Está en la página 1de 20

UNIVERSIDAD NACIONAL

FEDERICO VILLARREAL

Facultad de administración

Escuela profesional de administración

Tema de investigación

La beta apalancado y desapalancado

Autores

Atis Garcia, Estrella

Caparachin Nuñez, Manuel

Sandoval Candela, Favio

Phicihua Ochoa, Adrián


Tello Díaz, Jhon
Jimenez Vasquez, Thomas

Profesor
Gilmer Martínez Muñoz

LIMA – Perú

2018 - VII
Dedicatoria

Este trabajo va dedicado a nuestro profesor


Gilmer Martínez Muñoz, por la orientación
y ayuda que nos brindó para la realización de
este trabajo, por su apoyo que nos permitió
aprender mucho más.

1
INDICE
1.CONCEPTOS PREVIOS .............................................................................................. 3
1.1RIESGO DE MERCADO ........................................................................................ 3
1.2 RELACIÓN ENTRE RENTABILIDAD Y RIESGO ............................................ 3
1.3 COSTO DE CAPITAL DE LA EMPRESA ........................................................... 6
1.4 WACC (COSTO PROMEDIO PONDERADO DE CAPITAL) .......................... 10
1.5 APALANCAMIENTO ......................................................................................... 12
1.5.1 APALANCAMIENTO OPERATIVO ........................................................... 13
1.5.2. APALANCAMIENTO FINANCIERO ........................................................ 14
1.5.3 APALANCAMIENTO TOTAL .................................................................... 14
2. COEFICIENTE BETA ............................................................................................... 14
2.1 BETA APALANCADO ....................................................................................... 16
2.2. LA BETA DESAPALANCADO ......................................................................... 16
BIBLIOGRAFÍA ............................................................................................................ 19

2
1. CONCEPTOS PREVIOS
1.1 RIESGO DE MERCADO
El riesgo de mercado, o también conocido como riesgo sistemático, es el riesgo que existe
a que se den pérdidas de valor de un activo asociado a la fluctuación de su precio en el
mercado. O lo que es lo mismo, el riesgo de mercado es el riesgo a que el valor de un
activo disminuya debido a las fluctuaciones en las condiciones del mercado como por
ejemplo la variación del precio de los valores, del tipo de interés o del tipo de cambio, así
como las fluctuaciones en los precios de las materias primas.

El riesgo de mercado deriva del hecho de que hay otros peligros en el conjunto de la
economía que amenazan a todos los negocios. El riesgo de un portafolio bien
diversificado depende del riesgo de mercado de los títulos que ésta incluye.

FIG 1. La diversificación elimina el riesgo único, pero no a una parte del riesgo que se
conoce como riesgo de mercado.

1.2 RELACIÓN ENTRE RENTABILIDAD Y RIESGO


Por lo general, un inversionista demanda un rendimiento más alto del portafolio de
mercado que de algún activo financiero fijo como, por ejemplo, un bono de tesoro. La
diferencia entre el rendimiento de mercado y la tasa de interés se denomina prima de
riesgo del mercado.

En la FIG. 2 se presenta la gráfica que relaciona el riesgo y la rentabilidad (o rendimiento)


esperado de los bonos de tesoro y el portafolio del mercado. Se observa que los bonos de

3
tesoro tienen una prima de riesgo igual a 0. El portafolio del mercado tiene una prima de
riesgo de Rm – rf. ¿Cuál será la prima de riesgo en puntos diferentes de los mencionados?

A mediados de los años sesenta, tres economistas —William Sharpe, John Lintner y Jack
Treynor— dieron una respuesta a esta pregunta que se conoce como modelo de valuación
de activos de capital o CAPM (del inglés Capital Asset Pricing Model). Lo que muestra
el modelo es sorprendente y sencillo a la vez. En un mercado competitivo, la prima de
riesgo esperada varía en proporción directa con un coeficiente llamado beta. Esto significa
que en la figura 2 todas las inversiones deben situarse a lo largo de la línea inclinada, la
cual se conoce como línea del mercado de valores. La prima de riesgo esperada de una
inversión que tiene una beta de 0.5 es,

FIG 2. El modelo de valuación de activos de capital muestra que la prima de riesgo


esperada de cada inversión es proporcional a su beta. Esto significa que cada inversión
debería ubicarse sobre la línea inclinada del mercado de valores que conecta a las letras
del Tesoro con el portafolio del mercado.

