Está en la página 1de 1

Ciudad, 10 de diciembre de 2018.

Empresa de Plan de Ahorro


Domicilio legal.
SD.

Me dirijo a la empresa en calidad de titular del plan de ahorro (identificar grupo y orden) para
la adquisición de un automotor (identificar modelo de auto) pagadero en 84 cuotas con el objeto de
comunicar fehacientemente mi decisión de rescindir el contrato, en el marco y con los alcances del
art. 10 bis de la Ley 24.240 de Defensa del Consumidor y normas concordantes, por las razones que
a continuación expondré:

El motivo de esta decisión radica en los ilegítimos, incausados, abusivos y/o discriminatorios precios
del valor móvil de la unidad de ahorro, en connivencia con las automotrices, en contradicción con la
prohibición de discriminación de precios establecida en el artículo 8 bis de la ley antes citada y el art.
32 de la Resolución 8/15 de la IGJ. También existe en el caso en cuestión una evidente situación de
abuso de posición dominante, prohibida por el art. 9 y 10 del Código Civil y Comercial de la Nación.
Asimismo se ha producido un fuerte desequilibrio entre las obligaciones a mi cargo, en mi perjuicio
y en beneficio de la empresa.
Toda esta situación ha sido consentida por vuestra administradora de planes, lo que constituye
la violación a las normas más elementales del mandato conferido. Particularmente la empresa debió
haber cumplido primeramente con el artículo 1324 inc. b) CCyCN, el cual prevé como obligación del
mandatario: “dar aviso inmediato al mandante de cualquier circunstancia sobreviniente que
razonablemente aconseje apartarse de las instrucciones recibidas, requiriendo nuevas instrucciones
o ratificación de las anteriores, y adoptar las medidas indispensables y urgentes.” Es de público y
notorio conocimiento que los miembros del grupo, entre los que me incluyo, no estamos consintiendo
el aumento enorme de precios habidos en el año 2018. Ante esta situación cualquier mandatario
diligente, debería dejar de seguir comprando autos en nombre del grupo sin consulta previa a
todos sus miembros. Esta omisión es gravísima y sus efectos deben ser soportados por la
empresa, no por el colectivo de usuarios damnificados.
Por otro lado, un buen administrador de fondos de terceros, debería tratar de adquirir los
vehículos al precio más conveniente de mercado cosa que JAMÁS HA HECHO, adquiriendo los
autos mediante los ilícitos precios de lista que fija unilateralmente la terminal y denunciaron ante la
IGJ, que no son los de venta de los Concesionarios. No adquirir o aprovechar esos precios, resulta un
evidente ejercicio ilegítimo del mandato conferido en claro perjuicio a los miembros del grupo.
Constituyen incumplimientos de obligaciones legales y contractuales que habilitan la rescisión
contractual por culpa de la administradora.
Estamos ante una mandato en claro interés contrario del mandante y en beneficio del grupo
económico que Uds. conforman conjuntamente con la terminal automotriz (art. 1325 CCyCN). En
este acto denuncio la nulidad y/o incumplimiento del contrato suscripto reclamando en este acto
todo el dinero abonado a vuestra empresa desde el primer día con más los intereses
correspondientes (haciéndolo responsable de los daños y perjuicios habidos) en virtud del
principio de reciprocidad de trato de la LDC para la restitución de las sumas de dinero. Hago
reserva de extender esta acción de responsabilidad a la terminal fabricante o importadora de la unidad.
Sin otro particulr, los saludo muy atentamente.

___________
Nombre y apellido
DNI
Mail: