Está en la página 1de 7

Palestina hasta mediados del siglo XI y la evolución de Tierra

Santa en la plena Edad Media

En territorio musulmán hay cristianos que no se convierten al Islam, y la mayoría de los


cristianos conversos eran heréticos: monofisitas y nestorianos. Siria era toda ella país
musulmán aunque hay cristianos en muchas aldeas como Belén o Nazaret.

En Egipto el sector cristiano (coptos) pierden terreno más despacio. Se convierten


menos que los sirios. Los cristianos ortodoxos bajo dominio musulmán se llaman
melquitas. Los bizantinos cuando entablan relación con los califas nunca pierden de
vista el bienestar de estos cristianos. Bajo el Califato Omeya los cristianos sometidos a
la dominación musulmana no tienen ningún motivo de queja. Los impuestos que pagan
son inferiores a los que pagaban al fisco bizantino; el comercio funciona muy bien, no
hay conflicto entre cristianos y musulmanes.

Los Abbasíes fueron menos tolerantes, sin embargo, en caso de persecución los
cristianos son indemnizados. Hubo una gran emigración autorizada por los musulmanes
hacia Bizancio.

Tierra Santa está presente en el horizonte de occidente desde el s. IV. A partir de aquí
hay testimonio de peregrinaciones no solo desde Bizancio: la emperatriz Eudoxia, sino
también desde España como el viaje de la monja Eteria, San Jerónimo que va a Belén.
En occidente hay iglesias bajo advocaciones orientales. El propio Carlomagno se
interesó por los Santos Lugares.

Sin embargo, la gran época de las peregrinaciones se inicia en el s. X, con Basilio II.
Con la ofensiva bizantina vuelven a recuperarse para el Imperio Creta, Cilicia,
Antioquía, Alepo y Damasco. Estas peregrinaciones son favorecidas por los
cluniacenses; también los protectores de Cluny se interesan por los Santos Lugares.
Otro tipo de migración será la de los Escandinavos que forman la guardia imperial
bizantina, a comienzos del s. XI.

Para peregrinar a Tierra Santa hay dos rutas posibles:

1. Por el Danubio-Balcanes hasta Constantinopla.


2. Por mar desde Italia por la costa Adriática, Asia Menor y Palestina. Generalmente se
prefiere el viaje por tierra, que es más barato y más adecuado para grandes grupos.

Que se mantuvieran estas rutas dependería de que en el mundo musulmán hubiera paz y
se admitiera el libre movimiento de los cristianos en Palestina. También dependía
también de que los bizantinos facilitaran el tránsito a los occidentales.

Lo que quiebra esa situación de peregrinaciones relativamente fácil desde fin s. X es la


llegada de los turcos selyúcidas al califato mediados s. XI. Significió una ruptura del
mundo musulmán.

Una contraofensiva contra los bizantinos que pierden terreno y se repliegan y los turcos
selyúcidas y otros turcos (turcomanos) van a bloquear cualquier intento bizantino de
reconquista.

1071 El emperador bizantino Romano Diógenes es derrotado en Manzikert, tras este


desastre bélico caen Antioquía, Edessa y, sucesivamente, Jesusalén y Damasco.

Los bizantinos se muestran incapaces de defender a la cristiandad. Todas las provincias


orientales están en manos turcas, Asia Menor a excepción de la costa y Siria y Palestina.
Jerusalén fue recuperada por los Fatimíes.

La imposibilidad bizantina de defender el próximo oriente justifica la intervención de


Occidente. El primer intento de intervención franca es un regimiento de normandos al
servicio del emperador bizantino en Manzikert. Estos desertaron y su jefe, Roussel de
Bailleul, trata de crear un estado normando en Anatolia. No lo consigue pero la
actuación de este aventurero crea entre los bizantinos una desconfianza hacia los
occidentales.

En este contexto se produce la intervención de los francos en la Primera Cruzada.

Las cruzadas de occidente que tienen un objetivo religioso e implicaciones de diversa


índole van a coincidir con momentos de debilidad de turcos y musulmanes coinciden
con la debilidad de los pequeños estados cristianos formados a raíz de las cruzadas.

La organización política musulmana en el próximo oriente

Califato Abbasí y Fatimí


El Califato Abbasí desaparece en 1258 con la llegada de los mongoles. Entre el s. XI y
el XIII subsiste esta formación política que llamamos califato, aunque en ella no queda
más que la figura del califa. Protector del califa es el jefe turco que ha ocupado Bagdag,
Tugrul-Beg, que se autodenomina "rey de los emires del Este y Oeste". Adopta el título
de sultán o delegado del poder del califa.

