Está en la página 1de 18

Concepto de Función

Por Diaz, Miguel

Índice
Introducción 2

1- Las civilizaciones Antiguas 3

2- La Edad Media 4

3- La Matematica Renacentista 5

4- El Siglo XVII 7

5- El Siglo XVIII 13

6- El Siglo XIX 14

7- Cantor y la Teoria de Conjuntos 15

Conclusión 17

Bibliografía 18

1
Introducción:
Se puede decir que el proceso de elaboración del concepto de función fue una de las
grandes aportaciones de la ciencia en el siglo XVII. Fue un proceso lento que comenzó
mucho antes y fue madurando mucho después.
La matemática de la antigüedad fue una matemática estática. Es cierto que los griegos
con su geometría constituyeron una relación racional del espacio y dio origen a la
concepción matemática y de la ciencia que, en esencia, es la de hoy. Pero la exploración
de diversos tipos de movimientos, la introducción en la matemática de la noción de
cambio en el tiempo, la cuantificación de la causalidad en la determinación de un efecto,
era algo que la matemática no estuvo madura sino después de muchos siglos.
La noción de función surge con fuerza en el campo de la ciencia cuando tuvieron mayor
capacidad de manejar números a través de la introducción del sistema decimal, por la
posibilidad de representación y cálculos simbólicos de magnitudes heredadas del
algebra y por las posibilidades de medición y observación, conseguidas a través de
nuevos instrumentos.
Las funciones reales de variables reales constituyen el armazón de la matemática actual,
y consecuentemente, de toda la ciencia y tecnología moderna.
En el desarrollo del calculo infinitesimal (XVII) al estudiar las derivadas de funciones,
la integral…. Surgieron profundos problemas relacionados con los procesos infinitos
que hubo que introducirlos aun sin entenderlos muy bien.
A fines del siglo XIX se logra una expresión del cálculo infinitesimal suficientemente
correcta y rigurosa.
Esto fue posible por la revisión de los conceptos básicos, como el número real, la
noción de límite y la de continuidad.
En este pretendemos desarrollar el concepto histórico de las funciones a partir desde el
comienzo. Y esto entendemos, discusión aparte, que el comienzo es BABILONIA.

2
I- Las Civilizaciones Antiguas
BABILONIA (3000 A.C.)

Matemáticos y astrónomos babilónicos, en su intento por aritmetizar las observaciones


que eran difícilmente medibles, profundizaron métodos cuantitativos tabulando datos,
interpolando y extrapolando, en busca de regularidades. Establecieron relaciones
sistemáticas entre las variaciones de las causas y los efectos: los fenómenos sujetos al
cambio, como por ejemplo, el calor, la luz, la distancia, la velocidad, etc., pueden poseer
distintos grados de intensidad y cambiar continuamente entre ciertos límites dados.
Estas magnitudes variables encierran la presencia potencial de medidas.
Varios investigadores consideran que los matemáticos babilónicos poseían un verdadero
instinto de funcionalidad, dado que en las tablas de cálculo que construyeron está
presente una relación general por la que asocian elementos de dos conjuntos. Sin
embargo, ... existe una distancia muy grande entre "instinto de funcionalidad" y la
noción de función.
La importancia que le daban a la astronomía estrechamente ligada a la astrología se
observa en sus mezclas de observaciones y profecías las tablas del periodo seleucida
muestran algunas de estas relaciones, como los periodos de visibilidad de un planeta y
el ángulo que forma con el sol.

Tabla babilónica y sus relaciones astronómicas

LA EVOLUCIÓN: GRECIA

Si bien las ideas de cambio y de cantidad variable estaban presentes en el pensamiento


griego, se consideraba al cambio y al movimiento como algo externo a la matemática.
El considerar los entes matemáticos como algo estático llevó a los matemáticos de esa
época a expresarse en términos de inecuaciones y proporciones más que en términos de
variables.
La búsqueda de proporcionalidad era la relación privilegiada entre magnitudes
variables, es decir, la variabilidad atada a las magnitudes físicas, las cuales se
consideraban diferentes a las matemáticas.
Dado el significado geométrico que tenían para los griegos las magnitudes variables,
solo establecían en forma homogénea sus proporciones: comparaban longitudes con
longitudes, áreas con áreas, etc. Esta homogeneidad que conducía a comparar
magnitudes de la misma naturaleza pudo ser un obstáculo al desarrollo de la noción de
función puesto que impedía encontrar en forma significativa, dependencias entre
variables de diferentes magnitudes, concepto fundamental en toda relación funcional.

