Está en la página 1de 4

SEDIMENTOS PRE-CRETÁCOS EN CORDIL LERA ORIENTAL DE COLOMBIA PARKE A.

DICKEY Pleasantville,
'ennsylvanía RESUMEN Aunque existen referencias dispersas en la literatura sobre las rocas de la edad
paleozoica en la Cordillera Oriental de Colombia, el hecho de que sean generalizadas y representen de
manera considerable una buena parte del Paleozoico superior no ha sido generalmente reconocida. Este
libro describe brevemente varias locaciones hasta la fecha, y señala que las filitas extensas y
posiblemente incluso los esquistos de la Cordillera son de la edad Paleozoica. Ha habido confusión entre
la serie Cocuy de la edad de Cretaccous y las similares estrías de Girón de la era pre-Crelaccous. Que
serie ha sido considerada hasta hace poco tiempo Cretácico. Este documento señala que los setenta de
Girón pueden observarse en muchos lugares que descansan en la capa Paleozoica, y está
incómodamente rechazado por las camas de Laaer Cretaccous. El Girón no está presente en la mitad del
rango de la gama. La serie Cocuy, por otro lado, está presente solo en la parte oriental del Cretácico de la
parte occidental, y parece ser equivalente a las calizas y lutitas del Bajo y MEDIO SEDIMENTOS
PALEOZOICOS La existencia de sedimentos fósiles palcozoicos al sureste de Bogotá fue notada por
Hettner (), quien los llamó las series de Quetame. Los fósiles de esta serie han sido recolectados por
varios políticos locales y se ha determinado que se encuentran en su edad Carbonífera (2) En Floresta
(Boyaci) es un esquisto suave cuyos abundantes fósiles, descubiertos por AA Olsson y Teófilo Ramírez en
1935, son creídos por Kenneth E. Caster (3) tiene un aspecto boreal y tiene la edad de Onon dagan
(Devónico inferior). Parece posible que esta formación haya sido confundida con Terciario por Robert E.
King (2), quien reportó un fenómeno en un derrocamiento de piso en Floresta. El escritor no vio
evidencias claras de que el tipo alpino y plano fuera del lugar de la Cordillera. Los grandes empujones
son comunes, y hay uno justo al oeste de la ciudad de Santa Rosa (Boyacá), pero la sección este del
barrio a Floresta parece ser normal, e incluye la piedra caliza y el esquisto Tablazo (Cretaquia), el esquisto
La Paja y La caliza y el esquisto Rosa Blanca (Cretaccous inferior), la serie Girón en la pendiente del yeso
de la cresta, los lechos del Floesta (Devoninn) y cerca de Corales, rocas metamórficas con intrusiones
igncous. El contacto real entre el girón y la floresta no se observaron camas, pero no había ninguna razón
para creer que estaba fallando. En el lado oeste del Valle de Magdalena, cerca de Nare y Puerto Berrío
(Antióquia), hay una serie de esquisto oscuro que contiene restos de plantas. Se han reportado
graptolitas de una serie de esquisto negro algo más al oeste (4), pero las búsquedas recientes no han
podido confirmarlos. A lo largo de la carretera entre Bucaramanga (Santander) y Bocas, se exponen
lechos paleozoicos fosilíferos entre Río Suratá y Bocas. Estas camas fueron descubiertas en 1937 por
Phillip Merritt. De conformidad con su trabajo aún no publicado, se propone que las series silíferas de los
ríos inferiores de Río Suratá a Puente de Tierra se denominen series de Suratá, y las series más altas y
menos fósiles de Puente de Tierra a Bocas se llamen series de Bocas. La serie Suratá consiste en lutitas
de ladrillo rojo con camas de cuarcita fina, al menos una cama de piedra caliza azulada dura y lutita gris
azulada dura y lutita arenosa. Es fosilífero en todo su espesor. Las calizas contienen tallos crinoides, y las
lutitas contienen briozoos, pelecípodos, gasterópodos y braquiópodos, incluidos los espiríferos y los
productidos. Hasta la fecha no se ha publicado ninguna descripción de los formularios. El grosor total de
la serie no pudo determinarse en el tiempo disponible para su estudio, ya que parece que los bordes
este y oeste de la correa tienen fallas. Los serics se hunden a la deriva, y se interpretaron como el flanco
este de un anticlinal, aislado en ambos lados por fallas. En el este hay gneises, intruidos por
granodioritas y pegmatitas. Se extiende hacia el oeste desde Puente de Tierra hasta debajo de Bocas,
descendiendo hacia el oeste. Aparentemente es más alto en la sección que la serie Suratá y parece ser la
base de Girón. Su grosor no se determinó exactamente, pero parece variar entre 500 y 1000 metros. Se
compone principalmente de pizarra negra y marrón oscuro con lechos finos de piedra caliza. En la parte
inferior también contiene alguna arenisca marrón fina y dura, caracterizada por pequeños cubos de
limonita después del pirito. Las lutitas son altamente carbonosas en algunos lugares, y hay algunas
camas delgadas de acarreo. Estos últimos son metamorfoseados y penetrados por lechos finos de calcita.
