Está en la página 1de 220

1

2
Moderadora: Mona

Traductoras Correctoras
Alixci Clau
Cjuli2516zc Karens
Clau Maye
Gerald Pochita
Gilsha Cruz Sttefanye
JandraNda
Kath
Lauu LR
Maria_clio88
Nayari
Nelly Vanessa 3
Rosaluce

Recopilación y Revisión
Sttefanye

Diseño
Dabria Rose
De la autora éxito en ventas del New York Times, Penelope Ward, llega una
nueva y sexy novela independiente.
Nos conocimos en el lugar menos probable. Comenzó de forma muy inocente.
Yo era “ScreenGod” y ella era “Montana” pero, por supuesto, esos no eran nuestros
nombres reales, solo las capas virtuales que escondimos detrás.
Iniciar sesión por la noche y hablar con ella era mi escape, mi santuario.
Su verdadero nombre era Eden, pronto lo averiguaría.
Desde la primera vez que nos conectamos en línea, me encontré cautivado.
Ella era una adicción.
Al principio, no sabíamos nada sobre nuestras verdaderas identidades... y ella
insistió en que mantuviéramos las cosas de esa manera. Sin embargo, el anonimato
no tuvo ningún efecto en nuestra química imparable. Si acaso, nos permitió abrirnos
aún más en formas que de otro modo no podríamos tener. 4
Eden era graciosa, inteligente, preciosa, todo lo que siempre había deseado en
una mujer.
Pero realmente no podía tenerla.
Había aceptado que las cosas tendrían que quedar como estaban, hasta el día
en que encontré una pista que me condujo directo hacia ella.
Así que me arriesgué.
Y fue entonces cuando nuestra historia de amor comenzó realmente.
Ryder
Sí. Asiente. Sonríe. Repite.
Era el maestro en pretender que me importaba algo más que una mierda
durante las conversaciones con personas falsas.
Esta rubia había estado haciendo un muy buen trabajo aparentando que estaba
interesada en mí, y luego tuvo que ir y contar una historia sobre su reciente audición
en el lote de Warner Brothers. Fue entonces cuando comencé a desconectarla.
En lo único que podía pensar era en lo bien que se sentiría tocar las sábanas
más tarde y desmayarme solo en mi cama, no con esa rubia. No con nadie en esta
sala.
Ella batió sus pestañas.
—Así que, de todos modos, cuando quieras ver mi demo, me encantaría tener 5
tu opinión...
Allí estaba. Estas conversaciones siempre terminaban de la misma manera, con
una solicitud de un favor.
—Claro, sí. Solo mándaselo a mi asistente, Alexa.
No tenía asistente.
Usaba el nombre Alexa para burlarme, porque me recordaba a la aplicación
parlante.
—¿Me disculpas? —le dije, pasando junto a ella.
Una forma infalible de asegurar que nunca mirara tu mierda, era pedírmelo
directamente en medio de una conversación que se suponía que era sobre otra cosa.
La gente era tan valiente.
Por fuera, probablemente todos pensaban que tenía la vida perfecta, el mundo
al alcance de la mano: un tipo guapo con más dinero del que podía gastar, quien
hacía las mejores fiestas en Beverly Hills, las mujeres cayendo a mis pies por donde
quiera que pasara.
Soy hijo de uno de los productores de películas más importantes de Hollywood,
así que todos los aspirantes en esta ciudad me ven como una línea directa a Sterling
McNamara.
Debe haber parecido que lo tengo todo, dado que vivo solo en esta casa de diez
millones de dólares, con paredes de vidrio que muestran una panorámica de las
colinas. Pero lo que las personas no notan, es cuán terrible es que nunca te vean por
lo que realmente eres, sino por las cosas que posees o las conexiones que tienes. Es
realmente agotador. Y, sinceramente, últimamente, me he aburrido, realmente
aburrido de la vida. Cuando tienes todo en bandeja de plata, no hay nada
emocionante por lo que luchar, nada que esperar.
No es que no aprecie todo lo que me han dado. Tengo un gran trabajo en el
estudio de mi padre. Amo a mi papá y respeto lo duro que ha trabajado para llegar a
donde está. Pero a veces, se siente como una maldición, una sombra de la que no
puedo salir. Y a menudo me pregunto si hubiera sido mejor no haber aprovechado
las oportunidades que se me habían dado, si debería haberme mudado y empezado
de cero. Pero no podría hacerle eso a mi papá. Siempre ha asumido que seguiría sus
pasos y asumiría su papel algún día. Para eso siempre ha trabajado. Sus decisiones
comerciales se basan en ese escenario: asegurarme un lugar, prepararme para
cuando finalmente deje el cargo. Soy su único hijo.
También era duro para mí pensar en renunciar a esa posibilidad, así que seguí
la corriente.
Mi casa apestaba a alcohol y colonia. Miré alrededor a las cincuenta y tantas
personas congregadas en mi sala de estar, la mayoría de las cuales eran mujeres
semidesnudas y hombres tratando de acostarse con ellas.
¿Quiénes son estas personas?
6
Probablemente podría llamar por su nombre a unos tres en toda la habitación.
Todos los demás estaban aquí principalmente por la bebida gratis, y para el final de
la noche, la mitad de ellos estarán borrachos hasta el culo en mi piscina o
desmayados en mi sala hasta que mi ama de llaves, Lorena, los saque a patadas con
su —entiende esto— cencerro.
No hay nada más divertido que escuchar desde la comodidad de la cama a ella
sacudiendo esa cosa y gritándoles en español que saquen sus culos de aquí…
¡Lárguense de mi casa!
Lorena es divertida como el infierno y no le importa una mierda voladora lo
que la gente opine de ella. Es pequeña, pero con una fuerza que hay que tener en
cuenta. Su posición puede ser de ama de llaves, pero realmente es el ama de la casa.
Se toma su papel muy en serio. Y estaba agradecido por lo protectora que es.
Dejé a la multitud en mi sala, intentando conseguirme una cerveza Saporo, las
cuales mantengo en el refrigerador y no en el bar, pero en su lugar, sigo de largo la
cocina, aventurándome a mi habitación.
Cuando la puerta se cierra, dejo salir un suspiro de alivio. Los sonidos de mi
fiesta están ahora enmudecidos, prácticamente inaudibles.
Paz y quietud.
Esto.
Esto es lo que necesitaba.
De ninguna manera volveré a salir allí esta noche.
Había llegado al punto en que descansar en mi cama y masturbarme era más
excitante que tener sexo con una mujer de verdad. Porque mi mano no me utilizaba,
no esperaba nada de mí. Y luego simplemente podía desmayarme. Podría tener a
cualquier mujer en la casa esta noche, y esa es exactamente la razón por la que no
tenía interés en ninguna de ellas.
Esta noche, lo único que quería era correrme de tal manera que cayera
dormido. Últimamente había tenido problemas para dormir. Pensamientos sobre
Mallory se escabullían en mi cerebro una y otra vez evitando que pudiera relajarme.
No podía dejarme caer en ese círculo de culpa esta noche.
Así que, sabía que necesitaría algo de ayuda.
Sin importarme la fiesta que se desarrollaba allí afuera, bloqueé la puerta y
tomé mi laptop.
Mi espalda se enderezó en mi almohada mientras me registraba en mi página
de porno de confianza y revisaba las opciones del menú. Un anuncio emergente
apareció en la pantalla, con penes gigantes flotando por todas partes.
¿Para qué estoy de humor esta noche?
Madres follables.
Rubias.
Asiáticas. 7
Oral.
Anal.
Nada me apetecía.
En la parte inferior de la pantalla estaba una selección de chicas en cámara.
Siempre pasaba por alto esa opción completamente. La idea de competir con otros
hombres para interactuar en vivo con una chica nunca me había interesado. Prefería
no tener que lidiar con mi porno contestándome. No había manera más eficiente de
enfriar mis balas.
Realmente no había nada que una chica en cámara pudiera hacer que no
pudiera conseguir en un video sin tener que despilfarrar dinero para ver, como
mucho, un fragmento de su pezón. Sin embargo, estoy seguro que algunos tipos
solitarios eran presa fácil para caer en algo como eso, porque necesitaban atención
incluso si fuera de la falsa.
No, gracias.
Estaba a punto de pasar esa sección tal como hacía normalmente hasta que una
de las imágenes de las chicas en cámara llamó mi atención. La presentación previa
era una foto de ella tocando un violín.
Un violín.
Me reí.
¿Qué diablos?
¿Me había encontrado con la Yo-Yo Ma femenina del mundo del porno?
Montana Lane. Ese era su nombre.
Un violín. Justo cuando creí que lo había visto todo. Si quisiera escuchar
música, iría a un concierto de la sinfónica, no a un sitio web porno. Sin mencionar,
que prefería el sexo “sin ataduras”.
Esto era malo, pero no pude evitarlo.
Sin embargo, todo esto me hacía sentir curiosidad. Así que hice lo que cualquier
tipo aburrido evitando una casa llena de personas haría. Hice clic.
Famosas últimas palabras.
Allí estaba ella, en vivo y en carne y hueso en tiempo real. A diferencia de la
previa, no había ningún violín en escena.
Me reí. ¡Publicidad engañosa!
En su lugar, ella estaba completamente vestida y… cantando. Bueno,
completamente vestida era un término relativo en este caso, dado que sus pechos
estaban desparramándose por su camiseta tipo tanque rosa pálido, sus pezones eran
como balas de perdigón a través de la tela. Pero estaba cubierta.
Cerré mis ojos y escuché su ejecución en acústico por un momento.
Su voz.
Su voz era para morirse; jadeante y completamente afinada. Hipnótica. La 8
canción me resultaba conocida, y cuando la reconocí, mi cuerpo se congeló.
Estaba cantando “Blue Skies” de Willie Nelson.
De ninguna manera en el mundo.
Mi corazón tronó contra mi pecho. Era la canción que mi madre solía cantarme
cuando era niño. Mamá murió hace unos años, de un extraño tipo de cáncer.
También me la había cantado poco antes de morir. No esperaba conectar con mi
madre en un sitio de chicas en cámara. No obstante, estaba pasando. De ninguna
manera podría darme la vuelta ahora.
Montana estaba realmente metida en ello, cerrando sus ojos para concentrarse
en alcanzar las notas correctas. Y era perfecta.
Pasaron varios minutos mientras escuchaba su suave, cálida voz. Me calmó
como muy pocas cosas podían hacerlo últimamente. De una manera extraña, sentí
como si mi madre estuviera allí conmigo. (Aunque, honestamente, esperaba que
mamá se fuera antes de que empezara a masturbarme).
Montana Lane era una belleza natural de una forma en la que no podían serlo
la mayoría de las personas aquí en L.A. No estaba usando una gota de maquillaje, y,
aun así, su piel era radiante en cámara. Tampoco se notaba que sus pechos fueran
falsos. Caían y rebotaban de una manera natural cuando se movía. Y su cabello era
de un tono de marrón que no viene en botes de tinte, un color cenizo, como arena,
realmente largo (hasta su cintura) y sedoso, casi recordándome a una hippy de los
60s.
Parecía que fuera de otra era o algo. Sus brazos delgados estaban tonificados.
Ella era casi demasiado delgada, más allá de su voluptuoso pecho. Sin embargo, esos
ojos. Sus ojos eran del más claro tono de verde, y brillaban a través de la pantalla. Es
como si pudiera ver a través de ellos, estaba seguro como el infierno de que estaba
tratando de hacerlo. Maldición. Ese violín en la foto previa definitivamente no le
hacía justicia. Esta chica era un knockout.
Cuando finalmente dejó de cantar, los comentarios llenaron la pantalla, uno
tras otro.
LordByron114: ¡Asombroso!
SpyGuy86: Tu voz es tan hermosa como tú.
FranTheMan10: Eres una jodida diosa, Montana.
La mayoría de ellos eran respetuosos. Por supuesto, algunos no lo eran.
Rocky99: Bravo. Ahora muéstranos tus tetas.
¿Muéstranos tus tetas?
Le hablé a la pantalla.
—¡Que te jodan, imbécil!
Esta chica acababa de cantar con su alma y corazón, y ¿este tipo le estaba
pidiendo que mostrara las tetas? De seguro, era por eso que muchos de estos tipos
9
estaban aquí, tal vez incluso yo, pero qué maldito irrespetuoso era, en este punto del
tiempo.
Todo en este sitio estaba basado en las propinas. Los usuarios le pagaban a
Montana con fichas para pedirle diferentes actos. Había un menú desplazable en la
parte inferior de la pantalla que resumía los precios: cincuenta fichas y canta una
canción. Cien fichas y se quita la camiseta. Doscientas y se quita las bragas.
Trescientas y se masturba en cámara.
Joder.
Pensar en eso hizo que mi polla se sacudiera.
Quinientas fichas por un “chat” en privado. Claro. Apuesto que habría mucha
“charla” en ese escenario.
Realmente quería preguntarle por qué había escogido esa vieja canción. Me
inquietaba.
Mientras era libre de mirarla, si quería interactuar con ella, tenía que
registrarme en la página.
Después de ingresar mi correo para ingresar, escogí el nombre de usuario
ScreenGod90, en alusión a mis raíces en el mundo cinematográfico y mi año de
nacimiento. Luego comencé a escribir.
ScreenGod90: ¿Qué te hizo escoger “Blue Skies”?
Montana estaba respondiendo una pregunta de alguien más, dándole a un tipo
consejos sobre cómo complacer a su mujer. No estaba seguro si incluso había notado
mi pregunta. Me estaba aburriendo, perdido entre un puñado de oraciones de varias
personas.
Pensé que me notaría si le escribía. Dah. El dinero habla, Ryder. Me tomó algún
tiempo entender cómo funcionaba todo esto. Cada vez que alguien le daba una ficha,
sonaba cha-ching, y una notificación iluminaba la pantalla.
Me aventuré al banco de fichas y compré cien fichas. ¿Qué demonios? Yo no
apostaba, así que esta era como mi versión de apuesta.
Le di una propina de veinte fichas para comenzar y escribí mi pregunta de
nuevo.
ScreenGod90: ¿Qué te hizo escoger “Blue Skies”?
Ella echó un vistazo y pareció estar leyendo los comentarios antes de mirar
directamente a la cámara. A mí.
—Hola, ScreenGod.
Eso hizo que mi cuerpo se estremeciera. Tragué y sentí que mi rostro se
calentaba. Bueno, esto era jodidamente raro. Verla mirando directo hacia mí,
hablándome a través de la pantalla, fue como tomar un pase de droga.
Inmediatamente quise más, y esta era solo mi primera probada. Lo único que ella
había hecho era decirme hola. En ese momento, basado en mi reacción, una parte de
mí supo que era muy posible que me volviera adicto a esta sensación… adicto a ella.
10
—Esa es una muy buena pregunta. ¿Por qué escogí esa canción? —Cerró los ojos
como si realmente necesitara concentrarse para contestar, luego dijo—: Esa canción
siempre me da escalofríos. Emite un aire de eterno optimismo. Las letras… son tan
simples, y aun así demuestran cuán grandiosa puede ser la vida cuando la gente está
enamorada. Todo se vuelve tan soleado y radiante, incluso cuando estás en el mismo
mundo que pudo haber parecido gris antes de que encontraras a ese ser único con
quien estabas destinado a estar. La vida es cuestión de perspectiva. Yo he
experimentado tanto los cielos azules como los grises. Pero esta canción me da
esperanza, supongo que los cielos azules volverán a llegar.
Jodidamente amé esa respuesta.
Mucho después de que se moviera a la pregunta de alguien más, todavía estaba
mirando intensamente sus labios.
Y de esa noche en adelante, estuve completamente enganchado.
Ryder
Había atrapado una mesa exterior en The Ivy. Como de costumbre, los
paparazzi acampaban al otro lado de la calle.
A pesar de que este lugar siempre estaba lleno de gente que conocía o quería
evadir, me recordaba mi niñez. Mis padres solían traerme aquí cuando era niño.
Preferían la sección interior que el patio. Las antigüedades y muebles coloridos
dentro siempre me hacían pensar en mi mamá de una forma extraña, porque ella
tenía gustos similares. Mi madre siempre ordenaba la sopa de maíz aquí, así que yo
hacía lo mismo cada vez que venía a The Ivy. El espíritu de mamá parecía estar
mucho alrededor últimamente.
Hoy me senté en el patio exterior, rodeado por la típica cerca blanca mientras
esperaba a mi amigo, Benjamin, mejor conocido como Benny. Él y yo habíamos
crecido juntos, y nuestros padres alguna vez fueron socios de negocios. El papá de 11
Benny ya estaba retirado, pero todavía esperaba que su hijo asumiera una posición
en el estudio. Benny no quería tener nada que ver con hacer películas. En su lugar,
era dueño de un dispensario de marihuana en la Playa de Venice. Como a Benny le
gustaba ponerlo, estaba más a favor de “fumarse la mierda” y disfrutar la vida. A
veces deseaba tener sus bolas, solo para decir: “A la mierda todo”.
Benny finalmente apareció. Se rascó su larga barba mientras se sentaba frente
a mí y decía:
—Te ves como la mierda.
—No he estado durmiendo muy bien.
Abrió el menú.
—¿Algo en tu mente?
—No es nada.
—Amigo, sabes que puedes hablar conmigo, ¿verdad? Solo porque pueda
repetírtelo no significa que no esté escuchando.
Benny tenía un extraño hábito, algo que hacía desde que era niño. Algunas
veces tenía que repetir en voz baja la última parte de lo que fuera que la persona con
quien estaba hablando había dicho antes de responder. Ya sabes, ¿como cuando
estás viendo a un mal actor, puedes verlo modulando en silencio los diálogos de su
co-estrella? Eso siempre me recordaba a Benny.
Decidí ser claro.
—He estado pensando mucho en Mallory últimamente.
Benny moduló lo que acababa de decirle: “He estado pensando mucho en
Mallory últimamente”.
—Lo sé —dijo—. Lo he escuchado
¿Escuchado? Entrecerré los ojos
—¿Qué has escuchado?
—Se va a casar. De eso estás hablando, ¿verdad?
Sentí como si esas palabras atravesaran mi pecho. Estaba tan confundido. Él
dijo casar, ¿verdad?
—¿Casar?
—Sí. Pensé que eso era lo que te estaba molestando. Lo vi en su página de
Facebook. Subió una foto de su mano con el anillo y el…. —Pareció darse cuenta por
mi rostro que estas nuevas noticias me tenían conmocionado—. Oh, mierda. No lo
sabías.
Mi apetito desapareció de repente.
—No. —Miré hacia el espacio—. No lo sabía.
Mi ex, Mallory, y yo estuvimos juntos por cuatro años. A pesar de que nuestra
12
ruptura había sido hace casi dos años, realmente no había sido capaz de superarla.
Ella me había bloqueado hace algún tiempo de ver cualquiera de sus publicaciones
en las redes sociales. Bloquearme fue el colmo en la destrucción de nuestra
tumultuosa pero apasionada relación.
Sabía que estaba viendo a alguien. No me había dado cuenta de lo serio que era.
Benny me estaba mirando.
—¿Estás bien, hombre?
Me dije que había aceptado la separación. Pero este fue el primer momento en
que realmente me di cuenta de que debía haber estado esperando que algún día
volviéramos a estar juntos. Fue la primera vez que realmente entendí que no iba a
suceder. En cierta forma, me pareció una muerte, tal vez una que necesitaba
experimentar para superarla por completo.
Mi pecho se sentía crudo.
—Sí. Estoy bien. —Cuando el camarero volvió, dije—: ¿Puedo tener otro
Macallan?
Él asintió y fue a buscar mi bebida.
Benny rompió un pedazo de pan y se lo metió en la boca.
—Espero que no te importe, invité a esa chica, Shera, a la que estoy viendo y a
su amiga a que nos acompañen a almorzar.
Mi ceja se levantó.
—¿Su amiga? —Eso solo podía significar una cosa.
—Sí. Ella quería conocerte. No es actriz. No creo que quiera ningún favor como
ese. Creo que solo quiere follarte, para ser sincero, para poder decirle a la gente que
se acostó con Ryder McNamara.
—Estupendo.
Cuando me quedé mirando, estampó la mano sobre la mesa, causando que
algunos de los cubiertos salieran volando.
Jesús.
—¿Sigues deprimido por lo de Mallory? Hombre, ¡a la mierda! Olvídala. Ella te
dejó. Han pasado dos años. Ahora está con algún... don nadie. Supera esa mierda.
No podría culpar a Benny por intentar racionalizar conmigo. Él nunca había
sabido la historia completa de lo que pasó entre Mal y yo, por qué había tomado la
culpa de lo que pasó entre nosotros, a pesar de que fue ella la que lo terminó. Nunca
había compartido la historia completa con nadie. Podría haberse sentido diferente si
supiera la verdad.
El camarero me trajo mi whisky y lo bebí.
Dos chicas se acercaron a nuestra mesa.
Una pelirroja alta saludó. 13
—Hola. Lamento que llegáramos tarde.
Benny puso su mano alrededor de la cintura de la pelirroja.
—Ryder, esta es Shera. Y esta es su amiga, ¿cuál es tu nombre otra vez?
Ella le respondió, pero me miró directamente.
—Ainsley.
Ainsley.
Cuando el tercer Macallan me golpeó, de repente me sentí muy autodestructivo.
Ainsley, creo que hoy vas a tener suerte.
***
Llegué a casa esa noche sintiendo que necesitaba una ducha.
Terminé yendo al apartamento de Ainsley y follando rabioso con ella mientras
imaginaba que era Mallory. Tenía el mismo cabello negro, por lo que era fácil de
visualizar. Fui una mierda enferma. Lo lamentaba, pero no podía recuperarlo.
Sin embargo, no pareció importarle ni un minuto. Los dos nos vinimos duro, y
ella tenía una gran sonrisa en su rostro. Entonces, como siempre, inmediatamente
quise irme a casa. Follar y correr nunca se había sentido bien para mí, pero el sexo
solo se sentía genial en el momento. Cuando todo terminaba, la necesidad inmediata
de huir siempre me alcanzaba.
Afortunadamente, esta chica no tenía expectativas, así que ni siquiera tuve que
fingir. Fácil entrada, fácil salida. Aun así, cuanto más viejo me hacía, más de mierda
se sentía ese escenario. A los veintiocho años, comencé a querer algo más que una
simple follada. Simplemente no pensaba que encontraría aquí a la persona adecuada.
De todos modos, mi ducha era un vestidor. Era más como una habitación
húmeda con elaborado azulejo de vidrio que cambiaba de color dependiendo del
nivel de calor. Era mi parte favorita de la casa.
Mientras el agua caía sobre mí, comencé a pensar de nuevo en la bomba que
Benny me había arrojado hoy. Mi relación con Mallory brilló ante mis ojos como una
película en avance rápido. Entonces una lágrima cayó de mi ojo.
Mierda.
Durante toda la separación, y todo lo que había sucedido antes, nunca había
llorado, ni una vez, hasta ahora. De hecho, no podía recordar la última vez que lloré,
probablemente fue en el funeral de mi madre. Por supuesto, esto era solo una
lágrima, pero era una maldita lágrima de más.
Me froté el rostro y juré dejar que esto sucediera, que este fuera el final de mi
culpa y el final de mi obsesión con lo que sucedió con Mallory. Necesitaba terminar.
Necesitaba seguir adelante tanto como ella necesitaba su nuevo comienzo. Se
merecía eso. Tenía que superarlo.
Apagando el agua, exhalé un largo suspiro antes de secarme. 14

Todavía envuelto solo en mi toalla, me acosté en la cama y agarré mi


computadora portátil. Una corriente de agua goteaba por mis abdominales.
Me había dicho que no volvería a ese sitio de chicas. Pero, sin embargo, mis
dedos cobraron vida, y de alguna manera terminé en la sala de chat de Montana
Lane. Usé la excusa de ver qué estaba tramando.
Allí estaba ella, luciendo tan alegre como siempre. Cómo podía sentarse en esa
habitación, hablar con todas estas personas, y parecer que en realidad le importaba
una mierda, me sobrepasaba. Sin embargo, tenía a estos muchachos envueltos
alrededor de su dedo. Me sorprendí sonriendo y literalmente me di una bofetada en
el rostro.
La habitación detrás de Montana siempre estaba muy abarrotada, con varios
accesorios tirados por ahí. Hoy noté su violín en el fondo, junto con una boa de
plumas y algunos consoladores. Ella tenía luces blancas de Navidad colgando en las
paredes y había hecho un toldo con cortinas transparentes. Estaba ubicada en la
cama con las piernas cruzadas. Sus tetas rebotaban mientras se movía.
El sonido de cha-ching de los hombres arrojando fichas en la olla, se escuchó.
Treinta fichas: James450 quiere que Montana Lane muestre sus
tetas.
Estaban confabulando, tratando de lanzar suficiente dinero entre todos para
conseguir que se quitara la camisa.
Cha-ching, cha-ching, cha-ching.
No tomó mucho tiempo llegar al número mágico.
Estaba a mitad de una conversación cuando debió darse cuenta que se había
alcanzado la suma. Montana levantó su camiseta sobre su cabeza, dejando sus
hermosas y naturales tetas respingar libres. Lo manejó de forma tan casual, como si
lo hubiese hecho miles de veces antes.
Pero no había sido solo un momento para mí. Era mi primera vez viéndola
topless. Dios. Habría sido agradable recibir más advertencia. Tragué fuerte, mal
preparado para ver cuán maravilloso era su cuerpo. Sus pechos eran como ningunos
que hubiese visto antes, tan llenos, con una ligera caída, pero no colgando. Sus
pezones eran de un color rosado medio y del tamaño de una moneda de cincuenta
centavos. La chica era el epítome de la belleza natural.
Me sentí mal al verla boquiabierto, como si estuviera invadiendo su privacidad.
Eso no me impidió mirar. Mi pene se hinchó cuando la vi frotar sus pezones con las
yemas de sus dedos. Comenzó a masajear sus pechos lentamente. Se me hizo agua la
boca.
Y tú, ¿Ryder?
Sí. Joder, sí.
Ella se acostó y continuó frotándose las tetas. Todo se calló. Hipnotizado,
incliné mi cabeza para obtener una mejor vista. Me negué a sucumbir al impulso de 15
masturbarme.
Espeluznante.
Me reí de lo patéticamente cautivado que estaba. Apuesto a que sabe tan bien
como parece.
Unos minutos más tarde, Montana se sentó y le dedicó una mirada burlona a la
cámara antes de volver a ponerse la camisa por la cabeza.
Una mezcla de desilusión y alivio me golpeó. Por un lado, me dolió muchísimo
que mi espectáculo de fisgoneo gratis hubiera terminado. Por otro lado, me
preguntaba qué derecho tenía de masturbarme con esto de todos modos.
Sintiéndome protector, estaba algo feliz de que hubiera terminado de exhibirse, a
pesar de que estaba seguro de que había hecho cosas mucho peores que eso.
Lancé más de las fichas requeridas para solicitar una canción.
ScreenGod90: Necesito dormir esta noche. ¿Puedes cantarme una
canción de cuna?
Ella miró a la cámara.
—¿Otra vez, ScreenGod? —Era como si me sonriera directamente—. ¿Alguna
solicitud?
Tenía esa sensación de vértigo que recibía cada vez que me hablaba
directamente. ¿Qué pasaba con esta chica? ¿O era yo? ¿Estaba solo jodido de la
cabeza?
ScreenGod90: Quiero que elijas.
Montana cerró los ojos durante varios segundos antes de comenzar a cantar
una canción que no reconocí. Sin embargo, era hermosa.
Cuando terminó, escribí:
ScreenGod90: ¿Cuál es el nombre de esa canción?
—Se llama “Fly Away” de Poe. Está cerca de mi corazón. ¿Te gustó?
Me pregunté qué quería decir con eso, por qué era significativa para ella.
ScreenGod90: Me encantó. Gracias.
Inmediatamente supe que la buscaría más tarde.
Cuando siguió adelante, interactuando con los otros hombres, no pude evitar
preguntarme quién sería esta chica realmente, cómo terminó haciendo toda esta cosa
de la cámara web. Solo basado en sus gustos musicales, me imaginaba que había más
para ella que esto.
El cha-ching siguió sonando y vi que alguien había depositado suficientes
fichas para un chat privado. Se disculpó con todos los otros observadores por tener
que retirarse temporalmente, y la pantalla se volvió negra mientras ella desapareció.
Vaya si eso no es una perra.
16
Puse mi laptop a un lado y me desplacé por mi teléfono mientras esperaba que
regresara. Busqué las letras de la canción que había cantado. Resultó ser sobre
pérdidas. Ella había dicho que esa canción le tocaba el corazón. Eso me hizo
preguntarme más acerca de la historia de Montana.
Quince minutos más tarde, cuando finalmente volvió a la pantalla, parecía…
diferente. No podía definir qué era. Solo no se parecía a su ella normal, sonriente.
—Bueno, chicos. Tengo que retirarme temprano esta noche —dijo.
¿Eso es? ¿Regresaba para decir que se tenía que ir? Parecía temprano.
La decepción me invadió mientras me di cuenta que no estaba listo para estar
solo con mis pensamientos esta noche. Prefería por mucho mirar a esta hermosa
mujer y olvidarme de todo.
—Estaré de vuelta a la misma hora mañana en la noche, cerca de las nueve.
Espero verlos de nuevo. —Le sopló un beso a la cámara.
Pareció que se estiró para presionar el botón que se supone cancela su
transmisión en video. Pero todavía estaba allí. Luego pareció alejarse.
Era raro, algo no parecía correcto.
No se sentía como si ella supiera que la cámara seguía encendida.
Mi pulso se aceleró mientras continuaba mirándola.
Montana se acurrucó en una bolita sobre el colchón y enterró su rostro entre
las manos. Miré, horrorizado, mientras me daba cuenta que estaba llorando. Y luego
me golpeó, ella no tenía idea de que todavía podíamos verla. Ni puta idea.
—¡Estás en cámara! —grité estúpidamente, como si ella pudiera escucharme.
Decidí enviarle algunas fichas, esperando que el sonido la alertara del hecho de
que la gente todavía la estaba viendo.
Funcionó. Ella de pronto levantó la mirada y corrió hacia el computador antes
de que todo se volviera negro.
Santa mierda.
Me senté allí, sin palabras. Esta chica había estado sonriendo, riendo, jugando
alrededor por horas, pareciendo feliz. Pero en el segundo en que pensó que la cámara
se había apagado, todo eso cambió, como de la noche al día.
Me dolió de una forma que ni siquiera podía describir, como si, sin saberlo,
estuviera contribuyendo a su tristeza.
Joder.
¿Realmente fuimos tan estúpidos que no pudimos distinguir que todo esto era
un espectáculo? Cerré mi laptop con un golpe.
Mientras permanecí en mi cama, pensamientos sobre Montana me
persiguieron. ¿Qué había pasado durante ese chat privado? ¿Fue eso lo que la
molestó?
Me levanté, volví a abrir mi laptop y fui a su página, a pesar de que sabía que 17
no estaría activa.
Había una dirección de email en la que los clientes podían contactarla fuera de
línea para arreglar chats privados.
¿Qué estás haciendo, Ryder?
Entré a una cuenta de correo que rara vez usaba, una que no estaba conectada
con mi nombre de ninguna manera. La mantenía para entrar en algunas páginas que
sabía me harían spam luego. Dejando de lado el sentimiento de que tal vez este no
era mi lugar, escribí.

Hola, Montana.
Soy ScreenGod90, el tipo nerd de la música. Espero no estar sobrepasando
mis límites al escribirte así. Me debatí si hacerlo o no. Solo quería asegurarme que
estabas bien. Sabes que dejaste por accidente la cámara encendida esta noche
después de tu espectáculo. Te vi llorar, y lucías realmente alterada. Así que has
estado en mi mente. El propósito de este mensaje solo es asegurarme de que estás
bien.
Atentamente,
ScreenGod90

Dejé salir el aliento, dándome cuenta de que la probabilidad de me escribiera


en respuesta eran de escasas, a ninguna. Pero mandarle un correo calmó un poco mi
conciencia, y la fatiga por el día finalmente me ganó, y me quedé dormido.
***
A la mañana siguiente, el sol brillante atravesaba la ventana de mi cocina
mientras me senté en la mesa con mi café y revisé mi teléfono.
Me quedé sorprendido al encontrar un correo en respuesta de Montana Lane.

Hola ScreenGod,
Realmente agradezco que me contactaras. Sí, fue desafortunado. No me di
cuenta que todavía estaba encendida. Fue un momento. Y ya pasó. Solo me había
sentido realmente mal durante todo el día, y así, me derrumbé. No tuvo nada que
ver con el chat. No quiero que pienses eso. De cualquier manera, obviamente no
quise que la gente me viera llorar. Lamento haberte preocupado. Me siento mucho
mejor hoy.
P.D. Realmente me encantan tus solicitudes musicales. Gracias por querer
escucharme cantar.
Xoxo
Montana
18

Me senté allí debatiendo qué escribirle en respuesta, si lo hacía, por mucho


rato. Finalmente, resolví hacerlo.

Querida Montana,
Realmente me alegra escuchar que te sientes mejor.
Y mientras sigas cantando, seguiré haciéndote solicitudes. Tu voz es tan
hermosa como tú.
Saludos,
ScreenGod

Inmediatamente pensé en mis palabras. ¿En serio? ¿Tu voz es tan hermosa
como tú? Con todos esos hombres lanzándosele a diario, ¿realmente creí que esto
era original? A pesar de que eso era lo que sentía, tal vez debí mantenerlo para mí.
Solo sé un buen acosador silencioso, Ryder.
Me reí. Esta era una mierda loca, lo lejos que había llegado por una distracción.
De pronto me llegó olor a detergente de ropa. Lorena, mi ama de llaves, entró
a la cocina con un montón de ropa en una cesta. Debe haber notado mi expresión.
—¿Qué es tan gracioso?
Negué.
—Ni siquiera quieres saberlo.
Ella mantuvo los ojos entrecerrados y mirándome mientras doblaba la ropa.
Decidí decirle la verdad sobre mi obsesión con la chica de la cámara. Lorena podía
manejar casi cualquier cosa, a pesar de que era bastante conservadora. Me encantaba
impresionarla.
Después de pasar unos cinco minutos contándole toda la historia, dijo:
—Entonces ¿es como una modelo nudista?
Me reí.
—Sí. Una modelo nudista. Se quita la ropa de vez en cuando. Aunque no me
creas, no es por eso que la miro.
—¿Por qué te molestas con eso?
Me froté los ojos y me reí entre dientes.
—No tengo idea. ¿Aburrimiento, supongo?
Lorena me señaló.
—Ese es el problema. Tienes todas estas putas arrojándose sobre ti todo el
tiempo. Ya nada te interesa. Ahora te moverás al porno y a las prostitutas.
Levanté mi dedo índice.
19
—Oye, te haré saber que nunca he ido a ver a una prostituta. Tampoco planeo
hacerlo. No es que haya nada de malo en eso. Pero no tengo que pagar por eso, si
sabes a qué me refiero.
—Estás pagando con esta chica de la cámara, ¿no?
Buen punto.
—Sí, pero esto es diferente... supongo. Es solo diversión inocente. Y solo le pago
para que me cante. —Me reí, dándome cuenta de lo loco que sonaba, pagarle a una
chica para que cantara para mí.
—¿Ella canta?
—Entre otros talentos especiales, sí. La primera noche que la conocí, estaba
cantando “Blue Skies”. Mamá solía cantar esa canción. Así que me asusté. Fue así
como captó mi atención al principio.
—Eso y sus grandes tetas.
Casi escupí mi café.
—Sí. Esas también son agradables. Realmente agradables. —Me aclaré la
garganta—. De todos modos, era como si el destino quisiera que escuchara esa
canción o algo. Y en ese proceso... descubrí que me gusta mirarla.
Ella dejó de doblar por un momento.
—Mijo, tienes que ir en dirección opuesta a lo que estás haciendo. Deja de ir
con las zorras y esta pornografía y encuentra a alguien que sea una buena persona,
con quien puedas establecerte. Alguien que te cuide, como una de mis sobrinas.
Oh, chico. Aquí vamos.
Me encogí de hombros.
—Sin ánimo de ofender, pero estoy bastante seguro de que la última sobrina
con la que quisiste cuadrarme tenía más vello facial que yo. Buena chica, pero de
verdad tenía rastrojo.
Lorena se estaba riendo porque sabía de esa mierda cuando me tendió la
trampa.
—Está bien, tal vez no Adriana —dijo—, pero tengo muchas más. Veinte
sobrinas. Hay mucho para elegir. Sé que te gustan las bonitas.
—Bueno, ayuda si no tengo la necesidad de detenerme en nuestra cita y
comprar una afeitadora BiC para que se afeite el rostro, sí.
Ella rió, incluso a costa de su sobrina, porque sabía que era verdad. La chica
tenía bigotes.
—¿Qué pasa con mi otra sobrina, Larisa? Ella siempre está preguntando por ti
desde que te traje a la iglesia esa vez. Tiene un rostro tan bonito.
Larisa había tratado de chuparme la polla en un armario de la iglesia a los
treinta minutos de conocerme. Odiaba arruinar la imagen perfecta que tenía Lorena
sobre su sobrina, así que nunca había divulgado esa información. Disfrutaba de
20
mujeres agresivas, pero no tan agresivas.
—Definitivamente tiene buen rostro —bromeé, sin saber si lo entendería.
Ella me arrojó un paño de cocina que estaba doblando.
—Sabes, le dije a tu madre antes de morir que cuidaría de ti.
Vaya.
—Nunca lo supe, Lorena. ¿Te pidió que hicieras eso?
—Bueno, no, pero le dije que lo haría, y eso la hizo muy feliz. Entonces, siento
la responsabilidad. ¿Sabes? —Parecía que estaba llorando.
Lorena había sido el ama de llaves de mis padres. Siempre fue como parte de la
familia. Cuando me mudé por mi cuenta a los dieciocho años, mi madre la envió a
venir a trabajar para mí, sabiendo que Lorena me mantendría a raya. Al principio no
me gustó; no quería estar bajo la atenta mirada de nadie. Pero a medida que fui
haciéndome mayor, llegué a apreciar tener a alguien alrededor que me respaldara,
especialmente después de que mi madre murió.
Al mismo tiempo, Lorena sabía que yo también la respaldaba. Nunca me pedía
ayuda ni dinero extra, pero no había nada que no quisiera hacer por ella. Realmente
la consideraba una segunda madre y estaba agradecido de que cuidara de mí y se
preocupara por mi bienestar. Mi padre, que tenía buenas intenciones, siempre había
sido ajeno a lo que estaba sucediendo en mi vida, y lo fue aún más después de la
muerte de mi madre. Terminó metiéndose más en el trabajo que nunca. No podría
decir que lo culpaba.
Entonces, mientras mi padre estaba ciego, Lorena lo había visto todo. Y no me
juzgaba. Estuvo allí cuando yo era un desastre después de la ruptura con Mallory.
Desde entonces, había visto innumerables mujeres salir de mi habitación
avergonzadas. A pesar de sus sentimientos sobre mis acciones, siempre se aseguraba
de que mis sábanas sucias se limpiaran. Nunca me dio una mierda a menos que le
pidiera su opinión.
Y si lo hacía, chico, me la daría.

21
Ryder
Me dije que no volvería a la página de Montana Lane de nuevo, pero era algo
más fácil de decir, que de hacer. Me encontraba solo en la noche e inevitablemente
hice clic, “solo para ver qué estaba haciendo”. Pasar tiempo virtual con ella se
convirtió en una experiencia familiar y confortable. Le pedía que cantara para mí una
o dos veces, pero mayormente la veía como un tranquilo espectador.
Nunca hizo más que mostrar sus pechos en cámara durante los chats públicos.
Pero desaparecía por ratos, y siempre me preguntaba qué estaría pasando durante
esos espectáculos privados.
Había visitado su página cinco noches seguidas. Pero esta noche era diferente.
Por primera vez, decidí tomar la oportunidad con algo.
Ni siquiera sabía qué estaba buscando, solo quería tenerla para mí por un ratito.
22
Lancé suficientes fichas y solicité un chat privado. Sudor permeaba mi frente.
Estás siendo estúpido, pensé, incapaz de creer que estaba en verdad nervioso por
interactuar con ella de uno a uno.
Se despidió de la audiencia y desapareció unos segundos. Luego recibí el acceso
a la sala privada de chat antes de que ella apareciera de nuevo en pantalla.
Montana saludó con la mano.
—Hola, ScreenGod, ¿Cómo estás? Pensé que nunca lo pedirías.
Escribí.
ScreenGod90: Hola. ¿Cómo funciona esto exactamente?
—Bueno, sabes que puedes hablar conmigo en esta sala, incluso activar tu
cámara si quieres que te vea. Pero ciertamente no tienes que mostrar tu rostro. Solo
enciende tu micrófono para que pueda escucharte. De esa manera podemos hablar,
y no tienes que escribir nada más. Ese es uno de los beneficios del chat privado. Si
prefieres no hablar, puedes escribir también. Esto está bien.
No me había dado cuenta de que en realidad podría hablar con ella, y que tenía
la opción de mostrarle cómo me veía. Joder. Eso definitivamente no iba a pasar.
Necesitaba mantenerme controlado. Mostrarle mi rostro era riesgoso. Podría
descubrir quién era. La razón por la que me sentía atraído a este escenario era
justamente mi anonimato.
Pero dejarla escuchar mi voz era inofensivo. Encontré el botón para activar mi
micrófono y le di clic.
—¿Puedes escucharme? —dije.
Sonrió.
—Sí. Oh, Dios, sí. Hola. —Montana parecía un poco asombrada.
—Hola. —Sonreí—. Bueno, genial. Obviamente nunca antes había hecho esto.
—Tu voz es mucho más profunda de lo que imaginé, ScreenGod. No es lo que
esperaba.
Espera.
¿Qué carajos?
—¿Qué esperabas? —pregunté, bajando mi voz todavía más.
—Por alguna razón, pensé que serías este hombre tímido, que habla bajito. Tu
voz es agradable y profunda. Tienes una voz realmente agradable.
Genial. Pensaba que sonaría como una chica. Buen trabajo, Ryder.
—Gracias. Tú también. Quiero decir, no profunda. Pero una voz muy agradable.
—Sé lo que querías decir.
—Especialmente cuando cantas. Obviamente ya sabes que me encanta tu voz —
dije.
Ajustó sus piernas para sentarse con ellas cruzadas en posición de indio, sobre
la cama. 23

Parecía a gusto conmigo.


—Sí, todavía estoy perpleja de que todos ustedes quieran escucharme cantar.
Sin embargo, asumí que querrían este tiempo en privado por otras razones, ¿qué
quieres que haga por ti?
Umm... Joder. ¿Era tan inocente? Había asumido que la llamé a este chat
privado por favores sexuales privados. Admitámoslo, me habría encantado
experimentar algo así con ella justo ahora, estaba cachondo como la mierda, pero no
podía pedirle que hiciera nada. Se sentía ruin.
—En realidad, solo quería hablar contigo. —Técnicamente, esa era la verdad.
Sus ojos se abrieron como platos.
—¿En serio?
—Sí.
—La mayoría de la gente no me cita aquí solo para hablar.
—Bueno, no soy como la mayoría.
—Ya me había dado cuenta de eso en el poco tiempo que tengo conociéndote,
ScreenGod. Definitivamente no eres como la mayoría de los tipos que vienen a mi
página.
Miré el reloj.
—¿Cuánto tiempo tenemos?
—Veinte minutos. —Bajó la mirada y revisó su celular—. Bueno, ya quedan
quince.
—¿Luego qué?
—Bueno, típicamente, puedes depositar de nuevo si quieres extender el tiempo,
o volver al chat público.
—Está bien.
Montana asintió y me miró a través de la pantalla.
—Entonces, ¿de qué quieres hablar? —A pesar de que no podía verme, se sentía
como si lo hiciera.
—Estoy como congelado en este momento, para ser honesto. Esto no me pasa
con frecuencia.
—Está bien. —Sonrió—. No hay reglas. No tienes que decir nada profundo.
—Supongo que te quería para mí solo por un ratito, quería tu atención… o algo.
Creo que eres asombrosa. Me fascinas.
Ella pareció genuinamente perpleja ante esa afirmación.
—¿Por qué?
—No me refiero a la manera como luces. Me refiero a todo lo demás.
—Me estás acomplejando, ScreenGod. 24

—¿Qué? —Esa, ciertamente no era mi intención—. ¿Por qué?


—Comparado con todos los demás, no pareces estar interesado en mí
físicamente.
Eso era ridículo.
—¿Estás bromeando?
—Bueno, no me has pedido ni una vez que me quite la camisa o algo. O no me
encuentras atractiva, o puedes estar a mitad de camino de ser un tipo decente.
Todavía estoy tratando de averiguarlo. —Guiñó.
—Créeme, mis pensamientos cuando se trata de ti no son enteramente puros.
Es solo que… lo que me atrajo de ti en un principio no fue solo tu apariencia. Fue que
parecías diferente. Tu foto previa con el violín fue lo que despertó mi curiosidad en
primer lugar.
Echó su cabeza hacia atrás.
—Ah, probablemente son más las personas que asusto con eso que las que
atraigo, ¿verdad? No estoy segura de por qué la escogí. Pensé que tal vez eso me
diferenciaba del resto de las chicas, pero supongo que también espanta a algunas
personas. —Se carcajeó—. Oye, tengo una pregunta. ¿Qué tengo en común con mi
violín?
—Um… no lo sé. ¿Qué?
—Nuestras tangas. —Rió, y sus pechos rebotaron. Juro que fue terapéutico para
mí.
—Gracioso. —Me reí—. De todas maneras, creo que el asunto del violín es
asombroso. Estaba por revisar la filarmónica nudista. ¿Dónde aprendiste a tocar?
Respiró profundo.
—Mi madre era profesora de música. Tocaba algunos instrumentos y me
enseñó a tocar el violín.
—Oh. Interesante. Ahora tiene sentido. ¿Es el único instrumento que tocas?
—Sí.
—¿Tu madre sabe que te dedicas a esto para vivir? ¿Y que creativamente
incorporas la música en ello?
Su expresión se ensombreció. Hizo una pausa y dijo:
—No. Está muerta. Y se revolcaría en su tumba si lo supiera.
Bueno. Está bien. La conversación acaba de dar un giro deprimente.
—Oh. Uh… lo lamento
—Está bien. Murió cuando yo tenía veinte.
Eso, definitivamente tuvo efecto sobre mí.
—Mi madre… también falleció —le dije—. Murió hace algunos años, así que… 25

—Lo siento. —Los dos nos quedamos mirando nuestras pantallas, uniéndonos
en nuestra pérdida común por un minuto, antes de que ella preguntara— ¿Qué edad
tienes?
—Veintiocho
—Y tenías, ¿qué? ¿Veinticinco cuando murió? Eso es demasiado joven para
perder a tu madre, como yo. Puedo entenderlo.
—¿Qué edad tienes tú? —pregunté.
—Veinticuatro.
No la había invitado a esta sala de chat para hablar de cosas pesadas. No estaba
seguro de que pudiera manejarlo justo ahora. Un cambio de tema era
definitivamente necesario.
—Entonces, ¿qué son todos los accesorios detrás de ti? Es como un circo allí.
No te he visto usar ni la mitad de esas cosas
—Es como una mezcla entre un circo y el programa de los Acaparadores,
¿verdad? —Se rió—. Es loco. Hay cosas que la gente pide de vez en cuando. Nunca
sabes lo que alguien podría necesitar. Sin embargo, las únicas cosas que uso sobre
base regular son los consoladores.
—Bueno, sí, nunca sabes cuándo vas a necesitar una boa falsa o unos anteojos
gigantes de manera sorpresiva.
—¿Verdad? —Se detuvo—. Supongo que debería deshacerme de algunas cosas.
He acumulado muchas.
—¿Por cuánto tiempo has hecho este asunto de las cámaras?
—Como por año y medio.
Me senté en la cama, sintiéndome más a gusto a cada segundo.
—¿Recuerdas tu primera noche?
Sopló un aliento y se rió.
—Oh, Dios. Sí. Estaba tan nerviosa. Seguía revisando las luces, cambiando mi
ropa… pensando que todas esas cosas importaban. Pero una vez que salí al aire, me
di cuenta bastante rápido que a nadie le importaba una mierda esos pequeños
detalles.
—¿Así que, despegaste y volaste?
Sonrió.
—Bueno, tomé un trago primero. Uno fuerte.
—Puedo imaginarlo.
—Recuerdo ver el conteo de visitantes en la sala, esperando que subiera. Fue
bastante lento al principio. Había muy pocos espectadores. Casi renuncio antes de
empezar. Quiero decir, hay mucha competencia allí afuera. No estaba segura si
alguien siquiera aparecería. Una vez que las cosas comenzaron a arrancar, me
rompieron muy rápido. Había escuchado y visto todo a ese punto. 26

—No todo bueno, me imagino.


Pareció tensarse.
—No. Algunas de las cosas que dice la gente… pueden ser brutales.
Mi sangre hirvió pensando en algunos de esos perdedores que había visto en el
poco tiempo que tenía visitando su sala de chat. Estaba molestándome solo pensar
en ello.
—Son tan jodidamente irrespetuosos. No puedo decirte a cuántas personas he
querido asesinar virtualmente.
—Gracias a Dios, el moderador usualmente retira a esos tipos bastante rápido.
La regla número uno es no engancharse con ellos. La belleza de esto es que soy yo
quien hago las reglas. No tengo que entretener a nadie a quien no quiera. Y el botón
de “finalizar chat” está solo a un clic de distancia.
Me hizo sentir feliz que ella se sintiera tan en control.
Me reí.
—Si tan solo la vida real fuera así, que tuviese un botón mágico de “finalizar
chat”.
—Exacto. —Sonrió ampliamente.
—Trabajo en la industria del entretenimiento —dije, decidiendo abrirme un
poco—. Es bastante asfixiante, y constantemente tengo que lidiar con gente
esperando conocerme por las oportunidades que creen que hay para ellos. Espero
cierta cantidad de adulación, pero a veces sería genial si solo pudiera escoger con
quién quiero interactuar así.
—O solo desconectarte y desaparecer en medio de una conversación. —Se rió.
—¡Sí! Eso sería perfecto.
—Lo mejor es cuando la gente cree que pueden endulzarte el oído para que me
desnude para ellos sin tener que pagar, como si no estuviera en esto para vivir.
—Sin embargo, haces un buen trabajo haciéndolo parecer como si quisieras
estar aquí. Tengo que concederte eso.
—No me malinterpretes… no lo odio. Pero no lo haría gratis. ¿Entiendes?
—Por supuesto. Este es tu trabajo.
—La mayoría de mis visitantes regulares lo entiende. Adoro a mis regulares…
como tú.
Fue extraño escuchar eso.
—Supongo que, a este punto, ya soy un visitante regular, ¿verdad?
—Sí. Pero tú no me muestras tu polla. Lo cual aprecio.
Troné mis dedos.
—Maldición. Acabas de arruinar mis planes para esta noche.
Los dos nos estábamos riendo ahora. 27

—Lo siento. —Sonrió.


