Está en la página 1de 4

ALIMENTOS PROCESADOS

De acuerdo con su grado de manipulación


estableceremos distintos tipos de alimentos
procesados:

Alimentos mínimamente procesados: son


alimentos preparados para facilitar su consumo. Es
el caso, por ejemplo, de la fruta seca sin cascarón
(nueces, almendras, avellanas…) y de las hortalizas
o verduras listas para consumir o preparar
(lechuga lavada y cortada en bolsa), sin ingredientes añadidos de ningún tipo.
Alimentos sometidos a algún tipo de tratamiento: son aquellos alimentos que se
han visto afectados por algún proceso tecnológico. Sería el caso de los alimentos
congelados o cocidos, como las latas en conserva (de atún u otros pescados), las
verduras congeladas, etc.
Alimentos con ingredientes añadidos: en este caso hablaremos de alimentos que
incorporen ciertos añadidos que alteren o mejoren sus propiedades con la
finalidad de potenciar su sabor o apariencia. Es el caso de los edulcorantes, los
colorantes y los conservantes, muy fáciles de encontrar por ejemplo en las salsas
preparadas.
Alimentos muy procesados: son los alimentos aptos para el consumo inmediato
que tienen que estar sometidos a un alto nivel de procesamiento. Por ejemplo, las
galletas, los dulces, las patatas chips, los cereales, los embutidos, etc.
Alimentos altamente procesados: es el caso de los alimentos y otros platos listos
para introducir en el microondas, como es el caso de las pizzas congeladas..

Por lo tanto, hay muchos tipos de alimentos procesados y hay que aprender a
escoger entre los que nos convienen más para que nuestra alimentación sea mejor.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LOS ALIMENTOS PROCESADOS

Los alimentos procesados son aquellos que han recibido algún cambio previo a su
consumo. Existen diferentes tipos de procesamiento de acuerdo al objetivo que se
desea lograr con ellos. Aquí se los décimos.

Procesamiento Ejemplos de alimentos


Frutas o verduras lavadas y envasadas,
Para su fácil distribución ensaladas embolsadas, nueces tostadas y
grano de café molido
Atún enlatado, frijoles enlatados, frutas y
Para preservar alimentos verduras congeladas, papilla y alimentos de
bebé en frascos
Alimentos envasados como papa, arroz,
Para mejorar la seguridad,
harina para pastel, salsa de tomate, mezcla
sabor o atractivo visual
de especias, aderezo, salsas y gelatina.
Cereales de desayuno, galletas, mermelada,
helado, yogurt, barras de granola, galletas,
Para facilitar su consumo
embutidos, queso para untar, bebidas
carbonatadas, bebidas de frutas.
Alimentos para ahorrar tiempo Comidas congeladas, pizza

Ventajas

 La preservación de los alimentos es de gran utilidad para poder conservarlos por


un largo periodo de tiempo. De no emplear estos métodos, los alimentos no
podrían estar disponibles por mucho tiempo y muy probablemente se tendrían que
desechar.
 El procesamiento confiere beneficios a la salud, como es el caso de la
pasteurización, ya que al calentar los alimentos a cierta temperatura por un
periodo determinado se eliminan bacterias perjudiciales para la salud del ser
humano.
 Hay productos que tienen adicionadas vitaminas o minerales que ayudan a cubrir
la ingesta diaria recomendada (IDR).
 En los alimentos con procesos mínimos no hay afectación al contenido
nutrimental.

Desventajas

 Algunos procesos de conservación de alimentos requieren añadir azúcar, sal o


grasa para lograr una mejor conservación. Y esto por supuesto incrementa el
contenido de azúcar, sal y grasa en la dieta de los individuos.
 Existen muchos alimentos procesados que contienen una elevada cantidad de
calorías provenientes de hidratos de carbono y grasa, pero poco contenido de
proteína, vitaminas y minerales.
Las técnicas de procesamiento de alimentos han sido parte de la innovación para la
producción, conservación y distribución de alimentos. Así que podemos ganar
mucho con las ventajas que ello confiere, pero es muy importante que nuestra
dieta no se base exclusivamente en alimentos procesados. Es necesario promover
una alimentación natural o de procesamiento mínimo.

Los procesos más habituales son:

Beneficios y contraindicaciones de la leche


Hay casos en los que el consumo de leche tiene especiales beneficios. Es el caso de
patologías como la gastritis, ya que al tratarse de un alimento alcalino neutraliza la
acidez característica de esa enfermedad.

