Está en la página 1de 2

Nuestra América es uno de los ensayos más importantes de la literatura

cubana, que se publica por primera el año 1891 en la “Revista Ilustrada” de Nueva
York y en el diario mexicano “El Partido Liberal”. Las ideas humanistas y libertarias
que contiene, lo han hecho trascender como invaluable documento histórico, dado
su aporte a configurar la identidad latinoamericana. Toma por evidencia la realidad
histórica de la América Latina del siglo XIX, exponiendo la dualidad que confronta
el hombre de la época: su naturaleza material (como ser social, de trabajo e
intereses por satisfacer); y su conciencia espiritual (de libertad, anhelo de justicia y
de verdad), en un contexto signado por la conciencia de intelectuales que, como
Martí, dimensionan lo apremiante de superar las inequidades y la exclusión
devenidas de siglos de dominación ideológica y cultural. Desde el punto de vista
literario, el autor expresa su pensamiento con gran riqueza de construcciones
metafóricas y con una prosa fluida y rítmica que dialoga con el lector. Así, aporta
su reflexión crítica del momento histórico-cultural latinoamericano, desde donde
formula “…propuestas para el cambio social, todo lo cual determina el uso de un
lenguaje referencial, pero su tejido verbal está empapado de lenguaje expresivo,
potenciado connotativamente por la carga poética.” (Navarrete Orta 1991, p. 24).
En el contexto del proceso de formación de futuros profesores de castellano,
resulta pertinente contribuir con un trabajo que orienta la exploración de la
estructura discursiva de esta obra, desde la perspectiva interpretativa que aporta
la teoría metahistórica de H. White 1992. Se opta por este enfoque, por cuanto
amplía la comprensión del lenguaje poético en relación a los discursos históricos
que lo articulan, lo que constituye una vía, para avanzar la formación y desarrollo
del pensamiento crítico- reflexivo del propio profesor, ampliando posibilidades para
que posteriormente oriente una enseñanza de la Literatura Latinoamericana del
período precursor del Modernismo, desde la aguda comprensión del proceso
histórico-cultural que implicó, orientando a los estudiantes a valorar la vigencia de
esta obra, pese a haber sido emitida hace 123 años. El ensayo insta reflexionar
ante la amenaza expansionista del imperialismo norteamericano, motivando a la
acción de liberarse de él. Al describir a EE.UU, Martí emplea comparaciones como
“gigante de siete leguas”, oponiendo tal gigante a los nacidos en América, a

por una parte. la “América nueva”. También refiere a América del Norte como “el tigre” y “el pulpo” representaciones que vinculan a esta nación. y reniegan. con valor y determinación. y otra para quien no les dice a tiempo la verdad”. que son diferentes a las nuestras” añadiendo que “el estudio oportuno y la unión tácita y urgente del alma continental” resulta fundamental y necesaria para lograr la unidad latinoamericana de la “América trabajadora”. Respecto de este concepto. con un animal voraz. por antipatía de aldea. los pensadores de lámparas. Para garantizar la defensa ante tamaño invasor. Se debe señalar que el concepto de raza –que alude a una categorización darwiniana. porque llevan delantal indio. y la dejan sola en el lecho de las enfermedades!”. porque no hay razas”. señalando: “No hay odio de razas. ¡bribones!. con las características de un depredador avieso. enhebran y recalientan las razas de librería”. porque no habla nuestro idioma. una maldad ingénita y fatal al pueblo rubio del continente. señalando: “El desdén del vecino formidable. advirtiendo que: “Peca contra la Humanidad el que fomente y propague la oposición y el odio entre las razas”. Con esto último refiere a “Los pensadores canijos. para que no la desdeñe”. frente a la presencia de su poderoso vecino del norte. que no la conoce. la conozca pronto. es el peligro mayor de nuestra América. hace un llamado a la grandeza cuando sentencia: “No ha de suponerse. y por otra. porque el día de la visita está próximo. para oponer resistencia al yugo opresor. . de la madre enferma. Martí declara: “Los pueblos han de tener una picota para quienes les azuzan a odios inútiles. Asimismo. de la madre que los crió. y urge. que el vecino la conozca. que se avergüenzan.quienes metaforiza como “los árboles que han de ponerse en fila”. ni ve la casa como nosotros la vemos. empleando para ello la siguiente metáfora: “¡Estos nacidos en América. desde el comienzo del ensayo el autor critica a quienes exhiben prejuicios raciales.es una categorización cultural a la que Martí se opone con tenacidad. Finalmente. describe la posición que deberían asumir quienes denomina “América mestiza” y los “pueblos de pierna desnuda”. de muchos brazos. ni se nos parece en su lacras políticas.