Está en la página 1de 7

FACULTAD DE INGENIERÍA

ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE INGENIERÍA CIVIL

ARTÍCULO DE OPINIÓN

“Problemática actual de la violencia contra la mujer”

Autor(es):

Avilés Garragate, Néstor André

Castillo Coronado, Frank Pablo

Gómez Salés, Henry Jean Pier

Asesor:

Yovera Espinoza, Ana Consuelo

Piura – Perú

2018
PROBLEMÁTICA ACTUAL DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

I. INTRODUCCIÓN

La violación a los derechos humanos es un problema constante que afecta a gran parte de
la población a nivel mundial. Si bien afecta ha ambos sexos es más concurrente que las
mujeres sean las más vulneradas. Las investigaciones afirman que toda agresión perpetrada
contra una mujer tiene alguna característica que permite identificarla como violencia de
género, esto significa que hay una estrecha relación con la distribución de poderes y a las
desigualdades sociales establecidas entre varones y mujeres. La diferencia de este tipo de
violencia con las demás es que el factor de riesgo es el solo hecho de ser mujer. La
violencia contra la mujer puede manifestarse de diversas formas: violación sexual e
incesto, acoso sexual en el trabajo y en las instituciones de educación, violencia sexual
contra mujeres detenidas o presas, actos de violencia contra las mujeres desarraigadas,
tráfico de mujeres y violencia doméstica.

Actualmente en el Perú se ha visto un crecimiento continuo de agresiones hacia el género


femenino, por lo cual el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) ha
puesto mayor énfasis en el tratamiento de este mal que aqueja a la sociedad. Asimismo este
organismo cuenta con sus servicios de atención como la Línea 100 y Centros Emergencia
Mujer (CEM). Sin embargo, a pesar de estas iniciativas, no han solucionado como se
esperaba este problema que parece ser cada vez más incontrolable. Frecuentemente se ven
casos de violencia física, psicológica y sexual, desde una agresión verbal hasta casos
extremos como feminicidios. Esto indica el grave problema que estamos atravesando y no
puede pasar desapercibido, es por eso que debemos tomar medidas rápidas y efectivas.

El propósito de este documento es expresar las opiniones acerca de este tema que afecta
seriamente a ese grupo social, dando a la vez alternativas de solución que ayuden a
enfrentar este problema y poder contrarrestarlo trabajando conjuntamente con el Estado
mediante sus instituciones, ya que es obligación de este proteger los derechos humanos y
garantizarlos, y si se trata de la mujer es un caso más delicado de tratar. El respeto de los
derechos humanos también es una condición esencial para el desarrollo de nuestro país, por
eso se plantea la necesidad de analizar estos temas desde una perspectiva que ofrezca
posibilidades de cambios culturales estructurales que conlleven el respeto de los derechos
de las mujeres y cuestionen la inevitabilidad de la violencia en las relaciones de género.
II. OPINIÓN

Desde nuestro punto de vista, la mujer es el ser más importante en la sociedad, y es que
gracias a ella gozamos de existencia y no es justo que le hagamos daño. Hay que aceptar
que vivimos en un país en donde “reina” el machismo y esa es una de las causas de tanta
agresividad en contra de ellas. No entendemos por qué tanto odio hacia ellas. Los agresores
algunas veces lo manifiestan sin argumento alguno y las usan como un objeto de desquite
porque seguramente han tenido un “mal día”, peleas callejeras o por las consecuencias del
alcoholismo, existen muchas razones pero ninguna justifica en nada el abuso que cometen.

Si por un instante sintiéramos empatía nos daríamos cuenta del grave daño que les
hacemos en los diferentes aspectos, físico, verbal y sexual. Al agredirlas verbalmente les
ocasionamos un daño psicológico que perdurará por mucho tiempo dependiendo del
impacto que hayan tenido nuestras palabras en ellas, esto ocasiona que disminuya su
autoestima, generando cuadros de depresión, causando tanto daño que podría llevarlas a
suicidarse. La violencia sexual por su parte puede causar daños irreparables como un
embarazo no deseado, enfermedades de transmisión sexual y traumatismos, que puedes
terminar con la vida de la víctima. Las agresiones físicas son las más comunes, dañinas y
mortales, son las causantes del mayor porcentaje de muertes en el país. Todos estos tipos
de agresiones tienen un final en común, que es la muerte de la víctima.

A diario se ven nuevos casos de maltrato hacia mujeres inocentes, estos son dados a
conocer a través de los medios, sin embargo muchos casos no son atendidos, debido a que
las víctimas no denuncian los actos cometidos por su agresor por miedo a represalias.
Recientemente hemos visto casos de mujeres golpeadas, apuñaladas y hasta quemadas en
plena vía pública y mayormente estos son los más atendidos por el Estado, porque se dan a
conocer rápidamente, sin embargo a su vez trae desventajas, ya que si existe maltrato en
casa o en la calle hay mucha probabilidad de que los niños presencien estos actos como
algo normal y pueden llegar a cometerlos.

