Está en la página 1de 20

Anatomía de la columna

dorsal o torácica

Grupo #4
David Uzziel Ramirez Franco
Rodrigo Alexander villegas Martínez
Rafael Orellana Landos
Cecilia Carolina Campos Miranda
Noemy Gamero Avalos

1
Contenido

Introducción ..................................................................... 3
Contenido del trabajo ....................................................... 4
Vértebras torácicas ........................................................... 6
Pedículos : unen el cuerpo vertebral a la masa ósea. .. 9
Láminas : son cuadriláteras, casi verticales ................ 9
-T11: el cuerpo se asemeja al de las vértebras ............... 11
T12 : posee características similares a la T11 , .............. 11
COLUMNA DORSAL ...................................................... 12
VÉRTEBRAS DORSALES ................................................. 12
La décima vértebra dorsal (D10) tiene ......................... 14
Las dos últimas vértebras dorsales (D11 Y D12) ........... 14
MOVIMIENTOS EN COLUMNA DORSAL ..................... 15
PREVENCIÓN DOLOR DORSAL .................................... 17
Movimientos y Músculos ................................................ 18
Conclusiones ................................................................... 20

2
Introducción
La columna torácica o dorsal es una de las cuatro porciones que conforman la
COLUMNA VERTEBRAL. Comprende la parte central de la columna, y está formada por
doce vértebras, situadas entre las vértebras cervicales (parte superior) y las vértebras
lumbares (parte inferior). Al igual que el resto de la columna tiene la difícil misión de
ser una estructura de movilidad y soporte de carga, además de un papel de
protección de la médula espinal.

3
Contenido del trabajo
La columna torácica es la porción más extensa de la COLUMNA VERTEBRAL. Consta
de doce vértebras torácicas y se extiende desde la base del cuello hasta el medio de la
espalda. Así, es la prolongación de la columna cervical en la parte superior y del raquis
columna lumbar en la parte inferior. También se llama raquis torácico debido a que las
doce costillas que forman el tórax que se fijan y se articulan con las doce vértebras
torácicas.

Figura 1. Columna torácica

4
Figura 2. Columna torácica

5
La columna torácica se caracteriza por una incurvación fisiológica cifótica, que viene
determinada principalmente por la forma en cuña de sus cuerpos vertebrales y discos
intervertebrales, algo más altos en la parte posterior que en la anterior. El tamaño de
los cuerpos aumenta progresivamente en las regiones caudales, donde son más
frecuentes los cambios degenerativos, por estar sometidos a mayor carga.

Figura 2. Curvatura de la columna dorsal . La columna dorsal tiene una curvatura


cóncava que se inicia en la mitad de la segunda vértebra y se extiende hasta las 12ª
dorsal. La curvatura se hace más profunda en la séptima vértebra dorsal, coincidiento
con la prominencia de su apófisis espinosa. La D1 (primera vértebra dorsal), está
conectada con la séptima cervical (C7). Las costilas que forman la caja torácica
(articulación de las costillas con el esternón) del ser humano están conectadas a las 10
primeras vértebras dorsales, en las cuales se pueden observar las caras costales (lugar
de unión.), mientras que la D11 y D12 (que son lás últimas) conectan con las costillas
flotantes (las que no se conectan al esternón). El tamaño y las dimensiones de las
vértebras dorsales está condicionado por el de las cervicales y lumabares. Las
articulaciones de esta columna le permienten llevar a cabo los siguientes movimientos:
flexión, flexión lateral, rotación y extensión.

Figura 3. Vértebra torácica

A los lados de la columna torácica se


encuentra un espacio denominado espacio
paravertebral torácico de forma triangular a
ambos lados de la columna dorsal o torácica,
delimitado en su cara medial por el espacio
epidural torácico mediante los forámenes
intervertebrales y en su cara lateral con el
espacio intercostal, tras su paso por la apófisis
transversa de las vértebras torácicas.

