Está en la página 1de 212

DERECHO DE FAMILIA Y SUCESIONES:

Sub- eje temático 1: PARENTESCO, MATRIMOINO Y UNIONES CONVIVENCIALES.

PARENTESCO (529 a 557)


Es el vínculo jurídico existente entre personas en razón de la naturaleza, las técnicas de reproducción humana asistida, la
adopción y la afinidad. una persona está obligada con respecto a otra. Cuatro las clases de parentesco:
>Por naturaleza: es el que existe entre dos personas, una de las cuales desciende de la otra o ambas de un antecesor común.
>Por técnicas de reproducción humana asistida: “El Código permite la fertilización con material genético de la pareja o de la
persona que pretende alcanzar la maternidad o paternidad a través del uso de las técnicas, como así también de material de
donante anónimo”. En este caso, el parentesco se crea en base a la voluntad procreacional.
>Por afinidad: es el que existe entre la persona casada y los parientes de su cónyuge. (pero no existe parentesco entre los
parientes consanguíneos de uno u otro cónyuge, ni existe parentesco entre cónyuges). Se computa por grados.
>Adoptivo: En la adopción plena, el adoptado adquiere el mismo parentesco que tendría un hijo del adoptante con todos los
parientes de éste. La adopción simple sólo crea vínculo de parentesco entre el adoptado y el adoptante.
El parentesco por adopción se origina en una sentencia judicial que constituye un vínculo jurídico familiar similar o igual al que
surge de la filiación consanguínea establecida.
Cómputo del parentesco. Grado, línea, tronco y rama
La proximidad del parentesco se establece por líneas y grados.
Cómputo del parentescoEn la línea recta hay tantos grados como generaciones. En la colateral los grados se cuentan por
generaciones, sumando el número de grados que hay en cada rama entre cada una de las personas cuyo parentesco se quiere
computar y el ascendiente común.
Grado, al vínculo entre dos personas que pertenecen a generaciones sucesivas;
Línea: es la serie no interrumpida de grados (art. 531 CCCN).
Hay dos clases de línea: línea recta, que es la que une a los ascendientes y los descendientes, y línea colateral, que es la que une
a los descendientes de un tronco común (art. 532 CCCN).
Tronco: es el grado de donde parten dos o más líneas, es decir el antecesor común de dos parientes colaterales.
Rama: es cada una de las líneas que parten del tronco por relación a su origen (art. 531 CCCN).
En la línea colateral, más allá del cuarto grado no hay efecto jurídico (no hay vínculo jurídico, lo que hay es familiaridad).
(familiar lejano)
Colaterales más próximos: Hermanos bilaterales (tienen los mismos padres- hermanos carnales o de doble vinculo) y
unilaterales (proceden de un mismo ascendiente en primer grado, difiriendo en el otro- medio hermano o hermano de vincula
simple).
Comienzo y fin del parentesco
Comienza con la concepción y se prueba con el reconocimiento, la inscripción en la partida.
Finaliza: el consanguíneo o por naturaleza, nunca. Pero sí en la adopción plena, ya que se extingue y pasa l parentesco adoptivo.
Por afinidad: por muerte y divorcio, subsistiendo en los casos de impedimentos para contraer matrimonio.

Efectos jurídicos del parentesco


Civiles
-Es base de los impedimentos matrimoniales (art. 403 inc. a, b y c).
-Es fuente de la obligación alimentaria (arts. 537, 538).
-Es fuente de la vocación sucesoria ab intestato (art. 2424).
-Otorga el derecho a oponerse a la celebración del matrimonio (art. 411 inc. b).
-Confiere legitimación activa para la promoción de la acción de nulidad del matrimonio (arts. 424, 425).
-Confiere legitimación activa para restringir la capacidad o declarar la incapacidad (art. 33) y para solicitar la inhabilitación por
prodigalidad (art. 48).
-Impone la obligación de denunciar la orfandad o la vacancia de la tutela bajo sanción del derecho de privación de ésta (art. 111).
-Otorga el derecho al beneficio de competencia (art. 893).
-Inhabilita al oficial público para actuar como tal en los asuntos en que están interesados sus parientes dentro del cuarto grado o
segundo de afinidad (art. 291).
-Inhabilita para ser testigos en los instrumentos públicos a los parientes del oficial público dentro del cuarto grado y segundo de
afinidad (art. 295 inc. d).
-Inhabilita para ser testigo de un testamento por acto público a los ascendientes, los descendientes del testador (art. 2481).
-Legitima para requerir la simple ausencia (art. 80) y también para requerir la declaración de ausencia con presunción de
fallecimiento (art. 87).
-Fundamenta el derecho de comunicación (art. 555).
Penales tres maneras diferentes:
-Como agravante de los delitos: de homicidio, homicidio en estado de emoción violenta, lesiones violación, corrupción y
prostitución, abuso de armas, estupro, abuso deshonesto, y privación ilegítima de la libertad.
-Como eximente de responsabilidad: por hurtos, defraudaciones o daños entre ascendientes, descendientes, afines en línea
recta y entre hermanos o cuñados que viviesen juntos y por el encubrimiento de parientes.
-Como elemento integrante de la figura delictiva: en el caso del delito de incumplimiento de los deberes de asistencia familiar.

1
Procesales El parentesco puede operar como causal de recusación y excusación de magistrados y funcionarios judiciales.
También impide el ofrecimiento como testigos de parientes consanguíneos y afines en línea recta.

ALIMENTOS
Los alimentos son toda “prestación debida entre parientes próximos cuando quien la recibe no tiene la posibilidad de subvenir a
sus necesidades”

Diversidad de categorías alimentarias: según sus orígenes, según sus fundamentos, según su naturaleza jurídica
 Alimentos legales
Pueden ser: en razones de solidaridad (ej: el deber de gratitud, la donación o el deber de resarcir el daño injustamente sufrido).
Tienen carácter asistencial.
También existen cargas alimentarias que pesan sobre la comunidad en general (Estado, sociedad, acreedores) que reconocen
como su razón última a la solidaridad social o humana.
Asumidas por el Estado: instrucción primaria y en otros niveles, pensiones a la vejez, guarderías, atención hospitalaria,
servicios fúnebres, planes jefes y jefas, comedores escolares.
A cargo de los acreedores:
a) Inembargabilidad de sueldos, jubilaciones y pensiones
b) Ropas y muebles indispensables para uso personal de la familia e instrumentos necesarios para la profesión, arte u oficio
c) Prieccion de la vivienda familiar. Afectación Vivienda única (Const. Pcia de Cba, art. 58.-)
 Alimentos negociales
Basados en la autonomía de la voluntad, nacen del convenio o del testamento y, como en cualquier deuda
patrimonial, se rigen por las estipulaciones del acto jurídico que los generó. Libertad contractual.
Así:
o Los alimentos a favor de los hijos menores no emancipados se rigen por las disposiciones específicas contenidas en el título
De la responsabilidad parental.
o La reglamentación de los alimentos entre cónyuges.
o La asistencia alimentaria entre parientes. reglamentados en el título contractual de las donaciones.
o Los alimentos resarcitorios responden a los principios patrimoniales referidos al resarcimiento de los daños.
o Las controversias sobre alimentos negociales se resolverán según las normas del Derecho Civil patrimonial.

Cargas o restricciones alimentarias que pesan sobre los acreedores


Conforme la ley 14.443, los salarios, jubilaciones y pensiones que superen los $5000 solo pueden ser embargados hasta el 20%
mensual. Sin embargo, estos límites no rigen para cobrar cuotas alimentarias (Bossert y Zanoni, 2007).
Ese porcentaje del salario, es en base al sueldo neto, (El q surge una vez hechas las deducciones de la ley).

Deber alimentario derivado del parentesco


Se consideran comprendidos en la obligación alimentaria gastos ordinarios y extraordinarios.
 Ordinarios: son los de subsistencia y vestuario.
 Extraordinarios: son los de enfermedad (asistencia médica, farmacia, internaciones, intervenciones quirúrgicas, provisión de
libros de estudio, los funerarios por sepelio del alimentado).
No comprende los gastos superfluos provenientes del lujo, vicios, etcétera.
La finalidad de los alimentos familiars es satisfacer necesidades vitales del hombre, asegurando a la persona los medios de
subsistencia, resulta esencial la indisponibilidad del derecho. Es un derecho personal extrapeculio, que integra el ámbito del
orden público asistencial indisponible (Fanzolato, 2007).
Se crea un vínculo obligacional de origen legal que exige recíprocamente de los parientes una prestación que asegure la
subsistencia del pariente necesitado.
Caracteres: El derecho a percibir alimentos -y la correlativa obligación de prestarlos- deriva de una relación alimentaria legal de
contenido patrimonial, pero cuyo fin es esencialmente extrapatrimonial; la satisfacción de necesidades personales para la
conservación de la vida, para la subsistencia de quien lo requiere.
 Indisponible: Se le reconoce a la persona aun en contra de su voluntad. Tiene en cuenta el interés superior de la vida humana,
que debe ser asegurada y protegida.
 Irrenunciable: es una forma de resguardar al individuo contra su propia ligereza o inexperiencia.
 Imprescriptible e intermitente: Porque es un bien que no integra el patrimonio de los sujetos relacionados. Cabe distinguir
entre el deber asistencial alimentario (no prescripción) del crédito por atrasos en las mensualidades fijadas convencional o
judicialmente.
 Inherente a la persona e intransmisibles: En los alimentos familiares ex lege, la obligación nace simultáneamente con el estado
de familia del cual se deriva, haciéndose exigible sólo cuando se configuran las situaciones económicas que fundamentan la
demanda.
 Inembargable e incompensable: Es un sustento de vida.

2
 Intransigible: La obligación alimentaria es inhábil para ser objeto de una transacción.

Parientes obligados
Los parientes se deben alimentos en el siguiente orden:
1. Los ascendientes y descendientes. Entre ellos estarán obligados preferentemente los más próximos en grado.
2. Los hermanos bilaterales y unilaterales.
En cualquiera de los supuestos los alimentos son debidos por los que están en mejores condiciones de proporcionarlos. Si dos
o más de ellos están en condiciones de hacerlo, están obligados por partes iguales, pero el juez puede fijar cuotas diferentes,
según la cuantía de los bienes y cargas familiares de cada obligado.
Entre los parientes por afinidad únicamente se deben alimentos aquellos que están vinculados en línea recta en primer grado.
La relación alimentaria de los afines es subsidiaria del recíproco deber alimentario de los esposos y entre consanguíneos; por
ende, el afín requerido de alimentos podrá excepcionarse alegando la existencia del cónyuge o de consanguíneos pudientes del
necesitado.
La jurisprudencia ha entendido que los parientes por afinidad sólo se deben alimentos entre sí en caso de que no haya
consanguíneos en condición de prestarlos.

Requisitos de exigibilidad del débito alimentario: de los artículos 537 y siguientes del CCCN surge que:
El derecho alimentario se hace exigible cuando en los hechos convergen simultáneamente tres requisitos:
 a) Vínculo familiar: Se trata de un nexo de parentesco en la clase y grado que origina la obligación alimentaria.
 b) Necesidad del accionante: El pariente que requiere alimentos deberá acreditar su situación carenciada.
 c) Potencialidad económica del requerido: El requerido por alimentos debe disponer de recursos que, además de permitirle
satisfacer prioritariamente sus necesidades personales, incluidas las del grupo familiar conviviente, y los compromisos asumidos
(pago de alquiler de su vivienda, aranceles por educación de sus hijos, impuestos, etcétera), le hagan posible atender a la
alimentación del necesitado requirente.

Monto: puede ser fijado por acuerdo entre las partes o por decisión judicial. Asimismo, siempre se tendrá en cuenta la
necesidad del alimentado y la pudiencia del alimentante. En lo legados de alimentos la cuantía se suele fijar en el testamento.
Modos alternativos para satisfacer la obligación: “La prestación se cumple mediante el pago de una renta en dinero, pero el
obligado puede solicitar que se lo autorice a solventarla de otra manera, si justifica motivos suficientes”.

Forma y extensión de la sentencia. Modificación, cesación, contribución


El Código Civil y Comercial de 2014 consagro el principio de retroactividad de la sentencia de alimentos. Así, “los alimentos se
deben desde el día de la interposición de la demanda o desde la interpelación al obligado por medio fehaciente, siempre que la
demanda se presente dentro de los seis meses de la interpelación”.
El deber alimentario puede ser objeto de aumento o reducción, por haber variado las circunstancias del alimentado o
alimentante luego de la sentencia.
Asimismo, se producirá el cese de la obligación alimentaria:
a) Si el alimentado incurre en alguna causal de indignidad.
b) Por muerte del obligado o del alimentado.
c) Cuando desaparecen los presupuestos de la obligación.
La pretensión de cese, aumento o reducción de alimentos tramitarán por el procedimiento más breve que prevea la ley local.

DERECHO DE COMUNICACIÓN (art 555)


El derecho de comunicación busca mantener los vínculos afectivos entre parientes, dotándolos del derecho de mantener
adecuada comunicación con el pariente con quien no se convive.
“Los que tienen a su cargo el cuidado de personas menores de edad, con capacidad restringida, o enfermas o imposibilitadas,
deben permitir la comunicación de estos con sus ascendientes, descendientes, hermanos bilaterales o unilaterales y parientes
por afinidad en primer grado. Si se deduce oposición fundada en posibles perjuicios a la salud mental o física de los interesados,
el juez debe resolver lo que corresponda por el procedimiento más breve que prevea la ley local y establecer, en su caso, el
régimen de comunicación más conveniente de acuerdo a las circunstancias”.
>Beneficiarios: todas aquellas personas que puedan justificar un interés afectivo legítimo. Ej: los tíos del menor e incluso
extraños - no parientes- que mantienen con la persona a la que piden visitar un vínculo afectivo nacido de circunstancias
respetables, como los padrinos de bautismo (que determina, según el derecho canónico, el llamado parentesco espiritual). En
estos últimos supuestos, la visita puede ser autorizada si los representantes legales de los menores o incapaces la impidieren sin
razón justificada.

MATRIMONIO
Es una institución jurídica que, basada en el consentimiento mutuo, se constituye por la unión formal, aconfesional o civil,
exclusiva, exogámica, igualitaria, estable y plena entre dos personas de distinto o igual sexo que, emplaza a los contrayentes en

3
el estado de familia de cónyuges o esposos del que se derivan importantes, derechos y deberes, regidos por un estatuto legal
que el estado impone.
Se distinguen, en el concepto, dos aspectos:
 El matrimonio in fieri, referido a la celebración del matrimonio como acto jurídico familiar.
 El matrimonio in facto esse, que es el estado de familia que surge del acto jurídico inicial.
Acto jurídico y relación jurídica: La institucionalización del matrimonio se logra a través de un acto jurídico, es decir de un “acto
voluntario lícito que tiene por fin inmediato establecer las relaciones jurídicas conyugales”. Una vez celebrado el matrimonio a
través del acto jurídico, se inicia la relación jurídica matrimonial.
Como acto jurídico, el matrimonio es voluntario, ya que el consentimiento es uno de los elementos de existencia del
matrimonio, pero una vez celebrado el mismo, los cónyuges se someten a las normas imperativas de dicha institución.
Caracteres
 Formal, se perfecciona por medio de la celebración del acto jurídico revestido de las solemnidades que la ley impone.
 Aconfesional o civil.
 Exclusivo: el régimen monogámico excluye el comercio sexual de los esposos con otras personas distintas.
 Exogámico: se establecen impedimentos para contraer matrimonio cuando haya parentesco.
 Heterosexual u homosexual.
 Estable: se contrae con la intención de que perdure y de que su estabilidad quede garantizada por la ley.
 Pleno: “…no puede someterse a modalidad, plazo, condición o cargo se tiene por no expresado, sin q afecte la validez.
Principios generales que informa el derecho argentino
 Igualdad: se veda toda discriminación en razón de la orientación sexual de sus integrantes y del género.
 Avance de la autonomía de la voluntad y libertad de los cónyuges: a partir de la ley 26994, que sancionó un nuevo Código
Civil y Comercial. se vislumbra en un principio de mayor libertad de los cónyuges en la construcción, vida y ruptura
matrimonial, por ejemplo: en la posibilidad de elección de los cónyuges del régimen patrimonial matrimonial, el divorcio
con expresión de causa y sin plazo de espera para solicitarlo, etcétera.
 Solidaridad familiar: el límite a la autonomía de la voluntad está impuesto por el deber de solidaridad familiar: los esposos
se deben asistencia mutua (art. 431 CCCN), y también se deben alimentos entre sí durante la vida en común y la separación
de hecho (art. 432 CCCN).
Derechos-deberes de los cónyuges: el deber de establecer y desarrollar un proyecto de vida en común basado en la
cooperación, el deber de convivencia, el deber moral de fidelidad (art. 431 CCCN), de asistencia mutua (art. 431 CCCN), de
alimentos (arts. 432 a 434 CCCN), de contribución (art. 455 CCCN).
Estos son incoercibles, atento a que no conllevan sanción jurídica alguna, salvo el de contribución y el de alimentos, que tienen
un contenido patrimonial.

Requisitos de existencia y validez


Los elementos estructurales del acto son condiciones de existencia; la ausencia de alguno de estos provoca su
inexistencia, lo cual no equivale a invalidez o nulidad.
 Inexistencia: cuando el aparente matrimonio carezca de alguno de los elementos estructurales que hacen a la formación, es
decir, el consentimiento y la intervención constitutiva del oficial público encargado del Registro Civil. El mismo no producirá
efectos civiles aunque las partes hubieren obrado de buena fe.
 Nulidad: cuando el acto jurídico matrimonial tiene vicios o defectos de legalidad originarios, que existen al tiempo
de la celebración del matrimonio.
Para que exista matrimonio válido y lícito es necesaria la reunión de requisites:
Intrínsecos, o de fondo: consentimiento y ausencia de impedimentos
 Extrínsecos, o de forma: implican que dicho consentimiento sea expresado personalmente frente al oficial público.

Aptitud natural: habilidad física y mental


El art. 403 inc. f, establece que es impedimento para contraer matrimonio tener menos de 18 años.
Pero los adolescentes que tienen entre 16 y 18 años, pueden contraer matrimonio con autorización de sus representantes
legales. Si los padres o uno de ellos se niegan a prestar el consentimiento, supletoriamente debe decidir el juez. (art.404)
Para los menores de 16 años, la ley exige, como requisito ineludible, la dispensa judicial.
La dispensa judicial en materia matrimonial es el mecanismo mediante el cual una autoridad competente procede al
“levantamiento de la prohibición que obstaculiza el matrimonio” (Méndez Costa, 2001, p. 290).
A los fines de obtener la dispensa judicial, la norma establece que el juez debe mantener una entrevista personal con los
pretensos contrayentes y sus representantes legales, en donde el juez indagará acerca del conocimiento y entendimiento de los
efectos tanto patrimoniales como personales del acto jurídico matrimonial que tengan los adolescentes. Así, la norma establece
que la decisión judicial debe tener en cuenta la edad y grado de madurez alcanzados por la persona, referidos a la comprensión
de las consecuencias jurídicas del acto matrimonial. Respecto a la opinión de los representantes legales, si bien será tenida en
cuenta por el magistrado, ésta no es vinculante a la decisión judicial.
Una vez que el menor de 18 años haya contraído matrimonio, el casamiento emancipa al menor de edad, teniendo en

4
cuenta que, si se hubiere celebrado sin la correspondiente dispensa, el matrimonio será pasible de nulidad relativa.
pretenso matrimonio entre el tutor o sus descendientes con la persona bajo su tutela: no bastará que el juez arribe
a la convicción sobre la conveniencia de las nupcias (Herrera, 2015), sino que, además, requerirá que estén aprobadas
las cuentas de la tutela. Este recaudo obedece a la necesidad de proteger el patrimonio del pupilo, caso contrario,
corresponde la sanción del art. 403 infine, que establece que el tutor perderá la asignación que le corresponda sobre
las rentas del pupilo.
Habilidad mental
El art. 403 inc. g establece, como impedimento matrimonial, “la falta permanente o transitoria de la salud mental que le impide
tener discernimiento para el acto matrimonial”, a este impedimento hay que complementarlo con lo dispuesto en el art. 405, el
cual, bajo el paradigma no discriminatorio, y respetando la ley de salud mental y los principios de Naciones Unidas para la
protección de enfermos mentales y para el mejoramiento de la atención de salud mental, establece que las personas que
padezcan afecciones en su salud mental puedan celebrar el matrimonio, previa dispensa judicial.
Los requerimientos para otorgar dicha dispensa son:
 Intervención de equipos interdisciplinarios: los cuales emitirán un dictamen que exprese si el pretenso contrayente
comprende las consecuencias jurídicas del acto matrimonial y si goza de la aptitud para la vida de relación conyugal.
 Entrevista personal: la norma establece que el juez debe mantener una entrevista personal con los futuros contrayentes,
pudiendo también hacerlo con sus representantes y/o cuidadores.

Aptitud legal: Impedimentos. Concepto. Clasificación


Los impedimentos matrimoniales son los hechos o situaciones que importan un obstáculo para la celebración del matrimonio.
Condiciona la capacidad para casarse de las personas.
Clasificación
Por la índole de la sanción
Dirimentes: aquellos cuya violación habilita el ejercicio de la acción de nulidad del matrimonio.
>Impedientes: aquellos cuya violación cumplen solo una función preventiva. El oficial público debe negarse a celebrar el
matrimonio pero una vez contraído ninguna consecuencia jurídica produce su inobservancia.
Por las personas respecto de las cuales se aplica
>Absolutos: los que obstan a la celebración del matrimonio con cualquier persona (falta de edad legal).
>Relativos: los que solo representan un obstáculo con respecto a personas determinadas (parentesco).
Por el tiempo de vigencia
>Perpetuos: no desaparecen por el transcurso del tiempo (parentesco).
>Temporales: desaparecen o están sujetos a extinción por el transcurso del tiempo (falta de edad legal).
Efectos de los impedimentos
 Son causa de oposición a la celebración del matrimonio y de denuncia.
 Son causa de negativa del oficial público a la celebración del matrimonio.
 Dan lugar a sanciones civiles; la nulidad del matrimonio en el caso de impedimentos dirimentes. 
 Dan lugar a sanciones penales: art. 134 a 137 del Código Penal, delitos de matrimonios ilegales.
Momentos de actuación de los impedimentos: La existencia de los impedimentos opera en dos momentos distintos:
a)Antes de la celebración del matrimonio: como causa de oposición a su celebración por parte de los legitimados a oponerse
(410 y 411) y, cualquier persona, como fundamento de la denuncia de su existencia ante la autoridad competente (412).
b) Después de la celebración del matrimonio: operarán como causa de nulidad de las nupcias si se trata de impedimentos
dirimentes, o de la aplicación de sanciones civiles o penales en su caso segun los arts. 134 a 137 del Código Penal.

Impedimentos dirimentes: art. 403 del CCCN


>En linea recta en todos los grados (403 inc. a)
Parentesco >Entre hermanos bilaterales y unilaterales (403 inc. b)
>Afinidad en linea recta en todos los grados (403 inc. c)
Ligamen >El matrimonio anterior, mientras subsite (403 inc. d)
>Haber sido condenado como autor, complice o
Crimen instigador del homicidio doloso de uno de los conyuges
(403inc. d)
Falta de >Tener menos de 18 años (403 inc. f)
edad
nupcial
Privacion >Que le impide tener discernimiento para el acto
permanete matrimonial (403 inc.g)
o transitoria
de salud
mental

5
Impedimentos impedientes
Son meramente prohibitivos en el sentido de que, si el matrimonio se celebra, es válido, aunque, por haber sido irregularmente
celebrado, conlleva sanciones para los contrayentes.
>Falta de aprobación de las cuentas de la tutela (art. 404 in fine):
La dispensa para el matrimonio entre el tutor o sus descendientes con la persona bajo su tutela sólo puede ser
otorgada si se han aprobado las cuentas de la administración. Si de igual modo se celebra el matrimonio, el tutor
pierde la asignación que le corresponda sobre las rentas del pupilo
Sancion: pérdida de la asignación que le hubiere correspondido sobre las rentas del pupilo.
El consentimiento matrimonial: es la convergencia de dos voluntades internas y manifestadas, en la entrega y aceptación
mutua de los contrayentes para generar el consorcio vial que es el matrimonio (Méndez Costa, 1990, pág. 137).
Los requisitos esenciales del consentimiento son: su contenido interno y su manifestación en persona por los contrayentes ante
la autoridad competente para concurrir a la celebración del matrimonio.
El art. 408 del CCCN exige que el consentimiento de los contrayentes debe ser puro y simple, es decir que “no puede someterse
a modalidad alguna”, y que “cualquier plazo, condición o cargo se tiene por no expresado, sin que ello afecte a la validez del
matrimonio”.
Vicios: art. 409 del CCCN
Son los que inciden sobre alguno de los elementos del acto voluntario: error, dolo o violencia.
>Dolo: Acción dolosa es toda aserción de lo que es falso o disimulación de lo verdadero, cualquier artificio, astucia o
maquinación que se emplee para la celebración del acto. La omisión dolosa causa los mismos efectos que la acción dolosa,
cuando el acto no se habría realizado sin la reticencia u ocultación.
Conducta de quien, mediante la maniobra, artificio o maquinación, ha inducido al otro contrayente a contraer matrimonio.
>Violencia: se traduce en una fuerza irresistible o amenazas “que generan el temor de sufrir un mal grave e inminente que no se
puedan contrarrestar o evitar en la persona o bienes de la parte o de un tercero”.
>Error: es el vicio del consentimiento consistente en el falso conocimiento que se tiene de algo, la discordancia o
disconformidad entre la realidad y la imagen mental que de ella se forma en quien lo sufre.
El art. 409 del CCCN establece, que vician el consentimiento “el error acerca de la persona del otro contrayente” y:…el error
acerca de las cualidades personales del otro contrayente si se prueba que, quien lo sufrió, no habría consentido el matrimonio si
hubiese conocido el estado de cosas y apreciado razonablemente la unión que contraía. El juez valorará la esencialidad del
error considerando las condiciones personales y circunstancias de quien lo alega.

Diligencias previas a la celebración


Oposición a la celebración del matrimonio
Puede producirse Sobre los impedimentos del art. 403
La Legitimados Conyugue de la persona que quiere contrare matrimonio, ascendientes, descendientes o hermanos,
futuros esposos y el ministerio publico.
opocisio Debe deducirse Ante el Ministerio Publico.
n Se hara Verbalmente o por escrito con el acta firmada por el oponente o por escrito y se transcribira al libro de
actas con los requisites del art. 413
Deducida en >Si los contrayentes reconocen la existencia de impedimentos: Se hace constar en acta y no se celebra mat.
forma >Si no los reconocen: Debe contester dentro de los 3 dias, se levanta acta y se remite al juez, suspendiendo
el matrimonio. El juez resuelve por el tramite mas breve.
La oposición reputada válida impide la celebración del matrimonio (art. 184 CCCN)
Denuncia de impedimentos: Cualquier persona puede denunciar la existencia de impedimentos desde el inicio de las diligencias
previas y hasta la celebración del matrimonio por ante el Ministerio Público (art. 412 CCCN).

Celebración del matrimonio: (art. 418) debe celebrarse públicamente, con la comparecencia de los futuros cónyuges, por ante
el oficial público del Registro Civil, con la presencia requerida de dos testigos (4 cuando se celebra fuera de la oficina del R).
“Si uno o ambos contrayentes ignoran el idioma nacional, deben ser asistidos por un traductor y, si no lo hay, un intérprete
de reconocida idoneidad, dejándose debida constancia en la inscripción”.

Formas extraordinarias:
>El matrimonio in extremis (art. 421 CCCN), contempla el caso de que alguno de los contrayentes se hallase en peligro de
muerte y desease celebrar el matrimonio ante la eventualidad, inminente, de fallecer.
se autoriza al oficial público a celebrar el matrimonio con prescindencia de todas o algunas de las formalidades o ante cualquier
magistrado o funcionario judicial – ej: juez de paz -.
>El matrimonio a distancia o entre ausentes (art. 422 CCCN) se admite que el consentimiento sea prestado por uno de
los contrayentes aunque el otro esté ausente, si éste, luego y ante el oficial del Registro Civil de su domicilio o del
lugar en que se encuentre, expresa también su consentimiento; el matrimonio queda entonces válidamente
celebrado.
Autoridad competente: es el oficial público encargado del Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas correspondiente
al domicilio de cualquiera de los pretensos contrayentes. “La existencia del matrimonio no resulta afectada por la
incompetencia o falta de nombramiento legítimo de la autoridad para celebrarlo, siempre y cuando al menos unos de los
contrayentes hubiera procedido de buena fe, y aquellos ejercieran sus funciones públicamente” (art. 407).

6
Prueba del matrimonio: se prueba con el acta de su celebración, su testimonio, copia o certificado, o con la libreta de
familia expedidos por el Registro del Estado civil y Capacidad de las Personas”.
> La prueba supletoria: Ante la imposibilidad de presentar testimonio, copia o certificado del acta o la libreta de familia. debe
acreditar la imposibilidad. Será la celebración del matrimonio (ej: la declaración de testigos que asistieron al acto o que
concurrieron a la fiesta de bodas, participaciones de casamientos, etcétera).

Efectos del matrimonio:


----Personales: Repercute sobre los atributos (cualidades inherentes a la persona, presupuestos para que el sujeto pueda ser
titular de derechos). Los mismos son:
 Nombre (o atributo de individualización). “cualquiera de los cónyuges puede optar por usar el apellido del otro, con la
preposición “de” o sin ella”.
 Estado o atributo de la posición jurídica que ocupa en la sociedad segun sus cualidades: Estado civil casado.
Capacidad (o atributo de titularidad). >Capacidad de derecho: incapacidades de derecho en consecuencia de su estado
matrimonial: el impedimento de ligamen y el impedimento de parentesco por afinidad y la prohibición de adoptar
unilateralmente por personas casadas, salvo cuando los cónyuges estén separados de hecho o cuando uno de ellos ha sido
declarado persona incapaz o con capacidad restringida.
>patrimonial: requisito del asentimiento conyugal para determinados negocios sobre bienes gananciales o sobre la vivienda
propia pero sede el hogar conyugal.
 Domicilio (o atributo de ubicación física). Antes era una obligacion sancionada, ahora en un deber axiologico. No se sanciona

Relaciones personales entre los cónyuges (deberes)


Se consideraba que el matrimonio no era sólo un vínculo jurídico, sino y principalmente un vínculo moral-espiritual basado en
afectos y sentimientos que implican deberes éticos. A partir de la sanción y entrada en vigencia del Código Civil y Comercial el
paradigma del modelo familiar se transforma, y con ello se modifican los derechos, deberes personales de los cónyuges.
Debemos diferenciar entre los deberes morales que propone la ley, pero de los cuales de su incumplimiento no deriva ninguna
sanción, de aquellos deberes jurídicos que pueden ser reclamados frente a los estrados judiciales.
El Art. 431 del CCyCN expresa: “Los esposos se comprometen a desarrollar un proyecto de vida en común basado en la
cooperación, la convivencia, y el deber moral de fidelidad. Deben prestarse asistencia mutua”.
Sólo la asistencia es un deber jurídico, de cuyo incumplimiento derivará una sanción, siendo los deberes de cooperación,
convivencia y el deber moral de fidelidad tan sólo deberes morales o éticos.

El proyecto de vida en común y los deberes morales de cooperación, convivencia y fidelidad. El deber jurídico de asistencia
mutua. Los alimentos entre cónyuges Clasificacion de los deberes:

Deberes Morales Cooperacion, convivencia y fidelidad


personales Juridicos Asistencia mutua
El proyecto de vida en común
El legislador no debe imponer un proyecto de vida a los contrayentes, sino que en virtud del Art. 19 de la Constitución Nacional
hay que respetar la autonomía y libertad de cada matrimonio.
El deber de cooperación: “los cónyuges deben obrar conjuntamente en miras a la realización de su proyecto de vida común”.
El deber de convivencia
Deber de fidelidad: en el Código de Vélez Sársfield, al existir un sistema de divorcio con causa, la infidelidad o adulterio era
sancionada al figurar entre las causales subjetivas de divorcio y separación personal. Actualmente no es sancionado.
El deber jurídico de asistencia mutual- tiene dos aspectos: uno material y uno moral.
>material, la asistencia se refleja en el verdadero derecho – deber de alimentos que coexiste a partir de la celebración del
matrimonio, e incluso después, en algunas ocasiones expresamente previstas por el Código.
>moral, el deber de asistencia se traduce en “ayuda mutua, cuidados recíprocos, socorro o cooperación”, no juridicos.
>>Los alimentos entre cónyuges
El Código Civil y Comercial en su Art. 432 establece el deber de alimentos entre los cónyuges, disponiendo que:
Los cónyuges se deben alimentos entre sí durante la vida en común y la separación de hecho. Con posterioridad al divorcio, la
prestación alimentaria sólo se debe en los supuestos previstos en este Código, o por convención de las partes.
La fuente de la obligación alimentaria entre cónyuges puede ser legal, es decir derivada de la ley, o convencional, es decir de la
voluntad de las partes.
El derecho – deber alimentario rige durante la vigencia del matrimonio de manera igualitaria entre ambos cónyuges, incluso
durante la separación de hecho. Para estos casos, la ley prevé cuáles son las pautas para la fijación de alimentos (Art. 433
CCyCN), siendo éstas:
a) el trabajo dentro del hogar, la dedicación a la crianza y educación de los hijos y sus edades;
b) la edad y el estado de salud de ambos cónyuges;
c) la capacitación laboral y la posibilidad de acceder a un empleo de quien solicita alimentos;
d) la colaboración de un cónyuge en las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge;

7
e) la atribución judicial o fáctica de la vivienda familiar;
f) el carácter ganancial, propio o de un tercero del inmueble sede de esa vivienda. En caso de ser arrendada, si el alquiler es
abonado por uno de los cónyuges u otra persona;
g) si los cónyuges conviven, el tiempo de la unión matrimonial;
h) si los cónyuges están separados de hecho, el tiempo de la unión matrimonial y de la separación;
i) la situación patrimonial de ambos cónyuges durante la convivencia y durante la separación de hecho.
Cese de la obligación alimentaria: “cesa si desaparece la causa que lo motivó, el cónyuge alimentado inicia una unión
convivencial o incurre en alguna de las causales de indignidad”.
Asimismo, en base al principio de solidaridad familiar, el Código sostiene que tras el divorcio, los cónyuges se deberán alimentos
si así se hubieren obligado por acuerdo entre partes, o en los siguientes casos: 1) a favor del cónyuge que padece una
enfermedad grave y que le impide autosustentarse y 2) a favor del cónyuge que no tiene recursos suficientes ni posibilidad
razonable de procurárselo (Art. 434> No puede ser superior a 2 años y no procede a favor del que recibe la compensación
económica).
En estos casos, se tendrán en cuenta las siguientes pautas para fijar los alimentos:
“a) la edad y el estado de salud de ambos cónyuges; b) la capacitación laboral y la posibilidad de acceder a un empleo de quien
solicita alimentos; c) la atribución judicial o fáctica de la vivienda familiar (…)
“Si desaparece la causa que la motivó, o si la persona beneficiada contrae matrimonio o vive en unión convivencial, o cuando el
alimentado incurre en alguna de las causales de indignidad”.
----patrimoniales:
Beneficio de competencia: “es un derecho que se otorga a ciertos deudores, para que paguen lo que buenamente puedan,
según las circunstancias, y hasta que mejoren de fortuna” (Art. 892). Según el Art. 893 del Código: “El acreedor debe conceder
este beneficio a su cónyuge o conviviente”.
Suspensión de la prescripción: tanto adquisitiva como liberatoria entre cónyuges durante el matrimonio (así como también se
suspende entre convivientes durante la unión convivencial).
----Efectos post mortem:
Derecho real de habitación: El cónyuge supérstite tiene derecho real de habitación vitalicio y gratuito de pleno derecho sobre
el inmueble de propiedad del causante, que constituyó el último hogar conyugal, y que a la apertura de la sucesión no se
encontraba en condominio con otras personas (Art. 2383).
Derecho sucesorio: el cónyuge se consagra como un heredero forzoso frente a la sucesión de su cónyuge premuerto. Esto
implica que hay una porción de la herencia que le pertenece por ley.

UNIONES CONVIVENCIALES (TITULO III CAPITULO 1)


Es la unión basada en una relacion afectiva de carácter singular, pública, notoria, estable y permanente de dos personas que
conviven y comparten un proyecto de vida común, sean del mismo o de diferente sexo. (art 509)
Requisitos: (510)
a) los dos integrantes sean mayores de edad;
b) no estén unidos por vínculos de parentesco en línea recta en todos los grados, ni colateral hasta el segundo grado;
c) no estén unidos por vínculos de parentesco por afinidad en línea recta;
d) no tengan impedimento de ligamen ni esté registrada otra convivencia de manera simultánea;
e) mantengan la convivencia durante un período no inferior a dos años.
Registración: (511)La existencia de la unión convivencial, su extinción y los pactos que los integrantes de la pareja hayan
celebrado, se inscriben en el registro que corresponda a la jurisdicción local, sólo a los fines probatorios.
No procede una nueva inscripción de una unión convivencial sin la previa cancelación de la preexistente.
La registración de la existencia de la unión convivencial debe ser solicitada por ambos integrantes.
Prueba de la unión convivencial: (512) puede acreditarse por cualquier medio de prueba; la inscripción en el Registro de uniones
convivenciales es prueba suficiente de su existencia.

Pactos de convivencia
Rige la autonomía de la voluntad de los convivientes. Este pacto debe ser hecho por escrito y no puede dejar sin efecto lo
dispuesto en los artículos 519, 520, 521 y 522. (513)
Contenido: (514)
a) la contribución a las cargas del hogar durante la vida en común;
b) la atribución del hogar común, en caso de ruptura;
c) la división de los bienes obtenidos por el esfuerzo común, en caso de ruptura de la convivencia.
Límites: Los pactos de convivencia no pueden ser contrarios al orden público, ni al principio de igualdad de los convivientes, ni
afectar los derechos fundamentales de cualquiera de los integrantes de la unión convivencial. (515)
Modificación, rescisión y extinción: Los pactos pueden ser modificados y rescindidos por acuerdo de ambos convivientes.
El cese de la convivencia extingue los pactos de pleno derecho hacia el futuro. (516)

8
Momentos a partir de los cuales se producen efectos respecto de los terceros: Los pactos, su modificación y rescisión son
oponibles a los terceros desde su inscripción en el registro previsto en el artículo 511 y en los registros que correspondan a los
bienes incluidos en estos pactos.
Los efectos extintivos del cese de la convivencia son oponibles a terceros desde que se inscribió en esos registros cualquier
instrumento que constate la ruptura.

Efectos de las uniones convivenciales durante la convivencia


Relaciones patrimoniales: Las relaciones económicas entre los integrantes de la unión se rigen por lo estipulado en el pacto de convivencia. A
falta de pacto, cada integrante de la unión ejerce libremente las facultades de administración y disposición de los bienes de su titularidad.
Los convivientes se deben asistencia durante la convivencia. (519)
Los convivientes tienen obligación de contribuir a los gastos domésticos.
Responsabilidad por las deudas frente a terceros: son solidariamente responsables por las deudas que uno de ellos hubiera contraído con
terceros. (521)
Protección de la vivienda familiar. Si la unión convivencial ha sido inscripta, ninguno de los convivientes puede, sin el asentimiento del otro,
disponer de los derechos sobre la vivienda familiar, ni de los muebles indispensables de ésta, ni transportarlos fuera de la vivienda. El juez
puede autorizar la disposición del bien si es prescindible y el interés familiar no resulta comprometido.
Si no media esa autorización, el que no ha dado su asentimiento puede demandar la nulidad del acto dentro del plazo de caducidad de seis
meses de haberlo conocido, y siempre que continuase la convivencia.
La vivienda familiar no puede ser ejecutada por deudas contraídas después de la inscripción de la unión convivencial, excepto que hayan sido
contraídas por ambos convivientes o por uno de ellos con el asentimiento del otro.

Cese de la convivencia.
Causas del cese de la unión convivencial: (523)
a) por la muerte de uno de los convivientes;
b) por la sentencia firme de ausencia con presunción de fallecimiento de uno de los convivientes;
c) por matrimonio o nueva unión convivencial de uno de sus miembros;
d) por el matrimonio de los convivientes;
e) por mutuo acuerdo;
f) por voluntad unilateral de alguno de los convivientes notificada fehacientemente al otro;
g) por el cese de la convivencia mantenida. La interrupción de la convivencia no implica su cese si obedece a motivos laborales u
otros similares, siempre que permanezca la voluntad de vida en común.

Compensación económica. Cesada la convivencia, el conviviente que sufre un desequilibrio manifiesto que signifique un
empeoramiento de su situación económica con causa adecuada en la convivencia y su ruptura, tiene derecho a una
compensación. Esta puede consistir en una prestación única o en una renta por un tiempo determinado que no puede ser mayor
a la duración de la unión convivencial.
Puede pagarse con dinero, con el usufructo de determinados bienes o de cualquier otro modo que acuerden las partes o en su
defecto decida el juez. (524)
Fijación judicial: Caducidad. El juez determina la procedencia y el monto de la compensación económica sobre la base de
diversas circunstancias, entre otras:
a) el estado patrimonial de cada uno de los convivientes al inicio y a la finalización de la unión;
b) la dedicación que cada conviviente brindó a la familia y a la crianza y educación de los hijos y la que debe prestar con
posterioridad al cese;
c) la edad y el estado de salud de los convivientes y de los hijos;
d) la capacitación laboral y la posibilidad de acceder a un empleo del conviviente que solicita la compensación económica;
e) la colaboración prestada a las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro conviviente;
f) la atribución de la vivienda familiar.
La acción para reclamar la compensación económica caduca a los seis meses de haberse producido cualquiera de las causas de
finalización de la convivencia enumeradas en el artículo 523.
Atribución del uso de la vivienda familiar. El uso del inmueble que fue sede de la unión convivencial puede ser atribuido a uno
de los convivientes en los siguientes supuestos:
a) si tiene a su cargo el cuidado de hijos menores de edad, con capacidad restringida, o con discapacidad;
b) si acredita la extrema necesidad de una vivienda y la imposibilidad de procurársela en forma inmediata.
El juez debe fijar el plazo de la atribución, el que no puede exceder de dos años a contarse desde el momento en que se produjo
el cese de la convivencia, conforme a lo dispuesto en el artículo 523.
A petición de parte interesada, el juez puede establecer: una renta compensatoria por el uso del inmueble a favor del
conviviente a quien no se atribuye la vivienda; que el inmueble no sea enajenado durante el plazo previsto sin el acuerdo
expreso de ambos; que el inmueble en condominio de los convivientes no sea partido ni liquidado. La decisión produce efectos
frente a terceros a partir de su inscripción registral.
Si se trata de un inmueble alquilado, el conviviente no locatario tiene derecho a continuar en la locación hasta el vencimiento
del contrato, manteniéndose él obligado al pago y las garantías que primitivamente se constituyeron en el contrato.
El derecho de atribución cesa en los mismos supuestos previstos en el artículo 445.
Atribución de la vivienda en caso de muerte de uno de los convivientes. El conviviente supérstite que carece de vivienda propia
habitable o de bienes suficientes que aseguren el acceso a ésta, puede invocar el derecho real de habitación gratuito por un

9
plazo máximo de dos años sobre el inmueble de propiedad del causante que constituyó el último hogar familiar y que a la
apertura de la sucesión no se encontraba en condominio con otras personas.
Este derecho es inoponible a los acreedores del causante.
Se extingue si el conviviente supérstite constituye una nueva unión convivencial, contrae matrimonio, o adquiere una vivienda
propia habitable o bienes suficientes para acceder a ésta.
Distribución de los bienes. (528) A falta de pacto, los bienes adquiridos durante la convivencia se mantienen en el patrimonio al
que ingresaron, sin perjuicio de la aplicación de los principios generales relativos al enriquecimiento sin causa, la interposición
de personas y otros que puedan corresponder.

Sub- Eje temático 2: REGIMEN PATRIMONIAL-MATRIMONIAL ARGENTINO

Los conyuges tienen la posibilidad de elección entre un régimen de comunidad y un régimen de separación de bienes, cuestión
impensada en el Código de Vélez Sársfield, donde se tenía único régimen legal, imperativo y forzoso llamado sociedad conyugal.
Comunidad: El régimen de comunidad se caracteriza por la existencia de una masa de bienes que corresponde a ambos
cónyuges, y que se partirá por mitades al disolverse.
Caracterización: según Krasnow (2014), son:
>Convencional no pleno: ya que permite que la pareja antes o en el acto de celebración del matrimonio opte por cualquiera de
las dos regímenes que ofrece el sistema: comunidad de ganancias o separación de bienes. Ante la falta de opción, funcionará
por vía supletoria la comunidad de ganancias.
>Mutable: durante la vigencia del matrimonio, los cónyuges pueden cambiar de régimen la cantidad de veces que lo consideren
necesario, con la única limitación que permanezcan en el mismo régimen al menos un año.
>Limitación a la autonomía de la voluntad: si bien los cónyuges tienen autonomía de la voluntad para la elección del régimen
antes o durante la celebración del matrimonio e incluso la facultad de modificar de régimen durante la vigencia del matrimonio,
la ley impone un régimen primario que es aplicable a ambos regimens.

Principios que lo informan


>Autonomía de la voluntad: facultad de opción que tienen los cónyuges para elegir entre los regimenes.
>Solidaridad: enmarcado dentro del denominado “régimen primario”, compuesto por aquellas normas que imperan más allá del
régimen patrimonial elegido. El que se impone por sobre la voluntad autónoma de los esposos, y que halla su justificación en la
protección y plena realización de una serie de derechos de registro constitucional reconocidos a los miembros de la pareja, a
integrantes del grupo familiar, e incluso también a terceros ajenos a ella. Cualquier convenio privado que contravenga su
contenido no surtirá efecto alguno.
>Pluralidad: todas las normas de derecho de familia, incluso las normas relativas al régimen patrimonial – matrimonial, no
distinguen entre parejas de igual o distinto sexo.

La opción: régimen de comunidad y régimen de separación de bienes


Dentro de las convenciones matrimoniales permitidas, se encuentra la opción que pueden hacer los cónyuges por alguno de los
regímenes patrimoniales previstos en el Código.
el Art. 449 expresa que: “los acreedores anteriores al cambio de régimen que sufran perjuicios por tal motivo pueden hacerlo
declarar inoponible a ellos en el término de un año a contar desde que lo conocieron”.
Régimen de comunidad: se trata de un régimen de comunidad restringida a los gananciales, ya que se excluyen de la
comunidad todos los bienes propios, es decir, aquellos que los cónyuges lleven al matrimonio y los que adquieran con
posterioridad por un título que la ley les confiera el carácter de propios.
En cuanto a los bienes gananciales, forman una masa que al momento de la disolución de la comunidad se partirá por mitades.
La gestión es separada con tendencia a la gestión conjunta, teniendo en cuenta que como regla que cada cónyuge tiene la libre
administración y disposición de los bienes propios y gananciales que ha adquirido.
Sin embargo, es necesario “el asentimiento del otro para enajenar o gravar ciertos bienes gananciales”.
En cuanto a las deudas, “cada uno de los cónyuges responde frente a sus acreedores con todos sus bienes propios y los
gananciales por él adquiridos”. Asimismo la responsabilidad será solidaria en los siguientes casos frente a “deudas contraídas
para solventar las necesidades ordinarias del hogar, el sostenimiento y la educación de los hijos comunes”.
Régimen de separación: que implica que cada cónyuge ostenta la titularidad de los bienes que tenía antes del matrimonio y
con posterioridad al mismo. Cada cónyuge conserva la independencia de su patrimonio, lo cual implica que tiene la propiedad, el
exclusivo uso, goce y disposición de sus bienes y frutos. En este sistema no hay bienes propios y gananciales, sino sólo bienes
personales. Asimismo, ningún cónyuge tiene derecho actual o eventual sobre las ganancias del otro (Fanzolato, 2004).
Es una gestión separada, con la salvedad de que se requerirá el asentimiento del otro cónyuge para disponer de los derechos de
la vivienda familiar y de los muebles indispensables de ésta.
En relación a las deudas, rige el principio de separación de deudas, pero existe un deber de contribución que se traduce en
responsabilidad solidaria de ambos cónyuges frente a deudas contraídas para solventar las necesidades ordinarias del hogar, el
sostenimiento y la educación de los hijos comunes.
Carácter supletorio del régimen de comunidad.
El Art. 463 del Código Civil y Comercial establece que: a falta de opción hecha en la convención matrimonial, los cónyuges
quedan sometidos desde la celebración del matrimonio al régimen de comunidad de ganancias. No puede estipularse que la

10
comunidad comience antes o después, excepto el caso de cambio de régimen matrimonial previsto en el artículo 449.
Fundamentos: El régimen legal supletorio es el de comunidad fundado en ser:
a)el sistema más adecuado a la igualdad jurídica de los cónyuges y a la capacidad de la que gozan;
b) el aceptado mayoritariamente en el derecho comparado, y
c) el más adaptado a la realidad socioeconómica de las familias de la Argentina, en este momento.

Capitulaciones matrimoniales: son el acuerdo celebrado entre los futuros consortes con el fin de determinar el régimen
matrimonial al cual van a someterse, así como también pueden referirse a alguno de los aspectos de sus relaciones
patrimoniales.
-Convenciones permitidas según el Art. 446 del Código Civil y Comercial:
-antes de la celebración del matrimonio los futuros cónyuges pueden hacer convenciones que tengan únicamente los objetos
siguientes:
a)la designación y avalúo de los bienes que cada uno lleva al matrimonio;
b)la enunciación de las deudas;
c)las donaciones que se hagan entre ellos;
d)la opción que hagan por alguno de los regímenes patrimoniales previstos en este Código.
“toda convención entre los futuros cónyuges sobre cualquier otro objeto relativo a su patrimonio es de ningún valor”.
Régimen legal: Las permitidas son las expresamente establecidas en el Art. 446 del CCyCN. Toda otra convención se reputará
nula. “deben ser hechas por escritura pública antes de la celebración del matrimonio, y producen efectos a partir de la
celebración del matrimonio y mientras el mismo no sea anulado”.
En caso de que la convención verse sobre la opción del régimen de separación de bienes, y para que la misma sea oponible a
terceros, ésta debe quedar asentada y anotarse marginalmente en el acta de matrimonio (Art. 448).
Respecto a las personas menores que contraigan matrimonio, el Art. 450 establece que no pueden hacer donaciones en la
convención matrimonial ni ejercer la opción del régimen de separación de bienes, quedando sometidos al régimen de
comunidad.
Contratos entre cónyuges:
El art. 1002 del Código Civil establece que “no pueden contratar en interés propio (…) los cónyuges, bajo el régimen de
comunidad, entre sí”.

RÉGIMEN PRIMARIO
Implica una serie de normas que se imponen por sobre la voluntad de los esposos y que se aplican independientemente del
régimen patrimonial – matrimonial elegido, es decir, son normas de orden público que se aplican ya sea que los cónyuges hayan
optado por el régimen de separación de bienes o se encuentren en el régimen de comunidad.
Estas disposiciones son inderogables por convención de los cónyuges, excepto disposición expresa en contrario que prevea el
Código Civil y Comercial. prevista en el ordenamiento jurídico (Art. 454).

Deber de contribución
Los cónyuges deben contribuir a su propio sostenimiento, el del hogar y el de los hijos comunes, en proporción a sus recursos.
Esta obligación se extiende a las necesidades de los hijos menores de edad, con capacidad restringida, o con discapacidad de
uno de los cónyuges que conviven con ellos.
El cónyuge que no da cumplimiento a esta obligación puede ser demandado judicialmente por el otro para que lo haga,
debiéndose considerar que el trabajo en el hogar es computable como contribución a las cargas (Art. 455).
En relación a esta disposición, la Dra. Marisa Herrera (2015) expresa:
 se protege al grupo familiar.
 Los sujetos beneficiarios son los hijos menores de edad.
 Cualquiera de los cónyuges está legitimado para iniciar acción judicial contra el otro cónyuge que no dé cumplimiento con la
disposición bajo análisis.

El asentimiento conyugal:
El “asentimiento” significa la conformidad de un tercero que no es parte.
Esta conformidad del cónyuge no contratante del acto, es requerida a los fines de la validez de ciertos actos, sea cual sea el
régimen patrimonial – matrimonial bajo el que se encuentren los cónyuges.
El art. 456 del CCyCN establece: “Ninguno de los cónyuges puede, sin el asentimiento del otro, disponer de los derechos sobre
la vivienda familiar, ni de los muebles indispensables de ésta, ni transportarlos fuera de ella. El que no ha dado su
asentimiento puede demandar la nulidad del acto o la restitución de los muebles dentro del plazo de caducidad de seis meses de
haberlo conocido, pero no más allá de seis meses de la extinción del régimen matrimonial”.
La vivienda familiar no puede ser ejecutada por deudas contraídas después de la celebración del matrimonio, excepto que lo
hayan sido por ambos cónyuges conjuntamente o por uno de ellos con el asentimiento del otro.

11
Requisitos del asentimiento
El asentimiento “debe versar sobre el acto en sí y sus elementos constitutivos”.
Autorización judicial: cuando uno de los cónyuges no puede o no quiere prestar el asentimiento, ya sea por estar ausente, por
ser persona incapaz, por estar transitoriamente impedido de expresar su voluntad, o si su negativa no está justificada por el
interés de la familia (art.458), el Código prevé que el cónyuge que desee realizar el acto jurídico pueda solicitar la autorización
judicial. art. 458: “el acto otorgado con autorización judicial es oponible al cónyuge sin cuyo asentimiento se lo otorgó, pero de
él no deriva ninguna obligación personal a su cargo”.
Mandato entre cónyuges: Art. 459 que: Uno de los cónyuges puede dar poder al otro para representarlo en el ejercicio de las facultades
que el régimen matrimonial le atribuye, pero no para darse a sí mismo el asentimiento.
Excepto convención en contrario, el apoderado no está obligado a rendir cuentas de los frutos y rentas percibidos.

Responsabilidad solidaria por las deudas


el Art. 461 del CCyCN establece que: “los cónyuges responden solidariamente por: Las obligaciones contraídas por uno de ellos
para solventar las necesidades ordinarias del hogar o el sostenimiento y la educación de los hijos de conformidad con lo
dispuesto en el artículo 455”. Es el deber de contribución. “Fuera de esos casos, y excepto disposición en contrario del régimen
matrimonial, ninguno de los cónyuges responde por las obligaciones del otro”.
Como principio general, se consagra el principio de separación de deudas, en el cual cada cónyuge responde con sus bienes
propios y los gananciales que administra (en el caso de el régimen de comunidad) y con sus bienes personales (en el caso del
régimen de separación de bienes) por sus deudas personales, con la excepción de que la responsabilidad será solidaria.

RÉGIMEN DE COMUNIDAD. CARÁCTER SUPLETORIO


A falta de opción (régimen de separación o de comunidad) hecha en la convención matrimonial, los cónyuges quedan
sometidos desde la celebración del matrimonio al régimen de comunidad de ganancias (…). No puede estipularse que
la comunidad comience antes o después, excepto el caso de cambio de régimen matrimonial.

Bienes propios y gananciales de los cónyuges.


reviste gran importancia sobre cuestiones impositivas, la responsabilidad por las deudas de los cónyuges, la determinación de
los bienes que integraran el acervo hereditario y porque determina sobre qué bienes los esposos tendrán derecho exclusivo de
propiedad (bienes propios) y cuáles serán objeto de partición por mitades una vez extinguida la comunidad (bienes gananciales).
Bienes propios: El art. 464 establece que son:
I) Los bienes aportados al matrimonio
a)los bienes de los cuales los cónyuges tienen la propiedad, otro derecho real o la posesión al tiempo de la iniciación de la
comunidad;
II) Los bienes adquiridos a título gratuito
b)los adquiridos durante la comunidad por herencia, legado o donación, aunque sea conjuntamente por ambos, y excepto la
recompensa debida a la comunidad por los cargos soportados por ésta.
Los recibidos conjuntamente por herencia, legado o donación se reputan propios por mitades, excepto que el testador o el
donante hayan designado partes determinadas.
No son propios los bienes recibidos por donaciones remuneratorias, excepto que los servicios que dieron lugar a ellas hubieran
sido prestados antes de la iniciación de la comunidad. En caso de que el valor de lo donado exceda de una equitativa
remuneración de los servicios recibidos, la comunidad debe recompensa al donatario por el exceso;
III) Los bienes adquiridos por subrogación real con otros bienes propios.
c)los adquiridos por permuta con otro bien propio, mediante la inversión de dinero propio, o la reinversión del producto de la
venta de bienes propios, sin perjuicio de la recompensa debida a la comunidad si hay un saldo soportado por ésta. Sin
embargo, si el saldo es superior al valor el aporte propio, el nuevo bien es ganancial, sin perjuicio de la recompensa debida al
cónyuge propietario;
d)los créditos o indemnizaciones que subrogan en el patrimonio de uno de los cónyuges a otro bien propio;
e)los productos de los bienes propios, con excepción de los de las canteras y minas;
f)las crías de los ganados propios que reemplazan en el plantel a los animales que faltan por cualquier causa. Sin embargo, si se
ha mejorado la calidad del ganado originario, las crías son gananciales y la comunidad debe al cónyuge propietario recompensa
por el valor del ganado propio aportado;
IV) Los bienes adquiridos por título o causa anterior al matrimonio.
g)los adquiridos durante la comunidad, aunque sea a título oneroso, si el derecho de incorporarlos al patrimonio ya existía al
tiempo de su iniciación;
h)Los adquiridos en virtud de un acto anterior a la comunidad viciado de nulidad relativa, confirmado durante ella;
i)los originariamente propios que vuelven al patrimonio del cónyuge por nulidad, resolución, rescisión o revocación de un acto
jurídico;
V) Los adquiridos por accession
j)los incorporados por accesión a las cosas propias, sin perjuicio de la recompensa debida a la comunidad por el valor de las
mejoras o adquisiciones hechas con dinero de ella;

12
VI) los adquiridos por un supuesto especial de accession
k)las partes indivisas adquiridas por cualquier título por el cónyuge que ya era propietario de una parte indivisa de un bien al
comenzar la comunidad, o que la adquirió durante ésta en calidad de propia, así como los valores nuevos y otros acrecimientos
de los valores mobiliarios propios, sin perjuicio de la recompensa debida a la comunidad en caso de haberse invertido bienes
de ésta para la adquisición;
l)la plena propiedad de bienes cuya nuda propiedad se adquirió antes del comienzo de la comunidad, si el usufructo se extingue
durante ella, así como la de los bienes gravados con otros derechos reales que se extinguen durante la comunidad, sin perjuicio
del derecho a recompensa si para extinguir el usufructo o los otros derechos reales se emplean bienes gananciales;
VII) los bienes propios por su naturaleza.
m)las ropas y los objetos de uso personal de uno de los cónyuges, sin perjuicio de la recompensa debida a la comunidad si son
de gran valor y se adquirieron con bienes de ésta; y los necesarios para el ejercicio de su trabajo o profesión, sin perjuicio de la
recompensa debida a la comunidad si fueron adquiridos con bienes gananciales;
n)las indemnizaciones por consecuencias no patrimoniales y por daño físico causado a la persona del cónyuge, excepto la del
lucro cesante correspondiente a ingresos que habrían sido gananciales;
ñ)el derecho a jubilación o pensión, y el derecho a alimentos, sin perjuicio del carácter ganancial de las cuotas devengadas
durante la comunidad y, en general, todos los derechos inherentes a la persona;
VIII) la situación especial de la propiedad intelectual e industrial.
o)la propiedad intelectual, artística o industrial, si la obra intelectual ha sido publicada o interpretada por primera vez, la obra
artística ha sido concluida, o el invento, la marca o el diseño industrial han sido patentados o registrados antes del comienzo
de la comunidad. El derecho moral sobre la obra intelectual es siempre personal del autor.

Bienes gananciales: Aquellos incorporados al patrimonio de uno o ambos esposos durante el régimen de comunidad por
causa onerosa, siempre que no corresponda calificarlos como propios, presumiéndose la ganancialidad de los bienes existentes
a la culminación del régimen.
Son bienes gananciales, según el art. 465:
a)los creados, adquiridos por título oneroso o comenzados a poseer durante la comunidad por uno u otro de los cónyuges, o por
ambos en conjunto, siempre que no estén incluidos en la enunciación del artículo 464;
b)los adquiridos durante la comunidad por hechos de azar, como lotería, juego, apuestas, o hallazgo de tesoro;
c)los frutos naturales, industriales o civiles de los bienes propios y gananciales, devengados durante la comunidad;
d)los frutos civiles de la profesión, trabajo, comercio o industria de uno u otro cónyuge, devengados durante la comunidad;
e)lo devengado durante la comunidad como consecuencia del derecho de usufructo de carácter propio;
f)los bienes adquiridos después de la extinción de la comunidad por permuta con otro bien ganancial, mediante la inversión de
dinero ganancial, o la reinversión del producto de la venta de bienes gananciales, sin perjuicio de la recompensa debida al
cónyuge si hay un saldo soportado por su patrimonio propio. Sin embargo, si el saldo es superior al valor del aporte ganancial, el
nuevo bien es propio, sin perjuicio de la recompensa debida a la comunidad;
g)los créditos o indemnizaciones que subrogan a otro bien ganancial;
h)los productos de los bienes gananciales, y los de las canteras y minas propias, extraídos durante la comunidad;
i)las crías de los ganados gananciales que reemplazan en el plantel a los animales que faltan por cualquier causa y las crías de
los ganados propios que excedan el plantel original;
j)los adquiridos después de la extinción de la comunidad, si el derecho de incorporarlos al patrimonio había sido adquirido a
título oneroso durante ella;
k)los adquiridos por título oneroso durante la comunidad en virtud de un acto viciado de nulidad relativa, confirmado después
de la disolución de aquélla;
l)los originariamente gananciales que vuelven al patrimonio ganancial del cónyuge por nulidad, resolución, rescisión o
revocación de un acto jurídico;
m)los incorporados por accesión a las cosas gananciales, sin perjuicio de la recompensa debida al cónyuge por el valor de las
mejoras o adquisiciones hechas con sus bienes propios;
n)las partes indivisas adquiridas por cualquier título por el cónyuge que ya era propietario de una parte indivisa de carácter
ganancial de un bien al extinguirse la comunidad, sin perjuicio de la recompensa debida al cónyuge en caso de haberse invertido
bienes propios de éste para la adquisición;
ñ) la plena propiedad de bienes cuya nuda propiedad se adquirió a título oneroso durante la comunidad, si el usufructo se
consolida después de su extinción, así como la de los bienes gravados con derechos reales que se extinguen después de aquélla,
sin perjuicio del derecho a recompensa si para extinguir el usufructo o los otros derechos reales se emplean bienes propios.
-No son gananciales las indemnizaciones percibidas por la muerte del otro cónyuge, incluso las provenientes de un contrato de
seguro, sin perjuicio, en este caso, de la recompensa debida a la comunidad por las primas pagadas con dinero de ésta.
Prueba del carácter de los bienes: Según el art. 466 del CCyCN “se presume, excepto prueba en contrario, que son gananciales
todos los bienes existentes al momento de la extinción de la comunidad”.
Es decir que todo bien que no pueda calificarse como propio es ganancial, perteneciendo a la masa ganancial.

Gestión de los bienes en la comunidad.


La calificamos a la gestión de los bienes como una gestión separada con tendencia a la gestión conjunta. En principio cada
cónyuge tiene la libre administración y disposición de los bienes propios y gananciales que adquiere a título legítimo,
requiriéndose el asentimiento conyugal para ciertos actos de disposición y gravamen (de ahí la tendencia a la gestión conjunta).

13
Esta variará según se trate de:
>Bienes propios, el Art. 469 CCyCN establece que “cada uno de los cónyuges tiene la libre administración y disposición de sus
bienes propios, con excepción de los dispuesto en el Art. 456”, para “disponer de los derechos sobre la vivienda familiar, ni de
los muebles indispensables de ésta, ni transportarlos fuera de ella”, sin el asentimiento del otro cónyuge (limitación impuesta
por el régimen primario protegiendo la vivienda como derecho humano).
>Bienes gananciales, el art. 470 establece que “la administración y disposición de los bienes gananciales corresponde al cónyuge
que los ha adquirido”. (libre administración y disposición de los bienes) Excepción, es necesario el asentimiento del otro para
enajenar o gravar:
a. los bienes registrables;
b. las acciones nominativas no endosables y las no cartulares, con excepción de las autorizadas para la oferta pública, (…)
c. las participaciones en sociedades no exceptuadas en el inciso anterior;
d. los establecimientos comerciales, industrials o agropecuarios.
También requieren asentimiento las promesas de los actos comprendidos en los incisos anteriores.
Para los bienes muebles no registrables” ya que su titularidad estará dispuesta sobre la tenencia y posesión.
Fraude: Cuando uno de los cónyuges se siente defraudado en los bienes por el otro, puede iniciar la acción correspondiente a los
fines de que el acto defraudatorio le sea inoponible.
El Art. 473 del Cc establece: “son inoponibles al otro cónyuge los actos otorgados por uno de ellos dentro de los límites de sus
facultades pero con el propósito de defraudarlo”.
Deudas personales y comunes de los cónyuges.
Como principio general, las deudas son personales de cada cónyuge, así el Art. 467 establece: “cada uno de los cónyuges
responde frente a sus acreedores con todos sus bienes propios y los gananciales por él adquiridos”.
“por los gastos de conservación y reparación de los bienes gananciales responde también el cónyuge que no contrajo la deuda,
pero sólo con sus bienes gananciales”.
Se consagra a su vez, el principio de recompensa en el art. 468, expresando que el cónyuge cuya deuda personal fue solventada
con fondos gananciales, debe recompensa a la comunidad, y esta debe recompensa al cónyuge que solventó con fondos propios
deudas de la comunidad. A este artículo hay que analizarlo conforme al Art. 461 que establece que “los cónyuges responden
solidariamente por las obligaciones contraídas por uno de ellos para solventar las necesidades ordinarias del hogar o el
sostenimiento y la educación de los hijos de conformidad con lo dispuesto en el artículo 455”(Art. que se refiere al deber de
contribución).

GESTIÓN DE LOS BIENES.


“En el régimen de separación de bienes, cada uno de los cónyuges conserva la libre administración y disposición de sus bienes
personales, excepto lo dispuesto en el artículo 456”. Es decir, uno de los cónyuges no puede disponer de los derechos sobre la
vivienda familiar, ni de los muebles indispensables de ésta, ni transportarlos fuera de ella sin el asentimiento de su cónyuge.
>deudas, el art. 505 establece que “cada uno de ellos responde por las deudas por él contraídas, excepcion del art 461 “los
cónyuges responden solidariamente por las obligaciones contraídas por uno de ellos para solventar las necesidades ordinarias
del hogar o el sostenimiento y la educación de los hijos”.

Prueba de la propiedad de los bienes (art. 506)


El art. 506 establece que “Cada uno de los cónyuges puede demostrar la propiedad exclusiva de un bien por todos los medios de
prueba. Bienes cuya propiedad exclusiva no se pueda demostrar, se presume que pertenecen a ambos cónyuges por mitades”.
Cese del régimen (art. 507): “Cesa la separación de bienes por la disolución del matrimonio y por la modificación del régimen
convenido entre los cónyuges”(es decir cuando se opta por el régimen de comunidad).
Falta de acuerdo (art. 508): En caso de existir bienes indivisos entre los cónyuges será necesario proceder a su partición. En este
caso, si existe acuerdo entre las partes, y éstas son plenamente capaces, prima la autonomía de la voluntad. De lo contrario, no
habiendo acuerdo o si las partes no fueran plenamente capaces, “la partición de los bienes indivisos se hace en la forma
prescripta para la partición de herencias”.
Protección de la vivienda familiar: Necesidad del asentimiento conyugal. Inejecutabilidad: excepciones
El art. 456 in fine establece que “la vivienda familiar no puede ser ejecutada por deudas contraídas después de la celebración del
matrimonio, excepto que lo hayan sido por ambos cónyuges conjuntamente o por uno de ellos con el asentimiento del otro”.
Afectación al bien de familia:
>Afectación: Puede afectarse al régimen de bien de familia, un inmueble destinado a vivienda, por su totalidad o hasta una
parte de su valor.
Requisitos: No puede afectarse más de un inmueble. Si alguien resulta ser propietario único de dos o más inmuebles afectados,
debe optar por la subsistencia de uno solo en ese carácter dentro del plazo que fije la autoridad de aplicación, bajo
apercibimiento de considerarse afectado el constituido en primer término.
Legitimados: puede ser solicitada por el titular registral, y si el inmueble está en condominio, deben solicitarla todos los
cotitulares conjuntamente. (Puede disponerse por actos de ultima voluntad, tambien decidida por el juez a peticion de parte)
Beneficiarios: art. 246 establece que “Son beneficiarios de la afectación:
a) el propietario constituyente, su cónyuge, su conviviente, sus ascendientes o descendientes;

14
b) en defecto de ellos, sus parientes colaterales dentro del tercer grado que convivan con el constituyente”.
Efectos de la afectación: La afectación es inoponible a los acreedores de causa anterior a esa afectación. La vivienda afectada no
es susceptible de ejecución por deudas posteriores a su inscripción, excepto:
a) obligaciones por expensas comunes y por impuestos, tasas o contribuciones que gravan directamente al inmueble;
b) obligaciones con garantía real sobre el inmueble.
c) obligaciones que tienen origen en construcciones u otras mejoras realizadas en la vivienda;
d) obligaciones alimentarias a cargo del titular a favor de sus hijos menores de edad, incapaces, o con capacidad restringida.

Extinción de la comunidad. : implica el cese de la ganancialidad. Las causas se clasifican en:


>Causas que operan ipso iure:
-Muerte comprobada o presunta de uno de los cónyuges.
-Por divorcio: el divorcio extingue el vínculo matrimonial, por lo tanto también se extingue la comunidad.
-Por anulación del matrimonio putative.
>Causas que operan a solicitud:
-Separación judicial de bienes: se establecen las causas por las q se extingue la comunidad, sin disolver el matrimonio: mala
administracion de uno de los conyuges, concursado preventivamente o declarada la quiebra sobre uno de los c. , separacion de
hecho sin volunad de unirse.
-Modificación del régimen matrimonial convenido: si mudan al régimen de separación de bienes se extingue la comunidad.
Indivisión postcomunitaria: es la que se produce entre los cónyuges o entre uno de ellos y lo sucesores universales del otro o
entre los sucesores mortis causa de ambos desde la extinción de la comunidad hasta la partición de los bienes.
Liquidación de la Comunidad: Conjunto de operaciones que se realizan para posibilitar la partición de los bienes gananciales
asegurando a cada cónyuge la satisfacción del derecho que les corresponde.
La masa postcomunitaria está destinada a ser dividida entre los cónyuges o sus sucesores. Pero antes de proceder a la partición
es necesario establecer con precisión la composición de la masa por dividir.
Para ello es necesario:
concluir los negocios pendientes/determinar el carácter de los bienes y fijar su valor/ajustar las cuentas entre la comunidad y los
cónyuges/separar los bienes de cada uno de los cónyuges para finalmente establecer el saldo partible. T
odo ese conjunto de operaciones es lo que configura la liquidación de la comunidad.
Recompensas: Son indemnizaciones entre los cónyuges con el propósito de asegurar a ambos esposos la exacta participación
por mitades en los bienes gananciales, igualdad que puede haber resultado afectada por la gestión.
Art. 488: “Extinguida la comunidad, se procede a su liquidación. A tal fin, se establece la cuenta de las recompensas que la
comunidad debe a cada cónyuge y la que cada uno debe a la comunidad”.

Sub-eje temático 3: VICISITUDES DEL VINCULO MATRIMONIAL

DISOLUCIÓN DEL MATRIMONIO


Tiene lugar cuando el vínculo válido preexistente se extingue por causas sobrevenidas al acto de celebración. Diferencias
respecto de la nulidad.
 En la nulidad no hay un matrimonio válido que se extingue, sino una apariencia que se esfuma (jamas hubo). Mientras que
con la disolución finaliza un matrimonio que tuvo vida legal.
Causas
>Muerte de uno de los cónyuges: Al morir uno de los cónyuges se disuelve el matrimonio de pleno derecho.
>Sentencia firme de ausencia con presunción de fallecimiento.
>Divorcio declarado judicialmente: en este caso, se disuelve el vínculo matrimonial mediante sentencia judicial.

PROCESO DE DIVORCIO.
El divorcio vincular es una de las soluciones legales frente al conflicto matrimonial, configurando la disolución del vínculo
matrimonial en vida de ambos cónyuges mediante sentencia judicial. restituye la aptitud nupcial.
Competencia
Según el artículo 717 Cc: En las acciones de divorcio o nulidad, las conexas con ellas y las que versan sobre los efectos de la
sentencia, es competente el juez del último domicilio conyugal o el del demandado a elección del actor, o el de cualquiera de los
cónyuges si la presentación es conjunta.
> Kielmenovich: Hay que tener en cuenta si el pedido de divorcio es unilateral (juez del último domicilio conyugal o el
del demandado a elección) o conjunto (juez del último domicilio conyugal o el de cualquiera de los cónyuges a opción
de ellos).
Nulidad de la renuncia: “Es nula la renuncia de cualquiera de los cónyuges a la facultad de pedir el divorcio; el pacto o cláusula
que restrinja la facultad de solicitarlo se tiene por no escrito”. (Principio de orden público)
Requisitos y procedimiento
Los cónyuges, de manera conjunta o unilateral, pueden solicitar el divorcio ante el juez competente sin tener que alegar causa ni

15
prever plazo alguno.
Junto con la demanda de divorcio deberá acompañarse un convenio regulador que contemple los efectos de la disolución del
vínculo. Entre ellos podríamos nombrar la atribución de la vivienda, distribución de los bienes, eventuales compensaciones
económicas entre los cónyuges, y en caso de haber hijos menores, ejercicio de la responsabilidad parental, la prestación
alimentaria, etcétera. La presentación de este convenio es un requisito de admisibilidad de la demanda. El convenio puede ser
consensuado entre los esposos, o bien ofrecido por uno solo de ellos (el otro cónyuge puede ofrecer una propuesta distinta).
En ningún caso el desacuerdo en el convenio suspende el dictado de la sentencia de divorcio, pero si perjudica de modo
manifiesto los intereses de los integrantes del grupo familiar, las cuestiones pendientes deben ser resueltas por el juez”. (igual q
convenio). El procedimiento de divorcio, se desprende del artículo 438 del CCyCN, que establece:
Toda petición de divorcio debe ser acompañada de una propuesta que regule los efectos derivados de éste; la omisión de la
propuesta impide dar trámite a la petición. Si el divorcio es peticionado por uno solo de los cónyuges, el otro puede ofrecer una
propuesta reguladora distinta. Las partes deben acompañar los elementos en que se fundan;
En ningún caso el desacuerdo en el convenio suspende el dictado de la sentencia de divorcio.
Si existe desacuerdo sobre los efectos del divorcio, o si el convenio regulador perjudica de modo manifiesto los intereses de los
integrantes del grupo familiar, las cuestiones pendientes deben ser resueltas por el juez de conformidad con el procedimiento
previsto en la ley local.

Efectos. Convenio regulador. Alimentos posteriores al divorcio. Compensación económica. Atribución del uso de la vivienda
La disolución del matrimonio en vida de los esposos, a través del divorcio vincular, trae aparejado ciertos efectos:
1) El divorcio disuelve el vínculo matrimonial.
2) Como principio general, cesa el deber de alimentos entre los ex cónyuges. La prestación alimentaria luego del divorcio es
excepcional en los casos establecidos por el Código Civil y Comercial o por convención entre las partes.
3) Atribución del uso de la vivienda.
4) Apellido: La persona divorciada o cuyo matrimonio ha sido declarado nulo no puede usar el apellido del otro cónyuge, excepto
que, por motivos razonables, el juez la autorice a conservarlo.
5) Cese del régimen patrimonial matrimonial, ya sea el de comunidad o el de separación de bienes.
6) Cesa la vocación hereditaria.
7) Surge la necesidad de regular ciertas cuestiones si hubiere hijos menores de edad, como el ejercicio de la responsabilidad
parental, en especial, la prestación alimentaria.
8) Cesa el beneficio de competencia.
9) Cesa la suspensión de la prescripción entre los ex cónyuges.

Convenio regulador
Es un requisito al momento de solicitar el divorcio vincular ante el juez competente que se acompañe una propuesta o convenio
destinado a regular los efectos del divorcio.
Art. 439 cccn: “debe contener las cuestiones relativas a la atribución de la vivienda, la distribución de los bienes, y las eventuales
compensaciones económicas entre los cónyuges; al ejercicio de la responsabilidad parental, en especial, la prestación
alimentaria”. Estas enunciaciones no son taxativas, y por lo tanto no impiden “que se propongan otras cuestiones de interés”.
“si el divorcio es peticionado por uno solo de los cónyuges, el otro puede ofrecer una propuesta reguladora distinta”.
Asimismo, las partes deben acompañar los elementos en que se fundan; sin perjuicio de que el juez puede ordenar, de oficio o a
petición de las partes, que se incorporen otros que se estiman pertinentes. Las propuestas deben ser evaluadas por el juez,
debiendo convocar a los cónyuges a una audiencia (…) Si existe desacuerdo sobre los efectos del divorcio, o si el convenio
regulador perjudica de modo manifiesto los intereses de los integrantes del grupo familiar, las cuestiones pendientes deben ser
resueltas por el juez de conformidad con el procedimiento previsto en la ley local.
Pero ello no obsta en absoluto la declaración del divorcio.
-Será necesaria la intervención del Asesor o Defensor de incapaces cuando se encuentren involucrados intereses de los hijos
menores de edad o de personas declaradas incapaces o con capacidad restringida.
El juez puede exigir que el obligado otorgue garantías reales o personales como requisito para la aprobación del convenio.
El convenio homologado o la decisión judicial no son inmutables y pueden ser revisados.

Alimentos posteriores al divorcio


Principio general: los ex cónyuges no se deben alimentos después del divorcio. Sin embargo, “las prestaciones alimentarias
pueden ser fijadas aun después del divorcio”en los siguientes casos :
a. a favor de quien padece una enfermedad grave prexistente al divorcio que le impide autosustentarse. Si el alimentante
fallece, la obligación se transmite a sus herederos.
b. a favor de quien no tiene recursos propios suficientes ni posibilidad razonable de procurárselos. Se tendrá en cuenta la
edad y el estado de salud de ambos cónyuges; la capacitación laboral y la posibilidad de acceder a un empleo de quien
solicita alimentos; y la atribución judicial o fáctica de la vivienda familiar; (incisos b), c) y e) del artículo 433). La obligación no
puede tener una duración superior al número de años que duró el matrimonio y no procede a favor del que recibe la
compensación económica del artículo 441.

16
>La obligación cesa si: desaparece la causa que la motivó, o si la persona beneficiada contrae matrimonio o vive en unión
convivencial, o cuando el alimentado incurre en alguna de las causales de indignidad.
Si el convenio regulador del divorcio se refiere a los alimentos, rigen las pautas convenidas.

COMPENSACIÓN ECONÓMICA (Tiene su fundamento en el principio de solidaridad familiar)


Es “la prestación económica que debe abonar un cónyuge al otro, nacida en virtud del desequilibrio manifiesto que importa un
empeoramiento de la situación patrimonial, ocasionada por el quiebre del matrimonio”. (artículo 441)
Esta puede consistir en una prestación única, en una renta por tiempo determinado o, excepcionalmente, por plazo
indeterminado. Puede pagarse con dinero, con el usufructo de determinados bienes o de cualquier otro modo que acuerden las
partes o decida el juez. Hay que tener en cuenta que:
No todo matrimonio que finaliza generará automáticamente la fijación de una compensación económica. No requiere que exista
necesidad, ni se relaciona con una cuestión asistencial. Se trata de un instituto jurídico que intenta recomponer una situación
económicamente desventajosa para uno de los cónyuges, que pudiera haberse mantenido oculta durante la vida matrimonial.
La Doctora Pellegrini ilustra pone de ejemplo típico: si al momento de contraer nupcias se optó por llevar adelante una familia
en la cual uno solo de los cónyuges era el proveedor económico y el otro cumplía sus funciones en el seno del hogar y en apoyo
a la profesión del otro, no sería justo que al quiebre de esa elección se deje desamparado a aquél de los cónyuges que invirtió su
tiempo en tareas que no se traducen en réditos económicos.
Fijación judicial de la compensación económica:
A falta de acuerdo de los cónyuges en el convenio regulador, el juez debe determinar la procedencia y el monto de la
compensación económica sobre la base de diversas circunstancias, entre otras:
a. el estado patrimonial de cada uno de los cónyuges al inicio y a la finalización de la vida matrimonial;
b. la dedicación que cada cónyuge brindó a la familia y a la crianza y educación de los hijos durante la convivencia y la que debe
prestar con posterioridad al divorcio;
c. la edad y el estado de salud de los cónyuges y de los hijos;
d. la capacitación laboral y la posibilidad de acceder a un empleo del cónyuge que solicita la compensación económica;
e. la colaboración prestada a las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge;
f. la atribución de la vivienda familiar, y si recae sobre un bien ganancial, un bien propio, o un inmueble arrendado. En est e
último caso, quién abona el canon locativo.
Caducidad: “La acción para reclamar la compensación económica caduca a los seis meses de haberse dictado la sentencia de
divorcio”.

Atribución de la vivienda familiar


Uno de los cónyuges puede pedir la atribución de la vivienda familiar, sea el inmueble propio de cualquiera de los cónyuges o
ganancial. El juez determina la procedencia, el plazo de duración y efectos del derecho sobre la base de las siguientes pautas,
entre otras:
a. la persona a quien se atribuye el cuidado de los hijos;
b. la persona que está en situación económica más desventajosa para proveerse de una vivienda por sus propios medios;
c. el estado de salud y edad de los cónyuges;
d. los intereses de otras personas que integran el grupo familiar.
Efectos de la atribución del uso de la vivienda familiar (art. 444)
A petición de parte interesada, el juez puede establecer: una renta compensatoria por el uso del inmueble a favor del cónyuge a
quien no se atribuye la vivienda; que el inmueble no sea enajenado sin el acuerdo expreso de ambos; que el inmueble ganancial
o propio en condominio de los cónyuges no sea partido ni liquidado.
La decisión produce efectos frente a terceros a partir de su inscripción registral.
Si se trata de un inmueble alquilado, el cónyuge no locatario tiene derecho a continuar en la locación hasta el vencimiento del
contrato, manteniéndose el obligado al pago y las garantías que primitivamente se constituyeron en el contrato21.
Cese (art. 445): El derecho de atribución del uso de la vivienda familiar cesa:
a. por cumplimiento del plazo fijado por el juez;
b. por cambio de las circunstancias que se tuvieron en cuenta para su fijación;
c. por las mismas causas de indignidad previstas en materia sucesoria.

NULIDAD DE MATRIMONIO
Importa la existencia de un vicio o defecto en torno a algunos de los presupuestos que la ley exige para que el acto matrimonial
produzca efectos válidos y que tienen que ver con la falta de aptitud nupcial.
Anulación del vínculo matrimonial. Doctrina de la especialidad: consecuencias
Esta doctrina sostiene la autosuficiencia del régimen de nulidades matrimoniales y la consiguiente inaplicabilidad de la teoría
general de la nulidad de los actos jurídicos. Debe construirse toda la teoría del acto jurídico familiar independientemente de la
del acto jurídico en general.
El matrimonio es un acto jurídico, pero de naturaleza tan trascendental para el orden social que requiere normas especiales que
regulen su invalidez, ya que ésta puede acarrear la disolución de la familia y la colocación de los esposos en la categoría de
concubinos.

17
Consecuencias de la doctrina de la especialidad:
En cuanto a las causales de nulidad del matrimonio, no hay otras que las expresamente previstas en la ley, es decir, las
enumeradas en los artículos. 424 y 425 del Código Civil y Comercial de la Nación (nulidades absolutas y relativas).
Por lo tanto, no son nulos los siguientes matrimonios.
>El celebrado con vicio de forma. La única formalidad esencial del matrimonio es la presencia del oficial público ante quien debe
ser expresado el consentimiento de los contrayentes. De modo que no hay matrimonio, el acto es inexistente. Pero el
incumplimiento de cualquier otra formalidad (enunciados en el acta, habilidad y actuación de los testigos y aún, el
pronunciamiento de la unión por el oficial público) no afecta la validez del matrimonio, sin perjuicio de las sanciones
administrativas a que pudiera dar lugar su inobservancia y que recaerían sobre el oficial público.
>El celebrado a distancia.
>El celebrado por oficial público incompetente. Es competente el encargado del registro civil del domicilio de cualquiera de los
contrayentes. Sin embargo, si el acto se celebrase en otro lugar, igualmente sería válido.
En cuanto a las personas legitimadas para ejercer la acción de nulidad, sólo pueden ejercerla aquellos a quienes le acuerdan
los artículos 424 y 425 del Código Civil; no puede hacerlo otra persona. Igualmente improcedente es la declaración de oficio de
la nulidad del matrimonio porque la declaración requiere la petición de parte legitimada para el ejercicio de la acción.
En cuanto a los efectos de la nulidad, (428, 429 y 430 del CCyCN.,) según los diferentes supuestos (buena fe de ambos
contrayentes, buena fe de uno solo o mala fe de ambos).
La doctrina de los matrimonios inexistentes y las nulidades matrimoniales. Supuestos y consecuencias
Para que haya matrimonio se requieren dos elementos esenciales o de existencia: el consentimiento de los contrayentes, y su
expresión ante la autoridad competente para celebración de matrimonio. Su ausencia determina supuestos de inexistencia.
Habrá inexistencia en los siguientes casos:
>Uno de los contrayentes lo niegue en la ceremonia y se asiente falsamente su respuesta afirmativa.
>Cuando existe sustitución de la persona de uno de los contrayentes o de ambos, es decir, cuando quienes comparecen ante el
oficial público aparentan una identidad falsa, haciendo aparecer en el acta como casados a quienes en realidad no concurrieron
a la ceremonia.
>Cuando el acto no refleja la verdad de lo ocurrido, sea porque con la complicidad del oficial público se haya labrado un
instrumento enteramente falso, o sea porque no responde a la expresión de la voluntad de las partes.
>Cuando, en el matrimonio a distancia, el consentimiento del ausente ha sido dado para la unión con una persona distinta de la
que asiste a la ceremonia definitiva, o si el consentimiento ha sido revocado o el ausente ha fallecido.
La falta del consentimiento ante el oficial público encargado por la ley de la celebración de los matrimonios tendría lugar si solo
si se lo contrajera en forma religiosa, o de cualquier otra manera que no sea la prevista en la ley.
No es inexistente el matrimonio celebrado por un oficial de estado civil incompetente por razones territoriales, (no domicilio).
En la estructura del acto jurídico matrimonial se distingue entre condiciones de existencia (responde la inexistencia) y
condiciones de validez (responde la sanction de nulidad).
Consecuencias de los matrimonios inexistentes..La inexistencia:
-no es decretada por el juez, sino simplemente comprobada por él. No es necesaria la declaración judicial.
-puede ser invocada por todo interesado/declararla el propio juez. puede ser opuesta por vía de sanción y de excepción.
-La acción para hacer declarar la inexistencia de un matrimonio no prescribe ni caduca.
-Los matrimonios inexistentes no son susceptibles de confirmación.
-No producen los efectos del matrimonio putativo, ni aun cuando las partes fueran de buena fe.

Clasificación de las nulidades matrimoniales. (artículos 424 y 425 del Código Civil y Comercial)
Matrimonios anulables
Nulidad: Es la destrucción legal y retroactiva de un vínculo imperfectamente constituido por concurrir a la celebración de las
nupcias un vicio consustancial a ellas, suficientemente acreditado.
>>Matrimonios anulables afectados de
Nulidad absoluta
Responde a una razón de orden público; de allí que el acto es inconfirmable y la acción imprescriptible.
-Diferencia entre la nulidad absoluta de los actos jurídicos en general y la propia del matrimonio: Mientras en el primer caso, el juez puede y
debe declarar de oficio la nulidad si apareciera manifiesta en el acto, en el segundo, el juez no puede declararla de oficio pues ningún
matrimonio será tenido por nulo sin sentencia que lo anule dictada en juicio promovido por parte legitimada para hacerlo.
Causales
Según el artículo 424 es de nulidad absoluta el matrimonio celebrado con alguno de los siguientes impedimentos:
o Parentesco en clase y grado prohibido (artículo 403 incisos a, b y c).
o Ligamen (artículo 403 inciso d).
o Crimen (artículo 403 inciso e).
Artículo 424 CCCN “la nulidad puede ser demandada por cualquiera de los cónyuges y por los que hubieran podido
oponerse a la celebración del matrimonio”. Estos son:
-El cónyuge de la persona que quiere contraer otro matrimonio.
-Los ascendientes, descendientes y hermanos de cualquiera de los futuros esposos.
-El Ministerio Público. (No se extiende a todos los que tengan interés de hacerlo).

