Está en la página 1de 168

Aves del estado

de Puebla

Jesús Hernández Castán


Francisco Javier Jiménez Moreno
Roxana Mendoza Cuamatzi
Jajean Rose-Burney
María Concepción López Télles
Ricardo Torres Flores
Nicole Gilbert
Trabajo Editorial

Jesús Hernández Castán

Francisco Javier Jiménez Moreno

Roxana Mendoza Cuamatzi

Jajean Rose-Burney Diseño Editorial

María Concepción López Télles Idalia Molina Castaneyra

Ricardo Torres Flores

Nicole Gilbert Edición de Imágenes

Idalia Molina Castaneyra

Coordinación General Javier Arévalo

Jesús Hernández Castán

Instituciones Participantes:

Créditos de Imágenes Jardín Etnobotánico Francísco Peláez R. A.C.

Fotografías Peace Corps

Ricardo Torres Flores USAID

Jajean Rose-Burney Benemerita Universidad Autonoma de Puebla

Francisco Javier Jiménez Moreno Instituto de Biología BUAP

Nicol Gilbert Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica

Ilustraciones H. Ayuntamiento de la Ciudad de Puebla a traves de la

Marco Antonio Pineda Maldonado/Banco Secretaria del Medio Ambiente y Servicios Publicos

de imágenes CONABIO

Javier Arévalo © Derechos reservados 2013


p.46, 106
ISBN 978-607-487-612- 3
AVES DEL ESTADO DE PUEBLA

Jesús Hernández Castán


Francisco Javier Jiménez Moreno
Roxana Mendoza Cuamatzi
Jajean Rose-Burney
María Concepción López Télles
Ricardo Torres Flores
Nicole Gilbert
N
oé esperó durante siete días más y soltó a la paloma fuera

del arca. La paloma fue hacia él por la noche y he aquí que

traía en el pico un ramo de olivo recién cortado. Noé supo

que las aguas habían disminuido en la Tierra. Esperó aún siete días más y

soltó nuevamente a la paloma; pero ésta ya no volvió.

(Génesis, 8, 10-12)
Índice
Prólogo ................................................................... 8
Introducción .......................................................... 11
Historia de las observaciones realizadas
en el estado de Puebla .......................................... 16
Las aves y la vegetación de Puebla ...................... 20
Generalidades sobre las aves de Puebla ............. 24
Las aves migratorias:
un grupo sin fronteras .......................................... 26
Endemismos de aves en Puebla
una joya para el mundo ........................................ 29
Aves exóticas y urbanas:
del estado de Puebla ............................................. 32
Especies extirpadas y extintas
del estado de Puebla ............................................. 36
Órdenes de las aves de Puebla ............................. 41
Aves Terrestres 43
Tinamiformes ...................................................... 46

Galliformes ......................................................... 48

Columbiformes .................................................... 51

Cuculiformes ....................................................... 54

Apodiformes ....................................................... 57

Coraciiformes ...................................................... 61

Passeriformes ...................................................... 64

Trogoniformes ..................................................... 70

Piciformes .......................................................... 73
Aves Rapaces 75
Accipitriformes .................................................... 78

Strigiformes ........................................................ 81

Falconiformes ...................................................... 84

Aves Acuáticas 87
Anseriformes ...................................................... 90

Podicipediformes ................................................. 94

Ciconiiformes ...................................................... 97

Pelecaniformes .................................................... 100

Charadriiformes .................................................. 103

Suliformes .......................................................... 106

Gruiformes ......................................................... 109

Aves Arbóreas 111


Psittaciformes ...................................................... 114

Aves Nocturnas 115


Caprimulgiformes ................................................ 118

Anexos 119
Listado de las aves del estado de Puebla .......................... 122

Toponimias ......................................................... 147

Bibliografía ......................................................... 153


Prólogo

E
l estado de Puebla es una de las regiones más
fascinantes del planeta, pero poca gente de fue-
ra, y a veces incluso los poblanos, lo saben. Es el
hogar de una de las pirámides más impresionantes del
mundo, la Gran Pirámide de Cholula, y una de las ciu-
dades antiguas más grande de Mesoamérica, Cantona.
Cuenta con un elevado número de culturas indígenas,
y muchas comunidades en las que las lenguas autóc-
tonas son más comunes que español, pero poco se ha
escrito sobre ellos en los libros. Está a la sombra de
algunas de las montañas más altas y majestuosas de
América, incluyendo Pico de Orizaba, La Malinche,
Iztaccíhuatl, y Popocatépetl, así mismo, es el hogar de
varios grandes lagos prístinos volcánicos, como Al-
chichica y Atexcac, sin embargo, pocas personas han
oído de ellos.
Posee además la cuarta zona urbana más grande
en México, la ciudad de Puebla. La ciudad tiene un
clima casi perfecto -no demasiado caliente en el vera-
no ni demasiado frío en el invierno- con una estación
lluviosa predecible y cielos azules permanentes du-
rante la estación seca. Para muchas personas de fuera
de México, el país entero parece peligrosamente vio-
lento. Sin embargo, la ciudad de Puebla es una de las
ciudades grandes más seguras en todo el mundo.

10
Prólogo

El estado de Puebla, al igual que el resto de México,


tiene una biodiversidad increíble. Debido a su ubica-
ción geográfica, el estado cuenta con flora y fauna del
norte templado y frío, así como el sur tropical y cáli-
do. Debido a los cambios dramáticos en la elevación y
precipitación, hay una gran variedad de ecosistemas,
incluyendo selva caducifolia, bosque de coníferas,
matorral xerófilo, bosque de encino, bosque mesófilo,
y selva perennifolia, entre otros. El estado cuenta con
dos sitios Ramsar, humedales de importancia inter-
nacional, además de varias áreas naturales protegidas
(ANP), incluyendo reservas de la biosfera, parques
nacionales y otras ANP federales, estatales y locales.
Sólo tres estados en México tienen un mayor nú-
mero de especies de aves respecto a Puebla, estos son:
Oaxaca (699 sp), Veracruz (687 sp), y Chiapas (647
sp). Cabe destacar que a diferencia de los otros tres
estados, en Puebla no hay costa, ni islas marinas, ni
playas, ni manglares para atraer a las aves, aún así
sustenta 599 especies de este grupo. Puebla forma
parte importante de una ruta migratoria para las aves
además posee tres áreas con altas concentraciones de
especies endémicas (EBAs), así como con cinco Áreas
de Importancia para la Conservación de Aves (AICA),
que, entre otras cosas, sustentan especies amenaza-
das y en peligro de extinción.
Chiapas, Oaxaca y Veracruz son mundialmente
conocidos por sus aves. Las turistas internacionales y

11
Prólogo

nacionales visitan regularmente esos estados en bus-


ca de estos organismos, y científicos de todo México y
el mundo les estudian. Sin embargo, Puebla, con casi
tantas aves como estos estados y muchas que no se
encuentran en ellos, no tiene prácticamente ninguna
forma de turismo ornitológico y muy pocas investiga-
ciones científicas acerca de sus aves.
Afortunadamente, esto está cambiando. Duran-
te las últimas dos décadas, los ornitólogos locales y
nacionales han estado trabajando incansablemente
para descubrir y documentar las aves de Puebla. Va-
rias ANP nuevas contribuyen a la conservación de
las aves. Esfuerzos como el Club de Observadores de
Aves de Puebla (COAP), así como muchos libros y ar-
tículos publicados recientemente, están promoviendo
la observación de aves y atrayendo turistas.
Este libro, Las aves del estado de Puebla, es una
parte importante de este proceso. La presente obra
pone a disposición del público en general conoci-
mientos trascendentales en la materia, al menos para
la entidad, y logra una magnífica conjunción entre la
ciencia y el gozo de observar a las aves que nos ro-
dean. Pero este libro no es el final del proceso. En
cambio, es sólo una parte del principio.

12
Introducción

D
e acuerdo a la distribución de las regiones
fisiográficas (Paleártica, Neártica, Neotropi-
cal, Etiópica, Índica, Australasia, Oceanía y
Antártica) propuesta por Sclater y Wallace en el siglo
XIX, la biodiversidad del mundo se concentra en 12
países principalmente; México, Estados Unidos, Co-
lombia, Ecuador, Perú, Brasil, República Democráti-
ca del Congo, Madagascar, India, China, Indonesia, y
Australia. Estos países albergan del 60 al 70% de la
biodiversidad del planeta, por tanto se les llama paí-
ses mega-diversos.
De las regiones biogeográficas, la que contiene la
mayor cantidad de especies de aves es la Neotropical
que alberga 3,715 de las 9,845 calculadas por Christo-
pher Perrins en 2006. En esta región se considera que
el porcentaje de endemismo es alto, cercano al 42%
(Navarro 2003).
En México confluyen dos regiones biogeográficas,
la Neártica hacia el norte y la Neotropical hacia el sur.
Esto, aunado a su intricada topografía y diversidad
climática (Navarro y Benítez 2000), da por resulta-
do que en el país podamos encontrar al menos 1,097
especies de aves, ocupando el octavo lugar a nivel
mundial en cuanto al número de este grupo animal
se refiere, sólo superado en América por países como;

13
Introducción

Colombia (1,721 sp), Perú (1,701 sp), Brasil (1,622 sp),


México
Venezuela 1,076 Ecuador (1,447 sp) y Venezuela (1,275 sp) (Challen-
1,275
ger 1998). La ornitofauna mexicana está formada por
Ecuador Colombia
1,447 1,721 779 especies residentes y 318 migratorias, que perte-
necen a 560 géneros (27% de los géneros del mundo),
Brasil Perú
1,622 1,701 69 familias (57%) y 22 ordenes (Navarro y Gordillo,
2006).
Gráfica 1. Paises con mayor El estudio de las aves en México se ha dado de ma-
diversidad ornitológica de
América y número de especies
nera discontinua (Coro Arizmendi 1990), sin embar-
go gracias al intermitente trabajo realizado desde el
siglo XIX por exploradores, naturalistas, biólogos y
ornitólogos se tiene una buena idea de la presencia y
distribución de la ornitofauna del país. Posiblemen-
te los primeros datos con respecto ello, se deban al
naturalista y médico de la corona española Francisco
Arriba: Hernández (1514-1578), quien reportó entre los años
Pyranga flava
de 1572 y 1577 los primeros inventarios de la nación,
Abajo:
Larus delawarensis donde se reconoció la presencia de más de 230 espe-
cies de aves.
Después de él, numerosos autores han realizado
importantes aportes a la materia en la Nación. Por
ejemplo, Andrew Grayson, quien viajó por la ver-
tiente del Pacífico desde la península de Baja Califor-
nia hasta Sinaloa, publicó en 1859 el trabajo titulado
“Birds of the Pacific slope”, o J. Grinnell quien publicó
en 1928 la obra “Distributional summation of the or-
nithology of lower California” realizando así el pri-
mer listado de aves para un estado de la República.

14
Introducción

L. Griscom sería quien efectuara el primer trabajo de


distribución y origen de las aves de México en 1950.
Emmet R. Blake, curador del Museo de las Aves de
Historia Natural, aportaría la primera guía de campo
para la República Mexicana bajo el título de “Birds of
México”, la cual fue fruto de más de 10 expediciones a
México, Centroamérica y Sudamérica.
Sin duda alguna, un parteaguas al respecto fue el
trabajo bajo el nombre de “A Field guide to Mexican
Birds” publicado en 1971 por Roger Tory Peterson y
Edward L. Chalif. mismo que varios años después se-
ría traducido al español, convirtiéndose en un clásico
de la materia, siendo una guía de consulta obligada
para todos aquellos que se adentran en el mundo de la
ornitología mexicana.
A pesar de todo ello, de acuerdo a Navarro y Bení-
Arriba:
Turdus graysoni tez (2000), hoy en día aun no existen estudios detalla-
Abajo:
dos para varias regiones de la República Mexicana y
Turdus migratorius
son pocos los estados que cuentan con inventarios ge-
neralizados. Entre ellos se pueden mencionar: Oaxaca
(699 sp), Veracruz (687 sp), Chiapas (647 sp), Puebla
(599 sp), Guerrero (523 sp), Sonora (431 sp), Nayarit
(409 sp), Colima (365 sp), Yucatán (356 sp), Baja Cali-
fornia (353 sp), Hidalgo (344 sp), Distrito Federal (336
sp), Querétaro (294 sp) y Aguascalientes1 (263 sp).
El presente trabajo tiene el fin de actualizar los lis-

1 Según CONABIO http://avesmx.conabio.gob.mx/index.html

15
Introducción

Grafica 2 . Nº estimado 0 100 200 300 400 500 600 700 800
de especies por estado

16
Introducción

tados de especies del estado de Puebla, al tiempo que


busca, sin llegar a ser una guía de campo, tornarse en
una referencia importante para conocer de forma fá-
cil y práctica la ornitofauna poblana.

