Está en la página 1de 6

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLITICAS

ESCUELA PROFESIONAL DERECHO

ASIGNATURA

DERECHOS HUMANOS

TEMA

LA EJECUCIÓN DE LAS SENTENCIAS DE LA CORTE IDH

DOCENTE TUTOR:

CHARLIE CARRASCO SALAZAR

ALUMNO:

DANIEL BRABULIO HUAMAN CELIS

LIMA -PERU 2018

donde mal que bien.INTRODUCCIÓN : El acceso a la justicia supone. de las 42 sentencias que el tribunal interamericano ha emitido en su contra. figurativamente hablando. En el caso del Estado peruano. solo 28 hayan sido archivados por cumplimiento total por parte de los Estados. carece de medios concretos para hacer que los Esta- dos den fiel y cabal cumplimiento a las sentencias que emite. de ahí que exista la necesidad de acudir a los medios procesales dispuestos para ejecutar las resoluciones judiciales. en el marco de un Estado Constitucional de Derecho. de aquella posibilidad de que. más o menos con el 7 % del total de condenas. más bien. al obtener del juzgador una sentencia que pone fin al proceso. es decir. solo se han cumplido to-talmente con 32. tenemos para conseguir de los órganos jurisdiccionales una respuesta ante los reclamos planteados en virtud de alguna posible afectación a nuestros derechos. la ejecutabilidad de los fallos de la justicia interamericana ha sido una tarea “confiada” a los Estados. . la Corte Interamericana de Derechos Humanos (en adelante. prima facie. “Corte IDH”). en el plano internacional – y específicamente en el sistema regional de protección de derechos humanos– la situación se vuelve más empantanada cuando verificamos que el máximo tribunal supranacional en materia de derechos humanos de nuestro continente. En cierto punto. una esperanza de reivindicación de aquello que sienten que han perdido o están en peligro de perder. Si esto de por sí representa un problema grave en el ámbito interno. Evidencia de este mal endémico es que de los 227 fallos que a la fecha tiene expedidos la Corte IDH. en síntesis. Lamentablemente. Se trata. escépticos a la hora de legitimar política y jurídicamente los fallos de un tribunal que ellos mismos crearon. Naturalmente que ello no resulta suficiente para ver plasmado en la realidad aquello que se ha conseguido en un proceso judicial. por esta parte del mundo los Estados no son muy receptivos a la hora de cumplir las sentencias que la Corte IDH expide y son. Este acceso se materializa. existen ciertos medios coercitivos para hacer que se acate una sentencia. siendo uno de los países con menor índice de cumplimiento de sentencias en esta instancia judicial a pesar de ser. Este ha sido un problema evidenciado desde los primeros años de existencia de nuestro sistema regional. para quienes han visto vulnerados sus derechos y libertades fundamentales.