3
Mas tarde en la época de Alejandría los astrónomos desarrollaron una trigonometría
completa de cuerdas correspondientes a una circunferencia y un radio fijo. Utilizando
reglas de interpolación, calcularon tablas de cuerdas equivalentes a tablas de senos y
cósenos. Las más antiguas son las de Tolomeo (Alejandría 127-151) en el Almagesto.
En este período predomina una concepción estática del concepto de función,
considerándola como proporción, y la misma se mantuvo en matemáticos como Oresme
y Galileo. Galileo estudió el movimiento y contribuyó a buscar resultados y relaciones
que provienen de la experiencia más que de la abstracción. En esto reside la diferencia
con Oresme, el cual se centraba en la teoría.
Por ejemplo: Galileo en sus estudios sobre el movimiento, estableció las relaciones en
forma homogénea expresado e : e´ = t : t´ para caracterizar un movimiento uniforme en
lugar de utilizar e : t = e´: t´ expresión que permite poner de manifiesto la idea de
velocidad constante.

CONCLUSIÓN DEL MUNDO ANTIGUO DE LA FUNCIÓN:

Como Cierre del mundo antiguo se podría decir que las primeras relaciones funcionales
estaban ligadas a problemas astronómicos, en forma tabulada a partir de interpolaciones.
Pero no se llego a establecer la idea de variable o de función.

2- La Edad Media

Desde el fin del imperio Romano hasta el siglo XV hay que hacer referencia a los
trabajos Árabes que tomaron los conocimientos Griegos y fueron expandidos por
Europa a través de traducciones. Mejoran los métodos trigonométricos, pero no dan
resultados concretos sobre los conceptos de función.
Al finalizar el siglo XIII Occidente penetra en una etapa hacia el “renacimiento”,
culmina la cultura de los tiempos medievales y se destacan las figuras de Bacon. Esta
persona le da una importancia a la ciencia.

ESCUELA DE OXFORD

Aparecen las cuestiones de índole infinitesimal, de las que se ocupan en Inglaterra los
maestros del colegio de Merton de Oxford. En sus tratados se demuestra en forma
retórica comparando en forma retórica los movimientos uniformes y uniformemente
variados, luego fue conocida como “regla de Merton”: el espacio recorrido en un
movimiento uniformemente variado es igual al espacio recorrido en el mismo tiempo
por un movimiento uniforme, cuya velocidad es media entre las velocidades inicia y
final del movimiento variado.
Estamos en los comienzos de la “cinemática”, que es el estudio de los movimientos sin
importar las causas.

ESCUELA DE PARIS Y ORESME

En parís Nicolás Oresme da un paso adelante al hacer la representación grafica de las


“intensidades de las cualidades”. Las graficas ya existían en los mapas antiguos, pero
Oresme en su tractatus de latitudnibus representa la cualidad o propiedad de acuerdo
con la variación de la intensidad respecto del tiempo.

4
La regla de Merton, como la expone Oresme es la siguiente: si BC es la grafica de un
movimiento uniformemente acelerado, el trapecio ABCD representa el espacio
recorrido durante el tiempo t =AD. Como ese trapecio equivale al rectángulo de base
AD y altura MN, base media del trapecio, aquel espacio será recorrido por el
movimiento uniforme, cuya grafica es EF, de velocidad vm= MN media entre las
velocidades v = AB inicia y V = DC final del movimiento uniformemente acelerado.
Los trabajos de Orestes no se pueden considerar como expresiones de dependencia
como en el sentido actual. Pero deja el camino preparado para que personas como
Galileo y Descartes puedan seguir mejorándola.

3- La Matemática Renacentista

La matemática del siglo XVI fue de índole instrumental, en el sentido de completar el


conocimiento de la matemática antigua como el de perfeccionar los métodos y recursos
que desde el siglo XIII se desarrollaban en aritmética, en algebra y en trigonometría.
Las necesidades de los comerciantes, contadores y calculistas provocaron innovaciones
aritméticas y las exigencias de los astrónomos condujeron a perfeccionamientos en la
trigonometría.

