Está en la página 1de 2

El Siglo de Oro: la edad dorada de la

literatura española

Durante los siglos XVI y XVII la literatura española alcanzó su máximo


esplendor; por eso se conoce este periodo como la “ Edad de Oro” . Las
letras hispanas surgidas en estas dos centurias ejercieron una profunda
influencia en toda Europa y constituyeron aportaciones perdurables a la
literatura universal.

En este período, en España, se produjo un boom literario de irrepetible


calidad, mientras estábamos, como el resto de países europeos, a la sombra
editorial de Holanda y Bélgica, los escritores españoles, tanto
novelistas, como poetas o dramaturgos escribieron obras que
traspasaron nuestra lengua y nuestras fronteras, situándonos junto a la
Inglaterra de Shakespeare a la vanguardia literaria mundial.

El éxito de una obra no se debía solo a su calidad literaria ya que los grandes
aristócratas eran los que ejercían de mecenas de las obras literarias,
provocando que los escritores se vieran abocados a vivir al amparo de los
poderosos y ricos, lo que a su vez, incitaba a la feroz competencia entre
ellos, un ejemplo muy representativo era la enemistad entre Lope de Vega,
secretario del duque de Sessa y Quevedo secretario del de Osuna.

Entre el Renacimiento y el Barroco

La Edad de Oro se extendió entre dos grandes movimientos estéticos: el


Renacimiento y el Barroco. Y al ser producto de una transición, no
respondió a las características definidas de uno u otro, sino que las
combinó, originando obras que ofrecían variedad y riqueza ideológica.

Rasgos generales en la prosa

Durante la Edad de Oro, la literatura española floreció en la prosa, la


poesía y, especialmente, en el teatro. Veamos hoy las características en la
prosa, que incluye los ensayos, las obras doctrinales y las novelas.
- Los ensayos y las obras doctrinales se caracterizaron por la progresiva
difusión del humanismo y del cristianismo. Destacan las obras impulsadas
por las universidades de Salamanca y Alcalá de Henares, como la Biblia
políglota complutense y la primera gramática en lengua vulgar Arte de la
Lengua Castellana, escrita por Antonio de Nebrija.
La novela: En este género, destacaron los libros de caballería, las novelas
bizantinas, las moriscas, las pastoriles y las picarescas. Las novelas de
caballerías fueron cultivadas por numerosos autores y su tono fantástico y
aventurero ganó la acogida de los lectores. Censuradas por los moralistas,
su venta fue prohibida en América.

Las novelas bizantinas y moriscas son similares a las de caballerías, pero


están ambientadas en los combates entre musulmanes y cristianos
españoles. Entre los autores de novelas pastoriles, ejercieron gran
influencia La Galatea, de Cervantes, y Los siete libros de la Diana, de
Jorge Montemayor.
Fue también el Siglo de Oro la época en que salió a luz la obra maestra de
la literatura universal El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, de
Miguel de Cervantes.
Aunque en un primer momento se la juzgó solamente como una parodia de
los libros de caballería, el tiempo demostró que se trata de una obra que
supo expresar el contraste entre el idealismo y el realismo, además de
emplear los más variados recursos estilísticos que servían de soporte para
ofrecer una meditación sobre la experiencia humana y una apasionada
defensa de los valores de la justicia y la libertad. Con Cervantes se
iniciaron, además, las colecciones de relatos breves con sus Novelas
ejemplares.