Los fósiles son extremadamente escasos. Se observaron algunos gasterópodos mal servidos, y los lechos
de carbón contienen fragmentos de plantas. En su parte superior, a un kilómetro por debajo de Bocas en
el ferrocarril, se encuentra una arenisca de color marrón fino con pequeñas cavidades, sobre la cual
parece que se encuentra el Girón. Una serie de calizas, lutitas negras y areniscas finas se exponen en los
Cerros de Múcura, 7 kilómetros al este. de Totumal, un pequeño pueblo A 6 kilómetros al sureste de
Aguachica (Magdalena). Parecía estar bastante desprovisto de fósiles. Se asocia con el Girón, y
probablemente lo subyace, pero la estructura es tan compleja que las relaciones de contacto no se
pudieron establecer. La misma serie pasa claramente al norte y al norte de Carmen (Norte de
Santander). Las filitas probablemente de edad Paleozoica se encuentran en numerosas localidades. Están
bien expuestos al sur de Bucaramanga, donde se encuentran en un pórfido de cuarzo. En la Meseta de
los Santos, el Girón parece sobreponerse a las filitas, pero el contacto puede tener fallas. Al oeste de
Soatá (Boyacá), el Girón se encuentra en una gruesa serie de filita que ha sido invadida por pórfido de
cuarzo y granodiorita. Más sedimentos metamorfoseados subyacen en grandes arcas en la Cordillera
Oriental, y han sido introducidos por rocas granodiorantes. Los esquistos de mica altamente
metamorfoseados se encuentran debajo de los lechos de Floresta al este de Floresta, al noreste de
Aratoca (Santander), al oeste de Pamplona (Norte de Santander), y están expuestos a 4o kilómetros a lo
largo del frente oeste de la Cordillera al norte del Río Lebrija Parece posible que también tengan una
edad laleozoica. En el mapa que lo acompaña (Fig. 1) se muestran las series Quetame, Floresta, Su- ratá y
Bocas por regla vertical, y las series de metamorfosis se describen por regla horizontal SERIE DE GIRÓN A
gruesa La serie Redbed ha sido reconocida como una unidad estratigráfica en la Cordillera Oriental. Fue
nombrada la serie Girón por Hett ner (i), quien la atribuyó al Cretácico. No se han encontrado fósiles de
ningún tipo, que el escritor sepa, en estratos que sin duda pertenecen a esta serie en Colombia. La
mayoría de los escritores sobre geología colombiana han seguido colocando el Girón en el Cretaccous,
aunque sin duda alguna, la misma serie ha sido reconocida en Venczuela como pre-Cretaccous. Este
error probablemente se debió a una confusión del Girón con la cuarcita Cocuy estratigráficamente
superior, aunque Hettner los reconoció como unidades distintas. Un artículo reciente de Victor
Oppenheim (s) señala correctamente la distinción entre las series Girón y Cocuy, y sugiere que Girón se
colocará en el Jurásico sobre la base de algunos fósiles encontrados en Venezuela (6). Sin embargo, el
artículo no define con precisión los límites superiores e inferiores de la serie. Litológicamente, el Girón es
una serie típica de cama roja que consiste en enormes areniscas y conglometatos rojos y verdes, con
lutitas rojas y verdes. Se expone mejor en la garganta del Río Lehrijn a lo largo del ferrocarril entre
Bucaramanga y Puerto Wilches. desafortunadamente, está algo defectuoso allí, por lo que se determina
con precisión, pero no es inferior a 1.000 metros. Cerca de Bocas, los elementos básicos de las lutitas y
areniscas no fosilíferas de la serie Bocas. La parte basal consiste en conglomerado grueso cuarcítico duro.