por ende, la mitad de la prima de riesgo esperada del mercado; la prima de riesgo esperada
de una inversión con una beta de 2.0 es el doble de la prima de riesgo esperada del
mercado. Escribimos esta relación como:

Prima de riesgo esperada de la acción = beta x prima de riesgo esperada del mercado

r  rf   ( Rm  rf )

4
rf: Tasa libre de riesgo

β: beta apalancada

Rm: Rentabilidad del mercado

r: rendimiento esperado o costo de patrimonio

Conforme al modelo anterior, para conocer los rendimientos que buscan los inversionistas
en determinadas acciones, se necesitan conocer tres parámetros: beta, rf y la prima de
riesgo del mercado. Es posible realizar estimaciones para determinar el coeficiente beta,
así como para hallar la tasa de interés de los bonos de tesoro. Respecto a la prima de
riesgo del mercado, no se puede medir con precisión, requiriéndose de información
histórica para su estimación. En el mundo de las finanzas este modelo se ha convertido
en el más utilizado para la determinación del costo de capital, ya que, según diversas
fuentes, es usado por alrededor del 81% de las compañías y por el 80% de los analistas
financieros.

Desde los inicios del desarrollo del CAPM sus autores plantearon unos supuestos y/o
recomendaciones para su desarrollo:

 Los inversionistas se asumen adversos al riesgo.


 Existe en el mercado una tasa libre de riesgo en la que los inversionistas pueden
colocar su dinero.
 No existen fricciones en el mercado.
 Los inversionistas tratan de equilibrar el riesgo y el retorno esperado en sus
portafolios de inversión.
 Los inversionistas son racionales y no existe asimetría en la información.
 No debe examinarse el riesgo de una acción por separado, sino su contribución al
riesgo del portafolio. Dicha contribución depende de la sensibilidad de la acción a
los movimientos del mercado.
 Se conoce como beta a la sensibilidad de una acción a los cambios en el valor del
portafolio del mercado. Por consiguiente, la beta mide la contribución marginal de
una acción al riesgo del portafolio del mercado.

Si todo el mundo mantiene el portafolio de mercado, y si la beta mide la contribución de


cada título al riesgo del portafolio del mercado, entonces no es una sorpresa que la

5
prima de riesgo demandada por los inversionistas sea proporcional a la beta. Eso es lo
que dice el CAPM.

Realizando un estudio más exhaustivo, se demuestra que un inversionista siempre obtiene


una prima de riesgo esperada de  ( Rm  rf ) al mantener una combinación del portafolio

del mercado y un préstamo libre de riesgo. De ahí que en los mercados competitivos nadie
mantendrá una acción que ofrezca una prima de riesgo esperada menor que  ( Rm  rf ) .

Pero ¿qué pasa con la otra posibilidad? ¿Hay acciones que ofrezcan una prima de riesgo
superior? En otras palabras, ¿hay algunas que se ubiquen por encima de la línea del
mercado de valores de la figura 2? Si juntamos todas las acciones, tenemos el portafolio
del mercado. Por lo tanto, sabemos que, en promedio, las acciones están en la línea. Como
ninguna está debajo de ésta, entonces tampoco hay ninguna arriba de ella. Por ende, todas
y cada una de las acciones deben estar en la línea del mercado de valores y ofrecer una
prima de riesgo esperada de

r  rf   ( Rm  rf )

1.3 COSTO DE CAPITAL DE LA EMPRESA


En el mundo de los negocios, accionistas y acreedores esperan una adecuada
compensación por el riesgo en que incurren al invertir o prestar dinero a una empresa.
Esta comprensión puede cambiar en forma significativa en función de una serie de
factores que hacen variar el riesgo (o al menos la percepción de riesgo), como el tipo
de negocio, el nivel de endeudamiento y el país de operación, para mencionar
algunos. El costo de capital para una empresa es un reflejo de este costo de
oportunidad de los fondos y recursos utilizados en su gestión. Al ser este concepto
una medición del entorno esperado por los accionistas y acreedores de una empresa
se convierte en una herramienta crítica que establece, por un lado, el parámetro
mediante el cual se evalúa el desempeño de la compañía y, por otro, ayuda a
determinar cuáles inversiones futuras pueden crear valor para la empresa. El cálculo
del costo de capital no es una ciencia exacta; lejos de esto, las discrepancias, tanto
filosóficas como prácticas, son grandes, y por ende existen varias maneras de estimar
este costo. No obstante, por lo conceptos que agrupa y la flexibilidad que brinda, la
metodología más aceptada es el costo de capital ponderado (Weighted Average Cost
of Capital, o WACC), utilizando el Modelo de Precios Activos de Capital (MPAC)
para estimar el costo de capital de recursos propios.