18
Nulidad relative
Protege el interés de las partes intervinientes en el acto. De ahí que el acto sea confirmable y la acción prescriptible.
La acción de nulidad no sólo está abierta para las partes, sino también a otras personas estrechamente vinculadas con ellas.
Causales:
Falta de edad legal (artículo 403 inciso f y 425 inciso a). En este caso, la nulidad puede ser demandada por el cónyuge que
padece el impedimento y por los que en su representación pudieren haberse opuesto a la celebración del matrimonio. En este
último caso el juez debe oír al adolescente, y teniendo en cuenta su edad y grado de madurez hace lugar o no al pedido de
nulidad. Si se rechaza, el matrimonio tiene los mismos efectos que si se hubiera efectuado con la correspondiente dispensa. La
petición de nulidad es inadmisible después de que el cónyuge o los cónyuges hubiesen alcanzado la edad legal.
Falta permanente o transitoria de salud mental (artículos 403 inciso g y 425 inciso b): En este caso
la nulidad puede ser demandada por cualquiera de los cónyuges si desconocían el impedimento.
La nulidad no puede ser solicitada si el cónyuge que padece el impedimento ha continuado la cohabitación después de haber
recuperado la salud; y en el caso del cónyuge sano, luego de haber conocido el impedimento.
El plazo para interponer la demanda es de un año, que se computa, para el que sufre el impedimento, desde que recuperó la
salud mental, y para el cónyuge sano desde que conoció el impedimento.
La nulidad también puede ser demandada por los parientes de la persona que padece el impedimento y que podrían haberse
opuesto a la celebración del matrimonio. El plazo para interponer la demanda es de tres meses desde la celebración del
matrimonio. En este caso, el juez debe oír a los cónyuges, y evaluar la situación del afectado a los fines de verificar si comprende
el acto que ha celebrado y cuál es su deseo al respecto.
Vicios del consentimiento (art 425 inc. c): el matrimonio celebrado con alguno de los vicios del consentimiento (409) La
nulidad sólo puede ser demandada por el cónyuge que ha sufrido el vicio de error, dolo o violencia. No puede ser solicitada si se
ha continuado la cohabitación por más de treinta días después de haber conocido el error o de haber cesado la violencia. El
plazo para interponer la demanda es de un año desde que cesa la cohabitación.

Extinción de la acción de nulidad. Prescripción y caducidad


Caducidad de la acción de nulidad del matrimonio: Las acciones de estado son susceptibles de caducidad cuando así lo establece
expresamente la ley. En tal supuesto opera consolidando el estado de familia. La ley prevé un supuesto genérico de caducidad:
El artículo 714 del Código Civil y Comercial de la Nación establece: La acción de nulidad del matrimonio no puede ser intentada
después de la muerte de uno de los cónyuges, excepto que:
a)sea deducida por un cónyuge contra el siguiente matrimonio contraído por su cónyuge; si se opusiera la nulidad del
matrimonio del cónyuge demandante, se debe resolver previamente esta oposición;
b)sea deducida por el cónyuge supérstite de quien contrajo matrimonio mediando impedimento de ligamen y se haya celebrado
ignorando la subsistencia del vínculo anterior;
c)sea necesaria para determinar el derecho del demandante y la nulidad absoluta sea invocada por descendientes o
ascendientes. La acción de nulidad de matrimonio deducida por el Ministerio Público sólo puede ser promovida en vida de
ambos esposos.
Supuestos específicos: (previstos p/ casos de nulidad relative)
-Falta de edad legal: la acción de nulidad no podía entablarse después que el cónyuge o los cónyuges hubieren llegado a la edad
legal (artículo 425 inc. a).
-Falta de salud mental: La nulidad no puede ser solicitada si el cónyuge que padece el impedimento ha continuado la
cohabitación después de haber recuperado la salud; y en el caso del cónyuge sano, luego de haber conocido el impedimento.
(art 425 inc. b) 1 año para ambos.
-Vicios del consentimiento: la acción caduca para su único titular, el cónyuge que sufrió el vicio; si no puso fin a la
cohabitación dentro de los 30 días de haberlo conocido.

Efectos de la nulidad.
Principios generals: La anulación del matrimonio por sentencia judicial priva de sus efectos al título de estado de familia que
derivaba del acto anulado, desplazando a los contrayentes del estado de casados. Su estado de familia vuelve a ser el anterior a
la celebración del acto; "las cosas vuelven al mismo o igual estado en que se hallaban antes del acto anulado", sin perjuicio de
que mientras la sentencia no se dicte, deba reputarse válido, y solo sea tenido por nulo desde el día de la sentencia que lo anule.
La sentencia que anula es declarativa y retrotrae sus consecuencias al día de la celebración del matrimonio que se anula.
La privación retroactiva de los efectos del matrimonio anulado sufre excepciones:
No se alteran los efectos que el matrimonio habría producido con respecto a terceros de buena fe, dispone el artículo 426: "la
nulidad del matrimonio y la buena o mala fe de los cónyuges no perjudica los derechos adquiridos por terceros, que de buena fe
hubiesen contratado con los cónyuges”.
Cuando los contrayentes hubieran sido menores de edad al tiempo de contraer el matrimonio anulado, la emancipación
producida por éste subsiste hasta la sentencia de nulidad. La invalidez del matrimonio no deja sin efecto la emancipación, salvo
respecto del cónyuge de mala fe para quien cesa a partir del día que la sentencia pasa en autoridad de cosa juzgada”.

Matrimonio putativo
El derecho canónico introdujo la teoría del matrimonio putativo, que significa atribuir, al matrimonio nulo, pero celebrado de
buena fe, los mismos efectos del válido, hasta el momento de la sentencia. En lo futuro, el vínculo queda disuelto, pero hasta

19
entonces los cónyuges son legalmente cónyuges, y sus hijos legítimos.
La condición esencial y suficiente para la existencia del matrimonio putativo es la buena fe. Consiste esta en la ignorancia de que
existía un impedimento para contraer nupcias. El error o ignorancia deben ser excusables y, como es natural, no se puede
invocar el error de derecho. La buena fe existe no sólo cuando se ignora la existencia del impedimento, sino también cuando
conociéndolo, ha sido imposible evitar la celebración del acto, tal es lo que ocurre en el caso de violencia. En realidad, lo que
configura la buena fe, más que el error, es la honestidad y rectitud del propósito y conducta.
La buena fe debe existir en el momento de la celebración, no importando que con posterioridad el cónyuge se haya enterado de
la existencia del impedimento.Esta se presume y por tanto no necesita probarse.
Consecuencias respecto de las relaciones personales y patrimoniales entre los ex esposos, según:

Buena fe de ambos cónyuges: producirá, hasta el día que se declare su nulidad, todos los efectos del matrimonio válido. Las
consecuencias son:
>Régimen patrimonial – matrimonial: la sentencia firme de nulidad disuelve el régimen matrimonial convencional o legal
supletorio.
>Compensación económica: si la nulidad produce un desequilibrio económico de uno de ellos en relación con la posición del
otro, se podrá requerir una compensación económica.
>Derechos hereditarios: si uno de los cónyuges fallece antes de la sentencia de nulidad, el otro lo hereda con posterioridad a la
sentencia, cesa la transmisión hereditaria entre ellos.
>Jubilaciones y pensiones: al cónyuge de buena fe corresponden los beneficios que las leyes de jubilaciones y pensiones
reconocen a la viuda/o del empleado/a fallecido; en caso de bigamia debe reconocérsele ese beneficio si resulta que el primer
cónyuge está privado de él por haber vivido separado del otro sin voluntad de unirse. Pero naturalmente esta solución sólo
puede admitirse si el empleado/a falleció antes de declarada la nulidad.
>Emancipación: en caso de matrimonio putativo, la emancipación subsiste respecto del cónyuge de buena fe.
>Responsabilidad parental y tenencia de los hijos: el ejercicio de la responsabilidad parental corresponde a ambos
progenitores. Se presume que los actos realizados por uno cuentan con la conformidad del otro. Esta regla no implica que el
ejercicio se atribuya a uno solo de los progenitores si así lo establecieran, en virtud de la autonomía de la voluntad.
>Nombre: El cónyuge pierde el apellido del otro, pero el juez puede autorizarlo a seguir usándolo.

Buena fe de uno de los cónyuges: Si hubo buena fe solo de parte de uno de los cónyuges, el matrimonio hasta el día de la
sentencia que declare la nulidad producirá también los efectos del matrimonio válido, pero solo respecto del cónyuge de buena
fe. La sentencia tendrá efectos retroactivos respecto del cónyuge de mala fe, pero no del que obró de buena fe. Las
consecuencias:
>El cónyuge de buena fe, podrá solicitar compensaciones económicas.
>El cónyuge de buena fe podrá revocar las donaciones que por causa del matrimonio hizo al de mala fe.
>Si los cónyuges hubieren estado sometidos al régimen de comunidad, el cónyuge de buena fe podrá optar entre liquidar los
bienes mediante las reglas del régimen de comunidad, o dividir los bienes como si se tratase de una sociedad no constituida
regularmente u optar por considerar que el matrimonio ha estado regido por el régimen de separación de bienes.
>El cónyuge de buena fe puede demandar al de mala fe por resarcimiento de daños y perjuicios. También puede reclamarlos de
los terceros que hubieran provocado el error, incurrido en dolo o ejercido la violencia.
Como en estos casos la determinación del perjuicio material es con frecuencia imposible y, por lo demás, mucho mayor es la
lesión moral que la económica, es obvio que también ella debe indemnizarse. Si los autores son varios, su responsabilidad es
solidaria, puesto que tiene ese carácter la responsabilidad derivada de hechos ilícitos, trátese de delitos o cuasi delitos.

Mala fe de ambos cónyuges: “La mala fe (…) consiste en el conocimiento que hubieren tenido o debido tener, al día de la
celebración del matrimonio, del impedimento o circunstancia que causare la nulidad”.
“El matrimonio anulado contraído de mala fe por ambos cónyuges no produce efecto alguno”.
>Bienes: “Los bienes adquiridos hasta la nulidad se distribuyen, si se acreditan los aportes, como si fuese una sociedad no
constituida regularmente”.
>Carácter de la filiación: los hijos serán considerados extramatrimoniales. Se presume que son hijos comunes los nacidos desde
el matrimonio hasta trescientos días después de la separación originada en la acción de nulidad.
>Emancipación: quedará sin efecto a partir del día en que la sentencia de nulidad pasase en autoridad de cosa juzgada. Hay una
notable excepción al principio de la retroactividad de la anulación del matrimonio, puesto que se mantiene la validez de todos
los actos celebrados por el emancipado hasta la sentencia. Esto se vincula con la necesidad de proteger a los terceros que hayan
contratado con los menores.
>Terceros: la anulación del matrimonio no puede, en ningún caso, perjudicar a los terceros que, de buena fe, hubieran
contratado con los cónyuges.
No sería equitativo que el que obró confiando en el estado que surgía de un matrimonio formalmente celebrado sufriera más
tarde las consecuencias de la invalidez.
La ley exige que el tercero sea de buena fe, es decir, que ignorase la existencia de la causal de nulidad.

20
Sub-eje temático 4: FILIACION Y RESPONSABILIDAD PARENTAL

FILIACIÓN
La filiación es el vínculo jurídico, determinado por la procreación entre los progenitores y sus hijos. vínculo jurídico que une a
una persona con sus progenitors . En un principio, el Código Civil distingui hijos legítimos e ilegítimos (sacrílegos –hijos de
clerigos o padre/madre ligados por los votos de castidad-, incestuosos -nacidos de hermanos, ascendientes o descendientes-,
adulterinos –poseian impedimento de ligamen, los hijos no tenias derecho a investigar quienes eran los padres- y naturales).
La ley 14.367 de 1954 eliminó las calificaciones entre los hijos extramatrimoniales y les confirió a todos, los mismos derechos.
La ley 23.264 de 1985 estableció que la filiación matrimonial y extramatrimonial producen los mismos efectos; sin embargo, las
categorías de hijos matrimoniales y extramatrimoniales se mantienen, pero no para crear distingos entre unos y otros.
Fuentes de la filiación: Tres son las clases de filiación que se conocen:
Artículo 558Cc: “La filiación puede tener lugar por naturaleza, mediante técnicas de reproducción humana asistida, o por
adopción”.
>Filiación por naturaleza o biológica: la que tiene su origen en la unión sexual de un hombre y una mujer.
>Adoptiva: no corresponde a la realidad biológica sino a un vínculo paterno–filial creado por el derecho. Puede ser simple o
plena, según se extinga o no el vínculo biológico.
>Técnicas de reproducción humana asistida: se incorpora con la aprobación del actuak Código Civil y Comercial.
Todas estas clases de filiación pueden ser a su vez:
Matrimonial: si el niño nace encontrándose los progenitores unidos en matrimonio.
Extramatrimonial: si el niño nace no encontrándose los progenitores casados.
Principios que la informan
El principio de la igualdad. La ley no discrimina, y por lo tanto, los hijos son todos iguales ante la ley.
Todos los hijos (sin límite alguno) tienen derecho a la verdad de su origen: toda filiación por naturaleza puede ser establecida.
El principio de la verdad biológica. Las pruebas biológicas en las acciones respectivas pueden decretarse aún de oficio (579).
--filiación por adopción, Art 596 establece:El expediente judicial y administrativo debe contener la mayor cantidad de datos
posibles de la identidad del niño y de su familia de origen, incluidos los relativos a enfermedades transmisibles.
Los adoptantes deben comprometerse expresamente a hacer conocer sus orígenes al adoptado, quedando constancia de esa
declaración en el expediente.
--Técnicas de reproducción humana asistida, artí 564 establece la posibilidad de revelar “la identidad del donante, por razones
debidamente fundadas, evaluadas por la autoridad judicial”.
El principio de protección a la familia. Se lo denota en:
-La restricción a la legitimación activa en la impugnación de la paternidad matrimonial: la acción solo puede ser ejercida por el
esposo y por el hijo, previéndose el supuesto de muerte del marido en cuyo caso se legitima a sus sucesores.
-Requisito de admisibilidad en la acción de impugnación en la paternidad: la previa acreditación de la verosimilitud de los hechos
en que se funda la petición, exigencia que opera también en la acción de impugnación preventiva de la paternidad matrimonial
por expresa disposición de la ley.

Filiacion por naturaleza:


Determinación de la maternidad: El artículo 565importa señalar jurídicamente, quién es la madre de una persona. Se obtiene
por la prueba del nacimiento y la identidad del nacido, aunque la mujer no reconozca expresamente al hijo.
La prueba del nacimiento es la prueba del parto de la mujer, es decir, el hecho biológico del alumbramiento del hijo. La
inscripción en el Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas del certificado médico u obstétrico o de un agente de
salud que haya atendido el parto de la mujer puede realizarse a petición de quien lo presente.
La inscripción del certificado en el Registro determina la maternidad, aun contra la voluntad de la madre, comprobado el hecho
biológico del nacimiento, la madre es cierta y así se fija registralmente.
Cuando se produce la inscripción de un hijo matrimonial o extramatrimonial, por un tercero (que no sea su cónyuge) la
notificación a la mujer no tiene otro alcance que ponerla al corriente de un hecho fundamental; que se le ha atribuido un hijo.
En virtud de ese dato registral podrá impugnar la filiación que ha quedado establecida por la ley. En todos los casos la inscripción
del certificado médico tiene por efecto atribuir la maternidad.
Determinación de la filiación matrimonial: Art 566: se presumen hijos del o de la cónyuge los nacidos después de la celebración
del matrimonio y hasta los trescientos días posteriores a la interposición de demanda de divorcio o nulidad del matrimonio su
disolución, anulación, divorcio, de la separación de hecho de los cónyuges o de la muerte.
Presunción de filiación: establece que el niño nacido de la esposa durante el matrimonio es hijo del o de la cónyuge, quien es
reputado/a progenitor/a del nacido. El carácter es iuris tantum, es decir que admite prueba en contrario.
Esta presunción “no rige en los supuestos de técnicas de reproducción humana asistida si el o la cónyuge no prestó el
consentimiento pleno, informado y libre” para dicho procedimiento.
Situación en la separación de hecho: del art. 566 surge que una de las causales de cese de la presunción de filiación es que el
niño nazca después de los 300 días de la separación de hecho. Pero el nacido debe ser inscripto como hijo de estos, si concurre
el consentimiento de ambos. En el caso de que el niño hubiese sido concebido mediante técnicas de reproducción humana
asistida se debe haber cumplido, además, con el consentimiento previo, informado y libre (art 567).
Matrimonios sucesivos: El art 568 supone dos matrimonios sucesivos de la madre y un nacimiento ocurrido dentro de los 300
días de la disolución o anulación del primer matrimonio y a la vez dentro de los 180 días de la celebración del segundo

21
matrimonio. Dos supuestos:
 “El hijo nacido dentro de los trescientos días de la disolución o anulación del primer matrimonio y dentro de los ciento
ochenta días de la celebración del segundo”. En tal caso el hijo tiene vínculo filial con el primer cónyuge.
 “El hijo nacido dentro de los trescientos días posteriores a la disolución o anulación del primer matrimonio y después de los
ciento ochenta días de la celebración del segundo matrimonio”. En este caso, el hijo tiene vínculo filial con el segundo
cónyuge.
Unicamente p/ filiación por naturaleza, no pudiéndose extender a los casos de filiación por técnicas de reproducción.
Formas de la determinación y prueba: El título de estado de familia es el instrumento público para acreditar ese estado.
prueba del estado de hijo matrimonial: la partida de nacimiento del hijo y la partida de matrimonio; la sentencia firme dictada
en el juicio de filiación y, para las técnicas de reproducción humana asistida , el consentimiento previo, libre, informado,
inscripto en el registro civil.
Determinación de la filiación extramatrimonial a diferencia de la matrimonial, el hijo se vincula con sus progenitores, pero ellos
no están unidos por el vínculo matrimonial.
Se establece un doble sistema de filiación, establecido en el artículo 570 del Código Civil y Comercial de la Nación:
Voluntario: que se produce por el reconocimiento o por la voluntad procreacional expresada mediante consentimiento
previo, libre, e informado en las técnicas de reproducción humana asistida.
Forzoso: que se produce cuando la determinación de la filiación surge de una sentencia.
Art 570 establece un doble sistema de emplazamiento: “La filiación extramatrimonial queda determinada por el
reconocimiento, por el consentimiento previo, informado y libre al uso de las técnicas de reproducción humana asistida, o por
la sentencia en juicio de filiación que la declare tal”.
Formas de reconocimiento: El reconocimiento es el acto jurídico familiar en virtud del cual una persona emplaza a otra en el
estado de hijo, auto señalándose como progenitor. Segun el art 571Cc es la declaración espontánea del progenitor que expresa
que una persona es su hijo.
Modos de efectuar el reconocimiento del hijo, mediante la declaración de voluntad en:
El Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas: reconocimiento en partida inscripta en el registro.
Instrumento público o privado debidamente reconocido: los instrumentos públicos son los del artículo 289:
a) las escrituras públicas y sus copias o testimonios;
b) los instrumentos que extienden los escribanos o los funcionarios públicos con los requisitos que establecen las leyes;
c) los títulos emitidos por el Estado nacional, provincial o la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, segun leyes que autorizan su
emisión.
--El reconocimiento formulado por instrumento privado, deberá ser homologado judicialmente para acreditar su
autenticidad.
Tanto el instrumento público como privado, debe inscribirse en el registro civil.
Disposiciones contenidas en actos de última voluntad: es el reconocimiento a través de testamento.
Notificación del reconocimiento: art 572 Cc: el Registro Civil “debe notificar el reconocimiento a la madre y al hijo o su
representante legal”.
Caracteres del reconocimiento (art. 573): El reconocimiento es irrevocable (no se puede revocar), es puro y simple (no esta
sujeto a condicion) y es unilateral (no require voluntad de hijo).
El reconocimiento post mortem del hijo: “El reconocimiento del hijo ya fallecido no atribuye derechos en su sucesión a quien lo
formula ni a los demás ascendientes de su rama, excepto que haya habido posesión de estado de hijo”. La ley declara indigno xq
no se hizo caro en vida.
Reconocimiento del hijo por nacer (artículo 574): quedando sujeto al nacimiento con vida”.
Determinación en las técnicas de reproducción humana asistida: el elemento que determina es la voluntad procreacional, que
se deriva del consentimiento previo, informado y libre.
Artículo 575: “cuando en el proceso reproductivo se utilicen gametos de terceros, no se genera vínculo jurídico alguno con éstos,
excepto a los fines de los impedimentos matrimoniales”.

ACCIONES DE FILIACIÓN
Son acciones de estado de familia que tienden a reclamar la vinculación jurídico paterno–filial o a impugnar la que se haya
establecido.
Caracteres
1. Imprescriptible: expresamente lo dispone el art. 576 Cc.
Este carácter no impide que la acción esté sujeta a plazos de caducidad p/q se consolide el estado de familia del que se goza, y
se extinga el derecho a cuestionar el estado de familia determinado. En la caducidad se acentúa el interés social por la
estabilidad y certeza de las relaciones jurídicas.
2. Irrenunciable: no se admite ni la renuncia expresa ni tácita ya que su ejercicio responde a intereses de orden público.
3. Inalienable: dado que son acciones que importan el ejercicio de derechos no patrimoniales emergentes del estado de familia,
que es inalienable. no pueden ser cedidas.
4. Inherencia personal: el estado de familia es inherente a la persona y las acciones también lo son. Por regla general, no son
transmisibles por vía sucesoria.
Inadmisibilidad de la demanda
El niño nacido mediante técnicas de reproducción humana asistida no funda su filiación en base al material genético, sino que el

22
vínculo con sus progenitores surge exclusivamente de la voluntad procreacional, que en estos casos prevalece sobre el material
genético. Una vez prestado el consentimiento previo, libre e informado para la realización de técnicas de reproducción humana
asistida , no es posible impugnar dicho vínculo (Bueres, 2015).
Art 577 establece que: No es admisible la impugnación de la filiación matrimonial o extramatrimonial de los hijos nacidos
mediante el uso de técnicas de reproducción humana asistida cuando haya mediado consentimiento previo, informado y libre a
dichas técnicas, de conformidad con este Código y la ley especial, con independencia de quién haya aportado los gametos. No es
admisible el reconocimiento ni el ejercicio de acción de filiación o de reclamo alguno de vínculo filial respecto de éste.
Consecuencias de la regla general del doble vínculo filial
“Si se reclama una filiación que importa dejar sin efecto una anteriormente establecida, debe previa o
simultáneamente, ejercerse la correspondiente acción de impugnación”.
La razón es que no pueden sumarse estados filiales que sean contradictorios, para poder reclamar una filiación es
necesario desplazar primeramente la ya existente.
Prueba genética: En el proceso de reclamación de la filiación debe suministrarse la prueba de la maternidad o la paternidad
cuya declaración se pretende; por lo tanto en el primer caso, debe demostrarse el parto de la madre y la identidad del
reclamante con el nacido de dicho parto, y en el segundo, que el demandado fue quien engendró al hijo. Todo medio de prueba
es admissible.
Art 579 Cc“en las acciones de filiación se admiten toda clase de pruebas, incluso las genéticas, las que podrán ser decretadas
de oficio o a petición de parte”. “Ante la imposibilidad de efectuar la prueba genética a alguna de las partes, los estudios se
pueden realizar con material genético de los parientes por naturaleza hasta el segundo grado, priorizándose los más próximos”.
La negativa a prestarse al examen sanguíneo o a la prueba H.L.A. – que no puede ser realizada sin la colaboración de ambas
partes- constituye una presunción contraria a quien se niega. “El juez valora la negativa [a realizarse la prueba] como un
indicio grave contrario a la posición del renuente”.
-Caso de la prueba genética post mortem. Art 580 establece: En caso de fallecimiento del presunto padre, la prueba puede
realizarse sobre material genético de los dos progenitores naturales de éste. Ante la negativa o imposibilidad de uno de ellos,
puede autorizarse la exhumación del cadáver.
Competencia
Cuando las acciones de filiación sean ejercidas por personas menores de edad o con capacidad restringida, es
competente el juez del lugar donde el actor tiene su centro de vida o el del domicilio del demandado, a elección del
actor. De lo contrario, deberá interponer la acción ante el juez del domicilio del demandado.

ACCIONES DE RECLAMACIÓN DE FILIACIÓN MATRIMONIAL Y EXTRAMATRIMONIAL. POSESIÓN DE ESTADO


Acciones de reclamación de la filiación matrimonial (artículo 582): se determina y se prueba con la inscripción del nacimiento del
hijo en el Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas, juntamente con la partida de matrimonio de los padres.
El objetivo de la acción es emplazar al hijo en ese estado de familia que le corresponde y que no surge de las inscripciones
registrables que son idóneas para determinar dicho estado: inscripción de la partida de nacimiento y de la partida de
matrimonio de los progenitores.
La falta de título hace necesario recurrir a la vía judicial para determinar la filiación. Si el hijo goza de una filiación establecida,
será necesario desplazarla a través de la acción pertinente y luego ejercer la de reclamación segun el art 578.
Legitimación activa:
1)El hijo: es el primer interesado en establecer su filiación y puede reclamarla en todo tiempo, mayor o menor de edad y no se
fija plazo de caducidad.
2)Los herederos del hijo: comprende a herederos legítimos e instituidos por testamento.
Pueden invocarla:
o Si el hijo muere siendo menor de edad.
o Si el hijo muere siendo incapaz.
o Si el hijo muere antes de transcurrir un año desde que alcanzó la mayoría de edad o la plena capacidad, o durante el primer año
siguiente al descubrimiento de las pruebas en que se haya de fundar la demanda.
Caducidad: la acción caduca de pleno derecho para los herederos solo en caso de que el hijo fallezca siendo mayor de edad y
capaz, que haya transcurrido un año de ella y si las pruebas eran ya conocidas desde antes.
Legitimación pasiva: Ambos padres, si uno ha muerto sus herederos. Prueba:
o a) al nacimiento del hijo de la madre contra la cual se reclama la filiación.
o b) el matrimonio de los progenitores contra los cuales se acciona.
o c) el nacimiento dentro del matrimonio de los progenitores.
o d) en caso de controvertirse la paternidad por vía de reconocimiento, las pruebas tenderán a acreditar que el hijo lo es del
padre contra el cual se reclama la filiación.
Acción de reclamación de la filiación extramatrimonial
Los hijos extramatrimoniales pueden reclamar su filiación contra quien consideren su progenitor, aun conjuntamente a ambos
progenitores en los supuestos en que no esté determinado ningún vínculo filial.
Legitimación activa: es igual que en la reclamación de la filiación matrimonial, se suma el Ministerio Público (art 583).
Legitimación pasiva: progenitors extramatrimoniales conjunta o separadamente, si no se determio ningún vínculo filial.
Caducidad: Igual que en la reclamación de filiación matrimonial.
Prueba: Rige el principio de amplitud probatoria.

23
El art 585 establece una presunción: “La convivencia de la madre durante la época de la concepción hace presumir el vínculo
filial a favor de su conviviente, excepto oposición fundada”.
El artículo 583 establece que: el Registro Civil debe comunicar al Ministerio Público, el cual debe procurar la determinación de la
paternidad y el reconocimiento del hijo por el presunto padre. Para esto se debe instar a la madre a suministrar el nombre del
presunto padre y toda información que contribuya a su individualización y paradero. La declaración debe hacerse bajo
juramento; previamente se hace saber a la madre las consecuencias jurídicas que se derivan de una manifestación falsa.
Las actuaciones se remiten al Ministerio Público para promover acción judicial.
Posesión de Estado: es el goce de hecho de determinado estado de familia, con título o sin él. Art 584 dispone: “la posesión de
estado debidamente acreditada en juicio tiene el mismo valor que el reconocimiento, siempre que no sea desvirtuada por
prueba en contrario sobre el nexo genético”.

ACCIONES DE IMPUGNACIÓN DE FILIACIÓN: se dirige a excluir el nexo biológico entre padre e hijo, emplazados ambos en la
relación de filiación determinada.
Impugnación de la maternidad: (588) la acción tiende a destruir el vínculo existente con el hijo y que está determinado. La
mujer no reviste la calidad de madre. El hijo no ha nacido de la mujer que aparece como progenitora; ya sea:
>Porque ha habido suposición de parto: es el caso en que la presunta madre no ha tenido hijo y realiza la anotación de una
criatura con certificado de médico y obstétrico o de un agente de salud, o la declaración de dos testigos que dicen haber
visto al nacido como si fuera hijo de la mujer.
>Porque ha habido sustitución del hijo: la mujer ha dado a luz, hubo parto, pero se anota como propio no el hijo que ha
tenido sino otro.
-Legitimación activa:
El o la cónyuge: la ley legitima al cónyuge a impugnar la maternidad de su propia esposa.
El hijo.
Todo tercero que invoque un interés legítimo: tal interés deberá ser atendido en la valoración judicial.
La madre.
-Caducidad: para el hijo no caduca nunca, con lo cual podrá promover la acción en cualquier tiempo. Para los otros legitimados,
caduca al año de la inscripción del nacimiento o desde que se conoció la sustitución o incertidumbre sobre la identidad del hijo.
-Prueba: no hay ninguna limitación en cuanto a las pruebas.
-En los supuestos de filiación por técnicas de reproducción humana asistida, lógicamente, la falta de vínculo genético no puede
invocarse para impugnar la maternidad, siempre y cuando haya mediado consentimiento previo, informado y libre.
Impugnación de la filiación presumida por ley: Esta acción se dirige a excluir el nexo biológico entre un progenitor y su hijo,
emplazados ambos en la relación de filiación determinada. El objetivo es demostrar que el o la cónyuge no es el progenitor del
hijo que dio a luz la madre. Admite prueba en contrario; la que se ha de producir precisamente mediante el ejercicio de esta
acción. Para todos los hijos nacidos durante el matrimonio o dentro de los 300 días posteriores a la interposición de la
demanda de divorcio, nulidad de matrimonio, separación de hecho, muerte o presunción de fallecimiento, alegando “no
poder ser el progenitor, o que la liación presumida por la ley no debe ser razonablemente mantenida de conformidad con las
pruebas que la contradicen o en el interés del niño”.
“Esta disposición no se aplica en los supuestos de técnicas de reproducción humana asis da cuando haya mediado
consentimiento previo, informado y libre, con independencia de quienes hayan aportado los gametos”.
Legitimación activa: “La acción de impugnación de la filiación del o la cónyuge de quien da a luz puede ser ejercida por éste
o ésta, por el hijo, por la madre y por cualquier tercero que invoque un interés legítimo”.
Caducidad: El hijo puede iniciar la acción en cualquier tiempo. Para los demás legitimados, la acción caduca si transcurre un
año desde la inscripción del nacimiento o desde que se tuvo conocimiento de que el niño podría no ser hijo de quien la ley
lo presume.
En caso de fallecimiento del legitimado activo, sus herederos pueden impugnar la filiación si el deceso se produjo
antes de transcurrir el término de caducidad establecido en este artículo. En este caso, la acción caduca para ellos una
vez cumplido el plazo que comenzó a correr en vida del legitimado.
Prueba: Se prevén dos conductas del cónyuge para impugnar su paternidad, aunque ambas tienen un mismo fin:
excluir la filiación establecida.
o a) Alegar que él no puede ser el progenitor: deberá probar que existió absoluta imposibilidad física de relacionarse
íntimamente con la cónyuge en el momento de la concepción (por ausencia, prisión, etcétera). Probado ello, será suficiente
elemento para excluir la filiación impugnada, sin necesidad de probar el nexo biológico.
o b) Alegar que la filiación presumida por la ley no debe ser razonablemente mantenida en razón de pruebas que la
contradicen, deberá aportar la prueba sobre el nexo biológico.
En ambos casos está autorizado para valerse de todo medio de prueba, hay solo una restricción: la sola declaración de la madre
(indisponibilidad del estado de familia, afirmar su propio adulterio) no será necesaria para excluir la filiación.
Acción de negación de filiación presumida por ley: (591) el progenitor se limita a negar la filiación en virtud de que el
nacimiento se ha producido dentro de los 180 días posteriores a la celebración del matrimonio.
--Condiciones:
o a) la filiación matrimonial debe estar establecida: ya que el fin de la acción es destruir el emplazamiento en el estado del hijo.
o b) el nacimiento del hijo debe haberse acaecido dentro de los 180 días posteriores a la celebración del matrimonio.
o c) el cónyuge no debía tener conocimiento del embarazo de su mujer al tiempo de la celebración del matrimonio

24
o d) No debe haber habido posesión de estado de hijo.
Legitimación activa: exclusivamente el cónyuge de la mujer que dio a luz. Los herederos, en todo caso, podrán ejercer
(continuar la acción iniciada por el marido) la acción de impugnación rigurosa de la paternidad, prevista por el art. 590 a la
muerte del esposo.
Caducidad: un año desde la inscripción del nacimiento o desde que tuvo conocimiento de que el niño podría no ser hijo de quien la
lay lo presume.
Legitimación pasiva: la acción se dirigirá contra el hijo a quien será conveniente designarle un tutor ad litem y contra la madre.
Prueba:
>>-el cónyuge solo deberá acreditar las fechas de nacimiento del hijo y la de su matrimonio con la madre.
>>-el hijo y la madre deberán probar alguno de los supuestos del artículo 591, o que el marido es el verdadero padre.
Se admitirá todo medio de prueba en uno y otro caso.
El artículo deja a salvo, la acción de impugnación del artículo 589, ya sea que el cónyuge no puede ejercer esta acción de
negación porque conocía el embarazo al momento de casarse, o porque lo reconoció expresa o tácitamente, o porque le dio su
apellido. Pues, si el cónyuge puede desconocer la filiación de los hijos concebidos durante el matrimonio, más aún los
concebidos antes.
La acción de negación de filiación presumida por ley “no se aplica en los supuestos de técnicas de reproducción humana asistida
cuando haya mediado consentimiento previo, informado y libre”.
Impugnación preventiva de la filiación presumida por ley: Esta acción tiene por fin desconocer al hijo concebido por la
cónyuge pero aún no nacido, es decir, a la persona por nacer. En caso de que el nacimiento se produzca y la acción haya sido
entablada y pendiente el juicio, no operará la presunción de paternidad del marido hasta que exista sentencia firme en uno u
otro sentido. Pero si la acción fuere rechazada, sí opera la presunción.
>Legitimación: El o la cónyuge. La madre. Cualquier tercero que invoque un interés
legítimo.
No procede “en los supuestos de técnicas de reproducción humana asistida cuando haya consentimiento previo, informado y
libre”.
Impugnación del reconocimiento: (593) La acción se dirige a destruir el nexo biológico que une al hijo con los padres, nexo
que ha sido recibido jurídicamente por medio del reconocimiento acaecido.
>Legitimación activa: el hijo y los terceros que tengan un interés legítimo. El interés de los terceros deberá ser digno de tutela y
protección legal. Por ejemplo, herederos del reconociente.
>Caducidad: la acción del hijo puede ser entablada en todo tiempo. Pero “los demás interesados sólo pueden ejercer la acción
dentro del año de haber tomado conocimiento del reconocimiento o desde que se tuvo conocimiento de que el niño podría no
ser el hijo”. Se trata del conocimiento real.
>Legitimación pasiva:
o si acciona el hijo: contra el o los progenitores,
o si acciona tercero: contrael hijo y el o los progenitores.
>Prueba: por cualquier medio deberá demostrarse que los padres no son biológicamente sus progenitores. pruebas biológicas
podrán decretarse aún de oficio.
Esta acción no procede “en los supuestos de técnicas de reproducción humana asistida cuando haya mediado consentimiento
previo, informado y libre”.

FILIACIÓN POR TÉCNICAS DE REPRODUCCIÓN HUMANA ASISTIDA (Ley 26.862).


La ley 26.862 (de Reproducción médicamente asistida, sancionada por el Congreso de la Nación) regula el acceso integral a la
reproducción médicamente asistida. La misma “tiene por objeto garantizar el acceso integral a los procedimientos y técnicas
médico- asistenciales de reproducción médicamente asistida”.
Reproducción médicamente asistida: son los procedimientos y técnicas realizados con asistencia médica para la consecución
de un embarazo. Quedan comprendidas las técnicas de baja y alta complejidad que incluyan o no la donación de gametos y/o
embriones.
Asimismo, se establece la creación de “un registro único en el que deben estar inscriptos todos aquellos establecimientos
sanitarios habilitados para realizar procedimientos y técnicas de reproducción médicamente asistida. Quedan incluidos los
establecimientos médicos donde funcionen bancos receptores de gametos y/o embriones”. Los procedimientos de técnicas de
reproducción humana asistida sólo pueden realizarse en dichos establecimientos.
A los fines de cumplir con el objeto de la ley, el Ministerio de Salud de la Nación deberá:
a) Arbitrar las medidas necesarias para asegurar el derecho al acceso igualitario de todos los beneficiarios a las prácticas
normadas por la presente.
b) Publicar la lista de centros de referencia públicos y privados habilitados, distribuidos en todo el territorio nacional con
miras a facilitar el acceso de la población a las mismas.
c) Efectuar campañas de información a fin de promover los cuidados de la fertilidad en mujeres y varones.
d) Propiciar la formación y capacitación continua de recursos humanos especializados en los procedimientos y técnicas de
reproducción médicamente asistida.
Respecto a los beneficiarios: tiene derecho a acceder a los procedimientos y técnicas de reproducción médicamente asistida,
toda persona mayor de edad que, haya explicitado su consentimiento informado. El consentimiento es revocable hasta antes de
producirse la implantación del embrión en la mujer.

25
Cobertura: todos aquellos agentes que brinden servicios médico- asistenciales a sus afiliados independientemente de la figura
jurídica que posean, incorporarán como prestaciones obligatorias y a brindar a sus afiliados o beneficiarios, la cobertura integral
e interdisciplinaria del abordaje, el diagnóstico, los medicamentos y las terapias de apoyo y los procedimientos y las técnicas que
la Organización Mundial de la Salud define como de reproducción médicamente asistida.
Consentimiento informado. Forma y requisitos del consentimiento
O Consentimiento informado: El artículo 560 Cc establece pautas acerca del consentimiento en las TRHA , expresando que:
El centro de salud interviniente debe recabar el consentimiento previo, informado y libre de las personas que se someten al uso
de las técnicas de reproducción humana asistida. Este consentimiento debe renovarse cada vez que se procede a la utilización
de gametos o embriones.
El consentimiento debe ser previo (antes de iniciar cada tratamiento), informado (para comprender el procedimiento y los
alcances del mismo) y libre (no debe haber coacción en ninguna de sus formas).
O Forma y requisitos del consentimiento: El artículo 561 establece que: la instrumentación del consentimiento debe contener
los requisitos previstos en las disposiciones especiales, para su posterior protocolización ante escribano público o certificación
ante la autoridad sanitaria correspondiente a la jurisdicción. El consentimiento es libremente revocable mientras no se haya
producido la concepción en la persona o la implantación del embrión.
La expresión del consentimiento es formal: por escrito y protocolizado por escribano público o certificado ante la autoridad
sanitaria correspondiente.
“el consentimiento es libremente revocable mientras no se haya producido la concepción en la persona o la implantación del
embrión”.
Voluntad procreacional
Art. 562 Cc: los nacidos por las técnicas de reproducción humana asistida son hijos de quien dio a luz y del hombre o de la mujer
que también ha prestado su consentimiento previo, informado y libre (…), debidamente inscripto en el Registro del Estado Civil y
Capacidad de las Personas, con independencia de quién haya aportado los gametos.
-la paternidad y/o maternidad se determina por el elemento volitivo, que es la voluntad procreacional.
Derecho a la información: art. 563 cc: “la información relativa a que la persona ha nacido por el uso de técnicas de reproducción humana
asistida con gametos de un tercero debe constar en el correspondiente legajo base para la inscripción del nacimiento”.
Art. 564 Cc: A petición de las personas nacidas a través de las técnicas de reproducción humana asistida, puede:
a) obtenerse (…) información relativa a datos médicos del donante, cuando es relevante para la salud;
b) revelarse la identidad del donante, por razones debidamente fundadas, evaluadas por la autoridad judicial por el procedimiento más
breve que prevea la ley local.
>>Con esta norma, se ha pretendido resguardar la intimidad del donante. Sin embargo, este principio de anonimato tiene excepciones que
ceden ante el interés del requirente, con dos limitaciones: a) el acceso a la información debe brindarse sólo a aquel que la solicitó y b) la
utilización de los datos brindados sólo puede ser utilizado a los fines para los que fueron requeridos.

ADOPCIÓN
Filiación adoptiva: aquella que surge de una sentencia judicial y con los efectos previstos según sea la adopción simple, plena
o de integración.
La adopción es una institución jurídica que tiene por objeto proteger el derecho de niños, niñas y adolescentes a vivir y
desarrollarse en una familia que le procure los cuidados tendientes a satisfacer sus necesidades afectivas y materiales, cuando
éstos no le pueden ser proporcionados por su familia de origen.
La adopción se otorga solo por sentencia judicial y emplaza al adoptado en el estado de hijo.
Antecedentes
a) Ya aparece regulada en los documentos escritos más antiguos. Así, en el Código Hammurabi (1800 a.C) y, por la misma época,
en el Código de Manú.
Reglamentaban la adopción en interés del adoptante o de su familia ignorando el interés del adoptado y la función protectora y
asistencial de esta institución.
b) En el derecho romano antiguo y clásico esta institución perseguía un fin religioso y político, que era garantizar que el jefe de la
familia, a cuyo cargo estaba el culto familiar y doméstico, tuviera un sucesor que mantuviera el culto a los antepasados y la
continuidad de la jefatura política.
c) Más tarde la adopción cumple un rol sociopolítico en los estados divididos en clases sociales jerarquizadas ya que a través de
ella se tiende a asegurar la transmisión de los títulos de nobleza sólo a varones.
La adopción, en general, se organiza a favor de la familia adoptante y el adoptado no es más que un instrumento de
perpetuación. En ningún país del Common Law se conocía la adopción, y ésta era desconocida como institución legal.
>>Concepción Moderna: A comienzos del siglo XX la institución se revitaliza p/ la protección de menores huérfanos y
abandonados a raíz de los conflictos bélicos.
La adopción a partir de las guerras mundiales mira el menor sin distinción de sexo y, en especial, al menor abandonado o en
peligro. Se establece para brindarle al menor no solo lo que en Derecho se llaman alimentos, sino que su finalidad primordial es
insertar al menor huérfano o abandonado dentro de una familia que pueda contenerlo adecuadamente, ofreciéndole las
posibilidades de una integración familiar indispensable para formar su personalidad.
>>Antecedentes nacionales: La legislación argentina reconoce la adopción a partir de 1948. El Código Civil sancionado y
promulgado en 1869 la desconoce porque no respondía a nuestras costumbres. (Velez)

26
-En 1948 se sancionó la ley 13.252 que introducía la adopción simple.
-En 1971 se aprobó la ley 19.134, cuyo ordenamiento integral amplió los efectos y alcances de la adopción, y reconoció las dos
clases de adopción: la plena y la simple.
-La ley 24.779 publicada el 1 de abril de 1997, modificó el régimen de la adopción, introduciendo su reglamentación dentro del
articulado del Código Civil.
-El 1 de Octubre de 2014 se aprueba un nuevo Código Civil y Comercial Unificado de la Nación, introduciendo modificaciones en
materia de adopción, por ejemplo: reduce el plazo de guarda, incorpora un nuevo tipo de adopción (adopción de integración),
implementa una nueva etapa dentro del proceso de adopción denominada declaración de adoptabilidad, etcétera.
Principios generales: (El art. 595 los detalla)La adopción se rige por los siguientes principios:
>“a) el interés superior del niño”: Es el eje en torno al cual gira toda la adopción de menores. Constituye un instrumento técnico
que otorga poderes a los jueces quienes deben apreciar tal interés en concreto de acuerdo a las circunstancias del caso.
>“b) El respeto por el derecho a la identidad”: El adoptado tendrá derecho a conocer su realidad biológica y podrá acceder al
expediente de adopción. El adoptante se compromete a hacer conocer al adoptado su realidad biológica.
Es responsabilidad de los padres no engañar a sus hijos adoptivos, pero corresponde a ellos elegir con entera libertad la
forma y oportunidad adecuada de revelar la verdad, de acuerdo con el nivel de comprensión y madurez que paulatinamente
presencien en el niño. Se trata de un deber moral ya que carece de sanction legal alguna.
>“c. El agotamiento de las posibilidades de permanencia en la familia de origen o ampliada”: La adopción tiende a brindar al
niño desamparado la oportunidad de una integración familiar indispensable para la formación y desarrollo de su personalidad,
evitando la internación y tratamiento del menor desvalido en una institución pública o privada.
La subsidiariedad de la adopción significa que ella sólo debe establecerse cuando la familia biológica- nuclear o ampliada- no
está determinada o, hallándose determinada, se encuentra impedida de contener en su seno al menor en las condiciones
mínimas que exigen su desarrollo físico y formación integral; o cuando el grupo lo rechaza o cuando sus padres biológicos
abdican de sus funciones y responsabilidades, de sus derechos-deberes paternos, a través de actos u omisiones que evidencian
el estado de desamparo en el que ha caído el menor. En tales situaciones es el propio interés superior del menor el que reclama
su inserción en un grupo familiar subsidiario.
>“d) la preservación de los vínculos fraternos, priorizándose la adopción de grupos de hermanos en la misma familia adoptiva o,
en su defecto, el mantenimiento de vínculos jurídicos entre los hermanos, excepto razones debidamente fundadas”.
>“e) el derecho a conocer los orígenes”: (Concurre con derecho a la identidad). El niño tiene derecho a saber que es adoptado y
los padres adoptivos tienen el deber de hacérselo saber.
>“f) el derecho del niño, niña o adolescente a ser oído y a que su opinión sea tenida en cuenta según su edad y grado de
madurez, siendo obligatorio requerir su consentimiento a partir de los diez años”.
Derecho a conocer los orígenes
Este principio se materializa en el artículo 596 Cc que expresa que: el adoptado con edad y grado de madurez suficiente tiene
derecho a conocer los datos relativos a su origen y puede acceder, cuando lo requiera, al expediente judicial y administrativo en
el que se tramitó su adopción y a otra información que conste en registros judiciales o administrativos.
-No hay una edad determinada para que el adoptado pueda ejercer estos derechos. Si es menor de edad, el juez puede disponer
la intervención del equipo técnico del tribunal, del organismo de protección o del registro de adoptantes para que presten
colaboración. La familia adoptante puede solicitar asesoramiento en los mismos organismos.
El expediente judicial y administrativo debe contener la mayor cantidad de datos posibles de la identidad del niño y de su
familia de origen referidos a ese origen, incluidos los relativos a enfermedades transmisibles.
Los adoptantes deben comprometerse expresamente a hacer conocer sus orígenes al adoptado, quedando constancia de esa
declaración en el expediente.
“El adoptado adolescente está facultado para iniciar una acción autónoma a los fines de conocer sus orígenes, en cuyo caso
debe contar con asistencia letrada”.

Normas generales
Requisitos en el adoptante
La ley fija reglas generales para la adopción, cualquiera que sea el tipo: El niño, niña o adolescente puede ser adoptado por:
>>un matrimonio;
>>por ambos integrantes de una unión convivencial.
Cabe destacar que en esos dos supuestos las personas solo pueden adoptar si lo hacen conjuntamente, y excepcionalmente la
adopción por personas casadas o en unión convivencial puede ser unipersonal si:
o el cónyuge o conviviente ha sido declarado persona incapaz o de capacidad
restringida, y la sentencia le impide prestar consentimiento válido para
este acto. En este caso debe oírse al Ministerio Público y al curador o
apoyo y, si es el pretenso adoptante, se debe designar un curador o apoyo
ad litem;
o los cónyuges están separados de hecho;
-Edad: el adoptante debe ser por lo menos dieciséis años mayor que el adoptado, excepto cuando el cónyuge o conviviente
adopta al hijo del otro cónyuge o conviviente.
En caso de muerte del o de los adoptantes u otra causa de extinción de la adopción, se puede otorgar una nueva adopción sobre
la persona menor de edad.

27
#En el supuesto de adopción conjunta de personas divorciadas o cesada la unión convivencial el juez debe valorar especialmente
la incidencia de la ruptura al ponderar el interés superior del niño.
#Situación en la que el proceso de adopción es conjunto y fallece de uno de los guardadores: el juez puede otorgar la adopción
al sobreviviente y generar vínculos jurídicos de filiación con ambos integrantes de la pareja. En este caso, el adoptado lleva el
apellido del adoptante, excepto que fundado en el derecho a la identidad se peticione agregar o anteponer el apellido de origen
o el apellido del guardador fallecido.
Requisitos en el adoptado
La ley exige que se trate de un menor no emancipado declarado en situación de adoptabilidad, o cuyos padres hayan sido
privados de la responsabilidad parental.
Esta regla, tiene excepciones, que tienen por objeto fortalecer el vínculo familiar, reconociéndose un lazo afectivo preexistente y
por ende, se podrá adoptar a una persona mayor de edad cuando:
>Se trate del hijo del cónyuge o conviviente de la persona que se pretende adoptar.
>Cuando hubo posesión de estado de hijo mientras era menor de edad, fehacientemente comprobada.
Número de adoptantes y de adoptados
Número de adoptantes: el código establece el sistema de doble vínculo filial (una persona no puede tener más de dos
progenitors). Por ende, los adoptantes podrán ser dos, ya sea que ambos estén unidos en matrimonio o hayan constituido una
unión convivencial. --el adoptante puede ser una sola persona--.
Número de adoptados, el artículo 598 establece que: pueden ser adoptadas varias personas, simultánea o sucesivamente.
La existencia de descendientes del adoptante no impide la adopción. En este caso, deben ser oídos por el juez, valorándose su
opinión de conformidad con su edad y grado de madurez.
Todos los hijos adoptivos y biológicos de un mismo adoptante son considerados hermanos entre sí.
Residencia en el país
A los fines de evitar la adopción por parte de extranjeros no residents, puede adoptar la persona que:
a) resida permanentemente en el país por un período mínimo de cinco años anterior a la petición de la guarda con fines de
adopción; este plazo no se exige a las personas de nacionalidad argentina o naturalizadas en el país;
b) se encuentre inscripta en el registro de adoptantes.
Restricciones para adoptar
No puede adoptar:
a) quien no haya cumplido veinticinco años de edad, excepto que su cónyuge o conviviente que adopta conjuntamente cumpla
con este requisito: Adoptante individualse requiere veinticinco años de edad.
b) el ascendiente a su descendiente;
c) un hermano a su hermano o a su hermano unilateral. .
Estas últimas dos restricciones tienen en cuenta que ya existen los lazos afectivos naturales que permiten que el menor halle un
entorno familiar adecuado a falta de sus padres.

Declaración judicial de la situación de adoptabilidad


Se trata de un proceso judicial cuyo objetivo consiste en definir si un niño se encuentra, efectivamente, en condiciones para ser
dado en adopción, o que la satisfacción del derecho a vivir en familia se verá efectivizado si el niño se inserta en otro grupo
familiar que el de origen. Demarcar el rol de la familia de origen y de la pretensa familia adoptante
Supuestos
El artículo 607 establece: La declaración judicial de la situación de adoptabilidad se dicta si:
a) un niño, niña o adolescente no tiene filiación establecida o sus padres han fallecido, y se ha agotado la búsqueda de familiares
de origen por parte del organismo administrativo competente en un plazo máximo de treinta días, prorrogables por un plazo
igual sólo por razón fundada;
b) los padres tomaron la decisión libre e informada de que el niño o niña sea adoptado.
Esta manifestación es válida sólo si se produce después de los cuarenta y cinco días de producido el nacimiento;
c) las medidas excepcionales tendientes a que el niño, niña o adolescente permanezca en su familia de origen o ampliada, no
han dado resultado en un plazo máximo de ciento ochenta días. Vencido el plazo máximo sin revertirse las causas que motivaron
la medida, el organismo administrativo de protección de derechos del niño, niña o adolescente que tomó la decisión debe
dictaminar inmediatamente sobre la situación de adoptabilidad. Dicho dictamen se debe comunicar al juez interviniente dentro
del plazo de veinticuatro horas.
La declaración judicial de la situación de adoptabilidad no puede ser dictada si algún familiar o referente afectivo del niño, niña o
adolescente ofrece asumir su guarda o tutela y tal pedido es considerado adecuado al interés de éste.
Este fragmento de la norma, se inspira en el principio de prioridad sobre la familia de origen.
-Plazo: “el juez debe resolver sobre la situación de adoptabilidad en el plazo máximo de noventa días”.
“La sentencia de privación de la responsabilidad parental equivale a la declaración judicial en situación de
adoptabilidad”. (artículo 610)
Sujetos del procedimiento
El procedimiento, que concluye con la declaración judicial de la situación de adoptabilidad, requiere la intervención:
>con carácter de parte:
a) Niño, niña o adolescente, si tiene edad y grado de madurez suficiente, quien comparece con asistencia letrada;
b) Los padres u otros representantes legales del niño, niña o adolescentes.

28
>Otras intervenciones:
c) del organismo administrativo que participó en la etapa extrajudicial;
d) del Ministerio Público.
e) El juez también puede escuchar a los parientes y otros referentes afectivos”.
Reglas del procedimiento
El Codigo Civil en su art 609 establece que se aplican al procedimiento las siguientes reglas:
a) Tramita ante el juez que ejerció el control de legalidad de las medidas excepcionales;
b) Es obligatoria la entrevista personal del juez con los padres, si existen, y con el niño, niña o adolescente cuya situación de
adoptabilidad se tramita;
c) La sentencia debe disponer que se remitan al juez interviniente en un plazo no mayor a los diez días el o los legajos
seleccionados por el registro de adoptantes y el organismo administrativo que corresponda, a los fines de proceder a dar inicio
en forma inmediata al proceso de guarda con fines de adopción.

Guarda con fines de adopción


La ley impone un plazo de la guarda, que no puede exceder los seis meses, con la pretension de permitir la reflexión del
adoptante y además que el juez analice en qué medida ha surgido a través del tiempo una armónica y afectiva relación entre
adoptante y adoptado.
Prohibición de la guarda de hecho
La ley prohíbe expresamente “la entrega directa en guarda de niños, niñas y adolescentes mediante escritura pública o acto
administrativo, así como la entrega directa en guarda otorgada por cualquiera de los progenitores u otros familiares del niño”.
El Código establece una sanción cuando se viola dicha norma, estableciendo que: la transgresión de la prohibición habilita al juez
a separar al niño transitoria o definitivamente de su pretenso guardador, excepto que se compruebe judicialmente que la
elección de los progenitores se funda en la existencia de un vínculo de parentesco, entre éstos y el o los pretensos guardadores
del niño. “Ni la guarda de hecho, ni los supuestos de guarda judicial o delegación del ejercicio de la responsabilidad parental
deben ser considerados a los fines de la adopción”. “el paso del empo no puede consolidar una situación que contraría la regulación jurídica.
Competencia: (art 612) es competente, para discernir sobre la guarda con fines de adopción, el juez que dicta la sentencia que
declara la situación de adoptabilidad.
Elección del guardador e intervención del organism administrativo
Es importante conocer quién y de qué manera se selecciona a guardadores, que son los pretensos adoptantes.
Art. 613 expresa que “el juez que declaró la situación de adoptabilidad selecciona a los pretensos adoptantes de la nómina
remitida por el registro de adoptantes”.
Para ello, “convoca a la autoridad administrativa que intervino en el proceso de la declaración en situación de adoptabilidad”.
Para la selección, se tendrán en cuenta, entre otras pautas: las condiciones personales, edades y aptitudes del o de los pretensos
adoptantes; su idoneidad para cumplir con las funciones de cuidado, educación; sus motivaciones y expectativas frente a la
adopción; el respeto asumido frente al derecho a la identidad y origen del niño, niña o adolescente.
El juez debe citar al niño, niña o adolescente cuya opinión debe ser tenida en cuenta según su edad y grado de madurez,
garantizando de esta manera el derecho del niño a ser oído.
Plazo. Sentencia: Cumplidas las medidas relativas a la elección del guardador, el juez dicta la sentencia de guarda con
fines de adopción. El CCCn ha reducido el plazo de guarda, estableciendo que éste no puede exceder los seis meses.

Juicio de adopción
“Una vez que ha culminado el plazo de guarda, el juez interviniente, de oficio o a pedido de parte o de la autoridad
administrativa, inicia el proceso de adopción”.
Competencia: Sera competente el juez que otorgó la guarda con fines de adopción o lo pretensos adoptantes podrán elegir el
del lugar en el que el niño tiene su centro de vida si el traslado fue tenido en consideración en esa decisión.
Partes en el juicio de adopción:
>Los pretensos adoptantes. Si tiene edad y grado de madurez suficiente, debe comparecer con asistencia letrada.
>El pretenso adoptado.
Reglas de procedimiento
El juicio de adopción se rige segun el art 617 CCCN por las siguientes reglas:
a) Son parte en el proceso de adopción: los pretensos adoptantes y el pretenso adoptado;
b) El juez debe oír personalmente al pretenso adoptado y tener en cuenta su opinión según su edad y grado de madurez;
c) Debe intervenir el Ministerio Público y el organismo administrativo;
d) El pretenso adoptado mayor de diez años debe prestar consentimiento expreso;
e) Las audiencias son privadas y el expediente, reservado.
La sentencia y sus efectos
La regla: “La sentencia que otorga la adopción tiene efecto retroactivo a la fecha de la sentencia que otorga la guarda con fines
de adopción”. En el supuesto de adopción del hijo del cónyuge o conviviente, los efectos de la sentencia se retrotraen a la fecha
de promoción de la acción de adopción.

29
TIPOS DE ADOPCIÓN
Enumeración : El Código prevé tres tipos de adopción (artículos 619 y 620): Plena, simple y de integración.
Facultades judiciales: Es el juez quien “otorga la adopción plena o simple según las circunstancias y atendiendo
fundamentalmente al interés superior del niño”.
>esta facultad del juez de flexibilizar tanto los efectos propios de la adopción simple como de la plena, es decir que no serán
puros son inconporados en el actual CCCn. El artículo 621 establece que: cuando sea más conveniente para el niño, niña o
adolescente, a pedido de parte y por motivos fundados, el juez puede mantener subsistente el vínculo jurídico con uno o varios
parientes de la familia de origen en la adopción plena, y crear vínculo jurídico con uno o varios parientes de la familia del
adoptante en la adopción simple. No modificandose el resto.
Asimismo, una adopción que en su momento fue simple, podrá convertirse en plena a petición de parte y por razones fundadas.
El juez evaluará en el caso concreto si es conveniente esta modificación.
En caso de proceder la conversión, ésta tiene efecto desde que la sentencia queda firme y para el futuro.
Prenombre del adoptado: Fundado en el derecho a la identidad del niño, niña o adolescente, se ha dispuesto que el prenombre
del adoptado debe ser respetado. Solo a modo de excepción, y por razones fundadas en las prohibiciones establecidas en las
reglas para el prenombre en general o en el uso de un prenombre con el cual el adoptado se siente identificado, el juez puede
disponer la modificación del prenombre en el sentido que se le peticione.

>>Adopción plena.
Es aquella que “confiere al adoptado la condición de hijo y extingue los vínculos jurídicos con la familia de origen”. “El adoptado
tiene en la familia adoptiva los mismos derechos y obligaciones de todo hijo”. El adoptado deja de pertenecer a su familia de
sangre y se extingue el parentesco con los integrantes de ésta, así como todos sus efectos jurídicos, a excepción de los
impedimentos matrimoniales.
-Irrevocabilidad: es irrevocable. Sin embargo, el CCCn actualizado posibilita que el adoptado inicie acción de filiación contra sus
progenitores biológicos o que éstos lo reconozcan. (sólo es admisibles a los efectos de posibilitar los derechos alimentarios y
sucesorios del adoptado, sin alterar los otros efectos de la adopción).
Supuestos en los que se otorga la adopción plena
El art 625, establece que: la adopción plena se debe otorgar, preferentemente, cuando se trate de niños, niñas o adolescentes
huérfanos de padre y madre que no tengan filiación establecida. También puede otorgarse en los siguientes supuestos:
a) cuando se haya declarado al niño, niña o adolescente en situación de adoptabilidad;
b) cuando sean hijos de padres privados de la responsabilidad parental;
c) cuando los progenitores hayan manifestado ante el juez su decisión libre e informada de dar a su hijo en adopción.
Apellido: Segun el art 626, el apellido del hijo por adopción plena se rige por las siguientes reglas:
a) si se trata de una adopción unipersonal, el hijo adoptivo lleva el apellido del adoptante; si el adoptante tiene doble apellido,
puede solicitar que éste sea mantenido;
b) si se trata de una adopción conjunta, se aplican las reglas generales relativas al apellido de los hijos matrimoniales;
c) excepcionalmente, y fundado en el derecho a la identidad del adoptado, a petición de parte interesada, se puede solicitar
agregar o anteponer el apellido de origen al apellido del adoptante o al de uno de ellos si la adopción es conjunta;
d) Si el adoptado cuenta con la edad y grado de madurez suficiente, el juez debe valorar especialmente su opinión. (p/td caso)

>>Adopción simple.
“Confiere el estado de hijo al adoptado, pero no crea vínculos jurídicos con los parientes ni con el cónyuge del adoptante”
(excepto disposición en contrario que expresamente establezca el Código).
Los efectos de este tipo de adopción son:
a) Como regla: los derechos y deberes que resultan del vínculo de origen no quedan extinguidos por la adopción; sin embargo,
la titularidad y el ejercicio de la responsabilidad parental se transfieren a los adoptantes;
b) la familia de origen tiene derecho de comunicación con el adoptado, excepto que sea contrario al interés superior del niño;
c) el adoptado conserva el derecho a reclamar alimentos a su familia de origen cuando los adoptantes no puedan proveérselos;
d) el adoptado que cuenta con la edad y grado de madurez suficiente o los adoptantes, pueden solicitar se mantenga el apellido
de origen, sea adicionándole o anteponiéndole el apellido del adoptante o uno de ellos; a falta de petición expresa, la adopción
simple se rige por las mismas reglas de la adopción plena;
e) el derecho sucesorio se rige por lo dispuesto en el Libro Quinto.
“Después de acordada la adopción simple se admite el ejercicio por el adoptado de la acción de filiación contra sus progenitores,
y el reconocimiento del adoptado. Ninguna de estas situaciones debe alterar los efectos de este tipo de adopción”.
-Revocación: A diferencia de la adopción plena, la adopción simple es revocable en los siguientes supuestos:
a) por haber incurrido el adoptado o el adoptante en las causales de indignidad;
b) por petición justificada del adoptado mayor de edad;
c) por acuerdo de adoptante y adoptado mayor de edad manifestado judicialmente.
Los efectos de la revocación son los siguientes:
>“Se extingue la adopción desde que la sentencia queda firme y para el futuro”.
>“El adoptado pierde el apellido de adopción. Sin embargo, con fundamento en el derecho a la identidad, puede ser autorizado
por el juez a conservarlo”.

30
>>Adopción de integración.
Este tipo de adopción fue incorporada actualmente y “se configura cuando se adopta al hijo del cónyuge o del conviviente”.
Los efectos de este tipo de adopción son:
-“Entre el adoptado y su progenitor de Origen: Mantiene el vínculo filiatorio y todos sus efectos entre el adoptado y su
progenitor de origen, cónyuge o conviviente del adoptante”.
-Entre el adoptado y el adoptante: La adopción de integración produce los siguientes efectos entre el adoptado y el adoptante:
a) si el adoptado tiene un solo vínculo filial de origen, se inserta en la familia del adoptante con los efectos de la adopción plena;
las reglas relativas a la titularidad y ejercicio de la responsabilidad parental se aplican a las relaciones entre el progenitor de
origen, el adoptante y el adoptado;
b) si el adoptado tiene doble vínculo filial de origen se aplica lo dispuesto en el artículo 621.
Es decir lo relativo a las facultades judiciales del juez respecto a lo que sea más conveniente para el niño, niña o adolescente.
Asimismo, este tipo de adopción tiene ciertas reglas particulares, entre ellas:
a) los progenitores de origen deben ser escuchados, excepto causas graves debidamente fundadas;
b) el adoptante no requiere estar previamente inscripto en el registro de adoptantes;
c) no se aplican las prohibiciones en materia de guarda de hecho;
d) no se exige declaración judicial de la situación de adoptabilidad;
e) no se exige previa guarda con fines de adopción;
f) no rige el requisito relativo a que las necesidades afectivas y materiales no puedan ser proporcionadas por su familia de
origen.
Este tipo de adopción también es revocable por las mismas causales previstas para la adopción simple.
Nulidad de la adopcion
-Nulidades absolutas: Adolece de nulidad absoluta la adopción obtenida en violación a las disposiciones referidas a:
a) la edad del adoptado;
b) la diferencia de edad entre adoptante y adoptado;
c) la adopción que hubiese tenido un hecho ilícito como antecedente necesario, incluido el abandono supuesto o aparente del
menor proveniente de la omisión de un delito del cual hubiera sido víctima el menor o sus padres;
d) la adopción simultánea por más de una persona, excepto que los adoptantes sean cónyuges o pareja conviviente;
e) la adopción de descendientes;
f) la adopción de hermano y de hermano unilateral entre sí;
g) la declaración judicial de la situación de adoptabilidad;
h) La inscripción y aprobación del registro de adoptantes;
i) la falta de consentimiento del niño mayor de diez años, a petición exclusiva del adoptado.
-Nulidades relativas: Adolece de nulidad relativa la adopción obtenida en violación a las disposiciones referidas a:
a)la edad mínima del adoptante;
b)vicios del consentimiento;
c)el derecho del niño, niña o adolescente a ser oído, a petición exclusiva del adoptado.
Inscripción: “La adopción, su revocación, conversión y nulidad deben inscribirse en el Registro del Estado Civil y Capacidad de las
Personas”.

RESPONSABILIDAD PARENTAL
Es el instituto que regula los derechos y deberes entre los progenitores y sus hijos menores de edad.
El CCCn en su art 638 establece q es “el conjunto de deberes y derechos que corresponden a los progenitores sobre la persona y
bienes del hijo, para su protección, desarrollo y formación integral mientras sea menor de edad y no se haya emancipado”.
Evolución:
-El Código de Vélez Sársfield, se conceptuaba patria potestad, como el conjunto de los derechos de los padres respecto de las
personas y bienes de sus hijos menores no emancipados. (xq hijos no gozaban de derechos ante los padres).
-En 1919 la ley 10.903 se modifica: el conjunto de derechos y obligaciones que corresponde a los padres sobre las personas y
bienes de sus hijos.
Con la sanción del CCCn se modifica la denominación patria potestad por responsabilidad parental, “lo que resulta más
adecuado a la realidad de nuestros días para describir las relaciones entre los progenitores y los hijos”.
Principios generales
El CCCn trajo consigo la enunciación de los principios generales que regirán, siendo éstos:
a)el interés superior del niño;
b)la autonomía progresiva del hijo conforme a sus características psicofísicas, aptitudes y desarrollo. A mayor autonomía,
disminuye la representación de los progenitores en el ejercicio de los derechos de los hijos;
c)el derecho del niño a ser oído y a que su opinión sea tenida en cuenta según su edad y grado de madurez.
Figuras legales: art 640, “este Código regula:
a)La titularidad y el ejercicio de la responsabilidad parental;
b)el cuidado personal del hijo por los progenitores;
c)la guarda otorgada por el juez a un tercero”.

>>Titularidad y ejercicio
La titularidad es el conjunto de los derechos y deberes, que, en principio, corresponden a ambos progenitores e

31
independientemente.
El ejercicio es la facultad de actuar concretamente en virtud de esos derechos–deberes y que corresponden en unos casos a uno
u otro o a ambos progenitores.
>puede haber en algunos supuestos titularidad con ejercicio actual de la responsabilidad parental y en otros, si bien se comparte
la titularidad, se carece de ese ejercicio.
Distintos supuestos: El art 641, establece distintos supuestos de hecho, y en base a ello determina a quién corresponde el
ejercicio de la responsabilidad parental:
a) en caso de convivencia con ambos progenitores, a éstos. Se presume que los actos realizados por uno cuentan con la
conformidad del otro, con excepción de los supuestos contemplados en el artículo 645, o que medie expresa oposición;
b) en caso de cese de la convivencia, divorcio o nulidad de matrimonio, a ambos progenitores. Se presume que los actos
realizados por uno cuentan con la conformidad del otro, con las excepciones del inciso anterior. Por voluntad de los
progenitores o por decisión judicial, en interés del hijo, el ejercicio se puede atribuir a sólo uno de ellos, o establecerse distintas
modalidades;
c) en caso de muerte, ausencia con presunción de fallecimiento, privación de la responsabilidad parental o suspensión del
ejercicio de un progenitor, al otro;
d) en caso de hijo extramatrimonial con un solo vínculo filial, al único progenitor;
e) en caso de hijo extramatrimonial con doble vínculo filial, si uno se estableció por declaración judicial, al otro progenitor. En
interés del hijo, los progenitores de común acuerdo o el juez pueden decidir el ejercicio conjunto o establecer distintas
modalidades.
Intervención de los jueces en caso de desacuerdo de los progenitores
Se presume que los actos realizados por uno de los progenitores cuentan con la conformidad del otro, con excepción de los
supuestos contemplados en el art 645 (en los que se requiere el consentimiento de ambos progenitores), o que medie expresa
oposición. Y separadamente, el art 642 establece que cuando hay desacuerdo, cualquiera de ellos puede acudir ante el juez para
que resuelva en definitiva según la conveniencia del niño, niña o adolescente.
La oposición puede ser formulada para evitar que el otro progenitor realice un determinado acto, o aun, si ya lo hubiere
realizado (por ejemplo, si han anotado al hijo en un colegio) para que no tenga efectos. En este supuesto, se ofrece la
oportunidad a ambos progenitores, de acudir al juez para que resuelva las diferencias de criterios entre ellos.
Así, “en caso de desacuerdo entre los progenitores, cualquiera de ellos puede acudir al juez competente, quien debe resolver
por el procedimiento más breve previsto por la ley local, previa audiencia de los progenitores con intervención del Ministerio
Público”.
Asimismo, la ley prevé el caso de que los desacuerdos se den en forma reiterada, o si concurriese cualquier otra causa que
entorpece gravemente el ejercicio de la responsabilidad parental, el juez podrá atribuir el ejercicio de la responsabilidad
parental total o parcialmente a uno de los progenitores, o distribuir entre ellos sus funciones, por un plazo que no puede
exceder de dos años. Asimismo, el juez tiene facultades para ordenar medidas de intervención interdisciplinaria y someter las
discrepancias a mediación.
Delegación del ejercicio
El CCCn da la posibilidad de que el o los progenitores deleguen el ejercicio de la responsabilidad parental (en virtud de que el
interés superior del menor lo exija). Esta figura deja de lado la indelegabilidad de lapatria potestad.
El art 643 establece que “en el interés del hijo y por razones suficientemente justificadas, los progenitores pueden convenir que
el ejercicio de la responsabilidad parental sea otorgado a un pariente”. “El acuerdo con la persona que acepta la delegación
debe ser homologado judicialmente, debiendo oírse necesariamente al hijo”.
EL plazo máximo de duración de la delegación del ejercicio de la responsabilidad parental es de un año, “pudiendo renovarse
judicialmente por razones debidamente fundadas, por un período más con participación de las partes involucradas”.
Asimismo, “los progenitores conservan la titularidad de la responsabilidad parental, y mantienen el derecho a supervisar la
crianza y educación del hijo en función de sus posibilidades”.
>>Cuidado personal.
“Se denomina cuidado personal a los deberes y facultades de los progenitores referidos a la vida co diana del hijo”. mplica “la
protección que debe recibir el menor en todo momento por parte de sus progenitores” (Bueres, 2015, p. 436).
Cuando los padres no conviven, el cuidado personal puede ser de dos maneras:
>Puede ser asumida por un solo progenitor.
>Puede ser asumida por ambos progenitores.
Cuidado personal Compartido. Puede ser:
>Alternado: En esta modalidad “el hijo pasa períodos de tiempo con cada uno de los progenitores, según la organización y
posibilidades de la familia”
>Indistinto: En esta modalidad “el hijo reside de manera principal en el domicilio de uno de los progenitores, pero ambos
comparten las decisiones y se distribuyen de modo equitativo las labores atinentes a su cuidado”.
Como principio general, “el juez debe otorgar, como primera alternativa, el cuidado compartido del hijo con la modalidad
indistinta, excepto que no sea posible o resulte perjudicial para el hijo”.
“En caso de que cuidado pernal sea atribuido a un solo progenitor, el otro tiene el derecho y el deber de mantener una
adecuada comunicación con el hijo”.
Cuidado personal unilateral. Deber de informar
La regla general es que el cuidado personal del hijo debe ser compartido e indistinto. Sin embargo, si de manera

32
excepcional el cuidado personal del menor fuera unilateral: el juez debe ponderar
a) la prioridad del progenitor que facilita el derecho a mantener trato regular con el otro;
b) l a edad del hijo;
c) la opinión del hijo;
d) el mantenimiento de la situación existente y respeto del centro de vida del hijo.
El otro progenitor tiene el derecho y el deber de colaboración con el conviviente.
El derecho del niño de mantener vínculo con ambos padres, es un derecho humano (Herrera, 2015), por ello, “cada progenitor
debe informar al otro sobre cuestiones de educación, salud y otras relativas a la persona y bienes del hijo”.
Plan de parentalidad. Determinación judicial del plan de parentalidad
El artículo 655 delCCCn establece q: Los progenitores pueden presentar un plan de parentalidad relativo al cuidado del hijo, que
contenga (p/su organizacion):
a) lugar y tiempo en que el hijo permanece con cada progenitor;
b) responsabilidades que cada uno asume;
c) régimen de vacaciones, días festivos y otras fechas significativas para la familia;
d) régimen de relación y comunicación con el hijo cuando éste reside con el otro progenitor.
El plan de parentalidad propuesto puede ser modificado por los progenitores en función de las necesidades del grupo familiar y
del hijo en sus diferentes etapas.
Los progenitores deben procurar la participación del hijo en el plan de parentalidad y en su modificación.
En el plano familiar, es lógico que lo ideal sería el acuerdo entre los progenitores, la presentación de dicho acuerdo ante el juez
competente y la consiguiente homologación del acuerdo. Sin embargo,
¿Qué sucede si no hay acuerdo o si habiéndolo no se ha homologado judicialmente?
“el juez debe fijar el régimen de cuidado de los hijos y”, “priorizar la modalidad compartida indistinta, excepto que por razones
fundadas resulte más beneficioso el cuidado unipersonal o alternado”. Asimismo, se aclara que: cualquier decisión en materia
de cuidado personal del hijo debe basarse en conductas concretas del progenitor que puedan lesionar el bienestar del niño o
adolescente no siendo admisibles discriminaciones fundadas en el sexo u orientación sexual, la religión, las preferencias políticas
o ideológicas o cualquier otra condición.

Progenitores adolescentes
Se debe tener especial consideración en aquellas situaciones en las cuales los padres de un niño sean adolescentes, es decir que
sean mayores de 13 años pero menores de 18, momento en el cual se adquiere la mayoría de edad.
La ley establece que “los progenitores adolescentes (…) ejercen la responsabilidad parental de sus hijos pudiendo decidir y
realizar por sí mismos las tareas necesarias para su cuidado, educación y salud”.
Asimismo, las personas que ejercen la responsabilidad parental de un progenitor adolescente que tenga un hijo bajo su cuidado
pueden oponerse a la realización de actos que resulten perjudiciales para el niño; también pueden intervenir cuando el
progenitor omite realizar las acciones necesarias para preservar su adecuado desarrollo.
El consentimiento del progenitor adolescente debe integrarse con el asentimiento de cualquiera de sus propios progenitores si
se trata de actos trascendentes para la vida del niño, como la decisión libre e informada de su adopción, intervenciones
quirúrgicas que ponen en peligro su vida, u otros actos que pueden lesionar gravemente sus derechos. En caso de conflicto, el
juez debe decidir a través del procedimiento más breve previsto por la ley local.
En los actos cotidianos de la vida del niño, los progenitores adolescentes ejercen la responsabilidad parental, y en aquellos que
son de mayor gravedad o trascendencia se requiere además el asentimiento de los padres de los adolescentes.
Intervención conjunta de los progenitores
Hay ciertos actos que son de tal trascendencia en la vida del niño, niña o adolescente que se requiere el consentimiento expreso
de ambos progenitores. Estos actos, conforme el artículo 645 del son:
a) autorizar a los hijos adolescentes entre dieciséis y dieciocho años para contraer matrimonio;
b) autorizarlo para ingresar a comunidades religiosas, fuerzas armadas o de seguridad;
c) autorizarlo para salir de la República o para el cambio de residencia permanente en el extranjero;
d) autorizarlo para estar en juicio, en los supuestos en que no puede actuar por sí;
e) administrar los bienes de los hijos, excepto que se haya delegado la administración.
En todos estos casos, si uno de los progenitores no da su consentimiento o media imposibilidad para prestarlo, debe resolver el
juez teniendo en miras el interés familiar. Asimismo, teniendo en cuenta la capacidad progresiva del menor, cuando el acto
involucra a hijos adolescentes, es necesario su consentimiento expreso.
---Derechos-deberes de los progenitores
No se agota el deber de los padres en la satisfacción de las necesidades materiales, sino que alcanza al cumplimiento de deberes
de índole espiritual, como es el cuidado y formación ética y espiritual del hijo, asegurar su educación, etc.
Enumeración. :El art 646 enumera los deberes de los progenitores, que son:
a) cuidar del hijo, convivir con él, prestarle alimentos y educarlo;
b) considerar las necesidades específicas del hijo según sus características psicofísicas, aptitudes y desarrollo madurativo;
c) respetar el derecho del niño y adolescente a ser oído y a participar en su proceso educativo, así como en todo lo referente a
sus derechos personalísimos;
d) prestar orientación y dirección al hijo para el ejercicio y efectividad de sus derechos;
e) respetar y facilitar el derecho del hijo a mantener relaciones personales con abuelos, otros parientes o personas con las

33
cuales tenga un vínculo afectivo;
f) representarlo y administrar el patrimonio del hijo.
Prohibicion: El art 647 establece la prohibición expresa de malos tratos al niño, niña o adolescente, prohibiendo “el castigo
corporal (…), los malos tratos y cualquier acto que lesione física o síquicamente” a los mismos.
>>Otorgamiento de la guarda a un tercero
El artículo 657 establece que: en supuestos de especial gravedad, el juez puede otorgar la guarda a un pariente por un plazo de
un año, prorrogable por razones fundadas por otro período igual. Vencido el plazo, el juez debe resolver la situación del niño,
niña o adolescente mediante otras figuras que se regulan en este Código.
El guardador tiene el cuidado personal del niño, niña o adolescente y está facultado para tomar las decisiones relativas a las
actividades de la vida cotidiana, sin perjuicio de que la responsabilidad parental quede en cabeza del o los progenitores, quienes
conservan los derechos y responsabilidades emergentes de esta titularidad y ejercicio.

Alimentos.
“Los progenitores tienen la obligación y el derecho de criar a sus hijos, alimentarlos y educarlos conforme a su condición y
fortuna”.
“La obligación de alimentos comprende la satisfacción de las necesidades de los hijos en manutención, educación y
esparcimiento, vestimenta, habitación, asistencia y gastos por enfermedad y los gastos necesarios para adquirir una profesión u
oficio”. La forma de efectivizar la prestación es a través de pagos en dinero o en especie “y son proporcionales a las posibilidades
económicas de los obligados y necesidades del alimentado”.
En caso de divorcio, separación de hecho o nulidad de matrimonio, incumbe siempre a ambos progenitores el deber de dar
alimentos a sus hijos y educarlos, no obstante que el cuidado personal sea ejercida por uno de ellos.
Si bien la mayoría de edad se adquiere a los 18 años, la obligación alimentaria de los progenitores respecto de los hijos se
extiende hasta los 21 años de edad, excepto que el obligado acredite que el hijo mayor de edad cuenta con recursos suficientes
para proveérselos por sí mismo.
Tareas de cuidado personal: Partiendo del principio de que el trabajo en el hogar debe ser reconocido, el artículo 660 establece
que “las tareas cotidianas que realiza el progenitor que ha asumido el cuidado personal del hijo tienen un valor económico y
constituyen un aporte a su manutención”.
Legitimación: En caso de que el progenitor falte a la prestación de alimentos podrá ser demandado por:
a) el otro progenitor en representación del hijo;
b) el hijo con grado de madurez suficiente con asistencia letrada;
c) subsidiariamente, cualquiera de los parientes o el Ministerio Público.
Hijo mayor de edad: El progenitor que convive con el hijo mayor de edad tiene legitimación para obtener la contribución del
otro hasta que el hijo cumpla veintiún años. excepto que el hijo tenga recursos suficientes para su manutención.
Puede iniciar el juicio alimentario o, continuar el proceso promovido durante la minoría de edad del hijo para que el juez
determine la cuota q corresponde al otro progenitor. Tiene derecho a cobrar y administrar las cuotas alimentarias devengadas.
Las partes de común acuerdo, o el juez, a pedido de alguno de los progenitores o del hijo, pueden fijar una suma que el hijo
debe percibir directamente del progenitor no conviviente. Tal suma, administrada por el hijo, está destinada a cubrir los
desembolsos de su vida diaria, como esparcimiento, gastos con fines culturales o educativos, vestimenta u otros rubros.
Hijo mayor que se capacita: La obligación alimentaria de los padres a los hijos se puede extender incluso hasta los 25 años si la
prosecución de estudios o preparación profesional de un arte u oficio, le impide proveerse de medios necesarios para
sostenerse independientemente.
Pueden ser solicitados por el hijo o por el progenitor con el cual convive; debe acreditarse la viabilidad del pedido.
Hijo no reconocido: El hijo extramatrimonial no reconocido “tiene derecho a alimentos provisorios mediante la acreditación
sumaria del vínculo invocado”.
Si la demanda se promueve antes que el juicio de filiación, en la resolución que determina alimentos provisorios el juez debe
establecer un plazo para promover dicha acción, bajo apercibimiento de cesar la cuota fijada mientras esa carga esté
incumplida.
Mujer embarazada: “tiene derecho a reclamar alimentos al progenitor presunto con la prueba sumaria de la filiación alegada”.
Teniendo en cuenta que la persona existe desde la concepción, el hijo tiene el derecho alimentario, desde el momento en que es
concebido, y la madre es quien pueda reclamarlos en su representación (Pitrau, 2014).
Cuidado personal compartido: dos supuestos:
>si ambos progenitores cuentan con recursos equivalentes, cada uno debe hacerse cargo de la manutención cuando el hijo
permanece bajo su cuidado;
>si los recursos de los progenitores no son equivalentes, aquel que cuenta con mayores ingresos debe pasar una cuota
alimentaria al otro para que el hijo goce del mismo nivel de vida en ambos hogares. Los gastos comunes deben ser solventados
por ambos progenitores.
Hijo fuera del país o alejado de sus progenitors: el hijo que no convive con sus progenitores, que se encuentra en un país
extranjero o en un lugar alejado dentro de la República, y tenga necesidad de recursos para su alimentación u otros rubros
urgentes, puede ser autorizado por el juez del lugar o por la representación diplomática de la República, según el caso, para
contraer deudas que satisfagan sus necesidades.
La novedad del CCCn es que si el menor es adolescente (mayor a trece años) “no necesita autorización alguna; sólo el
asentimiento del adulto responsable, de conformidad con la legislación aplicable”.

34
Reclamo a ascendientes: Los alimentos a los ascendientes pueden ser reclamados en el mismo proceso en que se demanda a los
progenitores o en proceso diverso; además de lo previsto en el título del parentesco, debe acreditarse verosímilmente las
dificultades del actor para percibir los alimentos del progenitor obligado.
Alimentos impagos y medidas ante el incumplimiento (artículos 669 y 670)
Los alimentos se deben desde el día de la demanda o desde el día de la interpelación del obligado por medio fehaciente,
siempre que se interponga la demanda dentro de los seis meses de la interpelación.
Por el período anterior, el progenitor que asumió el cuidado del hijo tiene derecho al reembolso de lo gastado en la parte que
corresponde al progenitor no conviviente.
“Medidas ante el incumplimiento: Las disposiciones de este Código relativas al incumplimiento de los alimentos entre parientes
son aplicables a los alimentos entre padres e hijos”, en virtud de ello, podrán adoptarse medidas cautelares para asegurar el
pago de alimentos futuros, el juez podrá adoptar medidas razonables para asegurar la eficacia de la sentencia, etcétera.

Deberes de los hijos: artículo 671:


a) respetar a sus progenitores;
b) cumplir con las decisiones de los progenitores que no sean contrarias a su interés superior;
c) prestar a los progenitores colaboración propia de su edad y desarrollo y cuidar de ellos u otros ascendientes en todas las
circunstancias de la vida en que su ayuda sea necesaria.

DEBERES Y DERECHOS DE LOS PROGENITORES E HIJOS AFINES.


-Progenitor afín: Es el cónyuge o conviviente que vive con quien tiene a su cargo el cuidado personal del niño o adolescente.
Con la reforma se reconoce el vínculo afectivo que se genera entre el progenitor y los hijos de su pareja cuando conviven,
otorgando derechos a los primeros sin excluir los derechos y deberes de los progenitores como principales responsables.
Deberes del progenitor afín
Conforme el artículo 673: El cónyuge o conviviente de un progenitor debe cooperar en la crianza y educación de los hijos del
otro, realizar los actos cotidianos relativos a su formación en el ámbito doméstico y adoptar decisiones ante situaciones de
urgencia. En caso de desacuerdo entre el progenitor y su cónyuge o conviviente prevalece el criterio del progenitor.
Esta colaboración no afecta los derechos de los titulares de la responsabilidad parental.
Delegación en el progenitor afín
También se permite que el progenitor a cargo del hijo delegue a su cónyuge o conviviente el ejercicio de la responsabilidad
parental cuando no estuviera en condiciones de cumplir la función en forma plena por razones de viaje, enfermedad o
incapacidad transitoria, y siempre que exista imposibilidad para su desempeño por parte del otro progenitor, o no fuera
conveniente que este último asuma su ejercicio. (al igual q en el art 463 un pariente)
Esta delegación requiere la homologación judicial, excepto que el otro progenitor exprese su acuerdo de modo fehaciente.
Ejercicio conjunto con el progenitor afín
El Código prevé que en casos excepcionales como la muerte, ausencia o incapacidad del progenitor, el otro progenitor puede
asumir dicho ejercicio conjuntamente con su cónyuge o conviviente.
Este acuerdo entre el progenitor en ejercicio de la responsabilidad parental y su cónyuge o conviviente debe ser homologado
judicialmente. En caso de conflicto prima la opinión del progenitor.
Este ejercicio se extingue con la ruptura del matrimonio o de la unión convivencial y/o con la recuperación de la capacidad plena
del progenitor que no estaba en ejercicio de la responsabilidad parental.
Alimentos: El progenitor afín tiene una obligación alimentaria respecto de sus hijos afines, pero esta obligación tiene carácter
subsidiario. Esa obligación subsidiaria cesa en los casos de disolución del vínculo conyugal o ruptura de la convivencia.
Sin embargo, si el cambio de situación puede ocasionar un grave daño al niño o adolescente y el cónyuge o conviviente asumió
durante la vida en común el sustento del hijo del otro, puede fijarse una cuota asistencial a su cargo con carácter transitorio,
cuya duración debe definir el juez de acuerdo a las condiciones de fortuna del obligado, las necesidades del alimentado y el
tiempo de la convivencia.

REPRESENTACIÓN, DISPOSICIÓN Y ADMINISTRACIÓN DE LOS BIENES DEL HIJO MENOR DE EDAD


Representación:
Los padres son los representantes legales de sus hijos, y en consecuencia “pueden estar en juicio por ellos, como actores o
demandados”. Asimismo, reconociendo la capacidad progresiva del hijo, cuando este tenga más de 13 años “se presume que
cuenta con suficiente autonomía para intervenir en un proceso conjuntamente con sus progenitores, o de manera autónoma
con asistencia letrada”.
Si uno o ambos progenitores se oponen a que el hijo adolescente inicie una acción civil contra un tercero, el juez puede
autorizarlo a intervenir en el proceso con la debida asistencia letrada, previa audiencia del oponente y del Ministerio Público.
El artículo establece que “el hijo menor de edad puede reclamar a sus progenitores por sus propios intereses sin previa
autorización judicial, si cuenta con la edad y grado de madurez suficiente y asistencia letrada”.
Contratos permitidos y prohibidos
 “Contratos por servicios del hijo menor de dieciséis años: no puede ejercer oficio, profesión o industria, ni obligar a su persona
de otra manera sin autorización de sus progenitores”.
“Se presume que el hijo mayor de dieciséis años que ejerce algún empleo, profesión o industria, está autorizado por sus
progenitores para todos los actos y contratos concernientes al empleo, profesión o industria”.