Arriba:
Cyanocitta stelleri
Centro:
Diglossa baritula
Abajo:
Euphonia elegantissima

17
Historia de las observaciones
realizadas en el estado de Puebla

L
os primeros estudios ornitológicos del estado
de Puebla datan del siglo antepasado, habiendo
sido realizadas casi su totalidad por científicos
extranjeros. No fue hasta 1987, con la fundación de la
escuela de Biología de la Benemérita Universidad Au-
tónoma de Puebla (BUAP), que una nueva generación
de científicos nacionales impulsan la observación de
aves, iniciando así con una nueva etapa para el estu-
dio de las aves de la entidad.
A manera de recapitulación se puede decir que en
1878 la Comisión Geográfico Exploradora produjo el
primer trabajo de aves del estado, donde se obtuvo un
listado de 175 especies (Ferrari-Pérez 1886). Poste-
riormente Salvin y Goldman (1879-1904) realizaron
un sobresaliente esfuerzo al respecto mismo que se
encuentra resumido en la publicación “Biologia Cen-
trali-Americana” donde registraron 92 especies para
Puebla, todas ellas provenientes de tan sólo 43 locali-
dades en el estado. Sutton y Burleigh (1942) publica-
ron una lista referida a la expedición que realizaron
en 1939 en el Distrito Federal, Estado de México y
Puebla. En esta expedición se registraron 25 especies
para la entidad poblana. Miller y colaboradores en
1957 condujeron una revisión de la riqueza ornitoló-
gica para todo el país, en el mismo año Warner y Beer

18
generaron un listado de especies para la parte norte
de la entidad, incluyéndose en éste 23 nuevos hallaz-
gos. Para este momento, el registro de aves del estado
de Puebla contaba ya con poco más de 250 especies.
En 1993 Camacho y sus colaboradores enlistaron
255 especies para Puebla, incrementando así el regis-
tro de aves de la entidad. Sin embargo, entre 1993 y
1994 Octavio Rojas, al realizar el primer enlistado
formal técnico-científico con datos y mapas de distri-
bución, así como, con datos de colecciones científicas,
registró la presencia de 481 especies (Rojas 1999),
siendo éste el número aceptado más ampliamente a
partir de esa fecha. Estos dos últimos trabajos pueden
Arriba: considerarse icónicos pues inspiraron la realización
Pachyramphus major
de una oleada de estudios por parte de diversos cien-
Abajo:
Aimophila ruficauda tíficos mexicanos.
Ya a principios del siglo XXI, Camacho y colabo-
radores (2001) reportaron 108 especies para la región
de Zapotitlán Salinas en Tehuacán. Dos años después
Arizmendi realizó otro estudio en el Valle de Tehua-
cán donde registró 82 especies. Entre 2003 y 2004 De
la Fuente, Barillas Gómez, Buzo Franco y Hernández
Santín, liderados por González Oreja, realizaron un
importante esfuerzo por caracterizar la avifauna de
los parques urbanos de la capital poblana, el cual cul-
minó en la publicación del trabajo titulado “Caracteri-
zación ecológica de la avifauna de los parques urbanos de
la ciudad de Puebla” (González 2007), donde reportan

19
39 especies. Posteriormente Navarro y colaboradores
(2004) registran 133 especies de aves para la Sierra
Norte y en el mismo año se realizó por parte de la
Universidad Nacional Autónoma de México un nuevo
listado de aves de Puebla, esfuerzo encabezado una
vez más por el maestro Octavio Rojas. En él se dieron
a conocer 490 aves para la entidad. En 2005 Mendoza
y Jiménez realizan el listado de Aves de la Reserva Es-
tatal General Lázaro Cárdenas del Rio, “Flor del Bos-
que”, obteniendo 105 especies para dicho lugar.
En 2006 Arizmendi y colaboradores publican la
guía de campo sobre las aves de la Reserva de la Bios-
fera de Tehuacán-Cuicatlán. En ella se enuncia la pre-
sencia de 145 especies para la zona. Pineda-Maldona-
do y colaboradores en 2008 reportaron 184 especies
Arriba: para la ciudad de Puebla y áreas conurbadas. Durante
Basileuterus rufifrons
Abajo: 2009 Pineda-Maldonado y colaboradores publicaron
Carduelis notata el libro “Aves del bosque de encino de la ciudad de Pue-
bla,” en donde destacan 74 especies. Al final de esa
década, en 2010, Hernández y colaboradores Publica-
ron un listado de aves recabado en la ciudad de San
Andrés Cholula. Ya en 2011, Jiménez y colaboradores,
dieron a conocer la actualización del listado de aves
presentes en el estado, donde obtuvieron 595 regis-
tros, colocando a la entidad en cuarto lugar de riqueza
ornitofaunística en México, sólo superada por Oaxaca
con 736, Veracruz con 687 y Chiapas con 647 espe-
cies.

20
A finales de 2011, Hernández y colaboradores pu-
blican la guía de campo “Aves de Cholula”, reportando
más de 65 especies para el municipio. Para inicios de
2012 Rose-Burney reportó 169 especies para la Presa
Manuel Avila Camacho “Valsequillo” y su zona de in-
fluencia. En el mismo año, Hernández y colaborado-
res realizaron el primer reporte oficial de Guacamaya
Verde (Ara militaris) para la entidad. Para mediados
de ese año Mendoza y colaboradores publicaron “Las
Aves del Municipio de Puebla” donde denotaron la pre-
sencia de 241 especies.
Al momento en que los autores terminaron de tra-
bajar en la presente publicación, el registro de aves
del estado de Puebla, incluye 599 especies.

Arriba:
Catharus occidentalis
Centro:
Chlorophonia occipitalis
Abajo:
Coereba flaveola

21
Las aves y la vegetación
de Puebla

L
a gran variedad de aves que se presentan en el
estado de Puebla se debe sin duda alguna a la
ubicación geográfica de éste, lo que resulta en
su intrincada topografía, su multiplicidad de climas y
por tanto su elevada diversidad vegetal y de ecosiste-
mas.
Según el libro “La Biodiversidad en Puebla” edita-
do por CONABIO en 2011, el estado tiene seis tipos
de vegetación natural dominante1, mientras que da-
tos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía
(INEGI), confirman la presencia de más de 16 tipos
de ecosistemas para la entidad, todos ellos con su múl-
tiples variantes donde la vegetación es fundamental.
Conocer las principales características y ubicación
de éstos ecosistemas, pero sobre todo de la flora que
les conforma, es de suma importancia para el estudio
y conocimiento de las aves, pues su relación con el es-
trato vegetal es de gran importancia en sus ciclos bio-
lógicos, es por ello que a continuación se describirán
los 6 tipos de vegetación dominantes en Puebla.

1 Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiver-


sidad (CONABIO). 2011. La Biodiversidad en Puebla: Estudio de
Estado. México. Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso
de la Biodiversidad, Gobierno del Estado de Puebla, Benemérita
Universidad Autónoma de Puebla. 440 paginas.

22
Mapa 1. Vegetación dominante en Puebla por zona

23
Selva caducifolia: localizada en la parte sur del
estado en una zona conocida como la Mixteca, ocu-
pa 15.7% de la superficie de Puebla. Los árboles que
le conforman alcanzan hasta 10 metros de altura y la
mayoría pierden sus hojas durante los inviernos que
suelen ser secos.
Bosque de coníferas: localizado en la Sierra Nor-
te y las montañas altas del estado. Ocupa 9.7% de la
superficie de Puebla, sus árboles son principalmente
Mapa 2. Selva caduci- variedades de pinos que alcanzan una gran altura.
folia (verde) Bosque de
coníferas (amarillo) Matorral xerófilo: localizado en la parte central y
sureste del estado, mayoritariamente en zonas áridas
y semiáridas. Ocupa 8.3% de la superficie de Puebla,
está caracterizado por vegetación arbustiva e incluye
los bosques de cactáceas columnares de la Reserva de
la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán.
Bosque de encino: localizado a mediana altura en
las sierra en el estado incluyendo las laderas occiden-
tales de la Sierra Madre Oriental y el Eje Neovolcáni-
co, así como en la Sierra Madre del Sur. Ocupa 4.9%
de la superficie de Puebla, se constituye por especies
de Quercus, arboles por lo general bajos.
Bosque mesófilo de montaña: localizado en los
costados orientales de las serranías en el borde de la
Mapa 3. Matorral xerófilo llanura costera del Golfo de México. Ocupa 2.9% de la
(verde) Bosque de encino
superficie de Puebla, sus árboles alcanzan hasta 25m
(amarillo)
y sustentan muchas epifitas como orquídeas y brome-
lias. También es conocido como bosque de niebla y

24
bosque nuboso.
Selva perennifolia: localizada en la llanura costera
del Golfo de México en las partes noreste y sureste
del estado. Ocupa 1.48% de la superficie de Puebla,
siendo su mayoría selva mediana, aunque también es
posible encontrar relictos de selva alta.
Además de lo ya mencionado, hay otros tipos de
vegetación en el estado, aunque con menor superficie,
por ejemplo en zonas áridas, los ríos permanentes e
intermitentes sustentan vegetación riparia y bosques
Mapa 4. Bosque mesófilo
(verde) Selva perennifolio de galería; los cuerpos de agua sustentan vegetación
(amarillo)
acuática como tule y junco, en las partes más altas de
las montañas es posible encontrar pastizales natura-
les e inducidos, es de gran importancia mencionar
que Puebla posee cuatro de las más altas montañas
del país.
Aunado a lo anterior, es elemental hacer notar que
casi la mitad del estado tiene usos agrícolas, pecuarios
o forestales; y que en la mayoría de los espacios urba-
nos, como por ejemplo los parques de las ciudades o la
Presa de Valsequillo, se presentan especies no-nativas
como el caso del lirio acuático (Eichornia crassipes)
para ésta última.
Estos tipos de vegetación sustentan poblaciones de
aves, muchas de las cuales están especializadas para
la explotación de las condiciones particulares que esta
flora les ofrece.

25
Generalidades sobre
las aves de Puebla

L
as aves son uno de los grupos vertebrados mejor
conocidos del planeta; su increíble belleza ha
llamado la atención del hombre por generacio-
nes, lo que aunado a sus hábitos, mismos que permi-
ten observarles casi en cualquier hábitat, ha llevado
a la formalización de su estudio a través de la ornito-
logía, rama de la biología que se encarga de su obser-
vación, etología, fisiología y ecología. En México éste
es un campo creciente y poco a poco van apareciendo
en la escena más publicaciones de autores mexicanos.
Las aves son un grupo dominante en cuanto a nú-
mero de especies se refiere, se calcula la existencia
de aproximadamente 9,845 tipos distintos de éstas
a nivel mundial (Christopher Perrins 2006). México
por su parte, ocupa un lugar privilegiado en cuanto
a riqueza ornitológica, ya que dentro de su territorio
se han catalogado 1,097 especies. Ésto coloca al país
en el décimo primer lugar de la ornitofauna mundial.
México tiene 125 especies del tipo endémico y cua-
siendémico, lo que significa que aproximadamente el
10% de la ornitofuana nacional no está presente en
ninguna otra parte del mundo. Ello denota su impor-
tancia como centro de dispersión y origen de diversos
grupos de aves.
Para el estado de Puebla se reporta la presencia

26
de 599 especies, pertenecientes a 69 familias y 21 ór-
denes, es decir el 54% de la riqueza ornitofaunística
mexicana. De ellas 292 (48%) son especies residen-
tes, 124 (20%) migratorias invernales, 39 (7%) tran-
sitorias, y 46 (8%) son bimodales. Así mismo, en el
territorio poblano se ha reportado 52 (9%) especies
endémicas y 17 (2%) especies semindemicas o cua-
Gráfica 3. Número de órdenes siendémicas al país.
de aves en Puebla

27
Las aves migratorias:
un grupo sin fronteras

L
a migración de los animales es uno de los fenó-
menos que más han intrigado al hombre des-
de la antigüedad. Las causas que llevan a este
proceso son varias, algunas ampliamente estudiadas,
otras más aun en vías de comprenderse.
Dentro de la multitud de especies que realizan este
proceso, las aves son las que recorren mayores distan-
cias, aunque algunos invertebrados como la mariposa
monarca emprenden viajes muy impresionantes a pe-
sar de su reducido tamaño.
En las aves, la migración es un hecho que se ve es-
timulado por patrones internos y factores externos
correlacionados entre sí. En el primer caso, el siste-
ma glandular juega un papel muy importante, induce
la muda, el cambio de coloración y les prepara me-
tabólicamente para viajar largas distancias, llegando
algunas de ellas a aumentar hasta un 50% de su peso
habitual. En el segundo caso, la duración del fotope-
riodo (horas de luz y horas de obscuridad), la dispo-
nibilidad de alimento, y la temperatura ambiental ge-
neran condiciones medio ambientales que inducen a
la movilidad de las especies. (Ducks Unlimited 2008)
Aunado a lo anterior, para las aves las migracio-
nes se rigen por patrones característicos, mismos han
dado lugar a la generación de lo que hoy se conoce

28
como rutas migratorias.
En términos generales, las especies de aves con
necesidades especiales han desarrollado patrones
migratorios específicos, con rutas y sitios de abaste-
cimiento particulares. Esta información se trasmi-
te genéticamente de generación en generación. Por
ejemplo, otras aves presentan migraciones altitudina-
les (de una zona baja a una más alta o
viceversa).
En el país existen tres rutas migra-
torias. A continuación se mencionan
ubicándolas del Pacífico al Golfo de Mé-
xico: Ruta del Pacifico, Ruta del Centro,
Ruta del Atlántico, todas ellas orienta-
das de norte a sur.
Puebla se encuentra justo al medio
de la ruta migratoria conocida del Cen-

Mapa 5. Rutas migratorias tro, uno de los corredores más impor-


tantes para las aves Neárticas1 que se dirigen al Neo-
trópico. Además ofrece una gran cantidad de tipos de
climas, vegetación, y cuerpos de agua (Ver capítulo La
Vegetación de Puebla) que permiten el arribo y estan-
cia de muchas especies durante etapas invernales.
Es por lo anterior que para el estado existen 113
migratorias de invierno, 11 migratorias de verano,

1 Ave Neártica es aquella ave que se reproduce en el norte del


continente y se desplaza al sur para evitar el invierno, pasando de
6 a 8 meses en las latitudes inferiores.

29
46 bimodales (especies en las que la mitad de su po-
blación es residente y la otra mitad migratoria), y 39
transitorias, constituyendo el 35.5% del total de las
reportadas para Puebla.
Los órdenes con mayor cantidad de especies mi-
gratorias son Paseriformes con 114 especies, Cha-
radriformes con 26 especies, Anseriformes con 13
especies, Accipitriformes con 11, Apodiformes con 9
especies, y Caprimulgiformes con 4, entre otros.
Las aves migratorias son de gran importancia para
el estado, pues su arribo es coincidente con las tempo-
Arriba:
Hirundo rustica radas de floración de una gran diversidad de especies
Abajo: vegetales y mediante su consumo ayudan a la disper-
Cardellina pusilla
sión de éstas. Además algunas otras, en especial las
que llegan en el verano, ayudan a controlar las pobla-
ciones de insectos justo en la época de más alta repro-
ducción.
Aunque aun no existen estudios contundentes que
demuestren el por qué, recientemente en Puebla, cier-
tas especies migratorias como el chipe coroninegro
(Setophaga coronata) o la golondrina común (Hirundo
rustica) han sido registradas en épocas poco usuales.
La situación debe ser estudiada con detalle ya que las
especies pueden competir por alimento y recursos ni-
dícolas, lo que en el futuro podría afectar en alguna
medida a las poblaciones residentes del estado.

