Está en la página 1de 5

Propiedades de la menta

 Es antiséptica y antipruriginosa. Triturar las hojas de menta fresca con un poco de


agua y aplicar el zumo en el rostro puede calmar infecciones, erupciones y el acné.
También se pueden tratar las picaduras de insectos o las mordeduras de algún
animal. Al aplicar directamente en quemaduras y cortes ayuda en la cicatrización y
curación de la herida, evitando que se infecte.
 Trata problemas respiratorios. Las afecciones y las infecciones en este sector
pueden ser reducidos debido a un componente principal de la menta: el mentol.
Disminuye la congestión de la garganta, los pulmones y la nariz. También se puede
tratar la tos persistente, la bronquitis y el asma. Esto se debe a que tiene la función
de “abrir”. No es casualidad que los medicamentos para la tos por ejemplo, tengan
menta.

 Cura problemas del aparato digestivo. Desde cientos de años se usa la menta para
enfermedades del estómago, desde aumentar el apetito o calmar laindigestión. Es
muy buena para la distensión abdominal y la flatulencia. Su aroma fuerte y penetrante
hace que las glándulas salivales se activen, estimulando a su vez la producción de
enzimas en el estómago. Relaja los músculos abdominales y es ideal para curar los
ardores o reflujo gástrico.
 Ayuda a revertir el dolor de cabeza y las náuseas. El aroma refrescante de la
menta sirve para reducir estos malestares y molestias. Si se mastica una hoja de
menta se reducen los mareos en los viajes. Si se inhala el aceite esencial se reducen
los síntomas de la migraña o la jaqueca.

 Combate el mal aliento. Es por ello que los dentífricos suelen tener aroma a menta.
El sabor fuerte elimina la halitosis y además reduce la cantidad de bacterias en la
boca, causantes del mal olor.
 Previene la aparición de cataratas. Esto se debe a sus propiedades antioxidantes.
Se debe consumir dos veces al día una infusión de menta hecha con una cucharada
de la planta seca por taza de agua.
 Es un potente tranquilizante. Sirve para calmar las palpitaciones cardíacas, los
estados de estrés y ansiedad, los nervios y el insomnio. Se recomienda antes de ir a
dormir beber agua caliente con unas gotas de la esencia de menta.
 Mejora la circulación. La menta tiene propiedades anticoagulantes, siendo muy
buena para mejorar la circulación de la sangre y tratar diferentes trastornos derivados
de esto, como ser el dolor de cabeza, la hinchazón de las piernas, las várices, etc.
 Es afrodisíaca. Se cree que la menta se puede usar para aumentar la libido y el
deseo sexual debido a sus efectos estimulantes y tonificantes.
 Trata el reumatismo. En realidad, todos los tipos de dolores relacionados a las
vértebras y los músculos, como ser las contracturas, la artritis, las distensiones, los
calambres, etc. Se coloca un cataplasma de hojas de mente remojadas en agua
caliente en la zona dolorida por algunos minutos (hasta que se enfríe).
 Alivia las hemorroides. Un baño de asiento con hojas de menta sirve para aliviar el
dolor, inflamación o picazón de las almorranas, debido a las propiedades astringentes
y anti-inflamatorias de la planta.
 Aliada en la salud sexual femenina. Al tener más de 30 propiedades antisépticas, se
puede aprovechar la menta para el uso externo en las mujeres y tratar infecciones
vaginales tales como vulvovaginitis, vulvitis, vaginitis o flujo vaginal. Alivia la picazón y
el escozor. Se deben hacer baños o lavados con una infusión de esta planta.

Advertencias sobre el uso de la menta


Si bien la menta no es peligrosa para la salud ni tiene efectos secundarios peligrosos
cuando se consume en las dosis correctas, puede si generar algún problema por el
uso excesivo, por ejemplo.
En el caso del aceite esencial de menta, no está indicado para las mujeres
embarazadas, las que están amamantando, los niños menores de seis años y los
pacientes con alergias respiratorias o hipersensibilidad por su potencial de
sensibilización. Puede producir nerviosismo o insomnio si se consume excesivamente,
provocando a su vez náuseas, taquicardia o falta de apetito.
En el caso de la infusión o tisana de menta se aconseja no ser administrado a niños
pequeños, tampoco en personas con acidez, reflujo o hernia de hiato, pacientes con
cálculos renales o de vesícula, embarazadas y mujeres lactantes porque puede
afectar al bebé.