona más densa-
necesario apelar sólo a la imaginación. Sería sufi- mente poblada, es posible observar la existencia de
ciente trasladarse (en el espacio) a ciertos secto- suaves ondulaciones en el terreno, que progresiva-
res aledaños al Gran Buenos Aires. Por ejemplo, mente se van haciendo más manifiestas a medida
visitando la zona de la reserva natural de otamen- que se avanza hacia el norte. Debido a esas carac-
di (entre Campana y Escobar), la zona del Delta o terísticas del paisaje a este sector de la Región
la reserva localizada entre Punta Indio y Magdale- Pampeana, se lo denomina Pampa Ondulada. Es en
na, las lagunas de Monte o Lobos, el río Luján o la este ambiente geomorfológico donde se asienta la

,.,--...."...- __ ....•
ESQUEMA GEOMORFOLÓGICO
REGIONAL

REFERENCIAS

_ BASAMENTO CRISTALINO

10 15Km
! !

Esquema geomorfológico regional del AMBA.

f----------------------,-------------------------------, ..
,
72-73
región metropolitana bonaerense. La "pampa", tér-
mino quechua que significaba originariamente pe-
queños sectores planos en áreas montañosas (y que
aún se utiliza así en Perú, Bolivia y norte de Argen-
tina), transformado por su uso, aún a escala mun-
dial como sinónimo de planicie o llanura, presenta
heterogeneidades en su relieve que indican varia-
ciones en el accionar de los procesos geomórficos
actuantes y la existencia de variaciones de los mis-
mos en el tiempo.
En líneas generales, la Región Pampeana y, en
particular la Pampa Ondulada, es resultado de la
interacción y alternancia del proceso eólico y el
proceso fluvial sobre particulares unidades mor-
foestructurales profundas. El proceso eól ico ha pre-
dom inado en diferentes momentos del Cenozoico
superior y, en particular en el Cuaternario (ver capí-
tulo de Historias del subsuelo), desde 1,8 Ma has-
ta el presente. La acción eólica se materializó bajo Planicie loéssica cortada por una ruta en el norte del AMBA.

la forma de eventos discretos de gran magnitud,


depositando un sedimento pulverulento de un ta-
memo de grano predominantemente limoso, o sea que surcan la planicie loéssica los que la han rno-
de menor tamaño que la arena, denominado loess. dificado, generando, por erosión y depositación los
valles y cañadas que la disectan. En los momentos
LAS FORMAS DEL RELIEVE: UNIDADES GEOMÓRFICAS de condiciones climáticas más benignas, como en
PLANICIE LOÉSSICA. La principal característica la actualidad, el proceso eólico es menos importan-
del accionar del proceso eólico es la formación de te, mientras que el fluvial, aunque localizado, se
una Planicie Loéssica. La meseta o llanura en la vuelve dominante.
cual se encuentra la. mayor parte del AMBA, el La llanura en la cual se localiza la mayor parte de
Gran La Plata y, hacia el norte, ciudades menores la Ciudad de Buenos Aires y del Gran Buenos Aires,
mediante, hasta el Gran Rosario, es desde el punto es entonces, geomorfológicamente hablando, una
de vista geomórfico una Planicie Loéssica, en la Planicie Loéssica, y constituye una zona relativa-
cual se concentra gran parte de la población de mente alta respecto de la Cuenca del Salado y la
nuestro país. Pampa Deprimida, que se encuentran hacia el sur y
Los procesos fluviales que actuaron y actúan en sureste. En esta planicie tienen sus nacientes los
esa plan icie loéssica son los que caracterizan el cursos fluviales que vuelcan sus aguas hacia el nor-
paisaje de la Pampa Ondulada. Es precisamente el te, en el Río de la Plata y el río Paraná y las que lo
accionar de los numerosos cursos fluviales menores vuelcan hacia el sur, en los ríos Salado y Samborom-

El paisaje natural I El paisaje


Bañados en la werva de Otamendi

bón, ubicados en la Pampa Deprimida. Son terrenos de loess y la pedogénesis (o sea la formación de sue-
planos o suavemente ondulados, constituidos esen- los), factores éstos estrechamente vinculados a los
cialmente por depósitos loéssicos "Pampeanos" cambios climáticos ocurridos en el pasado.
donde la erosión fluvial labró valles y cañadones que La Planicie Loéssica alcanza una altura de hasta
le han dado su singular relieve ondulado, general- 30 metros sobre el nivel del mar en la zona oeste
mente con sentido sudoeste-noreste (ríos Arrecifes, de la Ciudad de Buenos Aires, mientras que en la
Areco, Luján, Reconquista y Matanza y numerosos zona céntrica y costera alcanza generalmente altu-
arroyos menores, entre otros el Maldonado). Esa di- ras de alrededor de los 20.metros. Es esta unidad
rección aproximada NE-SW, que caracteriza las am- geomórfica la que fue elegida por los españoles,
plias ondulaciones de las divisorias de la Pampa On- tanto en la primera como en la segunda fundación
dulada, son paralelas al lineamiento de las fracturas de la ciudad de Buenos Aires, entre otros aspectos
que existen en profundidad y son la expresión super- por su posición elevada y que la dejaba libre de po-
ficial de esas estructuras internas. sibles inundaciones.
Los factores que han controlado la evolución geo- La red de drenaje se encuentra integrada y pre-
mórfica de la región en el Pleistoceno-Holoceno son: senta diseño rectangular a subdendrítico. En las di-
las oscilaciones del nivel del mar (ingresiones-regre- visorias es frecuente observar lagunas desarrolladas
sienes), la depositación de potentes acumulaciones en antiguas cubetas de deflación.

1
74-75
Sedimentos loessicos (pampeanos) expuestos por erosión hídrica en el paleoacantilado que margina la planicie loessica.