30
Endemismos de aves en Puebla:
una joya para el mundo

E
ndémica significa que una especie sólo existe en
una zona. Esta zona podría ser pequeña, como
una isla, o grande como un continente. Para
este trabajo, entendiéndose como especies endémicas
a aquellas que tienen una distribución restringida al
territorio nacional, y consideradas cuasiendémicas
aquellas cuya distribución general se haya dentro del
territorio nacional pero que sobrepasa sus límites por
35,000 Km en promedio (González-García y Gómez
de Silva 2003).
México es uno de los países con mayor grado de
endemismo a nivel mundial. Se calcula que aproxi-
madamente 10% de las aves de la nación incurren en
esta categoría; de hecho, al menos 111 especies de las
registradas (Cantú et al.2011). Según Birdlife Interna-
tional, México alberga 22 áreas de endemismo de aves
(zonas con altas concentraciones de especies endémi-
cas). A manera comparativa, se puede mencionar por
ejemplo, que en los 49 estados continentales de los
Estados Unidos de América, sólo existen 15 especies
endémicas y seis áreas de endemismos de aves.
Lo anterior le ha valido a México el reconocimien-
to como uno de los centros más importantes de evo-
lución y dispersión de especies. Entre las causas más
importantes que originan que ciertos géneros y fami-

31
lias muestren un determinado grado de endemismo,
se encuentran la historia evolutiva y el aislamiento
geográfico. Así por ejemplo, existen endemismos por
relictos, es decir aquellas especies que tuvieron una
amplia distribución en el pasado pero que por con-
diciones particulares quedaron restringidas a deter-
minadas áreas. De igual manera existen endemismos
conocidos como de origen incipiente, lo que significa
que las que han surgido en zonas o regiones muy aco-
tadas pero actualmente se encuentran ampliando su
Arriba: distribución.
Campylorhynchus jocosus
Abajo:
El estado de Puebla ofrece una de las más ricas
Passerina leclancherii variedades de aves endémicas y cuasiendémicas de
la República Mexicana, registrándose la cantidad de
52 especies endémicas y 17 semiendémicas o cua-
siendémicas, entre las que cabe destacar especies de
rango muy restringido como la matraca del Balsas
(Campylorhynchos jocosus) o el mosquero del Balsas
(Xenotricus mexicanus) pertenecientes a la región de
la Cuenca del Balsas. A pesar de esta enorme riqueza
no existe ninguna especie exclusiva del estado.
Las especies endémicas son de gran importancia,
pues al estar adaptadas a condiciones medio ambien-
tales muy particulares pueden ser un buen indicador
de la calidad de un ecosistema, significando su pre-
sencia, por lo general, buen estado de conservación.
Además, son generadoras de detonación económica,
pues su especificidad ínsita a grupos de observadores

32
de aves a moverse largas distancias para encontrarlas,
lo que ocasiona derrama económica para múltiples
sectores. Por último es importante mencionar que las
especies endémicas pueden ser utilizadas como espe-
cies bandera o especies sombrilla, pues su permanen-
Arriba: cia es de sumo interés desde el punto de vista cultural
Melanerpes hypopolius
y biológico.

33
Aves exóticas y urbanas:
del estado de Puebla

L
as aves han acompañado e impactado al hombre
desde los orígenes de la civilización. Se han en-
contrado manifestaciones religiosas-artísticas
como leyendas, grabados, pinturas y penachos reali-
zados a base de plumas y otros elementos, tanto en el
viejo como en el nuevo mundo. En éstos se muestra la
fascinación por la belleza de las aves e incluso hoy en
día ellas siguen siendo motivo de múltiples formas de
expresión humana.
Sin embargo el crecimiento desmedido y no pla-
neado de las áreas urbanas, mismas que invaden bos-
ques, selvas, y cuerpos de agua, que con el tiempo son
talados y drenados para el bienestar de la comunidad
no importando los beneficios ecológicos que proveen
para otras especies ha puesto en riesgo a un gran nú-
mero de especies.
Pero entonces ¿por qué es posible observar gran-
des números de ciertas aves al interior de las ciuda-
des?
Pues bien, sucede que ciertos organismos han lo-
grado adaptarse a las urbes. Ellos constituyen a las
especies “explotadoras” de las ciudades, mientras que
otras (las especies que rehúyen de las ciudades) se ven
cada vez más reducidas en tamaños poblacionales.
En la ciudad de Puebla y sus alrededores Mendoza

34
y colaboradores en el 2012 registraron la presencia
241 especies de aves tanto residentes como migrato-
rias. Las cuales constituyen el 40% de la ornitofauna
reportada por Jiménez y colaboradores para el estado
de Puebla (599 especies), y el 22% con respecto al país
(1,096 especies). Este hecho pasa desapercibido debi-
do al acelerado ritmo de vida de las ciudades, ya que
pocas veces reparamos en darnos tiempo en observar
a nuestro alrededor.
Como es de esperarse las aves más generalistas,
como los gorriones, primaveras, tiranos, verdugos,
dominicos, y pico gruesos, son también las más abun-
dantes en las urbes. Entre las especies urbanas mejor
conocidas por los ciudadanos se encuentran la paloma
común (Columba livia), la coquita (Columbina inca), la
Abajo: urraca común (Quiscalus mexicanus), el gorrión mexi-
Pyrocephalus rubinus
Arriba:
cano (Haemorhous mexicanus,), y el gorrión inglés
Sporophila torqueola (Passer domesticus),
Pero existen otras especies comunes que pasan
desapercibidas, cabe mencionar a las rapaces diurnas
como halcones, aguilillas y gavilanes, el aguililla de
cola roja (Buteo jamaicensis), el gavilán pechirufo (Ac-
cipiter striatus), y halcón cernícalo (Falco sparverius).
De los cuales se sabe que en áreas conurbadas pueden
alimentarse de roedores, reptiles, e invertebrados,
beneficiando con su presencia pues evitan que se con-
viertan en plagas.
Los cuerpos de agua naturales y artificiales pre-

35
sentes en la ciudad dan cobijo a una gran cantidad de
especies acuáticas como garzas, zambullidores, galla-
retas, pollas de agua, patos, y chorlitos, entre otras.
Entre las más espectaculares se observan la garza mo-
rena (Ardea herodias) y la gran garza blanca (Ardea
alba), cuya envergadura es de casi dos metros y un
metro y medio respectivamente. Estas se alimentan
de una gran cantidad de vertebrados e invertebrados
acuáticos.
Muchas especies de las ciudades son introducidas
o exóticas, las cuales han pasado a formar un com-
ponente importante de la ornitofauna poblana. Entre
Arriba:
Myiopsitta monachus ellas llama la atención el gorrión inglés (Passer domes-
Abajo:
ticus) y el estornino europeo (Sturnus vulgaris), espe-
Passer domesticus
cies que fueron introducidas en América del Norte en
los años de 1850 y 1890 respectivamente. La paloma
domestica (Columba livia) fue introducida en el año de
1606. Las especies antes mencionadas son originarias
de Eurasia. Estas especies poco a poco han ampliado
sus rangos de distribución y se encuentran en franca
competencia con las especies nativas por los alimen-
tos y áreas de anidación, provocando en algunos casos
la erradicación de las mismas dentro de las ciudades.
La garza ganadera (Bubulcus ibis), originaria de África
y llego a América a finales de la década de los 50’s, es
fácilmente observable en grandes números en terre-
nos de cultivos y potreros. Ocasionalmente se obser-
van individuos de psitácidos como periquitos Monjes

36
(Myiopsitta monachus), los cuales se escapan de casas
habitación y actualmente están reproduciéndose en
los parques y jardines del estado de Puebla, sin em-
bargo el impacto de su presencia en las poblaciones
silvestres aun se desconoce.
Entre las especies domesticadas y que se hallan
principalmente en parques públicos están el ganso
chino (Anser cygnoides), el ganso egipcio (Alopochen
aegyptiacus), el faisán de collar (Phaisanus colchicus),
la perdiz del mediterráneo (Alectoris chukar), la ga-
Arriba:
llina de Guinea (Numida meleagris), y el pavorreal
Psyanocompsa parellina
(Pavo cristatus). Todas ellas son utilizadas básicamen-
te como ornato y no son incluidos dentro de nuestra
lista de aves en el estado de Puebla.

37
Especies extirpadas y extintas
del estado de Puebla

L
as actividades antropogénicas de los últimos
200 años han causado fuertes impactos en el
medio ambiente. Uno de los problemas ambien-
tales más severos se refiere a la pérdida y erradicación
de organismos. Desafortunadamente para el estado
de Puebla existen registros de especies que han sido
extirpadas, ya que no existen en su territorio e inclu-
sive se reporta una extinta.
Entre las principales causas de dicha afección se
encuentran los resultados directos e indirectos de
la perdida y fragmentación del hábitat, el comercio
ilegal, y la cacería. En particular, la destrucción y la
fragmentación del hábitat es una problemática digna
de ser analizada. Da lugar al aislamiento de zonas de
distribución de especies, creando pequeñas poblacio-
nes a partir de otras más grandes, suscitando así pro-
blemas específicos entre los que se incluyen la deriva
genética, la depresión endogámica y más. Por lo an-
terior, la fragmentación es quizás la degradación del
ambiente más evidente (Iñigo 2003).
En particular, las aves se ven afectadas de múlti-
ples formas en función de la fragmentación y pérdida
de hábitat. Se puede mencionar alteraciones en la fi-
siología de los organismos, perdida de sitios de anida-
ción (los cuales están disponibles por el número de

38
troncos y tocones), y disminución de zonas de repro-
ducción, entre otros.
En México se ha registrado hasta este momento
la pérdida de 10 especies de aves y la extirpación de
otras dos aunque el número podría ser mayor. Para
Puebla hay cuatro especies extirpadas y una extinta.

Extirpado Extinto para Endémico


Nombre científico
para México el Mundo para México
Poliborus lotosus • •
Camphephilus imperialis • •
Conuropsis carolinensis •
Ectipistes migratorius •
Grus americanus •
Numeniues borealis •
Oceánodroma macrodactyla • •
Quiscalus palustris • •
Zenaida graysoni • •
Gymnogyps californiuanus •
Tabla 1. Especies extirpadas y extintas de México, y su estatus de endemismo.

La especie que solía distribuirse en el estado hoy


extinta es la paloma migratoria (Ectopistes migrato-
rius). Se le registró en la Sierra Norte de Puebla a fina-
les del siglo XIX durante el crudo invierno de 1898. A
pesar de su enorme población y de que fue considera-
da el ave más abundante de América (en 1871 se cal-
culaba una población de 136 millones de individuos),
la caza a la cual se vio sujeta, la hizo desaparecer rápi-
damente. El último ejemplar silvestre registrado fue
avistado en Ohio en 1900. Poco después el ejemplar
en cautiverio de nombre Martha murió en el zooló-

39
Nombre científico Extirpado Extinta

Orden Accipitriformes

Familia Cathartidae
Sarcoramphus papa •
Orden Columbiformes
Familia Columbidae
Ectopistes migratorius •
Orden Psitaciformes
Familia Psitacidae
Ara macao •
Orden Gruiformes
Grus canadensis •
Orden Galliformes
Familia Phasianidae
Melaeagris gallopavo •
Tabla 2. Especies extirpadas y extintas en el estado de Puebla

gico de Cincinnati, Estados Unidos, siendo declarada


extinta en el año de 1914.
De las especies extirpadas, una de las más impor-
tantes es la guacamaya roja (Ara macao), cuya distri-
bución histórica abarcaba la Sierra Negra del estado
de Puebla y registrándose su presencia cerca de Vera-
cruz en el municipio de Tlacotepec de Porfirio Díaz.
Esta magnífica ave ha visto su distribución mermada
no habiéndosele observado en Puebla desde hace más
de 60 años, sin embargo personas de Tlacotepec ha-
cen referencia de su presencia más reciente. Mismo
caso para el zopilote rey (Sarcorhamphus papa) y el
guajote silvestre (Meleagris gallopavo), mismos que no
han sido avistados desde hace varios años ya.

40
Existe además un caso particular, la grulla cana-
diense (Grus canadensis). Esta gran ave de 85 cm a 1.2
metros de longitud, alcanza una envergadura cercana
a los dos metros, anida en la tundra en Canadá y Es-
tados Unidos, es migratoria invernal y ha sido regis-
trada desde los estados del norte del país hasta Jalis-
co. Peterson y Chalif (2000), la reportan en el estado
de Puebla. Ya que nunca fue común, su avistamiento
puede considerarse casual o accidental, dada esta in-
formación y aunado a la perdida de hábitat, esta espe-
cie puede entrar bien en la categoría de erradicada del
estado de Puebla, aunque los trabajos a ese respecto
aun están en desarrollo.

41
Grafica 4 . Nº especies
por orden en Puebla

42
Órdenes de las
aves de Puebla
P
ara fines prácticos y de manera que puedan
ser identificadas más fácilmente, en la presen-
te obra hemos dividido a las aves de Puebla en
cinco grandes grupos:

• Aves Terrestres: De acuerdo a la USDA Forest


Service, Gen (1996), y a Vilnia (2001), este tér-
mino es generalmente aplicado a las aves que
pueden realizar su ciclo de vida completo si ne-
cesidad de habitar ambientes acuáticos, típica-
mente se incluyen las de tamaño reducido, como
los paseriformes, piciformes, apodiformes, etc,
excluyéndose rapaces.

• Aves de Rapaces: Son aves adaptadas de mane-


ra especial al régimen carnívoro. Se dividen a su
vez en dos grupos, las rapaces diurnas o falconi-
formes y las rapaces nocturnas o estrigiformes
(L. Jonsson, 2009).

• Aves Acuáticas: Son aquellas que dependen eco-


lógicamente de las zonas húmedas (Paracuellos,
2007), aquí podremos encontrar a grupos como
los Gruiformes o los Pelecaniformes.

44
• Aves arbóreas: Son aves que presentan una fuer-
te asociación con el estrato arbóreo, típicamente
tienen patas cortas y fuertes que les permiten
desplazarse fácilmente entre las ramas. Aquí po-
demos encontrar a grupos como los Psittacifor-
mes (Raúl Alvarez del Cid, S/F).

• Aves nocturnas: De acuerdo a Jañes (2010), las


aves nocturnas son aquellas que como su nom-
bre indica realizan su funciones ecológicas du-
rante las horas crepusculares o durante noche,
un gran número de éstas son rapaces aunque
también las hay insectívoras.

45
2
3
1

6
4 5

8 10

7
9

12
11

14

13 15
17
Aves
16

Terrestres Correspondencia numérica ver anexos pág. 153

19

20
18

21 22

23 25

24

27
26

28
29
Tinamiformes

Cr ypto
rellu
s c in a
mo
me
us
Tinamiformes

S
on aves paleognathas (mandíbulas antiguas), lo
que las diferencia de la gran mayoría de las aves.
Se les considera aves primitivas, relacionadas
con los Strutioniformes (avestruces y formas afines).
A pesar de ser aves terrestres, conservan la capaci-
dad de volar, sin embargo no lo hacen comúnmente.
Se alimentan de granos, semillas, insectos, lombrices
y orugas. La mayoría habitan en climas tropicales en
ecosistemas como selvas y bosques húmedos.
Propias de América, se distribuyen desde México
hasta Argentina, y existen 47 especies. En el país se
han registrado cuatro especies, y para el estado de
Puebla tan solo la especie Cryptorellus cinamomeus,
misma que ha sido observada en la Sierra Negra en
Tlacotepec de Porfirio Díaz.
Todas las especies anidan en el suelo. Una vez
que las hembras han puesto los huevos, abandonan el
nido, y los machos empollan y cuidan a los pollue-
los. La poligamia es común; ocasionalmente una sola
hembra pone huevos en varios nidos, por lo que su
área de territorio requiere de una a 30 hectáreas.