6
El costo de capital de la empresa se define como el rendimiento esperado de un
portafolio que contiene todos los títulos existentes de la empresa. Es el costo de
oportunidad del capital invertido en los activos de la empresa y, por lo tanto, la tasa
de descuento apropiada para proyectos de riesgo promedio de la empresa. Si la
empresa no tiene una cantidad significativa de saldo de deuda, entonces el costo de
capital de la empresa es tan sólo la tasa de rendimiento esperado de su acción.
El costo de capital de la empresa no es la tasa de descuento correcta si los proyectos
nuevos son más o menos riesgosos que el negocio existente de la compañía. En
principio, cada proyecto debería valuarse a su propio costo de oportunidad del
capital. El valor de una empresa compuesta de los activos A y B es:

Valor de la empresa = valor del activo A + valor del activo B

Aquí el valor del activo A y el valor del activo B se valúan como si fueran
miniempresas en las cuales los accionistas invertirían directamente. Los
inversionistas valuarían A descontando sus flujos de efectivo futuros a una tasa que
reflejara el riesgo de A. Valuarían B descontando a una tasa que reflejara el riesgo
de B. En general, las dos tasas de descuento serán diferentes. Si el valor presente de
un activo dependiera de la identidad de la empresa que lo adquirió, los valores
presentes no se sumarían, pero sabemos que lo hacen.
Si la empresa piensa invertir en un tercer proyecto C, también valuaría C como si
fuera una miniempresa. Es decir, la empresa descontaría los flujos de efectivo de C
a la tasa de rendimiento esperada que los inversionistas exigirían por realizar una
inversión separada en C. El verdadero costo de capital depende del uso que se hace
del capital.

7
FIG. 3 Una comparación entre el costo de capital de la empresa y el rendimiento
requerido bajo el modelo de valuación de activos de capital. El costo de capital de
Microsoft es de casi 12.9%. Ésta es la tasa de descuento correcta sólo si la beta del
proyecto es de 1.13. En general, la tasa de descuento correcta se incrementa
conforme lo hace la beta del proyecto. Microsoft aceptaría proyectos con tasas de
rendimiento que estuvieran por encima de la línea del mercado de valores, la cual
relaciona el rendimiento requerido con la beta.

El verdadero costo de capital depende del riesgo del proyecto, mas no de la empresa que
emprende el proyecto. Entonces, ¿por qué se dedica tanto tiempo a calcular el costo de
capital de la empresa? Existen dos razones:

- Muchos proyectos (tal vez la mayoría) pueden considerarse de riesgo promedio, es decir,
ni más ni menos riesgosos que el promedio de los otros activos de la empresa. Para estos
proyectos, el costo de capital de la empresa es la tasa de descuento correcta.
- El costo de capital de la empresa es un punto de partida útil para establecer las tasas de
descuento de proyectos inusualmente riesgosos o seguros. Es más fácil sumar o restar al
costo de capital de la empresa que calcular desde cero el costo de capital de cada proyecto.

Dado que el costo de capital de la empresa es “el rendimiento esperado de un portafolio


que contiene todos los títulos existentes de la empresa”, ese portafolio incluye deuda y
capital propio. Por ende, el costo de capital se calcula como una mezcla del costo de la

8
deuda (la tasa de interés) y el costo de capital propio (la tasa de rendimiento esperada
exigida por los inversionistas en el capital ordinario de la empresa).