35
 Contratos por servicios del hijo mayor de dieciséis años.“Los progenitores no pueden hacer contratos por servicios a prestar por
su hijo adolescente o para que aprenda algún oficio sin su consentimiento”.
“Los contratos de escasa cuantía de la vida cotidiana celebrados por el hijo, se presumen realizados con la conformidad de los
progenitores”.
>contratos prohibidos, se establece que los progenitores no pueden hacer contrato alguno con el hijo que está bajo su
responsabilidad, excepto lo dispuesto para las donaciones sin cargo (…).
No pueden, ni aun con autorización judicial, comprar por sí ni por persona interpuesta, bienes de su hijo ni constituirse en
cesionarios de créditos, derechos o acciones contra su hijo; ni hacer partición privada con su hijo de la herencia del progenitor
prefallecido, ni de la herencia en que sean con él coherederos o colegatarios; ni obligar a su hijo como fiadores de ellos o de
terceros.
Respecto de los contratos con terceros, “los progenitores pueden celebrar contratos con terceros en nombre de su hijo en los
límites de su administración. Deben informar al hijo que cuenta con la edad y grado de madurez suficiente”.
Administración: “la administración de los bienes del hijo es ejercida en común por los progenitores cuando ambos estén en
ejercicio de la responsabilidad parental”.
No obstante el principio general, hay ciertos bienes que no administrarán los progenitores:
a)los adquiridos por el hijo mediante trabajo, empleo, profesión o industria, que son administrados por éste, aunque conviva
con sus progenitores;
b)los heredados por el hijo por indignidad de sus progenitores;
c)los adquiridos por herencia, legado o donación, cuando el donante o testador haya excluido expresamente la administración
de los progenitores.
“Los progenitores pueden acordar que uno de ellos administre los bienes del hijo; en ese caso, el progenitor administrador
necesita el consentimiento expreso del otro para todos los actos que requieran también autorización judicial”. El Código
establece que “en caso de graves o persistentes desacuerdos sobre la administración de los bienes, cualquiera de los
progenitores puede recurrir al juez para que designe a uno de ellos o, en su defecto, a un tercero idóneo para ejercer la
función”.
“Se necesita autorización judicial para disponer los bienes del hijo. Los actos realizados sin autorización pueden ser declarados
nulos si perjudican al hijo”.
La ley establece que en los tres meses subsiguientes al fallecimiento de uno de los progenitores, el sobreviviente debe hacer
inventario judicial de los bienes de los cónyuges o de los convivientes, y determinarse en él los bienes que correspondan al hijo,
bajo pena de una multa pecuniaria a ser fijada por el juez a solicitud de parte interesada.
Los progenitores pierden la administración de los bienes del hijo cuando:
>ella sea ruinosa, o se pruebe su ineptitud para administrarlos. El juez puede declarar la pérdida de la administración en los
casos de concurso o quiebra del progenitor que administra los bienes del hijo.
>cuando son privados de la responsabilidad parental”
“Removido uno de los progenitores de la administración de los bienes, ésta corresponde al otro. Si ambos son removidos, el juez
debe nombrar un tutor especial”.
Las rentas que produzcan los bienes de los hijos corresponden a ellos. Por lo tanto, los progenitores están obligados a
preservarlas cuidando de que no se confundan con sus propios bienes. Sólo pueden disponer de las rentas de los bienes del hijo
con autorización judicial y por razones fundadas, en beneficio de los hijos. Los progenitores pueden rendir cuentas a pedido del
hijo).
Los progenitores pueden utilizar las rentas de los bienes del hijo sin autorización judicial pero con la obligación de rendir
cuentas, cuando se trata de solventar los siguientes gastos:
a) de subsistencia y educación del hijo cuando los progenitores no pueden asumir esta responsabilidad a su cargo por
incapacidad o dificultad económica;
b) de enfermedad del hijo y de la persona que haya instituido heredero al hijo;
c) de conservación del capital, devengado durante la minoridad del hijo.

FIN DE LA RESPONSABILIDAD PARENTAL


Extinción de la titularidad: causas
Esta se acaba por circunstancias que no significan juicio disvalioso respecto de la conducta de los padres sino simplemente por
no encontrarse ellos bajo la esfera de su vigilancia o autoridad. Las causas son:
a) muerte del progenitor o del hijo;
b) profesión del progenitor en instituto monástico;
c) alcanzar el hijo la mayoría de edad;
d) emancipación, excepto lo dispuesto en el artículo 644;
e) adopción del hijo por un tercero, sin perjuicio de la posibilidad de que se la restituya en caso de revocación y nulidad de la
adopción; la extinción no se produce cuando se adopta el hijo del cónyuge o del conviviente.
Privación:
Se trata de actos de los progenitores que merecen reproche y determinan la necesidad, para seguridad del niño, niña o
adolescente, de sustraerlo de la esfera de autoridad del progenitor. Causas:
a)ser condenado como autor, coautor, instigador o cómplice de un delito doloso contra la persona o los bienes del hijo de que se
trata;

36
b) abandono del hijo, dejándolo en un total estado de desprotección, aun cuando quede bajo el cuidado del otro progenitor o la
guarda de un tercero;
c) poner en peligro la seguridad, la salud física o psíquica del hijo;
d) haberse declarado el estado de adoptabilidad del hijo.
“La privación de la responsabilidad parental puede ser dejada sin efecto por el juez si los progenitores, o uno de ellos,
demuestra que la restitución se justifica en beneficio e interés del hijo”.

Suspensión del ejercicio: causas. Subsistencia del deber alimentario


Suspensión del ejercicio
En estos casos, no se trata de reproche al progenitor, sino que este material o judicialmente no puede ejercerla. Son
consecuencias de tales hechos que operan ministerio legis, sin necesidad de resolución judicial. Las causas son:
a)la declaración de ausencia con presunción de fallecimiento;
b)el plazo de la condena a reclusión y la prisión por más de tres años;
c)la declaración por sentencia firme de la limitación de la capacidad por razones graves de salud mental que impiden al
progenitor dicho ejercicio;
d)la convivencia del hijo con un tercero, separado de sus progenitores por razones graves, de conformidad con lo establecido en
leyes especiales.
Subsistencia del deber alimentario: Por más que la responsabilidad parental se vea suspendida o privada, “los alimentos a cargo
de los progenitores subsisten”.

Tutela
El art 104 la define como aquella institución “destinada a brindar protección a la persona y bienes de un niño, niña o
adolescente que no ha alcanzado la plenitud de su capacidad civil cuando no haya persona que ejerza la responsabilidad
parental”.
Los principios generales son los mismos que respecto a la responsabilidad parental, es decir:
a) el interés superior del niño;
b) la autonomía progresiva del hijo conforme a sus características psicofísicas, aptitudes y desarrollo. A mayor autonomía –
representacion.
c) el derecho del niño a ser oído y a que su opinión sea tenida en cuenta según su dad y grado de madurez.
Caracteres
>“La tutela puede ser ejercida por una o más personas, conforme aquello que más beneficie al niño, niña o adolescente”.
>Es intransmisible”: Ya que “el cargo es personalísimo, no pudiendo ser transferido por voluntad del designado”
Capacidad
Según el artículo 110: no pueden ser tutores las personas:
a) que no tienen domicilio en la República;
b) quebradas no rehabilitadas;
c) que han sido privadas o suspendidas en el ejercicio de la responsabilidad parental, o han sido removidas de la tutela o
curatela o apoyo de otra persona incapaz o con capacidad restringida, por causa que les era atribuible;
d) que deben ejercer por largo tiempo o plazo indefinido un cargo o comisión fuera del país;
e) que no tienen oficio, profesión o modo de vivir conocido, o tienen mala conducta notoria;
f) condenadas por delito doloso a penas privativas de la libertad;
g) deudoras o acreedoras por sumas considerables respecto de la persona sujeta a tutela;
h) que tienen pleitos con quien requiere la designación de un tutor. La prohibición se extiende a su cónyuge, conviviente, padres
o hijos;
i) que, estando obligadas, omiten la denuncia de los hechos que dan lugar a la apertura de la tutela;
j) inhabilitadas, incapaces o con capacidad restringida;
k) que hubieran sido expresamente excluidas por el padre o la madre de quien requiere la tutela, excepto que según el criterio
del juez resulte beneficioso para el niño, niña o adolescente.
Clases
La tutela puede ser:
>Designada por los padres: Los padres pueden designar tutores, siempre q no se encuentren privados o suspendidos del
ejercicio de la responsabilidad parental. La designación puede ser por testamento o por escritura pública. (debe ser aprobada
judicialmente).
Se tendrán por no escritas las disposiciones que eximen al tutor de hacer inventario, lo autorizan a recibir los bienes sin cumplir
ese requisito, o lo liberan del deber de rendir cuentas.
Si los padres hubieran delegado el ejercicio de la responsabilidad parental en un pariente, se presume la voluntad de que se lo
nombre tutor de sus hijos menores de edad, designación que debe ser discernida por el juez que homologó la delegación o el del
centro de vida del niño, niña o adolescente, a elección del pariente.
Si existen disposiciones de ambos progenitores, se aplican unas y otras conjuntamente en cuanto sean compatibles. De no serlo,
el juez debe adoptar las que considere fundadamente más convenientes para el tutelado.
>Tutela dativa: Esta se da “ante la ausencia de designación paterna de tutor o tutores o ante la excusación, rechazo o
imposibilidad de ejercicio de aquellos designados”, [por lo q] “el juez debe otorgar la tutela a la persona que sea más idónea
para brindar protección al niño, niña o adolescente, debiendo fundar razonablemente los motivos que justifican dicha

37
idoneidad”. El Código establece q el juez no puede conferir la tutela dativa:
a) a su cónyuge, conviviente, o parientes dentro del cuarto grado, o segundo por afinidad;
b) a las personas con quienes mantiene amistad íntima ni a los parientes dentro del cuarto grado, o segundo por afinidad;
c) a las personas con quienes tiene intereses comunes;
d) a sus deudores o acreedores;
e) a los integrantes de los tribunales nacionales o provinciales que ejercen sus funciones en el lugar del nombramiento; ni a los
que tienen con ellos intereses comunes, ni a sus amigos íntimos o los parientes de éstos, dentro del cuarto grado, o segundo
por afinidad;
f)) a quien es tutor de otro menor de edad, a menos que se trate de hermanos menores de edad, o existan causas que lo
justifiquen.
>Tutela especial: Esta se establece para un acto o negocio especialmente determinado. Segun art 109 corresponde en los
siguientes casos:
a) cuando existe conflicto de intereses entre los representados y sus representantes; si el representado es un adolescente puede
actuar por sí, con asistencia letrada, en cuyo caso el juez puede decidir que no es necesaria la designación del tutor especial;
b) cuando los padres no tienen la administración de los bienes de los hijos menores de edad;
c) cuando existe oposición de intereses entre diversas personas incapaces que tienen un mismo representante legal, sea padre,
madre, tutor o curador; si las personas incapaces son adolescentes, rige lo dispuesto en el inciso a);
d) cuando la persona sujeta a tutela hubiera adquirido bienes con la condición de ser administrados por persona determinada o
con la condición de no ser administrados por su tutor;
e) cuando existe necesidad de ejercer actos de administración sobre bienes de extraña jurisdicción al juez de la tutela y no
pueden ser convenientemente administrados por el tutor;
f) cuando se requieren conocimientos específicos o particulares para un adecuado ejercicio de la administración por las
características propias del bien a administrar;
g) cuando existen razones de urgencia, hasta tanto se tramite la designación del tutor que corresponda.
Discernimiento de la tutela.
“La tutela es siempre discernida por el juez, teniendo en cuenta que será competente el juez del lugar donde el niño, niña o
adolescente tiene su centro de vida”. “para el discernimiento de la tutela (…) el juez debe:
a)oír previamente al niño, niña o adolescente;
b)tener en cuenta sus manifestaciones en función de su edad y madurez;
c)decidir atendiendo primordialmente a su interés superior”.
Respecto a aquellos actos que haya realizado el tutor antes del discernimiento de la tutela, la ley establece que quedan
confirmados por el nombramiento, siempre y cuando dichos actos no resulten perjudiciales para el niño, niña o adolescente.
Una vez discernida la tutela, los bienes del tutelado deben ser entregados al tutor, previo inventario y avalúo que realiza quien
el juez designa.
Si el tutor tiene un crédito contra la persona sujeta a tutela, debe hacerlo constar en el inventario; si no lo hace, no puede
reclamarlo luego, excepto que al omitirlo haya ignorado su existencia.
Hasta tanto se haga el inventario, el tutor sólo puede tomar las medidas que sean urgentes y necesarias.
Los bienes que el niño, niña o adolescente que adquieran por sucesión u otro título deben inventariarse y tasarse de la misma
forma.
Rendición de cuentas: “Si el tutor sucede a alguno de los padres o a otro tutor anterior, debe pedir inmediatamente, al
sustituido o a sus herederos, rendición judicial de cuentas y entrega de los bienes del tutelado”.
Ejercicio de la tutela.
El tutor es el representante legal del niño, niña o adolescente en todas aquellas cuestiones de carácter patrimonial. No obstante
este principio, habrá que tener presente aquellos casos en los cuales los tutelados puedan actuar personalmente “en ejercicio a
su derecho a ser oído y el progresivo reconocimiento de su capacidad”.
Responsabilidad: Como representante legal del niño, niña o adolescente, cuya finalidad es la protección de los mismos, el tutor
es responsable del daño causado al tutelado por su culpa, por acción u omisión, en el ejercicio o en ocasión de sus funciones. El
tutelado, cualquiera de sus parientes, o el Ministerio Público pueden solicitar judicialmente las providencias necesarias para
remediarlo, sin perjuicio de que sean adoptadas de oficio.
Educación y alimentos: “El juez debe fijar las sumas requeridas para la educación y alimentos del niño, niña o adolescente,
ponderando la cuantía de sus bienes y la renta que producen”.
La suma debe comprender la cobertura de salud, la locación o el gasto de manutención de la vivienda, vestuario, las actividades
educativas curriculares y extracurriculares, las deportivas que debe llevar a cabo el niño/a, y las de otra índole que fueran
adecuadas para su formación integral. Puede suceder que los recursos de la persona sujeta a tutela no sean suficientes para
atender a su cuidado y educación, en cuyo caso “el tutor puede, con autorización judicial, demandar alimentos a los obligados a
prestarlos”.
Actos prohibidos
Al ser el tutor el representante legal del niño, niña o adolescente que carece de responsabilidad parental, este no podrá, “ni con
autorización judicial, celebrar con su tutelado los actos prohibidos a los padres respecto de sus hijos menores de edad. Incluso,
no podrá celebrar contrato alguno con el tutelado antes de aprobada judicialmente la cuenta final” de la tutela.
Actos que requieren autorización judicial
Conforme el artículo 121 el tutor debe requerir autorización judicial para realizar aquellos actos en los cuales los progenitores
también deberían requerirla. Sin embargo, se agregan otros:

38
a) adquirir inmuebles o cualquier bien que no sea útil para satisfacer los requerimientos alimentarios del tutelado;
b) prestar dinero de su tutelado. La autorización sólo debe ser concedida si existen garantías reales suficientes;
c) dar en locación los bienes del tutelado o celebrar contratos con finalidad análoga por plazo superior a tres años. En todos los
casos, estos contratos concluyen cuando el tutelado alcanza la mayoría de edad;
c) tomar en locación inmuebles que no sean la casa habitación;
d) contraer deudas, repudiar herencias o donaciones, hacer transacciones y remitir créditos aunque el deudor sea insolvente;
e) hacer gastos extraordinarios que no sean de reparación o conservación de los bienes;
e) realizar todos aquellos actos en los que los parientes del tutor dentro del cuarto grado o segundo de afinidad, o sus socios o
amigos íntimos están directa o indirectamente interesados.
Retribución del tutor.
El tutor, por su función, tiene derecho a una retribución que se fijará judicialmente segun los bienes del tutelado y el trabajo
demandado.
Si la tutela hubiera sido ejercida por dos personas, la remuneración debe ser única y distribuida entre ellos según criterio
judicial.
El máximo de la retribución por las funciones ejercidas será la décima parte de los frutos líquidos de los bienes del menor de
edad.
El tutor no tiene derecho a retribución en los siguientes casos:
a) si nombrado por un testador, éste ha dejado algún legado que puede estimarse remuneratorio de su gestión. Puede optar por
renunciar al legado o devolverlo, percibiendo la retribución legal;
b) si las rentas del pupilo no alcanzan para satisfacer los gastos de sus alimentos y educación;
c) si fue removido de la tutela por causa atribuible a su culpa o dolo, caso en el cual debe también restituir lo percibido, sin
perjuicio de las responsabilidades por los daños que cause;
d) si contrae matrimonio con el tutelado sin la debida dispensa judicial.
Es una de las obligaciones del tutor llevar cuenta fiel y documentada de las entradas y gastos de su gestión. Debe rendir cuentas
[en los siguientes momentos]: al término de cada año, al cesar en el cargo, cuando el juez lo ordena, de oficio, o a petición del
Ministerio Público. La obligación de rendición de cuentas es individual y su aprobación sólo libera a quien da cumplimiento a la
misma.
Aprobada la cuenta del primer año, puede disponerse que las posteriores se rindan en otros plazos, cuando la naturaleza de la
administración así lo justifique.
Rendición final: “Terminada la tutela, quien la ejerza o sus herederos deben entregar los bienes de inmediato, e informar de la
gestión dentro del plazo que el juez señale, aunque el tutelado en su testamento lo exima de ese deber”. Los gastos de ésta
rendición de cuentas “deben ser adelantados por quien ejerce la tutela y deben ser reembolsados por el tutelado si son rendidas
en debida forma”.
Gastos de la gestión: “Quien ejerce la tutela tiene derecho a la restitución de los gastos razonables hechos en la gestión, aunque
de ellos no resulte utilidad al tutelado. Los saldos de la cuenta devengan intereses”.
Daños: Si el tutor no rinde cuentas, no lo hace debidamente o se comprueba su mala administración atribuible a dolo o culpa,
debe indemnizar el daño causado a su tutelado. La indemnización no debe ser inferior a lo que los bienes han podido
razonablemente producir.
Conclusión de la tutela
Las causas de culminación de la tutela son: por la muerte del tutelado, su emancipación o la desaparición de la causa que dio
lugar a la tutela;
Por la muerte, incapacidad, declaración de capacidad restringida, remoción o renuncia aceptada por el juez, de quien ejerce la
tutela. En caso de haber sido discernida a dos personas, la causa de terminación de una de ellas no afecta a la otra, que se debe
mantener en su cargo, excepto que el juez estime conveniente su cese, por motivos fundados.
En caso de muerte del tutor, el albacea, heredero o el otro tutor si lo hubiera, debe ponerlo en conocimiento inmediato del juez
de la tutela. En su caso, debe adoptar las medidas urgentes para la protección de la persona y de los bienes del pupilo.
Son causas que ocasionan la remoción del tutor:
a)quedar comprendido en alguna de las causales que impide ser tutor;
b)no hacer el inventario de los bienes del tutelado, o no hacerlo fielmente;
c)no cumplir debidamente con sus deberes o tener graves y continuados problemas de convivencia.
Los legitimados para demandar la remoción son el tutelado, el Ministerio Público, y el juez de oficio.
“Suspensión provisoria: Durante la tramitación del proceso de remoción, el juez puede suspender al tutor y nombrar
provisoriamente a otro”.

Sistema de protección integral de los niños, niñas y adolescentes


La ley 26.061 tiene por objeto la protección integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes que se encuentren en el
territorio de la República Argentina, para garantizar el ejercicio y disfrute pleno, efectivo y permanente de aquellos reconocidos
en el ordenamiento jurídico nacional y en los tratados internacionales en los que la Nación sea parte.
La omisión en la observancia de los deberes que por la presente corresponden a los órganos gubernamentales del Estado
habilita a todo ciudadano a interponer las acciones administrativas y judiciales a fin de restaurar el ejercicio y goce de tales
derechos.
Principios.
>“Principio de igualdad y no discriminación. se aplicarán por igual a todos las niñas, niños y adolescentes, sin discriminación

39
alguna”.
>“Principio de efectividad. Los Organismos del Estado deberán adoptar todas las medidas administrativas, legislativas, judiciales
y de otra índole, para garantizar el efectivo cumplimiento de los derechos y garantías reconocidos en esta ley”.
>Deber de comunicar. Los miembros de los establecimientos educativos y de salud, públicos o privados y todo agente o
funcionario público que tuviere conocimiento de la vulneración de derechos de las niñas, niños o adolescentes, deberá
comunicar dicha circunstancia ante la autoridad administrativa de protección de derechos en el ámbito local, bajo
apercibimiento de incurrir en responsabilidad por dicha omisión.
>Deber del funcionario de recepcionar denuncias. El agente público que sea requerido para recibir una denuncia de vulneración
de derechos de los sujetos protegidos por esta ley, ya sea por la misma niña, niño o adolescente, o por cualquier otra persona,
se encuentra obligado a recibir y tramitar tal denuncia en forma gratuita, a fin de garantizar el respeto, la prevención y la
reparación del daño sufrido, bajo apercibimiento de considerarlo incurso en la figura de grave incumplimiento de los Deberes
del Funcionario Público.
Órganos administrativos de protección de derechos: Los organismos encargados de proteger son:
a) Nacional: Es el organismo especializado en materia de derechos de infancia y adolescencia en el ámbito del Poder Ejecutivo
nacional;
b) Federal: Es el órgano de articulación y concertación, para el diseño, planificación y efectivización de políticas públicas en todo
el territorio.
c) Provincial: Es el órgano de planificación y ejecución de las políticas de la niñez, cuya forma y jerarquía, determinará cada
provincia y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, respetando las respectivas autonomías así como las instituciones
preexistentes.
Ley de violencia familiar
Toda acción u omisión cometida en el seno de la familia por uno de sus miembros, que menoscaba la vida o la integridad física o
psíquica o, incluso, la libertad de otro de los miembros de misma familia que causa un serio daño al desarrollo de su
personalidad.
El artículo 1 de la ley 24.417 de Protección contra la violencia familiar, establece que: toda persona que sufriese lesiones o
maltrato físico o psíquico por parte de alguno de los integrantes del grupo familiar podrá denunciar estos hechos en forma
verbal o escrita ante el juez con competencia en asuntos de familia y solicitar medidas cautelares conexas. A los efectos de esta
ley se entiende por grupo familiar el originado en el matrimonio o en las uniones de hecho.

40
Sub-eje temático 5: SUCESION INTESTADA

DERECHO SUCESORIO
Derecho de las sucesiones
Rama del derecho privado que regula la sucesión a título universal y las adquisiciones a título particular que se originan con la muerte de una
persona.
Sucesión: Son todos aquellos supuestos en que se produce el cambio o sustitución de un sujeto por otro en la titularidad del derecho sobre el
objeto de una relación jurídica. En tal sentido, la sucesión provoca una modificación subjetiva de la relación jurídica, aunque queda inalterado
–en principio– su contenido y objeto. De esta manera, se produce una trasmisión, pues el derecho que pertenecía a un sujeto ha pasado a
otro. Dicha transmisión puede ser: >>Por acto entre vivos, es cuando la transmisión de los derechos y obligaciones patrimoniales se origina en
un acto jurídico manifestado en un negocio válido – compraventa, donación–.
>>La sucesión mortis causa tiene como presupuesto necesario y determinante la muerte del sujeto a quien se habrá de suceder y comprende
los siguientes elementos:
-El difunto, de quien dimana la sucesión;
-El sucesor llamado por ley o por testamento, que puede ser universal o particular;
-Los derechos y obligaciones del causante que constituyen la herencia.
Suceder: jurídicamente, significa continuar el derecho de que otro era titular.
Sucesión por causa de muerte: universal y a título particular.
La sucesión por causa de muerte opera por la concurrencia de tres elementos:
-Apertura de la sucesión;
-La vocación del sucesor;
-La aceptación.
La sucesión mortis causa puede ser universal o particular.
La sucesión universal: El sucesor ocupa la posición jurídica del causante en los derechos transmisibles; en consecuencia, en principio, adquiere
sus bienes y asume sus deudas.
Esta regla general contiene excepciones, el art. 2280 prescribe que “desde la muerte del causante, los herederos tienen todos los derechos y
acciones de aquél de manera indivisa, con excepción de los que no son transmisibles por sucesión, y continúan en la posesión de lo que el
causante era poseedor”.
Conforme a ello, la sucesión universal presenta dos características:
*el cambio de sujetos no implica la extinción de las relaciones jurídicas existentes en vida del causante ni la creación de otras.
*se mantienen inalterados los títulos constitutivos de las relaciones jurídicas.
>Una consecuencia del principio que el sucesor asume la posición jurídica del causante es que en la adquisición de la herencia no se altera el
título por el cual es recibida. Esto significa que el heredero sigue siendo comprador, permutante, etcétera, del derecho que le transfirió el
difunto.
En la sucesión universal, se transmite la universalidad o una parte indivisa de la herencia. Así podemos distinguir dos aspectos:
-el sustantivo: dado por la sucesión en la posición jurídica del causante, que justifica la continuación de las relaciones jurídicas del causante,
con las consecuencias descriptas precedentemente;
-el adquisitivo: que se refiere a que el heredero adquiere la universalidad o parte alícuota de la herencia.
La sucesión particular procede cuando se transmite un bien particular o un conjunto de bienes que integran la herencia. El sucesor particular
no ocupa la posición del causante, ni responde por las deudas de éste, salvo que no haya bienes suficientes en la herencia, en cuyo caso su
responsabilidad se limita al valor de lo que recibe (art 2319); asimismo, responde por ellas en el supuesto que le sean atribuidas como carga
del legado.
ARTÍCULO 2319.- Acción contra los legatarios. Los acreedores del causante tienen acción contra los legatarios hasta el valor de lo que reciben;
esta acción caduca al año contado desde el día en que cobran sus legados.
Sistemas: Sucesión en la persona y en los bienes.
Entre los sistemas sucesorios, podemos señalar dos formas básicas para estructurar la transmisión sucesoria:
*Sucesión en la persona o sistema romano: el heredero continúa a la persona del difunto. Fundamento religioso.
Se renovó con el aporte de Aubry y Rau el patrimonio es un atributo de la personalidad, una universalidad de derecho independiente de los
elementos concretos que lo integran.
Las consecuencias de este sistema pueden sintetizarse en que:
*se opera la confusión de patrimonios del causante y del heredero: el heredero responde ultra vires, es decir, con sus propios bienes si los
dejados por el causante no alcanzan a cubrir sus deudas, y los acreedores del causante concurren en igualdad de derecho con los del heredero
a cobrarse sus créditos de la masa de bienes formada después de la transmisión;
*el heredero continúa la posesión del causante en el mismo carácter que aquel;
*la sucesión debe ser única y estar sujeta a una sola ley, puesto que se trata de la transmisión de una universalidad indivisible.
Cabe aclarar que la idea de la continuación de la persona es ante todo una ficción.
*Sucesión en los bienes o sistema germano: se basa en la sucesión en los bienes
No había confusión de patrimonio y las deudas del difunto no pesaban sobre los bienes del heredero. Es decir, de acuerdo a este sistema, el
heredero sucedía al causante únicamente en sus bienes y debía pagar las deudas hasta tanto aquellos bienes alcanzaran a cubrirlas, pero para
ello no era necesario recurrir a la ficción de la continuación de la persona.
En nuestro derecho, el sistema del Código de Vélez recibió la influencia de Aubry y Rau y siguió su teoría con todas sus consecuencias.
En el Código Civil y Comercial de la Nación el heredero ocupa la posición jurídica del causante en las relaciones transmisibles; por lo tanto, se le
transmiten los bienes y asume las deudas. Es decir, hay posiciones jurídicas que pasan del causante al heredero de manera objetivamente
idénticas. Son estas en las que se da realmente la sucesión, porque el heredero ocupa el lugar del autor de la sucesión. Sin embargo, también
hay relaciones jurídicas que no se transmiten al heredero.
Por último, hay posiciones jurídicas que adquiere el heredero que no existían en el causante, pero que nacen con motivo de su muerte.

1
Sucesión intestada y testamentaria. Caracterización
La sucesión mortis causa puede ser legítima (intestada, legal) o testamentaria, según la naturaleza de la fuente del llamamiento, es decir,
según si la sucesión proviene de la ley o de la voluntad del sujeto expresada en testamento.
Nuestro sistema legal recepta ambas categorías. Así, el art. 2277 del Código establece que “la muerte real o presunta de una persona causa la
apertura de su sucesión y la transmisión de su herencia a las personas llamadas a sucederle por el testamento o por la ley”
>La sucesión intestada: es la deferida por la ley al cónyuge y a los parientes más próximos del causante, conforme a un determinado orden
establecido por la misma ley; El art. 2424 del Código, cuando define a los herederos legítimos, prescribe que “las sucesiones intestadas se
defieren a los descendientes del causante, a sus ascendientes, al cónyuge supérstite, y a los parientes colaterales dentro del cuarto grado
inclusive, en el orden y según las reglas establecidas en este Código”. El fundamento de este tipo de sucesión está basado en el respeto a la
voluntad presunta del difunto, dado por el reconocimiento del orden natural de sus afectos y la protección del interés familiar.
>La testamentaria: responde a la voluntad del causante manifestado en el testamento. El art. 2462 establece que “las personas humanas
pueden disponer libremente de sus bienes para después de su muerte, respetando las porciones legítimas…”. Su fundamento reposa en el
respeto a la libre voluntad del causante expresado en su testamento, que en nuestro ordenamiento jurídico se encuentra limitada en caso de
existir legitimarios, pero que alcanza su plena expresión a falta de éstos.
En consecuencia, los sucesores pueden ser llamados por la ley, por la voluntad del causante o en parte por la ley y en parte por voluntad del
causante. Art. 2277: “Si el testamento dispone sólo parcialmente de los bienes, el resto de la herencia se defiere por la ley…”.
La 1 hipótesis procede cuando el causante tuviere herederos y no hubiere testado; en este caso, la sucesión será en su totalidad deferida por
la ley. La 2 hipotesis, el testador no tiene legitimarios; por lo tanto, por medio del testamento, determina quienes van a sucederlo. La 3
hipótesis es aquella en la que el causante, si bien posee legitimarios, dispone libremente de la porción disponible de la herencia.
Nuestro sistema legal contempla la libertad del autor de la sucesión de disponer de su patrimonio, siempre que respete las porciones
legítimas, si existiesen legitimarios.
Dentro del llamamiento hecho por la ley, existe:
-Un llamamiento imperativo que corresponde a aquellos miembros de la familia a los que la ley les atribuye una porción de la herencia –
legítima– de la cual no pueden ser privados; estos son los legitimarios.
-Un llamamiento supletorio que tendrá vigencia a falta de legitimarios y a falta de herederos instituidos por el causante en su testamento. Los
herederos llamados supletoriamente se denominan legítimos; de allí la posible confusión, ya que se designa legítimo al heredero llamado a la
sucesión por la ley -que constituye el género- y asimismo, una especie dentro de ellos recibe el mismo nombre.
Modo de funcionar de los llamamientos: En primer lugar, hay que verificar si existen herederos designados por la ley que tengan un
llamamiento imperativo, es decir, que existan legitimarios, pues de ser así, el causante sólo podrá testar sobre la porción disponible. A falta de
legitimarios, el causante podrá designar como heredero a quien quiera, y entonces se encuadrará dentro de la sucesión testamentaria. Luego,
a falta de legitimarios y testamentarios, volverá a aplicarse el llamamiento deferido por la ley en forma supletoria y recibirán la herencia los
parientes colaterales hasta el cuarto grado.
Pactos sucesorios: es el contrato cuyo objeto es todo o la parte de una herencia futura y cuyo contenido concierne a su organización o a un
aspecto de esa organización por referirse a disposiciones o transferencia de derechos sucesorios eventuales, a reglas de distribución de la
herencia o a otras cuestiones sucesorias.
El Código Civil y Comercial, manteniendo el régimen del Código de Vélez, no admite la sucesión contractual. Expresamente, establece en el art.
1010 que: La herencia futura no puede ser objeto de los contratos ni tampoco pueden serlo los derechos eventuales sobre objetos, excepto lo
dispuesto en el párrafo siguiente u otra disposición legal expresa. Los pactos relativos a una explotación productiva o a participaciones
societarias de cualquier tipo, con miras a la conservación de la unidad de la gestión empresaria o a la prevención o solución de conflictos,
pueden incluir disposiciones referidas a futuros derechos hereditarios y establecer compensaciones a favor de otros legitimarios. Estos pactos
son válidos, sean o no parte el futuro causante y su cónyuge, si no afectan la legítima hereditaria, los derechos del cónyuge, ni los derechos de
terceros.
Lo que se persigue con la excepción prevista en la norma es la protección de una unidad de negocios.
Una especie dentro de la prohibición genérica está dada en el art. 2286 q establece el “tiempo de la aceptación y la renuncia. Las herencias
futuras no pueden ser aceptadas ni renunciadas”.
Momento a partir del cual produce efectos: (2302) La cesión del derecho a una herencia ya deferida o a una parte indivisa de ella tiene
efectos:
a. entre los contratantes, desde su celebración;
b. respecto de otros herederos, legatarios y acreedores del cedente, desde que la escritura pública se incorpora al expediente sucesorio;
c. respecto al deudor de un crédito de la herencia, desde que se le notifica la cesión
-Supuestos excepcionales de sucesión contractual mortis causa:
*Partición de bienes por parte del ascendiente: el art. 2411 del Código Civil y Comercial autoriza a la persona que tiene descendientes a
efectuar la partición de sus bienes entre ellos por medio de la donación o testamento.
*Transmisión de bienes a legitimarios: el art. 2461 prescribe que si por acto entre vivos a título oneroso, el causante transmite a alguno de los
legitimarios la propiedad de algunos de sus bienes bajo reserva de usufructo, uso, habitación o bajo renta vitalicia, se presume iuris et de iure
la gratuidad del acto y la intención de mejorar al beneficiario. El valor de los bienes debe ser imputado a la porción disponible y el exceso debe
ser colacionado.
*Si la donación o el testamento otorgara dispensa o estableciera una cláusula de mejora, el cónyuge y los descendientes del causante están
exentos del deber de colacionar el valor de los bienes recibidos.
Sucesores: Dentro de los sucesores mortis causa, el Código distingue a los herederos (puede ser universal o de cuota) y a los legatarios. art.
2278: “se denomina heredero a la persona a quien se transmite la universalidad o una parte indivisa de la herencia; legatario, al que recibe un
bien particular o un conjunto de ellos”.
Heredero: Universal y de cuota
El heredero se subroga en la posición jurídica del causante y así recibe los bienes del causante y asume las deudas.
Muchos de los derechos y obligaciones del causante desaparecen con él (derechos y obligaciones intransmisibles), y dentro de los derechos
transmisibles, algunos se destinan a los legatarios y se sustraen de la esfera patrimonial del heredero.
Hay derechos y obligaciones que nacen en cabeza del heredero de manera originaria, pero con motivo de la muerte del autor de la sucesión
(derecho de colacionar, cumplir con los legados, etc.).

2
La ocupación, por parte del heredero, de la posición jurídica del causante que le otorga la calidad de tal y la adquisición de la propiedad de los
bienes de aquel se producen de manera simultánea. La asunción de las deudas del causante se limita a los bienes o a su valor.
El heredero se encuentra habilitado a ejercer las acciones posesorias que le hubieren pertenecido al causante. Excepcionalmente, puede
ejercer acciones o excepciones tendientes a reclamar o impugnar determinadas situaciones jurídico-familiares del difunto.
El Código de Vélez receptaba la figura del legatario de parte alícuota, lo que traía consecuencias complejas en la práctica. Pero el nuevo código
define claramente a los herederos universales y de cuota. En el art. 2486, establece: “Herederos universales. Los herederos instituidos sin
asignación de partes suceden al causante por partes iguales y tienen vocación a todos los bienes de la herencia a los que el testador no haya
dado un destino diferente…”, luego, el art. 2488 instituye: Herederos de cuota. Los herederos instituidos en una fracción de la herencia no
tienen vocación a todos los bienes de ésta, excepto que deba entenderse que el testador ha querido conferirles ese llamado para el supuesto
de que no puedan cumplirse, por cualquier causa, las demás disposiciones testamentarias.
Diferencia: los universales tienen derecho a acrecer, esto es, vocación a heredar todos los bienes de la herencia a los que no les hubiesen
asignado un destino distinto; Los de cuota carecen de tal derecho, salvo en los casos que la ley o el testamento lo determine.
Legatario: es aquel que recibe un bien particular o un conjunto de bienes que componen la herencia.
El legado responde a la facultad otorgada al testador para atribuir a alguna persona ventajas patrimoniales determinadas, en virtud de afectos
familiares, de amistad o de gratitud. Puede consistir en una atribución patrimonial, es decir, en una transmisión de derechos (legado de cosa
cierta, de suma de dinero, etc.).
No sucede en la posición jurídica del causante, por el contrario, sólo se trata de una adquisición (cuando se transmiten derechos, -hay legados
que no suponen atribución patrimonial, ej: reconoce deuda-) y allí se agota la relación con el heredero o la sucesión del causante.
Diferencias entre:
-Heredero: Recibe la universalidad de los bienes del causante o una parte alícuota. Responde por las deudas del causante y su responsabilidad
es intra vires (art. 2280: con los bienes que recibe o con su valor si los enajenó), la que puede convertirse en ultra vires en determinados casos
(art. 2321)
-Legatario: Recibe bienes concretos. No responde por las deudas del difunto, a no ser que se le impongan como cargas que acompañan la
atribución del legado, no haya bienes suficientes en la herencia o se trate del legado particular de una universalidad (arts.2318, 2319, 2500) y
hasta el valor de lo recibido. Este sólo obtiene la posesión material del objeto de su legado en virtud de la entrega que efectúa el heredero, el
administrador de la herencia o albacea.
ARTÍCULO 2321.- Responsabilidad con los propios bienes. Responde con sus propios bienes por el pago de las deudas del causante y cargas de
la herencia, el heredero que:
a. no hace el inventario en el plazo de tres meses desde que los acreedores
o legatarios lo intiman judicialmente a su realización;
b. oculta fraudulentamente los bienes de la sucesión omitiendo su inclusión en el inventario;
c. exagera dolosamente el pasivo sucesorio;
d. enajena bienes de la sucesión, excepto que el acto sea conveniente y el precio obtenido ingrese a la masa
ARTÍCULO 2318.- Legado de universalidad. Si el legado es de una universalidad de bienes y deudas, el legatario sólo queda obligado al pago de
las deudas comprendidas en aquélla hasta el valor de los bienes recibidos, sin perjuicio de la acción subsidiaria de los acreedores contra los
herederos y los otros legatarios en caso de insuficiencia de los bienes de
la universalidad.
ARTÍCULO 2319.- Acción contra los legatarios. Los acreedores del causante tienen acción contra los legatarios hasta el valor de lo que reciben;
esta acción caduca al año contado desde el día en que cobran sus legados
ARTÍCULO 2500.- Legado de cosa gravada. El heredero no está obligado a liberar la cosa legada de las cargas que soporta. El legatario responde
por las obligaciones a cuya satisfacción está afectada la cosa legada, hasta la concurrencia del valor de ésta
Contenido de la herencia
Desde la muerte del causante, los herederos tienen todos los derechos y acciones de aquél de manera indivisa, con excepción de los que no
son transmisibles por sucesión, y continúan en la posesión de lo que el causante era poseedor.
Si están instituidos bajo condición suspensiva, están en esa situación a partir del cumplimiento de la condición, sin perjuicio de las medidas
conservatorias que corresponden. En principio, responden por las deudas del causante con los bienes que reciben, o con su valor en caso de
haber sido enajenados. (2280)
La herencia está compuesta por los derechos y obligaciones de carácter patrimonial que se transmiten a los sucesores del causante, pero la
herencia no es idéntica al patrimonio del difunto, pues excepcionalmente hay derechos y obligaciones patrimoniales que se extinguen con la
muerte de su titular y otros derechos que nacen derivados de la muerte, pero de manera originaria en el heredero.
La herencia tiene un contenido menor que el patrimonio, porque aquella es el conjunto de bienes que se transmiten por causa de muerte.
La herencia tiene dos acepciones:
subjetiva: se refiere a la situación subjetiva del heredero, esto es, a las posiciones derivadas y originarias.
objetiva: indica el conjunto de relaciones jurídicas (derivadas y originarias) que son objeto del fenómeno sucesorio.
Todos los derechos activos y pasivos de contenido patrimonial de los que era titular el causante y que se trasmiten por sucesión hereditaria
forman el “caudal relicto”, que es el objeto de la trasmisión.
Derechos y obligaciones que componen la herencia.
El art. 2277 CCCn expresa “La herencia comprende todos los derechos y obligaciones del causante que no se extinguen con la muerte”.
Los herederos legitimarios –ascendientes, descendientes, cónyuge– son investidos de pleno derecho, pues alcanzan la calidad de tales desde el
día de la muerte del causante, sin formalidad alguna y aun cuando ignoren la apertura de la sucesión; salvo para los derechos registrales en los
que se exige que para transferirlos les haya sido reconocida su investidura por medio de la declaratoria judicial de herederos (art 2337). En
cuanto a los colaterales, deben ser investidos de su calidad de herederos por el juez del proceso sucesorio. En las sucesiones testamentarias, la
calidad de heredero “resulta de la declaración de validez formal del testamento” (art 2338)
Derechos y obligaciones derivados del contrato:
-En materia contractual, los sucesores continúan la posición jurídica del causante, salvo que las obligaciones sean inherentes a la persona, la
transmisión resulte incompatible con la naturaleza de la obligación o se encuentre prohibido por el contrato o por ley (art 1024)
-El contrato de obra o servicio no se resuelve por la muerte del comitente, salvo que se haga imposible o inútil la ejecución (art 1259)
-En cuanto a la locación de inmuebles, se admite la transmisibilidad activa y pasiva del contrato de locación por causa de muerte, salvo pacto
en contrario (art 1189)

3
Obligaciones y derechos derivados de fuente extracontractual
-Las consecuencias patrimoniales de un hecho ilícito, en principio, se transmiten a los herederos del responsable (legitimación pasiva).
También se transmiten los derechos nacidos con ocasión del ilícito (legitimación activa).
Estado de familia y acciones que la protegen
-Sólo pasan a los herederos ciertas acciones de filiación. Los legitimados para actuar son aquellos que tienen vocación hereditaria actual o
eventual, es decir, que concurren a la herencia con el presunto hijo o resultan desplazados o traídos a la herencia por él.
-Los recuerdos de familia (retratos, diplomas) que no tienen prácticamente valor económico, pero pueden tener un importante valor afectivo,
son objeto de transmisión hereditaria.
-En cuanto a los sepulcros, forman parte del caudal relicto y son transmisibles mortis causa.
Derechos y obligaciones que no se trasmiten por causa de muerte
Los derechos de la personalidad y atributos de la persona concluyen con la muerte de su titular. Igualmente, todos los derechos y obligaciones
que resultan del emplazamiento en el estado de familia son inherentes a la persona e intrasmisibles por causa de muerte (no se puede heredar
o legar el carácter de padre o hijo).
En cuanto a los derechos reales: No se transmite el derecho de usufructo, uso y habitación; tampoco las servidumbres personales.
Respecto a las sociedades de personas: La muerte de uno de los socios, a falta de convenio expreso en contrario, implica la resolución parcial
del contrato de sociedad. Por otra parte, resultan obligatorias para herederos y socios las cláusulas por al que se establece la continuación de
la sociedad con los herederos del socio fallecido.
Seguridad social: Se extinguen los beneficios otorgados, como jubilaciones y pensiones.
Derechos y obligaciones que nacen con motivo de la muerte, pero de manera originaria en los herederos
Situaciones que nacen originariamente en el heredero, como consecuencia de su condición de tal. Estas no integran el caudal relicto, ya que no
estaban en el patrimonio del causante. Entre ellas (Aspecto activo) los sucesores pueden ejercer:
-acción de colación;
-acción de indignidad;
-acciones de protección de la legítima;
-acción de partición;
-acción de petición de herencia.
Desde el punto de vista de obligaciones (aspecto pasivo):
-deben responder por las cargas de la herencia;
-tienen la obligación de la entrega de los legados.
Apertura de la sucesión. Transmisión de la herencia. Art. 2277: “la muerte real o presunta de una persona causa la apertura de su sucesión y
la transmisión de su herencia a las personas llamadas a sucederle por el testamento o por la ley…”.
Este artículo consagra tres principios generales del derecho hereditario: La muerte:
*determina la apertura de la sucesión;

Apertura de la sucesión La sucesión de una persona se abre siempre y forzosamente en el momento de su muerte.
Vocación a la herencia Es un llamamiento en abstracto realizado en el momento de la muerte del causante.
Se dirige a todos los posibles herederos.
Puede ser efectuado por la voluntad del difunto o por la ley.
Delación de la herencia Es el llamamiento concreto y efectivo a los herederos que no tienen obstáculo para adquirir la herencia.
Se produce una adquisición provisional.
Adquisición de la La adquisición provisional se consolida con la aceptación de la herencia efectuada por el heredero ya sea de manera
herencia expresa o tácita.

*transmite de manera inmediata los bienes de la persona fallecida a sus sucesores;


*transmite la totalidad del patrimonio, excepto los derechos inherentes a la persona.
Como la ley no quiere que la herencia quede vacante, estatuye que la transmisión se opera en el momento de la muerte; la herencia se
adquiere ipso iure al momento de la apertura de la sucesión. Pero como tampoco se impone la aceptación, se condiciona esa transmisión a
que sea aceptada.
En los ordenamientos jurídicos –como el nuestro– la herencia se adquiere ipso iure al momento de la apertura de la sucesión (no
yacenterequiere aceptación). Sin embargo, la regla no es absoluta, pues existen excepcionales que se producen por la vacancia actual de la
titularidad hereditaria o por el estado de hecho de incertidumbre sobre la identidad del heredero, a saber:
-El heredero instituido bajo condición suspensiva: no tiene vocación actual durante el tiempo que transcurre desde la muerte del causante y
hasta el cumplimiento de la condición, período en el cual la herencia no pertenece al causante ni al instituido bajo condición.
-La institución de heredero a favor de la persona jurídica a fundarse hasta tanto no se haya constituido.
-Cuando no hay herederos testamentarios o legítimos, o los existentes han renunciado a la herencia y corresponde iniciar el trámite de
vacancia a favor del fisco.
-Cuando el heredero no es conocido.
Transmisión hereditaria, podemos individualizar cuatro elementos:
*Transmisor: Es el causante, que debe ser una persona física -el d. de familia estudia las relaciones entre personas físicas-.
*Receptor: herederos y legatarios.
*Objeto: son todos los derechos transmisibles. Los no transmisibles no forman parte del caudal relicto (que son los bienes del causante al
momento de morir). Los derechos extrapatrimoniales se extinguen con la muerte de su titular, mientras que los derechos patrimoniales –en
principio– se transmiten a los herederos, pues hay derechos inherentes al patrimonio que no son susceptibles de transmisión.
-Título o causa: esta trasmisión de derechos se opera en virtud de la ley (lo que da origen a la sucesión legítima, ab intestado o intestada) o por
un llamado hecho por el causante por medio de un testamento (lo que da origen a la sucesión testamentaria).
Apertura de la sucesión: La muerte real o presunta es el hecho jurídico que causa de manera simultánea la apertura de la sucesión de la
persona fallecida y la transmisión de la herencia a los llamados a recibirla por ley o por testamento. Una vez sucedida la muerte, la ley o la
4
voluntad del causante producirán el llamamiento a una o más personas para que reciban la herencia.
La muerte real se produce con el fallecimiento de una persona, mientras que la muerte presunta procede en el supuesto de ausencia de una
persona sin que se tenga noticias de ella durante el tiempo establecido por la ley. En este supuesto, se requiere que sea declarada por el juez.
Supuesto de conmoriencia: caso en que dos o más personas que tienen derechos hereditarios entre sí fallecen en un mismo desastre o
acontecimiento (terremoto, incendio, etc.) o en cualquier otra circunstancia (p. ej.: dos personas fallecen en lugares diferentes sin poder
determinarse quién murió primero).
Se presume la contemporaneidad de los fallecimientos; esto es, que se considera que todas murieron en el mismo instante si no es posible
precisar quién falleció primero; en consecuencia, no se puede alegar transmisión alguna de derechos entre ellos.
Supuesto de ausencia con presunción de fallecimiento: procede cuando una persona se ausenta de su domicilio sin que se tenga noticia de
ella por el término de tres años. El plazo se cuenta desde la fecha que se tuvo la última noticia del ausente. En este caso, la declaración judicial
del fallecimiento presunto se asimila a la muerte comprobada.
Los sucesores pueden hacer la partición de los bienes, pero no enajenarlos ni gravarlos sin autorización judicial. Si una vez entregados los
bienes se presenta el ausente o se tiene noticia cierta de su existencia, queda sin efecto la declaración de fallecimiento, procediéndose a la
devolución de tales bienes a petición del interesado.
La prenotación queda sin efecto luego de transcurridos cinco años desde la fecha presuntiva del fallecimiento u ochenta años desde el
nacimiento de la persona. Si el ausente reaparece, podrá reclamar:
a) “la entrega de los bienes que existen en el estado en que se encuentran;
b) los adquiridos con el valor de los que faltan;
c)el precio adeudado de los enajenados;
d)los frutos no consumidos”.
Delación de la herencia: Es un llamamiento concreto a determinados herederos y efectivo, porque con ella se adquiere la herencia, en virtud
de que los llamados carecen de obstáculos para adquirirla.
En cambio, la vocación es un llamamiento a todos los posibles herederos, efectuado por la ley o la voluntad del difunto.
Adquisición: Nuestro CcCn recepta la adquisición ipso iure de la herencia. En consecuencia, el heredero a quien se ha deferido la herencia se
hace titular de ella desde el momento de la apertura de la sucesión. Se trata de una adquisición provisional, pues el heredero tiene la facultad
de renunciar a la herencia, lo que tendrá efecto retroactivo y, por lo tanto, se considerará que nunca ha sido heredero.
Efectos de la transmisión: La muerte, la apertura y la transmisión se producen en el mismo instante del fallecimiento. En consecuencia:
*En ese momento debe verificarse el requisito de la existencia del sucesor y su habilidad para suceder. La indignidad para suceder también se
entiende referida al momento del fallecimiento.
*Los sucesores a título universal adquieren la propiedad de los bienes hereditarios.
*Los herederos legitimarios quedan investidos de la calidad de herederos.
*Nace la comunidad hereditaria, si hubiese más de un heredero.
*A partir de allí, los herederos pueden aceptar o repudiar la herencia. Comienza a correr el plazo de veinte años para aceptarla o repudiarla.
*A ese instante se retrotrae el efecto declarativo de la partición.
*Comienza a correr el curso de prescripción de las acciones sucesorias.
*La ley que rige la sucesión es la vigente al tiempo del fallecimiento del causante, correspondiente a su último domicilio.
*La competencia: juez del último domicilio al producirse el fallecimiento – fuero de atracción–. En caso de un heredero único, las acciones
personales de los acreedores del causante pueden dirigirse, a su opción, ante el juez del último domicilio del causante o ante el que
corresponde al domicilio del heredero único.
Personas que pueden suceder
El Código Civil y Comercial, en su terminología, no habla de capacidad o incapacidad para suceder, sino que se refiere a las personas que
pueden suceder y las que son inhábiles para ello. Debemos distinguir:
>>La capacidad: es la aptitud legal para ser titular del derecho a recibir por sucesión los derechos activos y pasivos transmisibles del causante.
Tal capacidad es la de derecho y debe acreditarse al momento de la muerte del causante.
La capacidad para suceder ser rige por la ley del domicilio del causante al tiempo de su fallecimiento.
>>La vocación: llamamiento virtual de todos los posibles herederos, hecho por la ley o por el testador.
>>La delación hereditaria: es el llamamiento concreto de quien no tiene impedimento para adquirir la herencia; Debe ser una de las personas
autorizadas por la ley para suceder.
El art. 2279 del Código Civil y Comercial establece que: Pueden suceder al causante:
A-Las personas humanas existentes al momento de su muerte;
B-Las concebidas en ese momento que nazcan con vida;
C-Las nacidas después de su muerte mediante técnicas de reproducción humana asistida.
D- Las personas jurídicas existentes al tiempo de su muerte y las fundaciones creadas por su testamento.
Indignidad: es una sanción legal impuesta en una sentencia judicial, en virtud de la cual el heredero o legatario que ha incurrido en
determinadas ofensas contra el difunto tipificadas por la ley, queda privado de la herencia. Por ello, no es indigno frente a cualquier sucesión,
sino frente a determinada sucesión. El fundamento de la sanción reside en:
1)la presunta voluntad del causante de excluir al indigno de la sucesión, pues se regula la posibilidad del perdón;
2)el sentimiento de moral social.
La indignidad actúa como presupuesto de la delación, pues el declarado indigno carece de llamamiento efectivo y, por lo tanto, no se lo puede
considerar heredero por el lapso que va desde la apertura de la sucesión hasta la declaración de la indignidad.
El art. 2283 prescribe: La exclusión del indigno sólo puede ser demandada después de abierta la sucesión, a instancia de quien pretende los
derechos atribuidos al indigno. También puede oponerla como excepción el demandado por reducción, colación o petición de herencia. La
acción puede ser dirigida contra los sucesores a título gratuito del indigno y contra sus sucesores particulares a título oneroso de mala fe. Se
considera de mala fe a quien conoce la existencia de la causa de indignidad.
>La acción de indignidad tiene por finalidad obtener la declaración de indignidad, cuya consecuencia inmediata es la exclusión del heredero. Es
una acción personal. puede entablarse como acción o excepción.
5
>Los legitimados activos para plantear la acción son: Los descendientes; Los ascendientes; El cónyuge; Los herederos instituidos a fin de
proteger la porción que pudiese corresponderles; El fisco, si por falta del indigno tiene que recibir los bienes hereditarios.
Caducidad: para el heredero es de tres años desde la apertura de la sucesión y para el legatario es de tres años desde la entrega del legado.
>>Se suprimió en el Código la desheredación, consistía en la privación de la legítima a los legitimarios en virtud de una causa justa,
demostrable, taxativamente enumerada en la ley y expresada en el testamento. Porque era idéntica al indigno.
Causales: art. 2281, causas de indignidad:
Son indignos de suceder:
1-los autores, cómplices o partícipes de delito doloso contra la persona, el honor, la integridad sexual, la libertad o la propiedad del causante,
o de sus descendientes, ascendientes, cónyuge, conviviente o hermanos. Esta causa de indignidad no se cubre por la extinción de la acción
penal ni por la de la pena;
La norma comprende los delitos dolosos; no alcanza a los delitos culposos. no se limita al homicidio o tentativa como regulaba el código de
Vélez, sino que incluye un amplio espectro de hechos que afectan distintos bienes.
2-Los que hayan maltratado gravemente al causante, u ofendido gravemente su memoria; Se analizara “gravedad”.
3-los que hayan acusado o denunciado al causante por un delito penado con prisión o reclusión, excepto que la víctima del delito sea el
acusador, su cónyuge o conviviente, su descendiente, ascendiente o hermano, o haya obrado en cumplimiento de un deber legal; (delito
penado con prisión o reclusión, cualquiera sea el tiempo establecido en la condena)
4-los que omiten la denuncia de la muerte dolosa del causante, dentro de un mes de ocurrida, excepto que antes de ese término la justicia
proceda en razón de otra denuncia o de oficio. Esta causa de indignidad no alcanza a las personas inca capacidad restringida, ni a los
descendientes, ascendientes, cónyuge y hermanos del homicida o de su cómplice; (La denuncia debe formularse dentro de un mes de ocurrida
la muerte)
5-los parientes o el cónyuge que no hayan suministrado al causante los alimentos debidos, o no lo hayan recogido en establecimiento
adecuado si no podía valerse por sí mismo;
6-el padre extramatrimonial que no haya reconocido voluntariamente al causante durante su menor edad. La falta de reconocimiento debe
haberse dado durante la minoridad.
7-el padre o la madre del causante que haya sido privado de la responsabilidad parental;
p/proteger la libre manifestación de la voluntad del testador o el cumplimiento de esa voluntad.
8- los que hayan incurrido en las demás causales de ingratitud que permiten revocar las donaciones.
El art. 1571 detalla las causas de ingratitud que autorizan a revocar las donaciones. A saber:
a)si el donatario atenta contra la vida o la persona del donante, su cónyuge o conviviente, sus ascendientes o descendientes; b) si injuria
gravemente a las mismas personas o las afecta en su honor; c) si las priva injustamente de bienes que integran su patrimonio; d) si rehúsa
alimentos al donante (son de interpretación restrictiva).
Efectos respecto al indigno: se considera que el indigno es poseedor de mala fe en el período anterior a la declaración judicial de indignidad y,
en consecuencia, debe restituir los bienes recibidos con todos los aumentos, mejoras, los frutos y productos obtenidos y los que por su culpa
dejó de percibir, además de los intereses de las sumas de dinero recibidas, aunque no los haya percibido.
Desde otro costado, el indigno puede reclamar las mejoras útiles, pero hasta el límite del mayor valor adquirido por la cosa. Se considera que
nunca hubo sido heredero; por lo tanto, los créditos que tenga contra la sucesión son exigibles, y lo mismo sucede a la inversa. El indigno no
está obligado a restituir los bienes que el causante le hubiese donado, salvo que afectará la legítima, en cuyo caso estará sometido a
reducción.
Efectos respecto los descendientes del indigno: Los hijos del indigno vienen a la sucesión [del causante de éste] por derecho de
representación.
Efectos respecto de terceros: Las enajenaciones de los bienes hereditarios que el indigno haya realizado antes de la declaración de indignidad
son en principio válidas, sin perjuicio de que los herederos puedan accionar contra el indigno por daños y perjuicios. El art. 2283 del CCCn
sienta el principio de protección a los terceros adquirentes a título oneroso y de buena fe.
Perdón: El perdón dado por el causante ofendido hace caer la indignidad. El perdón debe ser probado por el ofensor.
El artículo 2282 regula que “el perdón del causante hace cesar la indignidad. El testamento en que se beneficia al indigno, posterior a los
hechos de indignidad, comporta el perdón, excepto que se pruebe el desconocimiento de tales hechos por el testador”. (puede hacerse por
testamento con el solo hecho de instituirlo como heredero o legatario)
Proceso Sucesorio.: tiene por objeto identificar a los sucesores, determinar el contenido de la herencia, cobrar los créditos, pagar las deudas,
legados y cargas, rendir cuentas y entregar los bienes”. (art 2335)
Caracteres:
*Es un proceso voluntario, no está destinado a resolver controversias, sino que está destinado a dar certeza a determinadas situaciones
jurídicas.
*Es un proceso universal, pues tiene por objeto la distribución de la totalidad de un patrimonio.
En cuanto a las etapas, podemos identificar tres:
1- apertura del proceso;
2- declaratoria de herederos o aprobación del testamento;
3- inventario, avalúo, división, partición y adjudicación. En cuanto al juez competente, el art. 2336 prescribe que: juez del último domicilio
del causante, (domicilio real del causante).
Art. 2336 : “…Si el causante deja sólo un heredero, las acciones personales de los acreedores del causante pueden dirigirse, a su opción, ante el
juez del último domicilio del causante o ante el que corresponde al domicilio del heredero único”.
El art. 2644 sostiene que la sucesión por causa de muerte se rige por el derecho del domicilio del causante al momento de su fallecimiento.
Pero contiene una excepción respecto a los bienes inmuebles situados en el territorio de nuestro país; en estos supuestos, rige la ley argentina.
En consecuencia, cuando el difunto tiene bienes inmuebles en el país, pero al momento de su muerte tiene su domicilio en el extranjero, se
aplica la ley argentina; por lo tanto, los herederos nacionales o extranjeros deberán iniciar el sucesorio ante el juez competente argentino.

6
Sub-eje temático 5: SUCESION INTESTADA
SUCESIÓN INTESTADA
La sucesión intestada o ab intestato es aquella en que el llamamiento a la sucesión es realizado por la ley, sin intervención de la
voluntad del difunto manifestada en el testamento.
Caracteres:
Es una sucesión hereditaria: el sucesor es siempre un heredero. No comprende los legados. Se trata de un sucesor universal
que recibe el conjunto de bienes del causante y responde por sus deudas. Cuando concurren varios herederos, reciben una
parte alícuota del patrimonio, con derecho a acrecer.
Se defiere por ministerio de la ley: el llamamiento a los herederos es realizado de manera directa y exclusiva por la ley.
Es supletoria de la testamentaria: ya que, si el causante en un testamento ha dispuesto el destino de su patrimonio, no
procede la sucesión intestada, pues prevalece la voluntad del sujeto. El límite está dado por el respeto a las legítimas cuando
tiene legitimarios, de tal manera que, si el difunto se ha excedido de la porción disponible al distribuir sus bienes, aquellos
tienen acciones para la protección de las legítimas.
Procede cuando por testamento sólo se ha dispuesto de una parte de los bienes, o aquel resulta parcialmente ineficaz: en
este caso, se abre la sucesión intestada con relación al resto de bienes, es decir, a los que no estén alcanzados por el
testamento. Así, la sucesión será en parte intestada y en parte testamentaria.
ARTÍCULO 2277.- Apertura de la sucesión. La muerte real o presunta de una persona causa la apertura de su sucesión y la
transmisión de su herencia a las personas llamadas a sucederle por el testamento o por la ley. Si el testamento dispone sólo
parcialmente de los bienes, el resto de la herencia se defiere por la ley.
La herencia comprende todos los derechos y obligaciones del causante que no se extinguen por su fallecimiento
Por último, el fundamento de la sucesión intestada radica, por un lado, en la presunta voluntad del causante que responde al
reconocimiento del orden natural de los afectos y, por otro, a la protección de la familia.
Causas que la originan
*Cuando el causante no ha testado. En nuestra sociedad, no es una práctica generalizada el otorgamiento de un testamento.
*Cuando el causante ha testado, pero el testamento es ineficaz, ya sea por nulidad, caducidad o revocación.
Si el testamento es nulo ab initio, se considera que nunca ha existido y da lugar a la sucesión intestada. La nulidad puede afectar
a algunas de las disposiciones testamentarias; en tal caso, el resto de las disposiciones mantienen su validez.
ARTÍCULO 2467.- Nulidad del testamento y de disposiciones testamentarias. Es nulo el testamento o, en su caso, la disposición
testamentaria:
a. por violar una prohibición legal;
b. por defectos de forma;
c. por haber sido otorgado por persona privada de la razón en el momento de testar. La falta de razón debe ser demostrada por
quien impugna el acto;
d. por haber sido otorgado por persona judicialmente declarada incapaz. Sin embargo, ésta puede otorgar testamento en
intervalos lúcidos que sean suficientemente ciertos como para asegurar que la enfermedad ha cesado por entonces;
e. por ser el testador una persona que padece limitaciones en su aptitud para comunicarse en forma oral y, además, no saber
leer ni escribir, excepto que lo haga por escritura pública, con la participación de un intérprete en el acto;
f. por haber sido otorgado con error, dolo o violencia;
g. por favorecer a persona incierta, a menos que por alguna circunstancia pueda llegar a ser cierta.
>>la caducidad implica la ineficacia del testamento, que es válido de por sí, atento a la carencia, luego de abrirse la sucesión, de
algunos de los presupuestos indispensables para que el testamento o alguna de sus disposiciones testamentarias produzcan sus
efectos (p. ej.: beneficiario no sobrevive al causante o es indigno, etc.). Puede ser:
-Total, se abre la sucesión intestada (siempre que no actúe el derecho de representación);
-Parcial, puede dar lugar a la sucesión intestada si no existe derecho de acrecer a favor de los beneficiarios no afectados.
>>la revocación que deja sin efecto un testamento puede producir la apertura de la sucesión intestada en determinados casos.
Así procede cuando se deja sin efecto un testamento anterior o alguna disposición contenida en él, atento a un cambio en la
voluntad del difunto:
-cuando el testamento no instituye herederos y se limita a disposiciones patrimoniales particulares a título de legados;
-cuando el heredero testamentario renuncia a la herencia;
-y cuando las disposiciones testamentarias no alcanzan la totalidad de los bienes.
>>Hay q distinguir entre la sucesión intestada y la sucesión legitimaria, esta última es la sucesión que la ley defiere forzosamente
a favor de determinados parientes y cónyuge, a quienes adjudica porciones de la herencia.
El derecho sucesorio se organiza primordialmente sobre la base del llamamiento legítimo de los legitimarios (también
denominados legitimarios). Son tales: los descendientes, los ascendientes y el cónyuge supérstite. Los parientes colaterales que
tienen llamamiento o vocación hereditaria (hasta el cuarto grado) no son legitimarios.
El CCCn suprime el llamado hereditario a la nuera viuda sin hijos. xq afecta la igualdad jurídica del hombre y la mujer, pues no
se justifica una distinción entre yerno y nuera. (ataca que es inconstiucional)

7
Principios que rigen las sucesiones mortis causa deferidas por la ley

Estos son: jerarquía o prioridad de los órdenes hereditarios; proximidad de grado dentro de cada orden; indistinción del origen y
naturaleza de los bienes; título universal del llamado. Estos principios no son absolutos, pues reconocen excepciones que
desarrollaremos oportunamente.
Pérez Lasala esgrime que los principios que imperan en la sucesión intestada se pueden dividir en:

Relativos al llamamiento (ordenación): Relativos a la distribución de la herencia:


>Por clases: Parientes, cónyuge. >Grados
>Ordenes: Descendiente, ascendiente y colaterales. >Por personas o cabezas
>Grados. >Por estirpes.

Prioridad entre los órdenes sucesorios


La vocación legítima se basa en la prelación o sucesión de órdenes de llamamiento y, dentro de cada orden, en la proximidad de
grado de parentesco con el causante. Los órdenes son llamados a la herencia de manera sucesiva; de este modo, si existen
miembros de un orden preferente, no se puede pasar a un orden posterior. Cuando se trata de clases pluripersonales, esto es,
compuestas por varios herederos (la del cónyuge es unipersonal), cobra plena vigencia el principio según el cual el orden
preferente excluye al orden siguiente; por ejemplo, los descendientes excluyen a los ascendientes. Por su parte, el cónyuge
supérstite constituye un orden anómalo o atípico. En efecto, el cónyuge supérstite no actualiza su vocación excluyendo
llamamientos ulteriores, sino que, en el caso de no existir descendientes, es un orden excluyente de los parientes colaterales; sin
embargo, concurre con descendientes y ascendientes del causante.
>La ley convoca primero a los descendientes; no habiéndolos, llama a los ascendientes. Ambos órdenes concurren con el
cónyuge supérstite que, a su vez, hereda como único sucesor cuando no hay descendientes o ascendientes y excluye a los
colaterales. Por último, los colaterales sólo son llamados en ausencia de descendientes, ascendientes y cónyuge.
La sucesión intestada se defiere a los descendientes, ascendientes, cónyuge supérstite y a los parientes colaterales. (art. 2424)
En los parientes consanguíneos y en la adopción plena, no hay límite de grado en el orden de los descendientes y en el de
ascendientes; en cambio, los colaterales sólo heredan hasta el cuarto grado.
En la adopción simple no hay límite en la línea descendiente; en la línea ascendiente, sólo hereda el adoptante.
el Código suprimió el art. 329 del Código Civil que estipulaba que los hijos adoptivos de un mismo adoptante serían considerados
hermanos; en consecuencia, tal supresión parece decisiva para negar la vocación.
En fin este principio se enuncia así: los órdenes hereditarios se excluyen entre sí, según la jerarquía, prioridad o preeminencia
que la ley le asigna, salvo el cónyuge, que siempre concurre, nunca es excluido y a su vez excluye.
De acuerdo con las ideas expuestas, puede elaborarse el siguiente cuadro:

Jerarquía Orden Excluye a: Concurre con: Es excluido


hereditario por:
1 Descendientes Ascendientes y colaterales Cónyuge Nadie
2 Ascendientes Colaterales Cónyuge Descendientes

3 Cónyuge Colaterales Ascendientes y Nadie


descendientes
4 colaterales Fisco Nadie Descendientes,
ascendientes y cónyuge

Prioridad dentro de cada orden sucesorio: proximidad de grado


La preferencia dentro de cada orden queda determinada por el principio general de la prioridad de grado. La regla de
proximidad de grado sólo tiene sentido respecto a los parientes de un mismo orden (por ejemplo, los hijos excluyen a los
nietos). Para determinar el grado de parentesco por consanguinidad, es necesario distinguir
-La línea directa: es la que se forma entre ascendientes y descendientes, el grado equivale a la generación; así, habrá tantos
grados como generaciones.
-La línea colateral, debemos remontarnos desde la persona cuyo grado de parentesco se quiere conocer hasta el tronco común,
y de ahí descender hasta el otro pariente. Por ejemplo, en el caso de los hermanos, el tronco común son los padres; así, tenemos
dos grados.
Esta norma enunciada como principio fundamental es absoluta; sin embargo, admite como excepción el derecho de
representación.
A su vez, cada orden es excluyente de los ulteriores. Ejemplo: si al causante le sobreviven sólo nietos y, además, sus padres,
aunque éstos últimos se encuentran en primer grado de consanguinidad en línea recta con respecto al causante y los nietos en

8
segundo grado, éstos actualizan el llamamiento (por derecho de representación), excluyendo a los ascendientes que se
encuentran en un orden ulterior.

 Indistinción del origen y naturaleza de los bienes.


Art. 2425 “en las sucesiones intestadas no se atiende a la naturaleza ni al origen de los bienes que componen la herencia,
excepto disposición legal expresa en contrario”.
El patrimonio hereditario, al momento de la muerte del causante, forma una unidad en la que no se distinguen categorías de
bienes en función de las cuales asignarlos a determinados herederos o sucesores. Es decir, en principio la distribución de los
bienes del causante se realiza con independencia de su origen. Dos excepciones de la regla:
-En la sucesión del cónyuge, si concurre con los descendientes y el régimen patrimonial entre los esposos es el de comunidad, se
diferencia si los bienes son propios o gananciales. De este modo, sobre los bienes gananciales, el cónyuge supérstite retira la
mitad que le corresponde en calidad de integrante de la comunidad de ganancias, y el resto (mitad que le corresponde al
causante) se divide entre los descendientes.
-En la sucesión del adoptado por adopción simple (art.2432) el adoptante no tiene derechos sucesorios sobre los bienes que el
adoptado recibe de su familia de origen. Asimismo, la familia biológica no hereda los bienes que el adoptado hubiera recibido a
título gratuito de su familia de adopción.
Tales exclusiones no proceden si los bienes quedasen vacantes.
Con relación a los demás bienes, los adoptantes excluyen a los padres biológicos.
ARTÍCULO 2432.- Parentesco por adopción. Los adoptantes son considerados ascendientes. Sin embargo, en la adopción simple,
ni los adoptantes heredan los bienes que el adoptado haya recibido a título gratuito de su familia de origen, ni ésta hereda los
bienes que el adoptado haya recibido a título gratuito de su familia de adopción. Estas exclusiones no operan si, en su
consecuencia, quedan bienes vacantes. En los demás bienes, los adoptantes excluyen a los padres de origen.
 Título universal del llamado
En la sucesión hereditaria el sucesor es siempre un heredero (la ley no llama a los legatarios). El sucesor tiene vocación a toda la
herencia.
Distribución de la herencia: En nuestro sistema legal, la distribución de la herencia entre los herederos se realiza de dos formas:
*por cabezas (los que ejercen el derecho de representación y los herederos reciben la misma porción de la herencia)
*por estirpes (cada heredero recibe la misma porción de la herencia y los que ejercen el derecho de representación dividen su
porción de la herencia)
Regla general: Es la distribución de la herencia es la división por cabezas, la que consiste en distribuir la herencia entre tantas
partes como personas estén llamadas a la sucesión.
>sucesión de los descendientes, art. 2426: los hijos del causante lo heredan por derecho propio y partes iguales.
Art. 2428: “dentro de cada rama o subdivisión de rama, la división se hace por cabeza”.
>sucesión por ascendientes: la división por partes iguales. art. 24318.
>los colaterales: heredan por partes iguales, salvo que concurran hermanos bilaterales y unilaterales, pues cada uno de estos
últimos hereda la mitad de lo que hereda cada uno de aquellos.
En la sucesión por estirpes, para distribuir la sucesión dentro de cada una de las estirpes, la división se hace por cabezas.

EL DERECHO DE REPRESENTACIÓN.
Hay vocación referida cuando el llamamiento a ciertos herederos se hace con referencia a la posición jurídica que hubieran
ocupado otros herederos, pero que atentos a distintas circunstancias, no efectivizaron esa ocupación.
Cuando la vocación es referida a otra posición hereditaria por disposición de la ley, estamos ante el derecho de representación.
La esencia del derecho de representación está en que los derechos sucesorios de ciertos herederos (representantes) se
determinan por referencia al grado, calidad parental y cuantía que hubieran tenido otros herederos (representados), que los
hubieran excluido de haber heredado. (Pérez Lasala).
El grado se refiere al grado de parentesco; la calidad parental está relacionada a la circunstancia de ser descendiente biológico o
adoptivo, o hermano bilateral o unilateral del difunto, y la cuantía es la porción hereditaria que le hubiere podido corresponder
al representado.
El derecho de representación constituye una excepción al principio según el cual el pariente más cercano en grado excluye al
más remoto. Es la facultad que la ley le concede a los descendientes de los hijos y de los hermanos del causante para acercarse
al autor de la sucesión y ocupar los lugares que hubieran quedado vacantes por determinados supuestos.
Al momento de la muerte hay una vocación que falla, que es la del representado. En este caso, los representantes heredan en su
lugar y ejercen los derechos hereditarios directamente por disposición de la ley.
El Código Civil y Comercial no define el derecho de representación (a diferencia del Código de Vélez, que lo definía en el art.
3459), sino que determina los sujetos que suceden por representación. Estos son:
los descendientes de hijos del causante, sin límites. Esta procede en la línea recta a favor de los nietos y descendientes de grado
inferior; el art. 2427 sostiene: “Sucesión de los demás descendientes. Los demás descendientes heredan por derecho de
representación, sin limitación de grados”
Respecto al parentesco por adopción:
-La adopción plena le confiere al adoptado la condición de hijo, con lo cual se crea un parentesco igual que el consanguíneo
9
entre adoptado y familia del adoptante. Por lo tanto, también tiene el derecho de representación.
-La adopción simple, el adoptado y sus descendientes no heredan en la sucesión de los ascendientes del adoptante.
Los descendientes de hermanos del causante hasta el cuarto grado art. 2439: “Orden. Los colaterales de grado más próximo
excluyen a los de grado ulterior, excepto el derecho de representación de los descendientes de los hermanos, hasta el cuarto
grado en relación al causante…”
Condiciones para que funcione el derecho de representación:
Para su procedencia deben reunirse presupuestos objetivos y presupuestos subjetivos.
>Los presupuestos objetivos constituyen circunstancias de facto referentes al representado. Estas son:
-Premuerte: el descendiente de grado más próximo o el hermano del causante faltan a la sucesión por haber premuerto. Así, sus
estirpes vienen a suceder en la cuantía y grado que le hubiere correspondido al premuerto.
-Conmoriencia: Por ejemplo, en un accidente automovilístico en el que fallecen padre e hijo, los descendientes de este último
pueden representarlo en la sucesión del abuelo, pese a que no hay transmisión de derechos hereditarios entre padre e hijo; lo
que ocurre es que los descendientes del hijo reciben la herencia directamente del abuelo.
-Ausencia con presunción de fallecimiento.
-Renuncia de la herencia.
-Indignidad: el fundamento de la procedencia de la representación está dado porque los nietos o sobrinos no tienen
responsabilidad por la mala conducta del representado.
El art. 2429 señala que la representación tiene lugar en caso de premoriencia, renuncia o indignidad del ascendiente.
>En cuanto a los presupuestos subjetivos:
-Requisitos del representante:
Debe tener vocación hereditaria del causante;
Debe tener delación hereditaria, (llamamiento efectivo que presupone habilidad para suceder y no ser indigno del causante);
Aunque no reciba la herencia del representado, no debe haber sido declarado indigno por aquel.
-Requisitos del representado:
1) Debe tener el grado parental necesario para ser considerado ab initio heredero legítimo. La representación sólo funciona en
la línea recta descendiente, respecto de la descendencia de los hijos, y en la línea colateral la representación sólo tiene lugar a
favor de los hijos y descendientes de los hermanos. No gozan de esta prerrogativa los ascendientes ni el cónyuge del difunto,
tampoco sus colaterales que no fueran descendientes de sus hermanos.
A continuación, desarrollaremos diferentes casos en los que procede el derecho de representación:
A la Muerte de C le sobreviven A, B y D; a éstos, conforme al vínculo con C, por derecho propio y por partes iguales, les
corresponde un alícuota equivalente en valor a 1/3 del acervo.
Supongamos, en cambio, que, habiendo premuerto D, al momento de la apertura de la sucesión de C, le sobreviven sus hijos A y
B y sus nietos N, M y Ñ (hijos de D).
Estos nietos actualizarán su vocación en la sucesión de C, "representarán" a su padre prefallecido y concurrirán con A y B a
recibir la misma parte de la herencia a la cual su padre D habría sucedido. Entonces, heredan por estirpe; es decir, la herencia no
se divide entre cinco personas que son las que concurren, sino que se divide en tres: 1/3 para A, 1/3 para B y 1/3 para los
herederos de D, que es el contenido de la vocación que están representando. Al tercio que les corresponde lo dividen en partes
iguales.
Pero si la estirpe ha producido muchas ramas, la subdivisión se hace también por estirpe en cada rama.
Ocurre que Ñ también ha prefallecido al causante C. En este caso, sus hijos actualizarán su vocación recibiendo en conjunto la
parte que hubiera correspondido a su padre.
Efectos de la representación: podemos distinguir tres categorías:
 El efecto esencial es la atribución de derechos sucesorios a unos herederos (representantes) que se determinan
conforme al grado, calidad del parentesco y cuantía que le correspondía a otros (representados), quienes los hubiesen
excluido en caso de haber ellos heredado. Consecuencias:
-Obligación de colacionar: los representantes deben colacionar las liberalidades que el causante le hubiese dado en vida al
representado. Esto sólo rige para la línea recta descendiente, porque los colaterales no son herederos legitimarios.
-Derecho de legítima: los representantes, en conjunto, tienen derecho a la legítima que le hubiere correspondido al
representado.
-Reducción de liberalidades a extraños o a herederos: los representantes mantienen la facultad de reducir las donaciones
realizadas por el causante que excedan la porción de libre disposición. Esto sólo rige para la línea recta descendiente porque los
colaterales no son legitimarios.
 El efecto eventual: es la división por estirpes. Dentro de cada estirpe, la división entre sus miembros se realiza por
cabeza. El art. 2428 prescribe: Efectos de la representación. En caso de concurrir descendientes por representación, la
sucesión se divide por estirpes, como si el representado concurriera. Si la representación desciende más de un grado, la
subdivisión vuelve a hacerse por estirpe en cada rama. Dentro de cada rama o subdivisión de rama, la división se hace
por cabeza.
 El efecto accesorio es la exclusión del derecho de acrecer, pues éste surge como consecuencia de la regla de que el
pariente más próximo excluye al más remoto; así, la parte del pariente próximo que falta acrece a los herederos de
igual grado. Ello no sucede cuando opera el derecho de representación, pues aquí los representantes reciben la parte
del representado.

10
La representación en la sucesión testamentaria
En el Código de Vélez solo se regulaba el derecho de representación en la sucesión intestada.
El Código Civil y Comercial, en el art. 2429, tercer párrafo, la recepta expresamente; así, prescribe que la representación “se
aplica también en la sucesión testamentaria, si el testador se limita a confirmar la distribución a la herencia que resulta de la ley”
Es decir, se aplica a la ST si el testador distribuye la herencia de la misma forma que la distribuye la sucesión intestada.
Para descendientes y colaterales (porque el causante quiere beneficiarlos)

Sucesión de los descendientes. (de los hijos): los de grado más próximo excluyen a los más lejanos, salvo derecho de
representación; en ese caso, la división de la herencia se realiza por estirpe. Los hijos heredan por derecho propio y por partes
iguales (art 2426). si a la sucesión vienen los descendientes, los ascendientes y los colaterales son excluidos. Los descendientes
concurren con el cónyuge y, en su caso, con los nietos y demás descendientes que heredan por representación.
Alcanza a todos los hijos sin distinción. Así, comprende a:
>Los hijos nacidos de matrimonio válido, tanto antes de la muerte del causante o después de acaecida;
>Los hijos nacidos de matrimonios declarados nulos;
>Los hijos extramatrimoniales;
>Los hijos nacidos mediante técnicas de reproducción humana asistida, cuando se cumplimenten los requisitos exigidos;
>Los hijos adoptivos (art 2430)
La distribución de la herencia se realiza de la siguiente manera:
-Si se trata de un solo descendiente: recibe toda la herencia
-Si concurren varios hijos: se distribuye por cabeza y por partes iguales
-Si concurren hijos con descendientes de otros hijos: se distribuye por estirpe, atento al principio de representación
-Si concurren con cónyuge sujeto al régimen de comunidad: el cónyuge supérstite no hereda sobre los gananciales, sino que sólo
recibe la parte que le corresponde como integrante de la comunidad de ganancias. Los descendientes heredan la parte de los
gananciales que correspondían al causante y la distribuyen por cabezas, salvo derecho de representación. En cuanto a los bienes
propios del causante, el cónyuge supérstite recibe una parte igual a la de los descendientes.
-Si concurren con cónyuge sujeto al régimen de separación de bienes: éste recibe una parte igual a la de cada hijo.

Sucesión de los ascendientes: Se mantiene el sistema del Código de Vélez. Los ascendientes constituyen el segundo orden
sucesorio; en consecuencia, heredan a falta de los descendientes, concurren con el cónyuge y excluyen a los colaterales.
Dentro del orden de los ascendientes, el de grado más próximo (padre del causante) excluye al de grado más lejano (abuelo del
causante). En este orden no existe derecho de representación. Art. 2431
Comprende a los progenitores y ascendientes sin distinguir si el vínculo con el descendiente fallecido es matrimonial o
extramatrimonial.
-Distribución de la herencia:
>Si se trata de un solo ascendiente: recibe la herencia en su totalidad el que tenga grado más próximo;
>Si son varios ascendientes: la herencia se divide por cabeza;
>Si concurren con el cónyuge: la herencia se divide por mitades; una es para el cónyuge y la otra es para los ascendientes,
cualquiera sea su número (art 2434)
Esto aplica a ambos regímenes patrimoniales matrimoniales; es decir, si el régimen del causante con el cónyuge supérstite es el
de separación de bienes, todos los bienes del causante se dividen por mitades, una para el cónyuge y otra para los ascendientes.
Si el sistema es el de comunidad, todos los bienes propios y gananciales que le correspondan al causante se dividen conforme a
la misma regla. De esta manera, en los bienes propios, una mitad les corresponde a los ascendientes y la otra, al cónyuge. En
cuanto a los gananciales, los ascendientes heredan una mitad y la otra se le entrega al cónyuge, independientemente de la mitad
que recibió de los gananciales en su carácter de integrante de la comunidad de ganancias.
--caso de adopción: El art. 2432 prescribe que: Los adoptantes son considerados ascendientes. Sin embargo, en la adopción simple, ni los
adoptantes heredan los bienes que el adoptado haya recibido a título gratuito de su familia de origen, ni ésta hereda los bienes que el
adoptado haya recibido a título gratuito de su familia de adopción. Estas exclusiones no operan si, en su consecuencia, quedan bienes
vacantes. En los demás bienes, los adoptantes excluyen a los padres de origen.
Del artículo se desprende como principio general que el adoptante hereda al adoptado y es legitimario; asimismo, excluye a los padres
biológicos.

SUCESIÓN DEL CÓNYUGE.


El cónyuge concurre con los descendientes y ascendientes y excluye a los colaterales. Constituye un orden anómalo.
-Art. 2433: Concurrencia con descendientes. Si heredan los descendientes, el cónyuge tiene en el acervo hereditario la misma
parte que un hijo. En todos los casos en que el viudo o viuda es llamado en concurrencia con descendientes, el cónyuge
supérstite no tiene parte alguna en la división de bienes gananciales que corresponden al cónyuge prefallecido.
Así, el cónyuge supérstite hereda como un hijo más cuando concurre con ellos a la sucesión de su cónyuge. Esto se aplica cuando
el régimen patrimonial elegido entre los esposos es el de separación de bienes. Asimismo, cuando se trate de un régimen de
comunidad, rige respecto a los bienes propios del causante. En cuanto a los bienes gananciales, el cónyuge supérstite no hereda
sobre los gananciales que le correspondiesen al cónyuge fallecido. En consecuencia, respecto a los bienes gananciales, el
cónyuge supérstite retira la mitad, atento a su calidad de integrante de la comunidad de ganancias, y la mitad que le
corresponde al causante se distribuye entre sus descendientes.

11
-Art. 2434: “Concurrencia con ascendientes. Si heredan los ascendientes, al cónyuge le corresponde la mitad de la herencia”. En
este supuesto, la herencia se divide por mitades: una es para el cónyuge y la otra es para los ascendientes, cualquiera sea su
número. Esto se aplica tanto para el régimen de separación de bienes como para el de comunidad.
##si el régimen entre los esposos es el de comunidad, de los bienes propios, una mitad le corresponde a los ascendientes y la
otra, al cónyuge. En cuanto a los gananciales, los ascendientes heredan una mitad y la otra se le entrega al cónyuge,
independientemente de la mitad que recibió de los gananciales en su carácter de integrante de la comunidad de ganancias.
-art. 2435: “Exclusión de colaterales. A falta de descendientes y ascendientes, el cónyuge hereda la totalidad, con exclusión de
los colaterales”.
Supuestos de exclusión hereditaria:
El art. 2437 prescribe: Divorcio, separación de hecho y cese de la convivencia resultante de una decisión judicial. El divorcio, la
separación de hecho sin voluntad de unirse y la decisión judicial de cualquier tipo que implica cese de la convivencia, excluyen el
derecho hereditario entre cónyuges. La exclusión es para ambos sin analizar culpa.
--supuesto especial de exclusión es el matrimonio in extremis, regulado en el art. 2436: La sucesión del cónyuge no tiene lugar si
el causante muere dentro de los treinta días de contraído el matrimonio a consecuencia de enfermedad existente en el
momento de la celebración, conocida por el supérstite, y de desenlace fatal previsible, excepto que el matrimonio sea precedido
de una unión convivencial. En la norma se mantiene la regulación del Código de Vélez, pero se realizan ciertas especificaciones:
La enfermedad debe ser, por un lado, existente y conocida por el cónyuge supérstite al momento de celebrarse el matrimonio y,
por el otro, debe ser de desenlace fatal previsible. Es decir, debe ser una enfermedad de gravedad suficiente para ser la causa
directa e inmediata de la muerte.
-Excepción a la exclusión hereditaria: esta es que el matrimonio esté precedido de una unión convivencial en los términos y con
los requisitos del art. 509 y siguientes del CCCn.
Sucesión de los colaterales.: (hermanos bilaterales y unilaterales) Los herederos colaterales hasta el cuarto grado inclusive heredan a falta de
descendientes, ascendientes y cónyuge (art 2438). Estos no son herederos forzosos o legitimarios; es decir, son herederos legítimos porque
son llamados a la sucesión por la ley, pero no son legitimarios pues no gozan de legítima.
los de grado más próximo excluyen a los de grado más remoto, excepto el derecho de representación que existe a favor de los descendientes
de los hermanos. Además, los hermanos y descendientes de hermanos desplazan a los demás colaterales (art 2439)
Demás colaterales: tíos abuelos, tíos y primos hermanos del causante (no heredan por representación) son colaterales ordinarios. Heredan a
falta de los colaterales preferentes. Si hay varios herederos, reciben la herencia por partes iguales.
La consecuencia más importante es que los primeros desplazan a los segundos: Por ejemplo, el sobrino del causante –está en tercer grado–
excluye al tío – tercer grado–, pues aquel es un colateral preferente, mientras que este último es un colateral ordinario.
Los hermanos de doble vínculo reciben doble porción que los de vínculo simple.
Derechos del Estado: Sucesiones vacantes. La herencia vacante se configura cuando no hay herederos legítimos ni testamentarios o, en caso
de haberlos, cuando no se presentan a recibir la herencia, no justifican su título o renuncian a la sucesión. El Estado no es un heredero, sino
que es una persona jurídica de derecho público llamada por ley a tomar los bienes de una persona que fallece sin heredero.
-Declaración de vacancia art. 2441: A pedido de cualquier interesado o del Ministerio Público. (legitimados)
-Etapa de declaración de vacancia: el juez declara vacante la herencia y se entregan los bienes o su producido al Estado.
debe designarse un curador para recibir los bienes bajo inventario, pagar deudas, debe rendir cuentas.
Si luego de entregado los bienes al Estado aparece un heredero, éste podrá promover la acción de petición de herencia a fin de reclamar sus
derechos hereditarios. (tomará los bienes en la situación en que se encuentran, pues se considera al Estado como poseedor de buena fe no
podrá reclamar los frutos percibidos por el Fisco, ni los daños y perjuicios).