—Nota para mí: mantén la polla en los pantalones. —Asentí—. ¿En serio? ¿Un
montón de tipos te muestran su polla? Solo asumí que estaban allí para mirarte a ti.
—Desearía que ese fuera el caso, pero definitivamente veo mi buena cuota de
pollas.
—¿Qué quieren? ¿Tu aprobación?
—Sí, básicamente.
—Voy a enviarte un botón que puedas presionar y aparezca: “Esa es la polla más
hermosa que he visto en la vida” una y otra vez. Así no tendrás que decirlo.
Montana resopló de risa.
—Me encantaría, porque eso es exactamente lo que esperan. Quieren que les
mienta y les diga que tienen la más grande, la mejor. —Se frotó los ojos—. Dios.
—¿Esa es la parte que más asusta de ser una chica con cámara? ¿Qué tipos
extraños te muestren sus pollas?
—No. Lo creas o no, no lo es. Creo que lo que más asusta es cuando ciertos tipos
creen que les debo algo porque me enviaron un regalo no solicitado o pagaron un
montón de dinero por mí. Se molestan o se ponen celosos cuando no soy atenta con
ellos, y a veces se vuelven odiosos. Este sitio web es bastante seguro, y de hecho tengo
bloqueado a mi estado local por razones de privacidad… pero nunca se sabe.
Joder. Eso me dio escalofríos. Odiaba pensar que alguien pudiera tratar de
lastimarla.
—Entonces, ¿la gente que vive en tu mismo estado no puede verte?
—Así se supone que funciona, sí.
Asintiendo, dije:
—Supongo que entonces ya sé que no estás en California, dado que puedo verte.
Ella simplemente sonrió. No iba a divulgar dónde vivía, y no podía culparla.
Continuamos conversando por algunos minutos, y perdimos por completo la
noción del tiempo.
Montana dejó salir un largo suspiro.
—Bueno, esta es definitivamente la primera vez que tengo un encuentro
agradable con un Cam John.
—¿Un qué?
—Cam John. Así es como llamamos a los clientes.
—¿Como un John que ve a una prostituta?
—Sí, se supone que de ahí viene.
Me miré.
28
—Joder, soy más terrorífico de lo que pensé.
Rompió en carcajadas de nuevo.
—No, no eres terrorífico para nada. No sé cómo sé eso de ti, pero lo sé.
—Bueno, gracias. Espero no ser uno de esos.
Miró hacia la esquina de su habitación y luego de nuevo a mí.
—Mierda.
—¿Qué?
—Nuestro tiempo se acabó hace diez minutos. No me había dado cuenta. Otra
primera vez para mí.
De verdad no quería que se fuera.
—Espera —dije.
Sin siquiera tener que pensarlo, compré fichas suficientes para otro chat.
Cuando notó el sonido, dijo
—¿Estás seguro? Ese es mucho dinero para gastarlo en una sola noche.
Si solo supiera que el dinero no era un problema para mí. Habría pagado
cualquier cantidad solo por seguir hablando con ella.
—Sí. Estoy seguro, si estás de acuerdo en pasar el rato conmigo un poco más.
—¿Sinceramente? Sí. De verdad estoy disfrutando hablar contigo. Es diferente
por muchas razones. Se siente como solo hablar. No es forzado.
Era raro cuán cómodo estaba con esta chica. Era nuestra primera interacción
real de uno a uno, pero se sentía como si lo hubiésemos hecho un montón de veces,
como si la conociera desde siempre, tal vez en una vida diferente.
—Sé lo que quieres decir —dije—. Podría hablar contigo toda la noche.
Normalmente no me siento así con las mujeres.
—¿Eres tímido?
—No. No soy introvertido ni nada, debo aclarar. No tengo problemas para
conseguir mujeres, es justo lo opuesto. Solo que no puedo conectar con la mayoría
de ellas.
—Interesante. —Montana parecía estar ponderando mis palabras—. ¿Visitas
alguna otra sala en el sitio?
—¿A qué te refieres?
—¿Otra chica?
—Oh. No. En realidad, eres la primera.
Pareció sorprendida.
—¿Estás bromeando?
29
—No. No creí que esto fuera lo mío. Y en realidad no lo es. Pero tú eres diferente.
Básicamente me conseguiste con “Blue Skies”.
—Es cierto. Parecías realmente interesado en esa canción. Me preguntaste por
qué la había escogido ¿significa algo para ti?
Mi corazón se sintió pesado de repente.
—Mi madre solía cantármela, en realidad.
Asintió.
—Fue por eso que me preguntaste por ella.
—Sí. Significa mucho para mí, y no podía creer que la hubieses escogido. En
realidad, si no la hubieras estado cantando, tal vez habría seguido de largo. Pero
ahora que he llegado a conocerte, eso me parece difícil de imaginar.
—Me encanta la versión de Frank Sinatra —dijo
—¿Te refieres a Willie Nelson?
—Bueno, él también tiene una. Hay muchas versiones de la canción.
Me sentí tonto corrigiéndola. Por supuesto, había versiones diferentes. Esta
canción era viaja como el infierno. Es por eso que me sorprendió tanto que la
escogiera. Pero Montana parecía tener un alma vieja.
Algo estaba claro para mí. Era mucho más relajada a mi alrededor de lo que
parecía frente a una gran audiencia. Me pregunté si se sentiría la mitad de cómo me
sentía yo justo ahora. Era una sensación que no podía identificar. Pero se sentía
malditamente bien, lo que sea que fuera.
Montana se curvó en su colchón.
—Bueno, diría que tal vez estábamos destinados a conocernos, ScreenGod.

30
Ryder
Su verdadero nombre era Eden.
Siempre había sospechado que el nombre de Montana Lane era tan falso como
ScreenGod.
Durante tres semanas estuvimos charlando en una habitación privada durante
al menos una hora todas las noches. Nunca le pedí que hiciera nada más que hablar
conmigo.
Todavía no había encendido la cámara, así que Eden seguía sin tener idea de
cómo era. Prefería mantener las cosas así por el momento. ¿Alguna vez iba a
mostrarle mi rostro? No estaba seguro. Estuve tentado de hacerlo, para que supiera
que no era un bicho raro. Pero eso llevaría las cosas a un nivel diferente para mí, para
el que no estaba seguro de estar preparado.
31
La habría reservado toda la noche todas las noches si me hubiera dejado. De
hecho, lo intenté. Pero no creía que fuera una buena idea desaparecer por completo
de su audiencia pública. Perdería clientes de esa manera, y lo entendía; no podría
culparla. Pero maldición si no esperaba con ansias nuestro tiempo juntos después de
un largo día.
A pesar de que nos abrimos sobre nuestras vidas y nuestros días, había un
límite para lo que compartíamos. Todavía no sabía dónde vivía ni detalles personales
como su apellido. Acordamos mantenerlo así por el momento.
Ella sabía que mi nombre era Ryder. Sabía que mi comida favorita era la pizza
y mi banda favorita era Pink Floyd. Sabía muchas cosas sobre mí, pero no sabía cómo
me veía, dónde trabajaba, ni mi apellido. Sin embargo, al mismo tiempo, no parecía
que la falta de información importara. Estaba empezando a sentir que nos
conocíamos íntimamente. Y eso me hizo pensar en que quiénes somos en este mundo
no tiene nada que ver con nuestros nombres, nuestros trabajos, nuestro estatus
social o todas las etiquetas que nos ponemos el uno al otro. Era posible conocer a
alguien sin ninguna de esas cosas.
Probablemente nunca lo hubiera pensado antes de conocer a Eden. Pero ella
me había demostrado que las verdaderas relaciones pueden basarse en cómo se
conectan dos personas, sus ideales y gustos compartidos, su química general. Y la
mía con Eden estaba fuera de los mapas.
***
No había duda que trabajar en un estudio de cine podría ser estimulante. Los
empleados y los miembros del equipo se mezclaban con famosos que iban y venían.
Era una avalancha constante de energía. Pero ya estaba tan acostumbrado a estar
cerca de gente famosa que ya no me molestaba.
Había tenido muchos roles diferentes en la compañía de mi padre, McNamara
Studios. Papá me hizo comenzar desde abajo y escalar de posición. En la escuela
secundaria, trabajé en la puerta, dando acceso a los talentos y ejecutivos al lote y
rechazando a otras personas. También manejaba un carrito de golf y buscaba comida
para el elenco y el equipo.
Con el tiempo, después de graduarme de la universidad, pasé al lado de la
producción, ayudando a asegurar que los guiones estuvieran finalizados,
coordinando el proceso de realización de la película y manteniendo las cosas dentro
del presupuesto. Terminé obteniendo mi maestría en negocios de UCLA. Mi
especialización fue producción de películas como estudiante universitario, pero mi
padre quería que obtuviera el conocimiento comercial que sería necesario para
dirigir la empresa algún día.
Últimamente, había pasado más tiempo fuera del lote, siguiendo a papá en su
oficina en el centro de la ciudad. En este día en particular, estaba ansioso por irme
cuando me hizo sentar durante un descanso laboral.
Subió sus pies sobre su escritorio.
—Hay un gran cambio sucediendo, hijo. Nos exige estar más enfocados en el
mundo. Y vas a jugar un gran papel en esto.
32
Tomé una de las mentas en el tarro de su escritorio y le quité la envoltura.
—Está bien. Explícame.
—Bueno, antes si producías una buena película en Hollywood, la pasaban en
Nueva York o en Los Ángeles, y eso era suficiente. Todo era muy unidimensional. Ya
no es así. Todo se ha vuelto digital. Ya lo sabes. No necesito decírtelo. Tenemos el
mundo al alcance de la mano ahora. Y eso significa ser conocedor del mercado global
y de todas las diferentes plataformas que tenemos. El streaming está asumiendo un
papel más importante en la forma en que las personas ven las películas, pero al
mismo tiempo nos permite el potencial para un público mucho más grande.
—Está bien… esto no es realmente noticia. Explica mi gran papel en todo esto.
—Quiero que viajes más, que seas nuestro líder en el mercado internacional. La
persona que dirija esta empresa hacia el futuro necesitará ese tipo de experiencia.
Mi frente se frunció.
—¿Me estás enviando lejos?
—Solo por pequeños períodos de tiempo. Va a ser imperativo que tengas
experiencia internacional si vas a dirigir este lugar.
—¿Dónde es mi primera parada?
—Estoy pensando en India.
—¿India? —Ese era probablemente el último lugar que esperaba.
—Sí. Las ventas de boletos de Bollywood son astronómicas. Tenemos que
prestarle atención a esto. Me gustaría establecer una sucursal en Mumbai, y me
gustaría que la encabeces. Eso va a significar que viajes ahí. Tenemos el potencial y
el presupuesto para ser mejores que Bollywood y cosechar los beneficios de ese
mercado caliente.
—¿Ya está decidido?
—Ya he organizado algunas reuniones para ti. Te vas en dos semanas. —Debió
haberse dado cuenta de mi cara cuando agregó—: Te ves como si estuviera meando
en tus Cheerios.
—Es solo que… no esperaba esto.
—Esperaba que estuvieras más emocionado.
—Tal vez si no fuera al otro lado del mundo.
¿Por qué no estoy emocionado?
Odiaba admitirlo, pero sabía que el horario de la India estaba algo así como
doce horas adelantado. Estaba disfrutando la rutina nocturna en la que me había
metido últimamente y no quería interrumpirla. Pero no podía decirle a mi padre que
no iba a ayudarlo a superar a Bollywood porque echaría de menos mis citas con una
chica en línea.
Así que, me aguantaría e iría.
*** 33

No pasó mucho tiempo para que la perspectiva de este viaje a la India me


pusiera nervioso.
Pasé la tarde hablando por teléfono con uno de nuestros contactos para discutir
el itinerario. Iba a ser mucha presión en un territorio completamente extraño. Solo
quería olvidarlo por una noche.
Una vez que me metí en la cama esa noche, inicié sesión en la página de Eden
e inmediatamente puse suficientes fichas para una conversación privada.
Su rostro siempre se iluminaba cuando me veía en línea. Miraba fijamente a la
cámara y me daba una mirada que demostraba que sabía que me había unido. Y por
supuesto, eso me hacía cosas.
—Hola, ScreenGod. Pensé que nunca aparecerías. —Saludó a su audiencia
mientras se preparaba para desconectarse—. Volveré a estar en línea pronto,
muchachos.
Eden no pudo abrir la habitación privada lo suficientemente pronto para mí.
Cuando finalmente apareció, parecía preocupada.
—Hola, Ryder. ¿Está todo bien?
—¿Cómo puedes decir que algo está mal?
—No lo sé. Pude escuchar que tu respiración era un poco más pesada ahora.
¿Estás estresado?
—En realidad, lo estoy, pero me sorprende que puedas detectarlo solo por unos
segundos de respiración.
—Bueno, es todo lo que tengo. Como no puedo verte con mis ojos, creo que
estoy más en sintonía con mis otros sentidos. Soy más sensible a otras cosas, como
la forma en que suenas.
—Por Dios. Como puedo verte tan claramente, supongo que me olvido que solo
soy una voz para ti.
—Eso se debe a que cierta persona no quiere mostrar su rostro —bromeó.
Eden probablemente pensaba que tenía miedo de mostrarle cómo me veía. No
tenía nada que ver con eso. Había una cierta comodidad en el poder interactuar con
ella de esta manera. Pero no era justo; lo sabía. Estábamos más allá del chico y la
chica en línea en este punto. Si esto continuara, necesitaría mostrarle mi rostro, con
el tiempo.
Eden buscó una sudadera de lana y la pasó sobre su cabeza.
—Hace mucho frío aquí. No te importa, ¿verdad?
—Por supuesto que no.
—No es como si me pidieras que haga algo con ellos de todos modos. —Me
guiñó un ojo, y me tomó unos segundos darme cuenta que se estaba refiriendo a sus
pechos.
34
No tenía idea de todas las cosas que soñaba hacerle a esas hermosas tetas. En
mi imaginación, ya las había devorado y follado de todas maneras. Pero había
decidido guardar esos pensamientos para mí mismo.
—Aprecio que no esperes esas cosas, por cierto —dijo—. Pero si alguna vez
quieres… sabes que podrías pedírmelo, ¿verdad?
Tragué.
—Estoy bien, Eden.
Mi polla se endureció en señal de protesta. Solo sus palabras, “sabes que
podrías pedírmelo, ¿verdad?”, me dieron una erección instantánea. Mis bolas se
tensaron. No tiene idea.
Cambié de tema y decidí enfocarme en su ropa desaliñada en un intento de
reducir mi erección.
—¿Es esta la verdadera Eden? ¿Sudaderas grandes? Me gusta.
—No sabes ni la mitad. Soy la antítesis de sexy cuando estoy fuera de turno.
Puedes encontrarme en jeans, Chucks y una sudadera con capucha la mayor parte
del tiempo. —Se rió—. Y siempre tengo frío, como congelándome, sin importar la
temperatura.
Me encantaría poder calentarte ahora mismo.
Me relajé en mi almohada y la miré por un momento.
Inclinó la cabeza.
—Así que… ¿vas a decirme por qué estás de mal humor esta noche?
—Ya no lo estoy. Siempre me pones de mejor humor.
—Eso no es una respuesta.
Dejando escapar un profundo suspiro, dije:
—Parece que voy a tener que viajar a la India por trabajo. Y realmente no estoy
deseando hacerlo.
Recientemente le conté a Eden mi nombre completo y dónde trabajaba. Ya no
estaba escondiendo nada de ella. Una parte de mí quería que viniera a buscarme. La
revelación completa no fue recíproca, sin embargo. Todavía mantenía gran parte de
su vida privada.
—¿India? Oh, Dios mío, ¿de verdad? Me encantaría visitar la India. En realidad,
me encantaría ir a otro lugar que no sea aquí.
—¿Por qué no puedes?
Vaciló y luego dijo:
—Mi vida no es propicia para viajar.
—¿Por qué no? ¿Dinero?
Ignoró mi pregunta.
—¿Cuánto tiempo te vas a ir?
35
—Unas pocas semanas.
—Oh. —Eden parecía casi deprimida.
—Oye, ¿me vas a extrañar o algo así?
—¿Puedes llevarme contigo virtualmente?
—Bueno, India está, como, a trece horas por delante de la costa oeste. Por lo
tanto, es probable que esté trabajando cuando estés en cámara.
Una mirada preocupada cubrió su rostro.
—Tendremos que resolver algo. No creo que pueda pasar tres semanas sin
hablar contigo.
Sus palabras me hicieron detenerme. Así era exactamente para mí también.
Sentía que no podía dormir por la noche sin escuchar su voz nunca más.
¿Qué está pasando entre nosotros?
Parecía arrepentirse de ser tan sincera.
—No debería haber dicho eso. ¿Crees que es extraño? En mi negocio… se
supone que no debo apegarme.
—¿Qué… creo que es extraño que te apegues a una voz sin rostro?
—Sí. —Se rió—. Dios… cuando lo dices así.
—No, no creo que sea extraño. Tal vez debería pensar que es extraño, pero no
lo hago, porque también siento la conexión.
—Me he acostumbrado a hablar contigo. Eres mi escape. Es lo que espero con
ansias al final de cada día. Siento que puedo contarte cosas, y no me juzgarás.
¿Quién coño soy para juzgarte?
—No tengo derecho a juzgar a nadie.
—¿Hay alguna razón específica por la que dices eso? —preguntó ella.
Dejé escapar una risa.
—Un montón de razones.
—Bueno, me gusta que no seas perfecto. Me hace sentir mejor sobre todas las
locuras que he hecho. —Guiñó un ojo.
Estoy seguro que enamorarme de una chica webcam es lo más loco que he
hecho en mi vida.
Eden suspiró.
—Este tiempo siempre pasa demasiado rápido.
—Sabes que mi oferta sigue en pie si quieres permanecer más tiempo. Te
reservaré toda la noche.
Casi parecía que estaba considerando dejarme hacer eso. Podía notar que no
quería dejarme y volver con esos extraños. Eso fue raro de decir, ya que yo también
era prácticamente un extraño.
36
Luego me sorprendió cuando dijo:
—¿Qué tal si nos encontramos aquí en la sala privada después que mi turno
termine a la medianoche? Pero no quiero que pagues.
—¿Qué quieres decir? No puedo dejar que hagas eso.
—El sitio me permite anular el pago si así lo deseo. Me gusta tu compañía,
Ryder. No me siento bien haciéndote pagar cuando soy yo quien quiere hablar
contigo. Eso me hace sentir incómoda. Por lo tanto, voy a tener que insistir en no
aceptar pagos por nada más allá que una conversación privada.
Dejé que sus palabras se asimilaran. Este era un cambio de juego. Fue la
primera vez que realmente creí que los sentimientos eran recíprocos. Me estaba
pidiendo que volviera después de la medianoche porque me quería allí, no a mi
dinero.
—Lo que prefieras —dije casualmente, aunque por dentro estaba volviéndome
un poco loco, en el buen sentido.
Soltó una inhalación contra su frente, aparentemente tensa, como si hubiera
estado nerviosa de decirme lo que quería.
—Está bien… entonces, ¿nos vemos luego?
Me dolía tener que dejarla volver a esos buitres.
—Sí. Bien. Hasta entonces.
***
Ya no podía ver el espectáculo público. No quería ver a Eden quitándose la ropa
para esos imbéciles, y no podía lidiar con algunas de las cosas irrespetuosas que los
chicos le decían. Si hubiera sabido dónde estaban ubicados algunos de ellos, habría
intentado cazarlos.
Entonces, en cambio, tomé una ducha caliente, vi un episodio de Stranger
Things y me relajé hasta que llegó el momento de nuestra conversación privada.
Un par de minutos antes de la medianoche, entré en su sala de chat para atrapar
el final de su turno para poder conectarme a la sala privada.
Me concedió acceso sin que tuviera que pagar. Eden parecía cansada mientras
saludaba.
—Hola.
—Qué bueno verte aquí.
—Lo sé. —Suspiró—. Pensé que esta noche nunca terminaría.
—Todavía me sorprende que quisieras hablar conmigo después de un largo
turno.
—Bueno, no tengo que actuar a tu alrededor, así que no parece una
continuación del trabajo.
—Tu negativa a dejarme pagar me sorprendió. Supongo que esta fue la primera
noche que realmente creí que te gustaba hablar conmigo tanto como me gusta hablar 37
contigo.
—Amo hablar contigo —dijo mientras se ponía una sudadera sobre la cabeza y
se acostaba en el colchón.
Las luces blancas de Navidad seguían encendidas, y todos sus accesorios
estaban esparcidos.
—No voy a entretenerte por mucho tiempo —dijo—. Solo quería escuchar tu voz
antes de acostarme.
En la cámara, siempre se daba a sí misma, pero la persona que me mostraba
ahora era vulnerable, necesitada, tal vez incluso un poco sola. Me pregunté cuánto
tiempo había pasado desde que alguien se ofreció a hacer algo por ella.
—¿Qué puedo hacer por ti, Eden?
—¿Qué quieres decir?
Mi voz era más un susurro.
—Dime qué necesitas.
Pareció reflexionar sobre eso, y luego dijo:
—Cuéntame una historia antes de dormir.
Una historia.
Mmm…
Bueno.
Se acurrucó en su almohada y miró a la cámara, parpadeando, esperando. En
momentos como este, siempre era difícil creer que no podía verme.
Pensé en qué tipo de historia contar, y luego decidí animarla.
—Había una vez, un niño pequeño. Tenía una vida de privilegios. Creció en una
gran mansión en California. Su padre trabajaba todo el tiempo. Su padre nunca
estaba cerca, entonces era un niño de mamá. Su madre hacía todo lo posible por
enseñarle valores a pesar de los excesos que lo rodeaban. Ella le cantaba canciones a
veces y lo bañaba con amor. Era un niño afortunado, daba las cosas por hecho. Y su
vida continuó así ininterrumpidamente durante muchos años.
Respiré profundamente y continué.
—Cuando tenía veinte años, conoció a una chica y se enamoró, o al menos eso
pensó. Todo en su vida fue perfecto hasta que su madre descubrió que tenía cáncer.
Ella luchó por un buen año antes de morir. Perderla lo aplastó. Luego, poco después,
jodió las cosas con su novia, y ella lo dejó. —Cerré los ojos y me detuve—. En un corto
período de tiempo, perdió a las dos únicas mujeres que lo habían amado alguna vez.
Este chico, ahora un hombre, que había tenido la suerte de nunca lidiar con la
tragedia hasta ese momento, quedó devastado y perdido por primera vez en su vida.
Durante dos años, nada ni nadie pudo sacarlo de este perpetuo estado de vacío. Todo
en su vida parecía superficial, desde las mujeres con las que dormía hasta los
superficiales tipos de Hollywood que aparecían en las numerosas fiestas fastuosas
que él ofrecía. Era una existencia sin sentido. Pero todo cambió una noche cuando 38
hizo clic en una foto de una chica tocando el violín.
Levantó la cabeza de la almohada como para escuchar más de cerca mi historia.
—Y allí estaba ella, una de las chicas más bellas que había visto en su vida.
Estaba cantando. Cuando escuchó su voz, trajo tantos de los sentimientos y
emociones que pensó que estaban muertos. Y sintió cosas que nunca antes había
experimentado. A pesar que no entendía del todo por qué, noche tras noche esta
chica reemplazó el vacío en su vida. Una hermosa distracción Y por primera vez en
mucho tiempo… era feliz otra vez.
Santa mierda.
Eden tenía lágrimas en los ojos. Puso su mano contra la cámara como para
tocarme. Puse mi mano en la pantalla de la computadora como para tocarla igual.
Fue un momento increíble, uno que me hizo preguntar algo de lo que esperaba no
arrepentirme.
Forcé las palabras.
—¿Quieres que encienda mi cámara, Eden?
Bajó la mano y pareció sorprendida.
—¿De verdad? ¿Tú quieres?
—Solo si quieres verme. No quiero hacerte sentir incómoda.
Se lamió los labios, parecía un poco asustada.
—Sí. De verdad quiero. Pero estoy asustada.
Me reí nerviosamente.
—No tan asustada como yo.
—No porque me importe cómo te ves —se apresuró a aclarar—. Estoy tan
acostumbrada a las cosas como están, y siento que verte lo llevará a un nivel
diferente. Eso no es necesariamente algo malo, solo algo a lo que tendré que
acostumbrarme.
—Sí. —Bien. Mencionarlo fue una mala idea—. Quiero decir… no tengo que
hacerlo.
—¡No! Realmente quiero que lo hagas. —Lo había dicho rápido, probablemente
antes de poder cambiar de opinión.
—¿Estás segura?
Exhaló un suspiro tembloroso y asintió repetidamente.
—Sí.
Me senté congelado por un momento. Piensa en esto, Ryder. No había vuelta
atrás.
Está bien. Voy a hacerlo.
Respirando profundo, coloqué mis dedos sobre el cursor e hice clic en el ícono
de la cámara. 39
Eden
Necesitando unos segundos para prepararme, cerré los ojos en el momento en
que supe que estaba a punto de encender la cámara.
No sé por qué tenía tanto miedo de verlo. Tal vez estaba preocupada porque su
aspecto de alguna manera cambiara la forma en que lo veía. Odiaba haber tenido ese
pensamiento. No quería no estar atraída físicamente por él porque estaba muy
atraída por él de cualquier otra manera. ¿No deberían ser esas las formas que
importaban? Tenía miedo que de alguna manera me sintiera diferente por él, y se
merecía algo mejor que ser juzgado por su apariencia física.
—Puedes abrir los ojos —dijo.
Sentí como si mi corazón latiera fuera de mi pecho.
Aquí va. 40
Uno, dos, tres…
Cuando lo vi justo frente a mí, mi boca se abrió.
Oh.
Oh mi.
Oh vaya.
Grandes ojos brillantes. Nariz perfecta. Sombra de barba, mandíbula angular.
Labios llenos. Brazos fuertes. Seguí parpadeando porque no podía creer lo que veía.
Parecía un modelo o una estrella de cine. Una ráfaga de inseguridad me golpeó.
¿Esto es una broma?
No, no era así.
Era realmente él.
Ryder.
Oh Dios mío.
La lujuria consumiéndome me hizo sentir casi culpable. Pero estaba tan
aliviada porque fuera realmente tan hermoso por fuera como creía que era por
dentro. Era casi demasiado bello, si existiera tal cosa.
No se parecía en nada a la vaga imagen que había formado en mi cabeza, que
era como una silueta sin una cara clara, pero con una barba marrón, algo así como
un hípster. No estoy segura de por qué lo había imaginado así. Era gracioso lo
equivocada que estaba. Esto no era lo que esperaba. Porque, ¿cómo podría alguien
tan atento, amable, creativo y considerado ser tan sorprendentemente guapo que me
dejara sin palabras? Y estaba claro ahora que su voz sexy le quedaba absolutamente
bien.
—Eres… —dudé.
—Oh, mierda. —Se rió—. ¿Qué estás pensando?
—No. No, no, no. Nada malo en absoluto. Simplemente no sé cómo decirlo.
Eres… hermoso, Ryder. Absolutamente hermoso.
Dejó escapar un suspiro.
—Y tú eres… guapa, Eden. Muy guapa. —Su sonrisa pícara era tan sexy.
Me reí.
—Sé que hermoso es un término extraño para un hombre, pero lo eres. Todo
este tiempo te has estado escondiendo de mí cuando eres precioso. ¿Por qué?
—Realmente pensaste que estaba avergonzado de mi aspecto, ¿eh?
—Bueno, mentiría si dijera que no pasó por mi mente. Me preguntaba si había
algo de lo que tuvieras vergüenza. Eso siempre me entristeció un poco. Pero nunca
me importó, porque me he estado conectando contigo a un nivel más profundo.
—Creo que es exactamente por eso que no quería cambiar las cosas —dijo—.
41
¿Por qué arreglar algo si no está roto? —Cuando callé, me preguntó—: ¿Qué estás
pensando?
Una energía nerviosa me alcanzó.
—Nada. Yo… estoy solo observándote.
—Bueno. Avísame cuando hayas terminado para poder dejar de chupar mis
abdominales.
Seguramente estaba bromeando porque no había una onza de grasa en su
cuerpo duro. Estaba sin camisa, su hermosa piel tan bronceada y tonificada.
En cierto modo, sentía que ya no sabía cómo actuar a su alrededor. Esta nueva
inseguridad era lo único que odiaba de saber cómo era Ryder. Había pasado por el
escenario opuesto en mi cabeza y me sentía preparada para cómo reaccionaría si no
fuera realmente atractivo. Sabía que todavía lo querría en mi vida sin importar nada,
porque me hacía sentir bien. Para lo que no estaba preparada era este escenario. No
había considerado ni una vez la posibilidad de que me sintiera atraída por él, que de
repente mi deseo por él se expandiera al reino físico, que quisiera saltar por la
pantalla para tocar a este hombre.
Seguí mirándolo fijamente. El cabello de Ryder era marrón claro, recortado y
enmarcando perfectamente su rostro cincelado. Sus ojos eran como cristales azul
claro. Hipnóticos. Y ahora, había pasado de no ver nada, a sentir como si pudiera ver
a través de mí con ellos. Su mandíbula estaba salpicada con la cantidad perfecta de
barba. Quería sentir su barba contra mi rostro y saborear sus labios.
Jesús.
Puede que nunca te supere, Ryder.
—¿Estás bien? —Sonrió—. ¿Aún conmigo?
Su sonrisa. Cuando sonreía, tenía hoyuelos.
—Me estoy acostumbrando a ti de una nueva manera. —Acostumbrándome a
estas mariposas. Son nuevas.
No me había sentido así en años. Él tenía razón. Las cosas eran mucho menos
complicadas antes de saber cómo era. Me dije que nada podría pasar entre Ryder y
yo “en la vida real”. Ahora mi atracción hacia él hacía que lo que alguna vez se sintió
difícil se sintiera imposible.
—Ahora tiene sentido —dije finalmente.
—¡Ella habla! —bromeó—. ¿Qué quieres decir?
—Mencionaste una vez que nunca tienes problemas para conseguir mujeres,
que tu problema es conectarte con ellas. Podrías tener a cualquier mujer que quieras.
Veo eso ahora. Deben estar cayendo a tus pies.
—Ah, sí. Entonces tendría perfecto sentido que la única chica en la que estoy
interesado ahora no me diga dónde vive. —Me guiñó un ojo—. Sí, lo tengo merecido.
Muy merecido.
Probablemente debería haberme reído de eso, pero no lo hice. Me entristeció. 42
Hubo días en que deseé poder contarle todo lo que había que saber sobre mi
vida. Él ya sabía mucho, pero no lo más importante. Tampoco sabía todo sobre él,
pero sabía lo suficiente como para darme cuenta que nuestras vidas reales eran muy
diferentes, y que nunca podríamos funcionar fuera de esta plataforma. Pero eso no
significaba que no anhelara más, especialmente ahora.
—Entonces… ¿esta es la parte en la que bailo? —preguntó.
Eso me hizo estallar en carcajadas.
—¿Baile?
—Sí, ya sabes, ahora que puedes verme, puedo entretenerte. Finalmente
podemos tener una relación total y mutuamente beneficiosa.
—Entretenerme, ¿eh? ¿Estás escondiendo algún talento especial bajo tu
manga? —Dios, todo sonaba sugerente ahora. Era difícil no coquetear con él.
—Bueno, ninguno que pueda demostrar desde aquí. —Sacudió sus cejas.
¿Ven? Estaba siguiendo el juego.
Mis mejillas estaban calientes. La dinámica entre nosotros era definitivamente
diferente ahora. Estaba coqueteando descaradamente con él y avergonzada al mismo
tiempo. Era una mezcla incómoda. En cuestión de minutos, había desarrollado un
enamoramiento masivo de este hombre. Parecía que solo lo estaba conociendo por
primera vez y había olvidado cómo hablar.
—En realidad, tengo un talento que puedo demostrar —dijo.
—¿Cuál es?
Se inclinó hacia adelante.
—Escucha atentamente, ¿de acuerdo?
Me reí por la anticipación.
—Bien.
De repente, pude escuchar… grillos. No figurativos, literales. ¿Tenía bichos en
su habitación?
—¡Grillos! ¿De dónde vienen?
No respondió mientras el sonido continuaba. Entonces vi que sus labios se
movían, apenas. Era tan sutil que no me había dado cuenta, sin considerar que era
Ryder quien hacía el sonido.
—¿Estás haciendo eso? ¡Suena exactamente como los grillos!
Se detuvo y se echó a reír.
—Es aterradoramente exacto —dije, riendo en mi mano—. Es un talento
especial. ¿Cómo supiste que podías hacerlo?
—Una noche, cuando era niño, estaba escuchando algunos grillos fuera de la
ventana de mi habitación y comencé a imitar el sonido. Con práctica, lo perfeccioné.
En la rara ocasión en que mi padre se tomaba un descanso, íbamos a acampar en Big
Bear, y los grillos salían por la noche. Solía entretener a mi madre con eso. Ella nunca 43
podía diferenciar si eran ellos o yo.
Me dolieron las mejillas por la sonrisa.
—Eso es tan lindo.
—Oh, oh. ¿Lindo? Eso no era lo que estaba buscando. Tal vez no debería haber
admitido esto.
—Lo es. Tan lindo e inocente.
—Puedo ser lindo, pero definitivamente no soy inocente, Eden. No de ninguna
manera o forma.
Un escalofrío recorrió mi espalda. Ahora que sabía cómo era, sabía que tenía
que ser cierto. Era más un chico malo, lo cual era irónico porque tenía partes
inherentemente buenas.
Se me ocurrió una idea graciosa.
—¿Sabes qué? Entre tu aspecto y tu talento extraño, podrías ser un chico
webcam. Serías tan popular. Las mujeres estarían vaciando sus bolsillos. Hombres,
también.
—Sí, pero luego tendría que sacar mi pene. Así que ahí está eso.
Estallé en carcajadas.
—Sería lo opuesto al problema que tengo.
Extendió sus manos.
—No es que me avergüence de sacar mi pene. Solo quiero aclarar eso.
—Por supuesto. Estoy segura que es el pene más hermoso que he visto en mi
vida —bromeé, ofreciendo la frase sobre la que habíamos bromeado anteriormente.
—Ay, rayos… apuesto a que le dices eso a todos los tipos.
Después que nuestra risa se disipó, volví a observarlo, y pareció darse cuenta.
—Hola. —Sonrió.
Casi me derrito.
—Hola.
—¿Quieres que te deje dormir? —preguntó.
—No creo que pueda dormir ahora. Estaré pensando en tu rostro. Me
mantendrá despierta.
Sonrió.
—¿Una pesadilla? O…
—No. Todo lo contrario.
—Ahora sabes cómo me siento. Cada noche. Me voy a dormir pensando en tu
rostro… y en tu voz. A veces otras cosas. Pero principalmente cómo me haces sentir.
Sintiéndome mareada, estaba segura que me estaba sonrojando. Necesitaba 44

retirarme esta noche antes de hacer el tonto. Necesitaba echarme un poco de agua
fría en la cara. En realidad, tomar una ducha helada.
—Tienes razón. Será mejor que me vaya —dije.
Levantó su ceja.
—¿A la misma hora mañana?
—Sí. Misma hora.
Ninguno de los dos estaba dispuesto a ser el primero en irse. Nos sentamos allí
mirándonos el uno al otro. Verdaderamente adicta, realmente no quería dejarlo ir.
Su respiración se hizo más pesada, y parecía que quería preguntarme algo.
Finalmente, lanzó la pregunta que había estado conteniendo.
—¿Estás con alguien, Eden? No hemos hablado de eso. Siempre he supuesto
que estás soltera. Quizás no es de mi incumbencia, pero realmente quería hacerte
esa pregunta.
Le dije la verdad.
—No estoy con nadie.
Sonrió, aparentemente complacido por mi respuesta, y fue doloroso para mí,
porque sentí que le había dado falsas esperanzas. No había forma que pudiéramos
funcionar alguna vez, y estaba empezando a pensar que Ryder podría estar
apuntando a eso.
Sin embargo, conocer mis limitaciones no me impedía desearlo. Y eso
ciertamente no detuvo mis sentimientos de celos. Las ruedas en mi mente habían
estado moviéndose desde la historia que me contó esta noche.
—¿Quién es la chica que rompió tu corazón?
Ryder no estaba preparado para mi pregunta. Luego dejó escapar un largo
suspiro.
—Su nombre es Mallory.
—Debe ser hermosa.
—No tan hermosa como tú —susurró.
Tragué. No tenía idea de cuánto necesitaba escuchar eso en este momento,
aunque era tonto de mi parte.
—¿Qué pasó? —pregunté.
Bajó la mirada por un momento y luego dijo:
—Estuvimos juntos durante cuatro años. Y arruiné las cosas bastante mal. Es
una larga historia.
Necesitaba saber.
—¿La engañaste?
—No. No fue nada de eso.
Un suspiro de alivio escapó de mí. Realmente había esperado que no fuera 45

infiel.
—¿Quieres hablar acerca de ello?
—Honestamente, no ahora. Pero te diré lo que sucedió algún día. ¿Sí?
—Bien.
Esbozó una leve sonrisa, y allí estábamos, mirándonos de nuevo, ambos
parecíamos haber olvidado que se suponía que debíamos decirnos las buenas
noches.
—Dime algo sobre ti que no sepa, Eden. —Cuando me quedé en silencio, me
dijo—: Sé que quieres mantener ciertas cosas en privado. Lo entiendo. Pero me estoy
muriendo aquí. Necesito saber más sobre ti.
Había tanto que no sabía que podría haberle contado. ¿Pero entonces, qué? Su
pequeña fantasía habría terminado. Eso es lo que era para él, ¿no? Y la fantasía
siempre es mejor que la realidad.
Decidí compartir algo de todos modos.
—Una vez tuve sueños de mudarme a Nueva York. Quería trabajar en
Broadway. Siempre estuve en musicales en la escuela secundaria, y eso es lo que
aspiraba a hacer. Pero cuando mi madre murió, perdí el rumbo. Nunca sucedió.
Se veía triste al escucharme decir eso.
—Nunca es demasiado tarde para perseguir tus sueños. Y todavía eres joven. Si
hay algo que realmente quieres, debes ir tras eso.
—No estoy segura de lo que quiero ahora. Mucho ha cambiado desde entonces.
Pero parte de por qué me encanta cantar cuando estoy en la cámara es que de alguna
manera satisface ese deseo de actuar frente a una audiencia. Lo cual es ridículo, lo
sé, porque claramente el tipo de actuación que hago la mayor parte del tiempo no es
como Broadway. Y nadie está realmente allí para escucharme cantar. —Me reí entre
dientes—. Bueno, excepto tú.
Su tono era serio.
—No es ridículo. Eso tiene mucho sentido, en realidad. Gracias por decírmelo.
—Hizo una pausa—. ¿Por qué haces lo de las cámaras? ¿Es solo dinero? ¿O te gusta?
—Es principalmente el dinero. Sería difícil renunciar a eso. Es más de lo que
puedo hacer; haciendo prácticamente cualquier otra cosa sin un título.
Le había dicho la verdad antes, que trabajaba en un restaurante durante el día
y hacía lo de la cámara por la noche. Ser una chica webcam era realmente agotador,
mental y físicamente. Si bien tenía la opción de hacerlo a tiempo completo, no podía
imaginar más de unas pocas horas por la noche. Entonces, sacrificaba dinero por la
cordura.
Había una cosa que siempre había querido confesarle. Este parecía ser el
momento adecuado para hacerlo.
—Tenías razón, Ryder.
46
—¿Acerca de qué?
—La noche en que accidentalmente me viste llorar frente a la cámara, cuando
me olvidé de apagarla después de mi espectáculo, algo molesto sucedió en la
conversación privada justo antes de eso.
Dejó escapar un largo suspiro.
—Mierda. Lo sabía.
Asentí.
—El hombre que pagó me pidió que me masturbara para él. Todo fue normal al
principio, y hacia la mitad, de la nada, comenzó a escupirme cosas, llamándome
“puta sucia” y “puta desagradable”. No era la primera vez que algo así me sucedía a
mí, pero la forma en que lo hizo, tan fuerte como repentinamente, como Jekyll y
Hyde, realmente me asustó. Terminé la conversación, pero realmente me inquietó.
—Mierda. Lamento mucho que hayas tenido que pasar por eso.
—Tengo que asumir que me encontraré con una cierta cantidad de imbéciles.
Su rostro estaba rojo.
—No hace que esté bien.
—De todos modos, tu correo electrónico llegó esa noche, realmente me hizo
llorar, pero no de mala manera. Me hizo darme cuenta que hay tipos buenos que no
me rechazarán por lo que hago para ganarme la vida. Tú restauraste mi fe en la
humanidad, aunque ni siquiera te diste cuenta. Realmente necesitaba ese mensaje.
Ryder parecía que no sabía si estar feliz o triste por lo que acababa de admitir.
—Bueno, me alegro de poder hacer eso por ti. Estaba genuinamente
preocupado, pero ni siquiera te conocía entonces. No sabía que te convertirías en una
parte importante de mis días. No puedo pagarte por haberme sacado del estado de
ánimo en el que estaba.
Sentí que debería ser yo quien le agradeciera.
—No hice nada.
—Eres una buena persona. Te entregas para hacer felices a los demás, ya sea
que te des cuenta o no. Sé que estás haciendo esto por el dinero. Pero pones tu
corazón y alma en ello. Escuchas las preocupaciones de la gente. Le das consejos
reales que vienen de adentro, y cantas con todo tu corazón. Sonríes cuando no te
sientes bien porque eres una profesional consumada. —Ryder se quedó mirando—.
Estoy seguro que si le contara a alguno de mis amigos sobre ti, no lo entenderían. Me
dirían que estoy loco. Pero si esto es una locura, no quiero ser normal, porque no
puedo recordar un momento en que haya sido más feliz.
Sentí que su alma estaba hablando con la mía en ese momento, porque yo
también era más feliz de lo que había sido en mucho tiempo. Mi vida había estado
oscura durante un par de años, y conectarme con Ryder me había dado algo que
esperar cada día, algo solo para mí y para nadie más. Él era realmente mi placer
culpable. 47

Sabía que esto iba a terminar mal. Era solo cuestión de tiempo antes que se
cansara de las limitaciones que había establecido. Su vida real interferiría, y las
conversaciones conmigo en línea pasarían a segundo plano frente a todo lo demás.
Lo que teníamos se desvanecería. Pero incluso sabiendo eso, no iba a ser la primera
en dejarlo ir.
Ryder
Lo llaman el Nueva York de la India. Mumbai no solo era el hogar del cine indio,
sino también una meca de compras y de comercio. Ahora que estaba aquí, no podía
creer que hubiera temido este viaje.
—Estoy tan feliz de que hayas tenido tiempo para llamarme —dijo Eden.
En los días pasados, mi agenda no me permitió chatear con mi chica favorita.
Pero finalmente encontré un momento para llamarla por video.
—Te extrañé. Tenía que hacer tiempo. —Fue tan bueno ver su rostro. Era aún
más hermosa porque no la había visto por un tiempo, así que era casi como verla por
primera vez una vez más.
—Ha sido extraño no hablar contigo. Cuéntame sobre India.
—India es un torbellino, pero me lo estoy pasando genial. Este viaje 48
definitivamente ha excedido mis expectativas hasta ahora. Estoy en Mumbai, que es
la capital del entretenimiento. Está caliente como el infierno aquí. Tengo un guía
turístico, Rupert. El primer día, vino a buscarme en una motocicleta. Así que así es
como me he estado moviendo, en la parte posterior de la moto de ese pequeño
escuálido.
—Vaya. Ten cuidado.
—Sí, quedamos atrapados en un monzón el otro día. Eso no fue realmente tan
divertido. El flujo de tráfico es loco aquí. Nunca he visto algo así. Será un maldito
milagro si llego a casa vivo.
Ella se encogió.
—Oh Dios mío. ¡No digas eso!
—Estoy bromeando, más o menos.
—¿Pero lo estás pasando bien?
—Más de lo que pensé que haría, sí. Sin embargo, ha estado ocupado durante
el día, y es por eso que no me pude escapar durante los días pasados para chatear.
Ha sido reunión tras reunión. Y por la noche, Rupert me ha estado mostrando todo,
llevándome a todos los puntos calientes. Ayer me llevó a caminar por el Mar Arábigo.
Fue bastante increíble. Pensé mucho en ti en ese paseo.
—¿Lo hiciste?
—Sí, pensé en cómo me recuerdas al océano, un gran misterio.
Eden estaba sonriendo, pero no parecía genuina. Algo definitivamente la estaba
molestando.
—¿Todo bien? —le pregunté.
—Sí. Todo está bien. —Vaciló, luego comenzó a quitarse la sudadera con
capucha—. Cálmate. Solo me quitaré esto. Tengo calor. —Nunca se quejaba de tener
calor. Por lo general era todo lo contrario; siempre tenía frío.
Vi cómo la levantaba sobre su cabeza. Debajo había una camiseta que vi en un
abrir y cerrar de ojos antes de que se la quitara, mostrando la parte superior de su
top debajo. Pero había visto la camiseta el tiempo suficiente para ver lo que estaba
en el frente: Ellerby's Grille desde 1985.
Se la había quitado rápidamente, casi como si no quisiera que la viera, pero ya
era demasiado tarde. Lo había hecho. Y ese nombre quedaría grabado en mi
memoria.
—¿Cuándo vendrás a casa otra vez? —preguntó.
—El 29.
—Está bien. —Su expresión todavía emitía una vibra hosca.
—Pareces un poco deprimida. ¿Estás segura de que estás bien? —pregunté.
—Sí. Solo... Ha sido estresante los días pasados. Nada específico. Y no poder
hablar contigo cada noche ha sido un fastidio. 49
También extrañé hablar con ella.
—Lo sé. Lo siento.
—No lo hagas. No es tu culpa. —Ajustó su posición en la cama y dijo—:
Cuéntame más sobre India.
Aunque sospechaba que estaba fingiendo estar interesada en cambiar de tema,
me entretuve en su pregunta.
—Bueno, ¿has oído hablar del Taj Mahal?
—Sí, ¿ese gran palacio?
—Síp. Está aquí, también. Pero está algo lejos de donde estoy. Aunque estaba
pensando en ir a verlo antes de irme. Si lo hago, tomaré algunas fotos y te las enviaré
por correo electrónico.
—Me encantaría eso. —Sonrió.
—Mañana Rupert me llevará a la boda de su primo. No estoy seguro de querer
ir, pero insistió. Dice que pasaré un buen momento.
—Las chicas indias estarán encima del atractivo tipo americano. Cuidado.
Probablemente no era el momento adecuado para admitir que varias actrices
de Bollywood me habían hecho propuestas varias veces.
—¿Eso te pone celosa?
Ella vaciló antes de responder.
—Sí.
—¿Está mal que eso me haga feliz?
—No te enamores de nadie mientras estés allí. —No parecía estar bromeando.
Era la primera vez que Eden había sido tan vulnerable conmigo. Estaba como
investigando. Era un cambio agradable de ser yo el imbécil celoso debido a su
cámara.
—¿Estás realmente preocupada por eso? —le pregunté.
—Sé que estoy actuando ridículamente —murmuró—. Nada de esto tiene
sentido.
—Enamorarse de alguien a medio mundo de distancia en la India tiene más o
menos el mismo sentido que enamorarse de una chica en cámara que nunca se me
permite conocer.
A pesar del tono tenso de nuestra conversación, logré sacarle una sonrisa
genuina antes de colgar.
***
Esa boda fue como nada que hubiera visto en mi vida.
El novio llegó en un maldito carro con dos caballos tirando de él. Los invitados
bailaron frente a él mientras lo conducían a la novia.
Los autos tocaban los cláxones y la gente cantaba. 50
En la recepción, bebí demasiado y decidí decirle a Rupert todo sobre Eden. Para
mi sorpresa, no pareció sorprendido en lo más mínimo. Lo había tomado
erróneamente por ser un poco más conservador. Pero estaba totalmente cavando en
la historia de cómo nos conocimos.
—Hay un viejo proverbio indio que mi abuela solía decir —dijo—, no sé
exactamente cómo se traduce a español, pero la esencia es: si el amor no es loco, no
es amor.
Amor. Maldita sea. No, esto no podría ser amor.
—No estamos en el punto del amor. No es así. —Me reí entre dientes—. Ni
siquiera nos hemos conocido.
¿Correcto? ¿No era amor? Joder si sé lo que realmente estoy sintiendo.
—¿Estás seguro de eso? Acabas de hablar de ella durante media hora seguida,
y tus ojos se iluminaron más de lo que he visto desde que llegaste aquí.
Eso fue un poco inquietante de escuchar.
—¿De verdad?
—Sí.
—Bien, lo pondría en la categoría de obsesión antes de llamarlo amor.
—Como sea que lo llames, mi punto es que el amor se supone que debe sentirse
así: absurdo, arriesgado, incluso si la persona tiene el menor sentido lógico. Fue una
forma loca de conocerla, pero ¿a quién le importa? Si debe ser, ella vendrá.
Probablemente está asustada. Si la conexión que dices que tienes es real, no habrá
nada que puedas hacer para detenerla.
—Eso crees, ¿eh?
—Lo sé —dijo—, pero por si acaso no crees que funcione, mi prima Saanvi
quiere conocerte. —Señaló la esquina de la habitación—. Está por ahí.
Cuando miré en esa dirección, una hermosa chica morena con los ojos
marrones más grandes me miró directamente. ¿Había estado viéndome allí todo el
tiempo? Ni siquiera me había dado cuenta.
Usando un sari de color aguamarina brillante adornado en dorado, era
probablemente la chica más bonita aquí y definitivamente se destacaba entre la
multitud. Pero a pesar de eso, no tenía ganas de hablar con ella, ni siquiera deseaba
una aventura rápida mientras estaba en la India. Sentía que de alguna manera estaría
engañando a Eden. Eso apestaba porque no la tenía en un verdadero sentido.
En cualquier otro momento de mi vida, podría haber pensado que Saanvi era
la chica más bella del mundo. Pero ahora ese título estaba reservado para una
misteriosa chica todo el camino de vuelta en No-sé-dónde, EE. UU.