Sin embargo. LA EJECUCIÓN DE LAS SENTENCIAS SUPRANACIONALES A NIVEL INTERNO: EL CASO PERUANO En el caso peruano el procedimiento de ejecución de las sentencias que emiten los tribunales supranacionales constituidos al amparo de los tratados ratificados por el Estado está regulado por la Ley N° 27775 publicada en El Peruano el 7 de julio de 2002. como se verá en este artículo. a su vez. ¿qué valor tiene una sentencia favorable si el órgano encargado de hacerla cumplir no lo quiere hacer? Este es un asunto que merece ser atendido. una vez transcrita por el Ministerio de Relaciones Exteriores. ¿Qué valor tiene una sentencia favorable si no puede ser ejecutada? O lo que es peor. puede darse el caso en que no se hayan agotado los recursos internos al acceder a la justicia interamericana. ha avanzado positivamente en el tratamiento de este problema. y d) la ejecución de medidas provisionales que se dicten en el marco de los procesos ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos. que la sentencia supranacional.paradójicamente. Esto sucede cuando se aplican algunas de las causa-les previstas como excepciones a este regla en el artículo 46. y el Tribunal Constitucional. Esta norma regula esencialmente cuatro procedimientos de ejecución a saber: a) procedimiento para ejecutar una sentencia que ordena el pago de una suma determinada. se la hará llegar a la Sala ante la cual se agotó la jurisdicción doméstica. En este punto lo que se debe hacer es disponer que el juez especializado o mixto que conoció el caso ejecute el mandato de la sentencia supranacional. Puestos en dicha perspectiva el problema resulta ser realmente grave. Cuando estemos ante estos escenarios. . el que más veces ha sido condenado. c) procedimiento para fijar la responsabilidad patrimonial y el monto indemnizatorio (de ser el caso). b) procedimiento para ejecutar el pago de una suma por determinar. será remitida al Presiden-te de la Corte Suprema de Justicia quien. En cuanto al aspecto competencial. el literal a) del artículo 2 de la aludida norma establece. el mismo literal a) del artículo 2 de la Ley N° 27775 dispone que la sentencia será remitida directamente ante el juez especializado o mixto competente para que ejecute la resolución.2 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (en adelante “CADH”) o en la Opinión Consultiva N° 11 de la Corte IDH3. a gran-des rasgos.

sino que también será responsabilidad del Congreso y de la judicatura. Como bien indica Marcos Miranda. Al respecto. en la sentencia recaída en el Expediente N° 1458-2007-PA/TC el Tribunal Constitucional señaló claramente que “(…) el derecho fundamental de acceso a la justicia frente a toda vulneración de los derechos humanos. de la concreción específica de la exigencia de efectividad que garantiza el derecho a la tutela jurisdiccional. sino también a los internacionales. La ejecución de la sentencia es. por su propio carácter. uno de los pilares fundamentales del derecho. En líneas generales la respuesta es que sí. la conclusión inevitable es que estos deben ser ejecutados de manera pronta e integral. Se trata. como manifestación del derecho al debido proceso reconocido en el inciso 3 del artículo 139 de la Constitución. De igual manera. no solo se reduce al acceso a los tribunales in-ternos. pues es la medida en la que efectivamente se repara a la persona a quien se le ha vulnerado uno o varios de sus derechos”5. “en el momento que se cumple con una sentencia se está completando el propósito del caso. tal como se tiene previsto en el artículo 205 de la Constitución”8. En efecto. res-pecto a la ejecución de las sentencias. La labor de dar fiel cumplimiento a lo ordenado por la Corte IDH en sus sentencias no debe quedar. ya que. como es obvio. que este derecho constituye una parte inseparable de la exigencia de efectividad de la tute-la judicial6. lo que hará que la solución del caso materia de la sentencia de la Corte sea realmente efectiva4. que no es otro que brindar justicia.1 de la CADH.En consecuencia. en buena cuenta.2 de nuestra Constitución. de seguro. al haber reconocido nuestro Tribunal Constitucional que el derecho al acceso a la justicia contempla también el acceso a los .El derecho a la ejecución de las resoluciones judiciales encuentra sustento directo en el artículo 139.Esta ley no es más que la plasmación en el plano interno del mandato exigido por el artículo 68. y que no se agota allí.Es por ello crucial que esté claramente diseñado el sistema interno mediante el cual será efectivizada en el terreno domestico lo decidido por la instancia supranacional. Este artículo señala de manera expresa que el Estado debe cumplir con las decisiones que adopte la Corte IDH. tiene una vía expansiva que se refleja en otros derechos constitucionales de orden procesal7. solo en manos del Poder Ejecutivo. cabría preguntarse si es que él manda-to señalado en este artículo alcanza también a las sentencias emitidas por la Corte IDH. podemos desprender también esta conexión desde la perspectiva del derecho al acceso a la justicia supranacional. si consideramos la obligación que tiene el Estado peruano de acatar los fallos de la Corte IDH. Ahora bien. El Tribunal Constitucional ha señalado.