Vértebras torácicas
Las vértebras torácicas son un grupo de doce huesos pequeños que forman la columna
torácica. Las vértebras torácicas son únicas entre los huesos de la columna porque son
las únicas vértebras que sostienen las costillas y tienen procesos espinosos
superpuestos.

Cada vértebra torácica recibe su nombre por su posición dentro de la columna


vertebral, desde la primera vértebra torácica (T1) en el extremo superior hasta la
duodécima vértebra torácica (T12) en el extremo inferior.

Las vértebras torácicas son de tamaño mediano, más grandes y más gruesas que las vértebras
cervicales por encima de ellas, pero más pequeñas y delgadas que las vértebras lumbares

6
inferiores. La vértebra T1 es la más pequeña y se asemeja mucho a las vértebras cervicales,
mientras que la vértebra T12 es la más grande y más similar a las vértebras lumbares. Todas las
vértebras intermedias siguen la tendencia de aumentar el tamaño de superior a inferior como
resultado del mayor peso corporal soportado por las vértebras inferiores. Las vértebras de la
columna torácica son relativamente fijas pues constituyen un sólido apoyo a las costillas y, por
lo tanto , a los movimientos de la caja torácica

Las vértebras están separadas por discos intervertebrales de fibrocartílago, que son
discos de cartílago flexible ubicados entre los cuerpos de dos vértebras adyacentes que
permiten el movimiento en la columna vertebral y también tienen una función de
amortiguación . Un disco intervertebral consiste en un núcleo pulposo gelatinoso
interno rodeado por un anillo de fibrocartílago, el anillo fibroso.

Características generales de las vértebras torácicas ( son las características


generales de la segunda a la octava vértebra torácica. La primera y la novena a la
duodécima vértebra contienen ciertas peculiaridades y se detallan posteriormente)

A diferencia de otras vértebras de la COLUMNA VERTEBRAL


1. Tienen carillas costales bilaterales ( hemicarillas ) en su cuerpo, frecuentemente en
pares superiores e inferiores , para articularse con las cabezas de las costillas (
articulaciones costovertebrales )
2. Tienen carillas costales en sus apófisis transversas para articularse con los
tubérculos de las costillas , excepto para las 2 o 3 vértebras torácicas inferiores (
articulaciones costotransversas )
3. Tienen apófisis epinosas largas inclinadas hacia abajo

Figura 3. Vértebra torácica con articulaciones costovertebrales y costotransversas de una costilla


típica. Son vértebras con un cuerpo, un arco vertebral y 7 apófisis para uniones musculares y
articulares. Figura 4 . Articulaciones costovertebral

7
Cuerpo : tiene forma de un cubo , con 2
carillas articulares , superior e inferior

El cuerpo es redondeado, más voluminoso


cuanto mas abajo se considere . Los
cuerpos en el medio de la región torácica
son en forma de corazón, y tan anchos en la
dirección anteroposterior como en la
transversal. En los extremos de la región
torácica se asemejan respectivamente a las
de las vértebras cervicales y lumbares.

Las caras laterales del cuerpo vertebral presentan un canal circunferencial y , por
delante de los pedículos , 2 fositas costales, superior e inferior , cerca de los bordes
del cuerpo . Éstas forman, con las fositas homólogas de las vértebras suprayacente y
subyacente, un ángulo entrante, cuyo vértice corresponde al disco intervertebral , en
el que se aloja la cabeza costal de las 12 pares de costillas con las 12 vértebras
torácicas ( articulacion costovertebral )

Figura 4 . Articulaciones costovertebral y costotransversa de una vértebra torácica


típica Las articulaciones costovertebrales se forman por la articulaci´n de la cabeza de
la costilla con la de los 2 cuerpos adyacentes y el disco intervertebral exstente entre
ellos . Las articulaciones costotransversas se forman por la articulación del
tubérculo d ela costilla con la apófisis transversa de la vértebra . La costilla se
desplaza ( sube y baja ) alrededor de un eje que cruza la cabeza y el cuello de la
costilla.