49
Galliformes

um ae
x montez
tony
Cyr
Galliformes

S
on un grupo de  amplia distribución mundial, e
incluyen las gallinas, guajolotes, faisanes, cha-
chalacas, y codornices, entre otros. Sus tama-
ños oscilan entre los 12 cm y 1 metro. Las especies de
chachalacas de Puebla son de tamaño grande, y tienen
colores oscuros como cafe y negro. Los codornices en
Puebla también tienen plumaje café y negro, con iri-
discencias o puntos blancos. Típicamente, los machos
son un poco más grandes que las hembras. Su dieta
es variada principalmente de semillas y brotes, fru-
tos y raíces, insectos, reptiles, e incluso huevos. Son
de hábitos gregarios. Anidan en cavidades de árboles,
rocas o el suelo. Habitan todos los hábitats terrestres,
incluyendo zonas muy frías. Muchas especies de Ga-
lliformes han sido domesticados. La cacería deportiva
de codornices es muy popular en México. El faisán co-
mún (Phasianus colchicus) fue introducida en América
para la cazaría y hoy en día es muy común.

51
Galliformes

2
1 Cyrtonyx montezumae
2 Dendrortyx macroura

52
Columbiformes

C ol
um
ba
li v i
a
Columbiformes

E
n este grupo podemos encontrar a las palomas.
Son aves robustas de pequeño a mediano tama-
ño. Sus colores varían, pero la mayoría son gris,
café, o rojizo. Se alimentan de semillas, frutas e insec-
tos. Son las únicas aves capaces de tomar agua succio-
nándole directamente del medio y no retrayendo el
pescuezo para que ésta resbale por la garganta como
todas las demás. Se encuentran en muchas diferentes
tipos de hábitats terrestres.
Se distribuyen a nivel mundial en zonas templadas
y tropicales, se conocen 309 especies. En México se
registran 22 y en el estado de Puebla se encuentran
15 de estas.
A lo largo de la historia de la humanidad ha exis-
tido un estrecho vínculo entre estas especies y el ser
humano. En la antigüedad se cazaban para alimenta-
ción. Durante la segunda guerra mundial jugaron un
papel primordial, al ser utilizadas para el envío de
mensajes. Actualmente a muchas especies se les ocu-
pa para la caza cinegética.

54
Columbiformes

2 3

1 Columbina inca
2-3 Zenaida asiatica

55
Cuculiformes

a
y an
a ca
P ia y
Cuculiformes

E
n México este orden se conforma por los cu-
cos, correcaminos, y garrapateros. Son aves de
mediano a pequeño tamaño. Su plumaje posee
hiporraquis, presentan de 8 a 10 plumas rectrices,
son aves parasitas (ponen huevos en nidos de otras
especies). Las patas son de tipo zygodactylas. A las
aves de este orden se les puede encontrar en diver-
sos hábitats. Los correcaminos prefieren matorrales,
los garrapateros prefieren selvas tropicales y cultivos,
y los cucos son ampliamente distribuidos habitando
bosques templados y selvas tropicales.
Existen cuculiformes en cada
continente excepto en la An-
tártica. En el mundo son 165
especies. En México están
representadas por 12 espe-
cies y en Puebla se registran 9.
Las aves más conocidas del
grupo son los correcaminos, de
los cuales en el estado se han en-
contrado dos especies, Geococyx
Crot
oph
ag a
velox (correcaminos sureño) y sulc
iros
tris
Geococyx californianus (corre-
caminos norteño). Se calcula al-
canzan velocidades cercanas a los
30 Km/h, sin embargo existen registros
que marcan más de 45 Km/h.

57
Cuculiformes

1
1 Piaya cayana
58
A
rc
hi
lo
ch
u sc
ol
ub
ri
s
Apodiformes
Apodiformes

E
l nombre de este orden significa sin patas y es
debido a la reducción de los miembros poste-
riores en estas aves. El orden lo forman dos fa-
milias; Apodidae y Trochilidae. Esta primera incluye
a los vencejos y la última incluye a los colibríes. Los
vencejos son de tamaños pequeños mientras que los
colibríes se caracterizan por ser las aves más peque-
ñas de la actualidad. Los dos existen en casi todos los
tipos de hábitats terrestres, aunque la diversidad de
especies es mayor en zonas más tropicales. Los co-
libríes se alimentan de néctar principalmente, pero
también de áfidos y arañas pequeñas. Por sus hábitos
son importantes polinizadores. Los vencejos se ali-
mentan de insectos principalmente.
Los vencejos exis-
ten en todos los
Am
a z il
ia b continentes excepto
er yl
li a
Antártida, sin embargo, los coli-
bríes son exclusivamente de Améri-
ca. En el mundo, existen 330 especies
de Apodiformes. En Puebla hay 40.
Estos sorprendentes animales son muy
versátiles en el vuelo. Los colibries pueden
aletear a una velocidad promedio de 40 a 80 ve-
ces por segundo, habiendo algunos que lo hacen a
un ritmo de 200 veces por segundo. Se cree que un
colibrí puede visitar entre 300 y 1,000 flores en un
solo día. Los vencejos son voladores muy rápidos tam-

60
Apodiformes

bién; algunas pueden alcanzar velocidades mayor de


100 Km/h.

2 3

4
61
Apodiformes

6 7

8 9
1 Archilochus colubris 4 Cynanthus sordidus 7 Cynanthus latirostris
2 Colibri thalassinus 5 Selasporus rufus 8 Amazilia cyanocephala
3 Eugenes fulgens 6 Hylocharis leucotis 9 Campylopterus curvipennis
62
Coraciiformes

Me
g ac
er y
le a
lc yo
n
Coraciiformes

E
ntre ellos se incluyen a los martines pescado-
res y a los momotos, siendo ambos grupos muy
interesantes. Habitan en casi todos los tipos de
vegetación, incluso los humedales.
Los martines pescadores presentan un fuerte co-
lorido y su voz es semejante a un cascabeleo, el cual
emiten durante el vuelo. Suelen anidar en huecos u
hoyos escavados en la tierra en barrancas cercanas al
agua primordialmente en lugares elevados para evitar
inundaciones. Se comen vertebrados acuáticos como
peces. Por su parte, los momotos se llaman pájaros re-
loj debido a la forma de su cola, parecida a un péndulo.
Su nido consta de un hoyo escavado generalmente por
las propias aves, en barrancas cercanas a arroyos. Se
alimentan de insectos y de pequeños reptiles. El tipo
de patas que presentan son syndactylas. Su canto es
semejante a la voz de una paloma.
Los coraciformes se distribuyen ampliamente a
través del mundo. Contemplan 218 especies. En el es-
tado de Puebla se registran 7.
El momoto corona café (Momoto mexicanus) es una
de las aves más espectaculares que se encuentra cerca
de la zona urbana de Puebla. Se ven comúnmente en la
Calera, un bosque de encino al sureste de la ciudad, en
la Sierra del Tentzo, una reserva estatal en el otro lado
de la Presa Valsequillo. Sus colores incluyen verde, ro-
jizo, y azul, entre otros.

64
Coraciiformes

2 3

4
1 Momotus momota
2 Megaceryle alcyon
3-4 Momotus mexicanus

65
Passeriformes

a
in
ar
am
u lt r
a
o m
l oc
he
p
A
Passeriformes

T
ambién conocidos como aves de percha, o sim-
plemente como pájaros, son el grupo de aves
más abundante en todo el mundo, así como el
grupo de vertebrados que cuenta con mayor número
de especies. Se ubican aquí a las golondrinas, calan-
drias, perlitas, zorzales, mirlos, ruiseñores y muchos
otros. Los paseriformes son muy variados en todas sus
características. Su alimentación va desde semillas has-
ta sangre de otras aves, y su tamaño puede ser peque-
ño como en el caso de los chipes o tan grande como un
cuervo. Existe una relación evolutiva entre ellos y la
presencia de gramíneas del mioceno hace 35 millones
de años. Existen en todos los tipos
de hábitats. Las patas son aniso-
dactylas. Los pollos son nidícolas.
Existen en cada continente excep-
to Antártica. En el mundo el número
de especies de Passeriformes superan
5,400. Se han reportado en México
s
o r iu
rat

550 y en el estado de Puebla son 332


m ig

especies.
s
Turdu

Realmente son las únicas aves


a las que es correcto llamarlas
pájaros, pues reciben su nombre
gracias al gorrión común, o Passer
domesticus, desde donde se deriva
este vocablo. Esta especie fue intro-
ducida en América desde hace más de
150 años.
67
Passeriformes

2 3
1 Calocitta formosa
2 Chondestes grammacus
3 Lanius ludovicianus
68
Passeriformes

5 6

7 8
4 Campylorhynchus gularis
5 Tachycineta albilinea
6 Chlorospingus ophthalmicus
7 Contopus pertinax
8 Corvus corax
9 Euphonia elegantissima
9
69
Passeriformes

10

11 12

13
10 Melozone kieneri
11 Thraupis abbas
12 Tachycineta bicolor
13 Cardellina pusilla

14
14 Ptilogonys cinereus

70
Passeriformes

15

16 17

15 Seiurus noveboracensis
16 Tityra semifasciata
17 Thraupis episcopus
18 Dumetella carolinensis

18
71
Trogoniformes

Trogon elegans
Trogoniformes

L
os trogones son aves muy llamativos. Sus colo-
res son brillantes combinaciones de verde, rojo,
azul, y amarillo. Por ejemplo, el trogon elegante
(Trogon elegans) es conocido como el pájaro bandera
por sus colores verde, rojo, y blanco. Los trogones son
insectívoras y frugívoras. Tienen una longitud de 20
a 35 cm, cuentan con dimorfismo sexual, y anidan
en cavidades de los arboles regularmente. Su tipo de
patas es heterodactyla.
Existen Trogoniformes en las zonas tropicales en
América, África, y Asia., Las especies registradas en
México son nueve y en el estado de Puebla cuatro.
El quetzal mesoamericano o quetzal guatemalteco
(Pharomachrus mocinno) es un trogon y es una de las
aves más bellas del mundo. Sus plumas, especialmen-
te su cola larga, se utilizaban en ropa prehispánica
ceremonial. Desafortunadamente, varias especies en
este orden están amenazadas, incluso el quetzal. Es
debida principalmente por perdida de hábitat por me-
dio de la deforestación y cambio climático.

73
Trogoniformes

2
1 Trogon elegans
2 Trogon caligatus
74
Piciformes

si nu s
pra
hu s
h y nc
la co r
Au
Piciformes

E
ste orden es por demás llamativo, en él se in-
cluyen a los tucanes pero también a aves como
los pájaros carpinteros, entre otros. Consta de
7 familias y cerca de 250 especies a nivel mundial, 32
en México y 16 en Puebla. Aunque varían ampliamen-
te entre sí poseen una característica común, que es
presentar zygodactilia, es decir, presentar dos dedos
hacia enfrente y dos hacia atrás, lo que les ayuda a
asirse a los árboles con facilidad
y firmeza. Actualmente la
pérdida de hábitat presen-
s
a r iu ta una gran amenaza para el
sv
p ic u
h yra
Sp grupo.

76
Piciformes

1 2

3
1 Melanerpes pucherani
2 Aulacorhynchus prasinus
3 Melanerpes hypopolius
4 Campephilus guatemalensis
5 Pteroglossus torquatus
4

5
77
1

2
3

5
6

10

11
Aves
Rapaces
Correspondencia numérica ver anexos pág. 154
12

14
13
15

17

16 18
Accipitriformes

tus
nc
ic i
un
teo
ra bu
Pa
Accipitriformes

L
os Accipitriformes incluyen las águilas, agui-
lillas, y zopilotes, entre otros. Anteriormente
estaba junto con los Falconiformes. Actual-
mente este orden contiene cuatro familias, todas ellas
caracterizadas por ser de gran tamaño, carnívoras,
con pico curvo o ganchudo y con sentidos amplia-
mente desarrollados (con excepción del olfato). Son
los máximos depredadores de muchas cadenas trófi-
cas lo que les dota de un papel fundamental a nivel
ecosistema. Son de tamaños medianos hasta tamaños
grandes; los cóndores, uno de los grupos de aves más
grandes en el mundo, son Accipitriformes. Habitan
todos los tipos de vegetación y climas. Dentro de este
orden se encuentra el águila real (Aquila chrysaetos),
símbolo de nuestra identidad nacional y presente en
la bandera de la República Mexicana. Entre las más
abundantes está el aguililla cola roja (Buteo jamaicen-
cis), misma que puede ser observada en casi todo el
estado de Puebla.

81
Accipitriformes

1 2

1 Buteo jamaicensis
2 Buteo plagiatus
3 Coragyps atratus
4 Accipiter cooperi

4
82
Ae
go li u
sa
cad
ic u
s
Strigiformes
Strigiformes

T
odas las rapaces nocturnas -conocidos como
búhos, tecolotes, y lechuzas -pertenecen al
orden Strigiformes. Comen animales peque-
ños, especialmente mamíferos y reptiles. Hay Strigi-
formes de todos los tamaños, desde el tamaño de go-
rriones hasta el tamaño de aguilillas. Son fácilmente
reconocibles por su pose vertical y su enorme cabeza
redondeada con su característico disco facial corona-
do regularmente con penachos y enormes ojos dirigi-
B ub
o vi
rgin dos hacia el frente lo que les permite tener una visión
i a nu
s
binocular propia de los depredadores. La cabeza gira
270 grados. Carecen de buche, los conductos auditi-
vos se disponen de forma asimétrica. Dependen
de las cavidades para criar, los pollos son nidí-
colas. Las diferentes especies se encuentran
en casi todos los hábitats terrestres, los de-
siertos, los bosques y selvas.
Existen Strigiformes en todos los con-
tinentes. Hoy en día hay 165 especies
a nivel mundial. México es un país
privilegiado pues en su territorio se
han registrado 27 especies de estos
organismos. El estado de Puebla
tiene 19 especies.
Los Strigiformes se especializan
en capturar a sus presas principal-
mente durante la noche. La presencia de
estas aves especializadas en la cacería noctur-

84
Strigiformes

na es altamente benéfica, pues mantiene a raya las po-


blaciones de roedores e insectos, evitando que éstas
se conviertan en plagas.

2 3
1, 3 Glaucidium brasilianum
2 Bubo virginianus
85
86
Fa
l co
co
lu
m
ba
r iu
s
Falconiformes
Falconiformes

E
ste orden a las aves que son conocidas como
halcones. Es uno de los más fascinantes y lla-
mativos; su porte, gallardía, y su fuerza los ha-
cen objeto de respeto y admiración. Se caracterizan
por estructuras básicas similares como el pico gan-
chudo, fuertes patas asidoras con las cuales pueden
aprisionar a sus presas. Presentan cuatro dedos, tres
dirigidos hacia adelante y uno hacia atrás. Habitan
casi en todos los ecosistemas, y se alimentan de ani-
males – de todos tipos – principalmente de tamaño
inferior al de ellos mismos.
Existen reportadas a nivel mundial 303 especies,
en el estado de Puebla se registran 9 especies.
Juegan un papel primordial en mantener la salud
de los ecosistemas pues se alimentan de animales
enfermos o de jóvenes inexpertos. Capturan a sus
presas mediante cacería directa, consistiendo ésta en
lanzarse tras su objetivo golpeándole y aturdiéndole,
posteriormente le matan con las garras. Organismos
como el halcón peregrino (Falco peregrinus) pueden
alcanzar una velocidad de picada de 300 Km/h.

