Está en la página 1de 2

En conclusión de lo expuesto en los fundamentos de la sentencia del

tribunal constitucional recaída en el expediente N° 006-2008-PI/TC


publicada en el diario oficial el peruano. El presidente del gobierno
regional de puno tomo como base principal el artículo 192 de la
constitución política del Perú inciso 5 y 10. la competencia asumida por
el Gobierno Regional de Puno de declarar a la hoja de coca patrimonio
cultural y señalar que su cultivo es tradicional, y que por ende puede
cultivarse a discreción dentro de la circunscripción del Gobierno Regional
de Puno es excesiva, de tal manera cabe destacar que primero porque no
es una que esté asignada en la Constitución y en las demás leyes,
segundo porque no ha considerado la situación real del destino de la hoja
de coca y tercero porque estando la producción, comercio e
industrialización de la hoja de la coca relacionada al narcotráfico, según
los índices expresados anteriormente, se hace evidente que constituye
política nacional la lucha contra el narcotráfico, el consumo de drogas y la
masificación e internacionalización de ésta. La Ley 28296, Ley General del
Patrimonio Cultural de la Nación es clara cuando establece que: Artículo
I.- Objeto de la Ley: La presente Ley establece políticas nacionales de
defensa, protección, promoción, propiedad y régimen legal y el destino de
los bienes que constituyen el Patrimonio Cultural de la Nación.
De tal manera acciono el Presidente de la República interponiendo una
demanda de inconstitucionalidad contra dichos artículos 1 y 2 de la
Ordenanza Regional Nº 022, emitida por el Gobierno Regional de Puno
Dándole la razón el TC declararon fundada la demanda de
inconstitucionalidad.
17 de setiembre fue publicada en el diario oficial El Peruano la sentencia del
Tribunal Constitucional recaída en el Expediente Nº 006-2008-PI/TC, que
declaró la inconstitucionalidad de las disposiciones establecidas en la
Ordenanza Regional Nº 022-2007 (28/02/2007) concerniente a la hoja de
coca emitida por el Gobierno Regional de Puno. La mencionada ordenanza
reconoce en su primer artículo a la planta de coca como patrimonio cultural,
en tanto que en el siguiente artículo reconoce como tal a las zonas cocaleras
de cultivo tradicional. Esto motivó que el Presidente de la República
interponga una demanda de inconstitucionalidad contra dichos artículos, y
por conexidad también contra los demás. Entre sus principales fundamentos,
la sentencia señala que el Gobierno Regional de Puno no tiene competencia
para declarar como patrimonio de la Nación a la hoja de coca, ni tampoco
sus zonas de cultivo; excediéndose de esta manera en asumir su
competencia. Para ello toman como base el artículo 192 de la Constitución
Política, así como los artículos 9 y 10 de la Ley Orgánica de los Gobiernos
Regionales, y la Ley de Bases de la Descentralización, los cuales señalan
expresamente las competencias de los gobiernos regionales, sin encontrarse
en ninguna de las mencionadas normas alguna disposición que establezca
que sea competencia de aquellos declarar patrimonio cultural, ni mucho
menos reconocer zonas de cultivo de la referida planta. Por ello, el Tribunal
Constitucional resolvió declarar fundada la demanda de inconstitucionalidad
y, en consecuencia, inconstitucionales los artículos 1 y 2 de la citada
ordenanza. Asimismo, ha declarado inconstitucionales sus demás artículos
por conexidad.