51
Eden
Estuve contando los días hasta que Ryder regresó. Su regreso de la India no
pudo llegar suficientemente pronto. Esta noche era la primera noche en que las cosas
volverían a ser “normales”, si podías llamar así a nuestra relación.
Odiaba cuán emocional había estado todo el tiempo que estuvo lejos. Era un
recordatorio de cuán dependiente de su compañía me volví y cuán duro sería cuando
las cosas inevitablemente terminaran.
Cada noche me preguntaba si estaría hablando con alguien o si se estaba dando
cuenta de que había mucho más en la vida que estar en casa todas las noches y hablar
conmigo en línea. No tenía la libertad de viajar por el mundo y vivir de la manera en
que él lo hacía. No me di cuenta que hablar con él era lo más destacado de mis días.
El hecho de que estuviera tan apegada a él era preocupante. Se suponía que mi
trabajo era un medio de supervivencia. Pero dejé que las cosas se descontrolaran con 52

Ryder y no podría evitarlo. Ya estaba tan lejos.


Durante las pocas veces que pudimos hacer que nuestros horarios funcionaran
mientras estuvo fuera, hice un pésimo trabajo al ocultar mi estado de ánimo. Aunque
lo intenté, constantemente me preguntaba si estaba bien. Así es como sabía que mis
esfuerzos por ocultar mis verdaderos sentimientos eran inútiles. Me sorprendió que
siempre pudiera ver a través de ellos.
Esta noche, las cosas iban a funcionar de manera un poco diferente. Nos
conectaríamos en Skype por primera vez desde que llegó a casa. Cuando viajó a India,
porque nuestro tiempo fue limitado, decidimos usar Skype para nuestros chats en
lugar de la sala privada. Skype sería una forma más fácil de comunicarse, en general,
de avanzar, porque permitía más flexibilidad. Me había enviado un mensaje de Skype
para esperar una llamada a las once. Le dije que había decidido tomarme una rara
noche libre, que necesitaba un descanso.
Mi respiro consistió en pasar la tarde escuchando música mientras anticipaba
su llamada.
Esperando ansiosamente, me peiné y me metí en mi teléfono hasta que la
computadora comenzó a sonar.
Su rostro iluminó la pantalla.
—Hola, hermosa. Volví.
—Bienvenido a casa.
Bienvenido a casa. Su sonrisa se había convertido en el hogar para mí. Mi
presión arterial pareció disminuir al verlo.
—Estoy contento de estar en casa. No puedo creer que te hayas dado una noche
libre. Te la mereces. No creo que hayas tomado un descanso desde que te conocí.
—Creo que tienes razón. No lo hice.
Ahora que estaba frente a mí otra vez, en el mismo país, me sentía mucho
mejor.
—Te extrañé. Quiero decir, sé que seguimos en contacto, pero no fue lo mismo.
—Yo también te extrañé. Como loco, Eden.
Como loco. Así era como todo esto se sentía a veces.
—¿Todavía te alegra haber ido?
—Sabes, realmente lo hago. Hice muchos buenos contactos y aprendí una
mierda sobre el mercado internacional. Definitivamente valió la pena el viaje.
—Qué bueno.
Después de una breve pausa, preguntó:
—¿Qué pasa? Algo te está molestando. Ha sido así desde que fui a la India. —
Frunció el ceño—. ¿Ya no está funcionando para ti?
—¡No! —Fui rápida en decir—. Justo lo contrario. 53

Parecía realmente confundido.


—¿Puedes ser honesta conmigo? ¿Por favor? Dime lo que estás sintiendo.
—No sé lo que estoy sintiendo... solo estoy asustada.
—¿Por qué?
Porque no se supone que me esté enamorando de ti.
—Me sentía miserable cuando estuviste fuera. Echaba de menos no poder
hablar contigo por la noche. Y eso realmente me asustó.
—¿Qué está mal con sentirte así?
—Acordamos que nuestra relación se mantendría como está, virtual, y siento
que pierdo el control de mis sentimientos hacia ti.
—Entonces déjame ir a verte. Dime dónde vives. Estaré en el próximo avión.
—No puedo.
—¿Por qué no?
—Estoy demasiado asustada de cómo cambiarán las cosas. Me encanta cómo
están las cosas ahora. —Una lágrima rodó por mi mejilla.
—No pareces que te encante. Estás en jodidas lágrimas.
—Esta es la forma en que debe ser.
Me vio limpiarme los ojos antes de decir:
—Estoy dolorido por ti, Eden. Nunca he deseado nada más en toda mi vida que
olerte, tocarte, abrazarte... y mucho más que eso. Entiendo que hay algo que no
quieras decirme, y lo he aceptado hasta ahora. Pero es muy difícil.
Esta era la primera vez que confesaba una necesidad física de mí. Siempre había
sido el caballero por excelencia, hasta el extremo. A veces cuestioné su atracción por
mí.
—¿Por qué no me has dicho antes que me deseas de esa manera, físicamente?
—le pregunté.
—¿No es obvio lo mucho que te deseo?
—Bueno, nunca... ya sabes, me pediste nada. Sigo esperando, deseando que...
—¿Pedirte? —Su tono bordeaba lo enojado—. ¿No tienes suficientes hombres
jodidamente pidiéndote favores sexuales?
—Pero tú eres diferente. Yo... —Me detuve, sabiendo muy bien lo que realmente
quería decir.
Siento que podría amarte... o algo.
Ese era el pensamiento en mi mente, que sabía que era completamente loco.
—¿Qué, Eden? ¿Qué? 54

Mi voz se quebró.
—Eres el único hombre en el mundo que quiero que me desee.
—Te deseo... tanto —Pasó los dedos por su cabello, y luego se frustró—. Pero no
quiero verte tener sexo con un consolador, ¿entiendes? Siempre he temido que
pensaras que eso es lo que quería. Estás tan condicionada a creer que eso es lo que
los hombres quieren de ti: este espectáculo unilateral. Te deseo a ti, a toda tú, en
carne. Pero te prometí hace mucho tiempo que no te presionaría a menos que
voluntariamente decidieras decirme quién eres y dónde vives. —Se rió airado—.
¿Crees que no te deseo? ¿Por qué crees que solo te dejo verme de la cintura para
arriba?
Respondí con lo primero que se me vino a la mente.
—Supuse que era porque tenías un pene pequeño.
Él estalló en carcajadas.
—Listilla.
—Bromeaba. Espero que lo sepas.
—Siempre estoy duro por ti, Eden. Siempre.
—¿De verdad?
—Sí. Y me estoy convirtiendo en un idiota celoso, también.
—¿Celoso? Pensé que yo era la celosa.
—En serio. ¿Tienes alguna idea de lo difícil que es saber que vas a esas salas de
chat privadas todas las noches? Es tu trabajo, y lo respeto, pero sinceramente ya no
puedo pensar en eso. Hubo momentos en los que consideré enviarte tanto dinero
que nunca tuvieras que volver a trabajar, pero sé que no lo tomarías, porque ese es
el tipo de persona que eres. No puedo decirte qué hacer.
Me dolió saber que mi trabajo lo ponía tan incómodo.
—Nunca me di cuenta de que la cámara te molestaba así.
—Joder, sí, me molesta. No puedo soportar que abras las piernas, mostrándoles
a otros hombres tu vagina de cerca mientras se masturban. Me da ganas de vomitar.
Mi corazón comenzó a latir con fuerza, no solo por el impacto de oírlo admitirlo,
sino por el hecho de que saber que mi trabajo lo ponía celoso era estimulante.
Anhelaba sus celos, saber que le importaba de una manera posesiva.
—¿Por qué no dijiste algo? —le pregunté.
—¿Cambiaría algo? Deberías poder hacer lo que quieras con tu vida. Eso no
significa que deba gustarme. Pero soy lo suficientemente hombre como para
aceptarlo.
—Pero tus sentimientos me importan. Si algo te molesta, quiero saberlo.
—Está bien... me molesta no poder verte en persona. ¿Qué hay sobre eso?
Dejé escapar un suspiro de frustración. 55

—Bien.
Ambos nos quedamos en silencio. Esto era probablemente lo más cercano a una
discusión.
Después de un rato, hizo un gesto con su dedo índice.
—Ven acá.
—¿A dónde?
—Acércate más —susurró—. Presiona tus labios contra la pantalla.
Hice lo que dijo y observé mientras movía su propio rostro contra la cámara.
Gruñó cuando me besó suavemente, o fingió hacerlo.
Ryder sonrió.
—He estado queriendo hacer eso por un tiempo.
No era real, pero me pareció importante.
—¿Acabamos de tener nuestro primer beso?
—Tengo las marcas de manchas en la pantalla para probarlo.
Me lamí los labios como si fuera real.
—No es suficiente.
—Nunca se sentirá suficiente, Eden.
—Entonces hagamos más esta noche —dije.
—Quise decir todo lo virtual. Esto nunca será suficiente.
—Lo sé. Pero quiero hacer más contigo esta noche. Eres el primer hombre en
mucho tiempo con el que he querido hacer cosas, no solo por ti, sino por mí.
Me miró tan intensamente.
—¿Puedo hacerte una pregunta?
—Por supuesto.
—Cuando estás... actuando, ¿te mojas? Quiero decir, ¿te emocionas realmente
cuando sabes que alguien se está viniendo por tu cuerpo, o lo finges?
—Es gracioso que preguntes eso; de hecho, he estado estudiando eso mismo.
—¿Estudiarlo? ¿Todavía hay espacio en la clase? Porque me gustaría
registrarme.
Eso me hizo reír.
—Lo que quiero decir es: está bien, hay una diferencia entre la verdadera
excitación “el disfrute”, versus la excitación. Concordancia no-sexual es el término.
Es cuando tu cuerpo responde a una señal sexual, incluso si realmente no te está
gustando. Es una reacción fisiológica que no se basa en el disfrute sino en la idea de
que algo sexual está sucediendo. Es una forma muy desapegada de excitarse.
—Entonces estás diciendo que, porque estás pensando en sexo, desde el mero 56
hecho de, digamos, masturbarte, incluso si no te gusta, tu cuerpo aún puede
reaccionar. Pero no hay un deseo real.
—Exactamente. Es solo una reacción primitiva, casi automática. Entonces, hay
una diferencia entre eso y lo que siento cuando te miro, que es la verdadera atracción,
la verdadera excitación.
—¿Qué sientes cuando me miras? —preguntó.
¿Cómo puedo describirlo?
—Todas mis terminaciones nerviosas están en alerta. Soy tan increíblemente
consciente de cada movimiento que haces, de cada expresión. Es una mezcla de
emoción y consuelo, porque confío en ti.
Él se recostó en su cama.
—Dime más.
—Mis pezones siempre están duros cuando hablamos, y a veces me mojo solo
estando en tu presencia, incluso cuando solo estamos hablando.
—Más —dijo él.
—Siento que los músculos entre mis piernas se contraen al sonido de tu voz.
Incluso antes de saber qué aspecto tenías, tu voz solía humedecerme.
Él inclinó su cabeza hacia atrás y dejó escapar un tembloroso suspiro.
—Me estás matando. ¿Lo sabes?
—¿Me deseas? —le pregunté.
Levantó la cabeza y me miró directamente a los ojos.
—Eden, desde la primera noche que te vi, no he hecho nada más que desearte.
Y lo hago hasta el punto en que no puedo estar con nadie más en carne porque
prefiero conectarme y mirarte, hablar contigo, pensar en ti. Y eso está
completamente jodido.
—Así es como me siento también. Por más que parezca que soy liberal acerca
del sexo por lo que hago para ganarme la vida, cuando se trata de dejar entrar a
alguien (juego de palabras a propósito), no es fácil para mí. Nunca podría hacer esto
si esos hombres realmente estuvieran tocándome.
—Ese es el único consuelo para mí —dijo él—. Que no pueden tocarte.
Mis palmas comenzaron a sudar.
—¿Puedo preguntarte algo?
—Por supuesto —dijo él.
—Dijiste que no querías estar con nadie en persona... pero, ¿lo has hecho? ¿Has
tenido sexo con alguien desde que hablamos?
Él dudó.
—No desde que hemos estado conectándonos, no. Es el tiempo más largo que
he pasado sin sexo real. 57
El alivio se derramó sobre mí, y luego simplemente me perdí.
—Te deseo en este momento —jadeé.
La mirada en sus ojos me dijo que estaba perdiendo el control que había
trabajado tan duro por mantener.
Se recostó.
—Muéstrame cuánto.
Lentamente levanté mi camisa sobre mi cabeza. Mis pechos se sintieron
pesados al liberarse de la tela. Mi cuerpo vibró de expectación ante la perspectiva de
poder ver más de él.
—Tus pezones están muy duros. ¿Es por mí?
—Sí. —Respiré—. Quiero ver más de ti, Ryder.
Él apretó los dientes.
—¿Quieres ver cuánto te deseo? ¿Es eso lo que has querido todo este tiempo?
Mi respiración era pesada.
—Sí.
—Todo lo que tenías que hacer era pedirlo, cariño. —Se bajó la cremallera de
los jeans y reposicionó su cuerpo para que pudiera ver su gran pene gloriosamente
duro que brillaba con pre-semen en la punta. Bombeó lentamente hacia arriba y
hacia abajo mientras apretaba los dientes y decía—: No hay un momento en que no
esté duro por ti. Simplemente no puedes verlo normalmente.
Mis ojos estaban pegados a su mano, moviéndose arriba y abajo de su sedoso y
duro eje.
—Ahora puedo hacerlo.
Él comenzó a sacudirse más fuerte.
—¿Qué piensas?
Ryder estaba más dotado que la mayoría de los hombres que había visto
desnudos.
—Esa es el pene más bello que he visto en mi vida, y juro por Dios que no estoy
mintiendo esta vez. —Me reí.
—A pesar de que te estás riendo, elegiré creerte.
—Sabes que es verdad. Sabes que eres un hombre hermoso. —Bajé las manos
hasta mi cintura—. ¿Quieres que me quite las bragas?
—Sí. Quiero ver qué tan mojada estás.
Me quité los pantalones cortos y la lencería de encaje, acercándola a la cámara
para que pudiera ver el punto húmedo.
—Joder —gimió.
58
—Esa es una verdadera excitación.
Dejó escapar un sonido gutural.
—Me estás matando en este momento. Ojalá pudiera oler la tela, desearía poder
probarte.
Deslicé mi mano hacia mi clítoris y lo froté mientras seguía mirándolo
masturbándose.
—Abre tus piernas para mí, Eden.
Hice lo que dijo.
—¿Qué más quieres?
—Quiero que hagas lo que quieras. Solo quiero mirar.
—¿Pretenderás que tu mano está en mi vagina?
—Ya estoy allí.
Cuando dejamos de hablar y disfrutamos el acto de darnos placer juntos, pensé
en lo diferente que era esto. Me sentía mucho más vulnerable que cuando trabajaba,
porque, clara y llanamente, cada parte de esto era real, no mecánica.
Él rápidamente perdió el control. No había nada más sexy que el sonido de su
aliento acelerado, ver como su cuerpo temblaba al llegar al clímax. Me encantó verlo
venirse y dejarme ir en el momento exacto en que lo hizo.
Ryder se desplomó contra su cabecera.
—Tú ganas.
Mi pecho estaba subiendo y bajando.
—¿Qué gano?
—Finalmente me convertiste en un pervertido John de cámara cuyo principal
objetivo es mi siguiente orgasmo, porque estoy totalmente dispuesto a volver a hacer
eso.
—No hay nada de malo en eso.
Era el primer orgasmo genuino que tenía en cámara, porque no parecía estar
en la cámara. Era una experiencia sexual real.

59
Ryder
Tenía que pasar, supongo.
Viviendo en la misma ciudad, no había forma de que no me encontrara con
Mallory y su nuevo hombre en algún momento. Finalmente sucedió cuando menos
lo esperaba.
Estaba en medio de The Grove, paseando casualmente con un helado en la
mano. Había sido un día bastante relajante. Mi padre no estaba en la oficina y me
había ido temprano a comprar algunas cosas después del trabajo. El sol se estaba
poniendo. Era una de las raras veces en que me estaba relajando solo.
Figúrate.
Se me cayó el corazón. Allí estaba ella, tomada de la mano con él mientras
miraban por la ventana de la tienda en Barney's. 60
Mi primera inclinación fue correr en la dirección opuesta, pero una parte de mí
sabía que aprovechar la oportunidad que el destino había puesto frente a mí era la
mejor opción. Esto no iba a ser más fácil tres meses después. Necesitaba terminar de
una vez para que lo desconocido ya no importara. Este era el último paso para seguir
adelante, en lo que a mí respecta.
Mallory se veía bien. Tenía su largo cabello negro atado en una coleta y vestía
pantalón capri blanco y una camiseta sin mangas ajustada. Mis ojos se posaron en la
mano del chico en su culo. Me hizo sentir incómodo, pero no me molestó de la
manera que pensé.
Había visto una foto de este tipo, Aaron, antes porque mi amigo Benny, el
siempre útil portador de buenas noticias, había tomado una captura de pantalla de
Facebook. Estaba secretamente complacido de ver que, aunque era un tipo guapo,
era mucho más bajo que yo en persona.
Me obligué a caminar hasta ellos y les dije:
—Hola. —Salió casi demasiado entusiasmado.
Mallory se estremeció, dándose cuenta de que era yo quien estaba frente a ella.
—Hola. —Tragó saliva, luciendo extremadamente incómoda.
Inmediatamente me volteé hacia el tipo.
—Debes ser Aaron.
Asintió.
—Sí.
Extendí mi mano.
—Yo soy…
—Sé quién eres —dijo mientras tomaba mi mano.
Por supuesto. En el mundo de Mallory, era infame; en el libro de su vida,
probablemente el mayor antagonista. Estaba seguro de que ella le había contado
todos los detalles de nuestro fin, un gran ejemplo de todas las cosas que no se deben
hacer. Aun así, la amaba. Quería que tuviera un cierre, y este era yo, dándoselo.
Me tragué mi orgullo.
—Oye, escuché que las felicitaciones están en orden.
Ella aclaró su garganta.
—Sí. Nosotros... nos comprometimos. —En lugar de extender su mano como la
mayoría de las mujeres para mostrar un anillo de compromiso, movió su mano
detrás de ella como para ocultármelo.
Interesante. No estoy seguro si significaba algo, pero lo noté.
Fue raro. Siempre había imaginado este momento como peor de lo que
realmente era. Por muy incómodo que haya sido conversar con Mallory y su
prometido, quería que ella fuera feliz. Mis problemas con la forma en que terminó
nuestra relación tenían más que ver con mi propia culpa que con cualquier otra cosa. 61
—Quiero que sepas que te deseo lo mejor. Estoy muy contento de haberme
encontrado contigo hoy, porque probablemente no me habría molestado en decírtelo
de otro modo.
Una parte de mí todavía la amaba. Siempre lo haría.
Sus ojos se clavaron en los míos.
—Gracias, Ryder. Eso significa mucho para mí.
Fruncí mis labios y asentí varias veces antes de decir:
—Bueno, los dejaré ir.
La mirada de Mallory se detuvo en mí, sus ojos enmascarando tantas palabras
no dichas. Sabía que, si Aaron no estuviera parado allí, ella podría haber soltado
algunas de ellas.
Me preguntaba si así era como las cosas serían siempre con nosotros —solo una
mancha de emociones extrañas y tensiones— o si algún día podríamos caminar uno
al lado del otro y saludar. Tal vez algún día el pasado estaría en el pasado, pero la
expresión en su rostro me dio la impresión de que en este momento el pasado todavía
estaba en el presente.
Levanté mi mano.
—Adiós.
—Adiós —dijo ella. Aaron simplemente asintió.
Mientras me alejaba, sentí una sensación de paz. Enfrentarla había sido el
último paso para librarme de la energía negativa que había estado cargando. Puede
que las cosas no se hayan envuelto perfectamente en un lazo con nosotros, pero al
menos la enfrenté.
Sabía, sin embargo, que una buena parte de mi paz realmente provenía de
Eden, por muy jodido que fuera. Ella había venido en un momento en que realmente
necesitaba una distracción. Y lo que ella me había dado era más que eso. Creí que
estaba muerto por dentro hasta que ella ayudó a despertar las cosas otra vez. Puede
que no quisiera revelarse completamente a mí, pero estaba seguro de que le
importaba. Y esa sensación de que realmente importaba era algo que solo unas pocas
personas en mi vida me habían dado.
Sin embargo, a medida que pasaban los días, comencé a preguntarme más y
más sobre quién era Eden en realidad y qué era lo que me estaba ocultando. No pensé
que pudiera durar mucho más así.
La situación lentamente me estaba rompiendo.
***
Esa noche, estaba más decidido que nunca a convencer a Eden de llevar nuestra
relación al siguiente nivel. La conversación que planeaba tener con ella seguía
reproduciéndose en mi cabeza. Le daría todo el tiempo que necesitara, siempre y
cuando ella aceptara que algún día podríamos vernos. Tal vez necesitaba darle un 62
ultimátum, decirle que no podría ser célibe para siempre, que necesitaba liberarme
con una mujer de carne y hueso. Eso no era exactamente una mentira. Me quedaba
un poco de paciencia en esa área, pero ¿y si le hacía creer que no? Si se sintiera
amenazada, ¿sería más probable que accediera a reunirse conmigo?
Cuando era casi la hora de nuestro chat privado de medianoche, todavía no
estaba seguro de cómo iba a abordar las cosas. Estaba acelerado, así que
improvisaría.
Al conectarme a Skype, noté que Eden estaba desconectada.
Mmm.
Eso era extraño. Normalmente se conectaba un poco antes, incluso antes de
que su espectáculo terminara.
Por mucho que traté de permanecer fuera del sitio de chicas webcam, fui allí
para ver si todavía estaba en medio de un espectáculo. Cuando llamé a su página,
indicó que Montana Lane estaba desconectada. Se suponía que debía haber estado
trabajando.
Una sensación de temor se desarrolló en la boca de mi estómago. No era propio
de ella estar desconectada y no decirme nada.
Sudor perlaba mi frente. Con cada segundo que pasaba, me asustaba más. Esto
no se sentía bien.
Le marqué una y otra vez en Skype sin respuesta.
Después de eso, envié un mensaje a su cuenta de correo electrónico.
Pasó una hora sin respuesta.
Entonces me di cuenta de que algo andaba mal.
Una cosa era si ella me hubiera dejado. Eso, probablemente podría superarlo…
con el tiempo. Lo que no podía superar era la idea de que algo le había sucedido. Esa
idea literalmente me enfermaba.
Las ruedas en mi cabeza giraban. ¿Y si uno de esos enfermos la encuentra y la
lastima? ¿Y si un auto la atropelló y estaba muerta? No tendría forma de saberlo.
Cuando pasaron dos horas y todavía no había respuesta, mi miedo se convirtió
en un pánico total.
No había forma de que fuera a dormir esta noche.
Piensa. Piensa. Piensa.
De repente, vino a mí: el restaurante en su camiseta.
Cuando yo estaba en la India, ella había revelado algo de su “vida real”. Nunca
la confronté por eso, pero seguro de que había tomado nota del nombre.
Ellerby's Grille desde 1985.
Sabía que trabajaba en un restaurante durante el día; esa era una de las pocas
informaciones que me había dado, así que la lógica me dijo que existía una buena
posibilidad de que fuera en Ellerby’s. 63

Con mi corazón palpitando, abrí mi laptop y escribí el nombre en Google.


Solo hubo un resultado con ese nombre exacto. Un sitio web para el restaurante
apareció. Hice clic en la pestaña Sobre Nosotros y tomé nota de la dirección.
St. George, Utah.
La compresión me detuvo en seco. Se sentía como si estuviera violando su
confianza.
Utah. Eso no estaba lejos. ¿Tal vez un viaje de seis horas?
¿Estás en Utah?
No estaba seguro. Pero parecía posible.
Recorrí el sitio web en busca de alguna señal de ella. Era un típico bar y parrilla
americano que servía comida y bebidas de pub. Había fotos de platos: con primeros
planos de hamburguesas, papas fritas y alitas de pollo, y vasos de cerveza de barril.
Mi corazón casi saltó un latido cuando me encontré con fotos del personal en acción.
Algunos de ellos vestían la misma camiseta azul que había visto en Eden. Sin
embargo, examinando más de cerca, ninguno de ellos era ella.
Revisé cada página y no encontré ningún rastro de ella. La única información
valiosa que tenía para seguir era la ubicación.
La pregunta era... ¿qué iba a hacer con eso?
***
Me las arreglé para dormir aproximadamente una hora. Lo primero que hice al
despertar fue consultar mi correo electrónico. Todavía no había respuesta de ella.
Fui a su página de trabajo. El alivio me invadió al ver que la foto de vista previa
todavía estaba allí, a pesar de que indicaba que estaba desconectada. Al menos no
había borrado su cuenta, no había desaparecido completamente de la faz de la Tierra.
Mi ego se burló de mí, preguntándome por qué no podía entender que me
habían dejado y seguir adelante. ¿No entiendes una indirecta? Pero luego veía sus
ojos en mi cabeza, los que siempre se llenaban de emoción cuando me miraba. Ella
me había llevado a creer que se preocupaba por mí. Mi instinto me decía que Eden
nunca me dejaría tirado, que le importaba lo suficiente como para no hacer algo así.
Y eso es lo que me hizo preocupar. Porque la única explicación en ese caso era que
ella estaba en algún tipo de problema.
No sentía que pudiera respirar hasta que supiera que estaba bien.
¿Y si fuera a Utah y ese restaurante ni siquiera fuera su lugar de trabajo? ¿Luego
qué? Tal vez solo lo había visitado allí una vez. Jesús, ¿y si su nombre no era
realmente Eden? No tenía nada para seguir, excepto un maldito primer nombre que
podría o no haber sido real.
Paseé por mi habitación, prácticamente arrancándome el pelo de la cabeza. Un
grito de frustración se escapó de mí. Fue un sonido que no reconocí.
Unos segundos más tarde, escuché pasos. 64
—Mijo, ¿está todo bien?
Aparentemente, Lorena había escuchado mi rugido. Ella siempre llegaba al
romper el alba y había subido corriendo por las escaleras con una escoba en la mano.
—Adelante —dije.
—¿Qué pasa? —preguntó, abriendo la puerta.
Lorena iba a pensar que estaba loco. Pero eso nunca antes me había detenido
de desahogarme con ella. Era una persona directa. En muchos sentidos, necesitaba
su consejo franco más que nunca en este momento, porque estaba considerando
seriamente saltar en un avión en este momento.
—Necesito preguntarte algo. Y necesito que te lo tomes en serio, a pesar de que
involucra algo sobre lo que tienes ideas preconcebidas muy fuertes.
Sus ojos se abrieron de par en par.
—¿Tomaste drogas?
Negué.
—No. Tiene que ver con la chica de la webcam de la que te hablé antes.
—¿La modelo nudista?
Odiaba que la llamara así.
—Sí.
—¿La dejaste embarazada?
—Uh... eso es físicamente imposible. Nunca nos hemos visto en persona.
—Es verdad. ¿Qué pasó?
—Está desaparecida.
—¿Desaparecida? ¿Cómo puede estar desaparecida si nunca está aquí?
—Ella todavía existe.
—Sí. Pero sabes a qué me refiero. Ella no está contigo. Así que ¿cómo sabes que
está desaparecida?
—Ella no apareció anoche para nuestro chat, y siento que algo anda mal. Es la
primera vez que pasa algo así.
—Tal vez solo necesitaba un descanso de mostrar sus tetas por una noche.
Puse los ojos en blanco.
—Nuestra relación ha evolucionado a mucho más que mostrar sus tetas. Nunca
fue sobre eso con nosotros. Te lo dije. Ni siquiera puedo empezar a explicártelo,
Lorena. Sé lo loco que parece todo esto, pero... han pasado muchas cosas en un corto
período de tiempo con ella. Siento como si la conociera. —Mi voz se quebró—. Algo
no está bien.
Finalmente pareció entender que yo iba absoluta, jodidamente en serio porque
la expresión de su rostro cambió. Ya no había ni una pizca de diversión. 65

—Está bien... —Apoyó su escoba contra la pared y se sentó en mi cama.


Solté una respiración profunda, aliviado de que me tomara en serio.
—Hemos chateado casi todas las noches durante semanas. Ha llorado delante
de mí. Nos hemos conocido muy bien, incluso si hemos mantenido cierta
información en privado. Nos hemos acercado; compartido muchas cosas íntimas. Y
no es propio de ella hacer algo así, simplemente no contactarme. Estoy muy
preocupado de que algo malo le haya pasado.
—¿No sabes dónde vive?
Suspiré.
—No, no lo sé. Pero aquí está la cosa, accidentalmente descubrí el lugar donde
podría trabajar. Ella me dijo que era camarera durante el día. El nombre de este
restaurante estaba en una de sus camisetas una vez. Es todo lo que tengo para seguir.
Podría ir allí y tratar de encontrarla. Pero ella podría asustarse, y entonces yo
podría…
Ella terminó mi oración.
—¿Perderla? Ni siquiera la tienes.
Esa realización fue reveladora.
—Es verdad.
Lorena se cruzó de brazos.
—Entonces, ¿qué me estás preguntando? ¿Si creo que deberías ir?
—Sí, eso es exactamente lo que estoy preguntando.
—¿Podrás dormir por la noche si no lo haces?
Lo pensé por una fracción de segundo.
—No.
—Entonces no necesitas que te diga qué hacer.
Mierda.
Una parte de mí había estado esperando que me hiciera entrar en razón.
¿Realmente estoy haciendo esto?
—Estoy a punto de tomar un avión a Utah, y ni siquiera sé si ella está allí.
Se rascó la barbilla.
—Utah. Mmm...
Mi frente se arrugó.
—Sí. Utah. ¿Por qué? ¿Qué estás pensando?
—Tal vez es una polígama.
—¿Qué?
—¿Alguna vez has visto Big Love? ¿Sister Wives? Hay muchos polígamos en 66
Utah. Tal vez es por eso que no quiere decirte quién es. Tal vez está casada con
esposas hermanas. Y haciendo esto en secreto.
Eso me sonaba ridículo.
—Ah, bien. No me di cuenta de que todos los que vivían en Utah eran
automáticamente polígamos. —Tiré de mi cabello y grité—: ¡Ella no es una polígama!
Al menos, no que yo sepa.
Jesús. ¿Cómo lo sabría?
Ella dijo que no estaba casada.
Dios, ¿qué demonios REALMENTE sé? ¡Nada!
—Dime la verdad. ¿Estoy actuando jodidamente loco, Lorena?
—No, mijo. Estás enfermo de amor. Tal vez obsesionado, no lo sé. Y a pesar de
que no apruebo toda esta situación, puedo ver cuán enojado estás. Es la misma
mirada que tenías cuando Mallory rompió contigo. No la he visto desde entonces. No
descansarás hasta que lo sepas. Entonces, ve y obtén tu respuesta para que puedas
seguir adelante con tu vida.
Ryder
Con un vuelo de conexión, St. George, Utah, estaba a menos de cuatro horas de
viaje desde Los Ángeles. Volé de L.A. a Las Vegas, y después de una escala rápida en
Sin City, aterricé en mi destino. Esta parte de Utah también se encontraba a unos
pocos kilómetros de la frontera con Arizona.
El Gran Cañón no estaba tan lejos de aquí. Si se tratara de una visita recreativa,
podría haber considerado aventurarme a verlo. Pero esta visita estuvo lejos de ser
recreativa. ¿De qué era? ¿De investigación? Incluso mientras me empapaba en el
calor seco fuera del aeropuerto, no estaba más seguro de estar tomando la decisión
correcta.
¿No era esto una invasión a su privacidad?
Después de recoger mi Audi alquilado, marqué la dirección de Ellerby en mi
GPS y salí a la carretera. Fue aproximadamente a veinte minutos del aeropuerto. 67

Había reservado un hotel en la ciudad en el que me registraría más tarde,


dependiendo de cómo iban las cosas.
Rodeado de cañones, no pude evitar pensar que una vista del cielo de todas las
rocas rojas sería increíble.
Había leído un poco sobre la zona mientras estaba en el avión. Aparentemente,
el sol brilla aquí la mayoría de los días. La ciudad fue nombrada por el apóstol de la
iglesia de los Santos de los Últimos Días del siglo XIX, George A. Smith. Sin embargo,
no fueron todos los mormones los que habitaron la zona. Había una mezcla de
culturas. St. George conectaba tres regiones geográficas, el desierto de Mojave en el
lado oeste-suroeste de California, la meseta de Colorado y sus cuatro parques
nacionales, y la Gran Cuenca al norte. Parecía un lugar que me encantaría visitar de
nuevo alguna vez cuando no estuviera ocupado siendo un acosador.
Treinta minutos más tarde, finalmente llegué a Ellerby y encontré un lugar de
estacionamiento al otro lado de la calle. Eran las cuatro de la tarde. No tenía idea de
si Eden incluso trabaja en este lugar y mucho menos cuales eran sus horas. Ella me
dijo que trabajaba durante la primera parte del día, lo que probablemente haría que
ni siquiera estuviera en turno.
Después de una hora de estar sentado al otro lado de la calle, observando a las
personas que iban y venían, me forcé a salir del auto y entré al restaurante.
Un hombre se paró en la recepción y agarró un menú cuando me vio
acercándome.
Forcé mis palabras, tratando de parecer casual.
—¿Está Eden aquí?
—Eden no trabaja los lunes. Estará mañana.
Mi corazón tronó a través de mi pecho mientras procesaba su respuesta. Eden
era su verdadero nombre. Eden trabajaba aquí. Eden no estaba muerta, o al menos
no habían sido notificados.
—¿A qué hora llega aquí?
—Hace el turno del almuerzo. Entonces, como a las once de la mañana.
Tragué.
—Gracias.
Respiré profundo, y regresé.
Bien. Cálmate. Tienes hasta mañana para enloquecer.
Volví al Audi y me dirigí al hotel.
Lo primero que hice después de registrarme en mi habitación fue ingresar a mi
correo electrónico para ver si ella había respondido. No había nada. Luego me
aventuré en el sitio web de la cámara para asegurarme de que su perfil todavía estaba
allí. Lo estaba, aunque nuevamente la mostraba como desconectada.
Ahora que sabía que se esperaba que ella trabajara mañana, me sentí más como
68
si hubiera tenido un cambio de corazón acerca de continuar interactuando conmigo.
Pero luego me recordé que ella no había estado en línea en absoluto, ni siquiera para
su programa. Entonces eso me dijo que algo estaba mal. La cámara era su medio de
vida.
Mañana sería revelador. Me aparecería temprano en el restaurante para poder
ver si ella entraba al edificio. Y luego improvisaría. Si eso significaba entrar y
enfrentarla o esperar a que ella saliera de su turno para poder seguirla, no lo sabía
todavía.
Tal vez solo me aseguraría de que estuviera bien y me iría. Todavía estaba tan
confundido. Realmente no quería molestarla si no quería verme, pero la necesidad
de confirmar que estaba bien lo venció todo. ¿Podría asegurarme de que estaba bien
sin dar a conocer mi presencia? ¿Sería suficiente para mí confirmar que estaba viva?
Mi instinto me dijo que no podría descansar a menos que supiera más. Y eso
significaba confrontarla.
Nunca había estado tan malditamente nervioso por nada en toda mi vida.
***
A la mañana siguiente, llegué a Ellerby a las 9 a.m. No sabía a qué hora aparecía
alguien para el turno de las 11 a.m., pero calculé que a las nueve era lo
suficientemente temprano como para no perdérmela.
La calle estaba bastante desolada, solo unos pocos edificios de ladrillo y el
restaurante. No había muchos otros negocios, y Ellerby aún no estaba abierto. Fue
una mañana larga y lenta, pero nada pudo haberme preparado para la conmoción en
el corazón que sentí cuando aproximadamente a las 10:45, vi la silueta de una mujer
que se acercaba en la distancia. A medida que se acercaba, reconocí su cuerpo esbelto
y su cabello largo y fino que era del color de la arena.
Era ella.
Mi corazón. Estaba latiendo fuera de mi pecho.
Desde donde estaba estacionado, no podía distinguir sus rasgos faciales. Eso
no era necesario. Era Eden. Ya no había dudas. Era ella y estaba claramente bien.
La sensación de vacío en mi estómago se intensificó después de que ella
desapareció en el restaurante.
¿Ahora qué?
¿Me voy a casa?
¿Entro allí y la enfrento?
La parte sensible de mi cerebro me dijo que me diera la vuelta y me dirigiera
directamente al aeropuerto. Ella estaba viva. ¿No era eso lo suficientemente bueno?
Para mierdas y risas, decidí consultar mi correo electrónico desde mi teléfono.
Fue entonces cuando me di cuenta de que había recibido un mensaje más temprano
en la mañana que cambiaría todo el curso de mi día.
69

Ryder,
Lo siento muchísimo por no responder a tus mensajes y por no haber estado
en los últimos días. Tuve una emergencia familiar y no pude estar en línea. Mi
cabeza no estaba bien. Acabo de ver tu correo electrónico y me asusté un poco
porque estabas preocupado por mí. Estoy bien. No me puedo disculpar lo suficiente
por no haberlo hecho. No hay excusas. Perdí el camino por un tiempo. ¿Estarás en
línea esta noche? Realmente te extraño.
Eden

Seguí mirándolo fijamente, ahora dudando de mi reacción instintiva al venir


aquí.
Podría tomar esta información y volver corriendo a casa con ella como si nada
hubiera pasado, o podría arriesgarme y hacerle saber que estaba aquí.
Por cierto, mi corazón latía con fuerza, sabía que no había forma de que fuera
a casa en L.A. sin dejar que ella me viera. Solo necesitaba tiempo para descubrir
cómo iba a abordar esto.
Si esperaba que se fuera del trabajo, podría seguirla y ver si eso me daba alguna
pista sobre lo que podría estar escondiéndome. Sentí que necesitaba más
información antes de arrojar esta bomba sobre ella.
No podía arriesgarme a irme sin almorzar, porque sin la conexión de Ellerby,
no tenía información para seguir. Necesitaba poder seguirla a casa.
Cuatro horas después, estaba en medio de una ensoñación cuando la visión de
ella al salir del edificio encendió un fuego debajo de mi trasero
Saltando, encendí el motor y comencé a conducir lentamente por el camino en
el que caminaba.
No había otros autos a la vista, y Eden se dirigía a su destino a pie. Mi mayor
problema sería si cambiara al transporte público. ¿Había autobuses o trenes por
aquí? Necesitaba mantenerla dentro de mi línea de visión o la perdería.
La seguí por casi diez minutos. Maldita sea, ¿no tenía un auto? ¿A dónde iba
que tenía que caminar tan lejos?
Dobló en una esquina y yo continué manteniendo la distancia para que no
notara el auto siguiendo cada uno de sus movimientos.
Eden se detuvo de repente frente a un gran edificio de ladrillo. Había algunas
otras personas esperando afuera.
Estacioné a una cuadra de ella.
Bajó la mirada a sus manos, parecía estar examinando sus uñas mientras
esperaba casualmente.
¿A quién o qué está esperando? 70
Mi corazón estaba acelerado ahora. Tuve que quitarme la chaqueta porque me
estaba quemando.
Aunque quería más tiempo para pensar en su vida, esta parecía ser mi
oportunidad. ¿Alguna vez sería más fácil revelarme, hacerle saber que iría sin su
permiso? Ahí estaba, solo a unos metros de mí. ¿Podría soportar pasar el resto del
día viéndola como un acosador, solo para tener que enfrentarla potencialmente más
tarde de todos modos? Terminaría en la misma situación en la que estaba ahora.
La respuesta parecía obvia: quitar la curita. El problema fue encontrar la fuerza
para moverme del punto A al punto B. Parecía un paso simple, pero de alguna
manera se sentía como que Eden estaba a kilómetros de distancia. Me di una patada
mental en el culo y salí de mi auto.
Con un pie frente al otro, me moví hacia donde ella estaba parada. Ella estaba
de espaldas a mí.
Cuando me acerqué más, la voz en mi cabeza se hizo más y más fuerte.
Date la vuelta y ve a casa.
Esto es un error.
¿Estás jodidamente loco?
Pero no podía regresar ahora.
Me detuve a unos pocos pasos detrás de ella. El puñado de gente a nuestro
alrededor no se daba cuenta de mi angustia mental. Su cabello soplaba en la brisa, la
luz del sol sacaba motas de oro en sus trenzas. Se sentía surrealista verla en carne y
hueso. Ella era todo lo que había imaginado. Eden tenía una postura elegante y era
un poco más baja de lo que había pensado anteriormente. Su cabello tenía que estar
casi hasta su trasero. Estaba tan cerca que podía olerla.
Hermosa chica, por favor no me odies por esto.
No iba a haber una manera fácil de hacerlo. Respiré hondo y me obligué a decir
su nombre.
—Eden
Su cuerpo tembló al sonido de mi voz. Ella se dio la vuelta y pude ver la
transformación de sorpresa en puro terror en su rostro.
Eden se agarró el pecho. Su rostro se puso rojo cuando dio unos pasos hacia
atrás y tosió.
—Ryder…
Una mezcla de emociones me recorrió cuando me quedé quieto; culpa por
haberla puesto en esta posición y anhelo intenso, porque ahora que la había visto en
persona, justo en frente de mí, lo que parecía un nuevo fuego había sido encendido
en mi interior. Se sentía inextinguible. ¿Cómo podría irme ahora?
Su boca temblaba. Quería besarla tan mal. Este no era el tipo de presentación
que quería tener con ella. Pero era de esperarse. 71
Ella no pudo encontrar las palabras.
—¿Qué…? ¿Cómo…?
—¿Puedo explicarlo?
Eden asintió, pareciendo extremadamente nerviosa mientras miraba hacia la
puerta del edificio.
—Fue tan simple como… tú desapareciste. Me asusté porque algo malo te
hubiera sucedido. Usé la única información que tenía sobre tu paradero para
encontrarte. Funcionó.
Ella se lamió los labios.
—¿Qué fue?
—La playera que usaste esa vez, tenía Ellerby en ella.
Eden asintió, como si ya supiera que la había jodido al mostrar eso, aunque
brevemente.
—Tomé nota mental del nombre —continué—. Nunca tuve la intención de
invadir tu privacidad. Me arriesgué y vine aquí porque me preocupé mucho por ti, y
necesitaba saber que estabas bien. Así que por favor no me odies por hacer esto.
—No te odio —susurró. Cerró los ojos.
Gracias a Dios.
Eden parecía derrotada, como si todo el trabajo que había hecho para ocultar
lo que me estaba ocultando hubiera sido en vano.
Su atención de repente giró hacia la entrada del edificio mientras los dos nos
quedamos en silencio. Se hizo evidente lo que estaba sucediendo cuando vi a una
mujer saliendo, sosteniendo la mano de un niño que parecía tener unos diez u once
años. Caminaron directamente hacia Eden.
Todas las piezas del rompecabezas se unieron en mi cerebro.
Esta era una escuela.
Ella estaba recogiendo a alguien.
Entonces me golpeó.
¿Cómo pudiste ser tan estúpido, Ryder?
Mi corazón se sentía pesado.
¿Este es su hijo?
¿Es esto lo que ha estado escondiendo todo el tiempo?
La mujer soltó la mano del chico y la coloco en la de Eden.
—Tuvo un buen día. La enfermera lo visitó. Creo que tomó una buena decisión
al enviarlo hoy.
La voz de Eden era temblorosa. 72

—Me alegra oír eso. Gracias.