ARITMÉTICA Y TRIGONOMETRÍA PARA EL COMERCIO

En primer lugar, resultó evidente que el desarrollo del comercio era imposible sin el
nacimiento de los primeros bancos, que pudiesen prestar dinero a los comerciantes para
que estos pusiesen en marcha negocios que exigían un importante desembolso, que,
como es lógico, era previo a la obtención de ganancias. La necesidad de los bancos era
tan clara que incluso la Iglesia abolió la condena por prestar dinero con intereses.
Ahora bien, si un banco dejaba dinero a un comerciante éste no tenía más remedio que
devolverlo, junto con sus intereses correspondientes. ¿Y cómo se calculaba qué cantidad

5
debía abonar exactamente? Para dar respuesta a esa pregunta nació la aritmética
comercial, en la que surgen cálculos mucho más complicados que los corrientes en la
vida práctica.
La segunda aparición masiva de los cálculos complicados, surgió a causa de la
redistribución de terrenos que conllevó la burguesía. Hasta el nacimiento de las
ciudades, no había excesivos problemas a la hora de determinar las propiedades, ya que
las aldeas y pequeños poblados formaban parte de las tierras del señor feudal, que no
precisaba con urgencia que su territorio estuviese perfectamente delimitado (además, las
guerras y escaramuzas estaban a la orden del día y los límites cambiaban a menudo).
Sin embargo, al aparecer los pequeños propietarios de tierras, los límites de cada parcela
debían estar muy claros, para evitar litigios y disputas.
La agrimensura no tenía problemas teóricos desde el punto de vista matemático, ya que
la trigonometría era una materia muy conocida. No obstante, otra cosa eran los aspectos
prácticos. Imaginemos que necesitamos hacer un plano a escala de una determinada
propiedad y mide distancias y ángulos. Si estos últimos fuesen múltiplos o divisores de
los ángulos cuyas razones trigonométricas son conocidas (30º, 45º, etc.), la cuestión
sería bastante sencilla, pero, ¿cómo hacer cálculos con ángulos cualesquiera?
Por suerte para las Matemáticas (y por desgracia para quienes debían hacer los
cálculos), había una actividad, de gran trascendencia económica, que sí exigía una
aproximación muy ajustada: la navegación. En aquellos años, el comercio entre Europa,
América y Asia estaba a la orden del día y era deseable encontrar siempre la mejor ruta
para ir de un puerto a otro, ya que así la mercancía no se estropeaba, el barco podía
emprender más viajes, se eludían las zonas de tormentas…
y se dejaba de lado a los piratas.
¿Y cómo orientarse en el océano para hallar la ruta idónea? A diferencia de lo que
sucede en tierra firme, en el mar no hay caminos ni senderos y tampoco puede hacerse
un alto en el camino para preguntar a alguien el rumbo a seguir. En otras palabras,
durante miles de años, la única guía que han tenido los navegantes para orientarse en
medio del mar ha sido el firmamento.
Sin embargo, para averiguar la posición de un barco en el mar tomando como referencia
los astros, es necesario conocer previamente la posición de estos últimos en cada
momento y eso no es algo trivial, ni mucho menos.
Se precisa disponer de unas tablas astronómicas, cuya elaboración es fruto de
complicados y laboriosos cálculos.
Además, los errores deben brillar por su ausencia, porque no es cuestión de tocar tierra a
decenas de kilómetros del destino o pasar cerca de los cañones del fuerte enemigo o
darse de bruces con la guarida de los filibusteros.
En resumen, en aquellos siglos era primordial encontrar métodos de cálculo que
permitiesen realizar operaciones complejas con relativa rapidez y sin errores.
Para estos progresos aritméticos fueron necesarios los números decimales, los
logaritmos, las fracciones continuas y la introducción de las cifras arábigas.

SIMBOLISMO Y ALGEBRA

El estudio y resolución de las ecuaciones de tercero y de cuarto grado se llevan a cabo


en la primera mitad del siglo XVI con los algebristas Italianos, que tenían la costumbre
de mantener en secretos sus descubrimientos científicos con el objeto de resaltar y hacer
prevalecer sobre los adversarios en los torneos públicos donde se planteaban problemas
científicos.