87
Falconiformes

2
1-2 Caracara cheriway
3 Falco columbarius

88
Falconiformes

3
89
3
2

4 5

7 8

9 11
10
Aves
13

12

Acuáticas
Correspondencia numérica ver anexos pág. 155

14 15

16

18

17

20

19
Anseriformes

Dendrocy
g na bico
lor
Anseriformes

S
e caracterizan por presentar un pico aplanado
y ancho con las patas palmípedas, mismas que
poseen cuatros dedos con una membrana in-
terdigital. El dedo posterior se encuentra elevado y
queda libre de la membrana. Los patos, gansos y cer-
cetas son organismos que pertenecen a este orden y
se asocian principalmente a cuerpos de agua.
Constituidos en México por una familia de aves
muy importante, la Anatidae (patos, gansos y cer-
cetas) que cuenta con 156 especies con distribución
mundial, reportándose para México aproximadamen-
te 33 especies. El estado de Puebla se reportan 21 es-
pecies.
Estos animales presentan un plumaje denso y re-
sistente al agua que les permite soportar bajas tem-
peraturas y mantener el calor corporal. También se
presentan dimorfismo sexual de grados variables
entre las especies, lo que quiere decir que las hem-
bras son diferentes a los machos en mayor o menor
magnitud. Los machos poseen los tonos más intensos,
pues las hembras necesitan pasar
desapercibidas al depender
de ellas la continuidad de la
especie y la supervivencia
de los pichones.

an a
meric
Aythya a

93
Anseriformes

2 3

4
1 Aythya affinis 4 Anas clypeata
2 Anas crecca 5 Anas diazi 7 Oxyura jamaicensis
3 Anas discors 6 Oxyura jamaicensis 8 Anas cyanoptera

94
Anseriformes

6 7

8
95
Podicipediformes

eps
dic
s po
bu
lym
di
Po
Podicipediformes

E
ste grupo está representado por una sola fami-
lia denominada Podicipodidae, y son conocidos
como somormujos o zambullidores. Todos sus
integrantes son aves de pequeño a mediano tamaño.
Presentan forma redondeada, plumajes densos y no
tienen cola. Se les asocia a ríos, lagos, y estanques.
A nivel mundial cuenta con 22 especies distribui-
das a lo largo y ancho del globo terráqueo. En México
existen seis de ellas y en el estado de Puebla se hallan
cinco.
Las patas adaptadas a la natación salen muy por
atrás del cuerpo, por lo que no pueden caminar grácil-
mente. Los dedos presentan membranas, el esqueleto
no esta pneumatizado. La danza de cortejo de estas
aves es muy elaborada y compleja, y está llena de in-
trincadas evoluciones y ritmos. Su voz es un conjunto
de sonidos roncos y ásperos. Sus nidos se construyen
en forma de plataformas flotantes realizadas con ma-
teriales vegetales, entrelazados con juncos y carrizo.
Al nacer los pequeños son nidífugos. Se zambullen
para obtener su alimento (peces e invertebrados
acuáticos) suelen sumergirse de 10 a 60 segundos.

97
Podicipediformes

1 Podylimbus podiceps
2 Podiceps nigricollis
3 Podylimbus podiceps

3
98
Ciconiiformes

a na
ric
me
riaa
cte
My
Ciconiiformes

L
os ciconiformes son conocidos como aves va-
deadoras pues se les puede ver desplazarse en
aguas poco profundas. Quizás los organismos
más emblemáticos del grupo en el estado son las ci-
güeñas. Son aves de cuello estilizado. Comúnmente
tienen un pico largo y a pesar de la longitud de sus
patas no son buenas corredoras. Por lo general son si-
lenciosas pero ocasionalmente pueden producir ron-
quidos o sonidos similares, muchas de ellas se asocian
a cuerpos de agua pero también a potrero y zonas de
cultivo.
Se distribuyen mayoritariamente en América y
Europa, aunque también en Asia y África. Están re-
presentados por varias familias. Este orden cuenta
con 60 especies a nivel mundial, en el estado de Pue-
bla se encuentra una.
Los sexos son parecidos siendo en algunos casos
los machos ligeramente más grandes que las hembras.
Se alimentan de invertebrados, insectos acuáticos y
larvas.

1-4 Mycteria americana

100
Ciconiiformes

2 3

4
101
Pelecaniformes

x
ra
ico
nyct
ax
cor
cti
Ny
Pelecaniformes

E
l orden es hoy en día controversial, tradicional-
mente incluye los pelicanos y afines, pero des-
de el 2010 se han empezado a incluir aquí tam-
bién a las garzas, ibis entre otros. Son principalmente
acuáticos y marinos; se adaptan bien a las aguas dul-
ces y saladas. Los pelecaniformes se alimentan de
peces aunque algunos consumen anfibios y pequeños
reptiles. Son aves
de mediano y
gran tamaño
que se caracterizan por presentar
cuellos pronunciados. Existen reporta-
das a nivel mundial 63 especies, en
México se reportan 18. No existe
hoy en día un consenso adecuado
para el orden, sin embargo se es-
tán siguiendo las actualizaciones
más recientes de “The American
Ornithologists’ Union”.
Ardea h
erod
ia s

103
Pelecaniformes

1 2

5
1 Ardea herodias
2 Nycticorax nycticorax
3 Nyctanassa violacea

4
4 Egretta thula
5 Egretta caerulea
104
Charadriiformes

ru m
an tilla
ula
Stern
Charadriiformes

E
ste orden incluye a los chorlitos y las gaviotas.
Se caracterizan por permanecer en los cuerpos
de agua dulce y salada. Los chorlitos habitan en
las orillas, comiendo insectos y crustáceos en los lo-
dos y las playas. Las gaviotas se ven más en vuelo y
comen peces. Representan un reto para la identifi-
cación debido a la similitud de tamaños y patrones
de coloración. Entre sus particulares está el hecho
de que al volar suelen observarse sus alas termi-
nadas en puntas muy angostas. La mayoría son de
hábitos gregarios.
Se distribuyen a nivel mundial en todas las
zonas desde las más frías hasta las más cálidas
y tropicales. Hay 350 especies de distribución
mundial descritas hoy, en el estado 33.
Se les considera buenos indicadores de
la calidad del ecosistema; muchas especies,
según estudios recientes, podrían descen-
der sus poblaciones debido a la elevación del
nivel del mar y a las inundaciones que afec-
tan sus lugares de alimentación.

1 Himantopus mexicanus
2 Actitis macularius
rus
oc ife
rad
r i us v 3 Tringa semipalmata
Ch a
4 Jacana spinosa
106
Charadriiformes

2 3

4
107
Suliformes

Anh
inga anhinga
Suliformes

E
s un orden establecido en el 2010, está com-
puesto por cuatro familias y 61 especies alrede-
dor del mundo, en el estado de Puebla se regis-
tran dos. Dentro de éste grupo se encuentran las aves
conocidas como pájaros bobos, sulas, cormoranes,
anhingas y fragatas.
Su tamaño es típicamente de entre 50 cm hasta
101 cm de altura, con alas y cola larga, algunas con
patas palmeadas, así como bolsa gular dilatable, su
pico termina en gancho o punta. Los sexos son simila-
res. En algunas familias como Phalacrocoracidae, son
excelentes buceadoras, con glándula uropigial poco
desarrollada, son monógamas. A los integrantes de la
familia Anhingidae, se les suele llamar aves serpiente
por su cuello extremadamente largo, Son aves acuáti-
cas que se alimentan de peces y anfibios.

109
Suliformes

2
1 Anhinga anhinga
2 Phalacrocorax brasilianus

110
Gruiformes

a
an
ric
a me
ica
Ful
Gruiformes

E
n este orden se incluyen las grullas y otras aves
de morfologías muy variadas aunque típica-
mente de patas largas. Existen cerca de 200 es-
pecies a nivel mundial habiéndose extinto al ya 4 fa-
milias. Para México se reportan 21 y para el estado de
Puebla 9 especies. Su tamaño es muy variado y puede
ir desde alrededor de poco más de diez centímetros
hasta casi dos metros. El orden se formó principal-
mente por exclusión pero hoy en día se desarrollan
pruebas moleculares para afinar el paren-
tesco de sus integrantes.

Fu
lic
a am
er
i
ca
n a

112
Gruiformes

1
1 Gallinula galeata
113
1

3 4

5
Aves
Arbóreas
6

Correspondencia numérica ver anexos pág. 156

7
8

9
10
A
ra
t in
ga
h olo
ch
lo ra
Psittaciformes
Psittaciformes

L
as aves de este orden son conocidas como los
pericos, loros, cotorras y guacamayas, entre
otros nombres. Habitan bosques y selvas tro-
picales. Muchos de los organismos que conforman al
orden son de brillantes colores. Todas ellas se carac-
terizan por tener un fuerte pico curvo, capaz de abrir
semillas y frutos muy duros, e incluso invertebrados.
Algunos son capaces de reproducir sonidos. Aves mo-
nógamas. Con glandula uropigial poco desarrollada.
Las patas son de tipo zigodáctilo lo que facilita el sos-
tén en la corteza de los arboles.
Este orden de aves se encuentra ampliamente ex-
tendido en las zonas tropicales de todo del mundo.
Existen aproximadamente 356 especies de las cuales
11 especies están en Puebla. Recientemente Hernán-
dez y colaboradores (2012) han descubierto una po-
blación de guacamaya verde (Ará militaris) en la Mix-
teca Poblana colindante con el Estado de Guerrero.
Han sufrido una fuerte presión y caza en función
de su uso como mascotas. La mayoría de los psitacidos
son monógamos y forman parejas de por vida, dificul-
tándose así su reproducción una vez que la pareja ha
sido desacoplada ya sea por captura o porque algún
integrante ha muerto. Desafortunadamente, muchas
veces las hembras son asesinadas para poder extraer
a los pichones.

117
Psittaciformes

3
1 Amazona albifrons
2 Myiopsitta monachus
3 Ara militaris
118
Aves
Nocturnas
Correspondencia numérica ver anexos pág. 156

Correspondencia numérica
ver anexos pág. 156
Caprimulgiformes

is
i co l l
mu s a lb
tidro
N yc
Caprimulgiformes

S
on aves conocidas como tapacaminos o cho-
tocabras. Se ven comúnmente en campos
abiertos. Son aves nocturnas y crepusculares.
Poseen vibrisas erizadas, adaptadas para la cacería
nocturna. Cazan insectos al vuelo. Son de tamaños
medianos. El plumaje de los caprimulgiformes los
hace camuflajearse entre la corteza de ciertos árboles
como los encinos, aparentando ser verdaderas pro-
yecciones de la madera. Habitan matorrales, bosques
y selvas.
Con excepción de la Antártida existen en todos
los continentes. Se sabe que hay 121 especies a nivel
mundial, para el estado de Puebla se registran 8.
La mayoría de las especies de caprimulgiformes
no construyen nidos; ponen sus huevos en el suelo o
en ramas de árboles. Los pollos son nidícolas, Algu-
nas especies sincronizan el nacimiento de sus pollos
con las fases de la luna.

121
Caprimulgiformes

2
1 Nyctibius jamaicensis
2 Nyctidromus albicollis

122
Anexos
Listado de las aves
del estado de Puebla

Nom-059
Nombre Estacio-
Orden Familia SEMARNAT
Cientifico nalidad
2010
Crypturellus
Tinamiformes Tinamidae R Pr
cinnamomeus
Dendrocygna
Anseriformes Anatidae R SC
autumnalis

Dendrocygna bicolor R SC

Anser albifrons MI SC

Chen caerulencens MI SC

Cairina moschata R P

Anas strepera MI SC

Anas americana MI SC

Anas platyrhynchos MI SC

Anas platyrhynchos
En A
diazi

Anas discors MI SC

Anas cyanoptera MI SC

Anas clypeata MI SC

Anas acuta MI SC

Anas crecca MI SC

Aythya valisineria MI SC

Aythya americana R SC

Aythya collaris MI SC

Aythya affinis MI SC

Bucephala albeola MI SC

124
Anexos

Nomonyx dominicus R A

Oxyura jamaicensis RyM SC

Galliformes Cracidae Ortalis vetula R SC

Ortalis poliocephala En SC

Penelope
R A
purpurascens

Crax rubra R A

Odontophoridae Dendrortyx barbatus En P

Dendrortyx macroura En A

Philortyx fasciatus En SC

Colinus virginianus R SC

Dactylortyx
R Pr
thoracicus

Cyrtonyx
R Pr
montezumae

Thachybaptus
Podicipediformes Podicipedidae R Pr
dominicus

Podilymbus podiceps R SC

Podiceps nigricollis RyM SC

Aechmophorus
R SC
occidentalis

Aechmophorus clarkii R SC

Ciconiiformes Ciconiidae Mycteria americana MI Pr


Phalacrocorax
Suliformes Phalacrocoracidae R SC
brasilianus
Anhingidae Anhinga anhinga R SC
Pelecanus
Pelecaniformes Pelecanidae MI SC
erythrorhynchos

Pelecanus occidentalis In ( R ) SC

Ardeidae Botaurus lentiginosus RyM A

Ixobrychus exilis RyM SC

125
Anexos

Tigrisoma
R Pr
mexicanum
Ardea herodias MI SC

Ardea alba RyM SC

Egretta thula RyM SC

Egretta caerulea MI SC

Egretta tricolor MI SC

Bubulcus ibis In ( R ) SC

Butorides virescens R SC

Nycticorax nycticorax RyM SC

Nyctanassa violacea R SC

Cochlearius
R SC
cochlearius

Threskiornithidae Eudocimus albus MI SC

Plegadis chihi RyM SC

Accipitriformes Cathartidae Coragyps atratus R SC

Cathartes aura R SC

Pandionidae Pandion haliaetus MI y T SC

Chondrohierax
Accipitridae R Pr
uncinatus

Elanoides forficatus T Pr

Elanus leucurus R SC

Ictinia mississipiensis T Pr

Ictinia plumbea MV Pr

Circus cyaneus MI SC

Accipiter striatus RyM Pr

Accipiter cooperii MI Pr

Accipiter bicolor R A

Geranospiza
R A
caerulescens

126
Anexos

Buteogallus
R Pr
anthracinus
Buteogallus
R Pr
urubitinga

Parabuteo unicinctus R Pr

Pseudastur albicollis R Pr

Buteo magnirostris R SC

Buteo lineatus MI Pr

Buteo platypterus T Pr

Buteo plagiatus R SC

Buteo brachyurus R SC

Buteo swainsoni T Pr

Buteo albicaudatus R Pr

Buteo albonotatus MI y T Pr

Buteo jamaicensis RyM

Buteo regalis MI Pr

Spizaetus tyrannus R P

Spizaetus ornatus R P

Spizaetus
R P
melanoleucus
Gruiformes Rallidae Laterallus ruber R SC
Rallus elegans R A