—Espero que tengas una buena noche. —La mujer se inclinó—. Adiós, Ollie.
Ollie.
El chico saludó.
—Adiós. —Tenía lo que parecían puntos de sutura en la frente.
Eden me miró mientras estaba allí, estupefacto.
De repente el niño dijo.
—¿Quién está aquí?
Noté que no la miraba mientras hablaba, sino que miraba fijamente hacia la
calle. Él tampoco me estaba mirando.
Ella colocó su mano sobre su hombro.
—Puedes sentir a alguien, ¿eh?
—No te estás moviendo, y puedo oler a alguien más.
Mi estómago se hundió cuando lo observé en silencio. Un segundo después, vi
una señal que no había notado antes.
Escuela St. George para ciegos.
Eden
Ryder miró el letrero en el frente de la escuela. Lentamente estaba sumando
dos más dos.
Creo que todavía estaba sorprendida. Ni siquiera podía moverme. El pobre
Ollie probablemente estaba tan confundido. Había olvidado que no tenía que decirle
nada; él podría notarlo solo por mi movimiento (o por la falta de él), que algo estaba
mal.
Pero todavía no me podía mover. Tener a Ryder aquí era casi demasiado para
soportar. Inhalando su olor, reconociendo el poder absoluto de su altura, la
penetración de su mirada.
¿Por qué tenías que venir, Ryder?
Me aclaré la garganta. 73
—Ollie, mi amigo está aquí. Su nombre es Ryder. —Miré los hermosos ojos azul
bebé de Ryder—. Este es mi hermanito, Ollie.
La expresión de alivio en el rostro de Ryder era palpable. Sabía que
probablemente habría asumido que Ollie era mi hijo. A pesar de que era mi hermano,
bien podría haber sido mi hijo. Tenía toda la responsabilidad de criarlo desde que
nuestra madre murió en un accidente automovilístico.
—¿Tu hermano?
Puse mi mano en el hombro de Ollie.
—Sí, mi hermanito.
Ryder finalmente se acercó a nosotros, inclinándose un poco con sus manos
descansando sobres sus muslos.
—Hola, Ollie.
—Hola.
Ryder mostró una hermosa sonrisa.
—Me oliste antes de que pudiera presentarme. ¿Huelo mal o algo así?
Era todo lo contrario. Ryder olía muy bien, como el olor de California si lo
embotellaran y lo vendieran como una fragancia. Era un aroma masculino, como el
sándalo y el cuero con un toque de océano, exactamente como lo había imaginado.
Quizás incluso mejor.
—En realidad no —dijo Ollie.
—En realidad no. De acuerdo, eso deja un pequeño espacio para la duda. Es
bueno saber. Nota mental, tomar una ducha.
No pude evitar sonreír. Ryder se enderezó y se encontró con mis ojos otra vez.
Era difícil mirarlo, porque al hacerlo solo se sentía... intenso. Sabía que tenía
muchas explicaciones que dar. Él querría saber por qué nunca le dije que tenía un
hermano, y menos uno que me importaba como si fuera mi propio hijo. Puede que
no entienda mis razones por evitarlo.
Aunque sentí que quizás no debería dejar que Ryder estuviera aquí, no podría
irme a casa y dejarlo allí parado. Él había recorrido todo este camino. Antes de que
tuviera la oportunidad de decir algo, Ollie rompió el hielo.
—¿Vamos a pararnos aquí o vamos ir a casa? Tengo hambre. ¿Vienes, Ryder?
Ryder continuó mirándome a los ojos.
—Eso depende de tu hermana.
Aquí estaba. Este era el momento en que fríamente le decía que volviera a
California, o lo invitara a casa con nosotros. Una cosa que estaba descubriendo, es
que era mucho más difícil resistirse a este hombre en persona que desde lejos.
—Solo vivimos a unas pocas cuadras en el camino —dije.
No fue exactamente una invitación directa, pero estaba de acuerdo con que
Ryder viniera a casa con nosotros. 74
Señaló hacia atrás con su pulgar.
—Mi auto está ahí. Puedo llevarlos
—Está bien —le dije, guiando a Ollie de la mano.
Caminamos hacia el auto de Ryder. Era realmente bonito por lo que asumí que
era un auto rentado.
Antes de encender el motor, Ryder hizo una pausa y me miró. Prácticamente
podía escuchar todas las preguntas silenciosas en su cabeza.
Con Ollie aquí, sabía que no iba a entrar en eso demasiado conmigo. Eso me
dio algo de tiempo para pensar en cómo iba a explicarlo todo.
Mientras conducíamos, lo dirigí.
—Simplemente toma la primera a la izquierda allí arriba. Va a ser la última casa
a la derecha.
Ryder estacionó en nuestro camino de entrada, luego me siguió a la casa
mientras Ollie sostenía mi mano. No siempre tenía que aferrarme a mi hermano. A
pesar de que no podía ver, sabía muy bien cómo llegar a la casa, pero dada su reciente
lesión, estaba siendo extremadamente cautelosa. A pesar de que los doctores habían
confirmado que no le pasó nada a su cerebro cuando cayó, yo todavía estaba
paranoica.
Observé mientras Ollie caminaba hacia su habitación. Estaba a salvo allí porque
lo tenía bastante vacío, nada afilado ni nada que pudiera hacerle daño. Siempre tenía
un poco de tiempo después de la escuela para descansar antes de tener que hacer su
tarea.
Cuando estuvo fuera del alcance del oído, simplemente comencé a hablar, así
que Ryder no tuvo que iniciar la conversación.
—He estado cuidando de él desde que mi madre murió. No tenemos el mismo
padre. El padre de Ollie era un joven turista con el que mi madre tuvo una aventura
hace más de una década. Él era su crisis de mediana edad. El chico se fue para
regresar a Costa Rica antes de que mamá descubriera que estaba embarazada. Él no
quería tener nada que ver con Ollie cuando ella se lo contó, por lo que su padre nunca
ha estado en su vida.
Ryder dio unos pasos hacia mí.
—¿Por qué no me dijiste nada de esto? ¿Pensaste que me importaría?
—No —insistí—. No estoy avergonzada de mi hermano. Quiero dejarlo muy
claro. Y no es que pensara que me juzgarías por tener que cuidarlo. ¿Pero de qué me
serviría decirlo? Habría arruinado por completo cualquier fantasía que tengas en
mente sobre mi capacidad de ser lo primero que te atrajo hacia mí: esa chica
despreocupada. Mi vida no es así, Ryder. Ollie es toda mi vida. Lo de la cámara
sucede de noche porque es cuando está durmiendo. Obviamente, él no lo sabe, no
sabe que así es cómo nos mantenemos. —Tomé aliento—. Y en los últimos días, no
has tenido noticias mías porque se cayó y se golpeó la cabeza en el momento en que
no le estaba prestando atención. Lo llevé a la sala de emergencias. Necesitaba puntos 75

de sutura y algunas pruebas neurológicas. Él está bien, pero me asusté un poco


porque pensé que iba a ser más grave de lo que era. Me culpé a mí misma. Ese tipo
de cosas son mi realidad. No puedo viajar ni mudarme a California ni ser el tipo de
chica que un hombre como tú necesita. La escuela de Ollie está aquí, al igual que la
casa con la que está familiarizado. Todo lo que él necesita está aquí.
Respiré profundo.
—Pero no podía salir y contarte cómo es mi vida realmente porque tampoco
quería perder la fantasía que teníamos. De alguna manera, parecía que el no decirte
prolongaría todo.
Ryder miró hacia el suelo. Estaba claramente tratando de procesar lo que
acababa de arrojarle. Su voz fue baja.
—Lo entiendo. Y no puedo comenzar a imaginar cómo es tu vida.
—¿Esas puntadas en su cabeza? Esa es mi realidad. —Señalé hacia la esquina
de mi cocina—. ¿Ese fregadero lleno de platos? Esa es mi realidad. ¿Ese lugar allá
arriba del techo agujereado? Esa es mi realidad, y no es bonita, Ryder.
—No, no lo es. —Se movió y envolvió ambas manos alrededor de mis mejillas—
. Es hermosa —susurró—. Tan hermosa. Tan diferente de todo lo que alguna vez
imaginé. Y había imaginado algunas cosas siniestras, Eden. Cosas jodidas. Pero aún
quería conocerte. Nada podría quitar esa necesidad.
Mantuvo sus manos alrededor de mi rostro, y cerré los ojos para saborear lo
bien que se sentía al ser tocada por él. Cuando los abrí, me miraba tan intensamente
que me dio escalofríos. Su cara se había acercado más a la mía cuando la voz de Ollie
interrumpió, haciendo que me encogiera.
—¿Puedo tener un rollo de fruta, Eden?
Mi respiración era pesada cuando bajé de la anticipación de un beso que no
sucedió.
—Espera —grité antes de caminar hacia el armario para tomar un bocadillo.
Todavía demasiado nerviosa, busqué a tientas la caja antes de abrir el paquete y
llevar el bocadillo a su habitación.
Cuando volví, Ryder seguía parado allí, con un aspecto tan alto y atractivo con
las manos en los bolsillos. No sabía qué hacer con él. Su presencia era abrumadora.
Era tan surrealista tenerlo aquí en mi pequeña cocina.
—¿Cómo no pude haberlo visto? —dijo—. ¿Cómo podría no saber que estás en
apuros? ¿Soy así de ciego? —Bajó la mirada a sus pies y juró por lo bajo—. Mierda.
No quise utilizar ese término. —Parecía angustiado.
Sonreí.
—Está bien. Ollie y yo no somos sensibles.
Extendió su mano hacia la mía.
La tomé y entrelacé mis dedos a través de los suyos.
—Nunca siento que estoy en apuros cuando paso tiempo contigo. Has sido mi 76
escape. Dices que deberías haber sentido algo, pero no pudiste haber visto nada
porque estoy muy feliz cuando estoy cerca de ti, aunque sea virtualmente. —Apreté
su mano—. Y realmente lo siento, por preocuparte cuando estuve ausente.
Simplemente lo perdí cuando se lastimó y realmente entré en depresión.
—¿Qué causó su lesión?
Me preparé cuando lo recordé.
—Me había quedado dormida en el sofá. Él no quería despertarme. Sabe que
conservo algunos de nuestros alimentos que compro a granel en el sótano. Trató de
conseguir su propia merienda y se cayó por las escaleras. Nunca había estado tan
asustada en mi vida.
—Me alegra que ambos estén bien. Mi mente estaba por todos lados pensando
que alguien te lastimaría o que te habías perdido. Toda clase de locuras pasaron por
mi cabeza.
—Soy un desastre, pero estoy viva y bien. —Apreté su mano, anhelando más—.
Dios, no puedo creer que estés aquí. Eres real.
Mientras nos miramos, pensé que me iba a besar, pero se contuvo. Luego hizo
la pregunta más extraña.
—¿Te gusta el pastel de pollo?
¿Qué? Me reí.
—No he comido en años, pero sí. Me gusta. ¿Por qué?
—Porque es lo que sé cocinar, y voy a hacerlo por ti esta noche mientras te
relajas con una copa de vino.
—No tienes que hacer eso.
—Quiero. Por favor, déjame cocinar para ti y Ollie.
—No sabía que podías cocinar.
—Realmente no puedo.
—Entonces, ¿por qué hacer pastel de pollo?
—Mi madre. Era todo lo que sabía cocinar. Siempre teníamos un chef, por lo
que rara vez pasaba tiempo en la cocina. Pero cuando lo hacía, preparaba eso. Un
día, cuando era pequeño, le pedí que me dejara ayudarla. Y hasta el día de hoy, es
todo lo que sé hacer.
—Eso es tan dulce.
—¿Crees que a Ollie le gustará?
—Él va a comer cualquier cosa. Literalmente. Ama la comida.
—Bueno. Bueno. Entonces…puedes enloquecer por todas las tensiones de la
vida mañana. También puedes enloquecer por lo que significa tenerme aquí mañana.
Esta noche, es pastel de pollo.

77
Ryder
Eden me dio instrucciones para llegar al supermercado más cercano. Se sintió
completamente surrealista estar aquí, eligiendo los ingredientes para hacerle lo
único que podía cocinar. Mi mente ni siquiera se enfocaba en lo que necesitaba
comprar; estaba demasiado ocupada tratando de absorber todo.
Miré a través de las puertas corredizas de vidrio del mercado hacia las
montañas en la distancia. Estaba en el maldito Ohio, a punto de cocinar para Eden y
su hermano. Estoy aquí con Eden. Qué diferencia hace un día.
Mis sentimientos podrían describirse mejor como una mezcla de ansiedad y
alivio. Alivio de que no hubiera ninguna razón siniestra por la que ella estaba
ocultándome su vida. Y ansiedad porque, en cierto sentido, tenía razón respecto a
todo. Eden tenía un montón de responsabilidad; demasiada para una chica de
veinticuatro años. Y eso era algo que tenía que considerar. No había espacio para 78
juegos. Tenía que ir despacio.
Empujé el carrito con aturdimiento. Esta era la primera vez en mucho tiempo
que no tenía idea de lo que me depararían las próximas horas. Pero no estaba listo
para volver a un avión a California. Mi padre iba a cortarme la cabeza por tomarme
un tiempo libre del trabajo cuando las cosas estaban complicadas. Pero simplemente
no me importaba.
Saqué mi teléfono del bolsillo y marqué el número de mi papá.
Atendió después de algunos sonidos.
—Hijo, ¿dónde has estado? Me dijeron que te tomarías un par de días libres,
pero nadie parece saber dónde diablos estás.
Me alegré de ver que Lorena había guardado mi secreto. No es que hubiera
dudado de que lo hiciera. No quería que nadie supiera lo que estaba haciendo. Decidí
decirle a mi padre una versión de la verdad.
Apoyándome en mi carrito, lo moví lentamente mientras hablaba.
—Sí. Lo sé. No se lo dije a nadie exactamente.
—Entonces, ¿dónde estás? Te necesito aquí.
—Uh... iré probablemente dentro de más o menos una semana.
—¿Una semana? ¿Estás en algún tipo de problema?
—No, no, nada de eso. Estoy en Utah, en realidad.
—¿Utah? ¿Qué diablos haces en Utah?
—Estoy en St. George visitando a una amiga.
—¿Amiga?
—Sí.
—¿Quién?
Dudé.
—Su nombre es Eden.
Mi padre resopló en el teléfono.
—Con la manera tan reservada en que has estado actuando, pensé que ibas a
decirme que era un hombre y que su nombre era Ed.
No pude evitar reírme.
—No. Todavía soy heterosexual, hasta donde sé; no es que haya nada de malo
en lo opuesto. Pero me gustan las mujeres... mucho.
Especialmente esta mujer.
—¿Dónde conociste a esta persona si estás en Utah?
¿Cómo exactamente le explico?
—Por internet —dije.
79
Bueno, eso es técnicamente cierto.
—No necesito decirte que tengas cuidado. Eres un hombre inteligente. Estoy
seguro de que sabes que hay muchas personas oportunistas que adorarían un pedazo
de...
—Papá, lo sé. Ella ni siquiera sabía lo que hacía para ganarme la vida cuando
nos conocimos. No se trata de eso, ¿de acuerdo? Cuando le dije tu nombre una vez,
nunca había oído hablar de ti. Solo estoy disfrutando de su compañía ahora mismo.
Te avisaré cuando regrese.
—Mejor que no sea más de una semana. Te necesito aquí.
No podía comprometerme con nada porque no tenía idea de cómo me iba a
sentir de un momento a otro.
—Te mantendré informado.
—Hijo... solo cuídate.
—Gracias por tu preocupación. Volveré pronto —dije antes de colgar.
***
Flanqueada por dos árboles de cactus, la casa de Eden era de un solo nivel y
pequeña. Por dentro era acogedora y cálida, todo lo contrario a las enormes
mansiones a las que estaba acostumbrado en Los Ángeles. Este era el tipo de casa
que te hacía sentir como si estuvieras en casa desde el momento en que entrabas.
Bueno, tal vez era las personas en ella, no la casa. Estaba acostumbrado a entrar en
un eco de silencio.
Cuando entré por la puerta, Ollie estaba sentado en la cocina con su hermana.
—Ryder ha vuelto —dijo.
Puse la bolsa de papel sobre el mostrador.
—¿Me hueles otra vez o algo así?
—No, tus pies son pesados. Pude oírlo. Apuesto a que tienes pies gigantes.
Eso me hizo reír.
—Ah... ¿entonces dices que soy como Pie Grande?
—Sí. —Soltó una risita.
Eden nos sonrió mientras descargaba el lavavajillas. Ella bajó la mirada.
—Ahora que lo pienso, Ryder sí tiene pies grandes. Eres muy perspicaz, Ollie.
—Me guiñó un ojo y definitivamente lo sentí debajo del cinturón.
Mierda.
—Sabes lo que eso significa —dijo Ollie.
Eden y yo nos congelamos y nos volteamos hacia él al mismo tiempo.
Su ceja se levantó.
—¿Qué se supone que significa eso exactamente, Ollie? 80
—Significa que también tiene realmente mal olor.
Los dos suspiramos colectivamente.
—Así que... hasta ahora, tengo los pies grandes y apesto —bromeo—. Vaya
forma de seguir haciendo una buena primera impresión.
—Mi hermana me dijo que volverías para cenar, así que de alguna forma te
esperaba. No fueron solo tus grandes pies.
—Ah, está bien. —Me senté frente a él en la mesa y me tomé un tiempo para
observarlo. Ollie mantuvo sus ojos cerrados en su mayoría. Tenía tantas preguntas,
que no eran exactamente apropiadas para preguntar. Como, ¿podría él verme en
absoluto, o estaba totalmente ciego?
Eden limpió un plato.
—Ollie, Ryder trabaja en Hollywood con todas las estrellas de cine.
Maldición, eso llamó su atención. El niño giró su cabeza en mi dirección.
—¿Conoces a Gilbert Gottfried?
—No, en realidad no.
—Era la voz del loro en Aladdin y el pato en el comercial de AFLAC. —Ollie
imitó al pato—. ¡Aflac!
—Me parece que es bastante bueno imitando a las aves.
—Él es mucho más que un ave. Es realmente divertido.
Eden me miró.
—Ollie se metió en problemas por escuchar uno de sus actos de standup en el
iPad que no era muy apropiado para su edad.
—Oh-oh. —Me reí.
—Sí. Aunque es muy gracioso. Valió la pena meterse en problemas.
Este chico definitivamente tenía un lado travieso. Me recordaba mucho a mí
cuando era más joven, siempre tratando de meterme en cosas que se suponía que no
debía hacer.
Eden explicó:
—Debido a que Ollie no puede ver, se siente atraído por voces realmente
fuertes, y creo que Gilbert cumple con los requisitos.
—Pensé que yo conocía a todas las personas geniales. Pero aparentemente no
—dije.
Ollie se encogió de hombros.
—Supongo que no.
Mi mirada se dirigió hacia Eden, que ahora estaba apoyada en el mostrador,
cruzando los brazos. Nuestros ojos se encontraron, y me di cuenta de que
probablemente era algo bueno que Ollie no pudiera verme, porque era inevitable que 81
esta noche tuviese problemas con su hermana en algún momento.
Podría ponerme duro solo mirándola. No recuerdo haber tenido esta clase de
necesidad física con nadie antes. Las últimas semanas habían sido como un largo
episodio de juegos previos. Ahora que estaba cerca de ella, no pude evitar estar tan
excitado físicamente, a pesar de que no estaba haciendo nada específico para incitar
a eso. Ella no tenía que hacer nada excepto existir.
Mi cerebro le decía a mi polla que redujera la velocidad, que teníamos que
retroceder varios kilómetros ahora que sabíamos lo que realmente estaba
sucediendo aquí. Pero él no entendía el mensaje.
Me salí de mi embobamiento.
—Bien. ¿Están listos para que tome posesión de la cocina? El pastel de pollo es
un asunto serio. Deben alejarse, porque necesitaré todo este espacio en el mostrador.
Eden sonrió.
—Bueno, no todos los días tenemos a alguien cocinando para nosotros, así que
con mucho gusto nos mantendremos alejados. ¿Verdad, Ollie?
—Sí, nadie cocina para nosotros desde Ethan.
¿Ethan?
¿Quién diablos es Ethan?
—Oh, ¿sí? —Mirando a Eden, crucé los brazos sobre mi pecho—. ¿Quién es
Ethan?
Ollie se rió.
—Apuesto a que pensaste que dije “Eden” al principio, ¿verdad? Ethan suena
como Eden.
—Sí... claro que sí —le dije, todavía sentía curiosidad por saber quién diablos
era Ethan.
—Ethan dejó de aparecer hace mucho tiempo —dijo.
—Ethan es mi ex novio —admitió Eden.
—Ya veo. —Como no quería preguntar delante de Ollie, no me preocupé por lo
que le había sucedido a Ethan. Si ella quisiera decirme, lo haría. Pero ahora, donde
sea que estuviera Ethan, me alegré de que se hubiera ido.
Tomé una botella de vino blanco mientras estaba fuera. Recordé que una vez
me había dicho que amaba el Pinot Grigio. Le serví a Eden un vaso para que pudiera
relajarse mientras cocinaba.
Eden y Ollie se sentaron en la mesa mientras yo preparaba los ingredientes.
Incluso hice la corteza desde cero, porque así es como mi madre me enseñó a hacerlo.
Me llevaba un poco de tiempo, pero siempre pensé que valía la pena.
Hicimos una pequeña charla mientras cocinaba. Eden y yo nos miramos
furtivamente cuando Ollie nos contaba historias de la escuela.
82
Unas dos horas más tarde, finalmente nos sentamos a cenar, y cuando digo que
Ollie devoró la mitad del pastel entero, no es una exageración.
—A alguien le gustó el pastel —bromeó Eden.
—No es el tipo de pastel al que estoy acostumbrado, pero está realmente bueno
—dijo.
—Bueno, estoy muy contento de que te haya gustado —le dije.
Eden se lamió los labios.
—Estaba realmente delicioso, Ryder.
Esos labios se ven deliciosos.
—Bueno, es algo bueno que te guste, porque como dije, es todo lo que sé hacer.
Ollie robó mi atención de los labios de Eden cuando dijo:
—¿Quieres pasar el rato en mi habitación?
Hice una pausa, sorprendido por la solicitud. Pero solo había una respuesta.
—Oh sí, claro.
—No hay mucho que ver, pero puedo mostrarte mi iPad.
—Sí. Eso suena genial.
Eden intentó intervenir.
—Ollie, Ryder probablemente está cansado de su viaje.
—No. Estoy bien. —Sonreí. De ninguna manera iba a decepcionar a este niño.
Ella me devolvió la sonrisa y murmuró:
—Gracias.
Le guiñé un ojo.
Ollie se levantó de su silla y me llevó a su habitación. Decir que me sentía como
un pez fuera del agua era una subestimación. No solo no tenía una experiencia real
con niños, sino que estaba aterrorizado de que dijera algo estúpido sin pensar, como
cuando había usado el término ciego con Eden antes.
Exhalando, me senté en su colchón, que estaba en el piso. Él se sentó en el otro
lado del mismo.
—Pareces nervioso —dijo finalmente.
—¿Eso crees? ¿Cómo puedes saberlo?
—Tu respiración.
Eso me recordó cómo Eden solía ser capaz de sentir lo mismo cuando solo podía
escuchar mi voz. Me reí entre dientes porque probablemente había pensado en su
hermano cuando lo dijo.
Las características de Ollie eran definitivamente más oscuras que las de Eden.
Su piel estaba bronceada, y su cabello era casi negro. Tenía grandes ojos marrones
en comparación con los verdes de ella. Pero tenían padres diferentes, así que eso 83
tenía sentido.
Buscó su dispositivo y presionó el ícono de YouTube, que en realidad sonaba la
palabra YouTube en la voz de una mujer robótica mientras la presionaba. Debe haber
sido una aplicación especial que le permitía escuchar lo que estaba seleccionando.
—¿Qué te gusta escuchar? —le pregunté.
—Shows de comedia, en su mayoría. Algunos podcasts.
—Bien.
Él giró su cuerpo hacia mí.
—Entonces, ¿quién eres?
Su pregunta me divirtió. Se había sentado durante toda una cena conmigo, y
ahora solo estaba preguntando esto. Pero la verdad era que nadie le había explicado
una mierda, aparte de decir que yo era amigo de Edén.
—¿Quién soy? Esa es una buena pregunta.
—Como, ¿de dónde vienes? ¿Cómo conoces a mi hermana?
Le di la misma frase que le di a mi papá.
—Nos conocimos en internet.
—Eso es un poco espeluznante.
Touché.
—Sí. Internet es solo para adultos, e incluso entonces, a veces hay que tener
cuidado. Pero si tienes suerte, puedes conocer gente maravillosa que de una manera
nunca habrías conocido.
—¿Has venido hasta aquí solo para verla?
—Sí. Sí, lo hice.
—¿Por qué?
A su edad, supongo que no tiene sentido.
—Creo que ella es muy... amable. Quería conocerla en persona.
Parecía casi preocupado cuando dijo:
—No te la vas a llevar, ¿o sí?
Mierda.
—Por supuesto que no.
—Porque si ella se fuera, no tendría a nadie que me cuide.
Maldita sea. Solo podía imaginar lo aterrador que era para él imaginar eso. Ella
era todo lo que tenía.
—No te conozco desde hace mucho, Ollie, pero puedo decirte con un ciento por
ciento de certeza que tu hermana no irá a ningún lado.
—¿Cómo lo sabes? Mi madre murió. ¿Cómo sabes que nada malo le sucederá a
Eden? 84

Mierda.
¿Cómo se supone que debo responder a esto?
—Está bien, nada está garantizado en la vida. Lo sé. Pero ella nunca te dejaría
voluntariamente. Te lo prometo.
Pensé que estaba mal cuando perdí a mi madre. Debe haber sido atemorizante
haber perdido a tu madre a una edad tan joven y luego no poder ver nada más.
Mientras miraba en mi dirección general, pero no hacia mí, tenía mucha curiosidad
sobre si él podría verme incluso un poco.
Esperaba no ofenderlo cuando le pregunté:
—¿Puedes ver algo?
—Puedo ver con mis ojos como ves con tu trasero.
Una vez que procesé su respuesta, me reí.
—Creo que lo entiendo. Buena analogía.
—¿Qué es eso?
—Significa... buen ejemplo.
—No puedo ver nada.
—Entiendo. —Pasó un silencio incómodo hasta que me froté las manos y
pregunté—: Entonces, ¿cómo están los niños en la escuela? ¿Te tratan bien?
Él sonrió.
—Los niños en la escuela son muy amables. También están ciegos, así que no
es que puedan burlarse de mí ni de nada.
La sola idea de que alguien se metiera con él me enojaba.
—¿Por qué dices eso? ¿Se burlan de ti otros niños?
—Realmente no.
—Bien.
―Lo único de lo que la gente realmente se burla de mí es mi apellido.
—¿Tu apellido? ¿Por qué? ¿Cuál es?
Él lanzó una sonrisa maliciosa.
—Adivina.
—Um... voy a necesitar al menos una pequeña pista.
—¿Puedo tocarte? —preguntó.
Su pregunta me hizo detener.
—Sí.
Luego me buscó y comenzó a sentir alrededor de mi cara y mi camisa. 85
—Lo estás usando. Mi apellido.
—¿En serio?
Ollie rió disimuladamente.
—Sí.
Arruiné mi cerebro. Colon... como la colonia, ¿tal vez? Pensé que era una buena
suposición ya que su padre era de Costa Rica.
—¿Colon?
—No.
Entonces recordé que el padre ni siquiera estaba en la foto, entonces ¿por qué
Ollie tendría su apellido? Duh.
—Me harás adivinar por completo, ¿verdad?
—Síp. —Soltó una risita.
Lo estoy usando.
—¿Pantalones?
—No.
—¿Camisa?
—No.
—¿Reloj?
Negó.
—Uh-uh.
¿Bóxer?
Chasqueé mis dedos.
—¿Bóxer?
Él rió.
—No.
Realmente no había mucho más que llevaba puesto. Jesús. ¿Qué podría ser?
—Te daré una pista…
—Bien…
—Estabas cerca cuando dijiste “Camisa”.
Camisa. Camisa. Camisa.
—No sé, Ollie.
—Es el tipo de camisa que llevas puesta.
—El tipo de camisa... ¡oh... negro! Tu apellido es Black.
Su risa creció más fuerte.
—¿Cómo sabría de qué color es tu camisa si no puedo ver? 86

Maldición. Buena esa, Ryder. Jodidamente brillante.


De acuerdo, era algo que podía sentir. Bajé la vista hacia mi camisa.
—¡Algodón!
—Nop.
Golpeé mi cabeza.
—Me estás matando aquí. Sácame de mi miseria.
Ollie finalmente dijo:
—Es Shortsleeve.
¡Shortsleeve!
¿Manga corta?
—¿Tu apellido es Shortsleeve?
—Sí. El de Eden también.
Eden Shortsleeve. Sin bromas.
—Vaya. Ese es un apellido muy único. Nunca antes lo había escuchado.
—Yo tampoco... aparte de nosotros. Y mamá.
Eden asomó la cabeza.
—¿Puedo robarte a Ryder, Ollie?
Él se encogió de hombros.
—Supongo.
—Como puedes ver por su reacción neutral, he sido una compañía fascinante.
—Le revolví el cabello—. Volveremos a compartir juntos.
—¿Cuándo volverás a California? —preguntó.
Miré a Edén y le dije:
—No sé, amigo. No lo he descubierto todavía.

87
Ryder
Miré a mi alrededor, notando que Eden había limpiado todos los platos
mientras estaba con Ollie. El vago ruido del iPad de Ollie en el fondo fue el único
sonido que se registró cuando me encontré a solas con ella por primera vez en mucho
tiempo.
Nuestros cuerpos estaban cerca mientras estábamos uno frente al otro en su
cocina. Cada centímetro de mi piel era consciente de ella.
Mis labios ansiaban besar los de ella. Aunque quería eso más que nada, me
contuve, inseguro de cómo se sentiría. ¿No había tenido suficiente con ella hoy? Sí,
ella exhibió cierto nivel de comodidad conmigo en línea, pero este fue el verdadero
negocio. No podía simplemente asumir que todo sería igual; ella no había elegido
este escenario. Ella no me había invitado aquí. Hasta que pudiera confirmar sus
sentimientos, no iba a asumir que estaba bien besarla o tocarla. Y a partir de ahora, 88
todavía parecía un poco nerviosa a mi alrededor.
—Entonces, señora Shortsleeve, no puedo creer que haya estado ocultando su
apellido.
—Sí. Esa soy yo. Muchas gracias, Ollie. —Sonrió y solo me miró un rato antes
de negar—. Todavía no puedo creer que estés aquí, que me encontraste.
—¿Estás contenta de que esté aquí?
Eden asintió.
—Sí. Por favor, no lo dudes.
La relevación me atravesó. Tomé su mano, y ella enlazó sus dedos con los míos.
Incluso ese simple toque causó que mi polla se pusiera rígida. Si así fuera, esta sería
una de las semanas más largas de mi vida, o por mucho tiempo que me quedara.
—Realmente no quiero... pero tengo que trabajar esta noche —dijo.
La decepción me llenó.
—¿No puedes tomar la noche libre?
—He estado fuera las últimas dos noches, ¿recuerdas? No puedo permitirme el
lujo de desaparecer. Me está poniendo nerviosa. Perderé a mis clientes.
Nunca había entendido su necesidad de mantener ese trabajo como lo hice esta
noche. Ahora que veía cuánta responsabilidad tenía, estaba claro por qué necesitaba
ese ingreso constante. Seguro que era mucho más dinero de lo que ganaba como
camarera.
—Lo entiendo totalmente, Eden. Lamento no haberlo entendido de inmediato.
Ella parecía dolida.
—Créeme, es lo último que quiero hacer esta noche.
Me dolió que se sintiera forzada a hacerlo de alguna manera.
—¿Qué tal esto? ¿Por qué no voy al hotel y te dejo trabajar? Entonces, mañana
por la noche, a primera hora de la noche, volveré y los llevaré a cenar a Ollie y a ti
antes de que tengas que empezar a jugar con la cámara.
Su expresión se iluminó.
—Sería increíble.
—¿Hay algún lugar en particular al que le guste ir? No conozco el área.
—Sí. Hay este restaurante especializado en carnes. Puedes elegir lo que quieres
de un conjunto de opciones. A él le gusta poder oler las diferentes opciones antes de
tomar una decisión, ya que no puede ver cómo son. Lo ama. Se llama York's.
—Sin mucho que pensar entonces. Ahí es donde iremos.
Un largo momento de silencio pasó cuando nos miramos a los ojos. Estar aquí
todavía se sentía tan surrealista. Parecía que quería decirme algo.
—Sé que Ollie mencionó a Ethan —dijo finalmente—. Se mudó a Nueva York.
89
—Ya veo. Nunca lo mencionaste.
—Lo sé. —Hizo una pausa—. Es una de las razones por las que soy muy reacia a
apegarme a alguien. Él consiguió un trabajo allí y quería que me mudara. Le dije que
no estaba dispuesta a desarraigar a Ollie. Mi hermano ama su escuela, y realmente
es lo que más le conviene. Ethan tuvo que decidir si tomar el trabajo o quedarse en
Utah con nosotros, y eligió el trabajo. Eso es todo lo que hay en esa historia.
Asentí. No es de extrañar que dudara tanto acerca de llevar las cosas más lejos
conmigo.
—¿Estuviste con él por cuánto tiempo?
—Un par de años. Entró en Ellerby un día. Así es cómo lo conocí.
—¿Has salido con alguien desde entonces?
—No. Ni una sola persona en los dos años desde que nos separamos.
—Entonces, ¿no has estado con nadie?
—No, no he estado con nadie.
—Eso es mucho tiempo. —Examiné su rostro y pude ver las cicatrices escritas
sobre ello—. Realmente te lastimó, ¿no es así?
Ella respiró hondo.
—La ruptura con Ethan fue mi primer verdadero corazón roto. Estuvimos
juntos por un año y medio. Me hizo sentir protegida, aunque nunca esperé que él
quisiera asumir todo lo que vino conmigo. ¿Ya sabes? Simplemente apesta cuando
te importan y no te eligen. Al mismo tiempo, entiendo totalmente por qué se fue.
Sentí un estrechamiento en mi pecho y no pude entender si eran celos o enojo
con él por lastimarla y hacerla pensar que había tomado la decisión correcta al irse.
—Entonces, ¿no estabas haciendo lo de la cámara en ese momento, cuando
estabas con él?
—No. Todavía no. —Ella se rió—. No tiene idea de en qué me he metido. No he
hablado con él en mucho tiempo. A veces me río, pensando en que accidentalmente
me encontró.
—Eso le serviría bien al hijo de puta.
Ella rió y miró el reloj.
—Mierda. Necesito llevar a Ollie a la cama y empezar a prepararme. Lo siento.
No quería dejarla, pero necesitaba permitirle trabajar.
—No te preocupes por mí. Voy a ponerme al día con algunos correos
electrónicos de trabajo y dormir un poco. No he dormido una mierda en los últimos
días.
—Porque estabas preocupado por mí. Es culpa mía.
—No lo es, ¿y sabes qué? No cambiaría nada acerca de lo que fue necesario para
que yo esté aquí para verte. 90

Su boca se curvó en una sonrisa.


—Yo tampoco.
Comencé a caminar hacia la puerta. Mi corazón palpitaba porque realmente
quería darle un beso de buenas noches. No me había sentido así desde que tenía
catorce años en mi primera cita, tan ansiosa anticipación. Pero no estaba seguro de
si estaba bien besarla por una serie de razones. Una, no sabía si ella quería que lo
hiciera. Dos, sospeché que sería como una droga; una vez que comience, no podría
parar y querría hacer mucho más que besarla. Tres, realmente tenía que pensar si lo
que estaba sucediendo con nosotros se extendía a la “vida real”. Supongamos que la
besé... ¿y luego qué? Tendríamos una semana para follar y luego, ¿me voy? Un beso
fue un beso... pero con Eden, significaría mucho más. Necesitaba tener cuidado.
Se paró en la entrada cuando salí.
Con las manos en los bolsillos, dije:
—Mañana vendré alrededor de las cinco. ¿Eso está bien?
—Eso es perfecto.
Eden se apoyó contra la puerta, mirándome como si todavía estuviera
asombrada de mi presencia aquí. Tomé su mano y la besé con firmeza, dejando que
mis labios permanecieran en su piel más tiempo de lo normal. Ese fue mi
compromiso.
Después de regresar al hotel, me dije que no iba a ver su espectáculo. Pero la
curiosidad obtuvo lo mejor de mí. La atrapé justo en el punto donde ella se había
quitado la parte superior. Fue tan difícil de ver como pensé que podría ser. De hecho,
fue más difícil que nunca.
Sus uñas estaban pintadas de rojo. No habían sido de ese color antes. Mi
corazón comenzó a palpitar mientras me fijaba en sus manos masajeando sus pechos
y la imaginé enterrándolos en mi piel... o en la de otra persona. No había visto su
actuación en un momento por esta misma razón: no podía manejar la idea de que
otros hombres la comieran con los ojos.
Eso fue bastante irónico, considerando cómo nos habíamos conocido.
***
La noche siguiente, la fila para entrar en York era larga. Aunque prefería
sentarme, pedir una comida y no tener que recoger mi comida como en una cafetería
de la escuela secundaria, podía entender totalmente que Ollie quisiera oler todo.
Había tardado una eternidad que llegaran las cinco en punto. Pasé el día
poniéndome al día con los correos electrónicos de trabajo y extraje algo de mi energía
nerviosa en el equipo de gimnasio del hotel. Nadé unas vueltas en la piscina,
también. Luego, mi mano consiguió un buen entrenamiento en la ducha mientras
me frotaba para aliviar la tensión.
Ahora que estaba otra vez con Eden, estaba claro que nada de lo que había
hecho hoy había funcionado para calmar la adrenalina que corría a través de mí. Se
veía impresionante sin siquiera tener que intentarlo, mi hermosa niña hippie. 91
Llevaba un vestido largo, fluido y blanco. El material era tan delgado que
prácticamente podía ver a través de él. Su hermoso cabello castaño largo y arenoso
estaba más recto de lo normal. Debió haberlo arreglado. Y usaba un poco de
maquillaje para los ojos, aunque normalmente iba al natural.
Puso su mano sobre mi brazo.
—Espero que te guste este lugar. Sé que probablemente no sea lo que hubieras
elegido.
—Apuesto a que va a ser genial si Ollie lo ama mucho. Si la línea se mueve
alguna vez, lo averiguaré.
—Siempre es así —dijo Ollie—. Pero la comida vale la pena.
—Confío en tu opinión, Ollie. Después de todo, amaste mi pastel. Eres un
hombre de buen gusto.
Eden me dedicó una gran sonrisa, y mientras nuestros ojos se cerraban,
parecíamos desviarnos hacia nuestro propio mundo.
Joder, la deseo.
Aquí estábamos en esta concurrida línea de restaurantes, y todo en lo que podía
pensar era en estar dentro de ella. Ollie estaba jugando con su iTouch, escuchando
algo. Parecía que Eden y yo éramos las únicas dos personas en la habitación.
Mi corazón se aceleró. En ese momento supe que besarla valdría la pena el
riesgo. Incapaz de sostenerlo más, coloqué mi mano sobre su cintura y la acerqué
más a mí, por primera vez sintiendo sus pechos suaves y flexibles contra mi pecho.
Solté un suspiro tembloroso, porque su cuerpo se sentía tan malditamente bien
contra el mío.
Ella agarró mi camisa y clavó sus uñas en mi pecho. Había algo muy erótico en
eso. Era como si leyera mi mente, había fantaseado con lo mismo anoche mientras
la miraba desde el hotel.
La mirada en sus ojos finalmente me dio la confirmación que necesitaba.
Lentamente me incliné, y ella me acercó más. Sus ojos se nublaron cuando separó
sus labios, lista para recibir mi beso.
El leve gemido que escapó de mi boca hizo que mi polla se endureciera. Y no
hubo marcha atrás cuando empecé a devorar su boca. Quizás esta no fue una buena
idea. Sus labios se sintieron increíbles cuando todos los sonidos en la habitación se
desvanecieron. Fui un todo, deslizando mi lengua para probarla completamente y
rodeándola con la de ella.
Aunque Ollie parecía estar en su juego, sabía que tenía que parar antes de que
notara algo o nos echaron de este lugar.
A regañadientes, alejándome, la miré y murmuré:
—Eso se sintió tan bien.
—Lo sé —susurró.
Pasé el pulgar por sus labios, tan hambriento de más.
92
—Escuché su beso —dijo Ollie despreocupadamente.
El rostro de Eden se puso rojo cuando ambos nos volvimos hacia él.
Me aclaré la garganta.
—Lo hiciste, ¿verdad?
—Sí. Bastante asqueroso —dijo sin desviar su atención de su dispositivo.
—No seas grosero, Ollie —regañó Eden.
—Está bien ―dije—. Tiene derecho a su opinión. Solía pensar que era asqueroso
cuando mis padres se besaban. Lo entiendo.
Ollie arrugó la nariz.
—¿Por qué la gente incluso lo hace?
Eden respondió:
—Es una forma de mostrar afecto.
—¿Por qué no te abraza? Es menos baboso.
—Porque a los adultos les gusta besarse. No tenemos que explicar por qué —
dijo.
Estaba un poco perplejo en cuanto a cómo explicárselo, pero quería intentarlo.
Entonces un pensamiento apareció en mi cabeza.
—Puedo tratar de explicarlo. Tal vez cuando seas mayor, lo obtendrás. Pero un
abrazo, es como un helado, ¿verdad? Agradable y dulce. Muy bien. Pero un beso, con
la persona adecuada, es como el helado completo con salsa de chocolate caliente,
crema batida, todo. Te hace sentir vertiginoso. Sabes, ¿como cuando estás comiendo
algo y, de repente, empiezas a tararearte porque es tan bueno? Así es el beso.
—Recuérdame que no tome un helado para el postre.
Eden y yo nos miramos y nos reímos.
Finalmente llegamos al punto en la línea donde podíamos agarrar una bandeja.
—Ollie, te voy a usar como mi guía sobre qué comer aquí. Estoy siguiendo al
experto.
Después de evaluar adecuadamente los aromas, Ollie seleccionó una ensalada
con aderezo Mil Islas, pollo asado con puré de papas con ajo y gelatina verde con
crema batida como postre.
Cumplí con mi palabra y puse todo lo que pidió en mi bandeja también.
Después de pagar por nosotros, encontramos un lugar y nos sentamos.
Ollie tuvo un gran aprecio por la comida. Comió como si no hubiera un mañana.
Él había sido de la misma manera con mi pastel de pollo: se comió hasta el último
bocado de su plato y algo más. Teoricé que tal vez sin poder ver, su sentido del gusto
se amplificó. Comer se volvió mucho más importante y agradable.
Mientras que definitivamente me gustaba la comida, mi atención estaba en 93
Eden, verla disfrutar de su comida y sentir que mi polla se contraía cada vez que se
lamía los labios. Ese beso fue lo mejor de mi vida, y me moría por probarla de nuevo.
Necesitando desesperadamente dejar de pensar en el sexo, le pregunté:
—¿Ollie es el significado de algo?
—Olivier. Nuestra madre era parte francesa —respondió Eden.
—Probablemente es por eso que me gustan tanto las papas fritas —dijo Ollie.
—Así es. —Me reí entre dientes—. Ahora que lo pienso, me encantan las papas
fritas también, y soy un cuarto francés. Estás en algo. Eso lo explica. De todos modos,
Olivier es un nombre genial.
Mientras miraba entre los dos, noté que él y Eden tenían la misma nariz. Aparte
de eso, realmente no se parecían entre sí.
Cuando Eden me sorprendió mirándola, se sonrojó. Si se sonrojaba de una sola
mirada, me pregunté sobre su reacción si le hacía otras cosas. Hicimos cosas en la
cámara, pero había una gran diferencia entre la intimidad virtual y la realidad. Era
extraño pensar que mientras ella me había visto llegar, nuestros cuerpos casi nunca
habían hecho contacto.
Ella no había estado con nadie en dos años. A pesar de la naturaleza sexual de
su trabajo, esta chica tímida frente a mí era la verdadera Eden. Todo lo que hacía
frente a esas cámaras era actuado; pude ver eso ahora.
Ollie interrumpió mis pensamientos.
—¿Podemos llevar a Ryder al parque de trampolines?
Eden pareció pensar en ello por un momento antes de decir:
—No, no creo que sea una buena idea con tus puntos de sutura.
Le revolví el cabello.
—Parque de trampolín, ¿eh?
Ollie bebió un poco de su limonada y asintió.
—Se llama Bounce. Es super genial. Fui allí una vez para una fiesta de
cumpleaños.
—Sí —dijo ella—. Pero ese era un pequeño grupo de niños en una sección
alquilada. No podemos simplemente ir de último momento cuando está abierto al
público. Será un juego para todos, y algún niño te golpeará en la cabeza. Todavía
estás recuperándote.
Ollie parecía decepcionado, pero asintió.
—Tienes razón.
Me preguntaba cuántas veces Ollie tuvo que renunciar a cosas que los niños
típicos daban por sentado debido a su discapacidad. Él era muy maduro. La mayoría
de los niños de once años molestarían a sus padres hasta que se salieran con la suya.
Pero a Ollie solo se le tuvo que decir una vez antes de llegar a la conclusión de que
Eden tenía sus mejores intereses en mente. Él era un maldito buen chico. En el corto 94
tiempo que lo conocí, mi admiración por este chico no conocía límites.
Me rasqué la barbilla.
—¿Sabes lo que me gusta más que los trampolines?
—¿Qué?
—Actos de comedia en YouTube. ¿Quieres ir a casa y escuchar a algunos?
Él sonrió.
—Sí.
***
De vuelta a casa de Eden, después de pasar un rato con su hermano, me uní a
ella en la cocina mientras Ollie se quedaba en su habitación.
Escuché atentamente el sonido de su dispositivo volver a encenderse. Ese niño
tenía la audiencia más sensible. Cuando estuvo claro que estaba ocupado en algo que
nos permitiría algo de privacidad, miré hacia Eden. Sus ojos estaban nublados, y
sabía lo que estaba pensando. Yo también lo estaba pensando.
En segundos, mi boca estaba sobre la de ella. Comenzamos exactamente donde
nos habíamos quedado en el restaurante. Era como si nuestro beso hubiera estado
simplemente en espera toda la noche, como si acabara de soltar un botón de pausa.
Ella sabía increíblemente bien. Me sentía como un maldito adolescente, tan
cachondo, tan hambriento de ella, que mi lengua exploró su boca. No sabía qué hacer
con mis manos, porque querían ir a todas partes, tocar todo a la vez. Me conformé
con pasar mis dedos por su hermoso y largo cabello que olía a flores y coco.
Mis manos viajaron por su espalda y aterrizaron en su culo. La apreté con
fuerza y la empujé contra mí.
Bajando la boca, comencé a chuparle el cuello, deteniéndome con cada
movimiento para notar cómo su piel cambiaba de blanco a rosa. Joder, eso es tan
excitante.
Realmente traté de detenerme, pero no pude evitar bajar la boca y devorar su
pecho a través del material de su vestido. Sus pezones eran duros, asomando
mientras rodeaba mi lengua con la izquierda.
Sus manos estaban en la parte posterior de mi cabeza mientras me guiaba hacia
atrás y me empujaba más profundamente en su boca. Los sonidos que hizo me
estaban matando. Sabía que podía sentir mi erección contra ella. No se podía negar
lo duro que estaba, y no había nada más en el mundo que quisiera ahora que follarla
en este mostrador. Hubiera dado casi cualquier cosa por eso, envolver sus piernas a
mi alrededor y vaciar toda mi frustración en ella.
Pero sabía que mi cuerpo se estaba moviendo muy por delante de mi mente. A
pesar de que la perspectiva de tener relaciones sexuales con Eden era como estar allí,
la distancia entre la situación actual y ese escenario era como la de un campo de
fútbol.
95
Paré el beso y enterré mi cabeza en su cuello.
—Te deseo.
—Yo también —jadeó.
La miré a los ojos.
—No creo que entiendas cuánto.
La respiración de Eden se hizo más pesada.
—Estoy asustada.
—Lo sé. Es por eso que paré, a pesar de que realmente no quería. Sé que no
estás lista.
—Quiero decir, ¿te vas en unos días?
—Me voy, pero volveré.
—Entonces ¿qué?
Respondiendo honestamente, dije:
—No sé.
—Vas a seguir yendo y viniendo, solo para llegar a la conclusión un año después
de que no va a funcionar entre nosotros.
—Eden, creo que estás divagando mucho en este momento.
—¿En serio? No hay forma de que esto pueda funcionar. No importa cuán fuerte
sea la atracción entre nosotros, estamos en dos lugares diferentes de la vida. Es por
eso que no quería...
—Lo sé. No querías conocerme. Violé nuestro acuerdo al venir a buscarte. No
me arrepiento ni por un segundo. No sé lo que va a pasar mañana. Realmente no.
Solo sé lo que siento hoy. Y siento mucho, más de lo que me he sentido en toda mi
vida. Pero más que nada, me siento agradecido. Estoy agradecido de que estés bien.
—Señalé hacia la habitación de Ollie—. Estoy agradecido de haber sido bendecido
con la presencia de ese niño. En un día de conocerlo, él me inspiró tanto, a frenar, a
ser una mejor persona. —Pasé el dedo pulgar por el labio inferior—. Estoy agradecido
de haber besado estos labios. Porque una parte de mí creía que no había ninguna
posibilidad de que eso sucediera alguna vez.
Ella parecía que quería llorar.
—Ryder, siento mucho en este momento, también.
La besé con fuerza antes de decir:
—Dame hoy. Solo dame el día de hoy. Pero no te sorprendas si te pido lo mismo
mañana y al día siguiente. ¿Tomarás las cosas día a día conmigo? Porque no estoy en
ningún lugar listo para dejarte ir. Ni siquiera cerca.
Sus ojos se humedecieron cuando me acercó.
—Bueno. Pero solo hoy. Y no te sorprendas si digo eso mismo mañana.
96
Eden
Estaba trabajando la hora del almuerzo en Ellerby cuando Camille apareció
detrás de mí en la cocina.
—¿Eden?
—¿Sí?
—El hombre casi más hermoso que he visto en mi vida está en la mesa de la
esquina solicitándote. Tiene los ojos de Paul Newman. ¿Lo conoces?
Sonreí. ¿Ryder está aquí?
—Sí. Lo conozco. Ese es el hombre que me va a romper el corazón.
La emoción llenó sus ojos.
—Será mejor que lo escupas más tarde. 97
Después de dejar un par de platos en otra mesa, miré hacia la esquina para
encontrar a Ryder mirando su computadora portátil. Cuando me vio, una gran
sonrisa se extendió por su rostro.
—¿Cómo puedo ayudarlo, señor?
—Hay muchas maneras en que puedo responder esa pregunta. —Se levantó de
la mesa.
—¿Para qué está de humor? —le pregunté.
—De nuevo, hay muchas maneras en que podría responder eso. —Él sonrió y
señaló su mejilla—. ¿Qué tal algo de azúcar?
Le di un rápido beso y le pregunté:
—¿Cuáles son los planes de esta noche?
—Quiero llevarlos a algún lado después de que Ollie salga de la escuela. Puedo
ir contigo a buscarlo, y podemos salir directamente de allí, a menos que tengas que
llevarlo a casa por cualquier motivo.
—Eso sería genial. ¿A dónde vamos?
—Es un secreto. —Me guiñó un ojo—. Quiero sacarlos casi todos los días que
esté aquí, si está bien.
—Por supuesto. Aunque, pensé que en tu última noche me gustaría hacerte la
cena en la casa para pagarte por habernos cocinado. ¿Ya has decidido cuándo te vas?
Ryder frunció el ceño.
—Mi padre organizó una reunión y dice que realmente me necesita para asistir
el lunes por la mañana. Así que me gustaría quedarme hasta el domingo y tomar el
último vuelo posible. —Echó un vistazo a mi rostro y acarició mi mejilla—. Regresaré,
Eden. No te preocupes.
Había leído mi mente.
Asentí. No era que no creyera que volvería. Simplemente no entendía cómo
íbamos a funcionar a largo plazo. Mi hermano era una responsabilidad de por vida.
Nuestras vidas no eran propicias para el estilo de vida de viajes de lujo que Ryder
vivía. Él necesitaba ver el panorama general. Tal vez no quería pensar en eso ahora,
pero es algo que no podía ignorar.
Volvió a sentarse en la cabina.
—Si no te importa, creo que voy a pasar el rato aquí hasta que tu turno termine,
trabajar un poco.
—Son tres horas más. ¿No te aburrirás?
—Hay conexión inalámbrica aquí. Además, te miro. No me aburro mirándote.
Todo lo contrario, bastante emocionado, en realidad.
Sintiendo que mis mejillas se calentaban, negué.
—¿Qué voy a hacer contigo?
Él sonrió. 98

—De nuevo, hay muchas maneras en que puedo responder esa pregunta.
***
Recogimos a Ollie después de la escuela, y mientras conducíamos, Ryder se
negó a decirnos a dónde íbamos. Me hizo preguntarme qué tenía bajo la manga,
especialmente porque no conocía el área.
Cuando llegamos al trampolín, no entendí, porque específicamente le había
dicho a Ollie delante de Ryder que no podíamos venir aquí.
Me susurró al oído:
—Antes de que te enojes conmigo, hice los arreglos para que él tenga su propio
espacio para que no se lastime.
Entrecerrando los ojos en confusión, dije:
—¿Su propio espacio?
—Técnicamente, alquilé todo el lugar para nosotros.
Mis ojos se agrandaron.
—¿Qué? ¿Cómo lo lograste?
—No te preocupes por eso.
Ryder debe haber gastado una fortuna en esto. Sabía que era rico, pero no
quería que gastara ese dinero en nosotros.
—¿Dónde estamos? —preguntó finalmente Ollie.
Solté un suspiro y decidí conceder. Ollie iba a enloquecer.
—Bounce —dije.
Él chilló.
—¡No es cierto!
Ryder se dio vuelta.
—Dijiste que querías venir aquí, ¿verdad?
—Sí, pero pensé que Eden dijo que no.
—Bueno, alquilé el lugar, por lo que no tendrás que preocuparte de que alguien
se tropiece contigo.
—¿Cómo? —preguntó.
Ollie no tenía idea de cómo era tener dinero. Siempre tuvimos que ahorrar para
cosas buenas.
—Tiré de algunas cuerdas.
Cuando entramos, al menos cinco personas que vestían las mismas camisas de
neón naranja estaban alineadas en fila, como si nos estuvieran esperando.
—Hola, señor McNamara —dijo uno de ellos.
Ryder asintió. 99

—Hola.
—La sala de fiestas está preparada para usted. Y tendrá acceso a cualquiera de
los trampolines en cualquier nivel. Todo el lugar es suyo. Solo necesitamos que un
adulto firme una exención para él. También tenemos estos calcetines antideslizantes
para todos.
Ryder me entregó el formulario para completar.
—¿Eden?
Ollie estaba comprensiblemente confundido.
—¿Sala de fiesta? No es mi cumpleaños.
—La única forma de alquilar este lugar es para las fiestas de cumpleaños —
explicó Ryder—. Entonces, les pedí que nos dieran todas las cosas de la fiesta
también. Tenemos pizza y pastel para veinte personas. Me hubiera gustado que
invitaras a tus amigos, pero quería sorprenderte, y también recordé que es más
seguro para ti si no hay nadie más cerca, para que nadie pueda tocarte. ¿Cuándo es
tu cumpleaños de todos modos?
—Fue hace unos meses.
—¿Ves? Me lo perdí. Entonces, feliz cumpleaños.
Fue agradable ver la sonrisa en el rostro de mi hermano.
Firmé la exención, luego comencé a quitar los calcetines de Ollie para ponerle
los que tenía que usar.
Ollie miró a Ryder.
—Saltarás conmigo, ¿verdad?
—Diablos, sí. Tu hermana también va a saltar. —Ryder me lanzó una sonrisa
que mostraba un atisbo de su niño interior.
—¿Podemos saltar primero, Ryder? ¿Y luego comemos? —preguntó Ollie.
—Lo que quieras.
Le entregué a Ryder un par de calcetines especiales.
—Todos tenemos que usar estos.
Él los examinó.
—¿Qué sabes, Ollie? Aquí hacen calcetines para pies del tamaño de Pie Grande.
Ollie se rió.
Subimos las escaleras hasta la sala más grande de la junta. Era solo una serie
de trampolines conectados, planos y rectangulares. El espacio era prácticamente del
tamaño de una cancha de baloncesto.
Ryder mantuvo una estrecha vigilancia sobre Ollie, así que no tuve que hacer
mucho más que seguir detrás de ellos mientras admiraba la vista. La forma en que
los jeans de Ryder lo abrazaban era absolutamente divino. Me pregunté si él y yo
100
tendríamos tiempo a solas más tarde, porque realmente quería saborear sus labios
otra vez. Era todo lo que podía pensar.
Mientras lo veía saltar con mi hermano, me di cuenta de que Ryder
definitivamente era un niño de corazón. Contaron tres para coordinar el aterrizaje
en sus traseros al mismo tiempo.
Decidí alejarme un momento de ellos, dándome mi propio espacio en uno de
los trampolines en la otra esquina de la habitación. Salté tan alto como quería,
sintiéndome más feliz y más libre de lo que lo había hecho en mucho tiempo. Pero
sabía que probablemente tenía poco que ver con volar libremente en el aire y todo
con el hombre que saltaba sobre su trasero como un tonto en la otra esquina.
Cuando finalmente regresé con ellos, el rostro de Ryder se iluminó cuando me
vio.
Se dio una palmada en el estómago cuando se volvió hacia Ollie.
—No sé ustedes, pero me muero de hambre. ¿Quieres ir a comer?
Ollie redujo la velocidad de sus saltos y se detuvo.
—Sí. Yo también tengo hambre.
Nos aventuramos escaleras abajo a la sala de fiestas. La mesa estaba preparada
con un par de cajas de pizza, una jarra de ponche de frutas, platos de papel y tazas.
Sobre una mesa en la esquina había un pastel de media hoja que se suponía que era
un trampolín. Tenía figuras de personas pequeñas en la parte superior.
Después de abrir el apetito, devoramos una pizza entera y rompimos la
segunda. Ollie estaba concentrado en su rebanada de pastel cuando llevé a Ryder a
un lado.
—No puedo agradecerte lo suficiente por esta tarde. Nadie ha hecho algo como
esto por él. Pero por favor no sientas que necesitas hacer este tipo de cosas para
hacerlo feliz. Él estaría igual de feliz con una fiesta de pizza en casa.
—Quería. Quería hacer algo divertido para él que normalmente no tiene. Me
hace aún más feliz de lo que lo hace a él. Lo prometo, no voy a sacar esta mierda
exagerada todo el tiempo.
—En serio debe haber costado una fortuna.
—¿De qué sirve tener dinero si no puedes usarlo para hacer felices a las
personas? ¿Sabes cuánto dinero he gastado a lo largo de los años organizando fiestas
para personas que ni siquiera conozco? Este día me trajo más alegría de la que tuve
en mucho tiempo.
Agarré el material de su camisa.
—¿Cómo puedo agradecerte?
—De nuevo... hay muchas maneras en que puedo responder eso. —Me guiñó un
ojo.
—Sé cómo voy a hacerlo.
Se inclinó y me besó en la mejilla. 101
—¿Oh sí? Dime.
—Me voy a tomar esta noche.
Él deslizó su mano hacia mi trasero.
—No tienes que hacer eso.
—Quiero. Una noche más de trabajo perdido no va a matarme. No quiero
trabajar cuando podría pasar este precioso tiempo contigo.
—No voy a quejarme por eso, Eden.
Ryder acercó mi rostro al suyo y plantó un largo beso en mi boca. Mordió mi
labio inferior. Mis bragas se estaban mojando. Este no era el lugar apropiado para
perder el control. Pude haberlo besado sin parar, pero me alejé al oír la voz de mi
hermano.
—Ew... besándose —dijo Ollie.
No me había dado cuenta de que podría escucharlo, ya que habíamos estado en
la otra esquina de la habitación.
—¿Hay algo que no escuches? —le dije.
Caminamos hacia Ollie, tomados de la mano.
—Me disculpo —dijo Ryder—, pero realmente me gusta besar a tu hermana.
Mi hermano arrugó la nariz.
—¿Eso crees?
Ryder se rió, poniendo su mano sobre mi rodilla y apretándola. Ese simple acto
debilitó todo mi cuerpo.
Se volvió hacia Ollie.
—¿Después de terminar tu pastel, quieres dar otra vuelta en los trampolines?
—¿Podemos?
Ryder me apretó la pierna otra vez.
—Síp. Tenemos todo el lugar hasta las seis.
Ollie dejó su tenedor de plástico.
—Entonces, sí, ¡vamos!
Esta vez, Ryder y yo nos tomamos de la mano cuando saltamos con Ollie,
dándole un poco de espacio.
Mientras rebotaba de la mano con este hermoso hombre a mi lado, me sentía
en la cima del mundo.
***
Después de que acosté a Ollie esa noche, invité a Ryder a mi habitación. Era la
primera vez que había estado en el lugar donde trabajaba.
Miró a su alrededor.
—Así que este es el infame set de Montana Lane. 102

—Síp. —Suspiré, algo nerviosa de que viera todo—. Eso es todo.