LEGÍTIMA HEREDITARIA
Podemos distinguir dos sistemas con relación a la facultad del causante de disponer de los bienes por medio de testamento:
Sistema de libertad de testar: el testador tiene amplia libertad para designar a las personas beneficiadas por las disposiciones
mortis causa y para distribuir sus bienes. En este sistema, la ley no prevé limitaciones.
Sistema de legítima: se limita la libertad de testar, ya que una determinada porción de la herencia se confiere a ciertos
parientes (legitimarios) y el causante sólo puede disponer de la porción que reste. Dentro de este sistema, es dable distinguir:
“1) sistema con distribución forzosa de legítima; 2) sistema con porción de distribución forzosa y otra de libre disposición dentro
de la cuota de legítima, llamado sistema de mejora.”
Esta implica una protección para ciertos miembros de la familia –legitimarios–, a fin de garantizarles una porción de la herencia
de la que no pueden ser privados por el causante, por medio de testamento o por actos de disposición entre vivos a título
gratuito.
Precisiones:
-La legítima tiene importancia solamente en los casos en que el causante tuviese legitimarios y hubiese realizado un testamento
o efectuado una donación; en caso contrario, el causante puede disponer de sus bienes libremente, ya que no existe ningún
heredero protegido con la legítima.
-Es necesario distinguir la porción legítima de la cuota hereditaria. La legítima es la porción de la herencia de la cual no pueden
ser privados los herederos forzosos o legitimarios.
A diferencia del Código de Vélez, el Código Civil y Comercial no contiene una definición de legítima, sino que se limita a designar
los tres tipos de legitimarios; estos son: los descendientes, los ascendientes y el cónyuge.
*El Código Civil confería al causante la posibilidad de privar de legítima a determinado legitimario, siempre que concurriese una

12
justa causa de desheredación. El Código vigente suprimió el instituto de la desheredación.
“La legítima es una limitación legal y relativa a la libertad de disponer por testamento o donación, que lleva como
consecuencia la reserva de una porción de la herencia o de bienes líquidos a favor de los denominados legitimarios” (Perez)
Naturaleza jurídica: Existen dos posturas:
-Los que consideran que la legítima es una parte o porción de la herencia (pars hereditatis) con su activo y pasivo; por lo tanto,
los legitimarios deben ser necesariamente herederos.
-Los que consideran que legítima es una porción líquida de los bienes (pars bonorum), es decir, lo que resulta después de
deducidas las deudas y cargas. En consecuencia, el legitimario tiene derecho a recibir la porción de bienes que corresponden a la
legítima aun cuando no ostentase la calidad de heredero.
Tal discrepancia surgió en virtud de ciertos artículos regulados en el Código de Vélez.
La mayoría de los autores se inclinan por sostener la primera posición, porque ser heredero es el requisito previo y necesario para ostentar la
calidad de legitimario, y si el heredero recibe la herencia, la legítima ineludiblemente debe ser parte de ella (Azpiri).
Pérez Lasala (2014, tomo 2, p. 214) señala que la legítima implica la reserva de una porción de la herencia en favor de los legitimarios (pars
hereditatis) o de una porción líquida de los bienes (pars bonorum) según si la legítima se recibe por ser heredero intestado o testamentario, o
se otorgue por otros títulos, respectivamente.

Caracteres: nuestro Código recepta un sistema protectivo imperativo:


-Inviolabilidad: prescribe el art. 2447 que el testador no puede imponer gravamen o condición alguna a las porciones legítimas;
si lo hace, se tendrán por no escritas.
-Irrenunciabilidad: afirma el art. 2449 que es irrenunciable la porción legítima de una sucesión no abierta. Instituto -De orden
público..
-Limitación legal: constituye un freno a la libertad de testar que es impuesto por la ley.

Legitimarios
Los legitimarios son los titulares de la porción legítima. El art. 2445 establece que son: Los ascendientes; descendientes; y el
cónyuge. El Código Civil y Comercial los llama legitimarios.
Hay q distinguir al legitimario del heredero legítimo (todo aquel sucesible cuyo fundamento de la vocación reside en el
llamamiento ab intestato que hace la ley, independientemente de la voluntad del causante). Si bien todo legitimario es, a la vez,
heredero legítimo, no es igual a la inversa. En nuestro derecho, este es el caso de los parientes colaterales que no tienen por la
ley porción legítima.

Porciones legítimas.
La legítima lleva consigo la existencia de una porción disponible.
La porción disponible o de libre disposición es la parte de la herencia sobre la que el testador puede disponer libremente cuando
hay legitimarios.
Para determinar la parte disponible debemos realizar el cálculo de la legítima global. Esta se calcula determinando el activo neto
del caudal hereditario (activo bruto menos las deudas), a lo que deben adicionarse las donaciones.
El Código, en el art. 244547, distingue las porciones legítimas según el orden sucesorio; así, los hijos tienen una legítima de 2/3;
los ascendientes, de ½, y el cónyuge, también de ½. En consecuencia, la porción disponible en el caso de los hijos es de 1/3, y en
el de los ascendientes y el cónyuge es de ½.
El Código de Vélez regulaba porciones legítimas mayores (descendientes: 4/5, ascendientes: 2/3, y cónyuge: 50). Se reducen por excesivas.
Por otra parte, el Código Civil y Comercial prevé la posibilidad de mejorar la legítima de los herederos descendientes o
ascendientes con discapacidad, así el causante puede disponer de hasta 1/3 de la legítima que corresponde a los demás
legitimarios (art 2448)
Concurrencia de legitimarios del mismo y distinto orden hereditario
Art. 2446 “si concurren sólo descendientes o sólo ascendientes, la porción disponible se calcula según las respectivas legítimas.
Si concurre el cónyuge con descendientes, la porción disponible se calcula según la legítima mayor”
Dentro de un mismo orden y grado, resulta irrelevante el número de parientes, pues la legítima global siempre es la misma. Por
ejemplo, la legítima de los hijos es de 2/3, ya sea que se trate de un sólo hijo o de varios.
En los supuestos de concurrencia del cónyuge con los descendientes, se mantiene el criterio del Código de
Vélez, se impone la legítima mayor. Esto se debe a que, en el caso de concurrir legitimarios de distintos órdenes hereditarios, las
cuotas legítimas no se acumulan, pues se debe respetar la porción disponible. En estos supuestos, la porción legítima surge de la
legítima más elevada, distribuyéndosela en la proporción fijada para la sucesión
intestada. Por ejemplo, si concurren los hijos y el cónyuge del causante, la parte del cónyuge es sacada de la legítima mayor;
esto es, 2/3, y se mantiene intacta la porción disponible que es de 1/3. En el caso de concurrencia de los hijos y el cónyuge, debe
distinguirse si hay régimen de separación de bienes o de comunidad entre los esposos. En el primero, la legítima global es de 2/3
y el cónyuge recibe una parte igual como si fuera un hijo más. En el segundo, si los bienes son gananciales, no hay concurrencia,
pues el cónyuge no hereda. Los descendientes reparten la herencia por partes iguales y la legítima global es de 2/3. Si los bienes
son propios, rige lo mismo que en el sistema de separación de bienes; esto es, que el cónyuge recibe una parte igual como si
fuera un hijo más; la legítima global es de 2/3. En el caso de existir ascendientes del difunto y el cónyuge, concurrirán
participando de la mitad de la herencia; la legítima global es de ½.

13
Lo expuesto aplica a los casos de adopción plena. En la adopción simple podemos diferenciar:
*Legítima de los hijos adoptados: el adoptado y sus descendientes tienen los mismos derechos hereditarios que los hijos por
naturaleza; en consecuencia, la legítima global es de 2/3, y concurren con el cónyuge de la misma manera que éstos.
*Legítima de los adoptantes: hay que recordar que los adoptantes no heredan los bienes que el adoptado hubiese recibido a
título gratuito de su familia de origen, ni a la inversa. Realizada tal aclaración, la legítima de los adoptantes es de ½, y concurren
con el cónyuge del adoptado, siendo la legítima global también de ½.
Hay q diferenciar la legítima global (destinadas a calcular la legitima) y la cuota hereditaria (destinada a repartir el caudal) del
legitimario.
Mejora. Mejora a los ascendientes y descendientes con discapacidad: importante innovación en el CCCn.
Así regula el art. 2448 que: Mejora a favor de heredero con discapacidad. El causante puede disponer, por el medio que estime
conveniente, incluso mediante un fideicomiso, además de la porción disponible, de un tercio de las porciones legítimas para
aplicarlas como mejora estricta a descendientes o ascendientes con discapacidad. A estos efectos, se considera persona con
discapacidad, a toda persona que padece una alteración funcional permanente o prolongada, física o mental, que en relación a
su edad y medio social implica desventajas considerables para su integración familiar, social, educacional o laboral.
Fundamento: necesidad de armonizar la normativa con los tratados internacionales que protegen a las personas con
discapacidad ratificados por nuestro país. Principio integral de asistencia y solidaridad entre los miembros de una familia.
>Si el heredero es descendiente, se aplica el 1/3 sobre la legítima de 2/3; si es ascendiente, el 1/3 se aplica sobre la legítima de
½.
Cargas y condiciones: “el testador no puede imponer gravamen ni condición alguna a las porciones legítimas; si lo hace, se
tienen por no escritas”. (art. 2447. Rige principio de inviolabilidad de la legítima). Tal regla admite excepciones, estas son:
-Referidas a la vivienda: afectación del inmueble destinado a vivienda:
-Indivisión forzosa.
-Derecho real de habitación del cónyuge supérstite.

Cálculo de la legítima. (art. 2445).


La legítima se calcula teniendo en cuenta el valor de los bienes que quedaron al momento de la muerte del testador, a lo que se
restan las deudas. Al valor que resulte, se adicionan las donaciones realizadas por el causante.
El caudal relicto está compuesto por los bienes y derechos que ha dejado el causante y que no se han extinguido con su muerte.
La valoración del activo debe referirse al momento de la muerte del testador, a fin de determinar en ese instante las
disposiciones que resultan inoficiosas y el complemento que podrá reclamar el legitimario.
El pasivo estará integrado por las deudas del causante que no se extinguieron con su muerte. No comprende las cargas de la
sucesión, que son obligaciones que surgen luego del fallecimiento.
Al activo neto que resulte de restar las deudas al activo bruto, deben sumársele las donaciones hechas en vida por el causante,
tanto las efectuadas a favor de los legitimarios como a favor de terceros. Si deducidas las deudas, no resulta activo líquido, la
masa de cálculo será determinada por el valor de las donaciones, y si afectaran la legítima, serán pasibles de reducción.
Una vez realizadas esas operaciones, se obtendrá un monto total sobre el que se aplicará el porcentaje que establece la ley y, de
esta manera, quedará conformada la legítima global; la porción que reste es de libre disposición.

Masa de cálculo: Bienes y derechos – Deudas = Activo + Donaciones

No deben computarse las donaciones efectuadas por el causante cuando ya hayan transcurrido diez años desde la adquisición
de la posesión. De tal manera, si el causante fallece luego de que hayan pasado diez años desde que realizó la donación, el bien
donado queda fuera de la reducción.
-Las legislaciones que admiten una norma similar no conceden este beneficio a los legitimarios, sino sólo a los terceros.
Según el Código de Vélez, los bienes donados debían ser valuados al momento de la apertura de la sucesión; Actual, el momento
para determinar dicho valor es el de la partición, según el estado del bien a la época de la donación. Esto implica que el estado
del bien, sea físico o jurídico, quedó determinado por el momento de la donación, siendo indiferentes los cambios que tuviere
con posterioridad; por otra parte, el valor económico quedará determinado en el momento particional.

ACCIONES VINCULADAS A LA PROTECCIÓN DE LA LEGÍTIMA


La porción legítima a la que tienen derecho los legitimarios, es intangible; en consecuencia, tienen derecho a reclamarla
íntegramente. Dentro de estas tenemos, entre otros: a) la opción conferida al heredero en el supuesto de legados o donaciones
de usufructo, uso o habitación o de renta vitalicia; b) la presunción de gratuidad de determinadas transmisiones hechas por el
causante a favor de sus legitimarios.
Dentro de las acciones, el Código Civil y Comercial distingue tres:
1-Acción de entrega de la legítima: Si bien la libertad de testar del causante no puede exceder la porción disponible en los casos
en que tenga legitimarios, podría ocurrir que instituyere herederos en su testamento, de modo universal y con llamamiento
potencial a toda la herencia, lo que excluiría al legitimario. Ante esto, la normativa les confiere la acción de entrega de la porción
legítima. Art. 2450: “Acción de entrega de la legítima. El legitimario preterido tiene acción para que se le entregue su porción
legítima, a título de heredero de cuota. También la tiene el legitimario cuando el difunto no deja bienes, pero ha efectuado

14
donaciones”. Tal norma regula dos situaciones:
>La del legitimario preterido: el causante ha realizado un testamento en el que ha omitido a un legitimario. Ej: el causante tiene
dos hijos y en el testamento deja todos sus bienes a uno
>Cuando el causante no deja bienes, pero ha efectuado donaciones: el legitimario pide íntegramente su porción legítima a los
donatarios.
Según Pérez Lasala se distingue:
-La preterición errónea: obedece a ignorancia o error sobre la existencia del legitimario omitido (seria nulo por error)
-La preterición Intencional: se debe a una intención deliberada de desconocer los derechos que la ley le concede al legitimario.
Un aspecto novedoso en la regulación está dado porque tal posibilidad se confiere al legitimario, pero a título de heredero de cuota/ se
cuestiona que pueda ejercerse esta acción cuando el causante no ha dejado bienes, pero ha efectuado donaciones, ya que cuando la porción
legítima se ve afectada por las donaciones, los legitimarios pueden ejercer la acción de reducción.

En cuanto al ejercicio de la acción:


-Tramita ante el juez de la sucesión (fuero de atracción).
-Legitimado activo: legitimario preterido; legitimados pasivos: herederos, legatarios y donatarios.
-Carga de la prueba: el preterido debe probar que fue omitido en el testamento y que es un heredero forzoso. Es conveniente
que manifieste en la demanda que no es donatario del causante, pues de lo contrario podría suceder que lo donado cubriera su
legítima y no proceda la acción.
-Prescribe a los cinco años.
-Efectos: reintegro de la legítima. El legitimario preterido, al ejercer la acción no obtiene la nulidad de la institución de heredero,
sino que reduce el monto de los herederos instituidos en la proporción necesaria para dejar a salvo su legítima.
2- Acción de complemento: art. 2451 “el legitimario a quien el testador le ha dejado, por cualquier título, menos de su porción
legítima, sólo puede pedir su complemento”.
Está relacionada la a. de complemento q se dirige a integrar la legítima (es el fin), con la de reducción tiene por fin reducir las
liberalidades hasta el límite en que se hubiese afectado la legítima (es el medio para alcanzar el fin).
>vías procesales: se plantea como acción. Puede plantearse como excepción cuando el heredero legitimario se opone a la
entrega de los legados que afectan la legítima.
El juez competente es el juez del sucesorio.
3-Acción de reducción: Esta acción prevé el modo de lograr el complemento de la legítima mediante la reducción de las
disposiciones testamentarias contenidas en legados o, en su caso, de las donaciones hechas por el causante en la medida que
están sujetas a declaraciones de inoficiocidad.
La reducción sólo se ejerce hasta lograr el complemento de la legítima.
El efecto principal es resolver las liberalidades en la medida en que excedan los límites de la porción disponible.
Caracteres:
-Es patrimonial, pues persigue integrar la porción legítima;
-Es transmisible;
-Es renunciable a partir de la muerte del autor de la sucesión;
-Es prescriptible: a los cinco años de la muerte del causante.
Naturaleza jurídica: Dos posturas de la doctrina:
-Es una acción real: pues persigue un fin reivindicador (Aubry y Rau).
-Es una acción personal, ya que hay una limitación respecto a los sujetos demandables y por su plazo de prescripción. Pérez
Lasala entiende que se trata de una acción personal, con la particularidad de que produce efectos reales.
Todas las posturas coinciden en que la acción tiene efectos reipersecutorios a fin de recomponer la porción legítima.
Orden en que debe operar la reducción: Primero se reducen las disposiciones testamentarias y luego las donaciones.
Esto es materia de orden público, por lo que no puede ser alterado por la voluntad del testador.
Art. 2452 la reducción de las disposiciones testamentarias: A fin de recibir o complementar su porción, el legitimario afectado
puede pedir la reducción de las instituciones de herederos de cuota y de los legados, en ese orden. Los legados se reducen en el
mismo orden establecido en el segundo párrafo del artículo 2358.
De la norma se desprende que la reducción se realiza en el siguiente orden contra:
1-las instituciones de herederos de cuota; (herederos instituidos por testamento)
2-los legados. (legatarios de cosa cierta)
Pérez Lasala sostiene que, si bien el artículo sólo se refiere a los herederos de cuota, también comprende a los herederos
instituidos sin asignación de cuota. Esto sucede cuando el testador instituye como herederos a legitimarios y no legitimarios. Por
ejemplo: el testador nombra herederos de todos sus bienes a su único hijo y a su hermano; el caudal relicto es de 10,000 pesos,
dividido por partes iguales, es decir que le corresponde a cada uno 5,000 pesos; pero el hijo es legitimario y la legítima global es
de 2/3, esto es: 6,666 pesos, por lo que podrá reducir la parte de su tío en 1,666 pesos, a fin de conformar la legítima.
Dentro de los legados, la reducción se realiza conforme al art. 2358. Allí se observa el siguiente orden:
“los que tienen preferencia otorgada por el testamento; los de cosa cierta y determinada; los demás legados”.
En cuanto a la reducción de las donaciones, expresa el art. 2453 que: Si la reducción de las disposiciones testamentarias no es
suficiente para que quede cubierta la porción legítima, el heredero legitimario puede pedir la reducción de las donaciones

15
hechas por el causante. Se reduce primero la última donación, y luego las demás en orden inverso a sus fechas, hasta salvar el
derecho del reclamante. Las de igual fecha se reducen a prorrata.
Esta reducción opera de manera supletoria a la reducción de las disposiciones testamentarias.
Art. 1565 -donaciones inoficiosas: “Se considera inoficiosa la donación cuyo valor excede la parte disponible del patrimonio del
donante. A este respecto, se aplican los preceptos de este Código sobre la porción legítima”.
Art. 2454  distintos supuestos de la reducción de las donaciones:
si la reducción es total, la donación queda resuelta;
si es parcial, pueden presentarse dos situaciones:
-el bien donado es divisible: se lo divide entre el legitimario y el donatario;
-el bien donado es indivisible: se entrega al que tiene la porción mayor y se reconoce un crédito a favor de la otra parte por el
valor de su derecho.
#El donatario podrá impedir la reducción “entregando al legitimario la suma de dinero necesaria para completar el valor de su
porción legítima”.
#“el donatario es deudor desde la notificación de la demanda, de los frutos o, en caso de formular la opción [de entregar el
dinero para completar la legítima], de intereses”
Casos posibles según la persona del donatario:
1-donaciones efectuadas a terceros no legitimarios: las donaciones se imputan a la porción disponible;
2-donaciones efectuadas a legitimarios que renunciaron a la herencia o fueron declarados indignos: también aquí se imputan las
donaciones a la porción disponible;
3-donaciones efectuadas a los legitimarios: se encuentra sujeto a reducción el exceso del valor donado sobre la cuota
hereditaria del legitimario donatario.
Si la sucesión es intestada y la donación es a favor de un legitimario, será reducida cuando su valor excediese la porción
disponible y la porción legítima del donatario. Si, en cambio, la sucesión es intestada y la donación a favor de un tercero, la
donación se reducirá cuando su valor exceda la porción disponible.
Perecimiento del bien donado. El art. 2455 distingue: Si el bien donado perece por culpa del donatario, éste debe su valor. Si
perece sin su culpa, el valor de lo donado no se computa para el cálculo de la porción legítima. Si perece parcialmente por su
culpa, debe la diferencia de valor; y si perece parcialmente sin su culpa, se computa el valor subsistente.
Es dable señalar que, si procede la reducción, pero el donatario o sus sucesores hubieran constituido derechos reales sobre los
bienes donados, tales derechos se extinguen respecto al legitimario; es decir, el bien retorna al legitimario libre de todo tipo de
gravámenes. El efecto reipersecutorio procede con relación a los inmuebles, atento a lo cual se extinguen los derechos reales.
En cambio, si se trata de muebles, sólo podrá ser ejercida la acción de reducción contra terceros adquirentes de mala fe.
en caso de insolvencia del donatario e imposibilidad de ejercer la acción reipersecutoria a que se refiere el artículo 2458, la
acción de reducción puede ser ejercida contra los donatarios de fecha anterior.
Acción reipersecutoria: Establece el art. 2458: “El legitimario puede perseguir contra terceros adquirentes los bienes
registrables. El donatario y el subadquirente demandado, en su caso, pueden desinteresar al legitimario satisfaciendo en dinero
el perjuicio a la cuota legítima”. La norma alcanza a los inmuebles y muebles registrables, quedando fuera de la regulación las
cosas muebles a las que se aplica lo previsto para la apropiación.
Se estima que esta norma brinda una protección exagerada de la legítima, pues puede ejercerse contra los terceros adquirentes
a título oneroso y de buena fe, lo que resulta injusto.
Si los herederos o legatarios hubiesen enajenado a favor de terceros los bienes que recibieron, pero que afectan la legítima, no
procede la acción de reducción contra los terceros. Al legitimario le queda la posibilidad de accionar por daños y perjuicios.
Prescripción adquisitiva: La acción de reducción no procede contra el donatario ni contra el subadquirente que han poseído la
cosa donada durante diez años computados desde la adquisición de la posesión. Se aplica el artículo 1901. (art. 2459)
#con este artículo se limitan los alcances de los efectos reipersecutorios de la acción de reducción, ya que permite al donatario
poseedor oponer la excepción de prescripción adquisitiva.
#La posesión se produce cuando se efectúa la donación; si la realiza el causante y fallece luego de diez años de realizada, esa
donación no puede ser sujeta a reducción, porque no forma parte de la masa que sirve de base para determinar la legítima.
Ejercicio de la acción:
*Legitimación para demandar la reducción: se otorga en cabeza de los legitimarios y sus acreedores (acción subrogatoria).
La acción puede ser ejercida contra los herederos –forzosos o voluntarios–, los legatarios y los donatarios. En algunos casos,
también procede contra los adquirentes de donaciones inoficiosas.
*La acción no puede ser ejercida antes de la muerte del causante, pues se trata de un derecho que nace originariamente en los
legitimarios con motivo de la muerte del causante.
*Se puede renunciar a la acción de manera expresa o tácita.
*La acción de reducción prescribe a los cinco años desde la muerte del autor de la sucesión (aplica el art.2560, pues no hay
disposición especial).
Opción del legitimario en los casos en que el causante haya realzado una donación o un legado de constitución de usufructo,
uso, habitación o renta vitalicia: art. 2460: Constitución de usufructo, uso, habitación o renta vitalicia. Si la disposición gratuita
entre vivos o el legado son de usufructo, uso, habitación, o renta vitalicia, el legitimario o, en su caso, todos los legitimarios de
común acuerdo, pueden optar entre cumplirlo o entregar al beneficiario la porción disponible.

16
#Norma inspirada en el art. 3603 del Código Civil y su fuente directa es el art. 2407 del proyecto de reforma del Cc de 1998.
El artículo permite a los herederos poder evaluar la opción que estimen más conveniente; esto es, elegir entre entregar la
porción disponible y desobligarse del pago de la renta o del usufructo, uso o habitación, o bien esperar a que estos derechos se
extingan.
No se prevé un plazo para realizar la opción. Si son varios los herederos, la opción y su ejercicio deberán adoptarse por
unanimidad.

PROTECCIÓN A LA IGUALDAD DE LOS LEGITIMARIOS


La colación es la imputación de las donaciones realizadas en vida por el causante al cónyuge y a los descendientes llamados a la
sucesión sobre la parte que al beneficiario de la donación (donatario) le corresponde en la herencia. En virtud de aquella, se
añaden en la masa hereditaria todos los valores donados por el causante a dichos legitimarios, los que deben sumar el valor
total constitutivo del caudal relicto.
Finalidad: La colación pretende mantener dentro de lo posible la igualdad entre los legitimarios.
Fundamento: Parte de considerar que el silencio del autor de la sucesión respecto a las donaciones que realizó a favor de sus
descendientes o cónyuge implica interpretar que ha sido efectuado como anticipo de herencia. El anticipo de herencia surge por
donaciones hechas por el causante en vida a determinados legitimarios.
Acción de colación: es una acción personal que termina en una resolución que fija la suma colacionable, la que se hará valer en
el juicio sucesorio, en el acto de partición. Se trata de una acción divisible, pues cada heredero puede ejercerla o renunciarla. En
consecuencia, la interrupción de la prescripción por uno de los herederos que demandó por colación no aprovecha a los demás
que no la reclamaron.
Presupuestos para el ejercicio de la acción:
>Subjetivos:
-quien colaciona debe ser descendiente o cónyuge;
-el descendiente o cónyuge que recibió la donación debe concurrir con otros a la herencia.
>objetivos:
-la donación efectuada en vida por el causante a un descendiente o cónyuge;
-la ausencia de dispensa.
La colación actúa en la medida en que no se encuentren afectadas las legítimas.
No se opera de oficio. Se tramita ante el juez de la sucesión, atento al fuero de atracción.
Esta acción no puede ser ejercida antes de la muerte del causante, (es un derecho que nace en los legitimarios con motivo de la
muerte del causante). Se puede renunciar a la acción de manera expresa o tácita.
La acción de colación prescribe a los cinco años desde la muerte del autor de la sucesión (aplica el art.2560).
Personas obligadas a colacionar: Art. 2385: Los descendientes del causante y el cónyuge supérstite que concurren a la sucesión
intestada deben colacionar a la masa hereditaria el valor de los bienes que les fueron donados por el causante, excepto dispensa
o cláusula de mejora expresa en el acto de la donación o en el testamento.
Dicho valor se determina a la época de la partición según el estado del bien a la época de la donación.
#El Código de Vélez también comprendía a los ascendientes.
El descendiente o cónyuge que renuncia a la herencia puede conservar el bien donado o reclamar el legado hasta el límite de la
porción disponible
Heredero que no era tal al momento de la donación: art. 2388: “el descendiente que no era heredero presuntivo al tiempo de la
donación, pero que resulta heredero, no debe colación. El cónyuge no debe colación cuando la donación se realiza antes del
matrimonio”
-no son legitimados pasivos aquellas personas que al momento de recibir la donación no eran legitimarios.
Art. 2395 que a la colación solo puede pedirla quien era heredero presuntivo al momento de la donación.
Los herederos nacidos con posterioridad a la donación, se entiende que carecen de legitimación activa para solicitar la colación.
Modo de hacer la colación art. 2396 que “la colación se efectúa sumando el valor de la donación al de la masa hereditaria
después de pagadas las deudas, y atribuyendo ese valor en el lote del donatario”
La masa que sirve de base a la colación se forma con los bienes dejados por el causante, una vez deducidas las deudas, y por las
donaciones efectuadas en vida por aquel a determinados legitimarios.
La igualdad entre los herederos se obtendrá incorporando el valor colacionable al caudal relicto, acreciendo así la masa
hereditaria como si el bien existiese realmente en el patrimonio del causante en el momento de su muerto. No se deja sin efecto
la donación, sino que se imputa a la hijuela del beneficiario el valor de lo donado. En los hechos, el donatario recibe menos que
los demás herederos, porque se descuenta de su hijuela el valor de los bienes recibidos con anterioridad a la muerte del
causante.
Donación realizada a los descendientes o ascendientes del heredero: Se distinguir dos situaciones:
*las donaciones hechas a los descendientes: en este caso, el heredero no debe colacionar;
*los descendientes que concurran por representación a la sucesión del causante deben colacionar las donaciones hechas por
éste a su ascendiente. Ello responde a los efectos propios de la representación.
Donación al cónyuge del heredero: El art. 2390 contempla dos situaciones:
-Donaciones hechas al cónyuge del heredero: no deben ser colacionadas por éste.
17
-Donaciones hechas conjuntamente a ambos cónyuges: deben ser colacionadas por la mitad, por el que resulta heredero.
Esto responde al principio de que no es posible colacionar por otro.
El cónyuge del heredero, no es heredero forzoso en el Cc, por disposición de la ley, no tiene obligación de colacionar las
donaciones que el causante le hubiera hecho en vida, salvo que se tratara de un acto simulado y fuera probado en juicio.
(Casado).

Respecto a los beneficios que deben colacionarse: Art. 2391: Los descendientes y el cónyuge supérstite obligados a colacionar
también deben colacionar los beneficios recibidos a consecuencia de convenciones hechas con el difunto que tuvieron por
objeto procurarles una ventaja particular, excepto dispensa y lo dispuesto para el heredero con discapacidad en el artículo 2448.
Esta norma amplía el alcance de las liberalidades –que no son donaciones– que deben colacionarse. Por ejemplo, el préstamo
gratuito del causante a uno de los legitimarios de un campo con plantaciones; el presunto heredero podría disfrutar por un
tiempo de ese beneficio en perjuicio de los demás coherederos.
Dos supuestos en los que no procede la colación:
*dispensa.
*mejora al heredero con discapacidad.
-No procede la colación cuando el bien ha perecido sin culpa del donatario, es decir, por caso fortuito. En tal caso, si la pérdida
de la cosa ha generado una indemnización (subrogación real), tal indemnización es colacionable.
Frutos e intereses: art. 2394 que “el heredero obligado a colacionar no debe los frutos de los bienes sujetos a colación, pero
debe los intereses del valor colacionable desde la notificación de la demanda”.
Cálculo del valor colacionable: El art. 2385 establece que “dicho valor se determina a la época de la partición según el estado
del bien a la época de la donación”. #Antes era al momento de la apertura de la sucesión. Actual se tiene en cuenta inflación.
Beneficios excluidos de la colación: están establecidos en el art. 2392. Estos son:
-los gastos de alimentos;
-los gastos de asistencia médica por extraordinarios que sean;
-los gastos de educación y capacitación profesional o artística de los descendientes, excepto que sean desproporcionados con la
fortuna y condición del causante;
-los gastos de boda que no exceden de lo razonable;
-los gastos presentes de uso;
-los gastos del seguro de vida que corresponde al heredero, pero sí por las primas pagadas por el causante al asegurador, hasta
la concurrencia del premio cobrado por el asegurado;
-los gastos de lo empleado para establecer al coheredero o para el pago de sus deudas.92
La razonabilidad y la proporción del beneficio respecto a la condición y fortuna del causante constituyen pautas que deben
observarse para determinar si los beneficios resultan o no colacionables.
Dispensa (carácter dispositivo)
El art. 2385 prescribe excepciones a la obligación de colacionar; estas son, por dispensa o cláusula de mejora dispuesta en el
acto de donación o en el testamento.
Si el causante no quiere realizar un anticipo de herencia con la donación, sino que quiere mejorar a un heredero, puede
dispensar a éste último de colacionar.
Colación de deudas: consiste en imputar a la hijuela de un heredero las deudas que tuviera a favor del causante.
Se hace deduciendo su importe de la porción del deudor; si exceden tal porción, debe pagarlas en las condiciones y plazos
establecidos para la obligación. “La imputación de la deuda al lote del coheredero deudor es oponible a sus acreedores”
Art. 2397: “Se colacionan a la masa las deudas de uno de los coherederos en favor del causante que no fueron pagadas
voluntariamente durante la indivisión, aunque sean de plazo no vencido al tiempo de la partición”. Es decir, deben colacionarse:
-las deudas que no fueron pagadas voluntariamente durante la indivisión;
-las deudas de plazo no vencido al tiempo de la partición; por lo tanto, caen los plazos pendientes.
Art. 2398 postula que los coherederos no pueden exigir el pago de tales deudas antes de la partición.
Al tratarse de un procedimiento de liquidación, el momento oportuno para imputar la deuda, es la partición, que es un conjunto
complejo de actos jurídicos encaminados a poner fin al estado de indivisión.
En las deudas contraídas durante la indivisión (es decir, con posterioridad a la muerte del causante), se aplica la colación de
deudas cuando se trata de sumas de las cuales un coheredero se hace deudor hacia los otros en ocasión de la indivisión, siempre
que el crédito esté relacionado a bienes indivisos. Se establece como excepción que se realice el pago antes de la partición
Momento a partir del cual se generan intereses:
las sumas colacionables producen intereses desde la apertura de la sucesión si el coheredero era deudor del difunto, cuando
no se hubiesen pactado intereses con anterioridad;
las sumas colacionables producen intereses con anterioridad al fallecimiento del autor de la sucesión (los intereses se deben
desde su origen);
desde el nacimiento de la deuda, si ésta surge en ocasión de la indivisión.
Compensación: Si el coheredero deudor es a la vez acreedor, aunque su crédito no sea aún exigible al tiempo de la partición, hay
compensación y sólo se colaciona cuando la deuda fuera mayor y sólo en la medida del exceso.
18
Trasmisión de bienes a legitimarios en vida del causante: casos en que se presume la gratuidad
Las maniobras del causante que, con el objeto de beneficiar a alguno de sus legitimarios, ocultare la gratuidad de la transmisión
de bienes a favor de alguno de éstos, bajo el velo de una apariencia onerosa, no escapa a las previsiones del Código vigente ni al
Código Civil anterior.
Las enajenaciones efectuadas en vida por el causante a sus legitimarios, en la medida en que llevan anexo el cargo de una renta
vitalicia en favor de aquel o la reserva de usufructo, uso o habitación, encubren una liberalidad que debe imputarse sobre la
porción disponible a título de mejora. Por ejemplo, el padre vende a uno de sus hijos un inmueble y se reserva el usufructo.
Por otra parte, si el valor de los bienes recibidos por el legitimario excede la porción disponible, el excedente debe ser traído a la
masa o acervo, pues se encuentra sujeto a colación.
En definitiva, las enajenaciones hechas por el causante a cualquiera de los legitimarios son reputadas a título gratuito .

Sub-eje temático 6: SUCESION TESTAMENTARIA

SUCESIÓN TESTAMENTARIA:
El art. 2277 prescribe que: “La muerte real o presunta de una persona causa la apertura de su sucesión y la transmisión de su
herencia a las personas llamadas a sucederle por el testamento o por la ley…”
En la sucesión testamentaria, el testamento constituye la fuente de los llamamientos específicos; se valida así la voluntad del
titular del patrimonio para disponer de éste, para después de su muerte.
La sucesión testamentaria prevalece sobre la intestada, pues cuando se abre la primera, la segunda es desplazada.
La sucesión testamentaria puede ser:
- a título universal;
- a título particular.

Testamento: Las personas humanas pueden disponer libremente de sus bienes para después de su muerte, respetando las
porciones legítimas establecidas en el Título X de este Libro, mediante testamento otorgado con las solemnidades legales; ese
acto también puede incluir disposiciones extrapatrimoniales (designar tutor p hijo, reconocimiento de hijo). art. 2462
--El testamento, para tener contenido extrapatrimonial, debe contener declaraciones que constituyan una tutela jurídica que
haga surgir una relación jurídica, es decir, debe haber una persona titular del derecho y otra persona designada como obligada
Naturaleza jurídica: El testamento implica:
>Un acto jurídico, pues se trata de un acto voluntario lícito que tiene por fin inmediato la adquisición, modificación o extinción
de relaciones o situaciones jurídica y, por lo tanto, le son aplicables las normas que regulan tales actos. De ello se desprende su
carácter unilateral, dispositivo, revocable.
>Un documento: esto hace referencia a su carácter escrito y solemne. (art. 2462)
Caracteres del testamento:
>Es un acto escrito: Se exige que la voluntad del causante conste en un acto escrito. p/ establecer la certeza de la expresión del
testador y eliminar las incertidumbres.
>Unilateral: (964) Se perfecciona con la sola declaración de voluntad del testador- manifestación de una sola voluntad. Importa
p/ nulidades.
> acto de última voluntad: El testamento cobra efectos jurídicos luego de la muerte del testador.
>Solemne: La voluntad del testador debe manifestarse con las formalidades impuestas por la ley. El no acatamiento provoca la
nulidad del acto art. 2467.
>Revocable: Es posible hasta el acaecimiento de la muerte del testador. Esta facultad es irrenunciable e irrestringible.
>Personalísimo: La voluntad debe ser expresada personalmente por el testador y no por otro, no puede delegarla. 2465
>Individual: Puesto que las disposiciones testamentarias no pueden dejarse al arbitrio de un tercero, ha de ser otorgado por una
sola persona. No puede ser hecho en el mismo acto por dos o más personas.
>Autosuficiente: Las disposiciones testamentarias deben bastarse a sí mismas y la prueba del cumplimiento de solemnidades
debe surgir del mismo testamento. 2465
>Formalmente indivisible.
Se aplican a los testamentos las reglas establecidas para los actos jurídicos, 2463.
ARTÍCULO 2470.- Interpretación. Las disposiciones testamentarias deben interpretarse adecuándolas a la voluntad real del
causante según el contexto total del acto. Las palabras empleadas deben ser entendidas en el sentido corriente, excepto que
surja claro que el testador quiso darles un sentido técnico. Se aplican, en cuanto sean compatibles, las demás reglas de
interpretación de los contratos.

CAPACIDAD PARA TESTAR:


El Código Civil y Comercial no contiene una norma específica que establezca el principio general de capacidad para testar; ello
surge de los principios que inspiran el acto jurídico. En cambio, antes sí receptaba una regla general de capacidad para testar de
las personas que legalmente eran capaces de tener voluntad y manifestarla.
La habilidad para testar se aplica sólo a las personas físicas, pues las personas jurídicas no pueden disponer de sus bienes por
testamento.
19
En materia testamentaria, la aptitud para testar se encuentra unida al ejercicio del derecho, pues no es posible testar por medio
de representante que supla la incapacidad.
Momento en que debe existir la capacidad: al tiempo en que se otorga el testamento. Art 2647.- Capacidad. La capacidad para
otorgar testamento y revocarlo se rige por el derecho del domicilio del testador al tiempo de la realización del acto.
Ley que rige la capacidad: el art. 2647 (norma deDPRi) afirma que “…la capacidad para otorgar testamento y revocarlo se rige
por el derecho del domicilio del testador al tiempo de la realización del acto” De tal norma se desprende que:
-La ley del domicilio del testador al tiempo de hacer su testamento es la que decide de su capacidad o incapacidad para testar;
-La capacidad para testar debe existir al momento de confeccionar el testamento.
Supuestos de incapacidad: El Código ha establecido incapacidades generales, (q se aplican a toda clase de testamento, ej la falta
de edad) e incapacidades específicas (q afectan a determinadas personas, ej: quien no sabe leer ni escribir no puede testar por
la forma ológrafa).
Edad para testar: Según el art. 2464, pueden testar las personas mayores de edad al tiempo del acto. En consecuencia, no
pueden hacerlo los menores de 18 años de uno y otro sexo. La capacidad para testar se cuenta desde el mismo día en que se
cumplen los 18 años, momento a partir del cual cesa la incapacidad de los menores de conformidad a la Ley Nº 26579.
Capacidad testamentaria de los emancipados: Conforme al art. 27, la celebración del matrimonio antes de los dieciocho años
emancipa a la persona menor de edad, la que goza de plena capacidad de ejercicio.
La única emancipación prevista es la de matrimonio, pues ha quedado derogada la emancipación por habilitación de edad.
Respecto a si tales menores de edad pueden testar, hay dos posiciones:
1-Para un sector de la doctrina, no pueden otorgar testamento atento a los:
ARTÍCULO 2463.- Las reglas establecidas para los actos jurídicos se aplican a los testamentos.
ARTÍCULO 2464.- Edad para testar. Pueden testar las personas mayores de edad al tiempo del acto
2-Para otro sector, los menores emancipados pueden otorgar testamento en virtud de la plena capacidad otorgada por el art. 29
que sólo exige autorización judicial para disponer de bienes recibidos a título gratuito, y el art. 30 que les permite disponer
libremente de los bienes adquiridos con el producto de su título habilitante, por lo que sería incoherente negarles la posibilidad
de otorgar testamento (Pérez Lasala).
Personas privadas de razón: El Código de Vélez sostenía que, para poder testar, era preciso que la persona se encontrara en su
perfecta razón. Actualmente, el art. 2467 expresa que: Es nulo el testamento o, en su caso, la disposición testamentaria:
c) por haber sido otorgado por persona privada de la razón en el momento de testar. La falta de razón debe ser demostrada por
quien impugna el acto; (puede ser atacado con nulidad- (La regla general es que la persona goza de salud mental, por lo tanto, la
privación constituye la excepción).
d) por haber sido otorgado por persona judicialmente declarada incapaz. Sin embargo, ésta puede otorgar testamento en
intervalos lúcidos que sean suficientemente ciertos como para asegurar que la enfermedad ha cesado por entonces. (significa
que la persona tiene el raciocinio suficiente para comprender el acto conforme al cual dispone de sus bienes)
Se admite la validez del testamento otorgado por quien ha sido declarado judicialmente incapaz, pero tiene discernimiento en el
acto de testar, sea por remisión transitoria de su enfermedad, sea por curación de ella sin haber sido aún rehabilitado. También
se prevé la privación de la razón sin interdicción, caso en el cual la carga de la prueba incumbe a quien alega dicha privación.
Supuesto de incapacidad. Intervalos lúcidos
Tanto el inciso c) como el inciso d) del art. 2467 se refieren a personas privadas de razón; la diferencia radica en que en éste
último esa persona ha sido declarada incapaz en un proceso judicial.
Por excepción, cuando la persona se encuentre absolutamente imposibilitada de interaccionar con su entorno y expresar su
voluntad por cualquier modo, medio o formato adecuado y el sistema de apoyos resulte ineficaz, el juez puede declarar la
incapacidad y designar un curador. (art32)
-El intervalo lúcido consiste en períodos de salud completa en la evolución crónica de una enfermedad cuya intermitencia y
recaída se suponen fatales.
-carga de la prueba:
En el inciso c), la carga de la prueba se rige por las siguientes pautas:
*quienes pretendan la nulidad del testamento deberán probar la notoriedad de la alienación;
*quienes pretendan su validez, deberán acreditar la existencia del intervalo lúcido.
En el inciso d), el testamento que se realice es nulo, salvo que se hubiese otorgado en intervalo lúcido, lo que deberá probar
quien sostenga su validez (testador se encontraba en un intervalo prolongado de lucidez al otorgar testamento).
Personas limitadas en sus facultades de expresión:
Afirma el art. 2467, en su inc. e), que es: Es nulo el testamento o, en su caso, la disposición testamentaria:
…e) por ser el testador una persona que padece limitaciones en su aptitud para comunicarse en forma oral y, además, no saber
leer ni escribir, excepto que lo haga por escritura pública, con la participación de un intérprete en el acto…
#El CCCn suprimió el término sordomudez y se refiere a las personas que tienen limitaciones para comunicarse en forma oral y
que no saben escribir ni leer.
El art. 2467 permite a las personas que se encuentran en tal situación testar por escritura pública y con la intervención de un
intérprete, siempre que comprendan el contenido del acto.
Expresión personal de la voluntad del testador
Las disposiciones testamentarias deben ser la expresión directa de la voluntad del testador, y bastarse a sí mismas. La facultad
de testar es indelegable. Las disposiciones testamentarias no pueden dejarse al arbitrio de un tercero. (2465)
Esto responde al carácter personalísimo e individual del testamento, conforme al cual el testamento debe ser la expresión de la
voluntad del causante. Por lo tanto, se establecen dos prohibiciones:
20
-el testamento no puede hacerse por medio de apoderado;
-ni puede dejarse su formación al arbitrio de un tercero.
Testamentos conjuntos
“no es válido el testamento otorgado conjuntamente por dos o más personas”. (2465) Esto es una derivación lógica del carácter
individual y unilateral del testamento. No procede tal prohibición si se trata de distintos actos, aun cuando los testadores se
instituyan recíprocamente, porque cada uno de ellos es independiente y podría luego ser revocado libremente, sin afectar al
otro. Lo que está prohibido es que dos personas hagan su testamento en el mismo acto. Modalidades de los testamentos
conjuntos:
1-los testadores disponen recíprocamente el uno a favor del otro;
2-los testadores disponen simultáneamente a favor de terceros.

Se protege que el testamento represente la expresión de voluntad del causante, lo que puede afectarse si queda sujeta al
arbitrio de otra persona. De esta manera, se persigue garantizar la espontaneidad de la voluntad.
¿el testamento conjunto otorgado en el extranjero, celebrado conforme a las leyes de ese país, tiene validez en nuestro país?
Pérez Lasala entiende que resulta válido, pues se trata de una cuestión formal y, en consecuencia, se rige por la ley de su
otorgamiento. La excepción estaría dada en el caso de que el testamento conjunto otorgado en el extranjero implicara un pacto
sucesorio, pues no se limitaría a un aspecto formal, sino que afectaría un aspecto sustancial prohibido por nuestra ley.
Vicios de la voluntad
Art. 2467 que “es nulo el testamento o, en su caso, la disposición testamentaria: …f) por haber sido otorgado con error, dolo o
violencia…”. El testamento debe surgir de la expresión de voluntad del testador dada con discernimiento, intención y libertad.
(el error, debe ser esencial). Debemos diferenciar dos posibles casos:
1- Ausencia de voluntad: es cuando se trata de un escrito que tiene la forma y el contenido de un testamento, pero que
no fue realizado con la voluntad de disponer mortis causa, ni de crear el documento; por ejemplo, fue realizado como
modelo para enseñar o en broma.
2- Voluntad viciada: es cuando se tiene la voluntad de testar, pero ha sido influenciada en su formación por violencia, dolo
o error. De tal forma, sin esos vicios se habría formado de otra manera o no habría llegado a formarse. En estos casos,
lo declarado es acorde a lo que se ha querido, pero el querer ha sido viciado en su formación.
Son aplicables a los testamentos las reglas que regulan los vicios de los actos jurídicos.
-La violencia psíquica: Constituye una fuerza irresistible que se proyecta sobre el testador o sobre la persona de su cónyuge,
ascendiente, descendiente, no importando que sea obra del beneficiario o de un tercero.
-El dolo, es suficiente que haya un engaño que determine la disposición testamentaria en un sentido distinto al que tendría si no
hubiese mediado aquel.
-Error, cuando sea sobre los motivos del testamento, debe ser determinante a fin de que proceda la nulidad.
Para parte de la doctrina, para que proceda la nulidad es necesario que se den los siguientes requisitos:
*el motivo debe ser determinante: debe ser esa razón la que indujo al testador a instituir heredero o legatario a determinada persona;
*debe ser el único motivo que llevó al testador a testar de la manera que lo hizo;
*el motivo erróneo debe surgir explícita o implícitamente del testamento (Pérez Lasala).
También puede suceder que el error sea sobre la persona; esto también constituye un error esencial. dos supuestos:
1-de la voluntad, por ejemplo, cuando ha querido designar heredero o legatario a una persona y por error puso el nombre de
otra. A opini
ón de Pérez Lasala esto no da lugar a la nulidad, sino a la rectificación siempre que la duda surja del testamento.
2-El error en la persona puede encubrir un error en los motivos: procede la nulidad del testamento. Por ejemplo, instituyó
heredero a una persona que creía era pariente, pero en realidad no lo era.
El error en el objeto puede darse cuando ha testado sobre una cosa que no le pertenece y muere sin adquirirla. En ese caso, la
disposición testamentaria es nula. Si el error ha sido de expresión –se ha designado una cosa por otra– la doctrina considera que
no hay nulidad, sino que procede la rectificación, pues se trata de un error accidental.
-Simulación tiene lugar cuando se encubre el carácter jurídico de un acto bajo la apariencia de otro o cuando el acto contiene
cláusulas que no son sinceras o de fechas que no son verdaderas o cuando por él se constituyen o trasmiten derechos a
personas interpuestas que no son aquellas para quienes en realidad se constituyen o trasmiten.
En cuanto a la acción de impugnación, es dable apuntar:
*legitimación activa: pueden impugnar el testamento quienes se benefician con la nulidad;
*la impugnación puede versar sobre todo el testamento o sobre algunas de sus disposiciones;
*prescripción: prescribe a los dos años desde que el vicio fue conocido por la persona que intenta la acción. la acción de
simulación, a los dos años desde que el titular aparente del derecho hubiera intentado desconocer la simulación .

INHABILIDAD PARA SUCEDER POR TESTAMENTO.


La regla: toda persona humana tiene aptitud para ser titular de derechos. Sin embargo, nuestro sistema legal prevé excepciones.
Así, el CC en el art. 2482, regula las personas que no pueden suceder, estas son: Los tutores y curadores a sus pupilos, si éstos
mueren durante la tutela o curatela o antes de ser aprobadas las cuentas definitivas de la administración; b) el escribano y los
testigos ante quienes se haya otorgado el testamento, por el acto en el cual han intervenido (acto publico); c) los ministros de
cualquier culto y los líderes o conductores espirituales que hayan asistido al causante en su última enfermedad.

21
El fundamento de esta solución legal es evitar la captación de la herencia.
#El Código Civil y Comercial utiliza el vocablo inhabilidad en lugar de incapacidad relativa.
Art. 2483 prescribe la sanción por testar a favor de quien no puede suceder: tales disposiciones testamentarias serán de ningún
valor, por lo tanto, si hubiese recibido los bienes, deberá devolverlo junto con sus frutos.
Si el inhábil, antes de ser declarado tal, hubiese realizado actos de disposición sobre los bienes, esos actos serán válidos si se
trata de inmuebles que reúnen las condiciones del art. 2315, pero deberá responder por los daños y perjuicios.
El momento en que debe existir la habilidad para suceder es el de la apertura de la sucesión.
Ejercicio de la acción:
*Legitimados activos: quienes se beneficiarían del testamento en caso de que proceda la declaración de inhabilidad. No se
encuentran legitimados para ejercer la acción: los legatarios y los acreedores de la sucesión.
*Legitimados pasivos: son las personas que pueden ser declaradas inhábiles, sean herederos testamentarios o legatarios.

LA FORMA EN LOS TESTAMENTOS.


En el Código de Vélez, las formas testamentarias se clasificaban en: Ordinarias (p cualquier circunstancia) y Especiales (p actos
de emergencia)
-El Código Civil y Comercial regula como formas de testar: el ológrafo y el de acto público. Se suprimió el testamento cerrado.
Además, se eliminaron las formas extraordinarias.
Postula el art. 2473 que:
-El testamento sólo puede otorgarse según alguna de las formas previstas en el Código.
-Las formalidades que rigen una clase de testamento no se extienden a otra clase. Esto responde a la autonomía de cada forma
testamentaria; es decir que las formas de testar son independientes entre sí.
-El cumplimiento de las formalidades debe surgir del mismo testamento y no puede suplirse por prueba alguna.
-La ley vigente al momento de testar es la que rige la forma del testamento.
Si se trata de un testamento otorgado en el extranjero, será válido en nuestro país si se observan:
*las formas exigidas por la ley del lugar en que fue otorgado;
*por la ley del domicilio, residencia habitual;
*por la ley de la nacionalidad del testador al momento de testar;
*por las formas de la ley argentina.
Sanción por inobservancia de las formas: “La inobservancia de las formas provoca su nulidad”.
-Cumplidas las formas legales, la nulidad de alguna cláusula no perjudica las restantes.
-El uso de formalidades sobreabundantes no afecta la validez del testamento. Por ejemplo, en un testamento ológrafo, la firma
del testador es certificada ante escribano
-el testador puede confirmar las disposiciones de un testamento nulo por inobservancia de las formalidades, realizando otro
testamento en el que las reproduzca y que cumplimente los requisitos formales.
Firma: (Una de las formalidades exigida). La firma es la manera corriente de expresar una conformidad;
Art. 2476: Firma. Cuando en los testamentos se requiera la firma, debe escribírsela tal como el autor de ella acostumbra firmar
los instrumentos públicos o privados. Los errores de ortografía o la omisión de letras no vician necesariamente la firma,
quedando su validez librada a la apreciación judicial.
-se estimaba válida la firma incompleta si esta era la que habitualmente utilizaba. (cod de velez no lo permitia)
Conforme al Código vigente, la firma del testamento se rige por las normas generales. Debe ser de la misma forma que se utiliza
en los actos de la vida cotidiana. Puede consistir en la escritura del nombre o en el uso de un signo. Los errores de ortografía y la
omisión de letras no causan la nulidad del acto, sino que quedará sujeto a lo que resuelva el juez. Se sostiene que tal apreciación
judicial también procederá cuando se hubiese firmado con un seudónimo o haciendo referencia al grado de parentesco (p. ej.:
tu hermano).
Formas de testar. El Código Civil y Comercial regula las siguientes formas de otorgar testamento:
>Testamento ológrafo:
Ventajas:
Comodidad: puede efectuarlo el testador cuando lo crea conveniente.
Secreto: permite evitar las tensiones y conflictos de familia.
Economía: no exige gastos de sellado ni honorarios que comporta una escritura pública.
Simple: la simpleza de sus requisitos se pone en evidencia si se observa que sólo se reduce a que sea hecho de puño y letra del
otorgante, firmado y fechado por él; no hay que recurrir a las formas solemnes de los testamentos en que interviene el
escribano.
Revocabilidad: puede ser revocado con toda facilidad. Inconvenientes:
Existe la posibilidad de destrucción tanto de manera fortuita o de manera intencional por parte de los que no resultaren
favorecidos con las disposiciones testamentarias.
Facilita la captación, pues no hay intervención de escribano y testigos, lo que permite que se teste privado de razón.
>Testamento por acto público:
Ventajas:
*La intervención del notario aleja la posibilidad de que se hagan mandas inoficiosas o ineficaces, en las cuales podría incurrir el
testador por su desconocimiento jurídico. El escribano, al tomar conocimiento de las disposiciones testamentarias, podrá sugerir

22
precisiones técnicas que aclaren su contenido y eviten dificultades interpretativas o eventualmente su nulidad.
*Brinda mayor seguridad, ya que su destrucción por terceros interesados no será factible, puesto que es prácticamente
imposible la destrucción de los protocolos notariales o su pérdida.
*Es el que pueden utilizar quienes no saben leer o escribir o no pueden hacerlo.
Inconvenientes: La participación y necesario conocimiento de su contenido por muchas personas impide mantener el secreto del
testamento. Debido a la intervención del escribano, se torna un acto oneroso.

Testamento ológrafo.
Es el testamento que realiza por sí el testador, sin intervención de un escribano y testigos, escrito de su puño y letra, con fecha y
firma. Para ser válido en cuanto a sus formas, debe ser escrito “con los caracteres propios del idioma en que es otorgado,
fechado y firmado por la mano misma del testador” (art 2477)
Regla: La falta de alguna de estas formalidades lo invalida en todo su contenido.
Excepción: Que contenga elementos materiales que permitan establecer la fecha de manera cierta; por ejemplo,
enunciaciones como “el día de la independencia de 2015” son válidas, pues permiten saber con precisión la fecha en que fue
redactado.
>Escrito:
-Debe ser escrito enteramente por puño y letra del testador. Cualquier idioma. Lo prohibido es el uso de caracteres no
idiomáticos tales como los taquigráficos o alfabetomorse, dado q no ofrece la garantía de exactitud de la escritura común.
-Tinta y papel, pero no hay inconveniente en que se utilice cualquier otro medio (lápiz, pintura) y sobre otros materiales
(madera).
>Firma: Debe estar a continuación de las disposiciones testamentarias. La firma demuestra la conformidad definitiva del
causante.
La firma cierra el testamento, de ahí que, si se le hicieren agregados, deberán reunir todas las condiciones del testamento
ológrafo.
>Fecha:
*Ordinariamente, la fecha se enuncia con la mención del día, mes y año correspondiente al calendario gregoriano. O
equivalentes.
*Debe estar puesta antes o después de la firma.
*El error del testador sobre la fecha no invalida el acto. (siempre qx medio de otras enunciaciones pueda determinarse la fecha)
*El testamento no es válido si voluntariamente el testador puso una fecha falsa con el fin de violar una disposición de orden
público. Por ejemplo, el declarado incapaz coloca en el testamento una fecha que es anterior a tal declaración).
*Es de trascendental importancia, para determinar si es el último testamento otorgado, para verificar lo relativo a la aptitud
para testar, para determinar la ley aplicable, etc.
-el testamento puede no ser redactado en el mismo momento ni de una vez. Si se efectúa en distintas épocas, el testador
puede:
1-consignar las disposiciones testamentarias, fechándolas y firmándolas por separado;
2-consignarlas poniendo la fecha y la firma el día en que termine el testamento.
ARTÍCULO 2478.- Discontinuidad. No es indispensable redactar el testament ológrafo de una sola vez ni en la misma fecha. El
testador puede consignar sus disposiciones en épocas diferentes, sea fechándolas y firmándolas por separado, o poniendo a
todas ellas la fecha y la firma el día en que termine el testamento
El Código de Vélez regulaba la independencia intelectual del testamento ológrafo; (ej: un testamento incluido en libros de
contabilidad no tenía validez si formaba parte de un asiento contable, pero tenía eficacia si se lo escribía en una hoja en blanco).
El Código Civil y Comercial no contiene una norma en tal sentido, quedando sometio a la apreciación judicial.
Valor Probatorio: (P el Código de Vélez acto público y solemne).
El Código vigente no contiene una disposición al respecto. El testamento ológrafo es un acto privado contenido en un
documento privado. Una vez producida la muerte del testador, debe llevarse a cabo un procedimiento de verificación y
reconocimiento de todo el testamento y de la veracidad de la firma. Una vez acreditados los requisitos exigidos, el juez lo
aprueba y ordena su protocolización. El escribano lo protocoliza y extiende la correspondiente escritura pública. Al formar parte
de la escritura, es un documento público. Parte de la doctrina sostiene que el carácter de testamento público lo tiene desde que
es aprobado
por el juez y ordenada su protocolización, aún cuando ésta no se hubiese realizado.
Protocolización: El testamento ológrafo debe presentarse, en la forma en que se encuentre, al juez competente. Si estuviese
cerrado, el juez convoca a una audiencia para realizar la apertura y procederá para que los testigos reconozcan la letra y firma
del testador. Si el testamento se presenta abierto ante el juez, la audiencia tiene por finalidad el reconocimiento de la escritura y
firma del testador. Si resulta que se valida la identidad, es decir, que los testigos confirman autenticidad, el juez rubricará el
principio y fin de cada página y mandará a que se entregue con todas las diligencias hechas al escribano.
El Código vigente no contiene norma que regule la protocolización; esta es regulada por los Códigos procesales.
La protocolización se realiza extendiendo una escritura pública suscripta por el juez, que contiene el testamento y las
actuaciones judiciales realizadas. De esta manera, se convierte en público el instrumento privado.

23
Testamento por acto público.
Art. 2479 que: “el testamento por acto público (también llamado abierto) se otorga mediante escritura pública, ante el
escribano autorizante y dos testigos hábiles, cuyo nombre y domicilio se deben consignar en la escritura…”. A este testamento
se le aplican las normas propias de la sucesión testamentaria y las relativas a la escritura pública.
ARTÍCULO 299.- Escritura pública. Definición. La escritura pública es el instrumento matriz extendido en el protocolo de un
escribano público o de otro funcionario autorizado para ejercer las mismas funciones, que contienen uno o más actos jurídicos.
La copia o testimonio de las escrituras públicas que expiden los escribanos es instrumento público y hace plena fe como la
escritura matriz. Si hay alguna variación entre ésta y la copia o testimonio, se debe estar al contenido de la escritura matriz.
El testador, para poder testar por esta forma, no debe estar comprendido dentro de las inhabilidades para testar. En el caso de
que sea una persona que padece limitaciones en su aptitud para comunicarse en forma oral y, además, no sabe leer ni escribir,
puede testar por esta forma, por medio de la participación de un intérprete.
Etapas que comprende el otorgamiento:
>Fase preparatoria: el testador le manifiesta su deseo de testar al escribano y le da las instrucciones de manera verbal o escrita;
>Fase de redacción de la escritura: el escribano redacta la escritura testamentaria según las instrucciones dadas por el testador;
>Fase de otorgamiento: el escribano, en presencia del testador y los testigos, procede a la lectura del testamento y luego lo
firman los intervinientes.
Modo de ordenar las disposiciones: art. 2479: El testador puede dar al escribano sus disposiciones ya escritas o sólo darle por
escrito o verbalmente las que el testamento debe contener para que las redacte en la forma ordinaria.
El escribano debe recibir las disposiciones o las instrucciones del testador de manera personal.
ARTÍCULO 301.- Requisitos. El escribano debe recibir por sí mismo las declaraciones de los comparecientes, sean las partes, sus
representantes, testigos, cónyuges u otros intervinientes. Debe calificar los presupuestos y elementos del acto, y configurarlo
técnicamente. Las escrituras públicas, que deben extenderse en un único acto, pueden ser manuscritas o mecanografiadas,
pudiendo utilizarse mecanismos electrónicos de procesamiento de textos, siempre que en definitiva la redacción resulte
estampada en el soporte exigido por las reglamentaciones, con caracteres fácilmente legibles. En los casos de pluralidad de
otorgantes en los que no haya entrega de dinero, valores o cosas en presencia del notario, los interesados pueden suscribir la
escritura en distintas horas del mismo día de su otorgamiento. Este procedimiento puede utilizarse siempre que no se modifique
el texto definitivo al tiempo de la primera firma.
Enunciación que debe contener la escritura:
El testamento debe redactarse cumpliendo las reglas comunes a las escrituras públicas. Requisitos:
*Redactarse en un único acto.
*Redactarse en idioma nacional. Si el testador no conoce nuestro idioma, deberá realizarse una minuta firmada, traducida por
traductor o, si no lo hay, por intérprete aceptado por el escribano. La escritura y la minuta deben protocolizarse.
*No deben usarse abreviaturas, iniciales, ni dejarse espacios en blanco. Pueden utilizarse números.
* testador con discapacidad auditiv: debe intervenir dos testigos q puedan acreditar la comprensión y conocimiento del acto
*por parte del testador. Si es alfabeto, debe labrarse una minuta firmada por ésta y por el escribano, la que debe protocolizarse
*La escritura debe contener: lugar y fecha de otorgamiento, nombre y domicilio de los testigos, datos personales del testador,
naturaleza del acto, constancia instrumental de la lectura que realiza el escribano, y las firmas del otorgante, testigos y escribano
Desarrollo del acto final: una vez concluida la redacción del testamento, debe ser leído ante el testador y los testigos, quienes
deberán firmarlo. (2479) Los testigos deben asistir desde el comienzo hasta el fin del acto sin interrupción, lo que debe hacer
constar el escribano. Esto se refiere al acto solemne de la escritura. No es necesario que estén presentes cuando el testador da
las instrucciones al escribano o cuando se lo está redactando.
Firma del testador: art. 2480: Firma a ruego. Si el testador no sabe firmar, o no puede hacerlo, puede hacerlo por él otra
persona o alguno de los testigos. En este caso los dos testigos deben saber firmar. Si el testador sabe firmar y manifiesta lo
contrario, el testamento no es válido. Si sabiendo firmar, no puede hacerlo, el escribano debe explicitar la causa por la cual no
puede firmar.
En la norma se prevén tres hipótesis:
a-que el testador no sepa firmar;  Firma a ruego otra persona o un testigo.
b-que no pueda hacerlo;  Firma a ruego otra persona o un testigo.
c-que sepa firmar, pero manifieste lo contrario.  procede la invalidez del testamento.
Testigos: Son imprescindibles en esta forma testamentaria. (El C. de Vélez exigía 3 testigos; actual se redujo dicho número a
dos). >constituyen una garantía de la seriedad del acto, contribuyen a su solemnidad y robustecen la fe dada por el escribano.
>Capacidad: Pueden ser testigos, las personas capaces al momento de otorgarse el acto.
No pueden serlo:
-los ascendientes, los descendientes, el cónyuge o conviviente del testador;
-los albaceas, curadores o tutores designados en el testamento;
-los beneficiarios de alguna de las disposiciones testamentarias;
-las personas incapaces de ejercicio (personas por nacer, menores de edad e incapaces declarados judicialmente) y quienes por
sentencia se encuentran impedido de ser testigos en instrumentos públicos;
-los dependientes del escribano;
-el cónyuge, conviviente y los parientes del escribano dentro del cuarto grado, y del segundo de afinidad.
Lo que se pretende evitar con estas prohibiciones es la captación o debilitamiento de la voluntad del testador.
-El art. 295, inc. b) establece que no puede ser testigo quien no sabe firmar.

24
Especialidades del testamento por acto público: Este testamento admite dos especialidades:
1--Testamento en idioma extranjero: El Código Civil y Comercial no lo regula en forma independiente, sino que se remite a la
aplicación de las disposiciones que regulan las escrituras públicas.
Si el testador no conoce nuestro idioma, deberá realizarse una minuta firmada, traducida por traductor o, si no lo hay, por
intérprete aceptado por el escribano. La escritura y la minuta deben protocolizarse.
2-Testamento consular: art. 2646: Es válido el testamento escrito hecho en país extranjero por un argentino o por un extranjero
domiciliado en el Estado, ante un ministro plenipotenciario del Gobierno de la República, un encargado de negocios o un Cónsul
y dos testigos domiciliados en el lugar donde se otorgue el testamento, teniendo el instrumento la autenticación de la legación o
consulado.
Los testigos –cualquiera sea su nacionalidad– deben tener domicilio en el lugar en el que se otorga el testamento. Se regula en
número de dos testigos.
Formalidades:
A-autenticación de la legación o consulado;
B-rúbrica: debe ser rubricado en cada página por el cónsul o jefe de legación;
C-visto bueno: el testamento hecho ante un ministro plenipotenciario, un encargado de negocios o un Cónsul, en el que no
hubiese intervenido el jefe de legación, deberá ser llevado ante éste para que dé el visto bueno, el que será colocado al pie del
testamento si es abierto y sobre la carátula si es cerrado;
D-rubricación y visto bueno de cónsul extranjero de una nación amiga: esto procede cuando no hay cónsul ni jefe de legación
argentino en el país extranjero (esto es criticado por la doctrina);
E-remisión de copia del testamento: debe realizarla el cónsul al Ministerio de Relaciones Exteriores. Éste la remite al juez civil del
último domicilio del testador, que ordenará su protocolización ante algún escribano del lugar. Si no se conociere el domicilio, se
remite a juez civil de la Capital Federal, quien ordena la protocolización a un escribano de tal jurisdicción.
Disposiciones testamentarias. Interpretación El art. 2470 postula: Las disposiciones testamentarias deben interpretarse
adecuándolas a la voluntad real del causante según el contexto total del acto.
La interpretación es realizada por el juez del proceso sucesorio.
Een caso de duda sobre la verdadera voluntad del causante, si esta no puede resolverse con el testamento mismo, se puede
recurrir a la prueba extrínseca (ya q el cc nada regula sobre esto), pero deben tenerse presentes dos limitaciones:
A-la voluntad del testador debe tener en el testamento un mínimo suficiente de expresión que origine duda sobre su verdadero
sentido;
B-la interpretación por prueba extrínseca no debe resultar inconciliable con la disposición testamentaria.
La duda puede surgir, entre otros supuestos, a partir de expresiones empleadas de forma dudosa, expresiones incompatibles
con otras declaraciones del mismo testador o que sean incompletas o que en el uso lingüístico del causante tienen un uso
distinto del que se le da en el uso común.
Contenido del testamento: puede contener disposiciones patrimoniales y no patrimoniales (instrucciones sobre el destino del
cadáver, el reconocimiento de hijos extramatrimoniales, la designación de tutores, entre otros). En cuanto a la disposición de los
bienes pueden ser:
1-a favor de los herederos: el llamamiento a alguien a la totalidad o a una parte alícuota del patrimonio, universal como de
cuota;
2-a favor de los legatarios, consistente en la atribución de un bien.
Ley aplicable: su validez o invalidez, se juzga según la ley en vigor al momento de la muerte del testador. (se omite referencia
alguna a la determinación territorial) Se aplica c de velez en el domicilio del causante al momento de su muerte.
En las normas de derecho internacional privado, el art. 2644 regula que la sucesión mortis causa se rige por la ley del domicilio
del causante al tiempo de su fallecimiento, salvo que se trate de inmuebles situados en el país respecto a los que se aplica la ley
argentina.
Modalidades: condición, plazo, cargo
El causante puede testar de manera pura y simple, de modo tal que sus disposiciones tienen efecto inmediato y pleno, o bien
puede contener una condición, un plazo o un cargo impuestos a la institución de herederos o al legado.
En cuanto a las modalidades en la sucesión testamentaria, resultan aplicables las reglas previstas para los actos jurídicos.
Las modalidades pueden ser:
*expresas;
*tácitas: surgen implícitamente de la disposición testamentaria.
Las modalidades no se presumen; la prueba incumbe a quien invoca su existencia y deberá producirse mediante el testamento.
Condición: cuando la plena eficacia o resolución de la disposición testamentaria están subordinadas al acaecimiento de un
hecho futuro e incierto. Un acontecimiento es incierto cuando puede o no suceder. La condición puede ser:
Suspensiva: es cuando la adquisición del derecho se encuentra subordinada a la realización del acontecimiento futuro e incierto.
Por ejemplo: lego mi auto a Susana, si obtiene el título de doctora en ciencias químicas.
Mientras la condición esté pendiente, la persona que es llamada a la sucesión no tiene vocación actual. Sin embargo, el testador
puede otorgarle el derecho de transmisión aún pendiente la condición, pues no afecta al orden público que las expectativas
condicionales se transmitan.
-caduca la institución de herederos o legatarios si el instituido muere antes de que se cumpla la condición.
-los sujetos llamados a la sucesión bajo condición suspensiva podrán solicitar medidas conservatorias, salvo que se los hubiese
prohibido expresamente el testador.
25
Una vez cumplida la condición suspensiva, la disposición testamentaria queda como si hubiese sido pura y simple, pero no tiene
efectos retroactivos, salvo disposición en contrario. El legado se adquiere desde ese momento; es decir, desde el cumplimiento.
La condición es incumplida si el acontecimiento no se puede producir; en este caso, la institución queda sin efecto, como si no se
hubiera realizado. no debe restituir los frutos percibidos.
Resolutoria: es cuando queda subordinada la resolución de un derecho adquirido a la realización de un acontecimiento futuro e
incierto. El Código Civil y Comercial no regula expresamente esta condición. La doctrina no es uniforme.
Pérez Lasala la admite y sostiene que al producirse la condición resolutoria, no se borra el carácter de heredero, sino que se le
impone a éste un gravamen de restitución de la herencia a favor de otros herederos.
Cuando la condición está pendiente, el legatario puede pedir la entrega del legado a los herederos. Una vez entregado el objeto
del legado, se comportará como titular pleno hasta que la condición se cumpla. Una vez cumplida la condición, se extingue la
calidad de legatario; por lo tanto, deberá restituir los bienes recibidos o los que tenga por subrogación de ellos. No deberá
entregar los frutos percibidos. Deben respetarse los actos de administración que hubiese realizado. Si la condición no se cumple,
el derecho del legatario se perfecciona con carácter definitivo.
Plazo: la disposición se encuentra subordinada, en cuanto al comienzo o cese de sus efectos, a un acontecimiento futuro y
objetivamente cierto, es decir, que ocurrirá.
El plazo tiene por función retrasar los efectos o la resolución de un negocio que ha nacido en el momento de la declaración.
Cargo: es una obligación accesoria y excepcional impuesta al adquirente de un derecho. Debe ser cumplido tal como ha querido
el testador. Es:
*excepcional: pues se trata de una obligación agregada por el testador;
*accesorio: no se concibe con independencia de la liberalidad. Puede consistir en un dar, hacer o no hacer.
El cargo puede gravar a los herederos instituidos o a los legatarios. Por ejemplo: lego mi casa a Pedro, con el cargo de que
construya una gruta para la Virgen de Lourdes.
Condiciones y cargos imposibles, prohibidos por la ley o contrarios a la moral: Dispone el art. 2468 que “las condiciones y
cargos constituidos por hechos imposibles, prohibidos por la ley, o contrarios a la moral, son nulos, pero no afectan la validez de
las disposiciones sujetas a ellos”.

Institución de herederos y legatarios.


La institución de legatarios procede cuando la disposición se refiere a bienes concretos. -puede suceder que el testador quisiera
instituir heredero en bienes particulares o legatarios de partes alícuotas.
La institución de herederos implica la asignación de la universalidad de la herencia o de una parte indivisa de ella. Las cuotas
surgen cuando hay varios herederos en virtud del concurso o cuando el testador asigna partes alícuotas.
Se trata de un acto personalísimo que, por lo tanto, depende exclusivamente de la voluntad del causante. No es un acto formal,
por lo que es suficiente con que se den las circunstancias objetivas y subjetivas que permitan calificar la disposición del testador.
Ej: “dejo todos mis bienes en calidad de herederos a José y Juana” “lego mi auto a Pedro y el remanente de mis bienes a Carlos”.
Requisitos: La institución de herederos y legatarios está condicionada a la observancia de los siguientes requisitos (art 2484):
A-empleo de la forma testamentaria: la institución de herederos y legatarios puede ser hecha sólo por testamento; por lo tanto,
el testador no puede expresar su voluntad refiriéndose a elementos extrínsecos al testamento;
B-designación por el testador: pues éste debe nombrar por sí mismo al heredero o legatario, atento al carácter personalísimo
del testamento; si estipula que otra persona lo nombrará por encargo suyo, la institución no vale.
C-determinación inequívoca del instituido: el heredero o legatario debe ser designado de manera tal que no quede duda alguna
sobre la persona instituida. O q se den los elementos necesarios para individualizer la persona.
Los herederos instituidos y los herederos intestados: Tienen los mismos derechos aunque la situación no es idéntica.
Fundamento: Mediante la institución de herederos y legatarios, se permite al testador manifestar su voluntad respecto a la
disposición de sus bienes.
Casos especiales: el principio general es que la institución de herederos y legatarios no debe dejar duda sobre la persona
instituida.
El art. 2485 regula los casos especiales donde hay indeterminación de los instituidos, estos son:
*La institución a los parientes se entiende hecha a los de grado más próximo, según el orden de la sucesión intestada y teniendo
en cuenta el derecho de representación. Si a la fecha del testamento hay un solo pariente en el grado más próximo, se
entienden llamados al mismo tiempo los del grado siguiente.
*La institución a favor de simples asociaciones se entiende hecha a favor de las autoridades superiores respectivas del lugar del
último domicilio del testador con cargo de aplicar los bienes a los fines indicados por el causante.
*La institución a los pobres se entiende hecha al Estado municipal del lugar del último domicilio del testador o la Ciudad
Autónoma de Buenos Aires, en su caso, con cargo de aplicar los bienes a fines de asistencia social. {legado}
*La institución a favor del alma del testador o de otras personas se entiende hecha a la autoridad superior de la religión a la cual
pertenece el testador, con cargo de aplicar los bienes a sufragios y fines de asistencia social. [Es un legado con cargo]

Situación del heredero universal instituido: El art. 2486 establece cómo se realiza la distribución en estos casos:
-si son “instituidos sin asignación de partes, suceden al causante por partes iguales y tienen vocación a todos los bienes de la
herencia a los que el testador no haya dado un destino diferente”.
-Si uno o varios herederos son instituidos: con asignación de partes y otro u otros sin ella, a éstos corresponde el remanente de
bienes después de haber sido satisfechas las porciones atribuidas por el testador. Si éstas absorben toda la herencia, se reducen

26
proporcionalmente, de manera que cada heredero sin parte designada reciba tanto como el heredero instituido en la fracción
menor.
\\ el heredero de cuota carece de derecho a acrecer, salvo que la ley o el testamento lo establezca. (a diferencia del universal)
Casos: basta con que las personas sean designadas con el objeto de suceder la universalidad de los bienes, acordándoles el
derecho de acrecer. El art. 2487 regula los supuestos de institución indirecta de los herederos universales, a saber:
A- “La atribución de la universalidad de los bienes de la herencia, aunque se limite a la nuda propiedad”. instituye herederos a
las personas designadas.
B- “El legado de lo que reste después de cumplidos los demás legados” (ART 2487).
C- “Los legados que absorben la totalidad de los bienes, si el testador confiere a los legatarios el derecho de acrecer” (2487).
El heredero instituido en uno o más bienes determinados es legatario.
A los fines de interpretar las disposiciones testamentarias, se establecen las siguientes pautas:
Interpretación literal: deben considerarse las palabras utilizadas por el testador;
Interpretación contextual: cuando de las cláusulas demuestren que otra ha sido la voluntad del testador, debe realizarse una
interpretación contextual conforme al grado de cultura y la construcción gramática propias del testador;
Interpretación legal: la ley regula dos supuestos que pueden generar dudas al momento de establecer la naturaleza del
llamamiento testamentario; estos son: legado de remanente e institución de herederos con asignación de partes.

Situación del heredero de cuota instituido Los herederos instituidos en una fracción de la herencia no tienen vocación a todos
los bienes de ésta, excepto que deba entenderse que el testador ha querido conferirles ese llamado para el supuesto de que no
puedan cumplirse, por cualquier causa, las demás disposiciones testamentarias. Si la adición de las fracciones consignadas en el
testamento excede la unidad, se reducen proporcionalmente hasta ese límite. Si la suma de las fracciones no cubre todo el
patrimonio, el remanente de los bienes corresponde a los herederos legítimos y, a falta de ellos, a los herederos instituidos en
proporción a sus cuotas.
El Código Civil y Comercial elimina la figura de “legatario de cuota” y lo denomina “heredero de cuota”. estos herederos carecen
de derecho a acrecer, salvo:
*cuando deba interpretarse que el testador le asignó vocación expansiva en el caso que las demás disposiciones no pudiesen
cumplirse;
*cuando la suma de las partes asignadas a los herederos de cuota no cubre toda la herencia y no existan herederos legítimos. Si
hubiese herederos instituidos, lo recibirán en proporción a sus cuotas.

Sustitución de herederos y legatarios.: Art. 2491: La facultad de instituir herederos o legatarios no importa el derecho de
imponer un sucesor a los instituidos.
Formas autorizadas: Sustitución vulgar
Hay sustitución de herederos cuando el testador instituye otro heredero para el caso de que el designado en primer término:
No quiera recibir la herencia: el instituido repudia la herencia o cuando renuncia al legado;
No pueda recibir la herencia: esto sucede cuando el primer instituido muere antes que el causante; cuando ha sido declarada su
muerte presunta; en el caso de conmoriencia con el causante, indignidad, entre otras.
El testador establece el orden, y aunque llame a varias personas, puede determinar un orden para todas o para algunas. ej:
instituye heredero a Juan y nombra como sustituto a Pedro. También puede nombrar varios sustitutos para un heredero, de
manera conjunta o sucesiva, o nombrar un sustituto para varios herederos o varios sustitutos para varios herederos o varios
herederos sustitutos entre sí.
-Efectos: cuando el sustituto queda convertido en heredero, desplaza a los intestados y excluye, el derecho de acrecer.
El heredero instituido en primer término mantendrá todos sus derechos, y al momento de su muerte, su sucesión se regirá por
el orden legítimo o por su propio testamento, con total independencia de lo dispuesto en el testamento que lo instituyó a él. Por
su parte, el heredero o legatario sustituto queda sujeto a las mismas cargas y condiciones que el testador le había impuesto al
sustituido. Lo dispuesto en materia de sustitución hereditaria resulta de aplicación a los legados.

Sustitución fideicomisaria: Ésta consiste en la transmisión de los bienes al sucesor junto con la carga de conservar los bienes
recibidos durante toda su vida, sin enajenarlos ni gravarlos, los que a su muerte deberán ser entregados a otra persona que por
mandato del disponente la sustituirá. Es contrario al interés social (segun Borda)
Sustitución de residuo: No es válida la disposición del testador por la que llame a un tercero a recibir lo que reste de su herencia
al morir el heredero o legatario instituido. La nulidad de esta disposición no perjudica los derechos de los instituidos. (2492)
Ej: el testador instituye heredero a Luis y dispone que si a la muerte de éste último todavía conservara alguno de los bienes,
ellos pasarán a Andrea. Es invalida lo único inválido es la institución ulterior, por tanto, mantiene el heredero instituido en 1º
término.
(Deroga el orden sucesorio legítimo)

Legados: la sucesión testamentaria puede ser:


-La sucesión particular procede cuando se transmite un bien particular o un conjunto de bienes que integran la herencia. El
sucesor particular no ocupa la posición del causante; no responde por sus deudas, salvo que no haya bienes suficientes en la
herencia y hasta el valor de lo que recibe o que se atribuyan como carga del legado.
-la sucesión universal mortis causa es la del heredero y no la del legatario, pues este es un simple adquirente.

27
>Contenido del legado: pueden ser legadas todas las cosas y derechos que estén en el comercio y que reúnan las siguientes
condiciones:
*sean propiedad del testador;
*sean determinadas o determinables;
*no afecten la legítima.
Borda Legado es: “liberalidad hecha en un testamento, por la que se transmiten al beneficiario derechos o excepciones de
carácter patrimonial, sobre objetos particulares”. Generalmente, se produce la transmisión de derechos (propiedad, usufructo,
créditos); sin embargo, en la definición se agrega el término excepciones, porque en el legado de remisión de deuda, lo que se
otorga es un derecho a oponerse a las acciones de los herederos destinadas al cobro de la deuda que el legatario tenía a favor
del causante. Por lo tanto, el legado puede consistir en un acto de atribución patrimonial (legado de cosa cierta) o no constituir
una atribución patrimonial (legado de liberación de deuda), pues el legatario no obtiene adquisición alguna.
Atento al carácter personalísimo e individual del testamento, el legado no puede dejarse al arbitrio de un tercero ni de un
heredero. El testador no puede delegar la designación de sus sucesores a otra persona.
Caracteres:
A-Es una disposición realizada por causa de muerte y la forma testamentaria.
B-Es una disposición a título gratuito; sin embargo, no en todos los casos hay verdadera liberalidad; por ejemplo, no la hay en los
legados remuneratorios ni en el caso en que los cargos impuestos al legado insuman su valor.
C-Grava a la masa hereditaria: el legado pesa sobre los herederos.
Sujetos del legado:
Sobre quién pesa el legado: El cumplimiento del legado pesa sobre los herederos; es decir, sobre la masa hereditaria. “el
heredero queda obligado por las deudas y legados de la sucesión sólo hasta la concurrencia del valor de los bienes hereditarios
recibidos. En caso de pluralidad de herederos, éstos responden con la masa hereditaria indivisa”. (2467) La obligación de pagar
los legados pesa sobre todos los herederos, en proporción a la parte de cada uno de ellos.
Otro supuesto posible es que la herencia se hubiese distribuido sólo en legados y no existan herederos. En este caso, la entrega
material del legado la realizará el albacea, curador o administrador.
Sujeto beneficiado: se llaman “legatarios”. Son sucesores singulares que tienen su llamamiento de un testamento.
El legatario no responde por las deudas del causante, y la posesión que recibe es la material ante la entrega del objeto que
efectúa el heredero. El legatario debe ser designado con la precisión suficiente que no deje dudas sobre su calidad de
beneficiario.
Normas aplicables: Resultan aplicables las normas que regulan las obligaciones en general.
Los legatarios tienen derecho al legado desde la muerte del testador.
El heredero debe cumplir con el legado; si no lo hiciera, el legatario podrá emplear los medios legales para obtener su legado y
reclamar las indemnizaciones que resulten ante el incumplimiento.
Adquisición del legado:
El derecho al legado se adquiere a partir de la muerte del testador o desde el cumplimiento de la condición. se produce de pleno
derecho. Sin embargo, el legatario pedirá a los herederos, al albacea o al curador de la herencia que se le entregue el objeto
legado. Si estuviera sujeto a una condición suspensiva, se adquirirá a partir del cumplimiento de la condición. Si se tratara de
bienes muebles registrables (ej: un automóvil) el registro es constitutivo, adquirirá el dominio a partir de la inscripción.
Si se trata de un legado de bienes determinados, el legatario es propietario desde la muerte del causante y podrá ejercer todas
las acciones de las que éste era titular.
En cuanto a la entrega del legado, podemos distinguir los siguientes supuestos:
A-El heredero debe simplemente entregar la cosa al legatario. Éste último era propietario del objeto legado desde la muerte del
testador, pero no tenía la posesión material de la cosa, la que adquiere cuando le es entregada por el heredero. P. ej.: legado de
cosa cierta y determinada.
B-El heredero deberá entregar la propiedad del objeto legado que, en principio, le perteneció. P. ej.: legado de cosa genérica.
C-El heredero deberá entregar los títulos que acreditan el derecho. P. ej.: legado de crédito.
D-No existe obligación sustancial por parte del heredero. P. ej.: legado de liberación.
Aceptación del legado: El legatario debe aceptar el legado. Los caracteres de la aceptación son:
*no hay presunción de aceptación;
*puede ser expresa o tácita;
*es indivisible;
*es pura: no puede estar sujeta a condición ni término.
Puede ser realizada por el legatario y sus sucesores universales. Se prevé que puedan efectuarla los acreedores de aquel, aun
cuando haya repudiado el legado
Objeto de los legados:
Regla general: art. 2497: “Pueden ser legados todos los bienes que están en el comercio, aun los que no existen todavía pero
que existirán después”. No podrán ser objeto de legados: la jubilación, el bien de familia, entre otros.
El objeto legado debe ser designado por el testador, -art. 2495–, no puede dejarse aquel al arbitrio de un tercero.
La cosa legada debe pertenecer al testador, si se trata de un legado de cosa cierta y determinada.

Legado de cosa cierta: es aquel por el cual se dispone de un objeto material, cierto y determinado.
El legatario podrá reivindicar la cosa, con citación al heredero. Para obtener la cosa, deberá pedir su entrega al heredero,
albacea o administrador, aunque la tuviese en su poder por cualquier título.
28
Los legatarios adquieren el dominio de pleno derecho a la muerte del testador; por lo tanto, la facultad para intentar la acción
reivindicadora deriva de tal dominio. La acción puede ser ejercida aun cuando no tuviese la posesión de la cosa. (her no r. a 3ro)
Los gastos de entrega del legado se encuentran a cargo de la sucesión. (necesarios para la entrega material de la cosa al
legatario). Pesa sobre el legatario el pago de impuestos que pesen sobre la cosa legada desde la muerte del causante.
Extensión: La cosa legada se debe en el estado que existe al tiempo de la muerte del testador, comprendiendo los accesorios.
Tanto el estado material, como el jurídico, pues los contratos que la gravan deben ser respetados.
Las mejoras corresponden al legatario y pesan sobre él los deterioros de la cosa legada desde la muerte del testador

Legado de cosa ajena: art. 2507. El principio es que el testador sólo puede legar sus propios bienes; por lo tanto, es de ningún
valor todo legado de cosa ajena cierta y determinada. Excepción: se convalida el legado si la cosa es adquirida con posterioridad
por el testador.
Adquisición ordenada por el testador: Si el testador ordenare que se adquiera una cosa ajena para darla a alguna persona, el
heredero debe adquirirla y darla al legatario; pero si no pudiese adquirirla porque el dueño no quiere enajenarla o pide un
precio excesivo, el heredero estará sólo obligado a dar en dinero el justo precio de la cosa.
Si la cosa ajena legada hubiese sido adquirida por el legatario antes del testamento, se le debe su precio equitativo.
Por último, si la adquisición es gratuita, el legado queda sin efecto.

Legado de cosa ganancial: no regula expresamente el cc.. Se distinguen dos supuestos:


*que la cosa sea adjudicada al testador antes de su muerte: en tal caso, el legado es válido como legado de cosa cierta y
determinada;
*que la cosa legada le sea adjudicada al cónyuge supérstite al dividir los gananciales: en este caso el legado vale como legado de
cantidad conforme al valor que tenía el bien al momento de la muerte del causante.

Legado de un bien en condominio: art. 2508. El legado de cosa que se tiene en comunidad con otro, vale sólo por la parte de
que es propietario el testador. La norma prevé dos situaciones:
1-el bien legado que componía una masa patrimonial común a varias personas le es adjudicado al testador antes de su muerte;
en este caso, el legado es válido;
2-si ello no sucede, el legado vale como legado de cantidad por el valor del bien al momento de la muerte del causante.

Legado de cosa gravada: art. 2500 el heredero no está obligado a librar la cosa legada de las cargas que la gravan. Por otra
parte, responde por las obligaciones a que esté afectada la cosa, hasta la concurrencia del valor de ésta.
-Cosa gravada con usufructo, uso, o cualquier otro derecho real que no sea de garantía:
El legatario debe recibir la cosa con tales cargas, pues los herederos no están obligados a liberarla.
Si el legatario quisiera liberar la cosa legada, deberá acordar con el titular del derecho real que pese sobre ella.
-Cosa gravada con derecho real de garantía: Sobre el legatario pesa:
*el derecho real de garantía;
*la obligación garantizada.
Cuando el valor de la cosa legada no cubre el de la obligación garantizada, el excedente no pesa sobre el legatario sino sobre los
herederos.

Legado de cosa inmueble: Regula el art. 2501 que:


> “El legado de un inmueble comprende las mejoras existentes, cualquiera que sea la época en que hayan sido realizadas”.
> “Los terrenos adquiridos por el testador después de testar, que constituyen una ampliación del fundo legado, se deben al
legatario siempre que no sean susceptibles de explotación independiente”.

Legado con cargo: es cuando el testador impone al legatario una carga excepcional, accesoria y extraña a la naturaleza del acto.
No es independiente a la liberalidad. El cargo puede consistir en un dar, hacer o no hacer. El beneficiario del cargo puede ser la
memoria del difunto, los herederos, otros legatarios del mismo o terceros.

Legado de género:
A-Legado de cosa indeterminada: El legado cuyo objeto está determinado genéricamente es válido, aunque no haya cosa de ese
género en la herencia (ART 5202). Ej: heladera de dos puertas. Si en el patrimonio del testador hay una sola cosa de ese género,
con ella debe cumplirse el legado.
Forma de hacer la determinación: Si el testador ha dejado expresamente la elección al heredero o al legatario, podrá el
heredero dar lo peor y el legatario escoger lo mejor.
Estos legados confieren un derecho de crédito para su cobro que deberán reclamar los legatarios a los herederos.
B-Legado de cosa fungible: art. 2504; el legado se cumple entregando la cantidad allí existente a la muerte del testador, aunque
sea menor que la designada. Si es mayor, se cumple entregando la cantidad designada. Si no se encuentra cosa alguna, nada se
debe. Si las cosas legadas han sido removidas temporariamente del lugar habitual de ubicación aludido en el testamento, el
legado comprende las que subsistan en el patrimonio del testador hasta la concurrencia de la cantidad indicada por éste.
Es necesario para la validez del legado que una vez determinada la especie del objeto del legado se indique su peso, medida o
cantidad.
Evicción: En los legados de género el heredero responde por evicción (ART 2503). Esto se aplica también a los legados
29
alternativos.