Los agresores tienen que pensar que lo que cometen puede llegarle a pasar a un familiar
suyo, ya sea su madre, su hermana e incluso hasta a su propia hija, nadie está libre de
recibir estos denigrantes actos. Todos somos iguales ante Dios y ante la ley, por lo tanto
poseemos los mismos derechos sin importar género, raza, o cultura y es por ello que
debemos tratarnos siempre con respeto.
III. ARGUMENTACIÓN

La agresión contra las mujeres es una de las violaciones a los derechos humanos más
sistemáticas y extendidas. Está sujeta en estructuras sociales construidas en base al género;
supera límites de edad, socioeconómicos, educacionales y geográficos y es un obstáculo
importante para eliminar la inequidad de género y la discriminación a nivel global.

Las Naciones Unidas definen la violencia contra las mujeres como “todo acto de violencia
basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño
o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales
actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida
pública como en la vida privada”.

La Constitución Política del Perú, en el inciso 1 de su Artículo 2°, nos dice: “Toda persona
tiene derecho a la vida, a su identidad, a su integridad moral, psíquica y física y a su libre
desarrollo y bienestar. El concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece”.

La violencia de género es todo acto cometido contra el sexo femenino y puede tener como
resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico; es decir, la violencia contra la
mujer es toda acción violenta que recibe una mujer por el simple hecho de serlo, dañándola
ya sea física o emocionalmente. La violencia contra la mujer es un problema de salud
pública y es considerada un delito, además es un indicador de un problema social y es el
tipo de violencia que reciben las mujeres por el simple hecho de nacer mujer.

La desigualdad que existe entre hombres y mujeres reside en los estereotipos de género. Si
por sexo se entiende al conjunto de diferencias biológicas, género es la diferente
adscripción cultural que cada ser construye en el proceso de socialización. Es decir, la
asignación de distintos espacios de actuación para mujeres y hombres y, por tanto, de roles,
valores, comportamientos, actitudes, expectativas, etc., y éstos pueden variar según el lugar
y el tiempo.

La esencia de este problema reside en cómo se supone que deben ser los modelos de ambos
sexos en la sociedad. Este radica en que muchas personas todavía consideran válidos estos
modelos y por tanto se han convertido en tradiciones negativas que aplastan la moral
femenina y elevan el ego masculino.
Los factores que permiten que la violencia de género siga siendo una realidad pueden ser
culturales, económicos, legales y políticos. Existe también una creencia de superioridad
inherente de los hombres sobre las mujeres, misma que le otorga erróneamente valores y
derechos de posesión sobre la mujer.

Comúnmente la violencia hacia las mujeres está directamente relacionado maltrato físico o
sexual, pero la realidad es que existen muchas formas de violentar a las mujeres como son
el maltrato psicológico, que son actos que atentan contra la identidad psíquica y emocional,
así como la dignidad de la persona; este tipo de violencia se ejerce con el fin de lograr
poder control sobre la mujer tratando de anular su autoestima. Existe también el maltrato o
violencia económica que se refiere a disponer y administrar los recursos económicos sin
consultar a la mujer e impidiéndole acceder a ellos.
IV. CONCLUSIÓN

La finalidad de este artículo de opinión es tratar de cambiar la visión que se tiene en países
que están en proceso de desarrollo como lo es el Perú, donde el machismo predomina en la
mayoría de hogares y es aquella que nos da idea errónea a los niños de superioridad sobre
las mujeres, y en el caso de las niñas a tener que admitir tales agravios como actitudes
inherentes al ADN masculino(en la mayoría de casos el machismo es implantado en la
niñez por las madres); por tal motivo es necesario que se tomen cartas en el asunto creando
conciencia sobre cómo se está educando a nuestros niños que son el futuro del país, y a su
vez castigar a los adultos que cometen agravios contra las mujeres. Si queremos una nación
donde la equidad reine sobre la sociedad es necesario dar buena educación a la niñez, ya
que en ellos reside el poder de crear una nueva era, donde hombres y mujeres gocen de un
país que cuida y proteja el bienestar de ambos, dándole la tranquilidad y paz que a lo largo
de muchas generaciones se ha estado buscando pero que no se ha podido lograr por la falta
de carácter de las autoridades y su falta de interés sobre este mal que flagela al país, sin
embargo, se está viendo cambios que nos dan una luz de esperanza, y es trabajo de todos
nosotros que amamos el país, apoyar dichos cambios para lograr ya de una vez obtener esta
tan ansiada igualdad.
REFERENCIAS

http://www.endvawnow.org/es/articles/295-definicion-de-la-violencia-contra-las-mujeres-
y-ninas-.html

http://www.yabastadeviolencia.com/home/violencia-contra-las-mujeres