Rallus limicola RyM A

Porzana carolina MI SC

Porzana flaviventer R Pr

Pardirallus maculatus R SC

Porphyrio martinicus R SC

Gallinula galeata R SC

Fulica americana R SC

Charadriiformes Charadriidae Pluvialis squatarola MI SC

Pluvialis dominica T SC

127
Anexos

Charadrius nivosus R A

Charadrius vociferus R SC

Charadrius
Aa SC
semipalmatus

Himantopus
Recurvirostridae R SC
mexicanus

Recurvirostra
RyM SC
americana

Jacanidae Jacana spinosa R SC

Scolopacidae Actitis macularius MI SC

Tringa solitaria MI SC

Tringa melanoleuca MI SC

Tringa semipalmata MI SC

Tringa flavipes MI SC

Bartramia longicauda T SC

Numenius
T SC
americanus

Calidris mauri MI SC

Calidris minutilla MI SC

Calidris bairdii T SC

Calidris melanotus T SC

Calidris himantopus MI y T SC

Limnodromus
MI SC
scolopaceus

Gallinago delicata MI SC

Phalaropus tricolor T SC

Laridae Larus delawarensis MI SC

Larus argentatus MI SC

Leucophaeus atricilla MI SC

Leucophaeus pipixcan T SC

128
Anexos

Sternula antillarum Aa Pr

Hydroprogne caspia MI SC

Chlidonias niger T SC

Sterna forsteri MI SC

Rynchops niger MI SC

Sternidae Thalasseus maximus M SC

Columbiformes Columbidae Columba livia In ( R ) SC


Patagioenas
R SC
flavirostris
Patagioenas fasciata R SC

Streptopelia decaocto In ( R ) SC

Zenaida asiática RyM SC

Zenaida macroura RyM SC

Columbina inca R SC

Columbina passerina R SC

Columbina talpacoti R SC

Claravis pretiosa R SC

Claravis mondetoura R P

Leptotila verreauxi R SC

Leptotila plumbeiceps R SC

Geotrygon albifacies R A

Geotrygon montana R SC

Cuculiformes Cuculidae Piaya cayana R SC

Coccyzus americanus T SC

Coccyzus minor R SC

Coccyzus
T SC
erythropthalmus

Dromococcyx
Aa SC
phasianellus

Morococcyx
R SC
erythropygus

129
Anexos

Geococcy velox R SC

Geococcyx
R SC
californianus

Crotophaga
R SC
sulcirostris

Strigiformes Tytonidae Tyto alba R SC

Strigidae Otus flammeolus R SC

Megascops kennicottii R SC

Megascops seductus En A

Megascops trichopsis R SC

Megascops
R SC
guatemalae

Bubo virginianus R SC

Glaucidium gnoma R SC

Glaucidium
En A
palmarum 

Glaucidium
R SC
brasilianum

Micrathene whitneyi R SC

Athene cunicularia MI SC

Ciccaba virgata R SC

Ciccaba nigrolineata R A

Strix varia R Pr

Asio otus MI SC

Asio stygius R A

Asio flammeus MI Pr

Aegolius acadicus R SC

Chordeiles
Caprimulgiformes Caprimulgidae RyM SC
acutipennis

Chordeiles minor T Y MV SC

130
Anexos

Nyctidromus
R SC
albicollis
Antrostomus
MI SC
carolinensis

Antrostomus salvini C SC

Antrostomus ridgwayi R SC

Antrostomus
MI SC
vociferus

Nyctibidae Nyctibius jamaicensis R SC

Apodiformes Apodidae Cypseloides niger MV SC

Streptoprocne rutila R SC

Streptoprocne zonaris R SC

Streptoprocne
En SC
semicollaris

Chaetura pelagica R SC

Chaetura vauxi R SC

Aeronautes saxatalis R SC

Phaethornis
Trochilidae Aa SC
longirostris

Colibri thalassinus R SC

Anthracothorax
MV SC
prevostii

Eugenes fulgens R SC

Heliomaster
R SC
constantii

Lampornis
R SC
amethystinus

Lampornis
R SC
clemenciae

Lamprolaima rhami R A

131
Anexos

Tilmatura dupontii R A

Calothorax lucifer RyM SC

Calothorax pulcher En SC

Archilochus colubris T SC

Archilochus alexandri T SC

Atthis heloisa En SC

Selasphorus
RyM SC
platycercus

Selasphorus rufus MI y T Pr

Selasphorus sasin MI SC

Selasphorus calliope Aa SC

Chlorostibon auriceps En SC

Chlorostibon canivetti R SC

Cynanthus sordidus En SC

Cynanthus latirostris R SC

Abeillia abeillei R Pr

Campylopterus
R SC
curvipennis

Campylopterus
R SC
hemileucurus

Eupherusa eximina Aa SC

Amazilia candida R SC

Amazilia
R SC
cyanocephala

Amazilia beryllina R SC

Amazilia tzacatl R SC

Amazilia
R SC
yucatanensis

Amazilia violiceps R SC

132
Anexos

Hylocharis leucotis R SC

Trogoniformes Trogonidae Trogon caligatus R SC

Trogon elegans R SC

Trogon mexicanus R SC

Trogon collaris R Pr

Coraciiformes Momotidae Momotus mexicanus C SC

Momotus momota R SC

Alcedinidae Megaceryle torquata R SC

Megacerylr alcyon MI SC

Chloroceryle
R SC
amazona

Chloroceryle
R SC
americana

Chloroceryle aenea Aa SC

Aulacorhynchus
Piciformes Ramphastidae R Pr
prasinus

Ramphastos
R A
sulfuratus

Melanerpes
Picidae R SC
formicivorus

Melanerpes pucherani Aa SC

Melanerpes
En SC
chrysogenys

Melanerpes
En SC
hypopolius

Melanerpes aurifrons R SC

Sphyrapicus varius MI SC

Picoides scalaris R SC

Veniliornis fumigatus R SC

Picoides villosus R SC

Picoides stricklandi En A

133
Anexos

Colaptes rubiginosus R SC

Colaptes auratus R SC

Dryocopus lineatus R SC

Campephilus
R Pr
guatemalensis
Falconiformes Falconidae Micrastur ruficollis R Pr
Micrastur
R Pr
semitorquatus

Caracara cheriway R SC

Herpetotheres
R SC
cachinnans

Falco sparverius MI SC

Falco columbarius MI SC

Falco femoralis R A

Falco rufigularis R SC

Falco peregrinus RYM Pr

Psittaciformes Psittacidae Myiopsitta monachus. In ( R ) SC

Aratinga holochlora En A

Aratinga nana R Pr

Ara militaris R P

Bolborhynchus lineola R A

Pionus senilis R A

Amazona albifrons In ( R ) Pr

Amazona
C P
viridigenalis

Amazona finschi En P

Amazona autumnalis R SC

Amazona oratrix C P

Thamnophilus
Passeriformes Thamnophilidae R SC
doliatus

134
Anexos

Grallaria
Grallariidae R A
guatimalensis

Furnariidae Sclerurus mexicanus R A

Sittasomus
R SC
griseicapillus

Xiphocolaptes
R SC
promeropirhynchus

Xiphorhynclus
R SC
flavigaster

Xiphorhynchus
R A
erythropygius

Lepidocolaptes
En SC
leucogaster

Lepidocolaptes
R SC
souleyetii

Lepidocolaptes affinis R SC

Anabacerthia
R SC
variegaticeps

Automolus
R A
rubiginosus

Camptostoma
Tyrannidae R SC
imberbe

Myiopagis viridicata R SC

Mionocetes olegineus R SC

Rhynchocyclus
R SC
brevirostris

Xenotricus mexicanus En Pr

Mitrephanes
RyM SC
phaeocercus

Contupus cooperi T SC

Contopus pertinax R SC

Contopus sordidulus MV SC

Contopus virens T SC

135
Anexos

Contopus cinereus Aa SC

Empidonax
MI SC
flaviventris

Empidonax virencens T SC

Empidonax alnorum T SC

Empidonax traillii MyT SC

Empidonax
MV SC
albigularis

Empidonax minimus MI y T SC

Empidonax
MI y T SC
hammondii

Empidonax wrightii MI SC

Empidonax
MI
oberholseri

Empidonax affinis C SC

Empidonax difficilis Aa SC

Empidonax
R SC
occidentalis

Empidonax fulvifrons R SC

Sayornis nigricans R SC

Sayornis phoebe MI SC

Sayornis saya MI SC

Pyrocephalus rubinus R SC

Attila spadiceus R SC

Myiarchus
R SC
tuberculifer

Myiarchus
MI y T SC
cinerascens

Myiarchus nuttingi R SC

136
Anexos

Myiarchus crinitus MI y T SC

Myiarchus tyrannulus R SC

Pitangus sulphuratus R SC

Megarynchus
R SC
pitangua

Myiozetetes similis R SC

Myiodynastes
MV SC
maculatus

Myiodynastes
MV SC
luteiventris

Legatus leucophaius MV SC

Tyrannus
R SC
melancholicus

Tyrannus couchii R SC

Tyrannus vociferans R SC

Tyrannus
R SC
crassirostris

Tyrannus verticalis T SC

Tyrannus tyrannus T SC

Tyrannus forficatus T SC

Tityridae Tityra semifasciata R SC

Tityra inquisitor R SC

Pachyramphus major R SC

Pachyranphus aglaiae R SC

Cotingidae Cotinga amabilis R A

Laniidae Lanius ludovicianus R SC

Vireonidae Vireo brevipennis En A

Vireo griseus MI SC

Vireo bellii T P

137
Anexos

Vireo nelsoni En Pr

Vireo vicinior Aa SC

Vireo flavifrons MI SC

Vireo plumbeus RyM SC

Vireo cassinii MI SC

Vireo solitarius MI SC

Vireo huttoni R SC

Vireo hypochryseus En SC

Vireo gilvus MI SC

Vireo leucophrys R SC

Vireo philadelphicus T SC

Vireo olivaceus T SC

Vireo flavoviridis MV SC

Hylophilus decurtatus R Pr

Vireolanius
C SC
melitophrys

Vireolanius pulchellus R A

Cyclarhis gujanensis R SC

Corvidae Cyanolyca nana En P

Cyanolyca cucullata R A

Calocitta formosa R SC

Psilorhinus morio R SC

Cyanocorax yncas R SC

Cyanocitta stelleri R SC

Aphelocoma
R SC
coerulescens

Aphelocoma
R SC
ultramarina

Aphelocoma unicolor R A

138
Anexos

Corvus imparatus En SC

Corvus cryptoleucus MI SC

Corvus corax R SC

Alaudidae Eremophila alpestris R SC

Hirundinidae Progne subis T SC

Progne chalybea MV SC

Tachycineta bicolor MI SC

Tachycineta albilinea R SC

Tachycineta
RYM SC
thalassina

Stelgidopteryx
R SC
serripennis

Riparia riparia T SC

Petrochelidon
T Y MV SC
pyrrhonota

Hirundo rustica R,MV Y MI SC

Paridae Poecile sclateri C SC

Baeolophus
R SC
wollweberi

Baeolophus
R SC
atricristatus

Aegithalidae Psaltriparus minimus R SC

Sittidae Sitta carolinensis R SC

Sitta pygmaea R SC

Certhiidae Certhia americana R SC

Troglodytidae Salpinctes obsoletus R SC

Catherpes mexicanus R SC

Hylorchilus
En A
sumichrasti

Troglodytes aedon MI SC

139
Anexos

Campylorhynchus
R SC
zonatus
Campylorhynchus
En SC
megalopterus
Campylorhynchus
En SC
gularis
Campylorhynchus
En SC
jocosus

