Está en la página 1de 126
INSTITUTO INTERNACIONAL EN CONSERVACIÓN Y MANEJO DE VIDA SILVESTRE Biodiversidad, conectividad física y aspectos

INSTITUTO INTERNACIONAL EN CONSERVACIÓN Y MANEJO DE VIDA SILVESTRE

INTERNACIONAL EN CONSERVACIÓN Y MANEJO DE VIDA SILVESTRE Biodiversidad, conectividad física y aspectos
Biodiversidad, conectividad física y aspectos socioeconómicos relacionados al Corredor Biológico Chorotega, sectores
Biodiversidad, conectividad física y aspectos socioeconómicos relacionados al Corredor
Biológico Chorotega, sectores Cerros del Rosario y Diriá, provincia de Guanacaste,
Costa Rica
Guillaume Gama
Documento editado por: Elias Gordillo Chávez y Jeannette Urdiales.

Diciembre, 2008

EQUIPO CONSULTOR

Estudiantes de la XIX Promoción de la Maestría en Manejo y Conservación de Vida Silvestre, ICOMVIS, UNA.

Biodiversidad

Mauricio Contreras Vásquez César Chávez Villavicencio Elias Gordillo Chávez Marco Otarola Rójas

Anfibios y Reptiles Aves Mamíferos Vegetación

Análisis de Paisaje y Conectividad

Carolina Saénz Bolaños Jeannette Urdiales Ortíz

Análisis socio-económico

Yusselfy Alarcón Marcela Rodríguez Sánchez Guillaume Gama

Asesores

MSc. Joel Sáenz MSc. Jorge Fallas MSc. Carlos Espinoza Marin

MSc. Gerardo Barrantes Asesor del área económica

Catedrático responsable del curso Catedrático responsable del curso Asesor del área social

Para citar este documento:

Alarcón, Y., M. Contreras, C. Chávez, J. Fallas, G. Gama, E. Gordillo, C. Sáenz, J. Saénz, M. Rodríguez, M. Otarola, J. Urdiales. 2008. Biodiversidad, conectividad física y aspectos socioeconómicos relacionados al Corredor Biológico Chorotega, sectores Cerros del Rosario y Diriá, provincia de Guanacaste, Costa Rica. Instituto Internacional en Conservación y Manejo de Vida Silvestre, Universidad Nacional de Costa Rica y The Nature Conservancy. Costa Rica.

AGRADECIMIENTOS

A The Nature Conservancy por el apoyo financiero aportado para el desarrollo del presente trabajo.

Al ICOMVIS por el apoyo logístico y financiero aportado para el desarrollo del presente trabajo

Al Birders´ Exchange del American Birdidng Association por facilitar el telescopio y binoculares empleados en este estudio.

Al personal del Parque Nacional Barra Honda, Parque Nacional Diriá y Refugio de Vida Silvestre Ostional por facilitarnos sus instalaciones para el desarrollo de este trabajo.

A Eduardo Carrillo, Jorge Fallas, Luis Diego Guillén y Joel Sáenz por su apoyo en el campo.

A los miembros de las comunidades que accedieron a brindar información para el presente estudio y a los propietarios de fincas quienes permitieron realizar los muestreos biológicos en sus propiedades.

A Manuel Spínola, Joel Sáenz y José Pablo Carbajal por la orientación estadística y uso de algunos paquetes estadísticos.

A Jorge Fallas por el apoyo en el desarrollo del análisis de conectividad.

A Carlos Espinoza y Jorge Barrantes por el apoyo en el desarrollo del análisis de los aspectos socio-económicos.

1

1

RREESSUUMMEENN

La fragmentación de la cobertura original ha ocasionado que muchas especies o grupos de especies se vean afectadas por la pérdida de conectividad, el efecto de borde y la disminución de los recursos. Lo que ha llevado a la creación de corredores biológicos como el CBCh a manera de respuesta para conservar la diversidad biológica y brindar conectividad a las áreas protegidas ubicadas dentro del ACT. Sin embargo, al momento presente el CBCh no había sido evaluado desde un enfoque holístico. Por esta razón el presente trabajo de investigación pretende generar información biológica, estructural y socio-económica del CBCh en los sectores CB-CR y CB-DO como un insumo importante para la gestión adecuada del corredor. Para ello evaluamos: la diversidad de 5 grupos taxonómicos (vegetación, aves, mamíferos, anfibios y reptiles) en cuatros sitios del CB-DO, la conectividad física y estructural actualmente aportada tanto por el CB-DO como por el CB-CR y la situación socio- económica presente en las áreas de ambos sectores. Como resultado obtuvimos una diversidad para el CB-DO de 187 especies vegetales, 83 especies de aves, 25 especies de murciélagos, 6 especies de anfibios y 13 de reptiles. A pesar de que la totalidad de especies de aves, mamíferos, anfibios y reptiles han sido reportadas como especies que utilizan áreas con algún grado de alteración, reportamos en el CB-DO especies indicadoras de calidad de bosque como T. elegans para el caso de aves, V. spectrum y C. auratus para el caso de murciélagos y una especie de importancia para el grupo de anfibios según el listado de especies en peligro de Costa Rica (D. microcephala). Lo cual indica que dicho corredor es importante para la conservación de algunas especies de importancia. Por otro lado, encontramos que a pesar de las múltiples actividades económicas llevadas a cabo tanto en el CB-DO como en el CB- CR en ambos sectores aún domina la cobertura forestal (78,99% de cobertura forestal para el CB-DO y 73,69 % de cobertura forestal para el CB-CR) sobre otros tipos de uso de suelo, lo cual se considera favorable para la conectividad física y estructural aportada por los mismos. Por otro lado, se pudo observar que a pesar del alto grado de cobertura forestal aún existente en ambos sectores, éstos se encuentran brindando una apropiada conectividad únicamente para el grupo de aves y murciélagos, presentando un grado bajo de conectividad para los anfibios y reptiles de la zona. En general se identificó, un desconocimiento sobre los corredores por parte de los pobladores, de las entidades y de los funcionarios de estas a todos los niveles. Las principales amenazas identificadas son la falta de comunicación y coordinación entre

instituciones, y a nivel de las comunidades, la tala, las quemas e incendios y la construcción de casas y hoteles por parte de extranjeros. Consideramos necesario generar estrategias de conservación que permitan mantener las áreas de conectividad que actualmente brindan ambos corredores, como la compra de terrenos, el fomento de proyectos silvopastoriles o la inserción de porciones de fincas en el régimen de PSA.

2

2

LLIISSTTAADDOO DDEE AACCRRÓÓNNIIMMOOSS

ACT

Área de Conservación Tempisque

CBCh

Corredor Biológico Chorotega

CB-D

Corredor Biológico Diriá

CB-CR

Corredor Biológico Cerros del Rosario

CB-DO

Corredor Biológico Diriá-Ostional

PND

Parque Nacional Diriá

VM

Sitio de muestreo Vista Mar

JF

Sitio de muestreo en Jazminal

ER

Sitio de muestreo en El Rayo

RNVSO

Refugio Nacional de Vida Silvestre Ostional

PNBH

Parque Nacional Barra Honda

PNPV

Parque Nacional Palo Verde

ADIO

Asociación de Desarrollo Integral de Ostional

MC

Modelo conceptual

MINAET

Ministerio del Ambiente, Energía Telecomunicaciones

MAG

Ministerio de Agricultura y Ganadería

PSA

Pago por servicios ambientales

SINAC

Sistema Nacional de Áreas de Conservaci ón

UNED

Universidad Nacional de Educación a Distancia

3

3

IINNDDIICCEE

ÍNDICE GENERAL

INTRODUCCIÓN

11

OBJETIVOS

13

OBJETIVO GENERAL

13

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

13

AREA DE ESTUDIO

14

METODOLOGÍA

17

BIODIVERSIDAD

17

Sitios de muestreo

17

Diseño de muestreo

18

Flora

18

Aves

18

Mamíferos

19

Anfibios y Reptiles

19

Análisis de datos

20

Estimación de la diversidad alfa

20

Comparación de la riqueza y diversidad

20

Estimación de la riqueza esperada

21

Identificación de especies indicadoras

21

Descripción del ensamble de murciélagos

22

CONECTIVIDAD

22

Configuración y composición estructural del corredor

22

Efectividad para brindar conectividad física y estructural para aves, mamíferos, reptiles y

anfibios

23

Propuesta de la delimitación de los Corredores CB-D y CB-CR

24

ASPECTOS SOCIOECONÓMICOS

24

Diseño metodológico

24

Desarrollo y validación de las herramientas metodológicas

25

Aplicación

de las herramientas

25

Modelo conceptual, pautas y recomendaciones

26

RESULTADOS

28

BIODIVERSIDAD

28

Vegetación

28

Riqueza y diversidad alfa

28

Comparación de la riqueza y diversidad

29

Estimación de la riqueza esperada

29

Especies indicadoras

31

Aves

31

Riqueza y diversidad alfa

31

Comparación de la riqueza y diversidad

32

Estimación de la riqueza esperada

33

Especies indicadoras

34

Mamíferos

35

Riqueza y diversidad alfa

35

Comparación de la riqueza y diversidad

36

Estimación de la riqueza esperada

36

Especies indicadoras

37

Descripción del ensamble de murciélagos

38

Anfibios y reptiles

38

Riqueza y diversidad alfa

38

Comparación de la riqueza y diversidad

39

Estimación de la riqueza esperada

40

Especies indicadoras

42

CONECTIVIDAD

42

Configuración y composición estructural del corredor

42

Efectividad para brindar conectividad física y estructural para aves, mamíferos, reptiles y

anfibios

43

Propuesta de la delimitación de los Corredores CB-D y CB-CR

43

Aspectos socio-económicos

46

Corredor Biológico Chorotega sector CB-DO

46

Corredor biológico chorotega sector CB-CR

49

DISCUSIÓN

52

BIODIVERSIDAD

52

Vegetación

52

Aves

53

Mamíferos

56

Anfibios y reptiles

58

CONECTIVIDAD

60

Propuesta de delimitación del Corredor Biológico Cerros del Rosario

62

Propuesta de delimitación del Corredor Biológico Diriá

63

ASPECTOS SOCIOECONOMICOS

65

Identificación de problemáticas actuales y generación del modelo conceptual

65

Mirada en perspectiva de las problemáticas identificadas

67

DISCUSIÓN GENERAL

70

CONCLUSIONES

72

RECOMENDACIONES

76

PAUTAS Y RECOMENDACIONES GENERALES PARA LA GESTIÓN INTEGRAL DEL CBCH SECTORES CB-

CR Y CB-DO

78

LINEAS Y TEMAS DE INVESTIGACIÓN

80

LITERATURA CITADA

82

COMUNICACIONES PERSONALES

92

ANEXOS

93

I. BIODIVERSIDAD

93

II. CONECTIVIDAD

106

III. ASPECTOS SOCIOECONÓMICOS

113

ANEXO FOTOGRÁFICO

118

AVES

118

MAMÍFEROS

118

ANFIBIOS Y REPTILES

123

ASPECTOS SOCIOECONÓMICOS

124

ÍNDICE DE CUADROS

Cuadro 1. Cronograma de muestreo seguido en el CB-DO

17

Cuadro 2. Índice de Diversidad de Brillouin por parcela de muestreo en el CBCh sector CB-DO,

28

Cuadro 3. Resultado del análisis de rarefacción para cada una de las parcelas muestreadas

en las 4 localidades del CBCh sector CB-DO

Cuadro 4. Riqueza específica e índice de diversidad de Brillouin (con su intervalo de confianza

33

Cuadro 5. Especies indicadoras por bloque de localidades obtenidas con PC - ORD, para el

34

Cuadro 6. Listado de mamíferos terrestres registrados en el corredor biológico Chorotega

38

Cuadro 7. Área y porcentaje total de tierra bajo diferentes usos de suelo de los dos corredores

(Diria-Ostional)

corredor biológico Chorotega sector Diriá-Ostional

respectivo) según lo sitios de muestreo. CBCh, sector

30

Noviembre 2008

presentes en el área de estudio

42

Cuadro 8. Métricas de paisaje para ambos corredores biológicos

43

Cuadro 9. Métricas de paisaje por especie en ambos corredores

43

Anexo I, Cuadro 10. Listado de la flora registrada en el CBCh sector CB-DO

93

Anexo I, Cuadro 11. Relación de especies de aves y sus respectivas abundancias,

100

encontradas en el CBCh sector CB-DO

Anexo I, Cuadro 12. Listado de murciélagos registrados en el corredor biológico

103

Anexos I, Cuadro 13. Listado de las especies de anfibios registrados en el corredor biológico

104

Anexos I, Cuadro 14. Listado de las especies de reptiles registradas en el corredor biológico

104

Diriá

Diriá

ÍNDICE DE FIGURAS

Figura 1. Área del CBCh, las AP que se buscan conectar por medio de los corredores

biológicos CB-CR y CB-D, Noviembre

16

Figura 2. Ubicación de los sitios de muestreo dentro de CB-D

17

30

Figura 15. Propuesta del Corredor biológico Cerros del Rosario

44

Figura 16. Propuesta del Corredor biológico Diriá-Ostional, Noviembre 2008

45

Anexo II, Figura 19. Uso cobertura del suelo en el Corredor Biológico Cerros del

106

Anexo II. Figura 20 Uso cobertura del suelo en el Corredor Biológico

107

Anexo II, Figura 21 Hábitat potencial para la especie Arremonops rufivirgatus en el Corredor

108

Anexo II, Figura 22 Hábitat potencial para la especie Trogon elegans en el Corredor Biológico

Diriá

Anexo II, Figura 23. Hábitat potencial para la especie Dendropsophus microcephala en el

Corredor Biológico

Anexo II, Figura 24. Hábitat potencial para la especie Chrotopterus auritus en el Corredor

110

Biológico Diriá, Noviembre 2008

109

Biológico Diriá

Anexo II, Figura 25. Hábitat potencial para la especie Crax rubra en el Corredor Biológico

112

Cerros del

Anexo III, Figura 28. Modelo Conceptual de amenazas identificadas para el corredor biológico

114

chorotega en los sectores Cerros del rosario y

111

4

4

IINNTTRROODDUUCCCCIIÓÓNN

Mesoamérica es considerada uno de los sitios de megadiversidad del mundo por la gran diversidad geográfica, climática, biológica y cultural existente en esta región. La riqueza biológica presente se debe a que ésta representa el puente que une las dos masas continentales (Norteamérica y Suramérica), los dos océanos que bañan sus costas (el Pacífico y el Atlántico), y por lo accidentado de su territorio lo que da lugar a una gran variedad de paisajes, desde lagos y llanuras hasta montañas, volcanes, arrecifes e islas (Ramírez 2003). Sin embargo, en los últimos 40 años la pérdida y fragmentación del hábitat es una amenaza que afecta a la diversidad de la región, principalmente como consecuencia de la conversión de tierras forestales a áreas agrícolas y ganaderas (Ochoa 2008).

El desarrollo de la agricultura y la ganadería extensiva a expensas de la cobertura forestal ha propiciado un incremento alarmante en las tasas de conversión de los bosques (Saunders et al. 1991) ocasionando la extinción de muchas especies debido

a la pérdida total de hábitat o a la fragmentación de los mismos. Los efectos de la

fragmentación sobre las especies están dados por la tolerancia y las interacciones

dentro de la matriz formada por la modificación del hábitat y la habilidad de los organismos para cruzar por áreas abiertas y colonizar nuevos fragmentos. Razón por la cual la conectividad se vuelve crucial para la conservación de la biodiversidad (Gascon et al., 1999; Newell, 1999; Baguette et al., 2000).

Como consecuencia desde la época de los 70 se conceptualizó la idea de realizar una acción regional conjunta para proteger los recursos naturales y culturales de Mesoamérica. Idea que toma fuerza a finales de los años 80 dando paso al concepto

y la teoría de corredores biológicos la cual tiene una fuerte acogida en el ámbito de la conservación en todo el mundo (Ramírez 2003). Sin embargo muchos corredores han sido resultado de agendas políticas, alejadas de los verdaderos objetivos de la conservación (Andelman y Willig 2002). En otros casos se han creado a partir de datos de consulta de expertos apoyados con sistemas de información geográfica, careciendo totalmente de datos que indiquen si en realidad estos corredores son viables desde el punto de vista biológico.

En el caso particular de Costa Rica en el 2004 se elaboró una propuesta de plan estratégico para impulsar la consolidación de los Corredores Biológicos en cada área de conservación, dentro de los que se encuentra el Corredor Biológico Chorotega (Sistema Nacional de Áreas de Conservación 2008). Este corredor fue creado con el objetivo de brindar conectividad a las diversas áreas protegidas pertenecientes al área de conservación tempisque. Sin embargo, a pesar de la importancia del mismo como única fuente de conectividad en la región, éste aún no ha sido evaluado desde un contexto holístico en el que se analice la situación del mis mo desde el punto de vista biológico, de conectividad y socio-económico. Es por lo mismo que el presente trabajo pretende generar información biológica, estructural y socio-económica del corredor Chorotega, en los sectores Cerros de Rosario y Diría-Ostional como un insumo importante para la gestión adecuada del mismo.

5

5

OOBBJJEETTIIVVOOSS

OBJETIVO GENERAL

Generar información biológica, estructural y socioeconómica del corredor Chorotega en los sectores Cerros de Rosario y Diría-Ostional como un insumo importante para la gestión adecuada del corredor.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

Realizar una evaluación ecológica para determinar las especies de mamíferos, aves, anfibios y reptiles presentes en el sector CB Diría-Ostional del Corredor Chorotega.

Determinar la conectividad en los sectores CB Cerros del Rosario y CB Diriá-Ostional, y los Humedales Corral de Pierda y Mata Redonda y el Refugio de Vida Silvestre Ostional y respectivamente.

Elaborar un diagnóstico sobre los aspectos socio-ambiental-económico de los sectores CB Cerros del Rosario y CB Diriá-Ostional.

Recomendar algunas pautas de manejo para reducir las amenazas para la biodiversidad de los corredores (Cerros de Rosario y Diría-Ostional) y zonas aledañas.

Brindar pautas y recomendaciones para la implementación de un Plan de Gestión que sirva para el manejo de los corredores y las zonas de amortiguamiento.