Los guijarros son de cuarzo blanco subangular, en su mayoría de menos de 2 pulgadas de diámetro.
También hay camas de pizarra dura marrón y pizarra de arena fina y verdosa. Más arriba en la sección de
ladrillos de esquisto rojo de ladrillo se vuelven comunes. La parte central de la sartén consiste en
cuarcita y lutita azulada dura, con los conglomerados y los lechos rojos desaparecidos. La parte superior
está compuesta de cuarcita azul y blanca gruesa con lechos de pizarra roja ladrillo y lutita arenosa. En la
Meseta de Los Santos, a 24 kilómetros al sur del manga de Bucara, el Girón basal está sustentado por
lutitas de ladrillo rojo que contienen placas lenticulares de toba con fragmentos y guijarros de pórfido.
No está claro si pertenecen al Girón o al subalterno, probablemente filitas paleozoicas. En otras partes
de la Cordillera Oriental, el Girón muestra las mismas características litológicas y es fácilmente
reconocible. Es una cama prominente de formación de montañas en la mitad occidental de la gama. Al
sur del desfiladero del río Lebrija se encuentra una meseta sostenida por el suave y profundo clima de
Girón, que se eleva hacia el sur y forma la irregular Cordillera de Lloriquies hasta Vélcz (Santander),
donde el Girón se hunde por debajo del Cretáceo. El vallcy del río Suárez al este de este rango está
sustentado por lechos cretáceos latinos y con fallas leves, limitados a ambos lados por fallas. Al este de
Charalá, el Girón reaparece, y forma el alto rango entre Charalá y Santa Rosa. También se expone, Bancos
del Paleozoico y camas metamórficas en Floresta, en las colinas entre Santa Rosa y Corrales. El Girón
forma la mayor parte del oeste de la Cordil lera al norte del Río Lebrija. Esta gran escarpa marca una falla
donde las rocas más antiguas son empujadas contra las camas Terciarias del valle Mag dalena. Las rocas
más antiguas están formadas por cretáceo, girón, paleo zoico y ácidos intrusivos, plegados y con fallas de
una manera sumamente compleja. En esta región, el girón contiene enormes pórticos de pórfidos, en su
mayor parte ácidos, aparentemente pórfidos de cuarzo y granófilos. Las camas individuales pueden
tener varios cientos de metros de grosor y pueden ocupar la mitad de la altura. Estos travesaños no se
han diluido del Girón en el mapa que lo acompaña. El Girón también se encuentra en numerosos lugares
a lo largo del lado oeste del valle de Magdalena entre Puerto Wilches y Simití, donde se inclina
suavemente hacia el este. Parece descansar sobre lo ígneo, pero el autor no observó el contacto. Falta en
Simiti, donde el cretáceo basal descansa directamente sobre las andesitas. Al sur de Puerto Wilches no
se encuentra el Girón, y las rocas del Terciario en su mayor parte descansan sobre las rocas basales de la
Cordillera Central en una superposición transgresora. Contrariamente a la mayoría de los trabajos
publicados en gología colombiana, no hay evidencia de fallas en el lado oeste del valle de Magdalena de
Ibagué a El Banco. El Girón es, por lo tanto, más joven que el Paleoznic superior, y se encuentra debajo
de las camas del Cretácico Inferior. Debe ser entre Pérmico y Jurásico en edad y bien puede ser Jurásico
como lo sugiere Oppenheim. INFERIOR CRETACEO El Cretácico Inferior del valle del Magdalena, como se