—Es más pequeño de lo que parece desde lejos.
Encendí las luces blancas de Navidad.
—Sí…
—Se siente extraño estar aquí, pero en el buen sentido —dijo—. Esta habitación
ha sido como un sueño para mí por tanto tiempo.
Continuó explorando el espacio. Sus ojos se posaron en una botella de
lubricante que estaba sobre mi escritorio. Sabía lo que estaba pensando, y odiaba
que le molestara. Tampoco pude evitar notar el considerable bulto en sus pantalones.
Estaba muy excitado en este momento.
Esta era la primera vez que estábamos solos juntos mientras Ollie dormía. Yo
quería a Ryder tanto que me lastimaba el cuerpo. Quería sentir sus labios por todas
partes, quería sentir su polla moviéndose dentro y fuera de mí. Sabía sin lugar a
dudas que, si intentaba tener sexo conmigo esta noche, me rendiría. Resistir eso sería
imposible, no solo porque no había tenido relaciones sexuales con otra cosa que no
fuera un consolador en dos años, sino porque nunca había querido un hombre como
lo quería. Dado que no podía resistirme, una parte de mí esperaba que no lo
intentara. Eso sería lo mejor para mí en el largo plazo, especialmente si él regresaba
a Los Ángeles y recobraba el juicio.
Luego vio mi caja de condones.
Mierda.
¿Pensaría que estaba mintiendo sobre mi periodo de sequía? La verdad acerca
de esas gomas era casi demasiado ridícula para creer.
Ryder levantó la tira y levantó la ceja.
—¿Por si acaso?
—En realidad, tengo un cliente que... le gusta ver cómo los enrollo en plátanos.
—¿Estás hablando en serio?
—Muy en serio. Y eso está lejos de ser lo más extraño que la gente me ha pedido
que haga.
—¿Qué diablos le pasa a la gente? ¿Un plátano? —Envolvió sus manos
alrededor de mí y me abrazó—. Al menos utiliza una berenjena.
Me reí en su cuello, aliviada de que no lo tomara en serio.
—Mi hermosa chica de cámara. —Se retiró para mirarme antes de envolver mi
boca en la suya.
Sentí las piernas débiles cuando susurré sobre sus labios:
—Soy real.
—Eres más real de lo que jamás podría haber imaginado. 103

Mi corazón latía a través de mi pecho.


De repente se movió hacia atrás y colocó su mano entre mis pechos.
—Dios, Eden. Tu corazón late tan rápido. ¿Estás nerviosa?
Decidí ser honesta con él.
—Un poco.
—¿Crees que voy a intentar tener sexo contigo ahora? ¿Es eso? Porque
realmente deberíamos hablar sobre eso. No te presionaré para nada. No estás lista.
Sé eso.
—No es que no quiera, todo lo contrario. Estoy realmente asustada de dar ese
paso... y luego te vayas.
—Entiendo. Creo que ambos sabremos cuando sea el momento adecuado. Por
lo tanto, respira profundo y entiende que solo quiero pasar tiempo contigo. No tienes
que preocuparte de que hagamos algo para lo que quizás no estemos preparados.
Sólo quiero estar contigo.
Una mezcla de alivio y decepción me recorrió cuando tomé la decisión de robar
otro beso. No había otra sensación como sus cálidos y flexibles labios sobre los míos
junto con el cosquilleo de su barbilla.
Ryder deambuló por la habitación de nuevo y comenzó a recoger algunos de
mis accesorios. Nos reímos mucho cuando colocó la boa de plumas alrededor de su
cuello. Me mostró una sonrisa maliciosa, y yo quería saltar sobre él.
El estado de ánimo se aligeró significativamente en el transcurso de la siguiente
media hora.
Él tomó mi violín y me lo entregó. Toqué para él mientras estaba sentado con
los ojos cerrados y absorbía cada nota de “Fanfare Minuet”.
En un momento dado, encontró un par de esposas que tenía por ahí: otro
accesorio. Antes de que pudiera detenerlo, él los abrió y cerró una de sus manos en
el poste de la cama.
—¡No! —grité, pero ya era demasiado tarde.
—Solo estoy bromeando. —Se rió.
—¡Pero no tengo las llaves!
Su sonrisa se desvaneció.
—¿Qué?
—No tengo idea de lo que hice con ellas.
—¿En serio?
Nos reímos tanto que estábamos llorando.
—Bueno, supongo que estoy atrapado aquí por la noche, entonces.
Me acosté a su lado.
—En realidad, no quería que te fueras de todos modos. 104

—¿Es eso correcto? —Su tono era sugerente.


—Esperaba que te quedaras a pasar la noche.
—Así que funcionó, estar atado a la cama. ¿Es eso lo que dices?
—Lo hizo. Quizás más tarde encuentre un broche y trate de liberarte. Pero por
ahora, me gusta esta situación.
Él pestañeó.
—Siéntete libre de aprovechar mi vulnerabilidad.
Incluso tenía hermosas pestañas.
Dios, perderte no va a ser fácil.
—No me tientes —le dije antes de inclinarme y darle otro beso.
Ryder se tumbó, con la mano todavía apresada. Me acurruqué contra él.
Tumbada en sus brazos, o brazo, era el cielo.
Hablamos durante un buen rato y nos reímos cuando me contó historias sobre
algunos de los actores que protagonizaron las películas de su padre. Habló un poco
sobre su peculiar amigo, Benny, quien a veces repite todo lo que la persona con la
que está hablando dice antes de responder.
Le conté más sobre mi mamá, cómo fuimos solo nosotras dos durante tantos
años hasta que conoció a Javier, un joven de Costa Rica que había viajado allí para
estudiar en el extranjero. Después de que regresó a casa, mi madre descubrió que
estaba embarazada. Ollie llegó, y la vida nunca fue la misma.
También le conté el día del asesinato de mi madre. Mamá fue golpeada de frente
una noche en el camino a casa del trabajo. Hasta ahora, nunca había divulgado
realmente ninguno de los detalles específicos.
El hecho de que los dos hubiéramos perdido a nuestras madres definitivamente
era algo que nos unía. Pero Ryder tenía un padre en la imagen, mientras que el mío
nunca había existido. Mi madre había sido una música súper talentosa, artística y
hermosa, pero cuando se trataba de hombres, su juicio definitivamente dejaba algo
que desear.
—Hay algo que creo que nunca mencioné sobre mi madre —dijo Ryder—. No
he podido dejar de pensar en eso desde que conocí a Ollie.
—¿Ollie? ¿Por qué?
—Ella murió de melanoma ocular. Es un tumor que se forma en las células
pigmentarias que dan color a sus ojos. Es un cáncer de ojo muy raro. Mi madre se
quedó ciega de un ojo.
Cubrí mi boca.
—Oh Dios mío.
—Sí. Cuando conocí a Ollie y descubrí que estaba ciego, como puedes imaginar,
105
pensé en mi madre. Y luego pensé en la canción que estabas cantando cuando nos
conocimos. Esa conexión.
—Eso es extraño, Ryder. Pero hermoso al mismo tiempo.
—Lo sé. Siempre sentí que debía conocerte, Eden. Pero nunca más que ahora.
—Me miró a los ojos durante un rato—. ¿Puedo pedirte que busques una horquilla
para poder liberar esta mano? Realmente quiero envolverte con mis brazos.
Golpeé mi frente.
—¡Sí! Por supuesto. —Había olvidado por completo que estaba pegado a la
cama.
Después de quince minutos de juguetear con las esposas, finalmente pude
quitárselas.
Cuando lo solté, pensé en la ironía de dejarlo ir; realmente tenía que aprender
a no apegarme a este hombre.
Ryder
Mi última noche en Utah llegó más rápido de lo que esperaba.
Me las había arreglado para no arruinarlo y perder el control con Eden hasta
ahora. Pero esta era la última vez que estaríamos juntos por un tiempo. Sería un
milagro si pudiera seguir resistiendo.
Sabía que necesitaba ver si esto podía funcionar antes de dar el siguiente paso.
No podía culparla, ni podría garantizarle nada en este punto. No sabía exactamente
cómo íbamos a hacer que esto funcionara. Solo sabía que quería intentarlo.
Había abandonado el hotel desde la noche en que accidentalmente me esposé
a la cama de Eden. Al día siguiente, ella decidió tomar el resto de la semana libre de
trabajar por cámara hasta que me fuera, lo que sería algo duro. Traté de convencerla
de que estaba perfectamente bien seguir trabajando mientras estuviera aquí, pero
después de que estuvimos juntos en su habitación esa noche, ella juró concentrarse 106

en mí hasta que tuviera que volver a California. Aunque no quería que su trabajo
sufriera, eso significaba mucho.
Pasamos todo el sábado, mi último día completo, con Ollie, llevándolo a la
exhibición de sonido en el Museo de Ciencias y viendo, o mejor dicho escuchando,
una película. Después Eden hizo la mejor lasaña del mundo, y ella, Ollie y yo nos
sentamos en la mesa un rato después de la cena.
El estado de ánimo definitivamente había sido sombrío mientras comíamos. El
plan era que los tres pasáramos el día en la casa y pasáramos un domingo tranquilo
antes de tener que tomar mi vuelo de regreso a California. La idea de irme hizo que
me doliera el pecho.
Eden y yo acabábamos de acostar a Ollie y nos instalamos en su habitación para
pasar la noche. Me serví dos copas de vino y ella puso un poco de música suave. Pudo
haber sido romántico, aparte del hecho de que todo en lo que podía pensar era en
meter la cabeza entre sus piernas y darle el mejor orgasmo de su vida. Era todo lo
que quería hacer. Había sido mi mejor comportamiento en todo este viaje, pero, en
la undécima hora, cuando sabía que me iría mañana, todo lo que podía pensar era
enterrar mi cara en su coño. Realmente no quería ser bueno nunca más.
Ella sintió algo mientras estábamos acostados en la cama.
—¿Qué estás pensando?
—No sé si debería decírtelo. Podrías echarme de aquí.
—Dime.
—¿Estás segura?
—Sí.
Apoyé mi cabeza en el hueco de su cuello y dije:
—Está bien, entonces. Quiero comer tu coño más de lo que quiero mi próximo
aliento. —Levanté la vista para medir su reacción.
Todo su rostro se sonrojó, pero sentí que era de una buena forma cuando se
mordió el labio inferior y dijo:
—Está bien.
—Está bien, como, ¿estás decepcionada?
—Sí. —Ella pasó sus dedos a lo largo de mi pecho—. Con una condición.
—¿Cuál es?
—Yo también te atacaré a ti, mientras lo haces.
El rostro de Eden se puso rojo. Sabía que no era ajena a la charla sucia por su
trabajo, pero, amigo, me encantaba verla sonrojarse.
—Estoy bastante seguro de que casi mojé mi pantalón, Eden. No puedes
hablarme así.
—No te vengas. No lo desperdicies de esa manera. Quiero que te vengas en mi 107
boca. —Su rostro se puso aún más rojo.
—Bien, esta vez realmente casi lo pierdo. No puedes decirme cosas así.
La atraje hacia mí y dejó escapar un suspiro de exasperación en su boca.
Joder.
Necesitaba esto.
Los dos necesitamos esto.
Ella comenzó a bajar su pantalón corto mientras nos besábamos. No creo que
alguna vez me haya desabrochado el pantalón tan rápido en mi vida. Mis inhibiciones
estaban muriendo con cada segundo.
Nuestro beso se profundizó mientras buscaba mis jeans para sacarlos. Mis
bolas dolieron. Estaba tan listo para esto.
—¡Eden! —Escuché desde afuera de la puerta.
Ella se levantó de un salto.
—¿Ollie? —Agarró su pantalón corto y se lo puso antes de correr hacia la puerta.
Mierda.
Rápidamente me subí el pantalón y abroché mi cinturón. A pesar de la
interrupción, mi polla estaba dolorosamente dura.
Ella abrió la puerta, y Ollie estaba allí, sujetándose el estómago.
—No me siento muy bien.
Eden se arrodilló y lo rodeó con los brazos.
—¿Qué pasa?
—Mi barriga.
—¿Sientes que vas a vomitar?
—Sí.
—Mierda. De acuerdo. —Entró directamente en acción—. Vamos al baño.
Eden lo llevó al baño, y poco después pude escuchar los sonidos de él
vomitando.
Pobre chico.
Caminé hacia el baño.
—¿Necesitan algo?
—No. Él estará bien.
Su cabeza estaba a medio camino en la taza del retrete cuando murmuró:
—Hola, Ryder.
—Hola, amigo. Lamento que estés enfermo.
Lentamente se levantó, y Eden lo condujo al fregadero para lavarse las manos. 108
—Normalmente duermo en su habitación cuando está enfermo —dijo.
—Por supuesto. Haz lo que necesites hacer.
—Lo siento —susurró.
—No seas tonta, Eden.
—¿Ryder se quedará a pasar la noche? —preguntó Ollie.
—Sí. No tenía ganas de volver al hotel.
—¿Puedes dormir en mi habitación conmigo en lugar de Eden?
Trató de intervenir.
—No queremos que Ryder se enferme.
—No estoy preocupado por eso —le aseguré—. No he vomitado desde que era
un niño. Realmente creo que soy inmune. Me encantaría acostarme con Ollie, para
vigilarlo esta noche.
—No es necesario —insistió Eden.
Haciendo todo lo posible por mantener contacto visual con ella en la oscuridad,
le dije:
—Quiero.
Ella siguió mirándome, como si esperara que cambiara de opinión.
—¿Estás seguro?
—Positivo.
Le robé un último beso antes de tomar la mano de Ollie y lo seguí a su
habitación. A pesar de no poder ver, conocía muy bien el camino de la casa. Eden
había mencionado que esa era una de las razones por las que no podía mudarse,
porque le resultaría muy difícil ajustarse a un nuevo diseño.
Eden nos siguió a su habitación con un gran tazón.
—Mantén esto junto a la cama por si vuelve a vomitar.
—Entendido —le dije mientras Ollie y yo nos tumbábamos en su colchón.
Tomé la mano de Eden antes de que se fuera y la apreté. Se inclinó hacia donde
estábamos acostados y me besó. Preferiría haber estado haciendo lo que empezamos
en su habitación, pero sabía que allí me necesitaban más.
Las cosas estuvieron en silencio por un largo tiempo antes de escuchar la voz
de Ollie.
—No puedo dormir.
Me giré hacia él.
—Probablemente sea porque estás pensando demasiado en eso. Cada vez que
me centro en que no puedo dormir, nunca lo logro. —Apoyé mi barbilla en mi mano—
. ¿Cómo te sientes? 109
—Todavía estoy un poco enfermo, pero mejor después de vomitar.
—Bien.
Ollie soltó algunas respiraciones pesadas. Me preguntaba si había algo más que
lo molestaba además del insomnio.
—¿Qué pasa, Ollie?
Después de varios segundos, finalmente me respondió.
—¿Realmente vas a regresar?
Me tomó un momento responder.
—Sí. Eso puedo prometerlo, siempre y cuando tu hermana quiera que lo haga.
—Te voy a echar de menos.
—Yo también te voy a extrañar.
—Ethan dijo que volvería a verme, pero nunca regresó. Temo que nunca te
vuelva a ver.
Mierda. ¿Cómo podría discutir con él cuando su experiencia personal respaldó
la teoría de que nunca regresaría?
Dejé escapar un largo suspiro y pensé en cómo explicarlo mejor.
—Las relaciones adultas son complicadas, Ollie. Estoy seguro de que Ethan no
quiso romper su promesa contigo. Pero tal vez fue difícil para él verte sin tener que
ver a tu hermana. Cuando los adultos se separan, las cosas pueden ser raras entre
ellos. A veces, puede entristecerte ver a la otra persona de nuevo, así que, aunque
probablemente quiera verte, es demasiado difícil tener que ver a Eden también.
A pesar de mis palabras, no creía que este tipo Ethan tuviera ninguna excusa
para dejar a Ollie a un lado. Podría haber vuelto para ver a Ollie si quisiera. Él podría
haberse puesto las bolas y ser un hombre por el bien del pobre niño. Pudo haber
encontrado otra forma de mantenerse en contacto.
—¿Vas a romper con Eden?
Quería asegurarle que eso no sucedería, pero Eden y yo ni siquiera estábamos
técnicamente juntos, y las cosas definitivamente eran complicadas, estábamos
completamente en el aire en este momento. La honestidad iba a ser la mejor política.
—No sé lo que depara el futuro para tu hermana y para mí. Todo sigue siendo
algo nuevo. Pero puedo decirte que realmente me preocupo por ella, mucho. Y sé que
solo te conozco desde hace unos días, pero también me preocupo por ti.
Después de que las palabras salieron de mi boca, me pregunté si debería
haberlas dicho. Pero eran la verdad.
—Yo también me preocupo por ti, Ryder.
Sonreí.
—Gracias, amigo. No puedo predecir qué va a pasar. Pero puedo elegir ser
honesto contigo siempre. Prometo nunca mentirte o decirte una cosa y hacer otra. Y
110
puedo prometerte esto: tú y yo siempre podemos ser amigos, pase lo que pase. Te
daré mi correo electrónico y mi número de teléfono. Llámame o escríbeme cuando
quieras, ¿de acuerdo?
—¿En serio?
Ten cuidado, Ryder.
—Sí. Por supuesto. No hay razón por la que no podamos mantenernos en
contacto.
—Genial.
Estuvimos en silencio por un tiempo, pero todavía estaba inquieto. Empecé a
mover mis labios, haciendo mi famoso sonido de grillo.
Crick.
Crick.
Crick.
Ollie saltó.
—¿Qué es eso?
Tratando de no reírme, me detuve el tiempo suficiente para decir:
—No sé. —Y seguí adelante.
Se sentó.
—Parece que hay un grillo en mi habitación.
—Lo hay.
—Sin embargo, se detiene cada vez que hablas.
—No le debe gustar mi voz.
Crick.
Crick.
Crick.
—¿Cómo estás haciendo eso, Ryder?
Parecía que no podía engañarlo. Eden había podido ver mis labios cuando lo
intenté con ella, y aún tardó más en descubrirlo que en Ollie.
—¿Quién dice que lo estoy haciendo?
—Dah. Es obvio. Pero es realmente bueno.
Me reí.
—Gracias, amigo.
—Deberías probarlo en Eden. Apuesto a que ella lo va a creer.
—Ya la hizo, amigo.
Él soltó una risita.
—Bien. 111
Nos quedamos en silencio por un momento. Entonces Ollie colocó su mano
sobre mi pecho, sobre mi corazón. Pudo haber sido un pequeño gesto, pero se sintió
significativo. Él estaba poniendo su confianza en mí.
Esperaba que me lo mereciera.
Ryder
Utah parecía un sueño ahora.
Había saltado al último vuelo posible de regreso a L.A. el domingo por la noche
para poder pasar todo el tiempo posible con ellos.
Decirle adiós a Eden fue duro como el infierno, pero no dejaba de repetirme
que regresaría a St. George la próxima vez que tuviera la oportunidad.
Ese domingo por la noche, me sentí extraño de estar de vuelta en mi gran casa
vacía, en mi gran cama vacía.
La deseaba aún más ahora que había estado en su presencia. Eden y yo nunca
tuvimos la oportunidad de explorar algo sexualmente, y una parte de mí sabía que
era mejor que hubiéramos esperado, pero me estaba muriendo por dentro, sintiendo
que teníamos asuntos pendientes a los que no podía esperar para llegar. 112
Pero entonces esa voz dentro de mi cabeza me dijo que sostuviera mis caballos,
recordándome que Eden había dejado claras sus preocupaciones. No quería
involucrarse con alguien que la abandonaría más tarde. Todavía tenía muchas cosas
que pensar, así que, en cierto modo, fue bueno que volviera a L.A. por un tiempo
para aclarar mi mente.
Aun así, los seis días que había pasado con ellos me habían cambiado. Cada vez
que miraba algo interesante, pensaba en el hecho de que Ollie no podía verlo. Lo que
antes parecía una necesidad, la vista, era en realidad un lujo. Todas las cosas
superficiales que juzgamos al mirarlas eran nulas en el mundo de Ollie. Me encontré
cerrando los ojos solo para escuchar los sonidos a mi alrededor, apreciándolos
mucho más.
***
El lunes por la mañana temprano, me preparé para enfrentar a Lorena. Le envié
un mensaje de texto desde Utah para hacerle saber que todo estaba bien, que había
encontrado a Eden sana y salva. Como ella era la única persona que conocía la
verdadera naturaleza de mi viaje, sentí que al menos se lo debía. Aunque no le había
dado ningún detalle. Era demasiado para hablar, así que decidí contárselo en
persona cuando volviera.
¿Pero cómo iba a comenzar a explicarle todo? Estaba seguro de que tenía todo
tipo de ideas locas flotando en su cabeza acerca de cómo había ido mi viaje.
Probablemente me había imaginado balanceándome del techo, teniendo sexo salaz
toda la maldita semana con mi “modelo nudista”.
Poco sabía ella lo lejos que estaba de la verdad.
Lorena acababa de preparar café cuando entré en la cocina.
—Mijo, me moría por verte. Esto es mucho mejor que las telenovelas que veo.
¿Qué pasó con la chica?
Respiré profundamente.
Sus ojos se movieron de un lado a otro sobre mi rostro.
—Vaya.
—¿Qué?
—Estás, como, resplandeciendo o algo así.
—¿Resplandeciendo? No soy una jodida mujer embarazada. ¿Qué quieres decir
con resplandeciendo?
—Quiero decir, resplandeciendo. No sé cómo más describirlo. Parece que tu
rostro está iluminado, como si fuera de un color diferente del que he visto antes.
¿Qué te hizo ella?
Pasé mi mano por mi rostro en un intento de borrar este presunto resplandor.
—Saca tu cabeza de la cuneta. Ella no hizo nada. Esa es la cosa. No hicimos
nada.
—¿Ningún chanchullo después de todo eso?
113
—No. Ninguno. Solo nos besamos.
—Es una pena. ¿Qué pasó?
Pasando mis dedos por mi cabello, no pude evitar reír cuando respondí su
pregunta.
—Recibí mi culo alimentado por la vida. Eso fue lo que paso.
—¿Qué?
Lorena escuchó atentamente mientras le contaba toda la historia de mi viaje,
desde Ethan hasta Ollie.
Ella negó.
—Esto es lo último que esperaba que me estuvieras diciendo. Vaya... un niño
pequeño.
—Es un gran chico, pero teme seriamente que lo abandonen. Es por eso que
debo tener cuidado. No puedes jugar con esa mierda. El último novio de Eden se
quedó por dos años y luego tomó un trabajo en Nueva York. Nunca regresó. Ollie se
había apegado a él. Creo que él se toma como algo personal que el imbécil ya no se
ponga en contacto con él. Eso realmente apesta.
Ella me echó una mirada de advertencia.
—No quieres que eso vuelva a pasar.
—No, no quiero.
—Parece que Eden tiene su plato lleno.
—Sí. No hay mucho espacio para nada más.
—Apuesto a que ella te haría sitio —dijo Lorena con una risita.
—Ella no cree que pueda funcionar, y no estoy seguro de estar completamente
en desacuerdo.
—Ella no cree que tú quieras que funcione. Si hay voluntad hay una manera.
Dejé que eso se hundiera un poco.
—Mira, sé cómo me hace sentir, pero eso es todo lo que tiene sentido en este
escenario. Mi trabajo está aquí. Su vida está allá. Y luego está Ollie. —Hice una pausa
para reflexionar sobre la semana pasada—. Es... tan inteligente. Le dije que podíamos
mantenernos en contacto sin importar lo que pase.
—Suena como si ya lo estuvieras preparando para lo peor, como si ya te
hubieras decidido.
—No sé qué hacer. Todo lo que sé es que no estoy listo para dejarla ir.
—¿Así que has tomado la decisión de divertirte un poco con ella y dejarla ir
después?
La forma en que lo dijo sonaba tan mal. Pero, ¿tenía razón? ¿Estaba buscando
tener sexo con Eden, divertirme, y luego ir suavemente por caminos diferentes
cuando por fin me pasara por mi grueso cráneo que no podíamos durar? 114
—Mi trabajo requiere que esté aquí. Ella ya ha dejado una relación porque no
podía mudarse. ¿Cómo podría funcionar esto?
—Bueno, ciertamente no va a funcionar si crees que no lo hará.
—Cuando estoy aquí, es como si pudiera ver las cosas un poco más claro, lo
difícil que sería. Pero cuando estoy con ella, no me puedo imaginar estar en otro lado.
—¿Ella no estaría dispuesta a mudarse?
—No lo creo. Ollie realmente ama su escuela en St. George. Es una escuela para
ciegos.
Lorena me tiró un trapo.
—¿Sabes lo que pienso?
—¿Qué?
—Creo que es muy temprano para que te preocupes. Dijiste que fuiste honesto
con el chico. Eso es todo lo que puedes hacer. No le debes a nadie una decisión. El
tiempo dirá cómo te sientes realmente. Simplemente no le hagas a nadie promesas
que no puedas cumplir y estarás bien.
Dejé escapar un suspiro de frustración.
—Sí.
—Si esta chica es tan increíble como dices, el chico correcto vendrá por ella y
por ese pequeñín. Ella todavía es muy joven.
Sus palabras me golpearon en el estómago, me pusieron tan celoso. Me
preguntaba si eso fue intencional de su parte. No quería que viniera nadie más. No
podía imaginarme cómo hacer que esto funcionara logísticamente, pero no estaba ni
cerca de dejar que la idea de ella se fuera.
De repente, puse mi mano en mi estómago. Sentí que mi interior se retorcía. Al
principio, pensé que quizás era el estrés de pensar sobre la situación con Eden. Pero
a medida que el torrente de náuseas me atravesó, rápidamente se hizo evidente que
estaba a punto de vomitar.
Corrí al baño de la cocina lo más rápido que pude y me tiré al inodoro.
Lorena me siguió.
—¿Estás bien?
Con mis manos a cada lado del inodoro, la miré, aturdido y confundido.
—¿Es estrés? —preguntó ella.
Mientras me inclinaba sobre el cuenco, no pude evitar reírme. Todos estos
años, pensé que era inmune a vomitar. Simplemente no había conocido al niño de
once años correcto con el virus estomacal correcto.
Pude haber regresado a L.A., pero Ollie definitivamente todavía estaba
conmigo.
*** 115

Aunque todavía tenía náuseas, de alguna manera me las arreglé para no


vomitar en el trabajo.
Mi padre había traído un consultor para la reunión de esta mañana. El tipo no
paraba de hablar sobre el estado de la industria. No me gustó tener que venir todo el
camino a casa para esta mierda.
Él solo seguía divagando.
—¿Recuerdan una época en la que a la gente le encantaba ir al cine y pagarían
felizmente por ello? El negocio del cine se está hundiendo porque, simple y
llanamente, las películas apestan. La única razón para llevar a alguien al cine estos
días es si eres un tipo tratando de echar un polvo. Algo tiene que cambiar con la
calidad de las películas que se publican allí, o la industria del cine está en su última
etapa.
Revisé mis correos electrónicos mientras él hablaba y vi que algo había llegado
de Ollie.
Un mensaje de Ollie Shortsleeve usando VoiceText300:

Querido Ryder,
Probando. Soy yo, Ollie.

Eso era todo lo que decía.


Me reí para mí. Eso fue malditamente adorable. Le escribí discretamente un
mensaje.

Hola, Ollie
¿Adivina qué? He estado pensando mucho en ti. No solo porque los extraño,
sino también porque me contagié de tu virus estomacal. Está bien si piensas que es
gracioso. Ahora que no estoy encorvado sobre un inodoro, me estoy riendo
también.
¿Qué estás haciendo esta mañana?
Ryder

Volví a escuchar al consultor, que continuó aburriéndome. Mi padre estaba


fingiendo estar comprometido, aunque sospechaba que lamentaba su decisión de
traerlo, ya que el tipo todavía no había ofrecido ninguna solución a los problemas
que él era tan bueno para esbozar.
Una respuesta de Ollie apareció en mi bandeja de entrada y una vez más robó
mi atención. 116
Un mensaje de Ollie Shortsleeve usando VoiceText300:

Hola Ryder,
Estoy escuchando algunos videos y enviándote un correo electrónico. Eden
está preparando el desayuno.
Me alegra que me dijeras que está bien reír, porque es bastante divertido que
hayas vomitado. Ahora estoy mucho mejor. Espero que pronto te sientas mejor.
PD: Estoy hablando desde mi aplicación de voz a texto para escribir esto. Es
por eso que no hay errores de ortografía.
P.P.D. Yo también te extraño. Lo mismo hace Eden.

Cerré los ojos e imaginé a Eden en su cocina, inclinada sobre la estufa con sus
pequeños leggings ajustados. Imaginando el olor de su cabello, respiré, una vez más
consciente del hecho de que estaba cerrando los ojos para experimentar
sentimientos y sensaciones, algo que estaba haciendo mucho más últimamente.
Después de que la reunión concluyó, el consultor salió de la sala, dejándome
solo con mi padre.
—Parecías distraído —dijo.
—¿Se suponía que debía prestar atención a esa basura? Estaba lleno de nada
más que palabrería. Tampoco parecías impresionado con él.
Él cambió el tema.
—¿Cómo estuvo tu viaje?
—Fue realmente bueno.
—Espero que hayas sacado lo que sea de tu sistema.
Lejos de eso.
—Su nombre es Eden. Y no la saqué de mi sistema. Regresaré en algún
momento.
Negó como para ignorar por completo lo que acababa de decir.
—Realmente necesito que te concentres. No puedes tomarte semanas cada vez
para visitar mujeres en otros estados.
No esperaba que lo entendiera.
—¿De qué sirve el tiempo de vacaciones si no puedo usarlo? Nunca me tomé
tiempo libre hasta la semana pasada. Me he roto el culo. ¿No he acumulado ya un
montón de tiempo de vacaciones?
—Los McNamara no se toman tiempo libre. Cuando tenía tu edad, no estaba
tomando vacaciones. Dediqué todo mi tiempo a construir mi carrera. Y eso es
exactamente lo que deberías estar haciendo. Puedes relajarte cuando tengas mi edad.
117
—Eso es ridículo porque no has bajado la velocidad ni un poco.
—Sí, bueno, ahora es diferente... sin tu madre. Las cosas podrían ser diferentes
si estuviera cerca para viajar conmigo. Pero el trabajo ha sido bueno para mí. No veo
que eso cambie pronto. Algún día, cuando estés realmente listo para tomar mi lugar,
podré retroceder. Es por eso que te estoy haciendo trabajar tan duro en este
momento. —Levantó su dedo—. Hablando de eso, necesito hablar contigo sobre la
próxima etapa de la Operación Apoderarse del Mercado Global.
Me preparé.
—¿Cuál es el próximo paso?
—China.
—¿China?
—China, sí. Suenas casi tan emocionado como cuando te dije que ibas a la India.
—Bueno, una vez más, me tomaste con la guardia baja. ¿Qué pasa con China?
—Hay algunas compañías tecnológicas chinas que buscan invertir en nuestro
estudio. Están buscando contenido ahora mismo. Ya han colaborado con algunos
grandes nombres. Necesitamos entrar en esto. Te tengo reuniéndote con dos
compañías diferentes cuando vayas de visita el mes que viene.
Sabía que no tenía sentido intentar discutir mi salida de este viaje, a pesar de
mi reciente desdén por los viajes internacionales. Mi padre parecía más decidido que
nunca a expandir mi papel aquí. Necesitaba aguantarlo e ir con eso. Encontraría una
forma de hacer funcionar este viaje a China con mis planes de regresar a St. George.
***
Por mucho que traté de no echar un vistazo al espectáculo de Eden, fue difícil
resistirme cuando estaba solo en mi cama y no tenía nada mejor que hacer que
esperar a nuestro chat de Skype a medianoche.
Unas noches después de regresar de St. George, cedí al impulso de comprobar
lo que estaba pasando.
Cuando me conecté, allí estaba ella, sentada con las piernas cruzadas y
chateando con algunos de sus seguidores. Inmediatamente me sentí aliviado de no
haberla atrapado sin camisa o algo así.
Ella no pareció darse cuenta de que me había unido. Prefería que no supiera
que estaba mirando. Eden admitió que mi presencia allí la ponía nerviosa ahora que
sabía cuánto me molestaba el camming.
Rápidamente me cautivó, sumergiéndome en su mundo tan fácilmente como al
principio.
Ella estaba respondiendo preguntas. Un tipo le preguntaba qué debería usar en
una primera cita.
—Debes ponerte lo que sea que te resulte cómodo —dijo—. Lo que te haga sentir
seguro. Si eres un tipo de jeans y camisetas, entonces lleva ese estilo, sabiendo que
le estás demostrando tu auténtico yo. Es muy importante ser tú mismo. 118

No sabía cómo sacaba todas estas cosas de su culo en un abrir y cerrar de ojos,
pero definitivamente era un verdadero talento, porque casi ni siquiera tenía que
parar a pensar.
Los sonidos de fichas se volvieron locos de repente. Los espectadores habían
lanzado colectivamente lo suficiente para que ella se quitara la parte de arriba.
Tragué saliva con anticipación, sabiendo que normalmente no tardaba mucho
en darles lo que querían.
Efectivamente, Eden puso sus manos en la parte inferior de su camisa y levantó
el material sobre su cabeza. Se desabrochó el sujetador de la espalda y dejó que sus
voluptuosos senos se liberaran.
Mierda.
La extrañaba tanto. Odiaba esto. Odiaba esto muchísimo.
Una curiosidad morbosa llevó mis ojos a la sección de comentarios.
AdamAnton555: Tienes las tetas más hermosas que he visto en mi vida.
LouisGator1: Ojalá pudiera chuparlas.
ElliotMichael33: Me encantaría deslizar mi polla entre esos en este momento
y venirme por toda tu piel cremosa.
Hablé con la pantalla.
—Me encantaría perforar tus malditas luces.
Aunque sabía que esto era parte del territorio, escuchar todas las cosas que
estos hijos de puta querían hacerle a ella me volvió loco.
Después de terminar su pequeño espectáculo y volver a ponerse la camisa,
impulsivamente compré dos mil fichas y las dejé caer todas a la vez. Cuando bajó la
mirada y vio mi nombre, se volvió de cincuenta tonos de rojo.
Sin embargo, se recompuso, fingiendo que yo era solo uno de los chicos.
—¡ScreenGod! Ha pasado un tiempo.
Decidí ser un sabelotodo.
ScreenGod90: ¿Es suficiente dinero para un chat privado?
Sabía muy bien que era más que suficiente y algo más.
Eden actuó como si nada y se despidió de sus espectadores, prometiendo
regresar al final de nuestro tiempo privado.
Me preparé pensando que ella se enojaría conmigo por interferir.
La recepción que obtuve fue todo lo contrario.
—¿Cómo sabías que necesitaba verte?
—No lo hice. Me puse celoso y lo perdí, pero si querías escapar, entonces es un
ganar-ganar.
—¿Dos mil monedas, Ryder? ¿Estás loco? Me hubiera detenido gratis si me lo 119
hubieras pedido.
—Un chat privado vale mucho más que eso para mí.
—Ni siquiera te vi entrar. ¿Cuánto tiempo estuviste observándome?
—Lo suficiente como para enojarme. Fui sigiloso, sin embargo. Me colé cuando
le estabas diciendo a ese perdedor cómo vestirse.
Ella colocó su mano sobre su frente.
—Oh Dios mío. Lo sé.
—Si alguna vez tengo que preguntarte cómo vestirme, hazte un favor y
abandona mi trasero.
Ella rió, pero luego cambió su tono.
—¿Dejarte? ¿Incluso te tengo?
De repente, el ambiente se puso tenso. Su pregunta era seria.
—Me tienes. Me has tenido desde el primer momento en que me miraste a los
ojos y dijiste mi nombre. Es una locura lo mucho que me tienes.
Su rostro se contorsionó.
—Te extraño.
—Es doloroso estar lejos de ti otra vez.
—Lo sé —dijo ella.
—No tengo ganas de compartirte esta noche, o cualquier noche, realmente.
Nunca me he sentido tan posesivo con nadie en toda mi vida. No sé lo que me está
pasando. Me siento tan fuera de control de mis emociones.
—Lo que hago para ganarme la vida no es exactamente una situación normal
con la que alguien deba lidiar. Creo que estás reaccionando normalmente. Te estoy
poniendo en una situación difícil.
—Estás haciendo lo que tienes que hacer, y te admiro por eso. Más de lo que
crees.
—No voy a volver a trabajar esta noche. Solo me quedaré y hablaré contigo. Me
pagaste lo suficiente para una semana.
—Haz lo que tú quieras, ¿de acuerdo? No lo que crees que yo quiero.
Se quitó la camisa antes de quitarse los pantalones cortos y la ropa interior.
—¿Qué estás haciendo, Eden?
—Dijiste que hiciera lo que quisiera.
Ella estaba jadeando y tenía los ojos vidriosos. Se veía caliente como el infierno.
Mi polla estaba dura como el acero mientras la veía separar sus piernas, su coño
reluciente burlándose de mí.
—Quiero que me muestres cuánto me quieres. Y quiero oírte gemir y verte
venir, Ryder.
Bueno, joder. Pensé que ya estaba duro, pero mi polla se puso aún más rígida. 120

—Recuéstate —dije.
Eden se posicionó para poder frotar su clítoris mientras me miraba
masturbarme. Aunque ya habíamos hecho esto antes, había algo tan desesperado en
esta ocasión. Creo que los dos estábamos al final de nuestras cuerdas después de que
nos interrumpieran antes de que yo la dejara.
Cuando tiraba de mi polla, dije:
—Eres tan sexy, bebé. Nunca he querido follar a nadie como quiero follarte a ti.
Te quiero tan mal ahora mismo. Apenas puedo pensar con claridad.
No había nada más excitante que el sonido de sus gemidos mientras se tocaba
al verme masturbándome.
Me lamí la mano para mojarla así pude imaginar que era su coño empapado.
Cerré los ojos e imaginé cómo olían sus feromonas. Los dos estábamos totalmente
perdidos en el momento.
Cuando abrí los ojos, ella estaba apretando su teta con una mano mientras
masajeaba su clítoris con la otra.
Mierda, eso es caliente.
Sus piernas comenzaron a temblar antes de que gimiera de placer. Me
encantaba que le importara un carajo si yo estaba o no listo. Ella solo se dejaba ir.
—Eden... Eden... Eden... —Dejé escapar el aliento más largo, que ni siquiera me
había dado cuenta de que estaba conteniendo, mientras mi semen salía a cántaros.
Ella miró cada segundo de eso. Seguí ordeñándome para exprimir las últimas
gotas.
Me desplomé contra la cabecera, momentáneamente saciado, pero sabiendo
que la sensación de satisfacción duraría poco.
Nos quedamos allí un rato en silencio. Finalmente, ella se levantó y se volvió a
poner la camisa.
—Así que, Ollie me dijo que se han estado enviando correos electrónicos —dijo
finalmente.
—Sí. Es tan lindo. —Me preguntaba si ella estaba enojada por eso—. Espero que
te parezca bien. Le dije que podríamos mantenernos en contacto.
—Sé lo que le dijiste, que estarías ahí para él pase lo que pase.
Mi tono fue insistente.
—No estoy tratando de sobrepasar mis límites. Simplemente no veo una razón
por la que él y yo no podamos mantenernos en contacto, incluso si...
—Incluso si las cosas no funcionan con nosotros —dijo a la defensiva.
Hice una pausa.
—Sí.
—Sabes que Ethan le dijo lo mismo, ¿verdad?
121
Maldito Ethan.
—Sí. Pero yo no soy Ethan. No soy un imbécil. Nunca haría nada para
lastimarlo.
—No intencionalmente. Pero la vida sucede. Mierda sucede. Él y yo, no estamos
acostumbrados a que la gente se quede. Tristemente, eso es lo normal para nosotros.
Ethan, mi padre, el padre de Ollie, ningún hombre en nuestras vidas se queda. Mi
hermano y yo solo nos tenemos el uno al otro, por lo que no estamos exactamente
condicionados a creer en la gente cuando dicen que van a estar allí.
Eso duele al oírlo.
—Lo sé. Lo entiendo. —Inclinándome, dije—: Nunca antes habías mencionado
a tu padre, solo que nunca estuvo cerca.
—Sí, bueno, no hay mucho que mencionar. Mi madre realmente sabía cómo
elegirlos. Los dos hombres que la embarazaron estaban de paso por la ciudad en ese
momento.
—¿Está vivo?
—Mi padre es un trotamundos. Nunca se quedó en un lugar más de un año o
dos. Lo último que escuché fue que estaba en algún lugar de Dakota del Norte.
—¿Naciste en Utah?
—No. Nací en Montana. Mi madre era de allí. Ella era una estudiante con
problemas cuando lo conoció. Eran más o menos de la misma edad. Él se fue después
de descubrir que estaba embarazada. Apareció una vez cuando yo tenía cinco años.
Pero en ese momento, no sabía que era él. Mi madre lo presentó como su amigo Lane.
Ella solo me dijo años más tarde quién era en realidad.
Montana.
Lane.
Montana Lane.
Mierda.
—Vaya —dije.
A pesar de que Eden estaba restándole importancia a sus sentimientos, el hecho
de que hubiera elegido el nombre de su padre para su nombre de usuario decía
mucho. Estaba herida por el abandono de su padre mucho más de lo que aparentaba.
Otra razón por la que necesitaba andar con mucho cuidado.
***
Una semana después, era viernes por la tarde cuando el itinerario de China
aterrizó en mi bandeja de entrada. Mi padre había programado dos semanas
completas de reuniones allí para mí. Me iría en un mes.
Aún no había reservado un boleto de regreso a St. George. Aunque tenía
muchas ganas de ver a Eden, el trabajo había estado muy ocupado. Quizás ella tenía
razón. Tal vez esto no podría funcionar, no importa cuánto lo quisiera.
122
Mientras miraba mi bandeja de entrada, llegó un nuevo mensaje. Era de Ollie.
Un mensaje de Ollie Shortsleeve usando VoiceText300:

Ryder,
Anoche escuché grillos afuera. Pensé que quizás habías vuelto. Pero cuando
fui a la ventana, llamé tu nombre y tú no estabas allí. Solo eran grillos.
Ollie
PD: ¿Vas a volver?