Legado de dar sumas de dinero: Este es una subespecie dentro del legado de cantidad o cosas fungibles. Puede consistir en la
entrega de una determinada cantidad de moneda nacional o de moneda extranjera.
El cumplimiento de estos legados, si es puro y simple, es exigible desde la apertura de la sucesión, sin perjuicio de la facultad de
los herederos de oponerse a entregarlo hasta tanto se hubiesen pagado las deudas.
Si los herederos no cumplen con el legado, el legatario podrá constituirlos en mora y a partir de allí comenzarán a correr los
intereses. En cambio, si el legado está sujeto a condición suspensiva o a un plazo, sólo podrá exigirse cuando se hubiese
cumplido la condición o acaecido el plazo.

Legados de prestaciones periódicas: alimentos es aquella disposición por la cual se otorga al legatario el derecho de recibir la
manda, que consiste generalmente en una suma de dinero durante períodos determinados por el testador. Estos pueden ser
semanales, quincenales, mensuales, etcétera. Pueden tener plazo o carácter vitalicio.
Art. 2510: cuando el legado es de pago periódico, se considera que “existen tantos legados cuantas prestaciones se deban
cumplir”. Desde la muerte del testador, se debe la cuota íntegramente, “con tal de que haya comenzado a transcurrir el período
correspondiente, aun si el legatario fallece durante su transcurso” (ART 2509)
En cuanto al legado de alimentos (ART 2509):
Comprende la instrucción adecuada a la condición y aptitudes del legatario, sustento, vestimenta, vivienda, asistencia en las
enfermedades hasta que alcance la mayoría de edad o recupere la capacidad.
el legado se mantiene mientras dure la falta de aptitud para procurarse alimentos aun cuando alcance la mayoría de edad.
Si el legado de alimentos se confiriera a una persona capaz, se considera legado de prestaciones periódicas.
Legados alternativos: En estos legados, el heredero o, en su caso, los legatarios pueden elegir entre dos o más objetos.
Sólo ha sido regulado por el Código vigente en cuanto a la evicción. Se aplican supletoriamente las normas sobre oblig
alternativas.
En principio, la elección corresponde al heredero, pero el testador puede disponer que sea realizada por el legatario. Es
irrevocable
Legados de créditos. Legados de liberación de deudas: art. 2505
>El legado de un crédito a favor del testador “comprende la parte del crédito… que subsiste a la muerte del testador y los
intereses desde entonces” . El objeto de este legado es un derecho creditorio del cual el causante es titular, y el deudor es un
tercero.
El heredero no es responsable de la insolvencia del deudor. El legatario tiene todas las acciones que tendría el heredero.
>El legado de liberación consiste en la remisión de la deuda que hace el causante al legatario, que es el deudor; así lo libera de
su obligación. Puede tener dos modalidades:
*puede ser realizado mediante una manifestación expresa del testador de liberarlo de la deuda;
*puede realizarse disponiendo que se entregue al legatario el instrumento en que consta la deuda.
La remisión no comprende las deudas posteriores a la fecha del testamento.
El legado de la deuda hecho a uno de los deudores solidarios, si no es restringido a la parte personal del legatario, causa la
liberación de los codeudores. El legado hecho al deudor principal, libra al fiador; el L hecho al fiador no libera al deudor
principal.
Legado de reconocimiento de deuda art. 2506 que el reconocimiento de una deuda hecho en el testamento, es reputado como
un legado mientras no se pruebe lo contrario. Si el testador manda a pagar lo que cree deber y no debe, la disposición se tendrá
por no escrita. Si en razón de una deuda determinada se manda pagar más de lo que ella importa, el exceso no es debido. La
presunción es iuris tantum y, por ende, cabe al acreedor la demostración de la existencia de la deuda. Por otra parte, lo que el
testador legue al acreedor no se imputa al pago de la deuda, salvo disposición en contrario.

Prelación de pago
El art. 2358 dispone: El administrador debe pagar a los acreedores presentados según el rango de preferencia de cada crédito
establecido en la ley de concursos. Pagados los acreedores, los legados se cumplen, en los límites de la porción disponible, en el
siguiente orden:
A-los que tienen preferencia otorgada por el testamento;
B-los de cosa cierta y determinada;
C-los demás legados. Si hay varios de la misma categoría, se pagan a prorrata.
Así deben ser pagadas las deudas del causante, las cargas de la sucesión deben apartarse la porción legítima de los herederos
forzosos, y sobre el remanente, deben seguir el orden de pago de los legados previstos por el artículo 2358.
Responsabilidad del legatario por las deudas y cargas de la sucesión, es dable distinguir:
1-Sucesión solvente: los legatarios no son responsables por las deudas y cargas de la sucesión.
Excepción:
*cuando las deudas forman parte de un conjunto de bienes tomados como una unidad (fondo de comercio);
*cuando la cosa legada tiene un gravamen real (hipoteca): el legatario debe responder por la deuda que es garantizada con el
bien legado;
*cuando el testador lo dispusiera.
2-Sucesión insolvente: los legados no pueden pagarse hasta que estén pagas las deudas y cargas de la sucesión. Los legados se
30
abonarán en la medida en que alcance y en el orden del art. 2358.
Si se declara el concurso o quiebra de la herencia, se aplica la ley de concursos.

DERECHO DE ACRECER
Dentro de la esfera en que el testador puede disponer, su voluntad es decisiva; En la doctrina se distingue:
*La vocación parciaria: es aquella en la que el testador llama al sucesor a una parte de la herencia o llama a varios en cuotas
distintas;
*La vocación solidaria: es aquella en que cada sucesor es llamado a la totalidad;
El acrecentamiento es un efecto de la vocación solidaria; en cambio, en la vocación parciaria, la cuota no adquirida –si no hay
sustitución– se defiere a los herederos legítimos del difunto.
El Código Civil y Comercial contempla dos situaciones que habilitan el derecho de acrecer:
> “cuando el testador instituye varios herederos en una misma cuota o atribuye un bien conjuntamente a varios legatarios”
(2489).
> Cada uno de los beneficiarios podrá aprovechar proporcionalmente “la parte perteneciente al heredero o legatario cuyo
derecho se frustra o caduca”(ART2489).
El derecho de acrecer procede en la institución de herederos y en los legados.
Fundamento: está dado por la presunta voluntad del causante de beneficiar a todos los llamados sin realizar preferencia entre
ellos. En consecuencia, ante la disposición testamentaria, para determinar si hay o no acrecimiento a favor de otros instituidos,
hay que estar a la voluntad del testador. En el caso en que no sea expresa, debe recurrirse a la interpretación.
Si la redacción no es clara y surgen motivos para dudar acerca de la voluntad del testador, no debe admitirse el acrecimiento.
El derecho de acrecer es el derecho que tiene el heredero o legatario de aprovechar la porción de la herencia de otro
coheredero o colegatario, respectivamente, cuando éstos no quieren o no pueden recibirla.

Requisitos del derecho de acrecer:


a) Llamamiento plural o conjunto: los sujetos beneficiarios deben ser varios y deben ser llamados a una misma herencia o a la
misma parte de ella o al mismo bien. No debe haber asignación de la parte de cada uno de los herederos o legatarios.
b) Porción vacante: es necesario que el colegatario o coheredero no recoja su parte, sea por premoriencia o renuncia, entre
otros. La cuota que no ha sido tomada corresponderá al coheredero o colegatario cuando no medie derecho de repres en esa
cuota.
C)Voluntad del causante: el derecho de acrecer no podrá funcionar si el causante expresamente se ha opuesto a él. Por ejemplo,
el causante estableció una sustitución vulgar para el heredero que no pudo o no quiso recibir la herencia.
Personas a las que se aplica: se otorga a colegatarios o coherederos. Los colegatarios tienen derecho a acrecer cuando el
testador los llama conjuntamente sobre un mismo objeto, sin asignarles parte. En el caso de los herederos, el derecho de
acrecer se da en dos supuestos:
a) Varios herederos llamados a una misma herencia: si alguno de ellos no acepta, su parte acrece a todos los demás por partes
iguales. Por ejemplo: Juan (quien no tiene legitimarios) nombra herederos a sus sobrinos, Lucas, Hernán y Pablo; éste último no
acepta la herencia. En este caso, Lucas y Hernán reciben la porción de Pablo, la que se asignarán en partes iguales.
Ahora bien, no tienen derecho de acrecer los herederos que son instituidos por cuotas, salvo que del testamento deba
entenderse que el testador ha querido darles ese llamado para el caso que no puedan cumplirse las demás disposiciones
testamentarias. Por ejemplo: Lucas, Hernán y Pablo son nombrados herederos por su tío Juan, quien ha asignado al primero la
mitad; al segundo, un cuarto, y al tercero, el cuarto restante. Si Hernán fallece, la regla es que no hay acrecimiento a favor de
Pablo y Lucas. La excepción es que del testamento se desprenda que el llamado ha sido al todo.
b) varios herederos llamados a una misma porción de la herencia.
Institución de herederos con asignación de partes y sin asignación de partes en el mismo testamento:
(2486) Si el testamento instituye uno o varios herederos con asignación de partes y otro u otros sin ella, a éstos corresponde el
remanente de bienes después de haber sido satisfechas las porciones atribuidas por el testador. Si éstas absorben toda la
herencia, se reducen proporcionalmente, de manera que cada heredero sin parte designada reciba tanto como el heredero
instituido en la fracción menor.
-los herederos instituidos sin asignación de partes reciben por partes iguales y son llamados al todo si los otros fallaran en su
vocación/ a los instituidos sin parte les corresponde el remanente de los bienes que quedara luego de dadas las porciones a los
herederos instituidos por el testador con asignación de parte.
p/bproteger a los herederos instituidos sin asignación de parte, se prevé que si las cuotas absorben toda la herencia, deben ser
reducidas para que aquellos reciban tanto como el heredero instituido en la fracción menor.
Conjunciones que dan origen al derecho de acrecer: En el supuesto de que varios herederos sean llamados a una misma
porción de la herencia la ley determina la procedencia del derecho de acrecer en los siguientes casos:
A)-Conjunción re et verbis: esta surge cuando varios herederos son llamados a la misma cuota y en la misma frase. Por ejemplo:
el testamento expresa: “nombro herederos a Soledad y Rogelio en la mitad de mi herencia y a Sofía en la mitad restante”. Si se
frustra el llamado de Soledad acrece solamente Rogelio y viceversa.
B)-Conjunción re tantum: cuando por cláusulas distintas se da el mismo objeto a varios legatarios. Es decir, se llama a varios
herederos a la misma cuota, pero en frases distintas. Por ejemplo, en el testamento se detalla: “nombro heredero de la mitad de
la herencia a Soledad y a Sofía en la otra mitad”. Luego, en otra cláusula expresa: “Sobre la primera mitad, nombro heredero

31
también a Rogelio”. Si se frustra el llamado de Soledad acrece solamente Rogelio y viceversa.
Lo dicho también aplica al derecho de acrecer entre colegatarios unidos por una conjunción, es decir, a los legatarios llamados
conjuntamente a un mismo objeto, sin asignación de partes.
Ahora bien, no hay acrecimiento cuando se establecen cuotas en la conjunción; esto es, cuando varios herederos han sido
llamados a la misma porción, pero se han fijado cuotas en esa porción. Por ejemplo, el testador nombra herederos a Sofía en la
mitad de su herencia, y a Soledad y Rogelio en la otra mitad, asignando un tercio de esa mitad a Soledad y los otros dos tercios a
Rogelio. En este supuesto no hay acrecentamiento entre los llamados conjuntamente, porque se le ha asignado una porción
determinada a cada uno.
Doctrina: si el testador deja sus bienes a sus herederos o una cosa a los legatarios: “por mitades” o “por partes iguales”, no ha
pretendido establecer cuotas que impidan el acrecentamiento. Lo cierto es que habrá que estar a la voluntad del causante en
cada caso a fin de determinar si ha querido o no privar del derecho de acrecer a sus herederos o legatarios.
Efectos del acrecimiento: (2489): Cuando el testador instituye a varios herederos en una misma cuota, o atribuye un bien
conjuntamente a varios legatarios, cada beneficiario aprovecha proporcionalmente de la parte perteneciente al heredero o
legatario cuyo derecho se frustra o caduca. Los favorecidos por el acrecimiento quedan sujetos a las obligaciones y cargas que
pesaban sobre la parte acrecida, excepto que sean de carácter personal. El derecho de acrecer se transmite a los herederos.
-la porción no recogida por el legatario o heredero aprovecha a sus otros colegatarios o coherederos, de manera proporcional.
El acrecentamiento produce sus efectos en el momento en que se produce la vacante, sin necesidad de aceptación de los
coherederos o colegatarios.
Otra consecuencia es que los beneficiados deben asumir las obligaciones y cargas que pesaban sobre la parte acrecida.
El derecho de acrecer se transmite a los herederos. Ej: el derecho de acrecer que tuvo el padre le corresponderá a sus
herederos.
Situación del legado de usufructo: (2490): “ La muerte del colegatario de usufructo, posterior a la del testador, no produce el
acrecimiento de los otros colegatarios excepto disposición en contrario del testamento”. Nada impide la existencia de un
sucesor universal en la nuda propiedad, aunque el usufructo dado a otros de manera conjunta se extienda a la totalidad de los
bienes. El legado de usufructo es una excepción al derecho de acrecer, ya que el fallecimiento de uno de los legatarios favorece
al nudo propietario, salvo que el testador hubiese dispuesto lo contrario.
Principio: la muerte de un colegatario de usufructo, posterior a la muerte del testador, no da derecho de acrecer al resto.
Excepción: la disposición en contrario en la cláusula testamentaria.
El fundamento de tal solución reside en la conveniencia de poner fin a la desmembración de la propiedad.
Fideicomiso testamentario: El testador puede disponer un fideicomiso sobre toda la herencia, una parte indivisa o bienes determinados, y
establecer instrucciones al heredero o legatario fiduciario. La constitución del fideicomiso no debe afectar la legítima de los herederos
forzosos.
El Código Velezano prohibía la sucesión fideicomisaria, pues se consideraba que se afectaba la circulación de la riqueza.
(único q se permite:)Fideicomiso testamentario: es cuando toda la herencia, una parte indivisa o un bien determinado es
recibido por el fiduciario para que lo administre en beneficio de un tercero. Una vez cumplido el plazo o condición (distinto a la
muerte) al que se encuentra sujeto, se transfiere al beneficiario o fideicomisario. Tiene lugar como consecuencia de una
declaración de voluntad.
Personas que intervienen: fiduciante, fiduciario, beneficiario y fideicomisario.
Objeto: toda la herencia, una parte indivisa o bienes determinados.
Plazo de duración: no puede ser mayor a treinta años a contar desde la muerte del testador.
Salvo que el beneficiario fuera una persona incapaz o con capacidad restringida: (aca se prolongara hasta el cese de la
incapacidad)
Se puede Sustituir al fiduciario.

INEFICACIA DE TESTAMENTOS Y DISPOSICIONES


Un testamento o cualquiera de sus disposiciones son ineficaces cuando no producen sus efectos propios, cualquiera fuere la
causa.
La noción genérica de ineficacia se especifica con los conceptos de nulidad, revocación y caducidad, aplicables con relación al
testamento como acto jurídico mortis causa.
Nulidad: se ocasiona por vicios o defectos constitutivos, es decir, concurrentes en el otorgamiento del testamento. Es decir, la
causa de la ineficacia es originaria, vale decir, concomitante con el otorgamiento del acto.
Revocación: es cuando se deja sin efecto el testamento o la disposición testamentaria en virtud de un cambio en la voluntad del
propio testador, sea expresa o presunta. También procede cuando devienen ineficaces las disposiciones testamentarias por
inejecución de las cargas impuestas al gravado o por ingratitud del beneficiario.
Caducidad: se produce ante la falta de alguno de los presupuestos indispensables, después de que se abra la sucesión, para que
el testamento o determinadas disposiciones testamentarias puedan producir sus efectos. Es ocasionada ante una causal de
ineficacia sobrevenida con posterioridad al acto y que es independiente de la voluntad del testador. Puede afectar al testamento
completo o a alguna de sus disposiciones testamentarias.
La ineficacia del testamento siempre es total; en consecuencia, en principio caen todas las disposiciones testamentarias

32
contenidas en él. En cuanto a las disposiciones testamentarias, la ineficacia puede ser total o parcial; en este último supuesto,
las disposiciones no afectadas se mantienen.
La noción de inexistencia en materia testamentaria: Un acto es inexistente cuando falta el acto mismo, aunque pudiera llegar a
tener la apariencia de tal; en consecuencia, no produce efecto jurídico alguno. (no se regulo antes ni actual)
Para la doctrina: es inexistente el testamento cuando carece de los elementos esenciales para su existencia. Supuestos:
A)-Falta de las solemnidades relativas a la esencia misma del testamento: la falta de la firma del testamento por parte del
testador provoca su inexistencia. Esto sucede en el testamento ológrafo, por ejemplo, si es escrito de manera digital, pues una
de las solemnidades en esta forma de testamento es la escritura de puño y letra. En el testamento público, la falta de escribano
implica que el testamento es inexistente como tal.
b)-Testamento no admitido o prohibido: ej nuestro sistema no admite el testamento por poder, por lo tanto, un testamento
realizado de esta manera es inexistente. Otro es el testamento mancomunado, pues aún cuando la voluntad de los sujetos
otorgantes existe, la vinculación de la de cada uno de ellos con la del otro implica que no se trata de la voluntad individual y
desligada de toda otra, que es la que nuestra ley admite como formativa del acto testamentario.
c)-Ausencia absoluta de voluntad de testar: tiene la apariencia del testamento, pero no ha habido voluntad de testar. (la
docente)
d)-Falta de autenticidad: cuando el testamento es falso con relación a la persona que se atribuye. Tal caso ocurriría por la
falsedad material de un testamento ológrafo, producida por la acción de un tercero que ha imitado la firma y letra del presunto
causante.
Distinción con la nulidad: La nulidad es una sanción de la ley que recae sobre un acto jurídico real o existente; es decir, que
reúne los elementos esenciales de tal, esto es: sujeto, objeto y forma. En cambio, la inexistencia es una noción que se aplica a
ciertos hechos que no obstante tener la apariencia de actos jurídicos, no son tales por carecer de algún elemento esencial de
ellos. La inexistencia no se declara, sino que se constata, debe ser verificada por el Ministerio Público Fiscal dentro del proceso
sucesorio. En la nulidad es necesario que se plantee una controversia sobre la validez o no del testamento.

Nulidad: se ocasiona por vicios o defectos constitutivos; es decir, concurrentes en el otorgamiento del testamento.
El criterio de distinción entre nulidad absoluta (el vicio afecta el interés general, orden público) o nulidad relative (vicio atañe al
interes de las partes) se funda en el interés que protege la sanción de ineficacia.
Nulidad total y nulidad parcial: La nulidad de un acto jurídico puede ser completa o sólo parcial. En este segundo caso, la nulidad
de una disposición no perjudica a las demás. Ello permite mantener la validez de las disposiciones testamentarias que no estén
afectadas por la ineficacia de otra u otras.
Análisis de las causales: art. 2467, Prescribe la norma que: “Es nulo el testamento o, en su caso, la disposición testamentaria:
a) por violar una prohibición legal;
b) por defectos de forma;
c) por haber sido otorgado por persona privada de la razón en el momento de testar. La falta de razón debe ser
demostrada por quien impugna el acto;
d) por haber sido otorgado por persona judicialmente declarada incapaz. Sin embargo, ésta puede otorgar testamento en
intervalos lúcidos que sean suficientemente ciertos como para asegurar que la enfermedad ha cesado por entonces;
e) por ser el testador una persona que padece limitaciones en su aptitud para comunicarse en forma oral y, además, no
saber leer ni escribir, excepto que lo haga por escritura pública, con la participación de un intérprete en el acto;
f) por haber sido otorgado con error, dolo o violencia;
g) por favorecer a persona incierta, a menos que por alguna circunstancia pueda llegar a ser cierta”.
Pérez Lasala distingue las siguientes causales:
1.inobservancia de las solemnidades prescriptas por la ley que no se refieren a la existencia misma del testamento: por ejemplo,
falta de fecha en el testamento ológrafo;
2.falta de capacidad del testador: persona que no alcanza la edad para testar o que se encuentra privada de razón;
3vicios que afectan la voluntad del causante: por ejemplo, violencia, dolo y error.
Confirmación Cuando el testamento tuviese vicios de forma, el testador no puede confirmar, pues debe reproducir las
disposiciones del testamento afectado en un nuevo testamento. Ello implica realizar un nuevo testamento perfectamente válido
sin conexión con el nulo.
Si el testamento estuviera afectado de nulidad por una causa distinta al vicio de forma, es posible su confirmación mediante un
nuevo testamento en el que se haya subsanado el vicio invalidante. De este modo, un testamento nulo por haber carecido el
testador de razón al otorgarlo, puede confirmarse cuando la recupere.
Efectos La nulidad del testamento no impide que produzca efectos hasta tanto sea impugnado.
-mantiene su validez respecto a las disposiciones no afectadas de nulidad, salvo cuando es evidente la interdependencia.
Acción de nulidad: podrá ser demandada por cualquier interesado, salvo que, conociendo el vicio, la hubiese ratificado o
cumplido espontáneamente (art 2469). Los legitimados pasivamente son aquellos a quienes beneficia el testamento.
Quien pretende la nulidad, deberá acreditar el vicio o defecto por cualquier medio de prueba. La acción debe plantearse ante el
juez del sucesorio.
Prescripción: rige el plazo genérico de los cinco años.
En el caso de las acciones derivadas del dolo, la violencia y la simulación o en las que corresponden por los actos otorgados por
incapaces, prescriben a los dos años.

33
Revocación de testamentos: es el acto por el cual el testador deja sin efecto una disposición testamentaria anterior.
El testamento es en esencia revocable, atento al carácter unilateral del acto y al hecho de no producir efectos hasta la muerte
del testador. 251: El testamento es revocable a voluntad del testador y no confiere a los instituidos derecho alguno hasta la
apertura de la sucesión. La facultad de revocar el testamento o modificar sus disposiciones es irrenunciable e irrestringible”.
Sino nulo.
La revocación puede ser total o parcial, según que abarque todo el contenido del testamento o solamente algunas de sus
cláusulas.
La revocación podrá provenir de una manifestación de voluntad: *expresa *tácita *legal
--La revocación expresa se da cuando el testador otorga un nuevo testamento, expresando que revoca el anterior. Tal
revocación “debe ajustarse a las formalidades propias de los testamentos” (art 2512). La revocación puede ser realizada por
cualquier forma de testamento.
--La revocación es tácita cuando la ley presume la intención del testador de dejar sin efecto las disposiciones testamentarias.
Realiza disposiciones testamentarias que resultan incompatibles con las dispuestas en aquel; también, cuando destruye el
testamento ológrafo celebrado, o cuando efectúa la venta de la cosa que es objeto del legado.
Prescribe el art. 2513 que el testamento posterior revoca al anterior si no contiene su confirmación expresa.
Para que el testamento posterior revoque al anterior debe ser incompatible con éste.
Por otra parte, puede suceder que las disposiciones del primer testamento puedan coexistir con las del posterior.
--La revocación es legal cuando con posterioridad a la celebración del testamento, se producen hechos que llevan al testador a
revisar las disposiciones testamentarias que realizó. Supuestos:
1)- art. 2514 “el matrimonio contraído por el testador revoca el testamento anteriormente otorgado, excepto que en éste se
instituya heredero al cónyuge o que de sus disposiciones resulte la voluntad de mantenerlas después del matrimonio”. se crean
nuevas afecciones y un vínculo que origina un legitimario que no tenía ese carácter cuando se redactó el testamento
preexistente.
Matrimonio anulado: Si el matrimonio -celebrado luego de la realización del testamento- es posteriormente declarado nulo, el
testamento recobra su validez.
Matrimonio putativo: si tal matrimonio resulta anulado luego de la muerte del testador, el cónyuge supérstite de buena fe
podrá invocar la revocación del testamento ya que para éste rigen las consecuencias establecidas para el matrimonio válido.
2)-Destrucción del testamento ológrafo. art. 2515: dicho testamento debe ser revocado por su cancelación o destrucción, la que
debe haber sido hecha por el testador o por orden suya.
Cuando existen varios ejemplares del testamento, éste queda revocado por la cancelación o destrucción de todos los originales,
y también cuando ha quedado algún ejemplar sin ser cancelado o destruido por error, dolo o violencia sufridos por el testador.
Si el testamento se encuentra total o parcialmente destruido o cancelado en casa del testador, se presume que la destrucción o
cancelación es obra suya, mientras no se pruebe lo contrario.
Las alteraciones casuales o provenientes de un extraño no afectan la eficacia del testamento con tal de que pueda identificarse
la voluntad del testador por el testamento mismo.
No se admite prueba alguna tendiente a demostrar las disposiciones de un testamento destruido antes de la muerte del
testador, aunque la destrucción se haya debido a caso fortuito.
La destrucción se refiere al “destrozo material del testamento ológrafo”; en cambio, “la cancelación tiene lugar cuando en el
texto del testamento se introducen rayas o se colocan inscripciones tales como ‘anulado’ o ‘cancelado’”.
Principio general: la cancelación o destrucción del testamento ológrafo produce la total revocación de la voluntad testamentaria
siempre “que proceda del mismo testador y aparezca cumplidamente probada”
En principio, no hay revocación si existiendo varios ejemplares originales de un testamento, no son todos destruidos. Esta
afirmación admite las siguientes excepciones:
*que alguno de los ejemplares se encontrare en poder de un tercero y esto fue olvidado por el causante;
*cuando se probare la subsistencia de un ejemplar que se sustrajo de la destrucción, siendo irrelevante que la sustracción
responda o no a una conducta dolosa;
Por tanto, que subsistan ejemplares que se consiguieron por error, dolo o violencia no afectan la revocación perseguida por el
causante al destruir el testamento.
--Alteraciones por accidente o por hecho de un tercero: para que la cancelación o destrucción tengan el efecto revocatorio, ellas
deben obedecer a la decisión del testador. No lo tendrán, por tanto, cuando resulten ajenas a su voluntad.
La cancelación o destrucción puede ser total o parcial. Es parcial cuando lo que se destruyó o canceló es una parte del
testamento que puede ser separada. Por tanto, si los elementos esenciales no han sido afectados, el testamento mantendrá su
validez.
La destrucción parcial del testamento presume iuris tantum la revocación mientras no se pruebe lo contrario. Si el testamento
estaba en poder del testador y aparece con desperfectos de importancia, se ha producido un cambio en su voluntad. Quien
alegue la validez de ese testamento debe probar la falta de intencionalidad del testador, pues en contra suya pesa la presunción
de que el testamento guardado por éste, que aparezca alterado de aquella forma, debe ser revocado (presunción de cambio de
voluntad).
Se establece la presunción iuris tantum de que si el testamento total o parcialmente destruido o cancelado se encuentra en casa
del testador, es obra de éste.
3)-Otro de los supuestos es la revocación del legado por transmisión, transformación o gravamen de la cosa. art. 2516: La
transmisión de la cosa legada revoca el legado, aunque el acto no sea válido por defecto de forma o la cosa vuelva al dominio del
testador. El mismo efecto produce la promesa bilateral de compraventa, aunque el acto sea simulado.
34
La subasta dispuesta judicialmente y la expropiación implican revocación del legado, excepto que la cosa vuelva a ser propiedad
del testador. La transformación de la cosa debida al hecho del testador importa revocación del legado.
La constitución de gravámenes sobre la cosa legada no revoca el legado.
A)-Revocación del legado de cosa cierta por su enajenación posterior: Si con posterioridad a la celebración del testamento se
enajena la cosa cierta sea a título oneroso o sea a título gratuito, el legado es revocado. Se refiere a los legados de cosa cierta.
No será aplicable, por tanto, al resto de los legados que no quedarán revocados por la enajenación de cosas particulares.
La revocación resulta de la enajenación, sea el acto a título gratuito u oneroso.
Los actos gratuitos demuestran un cambio en la voluntad de beneficiar. Si la enajenación resultara forzosa, ya sea por ejecución
judicial o por expropiación, el acto no responderá a la voluntad del testador y, por ende, no producirá la revocación del legado.
En definitiva, cualquier acto de disposición que tenga por efecto la transmisión del dominio de la cosa cierta, provoca la
revocación del legado (venta, dación en pago, donación, etc.).
Es necesario que haya sido realizado por el causante o por un apoderado con poder especial.
También es revocado el legado cuando se trate de una venta con pacto de retroventa, ya que el dominio ha sido transmitido con
la salvedad de estar subordinado a una condición resolutoria.
La enajenación sujeta a condición resolutoria provoca la revocación del legado pues se evidencia la intención del testador de
disponer de la cosa.
--Responsabilidad de los herederos, art. 2517: “si la cosa legada se pierde o deteriora por el hecho o culpa de uno de los
herederos, sólo responde del legado el heredero por cuya culpa o hecho se ha perdido o deteriorado”
Mientras la entrega no se haya efectivizado, los herederos son meros tenedores de la cosa con la obligación de restituirla al
dueño (legatario). La responsabilidad es extracontractual y prescribe en el plazo de cinco años (ART 2560)
4)- Otro supuesto está dado por la revocación del legado por causa imputable al legatario. Regula el art. 2520 que: Los legados
pueden ser revocados, a Instancia de los interesados:
A-por ingratitud del legatario que, después de haber entrado en el goce de los bienes legados, injuria gravemente la memoria
del causante. [La revocación no excluye la indignidad; es decir que frente a los legatarios ingratos el sucesor puede optar por
solicitar la revocación del legado o indignidad sucesoria]
B-por incumplimiento de los cargos impuestos por el testador si son la causa final de la disposición. En este caso, los herederos
quedan obligados al cumplimiento de los cargos.
Efectos: El testamento revocado queda privado de todos sus efectos en cuanto acto de disposición de bienes, pero si el acto
contiene otras manifestaciones [reconocimiento de hijos] éstas… no son alcanzadas por los efectos de la revocación, ya que no
quedan privadas de eficacia las declaraciones del testador que configuren una confesión extrajudicial de relaciones jurídicas con
terceros. (no se puede pedir resarcimiento)
-La revocacion responde a la manifestacion de la voluntad del causante en cambio la caducidad obedece a circunstancias que
son ajenas a la voluntad del causante.

Caducidad: Se da cuando ocurren circunstancias ajenas a la voluntad del testador, que originan la extinción de la disposición
testamentaria. Causales:
>Premoriencia del beneficiario: cuando el legatario fallece antes de que muera el testador. Dos supuestos:
A)El instituido fallece con anterioridad a la muerte del testador.
B) La condición suspensiva a la que se encontraba sujeta la institución se cumple con posterioridad a la muerte del instituido.
Excepciones;
-Legado a una persona y a sus herederos: puede suceder que el legado sea conferido al legatario y a sus herederos; en este caso,
si el legatario fallece antes que se produzca la muerte del testador o antes del cumplimiento de la condición suspensiva a la que
se encontraba sujeta la institución, el legado no caduca, sino que pasa a los herederos del legatario.
Es “un caso de sustitución vulgar admitido legalmente”. Rige tanto para el legatario, como para el heredero instituido
-Legados hechos al “título o cualidad de la que el legatario estaba investido, más que a su persona” Ej, legado realizado a favor
del titular de una fundación.
>Perecimiento de la cosa legada: Expresa el art. 2519 que: El legado de cosa cierta y determinada caduca cuando ésta perece
totalmente, por cualquier causa, antes de la apertura de la sucesión o del cumplimiento de la condición suspensiva a que estaba
sometido; también cuando perece por caso fortuito, después de la apertura de la sucesión o del cumplimiento de la condición. Si
la cosa legada perece parcialmente, el legado subsiste por la parte que se conserva.
-el legado debe versar sobre una cosa determinada cuyo perecimiento sucede con anterioridad al fallecimiento del causante.
En cambio, si la cosa perece luego de la muerte del testador, la pérdida es soportada por el legatario; salvo, que se tratara de un
legado subordinado a una condición y el perecimiento por caso fortuito sucediera antes del cumplimiento de la condición.
Si la cosa ha perecido parcialmente, el legado es eficaz por lo que no ha sido afectado.
1-Transformación de la cosa legada: Puede suceder que luego de la celebración del testamento, la cosa legada sufra una
transformación y, en consecuencia, constituya una nueva especie. Ante ello, es dable diferenciar dos situaciones:
A-que la transformación responda a la voluntad del causante: se produce la revocación tácita de la disposición testamentaria.
B-que la transformación se deba a un caso fortuito o al hecho de un tercero: estamos ante un supuesto de caducidad.
En consecuencia, “el legado caduca por la transformación de la cosa por causa ajena a la voluntad del testador, anterior a la
muerte de éste o al cumplimiento de la condición suspensiva” (ART2522).
En el primer caso, el legado es revocado aun en el caso que la cosa legada recobrara la forma que tenía antes de la
transformación. En el segundo, si la cosa legada recuperara su forma original, renacerá el legado.
35
Renuncia del legatario: art. 2521 “el legatario puede renunciar al legado en tanto no lo haya aceptado. Cualquier interesado
puede pedir al juez la fijación de un plazo para que el instituido se pronuncie, bajo apercibimiento de tenerlo por renunciante”
“La renuncia de un legado no puede ser parcial. Si se han hecho dos o más legados a una misma persona, uno de los cuales es
con cargo, no puede renunciar a éste y aceptar los legados libres”.
El beneficiario de un legado puede aceptarlo o renunciarlo. La voluntad del legatario en uno u otro sentido no está sujeta a
formas sacramentales, pudiendo manifestarse en forma expresa o tácita, por escrito o verbal.
…El derecho de opción puede ser ejercido por el legatario, o bien por sus sucesores universales, ya que de producirse el
fallecimiento del primero, el mismo se transmite a sus herederos.
Caracteres de la aceptación:
1.Es lisa y llana: no puede ser sometida a condición o a término…
2.Es indivisible: no puede ser aceptada en forma parcial…
3.Es irrevocable: la doctrina mayoritaria sostiene que la aceptación del legado es irrevocable…
Si el legatario renuncia al legado se produce la caducidad de éste. La renuncia no se presume.
El legatario podrá renunciar al legado en cualquier tiempo, desde la apertura de la sucesión.

EL ALBACEA.
El albacea es la persona designada por el causante con la función de hacer cumplir las disposiciones testamentarias.
Naturaleza Jurídica: La doctrina no es pacífica respecto a la naturaleza del albacea. distintas posiciones:
A) Es un mandatario post mortem del causante: el ejecutor testamentario es el mandatario del causante, designado por él para
hacer cumplir sus disposiciones de última voluntad. Tal mandato presenta las siguientes notas específicas:
*comienza a producir efectos a partir del fallecimiento del mandante;
*el albacea sólo puede ser nombrado en forma expresa y por testamento;
*los albaceas no pueden ser personas inhábiles. Esta es la posición mayoritaria
B) Es un representante:
*según una primera teoría, el albacea representa al difunto;
*para otros, es un representante de la herencia, concebida como persona jurídica;
*una tercera teoría expresa que es un representante de los legatarios (el albacea es designado para protegerlos contra el
incumplimiento de las mandas por el heredero);
*otra teoría considera que es un representante de los herederos;
C)Teoría del oficio: el albaceazgo sería un oficio o cargo establecido en la ley.
D)Teoría de la curatela: el albacea es una “especie de curador de los bienes del causante legados en el testamento”
Caracteres:
Voluntario: el testador puede o no designarlo y el albacea no está obligado a aceptar esa designación.
Personalísimo e indelegable: su designación importa un acto de confianza personal del causante. Por lo tanto, el albacea no
puede delegar el encargo que ha recibido; ni por su muerte pasa a sus herederos. Ello no impide, sin embargo, que el albacea
pueda designar mandatarios para que obren a su nombre, siempre que ellos actúen bajo sus órdenes inmediatas, aun cuando se
hubiese designado albacea subsidiario.
Retribuido: El albacea tiene derecho a honorarios que se gradúan “conforme a la importancia de los bienes legados y a la
naturaleza y eficacia de los trabajos realizados”.
Temporal: ya que su duración está referida al cumplimiento de la misión, sin que la ley haya señalado término a sus funciones.
El cargo del albacea puede o no ser unipersonal: pues el causante puede nombrar a una o más personas para ejercer esa
función
Designación: El albacea sólo puede ser designado por el testador en el testamento. La designación puede realizarse en el mismo
testamento cuya ejecución se quiere asegurar o fuera de éste, pero bajo las formalidades establecidas para los testamentos.
El albacea debe ser individualizado de tal manera que no exista duda sobre su designación.
En los casos que la designación se hace en virtud del cargo o función pública, se entiende que será albacea quien ocupe el cargo
al momento de la ejecución del testamento, cualquiera sea la persona que lo ejerza.
“cuando se nombra a un funcionario público, la designación se estima ligada a la función, cualquiera sea la persona que la sirve”
Art. 2524 pueden ser albaceas:
- “Las personas humanas plenamente capaces al momento en que deben desempeñar el cargo [Podrán ser albaceas: los
menores emancipados y los mayores de edad. Los designados deben ser capaces al momento de ejercer el cargo; esto tiene su
lógica, pues antes de la muerte del causante, no tienen función que cumplir.];
- “Las personas jurídicas;
- “y los organismos de administración pública centralizada o descentralizada”
La facultad de designar albacea es indelegable; en consecuencia, será nula la cláusula testamentaria que disponga que
desempeñará el cargo la persona que sea designada por un tercero.

Atribuciones: art. 2523: Las atribuciones del albacea designado en el testamento son las conferidas por el testador y, en defecto
de ello, las que según las circunstancias son necesarias para lograr el cumplimiento de su voluntad. El testador no puede
dispensar al albacea de los deberes de inventariar los bienes y de rendir cuentas. Si el testador designa varios albaceas, el cargo
es ejercido por cada uno de ellos en el orden en que están nombrados, excepto que el testador disponga el desempeño de todos
36
conjuntamente. En tal caso, las decisiones deben ser tomadas por mayoría de albaceas y, faltando ésta, por el juez.
Si bien el Código Civil y Comercial respeta la voluntad última del causante, ella resulta acotada en dos supuestos:
*imposibilidad de dispensa al albacea del deber de inventariar los bienes legados;
*imposibilidad de dispensa de rendir cuentas por su labor.
En el primer supuesto, será dispensado de efectuar el inventario si los herederos o los legatarios lo hicieron primero.
Esta norma recepta la libertad del testador de designar uno o varios albaceas; así, podemos indicar las siguientes posibilidades:
Albacea único: se designa una sola persona que ejerce el cargo de forma individual.
Albaceas sucesivos: se designan varias personas para que ejerzan el cargo de forma individual, aunque en forma sucesiva. El
albacea que hubiese cesado en su función o hubiese cumplido la labor por la que fue designado, será seguido por el siguiente.
Albaceas conjuntos: se designan varios albaceas para que actúen en forma conjunta. En este caso, las decisiones se toman por
mayoría y si no es posible llegar a una decisión, lo hará el juez.
Por último, si se hubiesen designado varios albaceas a los que se les hubiese dado una tarea o función diferente, cada uno
ejercerá en forma particular el albaceazgo. De esta manera, la responsabilidad por la actuación de uno no afecta a los restantes.

Deberes y facultades.:
Facultades del Albacea: serán las que designe el causante en el testamento o, en defecto de ello, las que según las
circunstancias sean necesarias para lograr el cumplimiento de su voluntad.
Las facultades propias del albacea son las que resultan necesarias para ejecutar el testamento. Por ejemplo, tiene facultad para
exigir a los herederos y legatarios el cumplimiento del cargo que el testador les hubiese impuesto.
El art. 2529 prescribe que “cuando no hay herederos o cuando los legados insumen la totalidad del haber sucesorio y no hay
derecho a acrecer entre los legatarios, el albacea es el representante de la sucesión”; Entre las facultades comunes se
mencionan:
-hacer inventario judicial de los bienes recibidos…
-intervenir en todos los juicios en que la sucesión es parte…
-[administrar] los bienes sucesorios conforme a lo establecido para el curador de la herencia vacante…
-proceder, con intervención del juez, a la transmisión de los bienes que sea indispensable para cumplir la voluntad del causante.
 Deberes del albacea:
*Debe hacer asegurar los bienes que componen el acervo hereditario.
*Debe proceder al inventario de los bienes con citación de los interesados (herederos, legatarios y otros). Habiendo menores,
herederos ausentes o que deban estar bajo curatela, el inventario debe ser judicial. El inventario deberá ser realizado en todos
los casos, ya que el testador no puede dispensar al albacea de tal obligación.
*Debe pagar los legados con conocimiento a los herederos, los que pueden oponerse y, en ese caso, se suspende la ejecución
hasta que se resuelva la controversia. Esto se establece con el fin de proteger la legítima. Es la función típica de ejecución de la
voluntad del causante, pues ejecutar el testamento es esencialmente pagar los legados.
*Debe reservar los bienes suficientes para proveer a las disposiciones del testador y darles el destino correspondiente.
*Debe demandar a los herederos y legatarios el cumplimiento de los cargos que el causante les hubiese impuesto.
*Debe dar cuenta a los herederos de su administración, aunque el testador lo hubiese eximido de hacerlo
 Responsabilidad: “El albacea responde por los daños que el incumplimiento de sus deberes cause a los herederos y
legatarios” (ART 2527) El Código Civil y Comercial sigue el criterio fijado por el Código Velezano.
El Código vigente limita los sujetos ante quienes debe responder el albacea; estos son; los herederos y legatarios.
Facultades de los herederos y legatarios: art. 2528. La regla es que: Los herederos y los legatarios conservan las facultades
cuyo desempeño no es atribuido por la ley o por el testador al albacea. Los herederos pueden solicitar la destitución del albacea
por:
*incapacidad sobreviniente,
*negligencia,
*insolvencia o
*mala conducta en el desempeño de la función
Pedida la destitución, será el juez quien evaluará las circunstancias y las causales en las que se funda tal solicitud.
En cualquier tiempo pueden poner término a su cometido pagando las deudas y legados, o depositando los fondos necesarios a
tal fin, o acordando al respecto con todos los interesados.
Los herederos y legatarios pueden solicitar las garantías necesarias en caso de justo temor por la seguridad de los bienes que
están en poder del albacea. En este supuesto, el albacea podrá dar fianza u otra seguridad para continuar en el ejercicio de su
función.
Remuneración: El albacea tiene derecho a percibir la retribución fijada por el testador o, en su defecto, la que sea
determinada por el juez conforme a:
- “la importancia de los bienes legados y
-la naturaleza y eficacia del trabajo realizado”
En el caso que sea fijada por el testador, el albacea que aceptó el cargo no puede impugnarla ni reclamar una suma mayor ni
renunciar a tal remuneración a fin de solicitar que sus honorarios sean regulados por el juez. Ello se funda en que al aceptar el
cargo consintió las condiciones impuestas en el testamento. La remuneración es una carga de la sucesión.
El art. 2530 nada dice respecto a la posibilidad de que el albaceazgo sea gratuito. Tiene derecho a que se le reembolsen los
gastos incurridos para cumplir sus funciones. Asimismo, si ha realizado trabajos en ejercicio de su profesión que son de utilidad

37
para la sucesión, tiene derecho a que se le paguen los honorarios pertinentes.

Conclusión del albaceazgo: El albaceazgo acaba:


-por la ejecución completa del testamento,
-por el vencimiento del plazo fijado por el testador,
-por la muerte del albacea,
-por su la incapacidad sobreviniente,
-por renuncia, y
-por la destitución ordenada por el jueZ.
Ante el cese de función del albacea designado, si subsiste la necesidad de cubrir la vacancia, el juez lo designará previa audiencia
con los herederos y legatarios.

38
Derecho de daños
Responsabilidad civil y derecho de daños
Responsabilidad civil: obligación de resarcir todo daño injustamente causado a otro. Es necesario que exista un daño causado a
otro. No hay responsabilidad civil sin daño. Ese daño debe ser injusto, lo cual no significa que necesariamente deba provenir de
un acto ilícito (aunque esto sea lo normal) ni, mucho menos, que siempre sea menester culpa en la conducta del agente. Hay
responsabilidad por actos ilícitos, y la hay, también excepcionalmente, en virtud de conductas lícitas; hay responsabilidad con
culpa (responsabilidad subjetiva) y también fundada en parámetros objetivos de atribución (responsabilidad objetiva).
No hay que confundir responsabilidad con “derecho de daños” este no se agota en el resarcimiento, sino que se dirige a las
cuestiones relativas a su prevención, la reparación y, llegado el caso, la punición.
La responsabilidad civil no sólo implica resarcimiento, sino también prevención del daño.
Prelación normativa en el Código Civil y Comercial: art 1709, establece que: En los casos en que concurran las disposiciones de
este Código y las de alguna ley especial relativa a responsabilidad civil, son aplicables, en el siguiente orden de prelación:
a) las normas indisponibles de este Código y de la ley especial;
b) la autonomía de la voluntad;
c)las normas supletorias de la ley especial;
d)las normas supletorias de este Código.
Funciones del derecho de daños: La doctrina distingue tres funciones del derecho de daños: la prevención, la reparación y la
punición.
Principios fundamentales del derecho de daños:
>Neminem laedere (todo daño causado es antijurídico)
>Necesidad de factor de atribución (es un presupuesto de la responsabilidad civil. Justifica)
>Principio de reserva (no existe deber ni transgresión sin norma que lo imponga)
>Principio de prevención (Con la sanción del nuevo Código, este principio se establece como un deber concreto: el deber de
prevención. tres aspectos: i) evitar causar un daño no justificado, ii) adoptar medidas para evitar un daño o disminuir su
magnitud, y iii) no agravar el daño ya producido).
>Principio de reparación plena e integral (razonable equivalencia jurídica entre el daño y la reparación. Está sujeta a cuatro
reglas: a) El daño debe ser fijado al momento de la decisión (ya que en ciertas situaciones al momento de sentenciar el daño es
mayor o menor); b) la indemnización no debe ser inferior al perjuicio; c) la valoración debe realizarse en concreto, y d) la
reparación no puede ser superior al daño sufrido por la víctima.
El derecho de daños en el Código Civil y Comercial y la dispersión normativa: El Código Civil y Comercial contempla la
responsabilidad civil en el Capítulo I del Título V del Libro III. El Libro III se refiere a los Derechos Personales.
El derecho de daños en la ley de defensa del consumidor: el régimen consumeril se encuentra regulado en la ley 24240 y
normas modificatorias. El CCC viene a complementar este sistema de protección jurídica del consumidor, dentro del marco
legislativo vigente. La ley 24240 se mantiene vigente, pero viene a complementarse con las pautas que aporta el nuevo Código.
En relación a la ley 24.240, la responsabilidad por daños está consagrada sus arts. 40 y 40 bis. Los artículos mencionados rezan:
Artículo 40. — Responsabilidad solidaria. Si el daño al consumidor resulta del vicio o riesgo de la cosa o de la prestación del
servicio, responderán el productor, el fabricante, el importador, el distribuidor, el proveedor, el vendedor y quien haya puesto
su marca en la cosa o servicio. El transportista responderá por los daños ocasionados a la cosa con motivo o en ocasión del
servicio.
La responsabilidad es solidaria, sin perjuicio de las acciones de repetición que correspondan. Sólo se liberará total o
parcialmente quien demuestre que la causa del daño le ha sido ajena.
Artículo 40 bis. — Daño directo. El daño directo es todo perjuicio o menoscabo al derecho del usuario o consumidor, susceptible
de apreciación pecuniaria, ocasionado de manera inmediata sobre sus bienes o sobre su persona, como consecuencia de la
acción u omisión del proveedor de bienes o del prestador de servicios. Los organismos de aplicación, mediante actos
administrativos, fijarán las indemnizaciones para reparar los daños materiales sufridos por el consumidor en los bienes objeto de
la relación de consumo. Esta facultad sólo puede ser ejercida por organismos de la administración que reúnan los siguientes
requisitos:
A) La norma de creación les haya concedido facultades para resolver conflictos entre particulares y la razonabilidad del objetivo
económico tenido en cuenta para otorgarles esa facultad es manifiesta;
b) Estén dotados de especialización técnica, independencia e imparcialidad indubitadas;
c)Sus decisiones estén sujetas a control judicial amplio y suficiente.
Este artículo no se aplica a las consecuencias de la violación de los derechos personalísimos del consumidor, su integridad
personal, su salud psicofísica, sus afecciones espirituales legítimas, las que resultan de la interferencia en su proyecto de vida ni,
en general, a las consecuencias no patrimoniales.
Finalmente, el régimen de responsabilidad objetiva por daños derivados de cosas o servicios, actualmente emergente del art. 40
de la ley 24240 (transcripto supra), vendría a complementarse con la sanción del nuevo Código a través de pautas adicionales
incorporadas por el art. 1757 del mismo.
El derecho a la reparación desde la perspectiva constitucional: el derecho a la reparación del daño material o moral
injustamente sufrido fue consagrado como derecho constitucional en diversos fallos de la Corte Suprema, por ejemplo, en la
causa “Aquino”. Esta proclamación del derecho a la reparación como derecho constitucional es un dato más que significativo.
En el caso “Santa Coloma”, la Corte se pronunció en el sentido de que La sentencia apelada lesiona el principio alterum non
laedere que tiene raíz constitucional (art. 19 de la Ley Fundamental) y ofende el sentido de justicia de la sociedad, cuya vigencia

1
debe ser afianzada por el Tribunal dentro del marco de sus atribuciones y en consonancia con lo consagrado en el preámbulo
de la Carta Magna.
¿Qué debemos entender por reparación plena o integral? el tema suele ser conectado con dos cuestiones de relevancia en
materia de indemnización:
>La determinación del contenido del daño: refieren que Se advierte la estrecha vinculación que existe entre el principio de la
reparación plena o integral del daño y el régimen predeterminado de imputación de consecuencias que consagra nuestro Código
Civil (...) Y por vía de contraposición, con otros supuestos, en donde el legislador se aparta del régimen general y consagra, sobre
la base de distintas técnicas jurídicas, una extensión del resarcimiento más acotada.
>Medida del contenido del daño: ella se debe vincular con la idea de equivalencia, que genera dificultades porque se puede
transitar desde una económica y rigurosa a otra más flexible. Determinan cuatro reglas fundamentales: "el daño debe ser fijado
al momento de la decisión, la indemnización no debe ser inferior al perjuicio, la apreciación debe formularse en concreto y la
reparación no debe ser superior al daño sufrido".
-La indemnización comprende la pérdida o disminución del patrimonio de la víctima, el lucro cesante en el beneficio económico
esperado de acuerdo a la probabilidad objetiva de su obtención y la pérdida de chances. Incluye especialmente las
consecuencias de la violación de los derechos personalísimos de la víctima, de su integridad personal, su salud psicofísica, sus
afecciones espirituales legítimas y las que resultan de la interferencia en su proyecto de vida. Art. 1738.
Art. 1740. Reparación plena. La reparación del daño debe ser plena. Consiste en la restitución de la situación del damnificado al
estado anterior al hecho dañoso, sea por el pago en dinero o en especie. La víctima puede optar por el reintegro específico,
excepto que fuere parcial o totalmente imposible, excesivamente oneroso o abusivo, en cuyo caso se debe fijar en dinero. En el
caso de daños derivados de la lesión del honor, la intimidad o la identidad personal, el juez puede, a pedido de parte, ordenar la
publicación de la sentencia, o de sus partes pertinentes, a costa del responsable.
Consecuencias que derivan de atribuir, al derecho a la reparación, carácter de derecho constitucional: La actitud de la Corte
Suprema al asumir una posición de protección a la víctima del daño, reconociendo el derecho a la reparación plena con estándar
constitucional, tiene su norte en la reforma constitucional del año 1994, con la consecuente incorporación a nuestra
legislación de diversos tratados de derechos humanos, así como la interpretación que la jurisprudencia ha efectuado con
relación a tan significativos cambios normativos.
Al constitucionalizar el derecho privado, reconoce con carácter expreso el derecho a la reparación plena. Dice el artículo 1740:
“Reparación plena. La reparación del daño debe ser plena”, y el articulo 1716 completa: “Deber de reparar. La violación del
deber de no dañar a otro, o el incumplimiento de una obligación, da lugar a la reparación del daño causado”.
El citado art. 1740 sienta el principio de la reparación plena en dinero o especie, y en los daños a la intimidad y el honor incluye
la publicación de la sentencia en sentido acorde con la postura de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
Sistemas de responsabilidad civil: Responsabilidad contractual (obligacional) y extracontractual (aquiliana).
El Código Civil de Vélez, al igual que otros de su época, consagró el doble régimen de responsabilidad.
-La responsabilidad obligacional: es de carácter específico y regula el incumplimiento de una obligación preexistente sin
importar la fuente. se sustituye por vía de modificación el objeto de la prestación debida o se adiciona a la obligación
preexistente.
Ej: María y Juan se están por casar, contratan un servicio de catering y la empresa no cumple con la obligación de servir la
bebida y la comida el día del casamiento. En este caso, se configurará un incumplimiento definitivo y podrán solicitar el
resarcimiento correspondiente al daño y perjuicio sufrido. De ese modo, el objeto de la prestación originaria (el servicio de
catering) será sustituido por la suma de dinero que la empresa de catering deberá pagar a los damnificados.
-La responsabilidad extracontractual: para el régimen de Vélez, era de carácter residual, ya que implica la lesión al deber general
de no dañar a otro. El deber de resarcir el daño implica una nueva relación jurídica obligatoria. Ej: un peatón que, al cruzar la
calle, se ve embestido por un ómnibus. Dado que no hay una relación obligatoria preexistente entre el peatón y la empresa de
transporte (por eso extracontractual). Por el contrario, si el lesionado hubiera sido transportado por la empresa de transporte, al
existir una relación obligatoria preexistente (contrato de transporte), la responsabilidad será, por regla, obligacional.
Sistema normativo adoptado por el Código Civil y Comercial
El nuevo Código Civil y Comercial las regula conjuntamente (sigue código Vélez). El Art 1716 dispone: "Deber de reparar. La
violación del deber de no dañar a otro, o el incumplimiento de una obligación, da lugar a la reparación del daño causado,
conforme con las disposiciones de este Código". Se rigen por idénticas reglas ambos supuestos, los arts. 1708 a 1780 se aplican
indistintamente.
> Consecuencias de la unificación:
-Plazo de prescripción liberatoria: El nuevo art. 2561 in fine establece un plazo común de tres años para la prescripción del
"reclamo de la indemnización de daños derivados de la responsabilidad civil".
El plazo de prescripción es único y fijado en tres años.
Extensión del resarcimiento: El art. 1726 declara resarcibles las consecuencias inmediatas y las mediatas previsibles, lo cual es
aplicable a ambas responsabilidades.
-Curso de los intereses accesorios a la obligación de reparar: comienza desde que se produce cada perjuicio.
>Diferencias subsistentes a pesar de la unificación: se mantiene en relación a la distinta estructura del hecho generador del
deber de reparar.
1)En relación a la antijuridicidad: extracontractual, este elemento es atípico es decir deriva del deber de no dañar a otro /
contractual existe un deber previo, una obligación especifica que se incumple. art. 1749 del CCC distinguen ambas.
2)En relación al factor de atribución: extracontractual o aquiliana el deber general de no dañar obliga a todas las personas sin
determinación, estamos obligados a “no dañar a otro/ La contractual la obligación asumida es un vínculo que constriñe a uno

2
sujetos determinado a cumplir cierta conducta en relación a otro u otros, en todos los casos determinados o determinables. la
responsabilidad deriva de la de deudor de la obligación (Picasso 2014)
3)En relación al caso fortuito: el caso fortuito exonera de responsabilidad en lo extracontractual rompe o fractura el nexo causal
entre el hecho del sujeto y el daño, y desplaza la autoría hacia ese evento imprevisible o irresistible/ obligacional, se trata de
evaluar la incidencia que el caso fortuito tiene en la posibilidad de cumplir la obligación.
4)En relación a la previsibilidad contractual: quedando excluida la responsabilidad aquiliana y solo se aplica s la contractual
5)En la ejecución de la obligación por un tercero: en la responsabilidad contractual el hecho q daña es el incumplimiento el q
hace responsable al deudor, cualquiera sea la persona que de hecho haya materializado la inejecución del plan prestacional/
responsabilidad extracontractual —donde el responsable indirecto responde por el hecho de otro, como sucede con el principal
por el hecho de su dependiente, o con los padres por el hecho de sus hijos
6)En relaciona la edad a la que se adquiere el discernimiento se distingue la edad a la que se adquiere el discernimiento para los
actos lícitos y para los ilícitos. Para los actos ilícitos se sigue adquiriendo a los diez años –tal como en el Código de Velez- pero
para los lícitos se obtiene a los trece. (un año antes q cc de Vélez)
7)Ley aplicable a los casos con elementos internacionales conforme el art. 2651 del Código Civil y Comercial, rige la autonomía
de la voluntad “Los contratos se rigen por el derecho elegido por las partes en cuanto a su validez intrínseca, naturaleza, efectos,
derechos y obligaciones por el derecho elegido por los contratantes”. En defecto de elección por las partes, se aplica la ley del
lugar de cumplimiento o, de no poder determinarse este, la del lugar de celebración del contrato (art. 2652). Pero en el caso de
implicar responsabilidad aquiliana por actos ilícitos se aplica la ley del país donde se produce el daño, independientemente de
aquel donde haya tenido lugar el hecho generador. Sin perjuicio de ello, cuando el sindicado como responsable y la víctima
tienen su domicilio en el mismo país en el momento en que se produzca el daño, se aplica el derecho de ese estado.
8)Daños a la persona. Desaparición de la obligación de seguridad en el derecho común: ahora regidos por la legislación especial
tuitiva de los consumidores y usuarios y porque la unificación de la responsabilidad civil torna aplicables al ámbito del contrato
las disposiciones referidas a la responsabilidad objetiva por riesgo (arts. 1757 y 1758)/ la reparación del daño se regirá, según
los casos, por los arts. 1749 (responsabilidad por culpa o dolo) o 1757 y 1758 (riesgo), según se hayan empleado o no cosas
viciosas o riesgosas para ejecutar la obligación, o bien que la actividad desplegada por el deudor pueda o no calificarse en sí
misma como peligrosa en los términos del art. 1757. Si los daños a la persona fueron ocasionados por un dependiente del
deudor, se aplicará el art. 1753.
La cuestión en las relaciones de consumo: el nuevo código regula los contratos de consumo, pero deja subsistente el régimen
establecido por la ley 24240, con lo cual ambos regímenes se complementan.
-el régimen de responsabilidad objetiva por daños derivados de cosas o servicios, actualmente emergente del art. 40 de la ley
24240, vendría a complementarse con la sanción del nuevo código a través de pautas adicionales incorporadas por el art. 1757
del CC.
La Ley de Defensa del Consumidor, el eje pasa por la relación de consumo, no por el contrato, (art. 42, CN), entendida como el
vínculo que se establece entre el consumidor o usuario y el proveedor de bienes o servicios para su consumo final (arts. 1, 2 y 3,
ley citada); es claro que la obligación de seguridad que esa norma consagra en su art. 5, a cargo del proveedor, rige incluso en
casos en que no existe contrato, bastando la existencia de un mero contacto social entre consumidor y empresario. A su vez, el
art. 40 de la ley 24240 responsabiliza a todos los integrantes de la cadena de producción y comercialización de un producto o
servicio riesgoso, sin distinguir tampoco entre responsabilidad contractual y extracontractual, y englobando en sus disposiciones
–entre otros- tanto al fabricante como al vendedor directo de la cosa o servicio.
Esta normativa es aplicable a cualquier contratación, sea a título gratuito u oneroso, en la que participen el consumidor o el
proveedor de bienes o servicios, sin que interese el objeto contractual, lo cual incluye todas las situaciones en las cuales el
sujeto consumidor o usuario puede ser afectado. Esto es antes, durante y luego de contratar, tanto por medio de un ilícito
extracontractual o de un incumplimiento obligacional. En efecto, si bien el contrato es una de las fuentes de obligaciones, no es
la única forma que puede generar la obligación resarcitoria.
-Responsabilidad precontractual y poscontractual: El CCC ha incorporado la idea de responsabilidad precontractual.

DOCTRINAS CONTRACTUALISTAS DOCTRINAS EXTRACONTRACTUALISTAS


Fundamentos:
VON IHERING Se plantea el caso de una compraventa
en la cual el futuro comprador incurre en un error -La responsabilidad es de tipo aquiliano. En Argentina
esencial al formular la oferta consignando una cantidad apoyan estas ideas BUSSO, COLMO y LAFAILLE, fundamento
superior a la deseada. Una vez probado el error, el Art. 1109 C.C. considerando la ruptura intempestiva un
contrato se anula. La pregunta es quién soporta los supuesto de hecho culposo.
gastos que se produjeron con motivo del contrato (vgr.
Fletes, embalaje, etc.). Ihering señala que la culpa se - WINSCHEID el retiro de la oferta constituye un caso de
produjo previo a la formación del contrato como responsabilidad legal. Otros consideran que tiene su fuente
consecuencia de la conducta de una de las partes, en la voluntad unilateral y también en el abuso del
mientras estaba por contratar. A esto lo llamó culpa “in derecho.
contrayendo” consistente en violar la diligencia que las
partes deben observar antes de estar celebrado el -El C.C. Argentino no contempla este tipo de
contrato. El deber de diligencia comienza con la oferta. responsabilidad, sin embargo pareciera que no escapa del
Las tentativas anteriores no generan responsabilidad. artículo 1109 debido a la conducta culposa del negociador

3
La responsabilidad es de tipo contractual. La extensión que se aparta de las tratativas o en razón de motivar la
del resarcimiento es del “interés negativo”(o “de celebración de un contrato con causas de nulidad. Por tal
confianza” consiste en el daño sufrido por haber razón debe resarcir el daño de la contraparte.
confiado en la validez el negocio). El “interés positivo”
o de “incumplimiento” es el que tiene un acreedor - Se excluyen de estos principios los casos que se rigen
ante el incumplimiento de un contrato válido. En expresamente por ley debido al ius revocandi en materia
consecuencia se deberá el daño sufrió, poniéndolo en de ofertas contractuales (art. 1150 y 1156 C.C.) Artículo
las condiciones que se hallaría de no haberse realizado 1056: "Los actos anulados, aunque no produzcan los
las tratativas que llevaron al contrato nulo. efectos de actos jurídicos, producen sin embargo, los
efectos de los actos ilícitos, o de los hechos en
FAGELLA rechaza las ideas de Ihering. Divide el general, cuyas consecuencias deben ser reparadas". Ello
período anterior a la celebración contractual en dos permite considerar que en estos casos son aplicables las
etapas. 1º) antes de que se produzca la oferta y está normas que rigen la responsabilidad extracontractual en
subdividida en dos etapas: a) negociaciones cuanto a la extensión delresarcimiento.
preliminares y b) negociación que tiene por objeto
concretar la oferta definitiva. 2º) entre la oferta y la Por tales razones, la reparación alcanzaría a aquellos
celebración del contrato. En cualquiera de estos daños que sean consecuencias inmediatas y mediatas
momentos puede existir responsabilidad si la ruptura del comportamiento culposo del contratante (art. 901 a
de las negociaciones es intempestiva. La justificación 904 C.C). En cuanto al lucro cesante, también deberá ser
no reside en la culpa, sino en la lesión de un acuerdo motivo del resarcimiento siempre que constituya un daño
expreso o tácito de las partes de entablar cierto. De tal modo habrá que determinar la mayor o
negociaciones. No requiere culpa ni dolo, la mera probabilidad de ganancia, lo cual implicará el
separación arbitraria e injustificada alcanza. La resarcimiento por “pérdida de chance”.
extensión del resarcimiento incluye el daño emergente,
pero no el lucro cesante.
La doctrina francesa que comparte la tesis
contractualista está compuesta por Saleilles,
Demolombe y Planiol.

Requisitos. Principios: el CCC rompe la tradicional distinción entre responsabilidad contractual y extracontractual, y establece, al
tratar los deberes de conducta de las partes en las tratativas, dos deberes específicos y concretos.
1)El principio de buena fe. Reza el art. 991: Deber de buena fe. Durante las tratativas preliminares, y aunque no se haya
formulado una oferta, las partes deben obrar de buena fe para no frustrarlas injustificadamente. El incumplimiento de este
deber genera la responsabilidad de resarcir el daño que sufra el afectado por haber confiado, sin su culpa, en la celebración del
contrato.
Requiere adecuada comunicación, advertencia leal, aviso razonable, entre otros.
2)El principio de confidencialidad. Refiere a la discreción en el manejo de la información a la cual ciertos individuos acceden por
causa de su profesión. Art. 992: Deber de confidencialidad. Si durante las negociaciones, una de las partes facilita a la otra una
información con carácter confidencial, el que la recibió tiene el deber de no revelarla y de no usarla inapropiadamente en su
propio interés. La parte que incumple este deber queda obligada a reparar el daño sufrido por la otra y, si ha obtenido una
ventaja indebida de la información confidencial, queda obligada a indemnizar a la otra parte en la medida de su propio
enriquecimiento.
>>Legitimación activa: Las futuras partes contratantes.
-La responsabilidad post-contractual: En el Derecho Romano ya se consideraba al contrato como una de las fuentes de
obligaciones. Normalmente luego de la celebración de un contrato, las partes ejecutan sus obligaciones, para luego dar
por cumplido dicho contrato. De allí que el concepto de responsabilidad postcontractual parece extraño a la
circunstancia antes expresada.
Alguna doctrina ha expresado que la responsabilidad postcontractual es aquella que surge ya sea luego del
contrato, o lateral a él, cuando se violan los deberes de fidelidad de un dependiente, y que esta circunstancia
genera una obligación resarcitoria.
TEORÍAS EXTRACONTRACTUALISTAS TEORÍAS CONTRACTUALISTAS
Le Tourneau y Cadiet debido a que el contrato se Alterini: el carácter de postcontractual denota simplemente la
encuentra extinguido, la responsabilidad cuestión temporal, o en otras palabras lo que es ulterior al
postcontractual tiene que ser extracontractual, cumplimiento de las obligaciones principales de un contrato.
con fundamento en el deber genérico de no Eso no quiere decir que tales obligaciones secundarias o
dañar (art. 1109 C.C.). accesorias sean extrañas al contrato. De allí se infiere que dicha
Sin embargo, no parece razonable ya que la teoría responsabilidad es netamente contractual.
extracontractualista se funda en el caso de un La responsabilidad por lo dicho anteriormente, tanto cuando
contrato que no ha existido. En este caso, el se haya pactado especialmente una cláusula de éstas como
contrato ha existido, ha sido válido, y alguna de cuando no, sería contractual. Esto se debe a que la obligación
sus obligaciones perdura, de tal forma que se de ajustarse a la buena fe continúa aún luego de estar
genera una responsabilidad postcontractual. extinguido elcontrato.

4
La extensión del resarcimiento va a incluir el daño emergente (todos los gatos que haya tenido que realizar el
damnificado), y el lucro cesante siempre y cuando el mismo sea cierto, aún en calidad de pérdida de chance.

Para que se configure la responsabilidad civil, existen presupuestos que deben estar presentes. Ellos son: el daño, la
relación de causalidad, el factor de atribución (objetivo o subjetivo) y la antijuridicidad.
(Son condiciones de existencia necesaria y suficiente para configurar la obligación de reparar).
__________________________________________________________________________________________________
Sub-eje temático 1: PRESUPUESTOS DE LA RESPONSABILIDAD

EL DAÑO RESARCIBLE
Es el primer presupuesto o elemento de la responsabilidad civil.
-El daño: art. 1737: "Hay daño cuando se lesiona un derecho o un interés no reprobado por el ordenamiento jurídico, que
tenga por objeto la persona, el patrimonio, o un derecho de incidencia colectiva". (antes no estaba previsto en el cc)
-Distinción del daño con la indemnización El codificador del CCC los distingue:
Artículo 1738.- Indemnización. La indemnización comprende la pérdida o disminución del patrimonio de la víctima, el lucro
cesante en el beneficio económico esperado de acuerdo a la probabilidad objetiva de su obtención y la pérdida de
chances. Incluye especialmente las consecuencias de la violación de los derechos personalísimos de la víctima, de su
integridad personal, su salud psicofísica, sus afecciones espirituales legítimas y las que resultan de la interferencia en su
proyecto de vida.
Requisitos del daño resarcible: a) cierto; b) personal; c) subsistente
art. 1739: "Para la procedencia de la indemnización debe existir un perjuicio directo o indirecto, actual o futuro, cierto y
subsistente".
El daño debe ser cierto: es decir cuándo puede constatarse su existencia en forma cualitativa, aun cuando no pueda
determinarse su magnitud con precisión. Es lo opuesto a un daño eventual o hipotético, que no es aptos para generar
resarcimiento. El daño debe existir, debe ser real, efectivo.
La pérdida de chance Se configura cuando se frustra una posibilidad de obtener un beneficio, o evitar un menoscabo
El daño debe ser personal: Sólo la persona que sufre el perjuicio patrimonial o moral de modo directo o indirecto, se
encuentra en posición de demandar la reparación. El daño personal puede ser directo (el titular del interés afectado es la
víctima del ilícito) o indirecto ( el perjuicio propio alegado por el acto es consecuencia de una afectación a bienes
patrimoniales o extrapatrimoniales de otra persona, ej daño por muerte de un hijo)).
Este requisito exige que la lesión recaiga sobre un interés propio (ya sea patrimonial o moral); es decir, solamente podrá
reclamar la reparación la persona que ha sufrido el perjuicio.
>>>>> Lesión a un simple interés no ilegítimo: es suficiente una lesión a un interés o expectativa, patrimonial o espiritual, no
reprobado por el derecho, esto es, a un simple interés de hecho no ilegítimo. Posturas:

LESIÓN A UN DERECHO SUBJETIVO O A UN INTERÉS LESIÓN A UN SIMPLE INTERÉS NO ILEGÍTIMO


JURÍDICAMENTE PROTEGIDO
Requiere para la configuración del daño resarcible Doctrina más flexible, considera suficiente para la
la lesión a un interés jurídicamente protegido o a configuración del daño resarcible que el hecho dañoso
un derecho subjetivo. lesione un interés no ilegítimo. Postura que guarda
-Premisa: Evitar que existan excesivos mayor armonía con la letra y el espíritu de nuestro
damnificados a raíz de un hecho dañoso. sistema jurídico, y con los principios modernos del
-Dicen sustentar esta postura: derecho de daños.
a) Respecto del daño patrimonial en el art. 1068 Existen muchos ejemplos que ilustran la importancia de
C.C. como limitación al art. 1079 del C.C. esta visión. Entre ellos el caso del menor huérfano que es
b) Respecto del daño moral ponen énfasis en el art. cuidado, sostenido, alimentado y educado por un pariente.
1078 C.C. y su limitación en materia de legitimados Ante la muerte del mismo, motivo de un hecho ilícito del
Estos tres artículos son citados conforme la cual es responsable un tercero, parece lógico admitir que
designación en el régimen del Código Civil el daño del menor debe ser resarcible.
derogado.
Actualmente la norma refiere a un “derecho” o un “interés no reprobado por el ordenamiento jurídico” (art. 1737).
Según Picasso, es precisamente este argumento el que permite al conviviente para reclamar daño moral; pues si bien no tiene
un interés legítimo (como el de los herederos) tiene un interés licito afectado por el fallecimiento de su compañero.
 Subsistencia del daño El daño debe subsistir al momento de sentenciar, si ha sido indemnizado con anterioridad al
dictado de la sentencia (sea por pago o por cualquiera de los modos extintivos de las obligaciones) la pretensión de
reparación no corresponde.
Prueba La prueba del daño patrimonial y de su cuantía pesa sobre quien alega su existencia. Rige la amplitud en los
medios probatorios. Se debe probar la cuantía y la calidad del mismo
Daño y amenaza de daño Para que exista responsabilidad civil es necesaria la causación de un daño por regla, ya que
el mismo constituye un presupuesto básico para su configuración. Sin perjuicio de ello, la amenaza de daño puede
tener consecuencias jurídicas especialmente en cuestiones de derecho ambiental.

5
-La unificación del régimen (aquiliana y obligacional) y el daño resarcible
El art. 1716 establece el deber de reparar ante: i) la violación del deber de no dañar a otro, o ii) el incumplimiento de una
obligación.
Esto implica que, cualquiera sea el origen de la infracción, se debe reparar, con lo cual se unifican sus presupuestos y efectos
generales.
-violar el deber genérico de no dañar.
-Al incumplirse una obligación, dos obligaciones: la preexistente y la indemnización nacida por el incumplimiento.
La reparación, sea de fuente contractual o aquiliana, debe supeditarse a las consecuencias causales resarcibles a las que aluden
los arts:
1726.- Relación causal. Son reparables las consecuencias dañosas que tienen nexo adecuado de causalidad con el hecho
productor del daño. Excepto disposición legal en contrario, se indemnizan las consecuencias inmediatas y las mediatas
previsibles.
1727.- Tipos de consecuencias. Las consecuencias de un hecho que acostumbran a suceder según el curso natural y ordinario de
las cosas, se llaman en este Código “consecuencias inmediatas”. Las consecuencias que resultan solamente de la conexión de un
hecho con un acontecimiento distinto, se llaman “consecuencias mediatas”. Las consecuencias mediatas que no pueden
preverse se llaman “consecuencias casuales”.
1725: “Valoración de la conducta. Cuanto mayor sea el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor
es la diligencia exigible al agente y la valoración de la previsibilidad de las consecuencias”.
Cuando existe una confianza especial, se debe tener en cuenta la naturaleza del acto y las condiciones particulares de las partes.
La norma alude a “previsibilidad de las consecuencias” consideradas por las partes al contratar, pues luego alude a las
“condiciones particulares de las partes”, o a la “especial confianza entre las partes”.

Diferentes clases de daños:


Daño patrimonial y daño moral
El daño puede ser de naturaleza patrimonial, o extrapatrimonial (moral). El daño resarcible es el detrimento de valores
económicos o patrimoniales (daño patrimonial) o una minoración en la subjetividad de la persona de existencia visible
(daño extrapatrimonial o moral).
Un mismo hecho dañoso cual puede ser la mutilación de ambas piernas por parte de un joven de 25 años con
motivo de un accidente laboral, va a generar un daño patrimonial, consistente en el daño emergente (gastos
hospitalarios, prótesis, atención médica, etc.), lucro cesante (el salario que deje de percibir), etc.; y el daño moral,
minoración subjetiva sufrida, detrimento en su forma de sentir y pensar, con motivo del accidente.
Otras clasificaciones de daño (daño emergente y lucro cesante, compensatorio y moratorio, intrínseco y extrínseco,
común y propio, directo e indirecto, previsible e imprevisible, y actual y futuro).
Daños indemnizables, el CCC dispone:
La indemnización comprende la pérdida o disminución del patrimonio de la víctima, el lucro cesante en el beneficio
económico esperado de acuerdo a la probabilidad objetiva de su obtención y la pérdida de chances. Incluye
especialmente las consecuencias de la violación de los derechos personalísimos de la víctima, de su integridad
personal, su salud psicofísica, sus afecciones espirituales legítimas y las que resultan de la interferencia en su proyecto
de vida.
Art. 1741: Está legitimado para reclamar la indemnización de las consecuencias no patrimoniales el damnificado directo. Si del
hecho resulta su muerte o sufre gran discapacidad también tienen legitimación a título personal, según las circunstancias, los
ascendientes, los descendientes, el cónyuge y quienes convivían con aquél recibiendo trato familiar ostensible. La acción sólo se
transmite a los sucesores universales del legitimado si es interpuesta por éste. La salud, al igual que la estética, el proyecto de
vida, la vida de relación, etc., representan bienes de carácter personalísimo que resultan ser asientos de derechos subjetivos,
pero que no pueden ni deben ser resarcidos autónomamente y per se. Un daño será tal en sentido jurídico, en la medida que, sin
estar justificado, afecte algún interés y, además, provoque consecuencias; caso contrario, nos encontraremos ante
menoscabos.
Cuando hay un daño a la salud, debemos determinar si el mismo sólo afecta un interés extrapatrimonial de quien lo padece o si,
por el contrario, también afecta un interés de carácter patrimonial de éste (v. g., gastos de medicamentos, atención médica,
tratamientos de rehabilitación, lucro cesante).
Daño con consecuencias no patrimoniales  hace referencia al daño que provoca la lesión a intereses espirituales de un sujeto.
Daño emergente y lucro cesante:
Lo que se computa al indemnizarse la disminución sufrida por la víctima es: a) el lesivo desequilibrio espiritual que la invalidez
supone (daño moral) b) las erogaciones que demanda la pérdida o deterioro en la victima (daño emergente) y c) las ganancias
dejadas de percibir o afectación de las aptitudes productivas de la persona (lucro cesante y pérdida de chance).
 El daño emergente consiste en el perjuicio o menoscabo efectivamente sufrido, en el empobrecimiento
disminución o minoración patrimonial que produjo el hecho dañoso. Ej: gastos médicos, farmacéuticos y
por transporte (daño emergente).
 Lucro cesante se configura con la pérdida del enriquecimiento patrimonial razonablemente esperado,
entendido como una frustración de ventajas, utilidades o ganancias. Ej: disminución en la “aptitud
laborativa o productiva”.
-Incapacidad “laborativa”: aquella en la que se computan “las potencialidades productivas del sujeto, es
decir la dimensión económica o material de su existencia”.

6
 Perdida de chances lo que se frustra es la probabilidad o expectativas de ganancias futuras. Aquí no se
indemniza todo el beneficio o ganancia esperada por la victima (pues eso es lucro cesante) sino que el
objeto es indemnizar la oportunidad perdida. Ejemplo de pérdida de chance es el jugar de futbol que no
puede continuar con su carrera profesional.
 Daño Actual y futuro
-Daño actual o presente es el ya ocurrido al tiempo en que se dicta la sentencia. Son los
perjuicios presentes o los que haya sufrido la víctima. Por ejemplo, los gastos médicos.
-El daño futuro es el que todavía no ha sucedido y puede o no suceder; su futuro es incierto. Más allá de que sea futuro, hay un
alto grado de probabilidad de que suceda. Por ejemplo, la disminución de alguna ganancia derivada de la incapacidad sufrida,
como las sesiones de fisioterapia que deberá abonar la víctima para recuperarse de la lesión.
Daño inmediato y mediato
-Es inmediato el que deriva del incumplimiento en sí mismo o del ilícito extracontractual, es decir, aquél respecto del cual el
incumplimiento o la violación al deber de no dañar es la causa próxima. Resulta del curso natural y ordinario de las cosas
-Es daño mediato el que resulta solamente de la conexión de un hecho con un acontecimiento distinto. Resulta de la conexión
de un hecho con un acontecimiento distinto.
Daño Previsible e imprevisible
-El daño es previsible cuando, empleando la debida atención y conocimiento de la cosa, se haya podido preverlo. son los que el
autor del acto ha considerado posibles al contraer la obligación o ejecutar el acto
-El daño es imprevisible cuando no ha podido ser previsto. Son los que no han sido considerados en los casos expuestos. Se
analiza la actuación concreta del sujeto.
La pérdida de chances y daño al interés positivo y daño al interés negativo
Daño al interés positivo: el interés que el contratante tiene en la ejecución de un contrato, interés que, en el caso de
inejecución de éste, debe ser satisfecho indemnizándose el daño emergente y el lucro cesante.
El daño al interés negativo está relacionado con el interés que se tiene en la no conclusión del contrato, comprendiendo la
indemnización de éste todo lo que el damnificado tendría si no se hubiera concertado el contrato nulo y que pueda abarcar
también el daño emergente y el lucro cesante. se compone por todos los daños sufridos por el acreedor a causa de haber
confiado en la vigencia de un contrato que no se concretó, que se extinguió o que resultó inválido.
-Daños en la responsabilidad contractual: a) daño por mora y por inejecución definitiva. Relaciones entre la prestación
incumplida y la reparación del daño; b) daño intrínseco y extrínseco; c) daño común y daño propio
Cabe realizar la distinción entre prestación originaria incumplida y el perjuicio derivado del incumplimiento.
Reparación del daño. La reparación del daño, cuando procede, queda sujeta a estas disposiciones:
a)el daño debe ser reparado en los casos y con los alcances establecidos en este Capítulo, en el Título V de este Libro, y en las
disposiciones especiales para cada contrato;
b)la reparación incluye el reembolso total o parcial, según corresponda, de los gastos generados por la celebración del contrato
y de los tributos que lo hayan gravado;
c)de haberse pactado la cláusula penal, se aplica con los alcances establecidos en los artículos 790 y siguientes.
-Acumulabilidad del daño moratorio. Artículo 1747 del Código Civil y Comercial: El resarcimiento del daño moratorio es
acumulable al del daño compensatorio o al valor de la prestación y, en su caso, a la cláusula penal compensatoria, sin perjuicio
de la facultad morigeradora del juez cuando esa acumulación resulte abusiva.
Daños en la responsabilidad extracontractual:
A) daño directo e indirecto
Daño directo: Son los daños patrimoniales padecidos directamente en el patrimonio de la víctima.
Daño indirecto es aquel que afecta bienes jurídicos extra patrimoniales vinculados con el derecho a la personalidad (1740).
Ambos daños (directo e indirecto) pueden generar daños patrimoniales o extra patrimoniales. En su segunda aserción, los
directos son los que sufre la víctima del ilícito, y los indirectos, los que reclama una persona distinta.
--Requisitos. Para la procedencia de la indemnización debe existir un perjuicio directo o indirecto, actual o futuro, cierto y
subsistente. La pérdida de chance es indemnizable en la medida en que su contingencia sea razonable y guarde una
adecuada relación de causalidad con el hecho generador.

Daño moral
Es la minoración en la subjetividad de la persona, que la afecta dañosamente en el espíritu, en su desarrollo y en su capacidad de
entender, querer o sentir, con motivo de una lesión a un interés no patrimonial. En consecuencia, podemos decir que la persona
padece un modo de estar diferente y “anímicamente perjudicial”.
1-Doctrina que niega que el daño moral sea reparable:
a) Tesis negativa clásica: Contrario a lo ético. Permitiría un enriquecimiento indebido de la víctima. Es escandaloso.
b) Tesis negativa moderna: Consideraban al daño moral otra manifestación del capitalismo.
2-Doctrina de la pena o sanción ejemplar. Lo admite como pena civil. Para que el ofensor se abstenga de realizar actos similares
(preventiva para con la comunidad)
3-Doctrina del “resarcimiento” del daño moral: carácter netamente resarcitorio. Es una solución justa y equitativa, ya que
atiende a la situación de la víctima en razón de su daño.
Regulación del daño moral en el derecho privado argentino. El nuevo Código Civil y Comercial
Independientemente de la causa originaria de la obligación de indemnizar, ya sea que se trate de hechos ilícitos o que tenga

7
como fuente generadora un incumplimiento contractual, el daño moral era reparable, para el Código Civil derogado.
En el CCC, el daño es no sólo la lesión de un derecho individual personalísimo o patrimonial o de un derecho de incidencia
colectiva, sino también la lesión a un “interés no reprobado por el ordenamiento jurídico”.
-La indemnización comprende tanto el menoscabo patrimonial como el extrapatrimonial.
Dice el artículo 1738: La indemnización comprende la pérdida o disminución del patrimonio de la víctima, el lucro cesante en el
beneficio económico esperado de acuerdo a la probabilidad objetiva de su obtención y la pérdida de chances. Incluye
especialmente las consecuencias de la violación de los derechos personalísimos de la víctima, de su integridad personal, su salud
psicofísica, sus afecciones espirituales legítimas y las que resultan de la interferencia en su proyecto de vida.
Habrá daño extrapatrimonial cuando se afecte un derecho subjetivo de tal naturaleza que tenga "proyección moral", o toda vez
que se lesione un interés extrapatrimonial susceptible de reparación, comprendiendo los derechos individuales e incluso los
derechos de incidencia colectiva.
Daño moral y legitimación
(c. de Vélez Se admitía la reparación del denominado "daño moral" sólo para el damnificado directo, y, en caso de su fallecimiento, se la
concedía sólo a los herederos forzosos, excluyendo a quienes experimentan un perjuicio a raíz del hecho ej: los convivientes no tenían
legitimación para reclamar daño moral en caso de fallecimiento).
En el art. 1741 del CCC queda establecida una ampliación en la legitimación para reclamar la reparación de las consecuencias no
patrimoniales: damnificado directo (víctima del daño) como regla en cuanto hace a la legitimación, pero incluye, en caso de
muerte o padecimiento de una grave discapacidad, según las circunstancias y a título personal, a los ascendientes,
descendientes, cónyuge y quienes convivían recibiendo trato familiar ostensible.
Es sólo directa (únicamente la victima) y excepcionalmente será indirecta (art. 1741 del CCC).
-En relación con el monto indemnizatorio art. 1741: debe establecerse teniendo en cuenta las satisfacciones sustitutivas y
compensatorias.
Transmisibilidad de la acción resarcitoria: Se admite a los sucesores universales sólo si ha sido interpuesta por el legitimado.
Daño moral colectivo:
Se discute la existencia del daño moral colectivo. El mismo tendría aplicación en cuestiones de daño ambiental, o cualquier
otra lesión a intereses supraindividuales o difusos.
El afectado no es una persona física o jurídica en su esfera individual, sino un grupo o categoría colectivamente.
Asimismo, la causa de dicha afectación es global, y ataca derechos o intereses de significancia vital (vgr. paz,
tranquilidad anímica, libertad individual, integridad física, el honor, etc.)
Consiste en el atropello de intereses extrapatrimoniales plurales de un estamento o categoría de personas, cuya
vinculación puede ser subjetiva (el daño se dispersa entre varios sujeto recayendo en un interés común, compartido y
relevante, con aptitud para unir a quienes se encuentren en similar situación fáctica) u objetiva (el factor unificante es de
carácter objetivo y de incidencia colectiva, ya que la lesión es a bienes colectivos o públicos, insusceptibles de
apropiación o uso individual y exclusivo).
Se trata es de la preservación del bien colectivo, no sólo como afectación de la “esfera social del individuo”,
sino como un elemento del mecanismo social y grupal. El daño moral se constituye por la lesión al bien a sí mismo,
más allá de los efectos patrimoniales que pudiera tener y con fundamento colectivo. Minoración en la tranquilidad
anímica, espiritual o en su integridad que sufre la comunidad en su totalidad, y que es equivalente a una lesión a
intereses colectivos no patrimoniales.
Quienes se oponen a esta idea le imputan la dificultad que implica la estimación cuantitativa del daño moral
colectivo, su dificultad probatoria, la idea que se estaría lucrando con el dolor humano, falta de precedentes judiciales y
la inseguridad jurídica que esta categoría de daño moral acarrearía.
Daño moral ambiental: el ambiente es un bien de carácter común y colectivo. La lesión al mismo es susceptible
de generar, una condena indemnizatoria por daño moral colectivo, sumado a la recomposición del daño ambiental.
Existe un interés legítimo general en satisfacer necesidades humanas colectivas, no simplemente en relación a los
recursos naturales, sino también en orden a proteger las sensaciones psicológicas, estéticas y estados de ánimo en
función de la belleza paisaje, la calma del entorno y el equilibrio natural de la convivencia social, art. 43 C.N. La
legitimación para accionar le corresponde tanto al Estado como a la comunidad afectada, así como también a las
organizaciones no gubernamentales.
Daño moral en el derecho del trabajo regulada por un régimen especial tarifado, que en principio cubriría todos los
daños del trabajador, sin posibilidad de solicitar un monto mayor.

Prueba: origina controversias doctrinales. Una primera postura considera que la prueba del daño moral difiere en
caso que el mismo provenga de un ilícito (responsabilidad extracontractual, el daño moral se presumiría) o de un
incumplimiento obligacional (responsabilidad contractual u obligacional, la presunción no opera, siendo la prueba
contundente un requisito ineludible. Esto no es así. La etiología del daño no debería tener incidencia en la cuestión
probatoria. No puede ser tratado de diferente modo el peatón que se ve lesionado por el ómnibus que lo atropella, que
el pasajero que sufre el daño dentro del ómnibus.
En todos los casos, por la aplicación de los principios de prueba, el daño moral debe probarse en principio por
quien lo alega, sin más consideraciones respecto de su origen. Dada la dificultad de producir una prueba directa
sobre el perjuicio padecido, que es interno, y que no implica necesariamente las lágrimas, o una exteriorización
estereotipada del mismo, se considera que la prueba es indirecta y que surge de los indicios y las presunciones
´hominis´ teniendo en cuenta el evento dañoso y las características del caso.