En algunos sectores del conurbano, esas cubetas, ca" se continúa en la Ciudad de Buenos Aires, des-
se encuentran actualmente ocupadas por esteras o de el Parque l.ezarna, por la zona céntrica, Plaza
lagunas (Partidos de V. Casares, M. Paz y San Vi- Francia, hasta Belgrano-N úñez. En la zona del río
c~e). Estas geoformas pueden presentar cierto Matanza-Riachuelo se proyecta tierra adentro, mar-
control estructural en su desarrollo, debido a la pre- ginando los barrios de Flores y Mataderos.
sencia de mantos de tosca (calcretes) de espesores Esta barranca constituye un elemento geomórfico
variables en el subsuelo. Esta unidad es la que pre- regional, ya que se continúa hasta la Ciudad de Ro-
senta menor susceptibilidad al anegamiento, con sario. Constituye el límite oriental de la Pampa On-
excepción de las depresiones antes señaladas. Sin dulada, y si bien tiene un origen erosivo, su trayec-
embargo la capa freática se encuentra generalmen- to está en cierta medida controlado por la existencia
te alta (controlada en parte por la presencia subsu- de una falla en profundidad que ha afectado al ba-
perficial de "tosca"), lo que restringe severamente samento (rocas cristalinas antiguas). En la zona del
su capacidad de almacenamiento por infiltración y AMBA, esta barranca continúa hacia el norte tras su-
favorece el escurrimiento superficial hacia los cur- perar las cañadas de los arroyos de la zona de Bel-
sos fluviales y depresiones. grano-Núñez, en Vicente López, donde alcanza gran
desarrollo, continuándose luego en San Isidro y el
BARRANCA (PAlEOACANTIlADO). La Planicie Loés- sector oriental de San Fernando. Luego desaparece,
sica se encuentra marginada, respecto al río de la desdibujándose e internándose tierra adentro debido
Plata y tributarios mayores, por una escarpa de ero- a la existencia del valle del río Reconquista (antiguo
sión que ha conformado una "barranca". Esta geofor- de las Conchas) en la zona de Tigre.
ma se extiende con rumbo aproximado noroeste-su- Reaparece tras este valle, especialmente en la zo-
deste, con un desnivel que puede superar los 10m na de Escobar, donde en el barrio del Cazador alcan-
respecto a la planicie del río de la Plata. La "barran- za un desnivel, respecto a la planicie del río, de más

El paisaje natural El paisaje


de 15m en escasas decenas de metros de distancia. mente se comportó como un pequeño estuario, y
En la zona céntrica de la ciudad de Buenos Aires, vuelve a aparecer en la zona de Campana y Zárate.
donde se estableció el casco antiguo, (en Plaza de En la reserva de Otamendi es donde mejor se pue-
Mayo), la barranca alcanzaba una altura superior a den observar las características naturales de este
los 10m haciendo imposible el acceso directo a la ambiente de Planicie Loéssica y Barranca o escar-
Plaza desde la costa, lo que representaba una indu- pa marginal de erosión. En este sector es posible
dable importancia defensiva. Para acceder a la cos- observar un paisaje de características similares al
ta del río, desde las actuales avenidas L.N. Alem- escogido por Don Pedro de Mendoza para su prime-
Paseo Colón, antes de la construcción del puerto ra fundación, probablemente próxima a lo que es
(1887), había que bajar por las actuales calles Ve- hoy el Parque Lezama. Desde esta zona alta de la
nezuela o por Perón, las que de todas formas tenían ciudad, correspondiente a la parte elevada del Par-
gran pendiente. que Lezama y San Telmo, es posible observar la ba-
Hacia el norte de la ciudad, se encuentra disec- rranca hacia Paseo Colón, que tuerce hacia el sur
tada por el amplio valle del río Luján, que antigua- por Martín García y por otro lado, una amplia plani-
cie anegable respecto al Riachuelo en la cual se en-
cuentra la Boca. En forma simi lar se observa desde
Otamendi el valle del río Luján. Hacia el sur, en el
Gran Buenos Aires, la barranca desaparece como
forma mayor hasta la zona de Quilmes, en la que
vuelve aparecer marginando la zona ocupada, si
bien con menor altura respecto al Río de la Plata, in-
ternándose tierra adentro en el Gran La Plata.
Esta barranca, corresponde a una escarpa de ero-
sión, equivalente a un antiguo acantilado labrado
por el mar durante las ingresiones marinas que ya
fueron mencionadas. Este paleoacantilado, que hoy
no se encuentra activo, ya que el mar se ha retirado
para dejar lugar a la formación del estuario y del del-
ta, tenía características similares a las que pueden
observarse en la actualidad en la zona de Camet en
las cercanías de Mar del Plata, si bien de menor al-
tura. La acción erosiva litoral iba socavando la base
del acantilado produciendo el retroceso del frente de
afloramientos pampeanos.

TERRAZA Y PLANICIE ALUVIAL DEL Río DE LA PLATA.


La unidad geomórfica que denominamos Terraza ba-
ja del Río de la Plata se desarrolló originalmente co-
Barranca (paleoacantiladol urbanizada. Barranca de Belgrano. mo una terraza de acreción marina, comportándose,

\76-77
1

Barranca (paleoacantilado) urbanizada. Parque Lezama.

en la actualidad, como una planicie aluvial del río. Campos existía una cantera de conchillas, corres-
Su ancho varía grandemente, aumentando hacia el pondiente a una ingresión marina más antigua, el
sudeste, donde puede superar 10Km de ancho en la "Belgranense" del Pleistoceno. Esta cantera cono-
zona del partidb de Berazategui. En la zona de la cida como" La Calera", fue explotada por los Fran-
Capital Federal prácticamente ha desaparecido por ciscanos desde 1700, y continuó su actividad has-
los diferentes rellenos realizados por la construcción ta su agotamiento, en la época de Rosas, y de la

