Está en la página 1de 14

“AÑO DEL DIALOGO Y LA RECONCILIACIÓN

NACIONAL”

INTEGRANTE:

 .
 .

CURSO:

INVERSIONES FINANCIERAS Y ARRENDAMIENTO

DOCENTE:

2018

pág. 3
DEDICATORIA
Dedico el presente trabajo a los
profesores que nos apoyan,
comprenden y dan oportunidades
para poder aprobar el curso.

pág. 4
Índice

INTRODUCCIÓN _________________________________________________ 6
RETROARRENDAMIENTO _________________________________________ 7
¿QUÉ ES EL LEASE BACK O RETROARRENDAMIENTO? _____________ 7
DEFINICIÓN Y SIGNIFICADO _____________________________________ 7
VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL LEASE BACK FINANCIERO_________ 8
DESCRIPCIÓN DEL CONTRATO ____________________________________ 8
NORMATIVA CONTABLE APLICABLE_______________________________ 9
PLAN CONTABLE GENERAL EMPRESARIAL ______________________ 11
NORMATIVIDAD TRIBUTARIA ___________________________________ 12
CONCLUSIONES _______________________________________________ 16

pág. 5
INTRODUCCIÓN

El presenta trabajo trata del leaseback o retroarrendamiento, el cual es


una fórmula mediante la cual una empresa transfiere activos de su
propiedad a un tercero (suele ser una empresa financiera), a través de
un contrato de leasing. De este modo, la compañía financiera le cede los
bienes muebles o inmuebles a la empresa, en arrendamiento, junto con
una opción de compra a ejercitar al final del contrato.

pág. 6
RETROARRENDAMIENTO

Las empresas, a la hora de solicitar financiación, pueden encontrar un amplio


abanico de posibilidades y servicios, cuántos más conocen, más fácil es para ellas
encontrar el que más se adapte a sus necesidades.

¿QUÉ ES EL LEASE BACK O RETROARRENDAMIENTO?

El retroarrendamiento o lease-back es una figura consistente en vender un activo y


seguidamente arrendarlo nuevamente, de modo que se puede seguir utilizando.

Supongamos la empresa A que tiene un activo X que vende a la empresa B. Hasta


ahí todo normal. Luego, la empresa B le arriende el activo X a la empresa A que se
lo había vendido. Esto es lo que se conoce como retroarrendamiento o lease-back.

Esta figura poco entendida y poco utilizada, es una excelente alternativa para
conseguir capital de trabajo sin incurrir en endeudamiento con una entidad
financiera.

La empresa, al vender un activo y luego adquirirlo nuevamente en calidad de


arrendamiento, adquiere capital de trabajo sin prescindir del activo, puesto que
continuará utilizándolo, y hasta se tiene la posibilidad de adquirirlo nuevamente al
final del contrato de arrendamiento su se hace uso de la opción de compra, opción
que también se puede pactar.

El lease-back o retroarriendo es válido tanto en el arrendamiento financiero como


en el arrendamiento operativo.

DEFINICIÓN Y SIGNIFICADO

Como su propio nombre indica, se trata de una operación de leasing a la inversa, a


través de la cual, el propietario de un bien, lo vende a una entidad de leasing con
la que suscribe un contrato de arrendamiento financiero sobre el mismo

pág. 7
VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL LEASE BACK FINANCIERO

Son muchas las ventajas que podemos encontrar en este servicio, una de las
principales es la posibilidad de liberar los activos fijos para obtener liquidez y cubrir
las necesidades a corto plazo y lo mejor de todo, puede seguir haciendo uso de los
citados bienes durante el periodo que considere oportuno y continuar con su
actividad económica.