expone en el frente oeste de la Cordillera Oriental en el desfiladero del Río Soga sobre el Tablazo, Está
formado por la caliza rosa blanca y el esquisto La Paja. Los nombres fueron propuestos por O. C. Wheeler
en 1929 y han sido utilizados por los geólogos de la Tropical Oil Company. Ambas formaciones son
abundantemente fosilíferas, la Rosa Blanca se caracteriza especialmente por los equinoides y la Paja por
una pequeña amonita. La fauna ha sido estudiada por A. A. Olsson, y tiene una edad neoconsuiana. La
Rosa Blanca descansa concordantemente, en el Girón en Tablazo, I0 kilómetros más al norte en Santa
Isabel, y en el último desfiladero de Lebrija, el Cretácico basal consiste en un congomerado de grandes
rocas redondeadas de Girón, seguido de la caliza normal de Rosa. En la parte central de la Cordillera, el
escritor ha observado a Rosa Blanca acostada en Girón cerca de Nobsa, al norte de Sogamoso (Boyacá),
en Arcabuco (Boyacá), y entre Santa Rosa y Floresta. En la última localidad, la Rosa Blanca tiene un clima
profundo y es una pizarra de color amarillento, llena de cchinoides. En el lado oeste del valle de
Magdalena, el contacto entre Rosa Blanca y Girón se puede ver al oeste de San Pablo (Bolívar), donde
ambas formaciones son concordantes y se inclinan suavemente hacia el este. Sin embargo, existe
indudablemente una discordancia entre el Girón y el Cretácico. no hubo ninguna discordancia angular en
ninguna de estas localidades, y el Cretácico parece haber participado de toda la deformación que ha
sufrido el Girón. El escritor no desea discutir el Cretácico, que está bien desarrollado en la Cordillera
Oriental, pero le gustaría agregar algo a la discusión de la arenisca de Cocuy por Victor Oppenheim (s)

Las areniscas de Cocuy son definitivamente de la edad del Cretácico y se encuentran solo en la mitad
oriental del rango. Parecen ser el equivalente del medio, y en lugares también la parte inferior, las lutitas
crácidas y las calizas de la parte occidental de La Cordillera. Esto fue reconocido por primera vez por AA
Olsson, quien encontró fósiles característicos de las calizas de Tablazo de la edad del Cretácico Medio en
la arenisca de Cocuy en Alto las Cruces, al oeste de Pesca (Boyacá). El escritor nunca ha notado piedra
caliza debajo de Cocuy serie, excepto posiblemente entre Chipaque y Cáqueza, al sur de Bogotá.
Oppenheim sugiere que la serie Cocuy se superpone a la piedra caliza en La Mesa. Cita a Scheibe (7) y
Karsten (3) por haber encontrado fósiles neocomianos en la serie Cocuy al este del Páramo. de Chita, y
en Cáqueza. La serie de Cocuy aparentemente se espesa hacia el este, y parece probable que en la parte
oriental de la gama incluya el Cretaccous inferior. La serie de Girón no se encuentra en el Castern Hal. En
la Cordillera, donde la serie Cocuy está bien desarrollada, y este hecho probablemente ha dado lugar a la
confusión de las dos series Entre Cáqueza y Quetame (Cundinamarca), al sureste de Bogotá, el Cocuy se
encuentra en una franja gruesa y poco fosilífera de esquisto negro, que a su vez, se superpone al
fosilífero Paleozoico filetitas Al este de Chita, el Cocuy se encuentra en la misma serie de esquisto
negro.Olsson y el escritor consideraron que este estudio era el Cretácico Inferior, pero es posible que sea
del Paleozoico en edad y equivalente a la serie Bocas.