Eso apretó mi corazón. Mis dedos se quedaron un rato en el teclado, pero no


supe qué decirle. Así que postergué la respuesta, prometiendo enviarle un mensaje
más tarde.
Eran las 5:30, y decidí que había acabado por el día, así que subí a mi auto y me
fui.
Mi plan original era ir a casa y recuperar el sueño que no había estado teniendo.
Cuando llegué a mi salida, sin embargo, pasé por allí, permaneciendo en la
autopista.
Me dije a mí mismo que podría haber perdido la salida accidentalmente, pero
sabía muy bien que era intencional.
Me dirigía directamente al aeropuerto.
Eden
Ollie se estaba terminando un vaso de leche tibia, algo que le daba cerca de la
hora de dormir.
—Le envié un corro a Ryder hoy —anunció—. Pero no ha respondido como
normalmente hace.
Mi corazón se hundió.
—Bueno, estoy segura que estaría ocupado. Quizás no lo ha recibido todavía.
—Sí, quizás.
Ollie ahora anticipaba los correos de Ryder todos los días. Por mucho que no
quería que Ryder le hablara a mi hermano porque no creía que seguiría haciéndolo
por siempre, era también muy dulce ver el rostro de Ollie iluminarse siempre que me
hablaba sobre los mensajes. Pensarías que era el mismísimo Gilbert Bottfried el que 123
enviaba los correos o algo.
La aplicación de Ollie tenía un botón que podía presionar que leía en voz alta
los correos que recibía. Siempre me maravillaba escuchar la voz robótica diciendo
las palabras de Ryder.
El problema era que Ollie podía ser un poco obsesivo. Él no se daba cuenta lo
ocupado que Ryder estaba en L.A., y Ryder ahora había entrenado a Ollie para
esperar un correo todos los días. No era realista esperar que eso continuara
indefinidamente. Aunque ciertamente podía relacionarme con esperanzas poco
realistas.
—Se está haciendo tarde —dije—. Mejor te llevamos a la cama.
—Pero quiero esperar y ver si responde.
—No puedes esperar toda la noche. Quizás si vas a dormir, despertarás con un
correo. —Por más que odiaba alentar sus esperanzas así, no podía tener a Ollie
despierto mucho más de su hora de dormir, porque necesitaba iniciar mi
espectáculo. Siempre esperaba hasta que sabía que estaba dormido, así que algunas
noches ya iniciaba tarde. Tenía suerte de que mi hermano no tuviera el sueño ligero.
Las pocas veces que había despertado durante este y había golpeado mi puerta, yo
había pausado para atenderlo. Pero la mayor parte de las veces se dormía por casi
todo.
De pronto, alguien llamó a la puerta. Eso era un poco raro para esta hora de la
noche. Y aunque probablemente debí de asomarme por la ventana primero, abrí la
puerta y de inmediato me arrepentí cuando un hombre que no reconocí estaba ahí.
Mi corazón se aceleró, y por instinto cerré la puerta un poco para que solo mi
cabeza se asomara.
—¿Puedo ayudarte?
Él sonrió, mostrando sus hoyuelos.
—No era mi intención asustarte. Soy Christian. Acabo de mudarme al frente.
Parece que recibí algo de tu correo. Quería regresarlo.
Cuando me lo dio, estaba mortificada. El paquete estaba abierto. Era un
vibrador que había ordenado.
Mortificada.
—Lo lamento —dijo—. Lo abrí antes de ver que el nombre en el paquete no era
el de mi abuela.
Bajé la mirada hacia la silicona rosada, y noté las palabras en la caja: Creado
para su placer.
—Bueno, esto es vergonzoso.
El rostro de Christian se sonrojó un poco.
—No te avergüences. Por favor.
124
Mirando de cerca, pude ver que él era solo un poco más grande que yo. Tenía
unos hermosos ojos café y una hermosa sonrisa. En realidad, era muy lindo.
—¿Exactamente dónde vives al frente?
Él señaló.
—La casa gris de ahí.
—Esa es la casa de Mary Hanningan. ¿Algo le sucedió? —Mary era una mujer
en sus noventa que llevaba viviendo frente a mi calle por más de sesenta años. Ella y
mi madre habían sido muy cercanas.
—Oh, no. Lamento asustarte. Soy su nieto. Vivo a unas horas al norte, pero
trabajo de forma remota, para poder pasar mi tiempo de la forma que desee. Me
mudé con ella temporalmente para poder cuidarla. Ella ha estado un poco decaída
últimamente.
—Ya veo. Bueno, es bueno escuchar que nada sucedió.
Él se quedó en la puerta. Sentí que quizás estaba siendo grosera al no invitarlo
adentro, pero no tenía mucho tiempo antes de mi espectáculo. Aunque, Ollie no
estaba cerca de dormir, así que probablemente estaría despierto por un rato, y
tendría que iniciar tarde.
Qué demonios…
—¿Quieres entrar?
—Seguro. Me encantaría. —Christian me siguió a la casa.
—¿Puedo ofrecerte café o té? —pregunté.
—Café sería excelente, si no es mucho problema.
—No, para nada. Tengo una Keuring, así que es fácil.
Coloqué mi mano sobre la cabeza de Ollie.
—Él es Ollie, mi hermano menor. Ollie, es Christian, el nieto de Mary. Él va a
vivir al frente por un tiempo.
—Hola —saludó Ollie—. Soy ciego.
En ocasiones, cuando le presentaba a Ollie nuevas personas, él sentía la
necesidad de iniciar con un “soy ciego”. Supongo que lo hacía sentirse mejor sacar
eso del camino.
Christian sonrió.
—Bueno, gracias por el aviso. Es realmente bueno conocerte, Ollie.
—Podrías haberlo descubierto, pero…
—Aprecio que me lo dijeras.
—Tengo que ir a la cama, no me estoy yendo porque seas aburrido o lo que sea.
—No me lo tomaré personal. —Se rió.
Me disculpé para ayudar a Ollie a que se acomodara en la cama antes de
regresar a la cocina, donde Christian se había sentado. 125

Después de prepararle un café y dárselo, él dijo.


—Vaya. Tienes las manos llenas, ¿no es así?
—Sí. Soy su cuidadora desde que nuestra madre murió.
—Espero que no te moleste, pero mi abuela me dijo todo. Ella me estaba
hablando sobre tu madre, así que ya sabía de Ollie. Y ella piensa que eres increíble.
Ahora pudo ver por qué.
Sentí un poco de sonrojo a su cumplido.
—Gracias. Ella es realmente increíble también.
Christian me recordaba a alguien, y luego me di cuenta que era al actor Henry
Cavill. Si no estuviera tomada por cierto ScreenGod, quizás me hubiera enamorado
de él. Pero de momento solo tenía ojos solo para Ryder McNamara.
—Mi abuela también me dijo que cuando tenías auto, solías llevarla de compras.
Gracias por eso.
—Sí. Mi auto se descompuso hace un tiempo, y no he tenido tiempo para
repararlo. Camino a todos lados ahora. Probablemente es por eso por lo que estoy
tan delgada.
—Estás perfecta.
Muy bien. Definitivamente está coqueteando conmigo.
Sus ojos se quedaron fijos en los míos antes de que repentinamente bajara la
mirada.
—Lo lamento. Eso se me salió.
—No te preocupes. Gracias por el cumplido.
Tomó un sorbo a su café.
—Bueno, tengo un auto, así que, si alguna vez necesitas que te lleven, solo
hazme saber, ¿está bien?
—Gracias. Aprecio eso.
Durante los siguientes minutos, Christian me dijo un poco sobre su trabajo
como desarrollador de web. Era fácil hablar con él, y disfrutaba no ser el único adulto
aquí por un tiempo. Miré el reloj y vi que tenía cerca de diez minutos antes que
tuviera que correrlo para poder trabajar.
La puerta sonó, y salté un poco. Dos personas apareciendo en mi puerta en una
noche, era definitivamente raro. Con Christian aquí, me sentí segura para ir a abrir.
Cuando abrí la puerta, mi corazón sintió que iba a explotar. Antes de que
pudiera procesarlo, Ryder me llevó a sus brazos y me besó tan apasionadamente, que
sentí que devoraba mi alma.
Estaba sorprendida. Completamente sorprendida. Tanto que cuando
finalmente me soltó, estaba mareada. Prácticamente había olvidado que había otro
hombre en mi casa.
126
La mirada de Ryder de repente se fue al área detrás de mi dónde giré a ver a
Christian ahora de pie.
Ryder tragó, pareciendo que lo habían golpeado en el estómago. Su humor
completamente oscurecido.
—¿Quién es este?
Tosí.
—Él es Christian. En realidad, acabo de conocerlo. Él es el nieto de mi vecina.
Vino a traerme correo que se les entregó a ellos por error.
Ryder entró a la casa, y sus ojos se posaron en las dos tazas de café en la mesa
de la cocina. Estaba en silencio.
—Christian, él es Ryder, mi…
Cuando dudé, Ryder dijo:
—Novio.
Muy bien, entonces.
Christian dejó escapar una bocanada de aire.
—Encantado de conocerte.
En lugar de ofrecer su mano, Ryder cruzó sus brazos.
—Igual.
Los ojos de Ryder luego aterrizaron en el vibrador que salía de la caja abierta
en el mostrador de la cocina.
—¿Qué es esto? —preguntó, levantándolo.
—Oh… —Me reí nerviosamente—. Eso es lo que Christian trajo,
desafortunadamente. Fue enviado a su abuela, Mary, en su lugar. Realmente
vergonzoso.
Él solo me miró ahora.
—Ya veo.
Las cosas no pudieron ser más incómodas. Me sentí terrible. Solo podía
imaginarme cómo se veía esto para él.
Christian juntó las manos.
—Bueno, mejor me voy y dejo que tengan algo de privacidad. —Su mirada
regresó a mí—. Fue realmente un placer conocerte, Eden.
—Igualmente.
Miró a Ryder.
—Fue un placer.
Ryder levantó su mandíbula y asintió, pero no dijo nada mientras Christian
salía de la casa.
Dios, ¿por qué había invitado a Christian? Nunca hubiera elegido lastimar a
127
Ryder así.
Giré hacia él.
—¿Por qué no me dijiste que venías?
—Quería sorprenderte. Desafortunadamente, fui yo quien se llevó la sorpresa.
Sabía que si había un momento para dejar de lado mi orgullo era ahora. Este
hombre había venido desde California para sorprenderme, solo para encontrarme
tomando café con otro chico. Incluso si no significaba nada, él tenía todo el derecho
de molestarse.
Coloqué mis manos sobre su rostro.
—Escúchame, se cómo se vio eso. Pero no ocurría absolutamente nada aquí.
Tienes que confiar en mí. He estado pasando toda la semana miserablemente,
extrañándote como loca. Luego, cuando Ollie dijo que no le habías respondido como
normalmente lo haces… no voy a mentir, me puse un poco paranoica. Ahora, sé que
fue porque estabas en un avión, estoy completamente loca por ti Ryder.
Él me miró a los ojos por un largo tiempo. Esperé que pudiera ver la verdad
saliendo de ellos.
Sus hombros se relajaron.
—Sentí que me estaba volviendo loco, y luego te vi con él. Yo solo…
Deslicé los dedos a través de su cabello y él cerró los ojos.
—Me hubiera sentido del mismo modo si hubiera viajado todo esto solo para
entrar y verte tomar café con una mujer. Lo entiendo. Pero eso no cambia el hecho
que lo que viste fue insignificante.
—Exageré, pero la verdad es… esta es la clase de mierda que va a suceder
cuando no esté cerca. Siempre habrá otro chico tratando de atraparte. Eres un
maldito buen partido, Eden. Y ni siquiera te das cuenta, porque eres humilde.
Puse los ojos en blanco.
—Oh sí… ¿con mi carga y mi loco trabajo? Soy el partido perfecto.
—Tu hermano no es una carga. Él es genial. Y tu trabajo es como te conocí, así
que por más que lo odie en algunas ocasiones, estoy jodidamente agradecido por ese.
Eres hermosa, e inteligente. Y ese chico estaba intentando hacer un movimiento, te
des cuenta o no. Y no lo culpo, pero aun así quiero matarlo.
Levanté la ceja.
—Novio, ¿ah?
—Sé que realmente no hemos hablado de ello, pero no iba a perder la
oportunidad para marcar lo mío. —Miró al reloj de la cocina—. Vas tarde al trabajo.
—No puedo trabajar contigo aquí.
—Sí, sí puedes. Y lo harás. Quiero verte.
Eso me tomó por sorpresa.
128
—¿Qué? Pensé que te molestaba.
Su voz fue brusca.
—Lo hace… pero quiero verte de todos modos.
—Después de lo que me dijiste sobre cómo te sientes respecto a mi trabajo,
¿cómo quieres ver… todo?
—¿Curiosidad morbosa? —Colocó un mechón de cabello detrás de mi oreja—.
Quiero verlo todo, sin mantener barreras. Quiero ver cómo te preparas. Y quiero ver
cada espectáculo, cada segundo de ello.
A pesar que estaba en contra de mi mejor juicio. No iba a negarle nada esta
noche.
—Está bien —dije.
La tensión en el aire se espesó mientras Ryder me seguía a mi habitación. Podía
ver el calor escapar de su cuerpo, y los vellos en mi espalda se erizaron. Su colonia se
mezcló en el aire, su solo aroma me estaba excitando. No quería trabajar esta noche.
Quería acostarme en la cama con él.
Se sentó en la silla en la esquina de mi habitación. A pesar de que se veía
exhausto por su vuelo, era todavía jodidamente sexy mientras se recargaba y me
miraba. Su cabello estaba perfectamente despeinado, y llevaba una camisa de cuello.
Estaba vestido exactamente como lo imaginaba cuando hacía tratos en Hollywood.
Jodidamente guapo. Él debió de subir a un avión directamente después de trabajar.
Unos botones estaban abiertos de su camina, y sus mangas estaban enrolladas.
El reloj que llevaba puesto debía de costar miles.
Se relajó un poco más en la silla.
—Muéstrame todo. Dime qué haces para prepararte.
Su atractiva mirada me puso un poco nerviosa y me excitó al mismo tiempo.
—Primero, me saco la ropa, y me cambio a una tanga limpia. —Tomé una pila
de bragas de mi cajón y la coloqué en su regazo—. ¿Tienes alguna preferencia?
El deslizó sus dedos por todas y tomó una azul marino de encaje.
—Esta. Definitivamente.
Sus ojos me siguieron mientras sacaba mis bragas de algodón y las lanzaba a
un lado antes de deslizar la tanga por mis piernas y sobre mi entrepierna.
Tragó mientras sacaba mi camisa y abría mi sostén. La respiración de Ryder se
aceleró. Lamió sus labios cuando mis senos fueron liberados.
—Eres jodidamente hermosa —murmuró.
Continuó mirándome mientras me colocaba una camisola y cepillaba mi
cabello frente al espejo. A través del espejo, podía verlo detrás de mi reflejo. Cuando
nuestros ojos se encontraron, me lanzó la sonrisa más atractiva que me dio
escalofríos. Todavía no sabía qué sucedía entre nosotros, pero estaba jodidamente
feliz que estuviera de regreso.
Giré para mirarlo. 129

—Muy bien, estoy lista. ¿Estás seguro que quieres ver?


Apuntó con su dedo índice.
—Ven aquí primero.
Mis pezones se endurecieron mientras me acercaba a él. Me llevó a su regazo
así que monté la silla. Su polla estaba rozándome por sobre sus pantalones, lo más
duro que podía imaginar. Tensé mis músculos a su alrededor, y pude sentir mi
humedad filtrándose por sobre el material de mi tanga.
Él movió mi cuerpo sobre el suyo, frotándose conmigo. Llevó su rostro al mío,
pero se detuvo un poco antes de besarme, para susurrar.
—Quiero que pienses en mí cada segundo de esta noche. Piensa en lo duro que
estoy por ti, y cómo voy a estar aquí esperando cuando termines.
Ryder
Le tomó un tiempo para que volviera a relajarse en su estado normal de chica
de la cámara. Yo estando aquí la estaba poniendo nerviosa. Después de treinta
minutos, creo, comenzó a recuperar su energía.
Ella me miraba de vez en vez e intercambiábamos sonrisas. Incluso logré
detenerme de intervenir después de que se quitó su camisa por cinco minutos. Pero
por cada segundo que pasaba, mi deseo por ella se volvió más grande. La necesidad
de tocarla creció. La necesidad de robarla de los extraños creció.
La última prueba de mi resistencia sucedió cuando un chico pidió un chat
privado.
Eden dejó a su audiencia lo suficiente para susurrarme.
—¿Estás seguro que quieres ver esto? 130
No podía soñar en dejarla ahora. Por más difícil que sabía iba a ser, no la
dejaría.
—Sí —dije.
—Está bien. —Su respiración era acelerada—. Pero solo recuerda que estoy
pensando en ti en cada paso, ¿está bien?
Ella regresó a la cama y presionó donde tuviera la transmisión y cambiarlo a un
chat privado.
Ella se sentó con las piernas cruzadas y una sonrisa cuando pareció verlo en la
pantalla.
—Hola, Greg.
Jódete, Greg.
—Hola, Montana. Te ves hermosa como siempre esta noche. —Lo escuché
decir.
No podía ver su rostro porque la computadora no estaba a mi vista.
—Gracias. ¿Cómo estuvo tu día hoy?
—Realmente estresante.
Ellos estuvieron hablando por un momento, y en realidad me estaba
aburriendo un poco. Estaba durmiéndome cuando lo escuché decir.
—Me encantaría mirar tu trasero esta noche.
Eso definitivamente llamó mi atención. Sentí como si la sangre de mi cuerpo se
fuera a mi rostro. Mierda. Estaba equivocado. Realmente no podría con esto.
Eden me miró fijamente mientras lentamente se sacaba las bragas. Luego se
puso en cuatro y levanto su trasero. Nunca lo había visto en este ángulo. Puesto que
no podía ver al hombre en la pantalla, intenté olvidar que estaba ahí por un momento
mientras la miraba.
Luego su voz regresó.
—Háztela mientras me vengo pensando en tu trasero.
Mi cuerpo se endureció. Tomó todo de mi poder para no explotar en una mezcla
de celos y deseo. Esta era la prueba, una que no estaba seguro iba a pasar. Ella me
dijo que recordara que estaba pensando en mí, pero era jodidamente duro. Me
rehusaba a tocarme, sin poder superar el hecho que otro hombre lo hacía, a pesar de
que estaba jodidamente duro.
Mirando su trasero, estaba listo para explotar.
Luego llegué a un punto donde fue suficiente. No podía soportarlo más, y
ningún hombre en su sano juicio en mi posición se le esperaría soportar esto.
Quería darle a ese hombre la sorpresa de su jodida vida, mostrarle realmente a
quién pertenecía esta chica.
Así que lo hice.
131
Giró la cabeza y se dio cuenta que me acercaba a la cama. Lo había hecho lo
suficientemente lento para que me detuviera si quería. Ella no se movió.
Lo siguiente que supe, mi boca estaba en su trasero, devorando la piel de este y
suavemente mordiéndola.
—Mierda. —Escuché decir al hombre.
Me reí internamente. ¿No me esperabas, tonto?
Rehusándome a mirarlo, giré a Eden y hundí mi rostro entre sus piernas. Moví
la lengua sobre su suave piel antes de presionarla contra su hermoso centro,
lamiendo de arriba hacia debajo de su clítoris a su trasero mientras se movía sobre
mi boca.
Ella tomó un puñado de mi cabello y lo jaló, guiando mi rostro a ella.
Joder, sí.
Comencé a follarla con mi boca, desesperadamente diciendo que era mía con
mi lengua. Su respiración se aceleró. Eso me dijo que lo amaba, así que seguí
haciéndolo, tan perdido que prácticamente me olvidé que este tipo estaba
observando cómo la comía. Eden ciertamente parecía haber olvidado todo menos a
mí.
—Espero que disfrutaras del espectáculo. —Me moví lo suficiente para apagar
la computadora sin haberlo mirado.
Ella ha terminado por la noche. He dicho.
Eden parecía no estar molesta con mi repentina cancelación de su espectáculo.
Interrumpimos su programación habitual…
Sus ojos estaban hambrientos mientras comenzó a desabotonar mi camisa.
Piel con piel nos estábamos besando tan fuerte que apenas podíamos respirar,
mientras comenzaba a sacarme el pantalón.
Ella colocó sus piernas alrededor de mi espalda y me jaló el cabello, sin romper
nuestro beso.
Eden clavó sus uñas en mis hombros mientras decía.
—Fóllame, Ryder. Por favor…
—¿Estás segura de esto? —pregunté, pidiéndole a Dios que dijera que sí. Era la
única vez que la cuestionaría.
—Sí. Estoy tomando la píldora. Está bien siempre y cuando estés…
—Estoy limpio. —Me aparté para mirar a sus ojos mientras terminaba la
oración.
Mierda, sí.
Cualquier duda que pude haber tenido sobre si estaba lista o no se fueron, la
intensa necesidad de estar dentro de ella era lo más importante. El mundo podría
desmoronarse a mi alrededor, y no hubiera podido detener esto.
132
Me bajé mi bóxer, y dejé que mi gorda polla fuera libre.
—Te necesito, Eden. ¿Estás lista para mí? —Respiré en su boca.
Ella respondió colocando su mano alrededor de mi polla, la punta húmeda por
mi excitación. Ella me guio a su entrada. La apertura de su apretado, coño húmedo
se sintió mejor que cualquier cosa que recordaba haber sentido antes.
Ella se estremeció un poco.
Solo había entrado un poco cuando pregunté.
—¿Te estoy lastimando?
—No. Es solo que eres… grande.
Definitivamente había escuchado cosas peores en mi vida.
—¿Quieres que me detenga?
—No. Por favor no. Solo ve despacio. Te necesito dentro de mí.
—Puedo hacer eso.
Eden estaba extremadamente húmeda, lo que me decía que estaba emocionada
y que no tenía dudas. Eso me dio la seguridad para continuar moviéndome dentro y
fuera lentamente hasta que estuve dentro por completo. Y luego se sintió como puro
éxtasis. Su coño aferrado tan fuerte a mi polla mientras me apoderaba de ella sin
limitarme.
—Te sientes tan bien. —Cerrando los ojos, dejé ir todas las preocupaciones del
mundo mientras entraba en ella. Cuando ella dejó escapar un jadeo, cubrí su boca
con mi mano para que no despertara a su hermano. Cuando removí mi mano, clavó
sus dientes en mi cuello para ahogar sus sonidos de placer.
Con cada envestida, mi necesidad de reclamarla aumentó. Tomó semanas de
frustración y celos por su cuerpo. Necesitaba liberarme, peor, no estaba ni cerca a
estar listo para que terminara.
—Dime que este coño es mío, Eden.
—Es todo tuyo. —Me miró a los ojos mientras lo decía, y eso lo hizo por mí.
Tragando sus gemidos con mi beso, comencé a follarla más fuerte. Ella movía
sus caderas en círculos para tomar cada centímetro de mí. Una parte de mí deseaba
que le hubiera hecho suavemente el amor en nuestra primera vez, pero eso no era
una opción. Había esperado tanto.
Eden se aferró a mí más fuerte mientras continuaba follándola. Podía sentir sus
pies doblarse en mi espalda. Ella parecía cerca de perder el control.
—Necesito terminar dentro de ti.
Ella clavó sus uñas en mi espalda.
—Por favor...
—Mírame, Eden —demandé, esperando a ver cómo se vería cuando le diera
todo lo que tenía.
Su nombre salió de mi boca en repetición mientras vaciaba mi semen en ella, 133
viendo las estrellas de la intensidad.
Eden
De alguna forma me había quedado dormida y desperté con la visión de Ryder
mirándome.
Mirando hacia el reloj, noté que era solo media noche. Normalmente estaría
conectándome para chatear con él a esta hora, pero en lugar de eso estaba aquí y me
había dado el mejor sexo de mi vida.
Mi voz estaba adormilada mientras pregunté:
—¿No puedes dormir?
—No. Demasiado cansado —dijo—. De buena manera.
Sin importar lo que pasara entre nosotros, nunca me arrepentiría de esta noche.
Los músculos entre mis piernas estaban adoloridos de la mejor forma posible, el
resultado de sus atenciones. El delicioso olor de él estaba sobre toda mi piel. Valía la 134
pena el riesgo.
Levanté la mirada hacia él y sonreí mientras pasaba la mano por mi cabello,
masajeando mi cabeza. Había pasado mucho tiempo desde que me había sentido así
de satisfecha, contenta y segura.
A pesar de eso, algo me estaba atormentando, algo que Ryder había prometido
decirme cuando estuviera listo. Desde que ninguno de los dos podía dormir, me
pregunté si se abriría conmigo al respecto.
—¿Me dirás que pasó con tu ex novia?
Pareció sorprendido por mi repentina pregunta. Dejó de mover la mano por mi
cabello y se enderezó. Hice lo mismo.
Asintió y exhaló.
—Hace unos cuantos años, estaba probablemente en mi peor estado mental. Mi
madre acababa de morir, estaba deprimido. Mallory y yo tuvimos una muy buena
relación por los primeros años. Estaba ahí para mí en los últimos días de mi madre,
y la amaba. ¿Sabes? En serio.
Traté de desviar mis celos.
—¿Dices que la conociste en la escuela?
—Sí. Nos conocimos durante mi primer año en UCLA. Ambos teníamos
especialidades en negocios, pero ella estaba en su último año. Mallory es dos años
mayor que yo, de hecho.
—¿Viviste con ella?
—Nos mudamos juntos el último par de años. Se mudó a mi casa.
Respiré profundo, preparándome para escuchar algo que pudiera molestarme,
aunque no tenía ninguna idea de qué podría ser.
Él tragó.
—Poco después de que murió mi madre, Mallory se embarazó.
Y ahí está. Mi estómago se sentía como si hubiera sido apuñalado.
—Oh por Dios. —Me estiré por su mano y la apreté.
—Lo sé. —Dejó salir un aliento lento y largo—. Así que, cuando me dijo… no
estaba feliz. Era demasiado en ese momento. Quería estar feliz por eso, pero no pude.
No me sentía listo para ser padre, y mi depresión empeoró todo.
Me preparé para el resto de la historia. ¿Tiene un hijo por ahí? ¿Fue el bebé
puesto en adopción? Diferentes teorías seguían dando vueltas en mi mente.
—No fue un secreto que no estaba listo para un bebé, que estaba enloqueciendo.
No podía esconderlo, tanto como quería desearlo.
—¿Ella estaba feliz al respecto?
—Esa es la cosa, lo estaba. Mallory siempre quiso ser madre. Así que incluso
aunque no era el momento correcto, lo aceptó y estaba muy emocionada. —Alejó la
mirada por un momento—. Quería compartir esa emoción. Me dije que crecería en 135
mí, pero era frío y distante. Estaba asustado. Apestó, porque no pude ser la persona
que ella merecía. Comencé a salir más, beber, cualquier cosa para evitar el hecho de
que iba a tener esta gran responsabilidad. Fui un idiota. Cuando pienso en ese
entonces, la persona que era, me odio.
Incapaz de esperar más, pregunté:
—¿Qué pasó con el bebe?
Dudó.
—Tenía catorce semanas cuando lo perdimos.
Mi corazón se hundió.
—Oh por Dios, lo siento.
—Pensarías que me sentía aliviado después de todo el estrés que tenía, pero fue
lo opuesto. Me sentí devastado, y tan culpable, como si mi infelicidad de alguna
forma hubiera causado el aborto.
Apreté su mano con las dos mías.
—No, Ryder, por favor no me digas que te culpaste.
—Absolutamente lo hice. —Negó—. Sentí que había deseado que se fuera.
Sabía que el dolor aún era fresco, y eso me puso muy triste.
—Es completamente normal que hayas reaccionado de esa manera. Créeme,
entiendo indirectamente, porque recuerdo cómo me sentí después de que mi madre
murió, cuando por primera vez entendí que Ollie era mi responsabilidad. Tener un
niño es un gran cambio de vida. Eventualmente te habrías acostumbrado a la idea.
Pero toma tiempo, mucho más que unos cuantos meses.
—Supongo que entiendo eso un poco más ahora, pero en ese momento solo me
vi como una mala persona, y también Mallory. Caímos en un mal lugar después de
eso, uno del que no pudimos volver.
No podía creer lo que escuchaba.
—¿Te culpó?
—No por completo, pero diría cosas como “¿Ya estás feliz?” o “Admítelo, estás
aliviado”. Eso me mataba. Nunca hubiera deseado el aborto.
Cerré mis ojos para contener las lágrimas.
—Lo siento tanto.
Él había estado cargando con tanta culpa por eso.
—El asunto es que, no estaba aliviado. Me había comprometido a darle a la
paternidad todo mi esfuerzo. Solo que nunca tuve la oportunidad de probarme. —Se
detuvo—. Tuvo que tener una C y D, y de algún modo fueron capaces de determinar
que era niño. Fue muy doloroso saberlo. Pero ella quería saber el género.
Mi corazón se rompió mientras imaginaba al niño que nunca fue, uno que lucía 136
justo como Ryder, con sus ojos y sonrisa. Eso aplastó mi corazón.
—Así que, no pudieron sobrellevar la pérdida, tú y ella…
—No. No pudimos. Me resentía, me odiaba a veces. Y me distancié incluso más
después de eso. Con el tiempo terminamos.
—Sin embargo, nunca dejaste de amarla. —Me preparé para su respuesta.
—No de inmediato, no.
—Así que, ¿ya no la amas?
Parecía que tenía dificultades para responder eso.
—Una parte de mí va a amarla siempre, pero no de la forma en que lo hice
alguna vez. Voy a ser honesto contigo y decirte que antes de que aparecieras, no la
había superado completamente. Pero eso cambió cuando te conocí.
No estaba segura de cómo sentirme al respecto, sabiendo que aún tenía
sentimientos por ella justo antes de conocernos.
—¿Tienes una foto de ella? —pregunté.
Se detuvo a pensar.
—Sí… en algún lugar de mi teléfono, ¿por qué? ¿Quieres verla?
—Sí.
Ryder me miró como si pensara que mi curiosidad era linda, entonces se estiró
por su teléfono y comenzó a ver sus fotos. No me sentía para nada linda. Me sentía
como una perra celosa, pero mi curiosidad me había matado.
Me pasó su teléfono.
—Esta fue tomada probablemente un mes antes de que rompiéramos.
Ahora me arrepentía de preguntar. Era hermosa, alta, y con largo y grueso
cabello negro. Sus ojos tenían forma de almendra y tenía labios llenos que
sospechaba eran naturales y no inyectados.
Aclaré mi garganta.
—¿Dijiste que está comprometida?
—Sí. De hecho, nunca te lo dije, pero justo antes de venir a Utah me tropecé con
ella y su prometido. Fue la primera vez que pasaba, y fue más fácil de lo que esperaba.
Les deseé buena suerte.
¿Eso es un cierre, correcto?
—Gracias por compartir todo esto conmigo. Siempre me habría preguntado qué
pasó con ustedes. A pesar de que nunca imaginé algo como esto.
—Es muy loco pensar que tendría un niño en este momento. Trato de no pensar
en ello, pero a veces pasa por mi mente.
Acerqué su cara a la mía y lo besé en los labios.
—Solo viendo cómo eres con Ollie, sé que habrías sido un maravilloso padre.
137
—Una vez que saque la cabeza de mi culo, tal vez. —Suspiró—. He cambiado
mucho desde entonces, madurado. Pero no cambia lo que pasó y el dolor asociado
con ello. Es algo con lo que tendré que vivir siempre.
Puse mi mano en su rostro con barbita y giré su rostro hacia mí.
—Mírame. Tú no causaste ese aborto. ¿Entiendes? Sin importar cómo te
sintieras en ese momento, tus sentimientos no tienen nada que ver con que ella
perdiera al bebé. Nada.
—Racionalmente, lo sé…
—Pero tienes que creerlo. Está bien sentirse culpable por cómo te sentías, pero
por favor no te culpes por lo que pasó. Deja ir esa idea ahora, Ryder. No es verdad.
No puedes terminar un embarazo con el pensamiento.
Sus ojos se suavizaron.
—Voy a tratar de creer eso.
—Ahora que sé esto, por favor no dudes en hablarme si lo necesitas. Algunas
veces la culpa puede aparecer cuando estás estresado por otras cosas.
—Está bien. Gracias por escuchar. No les he dicho a muchas personas lo que
pasó. Solo unas cuantas incluso sabían que estaba embarazada. Es bueno hablar con
alguien en quien confío.
El dolor en sus ojos estaba aún fresco. Lo que pasó definitivamente aún tenía
impacto en su vida. Tal vez, en realidad nunca superas una pérdida así. Pero quería
ayudarlo a trabajar en ello.
—¿Qué pasa contigo, Eden? ¿Algo que necesites sacar de tu pecho? —
preguntó—. ¿Cualquier cosa que no me hayas dicho?
Traté de pensar en eso, pero no había nada significativo qué confesar. Mi
independiente vida había sido cortada antes de que tuviera la oportunidad de
cometer demasiados errores.
—No, en realidad no.
Buscó en mis ojos.
—Siento que tuve esta idea de ti antes de conocernos, y entonces cuando te
conocí, mientras que aún reconocía tu alma, hay mucho que no sé de tu vida, quien
eras antes de que estas responsabilidades cayeran en tu regazo.
—No estoy segura de que yo recuerde quien era.
Acarició mi muslo.
—Eso me entristece.
Traté de responder su pregunta.
—Era una chica que amaba la música, estaba un poco loca por los chicos, pero
no me había enamorado aún. Amaba mi vida. Era simple. Mi madre era mi mejor
amiga. Podía decirle cualquier cosa. Ollie fue un regalo inesperado, el hermano que
nunca pensé que tendría. A los veinte, no había descifrado qué quería hacer con mi
vida, pero estaba bien. Tenía una buena vida, aun la tengo, solo que diferente. Muy 138
diferente.
—Así que, no sientes que tuvieras la oportunidad de descubrirte a ti misma.
—Correcto. Siento que aún soy un trabajo en progreso. Justo ahora, estoy
haciendo lo que tengo que hacer para sobrevivir, y eso es más importante que el
autodescubrimiento.
—¿Qué crees que estarías haciendo si no cuidaras de Ollie? Mencionaste que
alguna vez habías soñado con mudarte a Nueva York para actuar en Broadway.
¿Crees que lo hubieras hecho?
—Probablemente era solo un sueño. No puedo estar segura si habría mordido
esa bala, pero definitivamente no creo que me hubiera quedado aquí los últimos
cuatro años. Creo que hubiera viajado, pero no sé si a Nueva York.
Después de todo, soy hija de un abandonador. Está en mi sangre. No conocí a
mi padre, pero había partes de mí que sospeché que provenían de él, como esa
sensación de que siempre hay algo más, algo más grande de lo que me estoy
perdiendo. Sé que no me hubiera quedado en un solo lugar todos estos años. Es por
qué tenía tanta envidia del viaje de Ryder a India.
—Me hubiera gustado ver el mundo un poco antes de atarme —le dije—. Es
difícil imaginar lo que hubiera hecho, no tiene caso enfocarse en ello.
—Sé que perdiste mucho cuando tu madre murió, oportunidades que podrían
o no haber surgido. Pero estoy agradecido de haberte encontrado. Pasaste por un
montón de mierda para llegar a donde estabas la noche que te conocí. Pero me alegra
que las estrellas se alinearan. La vida es divertida a veces.
Acarició su barba con la parte trasera de mi dedo.
—Esa es la cosa. La vida te lleva en direcciones inesperadas. Hay cosas buenas
y malas. Algunas veces en un recorrido, encuentras lo que necesitas en el lugar más
inesperado. Y entonces te preguntas si esa es la dirección en la que siempre debiste
ir.
Me guiñó.
—¿Como, enamorarte de un John por cámara?
—Exactamente. Me alegra que fueras una de las paradas de mi viaje, Ryder.
Definitivamente era una parada, pero ¿es una pausa temporal o el destino final?

139
Ryder
A la mañana siguiente, Ollie tardó mucho tiempo en despertarse.
Eden y yo seguimos esperando que escuchara mi voz y entrara a la cocina,
sorprendido de encontrarme. Ella dijo que casi nunca se quedaba dormido, así que
pensó que lo haría la mañana que yo estaba aquí y quería sorprenderlo. También
habíamos estado esperando para hacer panqueques. Eden tenía la mezcla con chips
de chocolate y lista para hacerla.
Decirle a Eden lo que había sucedido con Mallory era un gran peso sobre mis
hombros. No estaba seguro de cómo se sentiría al respecto. Aquí estaba haciendo lo
mejor que podía para criar a un niño que no había previsto. Y admití que no me había
sentido capaz de hacer lo mismo.
Pero sus palabras me habían consolado, y estaba agradecido por eso.
140
Acaricié los hombros de Eden mientras sorbía su café.
—¿Debería ir a despertarlo?
—Deberíamos. A este ritmo, estaremos esperando todo el día.
Eden se quedó cerca de mí cuando me aventuré a la habitación de Ollie y abrí
la puerta. Sus piernas y brazos estaban extendidos sobre el colchón. Él estaba
totalmente dormido.
Puse mi dedo índice contra mi boca para que Eden supiera que no quería que
dijera nada. En cambio, curvé mis labios, desatando mi infame sonido de cricket.
Ollie se movió, luego saltó. Eden intentó con todas sus fuerzas contener la risa
mientras lo miramos mover su cabeza en confusión antes de gritar:
—¿Ryder?
Dejé de hacer el sonido.
—Sí, amigo. Soy yo.
—¡Regresaste!
Abrazándolo, le dije:
—Te dije que lo haría.
—No me escribiste ayer. Pensé que tal vez... —Sus palabras se desvanecieron.
—No. Lo que sea que estabas pensando estaba mal. Estaba en un avión para
venir a verte.
El sol entraba por la ventana de Ollie. Él estaba feliz de verme. Este era un buen
día.
—¿Por qué no les dejo pasar el rato mientras hacemos panqueques para todos
nosotros? —sugirió Eden—. Los llamaré cuando estén listos.
Después de retirarse a la cocina, Ollie se volvió hacia mí.
—Es extraño que estés aquí. Soñé contigo anoche.
—¿De verdad? ¿Qué estaba haciendo en tu sueño?
—Nada en realidad. Tú estabas allí.
—Bueno, supongo que tu sueño era más bien una premonición entonces.
—¿Una qué?
—Una premonición es un pensamiento que termina volviéndose realidad.
Porque estoy aquí ahora.
—Oh sí. Eso es raro.
—Lo sé. Oye… ¿qué ves en tu mente cuando sueñas?
―No veo nada. Escucho cosas y las siento, igual que cuando estoy despierto.
—Vaya. Eso es fascinante.
Creo que fue una tontería pensar que podía ver cosas en sus sueños si nunca las
hubiera visto en la vida real. Nunca había pensado en los sueños de personas que 141

nacieron ciegas antes.


Había muchas preguntas que quería hacerle a Ollie, pero siempre tenía miedo
de ofenderlo de alguna manera.
Como si pudiera leer mi mente, me preguntó:
—¿Quieres preguntarme algo?
Maldita sea.
—¿Cómo lo supiste? —Sonreí.
—La forma en que dijiste “vaya” y luego dejaste de hablar, como si estuvieras
pensando en lo que dije.
Él era muy perceptivo.
Me reí.
—Así es. Hay mucho de lo que tengo curiosidad cuando se trata de tu ceguera.
Simplemente no quiero aburrirte con mis preguntas.
—Nadie quiere hablar conmigo sobre eso. Los niños de la escuela que son como
yo no tienen que hacerme preguntas porque saben las respuestas. ¿Pero los adultos
como las personas que conocemos o personas en la calle? Es como si tuvieran miedo.
—Se encogió de hombros—. Puedes preguntarme.
—―Creo que la gente tiene miedo de ser grosera a veces. No es realmente de su
incumbencia, incluso si son curiosos. Pero como me diste permiso para ser curioso,
tal vez te haga algunas preguntas sobre las que me he estado preguntando.
—Bueno.
—Una cosa que me pregunto es si tratas de imaginar cómo se ve todo lo que
encuentras.
Lo pensó por un momento antes de decir:
—A veces, pero me da un poco de miedo. No sé si me gustaría saber. A veces
pienso que ver las cosas sería extraño. No me puedo imaginar cómo sería eso.
Él nació ciego, por lo que tenía sentido. No poder ver era todo lo que sabía. El
concepto de vista era probablemente abrumador: todas las luces y personas extrañas.
Aun así, tenía que saberlo.
—Si te dan una opción, ¿quieres ver?
Parpadeó varias veces.
—Probablemente. Supongo que, si no me gusta, podría cerrar los ojos. Mis ojos
están cerrados la mitad del tiempo ahora de todos modos porque no los necesito.
—Tienes un buen punto allí, pequeño amigo. Nunca pensé en eso de esa
manera. —Las preguntas seguían apareciendo en mi cabeza—. ¿Cómo es que no
tienes un perro guía?
—Podría tener uno, pero realmente no voy a ningún lado. Eden está conmigo,
y si no voy a estar con ella, puedo usar un palo para sentir las cosas. 142

Mi mente sucia escuchó palo y Eden y vagó hasta la última noche sintiéndola
con mi palo. Anoche fue increíble.
Negué para regresar al presente.
—Entonces, no necesitas un perro.
Estaba listo para ir a comprarle uno.
—Eden dice que algún día podría necesitar uno cuando sea un poco mayor y
recorrer más lugares sin ella.
—Bien. Solo me preguntaba si había una razón por la que no tuviste uno.
Ollie mostró una sonrisa traviesa.
—¿Quieres ver cómo te imagino que eres?
—Uh... claro.
—Te dibujé.
—¿Lo hiciste?
—Sí. Déjame conseguirlo. —Se dirigió a su escritorio y trajo un pedazo de papel
de construcción. El dibujo no fue identificable. En realidad, se parecía a una gran
polla con pelo y ojos.
—¿Así es cómo me imaginas? —Me reí entre dientes.
—Sí. No sé por qué. Realmente no sé cómo te ves, pero tengo esta idea. Es raro.
No creo que pueda siquiera explicarlo.
Yo sí: Me veo como una maldita polla para ti.
—¿Cómo se ve mi dibujo? —preguntó.
—Um... creo que, si entrecierro los ojos lo suficiente, puedo verme a mí mismo
en él. Pero es como un... cilindro con ojos y cabello. Una gran suposición. —Le
devolví el papel—. Es fascinante ver lo que se le ocurre a tu imaginación.
—Entiendo las formas, pero no sé los colores. No sé la diferencia entre blanco
o negro, azul o rojo, o cualquier otra cosa. Todos son solo nombres para mí.
Me di cuenta de que en el mundo de Ollie, no había nada que juzgara a alguien
por el color de su piel. Si todos pudieran vivir así sin perder la vista.
—Haces películas, ¿verdad? —preguntó.
Su pregunta me divirtió.
—Lo intento. Sí.
—Las películas de acción son geniales para las personas que pueden ver y todo,
pero, ¿alguien como yo? Necesito escuchar cosas, escuchar a la gente hablar. Si una
película es principalmente cosas que se supone que debes estar mirando y sin
escuchar, no puedo disfrutarlo. Deberías hacer más películas que pueda escuchar.
Profundizando eso, tuve un momento de entendimiento.
—No creo que sea algo que consideremos suficiente. Tienes razón. 143

Eden gritó desde el otro lado de la casa.


—¡Los panqueques están listos!
Nos reunimos con ella para desayunar en la cocina, pero no pude dejar de
pensar en las palabras de Ollie.
Después de que comimos, me excusé para salir. Necesitaba llamar a mi padre.
Necesitaba decirle sobre mi realización.
Él respondió.
—Hijo, ¿dónde estás? Lorena dijo que estabas fuera de la ciudad durante el fin
de semana. No estás de regreso en Utah, ¿verdad?
—Sí, lo estoy. —Me rasqué la cabeza—. Escucha, necesito hablar contigo sobre
algo.
—Bien…
—¿Alguna vez has considerado lo que sería para alguien experimentar una de
nuestras películas si no pudieran ver?
Después de una pausa, dijo:
—Bueno, las películas son visuales, así que supongo que realmente no he
pensado en eso, no.
Paseando por la acera, dije:
—Esa es una percepción incorrecta. Las películas no son solo visuales. Están
compuestos por sonidos y buenos diálogos, y estamos cometiendo un error cuando
comenzamos a socavar la importancia de esas otras cosas. Piénsalo. Si cierras los
ojos en medio de una escena donde no hay más que elementos visuales, ¿qué hay
allí? ¡Nada! Alguien debería poder disfrutar de una película incluso con los ojos
cerrados. ¿Cómo no tomar esto en consideración? Para cada imagen convincente en
una película, tenemos que combinar eso con diálogos y sonidos igualmente
convincentes.
—¿De dónde viene esto?
En los siguientes minutos, le conté a papá sobre Ollie, sobre cómo me había
acercado a él y cómo me había hecho mirar el mundo de otra manera.
Mi padre escuchó cada palabra. Siempre estaba muy marcado en sus maneras,
pero sorprendentemente, parecía abierto a mi sugerencia.
—Interesante. Bueno, ya sabes, cuando tu madre estaba perdiendo la vista
debido al cáncer, esto nunca me vino a la cabeza. Quizás debería haberlo hecho.
—Sí. Solo algo que debemos tener en cuenta.
—Nunca te había escuchado tan apasionado por nada. Veo que realmente te has
apegado a este niño y a su hermana.
—No sé qué va a pasar, papá. Solo lo tomo un día a la vez. Pero sí, realmente
me gusta estar aquí con ellos.
144
Dejó escapar un largo suspiro en el teléfono.
—Eres un buen hombre, Ryder. No te digo eso lo suficiente. Sé que puedo ser
duro contigo, y veo lo difícil que tratas de complacerme. Estoy orgulloso de ti, hijo.
Vaya. Bueno, definitivamente no esperaba que eso saliera de esta llamada
telefónica. Pero fue lindo.
—Gracias, papá.
—Ahora, busca una forma de llevar a esta chica a Los Ángeles.
Me reí.
—No es tan simple.
—Bien, bien, mantenme informado sobre cuándo esperar que vuelvas a casa. Y
tomaré en consideración lo que dijiste hoy. Tal vez incluso te obligue a crear un
equipo para evaluar cuánto equilibramos el uso de elementos visuales y no visuales
en nuestras películas.
—Me encantaría hacer eso.
—Muy bien, entonces. Que tengas un buen descanso del fin de semana.
—Tú también, papá. Intenta tomar un descanso.
—Te amo, hijo.
—También te amo.
Cuando volví a la casa, Eden estaba sola en la cocina. Ollie debió haber
regresado a su habitación.
Mi humor era aparentemente obvio para ella.
—¿Por qué estás sonriendo? —preguntó.
—Acabo de tener una conversación agradable con mi padre. Y eso es bastante
raro. —Sonriendo de oreja a oreja, dije—: En realidad, tuvo mucho que ver con Ollie.
—Ay, ¿en serio?
—Sí, algunas cosas que me ayudó a darme cuenta sobre las películas. Te
informaré más tarde. En este momento, solo quiero besarte.
Después de devorar la boca de Eden durante unos minutos, la agarré y le di la
vuelta. Me sentía contento, tan feliz de estar aquí en Utah con ella.
—¿Intenta bailar conmigo, señor McNamara?
—¿Por qué no? Creo que ya estamos esperando un baile, señorita Shortsleeve.
Envolví mi brazo detrás de su espalda, y Eden colocó su mano en la mía
mientras nos contoneábamos con la música inexistente. No parecíamos extrañarlo o
necesitarlo.
Más tarde esa noche, los tres nos sentamos y vimos una película que había
elegido de una lista en línea de películas que se consideraban pesadas en narración
“amigable a ciegas”. Ollie había visto la mayoría de las películas en la lista, a
excepción de Forrest Gump, así que eso es lo que miramos. 145
El hecho de que Forrest Gump también había sido la película favorita de mi
madre no se me había olvidado.
Eden
Ese domingo por la mañana comenzó tan normalmente como cualquier día con
Ryder aquí.
Él y yo nos habíamos quedado despiertos hasta altas horas de la noche teniendo
sexo increíble. Me había saltado el camming para pasar toda la noche con él.
Nos despertamos antes de Ollie para tomar un café en privado, y Ryder había
decidido quedarse un fin de semana largo hasta el lunes. No podía tomarse mucho
más tiempo libre del trabajo en este momento, pero yo estaba feliz por cualquier
tiempo que teníamos con él, incluso si solo eran unos pocos días.
Estaba echando crema en su taza cuando miró su teléfono.
Levantándolo y mirando la pantalla, dijo:
—Mmm. Eso es extraño. 146

—¿Qué?
—Me perdí algunas llamadas de Lorena mientras estábamos durmiendo. Mi
timbre estaba apagado. Y ahora me acaba de enviar un mensaje para que la llame.
—Lorena es tu ama de llaves, ¿verdad?
—Sí. —Parecía preocupado—. Espera. Solo voy a ver si todo está bien.
Vi mientras él le marcaba.
—Lorena, hola. Acabo de recibir tu mensaje. —Después de una pausa, dijo—:
¿Por qué quieres que me siente?
Mi corazón latió más rápido cuando Ryder se hundió lentamente en una de las
sillas de la cocina.
Los siguientes minutos fueron borrosos. Su respiración se hizo trabajosa
mientras escuchaba la llamada.
La voz de Ryder era temblorosa.
—¿Qué? ¿Cómo es… cómo es posible? —De repente, su labio tembló—. No —
susurró, luego cerró los ojos con fuerza.
Oh Dios mío.
¿Qué está pasando?
En pánico, corrí hacia él y coloqué mis manos sobre sus hombros. No sabía lo
que estaba pasando, pero sabía que necesitaba mi apoyo.
—¿Estás segura? —le preguntó.
Pasaron varios minutos mientras él escuchaba en silencio. Luego colgó el
teléfono y lo arrojó a un lado. Puso ambas manos alrededor de su cabeza y me miró.
Parecía que las palabras tardaban una eternidad en salir. Y cuando lo hicieron, fue
como un puñetazo.
—Mi padre murió.
Puse mi mano en mi corazón.
Oh no.
No.
Lágrimas llenaron mis ojos. Sin saber qué más hacer, lo abracé.
—Oh, Ryder.
Él me miró aturdido, como si no pudiera creer que estaba diciendo las palabras.
—Ataque al corazón. Su ama de llaves lo encontró esta mañana. Llamó a Lorena
para ponerse en contacto conmigo. Sucedió mientras dormía.
—Oh, Dios mío —susurré—. Lo siento mucho.
Las palabras correctas se me escaparon por completo. Sabía mejor que nadie
que la vida podía cambiar en un instante. Sabía lo devastador que era perder a
147
alguien tan de repente. Ryder era hijo único. Su madre había fallecido. Su padre era
todo su mundo. Ni siquiera podía imaginarme el dolor que sentía.
Él se aferró a mí por su vida.
—No sé qué diablos voy a hacer, Eden.
Ojalá supiera cómo responder. Su dolor era palpable tanto que mi propio
cuerpo dolía físicamente.
—Tengo que subirme al próximo avión —murmuró.
Se levantó y se aventuró a mi habitación.
Sintiéndome totalmente impotente, le pregunté:
—¿Estás bien para conducir al aeropuerto? Despertaré a Ollie, y podemos
llevarte allí en tu auto de alquiler.
—No. No hagas eso. No quiero molestarlo. Estaré bien.
—¿Estás seguro?
Él exhaló.
—Físicamente, de todos modos. Sí.
El dolor en mi pecho era casi demasiado para soportar.
—Haría cualquier cosa para que esto desapareciera ahora mismo. Por favor,
dime qué puedo hacer por ti.
Ryder no había traído nada con él, ya que su viaje aquí fue impulsivo. Había ido
a la tienda ayer para comprar algunas prendas de vestir para el resto del fin de
semana, junto con una pequeña bolsa de lona.
Lo seguí por la habitación como un cachorro perdido mientras agarraba sus
cosas.
Caminamos juntos hacia la puerta en silencio. Sabía que nunca olvidaría este
momento. Fue absolutamente desgarrador.
No queriendo dejarlo ir, lo besé más fuerte que nunca. Las palabras Te amo
estaban en la punta de mi lengua. Tenía tantas ganas de decirlas, pero tenía miedo
de hacer este momento sobre mí o cualquier otra cosa. Tampoco quería que se
asociara la primera vez que lo dije con la muerte de su padre. Este no era ni el
momento ni el lugar para lanzar esas palabras.
Abrió la puerta de entrada, luego se detuvo en el umbral mientras apoyaba su
frente en la mía.
—Por favor, mantente en contacto conmigo —dije—. Llámame o envíame un
mensaje si no tienes ganas de hablar. Solo déjame saber que estás bien.
Lágrimas cayeron por mis mejillas y sobre las suyas. Él los limpió con su pulgar
antes de besarme por última vez. Sentí como si un tornado de tristeza girara dentro
de mí.
Y luego se fue.
148
***
Estaba mirando la taza llena de café ahora fría de Ryder todavía ubicada en mi
mesa cuando Ollie finalmente se despertó y entró en la cocina.
—No escucho a Ryder —dijo.
Una parte de mí quería guardar lo que le había pasado, porque temía que
golpeara demasiado cerca de casa. Sin embargo, realmente no había forma de que
pudiera hacer eso. Necesitaba decírselo.
—Ven aquí, Ollie.
—¿Qué pasó? ¿Peleaste con él?
—No. Ven aquí. Siéntate en mi regazo. Tengo que decirte algo.
Podía decir por el tono de mi voz que algo andaba mal.
—¿Qué pasó?
Solo lo dije.
—El papá de Ryder murió.
Su aliento se detuvo.
—¿Qué? Oh no.
—Lo sé. Fue repentino. Solo sucedió anoche.
—¿Cómo?
—Tuvo un ataque al corazón.
Se tomó unos minutos para procesar antes de preguntar:
—¿Ryder está triste?
—Sí. Creo que todavía está conmocionado.
—¿Estaba llorando? —preguntó.
—No —susurré.
Ollie abrió los ojos. Los mantenía cerrados mucho, pero a veces cuando estaba
estresado, los abría.
—¿Qué podemos hacer, Eden?
—Solo tenemos que hacerle saber que nos importa y que estaremos aquí para
él si nos necesita.
Hizo una pausa antes de limpiarse el ojo rápidamente. No quería que notara
que estaba llorando.
—Está bien llorar —dije—. Sé cuánto te importa Ryder.
Frotándole la espalda, le dejé procesar sus pensamientos.
Finalmente se volvió para enfrentarme.
—Él no tiene a nadie. Perdimos a mamá, pero te tengo a ti, y tú me tienes a mí.
Ryder no tiene a nadie. 149

La genuina preocupación de Ollie me rompió el corazón y lo calentó. Sabía que


Ryder le había dicho a mi hermano que ambos habían perdido a sus madres.
—No somos su familia, pero podemos estar aquí para él. Él estará bien, Ollie.
Solo tomará tiempo. Mucho tiempo. Va a ser muy duro para él por un tiempo.
Gran parte de la vida de Ryder giraba en torno a su padre. Sabía en mi corazón
que nunca volvería a ser el mismo.
***
Ryder me envió un mensaje para hacerme saber que había llegado a Los
Ángeles a salvo. Aparte de eso, no había tenido noticias suyas y no esperaba hacerlo
por un tiempo. Le envié un largo correo electrónico para hacerle saber que estaba
pensando en él. Sabía que necesitaba darle espacio mientras se ocupaba de todo en
casa.
Al día siguiente en Ellerby, apenas pude completar las tareas básicas. Incapaz
de dejar de pensar en Ryder, finalmente me derrumbé en la cocina.
Camille se dio cuenta de que me estaba limpiando las lágrimas.
—Eden, ¿qué está pasando? ¿Está todo bien con Ollie?
—Sí. Todo está bien con él.
—¿Entonces qué?
Sorbí por la nariz y tomé un pañuelo.
—¿Te acuerdas de Ryder?
—Sí. ¿El joven Paul Newman con los magníficos ojos? ¿Cómo podría olvidarlo?
¿Te lastimó? Lo mataré.
—No. Nada de eso. —Respiré profundamente y dije—: Su padre murió de
repente.
Camille frunció el ceño.
—Oh, hombre, lo siento mucho.
—Recibió la llamada ayer mientras estaba de visita el fin de semana. Él es hijo
único y ya perdió a su madre por el cáncer. Estoy tan devastada por él que no puedo
pensar bien, ni siquiera puedo hacer mi trabajo hoy.
Se cubrió la boca con la mano.
—Oh, cariño.
—Me está matando que no puedo estar ahí para él.
—¿Por qué no puedes?
La miré como si estuviera loca por siquiera preguntar.
—No puedo volar a L.A. por capricho.
—¿Por qué no? 150

—Por muchas razones. Ollie nunca ha estado en un avión. Tiene miedo de volar.
E incluso si condujera, no puedo arrastrarlo por una ciudad extraña, no puedo
llevarlo a un funeral.
—Tiene que haber una manera. —Frunció los labios y pareció estar pensando—
. ¿Qué tal si me quedo en tu casa por un par de días y cuido a Ollie por ti?
—No puedo pedirte que hagas eso.
—Sí puedes. ¿Olvidas que una vez ya lo cuidé? Sobrevivió, ¿no?
De hecho, lo había olvidado. Ethan me había sorprendido con un viaje de una
noche a Arizona durante el primer año que estuvimos saliendo. Él había hablado con
Camille sobre la mejor manera de sorprenderme, y ella se había ofrecido a cuidar a
Ollie por la noche. Había sido la primera vez que había dejado a mi hermano con
alguien, y recuerdo estar súper nerviosa al respecto. Sin embargo, todo había
funcionado al final. Regresamos a casa, y Ollie todavía estaba en una sola pieza.
—Sí, recuerdo que lo cuidaste esa noche... Pero probablemente tendría que
ausentarme por un par de días si fuera hasta allí. No me gustaría aparecer, y luego
irme corriendo de él.
—Mira, tengo un tiempo de vacaciones. Estoy segura de que Bobby me dejará
tomarlo con poca antelación si le explicamos la situación. —Me miró fijamente—.
Eden, ¿cuándo fue la última vez que hiciste algo por ti misma? En serio. Sé que estás
haciendo esto para apoyar a Ryder, pero es claro para mí que necesitas estar con él
ahora mismo.
Mi voz tembló.
—Quiero estar tanto con él.
Me agarró de los hombros.
—Entonces ve. Te tengo. Cuidaré a tu niño durante unos días para que puedas
cuidar de tu hombre.
Mi hombre.
Ryder y yo ni siquiera éramos oficialmente exclusivos, pero no importaba. En
este momento, aparte de Ollie, él era la persona más importante en mi vida. Y me
necesitaba.
Sabía lo que quería.
—¿Estás segura?
—Seguro. Déjame hacer esto por ti.
—Está bien. —Seguí asintiendo, preguntándome si había alguna razón por la
que debería reconsiderarlo—. Está bien. Muchísimas gracias. Te debo una grande.
Aparentemente, tengo un vuelo que reservar.