6
Aparece como protagonistas Tartaglia (1500-1557) que tiene una regla para la
resolución de ecuaciones cúbicas en 1534 y salta a la fama en una de esas disputas en
donde resuelve 30 cuestiones que le propuso su adversario (Fior).
El 1º algebra publicada en Alemán es de Cristoff Rudolff en 1525, donde aparece, por
primera vez, el símbolo para indicar raíz cuadrada. El signo = aparece en 1557 por
Robert Recorde en un tratado de Ingles del algebra donde lo justifica diciendo que dos
cosas no pueden ser mas iguales que dos rectas paralelas.
En la segunda mitad del siglo XVI aparece Francois Viète que se ocupo de todas las
ramas de la matemática, y en el algebra ordeno todo material existente dándole sentido
y unidad. En 1551 expresa en símbolos cantidades desconocidas (incógnitas) y
coeficientes arbitrarios con las vocales A, E, I y las consonantes B, G, D
respectivamente. Esto hizo posible la escritura simbólica de ecuaciones algebraicas y
expresiones algebraicas, aunque apenas sirvió en la época para el avance del concepto
de función.

4- El Siglo XVII

Ya ha tomado cuerpo la expresión de “revolución científica” que es el florecimiento en


el campo científico que se inicia en occidente en el siglo XVII. Para la matemática nace
la conjugación del algebra con la geometría que tomará el nombre de geometría
analítica; surge el calculo infinitesimal en su doble aspecto de algoritmo del infinito y
de instrumento para el estudio de los fenómenos naturales.
El florecimiento no fue espontáneo, fue un proceso que se inicia con el renacimiento
matemático del siglo XII a través del conducto árabe que afina y se perfecciona con el
conocimiento directo de las obras de Euclides, Pappus y Diofanto
En el algebra la abstracción matemática adquiere una jerarquía distinta y superior a la
abstracción geométrica. Sus recursos permiten unificar la aritmética aplicando un molde
común a las propiedades de los números y conferir a la matemática métodos de una
generalidad que la geometría no podía permitirse.
Otro factor favorable fue la matematizacion del mundo moderno al mundo físico y su
aplicación a los fenómenos naturales, sometido a las leyes de la razón.
Surge una nueva concepción de las leyes cuantitativas de las leyes de la naturaleza. Se
establecen relaciones entre los valores numéricos de determinadas magnitudes físicas,
que podían obtenerse con mayor precisión mediante las observaciones experimentales
realizadas con diversos instrumentos científicos construidos en la época.
Como en el periodo anterior se introducen las funciones verbalmente, por una grafica o
por medio de tablas. Sin embargo comienza a tomar cuerpo un nuevo método: el
método analítico por medio de formulas y ecuaciones.

DESCARTES Y FERMAT

7
Pierre de Fermat (1601-1665)
René Descartes (1569-1650) Francia
Francia

En 1637 Descartes publica La Géométrie, libro que marca el nacimiento y la expansión


de la geometría analítica, que permitirá interpretar curvas y superficies por medio de
ecuaciones. Afecta decisivamente a las funciones, porque aparece por 1º vez el hecho
que una ecuación en x e y es una forma para expresar una dependencia entre dos
variables, a partir de allí es posible calcular los valores de una variable que
corresponden a determinados valores de la otra.
Descartes y Fermat de forma independiente aplican el algebra de Viète a la geometría.
El principio fundamental en que se basan consiste en el descubrimiento de que las
ecuaciones indeterminadas de dos incógnitas f(x,y) = 0 se corresponden con lugares
geométricos; en general curvas determinadas por los puntos cuyas coordenadas respecto
a dos ejes satisfacen la ecuación.
Mucho mas importante que la visión cartesiana de los problemas de construcción y su
clasificación, es la importancia que le da al algebra, como instrumento algorítmico.

La figura recoge un dibujo para calcular la normal a la


curva algebraica ACE en el punto C. descartes supone
que la recta CP es la solución

8
La expresión de las funciones en forma de ecuaciones provoco una revolución en el
desarrollo de las matemáticas.
Este método de representación de funciones que tuvo su origen en la aplicación del
algebra a la geometría se extendió a otros campos de la matemática y en concreto al
calculo infinitesimal.
Descartes solo considera función a las algebraicas, excluyendo las curvas mecánicas
alejando la vinculación de la matemática con la física.

EL CÁLCULO INFINITESIMAL:

Los Precursores

La presión que ejerce la mecánica, problemas relacionados con la geometría y la


astronomía en este mundo matematizado hacen desarrollar los métodos infinitesimales.

Su desarrollo ejerció el estudio de las curvas que ocupo a los matemáticos del siglo
XVII, en especial la “Cicloide” que motivó polémicas en el que intervino Galileo,
Torricelli, Viviani, Descartes, Pascal, Fermat, Wallis..