8
Con base en ello, la carga probatoria del daño moral recae invariablemente sobre el actor, quien deberá acreditarlo mediante
demostración activa cuando se afecte un bien de naturaleza patrimonial. Opuestamente, cuando la afectación recaiga en un
bien de entidad extrapatrimonial (art. 1740, segundo supuesto del CCC), estará asistido por una presunción hominis, que
deberá ser desvirtuada por el accionado si pretende contrarrestar la pretensión ejercida.
Valoración y cuantificación del daño moral: Para determinar la entidad del daño se debe tener en cuenta la gravedad
objetiva del daño sufrido por la víctima, considerando la modificación disvaliosa del espíritu, en el desenvolvimiento
de sus capacidades de sentir, querer y entender, y de su estado anímico. Todos estos elementos deben ser ponderados
prudencialmente por el magistrado.

LA ANTIJURIDICIDAD
Segundo presupuesto o elemento de la responsabilidad civil: la antijuridicidad.
Es la acción contraria al ordenamiento jurídico integralmente c o n s i d e r a d o . La acción a la cual nos referimos es una
conducta ya sea comisiva u omisiva que provoca un resultado. Para ello no se requiere la voluntariedad de la persona,
quedan incluidos los actos habituales e instintivos, y al margen los actos reflejos o que provengan de estados de
inconsciencia o fuerza irresistible.
La antijuridicidad se analiza de modo unitario, es un concepto objetivo. No depende de la voluntariedad del agente ni de
su culpabilidad (el actuar del menor de 10 años o del demente pueden ser antijurídicos).
El concepto de antijuridicidad se relaciona con el de ilicitud. Puede abarcar tanto violación directa de la ley, como la
infracción del deber impuesto por la voluntad de las partes en el contrato.
La antijuridicidad en el Código Civil y Comercial
Art. 1717: "Cualquier acción u omisión que causa un daño a otro es antijurídica si no está justificada".  Es una
antijuridicidad material, según la cual la simple violación del neminen laedere implica ilicitud, salvo que la conducta o el
perjuicio se encuentren justificados.
La antijuridicidad material. El daño injusto
>Antijuridicidad formal y sustancial
-La antijuridicidad formal se manifiesta cuando la acción es contraria a una prohibición jurídica, sea de comisión (hacer) u
omisión (no hacer).
-La antijuridicidad sustancial (material) tiene un sentido más amplio, ya que comprende no sólo las prohibiciones expresas,
sino también las que se infieren de principios fundamentales como el orden público, la moral, las buenas costumbres, etc.
Ej: fraude a la ley, el ejercicio abusivo del derecho, etc. POR ESTA SE INCLINA EL CC ACTUAL.
-La antijuridicidad en la responsabilidad por daños. Vigencia del alterum non laedere como principio general del derecho
(Este tiene jerarquía constitucional)
Este punto tiene relación con el problema de las prohibiciones específicas y genéricas del derecho, ya que, a diferencia de la ley
penal, el derecho civil no requiere un catálogo cerrado de prohibiciones tipificadas.
Antijuridicidad, imputabilidad y culpabilidad. El q u i d de la ilicitud subjetiva
Una postura considera que el acto ilícito civil requiere la imputabilidad de la conducta del agente (ilicitud subjetiva).
Esto no es así. Tanto en la norma de Vélez como en el actual art. 1717 del CCC hace alusión al delito cuanto al
cuasidelito está en realidad refiriéndose a la responsabilidad civil desde su función resarcitoria de un daño injusto.
Esto no quiere decir que el acto involuntario no pueda ser ilícito. Tanto en el caso de los menores de 10 años (art.
921) cuanto de los dementes, estamos frente a hechos ilícitos más allá de la falta de voluntariedad, y de que el
resarcimiento eventual sea por una cuestión de equidad. En el nuevo Código, se dispone en el art. 1750:
-Daños causados por actos involuntarios. El autor de un daño causado por un acto involuntario responde por razones de
equidad. Se aplica lo dispuesto en el art. 1742. El acto realizado por quien sufre fuerza irresistible no genera
responsabilidad para su autor.
A su vez, en el art. 1742 se establece:
-Atenuación de la responsabilidad. El juez, al fijar la indemnización, puede atenuarla si es equitativo en función del
patrimonio del deudor, la situación personal de la víctima y las circunstancias del hecho. no es aplicable en dolo.
El acto ilícito civil:
Implica una violación a la ley que causa daño a otro y que obliga a la reparación a quien resulte responsable. La ilicitud
constituye un elemento del acto ilícito independiente de la culpa.
¿Atipicidad del ilícito civil? El principio de reserva: De acuerdo al art. 19 de la Constitución Nacional, para que una conducta sea
antijurídica, debe estar prohibida por el ordenamiento jurídico.
A diferencia de la ley penal, la ley civil no requiere tipicidad, sino que, por el contrario, el ilícito civil es atípico, es decir genérico y
flexible, ya que prohíbe causar daños a otro en su persona o en sus cosas. Esta reflexión es acorde al texto del art. 1716 del CCC.
Antijuridicidad contractual y extracontractual.
El principio alterum non laedere, es decir la prohibición de dañar a otro, tiene base constitucional y fue plasmado en la
concepción de antijuridicidad del nuevo Código. Como consecuencia de ello, es antijurídica toda conducta comisiva u omisiva
que cause un daño a otro, sin que medie una causa de justificación.
el Código distingue la antijuridicidad del deber general de no dañar a otro (1716) y el incumplimiento de una obligación (1749).
La antijuridicidad en la responsabilidad objetiva
Se afirma que en esta no se advierte la presencia de antijuridicidad, es decir que se trataría de responsabilidad por actos lícitos.
Sin embargo, esto no es así, por las siguientes razones:

9
a) La creación de un riesgo a través de una actividad socialmente válida puede ser lícita. Sin embargo, no lo es el daño que se
pueda generar.
b) Esta actividad riesgosa puede devenir en dañosa y es entonces cuando se transgrede el principio de no dañar a otro.
c)La antijuridicidad no es exclusiva de la responsabilidad subjetiva.
Modos de obrar: actos antijurídicos de comisión, de comisión por omisión y de omisión.
La conducta antijurídica puede ser:
-Positiva: Los actos pueden tratarse de comisión de una actividad que se encuentra prohibida, por ejemplo, causar lesiones a
otra persona.
- negativa: el ilícito consista en la omisión de una conducta que ordena la ley (v. g., omitir prestar auxilio).
Superación de la necesidad de antijuridicidad en ciertos ámbitos del derecho de daños
La falta de antijuridicidad no siempre obsta a la posibilidad de resarcimiento. En muchas ocasiones el ordenamiento jurídico
protege a la víctima descargando consecuencias dañosas en un tercero, pese a que no exista posibilidad de formular un juicio de
antijuridicidad respecto de su conducta. -La denominada crisis de la antijuridicidad en la responsabilidad por daños. Valoración
crítica y el régimen adoptado por el nuevo Código Civil y Comercial.
La responsabilidad por conductas lícitas:
Existen supuestos en los cuales pese a la falta de antijuridicidad se concede un resarcimiento. Se trata de la
responsabilidad por actos lícitos, que posee un rol como factor objetivo de atribución (solidaridad social, equidad,
etc.). Imaginemos el caso de una playa que está ubicada en pleno Nueva Córdoba. La misma tiene un caudal de
clientela habitual que le significa un rédito considerable. La Municipalidad de Córdoba, en ejercicio de sus
facultades, y con miras en el bien común de la sociedad, decide cerrar la calle en la cual está ubicada la playa. ¿Es lógico
que la Municipalidad pueda tomar esa decisión? Así es. ¿Es lógico que la empresa acarree con los costos de este
beneficio que la sociedad cordobesa va a obtener? No, no lo es. Por tal razón, aun ante este acto lícito, se
debe el resarcimiento del daño ocasionado.
Eximentes en materia de antijuridicidad. Las causas de justificación
EXIMENTES
ANTIJURICIDAD
Las causas de justificación enervan la antijuridicidad de la conducta y, bajo ciertas circunstancias, pueden actuar como:
 eximentes de responsabilidad (v. gr., legítima defensa) o
 justificar una reparación de equidad, no plena o integral (v. gr., estado de necesidad).
Causas de  Ejercicio regular de un derecho
Justificación  Cumplimiento de una obligación legal
 Estado de necesidad
 Legítima defensa
 Consentimiento del damnificado.

Antijurídica en el cumplimiento obligacional


El incumplimiento obligacional:
La obligación impone al deudor el deber jurídico de cumplir con la prestación a su cargo, satisfaciendo el interés del acreedor; El
cumplimiento supone la ejecución de la prestación fiel, exacta y puntual por parte del deudor, de lo contrario, ingresamos a la
esfera del incumplimiento obligacional, (se brinda tutela resarcitoria), que impone al deudor el deber de reparar los daños
causados como consecuencia de su incumplimiento.
El incumplimiento lesiona la defensa de la seguridad jurídica y la celeridad del tráfico jurídico.
El pago se conceptualiza como el cumplimiento de la prestación que hace al objeto de la obligación y que debe ser fiel y exacto
respecto de lo pactado. El objeto del pago es el exacto cumplimiento del programa de actuación del deudor, que satisface el
interés del acreedor.
El incumplimiento de una obligación tardío: cuando aún sea material y jurídicamente posible y aún le interese al acreedor.
El incumplimiento en sentido propio, definitivo (absoluto): Se configura cuando obstan las posibilidades de cumplimiento
específico ulterior. Esta situación puede derivarse de la imposibilidad material (destrucción de la cosa- oblig de dar) o jurídica (se
excluye la cosa del comercio) de cumplimiento, o de la falta de interés del acreedor de cumplimiento específico tardío.
Es material, jurídica u objetivamente imposible. Es una situación irreversible.
El incumplimiento no definitivo (o relativo): admite aún la posibilidad de cumplimiento específico tardío. Aún es material y
jurídicamente susceptible de ser cumplida de manera específica y es aún apta para satisfacer el interés del acreedor. Supuestos:
a) incumplimiento retrasado: y dentro de éste, la mora del deudor. En este caso, mientras la prestación sea susceptible de ser
realizada con interés del acreedor, el deudor debe cumplir. Si el retraso fuese imputable al deudor, el mismo deberá adherir a la
prestación original los daños y perjuicios moratorios.
b) incumplimiento defectuoso: la prestación no reúne los requisitos de acuerdo al plan de conducta futura en relación al sujeto,
el objeto o el lugar. La prestación cumplida no reúne los requisitos de carácter objetivo o subjetivo de acuerdo a los
presupuestos o condiciones comprometidos por el deudor para satisfacer el interés del acreedor. Por ejemplo, cumple con la
prestación principal –dinero-, pero no con la accesoria –intereses.
La cuestión en la ley de defensa del consumidor
En caso de incumplimiento obligacional, la ley 24240 estipula las opciones del consumidor o usuario. La norma consumeril, en
su art. 10 bis, dispone: Incumplimiento de la obligación. El incumplimiento de la oferta o del contrato por el proveedor, salvo
caso fortuito o fuerza mayor, faculta al consumidor, a su libre elección a:

10
a)Exigir el cumplimiento forzado de la obligación, siempre que ello fuera posible;
b) Aceptar otro producto o prestación de servicio equivalente;
c)Rescindir el contrato con derecho a la restitución de lo pagado, sin perjuicio de los efectos producidos, considerando la
integridad del contrato.
Todo ello sin perjuicio de las acciones de daños y perjuicios que correspondan.
Por otro lado, el art. 17 de la norma establece:
Reparación no Satisfactoria. Si la reparación efectuada no resulte satisfactoria por no reunir la cosa reparada, las condiciones
óptimas para cumplir con el uso al que está destinada, el consumidor puede:
a) Pedir la sustitución de la cosa adquirida por otra de idénticas características. En tal caso el plazo de la garantía legal se
computa a partir de la fecha de la entrega de la nueva cosa;
b) Devolver la cosa en el estado en que se encuentre a cambio de recibir el importe equivalente a las sumas pagadas, conforme
el precio actual en plaza de la cosa, al momento de abonarse dicha suma o parte proporcional, si hubiere efectuado pagos
parciales;
c)Obtener una quita proporcional del precio.
Incumplimiento temporal  la mora: es el retraso imputable al deudor que no quita la posibilidad de cumplimiento tardío. Es
la situación específica de incumplimiento relativo, en donde se afecta el término de cumplimiento, con responsabilidad en el
deudor, caracterizado por el interés que aún guarda el acreedor. Es una situación dinámica y transitoria: porque todavía se
admite el cumplimiento, el acreedor conserva el interés.
La obligación de seguridad.
Se trata de una obligación accesoria a la principal y, en caso de incumplimiento de ésta (la seguridad del deudor), deben
analizarse sus efectos y la responsabilidad civil que genera. Implica un deber secundario y autónomo que, de forma expresa o
tácita, asumen las partes en ciertos contratos y que se refieren a la preservación de las personas y bienes de los contratantes,
respecto de los daños que pudieran ocasionarse durante su ejecución.
La obligación de seguridad y la Ley de Defensa del Consumidor: La obligación de seguridad que pesa al prestador de servicios
públicos es de resultado y tiene sustento en el art. 42 de la Constitución Nacional, al igual que en el principio de buena fe (art.
1198 CC). En materia específica del derecho del consumidor, diversas normas fundamentan lo sostenido (arts. 5, 6, 28 in fine, 40
de la ley 24240).

LA RELACIÓN DE CAUSALIDAD
Es la necesaria conexión fáctica que debe existir entre la acción humana y el resultado dañoso producido. Nexo
que vincula materialmente y de manera directa al incumplimiento obligacional o al acto ilícito con el daño, y en forma
sucedánea e indirecta, a éste con el factor de atribución.
Permite determinar si un resultado dañoso puede ser atribuido materialmente a una persona.
Se refiere a la causalidad jurídica indagada la responsabilidad civil o penal que surge de una conducta humana.
El juicio que supone la relación de causalidad es neutro, no valora la justicia o injusticia de la acción, sino que se refiere
a una cuestión fáctica y objetiva: si existe un enlace entre un hecho antecedente (causa) y el resultado (efecto).
Distinguir: CONDICIÓN: mero antecedente del resultado que se produce. El Dº no le atribuye la autoría del daño a
un sujeto por el sólo hecho haber aportado una condición aún en el caso de que ésta haya contribuido. Sólo en el caso
de que dicha condición asuma especial entidad, y por ser adecuada para producir ese resultado, en ese caso se la eleva a
categoría de CAUSA jurídica generadora del daño.
CAUSA: condición calificada como idónea para generar el detrimento.
OCASIÓN: tipo de condición que torna viable o favorece la producción del resultado dañoso. En nuestro
ordenamiento jurídico, por regla no se responde por el mero hecho de aportar la ocasión del evento dañoso. Pero
puede haber casos en los cuales la ocasión deviene jurídicamente relevante para que el ordenamiento jurídico la
coloque en posición de causa (vgr. Art. 43 y 1113).
Doble función de la relación causal en la responsabilidad por daños:
a) Determinar la autoría: La relación de causalidad permite determinar, con rigor científico, cuando un daño es posible
de ser atribuido materialmente a la conducta de un sujeto determinado. Imputatio facti. Permite determinar quién
responderá por el daño.
b) Adecuación. Provee, los parámetros objetivos para determinar la extensión del resarcimiento mediante un régimen
predeterminado de imputación de consecuencias (arts. 1726 y 1727 del CCC). Determina hasta qué punto debe
responder el autor material por el daño causado.
Teorías sobre la relación de causalidad tendientes a dilucidad cuál de los antecedentes materiales es apto para provocar el
resultado dañoso:
 Teoría de la equivalencia de condiciones Stuart Mill, la cusa es el resultado de todas las condiciones positivas y
negativas que en conjunto contribuyen a producirlo, todas tienen igual valor. Críticas: amplía la responsabilidad
hasta el infinito, se podría pensar en las causas de las causas.
 Teoría de la causa próxima Francis Bacon, busca una condición entre todas a fin de elevarla a la categoría de causa,
considera que es tal la condición más próxima al resultado en orden cronológico. Críticas: si bien es frecuente que
la última condición sea la causa, eso no siempre es cierto.

11
 Teoría de la condición preponderante (es causa del daño aquella que rompe con el equilibrio entre los factores
favorables y adversos para su producción, influyendo de modo preponderante en el resultado) y de la condición
eficiente (causa es aquella condición que tenga mayor poder intrínseco de causación del fenómeno). Críticas:
imposibilidad de escindir materialmente un resultado para atribuir a una condición per se un poder causal
decisivo.
 Teoría de la causalidad adecuada (más aceptada) Luis von Bar, desarrollada por Von Kries. La adecuación de la
causa está ligada a la regularidad, a lo que normalmente acostumbra a suceder conforme al curso normal y
ordinario de las cosas. El juicio de probabilidad es realizado “ex post facto” y en abstracto. Sin embargo, la misma
puede ser agravada cuando la previsibilidad del agente sea superior (art. 902 derogado, actual 1722)
El CCC sigue los criterios sobre el principio de la causalidad adecuada y la extensión y simplificación de la responsabilidad a las
consecuencias inmediatas y mediatas. (se funda en un parámetro objetivo de comparación)
Art. 1726: "Relación causal. Son reparables las consecuencias dañosas que tienen nexo adecuado de causalidad con el hecho
productor del daño. Excepto disposición legal en contrario, se indemnizan las consecuencias inmediatas y las mediatas
previsibles".
Y el art. 17277: Tipos de consecuencias. Las consecuencias de un hecho que acostumbran a suceder según el curso natural y
ordinario de las cosas, se llaman en este Código "consecuencias inmediatas". Las consecuencias que resultan solamente de la
conexión de un hecho con un acontecimiento distinto, se llaman consecuencias "mediatas". Las consecuencias mediatas que no
pueden preverse se llaman "consecuencias casuales".
Causalidad y culpabilidad
 Causalidad: Se orienta a determinar si las consecuencias dañosas de un hecho pueden ser atribuidas materialmente a la
conducta de un sujeto, lo cual determina la autoría del daño.
-Se determina previamente al juicio de culpabilidad.
-Se asienta en la noción de previsibilidad, valorada en abstracto, con prescindencia de lo sucedido en el caso concreto, ex post
facto, y de acuerdo a lo que sucede conforme el curso normal y ordinario de las cosas.
-La previsibilidad es objetiva; sin embargo, puede agravase en ciertos casos. En efecto, el primer párrafo del art. 1725 del CCC
dispone: “Cuanto mayor sea el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor es la diligencia exigible al
agente y la valoración de la previsibilidad de las consecuencias
culpabilidad: Tiende a dilucidar si se puede formular un reproche subjetivo en el comportamiento antijurídico del autor
material del hecho.
-Se asienta en la noción de previsibilidad, valorada en concreto desde el punto de vista interior del sujeto y atendiendo al
comportamiento exteriorizado frente al hecho producido.
-La previsibilidad agravada es extraña a la culpabilidad.
Causas:
-causa concurrente: cuando varias causas confluyen para producir un resultado.
-Causas conjuntas o comunes cuando ambas son necesarias para producir el resultado. Por ejemplo, si un peatón cruza en forma
distraída por el medio de la calle, y el automovilista (también distraído) atropella al peatón, es probable que se determine que
ambos han sido causantes del daño al peatón, es decir que han concurrido en forma conjunta. Sin embargo, podría suceder que
una de las dos causas sea la que produce el resultado, y que la existencia de una excluyera la de la otra: un paciente muere
en un hospital y se intenta determinar la causa de su muerte. Una de ellas podría ser que el médico anestesista realizó una mala
praxis (por ejemplo, que suministró una dosis excesiva de anestesia), y otra, que en el nosocomio adquirió una infección
intrahospitalaria. Si bien ambas causas concurren, quizás una sola es la causante de la muerte del paciente, excluyendo la
relevancia causal de la otra.
Prueba de la relación de causalidad adecuada: pesa sobre quien pretende la reparación del daño, conforme el art. 1736 del CCC.
La causación y la no evitación del daño: En virtud del principio de no dañar a otro, existe una obligación genérica de no causar
daños a terceros en su persona o en sus cosas (art. 1716 del CCC). Se genera responsabilidad en caso de que el agente no
evite el daño, ej: en cuestiones ambientales deber de prevención.
Deber de prevención del daño. Toda persona tiene el deber, en cuanto de ella dependa, de: a) evitar causar un daño no
justificado; b) adoptar, de buena fe y conforme a las circunstancias, las medidas razonables para evitar que se produzca un daño,
o disminuir su magnitud; si tales medidas evitan o disminuyen la magnitud de un daño del cual un tercero sería responsable,
tiene derecho a que éste le reembolse el valor de los gastos en que incurrió, conforme a las reglas del enriquecimiento sin causa;
c) no agravar el daño, si ya se produjo.
"procede cuando una acción u omisión antijurídica hace previsible la producción de un daño, su continuación o agravamiento.
No es exigible la concurrencia de ningún factor de atribución".
La recepción de la teoría de la causalidad adecuada en el Código Civil y Comercial
Así lo dispone el art. 1726. "Relación causal. Son reparables las consecuencias dañosas que tienen nexo adecuado de causalidad
con el hecho productor del daño. Excepto disposición legal en contrario, se indemnizan las consecuencias inmediatas y las
mediatas previsibles". Supuestos:
a) Responsabilidad por el hecho propio o responsabilidad directa. conexión establecida entre la acción del agente y el daño (art.
1749 del CCC). Ej: quien con un golpe de puño, causa un daño a la víctima.
b) Responsabilidades reflejas. La responsabilidad por el hecho de otros: por el actuar de subordinados, hijos, delegados en el
ejercicio de la responsabilidad parental, tutelados, curados y personas internadas. Para la responsabilidad refleja, se utiliza de
ejemplo la responsabilidad de los padres por los daños causados por sus hijos menores de edad (art. 1754 del CCC); se

12
considera que ellos son los autores mediatos del daño causado por los últimos. En consecuencia, se considera que la causa
inmediata es la acción del menor, mientras que la causa mediata es la negligencia en la vigilancia por parte de los progenitores.
c) Responsabilidad objetiva por el hecho de un tercero. En estos casos la relación de causalidad debe ser indagada en relación a
la acción del dependiente y el daño. Si se acredita la misma, ésta se traslada directamente al principal. Éste último no es un
autor mediato, sino un garante de la actuación del dependiente.
d) Responsabilidad por daños derivados de la intervención de cosas y de ciertas actividades. responden frente a la víctima del
daño tanto el guardián como el dueño de la cosa (art. 1758 CCC). Lo que primero debe cuestionarse es si el daño fue provocado
por el riesgo o vicio de la cosa (art.1757). La única forma en que pueden liberarse estos últimos es por la acreditación de la
ruptura del nexo causal.
e) La responsabilidad colectiva y anónima.
–art.1760- supuesto de las cosas caídas o arrojadas de un edificio. La norma responsabiliza solidariamente a los dueños y
ocupantes de la parte de donde cayó o fue arrojada la cosa y sólo se libera quien demuestre que no participó en la producción
del daño. presunción se extingue si el determinado autor prueba que no participó en la producción del daño.
–1761- el daño es cometido por un autor anónimo que pertenece a un grupo identificado. El grupo está identificado, pero no el
sujeto. En este caso responden solidariamente todos los integrantes. La responsabilidad es objetiva y se exime de responder
quien demuestre que no contribuyó en la producción del daño.
-art.1762- grupo que realiza una actividad peligrosa (Ej: la barra brava del fútbol). La responsabilidad también es solidaria de
todos los integrantes y sólo se libera quien demuestra que no integraba el grupo. El presupuesto fáctico es la realización de una
actividad riesgosa por parte de un grupo de personas. La causalidad es la actuación conjunta o en común del grupo. El daño
debe derivar de una actividad peligrosa desarrollada en conjunto.
Clasificación de las consecuencias
a) Consecuencias inmediatas aquellas que acostumbran suceder según el curso normal y ordinario de las cosas (art.
1727). La previsibilidad está implícita en ellas, ya que existe un principio de regularidad del cual surge que una
persona se representa necesariamente dicha consecuencia al momento de desplegar determinada conducta. Ej: caso
de una mala praxis médica el suministro de excesiva cantidad de anestesia, la causa inmediata es la muerte de un
paciente/ la transfusión de sangre portadora HIV, la consecuencia inmediata será el contagio del paciente del
mencionado virus.
b) Consecuencias mediatas resultan solamente de la conexión de un hecho con un acontecimiento distinto (art.1727) El
vínculo no es directo, sino que debe interferir otro hecho que coadyuva a la generación del resultado dañoso. En el caso de
mala praxis médica con contagio de HIV del paciente, la consecuencia inmediata será el contagio de HIV de la esposa del
paciente por vía sexual. Estas consecuencias son imputables al autor del hecho cuando las hubiere podido prever o
cuando empleando debida atención hubiera podido evitarlas. Dicha previsibilidad, debe ser apreciada en abstracto.
c) Consecuencias casuales consecuencias mediatas que no pueden preverse (art. 1727) corresponden a hechos que
operan de modo inesperado o sobreviniente en el proceso causal, interrumpen su desarrollo. Son producidas por un
hecho fortuito, y por lo tanto imprevisibles. En el caso será una consecuencia casual el suicidio del hijo del paciente
infectado con HIV en virtud de la grave depresión de su padre a causa de la enfermedad. Dada la imposibilidad de
preverlas, normalmente no son imputables al autor, salvo cuando el mismo las hubiera previsto de manera concreta,
en función a las circunstancias del caso y las hubiera tenido en miras al actuar.
d) Consecuencias remotas consecuencias casuales que se hayan tan alejadas del hecho que en ningún caso son imputables
(antes en el art. 906, actual el cc no prevé esta consecuencia)
Consecuencias indemnizables en la responsabilidad extracontractual:
Se unificó la extensión del resarcimiento. El art. 1726 declara resarcibles las consecuencias inmediatas y las mediatas previsibles,
lo cual es aplicable tanto a la responsabilidad extracontractual como a la derivada del incumplimiento de obligaciones.
>>Cuando se trate de responsabilidad contractual, para los “contratos celebrados de manera paritaria -excluye a los contratos
de consumo- el deudor incumplidor responde por las consecuencias que las partes (y no un hombre medio) previeron o
pudieron haber previsto al momento de su celebración (y no al momento del hecho), según el art. 1728.
Distinción entre el valor de la prestación y los mayores daños
A diferencia de lo que sucede en la responsabilidad extracontractual, el incumplimiento de una obligación no solo da lugar a la
reparación del daño causado, sino que también genera el derecho del acreedor a exigir la ejecución forzada de lo debido (art.
730).
La cuestión es más compleja cuando la prestación se ha vuelto de imposible cumplimiento por una causa imputable al deudor.
En ese caso - art. 955-, el obligado debe una suma de dinero equivalente al valor de la prestación (aestimatio rei) más la
reparación de las restantes consecuencias dañosas —o "mayores daños"- derivadas del incumplimiento (id quod
interest).
-art. 781, para el caso de imposibilidad de cumplimiento de la obligación alternativa regular, prevé que el deudor debe entregar
el valor de la prestación;
-el art. 838 establece que si el cumplimiento de la obligación solidaria se hace imposible por causas atribuibles a un codeudor
"los demás responden por el equivalente de la prestación debida y por los daños y perjuicios"; el art. 1114, que regula la
imposibilidad de restituir en los casos de resolución o rescisión del contrato, establece que si ella es imputable al deudor este
debe el valor de mercado de la prestación; el art. 1420 dice que si la restitución de los títulos valores por el banco resulta de
cumplimiento imposible, aquel "debe cancelar la obligación con el pago de una suma de dinero equivalente al valor de los títulos
al momento en que debe hacerse la devolución"; el art. 1653 faculta al donatario a liberarse del cumplimiento de los cargos
"restituyendo la cosa donada, o su valor si ello es imposible", y, finalmente, el art. 1747 dispone que "el resarcimiento del daño

13
moratorio es acumulable al del daño compensatorio, o al valor de la prestación...", con lo que diferencia expresamente ambos
conceptos.
En el Código Civil y Comercial existe, un régimen diferenciado para el reclamo del valor de la prestación, o aestimatio rei (que se
rige por las normas del cumplimiento forzado), y el de los mayores daños sufridos al margen de aquel (id quod interest). Por
consiguiente, la acción para reclamar el valor de la prestación prescribe en el plazo genérico de cinco años del art. 2560,
mientras que la dirigida a la indemnización de los mayores daños se rige por el art. 2561, y prescribe, por ende, a los tres años.
Por otra parte, no es necesario probar haber sufrido un perjuicio para pedir el valor de la prestación, pero sí cuando el reclamo
recae sobre daños adicionales, como el lucro cesante, el daño emergente o el daño extrapatrimonial.
Eximentes en materia de relación de causalidad.
El daño cuya reparación se pretende debe estar en relación causal adecuada con el hecho de la persona o de la cosa a las cuales
se atribuye su producción. La "conexión causal" apunta al enlace material entre un hecho antecedente y un hecho consecuente,
la falta de ese nexo puede provenir de la conducta de la propia víctima, de terceros, o bien del caso fortuito.
-Eximentes de responsabilidad civil: aquellas circunstancias que operan enervando la relación de causalidad y que pueden
aminorar o eximir la responsabilidad por daño al sindicado como responsable. El CCC regula las tres eximentes en la relación de
causalidad. (se desarrolla más adelante)

FACTOR DE ATRIBUCIÓN
Constituye el elemento valorativo (axiológico) en virtud del cual el ordenamiento jurídico dispone la imputación de las
consecuencias dañosas del incumplimiento obligacional o de un hecho ilícito stricto sensu a una determinada persona.
Clasificación
Subjetivos: están la culpa y el dolo.
objetivos: el riesgo creado, la garantía, el deber calificado de seguridad y la equidad.
Coexistencia de factores subjetivos y objetivos de atribución. La cuestión en el Código Civil y Comercial
Los factores objetivos de atribución poseen igual jerarquía que la culpa, coexistiendo con similar amplitud.
-los factores de atribución son dos: subjetivos y objetivos (art. 1721).
La cuestión procesal: art. 1734: “Excepto disposición legal, la carga de la prueba de los factores de atribución y de las
circunstancias eximentes corresponde a quien los alega”.
La prueba del factor de atribución se encuentra a cargo de la víctima, y el demandado deberá probar la eximente, es decir, la
ruptura del nexo causal.

Factores subjetivos de atribución


subjetivos, (art. 1724), son:
>La culpa consiste en la omisión de la diligencia debida según la naturaleza de la obligación y las circunstancias de las personas,
el tiempo y el lugar. Comprende la imprudencia, la negligencia y la impericia en el arte o profesión.
>El dolo se configura por la producción de un daño de manera intencional o con manifiesta indiferencia por los intereses ajenos.
Supuestos: en caso de encubrimiento (art. 1752); en la responsabilidad en el ejercicio de las profesiones liberales, incluidas las prestadas con
cosas, salvo si se comprometió un resultado (art. 1768); en los supuestos de intromisión en la vida privada (art. 1770). El franquiciante
responde por los defectos de diseño del sistema que causen daños probados al franquiciado. (art. 1558) el donante sólo responde por los
vicios ocultos de la cosa donada si hubo dolo de su parte, caso en el cual debe reparar al donatario los daños ocasionados. en la
responsabilidad de los administradores de las personas jurídicas (art. 160); en la responsabilidad solidaria de los fundadores y administradores
de la fundación frente a terceros en la etapa de gestación (art. 200); en caso de infracción de los administradores y otros miembros de la
persona jurídica en el pago de los gastos y de las obligaciones fiscales en la etapa de liquidación (art. 167); en la responsabilidad de los
integrantes del consejo de administración de las fundaciones (art. 211); para el autor del dolo esencial o incidental en la celebración de actos
jurídicos (arts. 271, 272, 273, 274, 275); para el autor de los daños en los actos de fuerza o intimidación en los actos jurídicos (art. 278); en caso
de simulación (art. 337); para la responsabilidad de los directivos de las asociaciones civiles (art. 177); en el mandato, en caso de
responsabilidad por inexistencia o exceso en la representación (art. 376) y en la elección del sustituto (art. 377); en la indemnización de daños
del codeudor solidario, salvo dolo (art. 838); el tutor por los daños causado al tutelado (art. 118); el tutor frente al tutelado por culpa o dolo en
la administración (art. 129) o por la falta de rendición de cuentas (art. 134);
En algún supuesto la culpa sólo produce efectos si se le adiciona la buena o la mala fe: por ejemplo, el poseedor de mala fe que
actuó con culpa pierde el derecho a reclamar las mejoras necesarias (art. 1938). A veces la buena fe excluye la procedencia del
daño: el poseedor de buena fe sólo responde por la destrucción total o parcial de la cosa y hasta el provecho subsistente (art.
1936).
La voluntariedad del acto como presupuesto de la culpabilidad. La imputabilidad: aquella que se asienta sobre la voluntariedad
del acto y que requiere determinar previamente si el agente ha actuado con intención, discernimiento y libertad (art.260 del
CCC). Consecuentemente, carecen de discernimiento y de reproche subjetivo los supuestos enumerados en el art. 261, que
define “acto involuntario” como:
1) el acto de quien, al momento de realizarlo, está privado de razón;
2) el acto ilícito de la persona menor de edad que no cumplió 10 años;
3) el acto lícito de la persona menor de edad que no cumplió los 13 años.
El discernimiento es una aptitud de la inteligencia que permite distinguir lo verdadero de lo falso.
El error o ignorancia de hecho que recae sobre el hecho principal que constituye el acto ilícito (art. 265 y subsiguientes) y el
error provocado (dolo) no permiten la configuración de la intención del agente, con lo cual también obstaculizan la
imputabilidad de primer grado (art.271 y ss.).
La intención supone la aptitud para comprender el acto concreto que se realiza.

14
La fuerza irresistible y el temor fundado de sufrir un mal grave e inminente en la persona, libertad, honra o bienes, o de su
cónyuge, descendientes o ascendientes, legítimos o ilegítimos, derivado de amenazas injustas impiden la libertad de acción
del agente y configuran el vicio de violencia (art. 276 y ss.). Aquí se afecta la libertad, entendida como la facultad de elegir entre
distintas alternativas, sin coacciones o intimidaciones.
Supuestos de aplicación de factores subjetivos de atribución en las órbitas contractual y extracontractual.
Si bien en ambos casos (obligacional y aquiliana) es necesario que exista un factor de atribución para que nazca el deber de
reparar en cabeza del deudor:
…a diferencia de lo que sucede en la esfera aquiliana –donde la imputación se relaciona con la forma en que se configura el
hecho dañoso, si es dolo o culpa, voluntario involuntario, etc-, en el campo obligacional aquél depende del alcance del deber de
conducta asumido por el obligado (sólo conducta diligente o un resultado concreto), y no de la forma en que, de hecho, se
incumple.
Dependerá entonces de la obligación asumida por el deudor para aplicar el factor subjetivo (diligencias- de medios) u objetivo
(resultado).
La culpa: la omisión de la diligencia que exija la naturaleza de la obligación y que corresponda a las circunstancias de las
personas, del tiempo y del lugar.
En consecuencia, corresponde analizar los requisitos para que la misma se configure:
a) La omisión de realizar la conducta que exige la naturaleza de la obligación.
La culpa se puede manifestar como:
1)Negligencia (art. 1724 CCC), la cual consiste en no prever lo que es previsible, o en caso de hacerlo, no adoptar la diligencia
necesaria para la evitación del daño. Es una conducta omisiva de cierta actividad, que en caso de realizarla hubiera sido apta
para evitar el daño.
2)Imprudencia: implica una conducta positiva, precipitada o irreflexiva que es llevada sin prever sus consecuencias.
3)Impericia: consiste en la incapacidad técnica para la ejecución de una determinada función, profesión o arte.
Todas ellas pueden estar presentes, en tanto pueden combinarse entre sí.
b) La ausencia de propósito deliberado de incumplir o de causar un daño: La buena fe implica la buena fe del deudor. Ésa es la
principal diferencia que la misma tiene respecto del dolo. Esto implica, a su vez, que tenga un trato más favorable que los
supuestos de dolo.
La culpa es un concepto unitario que es idéntico en el derecho civil y en el Derecho.
Criterios de apreciación: Apreciar la culpa implica determinar en el caso concreto si se ha actuado con culpa o no. …se trata de
juzgar si para el sujeto era previsible la dañosidad de la conducta. Los criterios de apreciación de culpa difieren según cuál sea el
sujeto que se tiene en miras para realizar el juicio de previsibilidad: si un modelo abstracto (culpa según legislación) o el propio
sujeto actuante (se valora judicialmente).
Nuestro sistema es a la vez abstracto y concreto. Esto se debe a que el juez debe evaluar en el caso concreto, ponderando los
antecedentes del caso, y luego contraponerlos con la diligencia que hubiera observado un hombre prudente.
En el actual Código Civil y Comercial existe una norma de similar textura:
-Valoración de la conducta. Cuanto mayor sea el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor es la
diligencia exigible al agente y la valoración de la previsibilidad de las consecuencias.
Cuando existe una confianza especial, se debe tener en cuenta la naturaleza del acto y las condiciones particulares de las partes.
Para valorar la conducta no se toma en cuenta la condición especial, o la facultad intelectual de una persona determinada, a no
ser en los contratos que suponen una confianza especial entre las partes. En estos casos, se estima el grado de responsabilidad,
por la condición especial del agente.
Culpa de los representantes, dependientes y auxiliares:
El deudor responde por la culpa de los dependientes y auxiliares que introduzca para ejecutar la prestación por él debida.
Art 732 (incorporado ahora): “Actuación de auxiliares. Principio de equiparación. El incumplimiento de las personas de las que el
deudor se sirve para la ejecución de la obligación se equipara al derivado del propio hecho del obligado”.
Prueba de la culpa.
a) Responsabilidad extracontractual: quien pretende reparación derivado de un acto ilícito debe acreditar los extremos que
constituyen dicha relación jurídica (daño, relación de causalidad, antijuridicidad y factor de atribución). De tal modo, la culpa no
se presume y debe ser probada por quien la alega.
b) Responsabilidad contractual. En las obligaciones de medios, el factor de atribución es subjetivo y basado en la idea de culpa.
En consecuencia, la carga de la prueba recae por regla en el acreedor (damnificado). Sin perjuicio de ello, existen ciertas
obligaciones de medio agravadas en las cuales, pese a que el factor de atribución es subjetivo, la culpa se presume por la ley o la
jurisprudencia. Esto sucede en cuestiones tales como la mora subjetiva del deudor, en la cual éste debe acreditar que la misma
no le es imputable. En las obligaciones de resultado, por el contrario, se presume la responsabilidad del deudor a partir de la
constatación de la no concreción del resultado esperado. En consecuencia, el deudor deberá demostrar, para liberarse, la
ruptura del nexo causal. Ello es así, ya que esta responsabilidad es objetiva y no subjetiva.
Presunciones de culpabilidad: quien alega la culpa debe probarla, no obstante ello la prueba de la antijuridicidad y el daño
hacen presumir la culpa.
Existen situaciones en las cuales, si bien el factor de atribución es subjetivo, la culpa aparece presumida legal o
jurisprudencialmente. Esto sucede, por ejemplo, en cuanto a la mora subjetiva del deudor, en donde el art. 886 CCC regula que
es el deudor quien debe aportar la prueba para eximirse de las consecuencias de la mora, acreditando que no le es
imputable. En las obligaciones de resultado, en cambio, se presume la responsabilidad del deudor a partir de la no obtención del
resultado, debiendo éste acreditar la ruptura del nexo causal (art. 1723) la q se logra a través de la acreditación de una causa

15
ajena, caso fortuito, hecho de un tercero por quien no debe responder o el hecho de la propia víctima. no es presunción de
culpa sino que el factor de atribución es objetivo.
El dolo
El dolo es uno de los factores de atribución subjetiva (art. 1724 del CCC). se configura por la producción de un daño de manera
intencional o con manifiesta indiferencia por los intereses ajenos.
La doctrina (Puig 2015) señala algunas modificaciones que debemos considerar en la nueva norma:
a) principio de buena fe: “Los derechos deben ser ejercidos de buena fe"; cuando ello se conculca o ignora, el ejercicio es de mala fe. El dolo es
contrario a la buena fe.
b) se elimina el capítulo "De los delitos".
c) se responde por las consecuencias inmediatas y las mediatas previsibles, art. 1726, prescindiéndose de la causales.
d) Se agrega la fórmula “manifiesta indiferencia”, la cual puede relacionarse con la función sancionatoria del derecho de daños. En este sentido.
esa manifiesta indiferencia será la pauta para la sanción civil.
El dolo en los a r t s . 1 7 2 4 y 1 7 2 9 d el Código Civil y Comercial
art. 1724 dice: "El dolo se configura por la producción de un daño de manera intencional o con manifiesta indiferencia por los
intereses ajenos.
Se unificación los ámbitos de responsabilidad: a) la intencionalidad del daño y b) la indiferencia por los intereses ajenos.
Para ambas acepciones, las consecuencias son las mismas, ya que responderán por las inmediatas y mediatas previsibles.
Con la nueva norma, el actuar con “indiferencia” significa aquel comportamiento que "no importa que se haga de una u otra
forma". el concepto no se iguala al dolo obligacional anterior, sino más bien al "dolo eventual" del derecho penal.
Efectos
Existen supuestos en los cuales el daño sólo resulta jurídicamente resarcible en tanto y en cuanto el autor del evento haya
actuado con dolo. el dolo genera efectos propios en numerosas situaciones:
a) Es inválida la dispensa anticipada que exime o limita la responsabilidad, total o parcialmente, del daño sufrido por dolo del
deudor o de las personas por las cuales debe responder (art. 1743). Aquí, el dolo se suma a la invalidez de las cláusulas cuando
afectan derechos indisponibles, atentan contra la buena fe, las buenas costumbres o leyes imperativas.
b) La invalidez de tales cláusulas no sólo alcanza al deudor, sino también a las personas por las cuales debe responde; se impone la
invalidez anticipada de la dispensa de toda cláusula que exima de responder a los dependientes, auxiliares o personas de las
cuales se sirve el deudor (arts. 1743 y 732).
No debe confundirse la dispensa anticipada con la renuncia del derecho de reclamar daños y perjuicios por parte del acreedor,
una vez operado el incumplimiento doloso.
c) No se beneficia con la atenuación de la responsabilidad en relación a la facultad del juez –al fijar la indemnización- de
disminuirla, por un fundamento de equidad y en función del patrimonio del deudor, la situación personal de la víctima y las
circunstancias de hecho del art. 1742. En este caso, la indemnización es plena (art. 1740).
d) La exclusión o limitación de la responsabilidad por la incidencia del hecho del damnificado en la producción del daño, que se
exceptúa cuando la ley o el contrato dispongan que debe tratarse de su culpa, de su dolo o de cualquier otra circunstancia
especial (art. 1729).
e) La responsabilidad por caso fortuito o por imposibilidad de cumplimiento. Si bien el inc. “d” del art. 1733 refiere a la culpa, es
aplicable si el caso fortuito o imposibilidad de cumplimiento sobrevienen por su dolo.
f) En los daños causados por acusación calumniosa sólo se responde por dolo o culpa grave (art. 1771).
El dolo y la extensión del resarcimiento: art. 1726: “son reparables las consecuencias dañosas que tienen nexo adecuado de
causalidad con el hecho productor del daño. Excepto disposición legal en contrario, se indemnizan las consecuencias inmediatas
y las mediatas previsibles”. Se introduce así el factor previsibilidad.
-se responde por las consecuencias que las partes previeron o pudieron haber previsto al momento de su celebración.
Pero, si existe dolo del deudor, la responsabilidad se fija tomando en cuenta estas consecuencias al momento del
incumplimiento. Además de la consecuencia prevista se le agrega la dañosa.
Prueba: El dolo no se presume; por el contrario, el mismo debe ser alegado y probado. Dicha tarea corresponde a quien invoca
su existencia.
Dolo concurrente: En la concurrencia del dolo de la víctima y del demandado, procede la reparación del daño causado teniendo
en cuenta la incidencia de cada conducta dolosa en la producción del resultado.
Dispensa del dolo: Son nulas las cláusulas que anticipadamente dispensen al deudor de la responsabilidad por el incumplimiento
de la obligación (art. 1743 CCC), ya que esto atenta contra la naturaleza misma del concepto de obligación. Sin embargo, nada
obstaría a que, una vez producido el incumplimiento doloso, el acreedor pueda renunciar a los derechos resarcitorios que
derivan del mismo.

Factores objetivos de atribución


art. 1722, establece el supuesto de aplicación de factores objetivos para la responsabilidad contractual para el caso que el
deudor haya comprometido un resultado (art. 1723). “El factor de atribución es objetivo cuando la culpa del agente es
irrelevante a los efectos de atribuir responsabilidad. En tales casos, el responsable se libera demostrando la causa ajena, excepto
disposición legal en contrario”; “Responsabilidad objetiva. Cuando de las circunstancias de la obligación, o de lo convenido por
las partes, surge que el deudor debe obtener un resultado determinado, su responsabilidad es objetiva”.
Estos se caracterizan por:
a) Fundar la atribución del incumplimiento obligacional y la responsabilidad que de él deriva, o la responsabilidad que emerge de
hechos ilícitos stricto sensu, en parámetros objetivos de imputación;

16
b) Con total abstracción de la idea de culpabilidad.
Clasificación
 el riesgo y el vicio de las cosas y de las actividades riesgosas o peligrosas por su naturaleza, por los medios empleados o por las circunstancias
de su realización (arts. 1757, 1758, 1733 inc. “e”);
 la indemnización de equidad (art. 1742) y los daños causados por los actos involuntarios (arts. 1750);
 la garantía (aludiendo al fundamento de las responsabilidades indirectas) (art. 1753), en la responsabilidad contractual objetiva (art. 1723) y en
la responsabilidad profesional por resultado (art. 1768);
 la responsabilidad del grupo en caso de actividad peligrosa y la responsabilidad del grupo en caso de autoría anónima (arts. 1762 y 1761);
 la del dueño y ocupante de un edificio por las cosas arrojadas o caídas (art. 1760);
 el daño causado por animales (art. 1759);
 el daño derivado de los accidentes de tránsito (art. 1769);
 la responsabilidad de los padres y de los tutores, curadores y otras personas encargadas de los menores e incapaces (arts. 1754, 1755, 1756);
 la de los titulares de los establecimientos educativos (art. 1767);
 la responsabilidad del principal por el hecho del dependiente (art. 1753);
 la responsabilidad por los hechos de quién se sirve para el cumplimiento de sus obligaciones (art. 1753).
Pero a lo largo del Código se observa también la aplicación de factores de responsabilidad objetiva, en enumeración no exhaustiva la doctrina
(Galdos 2012) señala algunos de estos otros supuestos:
 en la responsabilidad del tomador en el contrato de leasing (art. 1243);
 en el transporte de personas por los daños causados a las personas (art. 1286);
 en el transporte de cosas, el transportista se exime probando la causa ajena en caso de pérdida o deterioro de las cosas transportadas y del
equipaje del pasajero, salvo los objetos de valor extraordinarios y los efectos que el pasajero lleva consigo (arts. 1286 y 1293);
 la responsabilidad del hotelero, conforme las normas del depósito necesario (arts. 1369, 1370, 1371, 1372), por los daños o pérdida de los
efectos introducidos en el hotel, en el vehículo guardado en lugares del establecimiento o puesto a disposición por el hotelero y en las cosas
dejadas en los vehículos, salvo "caso fortuito o fuerza mayor ajena a la actividad hotelera" (arts. 1369, 1370, 1371, 1372, 1373, 1374, 1375 y
concs.). Las normas del depósito necesario se aplican a "los establecimientos y locales asimilables": "los hospitales, sanatorios, casas de salud y
deporte, restaurantes, garajes, lugares y playas de estacionamiento y otros establecimientos similares que presten sus servicios a título
oneroso".
 en los casos de ruina o por daños que comprometen la solidez de la obra, y los que la hacen impropia para su destino, el constructor se libera
si prueba la causa ajena (art. 1373); y no es causa ajena el vicio del suelo ni de los materiales (art. 1273); esa responsabilidad es extensible al
subcontratista, proyectista, director de obra, y cualquier profesional ligado al comitente, según la causa de los daños (art. 1274 inc. c).
 el fiduciario responde sobre la base de la responsabilidad objetiva de los arts. 1557 y concs. cuando no contrató el seguro obligatorio contra la
responsabilidad civil que cubra los daños causados por las cosas objeto del fideicomiso, o cuando la cobertura de riesgos o montos resulte
irrazonable (art. 1685).

La teoría del riesgo: provee una explicación a la responsabilidad civil basada en el riesgo, hay 3 líneas de pensamiento:
c) La teoría del riesgo creado. Según esta teoría, quien es dueño o se sirve de cosas o realiza actividades que, por su naturaleza o
modo de empleo, producen riesgos potenciales a terceros, debe responder por los daños que ellas ocasionen. En
consecuencia, el factor de atribución que rige es objetivo y es una contrapartida del riesgo creado. Éste es el criterio que
sostienen Pizarro y Vallespinos
d) La doctrina del riesgo-beneficio: se debería responder objetivamente por cualquier riesgo creado, siempre que permita alcanzar
un beneficio.
e) La doctrina del acto anormal. quien incorpora a la sociedad un riesgo no debe responder objetivamente por todas las
consecuencias perjudiciales que deriven de él, sino por aquellas que excedan la “normalidad”.
De acuerdo a lo expuesto y ateniéndonos a nuestro ordenamiento jurídico, quedan incluidos en la esfera del riesgo creado: los daños causados
por el riesgo o vicio de la cosa (art. 1757 del CCC); los daños causados al consumidor por el vicio o defecto de la cosa o en la prestación del
servicio (art. 40 de la ley 24240); los daños derivados de actividades riesgosas (art. 1757); los daños derivados de residuos peligrosos; la
responsabilidad del propietario de una mina (art. 58 del Código de Minería); la responsabilidad del explotador o de quien usa una aeronave.
Algunos juristas también incluyen a la responsabilidad de las personas jurídicas y la del principal por el hecho de sus dependientes.
La seguridad y la garantía. Proyecto de 1998 y Código Civil y Comercial
La garantía constituye un factor de atribución objetivo autónomo. Dentro de este se suelen mencionar, en el ámbito
extracontractual, la responsabilidad del principal por el hecho del dependiente (art. 1753 del CCC) y la obligación de seguridad,
incluida con carácter general y accesorio, de manera tácita, en ciertos contratos, para preservar a las personas y a su propiedad
contra los daños que puedan ocasionarse al momento de ejecutarlo (v. g., contrato de espectáculos deportivos, contratos
médicos, etc.). Esta obligación de garantía se encuentra presente en todos los contratos de consumo, sin importar aquí la idea
del contrato en sí misma. Lo que importa para la norma es la protección del consumidor.
De tal modo, también quedan incluidos dentro de la obligación de garantía los daños que el deudor pueda causar al acreedor
por medio de los terceros que introduzca a fin de ejecutar la prestación.
La equidad:
por regla, los daños involuntarios no generan responsabilidad civil, salvo lo dispuesto por los arts. 1750 y 1742 del CCC.
Según en el art. 1750 del CCC, se determina que el agente dañoso responde por "equidad" si el daño fue causado por un "acto
involuntario" (conf. art. 260 del CCC) y se reenvía al art. 1742, que establece q El juez, al fijar la indemnización, puede atenuarla

17
si es equitativo en función del patrimonio del deudor, la situación personal de la víctima y las circunstancias del hecho. Esta
facultad no es aplicable en caso de dolo del responsable.
El juez tiene la facultad de otorgar el resarcimiento, y, discrecionalmente, establecerá la cuantía equitativa de la indemnización,
teniendo en cuenta la importancia del patrimonio del autor del hecho (demente o menor de diez años) y la situación personal
del damnificado. Esta reparación puede o no ser plena e integral.
Art 261 "acto involuntario", es: 1) el acto de quien al momento de realizarlo está privado de razón, 2) el acto ilícito de la persona
menor de edad que no cumplió 10 años y 3) el acto lícito de la persona menor de edad que no cumplió 13 años de edad. Como
observáramos, este último supuesto difiere del actual régimen, que exige como mínimo los 14 años de edad cumplidos para ser
responsable directo por actos lícitos.
Para que se configure el segundo supuesto regulado (equidad), es necesario:
 Que exista un acto involuntario.
 Que cause daño a un tercero.
 Que medie relación causal adecuada entre ambos elementos.
El abuso del derecho como posible factor objetivo de atribución.
Abuso del derecho. El ejercicio regular de un derecho propio o el cumplimiento de una obligación legal no puede constituir como
ilícito ningún acto.
La ley no ampara el ejercicio abusivo de los derechos. Se considera tal el que contraría los fines del ordenamiento jurídico o el
que excede los límites impuestos por la buena fe, la moral y las buenas costumbres.
El juez debe ordenar lo necesario para evitar los efectos del ejercicio abusivo o de la situación jurídica abusiva y, si
correspondiere, procurar la reposición al estado de hecho anterior y fijar una indemnización.
Para Pizarro y Vallespinos es una modalidad de antijuridicidad. La responsabilidad puede ser objetiva o subjetiva
Exceso de la normal tolerancia entre vecinos o “inmisiones” (tal como ahora las llama el cc-art. 1973):
Inmisiones. Las molestias que ocasionan el humo, calor, olores, luminosidad, ruidos, vibraciones o inmisiones similares por el
ejercicio de actividades en inmuebles vecinos, no deben exceder la normal tolerancia teniendo en cuenta las condiciones del
lugar y aunque medie autorización administrativa para aquéllas.
Según las circunstancias del caso, los jueces pueden disponer la remoción de la causa de la molestia o su cesación y la
indemnización de los daños. Para disponer el cese de la inmisión, el juez debe ponderar especialmente el respeto debido al uso
regular de la propiedad, la prioridad en el uso, el interés general y las exigencias de la producción.
-responsabilidad objetiva, propter rem, que opera como una carga sobre la propiedad y que va pasando de dueño en dueño.
-es una modalidad de antijuridicidad ->la responsabilidad derivada de estos supuestos será objetiva, siempre que el daño sea
causado por el riesgo o vicio de la cosa.
Otros posibles factores objetivos de atribución: Conforme el código derogado:
f) Igualdad ante las cargas públicas. Este factor de atribución justificaría la responsabilidad civil del estado por actos lícitos.
g) Seguridad social. como justificativo de la socialización del daño.
h) El derecho a la intimidad. la violación a la intimidad (art. 1071 bis) como un factor objetivo de atribución autónomo. Pizarro y
Vallespinos (2014) es erróneo.
i) La actividad económica en ciertos casos se justifica la responsabilidad de un agente debido a que el mismo se encontraba en
mejores condiciones para prevenir el daño, o en base a los réditos logrados por dicha actividad económica. (utiliza eeuu)
j) Falta de servicio.
k) Sacrificio especial.
Responsabilidad contractual objetiva
La línea divisoria de la responsabilidad subjetiva y objetiva en materia obligacional (responsabilidad contractual)
Con la unificación del régimen de responsabilidad civil, no corresponde hacer esta distinción, por lo cual el factor de atribución
será subjetivo u objetivo, sin importar el origen del daño.
art. 1721: “Factores de atribución. La atribución de un daño al responsable puede basarse en factores objetivos o subjetivos. Sin
efectuar distinción alguna”.
¿cómo podemos saber cuándo el factor es objetivo y cuándo es subjetivo? art. 1723: “Responsabilidad objetiva. Cuando de las
circunstancias de la obligación, o de lo convenido por las partes, surge que el deudor debe obtener un resultado determinado,
su responsabilidad es objetiva”. el deudor se exime demostrando el caso fortuito, el hecho de un tercero, o el hecho de la
víctima, o sea sólo puede invocar la ruptura del nexo causal. En cambio, en la subjetiva, supuesto en el que la ley presume la
culpa, el deudor se exime mediante la demostración de su falta de culpa.
Las obligaciones de medios y resultados.
>En las obligaciones de medios, (de prudencia o de diligencia), el deudor se compromete a la realización de una conducta
dirigida a la concreción de un resultado que el acreedor espera y quiere, pero que no es asegurado por el deudor. De tal modo,
hay dos factores de los cuales dependerá el resultado: el primero, que el deudor despliegue la conducta diligente orientada a
lograr el resultado; el segundo, de carácter aleatorio (resultado), cuya efectivización no depende exclusivamente de la conducta
del deudor sino de otros factores contingentes. Un ejemplo de esto sería el caso del abogado que asume la obligación de poner
sus conocimientos y diligencia a fin de lograr el reconocimiento de un derecho de acreedor. Sin embargo, el abogado no podrá ni
deberá asegurar el éxito de dicha tarea, ya que no depende totalmente de su actuar.
En estas, el factor de atribución es subjetivo. La prueba de la culpa del deudor puede pesar sobre el acreedor o,
excepcionalmente, puede ser presumida, con lo cual corresponderá al deudor la acreditación de la no culpa, es decir de su

18
actuación diligente.
>En las obligaciones de resultado, el deudor compromete su conducta para el logro de un resultado no contingente ni aleatorio,
de suerte que la no concreción del mismo implica el incumplimiento del deudor, salvo que pudiera acreditar la ruptura del nexo
causal. En este sentido, el deudor asegura el resultado exitoso. El factor de atribución en estos casos es objetivo.
El deudor deberá probar la ruptura del nexo causal, ya sea por el casus, el hecho de un tercero por quien no deba responder o el
hecho de la víctima.

EXIMENTES
Son circunstancias que operan enervando la antijuridicidad, la relación de causalidad o los factores de atribución,
poseen gran importancia ya que pueden aminorar o eximir la responsabilidad por daño al sindicado como responsable.
Clasificación: Según el efecto que producen:

-EXIMENTES VINCULADAS CON LA ANTIJURIDICIDAD. LAS CAUSAS DE JUSTIFICACIÓN.


Efectos: Las causas de justificación enervan la antijuridicidad de la conducta y, pueden actuar como eximentes de
la responsabilidad (vgr. legítima defensa) o justificar una reparación de equidad no plena o integral (vgr. estado de
necesidad). Las causas de justificación excluyen la culpabilidad del agente, ya sea porque el agente obra sin discernimiento
o con error excusable. (distinto a la inimputabilidad) Son supuestos excepcionales que, en principio, justifican la violación
del principio general de no dañar a otro. (obsta al nacimiento de la obligación de indemnizar el daño ocasionado).
El nuevo Código menciona como causales de justificación o elementos negativos de la antijuridicidad, en los arts. 1718,
1719 y 1720:
a) en ejercicio regular de un derecho; El ejercicio regular de un derecho, dentro de los límites reconocidos por el ordenamiento
jurídico, se considera un obrar lícito. (art10). Es contrario al abuso de derecho, este, constituye un acto ilícito, idóneo para
producir responsabilidad civil en caso de causación de un daño a un tercero.
b) Legítima defensa: La actual norma del CCC la regula expresamente como causa de justificación y exime de responsabilidad a
quien causa un daño (antes no): …en legítima defensa propia o de terceros, por un medio racionalmente proporcionado, frente
a una agresión actual o inminente, ilícita y no provocada; el tercero que no fue agresor ilegítimo y sufre daños como
consecuencia de un hecho realizado en legítima defensa tiene derecho a obtener una reparación plena. Para que opere esta
causa de justificación, es necesario:
1-Que exista una agresión ilegítima.
2-Que la misma recaiga sobre la persona o bienes materiales o morales de quien se defiende.
3-El ataque debe ser actual y no meramente potencial.
4-El medio utilizado para impedir o rechazar la acción debe ser razonable.
5-No debe haber existido provocación por parte de quien se defiende.
La aplicación de esta causa de justificación en materia obligacional es irrelevante.
c) Estado de necesidad (inc. “c” del art. 1718) se configura cuando se causa un mal menor para evitar un mal mayor, según la
clásica definición. El inciso contempla la posibilidad de que el juez conceda una indemnización de equidad.
La nueva norma dice expresamente: “si el peligro no se origina en un hecho suyo; el hecho se halla justificado únicamente si el
mal que se evita es mayor que el que se causa. En este caso, el damnificado tiene derecho a ser indemnizado en la medida en
que el juez lo considere equitativo”. el damnificado tiene derecho a indemnización.
d) Consentimiento del damnificado: art 1720 “el consentimiento libre e informado del damnificado, en la medida en que no
constituya una cláusula abusiva, libera de la responsabilidad por los daños derivados de la lesión de bienes disponibles”.
Excluye la antijuridicidad del comportamiento de autor del daño, salvo cuando éste sea contrario a la ley, a la moral o a las
buenas costumbres y al orden público. El consentimiento debe ser inequívoco, expreso o tácito, no de la tolerancia. El
consentimiento es revocable. (ej: la q da el paciente al médico p su historia clínica)
e) El cumplimiento de una obligación legal: la ley impone una determinada conducta al agente, y por tal razón, quien la ejecute
sin incurrir en excesos está justificado. Regulados en el c. penal: el ejercicio de una autoridad o cargo (art. 34 inc. 4 del CP) y la
obediencia debida (art. 34 inc. 5 del CP).
Asunción de riesgos¡: La exposición voluntaria por parte de la víctima a una situación de peligro no justifica el hecho dañoso ni
exime de responsabilidad a menos que, por las circunstancias del caso, ella pueda calificarse como un hecho del damnificado
que interrumpe total o parcialmente el nexo causal.
Quien voluntariamente se expone a una situación de peligro para salvar la persona o los bienes de otro tiene derecho, en caso
de resultar dañado, a ser indemnizado por quien creó la situación de peligro, o por el beneficiado por el acto de abnegación.
-Esta no tiene entidad como causal de justificación.

-EXIMENTES VINCULADAS CON EL FACTOR DE ATRIBUCIÓN


Se distinguen según se trate de un factor objetivo o subjetivo.
eximentes vinculadas con el factor subjetivo de atribución, se admiten las siguientes.
-La causa de inimputabilidad. Eximen de responsabilidad: el error de hecho esencial (art. 265 del CCC), el dolo y la violencia o
intimidación (arts. 271 y 276 del CCC). Cuando se comprueba alguna de estas circunstancias, el acto no posee intención ni
libertad, respectivamente, eliminándose la voluntariedad del acto, sobre la cual se asienta el reproche de culpabilidad. Lo
mismo ocurre cuando existen causales que obstan el discernimiento (arts. 260 y 261 del CCC).
-La no culpa o falta de culpa como eximente: La prueba de un actuar diligente, de acuerdo al objeto de la obligación y en

19
función a las circunstancias de persona, tiempo y lugar, puede constituirse en eximente (art. 1724).
>sistema de responsabilidad subjetiva, basado en la idea de culpa, debe alcanzar al sindicado como responsable la prueba de la
no culpa para liberarse.
>responsabilidad objetiva, la prueba de la no culpa es insuficiente, ya que el sindicado como responsable deberá probar la
ruptura del nexo causal para liberarse. Esto lo puede lograr probando el caso fortuito, el hecho de un tercero extraño o del
damnificado.

EXIMENTES CONVENCIONALES: El código de Vélez no regulaba las cláusulas de limitación o eximición de daños
La doctrina distingue entre validez e invalidez de las cláusulas:
1-Validez de las cláusulas limitativas y exoneratorias. como regla, son válidas y liberan o eximen de pagar el daño. La
cláusula es limitativa cuando pone un tope a todo el daño o a un tipo de daño. Por ejemplo, puede pactarse que se garantizan
los daños que asciendan hasta tal cifra, o q sólo se pagará el daño patrimonial pero no el extrapatrimonial. La cláusula es
exoneratoria cuando el deudor se libera de tener que indemnizar si no cumple el contrato por su culpa. Equivale a dispensa de
culpa.
2-Invalidez de las cláusulas limitativas y exoneratorias. Por excepción son inválidas las cláusulas limitativas o exoneratorias
cuando:
a) afectan derechos indisponibles: Por regla los derechos disponibles son los patrimoniales. Los derechos indisponibles, como la
vida o la integridad física, no pueden ser objeto de cláusulas exoneratorias, pero sí de un consentimiento informado, que
traslade los riesgos de una intervención quirúrgica, por ejemplo.
b) atentan contra la buena fe, las buenas costumbres o leyes imperativas: Por ejemplo, serían las cláusulas que desnaturalizan la
esencia de un contrato, o cuando están prohibidas como en el contrato de hotelería.
En otros casos son las leyes éticas de la profesión las que impiden pactar este tipo de cláusulas. Por ejemplo, un abogado que
pretendiese eximirse de responsabilidad si pierde el pleito por su culpa.
c)cuando son abusivas: cláusulas abusivas como daños por muerte o daños corporales en el transporte de personas, art. 1292;
en el contrato de caja de seguridad, es inválida la cláusula que exime de responsabilidad al prestador, pero es válida la de
limitación hasta un monto máximo sólo si el usuario es debidamente informado y el límite no importa una desnaturalización de
las obligaciones del prestador.
3-Dispensa del dolo y de la culpa de los dependientes: Si se pudiera dispensar el dolo, la obligación se convertiría en potestativa.
(se prohíbe expresamente este supuesto) porq El patrón contrataría dependientes insolventes a quienes ordenaría no cumplir.

EXIMENTES VINCULADOS CON LA RELACIÓN DE CAUSALIDAD Y LOS FACTORES OBJETIVOS DE ATRIBUCIÓN. LA CAUSA AJENA
Interrupción del nexo de causalidad. La causa ajena.
La necesaria relación causal que debe existir entre la conducta y el daño, puede verse suprimida (interrupción-no
habrá sido el autor del mismo) o aminorada (por la concurrencia de su actuar con otro factor) en sus efectos por la
presencia de factores externos. La ausencia total o parcial de relación de causalidad generará la ausencia total o parcial
de responsabilidad civil.
El nuevo Código Civil y Comercial regula las siguientes situaciones:
Hecho del damnificado. La responsabilidad puede ser excluida o limitada por la incidencia del hecho del damnificado en la
producción del daño, excepto que la ley o el contrato dispongan que debe tratarse de su culpa, de su dolo, o de cualquier otra
circunstancia especial.
Caso fortuito. Fuerza mayor. Se considera caso fortuito o fuerza mayor al hecho que no ha podido ser previsto o que, habiendo
sido previsto, no ha podido ser evitado. El caso fortuito o fuerza mayor exime de responsabilidad, excepto disposición en
contrario. Este Código emplea “caso fortuito” y “fuerza mayor” como sinónimos.
Hecho de un tercero. Para eximir de responsabilidad, total o parcialmente, el hecho de un tercero por quien no se debe
responder debe reunir los caracteres del caso fortuito”. 1731
La responsabilidad civil puede ser excluida total o parcialmente por ciertas circunstancias que se agrupan bajo la denominación
de “causa ajena” y son:
El hecho (culpa) de la víctima La conducta de la víctima puede afectar, excluyendo o aminorando la responsabilidad del
sindicado como responsable. Requisitos
a) Incidencia causal: El hecho de la víctima debe tener incidencia causal adecuada en la producción del resultado,
ya sea como causa exclusiva o concausa del daño en concurrencia con otros hechos relevantes.
b) Cuestión de la culpabilidad. El hecho o culpa de la víctima: el simple hecho de la víctima es suficiente para
provocar la ruptura del nexo causal.
c) Hecho no imputable al demandado: es necesario que el hecho de la víctima no sea imputable objetiva o
subjetivamente al demandado, si él lo provoca, siendo la acción de la víctima una mera consecuencia del acto del
sindicado como responsable, no alcanzará para eximirlo.
Hecho del damnificado según el Código Civil y Comercial: el art. 1729 alude al hecho del damnificado y no de su culpa, salvo que
la ley o la voluntad de las partes dispongan lo contrario.
Art. 1729: Hecho del damnificado. La responsabilidad puede ser excluida o limitada por la incidencia del hecho del damnificado
en la producción del daño, excepto que la ley o el contrato dispongan que debe tratarse de su culpa, de su dolo, o de cualquier
otra circunstancia especial.
Ejemplo, si un automotor en movimiento impacta con un peatón y lo lesiona; pero el peatón cruza la calle con el semáforo en

20
rojo (es decir hace un cruce antirreglamentario) implica un hecho que interrumpe total o parcialmente el nexo de causalidad, es
decir el hecho del damnificado que exime de responsabilidad al conductor del automotor.
Algunos doctrinarios consideran que se asemeja a la Asunción de riesgos. La exposición voluntaria por parte de la víctima a una
situación de peligro no justifica el hecho dañoso ni exime de responsabilidad a menos que, por las circunstancias del caso, ella
pueda calificarse como un hecho del damnificado que interrumpe total o parcialmente el nexo causal .
--Efectos del hecho de la víctima en la responsabilidad civil supuestos:
a) Hecho exclusivo de la víctima: provoca la eximición de responsabilidad por parte del demandado en el ámbito
contractual o extracontractual.
b) Concurrencia del hecho de la víctima con la culpa proba da o presumida del lesionante: daño derive de dos
causas que actúa concurrentemente: la culpa del demandado y el hecho propio de la víctima, se distribuirá entre ambos,
soportando cada uno en función a la incidencia causal que hubieran aportado a la producción del daño.
c)Concurrencia del hecho de la víctima con el dolo del demandado: el dolo del demandado absorbe el hecho
culpable o no de la víctima, se considera que el sindicado como responsable ha sido el único causante del daño.
d)Concurrencia del dolo de la víctima y del demandado: procede la reparación del daño causado teniendo en cuenta la
incidencia de cada conducta dolosa en la producción del resultado.
e) Concurrencia del hecho de la víctima y el riesgo creado: Diversos supuestos:
1. Hecho exclusivo de la víctima: el sindicado como responsable queda eximido de responsabilidad civil.
2. Hecho de la víctima concurrente con el riesgo creado o con otro factor objetivo de atribución:
corresponderá reducir la indemnización teniendo en cuenta la incidencia del hecho de la víctima.
3. El hecho de la víctima y los damnificados indirectos: supuestos en los cuales el damnificado indirecto
ejercita un derecho del causante, en calidad de heredero, se pueda computar la circunstancia del hecho de
la víctima.
Hecho de un tercero según el Código Civil y Comercial
El nexo causal se interrumpe en forma total o parcial cuando se demuestra que el daño obedece al hecho de un tercero extraño
por el cual el agente no debe responder. En dicho caso, la atribución material del menoscabo se realiza respecto del tercero.
art. 1731: “Hecho de un tercero. Para eximir de responsabilidad, total o parcialmente, el hecho de un tercero por quien no se
debe responder debe reunir los caracteres del caso fortuito”.
..debe ser una persona distinta del responsable presunto (demandado) y de la víctima. Puede ser una persona física o jurídica,
de carácter público o privado. Quedan al margen del concepto de tercero extraño por quien no se debe responder:
a) Los daños causados por el dependiente en ejercicio o en ocasión de sus funciones, respecto del principal.
b) Los daños producidores por ciertas personas que, sin llegar a ser dependientes, tienen contacto con la cosa por voluntad
expresa o presunta del dueño o guardián.
c)El fabricante de un producto elaborado no es tercero por quien el dueño o guardián no deban responder cuando el daño se
produce por un vicio de fabricación (art. 40 de la ley 24240).
d)El guardián de la cosa no es un tercero por quien no deba responder el dueño.
e) Aquellas personas por las que legalmente se debe responder (menores de edad respecto de los padres).
f) Los auxiliares introducidos por el deudor para ejecutar la obligación.
En los sistemas de ahorro para determinados fines, la sociedad administradora no es un tercero por quien no deba responder el
fabricante. --> deberá ser probada por quien la invoca (art. 1736).
Para que opere esta eximente es necesaria la constatación de las siguientes circunstancias:
a) Que el hecho del tercero tenga incidencia causal (exclusiva o concurrente).
b) Es necesaria la culpa del tercero. alcanza el mero hecho del tercero. Posición recogida por el CC
c)El hecho del tercero no debe ser imputable al demandado.
Diversos supuestos pueden presentarse:
a) Hecho exclusivo del tercero. Provoca la eximición total del demandado.
b) Concurrencia del hecho del tercero con la culpa probada o presumida del demandado. responderán solidariamente ante la
víctima y luego podrán ejercitar entre ellos las acciones de regreso.
c)Hecho del tercero concurrente con el riesgo creado por el demandado. artículo 1731: “Hecho de un tercero. Para eximir de
responsabilidad, total o parcialmente, el hecho de un tercero por quien no se debe responder debe reunir los caracteres del
caso fortuito”.
Caso fortuito o fuerza mayor:
Es otro de los factores q provoca la interrupción del nexo causal entre un hecho ilícito o incumplimiento obligacional y el daño.
Caso fortuito. Fuerza mayor. (sinónimos) Se considera caso fortuito o fuerza mayor al hecho que no ha podido ser previsto o
que, habiendo sido previsto, no ha podido ser evitado. El caso fortuito o fuerza mayor exime de responsabilidad, excepto
disposición en contrario.
-En la esfera obligacional, el casus provoca dos consecuencias fundamentales:
a) Extingue la obligación por imposibilidad sobrevenida.
b) Exime al deudor de responsabilidad por incumplimiento.
->la falta o ausencia de culpa es una noción que opera dentro de la esfera de la culpabilidad, y el caso fortuito es un concepto
que juega respecto del presupuesto de causalidad, que es anterior a la culpabilidad, pues, si no hay relación causal entre hecho y
daño, no tiene importancia si hubo culpa.

21
-En la esfera extracontractual o aquiliana, el casus exime al responsable, ya que obsta a la configuración del vínculo de
causalidad adecuada entre la conducta y el resultado dañoso. Para que el casus opere, el hecho debe ser:
a) Imprevisible.
b) Inevitable.
c)Actual.
d)Ajeno al presunto responsable o al deudor.
e) Sobrevenido.
f) Obstáculo insuperable para el cumplimiento de la obligación.

La imposibilidad de cumplimiento: El deudor de una obligación queda eximido del cumplimiento, y no es responsable, si la
obligación se ha extinguido por imposibilidad de cumplimiento objetiva y absoluta no imputable al obligado. La existencia de esa
imposibilidad debe apreciarse teniendo en cuenta las exigencias de la buena fe y la prohibición del ejercicio abusivo de los
derechos.
-el caso fortuito exonera al deudor en la medida en que causa una imposibilidad de cumplimiento. Requisitos: objetiva y
absoluta, debe ser sobreviniente (acaece posterior al nacimiento de la oblig), definitiva y no imputable al deudor. Debe ser
definitiva y no imputable al obligado al pago.
Responsabilidad por caso fortuito o por imposibilidad de cumplimiento. Artículo 1733 cc.
Aunque ocurra el caso fortuito o la imposibilidad de cumplimiento, el deudor es responsable en los siguientes casos:
a) si ha asumido el cumplimiento, aunque ocurra un caso fortuito o una imposibilidad;
b) si de una disposición legal resulta que no se libera por caso fortuito o por imposibilidad de cumplimiento;
c)si está en mora, a no ser que ésta sea indiferente para la producción del caso fortuito o de la imposibilidad de cumplimiento;
d)si el caso fortuito o la imposibilidad de cumplimiento sobrevienen por su culpa;
e) si el caso fortuito y, en su caso, la imposibilidad de cumplimiento que de él resulta, constituyen una contingencia propia del
riesgo de la cosa o la actividad;
f) si está obligado a restituir como consecuencia de un hecho ilícito.
Estas no producen la libración del deudor.

Sub-eje temático 2: FUNCIONES DEL DERECHO DE DAÑOS

FUNCIÓN RESARCITORIA DEL DERECHO DE DAÑOS


Tres funciones del derecho de daños: la prevención, la reparación y la punición.
Las funciones del derecho de daños: discrepancia entre el Anteproyecto y el Código Civil y Comercial
(Sólo se regulaba la función resarcitoria). El CCC no refleja la opción legislativa del Anteproyecto y ha establecido que las:
“Funciones de la responsabilidad. Las disposiciones de este Título son aplicables a la prevención del daño y a su reparación”.
Se suprimió la función punitiva. No obstante esto, si bien el CCC sólo contempla dos funciones, la función punitiva del derecho
de daño tiene reconocimiento legislativo en la Ley de Defensa del Consumidor 24240 (texto conforme ley 26361) y en la ley
general de ambiente.
La reparación del daño: consiste en “el cumplimiento de una obligación a cargo del responsable y a favor del damnificado,
que tiene por objeto resarcir el daño injustamente al acreedor”. Busca el restablecimiento del equilibrio preexistente que
fuera alterado por el evento dañoso y el cumplimiento de la justicia y la equidad. Se intenta colocar al damnificado en la misma
situación en la que se encontraba antes del hecho dañoso.
Al respecto, dice el CCC: Reparación plena. La reparación del daño debe ser plena. Consiste en la restitución de la situación del
damnificado al estado anterior al hecho dañoso, sea por el pago en dinero o en especie. La víctima puede optar por el reintegro
específico, excepto que sea parcial o totalmente imposible, excesivamente oneroso o abusivo, en cuyo caso se debe fijar en
dinero. En el caso de daños derivados de la lesión del honor, la intimidad o la identidad personal, el juez puede, a pedido de
parte, ordenar la publicación de la sentencia, o de sus partes pertinentes, a costa del responsable.
La indemnización comprende la pérdida o disminución del patrimonio de la víctima, el lucro cesante en el beneficio económico
esperado de acuerdo a la probabilidad objetiva de su obtención y la pérdida de chances.
Por su parte, el art. 1741 se refiere a la Indemnización de las consecuencias no patrimoniales. Está legitimado para reclamar el
damnificado directo. Si del hecho resulta su muerte o sufre gran discapacidad también tienen legitimación a título personal,
según las circunstancias, los ascendientes, los descendientes, el cónyuge y quienes convivían con aquél recibiendo trato familiar
ostensible.
La acción sólo se transmite a los sucesores universales del legitimado si es interpuesta por éste.
Daño moral es tratado por el cc como consecuencias no patrimoniales.
Fundamento y finalidad
La finalidad de la reparación es netamente resarcitoria, intenta resarcir el daño compensando el menoscabo. El fundamento del
resarcimiento está dado por el principio de justicia que impone dar a cada uno lo suyo, debiendo restablecer el equilibrio
alterado por el perjuicio causado.
Caracteres
-Perjuicio patrimonial: La reparación se orienta a restablecer el patrimonio al estado anterior en que se hallaba antes del
perjuicio. Se otorga una indemnización referida a los perjuicios derivados del incumplimiento contractual, hay que distinguir:
.Daño compensatorio: indemnización que debe ser abonada en virtud del incumplimiento de una obligación en forma

22
definitiva, total e imputable al deudor. La obligación originaria se convierte en la de pagar daños e intereses.
.Daño moratorio: la indemnización se debe a raíz del incumplimiento relativo de la prestación y es acumulable a ésta, cuyo
cumplimiento aún es posible y útil para el acreedor. Este es el daño que se debe por el cumplimiento tardío, puede pedirse en
conjunto con el cumplimiento (art. 1747 del CCC).
-Perjuicio extrapatrimonial. o moral, la reparación se orienta a dar al perjudicado una satisfacción por el menoscabo sufrido. Por
la naturaleza del daño, la reparación será siempre en dinero o por equivalente, pues resulta –por regla- imposible volver las
cosas al estado anterior para resarcir el daño moral.
Analicemos los caracteres.
Patrimonial
El carácter subsidiario y la conversión del derecho a la prestación con el derecho a la indemnización: El incumplimiento de una
obligación no sólo da lugar a la reparación del daño causado, sino que también genera el derecho del acreedor a exigir la
ejecución forzada de lo debido (art. 730).
El obligado debe una suma de dinero equivalente al valor de la prestación (aestimatio rei) más la reparación de las restantes
consecuencias dañosas —o "mayores daños"- derivadas del incumplimiento (id quod interest).
En el Código Civil y Comercial existe, un régimen diferenciado para el reclamo del valor de la prestación (prescribe a los 5 años),
o aestimatio rei (que se rige por las normas del cumplimiento forzado), y el de los mayores daños sufridos al margen de aquel (id
quod interest). (prescribe a los tres años).
Resarcitoria: En principio, la función de la indemnización es meramente resarcitoria y no sancionatoria. el resarcimiento
procede cuando no se respeta o viola el principio jurídico del alterum non laedere, o bien, si se ha incumplido una obligación
preexistente.
El principio de reparación de plena.
ha sido reconocido como un derecho constitucional por la Corte Suprema de Justicia de la Nación
Se intenta que la víctima sea resarcida en forma plena o integral y, a la vez, asegurar al responsable que no asumirá una
obligación mayor al daño que ha causado. Cuatro son las reglas que se deben respetar:
a) El daño debe ser fijado al momento de la decisión.
b) La indemnización no debe ser inferior al perjuicio.
c) La apreciación debe ser formulada en concreto.
d) La reparación no debe ser superior al daño sufrido.
Limitaciones: previstas en el Cc: la limitación se da por razones de equidad (art. 1742) o de fuente convencional (art. 1743). En
otros casos, las cláusulas limitativas de responsabilidad se tienen por no escritas, como en la responsabilidad en el transporte de
personas por los daños corporales o muerte (art. 1292), en el contrato de caja de seguridad (art. 1414), en la responsabilidad del
hotelero (art. 1374) y establecimientos equiparados (art. 1375).

Modos de reparar el daño.


Existen en nuestra legislación dos sistemas para la reparación del daño: i) la forma específica o también denominada in natura y
ii) por equivalente o en dinero. Ambos aparecen contemplados en el Cc, pues se alude al pago en dinero o en especie (art. 1740).
La reparación específica en especie o in natura consiste en la ejecución de una obligación (generalmente de hacer) que tiene
por finalidad la de volver las cosas al estado en que se hallaban antes de producirse el evento dañoso. Para que ello pueda
producirse, deberán existir las posibilidades materiales y jurídicas que lo permitan.
La reparación en especie es procedente “excepto que sea parcial o totalmente imposible, excesivamente oneroso o abusivo, en
cuyo caso se debe fijar en dinero”. En algunos supuestos, no procede la reparación en especie, ante la excesiva onerosidad de la
misma que importe un ejercicio abusivo del derecho por parte del acreedor a la reparación, con facultades para que sea
procedente con la reducción de equidad.
La reparación por equivalente se traduce en la entrega de un equivalente a la víctima (normalmente pecuniario) con entidad
suficiente para la restauración del valor perjudicado.
La cuestión en el art. 1740 del Código Civil y Comercial
El Código Civil redactada por Vélez Sarsfield, se inclinó por el sistema de reparación del perjuicio mediante el pago de una
“indemnización pecuniaria que fijará el juez, salvo el caso en que hubiere lugar a la restitución del objeto que hubiese hecho
materia del delito”.
La actual redacción del art. 1740 establece que la reparación plena consiste en la restitución de la situación del damnificado al
estado anterior al hecho dañoso, sea por “el pago en dinero o en especie”. Recepta ambas formas de resarcimiento: por
equivalente o in natura.
--Reparación plena. La reparación del daño debe ser plena. Consiste en la restitución de la situación del damnificado al estado
anterior al hecho dañoso, sea por el pago en dinero o en especie. La víctima puede optar por el reintegro específico, excepto
que sea parcial o totalmente imposible, excesivamente oneroso o abusivo, en cuyo caso se debe fijar en dinero. En el caso de
daños derivados de la lesión del honor, la intimidad o la identidad personal, el juez puede, a pedido de parte, ordenar la
publicación de la sentencia, o de sus partes pertinentes, a costa del responsable.
La reparación en especie o por equivalente no pecuniario
En el sistema de Vélez, la regla era la reparación en dinero, con opción a la reparación en especie. En el actual sistema, regulado
por el art. 1740, se establece la reparación en dinero, otorgando a la víctima la facultad de optar por la reparación en especie.
Para que proceda la reparación en especie, es necesario:
a) Petición de parte: el damnificado podrá optar libremente por la reparación en especie.

23
b) La reparación en especie debe ser posible: la misma debe ser posible material y jurídicamente. Dentro de esta debemos
distinguir:
1-Daños patrimoniales directos e indirectos: la reparación en especie se aplica, a los daños patrimoniales directos, siempre que
dichos daños recaigan en bienes fungibles, es decir que tienen equivalente de similar calidad.
En caso de daños patrimoniales indirectos no puede reintegrarse específicamente el bien afectado cuando se lesionan derechos
personalísimos, tales como integridad corporal, honor, intimidad, etc.
2-Reparación en especie y ejecución forzada de la obligación: No se deben confundir, ambas constituyen formas de
cumplimiento in natura y no reparación del daño in natura. Mediante las mismas, se realiza el interés del deudor.
3-Reparación en especie y reintegración del derecho conculcado: no se debe confundir. Un ejemplo es el caso del robo o hurto;
el responsable deberá restituir la cosa sustraída al dueño y reparar, además, todo perjuicio que le haya producido. Quien
restituye la cosa pone fin a la acción dañosa ya iniciada, pero no repara el daño causado derivado de la privación de la cosa, o el
daño moral que pueda haber originado. Si la cosa se destruye, el derecho a obtener la prestación se convierte en derecho a la
reparación y en ese caso puede operar la indemnización por equivalente de su valor y accesorios (art. 1747 del CCC).
4-Reparación en especie y daño ambiental: permite intentar restablecer la situación anterior, conculcada por el ilícito. Ejemplo:
el saneamiento de un río contaminado, la recolección de residuos en baldíos, la reforestación en zonas incendiadas, etc.
5-Que no importe un ejercicio abusivo del derecho (arts. 1740 y 10 del CCC): caso contrario el deudor podrá solicitar el pago de
una indemnización pecuniaria. Corresponde al deudor alegar y probar dicha onerosidad excesiva.
6-Que no sea de aplicación la facultad de atenuar la indemnización por razones de equidad (art. 1742): en caso de serlo, el
derecho del demandado no puede ser limitado en razón de haberse articulado la retención de reparación en especie, con lo cual
deberá proceder la reparación pecuniaria.
+Reparación del daño moral en especie o por equivalente no pecuniario: la reparación del daño moral se efectúa mediante el
equivalente pecuniario (la regla), pero nada obsta la viabilidad de condenar el pago de un equivalente no pecuniario, consistente
en la publicación de la sentencia o la retractación del ofensor (ofensor se desdice públicamente) como medio de reparar a la
víctima el daño causado, rectificación de errores o falsedades difundidas en los medios de comunicación.
Dice el CCC: “En el caso de daños derivados de la lesión del honor, la intimidad o la identidad personal, el juez puede, a pedido
de parte, ordenar la publicación de la sentencia, o de sus partes pertinentes, a costa del responsable”.

Modos de reparar el daño.


Indemnización dineraria: opera por medio de una suma de dinero que se entrega como equivalente del daño sufrido por la
víctima en su patrimonio, o con el fin de darle una satisfacción jurídica al daño moral sufrido.
-Cuando se trata de daño patrimonial, el patrimonio del afectado debe ser restablecido cuantitativamente al estado en que se
encontraba antes del hecho generador del daño. Esto se realiza mediante la entrega de una suma de dinero idónea para
restablecer el equilibrio entre el estado en que se hallaba la víctima antes del menoscabo y posteriormente. En caso que se trate
de daño moral, la función que esta indemnización tendrá será netamente satisfactiva.
-cuestiones para determinar indemnización:
a) El principio del interés: se deberá tener en miras la relación especial que tenía el afectado sobre la cosa o bien jurídico
dañado.
1-Daño patrimonial directo: se deberá el valor ordinario del bien más el valor subjetivo (material o espiritual), en función de las
circunstancias del caso.
2-Daño patrimonial indirecto: recae en la persona, los derechos o facultades de la víctima.
3-Daño moral: debe tener en cuenta el carácter personal y subjetivo, poniendo acento en la espiritualidad del afectado.
b) La indemnización: ¿capital global o renta? Normalmente se paga mediante la entrega de una suma de dinero que contiene el
capital global que representa el daño experimentado (moral o patrimonial). (El otro sistema es el de renta periódica, que irá
cubriendo los daños continuados de la víctima).
c)Valoración y cuantificación del daño: dos operaciones diferentes. La valoración del daño implica constatar su existencia y
entidad cualitativa (aestimatio) del daño. Posteriormente se produce la cuantificación del daño (taxatio), que implica traducir y
liquidar dicho perjuicio en una indemnización.
La indemnización dineraria del daño patrimonial por lesiones o incapacidad física o síquica.
la función resarcitoria en relación a los daños a las personas.
La primera parte del artículo 1738 del CCC los daños patrimoniales, comprende: i) la pérdida o disminución del patrimonio de la víctima, es
decir, el daño emergente, ii) regula el lucro cesante, entendido como una merma en el beneficio económico esperado, de acuerdo a la
probabilidad objetiva de su obtención y iii) también regula la pérdida de chances, con ampliación en el art. 1739 (segunda parte), donde se
establece que la pérdida de chance es indemnizable en la medida en que su contingencia sea razonable y guarde una adecuada relación de
causalidad con el hecho generador.
-daño moral 1741 “Indemnización de las consecuencias no patrimoniales”. Allí se establece que el daño moral es resarcible
y que el monto de la indemnización del daño moral debe fijarse ponderando las satisfacciones sustitutivas y compensatorias que
pueden procurar las sumas reconocidas.
El daño patrimonial derivado de la incapacidad gira alrededor de los beneficios materiales que la persona –afectada en su
plenitud y capacidad- hubiera podido lograr de no haber padecido la lesión incapacitante. Lo que se computa al indemnizarse la
disminución sufrida por la víctima es:
a) el disvalioso desequilibrio espiritual que la invalidez supone (daño moral);
b) las erogaciones que demanda la incapacitación (daño emergente) y
c) las ganancias dejadas de percibir o afectación de las aptitudes productivas de la persona (lucro cesante y pérdida de chance).