151
Ryder
Solo habían pasado un par de días, pero se sentía como una eternidad. Las
personas habían entrado y salido de mi casa. Todo era un enorme borrón de “Lo
lamento” y “Por favor hazme saber si hay algo que pueda hacer”.
No había nada que nadie pudiera hacer. Mi padre se había ido, mi vida se había
puesto de cabeza.
Había bandejas de comida por todos lados, junto con una explosión de flores.
Y yo estaba en una niebla.
Lorena se sentó frente a mí en la mesa de la cocina. Con una migraña, había
permanecido aquí con mi cabeza entre las manos y sin motivación para moverme.
—Mijo, ¿ya comiste?
Negué. 152

—No tengo hambre.


Ella colocó su mano sobre mi hombro.
—¿Quieres que les diga a las personas que dejen de venir?
—No. Está bien. Es bueno saber que les importa. Es solo que estoy entumecido
y nada me afecta.
—Hazme saber si quieres que los saque a patadas. Es lo que puedo hacer mejor.
Voy a hacer sonar la campana.
Sonreí un poco, la primera desde que mi padre murió.
—Lo haré.
La campana sonó, y cuando la siguiente persona entró, de inmediato me
arrepentí de no haberle dicho a Lorena que se detuvieran las visitas.
Era uno de los miembros de la junta del estudio, Sam Shields. Por más que no
quisiera pensar lo que la muerte de mi papá significaba para el negocio, sabía que
había cientos de inversionistas en pánico. Mi padre hubiera deseado que lidiara con
ello, y tengo que hacer eso.
Nunca dejé mi lugar en la mesa mientras Sam se acercaba, sosteniendo una
canasta grande con vino y queso. La colocó en el centro de la isla.
—Ryder, lo lamento tanto —dijo, sentándose frente a mí—. Todos estamos
devastados.
—Gracias.
—Quería hacerte saber que estamos aquí para apoyarte. Sé que probablemente
no estás listo para pensar en el siguiente paso para McNamara Studios, pero es algo
que necesitamos decidir muy pronto, y quería ofrecer mi ayuda.
—¿Qué clase de ayuda? —pregunté.
¿Puedes dejarme enterrar a mi padre antes de discutir esto?
—Bueno, ¿tu padre te explicó qué sucedería con el estudio en el caso de su
muerte?
—Nunca entramos mucho en detalle, pero no era algo que esperáramos. Mi
padre era demasiado joven para morir. Pero sé que me dejó suficientes derechos de
votar que básicamente puedo votar para que yo entre al trabajo.
—Eso es correcto. Técnicamente, podrías, pero eso no es lo que te
recomendaría, dada tu falta de experiencia en la posición. Sé que las intenciones de
tu padre era que dirigieras el estudio algún día, pero creo que estarías de acuerdo en
que él pensaba en algunos años más para prepararte.
—Sí. Lo sé.
—Como sea, sé que no es el mejor momento para discutir esto ahora. Así que
me gustaría proponer una reunión la próxima semana.
153
—Está bien.
—Te daré algo de privacidad. Cuídate, Ryder. Haznos saber a Laura y a mí si
necesitas algo que podamos hacer.
Irte. Eso es lo que puedes hacer.
—Gracias, lo aprecio. —Ahora vete.
Por suerte, lo hace. No podría lidiar con pensar más sobre el estado de la
compañía encima de todo lo demás ahora. Sé qué es lo que va a suceder: Sam se
reuniría con un montón de sus amigos, y trabajarían para convencerme en tomar la
decisión que es mejor para sus intereses. Ellos intentarán designar la posición de mi
padre y dársela a uno de ellos.
Una vez con la cabeza aclarada, tendré que decidir qué es lo que le hubiera
gustado a mi padre. Eso no va a suceder en una semana, sin importar lo impacientes
que estén. En todas las preparaciones que mi padre estuvo conmigo, nunca
discutimos lo que sucedería si moría prematuramente. Nadie hubiera esperado que
falleciera a la edad de cincuenta y ocho. Ciertamente no yo.
***
La casa vacía, y me encuentro solo con mis pensamientos por primera vez en
un tiempo. Hubo algunas horas antes del velatorio de esta noche. Luego mañana
sería el funeral y entierro.
Todavía no puedo similar la idea de todo. Alzando la mirada, hablé con mi papá,
donde quiera que esté.
—No puedo creer que ya no estás. Si pensabas que estaba listo para sobrevivir
sin ti en este mundo, pensaste mal. Quizás coloque un frente duro y resistente a
mucho de lo que tenías que decir, pero hombre, no estaba listo para esto. —Sacudo
mis puños hacia el techo—. Necesitas ayudarme a averiguarlo donde quiera que
estés. Porque no sé cómo voy a vivir sin ti.
En silencio pido por la guía de mi padre antes de abrir una caja llena de cosas
que había sido traída desde su casa.
Revisando algunas fotos viejas que el ama de llaves de papá encontró, me crucé
con una de mis padres cuando yo tenía siete años. Fue tomada el día de mi primera
comunión. Los domingos siempre fueron el día que mi papá no trabajaba. Iríamos a
la iglesia y tendríamos tiempo en familia. No tenía preocupaciones en el mundo en
ese tiempo, nunca me imaginé la vida sin mis padres antes de tener treinta.
Miré hacia mi teléfono, que no me he molestado en revisarlo en horas. Eden ha
enviado muchos mensajes esta mañana para ver cómo estoy. Rápidamente escribí
que estoy bien y me preparaba para la noche, pero que la llamaría después del
velorio. Era difícil hablar con alguien en este momento, incluso Eden.
Hubo un golpeteo en la puerta. Supongo que mi respiro de los visitantes fue
corta. Realmente necesitaba una ducha y prepararme para el velorio, así que deseé
quien fuera no planeara en quedarse mucho tiempo.
Cuando la puerta se abrió, encontré a la última persona que esperaba ver. Se 154
veía tan destrozada como yo lo estaba.
—Mallory.
Ella comenzó a llorar.
—¿Cómo no me llamaste?
¿Realmente tiene que preguntar?
—Como ya no estamos juntos, no tenía sentido que te llamara.
—Tú y tu papá son como familia para mí, siempre lo serán, no importa qué
suceda entre nosotros. Lo lamento, Ryder. Lo lamento tanto. —Se acercó unos pasos
más—. ¿Puedo entrar?
No me había dado cuenta que no me había movido de la puerta.
—Seguro.
No debería sorprenderme que apareciera. A pesar de todo por lo que pasamos,
ella conocía bien a mi papá y realmente entendía lo que está perdida significaba para
mí. Papá siempre le tuvo cariño y se decepcionó cuando terminamos. La veía como
una hija. Y dado que tenía problemas paternales, su padre la había abandonado a
ella y su madre cuando era joven, Mallory siempre respetó a mi padre por ser leal a
su familia.
Mallory de pronto me abrazó. Mi cuerpo se tensó. Respiré profundamente, y
me dejé ser consolado sin ser juzgado por unos segundos. Ella había sido una de las
personas más importantes de mi vida en algún momento. Siempre fue importante
para mi padre. Me dije que estaba bien dejarse consolar por la familiaridad en
tiempos como estos.
—Había estado pensando en ti mucho últimamente, y luego cuando escuché las
noticias, me destrozó. Dios, Ryder, tengo tanto en mi corazón en este momento. —
Mallory colocó su mano sobre la mía—. ¿Me dejarás estar para ti hoy?
Mientras entiendo el que quiera apoyarme en un tiempo como esto, aun así, se
siente un poco fuera de lugar.
—¿Cómo se sentirá Aaron al respecto? —pregunté.
Ella miró a sus pies y se detuvo.
—No iba a hablar de esto porque no es el momento indicado.
—¿Qué? ¿Qué está mal?
Se encontró con mi mirada.
—Rompí el compromiso.
¿Qué?
—¿Qué sucedió?
—No quiero hablar de ello ahora, pero está bien. El estar aquí no se trata de mí.
Bueno, esas eran noticias jodidamente interesantes. Una sensación de
intranquilidad se apoderó de mí. Pero sin importar, ella tenía razón. No era el tiempo 155
para discutir eso. No podía lidiar con nada que fuera a estresarme antes de tener que
ver el cuerpo de mi padre.
Le permitiría a Mallory ser una amiga esta noche y no sobre analizar más allá
de eso.
Eden
Parte del camino había sido bloqueado para ayudar a controlar el tráfico. Mi
conductor de Uber no podía acercarse a la funeraria, así que tuvo que dejarme en la
calle.
Había una fila por la acera para acceder a los servicios de Sterling McNamara.
Sabía que el padre de Ryder había sido un pez gordo en esta ciudad, pero supongo
que nunca lo entendí hasta ahora.
Decidí no decirle a Ryder que venía a Los Ángeles. No quería que se sintiera
como si tuviera que hacer arreglos para mí o preocuparse de alguna manera. Tenía
suficiente en su plato. Pero ahora me arrepentía de no haberle mencionado nada,
porque tenía que estar en la fila con todos los demás, y me preocupaba no poder
llegar adentro antes de que terminaran las horas de visita. Pasaría por lo menos una
hora antes de que pudiera entrar al lugar. 156

Pensé en enviarle un mensaje de texto, pero no quería ser una molestia.


Probablemente estaba recibiendo invitados, dándole la mano a la gente y no podría
escabullirse para dejarme entrar. Recordé cómo fue cuando mi madre falleció. A
pesar de que no tenía una multitud de personas a su paso, la responsabilidad de todo
el evento recayó en mí. Estaba segura de que no era diferente para Ryder.
Así que me resigné a esperar con todos los demás. Podría esperar. Esto no era
sobre mí; se trataba de mostrar mi apoyo para él.
Mirando alrededor a todas las personas elegantes con sus ropas lujosas, me
sentía fuera de mi elemento. La mujer frente a mí sostenía un bolso que sabía que
costaba más que mi hipoteca. Yo, mientras tanto, me puse el único vestido negro que
tenía, el mismo que había llevado hace cuatro años en el funeral de mi madre. No
había habido tiempo para ir de compras antes de venir aquí. Solo traía una bolsa de
mano de cosas lanzadas apresuradamente.
Miré a mi alrededor a todos los autos exóticos e inhalé la nube de fragancia
costosa. Este era el mundo de Ryder, muy diferente del mío. En este momento, esas
diferencias eran más claras que nunca.
Después de casi una hora completa, finalmente llegué a la entrada. Un mar de
personas vestidas de negro bloqueó mi vista del ataúd y de Ryder, o al menos de
donde asumí que estaría parado.
Cuando finalmente lo vi, casi me dejó sin aliento. Ryder desde la distancia, tan
alto en su traje oscuro perfectamente adaptado, era un espectáculo para la vista. Su
cabello estaba un poco diferente, pero se veía increíble todo bien vestido. Él
estrechaba las manos y se apoyaba en los abrazos de las personas, uno por uno.
Parecía un poco fuera de eso, como si solo estuviera pasando por los movimientos.
Recordé muy bien cómo se sentía eso. Quería abrazarlo, estar ahí para él, protegerlo
de todas estas personas. No pude llegar a él lo suficientemente rápido.
Mis ojos se movieron a la mujer parada junto a él. Ya había estado nerviosa de
hacerle saber a Ryder de mi presencia, pero la visión de ella causó que mi estómago
cayera por completo. Porque no era simplemente una mujer cualquiera. Si mi
memoria no me fallaba, era Mallory.
¿No es así?
Me arriesgué a darle una mejor mirada.
Definitivamente, Mallory.
Sus ojos eran inconfundibles, y su largo cabello negro caía justo por debajo de
sus pechos, los cuales eran de tamaño medio, más pequeños que los míos. Era mucho
más alta que yo, pero más baja que Ryder. Tenía sus manos cruzadas en frente y
parecía estar mirando cada interacción que él tenía como si fuera alguna clase de
guardiana.
Quería ser quien lo protegiera, estar a su lado esta noche, pero aparentemente
ella tuvo la misma idea.
Mi corazón latía tan rápido.
157
¿Qué demonios hace ella aquí?
Terminaron.
Mi mente corría, llena con algunos locos escenarios. ¿Y si nunca terminaron de
verdad? O tal vez vino a confortarlo los últimos días y volvieron. Tal vez esa es la
razón por la que ha estado tan distante.
La fila frente a mí se hacía más corta, y me estaba quedando fuera de tiempo
para decidir cómo iba a lidiar con esto. Era cuestión de segundos antes de que Ryder
me notara.
¿Debería actuar como si ella no estuviese aquí? No podía confrontarlo respecto
a ella en un momento como este.
Respira, Eden.
En el momento en que sus ojos se encontraron con los míos, quise romper en
lágrimas. Sentía tantas emociones en conflicto. Luego una sonrisa se extendió por su
rostro, y sus ojos nunca dejaron los míos mientras saludaba a las pocas personas
delante de mí.
Cuando Ryder finalmente me abrazó, fue como si cayera en sus brazos y me
evaporara en su cuerpo. Mallory no pareció existir más. Su corazón latía tan rápido
contra mi pecho.
Me abrazó con fuerza mientras susurraba en mi oído.
—No puedo creer que estés aquí.
Cerré los ojos y lo inhalé. Su cuerpo estaba caliente contra mi piel, que había
sido acribillada con piel de gallina hace unos momentos. Se sentía tan increíble estar
en sus brazos, no había hecho más que esperar por hacerlo durante cuarenta y ocho
horas seguidas.
—¿Cómo te las arreglaste para escapar? —preguntó.
—Una amiga está cuidando a Ollie.
Negó lentamente mientras apretaba mis manos.
—Estoy tan feliz de que estés aquí. Tan feliz.
Nuestra atención pareció dirigirse a Mallory al mismo tiempo. Se quedó
congelada, pareciendo tan sorprendida de verme como lo había estado cuando la
noté por primera vez. La repentina mirada de preocupación en el rostro de Ryder me
dijo que sabía que la reconocía de la foto.
—Mallory, esta es mi novia, Eden.
El alivio se derramó a través de mí. Su novia. Todavía me llamaba su novia.
Mallory parecía que había sido golpeada en el rostro. Se aclaró la garganta.
—Novia... Oh, no me di cuenta.
—Hola —le dije.
—Hola. —Asintió—. Discúlpenme un momento. 158

La observé mientras corría a través de la multitud y desaparecía en un pasillo.


Volví mi atención a Ryder.
—Mejor me muevo. Estoy deteniendo la línea.
Él agarró mi brazo.
—No te vayas. Quiero que te quedes conmigo.
—¿De verdad?
—Sí, si no te importa.
Tuve el honor de que me quería junto a él. Sin embargo, mi vejiga sentía que
iba a estallar. Me había apresurado aquí desde el aeropuerto y no había usado el baño
desde Utah.
—Déjame encontrar un baño. Necesito ir con urgencia. Y volveré enseguida.
Asintió.
—Bueno.
Encontré un lavabo en el pasillo y me alivié. Cuando me estaba lavando las
manos, quedó claro dónde había desaparecido Mallory cuando de repente estaba
mirando mi reflejo en el espejo. Estábamos totalmente solas.
—Lo siento por alejarme bruscamente —dijo.
Apagué el agua y sacudí mis manos.
—Oh, no lo tomé de esa manera.
Sus ojos estaban rojos. Antes no habían estado así.
Ha estado llorando.
—Es solo que... me sorprendió un poco —dijo—. No pensé que Ryder estuviera
con nadie. —Exhaló mientras abría el agua—. Necesitaba un momento para respirar.
Sin saber qué más decir, solté:
—Eres su ex novia.
—Sí. ¿Estoy seguro de que me ha mencionado?
—Sí. Lo hizo.
Una mirada de tristeza se apoderó de su rostro.
—Estoy tan devastada por él.
—Yo también.
—Lo amo —confesó. Comenzó a lavarse las manos y repitió—: Todavía lo amo.
Todos los músculos de mi cuerpo parecían tensarse al mismo tiempo mientras
tragaba.
—Bueno…
—Lo siento. Sé que probablemente no quieras escuchar eso.
159
Sí. No, mierda, no lo hago.
Cuando no respondí, preguntó:
—¿Cuánto tiempo han estado juntos?
—Unos pocos meses…
Agarró una toalla de papel y comenzó a limpiarse las manos.
—¿Es serio?
—Me preocupo mucho por él.
Yo también lo amo, pero no se lo he dicho. Así que estoy segura de que no voy
a decírtelo a ti.
Parecía que estaba casi lista para llorar.
—Mira, no sé lo que está pasando aquí —le dije—. Pensé que estabas
comprometida con alguien más.
—Aaron. —Negó—. Rompí con él.
Ugh. Por supuesto.
Fingí estar tranquila mientras por dentro estaba en pánico.
—¿Qué pasó?
—Para resumir la historia, nos encontramos con Ryder una noche, y no hice un
buen trabajo ocultando mis sentimientos después de llegar a casa. Aaron siguió
presionando, intentando que admitiera que aún sentía algo por él. —Inhaló y luego
exhaló lentamente—. En las semanas posteriores a eso, comencé a darme cuenta de
que había estado en negación. Me apuré a entrar en una relación para esconderme
de mi tristeza por la forma en que terminaron las cosas con Ryder. Me di cuenta de
que terminar con él fue el error más grande que he cometido en mi vida.
Sentí que me estaba preparando para la guerra.
—¿Qué estás diciendo?
—Estoy diciendo que todavía estoy enamorada de él. Es el amor de mi vida, y
creo que todavía está enamorado de mí también.
Me sentí con náuseas.
—¿Le has dicho todo esto?
—Hoy, más temprano, fue la primera vez que nos vimos en mucho tiempo. Le
dije que mi compromiso había terminado, pero no le dije cómo me sentía. Él no sabe
nada de mis sentimientos.
—¿Por qué me estás diciendo todo esto ahora?
—Porque creo que deberías saber que planeo decírselo. Hoy no. Ni mañana. Ni
durante este tiempo difícil. Eso no sería apropiado. Necesita tiempo para sanar. Pero
voy a decirle pronto.
Cuando alguien entró, su cabeza giró hacia la puerta.
160
—Por favor, no menciones que tuvimos esta conversación. Lo estresará, y no
quiero eso ahora.
Una mujer se interpuso entre nosotros para lavarse las manos. Después de que
se fue, Mallory dijo:
—¿Conocías al padre de Ryder?
—No.
—Su padre era su mundo entero. Pasará mucho tiempo antes de que Ryder
pueda lidiar con cualquier otra cosa. Así que, de nuevo, por favor, no menciones que
tuvimos esta conversación.
Antes de que pudiera responder, ella salió. Tardé unos minutos en recuperarme
lo suficiente para regresar a la sala principal donde Ryder estaba esperando.
—Estaba empezando a preocuparme de que no regresaras —dijo—. Pensé que
tal vez había alucinado que estabas aquí en primer lugar.
—Lo siento. Tuve que esperar.
—No te preocupes. Todavía no puedo creer que estés aquí.
Mallory nos había dado espacio, eligiendo sentarse con los otros que ya habían
superado la fila y dado sus condolencias.
Mis sentimientos eran muy reveladores. Siempre me decía que iba a perder a
Ryder, que nuestras vidas eran demasiado diferentes para que las cosas funcionaran.
Sin embargo, en este momento, me sentía completamente frustrada, devastada,
como si toda la esperanza me hubiera sido arrebatada, una esperanza a la que ni
siquiera me había dado cuenta que me había aferrado. Entonces, tal vez pensé que
las cosas podrían funcionar con nosotros.
Hasta ahora. Ahora estaba aterrorizada de perderlo, y mis manos estaban
atadas. Traerlo a colación con él habría sido un movimiento de imbécil, dadas las
circunstancias.
—¿Te he dicho lo feliz que estoy de que estés aquí? —me susurró Ryder al oído
antes de saludar a otra persona en la fila.
Me quedé a su lado por un rato. En un momento, Mallory se acercó a nosotros
y se abrazó a Ryder. Cada segundo de ese abrazo fue doloroso para mí.
Luego se fue, y sentí que podía respirar, por el momento.
El director de la funeraria vino y le dijo a Ryder que había cerrado la puerta
para evitar que alguien más entrara.
Media hora más tarde, la línea finalmente llegó a su fin.
Ryder me agarró de la mano y me llevó por una entrada lateral, donde un
conductor nos estaba esperando. Se sentía como si estuviéramos saltando en un auto
de escapada.
En cuanto se cerró la puerta del auto, Ryder enterró su rostro en mi pecho y
comenzó a sollozar. Era la primera vez que lo veía llorar en toda la noche.
Aparentemente, lo había estado reteniendo y esperando este momento, cuando la
161
gente ya no lo estuviera observando, para dejarlo todo. Mis propias lágrimas cayeron
mientras lo sostenía, sus hombros temblando en mis brazos.
Su llanto finalmente terminó en respiraciones pesadas. Susurró sobre mi piel:
—Nada ni nadie puede hacerme sentir mejor, pero cuando entraste, fue la
primera vez que me sentí vivo de nuevo. —Ryder besó suavemente mi cuello—.
¿Cuánto tiempo te puedes quedar?
—Estaré aquí para el funeral mañana. Mi vuelo es al día siguiente.
—Entonces, ¿quién exactamente está cuidando de Ollie? ¿Dijiste que una
amiga?
—Mi amiga Camille. Se ofreció. Ella trabaja conmigo en Ellerby.
—¿Es responsable?
Sonreí ante su preocupación.
—Sí. Ya lo había cuidado una vez antes.
—Quienquiera que sea, recuérdame que le dé un gran beso por permitirte venir
a L.A. Nunca podría pagarle por dejarme tenerte ahora mismo.
—Estoy tan contenta de que me quisieras aquí.
Una vez más me acercó a él.
—¿Cómo podría no quererte aquí?
—Simplemente no estaba segura si sería... demasiado.
—Solo hay una cosa que necesito esta noche, Eden.
—¿Qué cosa?
—Quiero tomar una ducha caliente contigo, enterrarme dentro de ti y
olvidarme de todo lo demás. Eres todo lo que necesito.
Por el momento, escuchar eso era todo lo que necesitaba.
—Podemos hacer eso. —Lo abracé más fuerte—. ¿Estás bien?
Parecía una pregunta tonta, considerando las circunstancias, pero escapó de
mis labios antes de que lo pensara mejor.
—No —respondió—. Va a pasar un tiempo antes de que lo esté. Todavía no lo
he asimilado.
—Lo sé.
—Pero estoy lo mejor que puedo ahora contigo aquí. —Se enderezó para
mirarme—. Sé que probablemente te estarás preguntando por qué Mallory estaba
conmigo cuando llegaste.
No sabes ni la mitad.
—No tienes que explicar.
—Joder, sí, te debo una explicación. —Su tono era insistente—. Ella apareció en
mi casa de la nada esta tarde antes de la vigilia. Era cercana a mi papá. Ni siquiera le
había contado sobre su muerte. Pensé que lo supo porque estaba en todos los medios. 162
Dijo que quería apoyarme esta noche. Honestamente, no tenía la energía para
cuestionar nada. —Hizo una pausa—. También me dijo que rompió su compromiso,
pero no tuvimos tiempo para hablar de ello. Para ser honesto, tenerla aquí realmente
me estaba estresando. Luego apareciste y dejé de pensar en ello.
Estaba feliz con que estuviera siendo honesto. Y tuve la tentación de confesar
lo que me había dicho en el baño, pero opté por no hacerlo. Sería condenada si pasara
el poco tiempo que tenía con él hablando de su ex novia, que aparentemente lo quería
de vuelta. Si él supiera que ella todavía lo amaba, ¿se sentiría diferente? Esa pregunta
me acosaría silenciosamente. Mi estómago estaba en nudos pensando en eso, pero
había venido hasta aquí para estar con él. No iba a permitir que nadie nos quitara
este tiempo.
El conductor interrumpió mis pensamientos.
—Hemos llegado
Salimos del auto y miré hacia la enorme estructura que aparentemente era la
casa de Ryder.
Todo lo que pude pensar fue: santa mierda.
Eden
Era uno de esos lugares que solo había visto en películas.
Rodeada de exuberantes jardines y una gran verja de hierro forjado, la casa de
Ryder era impresionante.
Después de que atravesamos las altas y dramáticas puertas delanteras, mis
zapatos hicieron eco mientras caminaba por los pisos de mármol en la entrada.
Ya no estoy en Utah.
—Bienvenida a mi humilde morada —dijo sarcásticamente.
—Ryder, nunca imaginé...
—Sé que no lo hiciste, porque no eres materialista. Cómo vivo no es algo en lo
que piensas. Lo sé. —Agarró un control remoto y encendió la chimenea de la sala de
163
estar—. Sin embargo, ¿sabes qué?
—¿Qué?
—Tomaría tu acogedora casita en St. George cualquier día en vez de este lugar
frío y vacío. Me siento aquí por la noche y pienso en lo mucho más cómodo que estoy
allí.
—Eso es un poco loco.
—Está bien. —Esbozó una leve sonrisa—. Podemos estar de acuerdo en estar en
desacuerdo.
Ryder me mostró un poco alrededor. Justo afuera de un conjunto de puertas
francesas había una hermosa área de patio y piscina, iluminada con luces azules.
Había un teatro de última generación con lujosos asientos de terciopelo, una bodega
y un gimnasio en casa.
En la gran cocina, enormes ramos de flores cubrían la isla de granito. Ryder se
quedó mirando como si la vista de ellos lo hubiera vuelto a abofetear a la realidad.
Se volvió hacia mí y me susurró:
—Solo quiero olvidar.
Extendí mi mano.
—Vamos a olvidar entonces.
Ryder la tomó y me llevó por un pasillo, luego por una escalera de caracol.
El olor de su colonia saturaba el aire de su dormitorio. Con madera oscura y
muchos detalles en negro, la habitación de Ryder era sexy y masculina. Una cabecera
acolchada de color gris pizarra que sabía que había visto antes ocupaba la mayor
parte de la pared detrás de su cama. Presionó un botón, y sus cortinas comenzaron
a cerrarse.
—Así que aquí es desde donde me miras, ¿eh? Reconozco la cabecera.
—Eso es. Escena del crimen.
Se desabrochó el cinturón antes de darme la vuelta y desabrocharme el vestido.
Cayó al suelo, y salí de él. Ryder continuó desvistiéndome hasta que estuve
completamente desnuda. Se colocó detrás de mí mientras me bañaba la espalda con
besos lentos pero firmes, enviando escalofríos a través de mi núcleo. Me encantó lo
ansioso y desesperado que parecía por mí. Su erección presionó contra mi culo, tan
caliente y dura a través de la tela de su pantalón de traje.
Me besó la nuca.
—Mi hermosa Eden. Nunca olvidaré que viniste a estar conmigo. —Me dio la
vuelta y me abrazó durante varios segundos.
Tantas emociones corrieron a través de mí cuando desabotoné su camisa. Lo
más llamativo fue el miedo. No quería perderlo. Lo sabía más claramente que nunca
esta noche, y, sin embargo, nunca me había asustado más.
Salió de su pantalón. Usando solo su bóxer, me jaló a su pecho duro como una
164
piedra y me envolvió en sus brazos mientras descansaba su boca en mi cabello.
Me meció suavemente hacia adelante y hacia atrás. Cerrando los ojos, disfruté
la sensación. Nunca me había dicho que me amaba, pero si así no fuera como se
sentía el amor, nunca lo sabría. Me di cuenta de que nadie me había abrazado así en
toda mi vida, ciertamente ningún hombre. Me gustaba considerarme una persona
bastante dura, alguien que no necesitaba ser acurrucada ni mimada. Pero maldita
sea, se sentía bien ser abrazada así. Había pasado por mucho hoy, pero aquí estaba
meciéndome.
Quería gritar: Por favor, no me dejes. Ella va a volver por ti. Podrías estar
confundido y no saber qué hacer. Pero te amo, Ryder. Por favor confía en eso.
Pero, por supuesto, permanecí en silencio, jurando devolver mi mente al
presente y no detenerme en el futuro incierto, que siempre había plagado nuestra
relación.
Ryder me llevó a un enorme baño justo al lado de la suite principal.
Santa madre de todas las duchas, era como una habitación en sí misma con el
más hermoso azulejo de vidrio.
Entramos, y luego él salió de su bóxer y giró una manija. Los dos estábamos
completamente desnudos ahora. Nunca lo había visto así antes, y me di cuenta de lo
perfecto que era cuando el agua caía en cascada por su cuerpo como una cascada
sobre una piedra tallada. La V en la base de sus abdominales se alineaba con un
delgado rastro de vello que bajaba hasta su polla, su hermosa y gruesa polla que era
tan intimidante, pero que sabía que podía tomar.
Ryder me acercó mientras el agua salía de tres cabezas de ducha gigantescas.
Puso su frente contra la mía mientras el agua caía sobre nosotros.
Una vez que comenzó a besarme, eso fue todo. Estábamos en nuestro propio
mundo bajo esta agua. Nada más importaba, y estaba segura de que el infierno no
iba a dejar que todos mis aterradores pensamientos arruinaran este momento
sagrado. Todo lo que quería hacer era hacerle el amor, consolarlo y hacer que no
sintiera nada más que a mí por un tiempo.
Coloqué mis manos alrededor de su rostro y lo acerqué mientras me besaba, su
lengua exploraba mi boca como si necesitara mi respiración para sobrevivir, como si
no pudiera besarme lo suficiente. Este momento se sintió diferente de cualquier otro
que hubiera experimentado con él.
Apoyó su peso en mí, luego me levantó sobre él como si no pesara nada. Envolví
mis piernas alrededor de él mientras me sostenía contra la pared de azulejos.
Inmediatamente sentí su corona en mi apertura.
Empezó a entrar en mí sin previo aviso.
—Lo siento. No puedo evitarlo —murmuró.
—No te detengas. Está bien.
No necesitó que lo convenciera. En un segundo, Ryder había empujado todo
dentro de mí. Sus ojos se volvieron hacia atrás mientras su cuerpo se mecía contra el
165
mío mientras me follaba. Su mano se agarró a la parte posterior de mi cuello, y el
sonido de nuestra piel húmeda golpeando junta resonó en todo el baño, junto con
los ecos de nuestro placer. Era salvaje y primitivo, y por primera vez en mi vida, no
me preocupaba mi propia coreografía durante el sexo. Él estaba en el asiento del
conductor, y estaba haciendo un muy buen trabajo conduciendo. Simplemente lo
dejé ir, cerrando los ojos y sintiendo la fuerza de su cuerpo golpeando a través de mí.
No podía recordar la última vez que había tenido la libertad de gemir tan fuerte
como quería. Y no había nada más caliente que los sonidos guturales que Ryder hacía
mientras me follaba.
Sus brazos se envolvieron con fuerza alrededor de mí mientras continuaba
golpeando dentro, sus respiraciones frenéticas en sincronía con sus empujes. Todo
lo demás en el universo se desvaneció.
—¿Te estoy lastimando? —preguntó, sacándome de mi trance. Disminuyó la
velocidad por un momento, y ese pequeño descanso se sintió como una tortura.
Negué, luego arqueé la espalda y doblé mis caderas, apretando con más fuerza
su cuerpo para mostrarlo. Cuando apreté mis músculos alrededor de su polla, su
respiración se volvió aún más irregular. Él me mordió suavemente el cuello mientras
continuaba haciéndome caer en el olvido.
—Tan jodidamente buena —dijo con voz áspera—. Me siento como un jodido
animal contigo... no puedo tener suficiente.
A pesar de lo duro que era esto, me sentía cien por ciento segura. Me había
rendido por completo, y eso definitivamente nunca me había pasado antes.
Mis párpados estaban pesados cuando incliné la cabeza hacia atrás. Puso su
mano alrededor de mi barbilla y metió su pulgar en mi boca. Lo chupé mientras lo
observaba atentamente.
Mi orgasmo de repente rodó a través de mí. Mientras gritaba, su cuerpo
comenzó a temblar. Él gimió en éxtasis, y sentí una oleada de calor cuando entró
duro, con todo y bolas dentro de mí.
Ryder entró y salió de mí lentamente mucho después de que ambos hubiéramos
alcanzado el clímax. Podía sentirme revitalizándome otra vez, deseando más.
Después de unos minutos de sostenerme contra la pared mientras su
respiración se calmaba, finalmente se retiró y me bajó.
—Eso fue... vaya.
Todavía respirando pesadamente, asentí, incapaz de encontrar palabras.
Ryder tomó una esponja y echó un poco de gel de ducha. Empezó a lavarme
suavemente. Cuando la colocó entre mis piernas, pude sentir su semen saliendo de
mí, acumulándose entre mis muslos.
Haciéndome bromas con la esponja, me susurró al oído:
—Me encanta ver cómo te gotea mi semen. 166
Sus palabras hicieron que mis pezones se pusieran rígidos. Definitivamente
estaba lista para una segunda ronda.
Exprimió la esponja unas cuantas veces antes de volver a aplicar el jabón y
dármela.
—¿Me lavarás?
—Me encantaría.
De arriba a abajo, pasé la esponja sobre su hermoso cuerpo, apreciando cada
músculo, cada ranura de este hermoso hombre. Bombeé un poco de champú en mi
palma y froté mis manos en su cabeza. Cerró los ojos para disfrutar de la sensación.
Cuando terminé, los abrió y se puso champú en la mano para devolverme el favor.
Ryder masajeó la espuma sobre mi cuero cabelludo con sus grandes manos.
Pude haberle dejado hacer eso toda la noche; se sentía tan bien Después de que
enjuagó todo el jabón de mi cabello, me sostuvo bajo el agua otra vez, besando mi
cabeza una y otra vez. Nunca me había sentido tan apreciada en toda mi vida, y me
encontré llorando.
—¿Estás bien? —preguntó.
—Sí, estoy muy emocionada en este momento.
—¿Puedo decirte algo? —preguntó, tomando mi rostro entre sus manos.
—Sí.
—Mi mente ha estado dando vueltas en círculos durante los últimos días,
pensando en mucha mierda, cosas que haría de manera diferente con mi padre y
otros pensamientos al azar. Mientras me lamentaba por mi pérdida, pensé en ti:
cómo tu padre nunca estuvo en tu vida, cómo ambos estamos en la misma posición
ahora, sin tener a ninguno de nuestros padres cerca. Tuve la suerte de tener a mi
padre tanto como lo hice. Pero vives con la pérdida de un hombre que aún camina
por la Tierra. Y aunque no hables de eso, sé que eso te duele. En el momento en que
me di cuenta del significado detrás de tu nombre artístico, lo descubrí. Solo eres
fuerte y no muestras tu lado vulnerable.
Acarició mi mejilla.
—De todos modos, tengo un punto en todo esto. —Me besó suavemente—. Lo
que quiero decir es que, dondequiera que esté, tu padre no tiene idea de qué
hermoso, amable y precioso ser humano creó. Y eso es una maldita vergüenza para
él. Porque sin duda eres su mayor logro, y él ni siquiera se da cuenta.
El agua cayó sobre nosotros, lavando mis lágrimas mientras él continuaba.
—Me has traído tanta felicidad, y venir aquí a L.A. es, literalmente, lo que me
mantiene sano en este momento. Eres preciosa para mí, Eden. Espero que lo sepas.
Me había dejado sin palabras. Él estaba en lo cierto. Por mucho que nunca dejé
que el abandono de mi padre definiera mi autoestima, había una sombra de dolor
que nunca desapareció.
La necesidad de decirle a Ryder que lo amaba era fuerte, pero no iba a ser la 167
primera en decirlo, aunque quisiera.
Me decidí:
—Tú también eres precioso para mí.
Eden
El funeral fue incluso más difícil de lo que había anticipado. La fuerza que
Ryder había mostrado el día anterior parecía no existir ahora. El carácter definitivo
de todo ello parecía haberle pegado hoy.
Gritó cuando bajaron el ataúd al subsuelo y eso fue realmente difícil de
observar. Todo lo que pude hacer fue frotar su espalda, pero no había palabras que
pudiera consolarlo.
Después del entierro, Ryder había organizado una comida en un elegante
restaurante en el centro de L.A. para la familia y amigos y los socios de negocios más
cercanos. No tenía muchos familiares porque su padre también era hijo único.
Algunos primos del lado de su madre estaban ahí junto con algunos de sus buenos
amigos, incluyendo a Mallory, quien se había quedado para la comida, para mi
consternación. Además de susurrarle un par de cosas a Ryder aquí y allá, había 168
mantenido su distancia. Pero sus ojos siempre estaban firmemente plantados en él.
Podía decir que la estaba matando no ser la mujer a su lado.
La idea de tener que dejarlo mañana mientras tantas cosas estaban todavía en
el aire era doloroso.
El restaurante era super lujoso, del tipo de lugar donde el mesero sirve un poco
de vino y lo gira antes de descartarlo para limpiar cualquier sabor que quedara
impregnado en la copa. Había elegido medallones de puerco en su jugo sobre una
cama de risotto de champiñones. Pero tan delicioso como estaba, no tenía hambre.
Mientras Ryder caminaba alrededor hablando con la gente, permanecí sentada
en la mesa, moviendo mi comida intacta alrededor de mi plato. Tomándome una
segunda copa de vino, definitivamente apreciaba el alcohol, particularmente cuando
el amigo de Ryder, Benny, se dirigió hacia mí.
Con cabello desordenado y una larga barba, su estilo mugriento destacaba de
entre la multitud. No había conocido a Benny en el velorio la noche anterior; debía
haber llegado y partido antes que llegara ahí. Aun cuando Ryder me lo había
señalado en el funeral, no había tenido la oportunidad de presentarnos formalmente.
Benny apestaba a marihuana mientras se acercaba a la mesa.
—Hola. No creo que nos hayamos conocido.
—Eres Benny —dije—. He escuchado mucho sobre ti.
No noté repitiendo mis palabras silenciosamente antes de preguntar.
—¿Cuál es tu nombre?
Sorprendida, extendí mi mano.
—Eden.
¿Ryder nunca me ha mencionado?
La tomó.
—¿Y cómo conoces a mi chico Ryder? Te he visto con él durante todo el día.
Temerosa de la respuesta, pregunté.
—¿No… me ha mencionado?
Entrecerró sus ojos.
—No. No puedo decir que lo ha hecho. Lo siento.
Unos cuantos segundos pasaron mientras absorbía lo que eso podría significar.
—Estamos saliendo, lo hemos hecho durante unos cuantos meses.
Benny lució genuinamente sorprendido.
—¿En serio? Bueno, tendré que interrogarlo acerca de eso. Supongo que me lo
ha estado ocultando.
Fingiendo una sonrisa, dije:
—Sí. Eso supongo. 169
—¿Cómo es que se conocieron?
Le di la única respuesta que me vino a la mente.
—En línea...
—¿En serio? —Se quedó mirando fijamente hacia Ryder y dijo—: Huh.
—¿Qué?
—Oh, nada. Es solo que Ryder normalmente no tiene que recurrir a eso. —Debe
haber notado la mirada no tan feliz en mi rostro cuando negó y añadió—: No quise
decirlo de esa manera. Es solo que siempre elige lo mejor a donde quiera que vaya.
Eso no me hizo sentir mucho mejor.
—Claro.
—Lo siento. No era mi intención ser grosero. Simplemente estoy sorprendido
que hiciera lo de citas en línea. Obviamente eres atractiva. Y obviamente no sé
cuándo demonios dejar de hablar. Jesús, no debería haber fumado justo ahora. —
Limpió su frente.
—Está bien. —Es solo que sé tanto sobre ti y tú no sabes nada sobre mí, ni
siquiera que existía, eso es todo.
Bebió de un vaso de agua al azar que estaba en la mesa.
—¿Vives por los alrededores?
—No, vivo en Utah.
—¿Utah?
—Sí.
—¿Eres mormona?
Poniendo mis ojos en blanco internamente, respondo.
—No, no lo soy.
—Oh, está bien. Sé que hay un montón de mormones ahí.
—Claro. Así que por supuesto que debo ser mormona.
—De acuerdo, ahora me siento jodidamente tonto. He echado a perder esta
conversación. Lo siento. Algunas veces apesto en la vida. No soy bueno con la mierda
social.
—Está bien. Tampoco soy exactamente buena en ello. Por no mencionar, que
no encajo aquí en absoluto.
—¿Qué te hace decir eso?
—Mira a estas personas. No tengo dinero o influencia. Solo soy una chica de St.
George.
—Bueno, tampoco encajo y he estado viviendo aquí durante toda mi vida. Así
que...
Eso me hizo sonreír un poco.
170
—¿Ryder me dice que eres dueño de tu propio dispensario de marihuana?
—Sí. Me encanta lo que hago.
Puedo olerlo.
—Puedo adivinarlo.
—Así que, ¿volaste hasta aquí solo por esto? —preguntó.
—Sí.
Miró hacia donde Ryder estaba parado.
—Estoy realmente preocupado por él, cómo va a manejar todo lo que ahora va
a ser lanzado hacia él.
—¿Qué crees que vaya a pasar con la compañía?
Miró contemplativamente.
—No lo sé. Mi papá solía ayudar a manejar el estudio. Siempre quiso que me
metiera en ello, pero nunca fue lo mío. De cualquier forma, sé cuánto trabajo se
necesita hacer de solo mirarlo y no creo que Ryder vaya a ser capaz de manejar todo
eso.
Nos sentamos en silencio durante un rato mientras nuestras miradas se fijaban
en Ryder.
Entonces Benny se giró hacia mí y se excusó.
—Bueno, estoy listo para otra fumada. Pareces realmente genial. Fue agradable
conocerte.
—También fue un placer conocerte.
Tan insultante sin intención como Benny había sido, era mucho más centrado
que cualquier otro aquí. No encajaba y eso como que nos hacía espíritus parecidos.
Aunque después de que se fue, la realidad de nuestra conversación me golpeó.
Ryder nunca me había mencionado con él, uno de sus mejores amigos. ¿Se
avergonzaba de mí? Nunca lo había pensado antes, pero ¿qué otra explicación podría
haber ahí? Me sentí perdiendo la fe.
Después que Ryder terminó su conversación, se dirigió hacia mí.
Tomó asiento antes de tomar mi mano y besarla.
—Hola. Siento haberte dejado durante tanto tiempo.
—No hay problema.
Quería con tantas ganas preguntarle por qué nunca me había mencionado con
Benny, pero me contuve. Este no era el momento para empujar la culpa hacia él o
comenzar una conversación sobre nuestra relación. Acababa de enterrar a su papá,
por Dios santo. Tendría que mantener mis sentimientos dentro de mí.
Pero silenciosamente, la realización de que no había mantenido oculta me puso
en un estado de ánimo diferente. Tenía que mantener mi guardia arriba, no hacerme
esperanzas acerca de nada. Ryder seguramente iba a necesitar espacio durante las
171
próximas semanas para lidiar con las cosas en el estudio. También iba a ser abordado
por Mallory, quien planeaba profesarle su inmortal amor por él, un secreto que me
estaba matando, pero que no era mío para contar.
***
Más tarde esa tarde, Ryder y yo estábamos acostados juntos en su sala de estar.
Había prendido la chimenea eléctrica y estábamos relajándonos de los eventos del
día. Estaba acomodada entre sus piernas con mi espalda contra su pecho en el diván.
Podía sentir el subir y bajar de su respiración.
Había estado tranquilo durante un rato cuando dijo:
—La última vez que mi padre y yo hablamos, me dijo que me amaba y que
estaba orgulloso de mí. Eso es algo que no sucedía muy a menudo.
Girándome para mirarlo, dije:
—Casi te preguntas si su alma podía presentir algo.
Apretó su agarre a mi alrededor.
—Sí. Es extraño.
—Y hermoso al mismo tiempo.
—La única razón por la que lo llamé fue por mi conversación con Ollie.
—Eso es cierto. Recuerdo que dijiste eso.
—Sí, estoy tan agradecido con Ollie por poner esa sugerencia de las películas en
mi cabeza, porque de otra manera no habría hablado con papá, nunca hubiera tenido
ese último momento con él.
—Me alegra tanto que lo tuviste. —Después de un momento, dije—: Ollie ha
estado preocupado por ti.
—Mierda. ¿En serio? —Se enderezó un poco—. ¿Puedo llamarlo? ¿Es
demasiado tarde?
—Para nada. —Me estiré para tomar mi teléfono de la mesita de centro—. No se
va a la cama hasta dentro de una hora.
Marqué el número de mi casa y lo puse en altavoz.
Camille respondió.
—¡Hola! ¿Cómo va todo?
—Fue un día largo. Tengo a Ryder conmigo. Estás en altavoz, solo te quería
avisar.
—Gracias por la advertencia. —Se rió—. Podría haber dicho algo estúpido. —Su
tono se suavizó—. Siento mucho tu pérdida, Ryder.
—Gracias, Camille. Aprecio eso. Y gracias por cuidar de Ollie así pude tener a
Eden aquí conmigo.
—Un placer.
172
—¿Dónde está el hombrecito ahora? —preguntó Ryder.
—Está en su habitación, pero le entregaré el teléfono. Espera.
Pude escuchar los sonidos amortiguados de Camille hablando con Ollie antes
que mi hermano estuviera del otro lado de la línea.
—¿Ryder?
—Hola, amigo.
—¿Estás bien? —preguntó Ollie.
—Sí. Es por eso por lo que llamo. Quería que supieras que no tienes que
preocuparte por mí. Voy a estar bien. —Ryder me miró y sonrió antes de decir—:
Gracias por dejarme tomar prestada a tu hermana por un par de días. Tenerla aquí
realmente ha ayudado.
—Eh, no hay problema. No la he extrañado mucho.
Me reí.
—Muchas gracias, Ollie.
—Está bien, tal vez te extraño un poco.
—Sé que me extrañas, tontito. Estaré de regreso mañana por la tarde, ¿está
bien? Sé un buen chico con Camille.
—¿Ryder? —dijo Ollie.
—¿Sí?
—Tal vez ahora tus padres puedan encontrarse con mi mamá.
Ryder sonrió.
—Eso sería realmente agradable, ¿cierto?
—Crees en el cielo, ¿cierto?
Ryder respiró profundo, pareciendo ponderar la pregunta de Ollie.
—Creo que nuestros seres queridos todavía están con nosotros después de
morir. No sé si hay otro lugar en donde todos se reúnen a pasar el rato o si se
convierten en una parte de nosotros de alguna otra manera, pero sí creo que hay más
en esta vida, que todavía están alrededor. De hecho, he hablado mucho con mi papá
durante los últimos días.
—¿Te ha respondido?
Ryder cerró sus ojos y sonrió.
—No. Pero siento como que puede escucharme.
—Genial. Voy a intentar hablar con mi mamá.
—Deberías. Puesto a que le gustaría escuchar de ti.
—Gracias por el consejo, Ryder.
—De nada, amigo. Hablaremos pronto, ¿está bien?
—Está bien. 173

Después de colgar, Ryder se recostó y dijo.