Cicloide
Una cicloide es un tipo de curva geométrica descrita por un punto de una circunferencia cuando el
círculo avanza girando sobre una recta. Es una curva no algebraica y fue estudiada por primera vez
alrededor de 1599 por el físico y astrónomo italiano Galileo, quien le dio su nombre.

Con Isaac barrow se cierra la lista de los predecesores del calculo infinitesimal, su
método para determinar las tangentes a las curvas planas mediante el triangulo
´caracteristico´ no difiere del actual sino en la notación y se lo puede considerar el
fundador de la derivada

Con la figura y notación de Barrow pero con terminología actual el método aparece
descrito de esta forma:
Sean AP = p y PM = m las coordenadas de un punto M de la curva en el cual debe
trazarse la tangente que cortará al eje en el punto T tal que TP =t. se toma un arco MN
infinitamente pequeño se traza la paralela NR = e, que forma con RM =a un triangulo
RMN se calcula de acuerdo a la ecuación de la curva los valores de a y e .

9
- se eliminan los términos que no contienen a o e.
- se suprimen todos los términos superiores de a y de e.
- de deduce la razón de a:e que igual a m:t de donde se despeja t.
En los cocientes a:e o m:t esta implícita la actual derivada como pendiente de la
tangente a la curva.

NEWTON Y LEIBNIZ

Isaac Newton (1642-1727) físico Británico Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1716)


La obra de Isaac Newton representa una de las Alemania
mayores contribuciones a la ciencia realizadas Gottfried Wilhelm Leibniz está considerado uno de
nunca por un solo individuo. Entre otras cosas, los mayores intelectuales del siglo XVII. No en
Newton dedujo la ley de la gravitación universal, vano, su actividad abarcó ciencias y disciplinas tan
inventó el cálculo infinitesimal y realizó dispares como las matemáticas (enumeró los
experimentos sobre la naturaleza de la luz y el principios fundamentales del cálculo infinitesimal),
color. la filosofía (desarrollando el concepto de
mónadas), la teología, el derecho, la política y la
filología, entre otras muchas.

10
El desarrollo en series de potencia de una función tuvo una gran importancia, a partir
del siglo XVII, hasta el punto que durante mucho tiempo se convirtió en el método
fundamental para el estudio de las funciones.

Los dos problemas principales del cálculo infinitesimal se expresan en términos de


mecánica: determinar la velocidad de un movimiento, si se conoce la ley de distancia y
determinar la distancia si se conoce la velocidad del movimiento.

Faltaba un nexo que vinculara esos problemas aparentemente independientes.


Esta evolución seria superada por las obras de Newton y Leibniz que dio nacimiento al
cálculo infinitesimal y el desarrollo del análisis infinitesimal.
La matemática de Newton (1642-1707) esta vinculada a sus investigaciones de filosofía
natural y abarca amplias zonas del algebra y de la geometría.
Siguiendo las ideas de Barrow, toma el tiempo como argumento analiza las variables
dependientes como cantidades continuas que poseen una determinada velocidad de
cambio. Su “método de fluxiones” escrito en 1671 no fue publicado hasta 1736. Su
método es de naturaleza geométrico-mecánica, pues supone que todas las magnitudes
geométricas son engendradas por movimientos de velocidades diferentes, mientras el
tiempo fluye constante y uniformemente. Las magnitudes engendradas son las
“fluentes”, las velocidades de estas son las “fluxiones”. Su notación característica para
indicar la fluxión de y se indica y

Newton introdujo en el Tractatus la expresión “razón de los incrementos evanescentes”


es decir la razón entre los incrementos correspondientes que, después de “evanescer” la
fluxión aparecería como resultado de la razón en esas condiciones, se da la idea de
límite

Los incrementos evanescentes:


El triangulo característico mixtilíneo, formado por los incrementos MP, PN y el arco
MN que compara con los triángulos MPN y MPT, siendo MT la tangente en M, y dice
que al coincidir N con M, la cuerda y el arco coinciden con la tangente y el triangulo
mixtilíneo evanescente MPN en su ultima forma es semejante al MPT, y sus lados MP,
PN y MN son proporcionales a los lados del triangulo MPT, de ahí que las fluxiones de
la abscisa, de la ordenada y del arco que son las razones de los incrementos sean

11
proporcionales a los lados del triangulo MRM’ formado por la ordenada, la tangente y
la sub-tangente.
Las formas que las fluyentes varían con el tiempo es arbitraría. Mediante esta idea de
considerar cantidades que se mueven con el tiempo, pensaba Newton que podía resolver
las dificultades de fundamentación que planteaba el uso de incrementos pequeños de las
variables respectivas, que son tan pequeños que se pueden despreciar, sin embargo no
son nulos y son necesarios para poder dividir por ellos.