24
La incapacidad no es el daño sino la causa jurídica de los daños a reconocer .
La indemnización dineraria del daño patrimonial por lesiones o incapacidad física o síquica.
El nuevo Código contempla dos supuestos especiales:
>>la indemnización por fallecimiento establecida en el art. 1745, en caso de muerte, la indemnización debe consistir en:
a. los gastos necesarios para asistencia y posterior funeral de la víctima.
b. lo necesario para alimentos del cónyuge, del conviviente, de los hijos menores de veintiún años de edad con derecho
alimentario, de los hijos incapaces o con capacidad restringida, aunque no hayan sido declarados tales judicialmente; esta
indemnización procede aun cuando otra persona deba prestar alimentos al damnificado indirecto; el juez, para fijar la
reparación, debe tener en cuenta el tiempo probable de vida de la víctima, sus condiciones personales y las de los reclamantes;
c. la pérdida de chance de ayuda futura como consecuencia de la muerte de los hijos; este derecho también compete a quien
tenga la guarda del menor fallecido.
En cuanto a la cuantificación en sí misma, la reparación debe tener en cuenta:…el tiempo probable de vida de la víctima, sus
condiciones personales y las de los reclamantes, la pérdida de chance de ayuda futura como consecuencia de la muerte de los
hijos; este derecho también compete a quien tenga la guarda del menor fallecido.
>>Indemnización por lesiones o incapacidad física o psíquica establecida en el 1746: total o parcial, la indemnización debe ser
evaluada mediante la determinación de un capital, de tal modo que sus rentas cubran la disminución de la aptitud del
damnificado para realizar actividades productivas o económicamente valorables, y que se agote al término del plazo en que
razonablemente pudo continuar realizando tales actividades. Ej: gastos médicos, farmacéuticos y por transporte.
Liquidación del lucro cesante futuro en ambos casos: en principio, la lesión a la incolumidad de la persona no es resarcible per se,
toda vez que las aptitudes del ser humano no están en el comercio ni pueden cotizarse directamente en dinero, por lo que
carecen de un valor económico intrínseco. Consecuentemente, el daño derivado de tal incapacidad gira alrededor de los
beneficios materiales que la persona –afectada en su plenitud y capacidad- hubiera podido lograr de no haber padecido la lesión
incapacitante. Lo que se computa al indemnizarse la disminución sufrida por la víctima es:
a) el disvalioso desequilibrio espiritual que la invalidez supone (daño moral);
b) las erogaciones que demanda la incapacitación (daño emergente) y
c) las ganancias dejadas de percibir o afectación de las aptitudes productivas de la persona (lucro cesante y pérdida de chance).
En este sentido, la incapacidad no es el daño, sino la causa jurídica de los daños a reconocer.
La indemnización dineraria del daño moral.
El monto de la indemnización debe fijarse ponderando las satisfacciones sustitutivas y compensatorias que pueden procurar las
sumas reconocidas (art. 1741).
Esta modalidad de reparación del daño no patrimonial atiende a la idoneidad del dinero para compensar, restaurar o reparar el
padecimiento en la esfera no patrimonial mediante cosas, bienes, distracciones, actividades, etc., que le permitan a la víctima
obtener satisfacción, goces y distracciones para restablecer el equilibrio en los bienes extrapatrimoniales.

Función resarcitoria del derecho de daños. Función preventiva y sancionatoria del derecho de daños
Razones que pueden justificar el apartamiento del principio de reparación plena o integral:
Diferentes mecanismos para establecer limitaciones legales a dicho principio modos de limitar la reparación:
a) A través de una limitación del tipo de perjuicios reparables, es decir, propiciando categorías de daños excluidos.
b) Estableciendo límites cuantitativos para la indemnización de ciertos daños:
-Por medio de topes máximos.
-Por medio de liquidaciones tarifadas (forfettarias), o que se atengan a parámetros que limiten las indemnizaciones.
c) Atenuando el monto indemnizatorio. Como ejemplos de esta técnica encontramos el pago con beneficio de competencia (art.
892 del CCC), la reducción de equidad en las indemnizaciones (art. 1742 del CCC), limitaciones establecidas en materia de
costas (art. 730, último párrafo, del CCC).

FUNCIÓN PREVENTIVA DEL DERECHO DE DAÑOS.


Tutela inhibitoria del daño
La prevención del daño.
La ley debe imponer ciertos deberes especiales a quienes pueden controlar los riesgos por ellos desplegados. Para esto se
deberá tener en cuenta:
a. Que la amenaza de causación del daño provenga de una actividad potencialmente antijurídica.
b. Que debe existir una razonable relación entre el hecho potencialmente generador del daño y el perjuicio.
c. La amenaza del daño debe proyectarse sobre un interés no ilegítimo.
d. La acción dañosa debe ser futura, de lo contrario, mal podría prevenirse.
e. No debe haber normas que prohíban la prevención (v. g., en materia de prensa, la Constitución no permite la censura previa).
En la Argentina, la tutela sustancial inhibitoria, antes de la vigencia del Código Civil y Comercial, contemplaba:
a) El art. 43 de la CN, que reconoce la acción expedita y rápida de amparo.
b) El art. 1071 del CC, que veda el ejercicio abusivo del derecho.
c) El art. 1071 bis del CC, que otorga tutela jurídica a la intimidad.
d) El art. 2499 del CC, que regula la turbación de la posesión en razón de una obra nueva.
e) El art. 2788 in fine, que otorga a quien ejerce la acción reivindicatoria la posibilidad de impedir deterioros de la cosa reivindicada.
f) El art. 1628 del CC, que dispone las condiciones para el cese de molestias ocasionadas por humo, calor, olores, luminosidad,

25
ruido, vibraciones o daños similares.
g) Los arts. 3157 y 3158 del CC, que le reconocen al acreedor hipotecario su derecho a asegurar el crédito por medio de medidas
cautelares.
h) El art. 79 de la ley 11723 de Propiedad Intelectual, que autoriza la suspensión preventiva de espectáculos y toda otra medida
que sea apta para proteger los derechos reconocidos en dicha normativa.
i) Los arts. 42 y 52 de la Ley de Defensa del Consumidor. Los mismos conceden medidas administrativas y judiciales para defender
los derechos de los consumidores y usuarios.
j) La ley 13512 de Propiedad Horizontal, que prohíbe a los propietarios de unidades a dar destino indebido a dichas unidades o
turbar la tranquilidad o seguridad de los vecinos.
k) El art. 21 de la ley 18248 sobre el Nombre de las Personas, que reconoce el derecho de pedir el cese del uso indebido del
nombre del actor.
l) En materia de competencia desleal (ley 22262 y decr. 2284/19), se autoriza la adopción de medidas de no innovar e incluso el
cese o abstención de la conducta.
m) El art. 1 de la Ley de Actos Discriminatorios 23592 dispone que quien realice actos discriminatorios deberá cesar en su acción.
Consagración del deber de no dañar y deber general de prevención.
Deber de prevención del daño. Toda persona tiene el deber, en cuanto de ella dependa, de:
a) evitar causar un daño no justificado;
b) adoptar, de buena fe y conforme a las circunstancias, las medidas razonables para evitar que se produzca un daño, o
disminuir su magnitud; si tales medidas evitan o disminuyen la magnitud de un daño del cual un tercero sería responsable, tiene
derecho a que éste le reembolse el valor de los gastos en que incurrió, conforme a las reglas del enriquecimiento sin causa;
c) no agravar el daño, si ya se produjo.
-Acción preventiva: procede cuando una acción u omisión antijurídica hace previsible la producción de un daño, su continuación
o agravamiento. No es exigible la concurrencia de ningún factor de atribución.
-Legitimación. Están legitimados para reclamar quienes acreditan un interés razonable en la prevención del daño.
-Sentencia. La sentencia que admite la acción preventiva debe disponer, a pedido de parte o de oficio, en forma definitiva o
provisoria, obligaciones de dar, hacer o no hacer, según corresponda; debe ponderar los criterios de menor restricción posible y
de medio más idóneo para asegurar la eficacia en la obtención de la finalidad.
El deber general de acción u omisión se centra en evitar o impedir el daño futuro, hacer cesar el daño actual, disminuir la
magnitud y disminuir la extensión de las consecuencias del daño que comenzó a producirse.
En el supuesto de estado de necesidad, el damnificado tiene derecho a una indemnización de equidad.
En el ámbito contractual, la prevención del daño comprende la tutela preventiva, ya que en caso de que una parte sufriere "una
amenaza grave de daño a sus derechos", la otra parte que "ha sufrido un menoscabo significativo en su aptitud para cumplir o
en su solvencia" puede "suspender" el cumplimiento de la prestación, hasta que la otra parte cumpla su prestación o "dé
seguridades suficientes".
La prevención también se encuentra en otros supuestos, así por ejemplo los consumidores pueden pedir el cese de la publicidad
ilícita, la publicación de anuncios rectificatorios y de la sentencia condenatoria (art. 1102). Igualmente, en la protección de la
persona humana (art. 51) y en la protección por las afectaciones a la dignidad (art. 52, se acentúa la tutela de prevención (que se
suma a la de reparación), porque, si se afecta la intimidad personal o familiar, la honra o reputación, imagen o identidad, o
resultare menoscabo de la dignidad personal (arts. 52 y 1770), se aplican las disposiciones de los arts. 1708, 1710, 1711, 1172,
1173 y concs.
La acción genérica para impedir la producción del daño.
La acción preventiva está regulada en el artículo 1711 del CCC, que procede cuando una acción u omisión antijurídica hace
previsible la producción de un daño, su continuación o agravamiento. No es exigible la concurrencia de ningún factor de
atribución.
La acción preventiva puede ser provisional o definitiva.
Se incorpora la legitimación a quien tiene "un interés razonable" (art. 1712); no abarca a todos los damnificados indirectos, sólo
a los directos (sea que sufrieron o pueden sufrir un daño).
…para que pueda hacerse valer la función preventiva, la antijuridicidad al ser calificativa de la conducta, deberá ser una
antijuridicidad formal y no meramente material. No sería a nuestro juicio admisible una acción preventiva contra una
conducta lícita por la mera posibilidad de que pueda ser generadora de un daño.
La sentencia puede ser dictada de modo provisorio o definitivo, principal o accesorio, a pedido de parte o de oficio, en un
proceso ya iniciado o promovido sólo a esos efectos, otorgándose al juez amplias facultades para dictar mandatos de dar, hacer
o no hacer.
La tutela procesal inhibitoria.
Puede ocurrir que dentro de un proceso preventivo el juez dicte una medida cautelar preventiva O bien que la pretensión
preventiva sustancial sea encaminada mediante un proceso preventivo como el amparo o las tutelas anticipadas. Las
herramientas procesales preventivas que podemos citar son:
a) Las medidas cautelares, particularmente la tutela anticipada, la de no innovar e innovativa.
b) Las medidas autosatisfactivas que no revisten la naturaleza de las cautelares, pues no son accesorios de otra pretensión
principal y se agotan a sí mismas.
c) Los procesos urgentes que implican una pretensión de naturaleza constitucional, tal como el amparo, habeas data, etc.
Los supuestos para su procedencia son: urgencia impostergable en su ejercicio, amenaza de lesión actual o inminente,
previsibilidad objetiva de la producción del daño, situación de riesgo que torne justificable un pronunciamiento judicial de hacer

26
o no hacer para evitar daños irreversibles. Para garantizar el pago de posibles daños que la medida puede generar, se exige
contracautela.
El anteproyecto de 2012 y la función preventiva en los derechos de incidencia Colectiva.
En los fundamentos del Anteproyecto se anticipa que el régimen de la responsabilidad civil parte de la clasificación de los
derechos según el objeto de la protección: la persona, el patrimonio y los derechos individuales o de incidencia colectiva.
La diferenciación entre "derechos individuales y derechos de incidencia colectiva" quedó plasmada en la nueva norma conforme
los arts. 14 y 1737; En efecto, la redacción original del Anteproyecto incluye una sección sobre los daños a los derechos de
incidencia colectiva que ha sido suprimida por el Poder Ejecutivo Nacional y que se halla redactada en los siguientes términos:
Sección 5ª --Esta sección fue eliminada del Código Civil y Comercial. ¿qué solución aporta el CCC ante un daño colectivo?
En la redacción actual, ante la posibilidad de generarse un daño de incidencia colectiva, deberá aplicarse la acción preventiva de
los arts. 1711 y ss. del CCC, esto es, la acción genérica para impedir la producción del daño, su continuación o su agravamiento.
En lo referido a los daños ambientales, este deber genérico de prevención del daño impuesto por el art. 1710 del CCC enmarca
de modo certero el principio de prevención contenido en el art. 4° de la ley 25675 y torna exigible a toda persona, dentro del
sistema de derecho de daños en general –y del derecho de daño ambiental en particular- una conducta consistente en la
evitación de perjuicios (Lorenzetti, 2015)
La prevención del daño y la libertad de prensa.
Aplicar la prevención para impedir una publicación puede ser violatorio del derecho constitucional de liberad de prensa
(censura previa).
La cuestión es que la norma no sólo establece la tutela preventiva con referencia al derecho a la intimidad, a la vida privada, al
honor, sino también en cuestiones de carácter social, político, religioso, cultural y, en definitiva, sobre cualquier manifestación
del pensamiento..
El art. 1711 del CCC, permitiría la censura previa como consecuencia del ejercicio de las acciones preventivas.
Dijo la Corte que toda restricción, sanción o limitación a la libertad de expresión debe ser de interpretación restrictiva y que toda
censura previa que sobre ella se ejerza padece una fuerte presunción de inconstitucionalidad.
Ahora bien, tratándose de informaciones u opiniones referentes a funcionarios públicos, figuras públicas o simples particulares,
el resguardo del derecho a la vida privada, la intimidad y el honor se reduce sensiblemente cuando aquellas informaciones u
opiniones involucran la conducta de los protagonistas en cuestiones de interés institucional o de un relevante y justificado
interés público.
FUNCIÓN PUNITIVA DEL DERECHO DE DAÑOS
Se establecen normas que permitan la aplicación de penas privadas que condenen a pagar valores por encima de los daños y
perjuicios, cuyo destinatario puede ser el estado, organizaciones de bien público o el propio damnificado.
Tiene existencia cuando, por disposición expresa de una ley o por voluntad de las partes, se sancionan ciertos comportamientos
graves mediante la imposición al responsable de un monto pecuniario a favor del afectado o al estado u otro tercero.
Pizarro y Vallespinos (2013, 246) señalan algunos supuestos:
a) Enriquecimiento injusto obtenido mediante el ilícito.
b) Casos en los que la repercusión socialmente disvaliosa es superior al daño individualmente causado.
c) Afectación a derechos de incidencia colectiva: daño ambiental y discriminación arbitraria. En el ámbito del derecho ambiental y
en cualquier otro supuesto en el cual se lesionen intereses supraindividuales (v. g., discriminación arbitraria, derecho de
consumo, etc.) es dable su aplicación.
Sintetizando, un sistema adecuado de penas privadas tiene las siguientes funciones:
a) Permite punir eficazmente graves inconductas.
b) Permite prevenir futuras inconductas por temor a la sanción.
c) Contribuye a restablecer el equilibrio emocional de la víctima.
d) Refleja reprobación social a las graves inconductas.
e) Protege el equilibrio del mercado.
f) Contribuye al desmantelamiento eficaz de los efectos de ciertos ilícitos.
La función punitiva del derecho de daños en el anteproyecto de 2012 y el Código Civil y Comercial
El Cc incorporan la función resarcitoria y preventiva ¿Pero qué pasó con la función punitiva?
La supresión de la sanción pecuniaria disuasiva
El Congreso de la Nación eliminó del Proyecto la figura de la sanción pecuniaria disuasiva al modificar el texto del art. 1708,
suprimir el anterior art. 1714 y proceder a mantener en lo esencial el texto del art. 1715 originario (referido a la punición
excesiva), transformándolo en los actuales arts. 1714 y 1715.
No obstante la función punitiva es parte del régimen de responsabilidad por daños, entre las tres funciones de la
responsabilidad civil, la punitiva ha sido resistida en la doctrina argentina. Algunos autores consideran que es una función propia
del derecho penal y extraña al derecho privado.
Sin embargo, el propio CCC reconocen algunas figuras sancionatorias, tales como las astreintes (804 del CCC), la cláusula penal
(790) y los daños punitivos de la ley de defensa del consumidor, conforme la reforma de 2008.
Conforme la supresión de la sanción pecuniaria disuasiva, el articulado del Código Civil y Comercial quedó de la siguiente
manera:
-Punición excesiva. Si la aplicación de condenaciones pecuniarias administrativas, penales o civiles respecto de un hecho provoca
una punición irrazonable o excesiva, el juez debe computarla a los fines de fijar prudencialmente su monto.

27
-Facultades del juez. el juez puede dejar sin efecto, total o parcialmente, la medida.
¿cuál es la utilidad de esas normas? ¿A qué situaciones se aplican?
La Comisión Bicameral del Congreso de la Nación dice "se elimina el instituto de la sanción pecuniaria disuasiva del Proyecto
(art. 1714) con el fin de que la autoridad de aplicación mantenga sus potestades, inhibiendo a la autoridad jurisdiccional de
resolver estas cuestiones”.
Esta debe imponerla la autoridad administrativa y no los jueces..

Los daños punitivos de la Ley de Defensa del Consumidor


Daños punitivos.: está contemplada en el art. 52 bis de ley 24240 que reza:
Daño punitivo. Al proveedor que no cumpla sus obligaciones legales o contractuales con el consumidor, a instancia del
damnificado, el juez podrá aplicar una multa civil a favor del consumidor, la que se graduará en función de la gravedad del
hecho y demás circunstancias del caso, independientemente de otras indemnizaciones que correspondan. Cuando más de un
proveedor sea responsable del incumplimiento responderán todos solidariamente ante el consumidor, sin perjuicio de las
acciones de regreso que les correspondan. La multa civil que se imponga no podrá superar el máximo de la sanción de multa
prevista en el art. 47, inc. b de esta ley.
Sanciones. Verificada la existencia de la infracción, quienes la hayan cometido serán pasibles de las siguientes sanciones, las que
se podrán aplicar independiente o conjuntamente, según resulte de las circunstancias del caso:
a) Apercibimiento.
b) Multa de PESOS CIEN ($ 100) a PESOS CINCO MILLONES ($ 5.000.000).
c) Decomiso de las mercaderías y productos objeto de la infracción.
d) Clausura del establecimiento o suspensión del servicio afectado por un plazo de hasta TREINTA (30) días.
e) Suspensión de hasta CINCO (5) años en los registros de proveedores que posibilitan contratar con el Estado.
f) La pérdida de concesiones, privilegios, regímenes impositivos o crediticios especiales de que gozare.
En caso de que más de un proveedor sea responsable por el incumplimiento, responderán todos solidariamente por la multa.
La reparación del ilícito lucrativo. Otras figuras punitivas: sanciones punitivas:
-Cláusula penal. art. 790 del CCC. “La cláusula penal es aquella por la cual una persona, para asegurar el cumplimiento de una
obligación, se sujeta a una pena o multa en caso de retardar o de no ejecutar la obligación”. Es una estipulación de carácter
accesorio que tiene por finalidad asegurar el cumplimiento de la relación principal.
-Intereses punitorios. Sancionan por falta de pago, etc..
-Astreintes. asumen tal carácter cuando son liquidadas de manera definitiva. Las sanciones conminatorias del art. 804: Los
jueces pueden imponer en beneficio del titular del derecho, condenaciones conminatorias de carácter pecuniario a quienes no
cumplen deberes jurídicos impuestos en una resolución judicial. Las condenas se deben graduar en proporción al caudal
económico de quien debe satisfacerlas y pueden ser dejadas sin efecto o reajustadas si aquél desiste de su resistencia y justifica
total o parcialmente su proceder.

Hechos ilícitos. Responsabilidad directa y por el hecho de terceros (por el hecho propio y por el hecho ajeno)
Las modificaciones introducidas en materia de daños y perjuicios se encuentran desde la Sección 5ª a la 9ª, (arts. 1749 a 177).
Refieren:
1-responsabilidad directa; arts. 1749 a 1752
2-responsabilidad civil por el hecho de terceros; arts. 1753 a 1756 responsabilidad por el hecho de los dependientes (art.
1753), la responsabilidad paterna por el hecho de los hijos (arts. 1754 a 1756) y la de otras personas encargadas –tutores,
curadores y establecimientos que tienen a su cargo personas internadas- (art. 1756).
3-responsabilidad por el hecho de las cosas y de ciertas actividades; (arts. 1757 a 1759).
4-responsabilidades especiales. (arts. 1763 a 1771): responsabilidad de la persona jurídica (art. 1763), de los establecimientos
educativos (1767), de los profesionales liberales (art. 1768), remisión de los accidentes de tránsito a la norma sobre daños
producidos por la intervención de las cosas y el hecho de determinadas actividades (art. 1769), protección de la vida privada
(art. 1770), acusación calumniosa (art. 1771). Inaplicabilidad de las disposiciones del Capítulo 1 "Responsabilidad civil" a la
responsabilidad del Estado de manera directa ni subsidiaria (arts. 1764 y 1765), como así tampoco a la responsabilidad civil de
los funcionarios y empleados públicos (art. 1766);
____________________________________________________________________________________________________
Sub-eje Temático 3: RESPONSABILIDAD DIRECTA
RESPONSABILIDAD DIRECTA.
Cuando el daño es producido por la acción directa del responsable. Es decir, quien ejecuta la conducta dañosa coincide con
quien debe responder. (hecho propio)
Caracterización. Efectos de la unificación de regímenes conforme el Código Civil y Comercial
La responsabilidad por el hecho propio puede ser:
>Objetiva: cuando se fundamenta en un factor de atribución de tal naturaleza
>Subjetiva: cuando se ve alcanzada por la presencia de culpabilidad probada o presumida en la conducta del agente.
“Responsabilidad directa”, art. 1749: “Sujetos responsables. Es responsable directo quien incumple una obligación u ocasiona un
daño injustificado por acción u omisión”. (enmarca extra y contractual.
Este art. se basa en el principio general de la "teoría del responder", por el que se establece que toda persona es responsable de
sus actos, sea por actividad positiva o negativa.

28
Además, tiene concordancia con el art. 1717 del CCC, que dispone que "Cualquier acción u omisión que causa un daño a otro es
antijurídica si no está justificada".
La figura de la responsabilidad directa, parte desde la capacidad como regla de las personas en principio todos somos
responsables directos por nuestros hechos dañosos, salvo que se demuestre la involuntariedad del acto, aunque, en este último
supuesto, se podrá ser responsable en función de la indemnización de equidad.
Las causales de justificación de la antijuridicidad para la responsabilidad directa-art. 1718 –legítima defensa, estado de
necesidad y ejercicio regular de un derecho- y asunción de riesgos (art. 1719), pero no consentimiento del damnificado (art.
1729);
principio rector alterum non laedere contenido ahora expresamente en el art. 1716, el que prevé que la violación de dicho deber de no
dañar a otro y el incumplimiento obligacional provocan el deber de reparar el perjuicio causado.
Quien incumple una obligación preestablecida (responsabilidad contractual) u ocasiona un daño sin que exista prestación o
vínculo anterior (responsabilidad extracontractual) es responsable directo del perjuicio ocasionado.
La unidad del fenómeno de la ilicitud
Se adopta la tesis de la “unidad del fenómeno de la ilicitud” para la responsabilidad contractual o extracontractual, lo cual no
implica la homogeneidad.
Pluralidad de responsables y solución del Código Civil y Comercial
Pluralidad de responsables. Si varias personas participan en la producción del daño que tiene una causa única, se aplican las
reglas de las obligaciones solidarias. Si la pluralidad deriva de causas distintas, se aplican las reglas de las obligaciones
concurrentes.
La víctima podrá accionar contra el responsable directo (Ej: el "dependiente") y contra su responsable.
El art. 1773 del CCC prevé q el legitimado tiene derecho a interponer su acción, conjunta o separadamente, contra el
responsable directo y el indirecto; en fin, el actor podrá optar por demandar a uno o a otro o a ambos, aunque deberá probar la
responsabilidad del agente dañoso responsable directo para que se desprenda la responsabilidad del indirecto.
En los daños extracontractuales causados por varios sujetos, si el daño fue causado por varios sujetos, se aplicarán las normas de
las obligaciones solidarias (arts. 827 a 843 del CCC) o concurrentes (arts. 850 a 852) según sea el caso.
-"obligaciones concurrentes" aquellas en las que "varios deudores deben el mismo objeto en razón de causas diferentes".
-"obligaciones solidarias" las que están fundadas en una causa única.
--La intervención plural de sujetos en la producción de un daño no necesariamente dará lugar a una responsabilidad colectiva
prevista en los arts. 1760 y 1761 del CCC. porque, aunque intervengan varios sujetos en forma conjunta, la responsabilidad
puede ser individual por estar perfectamente identificados los sujetos.
La figura del encubrimiento
“Encubrimiento. El encubridor responde en cuanto su cooperación ha causado daño”.
Debe ser relevante para la producción del daño. El encubridor responde por los daños causados por su conducta. (no soli).
Responde en cuanto su cooperación ha causado daño.
Responsabilidad por daños involuntarios.
El acto voluntario es aquel ejecutado con discernimiento, intención y libertad (260). Es involuntario (261):
1) el acto de quien, al momento de realizarlo, se encontraba privado de razón por falta de discernimiento (arts. 921 y 1076);
2) el acto ilícito de la persona menor de edad que no ha cumplido 10 años (arts. 921 y 1076 del CC); y
3) el acto lícito de la persona menor de edad que no ha cumplido 13 años (bajándose así un año la edad para la comprensión de
los actos lícitos, siendo la anterior de 14 años, según el art. 921 del CC).
- “Daños causados por actos involuntarios: El autor de un daño causado por un acto involuntario responde por razones de
equidad. Se aplica lo dispuesto en el artículo 1742: Atenuación de la responsabilidad. El juez, al fijar la indemnización, puede
atenuarla si es equitativo en función del patrimonio del deudor, la situación personal de la víctima y las circunstancias del hecho.
Esta facultad no es aplicable en caso de dolo del responsable.
Art. 1750: el agente dañoso responda por equidad si el daño fue causado por un acto involuntario.
art. 1753, segundo párrafo, establece que la falta de discernimiento del dependiente no excusa al principal. (Antes se exigía que
debía existir responsabilidad por parte del dependiente para que ésta se transmita al principal).
El Código Civil y Comercial y los llamados “cuasicontratos”. El enriquecimiento sin causa
El enriquecimiento sin causa se relación directamente con el deber de prevención del daño (art. 1710 del CCC) y la asunción de
riesgos (art. 1719 del CCC).
______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Sub-eje temático 4: RESPONSABILIDAD POR EL HECHO DE TERCEROS

RESPONSABILIDAD POR EL HECHO DE TERCEROS


Caracterización
Responsabilidad civil por el hecho de otros por el actuar de subordinados, hijos, delegados en el ejercicio de la responsabilidad
parental, tutelados, curados y personas internadas.
Personas por las cuales se responde:
-subordinados;
-hijos;
-delegados en el ejercicio de la responsabilidad parental;
-tutelados, curados y personas internadas.

29
Responsabilidad por el hecho ajeno contractual y extracontractual.
-Contractual. Responsabilidad del deudor por los auxiliares que utiliza, de los capitanes de buques y patrones de embarcaciones,
del agente transportes terrestres, de los dueños de hoteles, casas públicas de hospedaje y de establecimientos de todo género,
etc.
-Extracontractual. Responsabilidad del principal por hecho del dependiente, de los padres, tutores y curadores, etc.
Se han unificación ambos regímenes de responsabilidad civil.
Responsabilidad del principal o comitente por el hecho del dependiente:
El art. 1753 ha previsto los dos supuestos al unificarse, tanto los hechos dañosos provocados por subordinados cuyo principal
esté unido con el damnificado por un contrato, como cuando no exista previamente esa relación preexistente entre las partes
-El principal responde objetivamente por los daños que causen los que están bajo su dependencia, o las personas de las cuales
se sirve para el cumplimiento de sus obligaciones, cuando el hecho dañoso acaece en ejercicio o con ocasión de las funciones
encomendadas.
La falta de discernimiento del dependiente no excusa al principal. La responsabilidad del principal es concurrente con la del
dependiente.
#Dependiente: “al que actúa bajo las órdenes y subordinación de otro, jurídica o fácticamente, ocasional o transitoriamente,
gratuita u onerosamente” sin que sea necesaria la relación laboral específica.
Fundamento de la responsabilidad del principal
El factor de atribución objetivo en la responsabilidad del principal por el hecho del dependiente lo constituye la garantía, esto es,
que el comitente garantiza que, si el dependiente causa un daño en ejercicio o con ocasión de las funciones encomendadas, él
responderá ante el damnificado, sin perjuicio de la responsabilidad civil directa del propio agente dañoso, según el art. 1749CC.
Requisitos de la responsabilidad del principal
1) el hecho ilícito del dependiente; (aun actuando con cosas de su propiedad e = si no tuvo disernimiento)
2) la existencia de relación de dependencia o subordinación amplia entre el principal y el subordinado;
3) la relación entre la función encomendada y el hecho dañoso;
4) la relación adecuada entre el evento y el daño;
5) el daño sufrido por un tercero.
El principal responderá por los hechos dañosos de sus subordinados en el ejercicio de sus funciones, como por aquellos
perjuicios provocados por ellos en ocasión de las mismas, es decir que si la función dio la ocasión para la comisión del daño, el
principal igualmente deberá responder. Conforme a relación de causalidad art. 1726 del CCC.
Carácter de la responsabilidad del comitente.
La responsabilidad del principal y del subordinado, sea que exista o no un vínculo jurídico preexistente entre aquél y el
damnificado, es concurrente.
La responsabilidad del principal es excusable, si acredita la interrupción total o parcial de la relación causal por causas ajenas.
El principal podrá eximirse de responsabilidad, además de poder demostrar que no era su dependiente el que causó el daño,
que no existía entre él y éste relación de dependencia y que no había vínculo entre la función encomendada y el daño, porque
éste había sido ocasionado fuera del ejercicio de la misma o fuera de la ocasión, que el perjuicio se debió a una causa ajena que
interrumpió total o parcialmente el nexo adecuado de causalidad, por la causa ajena (el "hecho del damnificado", el "caso
fortuito" o el "hecho de un tercero".
Acción contra el principal y/o contra el dependiente
El damnificado podrá accionar contra el principal, quien responde por el hecho del tercero, como contra el dependiente
causante del perjuicio, quien responde en forma directa. art. 1773: acción, conjunta o separadamente, contra el responsable
indirecto y el directo.
Acción de regreso del principal contra el subordinado
Ante la ejecución de la sentencia contra uno de los coobligados, se posibilita la acción de regreso del que afrontó la
indemnización contra el otro obligado en la medida del resarcimiento afrontado por él.
Rol del art. 1753 con otras normas del Código Civil y Comercial de la Nación
Si en el hecho causal intervino una cosa productora del daño de la que un subordinado era guardián, el legitimado activo podrá
optar por la normativa de la responsabilidad principal del hecho del dependiente (art. 1753 del CCC) o la que dimana de la
responsabilidad civil por el hecho de las cosas y actividades riesgosas (arts. 1757 a 1759, 1769 del CCC), para accionar contra el
legitimado pasivo, sea como principal o como dueño o guardián de la cosa.
Responsabilidad del deudor por los auxiliares que utiliza en el cumplimiento de las obligaciones
El deudor responde por la culpa de los dependientes y auxiliares que introduzca para ejecutar la prestación por él d e b i d a .
El nuevo Código incorpora en forma expresa el principio general de la responsabilidad obligacional por el hecho ajeno.
Reza el art. 732: “Actuación de auxiliares. Principio de equiparación. El incumplimiento de las personas de las que el deudor se
sirve para la ejecución de la obligación se equipara al derivado del propio hecho del obligado”. involucra la actividad de toda
persona introducida por el deudor para ejecutar el plan prestacional.
Responsabilidad de los padres por los daños causados por sus hijos sometidos a la patria potestad que habiten con ellos
Los padres son solidariamente responsables por los daños causados por los hijos que se encuentran bajo su responsabilidad
parental y que habitan con ellos, sin perjuicio de la responsabilidad personal y concurrente que pueda caber a los hijos.
La responsabilidad de los padres es objetiva, y cesa si el hijo menor de edad es puesto bajo la vigilancia de otra persona,
transitoria o permanentemente. No cesa en el supuesto previsto en el artículo 643: Los padres no se liberan, aunque el hijo
menor de edad no conviva con ellos, si esta circunstancia deriva de una causa que les es atribuible.

30
Los padres no responden por los daños causados por sus hijos en tareas inherentes al ejercicio de su profesión o de funciones
subordinadas encomendadas por terceros. Tampoco responden por el incumplimiento de obligaciones contractuales
válidamente contraídas por sus hijos.
Denominación: La "responsabilidad paterna" por el hecho de sus hijos, hechos dañosos que estos causen en sus actividades no
debe confundirse con “responsabilidad parental" (conjunto de deberes y derechos de los progenitores con sus hijos)
Fundamento de la responsabilidad de los progenitores
El fundamento de esta responsabilidad objetiva (en la que, como en la responsabilidad civil del principal por el hecho del
dependiente, no interesa la conducta del legitimado pasivo) es la garantía. Los padres garantizan que, al ocasionarse un daño
por sus hijos, ellos responderán civilmente por el hecho ajeno.
Requisitos de la responsabilidad paterna
1) el hecho ilícito del hijo o, al menos, objetivamente antijurídico;
2) que el descendiente sea menor de edad, es decir, menor de 18 años –por más que la "responsabilidad parental" en cuanto a
los alimentos se extienda hasta los 21 años de edad/ 25 años de edad si la prosecución de estudios o preparación profesional de
un arte u oficio le impide proveerse de medios necesarios.
3) que el menor se encuentre bajo la "responsabilidad parental";
4) que el menor habite con el padre responsable, requiriéndose "convivencia" con los hijos (salvo el segundo párrafo del art.
1755 (“Los padres no se liberan, aunque el hijo menor de edad no conviva con ellos, si esta circunstancia deriva de una causa
que les es atribuible”);
5) que entre el hecho del hijo y el daño a un tercero exista relación de causalidad.
Carácter de la responsabilidad de los progenitores. Eximentes
La responsabilidad de los padres entre si es solidaria (art. 1754) y no concurrente, por ser los progenitores del causante del
perjuicio (conf. arts. 827 y 833 del CCC).
Pero la responsabilidad conjunta de los padres y del hijo causante del daño resulta concurrente frente al damnificado (conf. art.
850 del CCC), ya que aquéllos responden como progenitores por el hecho de su hijo.
Los padres pueden eximirse total o parcialmente de responsabilidad demostrando el hecho del damnificado (art. 1729 del CCC),
el caso fortuito (art. 1730) o el hecho de un tercero por quien no deben responder (art. 1731).
Cesación de la responsabilidad paterna
La responsabilidad de los padres es objetiva y se extingue por haber llegado el hijo a la mayoría de edad (art. 25, 1er párr., CCC),
como también si el menor se emancipa por matrimonio (art. 27, 1º y 2º párr., CCC).
Esta responsabilidad cesa si el hijo menor de edad es puesto bajo la vigilancia de otra persona, sea en forma transitoria o
permanente (conf. art. 1755, 1er párrafo, del CCC).
-los padres no se liberan si el hijo no convive con ellos debido a una causa que les es atribuible (art. 1755, 2ºp). La guarda que
exima de responsabilidad paterna debe ser legítima. La transmisión ocasional de la guarda no implicará cesación de la
responsabilidad de los padres.
Durante el día, la asistencia a la escuela hace cesar la responsabilidad paterna para transmitir esa guarda provisoria al titular del
establecimiento educativo.
-"progenitor afín" (art. 672), quien responde como "delegado en el ejercicio de la responsabilidad parental" y responderá sólo
en caso de delegación (art. 674) y no podrá responder como "progenitor" en función del art. 1754 del CCC, toda vez que esta
norma regula una responsabilidad específica por el hecho del hijo y hace a cargo de los daños producidos por el descendiente a
los padres, no a terceros que no lo son. El "progenitor afín" podrá igualarse al progenitor si el ejercicio de la responsabilidad
parental es conjunto, conforme al art. 675
La responsabilidad paterna desaparece por los daños causados por los hijos en tareas inherentes al ejercicio de su profesión
(antes de mayoría de edad a los 18 años) o de funciones subordinadas encomendadas por otros siendo responsables, en este
último supuesto, estos terceros.
Asimismo, la responsabilidad de los padres desaparece por los perjuicios provocados por los hijos menores en el incumplimiento
de obligaciones contractuales válidamente contraídas por ellos.
No se suprime la responsabilidad paterna si se otorga la guarda judicialmente a un pariente, pues esa responsabilidad queda en
cabeza de los progenitores, quienes conservan los derechos y responsabilidades emergentes de esa titularidad y ejercicio (conf.
art. 657 del CCC).
Acción de la victima
El damnificado podrá accionar tanto contra el progenitor como contra el hijo menor, mayor de 10 años, por el daño causado por
éste.
Rol del art. 1754 con otras normas del Código Civil y Comercial de la Nación
Los progenitores, además ser demandados en virtud de la responsabilidad civil por el hecho de sus hijos, podrán serlo por ser
dueños o guardianes de la cosa con la que el menor produjo el daño. Los progenitores también responden si el daño es causado
por el hijo con una cosa de su propiedad.
Responsabilidad de otras personas encargadas: delegados en el ejercicio de la resp parental, los curadores y tutores
Otras personas encargadas. Los delegados en el ejercicio de la responsabilidad parental, los tutores y los curadores son
responsables como los padres por el daño causado por quienes están a su cargo.
Sin embargo, se liberan si acreditan que les ha sido imposible evitar el daño; tal imposibilidad no resulta de la mera circunstancia
de haber sucedido el hecho fuera de su presencia.
El establecimiento que tiene a su cargo personas internadas responde por la negligencia en el cuidado de quienes, transitoria o

31
permanentemente, han sido puestas bajo su vigilancia y control. (ej: centro de rehabilitación)
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Sub-eje temático 5: RESPONSABILIDAD POR LA INTERVENCION DE COSAS

RESPONSABILIDAD CIVIL DERIVADA DE LA INTERVENCIÓN DE COSAS Y CIERTAS ACTIVIDADES


Responsabilidad por el hecho de las cosas
Hecho de las cosas y actividades riesgosas. Toda persona responde por el daño causado por el riesgo (eventualidad) o vicio
(defecto) de las cosas, o de las actividades que sean riesgosas o peligrosas por su naturaleza, por los medios empleados o por las
circunstancias de su realización.
La responsabilidad es objetiva. No son eximentes la autorización administrativa para el uso de la cosa o la realización de la
actividad, ni el cumplimiento de las técnicas de prevención.
Sujetos responsables. El dueño y el guardián son responsables concurrentes del daño causado por las cosas. -guardián a quien
ejerce, por sí o por terceros, el uso, la dirección y el control de la cosa, o a quien obtiene un provecho de ella.
El dueño y el guardián no responden si prueban que la cosa fue usada en contra de su voluntad expresa o presunta.
En caso de actividad riesgosa o peligrosa responde quien la realiza, se sirve u obtiene provecho de ella, por sí o por terceros,
excepto lo dispuesto por la legislación especial.
Caracterización
Para la configuración del hecho de la cosa, es necesario que la misma haya intervenido activamente en la producción del daño,
escapando del control del guardián.
La distinción “hecho del hombre y hecho de la cosa”
-hecho del hombre: cuando un agente es autor del hecho dañoso y no deja de ser tal aunque haya utilizado instrumentos
exteriores para el logro de sus fines, o cuando ha utilizado una cosa para causar el daño, pero la misma fue un mero instrumento
que obedeció pasivamente a su voluntad. cae en el factor subjetivo de atribución por culpa.
-El hecho de la cosa es aquel en el cual el daño se produce por su intervención activa.
La responsabilidad por el hecho de las cosas en el régimen vigente en el Código Civil y Comercial
En los supuestos de daños causados con las cosas, el dueño o guardián, para eximirse de responsabilidad, deberá demostrar que de su parte
no hubo culpa; pero si el daño hubiere sido causado por el riesgo o vicio de la cosa, sólo se eximirá total o parcialmente de responsabilidad
acreditando la culpa de la víctima o de un tercero por quien no debe responder. Si la cosa hubiese sido usada en contra de la voluntad expresa
o presunta del dueño o guardián, no será responsable.
Pizarro y Vallespinos, conforme el régimen hoy derogado, mencionan cuatro supuestos claramente diferenciados.
1. Daños causados por el hecho del hombre, sea q se cause con el empleo de una cosa que actúa dócilmente en sus manos o sin ella.
2. Daños causados con las cosas. Es el supuesto de daño por el hecho de la cosa que actúa activamente escapando del control del guardián.
Ejemplos: caída de un árbol por causas ordinarias, humedades en paredes por causas evitables, etc.
3. Daños causados por el riesgo o vicio de la cosa. daños causados por hechos de la cosa que interviene activamente, pero que, por su naturaleza,
estado o modo de utilización, encierra riesgos a terceros.
Ejemplos: automóvil en movimiento, aeronaves, trenes, ascensores, generadores eléctricos o productos elaborados. En este supuesto, las son
cosas riesgosas:
a) por su naturaleza (por ejemplo, un arma de fuego);
b) por su utilización o empleo, por su funcionamiento, por el estado en que se encuentra, por la posición en que se localiza (un automóvil)
Las cosas son viciosas cuando ostentan defecto de fabricación o de funcionamiento que las hace impropias para su destino normal. El vicio
puede ser:
a) Defecto de fabricación.
b) Defecto de diseño.
c) Defecto de información.
4. Daños causados por actividades riesgosas con o sin cosas.
Supuestos de responsabilidad objetiva por la intervención de cosas: las derivadas de su riesgo (la eventualidad de que llegue a
causar daño) y el vicio (defecto originario o derivado de la cosa). Artículos 1757 y 1758 del Código Civil y Comercial
El art. 1757 del CCC reemplaza la segunda y tercera parte del art. 1113 del Código de Vélez. Establece el riesgo creado y el vicio
de las cosas y actividades riesgosas o peligrosas que constituyen un factor objetivo de atribución.
Se distingue entre riesgo y vicio. Pero se suprime la responsabilidad por los daños causados con las cosas, fundada en la
presunción de culpa. Examinemos la cuestión.
El riesgo supone la eventualidad –posibilidad- de que una cosa llegue a causar un daño. El vicio constituye un defecto de
fabricación o funcionamiento que la hace impropia para su destino normal.
La norma que regula el riesgo creado (por riesgo o vicio de la cosa) ratifica la idea de prescindencia de culpa, pues el factor de
atribución es objetivo.
El factor de atribución será objetivo o subjetivo según se trate de:
-un daño causado por el hombre o por el hombre valiéndose de una cosa que es instrumento de su acción (que es subjetiva)
- daño causado por el riesgo o vicio de las cosas y la actividad riesgosa (objetiva) Las actividades riesgosas o peligrosas son
aquellas que pueden ocasionar un daño.
Se incorpora, “riesgo de empresa”, un proceso de actividades conjuntas que conjuga elementos humanos, es decir, la
intervención del hombre, como también elementos mecánicos (maquinarias) y materiales (como pueden ser sustancias).
----------Daños causados con las cosas: este supuesto se encuentra suprimido de la norma.
----------Daños causados por el riesgo o vicio de la cosa:
El art. 1757 del CCC establece: Hecho de las cosas y actividades riesgosas. Toda persona responde por el daño causado por el

32
riesgo o vicio de las cosas, o de las actividades que sean riesgosas o peligrosas por su naturaleza, por los medios empleados o
por las circunstancias de su realización.
Dos supuestos:
1. El daño causado por el riesgo o vicio de las cosas.
2. De las actividades que sean riesgosas o peligrosas por su naturaleza, por los medios empleados o por las circunstancias de su
realización.
-cosa riesgosa cuando su normal empleo puede causar generalmente un peligro a terceros. Por ejemplo, los generadores de
energía nuclear o eléctrica.
-vicio: todo defecto de fabricación o de funcionamiento que la hace impropia para su destino normal.
En el caso de daños provocados por el riesgo o vicio de la cosa, la responsabilidad es objetiva.
Por lo cual se aplica el art. 1722 del CCC, por lo que son eximentes:
a) El hecho del damnificado (art. 1729), que puede ser total o parcial.
b) El caso fortuito (art. 1730) extraño al riesgo o vicio propio de la cosa (art. 1733 inc. “e”).
c) El hecho del tercero por quien no se debe responder (art. 1731), que reúne los caracteres de un caso fortuito.
d) El uso contra la voluntad expresa o presunta del dueño.
#la diligencia no es suficiente para romper la cadena causal. Por eso, ni la autorización administrativa (carnet de conductor) ni
las técnicas de prevención sirven para eximir de responsabilidad cuando el factor es objetivo (maniobra de esquive en la
conducción de un automotor).
La carga de probar que la cosa o actividad es riesgosa o viciosa recae sobre quien la invoca.
La carga de la prueba de las eximentes recae sobre quien pretende eximirse (art. 1736 del CCC).
 Daños causados por animales
“Daño causado por animales. El daño causado por animales, cualquiera sea su especie, queda comprendido en el artículo 1757”.
Remite a la responsabilidad por riesgo o vicio de la cosa.
El daño debe haber sido causado por el hecho del animal, lo cual supone que el mismo intervenga activamente en la producción
del resultado dañoso.
Deben responder el dueño y el guardián en forma concurrente.
Los posibles legitimados pasivos serían, en este caso:
-El dueño del animal.
-El guardián del animal.
-El tercero que excita o provoca al animal. que, en forma imprudente o deliberada, excitan o provocan al animal, determinando
que éste cause el daño con su reacción. Exime
-Otros posibles legitimados pasivos. las empresas concesionarias de peaje y el propio estado, por incumplimiento de su deber de
policía, pueden ser responsabilizados antes los daños causados por animales sueltos en la ruta.
 Daños causados por actividades riesgosas
El carácter riesgoso de la actividad se origina en circunstancias extrínsecas, de persona, tiempo y lugar, que la convierten en
peligrosa para terceros.
El actual Código Civil y Comercial recepta expresamente las actividades riesgosas como factor objetivo de atribución
conforme el texto del art. 1757.
El fundamento: radica en el riesgo creado o de empresa.
Legitimación pasiva: La responsabilidad recae sobre quien genera, fiscaliza, supervisa, controla o potencia en forma autónoma la
actividad riesgosa.
En caso que la legitimación pasiva sea plural (de modo simultáneo, compartido o sucesivo) todos responden concurrentemente
frente al damnificado (art. 1758 del CCC), salvo que la solidaridad esté establecida por ley (art. 40, ley 24240).
Eximentes: son las del sistema de responsabilidad objetiva; remitimos a la unidad 8.
Sin embargo, se puede agregar:
-El uso de la cosa en contra de la voluntad (expresa o presunta) del dueño o guardián sólo configura una eximente aplicable en materia de
responsabilidad por actividades riesgosas cuando ese riesgo derive de la naturaleza de las cosas utilizadas.
-Acreditado que el daño fue causado por una actividad riesgosa y con relación causal adecuada, la causa desconocida no exime.
-Siendo la responsabilidad de naturaleza objetiva, no configura eximente la prueba de haber sido diligente respecto de las condiciones que
imponía la actividad.
Entre los principales supuestos de aplicación encontramos:
-La responsabilidad del conductor de un automotor está incluida dentro de la actividad riesgosa con factor objetivo de atribución.
-La mayoría de los infortunios laborales son comprendidos por el riesgo de la actividad realizada.
-la responsabilidad de los medios masivos de comunicación por informaciones agraviantes o inexactas es alcanzada por la responsabilidad
objetiva.
-La responsabilidad por daño ambiental queda atrapada por estas normas.
-Los daños sufridos en espectáculos públicos deportivos, al igual que en otros tipos de espectáculos públicos (conciertos, etc.), caen en la
esfera de las actividades riesgosas.
Responsabilidad colectiva y el daño anónimo.
--La cosa suspendida o arrojada
El art. 1760 establece: Cosa suspendida o arrojada. Si de una parte de un edificio cae una cosa, o si ésta es arrojada, los dueños
de dicha parte responden solidariamente por el daño que cause. Sólo se libera quien demuestre que no participó en su
producción.

33
Este tipo de responsabilidad es objetiva y el eximente se encuentra en la causalidad y no en la falta de culpa. La identificación
del sujeto causante del daño determina que deje de ser un supuesto de responsabilidad colectiva. Se exime el sindicado como
responsable acreditando que su inmueble no se encuentra en la parte de la cual provino la cosa que ocasionó el daño.
--Autor anónimo
El art. 1761 establece: "Autor anónimo. Si el daño proviene de un miembro no identificado de un grupo determinado responden
solidariamente todos sus integrantes, excepto aquel que demuestre que no ha contribuido a su producción".
El grupo se establece por medio del examen del nexo causal desde el daño hacia los autores probables, que debe ser acreditado
por el damnificado;
Se trata de una responsabilidad instituida a favor de la víctima sobre la base de una relación causal que sólo permite llegar al
grupo de autores probables, pero no admite llegar al autor concreto.
La responsabilidad es objetiva y se exime de responder quien demuestre que no contribuyó en la producción del daño. Si el
autor es identificable, sólo éste responderá, en tanto ya no hay anonimato.
-El daño ocasionado a un tercero reconoce como causa la acción desplegada por el grupo. Por ello se denomina daño anónimo,
en tanto no es posible determinar cuál o cuáles de los miembros del grupo lo han perpetrado.
--Actividad peligrosa de un grupo
El art. 1762 dispone: Actividad peligrosa de un grupo. Si un grupo realiza una actividad peligrosa para terceros, todos sus
integrantes responden solidariamente por el daño causado por uno o más de sus miembros. Sólo se libera quien demuestre que
no integraba el grupo.
-Grupo: cualquier reunión accidental de personas, el cual deber ser, además de una realidad numérica, una realidad cualitativa;
>La causalidad: es la actuación conjunta o en común del grupo. actividad peligrosa desarrollada en conjunto. >La responsabilidad
de todos los miembros del grupo es solidaria y sólo se eximirá quien demuestre que no integraba el grupo.
>El factor de atribución es objetivo, pues se le atribuye la responsabilidad a la actuación grupal por ser creadora de riesgo para
terceros.
>Son legitimados pasivos todos los integrantes del grupo, quienes responden solidariamente ante la víctima.
Daños causados por productos y servicios defectuosos en el ámbito de las relaciones de consumo
Muchas veces, las expectativas de los consumidores y usuarios pueden verse frustradas debido a ciertas deficiencias que los
productos o servicios pueden presentar, tornándolos inaptos para su destino. Sin embargo, la situación es aún más grave
cuando, como consecuencia de dichas deficiencias, se producen daños a los consumidores, usuarios o a terceras personas.
Dentro de los productos defectuosos, se distinguen normalmente tres tipologías básicas de peligrosidad: a) los vicios de
fabricación; b) los vicios de concepción (diseño, proyecto y construcción); c) los vicios de comercialización (instrucciones o
información).
Cualquiera de las falencias mencionadas genera la obligación del productor de alertar al consumidor en caso de ser conocida,
retirar el producto del mercado y/o indemnizar los daños generados, según el caso.
-->Defectos de fabricación: Aparecen de modo aislado en una o varias unidades de una serie, son regulares y pueden producirse
por falla de alguna máquina o por error humano durante la producción. son difícilmente evitables, en tanto están incluidas en el
porcentual de riesgo no susceptible de ser eliminado.
-->Defectos de diseño: no afectan a una unidad individual, sino a toda la serie, obedeciendo a deficiencias en el proceso de
diseño y proyecto del producto. Normalmente involucran fallas de decisión empresarial previa a la fabricación del producto,
ensamblado y control de calidad. Dado que los proveedores de bienes y servicios son profesionales, se espera de parte de ellos
la conducta de expertos. Este tipo de defectos es evitable, pero difícilmente previsible estadísticamente.
-->Defectos de instrucción o información: Cuando el producto no advierte adecuadamente los riesgos que su uso implica,
o el modo de utilización seguro y adecuado, causando un daño al usuario o consumidor, el proveedor profesional podrá ver
comprometida su responsabilidad.
Régimen legal
Sistema de protección jurídica del consumidor: la Constitución Nacional (42 y 43), la ley especial 24240 y el Código Civil y
Comercial
El art. 40 de dicha ley 24240 reza: Si el daño al consumidor resulta del vicio o riesgo de la cosa o de la prestación del servicio,
responderán el productor, el fabricante, el importador, el distribuidor, el proveedor, el vendedor y quien haya puesto su marca
en la cosa o servicio. El transportista responderá por los daños ocasionados a la cosa con motivo o en ocasión del servicio. La
responsabilidad es solidaria, sin perjuicio de las acciones de repetición que correspondan. Sólo se liberará total o
parcialmente quien demuestre que la causa del daño le ha sido ajena.
Fundamento de esta responsabilidad: El fundamento de la obligación de resarcir que pesa sobre los legitimados pasivos es de
carácter objetivo, basado en la idea de riesgo de empresa. En consecuencia, la liberación de los sindicados como responsables se
producirá solamente en caso de que logren acreditar la existencia de una causa ajena que interrumpa el nexo causal.
Legitimación activa y pasiva
-Legitimación activa: consumidor  art. 1º de la Ley 24240, que reza: Objeto. Consumidor. Equiparación. La presente ley tiene
por objeto la defensa del consumidor o usuario, entendiéndose por tal a toda persona física o jurídica que adquiere o utiliza
bienes o servicios en forma gratuita u onerosa como destinatario final, en beneficio propio o de su grupo familiar o social. Queda
comprendida la adquisición de derechos en tiempos compartidos, clubes de campo, cementerios privados y figuras afines. Se
considera asimismo consumidor o usuario a quien, sin ser parte de una relación de consumo, como consecuencia o en ocasión
de ella adquiere o utiliza bienes o servicios como destinatario final, en beneficio propio o de su grupo familiar o social, y a quien
de cualquier manera está expuesto a una relación de consumo.

34
-Legitimación pasiva: todos aquellos sujetos que intervienen en la cadena de producción, comercialización, e inclusive
transporte del producto defectuoso. Todo ello, a fin de proteger a la víctima del daño y fundado en el factor de atribución
objetivo del riesgo creado o de empresa. En nuestro régimen legal debemos tener en cuenta el art. 2 de la ley 24240, que
establece que el proveedor: Es la persona física o jurídica de naturaleza pública o privada, que desarrolla de manera profesional,
aun ocasionalmente, actividades de producción, montaje, creación, construcción, transformación, importación, concesión de
marca, distribución y comercialización de bienes y servicios, destinados a consumidores o usuarios. Todo proveedor está
obligado al cumplimiento de la presente ley.
La ley excluye del concepto de proveedor a los profesionales liberales que requieran para su ejercicio el título universitario y
la matrícula.
-Art. 40 detalla el abanico de posibles sindicados como responsables, los cuales responderán solidariamente ante la víctima sin
perjuicio de las acciones de regreso que luego pudieran ejercer entre ellos:
a) El productor. incluye el fabricante de la cosa o servicio.
b) El fabricante. Al final y al parcial.
c) El importador. es quien, en ejercicio de sus actividades comerciales o profesionales, introduce el producto en el país para luego
comercializarlo, ya sea por medio de un contrato de compraventa, contrato de arrendamiento, leasing o cualquier otra forma de
distribución del mismo.
d) El distribuidor, el proveedor y el vendedor. La responsabilidad de ellos no es subsidiaria, sino solidaria.
e) El proveedor aparente. es aquella persona física o jurídica que, sin alcanzar la calidad de productor de un bien, se presente
externamente al público como fabricante o productor colocando su nombre o razón social, marca o cualquier otro signo
distintivo en el producto, envase o envoltorio, etc. El proveedor aparente de bienes y servicios genera una apariencia de
autenticidad ante terceros que es dable de ser considerada por el ordenamiento jurídico a fin de proteger a los consumidores y
usuarios.
f) El transportista. Este sujeto responde sólo por los daños ocasionados con motivo o en ocasión del transporte del producto.
Prueba: quien tiene una pretensión debe demostrar la existencia del daño, el defecto del producto y la relación de causalidad
entre el daño y la conducta del sindicado como responsable. Ya que se trata de supuestos de responsabilidad objetiva, no
corresponde probar la culpa de los legitimados pasivos.
En el marco del art. 40 de la Ley 24240, la constatación de la relación causal se proyecta sobre todos los legitimados pasivos
hasta tanto acrediten la ruptura del nexo causal, cuya prueba y alegación les corresponderá a los mismos.
Eximentes. El riesgo de desarrollo
La responsabilidad es objetiva con fundamento en el riesgo creado o de empresa, producirá eximentes aquellas que causen la
ruptura del nexo de causalidad: caso fortuito, hecho del tercero extraño y hecho de la víctima.
-------Riesgo de desarrollo: aquél que surge del defecto de un producto que al tiempo de su introducción al mercado era
considerado inocuo, de acuerdo al estado de los conocimientos técnicos y científicos existentes en ese momento, resultando su
peligrosidad indetectable, pero cuya nocividad es puesta de manifiesto posteriormente.
En la Argentina ha generado dos corrientes de opinión fuertemente encontradas:
a) La doctrina que admite la eximente basada en el riesgo de desarrollo. Pq la nocividad de un producto es objetivamente
imprevisible al momento de su fabricación, puesta en circulación y distribución, con lo cual se trataría de un caso fortuito.
b) La doctrina que rechaza la eximente de riesgo de desarrollo. posición que sostiene el Pizarro y que compartimos ampliamente. El
desconocimiento del defecto no es importante, ya que el consumidor tiene derecho a esperar un producto inocuo sin vicios ni
defectos y que, utilizado adecuadamente, no le cause daños. Respecto de la pretensión de asimilación al caso fortuito, la misma
es inaceptable en tanto el caso fortuito constituye una causa externa a la cosa que produce un daño. El vicio del producto, aun
siendo desconocido por el productor, es interno a la cosa, y en consecuencia, entra dentro del riesgo empresario.
La responsabilidad civil por publicidad engañosa y por incumplimiento del deber de informar al consumidor
La Constitución Nacional reconoce en el art. 42 (primer párrafo) el derecho a una adecuada información, estableciendo
que: Los consumidores y usuarios de bienes y servicios tienen derecho, en la relación de consumo, a la protección de su salud,
seguridad e intereses económicos; a una información adecuada y veraz; a la libertad de elección, y a condiciones de trato
equitativo y digno.
-El art. 4 de la ley 24240 expresamente sostiene que: El proveedor está obligado a suministrar al consumidor en forma cierta,
clara y detallada todo lo relacionado con las características esenciales de los bienes y servicios que provee, y las condiciones de
su comercialización. La información debe ser siempre gratuita para el consumidor y proporcionada con claridad necesaria que
permita su comprensión.
-La oferta dirigida a consumidores potenciales indeterminados, obliga a quien la emite durante el tiempo en que se realice,
debiendo contener la fecha precisa de comienzo y de finalización, así como también sus modalidades, condiciones o
limitaciones. La revocación de la oferta hecha pública es eficaz una vez que haya sido difundida por medios similares a los
empleados para hacerla conocer. La no efectivización de la oferta será considerada negativa o restricción injustificada de venta,
pasible de las sanciones previstas en el artículo 47 de esta ley: apercibimiento, la multa, el decomiso de las mercaderías y productos
objeto de la infracción, clausura o suspensión del establecimiento, suspensión en los registros de proveedores del estado, pérdida de
concesiones, privilegios, regímenes impositivos o crediticios especiales, etc.
El art. 8 bis regula respecto del trato digno, vedando las prácticas abusivas: Los proveedores deberán garantizar
condiciones de atención y trato digno y equitativo a los consumidores y usuarios. Deberán abstenerse de desplegar conductas
que coloquen a los consumidores en situaciones vergonzantes, vejatorias o intimidatorias. podrán ser pasibles de la multa civil
establecida en el artículo 52 bis. (daños punitivos)

35
La responsabilidad de las empresas prestadoras de servicios privatizados. Concesionarias de peaje
El contrato de concesión de peaje:…es aquél por el cual la administración pública contrata a una empresa para que realice
determinados trabajos de construcción de caminos nuevos o de reparación, ampliación, conservación o mantenimiento de vías
ya existentes, y remunera al concesionario mediante el otorgamiento de la explotación de la obra construida, durante un plazo
determinado. (relación contractual de d administrativo regida por derecho público).
-Doctrina de la delegación administrativa o de la relación transestructural (tesis extracontractualista): la relación entre el
concesionario y el usuario es de tipo extracontractual y regulada por las reglas del derecho público.
-Doctrina de la relación contractual de derecho privado entre el concesionario y el usuario: la relación existente entre la empresa
concesionaria y el usuario es de tipo contractual y alcanzado por las normas de derecho privado.
-Doctrina de la relación de consumo: la responsabilidad de la empresa concesionaria está ubicada en el terreno de la relación de
consumo y regulada por los principios y normas de defensa del consumidor (art. 42 de la CN, ley 24240 y conc.). adhiere Pizarro.
-Doctrina de la situación obligacional: mantenida por el Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de Córdoba, que entiende
que la relación antecedente entre el estado y el concesionario coloca a la empresa vial ante terceros en una situación jurídica
que es única e inescindible, sujeta al régimen legal y reglamentario anterior, de naturaleza contractual. En consecuencia, el
concesionario puede responder tanto por obligaciones de tipo contractual como extracontractual.
Accidentes de automotores (nueva)
Art. 1769: “Accidentes de tránsito. Los artículos referidos a la responsabilidad derivada de la intervención de cosas se aplican a
los daños causados por la circulación de vehículos”.
-es de aplicación la responsabilidad objetiva.
Responsabilidad del titular registral de un automotor. Denuncia de venta del automotor
El automotor es una cosa mueble registrable, en virtud del cual no se considera propietario al poseedor de la cosa, sino al titular
registral. Reiteramos: quien es titular registral del automóvil es propietario de la caso.
-1757 del CCC en caso de daños provocado por automotores uno de los responsables (sujeto pasivo) el titular registral, este
responderá aun cuando no haya participado personalmente (como conductor) en el accidente automovilístico.
Muchas veces ocurre que los sujetos propietarios y titulares registrales del bien, transfieren la posesión del rodado por un precio
en dinero y omiten inscribir dicha tradición. promesa de transferencia.
Ante ello, para todos los terceros ajenos el propietario del automóvil es quien figura apuntado como titular. Con lo cual aun
cuando haya efectuado una promesa de venta, el titular registral será responsable civilmente ante los terceros por los daños y
perjuicios q se produzcan con el automotor, en su carácter de dueño de la cosa.
-inscripción registral: quien omite cumplir con este deber particularizado obra antijurídicamente. Impone al adquirente realizarla
en el término de diez días de celebrado el acto. Si el adquirente no cumple con esta obligación, la ley faculta al transmitente a
revocar la autorización para circular con el automotor, a cuyos efectos deberá cursar notificación al registro (art. 27). El
propietario del automotor también tendrá dicho derecho cuando por cualquier título hubiere entregado su posesión o tenencia,
si el poseedor o tenedor no inscribe su título en el registro en el plazo referido.
Sin embargo, se AGREGA una causal de liberación:
-si con anterioridad al hecho que motive su responsabilidad, el transmitente hubiere comunicado al Registro que hizo tradición
del automotor, se reputará que el adquirente o quienes de este último hubiesen recibido el uso, la tenencia o la posesión de
aquél, revisten con la relación al transmitente el carácter de terceros por quienes él no debe responder, y que el automotor
fue usado en contra de su voluntad. Importará el pedido de secuestro, si en un plazo de treinta días el adquirente no iniciare su
tramitación.
-La comunicación de venta, conocida en la jerga como “denuncia de venta”, es un mecanismo jurídico que permite al titular
dominial de un vehículo, comunicar la entrega del rodado a otra persona en carácter de poseedor o tenedor, siempre y cuando
sea una entrega real del uso y goce de la cosa originado por un acto jurídico, como puede ser la compraventa mercantil.
Otros legitimados pasivos
a) El conductor del vehículo. La obligación de resarcir cae sobre quien conducía el automóvil al momento de producirse el daño. Es
considerado responsable directo, siendo el factor de atribución objetivo pues desarrolla una actividad riesgosa (art. 1757 del
CCC).
b) Responsables por el hecho ajeno. responsabilidad del principal por el dependiente y la responsabilidad de los padres, tutores y
curadores por los daños causados por los menores de edad sujetos a patria potestad, etc. En estos casos se responde aun
cuando los terceros hayan efectuado la conducción del vehículo.
c) La responsabilidad del titular registral del automotor en la ley 22977.
d) El asegurador. El asegurador puede ver comprometida su responsabilidad en aquellos accidentes en los cuales el conductor, el
principal, el dueño o el guardián de la cosa se encuentre acaparado por una relación de seguro que cubra la responsabilidad civil
por daños a terceros.
Accidentes en que son víctimas los peatones
-El peatón es la persona media que circula por las calles. situaciones.
>El peatón haya cruzado por la senda peatonal: goza de absoluta prioridad en esas circunstancias.
>El peatón cruza fuera del área de seguridad (senda peatonal). Aquí, la doctrina se abre, por lo cual encontramos dos diferentes
opiniones. La primera considera que en ese caso el peatón incurre en grave negligencia, que es apta para eximir de
responsabilidad total o parcialmente al sindicado como responsable.
Otra doctrina, más flexible, considera que …el peatón distraído, inclusive imprudente, es un riesgo común inherente al tránsito
y, por lo mismo, todo conductor de un rodado está obligado a permanecer atento a las evoluciones imprevistas de la circulación,
entre las que se cuenta una conducta tal de los transeúntes.

36
La jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación se ha pronunciado al respecto afirmando que
…el cruce de la calzada realizado por un peatón fuera de la senda de seguridad, cuando no estaba habilitado el paso, no
tiene entidad para interrumpir totalmente el nexo de causalidad entre el riesgo de la cosa y el perjuicio (art. 1113 CC).
Un eximiendo total o parcialmente al sindicado como responsable seria por ej: el peatón que sorpresivamente se introduce en la
circulación en busca de algún objeto, o el peatón que suspende abruptamente el cruce de una calle para atarse los cordones.
Colisión de dos o más automotores. El daño recíproco
El dueño o guardián de cada uno de los vehículos debe responder por los daños causados al otro, salvo que acredite una
eximente idónea para desvirtuar la presunción en su contra.
El seguro de responsabilidad civil: En Argentina se ha establecido el sistema del seguro obligatorio de responsabilidad civil a
terceros por los daños causados por un automotor. El seguro es un modo de socializar el daño.
Resarcimiento civil por daño ambiental
El daño ambiental se define en los términos de la Ley General del Ambiente 25675 como “toda alteración relevante que
modifique negativamente el ambiente, sus recursos, el equilibrio de los ecosistemas, o los bienes y valores colectivos”.
Se considera daño ambiental a aquél que enerve las posibilidades reconstitutivas del medioambiente.
El daño ambiental se caracteriza por ser ambivalente, en cuanto afecta intereses individuales y colectivos;
Daños causados por residuos peligrosos: …los presupuestos mínimos de protección ambiental sobre la gestión integral de
residuos de origen industrial y de actividades de servicios, que sean generados en todo el territorio nacional, y que sean
derivados de procesos industriales o de actividades de servicios.
Proceso industrial es …toda actividad, procedimiento, desarrollo u operación de conservación, reparación o transformación en
su forma, esencia, calidad o cantidad de una materia prima o material para la obtención de un producto final mediante la
utilización de métodos industriales.”
Actividad de servicios es aquella que “complementa a la actividad industrial o que por las características de los residuos que
genera sea asimilable a la anterior, en base a los niveles de riesgo que determina la presente.
-excluye los residuos biopatógenos, domiciliarios, radioactivos y los derivados de operaciones normales de buques y aeronaves
del régimen por ella previsto.
Establece una responsabilidad objetiva con basamento en el riesgo de empresa.
La legitimación pasiva recae sobre el dueño y guardián de los residuos. La ley determina que el generador de residuos, o sea
“toda persona física o jurídica, pública o privada, que genere residuos industriales y de actividades de servicio”, responde en
calidad de dueño por los daños producidos por aquellos.
El transportista de residuos peligrosos es también responsable en calidad de guardián de los mismos desde el lugar de
generación del residuo hasta el lugar de almacenamiento, tratamiento o disposición final de los mismos (art. 28).
No es oponible a terceros la transmisión del dominio o abandono voluntario de los residuos industriales y de actividades de
servicios.
Las eximentes que pueden ser opuestas son las propias del sistema de responsabilidad objetiva.
Daños nucleares: la producción, utilización, transporte y desechos de los materiales radioactivos pueden resultar de gran
peligrosidad para las personas y para el medioambiente. el fundamento es objetivo, con basamento en la idea de riesgo creado.
_________________________________________________________________________________________________________
Sub- eje temático 6: RESPONSABILIDADES ESPECIALES

RESPONSABILIDADES ESPECIALES.
Responsabilidad de las personas jurídicas
art. 141 del CCC: “Son personas jurídicas todos los entes a los cuales el ordenamiento jurídico les confiere aptitud para adquirir
derechos y contraer obligaciones para el cumplimiento de su objeto y los fines de su creación”.
“Responsabilidad de la persona jurídica. La persona jurídica responde por los daños que causen quienes las dirigen o administran
en ejercicio o con ocasión de sus funciones”.
La responsabilidad civil de la persona jurídica no excluye la responsabilidad directa del subordinado.
La persona jurídica responde por los actos realizados por sus administradores o directores, es decir, los sujetos que representan
a la persona jurídica ante terceros. La teoría adoptada es la llamada “teoría del órgano”. Esta teoría considera que los individuos
que actúan en nombre de las personas jurídicas no actúan a título propio, sino como órganos, como parte de la misma persona
jurídica.
La responsabilidad de los administradores sociales, directores y síndicos: Respecto de la acción de repetición o recursoria de la
persona jurídica en contra de sus administradores, ésta se admite, en general, siempre que el daño resulte de una actuación por
parte del representante o administrador que implique una extralimitación de poder o abuso de derecho en el ejercicio de la
actividad.

RESPONSABILIDAD DEL ESTADO


El nuevo Código: i) regula la responsabilidad patrimonial del Estado ii) al regular la situación.
El Código Civil y Comercial de la Nación, al tratar la responsabilidad patrimonial del estado, opta por la aplicación de las normas
del derecho administrativo nacional o local a la responsabilidad estatal, conforme el texto de los arts. 1764 y 1765,.
Dicen las normas citadas: “Inaplicabilidad de normas. Las disposiciones del Capítulo 1 de este Título no son aplicables a la
responsabilidad del Estado de manera directa ni subsidiaria”; “Responsabilidad del Estado. La responsabilidad del Estado se rige
por las normas y principios del derecho administrativo nacional o local según corresponda”.

37
Ley 26944 de Responsabilidad Estatal es de aplicación sólo en el ámbito nacional.
Esta ley rige la responsabilidad del Estado por los daños que su actividad o inactividad les produzca a los bienes o derechos de
las personas.
La responsabilidad del Estado es objetiva y directa.
Las disposiciones del Código Civil no son aplicables a la responsabilidad del Estado de manera directa ni subsidiaria.
La sanción pecuniaria disuasiva es improcedente contra el Estado, sus agentes y funcionarios.
Se exime de responsabilidad al Estado en los siguientes casos:
-Por los daños y perjuicios que se deriven de casos fortuitos o fuerza mayor, salvo que sean asumidos por el Estado
expresamente por ley especial;
-Cuando el daño se produjo por el hecho de la víctima o de un tercero por quien el Estado no debe responder.
Luego, dice el tercer articulado de la norma:
Son requisitos de la responsabilidad del Estado por actividad e inactividad ilegítima:
-Daño cierto debidamente acreditado por quien lo invoca y mensurable en dinero;
-Imputabilidad material de la actividad o inactividad a un órgano estatal;
-Relación de causalidad adecuada entre la actividad o inactividad del órgano y el daño cuya reparación se persigue;
-Falta de servicio consistente en una actuación u omisión irregular de parte del Estado; la omisión sólo genera responsabilidad
cuando se verifica la inobservancia de un deber normativo de actuación expreso y determinado.
Se establece la responsabilidad objetiva y directa del estado por los daños causados por su actividad o inactividad ilícita. Para su
procedencia hace falta la configuración de una conducta antijurídica, daño resarcible, relación adecuada de causalidad y factor
de atribución, que en el caso es objetiva.
El artículo 4 dice:
Son requisitos de la responsabilidad estatal por actividad legítima:
-Daño cierto y actual, debidamente acreditado por quien lo invoca y mensurable en dinero;
-Imputabilidad material de la actividad a un órgano estatal;
-Relación de causalidad directa, inmediata y exclusiva entre la actividad estatal y el daño;
-Ausencia de deber jurídico de soportar el daño;
-Sacrificio especial en la persona dañada, diferenciado del que sufre el resto de la comunidad, configurado por la afectación de
un derecho adquirido.
Dice el art. 5: La responsabilidad del Estado por actividad legítima es de carácter excepcional. En ningún caso procede la
reparación del lucro cesante.
La indemnización de la responsabilidad del Estado por actividad legítima comprende el valor objetivo del bien y los daños que
sean consecuencia directa e inmediata de la actividad desplegada por la autoridad pública, sin que se tomen en cuenta
circunstancias de carácter personal, valores afectivos ni ganancias hipotéticas.
Los daños causados por la actividad judicial legítima del Estado no generan derecho a indemnización.
--la responsabilidad estatal por actividad legítima es de excepción: Se trata de una actividad legal de la administración, y, si la
misma produce daños de carácter general, no son indemnizables, porque constituyen limitaciones al ejercicio de los derechos
individuales.
Dice el artículo6:
El Estado no debe responder, ni aun en forma subsidiaria, por los perjuicios ocasionados por los concesionarios o contratistas de
los servicios públicos a los cuales se les atribuya o encomiende un cometido estatal, cuando la acción u omisión sea imputable a
la función encomendada.
Los concesionarios o contratistas de servicios públicos son particulares que se organizan como sociedades comerciales y que
suscriben un contrato de concesión con el estado nacional, provincial o municipal; no son órganos del estado y, por lo tanto, el
daño que ellos hayan cometido con motivo de su actividad, en principio, no se podría imputar a aquél, salvo insolvencia del
concesionario, donde el estado debe responder ante la victima del daño. Esto es así pues el estado garantiza el control y
funcionamiento de estos terceros.
Prosigue el artículo 7: “El plazo para demandar al Estado en los supuestos de responsabilidad extracontractual es de tres (3)
años computados a partir de la verificación del daño o desde que la acción de daños esté expedita”.
El interesado puede deducir la acción indemnizatoria juntamente con la de nulidad de actos administrativos de alcance
individual o general o la de inconstitucionalidad, o después de finalizado el proceso de anulación o de inconstitucionalidad que
le sirve de fundamento.
La actividad o inactividad de los funcionarios y agentes públicos en el ejercicio de sus funciones por no cumplir sino de una
manera irregular, incurriendo en culpa o dolo, las obligaciones legales que les están impuestas, los hace responsables de los
daños que causen.
La pretensión resarcitoria contra funcionarios y agentes públicos prescribe a los tres (3) años.
La acción de repetición del Estado contra los funcionarios o agentes causantes del daño prescribe a los tres (3) años de la
sentencia firme que estableció la indemnización.
La norma distingue entre la responsabilidad contractual y la extracontractual del estado, dejando en claro que esta ley se refiere
exclusivamente a la extracontractual, ya que, en cuanto a lo contractual, será necesario dirigirse a las normas que regulan
cada uno de los contratos en particular (el de obra pública, el de suministro, etc.),
El artículo 1764, regula la responsabilidad patrimonial del estado por los daños provocados por el ejercicio irregular de sus
funciones, estableciendo la responsabilidad objetiva.
+Responsabilidad del estado por actividad irregular o falta de servicio

38
Articulo 1764. Responsabilidad del Estado: el Estado responde, objetivamente, por los daños causados por el ejercicio irregular
de sus funciones, sin que sea necesario identificar a su autor. Para tales fines se debe apreciar la naturaleza de la actividad, los
medios de que se dispone el servicio, el lazo que une a la víctima con el servicio y el grado de previsibilidad del daño.
+Responsabilidad del funcionario o empleado público
Artículo 1765.- Responsabilidad del funcionario y del empleado público. El funcionario y el empleado público son responsables
por los daños causados a los particulares por acciones u omisiones que implican el ejercicio irregular de su cargo. Las
responsabilidades del funcionario o empleado público y del Estado son concurrentes.
-Responsabilidad por actividad lícita
La reparación de daños ocasionados por actividad lícita o legítima fue la última ampliación de la responsabilidad del estado; tal
como venía sosteniendo la jurisprudencia de la Corte, es excepcional.
Artículo 1766.- Responsabilidad del Estado por actividad lícita. El Estado responde, objetivamente, por los daños derivados de
sus actos lícitos que sacrifican intereses de los particulares con desigual reparto de las cargas públicas. La responsabilidad
sólo comprende el resarcimiento del daño emergente; pero, si es afectada la continuación de una actividad, incluye la
compensación del valor de las inversiones no amortizadas, en cuanto hayan sido razonables para su giro.
-Nociones: La responsabilidad del estado es una especie dentro de la responsabilidad de las personas jurídicas.
+Responsabilidad del estado por actos lícitos: actos legislativos
Para que exista responsabilidad del estado por daños ocasionados en ejercicio de la actividad normativa, se requiere la
constatación de la relación causal entre el acto y el daño, la imputación al estado, y la existencia del particular perjudicado.
Se deben analizar dos supuestos, el de aquellas facultades emanadas de leyes que reconocen una indemnización y el de aquellas
leyes que silencian el punto (no se debe indemnizar). En el primer supuesto encontramos la ley de expropiaciones; el art. 18 de
la Ley de Procedimientos Administrativos, en su última parte, cuando establece la revocación por razones de oportunidad,
mérito o conveniencia; leyes de control sanitario; la ley 24411, que reconoce la reparación por los detenidos
desaparecidos durante el último gobierno militar, etc. En dichas normas, sin discutir la constitucionalidad, se aplica la ley, y
quedará por discutir la extensión del resarcimiento.
Se admite la licitud de ocasionar un perjuicio a un particular con base en el fin de bien público, aun lesionando derecho de
propiedad a un tercero. Sin perjuicio de ello, el daño debe ser indemnizado, salvo que el hecho provenga de la culpa o de la
condición propia o la de las cosas de su patrimonio.
a) cuando el estado ocasiona un daño en uso de sus facultades de poder de policía, debe indemnizar el perjuicio ocasionado al
particular.
A tal fin, la Corte ha interpretado que esta solución se funda en el derecho de igualdad ante la ley, previsto en el art. 16 de la
Constitución Nacional, que en forma expresa admite la posibilidad de reconocer una indemnización por la privación de la
propiedad. las personas afectadas podrán solicitar una indemnización siempre que:
a) La desigualdad resulte del texto mismo de la ley aplicada.
b) La desigualdad resulte de la interpretación que la autoridad de aplicación le haya dado, a través de un acto de alcance particular
o general. Ello es así ya que, si se genera un trato desigualitario, deberá nacer de una regulación razonable de un derecho, y en
la medida que esa regulación signifique real privación del derecho de propiedad, nacerá el deber de indemnizar.
En el caso expuesto, Pizarro y Vallespinos (2012) consideran que se trata de supuesto de factor objetivo de atribución
correspondiente a la igualdad ante las cargas públicas. Este justificaría la responsabilidad civil del estado por actos lícitos.
Lo analizado nos permite determinar que, en Argentina, para que sea procedente la indemnización del estado por un obrar lícito
normativo, deben concurrir las siguientes circunstancias:
a) Debe constatarse la privación de un derecho de propiedad de un particular.
b) La privación, ya sea total o parcial, e implicar la imposibilidad real de ejercer el derecho en la medida que se lo venía ejerciendo.
c) La norma no debe haber sido dictada con el objetivo de enervar la propia conducta del particular o por su condición
propia o la de las cosas de su patrimonio.
d) La lesión debe provenir de un trato desigualitario.
e) Debe existir un nexo de causal adecuado entre el obrar del estado y el daño causado.
Una vez demostrados los extremos señalados, deberá proceder la condena del estado a la indemnización pertinente, sin que sea
necesaria norma expresa que autorice dicha reparación.
Responsabilidad del estado por actos del poder judicial
Los magistrados, en su carácter de funcionarios públicos, están sometidos a igual responsabilidad que el funcionario administrativo, y se les
aplicaba el art. 1112 del CC (hoy derogado).
El magistrado, en su calidad de funcionario público, es personalmente responsable de los daños que causare a otros, en el ejercicio irregular de
la función de administrar justicia, cuando hubiere actuado con culpa o dolo (art. 1112 del CC, derogado).
No es responsable, sin embargo, el juez que causa un daño en el ejercicio regular de la función, aunque sí lo es si causa daño a otro por culpa o
negligencia, fuera del ejercicio de la función (art. 1119 del CC).
El cumplimiento irregular de la obligación legal de administrar justicia, que es atribuida a los magistrados, puede darse con culpa o negligencia
(error judicial), o dolo o malicia. En caso de dolo o malicia, el juez podrá ser condenado por delito de cohecho (art. 237 del CP) o prevaricato
(arts. 269 y 270 del CP) o denegación o retardo de justicia (art. 273 del CP). A ello se le habrá de sumar la responsabilidad civil por los daños
que causare en tales circunstancias.
La responsabilidad del estado es directa, ya que el resultado dañoso es causado por uno de sus órganos. Se trata de una
responsabilidad de tipo objetiva.. Como persona jurídica de carácter público (art. 33 del CC), el estado debe responder por los
daños ocasionados por actos ilícitos de comisión u omisión imputados a sus órganos (art. 43 del CC), con basamento en el deber
de garantía de buena administración de justicia.

39
La responsabilidad del estado por acto ilícito del funcionario es concurrente con la responsabilidad personal del funcionario.
Irresponsabilidad del estado por la actuación judicial legítima dentro del proceso judicial
La regla es que el estado responde extracontractualmente de los daños que cause por medio de actos ilícitos. Esta
responsabilidad posee fundamento en el estado de derecho, que impone preservar las garantías constitucionales de la
propiedad y la igualdad jurídica.
Responsabilidad del estado por “error judicial”
El error judicial comprende todo acto judicial ejecutado por el juez en el proceso, que resulta objetivamente contradictorio con
los hechos de la causa o con el derecho y la equidad, desviando la solución del resultado justo al que naturalmente debió llegar.
Para que el estado deba responder, es necesario que concurran las siguientes circunstancias:
a) La cuestión prejudicial, previa al error judicial, no debe haber sido consentida por la parte a quien perjudica ni debe haber
pasado en autoridad de cosa juzgada, pues en tal caso goza de la presunción de verdad (res iudicata pro veritate habetur).
b) La existencia del error judicial debe ser constatada en el mismo juicio en el que se habría cometido.
c) La acción de daños y perjuicios en contra el estado sólo es posible habiéndose declarado previamente el error judicial. Dicha
acción debe ser ejercida ante el juez competente.
Responsabilidad del estado por actos lícitos
El fundamento de esta responsabilidad se halla en un factor objetivo de atribución (solidaridad social, equidad, etc.). Para poder
comprender estos supuestos, imaginemos el caso de una playa de estacionamiento que está ubicada en pleno centro de la
ciudad. La misma tiene un caudal de clientela habitual que le significa un rédito considerable. La Municipalidad de Córdoba, en
ejercicio de sus facultades y con miras en el bien común, decide cerrar la calle en la cual está ubicada la playa referida. ¿Parece
lógico que la Municipalidad pueda tomar esa decisión? Así es. ¿Es lógico que la empresa acarree con los costos de este beneficio
que la sociedad cordobesa va a obtener? No, no lo es. Por tal razón, aún ante este acto lícito, se debe el resarcimiento del daño
ocasionado (Pizarro y Vallespinos, 2012).
Responsabilidad civil de los funcionarios públicos
El funcionario público puede ser sometido a diferentes tipos de responsabilidad.
a) Responsabilidad política. pudiendo ser sometidos a juicio político por mal desempeño de sus funciones o por violación de
las leyes y de la Constitución Nacional.
b) Deberes específicos del cargo.
c) Responsabilidad penal. En caso que incurrieren en alguno de los delitos penales tipificados por el Código Penal o leyes
complementarias,(v. g., cohecho, prevaricato, abuso de autoridad, malversación de caudales públicos, negociaciones
incompatibles con la función pública, exacciones ilegales, denegación y retardo de justicia).
d) Responsabilidad civil por daños. Los funcionarios públicos están sujetos a la responsabilidad civil por los daños que causaren
en su carácter de tales. Veamos esta responsabilidad.
El funcionario público debe responder por los daños causados a los particulares por el ejercicio irregular de sus obligaciones
legales, sea por acción u omisión.
Conforme ello, los recaudos para configurar el supuesto son:
a) Que el sujeto sea un funcionario público.
b) Que sea en el ejercicio de sus funciones. actúa como "órgano del estado".
c) Debe producirse un cumplimiento irregular de las obligaciones legales. La función estatal de que se trata debe estar reglada o
reglamentada; de lo contrario, no podría hablarse de incumplimiento irregular.
d) Debe existir culpa del funcionario.
Régimen legal
Régimen legal proyectado y el vigente:
Responsabilidad del funcionario y del empleado público. El funcionario y el empleado público son responsables por los daños
causados a los particulares por acciones u omisiones que implican el ejercicio irregular de su cargo. Las responsabilidades del
funcionario o empleado público y del Estado son concurrentes.
-Legitimación pasiva: al funcionario como al empleado público.
-la obligación de responder por los daños en este supuesto específico del estado y del empleado/funcionario es concurrente, por
cuanto que cada uno debe responde por la diferente naturaleza de su responsabilidad: el estado por la falta de servicio
o por garantía; el funcionario o empleado por la falta personal.
Responsabilidad del funcionario y del empleado público. Los hechos y las omisiones de los funcionarios públicos en el ejercicio
de sus funciones por no cumplir sino de una manera irregular las obligaciones legales que les están impuestas se rigen por las
normas y principios del derecho administrativo nacional o local, según corresponda.
Legitimación pasiva: Todo el que, permanente o accidentalmente, en forma gratuita o remunerada, ejerce una función o
empleo estatal, está comprendido en la responsabilidad mencionada. se establece para el funcionario solamente en cuanto
actúa como órgano del estado.