“La leche y sus derivados son alimentos fundamentales en la dieta actual”

También se ha comprobado que su consumo ayuda a bajar los niveles de ácido


úrico y reduce el riesgo de formación de piedras en los riñones. Asimismo se ha
demostrado que ayuda a reducir los riesgos de sufrir caries dentales al actuar
como sustituto de la saliva.

Sin embargo, existen otras enfermedades en las que se restringe el consumo de


leche. Es el caso de las patologías intestinales, ya que este alimento no es bien
tolerado debido a su contenido en lactosa (azúcar de la leche). Para estos casos
existen alternativas como las leches vegetales.

Filtración: Se utiliza para separar la proteína del suero y quitar impurezas como
sangre, pelos, paja o estiércol. Para ellos se utiliza una filtradora o rejilla.
Homogeneización: Consiste en la agitación continua de la leche, ya sea con una
bomba, una homogeneizadora o una clarificadora. Su finalidad es disminuir el
glóbulo de grasa antes de calentarla y evitar así que se forme nata. Se realiza a 5
grados.
Estandarización: Cuando una leche no pasa positivamente la prueba de contenido
graso
para elaborar un determinado producto, se utiliza leche en polvo o grasa vegetal.
Se realiza de dos formas: Primero de manera matemática (con procedimientos
como el Balance de materia) y la otra práctica, midiendo las masas y mezclándolas.
Antes de que la leche pase a cualquier proceso, debe tener un 3,5 por ciento de
contenido graso.
Deodorización: Se utiliza para quitar los olores que se pudieran impregnar en la
leche durante su obtención (estiércol, por ejemplo). Para ello se emplea una
cámara de vacío, donde los olores se eliminan por completo. La leche debe oler
dulce o ácida.
Bactofugación: Se utiliza para eliminar bacterias mediante la centrifugación. Existe
una
máquina diseñada para tal función llamada bactófuga, que genera una rotación
centrífuga que hace que las bacterias muertas se separen de la leche.
Clarificación: Se utiliza para separar sólidos y sedimentos innecesarios presentes
en la leche (como polvo o tierra, partículas muy pequeñas que no pueden ser
filtradas). Se utiliza una clarificadora, donde se puede realizar el proceso de dos
formas: calentando la leche a 95°C y dejándola agitar durante 15 minutos, o bien
calentándola a 120°C durante 5 minutos.

Una vez que se realiza la depuración, la leche se somete a unos procesos térmicos
que pueden ser la termización, la pasteurización, la ultrapasteurización o la
esterilización, dependiendo de lo que se quiera conseguir.
Termización: Con éste procedimiento se reduce o inhibe la actividad enzimática.
Pasteurización (Slow High Temperature SHT): Con este procedimiento la leche se
calienta para la eliminación de microorganimos patógenos específicos:
principalmente la conocida como Streptococcus termophilus. También inhibe
algunas otras bacterias.
Ultrapasteurización (Ultra High Temperatura, UHT): En este procedimiento se
emplea mayor temperatura que en la pasteurización. Elimina a todas las bacterias
menos a las lácticas. No requiere refrigeración posterior.
Esterilización: La temperatura empleada elimina cualquier microorganismo
presente en la leche. No se refrigera posteriormente; esta leche recibe el nombre
también de higienizada.
Presentación en el mercado

Una vez sometida a estos diferentes procesos, la leche puede presentarse en el


mercado
de manera muy diferente pues se pueden alterar sus propiedades para satisfacer
las preferencias de los consumidores.

Entera: tiene un contenido en grasa del 3,2 por ciento.


Leche descremada o desnatada: contenido graso inferior al 0,3 por ciento.
Semi desnatada o semi descremada: con un contenido graso entre 1,5 y 1,8 por
ciento.
Saborizada: es la leche azucarada o edulcorada a la que se la añaden sabores tales
como fresa, cacao en polvo, canela, vainilla, etc. Normalmente son desnatadas o
semi
desnatadas.
En polvo o liofilizada: a esta leche se le ha extraído el 95 por ciento del agua
mediante
procesos de atomización y evaporación. Se presenta en un polvo color crema. Para
su
consumo sólo hay que rehidratarla con agua o con leche.
Condensada, concentrada o evaporada: a esta leche se le ha extraído parcialmente
el agua y se presenta mucho más espesa que la leche fluida normal. Puede tener
azúcar añadido o no.
Enriquecidas: son preparados lácteos a los que se le añade algún producto de valor
nutritivo como vitaminas, calcio, fósforo, omega-3, soja, sin lactosa, con fibra, etc.