Sugerir posibles líneas y temas de investigación aplicada para la conservación y manejo de la biodiversidad en el Corredor Biológico Chorotega sectores CB Cerros del Rosario y CB Diriá-Ostional y zonas aledañas.

6

6

AARREEAA DDEE EESSTTUUDDIIOO

El Corredor Biológico Chorotega (CBCh) se encuentra ubicado en la provincia de Guanacaste específicamente en la Península de Nicoya, Costa Rica, territorio que comprende el Área de Conservación Tempisque (ACT). El mismo se caracteriza por ser un sistema de serranías, en su mayoría con bosques secundarios (Atlas 2004) que se establecieron después de la ganadería extensiva que se realizó en la década de los

70-80.

El CBCh es una iniciativa regional del ACT, que involucra aspectos de desarrollo sostenible y conservación, logrando integrar a organizaciones de la sociedad civil e instituciones gubernamentales. Es un corredor especializado en fomentar la conservación y manejo de recursos naturales y la conectividad en un territorio que supera las 153 000 ha y comprende más del 30% del área en cobertura de bosques y plantaciones forestales de la región (Reporte sin publicar: Area de Conservación Tempisque).

El CBCh está compuesto por un mosaico de 7 iniciativas de corredores locales:

Corredor Biológico Bolsón–Ortega, Corredor Biológico Cerros del Rosario, Corredor Biológico Cerros de Jesús, Corredor Biológico Diriá, Corredor Biológico Hojancha– Nandayure, Corredor Biológico Peninsular y Corredor Biológico Río Potrero (Reporte sin publicar: Area de Conservación Tempisque). Para fines del presente trabajo de investigación trabajamos unicamente en el Corredor Biológico Cerros del Rosario (CB- CR) y en el Corredor Biologico Diriá. Sin embargo, dado que durante el presente estudio unicamente analizamos la situación del área que conecta el Parque Nacional Diriá y el Refugio Nacional de Vida Silvestre Ostional (RNVSO) hacemos referencia al CB Diriá-Ostional (CB-DO).

El CB-CR se ubica en el cantón de Nicoya en el límite sur del Parque Nacional Palo Verde (PNPV) y al norte del Parque Nacional Barra Honda (PNBH) entre los humedales RNVS Mata Redonda (RNVSMR) y el RVS Humedal Palustrito Corral de Piedra (RVSHPCP). Entre las comunidades de Moracia, Puerto Humo, Zapote, Cañal, Rosario, Pozo de Agua y Monte Galán. Cartográficamente se encuentra en la hoja Talolinga (Atlas 2004). Las zonas de vida presentes en el corredor CB-CR, son el bosque húmedo Premontano transición a Basal (bh-P trans basal) y bosque húmedo

Tropical transición a seco (bh-T trans seco). El rango de precipitación para la zona va desde los 2 000 mm hasta los 2 500 mm anuales (Atlas 2004). Este sector contempla una gran variedad de tipos de cobertura predominando el bosque secundario (un total de 619 especies) y los pastos (Poveda y Sánchez 1999). En cuanto a las especies de fauna presentes en el área del CB-CR se encuentran 22 especies de anfibios, 55 de reptiles, 277 especies de aves y 70 de mamíferos de los cuales 46 son murciélagos.

En cuanto al CB-D, este se ubica al Suroeste de la provincia de Guanacaste, desde el Parque Nacional Barra Honda (PNBH) hasta el parque Marino Las Baulas, pasando por las áreas protegidas Parque Nacional Diriá (PND), Cerro La Palma, Cerros de Jesús, Fila Reyes, Cerro La Cruz, y Humedales de Corral de Piedra y Mata Redonda. Abarca las hojas cartográficas Matambú, Cerro Azul, Diriá, Villareal, Marbella, Matapalo, Tempisque, Talolinga, Cerro Brujo, Garza, Belén, Carrillo Norte (Atlas 2004). Dentro de las zonas de vida presentes en este sector de la Península de Nicoya se encuentran bosque muy húmedo premontano (bmh-P), bosque húmedo tropical Transición seco (bh-T trans seco) y bosque húmedo tropical (bh-T). La precipitación se encuentra entre los 2 000mm y 3 000mm anuales (Atlas 2004) y la temperatura promedio anual oscila entre 28.5°C y 24°C, sin embargo en la zona alta (Vista al Mar) la temperatura oscila entre 24°C y 18°C (Leal 1998).

Entre las asociaciones vegetales presentes en el CB-D se encuentran: bosques semideciduos-deciduos, bosques deciduos de bajura, bosques semi-deciduos de bajura, bosques semi-deciduos, bosque de galería y pastizales arbolados. En cuanto a la diversidad biológica, hay un total de 26 especies de anfibios y 43 de reptiles, 306 especies de aves, 109 de mamíferos (61 murciélagos) y 139 especies de flora. (Villarreal 2003).

260000 250000 240000 230000 220000 210000 350000 360000 370000 380000 390000 400000 410000 N W
260000
250000
240000
230000
220000
210000
350000
360000
370000
380000
390000
400000
410000
N
W
E
S
Simbología
Área CBch
Areas Protegidas
Barra Honda
Diría
Mata Redonda ( estatal )
Ostional ( estatal)
Palustrino Corral de Piedra
Tipo Cobertura
Cobertura alterada
Cobertura Natural
Diagrama de Ubicación
Nicaragua
Mar
Caribe
4
0
4
8
12
Km
P
Área de estudio
Oc.
a
Pacifíco
n
350000
360000
370000
380000
390000
400000
410000
a
m
Fuente: GRUAS 2007
Elaborado por: C. Sáenz y J. Urdiales
Proyección: Lambert Norte
á
210000
220000
230000
240000
250000
260000

Figura 1. Área del CBCh, las AP que se buscan conectar por medio de los corredores biológicos CB-CR y CB-D, Noviembre 2008.

7

7

MMEETTOODDOOLLOOGGÍÍAA

BIODIVERSIDAD

Sitios de muestreo

Debido a limitantes de tiempo únicamente llevamos a cabo el análisis de la biodiversidad presente en el CB-DO, como resultado realizamos el muestreo biológico en cuatro sectores del corredor (Fig. 2) siguiendo el cronograma de muestreo que se describe a continuación:

Cuadro 1. Cronograma de muestreo seguido en el CB-D. Guanacaste, Costa Rica. Noviembre 2008.

Sitio

Días de muestreo

Parque Nacional Diriá (PND)

1.

2 días

Pueblo de Vista al Mar (VM)

2.

2 días

3.

Jazminal (JA)

3 días

4.

El Rayo (ER)

2 días

335000 340000 345000 350000 355000 360000 365000 370000 210000215000220000225000230000235000240000 1 1 2 2 3
335000
340000
345000
350000
355000
360000
365000
370000
210000215000220000225000230000235000240000
1
1
2
2
3
N
3
W
E
S
4
4
4
0
4
8
Km
335000
340000
345000
350000
355000
360000
365000
370000
210000
215000
220000
225000
230000
235000
240000
210000 215000 220000 225000 230000 235000 240000 Simbología Área abarcada en el CB-D Sitios de muestreo
210000 215000 220000 225000 230000 235000 240000 Simbología Área abarcada en el CB-D Sitios de muestreo

Simbología

Área abarcada en el CB-D

Sitios de muestreoÁrea abarcada en el CB-D Área de influencia Áreas protegidas Diría Ostional ( estatal)

Área de influenciaÁrea abarcada en el CB-D Sitios de muestreo Áreas protegidas Diría Ostional ( estatal)

Áreas protegidas Diría Ostional ( estatal)
Áreas protegidas
Diría
Ostional ( estatal)

Diagrama de ubicación

Nicaragua Mar Caribe Área de estudio P Oc. a Pacifíco n a m á Fuente:
Nicaragua
Mar
Caribe
Área de estudio
P
Oc.
a
Pacifíco
n
a
m
á
Fuente: Atlas ITECR 2004, GRUAS 2007.
Elaborado por: C. Sáenz y J. Urdiales
Proyección: Lambert Norte

Figura 2. Ubicación de los sitios de muestreo dentro de CB-D

Diseño de muestreo

Flora Establecimos 15 parcelas para fustales y 30 para latizales en bosque riparío y en bosque alejado del río para evitar que especies de bosque de galería aparecieran en dichas parcelas. El tipo de parcelas que empleamos para fustales fueron cuadradas (1000 m 2 ), entendiendo fustales como todos los árboles >10 cm de DAP (diámetro a altura de pecho). El inicio de estas parcelas lo ubicamos con rumbos francos, al norte para un lado y al este para el otro lado a excepción de las parcelas ubicadas en el río, ya que estas se establecieron paralelas al borde del mismo. Todo esto con el objetivo de estandarizar el establecimiento de las mismas.

Las parcelas para los latizales fueron de 10 x 10 m, entendiendo como latizal todos los

árboles <10 cm. de DAP. Estas parcelas las establecímos de manera provisional y en nido, lo cual significa que las mismas fueron establecidas dentro de las parcelas para fustales. Ubicamos la primera parcela en el vértice derecho y la segunda en el vértice izquierdo de forma diagonal.

Las especies fueron identificadas en campo, para las especies no reconocidas en el campo, colectamos muestras de hojas, flores o frutos o los 3 cuando fue posible. Posteriormente identificamos las muestras en el herbario Juvenal Valerio Rodríguez de la Universidad Nacional con la ayuda de claves taxonómicas y mediante la comparación con muestras del herbario.

Aves Realizamos el muestreo entre el 15 y 17 de noviembre del 2008 colectando los datos por observación directa entre las 5.30 y las 17.30h. En cada localidad ubicada para el estudio, establecimos rutas de evaluación que incluían parte de bosque y parte de río. En el PND las coordenadas fueron 10º10´22” - 85º35´39” / 10º09´42” - 85º35´44” (120 msnm), en VM 10º07´06” - 85º37´40” / 10º06´47” - 85º36´36” (960 msnm), en JA 10º03´33” - 85º38´55” / 10º04´03” - 85º38´49” (200 msnm) y en ER 10º01´10” - 85º43´37” / 10º01´32” - 85º43´24” (23 msnm). En estas rutas caminamos lentamente buscando a las especies de aves tanto en la vegetación como en los cuerpos de agua. En los lugares donde el canto de las aves era variado, realizamos paradas de hasta 30 minutos con el fin de determinar las especies ahí ubicadas.

Para la observación de las especies de aves empleamos un telescopio Kowa® 20 - 60 X, binoculares Argonne® 10x42 y Swarosky® 10x50. Para la identificación de las especies observadas seguimos a Stiles y Skutch (2007). El orden taxonómico, nomenclatura y estatus lo establecimos siguiendo a Obando et al. (2007), con excepción de Parula americana, que se determino y ubicó según Stiles y Skutch

(2007).

Mamíferos Únicamente llevamos a cabo un muestreo sistemático para el estudio de mamíferos voladores, sin embargo realizamos avistamientos oportunistas de registros directos e indirectos de mamíferos no voladores con el objetivo de poder reportar un listado de especies que habitan dentro del CB-DO.

Para la captura de murciélagos seleccionamos los puntos de muestro dentro de cada uno de los sitios (PND, VM, JA y ER) sobre parches de bosque o charrales maduros. Debido a que los cuerpos de agua son frecuentemente utilizados por los animales para trasladarse de un sitio a otro, dimos preferencia a aquellos parches asociados a ríos o arroyos. Utilizamos 4 redes de niebla de 12 m de largo x 2,5 m de ancho, las cuales fueron colocadas en sitios potenciales para la captura de murciélagos (árboles con flores, frutos o túneles y cercano a cuerpos de agua). Las redes estuvieron abiertas 6 hrs (17.30-23.30 h) durante 2 días, con excepción del sitio JA en el cual muestreamos durante 3 días consecutivos. Revisamos las redes a intervalos de 30 minutos y para cada individuo capturado registramos sexo y especie utilizando la guía de campo de Medellín (1997) y LaVal y Rodríguez (2002).

Anfibios y Reptiles Con el objetivo de poder registrar especies tanto diurnas como nocturnas, realizamos los muestreos dentro de los distintos sitios (PND, VM, JA y ER) durante 2 mañanas y 2 noches con excepción del sitio JA donde únicamente pudimos muestrear durante el horario de la mañana. En cada uno de los sitios colocamos 10 transectos los cuales fueron recorridos durante los dos horarios, el muestreo diurno de 7.00 a 11.00 de la mañana y los muestreos nocturnos de las 19.00 h a las 24.00h. El punto de partida del transecto fue elegido considerando principalmente razones de carácter logístico ya que en muchas ocasiones la topología del terreno y la profundida de los cuerpos de agua no permitieron la elección al azar. La disposición de los transectos se realizó de manera sistemática cada 30 metros y cada transecto tuvo una longitud de 40 metros.

Para la identificación de las especies anotamos las características más relevantes y los fotografiamos en campo. A cada individuo se le tomaron fotografías laterales, dorsales, ventrales, anteriores y posteriores. En el caso de anfibios también se fotografiaron manos y patas, y en el caso de los individuos del género Norops fotografiamos el saco gular para facilitar su identificación posteriormente siguiendo los criterios descritos por Savage y Villa (1986).

Análisis de datos

Para los 5 grupos taxonómicos muestreados en el corredor biológico realizamos un listado de la riqueza y abundancia de especies, estimamos la diversidad alfa, comparamos la riqueza y diversidad de los sitios de muestro, estimamos riqueza esperada e identificamos especies indicadores. En el caso particular de los murciélagos realizamos también una descripción del ensamble de especies.

Estimación de la diversidad alfa Para estimar la diversidad alfa calculamos el Índice de Brillouin para cada sitio de muestreo dado que este índice es el más recomendado cuando la colecta de datos no se hace bajo un diseño riguroso y las muestras son hechas sin una aleatorización (Magurran 1988). Este índice fue calculado utilizando el programa Species Diversity and Richness, v.4.

Comparación de la riqueza y diversidad Con la finalidad de determinar diferencias en la riqueza de especies de los sitios de muestreo comparamos la abundancia de especies utilizando para ello una prueba de rangos de Kruskal-Wallis. Únicamente en el caso de los mamíferos voladores realizamos una comparación a nivel de especies debido a que en este caso se tuvieron replicas de muestreo en cada uno de los sitios, lo que permitió realizar dicho análisis al ser este un requisito para realizar la prueba.

La prueba de rangos de Kruskal-Wallis, se basa en la comparación de las medianas de cada muestra y se asume como hipótesis nula, que la riqueza de los diferentes sitios de muestro es igual (Sokal y Rohlf 1991). Realizamos el análisis utilizando el programa estadístico R® v.2.0.8 (R Development Core Team 2008). Así mismo, llevamos a cabo un análisis visual para lo cual graficamos la relación del número de especies con respecto al sitio evaluado.

Para comparar la diversidad de especies presentes en los 4 sitios de muestro del CB- DO, comparamos el índice de Brillouin de cada sitio mediante una prueba de Randomización con mil repeticiones y un nivel de confianza del 95% (Solow 1993). Esta prueba fue, realizada con el programa Species Diversity and Richness v.4.0 (Seaby y Henderson 2006).

Estimación de la riqueza esperada Para conocer cuál es el número de especies esperadas en cada sitio de muestreo de acuerdo al esfuerzo realizado y la riqueza observada, utilizamos curvas de rarefacción a través del número de individuos con estimado finito (Moreno 2001). El límite máximo de extrapolación por rarefacción es determinado por el tamaño de la muestra más grande lo cual suele ser un desventaja del método, sin embargo fue el estimador que más se ajustó a los datos obtenidos (Baev y Penev 1995). Las curvas de rarefacción fueron calculadas con el programa Species Diversity and Richness v.4.0 (Seaby y Henderson 2006).

Identificación de especies indicadoras Con el objetivo de identificar posibles especies indicadoras de calidad de hábitat del CB-DO, utilizamos el listado de especies encontradas en el presente estudio y la información previa existente en la literatura. Para el caso de las aves las especies indicadoras para el corredor las determinamos siguiendo a Stiles (1985). Seleccionamos aquellas especies que de acuerdo al hábitat preferido tuvieron la categoria FI (interior de bosque) y/o FC (cobertura de bosque) y de acuerdo a su dependencia de bosque como 1 (casi necesita bosque sólido) y/o 2 (necesita al menos parche de bosque).

Para el caso de los mamíferos utilizamos los resultados reportados por Medellin et al. (2000) y la información descrita por Carillo et al. (1999), y para anfibios y reptiles la información descrita por Savage (2002), el listado de especies en peligro para Costa Rica (MINAE 2007) y la lista roja de la UICN. Seleccionamos únicamente aquellas especies que se encontraran relacionadas a bosques poco alterados o especies listadas como especies en peligro de extinción o con poblaciones reducidas.

Calculamos también un indicador de valores de Dufrene y Legendre (1997), mediante el programa PC-ORD versión 4,34 (McCune y Mefford 1999). Esto con el objetivo de identificar aquellas especies indicadoras de calidad o perturbación de los sitios particulares utilizados durante este estudio. Para el uso de este programa, unimos los

registros obtenidos en los sitios de muestreo PND y VM como un único bloque de especies y lo mismo para el caso de los registros de JA y ER. Únicamente para el caso de los mamíferos voladores no se unieron los sitios debido a que se tenían replicas de muestreo en cada localidad. Consideramos como posibles especies indicadoras aquellas que tuvieron un valor de p por debajo de 0,3.

Para el caso de las aves, las especies seleccionadas por medio del programa PC- ORD además debieron cumplir con las siguientes características: preferir hábitat FI (interior de bosque), FC (cobertura de bosque) y/o FE (borde de bosque), y dependencia de bosque 1 y/o 2 (Stiles 1985). Las categorías FN (no bosque) y 3 (no necesita bosque, Stiles 1985), las aceptamos cuando la especie fue migratoria.

Descripción del ensamble de murciélagos Para describir el ensamble de las especies de murciélagos registrados en el corredor, determinamos la familia taxonómica, gremio trófico (insectívoro, frugívoro, omnívoro, nectívoro, hematófago), estado de conservación para Costa Rica (amenazado, peligro de extinción; MINAE 2007) y categoría de vulnerabilidad para Costa Rica (alta, moderada, baja; Daily et al. 2003).