Si la obra matemática de Newton fue de una filosofía natural, la de Leibniz fue la de un


filosofo y de un “algorítmico”.fue hacia 1673 cuando se dio cuenta que la
determinación de la tangente a una curva depende de la razón entre las diferencias de las
ordenadas y de las abscisas cuando estas tienden a cero, así como el calculo de áreas
depende de las sumas de las ordenadas o de los rectángulos cuya abscisa tiende a cero y
que ambos son problemas inversos llegando a la misma conclusión que Newton.
Utilizo por 1º vez los signos ∫ y d y dio sus reglas de cálculos. La construcción de un
lenguaje simbólico general mediante el cual se pudiera escribir con símbolos y formulas
era una de sus principales preocupaciones.
Sus conclusiones se definen como sucesiones de ordenadas equidistantes, si su distancia
es 1, la suma de esas ordenadas es nos da una aproximación de la cuadratura de la curva
y la diferencia entre dos ordenadas sucesivas nos da aproximadamente la pendiente de
la correspondiente tangente.

La figura muestra que la suma de ordenadas da una aproximación de la cuadratura de la curva y la diferencia entre dos ordenadas
sucesivas da aproximadamente la pendiente.

Desde el inicio de sus trabajos, Leibniz identifico el problema inverso de las tangentes
(derivación) con el de la cuadratura (integración). El problema de las tangentes le
condujo a observar el “triangulo característico” cuyo tres lados son: diferencia de
abscisa (dx), diferencia de ordenada (dy) y diferencia de arco de curva (ds).
La suma tal como ∫ ydx es la suma de los rectángulos infinitamente pequeños y x dx; por
tanto, la cuadratura de la curva es ∫ ydx. Se le objetaron criticas al no estar definidas
rigurosamente las cantidades infinitamente pequeñas.
Para Newton y Leibniz la función no era objeto de estudio, sino un instrumento
implícito de anticipación; los problemas abordados eran la relación entre la función, la
derivada y la integral. Así ambos necesitaban conceptos ligados a la función que no
dependiese de un valor determinado, sino que permitieran seguir el movimiento de la
función, que dado un punto pudiera saberse lo que va a pasar en el punto próximo.

12
5- El Siglo XVIII

El siglo XVIII fue calificado como el siglo de las luces, de la razón y desde el punto de
vista de la ciencia fue un siglo newtiano, ya que el libro “Principia” fue el libro
promotor del auge de la mecánica, la astronomía y del cálculo infinitesimal que
caracterizo aquel siglo.
Los matemáticos de aquel siglo realizaron en el campo infinitesimal y de sus
aplicaciones, contrastaron éxitos con debilidad de sus fundamentos básicos, que trajo
contradicciones. Eran pocos los matemáticos que estaban en condiciones de poder
aplicar correctamente los nuevos métodos. Aparecen en escena la familia Bernoulli.
La familia Bernoulli, de origen holandés, residentes en Suiza, proporciono durante los
siglos XVII, XVIII, y XIX más de una docena de matemáticos de los cuales sobresalen
tres: Jacob (I), su hermano Johann (I) y uno de los hijos de este, Daniel (I). Con los
Bernoulli se vincula Euler.
La primera definición explicita de una función aparece en un articulo de Jean Bernoulli
publicado en las memorias de la Academia Real de Ciencias de Paris en 1718.
“Se llama función de una magnitud variable a una cantidad compuesta de cualquier
manera de esta magnitud variable y de constantes.
Bernoulli propone la letra φ para la característica de una función escribiendo la variable
x sin paréntesis φx. La escritura actual la dio Euler en un artículo en 1734 f (x).
Con Euler se comprueba que el siglo de la razón muestra una confianza excesiva a la
matemática. Es un periodo donde se pone en juego los símbolos algebraicos y el
algoritmo infinitesimal, no se duda que toda ecuación diferencial pueda siempre
integrarse y que cualquier serie pueda sumarse.
Formado en el ambiente de los Bernoulli, Euler desarrollo una intensa actividad
científica.