Si poseyéramos un portafolio con todos los títulos de la empresa —100% de deuda y


100% de capital propio—, seríamos dueños de todos los activos de ésta. No
compartiríamos los flujos de efectivo con nadie más; recibiríamos cada dólar del efectivo
que pagara la empresa. Pensemos en el costo de capital de la empresa como si fuera el
rendimiento esperado de este portafolio hipotético. Para calcularlo, sólo hay que tomar
un promedio ponderado de los rendimientos esperados de la deuda y del capital propio:

Costo de capital
 ractivos  rportafolio
de la empresa
deuda capital propio
 rdeuda  rcapital propio
deuda + capital propio deuda + capital propio

Por ejemplo, supongamos que el balance general de la empresa a valor de mercado es:

Advierta que los valores de la deuda y del capital propio suman en total el valor de la
empresa (D + E = V) y que el valor de ésta es igual al valor del activo. Estas cifras son
los valores de mercado, mas no los valores contables (o sea, en libros): a menudo el valor
de mercado del capital propio de la empresa es muy diferente de su valor en libros.

Por ejemplo, si los inversionistas esperan un rendimiento de 7.5% de la deuda y 15% del
capital propio, entonces el rendimiento esperado de los activos debe ser:

𝐷 𝐸
𝑟𝑎𝑐𝑡𝑖𝑣𝑜𝑠 =𝑟𝑑𝑒𝑢𝑑𝑎 + 𝑟𝑐𝑎𝑝𝑖𝑡𝑎𝑙𝑝𝑟𝑜𝑝𝑖𝑜
𝑉 𝑉
30 70
=( × 7.5) + ( × 15) = 12.75%
100 100

Si la empresa contempla invertir en un proyecto que tenga el mismo riesgo que los
negocios con los que ya cuenta la empresa, el costo de oportunidad del capital de este
proyecto es el mismo que el costo de capital de la empresa; en otras palabras, es de
12.75%.

9
Importancia de calcular el costo del capital

a. Evaluación del desempeño


Uno de los mejores indicadores para determinar si una empresa está creando valor
para los accionistas es el concepto de Valor Económico Agregado.
Valor Económico Agregado = Capital Invertido * (RSCI1 – WACC).
El Capital Invertido es la suma del valor de mercado de la deuda que genere
intereses deuda financiera y el valor patrimonial. El Retorno Sobre Capital
Invertido (RSCI) es la Utilidad Antes de Intereses después de impuestos ajustados
dividido por Capital Invertido. WACC es el Costo de Capital.

b. Decisiones de inversión
A la hora de tomar una decisión de inversión, los flujos proyectados (flujos antes
de actividades financieras) se deben descontar al costo de capital para ver si el
resultado es un valor positivo (se crea valor para la empresa) o negativo (en cuyo
caso no se debería seguir adelante con el proyecto).

c. Permite valorar las empresas


Muy relacionado con el punto anterior, el costo de capital se utiliza para descontar
flujos de caja proyectados y fijar un valor total de una empresa.

1.4 WACC (Costo Promedio Ponderado de Capital)


De lo anterior, se observa que el costo de capital de la empresa no es el costo de la deuda
ni el costo de capital propio, sino un promedio. Por lo tanto, la combinación de ellos dos
se denomina típicamente Costo Promedio Ponderado de Capital o CPPC (o WACC,
Weighted Average Cost of Capital por sus siglas en inglés). Cuando una empresa se
financia lo hace con varios tipos de capital (esto conforma su estructura de capital), siendo
los más comunes el capital propio (dinero de los accionistas) y la deuda (dinero de los
bancos o de los tenedores de los bonos emitidos por la empresa, por ejemplo). En este
contexto, el costo de capital es el promedio ponderado del costo de la deuda y del costo
de capital propio. Expresando lo anterior en una fórmula, el costo promedio ponderado
del capital (el WACC) resulta:

WACC  kd  wd  (1  t )  ke  we

10
donde:

kd = costo de la deuda

wd = peso o participación de la deuda dentro de la estructura de capital

t = tasa impositiva marginal de la empresa. (1- t) captura el escudo fiscal de los intereses
de la deuda

ke = costo del capital propio

we = peso o participación del capital propio dentro de la estructura de capital

En un eventual caso de expansión general de la empresa, la inversión requerida tendría


casi el mismo grado de riesgo que el negocio existente, por lo tanto, descontaría los flujos
de efectivo al costo promedio ponderado de capital. Para calcular dicho costo, se
necesitaría una estimación del costo de capital propio.