.
del puerto, Aeroparque, Ciudad Universitaria,
Presenta un relieve plano suavemente
etc .
ondulado,
cual se extrajo el material para la real ización de los
caminos de acceso a la residencia de Palermo. Asi-
con geoformas de diferente origen. mismo, La Calera, que estaba ubicada en el cami-
Una de esas geoformas presentes en esta uni- no del Bajo, fue el núcleo alrededor del cual se ins-
dad, son los cordones de conchillas. Con el retiro taló una de las primeras poblaciones a partir de la
progresivo del mar de la última ingresión cuaterna- cual se desarrollaría luego el barrio de Belgrano.
ria, ya mencionada, se fueron formando en el lito- Los cordones litorales pueden observarse en la .
ral niveles de playas de regresión, dentro de los actualidad en las desembocaduras de los ríos Luján
cuales se destacan formas alargadas, paralelas a la y Reconquista (de ahí el antiguo nombre de río de
línea de costa antigua, correspond ientes a cordo- las Conchas de este último) y en la zona de Beraza-
nes de conchillas. Es de estos cordones de los tegui-Berisso-Ensenada en la cual alcanzan gran
cuales se extrae material para realizar fundacio- desarrollo. También se encuentran bien desarrolla-
nes de rutas o directamente el ripiado de caminos dos, como ya fue señalado, en la zona de Magdale-
secundarios. La antigua Ruta 11, al sur de Magda- na-Punta Indio, quizás el mejor sector para apreciar
lena, discurre sobre una serie de cordones litorales sus características, continuando en forma práctica-
correspondientes a esta regresión. Estas formacio- mente ininterrumpida, salvo en la desembocadura
nes litorales, en la zona de la Ciudad de Buenos de los ríos Samborombón y Salado, hasta el Partido
Aires, prácticamente han desaparecido, ya que de la Costa, desde San Clemente hasta Mar de Ajó.
fueron explotadas tempranamente, casi desde su Hacia el norte, ya en la provincia de Entre Ríos; se
fundación para la producción de cal. Al pie de la observa una situación similar: la barranca (paleoa-
barranca, en la zona de la Avenida Luis María canti lado) y al frente (en este caso hacia el sur) los

El paisaje natural I El paisaje


Barranca (paleoacantilado) urbanizado en la Ciudad de Buenos Aires. leandro N. Alem con vista hacia el oeste.

cordones litorales. Esta situación se observa clara- mareas altas a través de canales de marea. Ejem-
mente en el sector comprendido entre Gualeguay y plos de albuferas actuales son la zona de cangreja-
Victoria y correspondía a la orilla norte del mar du- les localizados en la Bahía de Samborombón sobre
rante la última ingresión marina. Ruta Nacional 11, antes de acceder a San Clemen-
En ciertos sectores, particularmente hacia el sur te del Tuyú. También pueden observarse antiguas
del Gran Buenos Aires y Gran La Plata, desde los albuferas al pie de la barranca de Entre Ríos, entre
cordones hacia tierra adentro, y formando una ex- las local idades de Gualeguay y Victoria, actualmen-
tensa planicie, sólo cortada por los cursos fluviales te también modificadas por el proceso fluvial.
actuales, se encuentran los antiguos canales de ma- Este sector proximal al Río de la Plata, por su co-
rea y la albufera, ambos esencialmente querandi- ta (generalmente inferior a los 3m snm), bajo gra-
nenses. Las albuferas son cuerpos de agua someras diente y complejidad geomórfica es el más afectado
y tranquilas localizadas en bahías y estuarios litora- por las "sudestadas", las que producen importantes
les que se conectan con el mar abierto durante las anegamientos, pudiendo permanecer bajo el agua

78-79
1
a:
...J o ~
-c z w W ...J

ffi ~ ~ ~ ~ ArO DE
PROV. ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ LA PLATA
DEBS.AS.~ ~~ ~
w A~
~
CJ)
MATANZA V.LUGANO FLORES V.DEL PAROUE SAAVEDRA VTE. lOPEZ

w 9 « o o
O ~.,j ~ ~~ ~ ~~ ~

uJ [5 ~ « ~ ~ t: ~ «i ffi a: Río DE
PROV.
~ DE BS.AS.
~ C!CJ ir ~~~ ~Q~ ~9 LAPLATA
CJ)
w B= tANUS
:1, ¿ 2 2 ¿~~2217Z7Z77:;77Z
N.PQMPEYA PALERMO
Z2Z~;J S'
CJ) (J) ~ c:s (/) a:
W
-l ~
=>
s
el:
ffi ;;
Z
8a::J: ffi 8¡5
u::: 5 §
(f)

<3 ~ '8 ~. ~
a: PROV. RrO DE
w DE BS.AS. ~ < ~ LA PLATA
(L
e !ZII???????? 7 7? 7 2 1 r77 2 2 > 2 Z 2 2 :Zz el
LANUS AVEllANEDA BARRACAS CONSTITUCION RETIRO

PROV. .,j 9
DE SS. AS. :> e? ~ ~

a: D ~2 I I 2 I I ~" ¿ uz7ZZZzzzZZv;zzzzzzzzzzZZZZ/ZZ2 2 zz zz Z¿ 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 ¿¿271 ~:~:1TA


~ MATANZA V.lUGANQ LANÚS ¡5 AVELLANEDA

uJ ...i f2 ~~ ~
1- PROV. » e? ~ 3 ~~ ~ ~«
a: DE~ ~ 8~~~g RfoDE

~ E ~zzzB70:;¿zn ~,PLATA
(J) MATANZA MATADEROS V. SOLDATI BARRACAS

W
-l .J ~ o 8 ~ 30
u::: PROV. :> e? ~ ~ ffi ~ ~ 20
a: DE SS. AS. -c o e, ~ ~ o ti: Río DE
w ~ -c g ~ >~ LA PLATA 10
(L ~ O rn.s.n.rn.
F ¿¿¿In p
SAN MARTIN V. UROUIZA CHACARITA PAlERMO
O 2 3 4km
ti' I

Cortes topográficos en los cuales, si bien exagerados por la escala vertical, se observan las variaciones del relieve de la Ciudad de

Buenos Aires y áreas circundantes.

durante semanas. Esta planicie de marea correspon- casos sectores altos, en casas elevadas sobre pi-
día a la zona anegada diariamente por las mareas al- lotes y con las canoas y barcas atadas a ellas (si-
tas y que luego quedaba expuesta cuando bajaban. milar al Delta en la actualidad). Hacia el norte se
Debmo a que éste es un medio de baja energía, el reconocían en sectores de San Isidro y especial-
sedimento depositado es fino, de tipo arcilloso. mente en San Fernando, en las cercanías de la
En consecuencia estos sectores se encontraban desembocadura del arroyo Sarandí y el río Luján.
ocupados por vegetación especializada de juncos y Finalmente, hacia el sur ocupan todo el sector lo-
otras plantas hidrófitas y eran poco aptos para el calizado al norte de la autopista a La Plata y rea-
asentamiento urbano. Ocupaban todo el frente de parecen al sudeste de La Plata. De todo el AMBA,
la actual ciudad de Buenos Aires, constituyendo un ésta unidad geomórfica fue la última en ocuparse,
problema para la construcción del puerto y para el por los obvios problemas que presenta a los po-
desembarco de los pasajeros y cargas, que debían bladores, salvo en los sectores rellenados.
superar cientos de metros de pajonales y bañados
hasta llegar a la barranca y a la zona edificada. PLANICIES ALUVIALES y TERRAZAS BAJAS. Otra
Estos bañados se encontraban en la zona del unidad geomórfica que puede diferenciarse es la
Bajo Belgrano, donde podían alcanzar una ancho que denominamos Planicies aluviales y terrazas ba-
de más de 2km., antes de su actual relleno; en jas. Éstas se desarrollan lateralmente a los princi-
Palermo y en la Boca, donde vivían pescadores y pales cursos fluviales que desaguan en el Río dela
personal vinculado a las actividades del puerto, Plata. Se destaca el río Matanza-Riachuelo, como
ubicado en la vuelta de Rocha, ocupaban los es- principal colector del área de estudio, con una

El paisaje natural I El paisaje


cuenca de drenaje de 2034km2, y numerosos tribu-
tarios. Esta cuenca se encuentra comprendida total-
mente dentro del zona urbanizada por lo cual está
profundamente modificada, por ejemplo, su curso
inferior se encuentra canalizado (Riachuelo). Otros
cursos importantes son el Luján, Reconquista, Ma-
rón, Maldonado, Sarandí, S. Domingo, Pereyra, etc ..
Los cursos que surcan este sector de la Región
Pampeana, son generalmente comparativamente per-
manentes, de dimensiones modestas, ya que colec-
tan aguas de cuencas pequeñas. Estos ríos y arroyos
desaguan en el río Paraná y en el Río de la Plata.
Muestran marcado control estructural, lo que signifi-
ca que la estructura del basamento, que se encuen- Canales de marea y antigua planicie mareal debidas a la ingresión

tra en profundidad, ha controlado el trazado de los "Querandinense" en el Delta del Paraná.

ríos, por lo que éstos son aproximadamente subpara-


lelos con una dirección dominante hacia el nordeste.
Como consecuencia de ese control, la red de drenaje
posee un diseQ.\{rectangular a subdendrítico. La den- del material transportado. Nanson y otros (1992),
sidad de drenaje es moderada a baja, lo que se con- realizaron una propuesta de clasificación genética
dice con las características sedimentarias de los ma- de las planicies teniendo en cuenta estos dos pa-
teriales aflorantes (básicamente el loess pampeano) y rámetros. Dentro de las tres clases principales que
las condiciones bioclimáticas imperantes (principal- diferencian, los cursos de la zona pertenecerían a
mente vegetación de pradera herbácea). las de tipo planicies cohesivas de baja energía.
Presentan quiebres en sus recorridos en respuesta A su vez, ésta presenta varios subtipos, pudién-
al mencionado control estructural y cuando se pro- dose considerar a las mismas como pertenecientes
ducen fuertes precipitaciones aumentan bruscamen- a las planicies con laterales estables y cauces úni-
te sus caudales, pudiendo desbordar. En ciertos sec- cos. Es característico aquí el transporte de mate-
tores más deprimidos de la planicie loéssica, los cur- rial limoso y ocasionalmente arcilloso, en este ca-
sos fluviales suelen unir lagunas y bañados en una so con altos contenidos de materia orgánica. Se
red de drenaje poco integrada, sólo funcional como forman básicamente por acreción vertical "over-
respuesta a grandes precipitaciones. bank", construyéndose durante los desbordes rela-
Las planicies aluviales de los cursos de la región cionados a las frecuentes inundaciones. Los derra-
presentan características similares, y son el resul- mes (crevasse splays) son frecuentes también, así
tado de una compleja asociación de eventos debi- como las zonas pantanosas (back swamps) y los al-
dos al proceso fluvial, pero básicamente, su evolu- bardones bajos. Los cursos generalmente poseen
ción (y morfología) se encuentra controlada por la pendientes bajas, son ligeramente meandriformes y
intensidad y fuerza de la corriente y la naturaleza de canales simples (o únicos). La naturaleza cohe-

80 81
1 -
o
N

~
___ F'

D--- ---D'

Mapa isométrico de la Ciudad de Buenos Aires en metros sobre el nivel del mar.

siva del material que compone las planicies inhibe ba se pueden anegar (coincidiendo con la zona
las migraciones laterales de los meandros. más poblada). Otros factores colaboran para ha-
Son de hábito sinuoso, salvo en los sectores que cer poco efectivos a estos canales. El Río de la
se encuentran canal izados o entubados. Los lechos Plata ha formado, por deriva, barras en la desem-
se encuentran profundizados (2-3m) y tienen un bocadura de estos ríos, las que afloran durante
nivel de terraza, muy modificada por la acción an- las bajantes, impidiendo el drenaje de los mis-
trópica. Esta unidad arealmente es la de menor ta- mos hacia el estuario.
maño y presenta una elevada posibilidad de inun- Otro fenómeno que obstruye el drenaje, es la
dación. Los canales construidos por la población, gran cantidad de material de origen antrópico en
en muchos casos, no sólo no solucionan el proble- su lecho, juntamente con el desarrollo de una ve-
ma sino que pueden empeorarlo. getación especializada. En las terrazas y plani-
Sus márgenes están sobreelevados e imper- cies hay sectores más deprimidos que están ocu-
meabilizados por lo que se comportan como cur- pados por esteras con vegetación pal ustre y vin-
sos "alóctonos", no incorporando agua en su tra- culados a la napa freática, la cual se encuentra
yecto por lo que la planicie de inundación y te- casi aflorante en toda esta unidad geomórfica. Fi-
rraza de los m ismos en esos tramos yaguas arri- nalmente estos cursos presentan un elevadísimo

____________
~------~L El paisaje natural I El paisaje
Lagunas y bañados en la región nororiental del AMBA

grado de contaminación: hidrocarburos, metales


pesados, nitritos, etc.