Otro de los aspectos positivos a destacar de este servicio es que si las partes
contratantes reúnen determinadas características, el arrendatario financiero del
contrato de leasing/leaseback podría beneficiarse de ventajas como la posible
deducción de parte de la cuota financiera en el impuesto de sociedades, por otro
lado, es una operación ágil para conseguir liquidez , sin necesidad de excesiva
documentación ni burocracia para llevarla a cabo y por último, supone un ahorro
financiero respecto a una venta al uso.

Como desventajas, se podría considerar el hecho de que los activos de los que
dispone la empresa no le permitan conseguir la liquidez que esta necesita, bien por
su antigüedad, por estar obsoletos, etc

DESCRIPCIÓN DEL CONTRATO

Para José Leiva Saavedra, el lease back es un contrato que goza de todas las
características del leasing, es decir, es un contrato complejo, unitario con causa
única. Siendo importante advertir que se mantiene la tenencia del bien por parte del
vendedor-arrendatario por la sencilla razón que la transferencia sólo se produce
para conseguir la liquidez requerida por el arrendatario. El bien, por lo tanto,
continúa siendo explotado por el arrendatario, como siempre lo fue.

Desde el plano funcional, la doctrina económica y jurídica, y la jurisprudencia


comparada, no dudan que el contrato de lease back tiene una típica causa de
financiamiento, aún más acentuada y evidente que el propio leasing, tratándose
básicamente de una forma por la cual una empresa obtiene liquidez de un activo
fijo, constituyéndose como un sistema alter- nativo de financiamiento. En efecto, tal
como se concluye en el artículo de Gabriel de Reina Tartiere “la propiedad se

pág. 8
traspasa al acreedor como caución del reintegro del capital que representa el precio
entregado para la venta”, de esta manera se resguarda la entidad financiera.

En términos simples se trata de un contrato por el cual una empresa vende un bien
mueble o inmueble de su propiedad a una empresa especializada que a la vez de
manera inmediata le concede en leasing el uso del mismo bien, a cambio del pago
de un monto periódico por un plazo determinado y una opción de compra al final
del contrato por un valor residual

Como se puede apreciar, según el gráfico mostrado, el retroarrendamiento o


leaseback es un contrato con prestaciones recíprocas que conjuga una transacción
de venta con pacto de retroarrendamiento, es decir, comprende la venta de un bien
por el vendedor y el arrendamiento inmediato y en el mismo acto del bien al mismo
vendedor, siendo el arrendamiento y el precio de venta usualmente
interdependientes por cuanto se negocian como un solo paquete.

Este tipo de operación es un financiamiento con garantía toda vez que para la
entidad financiera se trata de una colocación donde el bien objeto del contrato se
encuentra bajo su propiedad de suerte tal que en caso de incumplimiento por parte
del arrendatario debe restituirse a la entidad financiera el bien temporalmente
cedido, mientras que para el arrendatario le permite obtener liquidez garantizada
con uno de sus bienes, manteniendo el uso y la facultad de readquirir el bien.

NORMATIVA CONTABLE APLICABLE

Aquí es importante señalar que de acuerdo con el criterio de Sustancia (Esencia)


sobre la Forma, una operación debe ser contabilizada y presentada de acuerdo con
su esencia y realidad económica y no meramente según su forma legal. Dado que

pág. 9
la esencia de las transacciones y demás sucesos no siempre es consistente con lo
que aparenta su forma legal o trama externa, conforme con el párrafo 35 del Marco
Conceptual para la Preparación y Presentación de los Estados Financieros, en
situaciones como la que se presenta a continuación don- de “Una entidad puede
vender un activo a un tercero de tal manera que la documentación aportada de a
entender que la propiedad ha pasado a este tercero. Sin embargo, pueden existir
simultáneamente acuerdos que aseguren a la entidad que puede continuar
disfrutando de los beneficios económicos incorporados al activo en cuestión”;
tendremos que dar más importancia a la esencia del mismo registrando la
operación tal como es y no en base a las formas. A mayor abundamiento, en el
párrafo 13 de la NIC 18, "Ingresos" se indica que si una empresa vende bienes y,
al mismo tiempo, hace un contrato para recomprar esos bienes más tarde, se niega
el efecto sustantivo de la operación, en cuyo caso las dos operaciones deben
contabilizarse de manera conjunta.