Para su obtención se puede recurrir a varios modelos, entre ellos el CAPM, quizá el más
empleado por las empresas. Este modelo dice que:

Rendimiento esperado de la acción = rf   ( Rm  rf )

Para la estimación del coeficiente beta, se requiere información histórica de la empresa.


Por ejemplo, se considera diagramas de dispersión en la figura 4. Cada punto representa
el rendimiento de una acción de la empresa Intel y el rendimiento del mercado en
determinado mes. Las gráficas van desde julio de 1996 hasta junio de 2001, y de julio
de 2001 a junio de 2006, por tanto, en total hay 60 puntos en cada diagrama.

11
FIG. 4. Se usó rendimientos históricos para calcular el coeficiente beta de las acciones
de Intel en los periodos de tiempo dados. La beta es la pendiente de la línea recta
ajustada. Los errores estándar están entre paréntesis debajo de las betas. El error
estándar muestra el intervalo del posible error del estimador de la beta.

En cada gráfica aparece una línea ajustada a los puntos, cuya pendiente es una estimación
de la beta, la cual indica cuánto cambió en promedio el precio de la acción por cada
aumento de 1% en el índice del mercado.

El coeficiente R – cuadrado (R2) mide la proporción de la varianza total de los


rendimientos accionarios explicada por los movimientos del mercado. Por ejemplo, de
2001 a 2006 la R2 de Intel fue de 0.47, es decir, casi la mitad del riesgo de Intel se debió
al riesgo del mercado, y la otra mitad al riesgo único. Aun así, se suelen presentar
perturbaciones en los cálculos de los rendimientos, llegando a distorsionar la beta
verdadera. Motivo por el cual se emplea el error estándar de la beta estimada para mostrar
el grado de posible error de medición, siendo la beta del portafolio la de menor medida
de error.

1.5 APALANCAMIENTO
El apalancamiento se refiere a los efectos que tienen los costos fijos sobre el rendimiento
que ganan los accionistas. Por “costos fijos” queremos decir costos que no aumentan ni
disminuyen con los cambios en las ventas de la compañía. Las empresas tienen que pagar
estos costos fijos independientemente de que las condiciones del negocio sean buenas o
malas. Estos costos fijos pueden ser operativos, como los derivados de la compra y la
operación de la planta y el equipo, o financieros, como los costos fijos derivados de los
pagos de deuda. Por lo general, el apalancamiento incrementa tanto los rendimientos
como el riesgo. Una empresa con más apalancamiento gana mayores rendimientos, en
promedio, que aquellas que tienen menos apalancamiento, pero los rendimientos de la
empresa con mayor apalancamiento también son más volátiles.

Muchos de los riesgos empresariales están fuera del control de los administradores, a
diferencia de los riesgos asociados con el apalancamiento. Los administradores pueden
limitar el efecto del apalancamiento adoptando estrategias que dependen en mayor
medida de los costos variables que de los fijos. Es decir, pueden influir en el
apalancamiento con sus decisiones acerca de cómo recaudar dinero para operar la
empresa. El monto del apalancamiento en la estructura de capital de la empresa (CPPC)

12
puede variar significativamente su valor al modificar el rendimiento y el riesgo. Cuanto
mayor es el monto de la deuda que emite una compañía, mayores son los costos del
reembolso, y esos costos se deben pagar independientemente de cómo se vendan los
productos de la empresa. Debido al efecto tan fuerte que tiene el apalancamiento sobre la
compañía, el gerente financiero debe saber cómo medirlo y evaluarlo, en particular
cuando toma decisiones de estructura de capital.

FIG. 5. Formato general del estado de resultados y tipos de apalancamiento

1.5.1 APALANCAMIENTO OPERATIVO


Se refiere a la relación entre los ingresos por ventas de la empresa y sus utilidades antes
de intereses e impuestos (UAII) o utilidades operativas. Cuando los costos de operación
(como los costos de bienes vendidos y gastos operativos) son fijos en buena medida,
pequeños cambios en los ingresos traerán consigo cambios mucho mayores en las UAII.

El grado de apalancamiento operativo (GAO) es una medida numérica del


apalancamiento operativo de la empresa. Se determina con la siguiente ecuación:

Siempre que el cambio porcentual en las UAII derivado de un cambio porcentual


específico en las ventas es mayor que este último, existe un apalancamiento operativo.
Esto quiere decir que siempre que el GAO es mayor que 1, existe apalancamiento
operativo.