A partir de Manzikert (1071) Asia Menor es conquistada por los turcos y la población
bizantina se refugia en la costa. Miguel VII, emperador bizantino , para deshacerse de
Roussel de Bailleul pide ayuda a los turcos y el sultán envía a Sulayman lugarteniente
suyo, que aprovecha la ocasión para instalarse en Asia Menor y fundar un sultanato. Se
trata de una formación política independiente de los bizantinos y de Bagdag, que se
llama sultanato de Rum o de Iconium. Comprenden la mayor parte de Asia Menor e
incluso Antioquía.

En el Norte de Siria, desde la caída de los Hamdamníes a fines del s. X, hay una
dinastía árabe de emires, la dinastía Uqaylidas. El emir de esta dinastía, Muslim, está
emparentado con el sultán turco y pide ayuda para apoderarse de Alepo. El sultán
Malik-sa envía a su hermano Tutush y efectivamente forma un principado con las
provincias de Mosul y Alepo, con una extensión similar a la del Emirato Hamdamní del
s. X.

Damasco. Allí había un príncipe turco que también había creado un principado en 1076,
pero esta región en la que domina está amenazada por los Fatimíes. Pide ayuda al
sultán, interviene Tutush, pero en esta ocasión lo destrona en 1079. El nuevo principado
abarca Damasco, Siria Central y Palestina. Tutush ahora inicia una campaña de
expansión al Norte, apoderándose de Antioquía y Alepo, que era del citado Muslim.
Con esas propiedades se va a formar un principado que es vasallo del sultán de Bagdag.
Pero eso no va a durar porque se va a fragmentar porque había distintos emires.

Cuando llegan los cruzados en 1097 hay varios pequeños principado repartidos entre
parientes de Tutush. En este contexto se produce la intervención cristiana en la Primera
Cruzada. Los años posteriores a la instalación de los cruzados sigue un período de
anarquía total en los estados musulmanes hasta que se produce una reacción musulmana
que parte del gobernador de Mosul, Zenji, que es "tutor de los hijos del califa".
Inicia una recuperación musulmana uniendo Mosul y Alepo, y conquistando a los
cristianos Edessa. A Zenji le sucede su hijo Nuradino, que completa la labor
conquistando Damasco.

Egipto atraviesa dificultades y Nuradino aprovecha la coyuntura para apoderarse de


Egipto en 1169. Pone al frente del gobierno egipcio a Saladino, hijo de un antiguo
gobernador que se llamaba Ayub.

Saladino se declara independiente en Egipto en 1172 y es cuando se inicia allí la


dinastía Ayubí.

Saladino va a iniciar una expansión al Norte y se va a ir apoderando de Damasco, Mosul


y Alepo. Y además toma Jerusalén a los cruzados. Por tanto, es un momento de apogeo
musulmán y tal es su ofensiva que motiva la Tercera Cruzada.

Los territorios que había conquistado Saladino se deshacen tras su muerte y la dinastía
Ayubí se disgrega en cuatro: la de Siria Norte, con capital en Alepo, la de la Alta
Mesopotamia, con capital en Mosul, la de Siria Central y Siria del Sur con capital en
Damasco, y la dinastía de Egipto con capital en El Cairo.

Este momento de debilidad será aprovechado para recuperar Jerusalén en 1229 por
Federico II. Se crea aquí un territorio codiciado por sirios y egipcios. Sobre Palestina
confluyen intereses de los sirios del Norte y Egipcios. En esta situación se produce un
cambio de régimen en Egipto, los ayubíes son reemplazados en 1250 por los mamelucos
turcos al servicio de los ayubíes dentro del ejército.

En el Norte, a mediados del s. XIII, nos encontramos con una nueva invasión de
pueblos de las estepas, los mongoles. Entran por el Jurasán, se apoderan de Rum,
Bagdag cae en 1258 y ponen fin al califato Abbasí. Dos años después se apoderan del
Norte de Siria 1268.

1261. Los sirios contra los rechazan al otro lado del río Eúfrates. Mosul queda bajo
domino mongol.

Armenia tras Manzikert

La parte oriental fue incorporada al Imperio Selyúcida, mientras que el centro y


occidente se constituyen en principados más o menos independientes. Cilicia, parte
inferior de Asia Menor, está bajo protectorado turco. Ahí se va a formar con la llegada
de los cruzados en 1198 un reino: Pequeña Armenia, que va a apoyar a los mongoles y
sufrirá el ataque turco.

La Gran Armenia quedó bajo protectorado mongol. Armenia quedaría después


conquistada por los turcos otomanos en los últimos años del s. XIV.