LADERAS DE VALLES Como subunidad, localizada


en la transición entre la Plan ice loéssica y las pla-
nicies y terrazas fluviales, se encuentran las Lade-
ras de valles. Ocupan la porción del paisaje com-
prendida entre las divisorias más altas (cotas supe-
riores a 10m) y las planicies aluviales y terrazas de
los cursos fluviales. Son formas mixtas: erosivas y
deposicionales, vinculadas a la acción eólica y al
escurriemiento superficial. Las pendientes son del
orden de los 2m/km o superiores. Salvo en algunos
sectores deprimidos que están vinculados a la ac-
ción eólica pasada, presentan baja probabilidad de
anegamiento. En ellas afloran los depósitos de la Cordones litorales "Platenses" en el Delta del Paraná.

82 83
1 -
Formación Ensenada y de la Formación Buenos Ai- en la zona de Tigre y al Ensenada de Barragán, en
res (Pleistoceno). las cercanías de la actual ciudad de La Plata como
zonas de operaciones portuarias. De todas formas,
DELTA DEL PARANÁ Y EL Río DE LA PLATA El Delta aún en la época de la colonia los barcos de mayo-
del Paraná constituye una unidad geomórfica com- res dimensiones tenían que fondear río adentro. En
pleja, que excede la mera denominación de delta, las cercanías de la Ciudad de Buenos Aires existían
en lo referente a su evolución y características. Se- una serie de zonas más profundas entre los bancos,
gún diversos autores, entre los que destacan Urien denominadas "pezones" o "pozos", uno de los cua-
(1978 y 1996) Y Parker y colaboradores (1992), les se ubicaba frente a la zona de Retiro y otro fren-
entre otros), la migración del frente deltaico aguas te a la calle Venezuela. El primero de ellos era el
abajo, hacia la plataforma continental y los corres- más uti Iizado y los pasajeros y cargas debían pasar
pondientes retrocesos vinculados a las ingresiones a embarcaciones menores o entrar en grandes ca-
marinas, con expansión del estuario hacia el conti- rretas. Estas características del río y la zona la pla-
nente, tuvo numerosas idas y vueltas. Un problema nicie anegable hacían muy dificultoso el emplaza-
que se plantea, a la hora de intentar comprender miento de muelles, por lo que varios proyectos ten-
esta dinámica compleja, es que el Delta no es sola- dientes a ese fin fueron abandonados a lo largo de
mente un delta, y que el Río de la Plata no es tam- los 300 años que transcurrieron entre la fundación
poco un río. El Río de la Plata es un estuario, que y la construcción del puerto.
se define como un cuerpo de agua costero parcial- El Río de la Plata constituye un amplio estuario
me¡¡jte confinado, que posee una conexión libre con dominado por la acción del río Paraná y la influen-,
el mar y, que por lo tanto presenta zonas en las cua- cia de las mareas. El Paraná acarrea material en
les se mezclan aguas marinas y fluviales dulces. suspensión desde la afluencia de los ríos Bermejo
El Río de la Plata ha constituido un elemento y Paraguay. Cuando desemboca finalmente en el
principal en la fundación y desarrollo de la ciudad
de Buenos Aires, inicialmente por ser el principal
punto de acceso con la metrópoli y luego, por ser el
puerto de entrada y salida para los bienes consumi-
dos y producidos en el país, así como puerta de en-
trada a los millones de personas que vinieron a po-
blarlo en los siglos XIX Y XX. Y si bien fue el carác-
ter de vía de navegación y puerto lo que hizo del Río
de la Plata un elemento de importancia central en
la formación de nuestro país, sus condiciones de
navegabilidad son más bien modestas a decidida-
mente desfavorables.
Las dificultades planteadas a la navegación por la
alta tasa de sedimentación del Río de Plata fueron
las causantes de que se utilizaran al menos parcial-
mente al Riachuelo y los ríos Luján-Reconquista, Canales de marea.

El paisaje natural I El paisaje


Río Carapachay en el Delta del Paraná.

184:"85
Arroyo Gambado en el Delta del Paraná.

El paisaje natural El paisaje


r

Procesos dominantes asociados a cada ambiente:

CD Evolución de albardones, arroyuelos y cuerpos


acuosos, asentamiento y evolución de flora.

Chorros turbulentos en medio homopicnal con fricción


® de fondo.

® Corrientes por acción de mareas.

REFERENCIAS:

Preholoceno

,
Llanuras costeras holocenas

tfanuras o rellanos de mareas relicto Escala Gráfica


30 60Km
L-~ __ ~I __ -L __ ~I
Delta del Paraná

Esquemade los diferentes componentes que integran el estuario del Río de la Plata (según Parker, 1992)

Río de la Plata, lo hace en un cuerpo de aguas Las mareas que afectan al Río de la Plata son de
calmas y extenso y por eso pierde energía, depo- escasa magnitud, generalmente con oscilaciones
sitando el material en suspensión primero en for- menores a 1m, entre bajamar y pleamar. De todas
ma subaérea, formando el Delta yaguas abajo co- formas resulta importante la interacción de los vien-
mo grandes barras subacuáticas en la zona del es- tos con el río, particularmente por sus efectos en la
tuario (Río de la Plata propiamente dicho). La in- costa. La presencia de "sudestadas" genera una ac-
fluencia del río Uruguay, importante en volumen ción de acumulación de las aguas' en la costa bo-
de agua y arena, es mucho menor que la del Pa- naerense, que pueden a ascender a más de 4m del
raná y se deja sentir más en la costa uruguaya. nivel normal, provocando el anegamiento de la ma-
Por ese motivo en las playas de Uruguay se obser- yor parte de las zonas bajas del AM BA Y actuando
va la presencia de arena mientras que en Buenos de tapón hidráulico en los cursos que desembocan
Aires las playas son más limosas y cenagosas, for- en el Río de la Plata, como el Aa. Maldonado y el río
mándose extensos bañados y zonas de pajonales. Luján. Los vientos del sudoeste, por el contrario,

86 87
1 -
Vegetación palustre que obstruye el drenaje. La foto de archivo es

de 1935 y corresponde a la desembocadura del arroyo Maldonado.

