Está en la página 1de 5

Núcleo Universitario Rafael Rangel).

Doctorado en Educación
Seminario “Leer para escribir”
Modulo El yo lecto/escritor
Dra. María de la Luz Figueroa Manns
Trujillo - Estado Trujillo

PAPEL DE TRABAJO

ONTOLOGIA DEL LENGUAJE1

LENGUAJE, EMOCIONALIDAD Y POSTURA FISICA

Para la ontología del lenguaje (Rafael Echeverria, 1994) los seres humanos nos
constituimos como tales en nuestra corporalidad, en nuestra emocionalidad y en
nuestra capacidad de lenguaje. Y que estos tres dominios fenoménicos son
irreductibles entre sí, independientemente de la posibilidad de reconstruirlos o de
intervenciones indirectas. De allí que los llama dominios primarios.

La ontología del lenguaje tiene como interés principal son los seres humanos, a
diferencia de disciplinas como la lingüística y de la filosofía del lenguaje, cuyo foco
es el lenguaje,

1, Interpreta a los seres humanos como seres lingüísticos. Son seres lingüísticos y
viven en el lenguaje.

2, interpreta al lenguaje como generativo, no solo permite describir la realidad,


sino que crea realidades porque el lenguaje es acción a través del lenguaje
modelamos nuestra identidad y el mundo en que vivimos. Crea realidades. Modela
el futuro.

3. Los seres humanos se crean a sí mismos en y (en el ser humano, la creatura y


su Creador se unen Nietzsche) a través del lenguaje. Sujetos a condicionamientos
biológicos y naturales, históricos y sociales, los individuos nacen dotados de la
posibilidad de participar activamente en el diseño de su propia forma de ser. No es

1 ECHEVERRIS, Rafael (1994). La Ontología del lenguaje. Santiago de Chile, Dolmen Ediciones

1
una forma de ser determinada, ni permanente. A partir de las bases de
condicionamiento mencionadas, los individuos tienen la capacidad de crearse a sí
mismos a través del lenguaje, Nadie es una forma de ser determinada, dada e
inmutable, que no permita infinitas modificaciones. Sobre todo, esta interpretación
nos permite ganar dominio sobre nuestras propias vidas, al jugar un papel activo
en el diseño del tipo de ser en el que quisiéramos convertirnos. “Sabemos lo que
somos, pero no sabemos lo que podríamos ser”. (Shakespeare), esta estructura
general de posibilidades, que compartimos todos en tanto seres humanos, es lo
que <Martin Heidegger llamo el Dasein.

PRINCIPIOS

Echeverría; 39 Todo lo dicho es dicho por alguien, esta afirmación reconoce el


carácter interpretativo de lo que sostenemos. Este reconocimiento conduce a la
primera tesis o principio general de la ontología del lenguaje,

Primeros principios de la ontología del lenguaje; No sabemos cómo las cosas son.
Solo sabemos cómo las observamos o como las interpretamos. Vivimos en
mundos interpretativos.

Los seres humanos no disponemos de mecanismos biológicos que nos permitan


tener percepciones que correspondan como son las cosas. Los sentidos no nos
proporcionan una fiel representación de cómo las cosas son, independientemente
del observador que las percibe. No sabemos cómo las cosa en realidad “son”,
independientemente de quien

El “coaching ontológico”, basado en Nietzsche, es la disciplina que descansa en la


capacidad de observar lo que alguien dice con el propósito de no solo de conocer
aquello de lo cual habla, sino de conocer (interpretar) el alma (entendida como la
forma particular de ser) de quien habla p 41 las observa

Segundo principio

Nuestras acciones no solo revelan como somos, sino, también nos permiten
transformarnos, en diferentes, devenir Este principio permite realizar la llamada
intervención ontológica”. La acción, por lo tanto, no es solo la manifestación de un
determinado ser que se despliega en el mundo, es también la posibilidad de ese
mismo ser trascienda sí mismo y devenga en un ser diferente. P 46

EMOCIONES Y ESTADOS DE ÁNIMO

Lo que acontece en el dominio del lenguaje condiciona lo que acontece en el


dominio del cuerpo y de la emocionalidad. Postura física, emocionalidad y

2
lenguaje se comportan entre sí de manera congruente y se influencias
mutuamente. Las implicaciones es que desde cualquiera de los tres dominios se
puede “reconstruir” las demás. Por ejemplo, se puede acometer una
reconstrucción lingüística de una determinada emoción. Esto abre la posibilidad de
intervenciones indirectas a través de las cuales una modificación lingüística puede
casar una modificación de una determinada emoción y de la p 252 postura física.
Sin embargo, para que los cambios sean coherentes con los otros y se conserven
debe intervenirse simultáneamente en los tres dominios.

Las emociones son determinantes básicas de lo que podamos o no lograr en cada


esfera de la vida humana.

Cada vez que se experimente una interrupción o quiebre, en el fluir de la vida se


produce una emoción Un cambio en el espacio de posibilidades, sea positiva o
negativamente genera una emoción Y para entender una determinada emoción,
es importante remitirla al acontecimiento.