RESPONSABILIDAD DE LOS PROFESIONALES LIBERALES


El art. 1768 del CCC, está referida al régimen de responsabilidad civil aplicable a las profesiones liberales derivada del ejercicio de
aquellas ocupaciones que requieren título habilitante otorgado por una universidad, sometimiento al régimen disciplinario o
ético y con colegiación obligatoria. En consecuencia, la actuación profesional presume un conocimiento a nivel de experticia por
parte del profesional y, a la vez, la ostentación de la matrícula profesional otorgada por el colegio profesional correspondiente.
Las características serían: título otorgado por una universidad que habilite para el ejercicio profesional y que certifica un bagaje

40
de conocimientos especiales; la matriculación en un colegio profesional; la autonomía científica como también técnica; la
sujeción a normas éticas y reglamentarias que rigen su actividad específica.
Fuente o hecho generador: puede ser el incumplimiento de una obligación de origen legal o contractual por parte del
profesional o la simple violación de un deber genérico de no dañar a otro.
En el actual régimen se sostiene que la responsabilidad profesional tiene carácter obligacional o contractual, aunque, frente a
terceros, se enrola en el régimen de la responsabilidad extracontractual.
En este tipo de responsabilidades, generalmente, el antecedente que da pie al daño es un contrato (que puede ser de locación
de obra, de servicios o incluso un contrato innominado) que se regulará por los principios generales. Es justamente en el ámbito
contractual donde asume relevancia la clasificación de las obligaciones de medios y de resultado, pues determinará la aplicación
de un factor subjetivo u objetivo de atribución, conforme al art.17232 y ss. del CCC.
En efecto, a la actividad de los profesionales liberales, el art. 1768 del CCC la asimila a las "obligaciones de hacer" (arts. 7733 y
siguientes del CCC). (se introduce como regulación específica).
-Opinión de la Comisión Redactora del Anteproyecto: Entendemos que no es necesario un tipo especial para regular el contrato
de servicios profesionales como fue propuesta de regulación en el proyecto de 1993 (PEN), porque la diversidad de actividades
profesionales hace difícil encuadrarlas en un solo tipo especial, y porq su regulación esta en las disposiciones generales de los
contratos de obra y servicios.
La actividad del profesional liberal está regulada de la siguiente manera: Se aplican las reglas de las obligaciones de hacer. La
imputación es subjetiva, excepto que se haya comprometido un resultado concreto. Cuando la obligación de hacer se preste
con cosas, no es objetiva, excepto que causen un daño derivado de su vicio. La actividad del profesional liberal no está
comprendida en la responsabilidad por actividades riesgosas. Estos criterios son los que ha aplicado mayoritariamente la
jurisprudencia y han sido defendidos por la doctrina. El profesional promete un hacer que consiste en una diligencia conforme a
las reglas de la profesión, sin que pueda asegurar un resultado; de allí que la imputación sea subjetiva y pueda liberarse
probando su falta de culpa. En cambio, si promete un resultado, la imputación es objetiva. El profesional actúa con cosas, pero
su imputación sólo es objetiva cuando éstas exorbitan el obrar humano por un vicio. No puede considerarse que exista una
actividad riesgosa en general calificada ex ante.
Naturaleza de la responsabilidad profesional art. 1768:
Ya no interesará la naturaleza de la responsabilidad del profesional por la unificación de su ilicitud. En el actual régimen se
sostiene que la responsabilidad profesional tiene carácter obligacional o contractual, aunque frente a terceros se enrola en el
régimen de la responsabilidad extracontractual.
Las obligaciones de medios y resultados.
En principio, la responsabilidad de los profesionales es subjetiva (art. 1768 del CCC), por ende, para atribuir responsabilidad civil,
el damnificado deberá probar la "culpa" o el "dolo" del profesional interviniente en el hecho (conf. arts. 1724 y 1749 del CCC).
-La responsabilidad es subjetiva (deber de conducta) “excepto que se haya comprometido un resultado concreto”.
Cuando la obligación consista en una conducta diligente, jugará el art. 1724 del CCC, y la configuración del incumplimiento –y de
la responsabilidad del obligado- requerirá de la presencia de culpa del solvens.
culpa profesional, se rige por los principios generales. art. 1724:
La culpa consiste en la omisión de la diligencia debida según la naturaleza de la obligación y las circunstancias de las personas, el
tiempo y el lugar. Comprende la imprudencia, la negligencia y la impericia en el arte o profesión.
El dolo se configura por la producción de un daño de manera intencional o con manifiesta indiferencia por los intereses ajenos.
Sin perjuicio de que la culpa sea única, es cierto que los profesionales, en razón de su conocimiento, tienen un deber mayor de
previsión y prudencia, tal como regula el art. 1725: Valoración de la conducta. Cuanto mayor sea el deber de obrar con
prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor es la diligencia exigible al agente y la valoración de la previsibilidad de las
consecuencias.
Para valorar la conducta no se toma en cuenta la condición especial, o la facultad intelectual de una persona determinada, a no
ser en los contratos que suponen una confianza especial entre las partes. En estos casos, se estima el grado de responsabilidad,
por la condición especial del agente.
La graduación de la culpa deberá realizarse en el caso concreto, analizando qué conducta debía esperarse del profesional y
teniendo en cuenta las circunstancias de persona, tiempo y lugar..
En forma general, existen algunos deberes profesionales que inciden sobre los estándares que fijan su conducta. Pizarro y
Vallespinos distinguen:
a)Deber de actuación profesional diligente. Tiene que ver con la forma en que el profesional presta el servicio.
b)Deber de informar. Se relaciona con el deber de comunicar determinada información al cliente (asesorando, aconsejando o
advirtiendo).
c)Deber de confidencialidad. Implica no revelar a terceros todo lo relacionado con el cumplimento de la obligación asumida.
d)Obligación de seguridad. Arbitrar los medios para asegurar que el cumplimiento de la obligación ocurra sin daños al cliente.
Estos estándares y pautas de conducta deben valorarse conforme el caso concreto y de conformidad al art. 1725 del CCC.
Distinto es el caso –reiteramos- si el profesional liberal comprometió un resultado concreto, lo que surgirá de la obligación
asumida y será de interpretación restrictiva; la responsabilidad será objetiva (art. 1768 del CCC), por lo que, para exonerarse
total o parcialmente de responsabilidad, aquél deberá acreditar una causa ajena al hecho dañoso como protagonista en la
causalidad (arts. 1729, 1730 y 1731 del CCC).
-Responsabilidad objetivo (como se configura el hecho) Art 1723: "Responsabilidad objetiva. Cuando de las circunstancias de la
obligación, o de lo convenido por las partes, surge que el deudor debe obtener un resultado determinado, su responsabilidad es
objetiva".

41
La comisión redactora: El profesional promete un hacer que consiste en una diligencia conforme a las reglas de la profesión, sin que pueda
asegurar un resultado; de allí que la imputación sea subjetiva y pueda liberarse probando su falta de culpa”.
El factor de atribución en la responsabilidad profesional:
Si lo comprometido es un resultado, el factor de atribución será objetivo (arts. 1723 del CCC). Si lo comprometido implica sólo el
deber de diligencia, pericia y prudencia orientada a producir un resultado, pero sin asegurarlo, el factor de atribución será
subjetivo (arts. 1724 y 1725 del CCC).
El problema radica en aquellas circunstancias o casos en donde no se pactó este compromiso. cuando la norma refiere al
profesional liberal que comprometió un resultado concreto, ello surgirá: i) del pacto o ii) de la naturaleza de la obligación
asumida, y será de interpretación restrictiva. En todos los demás supuestos, el factor de atribución es subjetivo.
Es común la asunción de obligaciones de medios para los médicos, los abogados, mientras que es más frecuente la asunción de obligaciones de
resultado para los contadores, los arquitectos e ingenieros, incluso los escribanos.
Daños causados cuando la obligación se preste con cosas:
Si en la tarea o actividad el profesional se comete un daño con una cosa (ej bisturí un médico), no se aplica la Sección 7ª del
Capítulo de Responsabilidad civil (arts. 1757 y 1758 del CCC), pues el art. 1768 expresamente excluye esta posibilidad. (dueño o
guardián de la cosa).
si el profesional causa daños con el uso de cosas, su responsabilidad será subjetiva, salvo la excepción del art. 1768 del CCC para
el daño causado por el vicio de la cosa de la que el profesional es dueño o guardián, en la que será objetiva. Si el daño es
provocado por el vicio de la cosa, pero el profesional no resulta ser el dueño o guardián de la cosa, no podrá atribuírsele
responsabilidad objetiva en el evento.
Tampoco podrá considerarse que la prestación del profesional liberal constituya una actividad riesgosa o peligrosa en la
categorización que trae el art. 1757, 1er párrafo, del CCC, por la misma prohibición final del citado art. 1768 ("La actividad del
profesional liberal no está comprendida en la responsabilidad por actividades riesgosas previstas en el artículo 1757").
Si el daño resulta por cualquier otro hecho que no sea directamente proveniente de la actividad del profesional, como por
ejemplo del hecho de su dependiente o de las cosas del lugar, aquí sí se podrá aplicar la responsabilidad objetiva del art. 1753 y
del art. 1757 del CCC. Puede suceder que el profesional cause daños a terceros, es decir, a una persona diferente de aquella con
la cual hubiera contratado (v. g., el abogado que causa daño a la contraparte por un embargo abusivo). En estos casos se tratará
de una responsabilidad de tipo ilícita, que se regirá por las reglas propias de la materia.
Carga de la prueba
Quien alega la existencia del daño. Si la obligación del profesional es de resultados, la cuestión se simplifica para la victima; pero
si es de medios –con lo cual el profesional compromete su deber de diligencia, pericia y prudencia orientada a producir un
resultado, pero sin asegurarlo- al actor le corresponderá probar la existencia del daño que alega, la antijuridicidad de la
conducta del deudor, la relación causal adecuada entre el perjuicio y el incumplimiento, y, desde luego, el factor de
imputabilidad, que consiste en la culpa o dolo del infractor. En la obligación de medios, el actor debe demostrar el
incumplimiento del profesional, es decir, su falta de diligencia y prudencia, lo que puede ser complicado.
el juez debe apreciar la prueba de acuerdo con las reglas de la sana crítica racional.
Responsabilidad de los médicos, de otros profesionales de la salud y de los establecimientos asistenciales
Régimen legal:
El deber de prestar la asistencia técnicamente adecuada supone que el médico fue requerido y aceptó intervenir, lo cual significa
que asumió su deber de prestación médica. La omisión de prestar dicha asistencia da lugar a una responsabilidad contractual.
Del mismo modo, se genera una responsabilidad civil contractual cuando se efectúa una mala praxis, sea por error de
diagnóstico, inapropiado tratamiento clínico o quirúrgico, o ante una negligente, imprudente o imperita intervención que cause
daño a otro.
La norma aplicable para todas las responsabilidades profesionales es el art. 1768. Art a saber:
-Art. 17, referido a los derechos sobre el cuerpo humano. Los derechos sobre el cuerpo humano o sus partes no tienen un valor comercial, sino
afectivo, terapéutico, científico, humanitario o social y sólo pueden ser disponibles por su titular siempre que se respete alguno de esos
valores y según lo dispongan las leyes especiales
-Art. 55, sobre disposición de derechos personalísimos. El consentimiento para la disposición de los derechos personalísimos es admitido si no
es contrario a la ley, la moral o las buenas costumbres. Este consentimiento no se presume, es de interpretación restrictiva, y libremente
revocable
-Art. 56, sobre actos de disposición sobre el propio cuerpo. Están prohibidos los actos de disposición del propio cuerpo que ocasionen una
disminución permanente de su integridad o resulten contrarios a la ley, la moral o las buenas costumbres, excepto que sean requeridos para el
mejoramiento de la salud de la persona, y excepcionalmente de otra persona, de conformidad a lo dispuesto en el ordenamiento jurídico.
La ablación de órganos para ser implantados en otras personas se rige por la legislación especial.
El consentimiento para los actos no comprendidos en la prohibición establecida en el primer párrafo no puede ser suplido, y es libremente
revocable.
-Art. 57, sobre prácticas prohibidas. está prohibida toda práctica destinada a producir una alteración genética del embrión que se transmita a
su descendencia.
-Art. 58, sobre investigaciones en seres humanos.
-Art. 59, sobre consentimiento informado para actos médicos e investigaciones en salud. es la declaración de voluntad expresada por el
paciente, emitida luego de recibir información clara, precisa y adecuada, respecto a: su estado de salud; el procedimiento propuesto, con
especificación de los objetivos perseguidos; los beneficios esperados del procedimiento; etc.
-Art. 60, sobre directivas médicas anticipadas. respecto de su salud y en previsión de su propia incapacidad
-Arts. 774, 775 y 776, referidos a las obligaciones de hacer.
774--La prestación de un servicio puede consistir:
a) en realizar cierta actividad, con la diligencia apropiada, independientemente de su éxito. Las cláusulas que comprometen a los buenos

42
oficios, o a aplicar los mejores esfuerzos están comprendidas en este inciso;
b) en procurar al acreedor cierto resultado concreto, con independencia de su eficacia;
775-- El obligado a realizar un hecho debe cumplirlo en tiempo y modo acordes con la intención de las partes o con la índole de la obligación. Si
lo hace de otra manera, la prestación se tiene por incumplida, y el acreedor puede exigir la destrucción de lo mal hecho, siempre que tal
exigencia no sea abusiva.
Naturaleza de la responsabilidad médica
En la mayoría de los casos, de tipo contractual, la doctrina señala supuestos en los cuales podría ser considerada
extracontractual:
-Cuando los servicios del médico son requeridos por otra persona distinta del paciente. En relación a éste, la responsabilidad no
nace de un contrato.
-Cuando son prestados espontáneamente, sin consentimiento del paciente (por ejemplo, cuando, tras accidente callejero, un
médico auxilia a la víctima).
-Cuando los servicios son prestados en contra de la voluntad del paciente, como en el supuesto del suicida que recibe auxilio
médico.
-Cuando el médico ha cometido un delito del derecho criminal en relación a una persona, sea o no cliente. Por ejemplo, si
cometiera un homicidio prescribiendo una supuesta medicación que determinase la muerte del enfermo.
Es discutible, en estos casos, si existe prestación de servicio entre quien se ve beneficiado por la practica médica y el profesional.
De ser negativa la respuesta, sería de aplicación el art. 1749 por remisión al art. 1737, ambos del CCC.
Deberes profesionales: deber de información. El consentimiento informado. Negativa del enfermo. Ley 26529
La responsabilidad del médico debe ser valorada en el caso concreto, teniendo en cuenta las circunstancias particulares.
Deberes:
-Deber de información: La obligación de informar que pesa sobre el medico tiene fundamento en nuestra Constitución
Nacional, art. 42, que tutela la salud y el derecho a la información, también en el principio de la buena fe contractual y la
autonomía de la voluntad. La doctrina nacional concluye que es el médico quien debe revelar información adecuada al paciente,
de manera tal que le permita participar inteligentemente en la toma de decisión del tratamiento propuesto y luego obtener su
consentimiento o bien la manifestación de su rechazo a dicho tratamiento. Tales deberes son propios del ejercicio de la
actividad médica.
Existe una relación íntima entre la obligación de informar que recae sobre el médico y el consentimiento válido del paciente.
-el incumplimiento de la obligación de informar es apto para generar responsabilidad en casos de mala praxis médica y
hospitalaria.
El médico tiene el deber de informar al paciente, advirtiéndole al mismo los riesgos del tratamiento sugerido o de la
intervención quirúrgica aconsejable. El deber de informar debe ajustarse a las condiciones particulares de la situación, de
modo tal que el paciente pueda conocer y comprender los riesgos a los que se somete.
La jurisprudencia de nuestro país ha resuelto que en los casos en los cuales la información suministrada fuera insuficiente o no
se hubiera requerido el consentimiento del paciente para la práctica, la falta de consentimiento, sumada a la ausencia de
razones de emergencia, torna ilegítimo el acto médico.
-Recabar el consentimiento del paciente
Consentimiento informado: requerimiento ético y legal para la investigación y todo tipo de acto médico a que se someta a un
paciente; un derecho del enfermo con capacidad para comprender, de recibir a través de un proceso de información verbal y/o
escrita, clara y comprensible, de parte de su médico tratante, todo lo relacionado sobre el tipo de tratamiento propuesto, sus
beneficios, riesgos, complicaciones y tratamientos alternativos.
El médico no debe emprender ningún tratamiento ni ninguna intervención sin haber obtenido el consentimiento del enfermo,
salvo contadas excepciones.
-el nuevo CCC contiene una norma específica al respecto- Art. 1720 del CCC dispone que, sin perjuicio de las regulaciones
especiales, el consentimiento libre e informado del damnificado, en la medida en que no constituya una cláusula abusiva, libera
de la responsabilidad por los daños derivados de la lesión de bienes disponibles.
-Negativa del paciente: el cuerpo del enfermo no puede ser tocado por el médico si no es con el consentimiento del paciente, si
éste es mayor de edad y no está privado de razón. Esto es así ya que la vida, la salud, la integridad física son bienes personales
que la ley protege en miras del interés individual y general.
Si bien el consentimiento del paciente no sería suficiente para privarlo de la vida (eutanasia), el consentimiento sí es válido para
realizar una intervención quirúrgica mutilante, aun cuando pusiera en grave peligro su vida, cuando ello dé una esperanza para
la recuperación de su salud, conservación de la vida o propósitos altruistas como el trasplante de partes anatómicas.
El paciente puede negar su consentimiento, y, en tal caso, el médico no podrá actuar.
Si la urgencia del cuadro médico no permitiere obtener el consentimiento necesario, el médico debe prestar la asistencia que
corresponda, aun sin esa conformidad.
-Debe realizar un diagnóstico adecuado:
El error de diagnóstico genera responsabilidad al médico por los daños que sufra el enfermo como consecuencia de un
tratamiento inadecuado o de haberse sometido a una intervención inadecuada. El error debe ser grave e inexcusable. El médico
está obligado a detectar lo detectable; de no hacerlo, se evidencia una impericia manifiesta (precedente judicial).
En todo contrato de prestación médica existe la obligación de actuar con diligencia, prudencia y pericia acorde a las
circunstancias.
–Al momento de valorar la gravedad de la culpa- es relevante la relación de especial confianza que el paciente y su familia tienen
con los profesionales que atienden su salud.

43
Art. 1725: cuanto mayor sea la obligación asumida, mayor también será la responsabilidad que se derive de su incumplimiento.
-Debe aconsejar un tratamiento adecuado: Responsable si aconseja un tratamiento equivocado por error grave e inexcusable.
El médico elige el método más adecuado para obtener el éxito de su tarea, con diligencia, prudencia y pericia.
El paciente, por su parte, deberá continuar con el tratamiento prescripto; de lo contrario, puede eximirse al profesional ante el
abandono del tratamiento y atención médica por parte del paciente.
--Intervención quirúrgica: Tratándose de intervenciones quirúrgicas, el cirujano que se equivoca no es responsable si incurre en
algún error que no sea grave o intolerable; se valora el caso concreto.
--La cirugía estética: intenta satisfacer un mero deseo de perfección estética, a diferencia de la cirugía reparadora q tiende a la
cura de una enfermedad o a prevenir o reparar un daño en la salud del paciente. La responsabilidad del médico es mayor
porque: el paciente no padece afecciones en su salud. El médico ha pronosticado un resultado al paciente sobre el que éste ha
dado su consentimiento. Ej: caso en que no se obtenga el mejoramiento estético buscado como en el que se cause un daño a la
salud del paciente.
La obligación del médico es de resultado, es decir que sólo puede exonerarse con la prueba de la relación de causalidad.
Breves nociones sobre ley 26529 de Derechos del paciente, historia clínica y consentimiento informado
La norma tiene mucha influencia en la relación médico-paciente al regular el ejercicio de los derechos del paciente en cuanto a la autonomía
de la voluntad, la información y la documentación clínica.
En el art. 2 regula los derechos del paciente:
-Asistencia. El paciente, prioritariamente los niños, niñas y adolescentes, tiene derecho a ser asistido por los profesionales de la
salud, sin menoscabo y distinción alguna,.El profesional actuante sólo podrá eximirse del deber de asistencia cuando se hubiere
hecho cargo efectivamente del paciente otro profesional competente.
-Trato digno y respetuoso.
-Intimidad. Respecto a la información y documentación clínica del paciente.
-Confidencialidad. Debida reserva de aquel q manipule la documentación clínica.
-Autonomía de la voluntad. El paciente tiene derecho a aceptar o rechazar determinadas terapias o procedimientos médicos o
biológicos, con o sin expresión de causa, como así también a revocar posteriormente su manifestación de la voluntad.
-Información sanitaria. // -Interconsulta médica.
La obligación de informar, el art. 3 la define como: aquella que, de manera clara, suficiente y adecuada a la capacidad de
comprensión del paciente, informe sobre su estado de salud, los estudios y tratamientos que fueren menester realizarle y la
previsible evolución, riesgos, complicaciones o secuelas de los mismos.
Los datos deberán quedar registrados obligatoriamente en la historia clínica: el documento obligatorio cronológico, foliado y
completo en el que conste toda actuación realizada al paciente por profesionales y auxiliares de la salud. La historia clínica debe
contener: Integridad. Unicidad. Inviolabilidad-Depositarios.
Empleo de cosas en la actividad médica
Empleo de cosas, refiere a todo aparato, herramienta, instrumento o medicamento utilizado en el acto médico que pueda
causarle un daño al paciente.
El art. 1768 dice: "Cuando la obliga de hacer se preste con cosas, la responsabilidad no está comprendida en la Sección 7ª de
este capítulo (intervención de cosas viciosas o riesgosas ni de actividades riesgosas o peligrosas), excepto que causen un daño derivado de su
vicio".
Ferreyra (2015) es plausible excluir la responsabilidad objetiva por el uso de cosas riesgosas en el campo de la medicina, porq
esta va de la mano de la utilización de todo tipo de aparatos.
La decisión del legislador pude ser opinable. Deberá estarse al caso concreto para evitar situaciones injustas.
cuando el daño provenga del vicio de la cosa, la responsabilidad será objetiva.
Responsabilidad civil de los psiquiatras.
La misma q la responsabilidad médica. El deber de informar, de confidencialidad y de obtener el consentimiento del paciente
son principios fundamentales. La responsabilidad del psiquiatra es por regla contractual y de medios .
Responsabilidad del equipo médico
Se denomina pluriparticipación profesional. Supuestos que pueden manifestarse:
Prestaciones en equipo: suele producirse en las intervenciones quirúrgicas. Una cuestión a dilucidar será si el paciente ha
contratado individualmente con cada especialista o lo ha hecho con el jefe del equipo.
Prestaciones separadas pero simultáneas: Si la intervención galénica no se produjera en equipo, sino que fuese de cada
especialista separadamente, la responsabilidad será individual si puede probarse la causa del daño. Si no es posible determinar
el origen de la atención médica perjudicial, la responsabilidad es colectiva.
Equipo médico y la responsabilidad colectiva y anónima: arts. 1761 y 1762 del CCC.
Autor anónimo. Si el daño proviene de un miembro no identificado de un grupo determinado responden solidariamente todos
sus integrantes, excepto aquel que demuestre que no ha contribuido a su producción. (su NO culpa)
Actividad peligrosa de un grupo. Si un grupo realiza una actividad peligrosa para terceros, todos sus integrantes responden
solidariamente por el daño causado por uno o más de sus miembros. Sólo se libera quien demuestra que no integraba el grupo.
Responsabilidad de las clínicas. Sistemas de Medicina prepaga y obras sociales
Cuando un paciente es atendido en establecimientos asistenciales públicos o privados se produce una coexistencia de actos de
carácter hospitalario (alojamiento, alimentación, etc) o paramedicales y de actos galénicos.
La relación que existe entre el profesional que integra el cuerpo médico de la clínica y ésta última constituye una estipulación en
favor de tercero, o sea del paciente que requiere asistencia o internación en el establecimiento sanatorial.

44
El paciente tiene una acción directa contra el médico en caso de incumplimiento de su obligación nacida de aquella estipulación
a su favor, y a su vez posee una acción directa, en el mismo caso, contra la entidad estipulante en razón del contrato de
asistencia pasado entre ellos.
-La responsabilidad del establecimiento asistencial no se rige por los principios de la responsabilidad por el hecho de sus
dependientes (art. 1753 del CCC)- autonomía científica y técnica-
-Puede existir un contrato con relación de dependencia entre el médico y el sanatorio.
La obligación de prestar asistencia médica lleva implícita una obligación tácita de seguridad de carácter general y accesorios en
ciertos contratos que requieren la preservación de las personas de los contratantes contra los daños que pueden originar en la
ejecución del contrato. En El ente asistencial debe asegurarle una prestación médica diligente e idónea, de acuerdo a las
circunstancias particulares, lo menos reprochable posible.
Otros profesionales del arte de curar: dentistas, parteras, pedicuros, enfermeros, masajistas, veterinarios, etc.
>farmacéuticos: Hay q distinguir entre las
-Tareas realizadas como profesionales: actúan como auxiliares de los médicos en la preparación de recetas y despacho del
medicamento prescripto, comprometiendo su responsabilidad profesional en caso de falta de diligencia, impericia o negligencia.
-Realizadas en calidad de comerciantes: responden como proveedores de productos elaborados, asumiendo la responsabilidad
contractual por el deber de seguridad implícito en el contrato.

Responsabilidad de los abogados


El ejercicio profesional del abogado abarcar una serie de actividades extrajudiciales (consejo legal o asesoramiento jurídico, en
las negociaciones o arreglos que ponen fin a cuestiones litigiosas o dudosas) o judiciales (patrocinando una causa)
Para ello, el abogado principia con el juramento profesional y su inscripción en la matrícula, para luego satisfacer la consulta de
sus clientes por medio de su atención personalísima del asunto. La violación de los deberes además de la responsabilidad civil
que de ella derivase, viola el desafuero de la ética.
Responsabilidad civil del abogado en ejercicio de su profesión, el mismo deberá responder en caso de causar un daño a su
cliente o a terceros, ya sea con dolo o culpa (art. 1768 del CCC).
La responsabilidad del abogado respecto de su cliente es de naturaleza contractual. El contrato es de mandato en los casos en
que el cliente confiere representación al abogado.
La actuación del abogado con terceros: su responsabilidad tiene carácter extracontractual. Ejemplo: traba de un embargo
evidentemente improcedente que causara daños al tercero. siempre que haya obrado con culpa o dolo.
Naturaleza de esta responsabilidad
Por regla, la responsabilidad del abogado es de medios, sin perjuicio de que, en algunos casos, es de resultados. Esta variara si el
abogado es:

Apoderado letrado Letrado patrocinante, defensor y asesor legal


Su actuación es de representante judicial de su cliente. El abogado no tiene la representación directa del cliente ni está
Rigen las reglas del mandato. sujeto al mandato, sino que simplemente tiene el patrocinio o la
El abogado está obligado a una prestación de resultado en defensa de los intereses de éste, conduciendo el pleito o
cuanto a los actos procesales que debe cumplir asesorándolo. Esta obligación del abogado no es de resultado,
específicamente. La omisión de los deberes a cargo del sino solamente de medio. Debe colocar su diligencia, ciencia y
profesional compromete su responsabilidad, sin que sea prudencia para tratar de que su cliente obtenga un resultado
necesario demostrar su culpa. El resultado que se frustra favorable. Debe limitarse a significarle si su derecho está o no
consiste en los actos procesales que caducan por el no amparado por la ley y cuáles son, en su caso, las probabilidades
ejercicio en término de los mismos, debilitando la postura de éxito judicial, pero no debe darle una certeza que él mismo no
del cliente en el proceso y determinando eventualmente la puede tener.
pérdida del derecho que motiva la actuación judicial (v. g., El abogado no es responsable por no tener éxito, pero sí lo es
perención de instancia, prescripción, etc.). si no ha procedido con el cuidado y los conocimientos
Es deber del procurador interponer los recursos legales exigidos por la gestión encomendada.
contra sentencias definitivas adversas a su parte y contra
regulación de honorarios que corresponda abonar.

Régimen legal. Deberes profesionales


-Fundamentación de consejo legal o dictamen: El abogado puede incurrir en errores de fundamentación en su consejo legal o
dictamen, o en la demanda o actuación judicial que patrocina. No habrá responsabilidad profesional si median errores de
carácter científico, pero sí habrá si existiese impericia, falta de precauciones, etc.
el error de derecho puede importar responsabilidad del abogado si, en la elección entre varias vías, éste elige
equivocadamente una, dejando entretanto prescribir la otra acción. Igualmente, si por error de derecho omite proponer
diligencias de prueba indispensables, etc.
-Deber de lealtad: es prescrito por una norma de la ética profesional. Luego de aceptado un caso, y aunque no haya sido aún
iniciado el juicio, el abogado no puede revocar su determinación para asumir la defensa del adversario de su cliente, no
abandonar el patrocinio intempestivamente etc..
La violación de este deber, culposa o dolosamente cometida por el abogado, determina su responsabilidad por los daños que
cause a su cliente. En otros casos puede incluso configurar el delito criminal de prevaricato (art. 271 del CP).

45
-Secreto profesional: siendo este imperativo un deber y a la vez un derecho. La infracción a este deber es reprimida por el
Código Penal (art. 156).

Responsabilidad de los escribanos


El notario: La doctrina ha discutido ampliamente si el notario o escribano público es un funcionario público.
En nuestro régimen legal, el notario o escribano no es funcionario público, es un profesional libre que ejerce una función pública
como fedatario, en su nombre propio y bajo su exclusiva responsabilidad.
El notario posee un libro de protocolo (art. 300 del CCC), que es un instrumento público y goza de la fe que a éste le atribuye la
ley, en cuanto a su autenticidad y a la fuerza probatoria de su contenido, de suerte que prueba todo cuanto dice haber cumplido
o presenciado (arts. 296 y 312 del CCC). Los instrumentos públicos hacen plena fe.
Su actuación garantiza la seriedad y seguridad de las relaciones jurídicas, manteniendo el orden jurídico.
Naturaleza jurídica de la tarea notarial: ES UN PROFESIONAL DEL DERECHO, QUE EJERCE LA FUNCIÓN PÚBLICA DE OTORGAR
AUTENTICIDAD A LOS ACTOS EN VIRTUD DE LA DELEGACIÓN REALIZADA POR EL ESTADO. DICHA FUNCIÓN PÚBLICA LA EJERCE, ASIMISMO,
CONSERVADOR Y CUSTODIO DE LOS ACTOS QUE AUTORIZA, AL IGUAL QUE EJECUTANDO ACTOS Y PROCEDIMIENTOS RESPECTO DE LA
CONSTITUCIÓN Y PUBLICIDAD DE LOS DERECHOS REALES SOBRE INMUEBLES.
Naturaleza de la responsabilidad del notario
La responsabilidad del escribano es, por regla, contractual, sin perjuicio que puedan darse supuestos de responsabilidad
extracontractual. En principio, la obligación del escribano es de medios, aunque también se pueden verificar obligaciones de
resultado.
Para quienes consideran al escribano como un funcionario público, su responsabilidad civil caería en el art. 1766 del CCC: Responsabilidad
del funcionario y del empleado público. Los hechos y las omisiones de los funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones por no cumplir
sino de una manera irregular las obligaciones legales que les están impuestas se rigen por las normas y principios del derecho administrativo
nacional o local, según corresponda.
Sin embargo, la responsabilidad es, en relación al cliente, del tipo regulado en el art. 1768 del CCC: Profesionales liberales. La
actividad del profesional liberal está sujeta a las reglas de las obligaciones de hacer. La responsabilidad es subjetiva, excepto que
se haya comprometido un resultado concreto.
Con respecto a los terceros, se rige por el artículo 1749 del CCC: Sujetos responsables. Es responsable directo quien incumple
una obligación u ocasiona un daño injustificado por acción u omisión.
Por los daños ocasionados por los dependientes del escribano rige el art 1753 del CCC: Responsabilidad del principal por el
hecho del dependiente. El principal responde objetivamente por los daños que causen los que están bajo su dependencia, o las
personas de las cuales se sirve para el cumplimiento de sus obligaciones, cuando el hecho dañoso acaece en ejercicio o con
ocasión de las funciones encomendadas.
En los supuestos de responsabilidad contractual, el escribano sujeto a una obligación de resultado en el ejercicio de sus
funciones incurre en responsabilidad desde que viola sus deberes profesionales, sin que sea necesario demostrar su culpa,
conforme el texto del art. 1768 del CCC.
Deberes notariales.
La actuación del escribano de registro se cumple mediante los diversos actos que está legalmente autorizado:
-Otorgamiento de escrituras públicas en su libro de protocolo, observando la capacidad del otorgante y a las formas y demás
solemnidades requeridas para cada acto.
-Actas: documentos notariales que tienen por objeto la comprobación de hechos (arts. 310 y 311 del CCC).
-Actos complementarios de las escrituras en que intervengan (solicitud de certificaciones y procedimientos de inscripción, etc.).
Desde que el escribano es un profesional, ejerce una actividad que puede ser requerida por los particulares en su propio interés.
En este sentido, y dado el carácter de función pública que reviste su actuación, en principio, el escribano no podría negar su
intervención.
---El contrato celebrado entre las partes normalmente es una locación de obra, ya que el escribano se obliga a realizar
determinados actos propios de su función y competencia. En cuanto a la naturaleza de la obligación, es una obligación de
resultado.
--Respecto de los terceros extraños al contrato entre el cliente y el escribano, la responsabilidad se rige por los arts. 1749
(responsable directo). Lo mismo puede decirse del daño que experimente un tercero beneficiario del acto que resulta nulo por
inobservancia de las solemnidades requeridas por el otorgamiento del acto bajo la forma de escritura pública.
Otorgamiento de escrituras públicas
El notario debe cumplir con todas las formalidades exigidas por la ley para la validez de los instrumentos por él otorgados.
“Escritura pública: es el instrumento matriz extendido en el protocolo de un escribano público o de otro funcionario autorizado para ejercer
las mismas funciones, que contienen uno o más actos jurídicos. La copia o testimonio de las escrituras públicas que expiden los escribanos es
instrumento público y hace plena fe como la escritura matriz. 209
 “Protocolo: se forma con los folios habilitados para el uso de cada registro, numerados correlativamente en cada año calendario, y con los
documentos que se incorporan por exigencia legal o a requerimiento de las partes del acto. Corresponde a la ley local reglamentar.
La nulidad del acto causa de estas omisiones o violaciones en que incurriese el escribano compromete su responsabilidad por los
daños que se ocasionaren a las partes otorgantes del acto o a terceros.
La responsabilidad del escribano titular se extiende a los hechos u omisiones de los escribanos adscriptos en el ejercicio de sus
funciones.
Actos complementarios de las escrituras que otorgan: ejemplo la certificación expedida por el Registro de la Propiedad Inmueble
cuando se trate de inmuebles.
Secreto profesional:

46
Sobre los actos en que intervenga en ejercicio de su función (art. 11 de la ley 12990). Puede incluso incurrir en responsabilidad
penal, además de la responsabilidad civil, si tiene noticia por razón de su profesión de un secreto cuya divulgación puede causar
daño y lo revelase sin justa causa (art. 156 del CP).
Asume una obligación de medios, la responsabilidad eventual será de carácter contractual. En el caso de estudios de títulos, el
notario compromete su responsabilidad solamente en caso que el informe haya sido erróneo por su culpa. No es responsable el
notario ante daños originados en la falta o demora de la inscripción de una inhibición voluntaria, ya que dicha inscripción no está
impuesta legalmente al escribano.
Responsabilidad por el hecho de los adscriptos y demás dependientes: El notario responderá por el hecho de los adscriptos y
demás dependientes.
Quid de la responsabilidad del estado por el actuar del notario: Para aquellos autores que consideran que el notario es un
funcionario público, es lógico llegar a la conclusión de que el estado es responsable por el actuar del mismo, sin perjuicio de la
responsabilidad del notario. Pero es lógico que, si el escribano no es un dependiente del estado al realizar su función, tampoco
lo sea al momento de causar un daño a terceros.

Otras responsabilidades profesionales


Profesionales de la construcción (arquitectos e ingenieros)
En todos los casos en que el profesional de la construcción celebra un contrato con su cliente, el profesional contrae la
responsabilidad correspondiente al contrato y en función de las obligaciones que el mismo le impone. Las obligaciones
contraídas son de resultado en lo que respecta a la preparación del proyecto y a la ejecución de la obra, no así en cuanto al
deber de seguridad que el contrato comporta, ya que, en tal caso, el profesional se obliga sólo a poner en su tarea todos los
conocimientos técnicos, diligencia y prudencia requeridas en la cuestión de que se trate.
Respecto de la responsabilidad del profesional que dirige y vigila la ejecución de una obra, la obligación es solamente de medios.
No responde si el dueño de la obra no prueba la culpa del profesional y la relación de causalidad.
En caso de que terceras personas sufran daños, la responsabilidad es extracontractual y se rige por el artículo 1749 del CCC. Para
las relaciones con el cliente, rige el art. 1768 del CCC .
En caso de intervención múltiple de profesionales en la ejecución de una obra y de que cada uno de ellos cumpla diferentes
tareas, será de aplicación, según el carácter de la intervención, la responsabilidad directa (art. 1749 del CCC) o el daño colectivo
regulado por el art. 1760 del CCC.
Contadores públicos nacionales.
Puede desempeñarse como:
-profesional liberal (asesor fiscal, contador firmante y auditor): puede celebrar con su cliente contratos como locación de obra,
locación de servicio, etc.
-como dependiente en una empresa o como funcionario público.
Dentro de las tareas que cumple un contador, encontramos las siguientes.
>La auditoría de estados contables: consiste en el examen de los estados contables con el propósito de emitir una opinión
técnica sobre los mismos.
La gerencia es la responsable del contenido de los estados contables, y la actividad del contador auditor consiste en realizar el
informe final con las conclusiones. Podría el profesional incluso abstenerse de definir si los estados contables son confiables o
no, cuando la información provista por la gerencia sea insuficiente.
>La revisión limitada de estados contables: Expresa una seguridad limitada acerca de los estados contables.
>La compilación de estados contables o informe de compilación: Se limita a información que constituye la representación de la
gerencia. No está obligado a hacer ningún otro procedimiento.
La responsabilidad del contador:
1. Se enmarca en el régimen general de la responsabilidad civil profesional.
2. Puede incurrir en responsabilidad extracontractual o contractual, y, en este último caso, es aplicable la clasificación de las
obligaciones en de medios y de resultado.
3. Normalmente, las obligaciones que asume el contador público son de resultado.
4. Cuando la prestación asumida por el profesional es en beneficio de un tercero interesado, se configura un supuesto de
estipulación para otro, y la responsabilidad del profesional frente a ese tercero será de naturaleza contractual.
Otros profesionales: todo aquel que asuma el cumplimiento de una obligación de hacer, debe actuar con la diligencia
apropiada, independientemente de su éxito, o en procurar al acreedor cierto resultado concreto, con independencia de su
eficacia, o en procurar el resultado eficaz prometido.
Responsabilidades especiales
Responsabilidad derivada del transporte de personas y cosas
La actividad del transporte se instrumenta normalmente por medio del contrato de transporte.
Para su configuración, el contrato requiere:
-Que el transportista se obligue a trasladar personas o cosas de un lugar a otro en las condiciones establecidas y en un marco de
indemnidad. El mismo asume una obligación de resultado.
-Que el traslado se realice por el medio acordado, que puede ser naviero, terrestre o aéreo.
-El pago de precio en dinero.
-La garantía de indemnidad de las personas o cosas transportadas.

47
Normalmente, se efectúa por adhesión a condiciones generales, lo cual puede ubicarlo en muchos casos como un
contrato de consumo (ley 24240).
-contrato de transporte: “Hay contrato de transporte cuando una parte llamada transportista o porteador se obliga a trasladar
personas o cosas de un lugar a otro, y la otra, llamada pasajero o cargador, se obliga a pagar un precio o flete”.
Art. 1286: Responsabilidad del transportista. La responsabilidad del transportista por daños a las personas transportadas está
sujeta a lo dispuesto en los artículos 1757 y siguientes. Si el transporte es de cosas, el transportista se excusa probando la causa
ajena. El vicio propio de la cosa transportada es considerado causa ajena.
-----es decir que la norma asimila el transporte a las actividades riesgosas o peligrosas.
Diferencia: en el supuesto del transporte de cosas, una causal de eximente, esto es, que el vicio de la cosa transportada exime
de responsabilidad bajo el título de causa ajena.
“Extensión de la responsabilidad. Además de su responsabilidad por incumplimiento del contrato o retraso en su ejecución, el
transportista responde por los siniestros que afecten a la persona del pasajero y por la avería o pérdida de sus cosas”. Deber de
seguridad específico para el transportado como también para las cosas que transporte.
Tres normas relativas a la responsabilidad:
>>Responsabilidad del transportista frente al cargador: es responsable frente al cargador por lo que le sea debido y no puede
dirigirse contra él para el pago de sus propias acreencias. Mantiene su acción contra el destinatario.
>>Responsabilidad por culpa. Si se trata de cosas frágiles, mal acondicionadas para el transporte, sujetas a fácil deterioro, de
animales o de transportes especiales, el transportista puede convenir que sólo responde si se prueba su culpa.
Cálculo del daño. La indemnización por pérdida o avería de las cosas es el valor de éstas o el de su menoscabo, en el tiempo y el
lugar en que se entregaron o debieron ser entregadas al destinatario.
Pérdida natural., el transportista sólo responde por las disminuciones que excedan la pérdida natural.
Transporte benévolo y gratuito: ej cuando se transporta a otra persona sin que exista una contraprestación.
Para que se configure el mismo, es necesario:
a) El acuerdo en el que exista una manifestación de voluntad del transportista que invita o acepta trasladar a un tercero o una cosa
hasta un lugar determinado.
b) El traslado debe realizarse a exclusivo interés del viajero, con ánimo de beneficiarlo.
c) No debe existir relación jurídica alguna entre las partes.
d) Es menester la falta de intención de celebrar un contrato, ya que, de lo contrario, existiría un contrato de transporte gratuito.
e) Debe haber ausencia de contraprestación por parte de la persona transportada.
La responsabilidad es de tipo extracontractual.
El problema radica en determinar el factor de atribución (subj o obje)
La gratuidad del servicio no supone liberación absoluta del transportador sino q se juzgue con menos severidad; su efecto es
sólo moderar su responsabilidad, apreciando adecuadamente los hechos constitutivos de culpa o imprudencia de acuerdo a las
circunstancias ocurrentes en cada caso.
SE APLICA el factor OBJETIVO de atribución.
Eximentes: las eximentes que podrían eximir parcial o totalmente al sindicado como responsable serán las vinculadas con la
relación de causalidad y los factores objetivos de atribución.
Legitimación activa
-En caso de lesiones al propio pasajero, y deriva del incumplimiento de la obligación de seguridad que recaía en el transportista.
Los damnificados indirectos pueden reclamar el daño patrimonial derivado de las lesiones del pasajero. Dicho reclamo será por
una responsabilidad de naturaleza extracontractual.
-En caso de muerte de pasajero por causa del hecho; la legitimación por el daño patrimonial y moral corresponde sólo a los
damnificados.
Legitimación pasiva: Deben responder frente al pasajero damnificado o a los legitimados indirectos:
-El transportista. Su responsabilidad es contractual respecto del pasajero y extracontractual ante los damnificados indirectos.
-El chofer o conductor. Se controvierte si su responsabilidad respecto del pasajero es contractual o extracontractual.
-El dueño y guardián del vehículo (art. 1757 CCC).
-El asegurador de cualquiera de los legitimados pasivos (art. 118, Ley de Seguros).
-El estado, por omisión de los deberes de poder de policía cuando la empresa carezca de seguro obligatorio.
Plazos de prescripción: Se unifica el plazo de prescripción a tres años.
Responsabilidad en el transporte de agua.
Es responsable de todo daño originado por la muerte del pasajero o por lesiones corporales, siempre que el daño ocurra durante
el transporte por culpa o negligencia del transportador, o por las de sus dependientes que obren en ejercicio de sus funciones.
La culpa o negligencia del transportador o de sus dependientes se presume, salvo prueba en contrario, si la muerte o lesiones
corporales han sido causadas por un naufragio, abordaje, varadura, explosión o incendio, o por hecho relacionado con alguno de
estos eventos.
Transporte aéreo. -Código Aeronáutico (art. 17825) si es internacional, rige la Convención de Varsovia-La Haya, a la cual Argentina ha adherido por ley
17386.
-Daños causados al pasajero o al cargador: la responsabilidad es contractual. La obligación de seguridad se mantiene mientras
el pasajero está a bordo de la aeronave o durante las operaciones de embarque y desembarque (art. 139 del CA). Esta
responsabilidad incluye la de los equipos registrados o mercaderías desde que quedaron al cuidado del transportador (art. 140
del CA). Puede asimismo existir daño resultante del retraso en el transporte de personas, equipajes o mercaderías.

48
El fundamento de la obligación es subjetivo, con base en culpa presumida (art. 132 del CA).
La empresa responde también por el daño material o moral causado al pasajero por demoras imputables a ella. En este caso, la
responsabilidad es integral.
-Daños causados a terceros en la superficie: provenientes de una “aeronave en vuelo o de una persona o cosa caída o arrojada
de la misma o del ruido anormal de aquella”, se aplica en principio el riesgo creado, siendo una responsabilidad objetiva.
La legitimación pasiva recae sobre el explotador de la aeronave (art. 65 del CA). Se presume que el propietario es explotador de
la aeronave cuando no haya transferido dicho carácter a través de contrato inscripto en el Registro Nacional de Aeronaves. Si no
es inscripto, el propietario y el explotador responden solidariamente por los daños ocasionados por la nave.

Riesgos del trabajo


La responsabilidad por riesgo creado está vinculada íntimamente con los accidentes de trabajo.
Ley de riesgos del trabajo.
RESPONSABILIDAD CIVIL DEL EMPLEADORARTICULO 39.
1. Las prestaciones de esta ley eximen a los empleadores de toda responsabilidad civil, frente a sus trabajadores y. a los
derechohabientes de éstos, con la sola excepción de la derivada del artículo 1072 del Código Civil. (La parte que no ha celebrado
el subcontrato mantiene contra el subcontratante las acciones emergentes del contrato principal).
2. En este caso, el damnificado o sus derechohabientes podrá reclamar la reparación de los daños y perjuicios, de acuerdo a las
normas del Código Civil.
3. Sin perjuicio de la acción civil del párralo anterior el damnificado tendrá derecho a las prestaciones de esta ley a cargo de las
ART o de los autoasegurados.
4. Si algunas de las contingencias hubieran sido causadas por un tercero, el damnificado o sus derechohabientes podrán
reclamar del responsable la reparación de los daños y perjuicios que pudieren corresponderle de acuerdo con las normas del
Código Civil. de las que se deducirá el valor de las prestaciones que haya percibido o deba recibir de la ART o del empleador
autoasegurado.
5. la ART o el empleador autoasegurado, según corresponda, están obligados a otorgar al damnificado o a sus derechohabientes
la totalidad de las prestaciones prescriptas en esta ley, pero podrán repetir del responsable del daño causado el valor de las que
hubieran abonado, otorgado o contratado.
La doctrina y jurisprudencia dominante sostienen que el art. 39 inc. 1 de la LRT es inconstitucional, ya que viola la garantía del
art. 16 de la CN y otros derechos constitucionales.
Ver fallos, tales como Gorosito y Aquino.

Responsabilidad por accidentes deportivos


El deporte engloba diferentes manifestaciones y prácticas de ejercicio físico o físico- intelectual del ser humano con o sin
elementos auxiliares significativos o relevantes para tales actividades, de tipo material o animal, con objetivos sanitarios lúdicos
o competitivos, en forma individual o de grupo, con o sin sumisión a reglas, de modo profesional, semiprofesional o puramente
aficionado.
Las características esenciales de la actividad deportiva son:
a) Ajuste de la actividad a reglas establecidas de antemano.
b) Despliegue de un esfuerzo o destreza superior al nivel medio.
c) Persecución mediata o inmediata de un fin relacionado con la salud física o mental, de carácter personal.
El deporte como juego o profesión es una actividad que genera riesgos para el deportista. Ello hace que, en principio, cuando
se produce alguna lesión derivada de ese riesgo propio de la actividad, no haya por regla obligación de reparar, la que sí existiría
cuando el mismo hecho se produce fuera del juego.
Los jugadores asumen el riesgo que implica el juego, competencia o deporte, exponiéndose voluntariamente a las contingencias
del mismo, que habrá que evaluar en el caso concreto.
En los accidentes deportivos, el principio es la irresponsabilidad del jugador si se trata de un deporte autorizado, salvo que el
daño se cause con dolo o violación de las reglas de juego y notoria imprudencia o torpeza.
Los deportistas soportan los daños causados siempre que los mismos sean por las características normales del juego o por los
riesgos que comporta la actividad deportiva como despliegue de actividad física en grado de máxima competencia.
En los casos en que el deportista generador del daño se hubiere ajustado al reglamento, y dicho perjuicio haya sido intencional,
en principio, no habrá responsabilidad.
Naturaleza de la responsabilidad
Si se produce alguna lesión derivada de ese riesgo propio de la actividad, no hay obligación de reparar, la que sí existiría cuando
el mismo hecho se produce fuera del juego.
Ejemplo, los daños causados entre dos luchadores de yudo no son indemnizables, pero, si en un partido fútbol en la playa, es
lesionada una persona ajena al juego que se encontraba tomando sol, quien patea la pelota y el dueño de ésta son responsables
por el daño ocasionado.
Eximentes
La irresponsabilidad en los accidentes deportivos resulta de la concurrencia de diversos elementos: la ilicitud del juego o deporte
mismo; el consentimiento de la víctima para exponerse y someterse a los riesgos inherentes al deporte que practica; la ausencia
de dolo, culpa u otra circunstancia que comporte la responsabilidad del autor del daño; y, finalmente, la observancia de las
reglas, pragmáticas o cánones del juego o deporte de que se trate.
Art. 1719 del CCC regulaAsunción de riesgos. La exposición voluntaria por parte de la víctima a una situación de peligro no

49
justifica el hecho dañoso ni exime de responsabilidad a menos que, por las circunstancias del caso, ella pueda calificarse como
un hecho del damnificado que interrumpe total o parcialmente el nexo causal.
Se reconoce el derecho a ser indemnizado de quien realizó el acto de abnegación o altruismo, por parte de quien creó la
situación de peligro o por el beneficiado por dicho acto. Pero en el segundo caso, a diferencia del primero, la reparación sólo
procede en la medida del enriquecimiento obtenido por el beneficiario.

Responsabilidad derivada de espectáculos públicos


Los espectáculos públicos son aquellos que se brindan para diversión o distracción de quienes concurren a ellos, posibilitando
normalmente el acceso a una considerable cantidad de espectadores.
Naturaleza
El contrato de espectáculo público se celebra entre el organizador del mismo y el espectador. El primero se obliga a hacer
ejecutar una obra intelectual, en las condiciones ofrecidas y publicitadas a la otra parte, generalmente a cambio de una
contraprestación en dinero. Es un contrato innominado, bilateral, generalmente oneroso y conmutativo, de consumo y por adhesión.
Obligaciones y derechos del organizador
Al empresario organizador se obliga a:
-Dar cumplimiento a las prestaciones específicas asumidas por el contrato en la forma, modo y tiempo estipulados. Debe
facilitar el ingreso y egreso al local, al igual que la comodidad y visibilidad adecuada.
-Deberá mantener el local en condiciones reglamentarias de seguridad.
-Garantizar al espectador la seguridad personal y de sus bienes.
Por su parte, el organizador tiene los siguientes derechos: Percibir el precio de la entrada o ticket/ Reservarse el d de admisión.
Obligaciones y derechos del espectador
El espectador tiene derecho a:
-Utilizar las comodidades del local a fin de gozar de la totalidad del espectáculo en la modalidad y tiempos pactados y
publicitados por el organizador.
-Rescindir el contrato en caso de modificaciones que alteren el espectáculo (sustituya a un artista por otro).
-Manifestar la conformidad o disconformidad con el espectáculo.
A su vez, están a su cargo las siguientes obligaciones: Pagar el precio de la entrada /Responsabilizarse por los daños que ocasione
al local/ Acatar las reglamentaciones normativas y las de la convivencia social.
Régimen legal
Los daños causados por concurrentes, organizadores o protagonistas, se consagra la existencia de la obligación de seguridad,
que es impuesta a las entidades o asociaciones participantes en el espectáculo deportivo (art. 51, ley 24192). Esta
responsabilidad es de tipo objetivo y con basamento en el riesgo de empresa. En consecuencia, las eximentes son limitadas:
hecho de la víctima, tercero extraño (materia opinable) y caso fortuito.
La responsabilidad contractual de las entidades se configura, en todo caso, incluso si se configura la responsabilidad
extracontractual del autor material del daño. En este caso, todos responderán concurrente o solidariamente.
La responsabilidad es sin perjuicio de la que pueda pesar sobre estado por el incumplimiento u omisión de los deberes de poder
de policía.
Eximentes: daños causados por concurrentes, organizadores o protagonistas del espectáculo deportivo, la responsabilidad se
basa en la obligación de seguridad de tipo objetiva con fundamento en el riesgo de empresa. En consecuencia, las eximentes
que serán idóneas para eximir total o parcialmente serán las eximentes vinculadas con la relación de causalidad y los factores
objetivos de atribución.

Responsabilidad civil de los propietarios de establecimientos educativos


Daños causados y sufridos por menores.
Régimen legal
El Código Civil, establece en su art. 1767 la responsabilidad civil de los titulares establecimientos educativos por los daños
causados o sufridos por los alumnos menores de edad que se hallen o deban hallarse bajo su control: Responsabilidad de los
establecimientos educativos. El titular de un establecimiento educativo responde por el daño causado o sufrido por sus alumnos
menores de edad cuando se hallen o deban hallarse bajo el control de la autoridad escolar. La responsabilidad es objetiva y se
exime sólo con la prueba del caso fortuito.
El establecimiento educativo debe contratar un seguro de responsabilidad civil, de acuerdo a los requisitos que fije la autoridad
en materia aseguradora. Presupuestos:
a) Que haya un daño causado o sufrido por un alumno.
b) Que el alumno dañador o dañado sea menor de edad.
c) Que el daño se haya producido durante una actividad realizada bajo control de la autoridad educativa.
Legitimación pasiva
Esta norma no se aplica a los establecimientos de educación superior o universitaria.
Se modificó el vocablo “propietarios” de establecimientos educativos como legitimados pasivos por el término “titulares" de un
establecimiento educativo: aquel que organiza el sistema de educación y emprende el servicio educativo. No basta con que trate
del propietario del inmueble donde se desarrolla la actividad (Lorenzetti 2015).
La norma excluye la responsabilidad del director del colegio, quien deberá resarcir los perjuicios ocasionados por su hecho
propio, supuesto en el cual el factor de atribución es la culpa.
Fundamento

50
La responsabilidad del titular del establecimiento educativo es objetiva y se basa en el factor de atribución "garantía", es decir
que aquél garantiza que, si el alumno sufre o provoca un daño, responderá por este perjuicio.
Requisitos para la responsabilidad del titular del establecimiento educativo:
1) el hecho ilícito del alumno; 2) que se trate de un alumno de un establecimiento educativo donde se imparta educación
pública según cada ley educativa jurisdiccional; 3) que el alumno sea menor de edad; 4) que el daño sea sufrido o provocado por
el estudiante; 5) que el daño se haya producido estando o debiendo estar el menor bajo la autoridad escolar.
Eximentes
La responsabilidad del titular del establecimiento educativo y del alumno es concurrente (850), respondiendo aquél en su
calidad de organizador de la educación y éste como estudiante por el hecho propio por responsabilidad directa (1749).
-Sólo se exime el titular del establecimiento educativo con la demostración del caso fortuito (1767), eximente de interpretación
restrictiva.
Establecimientos educativos excluidos expresamente de la norma
El art. 1767, 3er párrafo, del CCC, excluye a los establecimientos de educación superior y a las universidades –públicas y
privadas- de su ámbito de aplicación, pues, como bien se lee en los Fundamentos del Anteproyecto, en estos centros de estudio
"no puede predicarse que exista un deber de cuidado similar al de los otros establecimientos".
Valoración de la conducta
La responsabilidad civil del titular del establecimiento educativo es objetiva entonces no se tendrá en cuenta la culpa del agente
a los efectos de atribuirla, pero podrá aplicarse el art. 1725 del CCC que describe que cuanto mayor sea el deber de obrar con
prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor es la diligencia exigible al deudor y la valoración.
Al igual q cuando exista una confianza especial entre las partes y esta confianza haya sido uno de los motivos de la contratación,
el juez deberá tener en cuenta la "condición especial del agente" al evaluar la responsabilidad civil del deudor.
Compatibilidad del art. 1767 con otras normas del Código Civil y Comercial
El titular del establecimiento educativo es sujeto pasivo en los términos del art. 1767 del CCC por ser el organizador que estaba o
debía estar a cargo de la vigilancia del alumno, por ser el principal del dependiente que causó el daño al estudiante en función
del art. 1753 del CCC o por ser el dueño o guardián de la cosa que le causó perjuicios a la víctima en función de los arts. 1757,
1758, 1759 y 1769 del CCC.
Obligación de contratar seguro.
Antes las autoridades jurisdiccionales disponían las condiciones p los los seguros, la nueva norma, dispone que las condiciones
de éste serán fijadas por la autoridad en materia aseguradora, esto es, la Superintendencia de Seguros de la Nación, como
efectivamente lo hace con el seguro obligatorio de responsabilidad civil establecido en la ley vial 24449.
La eximente se restringe solamente al caso fortuito.
Pizarro (2013) entiende que la omisión del estado de reglamentar correctamente esta norma y fiscalizar el cumplimiento de la
misma es idónea para comprometer su responsabilidad civil en casos en los cuales el propietario de un establecimiento
educativo privado no hubiera contratado seguro y resultara insolvente.

Otras responsabilidades especiales.


Responsabilidad de las entidades financieras:
La actividad bancaria en Argentina está regulada por la Ley de Entidades Financieras 21526. El art. 1 de dicha norma prescribe
que: Quedan comprendidas en la ley y en sus normas reglamentarias las personas o entidades privadas o públicas – oficiales o
mixtas- de la Nación, de las provincias o municipalidades, que realizan intermediación habitual entre la oferta y la demanda de
recursos financieros.
Esta norma rige respecto de la relación de los bancos con el Banco Central de la República Argentina, quien ejerce el poder de
policía financiero; y respecto de relación de los bancos y demás entidades financieras con sus clientes.
El derecho bancario es la rama del derecho que regula la actividad bancaria entre el banco y los particulares. Dentro de los
clientes del banco, se encuentran los consumidores. La ley 24240 será aplicable a las relaciones de consumo establecidas por la
entidad financiera.
Estos contratos bancarios son, por regla, de adhesión a cláusulas generales, no teniendo el cliente posibilidades de negociar las
cláusulas, de suerte que pueden ser consideradas nulas en caso de que dichas cláusulas revistan carácter de abusivas. art. 37 de
la ley 24240 establece que se tendrán por no convenidas las cláusulas que desnaturalicen las obligaciones o limiten la
responsabilidad por daños, las cláusulas que importen una renuncia o restricción de los derechos del consumidor o amplíen los
derechos de la otra parte, las cláusulas que contengan cualquier precepto que imponga la inversión de la carga de la prueba
en perjuicio del consumidor.
Tienen obligación de seguridad los bancos para con los clientes. Es plenamente aplicable el art. 40 de la ley 24240, que establece
la responsabilidad objetiva del proveedor de servicios por las deficiencias en la prestación de estos, tanto respecto de los
servicios financieros como en los informes comerciales o crediticios erróneos.
Responsabilidad nacida del contrato de caja de seguridad
-Obligaciones a cargo de las partes. El prestador de una caja de seguridad responde frente al usuario por la idoneidad de la
custodia de los locales, la integridad de las cajas y el contenido de ellas, conforme con lo pactado y las expectativas creadas en el
usuario. No responde por caso fortuito externo a su actividad, ni por vicio propio de las cosas guardadas.
-Exoneración: exime de responsabilidad si la cosa guardada ostenta un vicio propio de ella. También caso fortuito, siempre que
este sea externo a la actividad bancaria.
Las cláusulas limitativas de responsabilidad, se tienen por no escritas, pero aquí, en el contrato de caja de seguridad, autoriza

51
este tipo de cláusulas de limitación de responsabilidad referidas al monto por el cual responderá el banco.
Daños por infracciones a las leyes de defensa de la competencia y lealtad comercial
El ordenamiento jurídico argentino cuenta con la Ley de Defensa de la Competencia, nº 22262, y la Ley de Lealtad Comercial, nº 22802.
La Ley de Defensa de Competencia
La ley 22262 penaliza conductas sobre la base de tres actos:
Distorsión de la competencia. Abuso de posición dominante. Perjuicio potencial al interés económico general.
Los dos primeros requisitos son alternativos y el último es necesario para que la práctica analizada encuadre dentro del
objeto de la ley.
---El abuso de posición dominante se relaciona con el ejercicio del poder de mercado por parte de una empresa o grupo de
empresas que tiene una posición monopólica, monopónica o de liderazgo en el mercado.
La Ley de Lealtad Comercial
Los productores y fabricantes de alimentos, los envasadores, los fraccionadores y los importadores deben ajustarse a la ley
22082. La misma prohíbe a los mayoristas y minoristas comercializar productos cuya identificación no se atenga a las
prescripciones de la ley. Los comerciantes, asimismo, serán responsables de la veracidad de las indicaciones de los rótulos,
cuando no puedan acreditar los verdaderos responsables de la fabricación, fraccionamiento, importación o comercialización de
los productos o frutos.
Los productos consignados en el país, al igual que los frutos nacionales, deben consignar la indicación de “Industria Argentina” o
“Producción Argentina” cuando se proveen en el mercado interno. Son considerados productos argentinos aquellos que se
elaboran en nuestro país, aunque utilicen materias primas extranjeras en cualquier proporción.
La identificación de los productos debe ser realizada en idioma español. Queda expresamente prohibida la utilización en
folletos, publicidad, etc., de palabras, frases y marcas que puedan inducir a error o confusión respecto de la naturaleza.
Responsabilidad derivada de la publicidad comercial
La publicidad comercial irregular, engañosa o abusiva es idónea para afectar el derecho a la información adecuada y veraz, a la
salud y seguridad, a la protección de los intereses económicos, a la libertad de elección, al trato digno y no discriminatorio
garantizados por los art. 42 y 43 de la Constitución Nacional. Estas garantías constitucionales se hacen efectivas en la Ley de
Defensa del Consumidor 24240 (arts. 4, 7, 8, 9 y 19), lealtad comercial, etc.
Los daños causados a consumidores por medio de infracciones de este tipo son aptos para generar responsabilidad civil de tipo
objetivo por el riesgo creado o de empresa.

Responsabilidad por daño informático


La informática presenta dos cuestiones:
-la que toma a la informática como un instrumento del derecho, es decir, la llamada informática jurídica;
-la que trata a la informática como objeto del derecho, o sea el derecho informático, en este, pueden suscitarse diversos
problemas, tales como el de la propiedad y la protección del derecho de autor, software y cuestiones jurídicas como la
contratación, celebración, instrumentación y prueba de los contratos. A su vez, la eventual responsabilidad civil por los daños
que se pueden ocasionar a terceros por el tratamiento automatizado de la información nominativa.
Asimismo, se puede producir alteración de la personalidad como consecuencia de las informaciones inexactas o incompletas
sobre las personas, entre otro. Muchos de estos supuestos podrán configurar el hecho ilícito informático.
Las situaciones que pueden presentarse son las siguientes:
a) Los supuestos caen en el ámbito de la responsabilidad civil por daños a terceros.
b) El ilícito informático se configura con el uso incorrecto o abusivo de la información nominativa.
c) La información nominativa es aquella que permite la identificación de las personas mediante el procesamiento de datos
individuales y su acumulación en centros o bancos de información.
d) El uso incorrecto de la información nominativa puede producirse por el procesamiento de datos falsos o erróneos u obtenidos
por medios fraudulentos o mediante el abuso de ellos para un uso diferente del original.
e) La responsabilidad civil del operador del sistema se configura ante el daño patrimonial o moral para la persona encuestada como
consecuencia de la violación del deber de preservar la identidad de los terceros.
f) Si existe contrato entre el operador del sistema y el damnificado, la responsabilidad es contractual por violación del deber
de seguridad fundado en la buena fe de las partes. Si no existe relación jurídica anterior, la responsabilidad es extracontractual.
g) La ilicitud genérica tiene fundamento en el artículo 1749 del CCC y la ilicitud específica resulta de la violación del artículo 10 y
1770 del CCC, por intromisión arbitraria en la vida ajena atentando contra la intimidad.

Responsabilidad de los medios de comunicación social por informaciones inexactas o agraviantes


La responsabilidad de la prensa por los daños derivados de noticias e informaciones inexactas o agraviantes queda atrapada,
según Pizarro por el riesgo creado por la actividad desarrollada.
La información inexacta es aquella que no concuerda con la verdad por ser falsa o errónea:
-la información es falsa cuando es engañosa, fingida o simulada para dar al hecho una apariencia distinta de la realidad: el
informador obra con dolo o mala fe.
-La información es errónea cuando ella es el resultado de un concepto equivocado que en la mente del informante difiere de la:
acto no consciente y de buena fe.
La antijuridicidad en la responsabilidad de los medios. La doctrina Campillay
Según la Corte Suprema de Justicia de la Nación (caso Campillay): el ejercicio del derecho de informar no puede extenderse en

52
detrimento de la necesaria armonía con los restantes derechos constitucionales, entre los que se encuentran el de la
integridad moral y el honor de las personas. Asimismo, señaló que el honor de las personas no sólo puede verse afectado a
través de los delitos de injurias o calumnias cometidas por medio de la prensa (art. 113, C. P.) toda vez que puede existir
injustificadamente lesión a este derecho que resulte de un acto meramente culpable o aun del ejercicio abusivo del derecho
de informar, por lo que el propietario o editor del periódico que da a conocer las falsas imputaciones no puede quedar
exento de la responsabilidad civil emergente de tales actos.
La doctrina establece que un medio de prensa no responderá por la difusión de información que pudiera resultar difamatoria
para una persona, si la misma presenta las siguientes características:
a) Se propale la información citando la fuente directa.
b) Se omita la identidad de los presuntos culpables.
c) Se utilice un tiempo de verbo potencial.
.
El factor de atribución
Doctrina que considera que esta responsabilidad debe ser subjetiva
Esta posición es minoritaria y considera que el factor de atribución es subjetivo (dolo o culpa).
Doctrina que funda la responsabilidad de los medios en la culpa, pero que admite hipótesis residuales de responsabilidad
objetiva, por aplicación de la teoría del ejercicio abusivo de los derechos
La regla es la responsabilidad subjetiva, salvo algunas excepciones de responsabilidad objetiva como cuando la libertad de
informar se ejerce invadiendo los derechos de privacidad o intimidad de los particulares.
Doctrina de la responsabilidad objetiva fundada en el deber legal de garantía del principal por el hecho de sus dependientes
la responsabilidad objetiva del medio de comunicación debe estar fundada en el deber de garantía o riesgo provecho por la
actividad de sus dependientes (art. 1753 del CCC). La responsabilidad de los periodistas, en cambio, tendría base subjetiva,
es decir que debería ser antijurídica y culpable.
Doctrina que consagra como principio la culpa, pero que admite con mayor amplitud supuestos de responsabilidad objetiva
Es suficiente la presencia de culpa, pero que pueden existir numerosos casos en los cuales el factor de atribución es objetivo.
Entre ellos: Ante el abuso del derecho; La responsabilidad por el hecho del dependiente; Por equidad ante el aprovechamiento
económico de una información errónea y nociva, aun ante error excusable. Etc.
Doctrina de la responsabilidad objetiva fundada en el riesgo creado y de empresa (sostenida conforme el texto del art. 1113
del CC, hoy reemplazo por art. 1757 del CCC) la responsabilidad de los medios masivos de comunicación, al igual que la de los
periodistas, derivada de informaciones que versan sobre hechos inexactos o agraviantes, es objetiva, sustentada en la idea de
riesgo creado por la actividad desarrollada y de empresa.
Doctrina de la real malicia
La doctrina de la real malicia surge del caso “New York Times vs. Sullivan” (1964), resuelto por la Corte Suprema de los
Estados Unidos, en el cual se establecen parámetros para proteger a la prensa de las demandas judiciales de tipo civil o penal,
promovidas por funcionarios públicos afectados en su honra por informaciones sobre su desempeño oficial que no se ajustaban
a la verdad objetiva de lo sucedido.
En tal sentido, dicha corte sostuvo que el funcionario público no podrá ser indemnizado en el caso de que se realicen
manifestaciones inexactas y difamatorias respecto del ejercicio de su cargo, a menos que se pruebe que dichas manifestaciones
fueron realizadas con “real malicia”, es decir, a sabiendas de su falsedad o con temeraria despreocupación sobre su verdad o
falsedad. El funcionario, asimismo, deberá probar el carácter difamatorio de la noticia y la real malicia del medio informante. En
ese sentido, la garantía de libertad de prensa se extiende no sólo respecto de las informaciones exactas, sino también de
aquellas que, pese a ser falsas o inexactas, no han sido realizadas con mala fe.
Reparación del daño
Es habitual que se genere daño moral ante la divulgación de una información inexacta sobre la vida privada de una persona, y
más aún si ella es infamante. La reparación del daño moral se hará por el pago de una suma de dinero a fin de intentar
compensar o satisfacer a la víctima. La doctrina coincide en que la víctima tiene el derecho de solicitar la retracción o derecho
de réplica ante injurias o calumnias inferidas mediante medios periodísticos o de comunicación social. En efecto, se podría
solicitar la publicación en el mismo u otros medios de prensa a fin de lograr desagraviar al damnificado del hecho ilícito.
Prevención del perjuicio.
Por un lado están las garantía constitucional de la libertad de expresión y de prensa sin censura previa (arts. 14 y 32 de la CN) y
el derecho a la información, y por otro lado el derecho a la intimidad, privacidad y honor (arts. 19 y 33 de la CN) de las personas
que pueden verse involucradas en noticias inexactas o agraviantes. A raíz de la censura previa prohibidas en nuestro
ordenamiento sucede normalmente es que se causa el daño y luego procede la reparación en aquellos casos en los cuales
corresponde.
El derecho a réplica, rectificación y respuesta.
Toda persona afectada por informaciones inexactas o agraviantes emitidas en su perjuicio a través de medios de difusión
legalmente reglamentados y que se dirijan al público en general, tiene derecho a efectuar por el mismo órgano de difusión su
rectificación o respuesta en las condiciones que establezca la ley.
En ningún caso la rectificación o respuesta eximirán de otras responsabilidades legales en las que hubiese incurrido.
Según el fallo “Ekmekdjian, Miguel Angel c/ Sofovich, Gerardo y otro”: es un remedio legal inmediato a la situación de
indefensión en que se encuentra el común de los hombres frente a las agresiones a su dignidad, honor e intimidad cuando son
llevados a cabo a través de los medios de comunicación social.

53
Responsabilidad derivada de informes comerciales
Los informes crediticios constituyen una especie del género “datos personales”.
Si bien ambos informes (el q registra info sobre el cumplimiento o incump de las oblig de una persona// info personas para
medir el riesgo crediticio) son pasibles de tener errores, falsedades y ser aptos para generar responsabilidades, la calificación de
“deudor insolvente” puede causar importantes daños a una persona.
En tal sentido, el art. 1 de la ley 25326 : …tiene por objeto la protección integral de los datos personales asentados en archivos,
registros, bancos de datos, u otros medios técnicos de tratamiento de datos, sean éstos públicos, o privados destinados a dar
informes, para garantizar el derecho al honor y a la intimidad de las personas, así como también el acceso a la información que
sobre las mismas se registre, de conformidad a lo establecido en el artículo 43 CN.

Responsabilidad por actos discriminatorios


El art. 16 de nuestra Constitución Nacional reconoce la garantía de igualdad entre todos los habitantes.
Estos daños son plenamente resarcibles, para lo cual se aplica el régimen general de la responsabilidad civil.

Responsabilidad en el derecho de familia


El derecho de familia y el nuevo Código Civil y Comercial
1. Daños producidos por el divorcio.
Actualmente se establece un sistema de divorcio incausado y suprime el deber de fidelidad como deber jurídico, limitándolo a
un deber moral.
El artículo 401 establece: Este Código no reconoce esponsales de futuro. No hay acción para exigir el cumplimiento de la
promesa de matrimonio ni para reclamar los daños y perjuicios causados por la ruptura, sin perjuicio de la aplicación de las
reglas del enriquecimiento sin causa, o de la restitución de las donaciones, si así correspondiera.
2. Daños por la nulidad de matrimonio.
3. Daños producidos por la violencia doméstica.
4. Daños producidos por la ruptura de esponsales o de las uniones de hecho.
5. Daños producidos por la falta de reconocimiento de hijos.
La falta de reconocimiento de hijos genera el deber de reparar. (art 587).
La norma tiene su fundamento en el derecho a la identidad, como inherente a la esencia y existencia del ser humano. El mismo
se corresponde con la consagración del interés superior del niño.
La Convención establece que el niño tiene derecho a conocer a sus padres; se impone a los estados partes el compromiso de
preservar su intimidad, la nacionalidad, el nombre, las relaciones familiares, de conformidad con la ley (arts. 7 y 8). Además, el
pacto de San José de Costa Rica del año 1969 (ley 23054) prescribe que la ley debe reconocer iguales derechos tanto a los hijos
nacidos fuera de matrimonio como a los nacidos dentro del mismo.
Los principios rectores en este ámbito son: Realidad biológica. Igualdad entre los seres humanos. No discriminación. Paternidad y
maternidad responsable.
Respecto de la responsabilidad civil por el no reconocimiento del hijo extramatrimonial, la doctrina y la jurisprudencia han
establecido los siguientes requisitos para su procedencia:
a) El daño, daño moral causado por la falta de reconocimiento paterno. (no contar con el apellido paterno, no haber sido
socialmente considerado hijo del progenitor, las carencias afectivas, etc.) Por otra parte, el daño material es resarcible, pero
debe ser probado; podrá incluir la privación del derecho alimentario que le hubiere permitido una mejor calidad de vida.
b) El nexo de causalidad, en este caso, entre la omisión y el daño producido. La antijuridicidad, es decir, la existencia de un actuar
contrario a derecho que en este supuesto aparece a través de una omisión –el no reconocimiento-. La filiación extramatrimonial
no reconocida espontáneamente es reprochable jurídicamente.
c) El factor de atribución, que la mayoría entiende que es de tipo subjetivo (culpa o dolo).
6. Daños causados al progenitor por la obstaculización del derecho a tener una adecuada comunicación con un hijo.
También se indemnizan los daños causados por la obstaculización del derecho a tener una adecuada comunicación con un hijo
artículo 555: Los que tienen a su cargo el cuidado de personas menores de edad, con capacidad restringida, o enfermas o
imposibilitadas, deben permitir la comunicación de estos con sus ascendientes, descendientes, hermanos bilaterales o
unilaterales y parientes por afinidad en primer grado. Si se deduce oposición fundada en posibles perjuicios a la salud moral o
física de los interesados, el juez debe resolver lo que corresponda por el procedimiento más breve que prevea la ley local y
establecer, en su caso, el régimen de comunicación más conveniente de acuerdo a las circunstancias.
El Código Civil y Comercial facilita, alienta y protege las relaciones y sanciona, desalienta y pena a quienes las impiden o a
quienes las ejercen de manera abusiva.
Transmisión de enfermedades a los hijos
>Fecundación asistida
El equipo médico tendrá responsabilidades respecto de la selección, conservación y utilización del material genético a emplear.
En efecto el daño genético se produce:
-Por deficiencias propias del gameto. Este sería el caso de que se produzcan alteraciones en los cromosomas que determinen
Síndrome de Down.
-Por deficiencias generadas en la manipulación genética.
-Por deficiencias producidas con causa en el mal empleo o mala calidad del material técnico. Por ejemplo, ante la mala
refrigeración de los aparatos de crioconservación. En estos casos, incluso, se podría r e p u t a r que la responsabilidad es objetiva,

54
en virtud de la obligación de seguridad en la utilización de cosas.
La responsabilidad será por regla de tipo contractual y podría incluir el daño material (daño emergente, pérdida de chances,
etc.) y el daño moral.
>Daño genético
Es admisible la acción resarcitoria del hijo nacido con enfermedades o deficiencias atribuibles genéticamente a sus padres,
quienes conocían o debían conocer el riesgo cierto de transmitir la enfermedad al momento de la concepción.
Hay algunos q opinan q no es resarcible porq se rigen por la solidaridad familiar o la piedad filial, no debiendo admitirse la
responsabilidad por los supuestos señalados.

Responsabilidad por acusación calumniosa (regula la protección a la vid privada y la acusación calumniosa)
art. 1770 del CCC, destinado a la "protección de la vida privada", impone una medida preventiva, a pedido de parte y a favor
del damnificado, por intromisión en su vida, ya sea porque el legitimado pasivo se entrometió en la vida ajena y publicó retratos,
difundió correspondencia, mortificó al damnificado en sus costumbres o sentimientos o perturbó su intimidad de cualquier
modo. Asimismo, el damnificado goza de una indemnización plena por la perturbación de su vida privada (conf. art. 1740 del
CCC).
En todos los casos, el damnificado, además de la prevención, puede reclamar los daños que se sufran.
La acusación calumniosa
Art. 1771 del CCC  el responsable civil responderá por dolo o culpa grave, es decir que no bastará la simple culpa del art. 1724
del CCC para responsabilizar al acusador denunciante o querellante.
Son requisitos de la acusación calumniosa: 1) la denuncia o querella por un delito ante la autoridad; 2) la falsedad de la misma;
3) la previsión de la conducta delictiva imputada entre las figuras del Código Penal.
El denunciante o querellante responde por la falsedad de la denuncia o querella siempre que se pruebe que no tenía razones
para creer al acusado como implicado en el hecho que le atribuía por lo que se sanciona la acusación precipitada e imprudente,
realizada con ligereza y negligencia "grave" o "dolosa"(2014).
La indemnización al ofendido deberá ser plena (art. 1740 del CCC).

EJERCICIO DE LAS ACCIONES DE RESPONSABILIDAD CIVIL


-Legitimación activa: todo aquel que haya sufrido un perjuicio material como consecuencia de un hecho o evento dañoso tiene
derecho a la reparación, salvo algunos supuestos donde la legitimación es limitada.
El art. 1773 del CCC dispone: “Acción contra el responsable directo e indirecto. El legitimado tiene derecho a interponer su
acción, conjunta o separadamente, contra el responsable directo y el indirecto”.
-Legitimación y daño colectivo: el titular es un grupo asociativo no ocasional gestado en razón de la existencia de objetivos
comunes, que cuenta con ente representativo.
Sean responsables directos o indirectos:
a) Autor del hecho (art. 1749 del CCC). Es responsable directo quien incumple una obligación u ocasiona un daño injustificado por
acción u omisión. El autor del hecho que haya actuado con dolo o culpa (art. 1724 del CCC), o bien a quien le sea aplicable un
factor objetivo de atribución (art. 1722 del CCC).
b) Consejeros o cómplices del autor del delito (art. 1752 del CCC). El encubridor responde en cuanto su cooperación ha causado
daño.
c) Persona que lucró con los efectos de un delito. Este sujeto puede ser demandado por indemnización de daños y perjuicios hasta
la concurrencia de lo que hubiera recibido (art. 32 del CP).
d) Dueño o guardián. El dueño de la cosa cuyo vicio o riesgo causó daño a otro (art. 1758 del CCC).
e) Personas que responden por los hechos de otro. Entre ellas, los padres, tutores, curadores, el principal, etc. (Sección sexta, arts.
1753 y ss. del CCC).
f) Sucesores universales. Los sucesores universales de las personas mencionadas precedentemente, a quienes se transmiten las
obligaciones pasivamente.
g) Pluralidad de responsables (art. 1751 del CCC). Si varias personas participan en la producción del daño que tiene una causa
única, se aplican las reglas de las obligaciones solidarias. Si la pluralidad deriva de causas distintas, se aplican las reglas de las
obligaciones concurrentes.
>Sujeto que se beneficia con los efectos de un delito: Este sujeto puede ser demandado por indemnización de daños y perjuicios
hasta la concurrencia de lo que hubiera recibido (art. 32 del CP).
>El asegurador responsable: no existe acción directa contra el asegurador, sino un dispositivo legal.
La acción resarcitoria se extingue por las siguientes causas:
a) Por renuncia que de ella haga el damnificado. Recordemos que, en caso de varios damnificados, las acciones son independientes
las unas de las otras, con lo cual la renuncia de uno de ellos no perjudica a los demás.
b) Por transacción. El artículo 1641 del CCC establece que la transacción es un contrato por el cual las partes, para evitar un litigio o
ponerle fin, haciéndose concesiones recíprocas, extinguen obligaciones dudosas o litigiosas.
c) Por prescripción. Conforme el art. 2561 del CCC, el reclamo de la indemnización de daños derivados de la responsabilidad civil
prescribe a los tres años. El transcurso del plazo de prescripción comienza el día en que la prestación es exigible (art. 2554).
Salvo el reclamo del resarcimiento de daños por agresiones sexuales infligidas a personas incapaces, que prescribe a los diez
años. El cómputo del plazo de prescripción comienza a partir del cese de la incapacidad. Toda otra cuestión no recae en el plazo
genérico del art 2560 de cinco años.

55
PROCESAL PUBLICO

Sub-Eje Temático 1: PROCEDIMIENTO Y PROCESO ADMINISTRATIVO


Unidad 1: Procedimiento y Proceso Administrativo

Marco jurídico y características en la Nación y en las Provincias


El procedimiento administrativo está formado por los cauces adjetivos dentro de los cuales se desenvuelve la administración
pública dentro de su propia esfera de actuación y que culmina con el dictado de un acto administrativo. Existe un procedimiento
general regulado en las leyes de procedimientos administrativos (V.g. Ley 6658 Provincia de Córdoba) y procedimientos
especiales en normas específicas entre los que se destacan: la licitación (que es un mecanismo de selección de contratistas), el
concurso (se utilizar para selección del personal), el sumario (cauce previo a la aplicación de una sanción administrativa)
En el ámbito nacional el procedimiento general está regulado en la Ley 19.549 y en el Reglamento Nacional de Procedimiento
Administrativo (Decreto 1759/02) amén de otras normas específicas.
El proceso administrativo, es una serie concatenada de actos que finaliza con el dictado de una sentencia dictada por un tribunal
independiente perteneciente al Poder Judicial. En ese cauce la administración pública interviene como demandada o como
actora en el caso de la acción de lesividad.
En Córdoba, así como en otras provincias, existe un Código Contencioso Administrativo que regula todas las cuestiones relativas
al proceso.
En el ámbito nacional, en cambio, no encontramos un cuerpo legal específico, esta dispera entre la justicia contencioso
administrativa está regulada por el Título IV de la ley 19.549, la Ley 3952, el Código Procesal Civil y Comercial de la Nación y leyes
especificas que regulan los recursos judiciales o directos en sectores específicos.
La materia contencioso administrativa: reservada para aquellos casos en que una “parte legítima” impugne un acto
administrativo emanado de:
-Poder Ejecutivo Provincial
-Poder Legislativo Provincial
-Poder Judicial Provincial
-Entidades autárquicas provinciales
-Tribunal de Cuentas de la Provincia;
-de las Municipalidades
-y de cualquier otro órgano o ente dotado de potestad pública, con facultad para decidir en última instancia administrativa.
La legislación cordobesa admite sin limitación alguna el control de los actos administrativos que emanan de otros poderes
estatales e incluso de las personas jurídicas públicas no estatales (V.g. Colegios profesionales), garantizando la revisión judicial
de todas las decisiones dictadas en el ejercicio de función administrativa.
El sistema contencioso local fue estructurado en su origen como un sistema de revisión de actos administrativos. En tal sentido,
Sesín: el objeto de la revisión es esencialmente el acto administrativo tanto expreso como presunto. requiere la previa existencia de un
acto administrativo.
-Llos hechos quedan fuera del control de este fuero, unicamente, van a ser enjuiciados en la medida en que esa situación haya
provocado un acto, conducta que puede provocar el propio administrado.
En los casos en que ha habido aplicación de un reglamento a través de dictado de un acto admin, debe seguirse la vía recursiva.
Si el reglamento no ha sido aplicado, como el sistema procedimental cordobés no prevé un mecanismo de impugnación en sede
administrativa, estos podrán ser cuestionado directamente por vía contencioso administrativa o por amparo ante la justicia
ordinaria si concurre la afectación derechos constitucionales del actor y los demás requisitos de procedencia de la acción
expedita.
La materia excluida en la ley 7182: Art. 2º aspectos que van a resultar excluidos de la vía contencioso administrativa:
A) Cuestiones relacionadas a los actos que importen el ejercicio de un poder político de fuente directamente
constitucional:
Acto “institucional” o “de gobierno” que por su carácter político resulta excluido de control judicial (por su contenido político).
La valoración, en el caso concreto, de cuáles son los aspectos que pueden ser revisados debe ser interpretada restrictivamente.
Sesin “Lo que no puede revisar ni sustituir el juez, es el contenido intrínseco, la libertad de apreciación política de la
oportunidad, porque ello implicaría violentar la división de poderes y su zona de reserva”.
Por lo general, ha sido por vía de la acción de inconstitucionalidad que se ha admitido el control de los actos políticos que
afecten en forma personal a los afectados admitiendo exclusivamente la revisión de tales decisiones en su aspecto reglado,
dejando indemne el núcleo político de la decisión.
B) Cuestiones relacionadas exclusivamente con el ejercicio de un poder discrecional, salvo supuesto de arbitrariedad que
vulnere derechos subjetivos o intereses legítimos del accionante;
-La discrecionalidad administrativa es el margen de apreciación otorgado por el ordenamiento jurídico al poder administrador a
los fines de posibilitarle elegir entre dos o más alternativas igualmente válidas. No debe ser efectuada por el órgano de manera
arbitraria sino con el propósito de alcanzar el interés general.
Esa zona liberada a la valoración de la autoridad pública existe en la medida en que la actividad del órgano no se encuentra
reglada por el marco normativo; sino tiene derecho a una determinada decisión por parte de la administración.
En la actualidad del Estado de Derecho, en donde el actuar público se halla subordinado al bloque de juridicidad integrado por la
Constitución, los tratados internacionales, las leyes y los reglamentos, resulta inconcebible que pueda existir porción alguna de
la actividad administrativa que pueda estar por encima del orden jurídico y que resulte indemne al control judicial.
El Art. 2 Inc. b) de la Ley 7182 ha quedado superado en la práctica al admitirse la revisión de las decisiones dictadas en el marco
del ejercicio de una facultad discrecional.

Facultades regladas y discrecionales.


La autoridad pública no reduce su actuación a la aplicación automática de las normas, sino que, en oportunidades y en pos de
alcanzar el interés público, posee un margen de apreciación atribuido por el ordenamiento jurídico para escoger entre
alternativas igualmente válidas.
La Corte Nacional expresar que “en algunos supuestos el ordenamiento jurídico regula la actividad administrativa en todos sus
aspectos –norma prevé todo (poderes reglados o de aplicación legal automática)-, en otras ocasiones el legislador autoriza a
quien debe aplicar la norma en el caso concreto para que realice una estimación subjetiva que completará el cuadro legal y
condicionará el ejercicio (facultades o potestades de ejercicio discrecional)”.
El carácter justiciable de la discrecionalidad.
El Alto Tribunal tiende a negar la justiciabilidad de las decisiones de la administración pública adoptadas en el marco de la
discrecionalidad.
La causa “Emisiones Platenses”, en donde la empresa periodística actora promovió una acción de amparo en contra del
Intendente de la Ciudad de La Plata para que se dispusiera judicialmente la adquisición de espacios de publicidad oficial del
periódico de su propiedad en igualdad de condiciones a las previstas respecto del periódico “El Día” de esa misma ciudad. La
Corte Federal estimó que el acto de la comuna por el cual se había contratado un espacio de publicidad en ese último matutino,
constituía el ejercicio de facultades discrecionales dirigidas al buen gasto de los dineros públicos por el cual no se agraviaban las
garantías constitucionales del amparista.
La causa “Astilleros Alianza”, la Corte hizo lugar al levantamiento de una medida cautelar por la que se había dispuesto la
suspensión de la construcción de un puente, ya que estimó que la decisión de ejecutar una obra pública implicaba el ejercicio de
una actividad discrecional de la Administración que era insusceptible de revisión judicial, salvo resultara ilegal o irrazonable.
Alto tribunal precedente: “el control jurisdiccional sobre la discrecionalidad se limita a corregir una actuación administrativa
ilógica, abusiva o arbitraria pero no implica que el juez sustituya a la Administración en su facultad de decidir en aspectos
fácticos que no presenten aquellos vicios, ya que dicha competencia jurisdiccional es revisora, no sustitutiva”.
Mecanismos de control judicial.
La regla según la cual la actividad discrecional de la administración no era pasible de control judicial, a travez de diversas
técnicas se ha ido reduciendo y controlando.
Control de la discrecionalidad por los elementos reglados del acto administrativo.
Este mecanismo de control, consiste en la fiscalización de la discrecionalidad a través del control de los elementos reglados del
acto administrativo entre los que se destacan la competencia, la causa, la forma y la finalidad, verificándose de ese modo la
regularidad externa de la decisión adoptada por la administración, pero no el núcleo de la discrecionalidad de la decisión
adoptada.
Caso Sòla: “La legitimidad –constituida por la legalidad y la razonabilidad- con que se ejercen tales facultades [discrecionales], es lo que otorga
validez a los actos de los órganos del Estado y que permite a los jueces, ante planteos concretos de parte interesada, verificar el cumplimiento
de dichas exigencias, sin que ello implique la violación del principio de división de poderes que consagra la Constitución Nacional”
La causa “Entre Ríos”: “el control de legalidad administrativa y el control de constitucionalidad que compete a los jueces en el ejercicio de su
poder jurisdiccional, no los faculta para sustituir a la administración en la determinación de las políticas o en la apreciación de los criterios de
oportunidad [...] y mucho menos ciertamente en la fijación o aprobación de tarifas por la prestación de servicios”.
Control de la discrecionalidad técnica.
Se configura en aquellos supuestos en que la norma exige la adopción de un juicio científico o técnico por parte de la
administración pública decisiones que en reiteradas ocasiones recaen sobre organismos públicos de carácter especializado.
-Permite su control judicial a través de la demostración del error en que ha incurrido la administración pública al formular ese
juicio científico.
A pesar de ello, la Corte Nacional, por lo general, se ha rehusado a intervenir en aquellas causas en donde se cuestionaban
decisiones técnicas de organismos administrativos especializados. Al igual q en aquellas causas en donde se impugnaban las
apreciaciones efectuadas por las juntas de calificaciones de las fuerzas armadas o de seguridad.
Control de razonabilidad.
La razonabilidad, es exigible a todo el actuar del Estado, con fundamento en el Art. 28 de la C.N., sea que trate del ejercicio de
actividad reglada o discrecional.
Según Gelli, existen varios criterios para controlar la razonabilidad de los actos estatales.
-Nivel básico y mínimo de control: consiste en realizar un análisis de relación, entre los fines que se procuran con el dictado del
acto y los medios elegidos para alcanzarlos (basta con que el contenido del mismo, resulte idóneo o apto para lograr la finalidad
perseguida por el órgano del cual emana).
-Mas estricto: se evalúa, que entre el contenido del acto y su finalidad, exista relación de proporcionalidad, verificando, de este
modo, que el medio escogido por la autoridad no exceda –por su desproporción- al fin público perseguido. La proporcionalidad
actúa como un límite impuesto a la actividad de los poderes públicos.
En el ámbito de la Ley Nacional de Procedimientos Administrativos, la proporcionalidad – entendida como especie de
razonabilidad y como condición ineludible que debe cumplir el acto administrativo- ha sido receptada por dicho cuerpo legal en
el Art. 7 Inc. f) como un componente del elemento finalidad, al prescribirse que “las medidas que el acto involucre deben ser
proporcionalmente adecuadas a aquella finalidad”.
En el caso del acto administrativo, la razonabilidad surge de la vinculación entre objeto y finalidad del acto administrativo, con lo
cual, la ausencia de tal recaudo determina la nulidad absoluta del mismo.
-estudio de costos y