13
1.5.2. APALANCAMIENTO FINANCIERO
El apalancamiento financiero tiene que ver con la relación entre las UAII y sus ganancias
por acción común (GPA). Se observa en el estado de resultados que las deducciones
tomadas de las UAII para obtener las GPA incluyen el interés, los impuestos y los
dividendos preferentes. Desde luego, los impuestos son variables, ya que aumentan y
disminuyen con las utilidades de la empresa, pero los gastos por intereses y dividendos
preferentes normalmente son fijos. Cuando estos rubros fijos son grandes (es decir,
cuando la empresa tiene mucho apalancamiento financiero), cambios pequeños en las
UAII producen grandes cambios en las GPA.

El grado de apalancamiento financiero (GAF) es la medida numérica del apalancamiento


financiero de la empresa. Su cálculo es muy parecido al cálculo del grado de
apalancamiento operativo. La siguiente ecuación presenta un método para obtener el
GAF:

Siempre que el cambio porcentual en las GPA derivado de un cambio porcentual


específico en las UAII es mayor que este último, existe apalancamiento financiero. Esto
significa que siempre que el GAF es mayor que 1, existe apalancamiento financiero.

1.5.3 APALANCAMIENTO TOTAL


El apalancamiento total es el efecto combinado del apalancamiento operativo y el
financiero. Se refiere a la relación entre los ingresos por ventas de la empresa y sus GPA.

2. Coeficiente BETA
Según Briseño (2007, p. 20) La beta es una medida de riesgo de la relación que hay
entre las variaciones del mercado y las variaciones de una acción en específico. Mide
la volatilidad del rendimiento de las acciones de una empresa vs. La volatilidad del
rendimiento del mercado como un todo. Como la volatilidad es un parámetro para
medir riesgo, el Beta nos indica el riesgo relativo de una empresa específica vs. el
mercado total.
 Si el β = 1, entonces la empresa tiene un comportamiento de riesgo similar al
del mercado.
 Si el β > 1, el rendimiento de la empresa es más volátil que el del mercado
(mayor riesgo).

14
 Si el β = 1, la empresa tiene un riesgo menor al del mercado.
La beta se define como la medida de sensibilidad de una acción con relación al
mercado o al índice que lo representa, dicho coeficiente de volatilidad se
simboliza con la letra griega β (Besley & Brigham, 2008), éste indicador mide el
riesgo sistemático del instrumento financiero evaluado, dado que para una
cartera bien diversificada el único riesgo que existe es éste, por lo tanto al
inversor solo le genera incertidumbre el hecho de que el mercado suba o baje.
Si se quiere conocer la influencia que tiene un título en el riesgo de un portafolio bien
diversificado, no es bueno pensar qué tan riesgoso es el título en sí mismo; se tiene
que medir su riesgo de mercado, es decir, su sensibilidad a los movimientos del
mercado. Esta sensibilidad se conoce como beta (β).
Beta mide la intensidad con que los inversores esperan que varía el precio de una
acción por cada punto porcentual de variación en el mercado. Algunas características
importantes son:
La beta media de todos los títulos es 1.0.
Una acción con una beta mayor que 1 es muy sensible a los movimientos del
mercado. Una acción con una beta menor que 1 es menos sensible a los movimientos
del mercado.
La desviación típica de un portafolio bien diversificado es proporcional a su beta.
Así, una cartera diversificada integrada por acciones con una beta de 2.0 tendrá el
doble de riesgo que una cartera diversificada que combine acciones con una beta de
1.0.
En el cálculo de la beta para un mercado emergente se corren riesgos si se tiene en
cuenta la volatilidad del mercado, la poca liquidez, el tamaño y la escasa profundidad
de los mercados de capitales de los países emergentes.
Fórmula para el cálculo de la beta:

Covarianza(Rv ; Rm )

Varianza(Rm )

R v: Rentabilidad del sector


R m: Rentabilidad del mercado

Esta fórmula se puede explicar de la siguiente manera:

15
Covarianza (R v, Rm): refleja cuanto varia una variable aleatoria (de un sector o una
acción en particular) con respecto a otra variable aleatoria (índice del mercado
colombiano) en un determinado periodo de tiempo.
Varianza (R M): refleja cuanto se desvían los datos de una variable aleatoria (índice
del mercado) con respecto a su promedio aritmético en un determinado periodo de
tiempo.