Los estados de ánimos son emocionalidad que no remiten necesariamente a


condiciones específicas ni se relacionan con acontecimientos determinados. Los
estados de ánimo viven en el trasfondo desde el cual actuamos, Son estados
emocionales desde los cuales se realizan las acciones. Condiciona las acciones
La emoción modifica el horizonte de posibilidades, el estado de ánimo condiciona
las acciones p 259

Los seres humanos siempre estamos en algún estado de ánimo, que no elegimos
ni controlamos Y desde allí nos comportamos dentro de los parámetros
específicos de tal estado de ánimo. No podemos decir solamente que tenemos
estado de ánimo, sino que los estados de ánimo nos poseen a nosotros. Nos
convertimos en nuestros estados de ánimo. Decimos “Me siento feliz”, “Estoy
confundido”, pero en verdad el estado de ánimo nos precede Pareciera que el “Yo”
es quien siente esto, pero es lo contrario, es el estado de ánimo el que siente, es
el que está constituyendo el “Yo”, en su forma presente de ser.

Significa esto que no podemos hacer nada.” Al contrario, el observar nuestros


estados de ánimo permite intervenir en los estados de ánimo en los que nos
encontramos inmersos y diseñar las acciones capaces de cambiarlos. P 260

Si una emoción permanece el tiempo suficiente se traslada al fondo y se convierte


en un estado de ánimo, lo que pasa normalmente con acontecimientos
importantes. Los estados de ánimo son constitutivos de la existencia humana y los
encontramos por doquier p261 Diferentes lugares parecieran tener diferentes
estados de ánimo, como ciudades y hasta países. Como los tropicales y nórdicos;
igualmente los ciclos climáticos, estaciones, los días de la semana; las diferentes

3
horas del día. Hay madrugadores y noctámbulos, por ejemplo, también en las
diferentes edades y hasta periodos históricos.

Un estado de ánimo, define un espacio de acciones posibles (Echeverría, p 262),


Son predisposiciones para la acción (Maturana) Dependiendo del estado de ánimo
en que nos encontremos, ciertas acciones son posibles y otras están cerradas, la
desconfianza estrecha la posibilidad de coordinar acciones con las de alguien. En
un estado de entusiasmo se amplían las posibilidades de acciones posibles en el
futuro. Cuando niños aprendimos a buscar el momento para hablar con los padres.

Los estados de ánimo condicionan las acciones posibles, pero también las formas
en que efectuamos esas acciones; el desempeño, Los deportistas saben bien
esto. También condiciona lo que se dice y como se escucha lo que se dice.

“Los estados de ánimo especifican un futuro ´posible, obscuro o brillante. Y


generan un determinado mundo, conforman el mundo en que vivimos. Cada
estado de ánimo trae consigo un mundo propio.

Uno de los problemas es que los estados de ánimo son transparentes para
nosotros. No los notamos y por eso suponemos que el mundo “es” tal cual lo
observamos, sin pensar en el papel del observador en aquello que observa. Así
juzgamos que lo positivo o negativo en lo que nos rodea, pertenece al mundo
como algo y no al observador que somos, según el estado de ánimo en que nos
encontramos. “Es importante saber admitir que nuestro mundo reside en el estado
de ánimo en que estemos. Si cambia el estado de ánimo, el mundo también
cambia con él. p 266

Las investigaciones en el campo de la biología de los estados de ánimo


(Davidson, y Luria, muestran la conexión entre la conformación del cerebro y
actividad de los lóbulos frontales y las emociones y estados de ánimo de las
personas. Mayor actividad en el área frontal izquierda que en la derecha tienden a
tener un carácter más positivo. Son más sociales y alegres y son muchas las
situaciones que les causan felicidad, tienen autoconfianza y se involucran con el
mundo. Por otra parte, las personas con actividad mayor en la corteza frontal
derecha, rehúyen los contactos con otras personas y se afectan negativamente
con mayor facilidad frente a las dificultades. Son melancólicos, ven dificultades,
tensiones y amenazas en todas partes; sospechan de la gente y se sienten
incapaces de manejar bien su mundo y tienden a ver catástrofes en las cosas más
pequeñas

Sin embargo, también es posible cambiar nuestra conformación cerebral y si uno


aprende a controlar sus estados negativos y podría ocurrir que también haya
aprendido a activar el lóbulo cerebral izquierdo” p 269

4
Igualmente, otras alteraciones biológicas pueden producir cambios emocionales,
tales como los desequilibrios hormonales, las drogas y otros químicos. Además,
un cambio en el estado de ánimo produce diversas modificaciones biológicas. Y el
estado de ánimo es fundamental en la capacidad de recuperación para un amplio
espectro de enfermedades.

LOS ESTADOS DE ÁNIMO Y EL LENGUAJE

Dependiendo del estado de ánimo hablamos y escuchamos de forma diferente,


por lo tanto, podemos descubrir el estado de ánimo en que se encuentran las
personas examinando sus conversaciones. Cada conversación trae con ella su
propio estado de ánimo p 272 Una conversación no es solo un fenómeno
lingüístico. Una conversación es siempre una combinación de os factores básicos;
lenguaje y emociones. Para entablar una conversación emociones y lenguaje
deben estar equilibrados. No hay azar en juego, el lenguaje y los estados
emocionales están estrechamente relacionados entre sí. Igualmente, lo que
decimos, puede influir en el estado de ánimo de la gente.

Debido la existencia de esta relación entre lenguaje y estado de ánimo es que


existe la posibilidad de intervenir en el diseño de nuestros estados de ánimo y de
los demás. Esto nos permite: ejecutar una reconstrucción lingüística de nuestros
estados de ánimo y emociones.