Está en la página 1de 1

Este artículo fue brotando mientras tuiteaba en una conversación con Jacinto Ela, exjugador del

Hércules CF(entre otros, incluyendo el RCD Espanyol) y escritor; de hecho, recomiendo su libro
"Fútbol B: Lo Que Me Habría Gustado Saber Cuando Era Futbolista, y Nadie Me Contó". En esos
tuits que él comenzó felicitando el 96º aniversario del Hércules CF, se acabó comentando el daño
que hizo Felipe Miñambres, entrenador en la época que estuvo Jacinto en el Hércules. En sí, era
el juego menos adecuado para la velocidad que solía desplegar y que hizo que, según él y
plasmado en el libro, fuera vitoreado cuando jugó con el RCD Espanyol B en el propio José Rico
Pérez y volvió loca a la defensa blanquiazul,marcando dos goles de ese doloroso 0-3. El
aburrimiento extremo en la grada y también en el césped, por lo visto.

Eso me lleva a otra época, más o menos reciente, cuando yo recibía críticas por mostrarme
partidario del cese de Luis García Tevenet desde agosto de 2016. En parte, esas críticas fueron
injustas pero algunos de los que me criticaron acabaron por "unirse" en mi propuesta de
destitución que se llevó a cabo demasiado tarde. Ahí se me criticaba que no sabía que el fútbol
es irrelevante en segunda B, que lo importante era ganar y salir de esta maldita categoría, que
no había tiempo para jugar bien(como si la única opción fuera el maldito tiqui-taca). A mí, el
juego de esa temporada mostraba dos caras(no de forma nítida) en el que más o menos se
ganaba a los de abajo y caía ante los de arriba, lo que no inspiraba de cara a una supuesta
promoción de ascenso.

La temporada pasada realicé una pregunta con motivo