CONECTIVIDAD

Configuración y composición estructural del corredor

Para poder llevar a cabo el análisis de configuración y composición del paisaje presente en ambos corredores verificamos la información de cobertura boscosa presente en la cartografía digital de GRUAS (2007), para lo cual utilizamos imágenes satelitales disponibles en Google Map y Google Earth. Dado que las diferencias encontradas en la cartografía son mínimas decidimos trabajar con la cartografía ya mencionada.

Posteriormente caracterizamos la composición y estructura del paisaje por medio de las siguientes métricas, utilizando la extensión Patch del programa ArcView 3,1:

Área de las distintas clases de uso de suelo presentes en el paisaje

Porcentaje de cobertura de las distintas clases de uso de suelo

Porcentaje de cobertura forestal. Para fines del presente estudio consideramos cobertura forestal la categoría de bosque natural reportada por la cartografía

empleada, a pesar de que el área de bosque natural presente en el área en realidad corresponde a bosque secundario en alto estado de regeneración.

Tamaño medio de los parches de cobertura forestal

Número de parches de cobertura forestal

Índice de proximidad media de cobertura forestal

Índice de interspersión-yuxtaposición de cobertura forestal

Índice de diversidad de Shannon

Efectividad para brindar conectividad física y estructural para aves, mamíferos, reptiles y anfibios

Para evaluar la conectividad física y estructural del corredor de acuerdo a los diferentes grupos taxonómicos evaluados en el presente estudio, utilizamos modelos de hábitat potencial en formato raster para las especies indicadoras seleccionadas para el CB-DO (Resultados, Biodiversidad). Sin embargo, para el caso de las aves utilizamos también como especie indicadora al Arremonops rufivirgatus dado que al igual que T. elegans cumple con los requsitos de preferencia de habitat y cobertura

antes mencionados y muestra además altas restricciones en cuanto a su distribución altitudinal, por lo que consideramos interesante evaluarlo. En el caso del CB-CR, dado que en el presente estudio no realizamos una evaluación de la biodiversidad del corredor, utilizamos los listados de especies reportadas para el área en las fichas técnicas del mismo. Por tal motivo, seleccionamos al Crax rubra y Leopardus wiedii

dado que ambas eran las unicas especies listadas en las fichas técnicas que se acercaban a los requerimentos identificados para las especies indicadoras seleccionadas. No seleccionamos ningúna especie del grupo anfibios y reptiles dado que no existió ningúna especie presente en el listado de las fichas tenicas.

Para la elaboración de los modelos de hábitat potencial utilizamos los datos de cobertura y uso de suelo, la elevación a la cual se distribuyen las especies y en el caso de los anfibios y reptiles la distancia a los cuerpos de agua principales (en este caso ríos). Obtuvimos la información sobre la historia natural de cada una de las especies selecciondas a partir de Stiles (2003) para el caso de aves, Carrillo et al. (1999) para

ma míferos y Savage (2002) para anfibios y reptiles. Realizamos los modelos de hábitat potencial utilizando el programa ArcView 3,1 a través de las extensiones 3D y Spatial Analyst. Posteriormente evaluamos la conectividad del hábitat potencial de las especies seleccionadas a través de las siguientes métricas: % de hábitat, número de parches, tamaño medio de los parches e índice de conectividad, por medio de la

extensión Patch de ArcView 3,1 y el programa FRAGSTATS versión 3,0 (McGarigal et al. 2002). La selección de estas métricas responde al supuesto de que los patrones espaciales que estas métricas cuantifican afectan la habilidad de movimiento de las especies a través del paisaje y por lo tanto permiten eva luar la conectividad estructural de un área determinada (Schumaker 1996).

Propuesta de la delimitación de los Corredores CB-D y CB-CR

Una vez finalizados los modelos potenciales por especie procedimos a delimitar el corredor. Para ello utilizamos las áreas de conectividad del hábitat potencial de cada una de las especies seleccionadas, utilizando el programa ArcView 3,1 a través de las extensiones 3D y Spatial Analyst.

ASPECTOS SOCIOECONÓMICOS

Diseño metodológico Para la identificación de los aspectos socio-económicos involucrados en la conservación de los corredores CB-DO y CB-CR acudimos con actores claves relacionados con el corredor, quienes nos facilitaron toda documentación relacionada al desarrollo de corredores biológicos. Esto con la finalidad de realizar el análisis bibliográfico que constituye el primer paso del trabajo social.

Con el objetivo de recolectar información sobre la percepción de la gente e instituciones involucradas en el área de estudio, empleamos metodologías de investigación social cualitativa y cuantitativa, como son la entrevista semi-estructurada y el cuestionario estructurado, respectivamente. Para ello elaboramos una guía de entrevista para el abordaje de actores clave pertenecientes tanto a las comunidades relacionadas a ambos corredores como a las instituciones presentes en la zona (Anexo IV). También diseñamos un cuestionario estructurado para abordar temas de interés con miembros de las comunidades de estudio igualmente aplicado a los actores clave identificados. Combinamos estas metodologías cualitativas y cuantitativas con el objetivo de lograr la triangulación metodológica (Taylor y Bogdan 1998; Cea 1998 citado por Vargas 2002). Contamos inicialmente con un listado inicial de actores clave potenciales, algunos de ellos pertenecientes a instituciones gubernamentales y otros pertenecientes a las comunidades aledañas al parque, a

quienes

adicionales.

contactamos

para definir citas

de entrevista e identificar

actores clave

Diseñamos también un cuestionario (Anexo IV) para abordar algunos miembros de la comunidad e incluso aplicamos este cuestionario a los actores clave identificados, con el propósito de cruzar la información obtenida a través de métodos cualitativos y cuantitativos.

Desarrollo y validación de las herramientas metodológicas El enfoque principal utilizado para el diseño del cuestionario y de la entrevista semi- estructurada fue el de identificar los usos y el manejo dado a los recursos naturales por parte de los habitantes de la zona, la identificación de las posibles amenazas que se puedan generar alrededor de estos recursos y el conocimiento que tienen los actores involucrados con relación al concepto de corredor biológico. El primer borrador de cuestionario y guía de entrevista fue validado y modificado por el equipo de trabajo del área socio-económica y posteriormente por el resto del equipo consultor, generándose cambios principalmente en la forma de presentación de las preguntas.

Posteriormente las herramientas utilizadas fueron evaluadas y modificadas al finalizar el primer día de trabajo en campo a través de una reunión de todo el equipo consultor durante la cual se identificó debilidades y fortalezas de la metodología de investigación aplicada. Como consecuencia modificamos el planteamiento de algunas preguntas presentes en el cuestionario, manteniendo en la pregunta el fondo de la información que se deseaba recolectar. Así mismo, identificamos que algunas de las preguntas eran cubiertas tanto en la entrevista como la encuesta, por lo que eliminamos de la guía de entrevista las preguntas repetitivas. Las modificaciones realizadas a las herramientas metodológicas fueron aplicadas para recolectar la información en el CB- DO.

Aplicación de las herramientas Corredor Cerros del Rosario

Identificamos las principales comunidades que se encuentran aledañas al PNBH a través del apoyo de la señora Ana Saray y el señor Gabino Carillo Matarrita, funcionarios del SINAC. Identificamos y trabajamos en las 16 comunidades más importantes: Rosario, Puerto Humo, Pozo de Agua, Cañal, Monte Galán, Moracia, Corralillo, Caballito, Corral de Piedra, Roblar, Sonzapote, Quebrada Honda, Barra Honda, Santa Ana, El Flor de Corralillo y San Antonio.

Posteriormente definimos con el equipo consultor el abordaje de las 16 comunidades. El diseño del trabajo de campo estuvo determinado por la disponibilidad de medios de transporte y de personal de la zona que nos guiara. De esta forma se trabajó en grupos de dos personas, cada uno encargado de 3 comunidades para abordar en un primer día de trabajo un total de 12 comunidades. Las restantes 4 comunidades fueron abordadas al día siguiente por los cuatro grupos de trabajo, desarrollando un total de 26 cuestionarios y 11 entrevistas en la zona.

Corredor Biológico Diría-Ostional Nos reunimos con los funcionarios del SINAC presentes en el PND para la identificación de los actores claves de las comunidades aledañas al mismo. A diferencia del trabajo realizado en el PNBH, en este corredor entrevistamos funcionarios de algunas de las instituciones gubernamentales y no gubernamentales involucradas en el diseño del corredor biológico. Algunos de los entrevistados fueron:

el director del Área de Conservación Tempisque (ACT) SINAC-MINAET, Emel Rodríguez; la presidenta de la Comisión del CB-DO, Rosa Rodríguez.

Por otro lado, el trabajo se divido en dos zonas geográficamente distintas las cuales presentan condiciones sociales y económicas distintivas. Un grupo aplicó las herramientas metodológicas a los funcionarios del PND y pobladores de las comunidades vecinas: Juan Díaz (PND), Arado, Cola de Gallo, La Esperanza, Los Ángeles, Hojancha y Santa Cruz. El otro grupo aplicó las herramientas a los funcionarios del RNVSO, el director de la Asociación de Desarrollo Integral de Ostional (ADIO), guías locales y funcionarios de la Policía turística, así como las principales comunidades vecinas: El Progreso, Nosara y Playa Pelada. Resultando en un total de 26 cuestionarios y 9 entrevistas aplicadas.

Modelo conceptual, pautas y recomendaciones Para poner en evidencia una representación de la realidad de la zona de estudio, se estructuró un modelo conceptual (MC) de amenazas con base en los datos generados durante el trabajo de campo y la metodología de triangulación generada. Consideramos que dicho modelo es la base para el planteamiento de las actividades dirigidas a revertir las principales amenazas que enfrenta el CBCh incluyendo algunas de las necesidades existentes para la formulación de pautas y recomendaciones respecto a los aspectos biológicos y sociales.

En la construcción de un MC, existen varios elementos importantes a representar, entre los que destaca la “condición meta” o “escenario deseado” del proyecto, el ideal que las amenazas detectadas están influenciando, y para lo cual se van a generar las actividades del proyecto. En este caso realizamos el modelo teniendo como escenario deseado “Corredor Biológico Diría-Ostional y Corredor Biológico Cerros de Rosario se gestionan de manera integrada como parte del Corredor Biológico Chorotega”.

Por otra parte, los “factores primarios” o “amenazas directas” para la condición meta son parte integral de los MC, así como las “amenazas secundarias” o “causas” (Margoluis y Salafsky 1998). Las actividades son las acciones que se planean hacer para modificar factores particulares que puedan cambiar e influenciar el estado de la condición meta. Las relaciones en el modelo conceptual implican una lógica de causa y efecto representada por las flechas, por lo que usualmente van en una sola dirección, a veces relacionando diversos factores (García 2007).

8

8

RREESSUULLTTAADDOOSS

BIODIVERSIDAD

Vegetación

Riqueza y diversidad alfa

Registramos 1 194 individuos de 187 especies distribuidas en 15 parcelas de las cuales 6 fueron colocadas en áreas con influencia del río y 9 en áreas de bosque lejos del río. Una de las especies más abundantes se encuentra en la parcela 11 colocada en el bosque del sitio ER con 36 individuos de Anacardium excelsum. Otra de las especies más abundantes es Cupania guatemalensis con 20 individuos en el sitio PND (parcela 6) y Guazuma ulmifolia en la parcela 5 en el bosque del mismo sitio y Ocotea veraguensis en la parcela 7 en el bosque de l sitio JA (Anexo I, Cuadro 11).

Las parcelas con mayor índice de diversidad fueron la BJP8 y BRJP10. Por otro lado la parcela BRP11 y BRP15 presentan la menor riqueza y diversidad de especies, el resto de las parcelas presentan valores de diversidad muy similar (Cuadro 2).

Cuadro 2. Índice de Diversidad de Brillouin por parcela de muestreo en el CBCh sector CB-DO. Guancaste, Costa Rica. Noviembre 2008.

Intervalo de Confianza al 95%

Parcela

Índice

L. Inferior

L. Superior

RDP1

2,7

2,44

2,72

RDP2

2,4

2,05

2,43

BVIP3

3,0

2,71

2,98

BVIP4

2,9

2,61

2,86

BDP5

2,3

1,99

2,39

BDP6

2,7

2,31

2,70

BJP7

2,4

2,00

2,45

BJP8

3,0

2,77

3,00

BRJP9

2,9

2,64

2,88

BRJP10

3,0

2,71

2,97

BRP11

1,5

1,12

1,74

BRR P12

2,1

1,69

2,08

BRR P13

2,6

2,25

2,61

BRP14

2,4

2,02

2,36

BRP15

2,0

1,65

2,10

B= Bosque R= Ripario, D= Diariá, VI= Vista al Mar, J=Jazminal, R= El Rayo, P=Parcela

Comparación de la riqueza y diversidad El sitio con mayor número de especies fue el Bosque Ripario de JA (BRJP10) con 48 especies, seguido por el bosque de VM (BVIP3) y JA en la parcela 8 (BJP8), ambos con 44 especies. El bosque con menor número es el Bosque Riparío de ER (BRRP12) con 16 especies; seguido por el bosque de ER en la parcela 15, el bosque de ER en la parcela 11 (ambos con 18 especies) y el Bosque riparío de ER (BRRP14) en la parcela 14 con 20 especies. El resto de sitios de muestreo tienen una riqueza que varía entre los 40 y 25 individuos (Fig. 3). Al comparar la abundancia de especies entre sitios de muestreo a través de la prueba de rangos de Kruskal Wallis, no se encontraron diferencias estadísticamente significativas (P=0,66).

60 50 40 30 20 10 0 Riqueza de especies
60
50
40
30
20
10
0
Riqueza de especies

Sitios de muestreo

Figura 3. Variación de la riqueza de especies de vegetación entre los sitios de muestreo del CB-DO. Las líneas perpendiculares corresponden al error estándar. Guanacaste, Costa Rica. Noviembre 2008.

Estimación de la riqueza esperada Al estimar la riqueza de especies por medio de un análisis de rarefacción, 10 de las parcelas (RDP1, RDP2, BVIP4, BDP5, BRJP9, BRJP10, BRP11, BRRP12, BRRP13 y BRP15) registraron el mismo número de especies esperadas y con valores de desviación estándar bajos (Cuadro 3, Fig. 4).

Cuadro 3. Resultado del análisis de rarefacción para cada una de las parcelas muestreadas en las 4 localidades del CBCh sector CB- DO, Noviembre 2008.

Parcelas

Sp calculadas

Sp. Registradas

SD

RDP1

34

34

9,15

RDP2

26

26

6,80

BVIP3

45

44

12,03

BVIP4

40

40

10,92

BDP5

25

25

6,60

BDP6

40

38

10,40

BJP7

30

29

8

BJP8

45

44

12

BRJP9

39

39

10

BRJP10

48

48

13

BRP11

18

18

4,74

BRRP12

16

16

4,37

BRRP13

34

34

9,45

BRP14

22

20

5,98

BRP15

18

18

4,60

B= Bosque R= Ripario, D= Diariá, VI= Vista al Mar, J=Jazminal, R= El Rayo, P=Parcela

60 50 40 30 20 10 0 1 6 11 16 21 26 31 36
60
50
40
30
20
10
0
1 6
11
16
21 26
31 36
41
46 51
56
61 66
71
76
81 86
91 96
Nùmero de especies

Número de individuos

RDP1

RDP2

BVIP3

BVIP4

BDP5

BDP6

BJP7

BJP8

BRJP9

BRJP10

BRP11

BRRP12

BRRP13

BRP14

BRP15

Figura 4. Curvas de rarefacción de la riqueza de vegetación en 4 sitios del CB-DO. Guanacaste, Costa Rica. Noviembre 2008.

.

Especies indicadoras En los resultados del análisis de especies indicadoras que realizamos a través del programa PC-ORD 5,0 identificamos 15 especies indicadoras, de las cuales 14 se encuentran en el hábitat 1 o zona alta (Cuadro 4). Las especies indicadoras encontradas en el hábitat 1 son: Ardisia revoluta (p 0,067), Calliandra bijugata (0.048), Casearia commersoniana (0,0230) Chrysophyllum brenesii (0,0150) Coccoloba guanacastensis (0,0380) Connarus sp. (0,0380) Dichapetalum morenoi (0,0510) Erythroxylum macrophyllum (0,057) Exostema mexicanum (0,079) Garcinia intermedia (0,002), Manilkara chicle (0,044) Ocotea veraguensis (0,0380) Stemmadenia donell- smithii (0,0170), Tabebuia rosea (0,0140) y Licania arborea (0,08) en el hábitat 2 o zona

Cuadro 4. Datos de especies indicadores calculadas por PC-ORD 5,0

Especie Indicadora

Valor de p

Hábitat

Ard rev

0,067

1

Call bij

0,048

1

Cas com

0,023

1

Chrys b

0,015

1

Coc gua

0,038

1

Con sp.

0,038

1

Dich mor

0,051

1

Eryth mac

0,057

1

Exo mex

0,079

1

Garc int

0,002

1

Lic arb

0,080

2

Man chi

0,044

1

Oco ver

0,038

1

Ste don

0,017

1

Tab ros

0,014

1

Aves

Riqueza y diversidad alfa Obtuvimos una total de 762 individuos para el CB-DO, de los cuales registramos 174 individuos en el PND, 188 en VM, 196 en JA y 204 en ER. La riqueza total fue de 83 especies de aves entre las 4 localidades evaluadas que forman parte del CB-DO. En el PND la riqueza fue de 47 especies, en VM 39, en JA 46 y en ER 45. 13 especies estuvieron presentes en los cuatro sitios de muestreo. La distribución de especies e individuos por sitio, así como, el estatus de residencia, se detallan en el Anexo I, Cuadro 12. La riqueza de especies presentó poca variación, siendo el sitio VM la que tuvo menor riqueza específica (Fig. 5, Anexo I Cuadro 12).

60 50 40 30 20 10 0 Diriá Vista al Mar Jazminal El Rayo Riqueza
60
50
40
30
20
10
0
Diriá
Vista al Mar
Jazminal
El Rayo
Riqueza de especies

Figura 5. Variación de la riqueza de especies de aves entre los sitios de muestreo de CBCh sector CB-DO. Las líneas perpendiculares corresponden al error estándar. Guanacaste, Costa Rica. Noviembre

2008.