Los Estados Cristianos de Oriente

Los momentos de apogeo coinciden con la decadencia de los estados musulmanes


vecinos y viceversa.

La primera etapa va de 1099 a 1125 y este período es el de la Primera Cruzada y las


primeras conquistas en el primer cuarto del s. XII. Se fundan en este período cuatro
estados.

Dos de ellos son anteriores a 1099, conquista de Jerusalén:

1. Principado de Antioquía, fundado en 1098 por Bohemundo de Tarento, un normando


del sur de Italia de la Primera Cruzada. Acaba conquistado en 1268 por los mamelucos.

2. Condado de Edessa. Su primer conde es Balduino de Flandes y se funda en 1098.


Cuando éste fue rey de Jerusalén Edessa estará gobernada por un promo suyo también
de nombre Balduino. Este condado es vasallo del rey de Jerusalén. Acaba en 1144
conquistado por Nuradino (hijo de Zenji, gobernador de Mosul, que se apodera de
Egipto en 1169).

Los otros son el Reino de Jerusalén, conquistada en 1099. En 1100 reina Balduino I,
que era hermano de Godofredo de Bouillón. Acaba en 1187 al ser conquistado por
Saladino (fundador de los Ayubíes).

Condado de Trípoli, 1109, es obra de las luchas del conde de Tolouse. Raimundo, de su
primo Guillermo y de su hijo Bertrand. Fue vasallo del Rey de Jerusalén hasta 1289
cuando es tomado por los mamelucos.
Segunda etapa 1125-1187: Es la época de la contraofensiva musulmana a cargo del
emir de Mosul, Zenji y de su hijo Nuradino. qie se apodera de Edessa en 1144.

Otro momento de contraofensiva es el del caudillo de Egipto Saladino, que extiende su


influencia a Damasco, Alepo y Mosul. Es dueño de toda SIria, Palestina y llega hasta
Mesopotamia. Toma Jerusalén en 1187.

Ese año solo están en poder cristiano solo dos estados: Antioquía y Trípoli. La
conquista de Jerusalén por Saladino provoca la convocatoria de la Tercera Cruzada, que
no consigue recuperar la ciudad. Aunque llegan a un cierto equilibrio con los
musulmanes los cristianos conservan una franja costera por toda Palestina, desde Tiro
hasta Jaffa. Logran la libre peregrinación a Jerusalén pero sin portar armas.

Tercera etapa 1198-1254. Es una etapa de coexistencia con los descendientes de


Saladino. Esos pequeños estados de la franja costera de Palestina son incapaces de
realizar una política ofensiva , por tanto la política que siguen es de treguas con los
musulmanes. La primera en 1198, pero también en 1204, 1212 y 1229.

Ésta última supone la recuperación por pocos años de Jerusalén. El propulsor de esta
tregua es Federico II, emperador germánico, que se va a casar con la reina de Jerusalén
(Balduina).

1219. Es el año de la unión entre Antioquía y Trípoli. Los cristianos tienen que hacer
frente por una parte a los sirios de Damasco y por otra a los egipcios (ayubíes). Hay una
división entre los jefes cristianos, entre Federico II y los Hospitalarios por un lado se
aliaron en la Primera Cruzada y son partidarios de la alianza con Egipto. Del otro lado
están los Caballeros Templarios y los miembros de una familia que actúa en Chipre y
sin partidarios de la alianza con Damasco. Habrá momentos en que los cristianos sean
aliados de Egipto, y otras veces de Siria.

En realidad se trata de dos enclaves aislados e incapaces de defenderse por sí solos. El


rey de Francia, San Luis, realiza una expedición a Egipto, porque parecía que el
principal potencial musulmán estaba en Egipto. Fracasa y regresa el rey en 1254.

Con el regreso de San Luis se abre la última etapa de los Estados Cristianos, 1254-1291.
El equilibrio que se había tratado de mantener se rompe porque en Egipto los ayubíes
habían sido desplazados por los mamelucos (mercenarios turcos).
También la llegada de los mongoles al mundo islámico en 1258 supone una ruptura. Se
apoderan de Bagdag ese año y en 1260 los mamelucos se apoderan de Siria.

La posición de los mamelucos en Tierra Santa es más dura que la de los Ayubíes,
porque tenían que defender Siria de los mongoles.

En 1268 los mamelucos toman Antiquía y en 1271 el Krak de los Caballeros, fortaleza
de los Hospitalarios en Siria. En 1289 Trípoli y 1291 Acre.

Al terminar el s. XIII, los cristianos han perdido sus posesiones en Palestina y solo
Chipre queda libre, gobernado por una dinastía franca que resistirá hasta 1571.