Campylorhynchus
Aa SC
brunneicapillus

Cistothorus platensis R SC

Cistothorus palustris RYM SC

Thryomanes bewickii R SC

Pheugopedius
R SC
maculipectus

Pheugopedius felix En SC

Thryophilus sinaloa En SC

Thryophilus
R SC
pleurostictus

Uropsila leucogastra C SC

Henicorhina
R SC
leucosticta

Henicorhina
R SC
leucophrys

Polioptilidae Polioptila caerulea MI SC

Polioptila melanura R SC

Polioptila nigriceps En SC

Polioptila albiloris R SC

Cinclidae Cinclus mexicanus R Pr

Regulidae Regulus satrapa R SC

Regulus calendula MI SC

Turdidae Sialia sialis R SC

140
Anexos

Sialia mexicana R SC

Myadestes
R Pr
occidentalis

Myadestes unicolor R A

Catharus
RYM SC
aurantiirostris

Catharus occidentalis En SC

Catharus frantzii R A

Catharus mexicanus R Pr

Catharus ustulatus MI Y T SC

Catharus guttatus MI SC

Hylocichla mustelina MI SC

Turdus infuscatus R A

Turdus grayi R SC

Turdus assimilis R SC

Turdus rufopalliatus C SC

Turdus migratorius R SC

Ridwayia pinicola En Pr

Dumetella
Mimidae MI SC
carolinensis

Mimus polyglottos R SC

Toxostoma
C SC
longirostre

Toxostoma ocellatum En SC

Toxostoma
R SC
curvirostre

Melanotis
En SC
caerulenscens

Sturnidae Sturnus vulgaris In ( R ) SC

141
Anexos

Motacillidae Anthus rubescens MI SC

Anthus spragueii MI SC

Bombycillidae Bombycilla cedrorum MI SC

Ptilogonatidae Ptilogonis cinereus C SC

Phainopepla nitens MI SC

Peucedramus
Peucedramidae R SC
taeniatus

Calcariidae Calcarius ornatus Aa SC

Rhynchophanes
MI SC
mccownii

Parulidae Seiurus aurocapilla MI SC

Helmitheros
MI SC
vermivorus

Parkesia motacilla MI SC

Parkesia
MI SC
noveboracensis

Vermivora
T SC
chrysoptera

Vermivora cyanoptera T Y MI SC

Mniotilta varia MI SC

Protonotaria citrea T SC

Limnothlypis
T Pr
swainsonii

Oreothlypis
R SC
superciliosa

Oreothlypis peregrina MI SC

Oreothlypis celata MI SC

Oreothlypis
MI SC
ruficapilla

Oreothlypis virginiae MI Y T SC

Geothlypis
R SC
poliocephala
142
Anexos

Geothlypis tolmiei MI A

Geothlypis
T SC
philadelphia

Geothlypis formosa MI SC

Geothlypis trichas RYM SC

Geothlypis nelsoni En SC

Setophaga citrina MI SC

Setophaga ruticilla T Y MI SC

Setophaga cerulea T SC

Setophaga americana MI SC

Setophaga pitiayumi R SC

Setophaga magnolia MI SC

Setophaga castanea T SC

Setophaga fusca T SC

Setophaga petechia T,MI, YMV SC

Setophaga
T SC
pensylvanica

Setophaga palmarum MI SC

Setophaga coronata MI SC

Setophaga dominica MI SC

Setophaga graciae R SC

Setophaga nigrescens MI SC

Setophaga townsendi MI SC

Setophaga
MI SC
occidentalis

Setophaga
T P
chrysoparia

Setophaga virens MI SC

Basileuterus
R SC
lachrymosa

143
Anexos

Basileuterus rufifrons C SC

Basileuterus belli R SC

Basileuterus
R SC
culicivorus

Cardellina canadensis T SC

Cardellina pusilla MI SC

Cardellina rubrifrons MI SC

Cardellina rubra En SC

Myoborus pictus R SC

Myioborus miniatus R SC

Icteria virens MI Y T SC

Ramphocelus
Thraupidae R SC
sanguinalentus

Thraupis episcopus R SC

Thraupis abbas R SC

Cyanerpes cyaneus MV SC

Genus incertae sedis Saltator coerulescens R SC

Saltator maximus R SC

Saltator atriceps R SC

Emberizidae Volatinia jacarina R SC

Sporophila torqueola R SC

Sporophila minuta R SC

Tiaris olivaceus R SC

Haplospiza rustica R A

Diglossa baritula R SC

Sicalis luteola R SC

Arremon
R SC
brunneinucha

Arremon virenticeps En SC

144
Anexos

Arremonops
C SC
rufivirgatus
Atlapetes albinucha En SC

Atlapetes pileatus En SC

Pipilo ocai En SC

Pipilo chlorurus MI SC

Pipilo maculatus R SC

Aimophila rufescens R SC

Aimophila ruficeps R SC

Aimophila notosticta En Pr

Melozone kieneri En SC

Melozone fusca R SC

Melozone albicollis En SC

Peucaea ruficauda R SC

Peucaea humeralis En SC

Peucaea mystacalis En SC

Peucaea botterii R SC

Oriturus superciliosus En SC

Spizella passerina R SC

Spizella pallida MI SC

Spizella pusilla MI SC

Spizella worhteni En P

Spizella atrogularis R SC

Pooecetes gramineus MI SC

Chondestes
MI SC
grammacus

Amphispiza bilineata R SC

Passerculus
RYM SC
sandwichensis

Ammodramus
MI SC
savannarum

145
Anexos

Xenospiza baileyi En P

Melospiza melodia R SC

Melospiza lincolnii MI SC

Melospiza georgiana MI SC

Zonotrichia
Aa SC
leucophrys

Junco phaeonotus C SC

Chlorospingus
R SC
ophthalmicus

Cardinalidae Piranga flava R SC

Piranga rubra MI SC

Piranga ludoviciana MI SC

Piranga bidentata R SC

Piranga leucoptera R SC

Habia rubica R SC

Habia fuscicauda R SC

Rhodothraupis
En SC
celaeno

Cardinalis cardinalis R SC

Pheucticus
C SC
chrysopeplus

Pheucticus
MI SC
ludovicianus

Pheucticus
R SC
melanocephalus

Cyanocompsa
R SC
parellina

Passerina caerulea RYM SC

Passerina amoena MI SC

Passerina cyanea MI SC

Passerina leclancherii En SC

146
Anexos

Passerina versicolor MYR SC

Passerina ciris MYT SC

Spiza americana T SC

Icteridae Agelaius phoeniceus R SC

Sturnella magna R SC

Sturnella neglecta Aa SC

Xanthocephalus
MI SC
xanthocephalus

Dives dives R SC

Euphagus
MI SC
cyanocephalus

Quiscalus mexicanus R SC

Molothrus aeneus R SC

Molothrus ater R SC

Icterus dominicensis R SC

Icterus wagleri R SC

Icterus prosthemelas R SC

Icterus spurius T Y MI SC

Icterus cucullatus T, MI Y R SC

Icterus mesomelas R SC

Icterus pustulatus R SC

Icterus bullockii R Y MI SC

Icterus auratus Aa SC

Icterus pectorialis Aa SC

Icterus gularis R SC

Icterus graduacauda C SC

Icterus galbula MI SC

Icterus abelliei En SC

Icterus parisorum R SC

147
Anexos

Amblycerus
R SC
holosericeus

Psarocolius wagleri R P

Psarocolius
R Pr
montezuma

Fringillidae Euphonia affinis R SC

Euphonia
R SC
hirundinacea

Euphonia
R SC
elegantissima

Chlorophonia
R SC
occipitalis

Haemorhous
R SC
mexicanus

Loxia curvirostra R SC

Spinus pinus R SC

Spinus notatus R SC

Spinus psaltria R SC

Spinus tristis MI A

Coccothraustes
C SC
abeillei

Coccothraustes
R SC
vespertinus

Passeridae Passer domesticus In ( R ) SC

LISTA DE ABREVIATURAS

R Residente
Pr Sujeta a protección especial
MI Migratroria de invierno
A Amenazada
C Cuasiendémica
P En peligro de extinsión En Endémica
Mv Migratoria de verano
Probablemente extinta en el
E In Introducida
medio silvestre
T Transitoria
Sc Sin categoría
Aa Avistamiento accidental

148
Toponimias
del estado de Puebla

L
a riqueza ornitológica del estado de Puebla se
ve reflejada en la idiosincrasia de los pueblos
que le habitan. Su influencia es tal que el esta-
do ocupa el octavo lugar a nivel nacional con mayor
numero toponimias (nombres de lugares) indígenas
referentes a la presencia de aves con 70 nombres de
pueblos, lugares y ciudades (ver recuadro) (Navarijo,
1995).

Lenguas Nº total de toponimias


Estado
indígenas referentes a aves
Jalisco 3 373
San Luis Potosí 3 277
Guanajuato 3 184
Nayarit 3 154
Oaxaca 9 148
Chiapas 11 113
Tamaulipas 2 100
Puebla 4 70
Total de toponimias referentes a aves por estado.

De la riqueza de lenguas en Puebla, el náhuatl es


la dominante, siendo comunes los nombres que en
dicho idioma hacen referencia a presencia de aves,
abundancia o hecho históricos relacionados a ellas.
A continuación se enuncian los lugares de la enti-
dad que cuentan con toponimias relativas a aves.
• Atotepec: agua en el cerro del pájaro
• Aztotoacan: lugar con garzas en el agua

149
Anexos

• Cacaloac: en el lugar del cuervo


• Cacaloc. donde hay cuervos
• Cacalotepec: en el cerro de los cuervos
• Cacalotla: lugar abundante en cuervos
• Coxolitla: donde hay cojolites
• Cuactotolapa: sobre el monte donde hay aves
• Cuautinchan: en la madriguera de las águilas
• Cuatla: lugar de las águilas
• Cuetzalan: en compañía de los quetzales
• Cuicoyan: lugar donde cantan los pájaros
• Cuizala: entre los gavilanes
• Huaquechula: en compañía de las plumas de
quechol
• Huiloac: en el agua de las palomas
• Huilotepec: en el cerro de las palomas
• Huilotla: abundancia de palomas
• Huitzilac: lugar donde abundan los colibríes
• Huitzilquitepec: en el cerro de los colibríes
• Huitzizilapan: en el agua con los colibríes (hoy
boulevard 5 de mayo)
• Molcaxac: en el nido de los gorriones
• Pericotepec: en el cerro de los colibríes
• Quecholac: en el agua de los quecholes
• Quetzoltepec: en el cerro de las codornices
hermosas
• Soltepec: en el cerro de las codornices
• Tecoloc: en el lugar del búho
• Tecolotepec: en el cerro del búho
150
Anexos

• Tecolutla: donde abundan los tecolotes


• Tepeojuma: camino del cerro donde se cazan
codornices
• Totimehuacan: lugar donde abundan las aves
• Totolapa: en el lugar de los pájaros
• Totoltepec: en el cerro de los pájaros o aves
• Zanatepec: en el cerro de los zanates
• Zolintla: lugar donde abundan las codornices

151
Anexos

TAMAÑO DE NIDADA EN DIVERSOS ÓRDENES


PRESENTES EN EL ESTADO DE PUEBLA

ORDEN O GRUPO TAMAÑO DE NIDADA


Podicipodiformes 3-5
Pelecaniformes 1-4
Cormoranes 3-4
Ciconiformes 3-5
Anseriformes 7-12
Accipitriformes 2-5
Pandionidae 3
Falconiformes 3-5
Galliformes 5-12
Gruiformes 2
Charadriformes 3-4
Columbiformes 2
Caprimulgiformes 2
Apodiformes 1-5
Trochilidae 2
Coraciformes 4-7
Piciformes 3-6
Passeriformes 2-5

152
Anexos

TENDENCIA DE CUIDADO PARENTALES

Categoría Tendencia

Anseriformes, Charadriformes,
Galliformes, Tinamiformes,
Precoces
Podicipodiformes, Gruiformes,
Caprimulgiformes

Piciformes, Psitaciformes,
Pelecaniformes, Columbiformes,
Apodiformes, Coraciformes,
Altriciales
Strigiformes, Accipitriformes,
Falconiformes, Ciconoformes y
Passeriformes

Precoces o Nudífuga: Las aves nidífugas al nacer


poseen un estado de desarrollo avanzado, siendo ca-
paces de llevar una vida independiente de sus proge-
nitores. Por lo general, dejan el nido apenas salen del
cascarón, siendo capaces de movilizarse y de contro-
lar su temperatura.
Altriciales: Especies cuya crías nacen desvalidas
y necesitan de cuidados parentales para sobrevivir en
las primeras etapas de su vida.

153
Anexos

TIPOS DE PATAS PRESENTES EN ÓRDENES POBLANOS

Tipos de patas Grupo u orden


Principalmente
Anisodactyla
Passeriformes
Strigiformes, Cuculiformes,
Zigodactyla
Psitaciformes, Picoformes
Heterodactylas Trogoniformes

Syndactylas Coraciformes

NÚMEROS DE PLUMAS PRESENTES EN DIVERSOS


ORDENES PRESENTES EN PUEBLA

Rémiges Rémiges Plumas de


Grupo u orden
primarias secundarias la cola
Anseriformes 11 15-24 12-24
Piciformes 10 11 12
Trogoniformes 10 11 12
Coraciformes 10-11 11-14 12
Cuculiformes 10 11 8-10
Psitaciformes 10 8-14 12
Apodiformes 10 6-11 10
Strigiformes 10 11-19 12
Caprimulgiformes 10 12-15 10
Columbiformes 10 11-15 12
Charadriformes 10 11 12
Accipitriformes 10 11-15 12
Falconiformes 10 16 12-14
Plumas
Podicipodiformes 12 22
vestigiales
Ciconiformes 11 23 8-12
Paseriformes 9-10 9-11 12
154
Anexos

LISTADO DE AVES EN LAMINAS


Marco Antonio Pineda Maldonado/ Banco de imágenes CONABIO

Nº NOMBRE CIENTÍFICO
AVES
Pág. 44-45
TERRESTRES
1 Calocitta formosa

2 Tyrannus verticalis

3 Myiozetes similis

4 Pheuticus chrysopeplus

5 Myiarchus crinitus

6 Tyrannus crassirostris
Melanerpes chrysopenys
7
flavinuchus
8 Setophaga ruticilla

9 Icterus galbula

10 Piranga ludoviciana

11 Icterus auratus

12 Picoides villosus

13 Melanerpes pucherani

14 Picoides stricklandi

15 Melanerpes aurifrons

16 Cardinalis cardinalis

17 Passerina ciris

18 Ramphastos sulfuratus

19 Vireo brevipennis

20 Campylorhynchus brunneicapillus

155
Anexos

21 Corvus imparatus

22 Cyanocompsa parellina

23 Pyrocephalus rubinus

24 Archilochus colubris

25 Sturnus vulgaris

26 Phaethornis longirostris

27 Calothorax pulcher

28 Cardelina rubrifrons

29 Sitta carolinensis

AVES RAPACES Pág. 76-77

1 Cathartes aura

2 Caracara cheriway

3 Herpetotheres cachinnans

4 Coragyps atratus

5 Parabuteo unicinctus

6 Buteo magnirostris

7 Buteogallus urubitinga

8 Buteo brachyurus

9 Circus cyaneus

10 Buteo albonotatus

11 Spizaetus tyrannus

12 Glaucidium brasilianum

13 Micrathene whitney graysoni

14 Strix varia
156
Anexos

15 Asio otus

16 Falco columbarius

17 Falco femoralis

18 Micrastur semitorquatus

AVES ACUÁTICAS Pág. 88-89

1 Himantopus mexicanus

2 Charadrius vociferus

3 Actitis macularius

4 Ardea herodias

5 Pelecanus occidentalis

6 Pelecanus erythrorhynchos

7 Egretta tricolor

8 Anas clypeata

9 Dendrocygna autumnalis

10 Anas discors

11 Anas cyanoptera

12 Ixobychus exilis

13 Podiceps nigricollis

14 Bubulcus ibis

15 Butorides virescens

16 Anas crecca carolinensis

17 Calidris minutilla

18 Anas platyrhynchos

19 Cairina moschata

157
Anexos

20 Anas acutta

AVES ARBÓREAS Pág. 112-113

1 Amazona finschi

2 Amazona oratrix

3 Ara militaris

4 Amazona viridigenalis

5 Bolborhynchus lineola

6 Myiopsitta monachus

7 Arantiga holochlora

8 Pionus senilis

9 Amazona autumnalis

10 Amazona albifrons
Aves
Pág. 117
Nocturnas
1 Chordeiles acutipennis

158
Bibliografía
ALMAZÁN-NÚÑEZ, R. C. y HINTERHOLZER-RODRÍGUEZ, A. (2010). Dinámica

temporal de la avifauna en un parque urbano de la Ciudad de Puebla,

México. Revista Huitzil Volumen: 11 No. 1.

AMERICAN ORNITHOLOGISTS’ UNION (AOU). (1998). Check-list of North

America Birds. American Ornithologists’ Union, 7a. Ed. American

Ornithologists’ Union. Washington, D.C.

ARIZMENDI, M. C.; BERLANGA, H.; MÁRQUEZ-VALDEMAR, L.; NAVARIJO, L. y

ORNELAS, F. (1990). Avifauna de la región de Chamela, Jalisco, Cuadernos

4. Instituto de Biología, UNAM. México, D.F.

ARIZMENDI, M. C. y VALIENTE-BANUET, A. (2006). Aves de la Reserva de

la Biósfera Tehuacán-Cuicatlán. UNAM, Instituto de Ecología, Iztacala,

CONABIO y Cuicatlán A.C. México, D.F. p.161.

BLUST, MICHAEL. (2013) Observaciones personales en Chignahuapan, Puebla.

SIN PUBLICAR.

CAMACHO M., M.; SERIÑA-MENA, E. y AGUSTÍN S., S. (1997). Listado de las

aves silvestres del estado de Puebla. 2a edición. Editado por la UCTVACO,

Gobierno del Estado de Puebla, SEMARNAT, U.S. Fish and Wildlife

Service, The Nature Conservancy, Ashoka México, Y Comisión Estatal de

Ecología. Puebla, México. p. 36.