Comparación de la riqueza y diversidad La comparación de la abundancia entre los 4 sitios de muestreo con la prueba no parámetrica de Kruskal–Wallis determinó que no existen diferencias significativas entre las abundancias de los sitios evaluados (p = 0,69), aunque los resultados muestran cierta variación (Anexo I Cuadro 12).

Las comparaciones del índice de diversidad tampoco mostraron diferencias significativas. Los intervalos de confianza indican que la diversidad en los cuatro sitios de muestreo podrían ser iguales (Cuadro 5). Sin embargo, la prueba de randomización, a un nivel de confianza del 95%, por su parte indicó que el PND es más diverso que VM y que ER, pero la misma diversidad que JA. Por su parte, JA resultó más diverso que VM pero con igual diversidad que ER. Finalmente, ER fue más diverso que VM.

Cuadro 5. Riqueza específica e índice de diversidad de Brillouin según lo sitios de muestreo. CBCh, sector CB-DO, Noviembre 2008.

 

PND

VM

ER

JA

Riqueza observada Riqueza estimada Desvio estándar

47

39

45

46

46,93

38,94

44,96

45,94

12,00

9,93

11,21

11,38

Estimación de la riqueza esperada La riqueza esperada no varió con respecto a la riqueza observada en cada uno de los sitios de muestreo del CB-DO. Sin embargo, las curvas de riqueza esperada no han alcanzado su asíntota (Fig. 6), lo que indica que esta riqueza debió ser mayor. En ambos casos, la localidad de VM fue la que menor riqueza registró, PND, JA y ER, tuvieron una riqueza similar (Cuadro 5, Fig. 6 y 7).

50 45 40 35 30 25 20 15 10 5 0 PN Diriá Vista al
50
45
40
35
30
25
20
15
10
5
0
PN Diriá
Vista al Mar
Jazminal
El Rayo
Nùmero de especies
2
10
19
28
37
45
54
63
71
80
89
97
106
115
124
132
141
150
158
167

Figura 6. Curvas de rarefacción de la riqueza de aves en 4 sitios del CB- DO. Guanacaste, Costa Rica. Noviembre 2008.

Figura 7. Comparación de la media de especies esperadas según el análisis de rarefacción con

Figura 7. Comparación de la media de especies esperadas según el análisis de rarefacción con respecto a los sitios de muestreo, notese que la riqueza de especies de la localidad VM fue menor con respecto a las otras localidades. Guanacaste, Costa Rica. Noviembre del 2008.

Especies indicadoras Basados en Stiles (1985), Trogon elegans (F2) fue la especie indicadora para el corredor. T. elegans, de acuerdo al hábitat preferido, se ubica en bosques que presentan buena cobertura vegetal y de acuerdo a su dependencia de bosque al menos necesita parches de bosque. Esta especie habita bosques secos más altos y densos, sobre todo en laderas, hondonadas y barrancos, también en bosque perennifolio y alcanza hasta los 750 msnm. (Stiles y Skutch 2007). Esta especie la registramos en el PND y en JA.

De acuerdo con los resultados obtenidos con el método de especies indicadoras de Dufrené y Legendré (1997) no tendríamos especies indicadoras debido a que ninguna obtuvo un valor de p menor a 0,05. Sin embargo, de acuerdo a los criterios asumidos, para PND y VM obtuvimos dos especies indicadoras, mientras que para JA y ER fueron 4 (Cuadro 6). Las especies establecidas como indicadoras, determinaron que el corredor biológico Diriá presentó buena calidad. Este método no seleccióno a T. elegans.

Cuadro 6. Especies indicadoras por bloque de localidades obtenidas según Stiles (1985) y Dunfrené y Legendré (1997) para CB-DO. Guanacaste, Costa Rica. Noviembre 2008.

PN Diriá - Vista al Mar

Jazminal -

Especie

valor de p

El Rayo

Ortalis vetula

0,3

x

Coragyps atratus

0,3

x

Buteo magnirostris

0,3

x

Caracara cheriway

0,3

x

Nyctidromus albicollis

0,3

x

Phaethornis striigularis

0,3

x

Anthracothorax prevostii

0,3

x

Hylocharis eliciae

0,3

x

Melanerpes hoffmannii

0,3

x

Thamnophilus doliatus

0,3

x

Contopus sordidulus

0,3

x

Myiarchus tuberculifer

0,3

x

Myiarchus nuttingi

0,3

x

Pitangus sulphuratus

0,3

x

Myiodynastes maculatus

0,3

x

Thryothorus pleurostictus

0,3

x

Piranga ludoviciana

0,3

x

Total

6

11

Mamíferos

Riqueza y diversidad alfa Con un esfuerzo de muestreo de 54 horas-red para todo el corredor registramos 152 individuos de 25 especies de murciélagos, pertenecientes a 5 familias, siendo la familia Phillostomidae la más abundante con 21 especies. Las especies más abundantes fueron Artibeus jamaicensis, Desmodus rotundus, Noctilio leporinus, Carollia brevicauda, Carollia perpicillata, Sturnira lillium (Anexo I Cuadro 13).

De acuerdo al índice de diversidad de Brillouin, el sitio con mayor diversidad de especies es JA con un índice de 2,024 (IC=1,7-2,1), seguido por PND (1,31 IC=0,95- 1,5), ER (1,241 IC=0,79-1,48) y VM (1,142 IC=0.70-1,28) con la menor diversidad.

Comparación de la riqueza y diversidad El sitio con mayor riqueza específica fue JA con 17 especies y el sitio con menor riqueza fue VM con 6 especies (Fig. 8). Al comparar la diversidad de especies entre sitios mediante la prueba de rangos de Kruskal-Wallis no se encontraron diferencias significativas entre sitios H=2,98 P=0,39.

Riqueza de especies por sitios de muestreo

20 18 16 14 12 10 8 6 4 2 0 Diria El progreso Vista
20
18
16
14
12
10
8
6
4
2
0
Diria
El progreso
Vista al mar
El rayo
Riqueza de especies

Figura 8. Variación de la riqueza de especies de mamíferos entre los sitios de muestreo del CB-DO. Las líneas perpendiculares corresponden al error estándar. Guanacaste, Costa Rica. Noviembre 2008.

Al comparar los índices de diversidad mediante la prueba de ramdomización, encontramos que la diversidad encontrada en el PND no difiere con los sitios muestreados fuera del Parque (VM, JA, ER), con excepción de JA donde la diversidad es mayor a la registrada en los sitios restantes.

Estimación de la riqueza esperada En análisis de rarefacción para los sitios de muestreo estimó el mismo número de especies al registrado (Fig. 9). Sin embargo al comparar el conjunto de valores estimados mediante un grafico de medias con intervalo de confianza del 95%, encontramos que el JA y VM difieren en el número de especies estimadas por las curvas de rarefacción (Fig. 10).

18 16 14 12 10 8 6 4 2 0 1 3 5 7 9
18
16
14
12
10
8
6
4
2
0
1
3
5
7
9
11
13
15
17
19
21
23
25
27
29
31
33
35
37
39
41
43
45
47
49
51
53
Diria
Vista al Mar
Jazminal
El Rayo
Número de especies

Figura 9. Curvas de rarefacción de la riqueza de mamíferos en 4 sitios del CB-DO. Guanacaste, Costa Rica. Noviembre 2008.

4 sitios del CB-DO. Guanacaste, Costa Rica. Noviembre 2008. Diria El Rayo Jazminal Vista a Figura
Diria El Rayo Jazminal Vista a Figura 10. Grafico de medias de la riqueza estimada
Diria
El Rayo
Jazminal
Vista a
Figura 10. Grafico de medias de la riqueza estimada para los 4 sitios de
muestreo del CBCh sector CB-DO. Guanacaste, Costa Rica. Noviembre
4
6
8
10
12

2008.

Especies indicadoras Con respecto a las especies indicadoras de calidad de hábitat citadas en la literatura, solo se registro el Vampiro espectrum, el cual es considerado como una especie con amenaza de extinción de acuerdo al MINAE (2007). Por otro lado también se tiene el

registro del Chrotopterus auritus, capturado por Pineda (2003). Esta última especie a diferencia del Vampiro espectrum solo se ha registrado en ambientes prístinos.

Descripción del ensamble de murciélagos Con respecto al ensamble de murciélagos de las 25 especies registradas, el gremio mejor representado fue el frugívoro con un 64%, seguido del insectívoro con un 24% y con menor riqueza los gremios nectívoro, hematófago y piscívoro con un 4%.

Aunque el grupo de los mamíferos terrestres no fue el objetivo de esta investigación, durante los recorridos realizados en los sitios de muestreo registramos 11 especies de mamíferos terrestres de forma oportunista. De estos solo el mono congo y el cacomixtle son catalogados por el MINAET y CITES con algún grado de amenaza (Cuadro 7).

Cuadro 7. Listado de mamíferos terrestres registrados en el corredor biológico Chorotega (Diria-Ostional). Noviembre 2008.

Especie

Nombre común

MINAET

CITES

Peromiscus sp Spilogale poutorius Didelphis virginiana Potos favus

Ratón Zorrillo Tlacuache o zorro pelón Martilla

procyon lotor Dasypus novemcinctus Alouatta palliatta Philander opossum

Mapache Armadillo Mono congo Tlacuache cuatro ojos

PE

I

Caluromys derbianus Odocoileus virginianus Bassariscus sumichrasti

Zorro platanero o tlacuachillo dorado Venado cola blanca Cacomixtle

AE

III

PE=peligro de extinción, AE=con amenazada de extinción

Anfibios y reptiles

Riqueza y diversidad alfa Registramos 163 individuos de 19 especies de las cuales 6 son anfibios y 13 reptiles, pertenecientes a 13 familias 5 de anfibios y 8 de reptiles. Para el grupo de los anfibios las especies más abundantes fueron el Leptodactylus savagei (29 individuos), Craugastor fitzingeri (23 individuos) y Smilisca baudinii con 20 individuos. Con respecto a los reptiles la especie más abundante fue el Norops cupreus con 22 registros y el Ctenosaura similis con 15 individuos (Anexo I Cuadro 14 y 15).

Los resultados del índice de diversidad Brillouin para el grupo de los anfibios, indica que PND es el sitio más diverso con un índice de 1,4 (IC 95% 1,259-1,455) seguido por ER (0,9112 IC 95% 1,351 - 1,526) y JA (-7,292E-9 IC 95% -7,292E-9 - -7,292E-9) con la menor diversidad. El sitio con mayor índice de diversidad para el grupo de los reptiles se presento en PND con 1,51 (IC 95% 1.258 - 1.63), seguido de ER (1.46 IC 95% 1,12-1,6) y JA (0,50 IC 95% 0,25-0,53) con la menor diversidad.

Comparación de la riqueza y diversidad Para el grupo de los anfibios el sitio con mayor riqueza específica fue PND con 5 especies, seguido por ER con 4 especies y JA con una especie, en el caso de VM no

se registro ninguna especie (Fig. 11). Por otro lado en los reptiles el sitio con mayor diversidad fue ER con 9 especies (Fig. 12), seguido por PND con 8, JA con 2 y VM con

1.

Riqueza de anfibios por sitio de muestreo

7 6 5 4 3 2 1 0 Diria Vista al mar Jazminal El Rayo
7
6
5
4
3
2
1
0
Diria
Vista al mar
Jazminal
El Rayo
-1
-2
Riqieza de especie

Figura 11. Variación de la riqueza de especies de anfibios entre los sitios de muestreo del CB-DO. Las líneas perpendiculares corresponden al error estándar. Guanacaste, Costa Rica. Noviembre 2008.

Figura 12. Variación de la riqueza de especies de reptiles entre los sitios de muestreo

Figura 12. Variación de la riqueza de especies de reptiles entre los sitios de muestreo del CB-DO. Las líneas perpendiculares corresponden al error estándar. Guanacaste, Costa Rica. Noviembre 2008.

Para el grupo de los anfibios la prueba de Randomización mostró que PND es el sitio más diverso en comparación con los otros sitios. Sin embargo, no se encontró diferencia entre JA y ER. Por otro lado al comparar los índices de diversidad entre ER y JA, ER es más diverso.

Con el fin de establecer diferencias estadísticas respecto al índice de diversidad para cada uno de los sitios, realizamos pruebas unidireccionales al 95% de confianza que arrojaron como resultado que PND fue estadísticamente más diverso que JA pero igualmente diverso que ER. ER también fue más diverso que JA. Sin embargo, no hubo diferencia estadísticamente significativa entre PND y ER.

Estimación de la riqueza esperada Las curvas de rarefacción para el grupo de los anfibios se estabilizó en un total de 25 individuos para PND, 28 en ER y 4 en JA. La riqueza de anfibios estimada mediante este análisis fue igual a la observada (Fig. 13).

6 5 4 3 2 1 0 1 5 9 13 17 21 25 29
6
5
4
3
2
1
0
1
5
9
13
17
21
25
29
33
37
41
45
49
53
57
61
Diria
Jazminal
El Rayo
Número de especies

Figura 13. Curvas de rarefacción de la riqueza de anfibios en 4 sitios del CB-DO. Guanacaste, Costa Rica. Noviembre 2008.

Las curvas de rarefacción para el grupo de los reptiles estimaron el mismo número de especies al observado. Para la localidad de JA la curva comenzo a estabilizarse a los 5 individuos, a los 27 para PND y en ER a los 32 individuos (Fig. 14).

10 9 8 7 6 5 4 3 2 1 0 1 2 3 4
10
9
8
7
6
5
4
3
2
1
0
1 2
3
4
5
6
7
8
9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33
Diria
Jazminal
El Rayo
Número de especies

Figura 14. Curvas de rarefacción de la riqueza de reptiles en 4 sitios del CB-DO. Guanacaste, Costa Rica. Noviembre 2008.

Especies indicadoras Los resultados del análisis de especies indicadoras, no arrojo ninguna especie indicadora de calidad de bosque tanto para el caso de anfibios como para reptiles. Sin embargo, de acuerdo a las listas de especies amenazadas para Costa Rica D. microcephala se encuentra considerada en peligro debido a considerarse una especie con poblaciones reducidas.

CONECTIVIDAD

Configuración y composición estructural del corredor

A continuación se muestra la caracterización del paisaje en ambos sectores del CBCh,

para un área especifica de 69 349,00 ha en el CB-DO y de 34 874,00 para el caso del CB-CR. La clase de uso cobertura más representada en ambos paisajes es bosque (66,17% para el CB-DO y 33,44% para el CB-CR), seguido por pastos (28,35% para el CB-CR y 14,33% para el CB-DO) y charrales y tacotales (9,19%) para el caso del CB- DO y humedales (21,12%) para el CB-CR. El resto de clases de uso cobertura en ambos corredores presentan valores inferiores al 5% del total del área en el paisaje evaluado (Cuadro 8).

Cuadro 8. Área y porcentaje total de tierra bajo diferentes usos de suelo de los dos corredores presentes en el área de estudio

CB-CR

CB-DO

Uso Cobertura

Área (ha)

Porcentaje

Área (ha)

Porcentaje

Bosque Pastos No datos Playas Cuerpos de agua Cultivo variado Charrales y Tacotales Humedales Manglar Pastos con árboles Terreno descubierto Urbano Plantación forestal Plantación de frutales Arrozales Cañales Cafetales Bananales

11860,97

33,94

45826

66,17

9907,93

28,35

9923

14,33

0,16

0,00

128

0,18

20,32

0,06

73

0,10

792,84

2,27

175

0,25

296,92

0,85

415

0,60

798,04

2,28

6369

9,19

7380,47

21,12

4

0,01

1413,31

4,04

140

0,20

1705,88

4,88

3994

5,77

88,99

0,25

8

0,01

73,33

0,21

95

0,14

544,83

1,56

1872

2,70

61,53

0,17

81

0,12

1,43

0,00

0

0

0,031

0,00

0

0

0

0

141

0,20

0

0

11

0,06

Total

34947

100

69254

100

En relación a la composición y estructura de ambos paisajes el CB-DO presenta un menor número de parches (179), de mayor tamaño en promedio (256,40 ha), un mayor Índice de proximidad media (35 469,44 MPI) y menor Índice de interdispersión- yuxtaposición (52,32 IJI) en comparación al CB-CR. Por último el CB-CR presenta un mayor índice diversidad de Shannon (1,65) en comparación al CB-DO.

Cuadro 9. Métricas de paisaje para ambos corredores biológicos

Corredor

NUMP

MPS

MPI

IJI

SDI

CB-DO

179,00

256,40

35469,44

52,32

1,14

CB-CR

229,00

51,70

796,38

60,92

1,65

NUMP= Número de parches de cobertura forestal IJI= Índice de interdispersión-yuxtaposición SDI= Índice de diversidad de Shannon

(CF)

MPS= Tamaño medio del parche de CF MPI= Índice de proximidad media

Efectividad para brindar conectividad física y estructural para aves, mamíferos, reptiles y anfibios

A continuación se muestran los resultados del análisis de conectividad realizado a partir de los modelos de hábitat potencial (Anexos II, Fig. 21-25) para el área mencionada anteriormente. T. elegans presenta un mayor porcentaje de cobertura de habitat (73,72%), seguido por C. auritus (64,56%) y D. microcephala (62,05%) en el caso del CB-DO. En el CB-CR la cobertura de habitat existente para ambas especies es menor al que presentan las especies evaluadas en el CB-D, presentando ambas 33,95% de habitat existente en el paisaje evaluado.

Cuadro 10. Métricas de paisaje por especie en ambos corredores muestreados.

% de

Sitio

Especie

Habitat

NUMP

MPS

IC

 

Trogon elegans Arremonops rufivirgatus Dendropsophus microcephala Crhotopterus auritus Crax rubra Leopardus wiedii

73,72

110,00

424,73

9,67

CB-DO

1,44

16,00

56,75

3.27

62,05

155,00

253,69

3.27

 

64,56

190,00

215,72

18,85

CB-CR

33,95

229,00

51,70

3,27

33,95

229,00

51,70

15.85

NUMP= Número de parches

MPS= Tamaño medio del parche

IC=Índice de Conectividad

Propuesta de la delimitación de los Corredores CB-D y CB-CR

Como resultado del análisis realizado para las especies indicadoras, proponemos la ruta de conectividad para el CB-CR (7 006,08 ha) y para el CB-DO (32 601,97 ha; Fig. 15 y 16 respectivamente). En relación al estado de la cobertura forestal en los corredores propuestos encontramos una cobertura de 78,99% para el caso del CB-DO y de 73,69% para el caso del CB-CR (Fig. 15 y 16 respectivamente).