8
Pedículos : unen el cuerpo vertebral a la masa ósea.
Tienen un borde superior ligeramente cóncavo, mientras que su borde inferior
presenta una fuerte escotadura de acuerdo con la inclinación de las láminas y de las
apófisis espinosas

Láminas : son cuadriláteras, casi verticales


Apófisis espinosa : Las apófisis espiosas que salen de los arcos vertebrales de las
vértebras torácicas típicas son largas y se inclinan hacia abajo y atrás, alcanzando la
vétebra inferior . Forma prismática triangular no bifurcada . El borde superior es
romo; el borde inferior, excavado en canal; sus caras laterales se estrechan hacia el
vértice. Cuben los intervalos entre las láminas de las vértebras adyacentes para así
prevenir que objetos punzantes puedan penetrar en el conducto vertebral medular

Apófisis transversas: se separan ampliamente por detrás del pedículo . En la cara


anterior de su vértice presentan una fosita articular , la fosita costal de la apófisis
transversa , donde se articula el tubérculo costal ( articulación costotransversa )

Apófisis articulares ; las superiores , muy salientes , se elevan en sentido vertical .


Las inferiores, por el contrario , están reducidas a 2 carillas articulares , sobre la cara
anterior de las láminas, orientadas hacia adelante y lgo medialmente .

Agujero raquídeo : es casi circular y comparativamente pequeño .

¿ Qué vertebras la componen ? De las 12 vértebras torácicas que comonen la


columna dorsal de la segunda a la octava vértebra torácica se consideran típicas. La
primera y la novena a la duodécima vértebra contienen ciertas peculiaridades que se
detallan a continuación.

9
- T1: Vértebra de transición entre las columna
cervical y torácica . La primera vértebra torácica
tiene, a cada lado del cuerpo, una faceta articular
completa para la cabeza de la primera costilla, y
una semiestructura para la mitad superior de la
cabeza de la segunda costilla.. El cuerpo es como
el de una vértebra cervical, siendo ancho, cóncavo
y con labios a cada lado.Las superficies articulares superiores se dirigen hacia arriba y
hacia atrás; la apófisis espinosa es gruesa, larga y casi horizontal. Los procesos
transversales son largos, y las muescas vertebrales superiores son más profundas que
las de las otras vértebras torácicas. El nervio espinal torácico 1 (T1) pasa por debajo de
ella.

T2 a T8 : son vértebras torácicas típicas . El nervio espinal torácico pasa por debajo
de la vértebra en cuestión.

- T9 :La novena vértebra torácica se caracteriza por


no presentar facetas articulares inferiores para la
décima costilla de cada lado . El nervio espinal
torácico 9 (T9) pasa por debajo de ella.

- T10 : En ella comienzan a aparecer los caracteres


de transición hacia las lumbares . Existe sólo una
fosita articular costal : la superior para la 10ª
costilla ( = no tiene facetas articulares inferiores
para la décima costilla de cada lado ) . La apófisis
espinosa es menos oblicua . El nervio espinal
torácico 10 (T10) pasa por debajo de ella.

10
-T11: el cuerpo se asemeja al de las
vértebras lumbares . Las facetas articulares
para las costillas son de mayor tamaño que en
las vértebras superiores . El cuerpo presenta
una sola carilla articular para la 11ª costilla ; su
mitad anterior responde al cuerpo , su mitad
posterior , al pedículo . Apófisis espinosa
aplastada en sentido transversal o dirigida atrás horizontalmente . Apófisis
transversas : cortas y rugosas , sin carillas articulares . Apófisis articulares :
comienzan a orientarse hacia afuera . El nervio es pinal torácico 11 (T11) pasa por
debajo de ella.

T12 : posee características


similares a la T11 , distinguiéndose
de ella por sus superficies articulares
inferiores , que son convexas y se dirigen
hacia los lados para cuadrar con las de la
primera vértebra lumbar . El cuerpo
presenta una carilla articular para la 12ª
costilla, en la superficie exterior del
pedículo . Las apófisis transversas son más cortas que las de las vértebras
precedentes y no tienen faceta articular . El nervio espinal torácico 11 (T11) pasa por
debajo de ella.