2.1 BETA APALANCADO


Briseño (2006, p. 23) “la beta apalancada es aquella beta que expresa el riesgo tanto
operativo y financiero que tiene la empresa, en otras palabras, es la que se determina
según el comportamiento de las acciones y el índice del mercado de valores, tomando
en cuenta la operación y el financiamiento (deuda) de la empresa.
Son las betas que corresponden a empresas que cotizan en la bolsa con un nivel de
riesgo, no solamente del sector en el cual cotizan, sino del grado de endeudamiento
de dicha empresa, es decir, se tiene en consideración el riesgo financiero y operativo
que soportan las acciones.

2.2. La beta desapalancado


La beta no apalancado o beta de los activos es aquella que no toma en cuenta la deuda,
sino que supone que el capital es el total de los activos.

La beta desapalancado puede obtenerse a partir de la beta del capital accionario,


también llamada beta apalancado. Para la valoración se usan distintos criterios,
algunos utilizan beta desapalancado y otras betas apalancados, pero es preferible
utilizar la beta des apalancado, para la determinación del capital propio, ya que el
efecto de financiamiento se adjunta en el costo promedio ponderado del capital.

Para que sirve la beta no apalancada

Muy sencillo, para calcular la nueva beta apalancada y por lo tanto el nuevo WACC
en un nuevo nivel de estructura de deuda / capital siguiendo los siguientes pasos:
 Calcular la beta no apalancada de tu empresa, mejor dicho, quitarle el efecto
de la deuda, lo consiguiente da un valor menor de riesgo (una beta menor).
 Apalancar la beta no apalancada al nuevo nivel de deuda/capital.
 Obtener la CAPM y el WACC con la nueva beta.

16
También sirve para obtener la beta de tu empresa si ésta no cotiza en bolsa, de la
siguiente manera:
 Se busca una empresa o varias empresas del mismo sector que coticen en
bolsa.
 Se obtiene una beta no apalancada promedio de estas empresas.
 Se apalanca la beta no apalancada promedio del sector al nivel deuda/capital
de tu empresa.
 Se obtiene la CAPM y el WACC con la nueva beta.

La fórmula para obtener la beta no apalancada es la siguiente:

Donde:

BetaNA = Beta no apalancada

Beta A = Beta apalancada

E = Equity o capital a valor del mercado (precio x número de acciones)

D(1-t) = La deuda con costo disminuida por los impuestos, ya que tener deuda trae
consigo un beneficio fiscal.

BetaD = Beta de la deuda

La fórmula para obtener la beta apalancada es la siguiente:

Ahora el problema con el que nos enfrentamos es encontrar la beta de la deuda que se
obtiene con la siguiente fórmula:

Donde:

BetaD = Beta de la deuda

Cd = Costo de la deuda

17
TLR = Tasa libre de riesgo (cetes o bonos del gobierno)

PRM = Prima de riesgo de mercado, que se obtiene con la tasa de interés promedio del
mercado menos la TLR.

18
Bibliografía:
Berk, J., DeMarzo, P. (2008). Finanzas Corporativas. Primera Edición. México: Pearson
Educación.
Brealey, R., Myers, S., Allen, F. (2010). Principio de finanzas corporativas. Novena
Edición. México: McGraw-Hill.
Ross, S., Westerfield, R., Jaffe, J. (2012). Finanzas Corporativas. Novena Edición.
México: McGraw-Hill
Gitman, L., Zutter, C. (2012). Principios de la administración financiera.
Decimosegunda Edición. México: Pearson Educación.
Chu, R. M. (2004). Fundamentos de finanzas. Cuarta Edición. Perú.
Torres, O. (2007). EL COSTO DE CAPITAL: cuando su cálculo se torna vital para el
éxito de un proyecto de inversión. Obtenida el 4 de agosto del 2018 en:
http://www.aempresarial.com/servicios/revista/126_9_TVBTYLBVQAOJRWY
GQBRFZVQUQMEEXIDREEKCQMYGMMQEIOKZQC.pdf

19