256000 244000246000248000250000252000254000 242000 238000240000 378000 380000 382000 384000 386000 388000 390000
256000
244000246000248000250000252000254000
242000
238000240000
378000
380000 382000
384000
386000 388000
390000
392000
394000
396000 398000
400000
N
W
E
S
2
0
2
4
Km
378000
380000
382000
384000
386000
388000
390000
392000
394000
396000
398000
400000
238000
240000
242000 244000
246000 248000
250000 252000
254000 256000
242000 244000 246000 248000 250000 252000 254000 256000 Simbología Propuesta Corredor Áreas Protegidas Uso

Simbología

Propuesta Corredor Áreas Protegidas Uso cobertura corredor Barra Honda Bosque Palustrino Corral de Piedra
Propuesta Corredor
Áreas Protegidas
Uso cobertura corredor
Barra Honda
Bosque
Palustrino Corral de Piedra
Charrales y Tacotales
Mata Redonda ( estatal )
Cultivo variado
Pastos
Pastos con árboles
Plantación de frutales
Plantación forestal

Diagrama de ubicación

Nicaragua Mar Caribe Área de estudio Oc. P Pacífico a n a m á Fuente:
Nicaragua
Mar
Caribe
Área de estudio
Oc.
P
Pacífico
a
n
a
m
á
Fuente: GRUAS 2007 y Atlas digital ITECR 2004.
Elaborado por: C. Sáenz y J. Urdiales
Proyección: Lambert Norte

Figura 15. Propuesta del Corredor biológico Cerros del Rosario

345000 350000 355000 360000 365000 370000 N 240000 235000 230000 225000 220000 215000 210000 W
345000
350000
355000
360000
365000
370000
N
240000
235000
230000
225000
220000
215000
210000
W
E
S
Simbología
Propuesta Corredor
Areas Protegidas
PN Diriá
RNVS Ostional
Uso cobertura Corredor
Bosque
Cafetales
Charrales y Tacotales
Cuerpos de agua
Cultivo variado
Manglar
No datos
Pastos
Pastos con árboles
Plantación de frutales
Plantación forestal
Playas
Terreno descubierto
Urbano
Diagrama de Ubicación
Nicaragua
Mar
Caribe
Oc.
P
Pacifico
a
Área de estudio
n
a
5
0
5
10 Km.
m
á
Fuente: Atlas ITCR 2004, GRUAS 2007
Elaborado por: C. Sáenz y J. Urdiales
Proyección Lambert Norte
345000
350000
355000
360000
365000
370000
210000
215000
220000
225000
230000
235000
240000

Figura 16. Propuesta del Corredor biológico Diriá-Ostional, Noviembre 2008.

Aspectos socio-económicos

Corredor Biológico Chorotega sector CB-DO Dentro del CB-DO, se encuentran las comunidades de Juan Díaz, Arado, Cola de Gallo, Vista al Mar, Esperanza y Santa Ana entre otras. Las comunidades con las cuales se trabajó se encuentran aledañas al Parque Diría, siendo estas las de Juan Díaz, Cola de Gallo y Arado cercana a Santa Cruz. Dentro de las ocupaciones de la población encuestada se encontró amas de casa, agricultores, comerciantes, pensionados y líderes comunitarios como presidentes de las asociaciones de desarrollo. Por su parte y respecto al RNVSO área protegida ubicada dentro del mismo corredor, dentro de las ocupaciones de los pobladores de las comunidades aledañas a la misma se encuentran: amas de casa, empleados de construcción y turismo (Fig.

17).

4.5 4 3.5 3 PNBH (n=26) 2.5 PND (n=16) 2 1.5 RNVSO (n=10) 1 0.5
4.5
4
3.5
3
PNBH (n=26)
2.5
PND (n=16)
2
1.5
RNVSO (n=10)
1
0.5
0
Ocupación
Numero cuestionarios
agricultura
ganadería
Comercio
Profesional
Jornal
Turismo
Artesano
Presid. de Asoc. Desarrollo
Subdirector ACT
guardaparque
Bombero
Pensionado.
estudiante
Tranporte
Ama de casa
Construccion

Figura 17. Grafico de la ocupación de las personas entrevistadas en las 3 zonas de trabajo: PNBH y comunidades aledañas, PND y comunidades aledañas, y RNSVO y comunidades aledañas, Noviembre 2008.

Recursos naturales Los recursos naturales identificados por entrevistados en sus comunidades comprenden fauna, flora, cuerpos de agua, montañas y semillas. Respecto a la fauna en ambos corredores se mencionaron los mismos animales. La fauna mencionada por los entrevistados está compuesta por venado, tepezcuintle, saino, mono congo, aves

(pericos, urracas, pecho amarillo, paloma, pájaro campana, gavilanes), armadillo, pizote, garrobos, iguanas, mapache, ardillas, guatusa, pava, leoncillo, perdiz, serpiente (cascabel y boa), caucel, lagartos, peces, coyote, gato de monte, chancho de monte, chachalaca, cereque, pavón, tigre, gallina de monte, cariblanco, manigordo, puma, bobos, cuzucos, tincos y oso hormiguero.

También fueron mencionados animales domésticos como: perro, cerdos, vacas y conejos. En las comunidades ubicadas cerca al RNVSO, los venados, tepezcuintles, saínos y urracas fueron los animales terrestres más mencionados por los entrevistados. Adicionalmente la especie animal más identificada fue la tortuga lora (Lepidochelys olivacea), debido a que la comunidad está asentada a orillas de la playa de Ostional, la cual desde hace más de 6 décadas recibe arribadas de esta tortuga. También se entrevisto a personas que no entienden el significado del concepto “recursos naturales”.

Otro de los recursos identificados son las plantas, dentro de las que se encuentran el espavel, cedro, pochote, guanacaste, cocobolo, cortés (amarillo y rosado), orquídeas, cenicero, tagua, canelo, tabacones, guaria, suela con suela, dispurel, níspero, guácimo, palo ojoche, ocoche, chapeuna, palo de agua, laurel, melina, teca, madero, lavid, zocoya, quebracho, almendro, níspero, jorco, ronron, orquídeas, tabacán y helechos. Otros de los recursos identificados por los entrevistados fueron la quebrada el Chorro, ríos, montañas, ojos de agua, piedras, semillas y ríos.

Principales problemas para el corredor en las comunidades entrevistadas Los principales problemas identificados se relacionan con los recursos naturales y con alguna de las actividades de la comunidad. Para los recursos naturales los problemas identificados en orden de importancia fueron: la cacería o caza ilegal de tepezcuintles, venados para la venta de sus cachos, y también la caza por deporte o para consumo local. La deforestación, que se da fuera del parque, para la generación de cultivos de maíz y fríjol, los incendios y quemas provocados para siembra y ganadería. También se considera el comercio de especies, en especial de orquídeas, y algunas veces loros y pericos.

Otro de los problemas fue la destrucción de los nidos de tortuga, ya sea por parte de los animales domésticos y silvestres o por el hombre, problema que es identificado por los habitantes de Ostional y otras comunidades aledañas al RNVSO como el principal problema que se ejerce sobre los recursos naturales de la zona (Fig.18).

Por otro lado los pobladores mencionaron que el mal manejo de las basuras es un problema, ya que no se cuenta con una planta de selección, ni rellenos sanitarios. Además se menciona la contaminación por agroquímicos que afecta a las cuencas y finalmente, el turismo es percibido como una amenaza, debido al desarrollo turístico no planificado.

16 14 12 10 8 6 4 2 0 Numero cuestionarios Basuras Cont. del agua
16
14
12
10
8
6
4
2
0
Numero cuestionarios
Basuras
Cont. del agua
Deforestación
Erosión
Incend. y quemas
Cacería
Comercio de sp.
Cont. por agroq.
Turismo
Verano extenso
Ignoriancia
Terraceo
Construccion
Dest. nidos de T.

Problemas

PNBH (n=26)agroq. Turismo Verano extenso Ignoriancia Terraceo Construccion Dest. nidos de T. Problemas PND (n=16) RNVSO (n=10)

PND (n=16)agroq. Turismo Verano extenso Ignoriancia Terraceo Construccion Dest. nidos de T. Problemas PNBH (n=26) RNVSO (n=10)

RNVSO (n=10)agroq. Turismo Verano extenso Ignoriancia Terraceo Construccion Dest. nidos de T. Problemas PNBH (n=26) PND (n=16)

Figura 18. Grafico de los principales problemas para los recursos naturales identificados en las 3 zonas de trabajo: PNBH y comunidades aledañas, PND y comunidades aledañas, y RNSVO y comunidades aledañas, Noviembre 2008.

Soluciones propuestas por los entrevistados para resolver los problemas identificados en las comunidades Las posibles soluciones identificadas por los pobladores son: incrementar la presencia de la autoridad y seguimiento (más funcionarios y más puestos de control) y una entidad encargada exclusivamente para esta actividad. También mencionaron la necesidad de educación y capacitación en actividades productivas alternativas como el cultivo de orquídeas para evitar su extracción y venta ilegal o

para el sector de RNVSO, la generación de viveros para la reforestación de orillas de ríos como una actividad ambiental y económica alternativa a la extracción y comercialización de huevos de tortuga lora. Así mismo, proponen que las entidades del gobierno deben ser las encargadas de capacitar a la comunidad en este aspecto.

Además de la educación y capacitación en actividades productivas, los pobladores propusieron la educación ambiental con el fin de concientizar a la gente sobre la importancia de conservar los recursos y protegerlos. Los entrevistados sugirieron que esta educación debe estar dirigida a estudiantes, profesores y pobladores en general.

Actividades productivas En el aspecto económico, para las comunidades aledañas al Parque Diría, la agricultura fue claramente señalada como la principal actividad productiva, donde los cultivos de fríjol y maíz son de autoconsumo, también se encuentra arroz, caña, plátanos, hortalizas, aguacate, tomate, café y frutas como el melón y la naranja.

La ganadería es muy poca, debido a la caída de los precios ocurrida durante los últimos años, según comentan los entrevistados. Otra actividad es el turismo, sin embargo este se da más hacia la zona costera y los terrenos inscritos en el Pago por Servicios ambientales, fueron las actividades productivas más importantes.

En la región costera asociada al RNVSO y comunidades aledañas, se identificaron como actividades productivas relevantes la extracción y venta de huevos de tortuga en primer lugar, seguido por actividades asociadas al turismo como la prestación de servicio de guía en la temporada de avistamiento de tortugas, la ocupación en trabajos de construcción, especialmente de hoteles y casas de extranjeros y el transporte de la población desde Nosara a Santa Cruz

Corredor biológico chorotega sector CB-CR En el CB-CR dentro de las ocupaciones de la población encuestada encontramos principalmente, ganaderos y pensionados. También realizamos la entrevista y el cuestionario a comerciantes, profesionales, guías turísticos, bomberos, artesanos, albañiles, guarda parques, líderes comunitarios como presidentes de las asociaciones de desarrollo y el subdirector del ACT, el Señor Nelson Marín Mora.

Recursos naturales Además de la fauna identificada como recursos naturales, también se identificaron algunas plantas como son: cedro, pochote, guanacaste, canelo, solda con solda, dispurel, guácimo, palo de agua, laurel, melina, teca, madero, palmeras, cenicero, oroche, tempisque. Además los entrevistados identificaron como recursos a la Laguna Matarredonda y las cavernas del PNBH.

Principales problemas para el corredor en las comunidades entrevistadas Los principales problemas identificados para los recursos naturales en los alrededores del PNBH son en orden de importancia: la tala de árboles (Fig. 18, para uso de madera para las construcciones, problema principalmente histórico que fue llevado a cabo para el desarrollo de la ganadería), la cacería (principalmente practicada para el consumo) y las quemas (constituyen un problema mayor durante la época seca). La contaminación del agua por la ganadería y el uso de agroquímicos es otro problema que se presenta durante todo el año, siendo más intenso en el verano, lo cual alarma a los pobladores.

Soluciones propuestas por los entrevistados para resolver los problemas identificados en las comunidades En relación a las soluciones identificadas por los entrevistados para revertir las amenazas sobre los recursos naturales, la mayoría de las personas entrevistadas están consientes de la necesidad de capacitación y educación para la gente, porque

el conocimiento es débil en este tema. También comentan de una debilidad a nivel

de instituciones como el MINAET y SINAC, principalmente al momento de involucrar a la comunidad dentro de sus actividades, tanto en las áreas protegidas como en los alrededores de estas. Esta relación puede verse debilitada cuando se llevan a cabo cambios administrativos en las áreas protegidas. Para esta situación los entrevistados identificaron como posibles soluciones la integración de las comunidades a las actividades que desarrollan estas instituciones en la zona y que, por parte de las

directivas de estas instituciones, se destinen fondos para el desarrollo de programas y capacitaciones que involucren a estas comunidades como posibles soluciones a esta amenaza. Sin embargo, a través de algunos entrevistados identificamos que gracias

a la labor del actual administrador del PNBH, la relación entre el SINAC y las comunidades aledañas (dueños de las fincas y demás miembros), ha mejorado, existiendo una mayor comunicación entre las partes y un incremento de las actividades de capacitación (Stella y Luis Campos Com.pers. 2008).

También se planteo como una solución el concientizar a la comunidad sobre la importancia del manejo de algunos desechos como es el caso de los productos orgánicos que brindan nutrientes a sus terrenos, tales como las hojas secas y semillas, teniendo en cuenta que la mayoría de la población tiene la tendencia a concentrar en un lugar estos productos para luego quemarlos. De la misma forma se propone sembrar árboles y desarrollar iniciativas locales con los miembros del MINAET con el propósito de reforestar las áreas aledañas a los ríos principalmente y de generar actividades ambientales.

Actividades productivas Para las comunidades del CB-CR, la agricultura y la ganadería fueron señaladas como las dos principales actividades productivas más importantes. La agricultura consiste en cultivos de fríjol y maíz destinado al autoconsumo, también se encuentra arroz, caña, plátanos, hortalizas, aguacate, tomate y frutas. La ganadería es mucho más débil que en el pasado, ya que según se dice por parte de ganaderos, el precio ahora es bajo.

Durante los recorridos en la comunidad se puede observar extensos pastizales no utilizados para la ganadería. El sector del CB-CR no presenta ninguna fuente de turismo directo. Algunos trabajan como guías en el PNPV, específicamente como guías de aves. Las comunidades que rodean el PNBH no presentan mucha migración por falta de empleo y aunque no hay fuentes de empleo viven de la producción agrícola propia.

9

9

DDIISSCCUUSSIIÓÓNN

BIODIVERSIDAD

Vegetación

La mayor abundancia de Anacardium excelsum en la parcela 11 colocada en el bosque de ER puede deberse principalmente a que esta especie es ampliamente dispersada por la fauna y a su cercanía con fuentes de agua, lo cual hace que esta especie además de ser la más abundante en la parcela 11, sea la especie dominante para dicho bosque. Otra de las especies abundantes son Cupania guatemalensis y Guazuma ulmifolia, cuya abundancia es un indicador del grado de alteración que presentan los bosques de las zonas más altas del PND, los cuales han sido muy alterados por el fuego y la acción directa del ser humano.

En la prueba de Kruskal Wallis no se encontraron diferencias significativas en el número de individuos entre las parcelas, sin embargo es importante considerar que cualquier alteración puede causar un incremento temporal en el número de individuos, mismo que se reduciría al paso del tiempo durante el proceso de sucesión. Debido a esto, al poco número de parcelas montadas, al tamaño de las mismas en comparación con el área total del corredor y a la gran cantidad de individuos registrado en cada parcela, los resultados del análisis podrían ser engañosos.

El alto número de especies registrado en el Bosque de JA, puede ser un indicador de una alta resilencia, además que el impacto de los incendios en la zona es muy reducida. Por otro lado la influencia de los fuertes vientos en cierta época del año, pueden estar transportando semillas de otros sitios que contribuyen a mejorar la composición de especies.

En cuanto a la estructura del bosque, se encontraron árboles maduros que son fuente importante de semilla. La mayor presencia de especies en JA (P8) es un buen indicador de que estos bosques se recuperan con éxito, a pesar de haber sufrido de una fuerte alteración en el pasado. Posiblemente si no existe alguna alteración humana significativa en esta zona, esta área de bosque puede llegar a recuperarse muy bien. Los resultados del índice de Brillouin indican una mayor presencia de

diversidad en las parcelas BJP8 y BRJP10 lo cual corrobora lo que se mencionaba anteriormente sobre las condiciones de este bosque y la ventaja de la baja presencia de incendios y la influencia de las fuentes de semilleros cercanos.

La baja riqueza de especies registrada en el sitio ER, es indicadora de que los bosques de la zona se encuentran muy alterados, debido a la intervención humana y el efecto de borde al cual están sujetos los bosques muestreados.

Aves

La península de Nicoya en Costa Rica no presenta una considerable diversidad de aves ni registra especies amenazadas a nivel mundial, pero es relevante porque constituye el límite sur de distribución de ciertas especies. La península presenta especies asociadas al bosque seco principalmente y también hay especies que quedaron aisladas en las montañas de la unidad geológica de la península de Nicoya (Slud 1964). Debido a esto la península resulta importante al representar una unidad geológica de gran relevancia (Castillo 1991) y por mantener una diversidad biológica característica del Pacífico norte de Costa Rica y de las tierras bajas del Pacífico de Centroamérica (Howell y Webb 1995).

A pesar de la importancia de la península de Nicoya, se conocen muy pocos estudios ornitológicos para esta zona (Villarreal 2002, Castro et al. 2001), por lo que todavía existen vacíos de información en la mayor parte de la misma (Villareal 2003). Nuestro trabajo es una contribución para llenar los vacíos de información existentes con respecto a la diversidad aviar dentro del CB-DO.

A pesar que Villareal (2003) determinó que en la zona alta (VM) existió mayor abundancia de aves que en la zona baja (PND), nuestro análisis indicó que las abundancias no son diferentes en estos sectores, ni con respecto a JA y ER. Sin embargo las metodologías empleadas en ambos casos fueron diferentes, lo que no permite hacer una comparación equitativa.