Imagen radiológica de las vértebras torácicas

11
Imágenes ecográficas :

Relacionada con las facetas torácicas ver SONOGRAFÍA DE LA ARTICULACIÓN


FACETARIA TORÁCICA

Imágenes relacionadas con los nervio espinal torácico : Ver Imágenes ecográficas de
las raíces espinales torácicas.

COLUMNA DORSAL
La columna dorsal la forman 12 cuerpos vertebrales en la parte superior de la espalda.
La unión de la caja torácica en cada nivel de la columna dorsal ofrece estabilidad y
soporte estructural a la parte superior e inferior de la espalda y permite muy poco
movimiento. La columna dorsal es básicamente una caja resistente diseñada para
proteger los órganos vitales del corazón y pulmones.

VÉRTEBRAS DORSALES
El cuerpo vertebral: Es cilíndrico y más grueso que el de las vértebras cervicales. Su
diámetro transversal casi igual a su diámetro anteroposterior. El cuerpo de las
vértebras dorsales presenta, en cada lado y cerca del extremo anterior del pedículo
dos carillas articulares costales, una superior y una inferior, destinadas a articularse
con la cabeza de las costillas. Estas superficies articulares están talladas a bisel a

12
expensas de la cara vecina. Cada costilla se articula con las semicarillas superior e
inferior de las vértebras vecinas.

Apófisis espinosa: La apófisis espinosa es voluminosa y larga muy inclinada hacia abajo
y hacia atrás (excepto la D11 y la D12). Diseñadas así para limitar el movimiento de
extensión.

Apófisis transversa: Estas apófisis se desprenden a cada lado de la columna ósea


formada por las apófisis articulares, por detrás del pedículo. Están dirigidas hacia fuera
y un poco hacia atrás.

Apófisis articulares: Las apófisis articulares constituyen salientes por arriba y por
debajo de la base de las apófisis transversas. La carilla articular de las apófisis superior
mira hacia atrás, hacia fuera y un poco hacia arriba. La carilla de la apófisis inferior
presenta una orientación inversa.

Agujero vertebral: Es casi circular.

13
La primera vértebra dorsal (D1) es una vértebra de transición. Se distingue por la
presencia, en cada lado del cuerpo vertebral, de una fosita costal articular completa
para la cabeza de la primera costilla, y por abajo, una fosita más pequeña para la
segunda costilla.

La décima vértebra dorsal (D10)


tiene como característica distintiva la
presencia de una sola fosita costal,
situada en la parte superior del cuerpo,
para la cabeza de la décima costilla.

Las dos últimas vértebras


dorsales (D11 Y D12) se asemejan a
las vértebras lumbares. Tienen como
particularidad la ausencia de las fositas
costales en las apófisis transversas.
Presentan una sola fosita costal a cada
lado del cuerpo de la vértebra para la
cabeza de las costillas undécima y
duodécima, respectivamente. La
duodécima vértebra dorsal tiene las
apófisis articulares inferiores
conformadas de forma similar a las
vértebras lumbares: son cilíndricas y
convexas, y están orientadas hacia los
lados.

La última vértebra dorsal (D12), llamada


vértebra de transición con el raquis
lumbar presenta algunas
particularidades:

En primer lugar, su cuerpo vertebral solo


posee dos carillas costales situadas en la
parte posterolateral de la meseta
superior para la cabeza de la duodécima
costilla.

En segundo lugar, si las apófisis


articulares superiores están orientadas
como las de todas las vértebras dorsales,
hacia atrás y ligeramente hacia arriba y hacia fuera. Las carillas articulares deben
corresponder a las carillas superiores de la primera vértebra lumbar. Por lo tanto, la

14
dirección es la misma que la de las carillas inferiores de todas la vértebras lumbares: es
decir, orientadas hacia fuera y hacia delante y con una curva transversal ligeramente
convexa que se inscribe en una misma superficie cilíndrica, cuyo eje se sitúa
aproximadamente en el origen de la espinosa.