La foto actual fue tomada en Magdalena.

El paisaje natural El paisaje


provocan un fenómeno inverso, volcando las aguas
en la costa uruguaya y produciendo problemas de
abastecimiento en la Ciudad de Buenos Aires.
La dinámica del estuario del Río de la Plata está
dada por la interacción de las mareas, la acción fl u-
vial progradante, y la acción de las olas. Se suma a
estos factores una compleja historia geológica, que
ya hemos visto y constituye una herencia y un fac-
tor más de complejidad y particularidad respecto a
otros sistemas del mundo. Durante el Pleistoceno, a
partir de datos de investigaciones oceanográficas y
perforaciones en la zona de la plataforma conti nen-
tal, el antiguo río Paraná formó un delta que se in- Arroyo Las Rosas. Delta del Paraná.

ternaba en mar abierto, hacia el borde del actual


estuario del Plata. Con posterioridad y con las dife-
rentes ingresiones, la'lacción marina avanzó tierra suelos representan el recurso más importante de la
adentro llevando el frente fluvial hasta la latitud de economía de la región parnpeana. Los suelos son
Victoria-Rosario y en el río Uruguay hasta Guale- cuerpos naturales integrados por componentes mine-
guaychú. Remanentes de este antiguo sistema flu- rales (en nuestra región granos minerales y fragmen-
vial son evidentes en las planicies aluviales del río tos de rocas pequeños que componen el loess) y or-
Paraná, en sus diferentes brazos, en la zona com- gánicos (generalmente materia vegetal muerta incor-
prendida aproximadamente entre Zárate y Rosario. porada al suelo) que a medida que van evolucionan-
Tras la regresión Platense (Holoceno medio), el do presentan en sus perfiles (cortes verticales) dife-
delta comenzó a progradar en el ambiente estuári- rentes capas que se denominan horizontes y que
co, formando lo que se denomina Delta Actual y pueden sostener el desarrollo de la vegetación en
~rodelta, localizados entre Campana y San Fer- ellos. La ciencia que los estudia y reconoce sus apti-
nando, como depósitos de planicies interdistribu- tudes es la Edafología.
tarias emergentes y como barras de boca de canal De la definición se desprende que no todo material
y plataforma deltaica subácuea hasta la Barra del que aparece en la superficie es un suelo (en el sen-
Ind io. Según datos oceanográficos y de perforacio- tido estricto de la palabra). No lo son las rocas pero
nes (Parker y Marcolini, 1992), el sustrato del tampoco lo son los materiales depositados por el
Delta del Paraná y del Estuario del Río de la Pla- hombre ni aquellos que no sostienen vegetación, Yes
ta se encuentra labrado en sedimentos Pampeanos que la relación planta-suelo ya está implícita en la
(Ensenadenses) y en la Arenas Puelches (o Forma- misma definición, Presentan horizontes, los que pue-
ción ltuzaingó). Aguas arriba, a partir de aproxi- den observarse cuando se excava un pozo, como ca-
madamente Escobar y extendiéndose hacia Entre pas de diferentes colores y tamaños de grano (textu-
Ríos y Santa Fe, se encuentran los antiguos depó- ra), Estas capas son el resultado del accionar de los
sitos deltaicos. diferentes procesos de formación de suelos (procesos
SUELOS DE LA REGiÓN METROPOLITANA BONAERENSE. Los pedogenéticos) los que pueden ser agrupados en mi-

88 89
1 -
graciones, traslocaciones (cambios), adiciones y re- teamérica, el sur de Canadá, Ucrania, Rusia euro-
mociones. Ejemplo del primero sería la migración de pea y China. Corresponden a los suelos que antes se
los materiales finos (arcillas) dentro del perfil del conocían como chernozems y brunizems, o suelos
suelo a horizontes inferiores o la migración del carbo- negros y suelos pardos.
nato de calcio en profundidad. Ejemplos de los se- El accionar de los diferentes procesos pedogenéti-
gundos serían cambios mineralógicos o la transfor- cos se expresa en distintas propiedades de los sue-
mación de materia vegetal muerta en humus. los. Estas propiedades a su vez, son las que nos per-
Los factores que controlan la intensidad y los ti- miten clasificarlos. Existen numerosas clasificacio-
pos de procesos pedogenéticos se denominan facto- nes de suelos, generalmente bastante engorrosas,
res de formación de los suelos y son cinco: el relie- aún para especialistas, con nombres difíciles de ma-
ve (las características del paisaje), el material origi- nejar pero que son de gran utilidad para quienes co-
nario (en que material se formó un suelo), el clima, nocen su significado, pues expresan por sí solos sus
la vegetación y el tiempo necesario para su evolu- principales propiedades. Éstas son primordialmente
ción. Existe una estrecha relación entre los suelos la secuencia de horizontes y la presencia o no de di-
de un área determinada con las características am- ferentes rasgos que varían en función de los diferen-
bientales de la')misma. tes materiales parentales, las diferentes posiciones
Un relieve suave facilitará la diferenciación de un en el paisaje y geoformas presentes.
perfil del suelo ya que habrá menos erosión y el Por ejemplo, en el barrio de Villa Devoto, un pozo
agua de lluvia podrá ir infiltrándose lentamente en de al menos 2 metros de profundidad, expondrá un
el1hismo. Un material no muy grueso ni muy fino suelo que suele tener un horizonte superficial (deno-
(por ejemplo limoso) no permitirá que el agua escu- minado A) de colores oscuros a negros, con muchos
rra rápidamente ni que no pueda ingresar. Un clima restos vegetales, generalmente conocidos como hu-
húmedo no muy caluroso permitirá que haya abun- mus o tierra negra. Este horizonte superficial suele
dante agua disponible y que no se evapore rápida- tener 30-40 cm y se denomina horizonte mólico. Por
mente y si llueve un poco todo el año, favorecerá debajo de éste veremos un horizonte mucho más ar-
la formación del suelo ya que siempre habrá dispo- cilloso (adhesivo si está mojado o muy duro si está
nibilidad de agua. Si hay una vegetación natural de seco) de coloración marrón, que forma agregados co-
pradera facilitará la incorporación de materia vege- lumnares o prismáticos y que puede tener más de
tal muerta al perfil del suelo todo el año y en pro- 50 cm en promedio. Este horizonte se denomina el
fundidad y por lo tanto aumentará la posibilidad B y se caracteriza por presentar pel ícu las de arci Ilas
que se forme humus. Todas estas condiciones están depositadas cubriendo a los granos y que han rnigra-
presentes en la Región Pampeana norte, donde se do del horizonte superior, denominadas cutanes, y
localiza la ciudad de Buenos Aires. que se reconocen por su superficie brillosa. Este ho-
Estos suelos se encuentran entre los mas fértiles rizonte se llama horizonte argílico.
del mundo y se han desarrollado sobre loess que es, Hacia abajo estas propiedades se van perdiendo,
como ya se ha señalado, el sustrato que predomina y el color va cambiando en forma transicional hasta
en la región y el de los centros cerealeros más im- tener un color pardo-amarillento-rojizo, similar al del
portantes, como lo son, además de la región Pam- loess. Este horizonte tiene menos propiedades edá-
peana, el medio-oeste de Estados Unidos de Nor- ficas y se parece más al material originario (no afec-