Por la naturaleza del contrato le resulta aplicable la NIC 17 (Modificada en 2003):


Arrendamientos y en este sentido los párrafos 58 a 66 de la mencionada norma,
referidos a las transacciones de venta con arrendamiento posterior. En forma
específica, el párrafo 59 de la aludida NIC, regula que si una venta con
arrendamiento posterior resultase ser un arrendamiento financiero, se evitará
reconocer inmediatamente como resultado en los estados financieros del vendedor
arrendatario, cualquier exceso del importe de la venta sobre el im- porte en libros
del activo enajenado. Este importe se diferirá y amor- tizará a lo largo del plazo de
arrendamiento. No obstante, según el párrafo 5 del Apéndice de la NIC 18 Ingresos
manifiesta que cuando el vendedor retiene los riesgos y ventajas de la propiedad,
incluso si la titularidad legal ha sido transferida, la transacción es una operación
financiera y no dará lugar a reconocimiento de ingresos por venta. En esta
operación, qué duda cabe, nunca se transfieren los riesgos y beneficios a la entidad
financiera, puesto que en la práctica la empresa vendedora-arrendatario lo sigue
usando.

El mismo párrafo 60 de la NIC 17 señala que si el arrendamiento posterior es un


arrendamiento financiero, la operación es un medio por el cual el arrendador
suministra financiación al arrendatario con el activo como garantía.

pág. 10
De acuerdo con el análisis efectuado, consideramos que el retroarrendamiento se
debe tratar como una operación de financiamiento, en la cual si el arrendatario no
cumpliese con efectuar la devolución del mismo el arrendador se queda con la
garantía.

PLAN CONTABLE GENERAL EMPRESARIAL

Sin perjuicio del análisis desarrollado en el numeral anterior, apreciamos que la


versión modificada del PCGE (5), incorpora en la cuenta

49: Pasivo Diferido la subcuenta 494, denominándola Ganancia en venta con


arrendamiento financiero paralelo, señalándose que ésta “Acumula el ingreso en la
venta de activos con arrendamiento financiero paralelo, el que se devenga durante
el plazo del contrato de arrendamiento”.

Al respecto se aprecia que el tratamiento que dispone el PCGE para el caso del
Retroarrendamiento Financiero, sería justamente re- flejar una operación de venta
pero en forma diferida a fin de imputarse durante el plazo de arrendamiento. Ello
entendemos en función a lo dispuesto en el párrafo 59 de la NIC 17 antes aludida.

La incorporación de dicha modificatoria, desde nuestra perspectiva implicaría la


existencia de dos tratamientos contables posibles a emplear para el reconocimiento
de esta operación:

 El primero considerarlo como una operación de financiamiento con garantía,


teniendo como sustento la prevalencia de lo Sustancial sobre lo Formal, de
acuerdo con la verdadera esencia de la transacción y la interpretación
sistemática de lo dispuesto en las NIIFs vinculadas.
 El segundo considerarlo como una enajenación siguiendo una aplicación
estricta y literal de lo dispuesto en la NIC 17 y el Plan Contable General
Empresarial.

Adicionalmente a lo antes referido, cabe indicar que si se opta por reconocer la


operación como una enajenación y diferir el resultado, ello implicará también
reconocer un costo diferido. Por tal razón, en- tendemos que el título de la
subcuenta corresponde a “Ganancia” que justamente es la diferencia entre el
Ingreso y el Costo. Sin embargo, apreciamos que el detalle contendría un error

pág. 11
conceptual al aludir únicamente a la acumulación del Ingreso y omitir la referencia
al costo, sin que ello sea óbice para su reconocimiento también en forma diferida.