MOVIMIENTOS EN COLUMNA DORSAL


La columna dorsal se caracteriza por la relativa rigidez del conjunto vertebral. Estas
estructuras tienen muy poco movimiento porque están unidas firmemente a las
costillas y el esternón. Debido al poco movimiento, esta región de la columna por lo
general no produce dolor de espalda, aunque la unión entre la columna y las costillas
puede ser una fuente de dolor.

En la columna dorsal todos los movimientos son posibles, pero desde la D1 a la D7


estos movimientos son muy limitados debido a que las costillas están unidas a las
vértebras.

Las apófisis articulares poseen una función de topes en los movimientos de flexión-
extensión.

Las apófisis espinosas, muy oblicuas, casi verticales, fijan el raquis en la posición
correspondiente a la del sujeto, sin grades desplazamientos anteroposteriores;
consecuentemente, la región dorsal es relativamente rígida.

Las apófisis transversa, palancas laterales, están muy inclinadas hacia fuera y hacia
atrás y están prolongadas por las costillas, las que, aunque tiene movimientos propios,
aumentan la longitud y el modo de acción de las apófisis transversas.

El movimiento de flexión-extensión y la rotación están determinados por la orientación


de las apófisis articulares, las cuales son sensiblemente verticales y se escriben en un
círculo cuyo centro coincide con el centro del cuerpo de la vértebra.

La flexión alcanza 40º y la extensión 55º en una columna aislada; en vivo, donde la
columna es solidaria con la caja torácica, la amplitud total de la flexión no supera los
40º.

En el curso de este movimiento, las dos primeras y las dos últimas vértebras dorsales
son las móviles. Se puede considerar que las vértebras de D5 a D9 son muy poco
móviles; se dice que son vértebras cardíacas debido a su relación con el corazón.

La inclinación lateral se acompaña del ascenso de la apófisis articular de un lado del


descenso de la del lado apuesto. Ese movimiento está limitado por el contacto de las
superficies y por la tensión de los ligamentos amarillos y alcanza los 30º de cada lado.

15
La rotación que se efectúa a nivel del raquis torácico es tanto más fácil cuanto más
coincida el centro de rotación de la vértebra con el centro del disco; ahora bien, las
costillas, solidarias a la vez de otras costillas, de la vértebras y del esternón, limitando
este movimiento, cuya amplitud por esta razón no rebasa los 20º.

A) Raquis Cervical:

Flexión es de 40°

Extensión: 75°

Inclinación: 35-45°

Rotación: 45-50° (90° en la articulacion atlantoodontoidea)

B) Raquis Lumbar: C) El Conjunto Dorso-lumbar:


Flexión: 60° Flexión: 105°

Extensión: 35° Extensión: 60°

Inclinación: 20° Inclinación: 45°

Rotación: 5° Rotación: 35°

16
PREVENCIÓN DOLOR DORSAL
Para evitar el dolor de espalda es recomendable hacer ejercicio o, en todo caso,
mantenerse físicamente activo, evitar el sedentarismo, adoptar una actitud mental
valiente ante el dolor y cumplir las normas de higiene postural destinadas a realizar las
actividades cotidianas de forma que la espalda soporte la menor carga posible.

En general pueden incrementar algo el riesgo de padecer dolores de espalda aquellos


que someten al cuerpo a vibraciones, los que requieren movimientos de
flexoextensión o torsión, y los que obligan a mantener posturas de flexión o
hiperextensión. Sin embargo, la realización de ejercicios físicos que desarrollen una
musculatura compensada puede paliar los efectos adversos.

Una misma actividad se puede hacer adoptando posturas distintas. La higiene postural
y la ergonomía enseñan a hacer todo tipo de actividades del modo más seguro y
liviano para la espalda. Su finalidad es disminuir la carga que soporta la espalda y el
esfuerzo que tiene que hacer su musculatura durante las actividades cotidianas y
laborales.