Las pruebas de significancia para las abundancias entre sitios de muestreo no mostraron diferencias significativas, esto podría indicarnos que los bosques de los 4 sitios podrían estar guardando cierta semejanza en cuanto a estructura y composición, que favorecerían tanto a las especies como a sus abundancias. La heterogeneidad espacial ha favorecido probablemente la abundancia de especies como Thryothorus

rufalbus, Chiroxiphia linearis y Crypturellus cinnamomeus en el PND (Villareal 2003), este factor de heterogeneidad podría estar presente en los bosques de los 4 sitios evaluados.

En general, las especies sedentarias (veáse R=residente en Anexo I, Cuadro 12) son más susceptibles a las modificaciones en la estructura de la vegetación, lo que podría provocar a futuro extinciones locales. Cualquier cambio (apertura de caminos, construcción de infraestructura o corte de la vegetación baja) en el bosque afectaría en gran medida a las especies que ahí habitan (Villareal 2003).

La mayor riqueza de especies en el PND con respecto a VM coincide con lo reportado por Villareal (2003), a pesar de las diferencias en las metodologías empleadas. Sin embargo la diferencia en la riqueza entre ambos sitios probablemente se debió a las diferencias altitudinales (840msnm) y a la presencia de fuertes vientos y neblina en VM, lo cual probablemente influyó en la presencia y la probabilidad de detección de las especies y por lo tanto en la riqueza obtenida.

Con respecto a la riqueza de especies en JA y ER, el PND no distó considerablemente, esto podría deberse a que estos sitios se encuentran a alturas sobre el nivel del mar bastante similares. Recomendamos realizar un análisis de similitud entre la composición aviar de los cuatro sitios, pero con un incremento en el tamaño de la muestra y esfuerzo de muestreo, para proyectarse a una posible similitud en cuanto a carácterísticas del hábitat.

Villareal (2003), indicó también que esperaba que el número de especies de aves sea mayor en el PND, ya que debido a factores de muestreo (esfuerzo, época del año, horarios del muestreo) no se pudieron detectar más especies. Estos factores también estuvieron presentes en el desarrollo de nuestra evaluación, lo que pudo llevar a no tener una diferencia considerable entre las riquezas de especie observadas y las obtenidas con las curvas de rarefacción. Sin embargo, las curvas de especies acumuladas muestran no haber alcanzado su asíntota y al parecer, están aún lejos de ello. Esto significa que si se incremeneta el esfuerzo de muestreo y el tamaño de la muestra, podríamos determinar la riqueza esperada o incluso alcanzarla.

Las curvas de rarefacción permiten hacer comparaciones de números de especies entre comunidades cuando el tamaño de las muestras no es igual (Moreno 2001) pero, se recomienda usar muestras grandes y ampliamente dispersas a través de la

comunidad (Baev y Penev, 1995). Recomendamos entonces, incrementar el esfuerzo de muestreo en los 4 sitios, de esta manera se podrá obtener una riqueza observada y esperada más precisa que permita analizar objetivamente la importancia y viabilidad del CBCh en el sector CB-DO.

Villareal (2003), usando el índice de diversidad de Shannon - Wiener, determinó que la diversidad en la zona baja y alta, fueron similares. Sin embargo, usando el índice de diversidad de Brillouin, nosotros determinamos que la diversidad en el PND es mayor que en VM. Incluso la diversidad de JA y ER fueron mayores que en VM. Esta diferencia en la diversidad probablemente se debió a los mismos factores que afectaron la riqueza de especies. Recomendamos realizar un monitoreo de esta diversidad a lo largo del corredor para verificar cambios en el tiempo. Así mismo, podría realizarse comparaciones usando el índice de equidad de Brillouin (o cualquier otro) para poder determinar que tan distantes estamos de la diversidad máxima.

El corredor se encuentra en buena calidad porque permite, todavía, la presencia de especies migratorias, especies que prefieren el interior del bosque, cobertura de bosque, sin importar que estas mismas especies también pudieran preferir los bordes del bosque o que en algunos casos no necesiten bosque. La dependencia de bosque casi sólido o de al menos parches de bosque, nos indican también que el corredor todavía se encuentra en buen estado.

El hecho que T. elegans no haya sido seleccionado como especie indicadora por el método de Dufrené y Legendré (1997), se debe a que este método necesita una cantidad de registros importantes (mayor tamaño de muestra), para poder determinar si una especie es indicadora o no de un sitio. Probablemente el tamaño de muestra y la falta de réplicas no permitieron al programa determinar con certeza alguna especie indicadora para el corredor. Consideramos importante, replicar el estudio, tomando en cuenta el incremento de la muestra y del esfuerzo de muestreo.

Podemos inferir con base a los 4 sitios de muestreo evaluados, que el corredor biológico presenta una riqueza considerable y podría estar siendo usado por algunas especies de aves (véase aquellas especies que se encuentran en las 4 localidades), lo que estaría indicando que si existe viabilidad biológica. Sin embargo un estudio que involucre diferentes épocas del año, con un esfuerzo de muestreo mayor, considerando el marcaje de especies de aves indicadoras o tal vez marcando algunas

de las especies que se encuentran en los cuatro sitios, permitiría arribar a conclusiones definitivas sobre su viabilidad funcional.

En realidad, no hay una respuesta general a la pregunta de si el corredor provee conectividad a las aves, para ello se necesita un análisis integral de paisaje, que considere los requerimientos de uso del espacio de las distintas especies. Por otro lado, esta interrogante solo tiene sentido en términos de una especie y paisaje en particular. No obstante, la evidencia de estudios bien diseñados, generalmente apoya la utilidad de los corredores como una herramienta de conservación (Beier y Noss 1998). Muchos estudios han usado a las aves como especies focales en corredores que fueron relativamente pequeños, comparados con la habilidad de desplazamiento de estas aves, por esta razón, es recomendable prestar atención a especies con movilidad limitada y bajas densidades poblacionales (Beier y Noss 1998).

Desde la perspectiva ornitológica, el corredor se presenta como funcionalmente viable y con buena calidad. Sin embargo, las actividades humanas que se realizan en torno al corredor (agricultura, ganadería, quemas, urbanización), si se incrementan, estarían disminuyendo esta viabilidad funcional. Es necesario asegurar la permanencia de los espacios que todavía presentan bosque, para permitir la continuidad espacial y temporal de las especies, ya sean estas residentes o migratorias.

Mamíferos

La riqueza de especies registradas para el CBCh sector CB-DO fue de 25 especies de murciélagos y 11 especies de mamíferos terrestres. Esto representa el 41% y 20% respectivamente, de las especies reportadas para dicho corredor previamente (Maldonado 1995). Sin embargo esta riqueza con un mayor esfuerzo de muestreo podría incrementarse.

Es importante mencionar que el bajo número de mamíferos terrestres reportados para el corredor, se debe a que no realizamos un muestreo sistematizado para este grupo, sin embargo se registraron especies como el armadillo y el venado, las cuales son de importancia socioeconómica por ser utilizadas como fuentes de alimento a lo largo de su distribución (Ojasti 2002) y en el caso del venado altamente cazado en la zona (Rodríguez et al. 2008).

Al comparar la riqueza y los índices de diversidad de murciélagos registrados en el corredor, encontramos que la mayor diversidad y riqueza se registró fuera del Parque, lo cual es contradictorio a lo esperado. Esto puede deberse a que el Parque es un área en regeneración sujeta a una fuerte presión antropogénica y además que durante estos días se tuvieron noches muy claras (Weller y Lee 2007, Lang et al. 2006). Por otro lado las pruebas de randomización del índice de diversidad de Brillouin, muestran que solo JA es el sitio que tiene una diversidad diferente con respecto al PND y a los otros sitios. La razón por la cual JA registro una mayor diversidad probablemente se debe al mayor esfuerzo empleado en este sitio y a que es zona de poca influencia antropogénica, sin embargo para esta última inferencia se carecen de datos que la respalden.

La abundancia y diversidad de especies registradas, muestran que el ensamblaje de murciélagos está fuertemente dominado por algunas especies como Artibeus jamaicensis, Desmodus rotundus, Noctilio leporinus, Carollia brevicauda, Carollia perpicillata y Sturnira lillium, las cuales son indicadoras de perturbación (Medellín et al. 2000) que tienen la capacidad de volar rápido y que han sido reportadas forrajeando sobre el dosel y en hábitos abiertos (Brosset et al. 1996). Estos Resultados son similares a los reportados en ambientes fragmentados por Estrada et al. (1993), Moreno y Halfter (2000) y Montiel y Estrada (2006), este último comenta que el efecto más significativo de la fragmentación para los murciélagos es la distancia entre los parches.

Con respecto a las especies indicadoras reportadas por la literatura y que fueron capturadas dentro del corredor, solo el Vampiro espectrum es catalogadas como una

especie con algún grado de amenaza y con restricción a hábitats poco alterado y de gran extensión (LaVal y Rodriguez 2002, Emmons 1997). La captura de estas especies contrasta con la ausencia de este murciélago en fuera de ambientes perturbados (Schulze et al. 2000). Por otro lado la rareza de este murciélago y la presencia del Chrotopterus auritus capturado por Pineda 2003 dentro de Diria, sugiere

que estas especies pueden persistir en algunas partes de corredor, resaltando de esta manera la importancia de dicho corredor para la conservación de las mismas, que debido a su rareza son altamente sensibles a la fragmentación (Estrada y Coates- Estrada 2002).

Aunque la mayoría de las especies registradas a lo largo del corredor, son generalistas destaca el importante número de especies frugívoras, las cuales son importantes para

el corredor el rol que desempeñan en la regeneración de los bosques a través de la dispersión de semillas (López y Vaughan 2004, Schulze et al. 2000). Este rol ecológico resulta indispensable para mantener la conexión entre las áreas protegidas, al contribuir con la ampliación del rango de dispersión de semillas y al incremento en la población de plantas (Fleming 1986). En este sentido de acuerdo a las especies registradas la dispersión de semillas está a cargo de los géneros Artibeus como dispersores de semillas grandes y los géneros Carollia, Platyrrihnus, Dermanuda, Uroderma y Chiroderma como dispersores de semillas pequeñas (Emmons 1997).

Anfibios y reptiles

La pérdida de ecosistemas y de biodiversidad es una de las mayores preocupaciones a nivel internacional en nuestros días, se estima que la tasa de extinción de especies es el mayor al visto en los últimos 100.000 años (Blaustein y Kiesecker 2002, Savage 2002). Zonas húmedas, secas, tropicales y de transición han sido todas mencionadas como zonas prioritarias de conservación por científicos e investigadores (Brooks et al

2006). Este es el caso de CBCh sector CB-DO.

Si bien en este estudio fueron registradas un total de 19 especies de las cuales 6 fueron de anfibios y 13 de reptiles es probable que el número de especies sea mayor en todos los sitios en los cuales se realizaron los muestreos. Esto debido principalmente a la conducta elusiva que presentan ambos grupos y al poco tiempo de muestreo. Ejemplo de ello son los estudios realizados en una evaluación ecológica rápida por Villarreal et al (2003) quienes reportan un total de 20 especies de anfibios y reptiles, de los cuales 6 especies corresponden a ranas, 10 a lagartijas y 4 especies a serpientes (Anexos I, Cuadro 16).

La cero diversidad registrada en VM, en primera instancia es alarmante y a diferencia de los comentarios de los pobladores del sitio, quienes comentan una abundante diversidad, los resultados de los muestreos son contradictorios. Sin embargo un factor importante que influyo en los resultados son las condiciones ambientales que no fueron apropiadas durante los muestreos. Durante los cuales existió una temperatura promedio de 18°C, la presencia de vientos alisios y lluvias intermitentes, lo cual pudo ser una razón por la cual se tuvo una diversidad cero en el sitio, considerando que estas especies son ectotérmicas. Por esta razón estos datos deben ser interpretados con cautela y es recomendable realizar un nuevo muestreo con mejores condiciones

ambientales antes de tomar cualquier decisión que ponga en riesgo la conservación del sitio.

En el caso de anfibios y reptiles hablar de conectividad entre paisajes se torna difícil debido a la poco movilidad que tienen estos grupos. No son pocas las especies territoriales que cumplen prácticamente todo su ciclo de vida en terrenos muy reducidos sin la necesidad de desplazarse a colonizar nuevas áreas (Savage 2002). Por ello, la desaparición de una especie de un sitio que se encuentre relativamente aislado tomara probablemente un largo periodo en comenzar a recuperarse. Este es probablemente, aunque no se puede asegurar, el caso de Vista al Mar en donde los esfuerzos por registrar especies de anfibios y reptiles fueron infructuosos o de Jazminal que presento también un bajo numero de especies para ambos grupos.

Respecto a los requerimientos de hábitat, la mayor parte de las especies podrían ser clasificadas como generalistas dado que no poseen requerimientos específicos de hábitat. La mayoría de las especies tienen la capacidad de vivir en un amplio rango de distribución, ocupando hábitats perturbados con presencia de antropogénica hasta ambientes secundarios y primarios (Savage 2002).

Es importante señalar que ninguna de las especies registradas se encuentra con categoría de conservación de acuerdo al INBIO (2008), con excepción de Dendropsophus microcephala, la cual es una especie considerada bajo amenaza de extinción, protegida y regulada por la Ley de Conservación de la Vida Silvestre de Costa Rica. En el caso del resto de especies encontradas, el estado de conservación responde a la alta abundancia y capacidad para adaptarse a las presiones antropogénicas que poseen, tal es el caso de Chaunus marinus, Ctenosaura similis, Iguana iguana y Gonatodes albogularis entre otros.

Finalmente se debe mencionar que si bien se realizaron pruebas de significancia estadística para corroborar la similitud o disimilitud de los índices de diversidad, los resultados se deben manejar con cautela, ya que en muchos de los sitios muestreados la abundancia para la mayor parte de las especies fue de cero y por otro lado se encontró un bajo nú mero de especies por lo cual los resultados pudieran ser poco representativos de los valores reales para los sitios en los cuales se realizo este estudio.

CONECTIVIDAD

Desde el desarrollo de la agricultura y la ganadería extensiva la cobertura forestal ha sido modificada, provocando la sustitución de áreas de vegetación nativa por cultivos de diverso tipo. Desde el punto de vista biológico la pérdida de hábitat tiene efectos negativos sobre las poblaciones silvestres y por tanto sobre la diversidad de un sitio, principalmente como consecuencia del aislamiento provocado por la misma entre otros factores (Farhig 2003). Por lo tanto el grado de conectividad de un paisaje puede controlar o evitar la extinción de las poblaciones (Ochoa 2008).

En el caso particular del CBCh a pesar de que el paisaje tanto en el CB-DO como en el CB-CR se encuentra fragmentado por distintas actividades económicas como ganadería, agricultura y plantaciones frutales o forestales (Anexos II, Fig. 19 y 20), la cobertura forestal aún es la clase de uso dominante. La cantidad de cobertura forestal remanente aún es considerable en ambos paisajes en comparación a la cobertura forestal reportada para Costa Rica para el año 1991 (29% de cobertura forestal total para el país) por Sánchez-Azofeifa (2001). Lo que podría esperarse que este favoreciendo tanto la permanencia de una alta diversidad de especies nativas del área como la conectividad existente en el paisaje para los mismos. Es importante mencionar que la cobertura forestal observada responde en realidad a bosque secundario en alto estado de regeneración, en el que se han llevado a cabo actividades extractivas y en algunos casos deforestación en los últimos 30 años. Sin embargo, la conversión de tierras agrícolas y ganaderas a áreas en regeneración, ocurrida en la región como consecuencia de la disminución de la actividad ganadera en el área, ha contribuido a mejorar el estado de conservación y la conectividad del paisaje.

En relación a la composición estructural de ambos paisajes (CB-DO y CB-CR) podríamos concluir que el CB-CR presenta un mayor grado de pérdida y fragmentación del hábitat (aunque probablemente la diferencia no sea significativa), al presentar este paisaje menor cobertura forestal representada por más fragmentos de menor tamaño, lo que concuerda con la definición aportada por Farhig (2003). Considerando el efecto negativo que tiene la pérdida y fragmentación del hábitat para la conservación de la biodiversidad de aves (Villard et al. 1999), mamíferos (Montero y Sáenz 2008, Montiel et al. 2008, Palacios y Mandujano 2008) anfibios y reptiles (Debinski y Holt 2000) podríamos pensar que la riqueza y abundancia de especies presente en el CB-CR sea menor a la encontrada en el CB-DO.

En el caso del MPI, esta es una métrica que mide el grado de aislamiento entre parches del mismo tipo (Turner et al. 2001), mostrando por lo tanto que existe un

mayor grado de conectividad en el paisaje presente en el CB-DO en comparación al CB-CR (Cuadro 9). Lo que se confirma, al evaluar los datos reportados por el IJI, en donde podemos observar que el CB-DO se encuentra menos interdisperso en comparación al CB-CR, lo que implica mayor conectividad a nivel de paisaje entre parches de la misma clase (en este caso cobertura forestal).

Por otro lado, el paisaje del CB-DO presenta menor diversidad de parches en comparación al CB-CR al encontrarse un mayor Índice de Diversidad de Shannon en este último (Cuadro 9). Esto puede ser consecuencia una vez más del alto porcentaje de paisaje cubierto por la clase de cobertura forestal en el caso del CB-DO haciéndolo por lo tanto menos heterogéneo. Según Estrada (2008) tanto la riqueza de especies encontradas en los agroecosistemas como los movimientos de fauna a través del paisaje sugieren la posibilidad de que la heterogeneidad sea un rasgo primordial que favorece la conectividad biótica, meta primordial de los corredores mencionados. Lo que hace pensar en la importancia de mantener áreas heterogéneas cubiertas por usos de la tierra que favorecen la conectividad biótica (ej. potreros arbolados, cafetales, plantaciones forestales y frutales), en las áreas que presentan poca conectividad a nivel de cobertura forestal, como sucede en ciertas áreas del CB-CR.

