Está en la página 1de 5

FISCALIA

¡Buenos días, señor juez!


Por la fiscalía Sandra Leticia Velazco Herrera, fiscal 777
seccional, me identifico con Cédula de ciudadanía No.
39.754.379; señor Juez, la fiscalía procede a presentar
los alegatos de apertura para probar la responsabilidad
penal del señor ROBIN HOOD por el delito de hurto
continuado, por lo cual llamaremos a este caso “EL FIN
NO JUSTIFICA LOS MEDIOS”
Quiero iniciar este alegato citando el octavo
mandamiento que dice: “NO ROBARÁS”; esto significa
quitarle lo que le pertenece a otro, siendo éste un
mandato divino que cala en lo moral, de igual forma en
lo humano se ha promulgado muchas leyes para
proteger las posesiones y propiedades de aquellas
personas que intentan apropiárselas.

He llamado al caso “EL FIN NO JUSTIFICA LOS MEDIOS”,


ya que, el señor Robin Hood justifica sus hurtos
continuados a las arcas del Rey, alegando robarles a los
ricos para darle a los pobres.
Si vemos desde los dos puntos de vista tanto moral
como jurídico, esto es un acto reprochable, ya que
nada justifica arrebatar lo que le pertenece a otro y
que se ha ganado con el sudor de su frente. Éstos actos
son de corazones corruptos, codiciosos y egoístas.

Por eso su señoría tenemos la obligación de establecer


castigos ejemplares a este tipo de actos que según
nuestro ordenamiento jurídico cumple con la conducta
típica que consiste en apropiarse de lo que no les
pertenece, por lo que no se ganaron ni trabajaron y
mucho menos lucharon y, que el único propósito de
este tipo de actos es obtener un provecho para sí o
para otro como reza en el artículo 239 del código penal.
Estoy segura señor Juez que será usted quien tomará
la decisión más acertada generando la pena más alta
para este tipo de delitos.
DEFENSA
¡Su señoría, buenos días!
Mi nombre Sandra Leticia Velazco Herrera, soy
defensora pública, me identifico con Cédula de
ciudadanía No. 39.754.379 y con tarjeta profesional
27.557.870.
Señor juez iniciaré dándole el nombre a mi alegato de
apertura “EL ADALID DE LOS MENOS FAVORECIDOS” Y
trayendo a colación una frase del doctor Albert
Schweitzer, médico, filósofo y músico franco –alemán
quien fuera permio nobel de paz en 1952; y quien dijo:
“el propósito de la vida humana es servir y demostrar
compasión y voluntad de ayuda a los demás”, partiré
de esta premisa para demostrarle a su señoría el
espíritu noble, caritativo de ayuda y de servicio con el
que cuenta el señor Robin Hood para ayudar al más
necesitado. Usted escuchará las versiones de los
habitantes del pueblo de Nothinhan, quienes podrán
dar buena fe de los actos altruistas que ha llevado a
cabo el señor Robin Hood y que entenderá señor juez
que el único objetivo de mi defendido es ayudar a los
más vulnerables, que jamás se ha quedado con una
sola moneda de oro de las arcas del rey; por esta razón
esta defensa ha denominado el caso el “ADALID DE
LOS MENOS FAVORECIDOS”.
Ya que el señor Robin Hood, por medio de sus actos
nobles dispone los recursos obtenidos para mitigar el
hambre, el frio y cubrir las necesidades básicas de un
pueblo que sufre por la tiranidad de su rey. Es por esta
razón señor juez que esta defensa acude a su alma
humana, con el fin de que se atenúe la pena del señor
Robin Hood cumpliendo con nuestro ordenamiento
jurídico y basándonos en el artículo 55 del código
penal, donde nos habla de las circunstancias de menor
punibilidad y que el señor Robin Hood cumple
cabalmente con los numerales 1 y 2 de este mismo
artículo en los cuales, nos basamos teniendo en cuenta
la carencia de antecedentes penales y que el obrar del
señor Robin Hood es por motivos meramente nobles y
altruistas.
De igual forma nuestro ordenamiento jurídico en el
artículo 4 del código penal nos invita a que la pena sea
de prevención general, retribución justa, prevención
especial, reinserción social y protección al condenado.
Por estas razones solicito a este estrado sean
consideradas las buenas acciones que llevaron al señor
Robin Hood a sustraer oro de las arcas del rey para
mitigar una necesidad social.
No podemos olvidar su señoría que, ante todo, tanto el
estado como la sociedad deben velar por los derechos
fundamentales del ser humano en cuanto a salud,
seguridad social, alimentación equilibrada, el cuidado
y el amor entre otros, respaldados por la constitución
política de nuestro país.
Concluyo diciendo señor juez que el bien general prima
sobre el particular.