En general, los estudios disponibles demuestran que en la práctica tienen cierto


efecto, aunque este efecto se circunscribe a las medidas muy evidentes en personas
que, por su trabajo, tienen que mantener las posturas durante mucho tiempo
(especialmente, el estar de pie quietos), adoptar frecuentemente posturas extremas, o
realizar esfuerzos muy importantes y repetidos, especialmente manejando cargas
mientras flexionan, inclinan o giran la espalda. En esos casos, algunas medidas de
higiene postural y ergonomía han demostrado ser eficaces para prevenir los dolores de
espalda. Sin embargo, en los demás casos, lo que incluye a la mayoría de los
trabajadores, han demostrado tener un efecto nimio o inexistente.

Así, conviene conocerlas para que cada persona pueda decidir si son importantes en su
caso y, si es así, aplicarlas, pero eso no debe cuestionar el hecho de que lo realmente
importante, en todos los casos, es mantenerse físicamente activo y hacer el ejercicio
necesario para tener una musculatura tan potente, resistente, coordinada y entrenada
como sea posible.

17
Movimientos y Músculos

Los siguientes Músculos son los motores en los Movimientos del Raquis Dorso-Lumbar:
(No Cervical)

*Flexión: Musculatura Pre-vertebral que se dividen en:

Grupo Profundo: Transverso del Abdomen, Piramidal del Abdomen

Grupo Superficial: Recto anterior del Abdomen, Oblicuo Interno y Externo.

El músculo Psoas Ilíaco es un flexor del tronco cuando se esta en decúbito ya que al
ser un potente flexor de cadera también puede utilizar como punto fijo su inserción
distal.

18
*Extensión: Músculos Paravertebrales
que son:

Grupo Profundo: Transverso Espinoso


(Rotadores, Múltifidos, Semiespinoso)
Epiespinoso, interespinoso, dorsal largo,
iliocostal (o sacrolumbar).

Grupo intermedio: Serrato Posterior


superior e inferior ( Actúan en
Inspiración).

Grupo Superficial: Dorsal Ancho y


Cuadrado Lumbar.

*Rotación: Actúan los músculos


Oblicuos Interno y Externo

IMPORTANTE:
La Debilidad o retracción de estos músculos que actúan
sobre la columna vertebral SIEMPRE AFECTARÁN de una
forma u otra la postura del individuo
Para elongar (Estirar) un Músculo Se debe realizar el
movimiento contrario a su acción (alejar los puntos de
Origen e Inserción).

19
Conclusiones

Una misma actividad se puede hacer adoptando posturas distintas. La higiene postural
y la ergonomía enseñan a hacer todo tipo de actividades del modo más seguro y
liviano para la espalda. Su finalidad es disminuir la carga que soporta la espalda y el
esfuerzo que tiene que hacer su musculatura durante las actividades cotidianas y
laborales.

En general, los estudios disponibles demuestran que en la práctica tienen cierto


efecto, aunque este efecto se circunscribe a las medidas muy evidentes en personas
que, por su trabajo, tienen que mantener las posturas durante mucho tiempo
(especialmente, el estar de pie quietos), adoptar frecuentemente posturas extremas, o
realizar esfuerzos muy importantes y repetidos, especialmente manejando cargas
mientras flexionan, inclinan o giran la espalda. En esos casos, algunas medidas de
higiene postural y ergonomía han demostrado ser eficaces para prevenir los dolores de
espalda. Sin embargo, en los demás casos, lo que incluye a la mayoría de los
trabajadores, han demostrado tener un efecto nimio o inexistente.

Así, conviene conocerlas para que cada persona pueda decidir si son importantes en su
caso y, si es así, aplicarlas, pero eso no debe cuestionar el hecho de que lo realmente
importante, en todos los casos, es mantenerse físicamente activo y hacer el ejercicio
necesario para tener una musculatura tan potente, resistente, coordinada y entrenada
como sea posible.

20