CAMACHO M., M.; SERIÑA-MENA, E. y MENA R., E. (1996). Guía de

identificación de aves silvestres de la Reserva Estatal General Lázaro

Cárdenas “Flor del Bosque”. Editado por la Unión de Capturadores,

Transportistas y Vendedores de Aves Canoras y de Ornato del Estado de

Puebla. INE, SEMARNAP. Puebla, México. p. 20.

CAMACHO M., M. y MENA R., E. (2001). Avifauna del Valle de Zapotitlán

Salinas. Gobierno del Estado de Puebla, SEDUBERCOP, BUAP, CONABIO,

Asociación Ornitológica Ambiental “Huitzilcoalt”, UCTVA-CO. Puebla,

México.

CANTÚ, J. C.; GÓMEZ DE SILVA, H. Y M. E. SÁNCHEZ. (2011). El Dinero Vuela:

El Valor Económico del Ecoturismo de Observación de Aves. Defenders of

159
Wildlife. Washington. p. 55

CEBALLOS, G. y MÁRQUEZ V., L. (2000). Las aves de México en peligro de

extinción. Editado por la CONABIO e el Instituto Nacional de Ecología y la

UNAM. México, D.F.

CEBALLOS–LASCURAIN, H.; HOWELL, S. N. G; RAMOS M., A. y SWIFT , B.

(2000). Aves comunes en México. Editorial Diana. México, D.F. p. 102.

CHALLENGER, A. (1998). Utilización y conservación de los ecosistemas terrestres

de México pasado, presente y futuro. Editado por la CONABIO, agrupación

Sierra Madre. A.C. Instituto de Biología UNAM. México, D.F. p. 848.

COMMISSION FOR ENVIRONMENTAL COOPERATION (CEC). (1997). Ecological

regions of North America -toward a common perspective. Quebec,

Canadá. p. 60.

DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACIÓN (DOF). (2010). Norma Oficial Mexicana

NOM-059-SEMARNAT- 2010, Protección ambiental-Especies nativas de

México de flora y fauna silvestres-Categorías de riesgo y especificaciones

para su inclusión, exclusión o cambio-Lista de especies en riesgo. Diario

Oficial de la Federación (30 de diciembre).

DÍAZ ORDAZ DE LA FUENTE, A. A. (2003). Estudio de la estructura de las

comunidades de aves en los parques urbanos de Puebla y su entorno. Tesis

Licenciatura en Biología con área en Ecología, Universidad de las Américas

Puebla.

DE GANTE C., V. H. y RODRÍGUEZ A . M. (2009). Parques y jardines del municipio

de Puebla. Revista Ciencia y Cultura Elementos. No. 76, Vol.: 16. p. 51-55.

DEL OLMO L., G. y ROLDAN V., E. (2007). Aves comunes de la Cuidad de México.

WWF., Bruja de Monte. México, D.F.

ESCALANTE P., P; SADA M., A. y ROBLES J., G . (1998). Listado de nombres

comunes de las aves de México. Editado CONABIO y Sierra Madre A.C.

México, D.F.

FERNÁNDEZ C., A.; GALICIA Z., A. y GONZALES, J. (1995). Observaciones de

aves en la Presa Manuel Ávila Camacho “Valsequillo”, 1992-1995. SIN


160
PUBLICAR

FLORES–VILLELA, O. y GEREZ, P. (1994). Biodiversidad y Conservación en

México: Vertebrados, Vegetación y Uso de Suelo. CONABIO/UNAM.

México, D.F.

GALICIA Z., A. (2010). Observaciones de aves de la Presa Manuel Ávila Camacho

“Valsequillo”, 2007-2008 y 2010. SIN PUBLICAR.

GARZA DE L., A. (2003). Aves de Coahuila: Guía de campo. Gobierno del Estado de

Coahuila, Museo de las aves de México. Coahuila, México. p. 373.

GARZA H., A; NERI, F. y ARAGÓN P., E. E. (2004). Guía de Aves, Reserva de la

Biosfera La Michilia. Editado INECOL y CONABIO. Xalapa, Ver. México.

p. 184.

GONZÁLEZ-OREJA, J. A.; BONACHE-REGIDOR, C.; BUZO-FRANCO, D.; DÍAZ

O. DE LA F., A. A. y HERNÁNDEZ-SANTÍN, L. (2007). Caracterización

ecológica de la avifauna de los parques urbanos de la Ciudad de Puebla

(México). Revista Ardeola 54 (1): 53-67.

HOWELL, S. N. G. y WEBB, S. (1995). A guide to the birds of Mexico and North

Central America. Oxford University Press. New York. p. 852.

HUITZILCOATL, A.C.; CAMACHO M., M., y MENA R., E. (2010). Aves de parques

urbanos del municipio de Puebla (Parque del Centenario Laguna de

Chapulco, Parque Juárez y Vivero Colón.) Gobierno Municipal de Puebla

Capital, Agencia de Protección al Ambiente y Desarrollo Sustentable

Municipio de Puebla.

INEGI. (2000). Síntesis geográfica, nomenclátor y anexos cartográfico del estado

de Puebla. Editado por el Instituto Nacional de Estática Geográfica e

Informática. México.

INEGI. (2005). Censo de población. Instituto Nacional de Estática Geográfica e

Informática. México.

JIMÉNEZ M., FCO. J. (2009). Aves del asfalto. Revista Conversus ipn 61 p. 78-82.

JIMÉNEZ M., FCO. J. (2009). Aves en el Jardín Botánico. Revista ¿Cómo Ves?

UNAM. No.125. p 34.

JIMÉNEZ M., FCO. J. (2010). Las aves de México y el estado de Puebla. Revista

161
Elementos No. 77. p 51-54.

JIMÉNEZ M., FCO. J.; MENDOZA C., R. y GASPARIANO M., E. (2003). Avifauna

del Jardín Botánico Ignacio Rodríguez de Alconedo. XVII congreso

nacional de Zoología, Edificio Carolino Puebla, Puebla. 19-23 de octubre

(cartel).

JIMÉNEZ M., FCO. J.; MENDOZA C., R.; LARIOS G., S. y PINEDA M., M. A.

(2005). Ornitofauna de Ciudad Universitaria de la Benemérita Universidad

Autónoma de Puebla. Memorias del XIV Simposio y VIII Congreso

Nacional de Ornitología, Museo de Geología. México, D.F. 25 de noviembre

(en car-tel).

JIMÉNEZ M., FCO. J. y MENDOZA C., R. (2010). Aves urbanas en ciudad

universitaria de la BUAP. Revista Elementos No. 79, Vol. 17, Julio –

Septiembre. p. 23.

JIMÉNEZ M., FCO. J.; LOPEZ T., M. C.; MENDOZA C., R.; PINEDA M., M. A. y

ROJAS S., O. R. (2011). “Aves en Puebla”. Capítulo 4, La Biodiversidad en

Puebla. estudio de caso, CONABIO, BUAP; AECID, Gobierno de Puebla.

Puebla, México. p. 159-163.

KAUFMAN, K. (2005). Field Guide to Birds of North America. Editorial Houghton

Mifflin Company. New York. p 392.

LARIOS G., S. (2010). Reporte del Monitoreo de Aves en la Laguna Chapulco.

Gobierno Municipal de Puebla Agencia de Protección al Ambiente y

Desarrollo Sustentable. Puebla, México.

MENDOZA C., R. (2003). Contribución al conocimiento del orden Mallophaga

(piojos) presente en aves del Parque Estatal Gral. Cárdenas “Flor del

Bosque” Puebla, México. Tesis de Licenciatura Benemérita Universidad

Autónoma de Puebla.

MENDOZA C., R. y JIMÉNEZ M., FCO. J. (2005). Listado de aves del parque estatal

Gral. Lázaro Cárdenas “Flor del bosque” Amozoc, Puebla. Memorias XVIII

Congreso Nacional de Zoología. Monterrey, Nuevo León. 4 de octubre

(Memorias en CD).

NAVARRO S., A. G. y BENÍTEZ, D. H. (1993). Patrones de riqueza y endemismo de

162
las Aves. Revista Ciencias. Número Especial No. 7. Facultad de Ciencias,

UNAM. p 45-54.

NAVARRO S., A. G. y BENÍTEZ D., H. (1995). El dominio del aire. Fondo de Cultura

Económica. México, D.F. p 211.

NAVARRO S., A. G. y HERNÁNDEZ-BAÑOS, B. (1999). Filogenia y clasificación

de las aves: una nueva visión. Pp 265-295. En NUÑEZ-FARFÁN, J. y

EGUIARTE, L. (comps). La evolución biológica. Facultad de Ciencias,

Instituto de Ecología, UNAM y CONABIO. México, D.F.

NAVARRO S., A. G.; GARZA-TORRES, H.; LÓPEZ DE A., S.; ROJAS-SOTO, O.

y SÁNCHEZ-GONZÁLEZ, L. A. (2003). Patrones biogeograficos de la

avifauna. En: LUNA I., M. J.J. y ESPINOSA, D. (eds) Biodiversidad de la

Sierra Madre Oriental. CONABIO, UNAM. México, D.F. p 439-467.

NAVARRO, S.A DE A. GORDILLO. 2006. Cátalogo de Autoridades Taxonómicas de

las Aves de México. Facultad de Ciencias, UNAM. Base de datos del Sistema

Nacional de Información sobre Biodiversidad. Comisión Nacional para el

Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. Proyecto CS010. México, D.F.

NAVARIJO ORNELAS L.(1995). Toponimia ornitológica mexicana. Cuadernos 28.

Instituto de Biología. UNAM. México DF

OLIVERA Á., C. (1994). Hecho en México: Investigar para conservar. NoZootros:

Boletín de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de la

República Mexicana. Año 2 num. 3.

OLIVERA Á., C. (1997). Observaciones de aves de la Presa Manuel Ávila Camacho

“Valsequillo” y su zona de influencia. SIN PUBLICAR.

PERRINS, C. (2006). La gran enciclopedia de las aves. Editorial Diana. México, D.F.

PETERSON, R. T. y CHALIF, E. (2000). Aves de México: Guía de campo. Edición 4ª.

Editorial Diana. México, D.F. p 1-474.

PINEDA M., M. A.; MENDOZA C., R.; MARTÍNEZ R., M. E. y GALICIA Z., A.

(2010). Aves de la Laguna de Chapulco del municipio de Puebla, México. El

Canto del Centzontle, 1(1), p. 65-74.

PINEDA M., M. A.; MENDOZA C., R. y JIMÉNEZ M., FCO. J. (2008). Ornitofauna

de la ciudad Puebla y zonas conurbadas, Puebla, México. LX Congreso

163
y V Simposio Nacionales de Ornitología. Edificio Carolino, Benemérita

Universidad Autónoma de Puebla, Puebla. México. 10-13 de abril (en papel).

PINEDA M., M. A.; MENDOZA C., R. y JIMÉNEZ M., FCO. J. (2009). Aves del

bosque de encino de la ciudad Puebla. CONABIO, Escuela de Biología

BUAP. Puebla, México. p 120.

PIRRON P., A. (2011). Observaciones personales de Parque Bicentenario y la Presa

Valsequillo, 2009-2011. SIN PUBLICAR.

PUEBLA O., F.; ARENAS, C. y PINEDA M., M. A. (2003). Guía de aves del Ajusco

medio. Programa de educación ambiental Ajusco medio, CONABIO.

México.

RALPH C., J.; GEUPEL, G. R.; PYLE, P.; MARTIN, T. E.; DESANTE, D. F. y BORJA,

M. (1996). Manual de métodos de campo para el monitoreo de aves

terrestres. Gen. Tech. Rep. PSW-GTR-159. Pacific Southwest Research

Station, Forest Service, U. S. Departament of Agriculture. Albany, CA. p 44.

REYES M., J. M.; MARTÍNEZ M., D.; CASTELAN V., R. DEL C .; SIHUANCA M., D

y VIVEROS F., C. E. (2003). Propuesta de restauración ecológica, el caso de

ciudad universitaria de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

México. p 80.

RIVAS T., D. (2001). Importancia y ambiente de los bosques y árboles urbanos.

Universidad Autónoma de Chapingo. México.

ROBBINS, C. S.; BRUUN, B. y ZIM, H.S. (1983). Birds of North America: A Guide to

field Identification. Golden Press. New York. p. 1-360.

ROJAS S., O. R. (1995). Riqueza y distribución de las aves del estado de Puebla. Tesis

de Licenciatura, Facultad de Ciencias, UNAM. México, D.F. p. 126.

ROJAS-SOTO, O. R. y NAVARRO S., A. G. (1999). Nueva información sobre la

avifauna del estado de Puebla. México. Revista An. Inst. Biol. Ser. Zool. 70:

205–213.

ROSE-BURNEY, J.; HERNANDEZ B., A. y LEON R., V. (2011). Las Aves de

Valsequillo y su zona de in-fluencia. Resultados preliminares. SEMARNAT.

Puebla, México.

ROSE-BURNEY, J. (2012). Las Aves de Valsequillo y su zona de influencia.

164
Resultados finales. SEMAR-NAT. Puebla, México.

ROSE BURNEY J. FRANCISCO J. JIMÉNEZ MORENO; ROXANA MENDOZA

CUAMATZI. Aves del bosque de encino de la ciudad de Puebla y zonas

conurbadas. Elementos 87 (2012) p. 27-35

SADA DE H., M. L.; LOPÉZ M., B.; SADA DE R., L. (1995). Guía de campo para las

aves de Chipinque. Editorial CONABIO. Monterrey, México.

SIBLEY, D. A. (2000). The Sibley guide to birds. National Audubon Society. A

Chanticleer Press Edition; Alfred Knopf. New York.

UDVARDY, M. D. F. (1975). A classification of the biological provinces of

the World. IUCN Occasional Paper No.18. International Union for

Conservation of Natural Resources. Moges, Switzerland.

STRAUB, R., LOBATO G., J. A. , y ROSE-BURNEY, J. (2012) Observaciones

personales de la UMA Santa Cruz Achichipilco, Puebla. SIN PUBLICAR.

VÁZQUEZ M., L.; GONZÁLEZ T., R., REBON G., F. y NERI F., M. (1989). Guía de

ilustraciones para el apoyo didáctico. Facultad de Ciencias, UNAM. México,

D.F.

165
Aves del Estado de Puebla, con la coordinación de Jesús Hernández

Castán. Se terminó de imprimir en el mes de septiembre de 2013,

en xpressgráfica, 28 norte 616 Col. Los Remedios, C.P. 72377, en la

Ciudad de Puebla, Pue. México. Se utilizó la familia tipográfica Gandhi.

Se realizó un tiraje de 1000 ejemplares más sobrantes para reposición.


Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando.
Y se quedará mi huerto con su verde árbol,
y con su pozo blanco. [ Juan Ramón Jiménez ]