Procede mencionar que el PCGE no ha creado divisionarias para este concepto,


por lo cual quedaría a potestad de la empresa aperturar las que estime pertinente,
como podría ser una específica para el reconocimiento del Ingreso y otra para el
reconocimiento del Costo

NORMATIVIDAD TRIBUTARIA

En el Oficio Nº 114-99-K00000 se señaló que esta modalidad de arrendamiento


financiero, se encuentra contemplada en el artículo

27º (6) de la Ley de Arrendamiento Financiero, Decreto Legislativo Nº 299.


Afirmando que bajo la modalidad del “leasingback”, el tomador es propiamente el
proveedor del bien, quien se desprende del mismo vendiéndolo a una sociedad
que, a su vez, se lo arrienda mediante leasing. Lo importante de lo anterior es el
hecho que este tipo de con- trato se encuentra regulado en una norma especial, la
Ley de Arrendamiento Financiero, que contiene las estipulaciones que la rigen,
siendo conveniente aclarar que el tratamiento que será descrito es el vigente a partir
del 1 de enero de 2001, por lo cual consideraremos las modificaciones dispuestas
por la Ley Nº 27394 (30.12.2000) y el Decreto Legislativo Nº 915 (12.04.2001).

No obstante lo anterior, cabe precisar que este contrato no es enfocado de la misma


manera para efectos del IGV e Impuesto a la Renta, tal como se desarrolla a
continuación:

a) Impuesto General a las Ventas

Para este tributo se distingue las dos operaciones coligadas que integran el
leaseback, de esta forma analiza si se encuentra gravado con el mismo
efectuándose la verificación del cumplimiento de los supuestos de hecho para cada
una de las operaciones: (i) la compra-venta por el que se transfiere la propiedad
legal de los bienes al adquirente-arrendador y (ii) el posterior alquiler del bien al
vendedor-arrendatario.

pág. 12
En el caso específico del retroarrendamiento o leaseback, la transferencia en
propiedad del bien se encontrará gravada con el impuesto en la medida que se
encuentre dentro de los supuestos de hecho establecidos en el artículo 1º del TUO
de la Ley del Impuesto General a las Ventas, teniendo en cuenta lo siguiente:

1. Arrendatario - Vendedor

Conforme a los literales a) y d) del artículo 1º de la Ley del Impuesto General a las
Ventas, la transferencia del bien que realiza el vendedor, podría tratarse de una
operación gravada o no con el Impuesto General a las Ventas. Es decir, si el
arrendatario ven- de en el país bienes muebles o si el vendedor fuese constructor
de los mismos y es la primera venta, entonces estaría gravado. Por otro lado, sin
embargo, si el arrendatario vendiese un inmueble y éste no fuese un constructor o
no fuera la primera venta del inmueble, entonces se trataría de una operación no
gravada.

2. Arrendador - Comprador

De conformidad al literal b) del artículo 1º de la Ley del Impuesto General a las


Ventas, se trataría de una operación gravada con el IGV bajo la calificación de
servicio tal como señala en la definición del mismo. Por otro lado, al finalizar el
contrato el arrendador transfiere los riesgos y beneficios al arrendatario, cobrándole
la opción de compra, operación de transferencia que también estaría gravada con
el Impuesto General a las Ventas si se haya en alguno de los supuestos señalados
en el artículo 1º de la LIGV.

pág. 13
Respecto a la primera operación de venta al comprador-arrendador debe tenerse
en cuenta que si se encuentra alcanzada con este impuesto (IGV) debe
considerarse que la base imponible del mismo es el Valor de Mercado del bien, el
cual de conformidad con el literal 3 del artículo 32º de la Ley del Impuesto a la Renta
para bienes del activo fijo puede ser:

1. Activos fijos respecto de los cuales se realicen transacciones frecuentes en el


mercado.- El valor de dichas transacciones.