En relación a la efectividad que muestran ambos sectores del CBCh para brindar conectividad física y estructural a los distintos grupos taxonómicos evaluados a través del uso de especies indicadoras, podríamos decir que el grupo que presenta mayores problemas de conectividad probablemente sean los anfibios y reptiles. Seguido por las especies de poca dispersión y restringidas a bosque en buen estado de conservación

como es el caso del C. rubra y de A. rufivirgatus, especie que presenta

además de la distribución restringida a áreas de elevaciones entre los 800 y los 900 msnm. En todos los casos mencionados anteriormente el índice de conectividad (métrica que mide la conectividad física para una clase focal, en este caso del hábitat potencial para la especie) presentó el valor más bajo de 3,27 (Cuadro 10). Esta métrica se acerca a cero cuando la clase focal se encuentra conformada únicamente por un parche de bosque o cuando ninguno de los parches de la clase focal se encuentra conectada, por lo que podríamos concluir que la conectividad existente para estas especies en los paisajes evaluados es mínima (Schumaker 1996).

la limitante

En el caso particular de los anfibios y reptiles que habitan en el sector del CB-CR no fue posible evaluar el grado de conectividad a través del análisis de especies indicadoras dada la falta de información existente sobre la diversidad presente en el área. Sin embargo, al observar las características del paisaje presente en el CB-CR podría pensarse que el estado de conectividad para los anfibios y reptiles del área sea aún mas bajo que el encontrado en el CB-DO.

Es importante mencionar que dado que las especies utilizadas como indicadoras para el presente estudio tienen altos requerimientos de hábitat en comparación al resto de especies de aves encontradas en el área de estudio (Stiles 2003), es fácil pensar que la conectividad física existente en el área para este grupo sea mayor. Esto puede observarse en el caso de T. elegans, especie que a pesar de ser considerada como una ave que utiliza cobertura forestal nativa tanto de interior como de borde (Stiles 2003), presenta un mayor índice de conectividad que A. rufivirgatus, dada su amplia distribución a través del gradiente altitudinal.

En el caso particular de los mamíferos tanto terrestres como voladores podríamos concluir que este es el grupo que presenta mejores niveles de conectividad en el paisaje, lo que esta dado tanto por los niveles poco restrictivos de uso de hábitat de los mismos como por la facilidad de locomoción a través del paisaje (Carrillo et al. 1999, LaVal 2002). En el caso particular de L. wiedii a pesar de que el tamaño medio de los parches de hábitat potencial para la especie presentes en el paisaje del CB-CR es relativamente pequeño (Cuadro 10), existe un alto número de parches que podrían estar funcionando como trampolines de conexión (steping stones) para este individuo.

En conclusión podríamos decir que el grado de conservación de ambos corredores es relativamente bueno, principalmente para el caso del CB-DO. Sin embargo, dado que el objetivo de ambos corredores es contribuir a la conservación de la mayor cantidad de biodiversidad posible, es necesario iniciar estrategias de conservación en el área que permitan conservar y mantener la diversidad de especies especialistas y estrictas como algunas especies de anfibios, reptiles y aves.

Propuesta de delimitación del Corredor Biológico Cerros del Rosario

Dentro de la propuesta de CB-CR hay un total de siete usos de cobertura, predominando el bosque (73,69%) seguido por los pastos y pastos con árboles, en

menor proporción los charrales y tacotales, plantación forestal, frutales y solo dos parches de cultivos variados.

Entre los usos de cobertura inmersos en la propuesta del CB-CR que busca conectar el PNBH con los humedales de Mata Redonda y Corral de Piedra, el uso que podría estar causando una mayor limitante son los pastos los cuales son empleados en la actividad económica más grande en la zona “la ganadería” (Fig. 17). Sin embargo, estas son áreas relativamente grandes e imprescindibles para que pueda haber esa conectividad entre las Áreas Protegidas mencionadas anteriormente. Según por las experiencias vividas en la gira de campo los propietarios de estas tierras estarían dispuestos a negociar algún acuerdo para ayudar a conservar la biodiversidad de la zona siempre y cuando las entidades del gobierno (MINAET, MAG y Municipalidades) mantengan una estrecha relación y los ayuden a mejorar sus condiciones.

Sin embargo, la relación de las organizaciones gubernamentales y los pobladores del corredor según lo reportan los mismos, no ha sido apropiada incluso ausente. Lo que ha llevado a que algunos propietarios se vean en la necesidad de vender parte de sus terrenos para poder solventar los gastos de producción. Es por esto que sería recomendable buscar una interacción conjunta con el MINAET y los propietarios de estos terrenos. Consideramos que en algunos casos será necesario comprar terrenos aprovechando los precios de venta moderados que aún existen en la zona en comparación con otras zonas de Guanacaste. Otra alternativa de conservación consideramos es la de crear proyectos silvopastoriles en los que se promueva el uso de cercas vivas o potreros arbolados dado que esta alternativa a mostrado ser efectiva no solo para conservar la biodiversidad de los agropaisajes sino también para brindar conectividad a lo largo de los mismos (Chacón y Harvey 2008, Harvey et al. 2008). Por último otra alternativa es la de insertar porciones de las fincas que se encuentran dentro de la delimitación del Corredor propuesto dentro del régimen de Pago de Servicios Ambientales (PSA), fomentando así la regeneración de ciertas áreas de las mismas de tal manera que las especies de fauna lo puedan desplazarse por las mismas con mayor seguridad.

Propuesta de delimitación del Corredor Biológico Diriá-Ostional

El CB-DO es mucho mas amplio que el CB-CR por lo que incluye mas usos de cobertura, con un total de 14 categorías (Fig. 18), predominando el bosque con (78,99%) seguido por charrales y tacotales, pastos, pastos con árboles, entre otros.

Este corredor tiene la particularidad que cuenta con un gradiente altitudinal lo que puede funcionar como un corredor para especies migratorias altitudinales además de para especies con requerimientos especiales durante la época seca.

En este caso la principal limitante que vemos es el número elevado de parches de uso no forestal presentes en este sector, quizás en manos de muchos dueños lo que podría dificultar la negociación para proyectos futuros. Por otro lado, la cercanía que tiene con la costa provoca por un lado precios elevados en los terrenos además de un alto número de lotes vendidos para la construcción de hoteles o casas de playa. Esto puede ser positivo para la conservación de la cobertura forestal dentro de corredor si el desarrollo inmobiliario es de poco impacto pero podría llegar a ser una fuerte amenaza para el mismo.

Por las características que presenta el corredor lo que consideramos más apto para mejorar o mantener la conectividad entre las dos Áreas Protegidas (PND y RNVSO), es incorporar los terrenos bajo la modalidad del sistema de Pago de Servicios Ambientales (PSA). Así mismo, fomentar un estricto plan regulador y la correcta aplicación del mismo al momento de otorgar los permisos de construcción, ya que si esto no se controla, a mediano plazo podría generar grandes problemas para la conectividad del CB-DO.

Es por lo comentado anteriormente que finalizamos diciendo que consideramos que las entidades gubernamentales deben trabajar conjuntamente no únicamente entre ellas sino con los diferentes sectores sociales y la sociedad civil en general. Ya que a menos que la planificación del accionar dentro de los corredores sea en conjunto la conservación a largo plazo de las áreas de conectividad y por tanto de la diversidad presente en la zona no será posible. Consideramos que un punto de gran importancia para lograr la conservación y mejoramiento de la conectividad presente en ambos corredores es la elaboración de planes de acción para los mismos, en los cuales estén involucrados y comprometidos los distintos actores involucrados desde el inicio del proceso.

ASPECTOS SOCIOECONOMICOS

Identificación de problemáticas actuales y generación del modelo conceptual

El siguiente análisis se basa en los problemas identificados por las personas entrevistadas a partir de los cuales elaboramos un modelo conceptual, con el cual se busca relacionar dichos problemas y su efecto sobre la viabilidad de los corredores (Anexo III, Fig. 28).

El escenario deseado bajo el cual se desarrolla la problemática de las comunidades de los Corredores Biológicos CB-CR y CB-DO, es su gestión Integrada como parte del CBCh. Por otro lado los 2 aspectos en los cuales se agrupan las amenazas sociales y biológicas, corresponden a la deficiente viabilidad social de los corredores y la degradación de los ambientes naturales.

Las 2 raíces que dan origen a estos problemas son por un lado la desvinculación entre instituciones ambientales (SINAC, MINAET) y municipalidades. Esta desvinculación se hace evidente en la deficiencia de planificación, al carecerse de un plan de desarrollo urbano establecido y funcionando, que regule la compra de tierras por parte de extranjeros y defina las pautas normativas desde el punto de vista político, social y espacial para la construcción de hoteles o mega proyectos turísticos. La compra de tierra por parte de los extranjeros y la inversión que hacen en estas para la construcción de proyectos, genera una inflación en su valor y un incremento en los impuestos debido a la construcción de carreteras y vías que facilitan el acceso a estos predios.

Por su parte, la deficiente planificación del desarrollo urbano ha hecho que se construyan carreteras en sitios que antes y aún hoy, siguen siendo paso de fauna silvestre. Unido a esto, la mala señalización de estas carreteras y la alta velocidad de los autos que por ellas circulan, provocan la muerte de los animales.

Asociado a la deficiente gestión del MINAET, se presenta una falta de recursos para el pago de funcionarios, el cual ocasiona un déficit en la contratación de personal, lo que impide que las acciones de control y protección en las áreas de conservación sean deficientes. Esto propicia que actividades como la cacería deportiva y de subsistencia se practiquen sin control.

Otra presión identificada son las prácticas agrícolas tradicionales no sostenibles, las cuales consisten en provocar incendios, quemas y tala, ocasionando la deforestación

de áreas que posteriormente son utilizadas para el cultivo de maíz y fríjol y en menor

proporción para la ganadería. Adicionalmente, estas actividades productivas conllevan

a la contaminación de las aguas superficiales y subterráneas por el uso de agroquímicos para el control de plagas.

La deficiente gestión del MINAET conduce a que la comunidad esté informada

parcialmente acerca de las funciones que cumple y que exista una distorsión de la información que se maneja sobre ésta dentro de las comunidades. Un ejemplo de ello

es la percepción de los pobladores respecto a la ineficiencia de los funcionarios, que

provoca un debilitamiento en los puentes de comunicación entre miembros de la comunidad y miembros de la institución. De la misma manera, la deficiente gestión de

la institución dentro de las comunidades ocasiona el desconocimiento sobre el

concepto, existencia e importancia de los Corredores Biológicos por parte de las

comunidades ubicadas dentro de ellos.

Una de las principales amenazas detectadas dentro de las comunidades, son las escasas fuentes de empleo y con ello, los bajos ingresos económicos para los pobladores. Esto los obliga a trabajar como jornaleros en sitio alejados de su domicilio o migrar a las ciudades, generando una pérdida de la cultura local por el abandono de estás áreas por parte de los pobladores nativos. Por otro lado los bajos ingresos económicos de las familias, provocan que los hijos en lugar de ir a la escuela tengan que trabajar para ayudar en la economía familiar, lo cual ha traído como consecuencia

un bajo nivel educativo en las comunidades. Esto impide que la gente alcance un nivel

de educación superior que le permita prepararse para obtener un mejor empleo que repercuta en una mejor calidad de vida, tanto a nivel de individuo como a nivel de comunidad.

Las amenazas indirectas como los conflictos y la inadecuada comunicación, generan una deficiente organización. Los problemas anteriormente mencionados (abandono de los pueblos, bajo nivel educativo, pocas fuentes de empleo y la deficiente organización comunal) contribuyen al poco desarrollo de las comunidades. La deficiente organización comunal combinada con la deficiente comunicación entre comunidad e institución y el desconocimiento sobre los corredores biológicos por parte de los pobladores de las comunidades que los integran, juegan un papel importante en el logro de la viabilidad de l Corredor Biológico de interés.

Mirada en perspectiva de las problemáticas identificadas

Basándonos en el análisis de la información obtenida a través de los cuestionarios y entrevistas aplicadas a los funcionarios de las instituciones gubernamentales, organizaciones locales y pobladores de las comunidades aledañas a las áreas protegidas, encontramos que la percepción general respecto a los corredores biológicos CB-CR Y CB-DO es inexistente. La percepción de los pobladores pertenecientes a las comunidades aledañas al PNBH, PND y RNVSO con relación a los corredores biológicos es deficiente, debido a la falta de conocimientos asociados a aspectos ambientales. Dicha ausencia de conocimiento no permite a la gente que habita en ellos realizar actividades que promuevan la conservación de los recursos naturales disponibles. Esto probablemente porque no perciben la necesidad a causa de la falta de capacitaciones y programas de educación por parte del SINAC Y MINAET quienes están encargados del control y protección de estos recursos.

Un aspecto destacable y general a las comunidades es la percepción respecto a la disminución de la biodiversidad en el área. Muchos de los entrevistados concordaron en que las especies de flora y fauna presentes en sus poblados y demás zonas que conforman los corredores de interés han disminuido drásticamente en las últimas décadas. Asocian la tala, los incendios y la quema de los bosques que habían en la zona (para el desarrollo de actividades productivas como la ganadería), seguido de la agricultura (especialmente de café, maíz, arroz, entre otros), como los principales factores causales del descenso y desaparición de poblaciones silvestres. Dentro de las cuales destacan especies animales como venados, chanchos de monte, tepezcuintle, mientras que en el ámbito de las especies vegetales reconocen el cedro, guanacaste, pochote y cenicero. De hecho, uno de los entrevistados recuerda como, “después de los incendios de los bosques, aparecía una densa nuble de humo, trozos de árboles y restos de animales quemados” (Cabalceta Com.pers 2008).

La reducción en los precios de la carne dada por el incremento de la oferta de este producto en el mercado, ha hecho que muchos de los terrenos antes dedicados a la ganadería se encuentren en estado de regeneración y destinados para el Pago de Servicios Ambientales. Sin embargo, esto a su vez ha ocasionado una disminución en los ingresos de las familias de los ganaderos.

Consideramos importante destacar que la tala, incendios y quema provocados en los años anteriores, generaron una conciencia ambiental en los pobladores mayores, aún cuando éstos no han participado en programas de educación ambiental. De hecho,

reconocen estas acciones como las principales razones que ocasionaron la deforestación y la reducción de las poblaciones animales en la zona, es por esto que perciben la importancia de desarrollar acciones para revertir este efecto. Una muestra de ello son las actividades desarrolladas por la señora Rosa Rodríguez miembro de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) quien ha desarrollado en conjunto con otras instituciones nacionales y locales, programas de educación ambiental y capacitaciones enfocadas a la reforestación de áreas pertenecientes al CB-DO en especial al área del distrito de Santa Cruz (Rodriguez Com. Pers. 2008).

Asociado a la disminución de los recursos naturales en busca de terrenos para la agricultura y la ganadería, también se reconocieron prácticas tradicionales como la cacería para consumo y la cacería deportiva. De hecho, estas actividades son permitidas legalmente, bajo el cumplimiento de ciertas condiciones (permiso de cacería) que incluyen la asignación de ciertos días para su ejecución (por ejemplo, en la zona aledaña al PND, se permite la cacería los días sábados). Sin embargo, algunos encuestados y entrevistados declaran que también se lleva a cabo la cacería ilegal, especialmente cacería deportiva, tanto en fincas privadas (como lo expresan

algunos propietarios) como en áreas protegidas (como lo reconocen algunos guardaparques). Respecto a esta actividad, tanto pobladores como los miembros del MINAET, reconocen que la falta de personal suficiente en las áreas protegidas impide realizar el control y protección adecuado de los recursos naturales existentes. Lo que

a

su vez se percibe como una imagen de ineficiencia por parte de los funcionarios de

la

institución.

De la misma manera encontramos que la comunidad percibe a los recursos naturales como aquellos recursos útiles para el hombre. Ellos no consideran el bosque como un recurso a proteger, mientras que los pastizales, charrales y demás áreas perturbadas representan un interés mucho más amplio. Otras personas en cambio, otorgan un sentido estético a los recursos naturales. En este caso, el disfrute y la tranquilad que da la montaña, se percibe como el beneficio que ofrece dicho recurso.

Una concientización por parte de miembros de instituciones y municipalidades, podría evitar el parcelamiento de los terrenos y permitir su conservación. En efecto, la demanda de terrenos por parte de extranjeros, y los bajos ingresos que perciben los pobladores rurales a través de las actividades productivas actuales, hacen que ellos estén dispuestos a vender sus tierras, las cuales se destinan para la construcción de hoteles y demás estructuras con propósitos turísticos. Desafortunadamente y ante la

ausencia de incentivos para la conservación y la urgencia de suplir sus necesidades económicas, los pobladores encuentran más fácil vender sus terrenos que llevar a cabo otro tipo de actividades. Esto es debido a que no se les ha mostrado otras alternativas de producción que representen un ingreso económico adicional.

Lo anterior ha ocasionado que muchos de los pobladores que venden sus terrenos, pasen de ser propietarios a ser empleados en cargos inferiores dentro de los hoteles y demás complejos turísticos, debido a que no cuentan con un nivel educativo alto. De la misma forma, la generación de fuentes de empleo por parte de inversionistas extranjeros, especialmente en las áreas costeras, ha hecho que muchos pobladores migren hacia las zonas turísticas como en el caso de la zona de Diriá y Ostional, ocasionando de esta forma el vaciamiento y poco desarrollo de las comunidades.

En el caso particular de Ostional, los entrevistados identificaron a la extracción de huevos de tortuga como la principal actividad económica y a la cual le sigue en menor proporción la creciente industria del turismo, con la generación de hoteles y actividades asociadas. De hecho, el “progreso” que se adelanta en la zona, asociado en parte con la arribada y anidación de tortugas (especialmente tortugas lora) a las playas de Ostional, ha llevado a que en los últimos años turistas extranjeros compren terrenos para la construcción de casas de veraneo y hoteles. Este proceso a alarmado a las comunidades aledañas al RNVSO, especialmente la comunidad de Ostional, porque perciben este comportamiento como una amenaza para el desarrollo de sus actividades. Esto se debe a que consideran que los inversionistas solo están interesados en promover sus proyectos turísticos con el fin de generar ingresos, mientras que la comunidad dejaría de percibir los ingresos asociados al alojamiento y guiado de turistas (Rojas com. pers 2008, Morera com. pers. 2008).

Por otra parte, se nota una ausencia de coordinación entre las decisiones de instituciones ambientales y municipalidades. Por ejemplo, los entrevistados cuentan que el MINAET no otorga permisos para la tala de árboles, sin embargo la municipalidad autoriza la tala dando permiso a los interesados. Dentro de las actividades que ejercen tanto MINAET como la municipalidad no se identifican acciones a nivel individual o conjunta, que promuevan el conocimiento de los corredores biológicos CB -D y CB -CR.