Se produce un proceso de desgeometrizacion del análisis. El concepto de variable,


aplicada a objetos geométricos, se sustituye por el concepto de función como una
formula algebraica. Esta tendencia tomo cuerpo en Euler y su “Introductio in Analysin
Infinitorum, 1748”. Sostiene que el análisis matemático es la ciencia general de las
variables y sus funciones. Comenzó definiendo una función como una expresión
analítica. Una función de una cantidad variable es una expresión analítica compuesta
en alguna manera de esa cantidad variable y números o cantidades constantes.
Euler no considera a las constantes como funciones, porque una función de una cantidad
variable es ella misma una cantidad variable.
Clasifica las funciones en trascendentes y algebraicas. Estas se sub-divide en
irracionales y no-irracionales. Y sub-divide a las no irracionales en polinómicas y
racionales.
Las definiciones dadas por Bernoulli y Euler de una función como expresión analítica,
cuya forma general es una serie entera, fue aceptada por los matemáticos de la época.
El desarrollo posterior del concepto de función esta ligado a la solución de problemas
de Física. Una de las dificultades a la fundamentación era el tipo de funciones que se
podían utilizar para el cálculo. El problema de analizar el fenómeno de “la cuerda
vibrante”, movimiento vibratorio de una cuerda uniforme, sujeta por sus extremos a dos
puntos fijos del eje de abscisas.
El Problema de la Cuerda Vibrante. Una cuerda elástica que tiene extremos fijos
(digamos 0 y l) se deforma en algún estado inicial y entonces se deja vibrar. El

13
problema consiste en determinar la función que describe el estado (forma) de la
cuerda en el instante t.
La controversia estuvo centrada en el concepto de función

1747. d‘Alembert resolvió el problema de la cuerda vibrante:

∂2 y ∂ 2
y
=a 2

∂t 2
∂x 2 a
Donde y es el desplazamiento transversal en el instante t del punto de abscisa x de la
cuerda.
Su solución era y =ϕ (x+at) + ψ (x-at)
Las funciones arbitrarias ϕ y ψ quedan determinadas por las condiciones generales
Además restringe la forma inicial de la cuerda y debe ser representada por una sola
ecuación. Euler discrepa y dice que deben ser funciones mixtas para representar la
posición inicial de la cuerda y que su solución no debería respetar leyes algebraicas ni
mecánicas.
Se inicia así una controversia sobre sobra la naturaleza de las funciones permitidas en
condiciones iniciales y en las integrales de las ecuaciones en derivadas, que continuaban
apareciendo en elasticidad, hidrodinámica y geometría diferencial.
Euler define a las funciones discontinuas como “todas las curvas que no están
determinadas por ninguna ecuación definida, de forma que pueden trazarse por el
movimiento libre de la mano.
La forma de hallar métodos para la resolución de ecuaciones diferenciales, el problema
surge no en el concepto de función, sino con el de función continua, por eso es que el
análisis era casi exclusivamente para las funciones analíticas continuas y un numero
reducido de discontinuidades. La ampliación del concepto aparece como algo necesario
y se desarrollara en el siglo siguiente con los trabajos de Fourier, Cauchy y Dirichlet,
entre otros.

6- El Siglo XIX

Tres rasgos caracterizan al siglo XIX. En primer lugar la explosión de la matemática y


demás ciencias revelan un gran incremento del número de científicos y de trabajos lo
que lleva a la creación de sociedades y revistas especializadas. La segunda mitad del
siglo se inician reuniones internacionales en casi todo los campos del saber científico.
El 1º congreso internacional de matemáticos se realiza en Zurich 1897.
Cantor abarca la historia de las ciencias matemáticas en 4 volúmenes desde sus
comienzos hasta el siglo XVIII.
Desde el punto de vista estrictamente matemático el método infinitesimal continuaba
“en el aire”, sin fundamentos sólidos. Esta falta de rigor era por el lazo que ataba a la
matemática con el mundo exterior y su carácter de doncella de la ciencia natural.

14
Hacia el cambio de siglo Lagrange restringe el concepto de función al limitarlo a las
funciones analíticas que se definen por series de potencias.
Fourier hace un estudio de series trigonométricas para desarrollar series arbitrarias y
fue de gran importancia al representar por series de funciones analíticas.
A principios del siglo XIX en su trabajo sobre la teoría de la propagación del calor,
comienza a desarrollar su teoría. Sostiene que una serie trigonométrica puede ser
utilizada para representar toda función mixta.