El paisaje natural I El paisaje


r
.
Suelos humífe¡u" de la región pampeana con cultivo de trigo. (Gentileza Pedro Aguerre)

tado por la pedogénesis), Se lo llama horizonte ey


al sector de transición Be. A veces, a más de 2m
e puede encontrarse una capa de tosca y antes que
Material
originario ella un horizonte similar al loess pero más blanque-
A
cino, con mucho carbonato de calcio. Este también
sería un e pero se diferenciaría del anterior por un
A número y correspondería a una horizonte cálcico. A
e
e
un suelo que presenta una secuencia de horizontes

A
así se lo clasifica como Molisol (lo que hace referen-
A

cia a su horizonte superficial rico en humus) y den-


) tro de ellos a un Argiudol, yaque tiene un horizonte
Tiempo

argílico y está en una región húmeda. En las laderas


de valles, los Argiudoles son menos profundos, ya
que hay mayor erosión. A veces, entre el A y el B
suelen presentar horizontes denominados E, de co-
Esquema temporal de evolución de un suelo a partir loraciones grisáceas, con poca arcilla y poca materia
de la acumulación del material originario orgánica, ya que la primera migró al B y la segunda

1
90-91
FACTORES DE FORMACIÓN DE LOS SUELOS. El material ori- y la distribución y naturaleza de los organismos vivos.
ginario de los suelos se compone de la materia mineral inconso- El relieve Ílif/uye en laformación del suelo de diferentes ma-
lidada, acumulada por los diferentes agentes geomóificos, ya sea neras: controla la tasa de erosión o de sedimentación de un área
el agua, el viento o el hielo, o la que se produce por los procesos determinada; y determina el balance hldrico, o sea la relación
de alteración de las rocas en el mismo lugar (meteorizaaón), sin entre el agua que escurre supeficiaimente y la que se irifiltra en
que medie transporte. También participan los detritos orgánicos el suelo. LA biota ilif/uye principalmente a través del tipo y gra-
originados por la descomposición de la materia orgánica. Por lo do de cobertura vegetal, determinando junto a los otrosfactores,
tanto, en primera instancia, las transformaciones y migraciones la evoiución. de la materia orgánica de los suelos y lafertilidad
que conducirán a la diferenciación del peifil del suelo depende- de los mismos. Finalmente, estosfoctores actúan no solamente en
rán de la naturaleza del sustrato geológico, ya sea por la mine- el espacio sino que lo hacen durante lapsos temporales acotados.
ralog{ao por la textura (granulometsia) que determina la per- Asimismo, la relación entre losfoctores y las intensidades de lo~
meabilidad. El clima actúa principalmente a través de la natu- mismos varían en el tiempo, por lo que este constituye otrofac-
raleza, tipo, intensidad y distribución de las precipitaciones, o tor, o más estrictamente una dimensión más. La formación de
sea de la disponibilidad de agua. El agua es el vehlculo princi- un horizonte supetficial con alto contenido de humus demanda-
pal de la pedogénesis, ya que realiza el transporte de los mate- rá tiempos del orden de los pocos cientos de años, mientras que
riales dentro del peifil del suelo, conduciendo a su diferenciación laformación de horizontes subsupertlciales ricos en arcillas, im-
en horizontes. Controla, además.junto a otrosfactores, el desa- plicarán tiempos mucho mayores, del orden de los miles de años.
rrollo del paisaje (y por lo tanto la relación erosién-depositación) Los principales horizontes que pueden estar presentes en un

es más abundante en el A, por ser superficial. Distribución esquemática de los suelos en el paisaje

Existe una grarr correlación entre los diferentes de la Pampa Ondulada.

sectores del paisaje y los suelos presentes en ellos.


En los sectores bajos y anegables, aledaños a los
cursos fluviales, los suelos poseen características
difere..ttes respecto a los que se encuentran en la
planicie loéssica. Presentan menor desarrollo pe- turados en agua, ya sea por la acción de una capa
dogenéticos, lo que se manifiesta en la menor pro- freática muy cercana a la superficie o por los fre-
fundidad y la ausencia de algunos horizontes. Ello cuentes desbordes de los ríos y arroyos. La satura-
es evidencia de una mayor dinámica del paisaje ción en agua provoca una ausencia de oxígeno en
(geomorfológica) que interfiere en los procesos de esa porción del suelo (no hay aire en los poros si-
formación del suelo, impidiéndole un mejor desa- no agua), lo que genera toda una serie de reaccio-
rrollo. En general los suelos de estos sectores po- nes químicas diferentes y que se engloban con el
seen un horizonte superficial bien desarrollado término de reducción. Lo que se observa son man-
(Al), con abundante materia orgánica, similar a los chas en los diferentes horizontes del perfi I de este
antes descriptos, quizás algo más profundo, por el tipo de suelos, que pueden ser de colores rojizos o
aporte más o menos constante de materiales debi- gris-verdoso; también se pueden observar unos
dos a los desbordes de los ríos y arroyos. Por deba- cuerpos similares a municiones de coloración ne-
jo, en cambio, no se suelen observar horizontes ar- gra, que se llaman concreciones. Esta propiedad
gílicos. Eventualmente suele formarse una capa de los suelos los ubica entre los que poseen un ré-
más clara que el Al transicional al horizonte C. Es- gimen ácuico y es una característica muy impor-
te último generalmente es una mezcla de materia- tante a la hora de apreciar las cualidades y aptitu-
les loéssicos y fluviales. Una característica impor- des de un suelo, ya que aunque éste no se encuen-
tante de estos suelos son los rasgos que evidencian tre momentáneamente con agua, si se observan
que se encuentran al menos una parte del año sa- esos rasgos puede saberse que durante parte del