mediante la cual se resolvió el pedido de ejecutar el fallo de la Corte IDH dado en el caso Trabajadores Ce-sados del Congreso (Aguado Alfaro y otros) vs. dicho acceso se ve premunido también por la garantía de que las sentencias que se emitan a ese nivel sean igualmente aseguradas en su fiel y cabal cumplimiento por parte del Estado. Sin embargo. de lo anterior-mente referido se puede apreciar que la aludida norma solamente prevé la forma de ejecutar las sentencias de la Corte IDH por parte del Poder Judicial. La Ley N° 27775 solo se pone en el supuesto en que se agote ante el Poder Judicial la jurisdicción interna. el máximo intérprete consideró que a tenor de lo plasmado por el artículo 2 de la Ley N° 27775 (a la que antes se hizo referencia) le correspondía a él efectivizar el cumplimiento de la sentencia expedida por la justicia interamericana por haberse agotado ante el Tribunal Constitucional la jurisdicción domestica9. sino por la Corte IDH. Perú del 2006. al advertir que la sentencia cuyo cumplimiento se pretendía hacer valer no había sido emitida ni por el Poder Judicial ni por el propio Tribunal Constitucional. en las sentencias N° 168-2007-Q/TC y 201-2007-Q/TC.Este pronunciamiento del Tribunal Constitucional lo que hace es solucionar un vacío que la norma que regula el procedimiento para la ejecución de las sentencias supranacionales no advirtió. Nada nos dice esta ley res-pecto de aquellos casos en los que el Tribunal Constitucional haya sido el órgano judicial ante quien se agotó la jurisdicción interna. De alguna manera podríamos decir que es-tamos ante un supuesto de recurso de agra-vio constitucional atípico cuya activación se-ría más restrictiva que en los casos en . se estableció la posibilidad de evaluar el cumplimiento de las sentencias estimatorias que hubieran sido dictadas por los órganos competentes en la impartición de la justicia constitucional de las libertades. Pues bien. En este caso el Tribunal recuerda que. EL RECURSO DE AGRAVIO CONS-TITUCIONAL EN FAVOR DE LA EJE- CUCIÓN DE LAS SENTENCIAS DE LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS Hasta aquí hemos visto como la Ley N° 27775 establece la forma en la que se ejecutará una sentencia supranacional en el plano interno y como ello garantiza el acceso real a la justicia. dejando por fue-ra al Tribunal Constitucional.tribunales supranacionales –como la Corte IDH–. para esos casos el Tribunal Constitucional ha planteado ciertamente una solución en la reciente sentencia recaída en el Expediente 1245-2014-PA/TC. Sin embargo.

En efecto. lo cual. es una decisión que coadyuva enormemente en el cumplimiento de sus obligaciones internacionales al Estado peruano . Viendo este problema. siguiendo la Decisión N° 1245-2014-PA/TC.los que se busca cautelar la ejecución de una sentencia del Poder Judicial o del propio Tribunal. será requisito necesario que el Tribunal Constitucional haya sido el órgano interno ante quien se agota-ron los recursos disponibles antes de acudir al Sistema Interamericano de Derechos Huma-nos. En esa línea es que va la reciente decisión del Tribunal Constitucional. Para conseguir este cometido los Estados de-ben proveer a las personas de herramientas y procedimientos claros y expeditivos para conseguir que las decisiones de la Corte IDH se ejecuten y efectivicen. De no ser así es decir. para pretender la ejecución de una sentencia supranacional. de tratarse casos concluidos internamente ante el Poder Judicial la ejecución de la sentencia interamericana deberá seguir el curso normal que dispone la Ley N° 27775 para tal fin. además hay que decirlo. CONCLUSIÓN Desde sus inicios el Sistema Interamericano de Protección de Derechos Humanos se ha enfrentado con la problemática de ver efectivizadas realmente sus decisiones a nivel interno. no es errado sostener que depende de los Estados en gran medida asegurar que lo decidido por la justicia interamericana se cumpla íntegramente.