Diagramas originales de Fourier de


funciones arbitrarias representables por
series trigonométricas

En 1837 propuso una definición mas general al concepto de función: “si una variable y
esta relacionada con otra variable x de tal manera que siempre se le atribuya un valor
numérico a x hay una regla según la cual queda determinado un único valor de y,
entonces se dice que y es una función de la variable independiente x”.
En 1830 se desarrolla la teoría de funciones de variables complejas, debido a Cauchy
Riemann y weierstrass, que coincide con los conceptos de función de Lagrange y de
Fourier.

7- Cantor y La Teoría De Conjuntos

LOS NÚMEROS REALES. TEORÍA DE CONJUNTOS

Georg Cantor
El matemático alemán Georg Cantor introdujo la teoría de
conjuntos en el siglo XIX, y desarrolló una aritmética de
números infinitos, consecuencia de dicha teoría. Las ideas de
Cantor fueron criticadas por algunos de sus colegas que las
consideraban demasiado abstractas

Hasta finales del siglo XIX no se produjo la


construcción de números reales. Bolzano, al hacer el
estudio de funciones continuas se dio cuenta de la necesidad de comprender la
estructura de ese conjunto numérico. También en el estudio de límites ya que una
sucesión de números racionales puede tener limite irracional.

15
Cantor (foto) señalo que no era lógico aceptar la existencia de límites irracionales
cuando todavía no se los definieron. Así Cantor introduce una nueva clase de números
“Los Reales” que incluye a los racionales y los irracionales, que los construye a partir
de sucesiones fundamentales.
Dedekind introduce los irracionales reflexionando sobre el significado de la continuidad
geométrica en la recta racional y estableció el siguiente axioma:
Puede establecerse una biyección entre el conjunto de los números reales y los puntos
de una recta.
Cantor en sus trabajos sobre las representaciones de funciones en series trigonométricas,
había introducido nociones de conjuntos infinitos.
La dificultad residía en el propio concepto de infinito, puesto de manifiesto en la
paradoja de Zenón.

Una paradoja clásica afirma que un corredor no puede llegar a la meta porque, para lograrlo, debe recorrer una
distancia; pero no puede recorrer esa distancia sin primero recorrer la mitad de ella, y así ad infinitum.

Una vez probada la existencia de conjuntos infinitos, introdujo la teoría de los


cardinales, ordinales y transfinitos.
Kronecker (colega de Dedekind que junto a este dio la teoría abstracta de los cuerpos)
rechaza abiertamente la teoría de Cantor sobre la idea de números transfinitos,
cardinales y ordinales, e influye para que los demás matemáticos también la rechazen.
Mas adelante esta teoría será aceptada con matemáticos como Hermite o Hilbert

David Hilbert
El matemático y filósofo alemán David Hilbert realizó importantes aportaciones al estudio de numerosas
ramas de las matemáticas
Al terminar el siglo Hilbert planteó 23 problemas matemáticos para su investigación. La mayor parte de
ellos ya han sido resueltos.

A partir de los trabajos de Cantor y Dedekind comienza a estudiarse la topología. La


noción de función no se limita al campo numérico, sino que se extiende a conjuntos
cualesquiera.

Conclusiones:

Las primeras definiciones del concepto de función, las nociones centrales fueron la
variación y la dependencia, su correspondencia estaba presente de forma implícita.

16
También existen diferencias entre las definiciones surgidas en nuestro texto, y esto es
lógico ya que cada definición, en su tiempo, permitió resolver el problema de su época.
Las primeras concepciones de una visión cuantitativa de problemas relacionados con el
movimiento de los cuerpos y todos tenían una variable independiente, el tiempo. Más
tarde estos mismos problemas se estudiaron de forma cuantitativa y tomaron mayor
importancia con el cálculo diferencial. Los desarrollos en series dieron paso al concepto
de función como expresión analítica. El enfoque conjuntista hace perder atributos que
tenían las clasificaciones clásicas, como la idea de variación, continuidad, de
dependencia, característicos que generaron el concepto de función. Pero tal definición
es producto de sucesivas abstracciones y la generaliza.

Bibliografía:
Azcárate C. y Deulofeu J., Funciones y Graficas, Ed. Síntesis, 1990

Lacasta E. y Pascual J., Las Funciones en los Gráficos Cartesianos, Ed Síntesis, 1998

17
Rey Pastor y Babini, Historia de la Matemática I y II, Ed Gedisa, 2006 2º ed.

Guzmán M y Colera, Matemáticas I, Ed. ANAYA, 1989

Riddle D., Geometría Analítica, Ed, Thomson, 2004 6º ed.

Encarta 2008 dvd

18