El paisaj e natural El paisaje


suelo, desde la supefiae, son los horizontes Al, B2 Y C. El pri- Asimismo, la relación entre los factores y las intensidades de los
mero suele presentar altas concentraciones de materia orgánica en mismos varían en el tiempo, por lo que este constituye otro fac-
diferentes grado de maduración y coloraciones oscuras. Es lo que tor, o más estrictamente una dimensión más. La formación de
se suele conocer como humus o tierra vegetal. Por debajo puede un horizonte superjicia! con alto contenido de humus demanda-
encontrarse un horizonte B2, rico en materiales finos (arcillosos) rá tiempos del orden de los pocos cientos de años, mientras que
que han migrado desde la parte superior del peifil, siendo por lo la formación de horizontes subsuperiiciales ricos en arcillas, im-
tanto el principal horizonte iluvial. Finalmente, el horizonte e plicarán tiempos mucho mayores, alrededor de los miles de años.
es el que aparece más profundo y es el que guarda mayor seme- Los principales horizontes que pueden estar presentes en un
janza con el material originario, del cual evolucionó el suelo. suelo, desde la superjicie, son los horizontes Al, B2 y C. El
El relieve injluye en laformación del suelo de diferentes ma- primero suele presentar altas concentraciones de materia orgáni-
ne~as; controla la tasa de erosión o de sedimentación de un área ca en diferentes grado de maduración y coloradones oscuras. Es
determinada; determina el balance hldrico, o sea la relación entre lo que se suele conocer como humus o tierra vegetal. Por debajo
el agua que escurre supefiaatmente y la que se infiltra en el puede encontrarse un horizonte B2, rico en materiales finos
suelo. La biota influye principalmente a través del tipo y grado (arcillosos) que han migrado desde la parte superior del peifil,
de cobertura vegetal, determinando junto a los otros [actores, la siendo por lo tanto el principal horizonte iluvial. Finalmente,
evolución de la materia orgánica de los suelos y la fertilidad de el horizonte e es el que aparece más profundo y es el que
los mismos. Finalmente, estos factores actlÁan no solamente en el guarda mayor semejanza con el material originario, del cual
espacio sino que lo hacen durante lapsos temporales acotados. evolucionó el suelo.

\ 92-93
Suelos humiferos (Argiudolesl de la región pampena norte. Se observa un

horizonte superficial (Al oscuro, rico en materia orgánica y un horizonte

subsuperficial formado por arcillas iluviadas (Btl.

año va a estar saturado, lo que podría interferir en


el crecimiento de los cultivos. Estos suelos se de-
nominan Haplacuoles y se encuentran mayormen-
te en las cercanías de los cursos de agua de la re-
gión, en las planicies aluviales y terrazas.
En las cercanías del Río de la Plata, en las zonas
bajas aledañas al mismo, ocasionalmente inunda-
das, que se encuentran al pie de la barranca, se ob-
servan unos suelos que poseen características dis-
tintivas. También son de régimen ácuico, pero la
presencia de agua, aunque sea a cierta profundi-
dad, es casi permanente. Todos aquellos que han
hecho un pozo o lo han visto, por ejemplo en la zo-
na de Hudson o Berazategui, de la vía del FFCC Ro-
ca hacia el río, saben que estos pozos se llenan de
agua rápidamente, generalmente a los 40 cm de
profundidad. Estos suelos no poseen un horizonte A
tan bien desarrollado ya que el frecuente anega-
miento impide un buen desarrollo de la vegetación.
Por debajo de este horizonte Al, se encuentra un
profunda horizonte B rico en arcillas, de coloracio-
nes grisáceas-azuladas, con abundantes moteados.
Estas coloraciones evidencian la importancia de los
procesos de reducción.
También son evidencia de que han evolucionado
a partir de un material originario diferente al
loess. Efectivamente, estos suelos se han formado
englobando dos materiales diferentes: en la parte mientas de las construcciones.
superior materiales fluviales similares a los ante- Del estudio de los suelos de la región surge, en lí-
riormente descriptos, provenientes de la barranca neas generales, que independientemente del lugar
o de los desbordes del Río de la Plata, y en la par- del paisaje que ocupen, todos presentan caracterís-
te inferior un material arcilloso depositado por el ticas que permiten inferir diferentes grados de satu-
mar durante la ingresión marina a la cual nos re- ración del perfil con agua, lo que evidencia que la
ferimos en capítulos anteriores. Por lo tanto este capa freática se encuentra la mayor parte del año,
horizonte inferior es rico en sales y, particularmen- en una posición alta. Además, estos suelos se en-
te, en sodio. Todas estas características hacen a cuentran muy modificados por la acción antrópica.
estos suelos muy poco aptos para los cultivos, a la Por otra parte, la presencia de un horizonte argílico,
vez que presentan serios problemas para los ci- implica una permeabilidad moderada a baja y una

El paisaje natural El paisaje


velocidad de infiltración baja, lo que es importante
a la hora de considerar los coeficientes de escorren-
tía (no deben limitarse los estudios al epipedón rnó-
lico, ya que el mismo es mucho más permeable, por
lo que puede caerse en sobreestimaciones). Tal si-
tuación es particularmente evidente en la zona de la
planicie aluvial del Río de la Plata y en todos los
sectores en los que aflora el "Querandinense". Estos
materiales son básicamente arcillosos y de gran po-
tencia por lo que la infiltración es mínima.

1
94-95