Por último una debilidad identificada a través del cuestionario, es que no podemos, a partir de la información generada, determinar cuál es el nivel educativo de la población

entrevistada. Lo que no nos permite dar una mayor precisión respecto a las razones que sustentan el tema del tipo de empleo que los pobladores desarrollan.

DISCUSIÓN GENERAL

En general podría decirse decirse que el CB-CR y el CB-DO, ambos sectores del CBCh, presentan un alto grado de conservación principalmente si consideramos la condición de ser tierras dedicadas a actividades económicas diversas, de propiedad privada sin ningún grado de protección por parte de entidades gubernamentales o privadas. Esto probablemente sea consecuencia de la caída de los precios del ganado en general en el país, lo que llevó a diversos ganaderos a dedicarse a otras actividades productivas o incluso a vender sus tierras a extranjeros interesados en desarrollar actividades afines a la conservación.

En el caso particular del CB-DO es importante hacer hincapié en la alta diversidad encontrada en las áreas fuera de las áreas protegidas, presentando en algunos casos incluso mayor diversidad que las mismas. Un punto importante que ha sido mencionado en muchas ocasiones es la remanencia de especies generalistas de poca importancia para la conservación en los agropaisajes alterados por las actividades antropogénicas. Sin embargo, en el caso particular del CB-DO un punto a destacar es la presencia de especies especialistas y de importancia para la conservación de la biodiversidad de Costa Rica, como es el caso de las especies de aves y de murciélagos mencionadas anteriormente. Esto permite identificar la importancia del corredor no solo como una fuente de diversidad sino además como un medio eficiente para brindar conectividad e incluso hábitat para muchas especies. Dado que la fragmentación de la cobertura original ocasiona que muchas especies se vean afectadas por la pérdida de conectividad, el efecto de borde y la disminución de recursos (Harvey et al. 2006, Hermes 2007, Farhig 2006, Debinsky y Holt 2000), el

ensamble de la comunidad de especies o grupo de estas puede ser un indicador de las condiciones del hábitat (Hermes 2007).

De los distintos sitios de muestreo evaluados en el presente estudio, en general VM fue el sitio menos diverso para todos los grupos taxonómicos evaluados, lo que pudo ser consecuencia de factores como las condiciones climáticas presentes durante el muestreo o la alteración existente en el sitio. Por el contrario el sitio que reportó en general una alta diversidad fue JA, lo que puede ser consecuencia como se mencionó

anteriormente de la poca perturbación antropogénica del sitio. Esto permite identificar

la importancia de hincar medidas de conservación en ambos puntos, para permitir la

regeneración y conservación de VM y para asegurar la conservación de la diversidad presente en JA.

En general podríamos decir que la viabilidad de los corredores desde el punto de vista social muestra el gran obstáculo de la falta de vinculación entre las instituciones encargadas de la gestión de los mismos y las comunidades involucradas. Según Harvey et al. (2008) la cobertura forestal de las fincas ganaderas es dinámica y cambia con el tiempo, lo que responde por un lado a los cambios en el mercado y a las decisiones que los propietarios deben tomar sobre el uso de las tierras como

consecuencia de los mismos. Por lo tanto cualquier esfuerzo que se desee hacer por conservar la biodiversidad dentro de los agropaisajes y en este caso la conectividad de los mismos deben de reconocer que éstos son creados, moldeados y manejados por

lo productores y por lo tanto deben de ser tomados en cuenta. Lo que implica por

tanto la necesidad de trabajar en conjunto con los productores en la búsqueda de estrategias de conservación que sean compatibles con las actividades económicas actuales o que les compensen por las eventuales pérdidas en que incurran por la conservación de las áreas de conectividad. Mientras este tipo de iniciativas no se lleven a cabo dentro del corredor la viabilidad a largo plazo será difícil de alcanzar.

Los resultados obtenidos por este estudio no permiten asegurar la conectividad funcional del corredor, sin embargo, la conectividad física presente en ambos sectores del CBCh nos lleva a pensar en la funcionabilidad del mismo. Por otro lado, dado el bajo grado de conectividad que aporta el CB-DO al grupo de anfibios y reptiles según los análisis realizados, consideramos importante evaluar la conectividad funcional del mismo con especies de movilidad limitada y bajas densidades poblacionales (como podría ser el caso de los anfibios).

A pesar de que los paisajes naturales están generalmente más conectados que los

paisajes alterados por el hombre, consideramos que los corredores propuestos para el ACT son una buena estrategia para mantener o mejorar la conectividad (Noss 1987). Sin embargo, una gestión eficiente, que involucre los distintos actores, que permita garantizar que aquellos quienes decidan modificar o eliminar los últimos remanentes de conectividad natural no dañarán a las especies clave ni la biodiversidad en su conjunto (Beier y Noss 1998).

10

10

CCOONNCCLLUUSSIIOONNEESS

En general los bosques muestreados son bosques secundarios, en algunos casos jóvenes a excepción de PND y JA, donde los bosques son más antiguos

o

tienen árboles remanentes que sobrevivieron a la tala o al fuego y que han

sido la fuente de semilla para repoblar las áreas en recuperación. El bosque de

JA a pesar de haber sido muy talado y haber sido víctima del fuego, se encuentra en buenas condiciones en lo referente a riqueza de especies.

La abundancia de aves en las 4 localidades evaluadas del corredor biológico presentaron variación, sin embargo estadísticamente no son diferentes, por lo cual podemos concluir que la abundancia de aves en el PND, VM, JA y ER son muy similares.

La riqueza de aves obtenidas con las curvas de rarefacción son similares a las riquezas registradas en el campo. En cada caso, la localidad de VM fue la que presentó menor riqueza de especies. Sin embargo, nuestros registros no fueron suficientes para detectar la mayoría de las especies de aves presentes en el corredor. Con respecto a la diversidad, podemos concluir lo mismo.

El corredor biológico Diriá-Ostional es importante dentro del proceso de conservación de aves y los bosques que habitan. Este sector del corredor es, desde el punto de vista funcional, viable para las aves.

Se registraron 25 especies de murciélagos en su mayoría generalistas indicadores de perturbación, sin embargo la presencia del Vampiro espectrum y el Chrotopterus auritus, muestran que este corredor alberga especies importantes para la conservación y tiene algún grado de integridad que debe ser evaluado con mayor detalle considerando otras variables.

A

pesar que se registraron especies importantes como el Vampiro espectrum y

el Chrotopterus auritus, estas especies no pueden ser usadas como especies indicadoras en un monitoreo, debido a su rareza y baja frecuencia de captura.

Sin embargo es recomendable establecer un programa de monitoreo acompañado de una categorización de gradientes de perturbación.

La combinación de especies generalistas y con mediana y alta restricción de hábitat en el corredor, indican que existe una matriz compleja de fragmentación, sin embargo el hábitat del corredor desde el punto de vista de los murciélagos podría ser catalogado como viable.

Se encontraron 19 especies de anfibios y reptiles de los cuales la mayor parte de las cuales pueden ser clasificadas como generalistas dado el hecho de que poseen pocos requerimientos específicos de hábitat. La mayoría de las especies son capacez de vivir en un amplio rango de distribución ocupando tantos hábitats perturbados, y con presencia de antropogénica, como también hábitats menos perturbados de bosque secundario y primario.

De acuerdo a los datos podemos concluir de manera preliminar, que el corredor biológico Diriá-Ostional es importante dentro del proceso de conservación de aves, mamíferos, anfibios, reptiles y de los bosques que habitan.

A pesar de que el paisaje tanto en el CB-DO como en el CB-CR se encuentra fragmentado por distintas actividades económicas como ganadería, agricultura y plantaciones frutales o forestales los paisajes aún se encuentran dominados por cobertura forestal. La cantidad de cobertura forestal remanente aún es considerable en ambos paisajes lo que podría esperarse que este favoreciendo tanto la permanencia de una alta diversidad de especies nativas del área como la conectividad existente en el paisaje para los mismos.

El CB-CR presenta un mayor grado de pérdida y fragmentación del hábitat (aunque probablemente la diferencia no sea significativa), al presentar este paisaje menor cobertura forestal representada por más fragmentos de menor tamaño por lo que podría esperarse que la riqueza y abundancia de especies presente en el corredor sea menor a la encontrada en el CB-DO.

Dada la importancia de la heterogeneidad del paisaje para la conservación de la diversidad biológica y para el mantenimiento de la conectividad física y estructural, el mantenimiento de áreas heterogéneas cubiertas por usos de la

tierra que favorecen la conectividad biótica (ej. potreros arbolados, cafetales, plantaciones forestales y frutales), en las áreas que presentan poca conectividad a nivel de cobertura forestal en el CB-CR es de gran importancia.

Ambos corredores podrían estar brindando un grado apropiado de conectividad para especies poco o medianamente especialistas, poco selectivas o con amplias capacidades de dispersión. Sin embargo, la conectividad aportada por los mismos para especies que no posean estas características principalmente para el caso de los anfibios y reptiles es baja.

Las principales actividades productivas desarrolladas por las comunidades aledañas al PNBH son la agricultura y la ganadería, esta última se identifica también como la principal actividad productiva para las comunidades que rodean el PND. Para el caso de las comunidades aledañas al RNVSO la principal actividad identificada fue la extracción y comercialización de huevos de tortuga lora.

El conocimiento de las comunidades respecto a la figura de corredor biológico es casi nula, la población desconoce el término de corredor biológico, la función que este cumple y la existencia de los corredores en estudio. Esto se debe en parte, a la falta de gestión del MINAET en el área de educación ambiental lo cual que va ligado al escaso personal del cual dispone la institución para cubrir las necesidades de las comunidades en dicha área.

En las comunidades que rodean el PND, los incendios y las quemas fueron consideradas las principales amenazas ejercidas sobre los recursos naturales, debido a que la gente busca adecuar los terrenos disponibles a través del desarrollo de prácticas agrícolas tradicionales no sostenibles, especialmente el cultivo de maíz y frijol que se emplean para el autoconsumo.

Respecto a las comunidades asociadas al RNVSO, los pobladores que participaron en la investigación reconocieron la relativamente reciente construcción de casas y hoteles por parte de extranjeros como la principal amenaza sobre los recursos naturales. Esto se debe a la actual demanda por terrenos cercanos a la costa por parte de turistas y que ha conducido entre otros al exagerado incremento en el precio de los predios.

Otra de las amenazas identificadas por los pobladores, es el conflicto que se ha mantenido entre los pobladores de la comunidad de Ostional y los funcionarios del RNVSO, y el cual se centra principalmente en el manejo del recurso tortuga lora ya que la comercialización de sus huevos representa la principal fuente de ingresos de esta comunidad.

La eficiente integración, comunicación y cooperación entre los actores involucrados pertenecientes tanto a las instituciones locales, gubernamentales, municipales y demás miembros de la comunidad que hacen parte de los corredores biológicos, favorecerá la gestión y el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales que en ellos se encuentran.

11

11

RREECCOOMMEENNDDAACCIIOONNEESS

Se recomienda la implementación de un programa que regule el desarrollo urbanístico y turístico en la zona de JA y ER con el objetivo de evitar que la mala planificación en las construcciones sea una barrera para la gestión del corredor.

Se recomienda realizar un programa de monitoreo para las poblaciones de anfibios y reptiles en las zonas en las cuales se realizo este estudio, que contribuyan a conocer mejor el estado de las poblaciones existentes en la zona.

Dado que en la mayor parte de los estudios biológicos la detectabilidad raramente alcanza un 100%, y especialmente en casos como los anfibios y reptiles que por su comportamiento críptico son raramente detectadas, seria importante incorporar este factor en los modelos de análisis que se utilicen. Es por ello que recomiendamos que se utilicen los modelos de ocurrencia para investigar ambos grupos (Bailey & Adams 2005; MacKenzie et al 2002). Estos

modelos son especialmente útiles en estudios del rango y distribución de especies donde los investigadores buscan comprender y determinar si las especies a estudiar existen o no en un determinado lugar.

Cabe mencionar que si bien todos los esfuerzos por contribuir al conocimiento de anfibios y reptiles son valiosos, es fundamental para ello contar con periodos más prolongados y que cubran los diversos periodos climáticos para asegurar que los registros obtenidos representan el lugar donde se realizo el estudio. Por lo que recomendamos en futuras ocasiones ampliar el periodo de colecta de datos.

Es necesario generar estrategias de conservación que permitan mantener las áreas de conectividad que actualmente logran ambos corredores, mediante estrategias como la comprar terrenos, la creación de proyectos silvopastoriles o la inserción de porciones de fincas en el régimen de Pago de Servicios Ambientales (PSA).

Coordinar y generar trabajo en conjunto entre las entidades estatales involucradas en el área correspondiente a ambos corredores, de tal manera que se conozcan y coordinen esfuerzos de conservación y desarrollo de la zona, consideramos que esto también facilita la socialización de las actividades que se quieran impulsar en la región.

La población esta dispuesta a apoyar la conservación de la biodiversidad y recursos naturales presentes en sus fincas, simplemente necesita más apoyo técnico para poder realizar las ideas que ellos manejan. Por otro lado, el desconocimiento de la población civil sobre el CB-DO, hace que actualmente los pobladores no contribuyan a la conservación de áreas de conectividad entre las áreas protegidas. Por lo tanto consideramos que un aspecto primordial para mantener y promover la conservación de los corredores es la inclusión de la sociedad civil dentro de todo proceso de planificación o conservación en la zona.

Es importante destacar dentro las principales actividades para el alcance de los objetivos de gestión del corredor, la capacitación de los funcionarios de las instituciones gubernamentales. De manera que su acercamiento hacia los pobladores de las comunidades a través del desarrollo de programas ambientales, genere un impacto positivo que propicie un cambio en la percepción que tienen los pobladores de las comunidades asentadas dentro el corredor.

Adicionalme nte, la capacidad de los funcionarios del MINAET debe estar orientada a la conservación de los recursos presentes en la región y las formas de comunicación hacia las comunidades, permitiendo de esta forma, el acercamiento de la institución con las comunida des involucradas, especialmente miembros que representan las organizaciones locales.

Otra recomendación importante es la contratación de personal por parte del MINAET para incrementar el impacto de las acciones de control y protección sobre los recursos naturales presentes en los corredores CBCR y CBD.

PAUTAS Y RECOMENDACIONES GENERALES PARA LA GESTIÓN INTEGRAL DEL CBCH SECTORES CB-CR Y CB-DO

AMENAZA DIRECTA 1: Viabilidad social de los Corredores Biológicos deficiente.

OBJETIVO 1: Desarrollar una gestión ambiental participativa y descentralizada a todos los niveles, los roles y las competencias administrativas de los diversos actores.

META 1: En un plazo de 2 años se habrá incrementado la participación e información de los pobladores por parte de los funcionarios de las instituciones gubernamentales, permitiendo la viabilidad social y económica de los Corredores Biológicos de los cuales hacen parte.

Actividad 1. Desarrollar y sistematizar mecanismos de información y resolución de conflictos que permitan el rescate y la confianza en las instituciones.

Indicador: Se han desarrollado actividades conjuntas en el 50% de las comunidades involucradas en el Corredor Biológico, en conjunto con el MINAET.

Actividad 2. Establecer sistemas y metodologías de planificación, evaluación y monitoreo que incorporen a los diferentes actores a nivel local, asegurando la incorporación de sus aportes para el mejoramiento de la gestión del corredor.

Indicador. Registro de asistencia de los diferentes actores locales vinculados en las metodologías de planificación, evaluación y monitoreo implementadas para la gestión de los corredores biológicos.

Actividad 3. Capacitación y participación directa de las comunidades para un desarrollo social y biológico sostenible de los corredores biológicos.

Indicador. Se ha realizado un taller participativo y de capacitación por comunidad sobre el desarrollo social y biológico sostenible por funcionarios del MINAET.

Actividad 4. Establecer instancias locales que integren los distintos sectores de la sociedad en la toma de decisiones acerca de las acciones a realizar en los corredores biológicos.

Indicador. Se ha establecido instancias locales en el contexto de grupos de comunidades dentro de los corredores para favorecer el desarrollo económico y social con el fin de alcanzar un estado de sostenibilidad acorde a los requerimientos biológicos de los CB de interés.

12

12

LLIINNEEAASS YY TTEEMMAASS DDEE IINNVVEESSTTIIGGAACCIIÓÓNN

Realizar un monitoreo de la diversidad presente en el CB-DO y CB-CR que permita verificar cambios a lo largo de l tiempo e identificar, para el caso del CB-CR la línea base sobre la biodiversidad presente en el mismo.

Evaluar la composición del ensamble de murciélagos y sus desplazamientos máximos y mínimos entre fragmentos de bosques, en el CBCh sector CB-DO

Establecer un programa de monitoreo del ensamble de murciélagos a lo largo de todo el año, con un muestro mínimo de 4 noches por sitio y con un mayor número de sitios y redes a lo largo de todo el corredor. Durante este muestreo se debe evaluar tasas de recaptura a nivel de sitios y entre sitios, esto último con la finalidad de determinar si estas especies tiene algún tipo desplazamiento entre los parches y poder determinar las distancias máximas de desplazamiento por especie.

Establecer un gradiente de perturbación de los fragmentos de bosques en regeneración del corredor biológico Chorotega sector Diriá-Ostional.

Aunado al programa de monitoreo del ensamble de especies se recomienda hacer un análisis de gradiente de perturbación similar al recomendado por Medellin et al. 2002, para los sitios de muestreo, incluyendo un análisis de paisaje con énfasis en los sitios de muestreo, que permita correlacionar ambas investigaciones.

Monitoreo de especies indicadoras con alta sensibilidad a cambios en el hábitat.

Después de haber establecido las 2 líneas de investigación anteriores, se recomienda determinar especies indicadoras de calidad de hábitat para los sitios de muestreo, para su monitoreo a largo plazo. Estas especies deberán ser sensibles a cambios de las condiciones del hábitat sin importar si son especialistas o generalistas, de fácil captura y con información biológica suficiente sobre la especie. Lo que se busca en esta investigación es detectar cambios en la abundancia de las especies seleccionadas como indicadoras y relacionar dichos cambios con variables de hábitat, que permita determinar los

factores que están ocasionando dichos cambios y si son positivos o negativos para el corredor.

Estudiar la dinámica de meta poblaciones en e