2. Activos fijos respecto de los cuales no se realicen transacciones frecuentes en el


mercado.- El valor de mercado será el valor de tasación.

En este sentido, con relación al Impuesto General a las Ventas, el na- cimiento de
la obligación tributaria en la primera operación (compra- venta) se origina en el
momento en que se emite el comprobante de pago, según el literal a) del artículo
4º del TUO del IGV e ISC, ello por cuanto no se produce la entrega del bien. Cabe
agregar que existe la obligación de emitir el comprobante de pago, dado que, la
empresa realiza legalmente una transferencia a título oneroso producto de un
contrato de arrendamiento financiero (donde se encuentra incluido el leaseback).
Así, tal como lo establece el artículo 6º del Reglamento de Comprobante de Pago
(Resolución Nº 007-99/SUNAT) deberá emitir un comprobante de pago (factura)
consignando el IGV que grave la operación, de ser el caso. Finalmente, la
oportunidad en que deben ser emitidos sería en la fecha en que se efectúa el pago
por parte de la institución financiera, por el monto efectivamente percibido, en virtud
al numeral 1 artículo 5º RCP.

En la segunda operación (servicio de arrendamiento) la obligación tribu- taria de


acuerdo a lo dispuesto en el literal c) artículo 4º LIGV, se genera en la fecha en que
se percibe la retribución o en la que se emita o deba emitirse el comprobante de
pago, lo que ocurra primero. Al respecto, cabe señalar que para efectos del contrato
bajo análisis, la fecha en que debe emitirse el comprobante de pago, será en la
fecha de pago o vencimiento del plazo fijado para el pago, lo que ocurra primero.
Lo expuesto se sustenta en al artículo 3º Reglamento de la LIGV, concordando con
el numeral 5 artículo 5º Reglamento de Comprobantes de Pago.

pág. 14
b) Para efectos del Impuesto a la Renta

El régimen actual vigente a partir del 01.01.2001 está basado en la verdadera


connotación económica de la transacción no reconociendo ningún resultado por el
primer contrato (compra-venta), salvo que la transferencia sea definitiva.

En consecuencia, no se modifica la situación del activo en la empresa vendedora-


arrendataria que debe continuar depreciando ese bien en las mismas condiciones
y sobre el mismo valor anterior a la transmisión.

En este orden de ideas, de conformidad con el artículo 9º del Decreto Legislativo


Nº 915 no se gravan con el Impuesto a la Renta los resultados provenientes de la
enajenación cuando el arrendador adquiera un bien del arrendatario. No obstante,
se establece una salvedad que implicará que la operación si resulte gravada y que
se grafica a continuación

Respecto de la depreciación del bien sobre el cual se ha efectuado la transferencia


de la propiedad legal, deberá tenerse presente lo dispuesto en el último párrafo del
artículo 6º de la Ley Nº 27394 donde se señala expresamente que el bien cuyo uso
se cede haya sido objeto de una previa transmisión, directa o indirecta, por parte
del cesionario al cedente, “el cesionario debe continuar depreciando ese bien en
las mismas condiciones y sobre el mismo valor anterior a la transmisión

pág. 15
CONCLUSIONES
Mediante el retroarrendamiento la empresa convierte sus activos fijos en efectivo
para así hacer frente a sus problemas de liquidez y en efecto, la empresa
beneficiaria desinmoviliza un activo físico con el propósito de lograr una posición
de mayor liquidez operativa sin interrupción de su ciclo productivo.

Ya que importa una verdadera asistencia financiera para la empresa, que le permite
consolidar su actividad al ver aumentado su capital de trabajo con la alternativa de
poder readquirir el o los bienes oportunamente enajenados al dador para mejorar
su cuadro de liquidez.

Que queremos decir con esto, que en la actualidad modalidades de contratación


como el retroarrendamiento se prestan para la financiación de la empresa y nadie
puede ir contra esta realidad.

pág. 16