—Fue agradable escuchar su voz.
—Sé que estaba muriéndose por hablar contigo.
Ryder me llevó más cerca de su cuerpo nuevamente.
—¿A qué hora es tu vuelo mañana?
—Mediodía.
—Comeremos el desayuno juntos antes de llevarte al aeropuerto.
—Está bien. Eso será agradable.
Nos quedamos acostados en silencio durante un poco más de tiempo antes que
dijera:
—Te vi hablando con Benny en el restaurante.
Lamí mis labios.
—Sí. Me presenté. No sabía quién era, tampoco estaba al tanto que estabas
saliendo con alguien. —No pude evitar admitir eso.
—Siento nunca haber tenido oportunidad de contarle sobre nosotros.
—Está bien. Puedo entender por qué pudieras estar un poco avergonzado por
cómo nos conocimos.
—Oye. —Ryder me giró para quedar frente a él—. No es eso en absoluto. No
estoy avergonzado de ti, Eden. Mierda. Nunca pienses eso. —Apretó su agarre en
mí—. Benny es bastante cínico y listillo. No sentí ganas de lidiar con sus chistes de
mal gusto que aparecerían inevitablemente si le contaba la historia completa. Y
tampoco quería mentirle sobre cómo nos conocimos. Así que, estaba tratando de
definir cómo manejarlo. Es un viejo amigo, pero puede ser un tanto idiota en
ocasiones. Pospuse contarle solo porque quería hacerle justicia. Honestamente, la
razón principal por la que no sabe es porque no hemos estado hablando tan a
menudo durante los últimos meses. Ha estado ocupado haciendo sus cosas. Me
siento bastante mal porque pensaras que estaba avergonzado.
Me sentí ridícula por haber dejado que me molestara. Después de todo, me
había presentado con Mallory como su novia y su ama de llaves, Lorena, había sabido
de inmediato quien era yo. Supongo que solo estaba siendo sensible.
—Está bien. Lo entiendo. Le dije que nos conocimos en línea.
—Eso debe haberlo confundido. Sabe que nunca he hecho lo de citas en línea.
—Sí, estaba totalmente confundido.
Miré hacia el reloj en mi teléfono. Se estaba haciendo tarde. Mi tiempo aquí casi
se terminaba y eso me hizo entrar en pánico.
—¿Qué pasa? Algo más te está molestando. Lo sé.
—No —mentí.
—Eden... 174
No podía permitirme traer a Mallory al tema. Era demasiado. Así que hice mi
mejor esfuerzo para compartir mis sentimientos sin provocar una desordenada
conversación sobre su ex.
—Sé que los siguientes meses van a ser difíciles. Solo quiero que sepas que
estaré aquí para ti en cualquier forma que me necesites. No espero nada a cambio.
Necesitas tiempo para decidir en qué dirección va a ir tu vida y eso incluye cómo
encajo yo en ella. Eso también significa que necesito proceder con precaución,
sabiendo eso...
—¿Estás intentado romper conmigo o algo así? —La mirada de preocupación
en su rostro estaba agudizándose con cada segundo que pasaba.
Como si alguna vez fuera a dejarlo ir por voluntad propia.
—No. Me importas demasiado... y es por eso por lo que quiero darte tu tiempo,
sin presiones, para que resuelvas qué es lo que realmente quieres.
—Te quiero a ti. —Tomó mi mano y enlazó sus dedos con los míos—. ¿De dónde
viene esto?
—¿Mi mente lógica? Lo siento. Me dije que no traería al tema nuestra relación
mientras estuviera aquí. No es apropiado, dado todo lo que estás atravesando. No
pienso que debamos estar hablando de esto en este momento.
—No te preocupes por eso. Puedo manejarlo. Y nunca te disculpes por decirme
lo que pasa por tu cabeza. Solo estoy intentando resolver hacia donde te diriges. —
Ryder se enderezó, luego me levantó para sentarme sobre él a horcajadas.
Miré profundamente a sus ojos y dije:
—Después de todo el tiempo que nos hemos estado viendo, no estamos más
cerca de saber lo que va a suceder entre nosotros a largo plazo. Estoy realmente
asustada de perderte, pero al mismo tiempo, quiero ser realista. No podemos vivir
con nuestras cabezas en la arena. En algún punto, alguien va a tener que ceder. Estar
aquí afuera me ha hecho darme cuenta de lo mucho que ignoro de tu vida,
prácticamente todo. No es posible seguir haciendo lo que estamos haciendo
eternamente.
Su expresión se volvió menos rígida cuando la realización pareció asentarse en
él.
—Tienes razón. Esto no es realmente justo, ¿cierto? Nunca te he prometido
nada... porque una parte de mí tiene miedo de no estar a la altura de lo que tú
necesitas. Y con la muerte de mi padre, solo hizo que mi futuro fuera aún más
incierto. Lo único constante es lo que siento por ti. Y quiero que eso sea suficiente,
más que cualquier otra cosa.
Si tan solo eso fuera suficiente.
—No tengo duda de que quieres estar conmigo —aclaré—. Supongo que lo que
estoy intentando decir es que sé que necesitas tiempo para resolver tu vida. Y quiero
darte eso sin que tengas que preocuparte por perderme. Estaré aquí para ti hasta que
lo resuelvas. No espero que eso sea mañana o siquiera el próximo mes. Pero sí 175

necesitamos resolver esto. No podemos vivir en el limbo para siempre.


Además, mientras más tiempo te tenga, más difícil va a ser perderte.
Colocó su mano en mi barbilla y la acarició con su pulgar.
—Tienes razón. No es justo. Te prometo que lo resolveré. Solo desearía saber
todo lo que conlleva. Gracias por darme el tiempo.
***
Abrí mis ojos a las 5:30 a.m. Ryder había pasado un mal rato anoche intentando
dormirse. Finalmente se había quedado dormido alrededor de las tres de la mañana
y ahora estaba completamente desmayado.
No podía sacar nuestra conversación de mi cabeza. Había jurado hacer un
esfuerzo consciente para resolver donde estaban las cosas entre nosotros. Y le creí.
Pero eso significaba que el reloj avanzaba. Eso me aterrorizaba, porque no podía ver
ninguna conclusión que no significaría terminar lastimada. Se sentía como si el final
de nosotros estuviera cerca.
Dado que no era capaz de dormir, me deslicé fuera de la cama y me dirigí
escaleras abajo. No había pasado ningún momento en el exterior de la propiedad de
Ryder y pensé que sería agradable observar el amanecer con la ciudad a la distancia.
Dado que la casa de Ryder estaba en alto, podías ver la línea del horizonte de Los
Ángeles.
Después de preparar algo de café, me lo llevé al exterior y me senté en la colina
pastosa en la parte de atrás. Cerré mis ojos y dejé que la brisa matutina soplara en
mi rostro. Estaba tan callado y tranquilo. Ryder tenía un hermoso jardín lleno de
rosales y flores exóticas, junto con algunas esculturas. Si viviera aquí, estaría afuera
todos los días, meditando y empapándome del hermosamente cuidado paisaje.
Un flujo de emociones me golpeó. Más que nada, deseé poder quedarme aquí.
Me mataba que no pudiera seguir estando aquí para Ryder cuando me necesitaba,
especialmente esta semana cuando estaría bombardeado de trabajo. Sabía que
todavía estaba tan confundido y estresado sobre lo que había que hacer con el
estudio.
Incapaz de controlarlo, comencé a llorar. Colocando mi cabeza entre mis
rodillas, me dejé soltar todos los sentimientos que había guardado durante este
último par de días.
Unos momentos más tarde, una voz me sobresaltó.
—¿Todo bien aquí afuera?
Me giré para encontrar al ama de llaves de Ryder, Lorena, caminando hacia mí.
Vestida en un uniforme completamente blanco, era pequeña con cabello negro de
mediana longitud, probablemente en lo último de sus cincuentas. Sabía que era
realmente importante para él, así que su presencia me hizo ponerme un poco
nerviosa. Se sentía como la cosa más cercana a conocer a su madre.
—¿Te asusté? Tengo el hábito de hacerles eso a los invitados. —Se rió. 176

—Escuché sobre el cencerro —dije, logrando sonreír.


—Ah... te contó sobre eso, ¿eh?
—Sí. —Limpié mis ojos y extendí mi mano mientras me levantaba—. No
tuvimos la oportunidad de hablar en el funeral.
—He sabido acerca de ti durante un largo tiempo. —Señaló hacia el pasto—.
Siéntate, por favor.
Tomó asiento junto a mí.
Me giré hacia ella.
—¿Te habla sobre mí?
—Sí, lo hace.
Eso me hizo sentir incluso más tonta por enojarme por lo que pasó con Benny.
—¿Cuánto te contó?
—Sé que enseñas tus pechos y tu cha-cha como forma de vida.
—Está bien. —Me reí nerviosamente—. Así que todo, entonces.
—Sí. Solía burlarme de él por eso, hasta que regresó de ese primer viaje.
Entonces pude ver cuán serio iba contigo. Después de que me lo contara todo, me di
cuenta de por qué hacías lo que hacías. Así que dejé de ser una sabelotodo
sentenciosa.
Su honestidad era refrescante.
—Puedo entender por qué eras escéptica. Algunos días ni siquiera yo puedo
creer lo que hago como forma de vida. Pero con suerte no será para siempre. —
Arranqué algo de pasto—. Así que, ¿cómo pudiste decir que iba en serio conmigo?
—Porque Ryder regresó de ese viaje como un hombre cambiado. Ni siquiera
puedo decir de qué forma. Pude verlo en su rostro, supongo. Era como si una nueva
vida se hubiera filtrado dentro de él. Y eso habló muy bien de ti. Además, me contó
todo sobre tu dulce hermanito. Lamento alguna vez haberte juzgado. Estás
manteniendo a tu familia.
Realmente me gustaba esta mujer.
—Bueno, gracias por decir eso.
Ambas miramos hacia la distancia.
—¿Mencionó que has estado con él desde la infancia? —pregunté.
—Sí. Es como un hijo para mí. Me preocupo mucho por él. Y puedo decir que
tú también lo haces.
—Supongo que es obvio...
—Tus lágrimas no mienten.
Podía ver directamente dentro de mí. 177

—Estoy enamorada de él. —Sorprendida por mi admisión, añadí—: Esa es la


primera vez que lo digo en voz alta.
—¿Él sabe eso?
—No se lo he dicho en esas palabras. No quiero decírselas hasta que esté seguro
de que siente lo mismo. Y este no ha sido exactamente el momento oportuno para
abordar el tema.
—¿Por qué no me dices realmente lo que está pasando?
—¿A qué te refieres?
—A la razón por la que estás llorando en este momento.
Bajé la mirada por un momento.
—Tengo miedo de perderlo.
—¿Por qué?
—¿Puedo decirte algo a modo de confidencia?
—Depende de lo que sea, si afecta a Ryder.
—Es sobre su ex... Mallory. ¿Asumo que la conoces?
—Sí. Vivió aquí durante un par de años.
Eso es cierto.
—¿Así que entonces la conocías bien?
—No tan bien como pudieras pensar. Nunca fuimos cercanas. Me respetaba,
pero realmente no creo que le cayera bien.
—¿Qué te hace decir eso?
—No creo que apreciara tenerme alrededor. Creo que encontraba que un ama
de llaves que se apareciera todos los días era algo intrusivo. Me miraba chistoso
cuando me encontraba doblando la ropa interior de Ryder, cosas como esa. No
parecía entender que le había cambiado los pañales, por no mencionar doblado su
ropa interior. Nunca me sentí completamente cómoda cuando estuvo viviendo aquí.
Pero después de un rato, me di cuenta que no era necesario que me sintiera cómoda,
siempre que Ryder estuviera feliz. Parecía estarlo, hasta que rompieron. Pero nunca
sentí que fuera la correcta para él. —Arqueó una ceja—. De cualquier forma, ¿qué hay
con ella?
Necesitaba sacarlo.
—Mallory me acorraló en el velorio, en el baño. Quería interrogarme sobre cuán
en serio iba con Ryder. Me dijo que pensaba decirle que todavía estaba enamorada
de él. Quiere recuperarlo y me pidió que no dijera nada, dado todo el estrés bajo el
que está. Acordé en que era mejor no mencionarlo, pero me he estado muriendo por
dentro, sintiendo que estoy a punto de perderlo.
Los ojos de Lorena se agrandaron.
—Mierda. Tuvo algo de valor para llevarte aparte de esa manera. 178
—Sí. Pero estoy preocupada. No confío en que no tenga sentimientos por ella.
Asintió.
—Déjame decirte algo sobre Ryder. Todo lo que ese chico ha querido es ser
amado. Amaba a Mallory, pero ella rompió su corazón. No estoy tan segura de que
vaya a ser capaz de perdonarle eso, no importa lo que le diga. Y no seas tan rápida en
menospreciar sus sentimientos por ti. No existías en su vida cuando todo eso
sucedió.
—Está bien, pero hay una cosa, sería mucho más fácil para él estar con ella. No
tiene nada de equipaje.
—Como el infierno que lo tiene. Lo dejó y se comprometió con alguien más. Eso
es equipaje emocional.
—Está bien. Sí, eso es cierto.
—Me gustas para él, Eden. ¿Sabes por qué? Porque nunca lo he visto más feliz.
Hace mucho que renuncié al sueño de que Ryder se casara con una de mis sobrinas.
—Se rió—. Así que te apoyo. Y también voy a darte un pequeño consejo.
—Está bien...
—No seas reactiva a tus miedos. No te distancies o cambies cómo lo tratas
porque tengas miedo de perderlo. No dejes que alguien más invada lo que ambos
tienen. Está presente para él y siempre sé esa chica de la que se enamoró. Si está
destinado a ser, será. Con su familia desaparecida, más que nada en este momento,
Ryder necesita a gente a su alrededor en quienes pueda confiar. Y créeme, no hay
muchos. —Se encogió de hombros—. Y oye, si la acepta de regreso, entonces no es el
indicado para ti.
Sus palabras me dieron una dosis de confianza.
—Tienes razón, Lorena. Eres muy sabia.
—Bueno, tiene que tener algún beneficio envejecer, ¿cierto? —Sonrió—. Eres
mucho como yo, una mujer fuerte e independiente que hace lo que necesite hacer
para mantener a su familia. Mi exesposo... se fue y me dejó sola para criar a mi hijo.
Estaba determinada a encontrar un trabajo. Seguí siendo rechazada, pero fui tras lo
que sea y todo lo que pudiera encontrar. De alguna manera, terminé en la puerta de
los padres de Ryder. Eso cambió mi vida. Su madre me contrató porque dijo que su
intuición le dijo que lo hiciera. No tenía experiencia y no merecía el trabajo. Pero
treinta años después, aquí estoy. Han cuidado muy bien de mí. Y he intentado
devolverles el favor. —Lorena suspiró—. De cualquier manera, siempre tendré
respeto por las mujeres que hacen lo que sea necesario para defenderse solas a ellas
y a sus familias. Y eso eres tú.
Quise abrazarla.
—Gracias. Aprecio que digas eso.
Repentinamente, la profunda voz matutina de Ryder vino desde detrás de
nosotras.
—¿La única mañana que decido dormir un poco más tarde y las dos mujeres de 179
mi vida están conspirando en mi contra?
—Solo estaba diciéndole a Eden que necesita tratarte bien o tendrá que
responder ante mí. —Lorena me guiñó.
—Estoy bastante seguro de que es todo lo contrario. Serás la primera en patear
mi trasero si alguna vez echo a perder las cosas con ella.
—Me conoces tan bien, mijo.
Lorena se levantó y sacudió sus pantalones blancos.
—Iré a hacerles el desayuno.
Ryder negó.
—No tienes que hacer eso. Yo me encargo, Lorena.
—Pasa tiempo con tu dama. Solo tienes unas pocas horas ante que tenga que
irse. Yo me encargo.
Ya estaba a medio camino hacia la puerta cuando gritó detrás de ella.
—Gracias.
Observé mientras desaparecía en el interior.
—Es tan linda.
Entrecerró sus ojos.
—¿En serio?
—¿Por qué suenas tan sorprendido?
Sentándose junto a mí, dijo:
—Lorena normalmente no es alguien que sea lindo. Es bastante ruda con la
mayoría de la gente, pero creo que realmente te aprecia. Te respeta.
—Solo me respeta por cómo hablas de mí, porque tú me respetas.
—Lo hago. —Sonrió—. Sabes, me estiré para buscarte en la cama cuando
desperté y me asusté por un segundo porque no estabas ahí.
Eso hizo que doliera mi pecho, porque sabía que todavía me necesitaba mucho
y no estaría junto a él cuando despertara mañana.
—He estado aquí afuera observando el amanecer.
—Me hubiera encantado hacer eso contigo. Debiste haberme despertado para
unirme a ti.
—Necesitabas dormir.
—Nunca hubiera elegido dormir o hacer algo más por encima de mirar un
amanecer contigo.
Tomé su mano.
—Desearía que tuviéramos más tiempo juntos. Odié sentirme resentida con mi
vida, pero así es exactamente cómo estoy en este momento. Resiento tener que irme.
No estoy lista. 180

—Estoy seguro como el infierno que tampoco estoy listo para que te vayas. —Se
inclinó más cerca—. Necesito hacerte el amor antes de que te vayas.
—Entonces debemos regresar al dormitorio después del desayuno. —Miré mi
reflejo en sus ojos—. Siento si anoche estuvo un poco tenso. No era mi intención
añadir presión en ti.
—Dijiste lo que necesitaba ser dicho. No lo sientas por eso. —Se movió detrás
de mí y me atrajo contra su pecho mientras me acunaba—. Déjame abrazarte —dijo
antes de encerrarme con sus piernas—. ¿Tienes que trabajar esta noche?
—Sí.
—¿Podemos hablar a la hora de siempre? ¿A medianoche?
—Por supuesto, si estás dispuesto a eso.
—Estaré esperando ansiosamente ese momento más que siempre. Lo necesito
antes de tener que enfrentarme mañana al trabajo.
—¿No te vas a tomar algo de tiempo libre antes de regresar a la oficina?
Suspiró.
—No puedo. Necesito empezar a resolver las cosas. Mi padre hubiera esperado
que me pusiera en acción, así que es lo que necesito hacer. Así que, de vuelta a los
negocios en la mañana. Aunque sí cancelé el viaje a China.
Froté mis manos por sus brazos envueltos a mi alrededor.
—Estoy tan orgullosa de ti. He tenido la intención de decirte eso.
Me abrazó más fuerte.
—Repentinamente quiero saltarme el desayuno. Lo único que quiero comer en
este momento es a ti.
Lorena asomó su cabeza por la puerta y gritó:
—¡Espero que tengan hambre!
Me giró, luego habló sobre mis labios.
—Estoy malditamente hambriento.
***
Más tarde esa mañana, Ryder insistió en pagar el estacionamiento de LAX para
acompañarme dentro. Cuando me llevó tan lejos como le era permitido ir, nos
detuvimos y nos miramos el uno al otro.
—¿Sabes lo que desearía? —preguntó.
—¿Qué?
—Desearía que pudiéramos volar a la Isla Catalina en este momento y huir de
todo, tener unos cuantos días tranquilos. Quiero eso más que cualquier otra cosa.
—Eso suena como un sueño.
Tenía estrellas en sus ojos. 181

—Algún día iremos ahí. Encontraremos una manera, incluso si tengo que
pagarle a Camille un montón de dinero para que cuide de Ollie. —Tomó mi rostro y
trajo mis labios a los suyos—. Mierda. No quiero dejarte ir. —Me llevó más cerca y
me abrazó. Nos mecimos de un lado al otro por un rato.
Tan optimista como hacía que sonaran esas cosas con las fantasías de viajes a
Catalina, todavía estaba aterrorizada de las semanas por venir.
¿Qué si esta es la última vez que me sostiene de esta manera?
Era técnicamente posible. Lo abracé más fuerte, apreciando su olor y el calor
de su cuerpo.
—Adiós, Ryder.
—Adiós, nena. Ten buen viaje.
Mi corazón se hundió un poco, deseando que hubiera dicho las dos palabras
que anhelaba escuchar. Pero no lo hizo.
Mientras intentaba alejarme, seguía sosteniendo mi mano y no la dejaba ir.
Repentinamente me jaló hacia él de nuevo y plantó en mi boca el beso más duro. Mi
mochila cayó al suelo mientras pasaba mis dedos por su cabello y aceptaba todo lo
que me daba con cada centímetro de mi alma.
Intenté separarme de él, limpiando las lágrimas de mis ojos mientras me
alejaba, esperando que pudiera experimentar ese tipo de beso con él de nuevo.
Ryder
Una semana después del funeral de mi padre, todavía no estaba cerca de
determinar el futuro de la compañía.
Solo había dos cosas que me hacían seguir adelante: las charlas nocturnas con
Eden y los correos electrónicos diarios con Ollie. No podía imaginar cuán solitario
me sentiría sin ellos en mi vida.
Y como que hice... algo.
Sabía que Eden no estaría cómoda si supiera que estaba observándola durante
su programa. Así que creé un perfil falso así podría ingresar y “pasar más tiempo”
con ella sin ponerla nerviosa. Mi nuevo nombre de pantalla era AssLover433.
No solo la observaría mientras ingresaba con ese nombre, sino que cuando
quería divertirme, interactuaría con ella y le haría preguntas realmente estúpidas. 182
Lo mejor era cuando se quejaba conmigo durante nuestra charla de media noche
sobre cuán molesto era AssLover. En esos momentos se necesitaba todo de mí para
no reírme a carcajadas. Le diría con el tiempo y estaba seguro de que nos reiríamos
mucho al respecto. Mientras tanto, me estaba divirtiendo demasiado.
Mientras estaba sentado en la mitad de otra junta de consejo, esta vez en
sábado, para discutir el destino del estudio, decidí revisar mi correo electrónico.
Un mensaje de Ollie Shortsleeve utilizando VoiceText300:

Querido Ryder,
¿Puedes llamarme? Necesito tu ayuda. Es importante, pero no suenes extraño
si Eden responde. Por favor, llama pronto.
Ollie

Eso era extraño. Nunca me pedía que le llamara. Mi corazón empezó a latir
fuertemente.
Disculpándome de la junta, caminé por el pasillo y salí hacia la parte trasera del
edificio. El sol era implacable mientras marcaba el número de la casa de Eden.
Después de un par de timbres, respondió.
—¿Ryder?
—Hola —dije.
—¿Qué pasa? No estaba esperando que me llamaras.
—Bueno, técnicamente, no te estoy llamado. Ollie pidió que le llamara.
—¿En serio? Está bien. Justo está en su habitación. Espera.
Después de una pausa, la escuché decir:
—¿Ollie? Ryder está en el teléfono para ti.
—¿Puedes regresar a la cocina? —le pidió.
—¿Por qué? ¿Qué no quieres que escuche?
—Solo... ¿por favor? —rogó.
Eden suspiró y entonces lo escuché venir al otro lado de la línea.
Susurró:
—¿Ryder?
—Hola, amigo. ¿Está todo bien?
—No.
—¿Qué pasa?
—Algo está mal conmigo.
—¿A qué te refieres? 183

—Algo... sucedió. Y no sé lo que es. Quiero saber si tú sabes lo que es. Y no


puedo decirle a Eden.
Mi pulso se aceleró, pensando que tal vez alguien intentó tocarlo.
—Está bien. Habla conmigo.
—Estoy un poco avergonzado de decírtelo.
La adrenalina me recorrió.
—No lo estés. Puedes contarme cualquier cosa.
—Prometes que no le dirás a Eden.
—Bueno, eso depende de lo que sea.
—No puedes decirle a Eden —insistió.
—Está bien. Está bien. ¿Qué pasa?
—Creo que estoy sangrando.
—¿Sangrando? Bueno, entonces tienes que decirle a tu hermana.
—¡No puedo!
—¿Por qué no?
—Estaba... tocándome. Mi, uh, pene. Porque se sentía bien. Hago eso algunas
veces. Y creo que lo llevé demasiado lejos. Siento que algo salió de ahí. Creo que es
sangre. Hubo mucho de ello. Y estaba como... caliente.
Oh mierda.
Tuve que sentarme en una banca.
Maldición.
¿No es un poco joven para eso?
No. Tenía alrededor de doce cuando me sucedió a mí.
Ollie tiene once y medio.
Mierda.
Muy bien.
Solo para confirmar, pregunté.
—¿Esta cosa salió cuando terminaste de hacer lo que estabas haciendo?
—Sí. Justo al final.
Respiré profundo y froté mis ojos, silenciosamente riéndome un poco.
—Ollie, escucha, estás bien, ¿de acuerdo? No hay absolutamente mal contigo.
En ese momento, uno de los miembros del consejo salió por las puertas. Debía
haberme estado buscando.
—Aquí estás. Todos te estamos esperando. Tengo una cita a las cuatro, así que...
—Necesito un minuto —grité—. Estaré ahí pronto. 184
Lució molesto mientras asentía y regresaba al interior.
—Lamento eso. Está bien, así que como estaba diciendo, lo que hiciste está
completamente bien. Es totalmente normal.
—Entonces, ¿por qué estaba sangrando?
—No era sangre. Era algo más llamado semen.
—¿Germen?
—Semen. Es algo que sale de tu pene después de que terminas lo que estabas
haciendo.
—Pero no es normal. Nunca me había sucedido. Y he estado haciendo esto como
por seis meses.
—Una vez que sucede la primera vez, sucede todas las veces. Empieza alrededor
de la pubertad. Así que esta es solo la primera vez o tal vez la primera vez que lo
notaste o algo así. Significa que te estás haciendo mayor.
—¿Sangras cada vez que lo haces?
—Sí. Bueno, no exactamente. Otra vez, el semen no es sangre. Es diferente,
tiene un color tipo blanquecino. La sangre es roja. Sé que no sabes la diferencia, pero
son sustancias diferentes. Y eso no significa que haya algo malo contigo. Justo lo
opuesto. Significa que tu cuerpo está trabajando de la forma en que se supone que lo
haga.
—Entonces ¿qué hago?
—No tienes que hacer nada. Pero cuando vayas a... tú sabes, terminar la
próxima vez, asegúrate de tener una toalla a la mano. Y sé consciente que Eden
probablemente lo vaya a adivinar si es que lava tu ropa.
—Estaba realmente asustado —dijo—. Pensé que estaba muriendo.
Me reí.
—No, amigo. Estás bien. —Entonces me llegó una idea—. ¿No tienes clase de
salud en tu escuela? Deberían estar enseñándote estas cosas.
—El próximo año.
—Está bien. Bueno, si tienes cualquier pregunta, puedes acudir a mí.
—Busqué en Google pene sangrante y me asusté.
—Oh, hombre. Sí. No hagas eso. Puedo imaginar las cosas que aparecieron.
—De cualquier forma, gracias, Ryder.
—No hay ningún problema. Me sacaste de una estresante reunión de trabajo.
De todas formas, necesitaba tomar un descanso de mis problemas.
Si las personas arriba en la reunión tan solo supieran de lo que estaba
discutiendo aquí afuera.
185
Estaba a punto de cortar la llamada, cuando pregunto:
—¿Puedo ayudarte con tu problema, dado que tú me ayudaste con el mío?
Eso me hizo sonreír.
—Eso desearía.
—¿Tiene que ver con tu papá?
Levanté mi mirada hacia el cielo.
—Sí, amigo, tiene que ver con eso. Cuando mi papa murió, me dejó con el poder
de tomar algunas decisiones sobre cómo debería manejarse su compañía. Y sin él
aquí, no estoy seguro de qué hacer, no estoy seguro de lo que él hubiera querido.
—Pídele ayuda a un adulto.
—¿Qué?
—Eso es lo que dice mi maestra. Cuando estás realmente atorado, pídele ayuda
a un adulto.
—Te das cuenta de que soy un adulto, ¿cierto?
—Sí, pero tiene que haber alguien que sepa más que tú, que pueda ayudarte.
Como, un adulto más grande.
Algunos segundos pasaron y luego algo hizo clic en mi cabeza. Sus palabras
hicieron eco en mí.
Por supuesto.
¡Por supuesto!
¿Por qué no había pensado en esto antes? No podía hacer esto solo. Nunca
podría. La respuesta a cómo proceder no iba a venir de mí o de cualquiera de esos
tontos de arriba; solo velaban por sus propios intereses. Había una sola persona que
podría ayudarme. E iba a tener que rogarle.
Pídele ayuda a un adulto.
—Ollie, eres brillante, ¿lo sabes?
—Algunas veces lo soy. Pero pensé que estaba sangrando gérmenes por mi
pene. Así que, no lo soy todo el tiempo.
***
—Gracias por reunirte conmigo —dije.
El padre de Benny, Benjamin Eckelstein, me llevó a su patio trasero donde una
jarra de limonadas esperaba en la mesa. Llevaba un uniforme de tenis blanco. Lo
llamé justo después de colgar con Ollie y le pregunté si esta tarde podía reunirme con
él en su casa.
—Por supuesto, hijo. He estado esperando escuchar de ti.
Eso me sorprendió.
—¿En serio? 186

Puso su mano en mi hombro.


—Sí, pero no quería ser presuntuoso al asumir que necesitarías de mi ayuda. Si
no la pedías, no la iba a ofrecer. Asumí que estabas esperando a que el polvo se
asentara un poco.
Benjamin una vez había sido la mano derecha de mi padre y su socio de
negocios. Se había retirado hacía algunos años a la edad de sesenta y seis y era quizás
la única persona que tenía el conocimiento para aconsejarme sobre los siguientes
pasos en McNamara. Silenciosamente le agradecí a Ollie de nuevo por traerlo a mi
mente.
El señor Eckelstein sirvió la limonada. Observé mientras un par de rebanas de
limón fresco caían en el vaso junto con el líquido.
—Cuéntame lo que está sucediendo, hijo.
Froté mis manos en preparación para mi propuesta.
—Bueno, obviamente sabes que papá me dejó con suficientes derechos de voto
para tomar la decisión de cómo debería proseguir la empresa sin él. Por mucho que
me encantaría entrar y tomar el control donde él lo dejó, la realidad es que no estoy
calificado para eso. Habíamos estado trabajando para llegar ahí. Pero diría que
probablemente estábamos a unos cinco años de distancia de que estuviera listo para
asumir el mando.
Sacudió el hielo alrededor de su vaso.
—Bueno, se necesita una persona fuerte para admitir eso. Creo que mucha
gente en tu posición simplemente asumiría el poder e improvisaría. Respeto que
quieras poner a la compañía primero.
—Mi padre estaría entrando en pánico en este momento. Sé con certeza que no
confiaba en ninguna otra persona para tomar su lugar. La única razón por la que he
estado tentado a hacerlo es para que no pase a nadie más. La única persona en quien
papá hubiera confiado además de mí... eres tú.
Asintió.
—Está bien, estoy escuchando.
—Necesito de tu experiencia. No sé si estarías dispuesto a salir del retiro por un
tiempo mientras me ayudas a mantener la compañía a flote, pero creo que eso es lo
que necesito. Sé que es mucho pedir y...
—Absolutamente, lo haría.
Parpadeé con sorpresa.
—¿En serio?
—Cien por ciento. Pensé que nunca preguntarías. La verdad es que el retiro no
es tan atractivo como pareciera. Estaría mintiendo si no te dijera que extraño el
negocio de vez en cuando. Nunca pensé que tendría una razón para regresar o
francamente, que alguien querría que regresara después de haberme ido. Soy viejo,
pero no tan viejo. Todavía soy más joven que el presidente de los Estados Unidos.
187
No hay razón por la que no pueda regresar al trabajo.
—Entonces, ¿estarías dispuesto a regresar por un tiempo?
—Sí, pero sería copresidente junto contigo. Creo que es importante continuar
con lo que tu padre comenzó, que es prepararte para la posición. Ese era su sueño. A
menos que no sea lo que tú quieres.
Siempre fue difícil para mí admitir que tenía dudas acerca de eso.
—¿Puedo ser brutalmente honesto, Ben?
—Por supuesto que puedes.
—No sé lo que quiero. Hay algunos días en que fantaseo sobre vender mis
acciones y hacer algo completamente diferente. Pero siempre quise que mi padre se
sintiera orgulloso. Esa es la fuerza motora detrás de todo lo que he hecho alguna vez.
Ahora que se ha ido, creo que tengo algunas decisiones serias por tomar. La vida es
corta. Y necesito estar seguro de que manejar la compañía es lo que quiero para el
largo plazo.
Benjamin terminó lo último de su bebida antes de poner el vaso sobre la mesa.
—Como padre, déjame darte mi perspectiva. —Sirvió limonada en otro vaso y
lo deslizó frente a mí—. Todos queremos lo que es mejor para nuestros hijos. Al final
del día, lo que es lo mejor es lo que los hace felices, a pesar de nuestros propios
sueños. Un buen ejemplo, en lugar de hacer películas como hubiera querido que lo
hiciera, mi hijo es un vendedor legal de marihuana, por el amor de Dios. Eso no hace
que lo quiera menos. Tal vez durante el próximo año, uno de nuestros objetivos
pueda ser ayudarte a definir qué es lo que quieres, ya sea hacerte cargo del estudio o
algo más. Pero, mientras tanto, no hay que desperdiciar tiempo en hacer que el lugar
se recupere y vuelva a funcionar.
Podría haberlo besado. Tal vez sonaba extraño, pero estaba demasiado feliz
para que me importara.
—¿Estás seguro de esto?
—Tu padre era un buen amigo mío. Esto es lo menos que puedo hacer por él.
—Ben, no tienes idea de la paz que esto me trae. Ni siquiera sé cómo
agradecerte.
Se levantó de su asiento.
—No hay tiempo para agradecimientos. Vayamos a mi oficina y pongámonos a
trabajar.

188
Eden
Apenas había logrado que Ollie fuera a dormir cuando recibí una llamada de
Ryder que iluminó mi teléfono.
Respondí.
—¿Cómo sabias que pensaba en ti?
—Hola, hermosa —dijo.
—Esto es más temprano de lo que sueles llamarme.
—Lo sé. Solo que te extrañaba. No podía esperar a media noche. —Su voz era
baja y suave, sonaba como sexo.
Desde que dejé California, había apreciado cada conversación con Ryder más
que la última. Esta noche mi corazón se estaba sintiendo particularmente lleno, y no
189
podía poner mi dedo en el porqué. Era bueno escuchar su voz.
—¿Dónde estás? —pregunté.
—Casa. Haciendo nada. Pero hoy más temprano fui a correr. El cañón Runyon,
y no dejaba de pensar en lo mucho que desearía que estuvieras conmigo.
—Hubiera deseado haber ido contigo.
—Benjamin me dijo que me tomara la tarde libre. Hemos estado trabajando
tiempo extra últimamente en la reorganización. Él pensó que necesitaba un
descanso. ¿Puedes creerlo? Esa es una enorme diferencia entre él y mi padre. Papá
nunca se tomaba descansos. Benjamin les da la bienvenida.
—Apuesto a que tu papá le divierte que trabajes junto a su viejo amigo. ¿Cómo
va todo con eso?
—Ha sido una bendición. De verdad, Benjamin es tan inteligente. Ha estado
fuera de la industria por unos años, pero saltó justo al caballo. Nunca pensarías que
estuvo fuera.
—Me alegra tanto que aceptara regresar.
Las cosas estuvieron en silencio por un momento, antes de que Ryder gruñera.
—Estoy tan excitado. Daría todo para follarte en este momento.
—No me digas esas cosas. No puedo soportarlo. Extraño tanto tu cuerpo —dije.
—Es realmente difícil estar lejos de ti. Pero planeo regresar en un par de
semanas. Así que no pasará mucho tiempo.
Mi cuerpo zumbó a la idea de volverlo a ver pronto.
—Entonces, contaré los días.
—Mi mano se está cansando de que la use —gruñó—. Nunca me había
masturbado tanto en mi vida.
—Bueno, tu mano debería de conocer a la mía. Pueden lamentarse juntas.
Ryder rió antes de que escuchara un timbre en la parte de atrás.
—Mierda —dijo.
—¿Qué sucede?
—Alguien está en la puerta. Pero no siento las ganas de hablar con nadie esta
noche.
—¿Quieres que te deje? —pregunté.
—No. No. Espera. Déjame ver quién es.
Unos segundos más tarde, pude escucharlo hablar con una mujer.
Luego Ryder le dijo a ella.
—Discúlpame un minuto.
Una sensación de intranquilidad se apoderó de mí.
—¿Quién es?
190
—Es, umm, Mallory.
Mi corazón se detuvo en mi pecho.
—¿Mallory?
Susurró.
—Sí. No estoy seguro de qué es lo que quiere.
—¿Es la primera vez que viene a verte?
—Sí, no la había visto desde el funeral.
Mierda.
Mierda.
Mierda.
Esto es todo.
—Ya veo.
Después de dejar escapar una larga y pánica respiración en el teléfono,
preguntó.
—¿Estás bien?
Estaba demasiada ansiosa para seguir pretendiendo.
—No, no realmente.
—¿Quieres que le diga que se vaya?
Sentí mi garganta cerrarse.
—¿Cómo vas a hacer eso?
—Puedo inventar cualquier excusa si el que ella esté aquí te molesta.
Mi respiración se aceleró.
—No. Habla con ella. Termina con eso.
—¿Termine con qué?
No respondí su pregunta.
—De todos modos, ya voy tarde para mi espectáculo.
Dejó escapar un largo suspiro en el teléfono.
—Está bien… ¿misma hora esta noche? ¿Medianoche?
—Sí. Misma hora —dije, jalando mi cabello mientras caminaba.
Apenas pude recuperar la respiración mientras colgaba el teléfono.
La habitación se sentía como si estuviera girando. Esto era todo. Este era el
momento que había estado temiendo. Mallory iba a decirle que lo amaba. Él se
encontraría con la guardia baja y confundido. Viejos sentimientos regresarían.
Podría escucharlo en su voz más tarde, y con ello el lento fallecimiento de nuestra
relación. Eso, por supuesto, era mi peor miedo en dos oraciones.
Por favor sé honesto conmigo, Ryder. 191

Viendo la hora en mi teléfono, me di cuenta que realmente iba tarde para el


trabajo. No tenía idea de cómo iba a aparentar un rostro fuerte esta noche.
Necesitaba dejarlo salir, así que hice lo que casi nunca hacía. Miré al techo y
hablé con mi madre.
Palma con palma, junte mis manos.
—Hola, mamá. Soy yo, Eden. Sé que ha pasado un tiempo desde que hablé
contigo. Es solo que realmente te necesito ahora. Desearía que estuvieras aquí para
aconsejarme. Sé que me dirías que me pusiera las bragas de niña grande. Tú me
asegurarías que no necesito a un hombre que me haga feliz porque tú nunca lo
necesitaste.
Comencé a cambiarme de ropa mientras seguía hablando con ella.
—La mayor parte del tiempo, asumí que mi vida siempre sería solitaria,
especialmente después de que Ethan se fue. Pero conocer a Ryder me hizo dar cuenta
por qué Ethan tenía que irse, porque mis sentimientos por Ryder son más fuertes de
lo que había sentido en toda mi vida. Nunca me arrepentiré de lo que compartimos,
incluso si termina mañana.
Me senté frente a mi espejo y comencé a cepillar mi cabello.
—Te pido tu ayuda. En este momento, tengo mucho miedo de perderlo. Solo
envíame la fuerza. Sé que estaré bien sin importar qué, porque he heredado tu lado
independiente. Pero estar bien sola no significa que no pueda desear lo que nunca
tuviste… estabilidad y amor verdadero de un hombre. He pasado los últimos cuatro
años cuidando de Ollie y ni una vez pensé que necesitaría que alguien se encargara
de mí. No financieramente. Pero ¿emocional? Se siente tan bien ser cuidada por
alguien. Es difícil perderlo una vez que lo tuviste.
Alcé de nuevo la mirada.
—Como sea… sé que Ollie te ha estado hablando al oído últimamente, desde
que Ryder le dio la idea. Lo escucho algunas veces. Él no se da cuenta que escucho.
Espero que estés tan orgullosa de nuestro hombrecito como yo lo estoy. Estoy
realmente intentándolo, mamá. Espero que te esté haciendo orgullosa también. —
Lanzando un beso, digo—. Te amo.
Mi corazón se sintió lleno de amor por Ryder que no tenía a donde ir. Esperaba
que no tuviera que contenerlo para siempre. Realmente quería dejarlo ir.
Tomando mi caja de joyería, saqué uno de los viejos collares de mamá. El dije
en este era un símbolo céltico que significaba fuerza. Colocándola alrededor de mi
cuello, me lo coloqué y enderecé la cadena.
Era hora de trabajar.

192
Ryder
Mallory tomó asiento en mi sofá. Se veía extremadamente nerviosa mientras
tragaba lo último de su té verde helado hasta que se había ido.
—¿Qué te trae por aquí, Mallory?
—¿Estabas en medio de una llamada importante?
—Estaba hablando con Eden.
Parecía que le dolía preguntar:
—¿Cómo está?
Ella se estaba preparando para algo.
—¿Qué pasa, Mal?
—Mucho. —Palmeó el asiento a su lado—. ¿Quieres sentarte a mi lado para que 193
podamos hablar?
Me senté en el sofá, específicamente manteniendo mi distancia.
Pasó la mano por la microfibra del sofá.
—He echado de menos estar en esta casa. Este fue mi hogar por tanto tiempo.
Y todavía se siente como casa para mí. —Ella miró a su alrededor como si estuviera
recordando algo. En un momento, cerró los ojos.
Se acercó, su pierna casi rozando la mía. Mi cuerpo se puso rígido. Su cercanía
era inquietante, y no podía entender si era por una conciencia física instintiva o
miedo.
Ella dejó escapar un suspiro tembloroso.
—Tengo tanto que decir. No sé por dónde empezar.
—Simplemente comienza por donde sea, entonces.
Frotando sus palmas sobre sus rodillas, asintió.
—La noche en que me encontré contigo en The Grove fue muy reveladora. Allí
estaba yo con el hombre con el que se suponía que me iba a casar, y en el momento
en que te despediste y te alejaste de mí, me encontré sufriendo por ti. Verte después
de tanto tiempo trajo a casa el hecho de que no te había superado, ni siquiera un
poco. Me he dado cuenta de que mi salto a otra relación fue un intento de olvidar
todo el dolor que causé. La verdad es que nunca te he superado en absoluto.
Mi estómago se sentía incómodo. Ahora sabía exactamente a dónde iba esto.
—Esa noche, Aaron siguió interrogándome. Quería saber por qué estaba
actuando tan extraño, tan preocupada. Admití que verte me había afectado. Todos
los días después de eso era peor que el siguiente. Finalmente admití que no lo amaba
de la forma en que necesitaba. —Se detuvo para mirarme—. Aaron y yo rompimos
porque todavía estoy enamorada de ti.
Hubo un tiempo en que anhelaba escuchar esas palabras. Esto era
definitivamente agridulce, pero demasiado tarde.
No pude evitar sentirme un poco a la defensiva también.
—Lo siento... estoy realmente perplejo. Seguramente puedes comprender mi
confusión, dadas algunas de las cosas que dijiste antes de mudarte.
—Sé lo que dije: culparte por cosas que nunca fueron tu culpa, por lo que
sucedió con nuestro hijo. Necesité mucha terapia y equilibrar mis hormonas fuera
de control para volver a ver claramente.
El hecho de que ella había estado en terapia fue algo nuevo para mí.
Ciertamente no había recibido ayuda cuando estábamos juntos, a pesar de que la
insté a hacerlo.
—Me alegra saber que finalmente fuiste a ver a alguien.
—Mi terapeuta me hizo dar cuenta de que mis sentimientos negativos estaban
mal dirigidos hacia ti. Siento mucho haberte culpado. Y lo siento por las palabras que
194
usé como armas. No podría seguir viviendo mi vida sin que al menos supieras cuánto
lo siento.
—¿Es por eso que viniste aquí? ¿Para pedir disculpas?
Mallory se arrodilló frente a mí; una visión incómoda y desesperada que
rompió mi corazón un poco. Porque tanto como ella me había lastimado, sabía que
ella también estaba sufriendo. Y creía que ella era sincera. Creía que todavía me
amaba y lamentaba haberme alejado.
—Vine a pedirte que me des una segunda oportunidad... que nos des una
segunda oportunidad antes de que sea demasiado tarde. Todavía te amo mucho. No
puedo imaginar pasar mi vida con nadie más.
Esto era increíblemente surrealista. Nunca imaginé que Mallory regresaría,
rogando por otra oportunidad. Y ciertamente nunca hubiera imaginado que me
sentiría tan... insensible hacia ella. Pero lo que más me sorprendió fue el hecho de
que todo en lo que podía pensar en este momento era Eden; cuánto amaba a Eden y
lo herida que estaría si la dejara.
Escuchar a Mallory decir estas cosas me obligaron a enfrentar mis verdaderos
sentimientos. Nunca podría funcionar con Mallory ni con nadie más, mientras amara
a Eden.
Amo a Eden.
Mierda.
Realmente amo a Eden.
Nunca fue más claro para mí que en este momento. Qué irónico que Mallory
volviera para hacerme comprender exactamente dónde estaba mi corazón. Tal vez
así es como funciona a veces. Fue solo cuando me dieron lo que había pensado que
quería durante tanto tiempo que me di cuenta de lo que realmente había llegado a
querer, tan puro y orgánico en los últimos meses. Mi amor por Eden había estado
hirviendo a fuego lento durante mucho tiempo, pero en este momento parecía como
si estuviera explotando fuera de mí.
Pensé mucho antes de dirigirme a Mallory. Pero no había nada que hacer más
que ser honesto.
—Lo siento mucho por lo que perdimos, especialmente por tu pérdida como
madre. Por supuesto, sé que no estabas en tu sano juicio justo después del aborto. Y
no hay necesidad de disculparse por nada de lo que me dijiste. No te culpo por nada
de eso. —Levantándola del suelo, dije—: Por favor, siéntate. Necesito que oigas esto.
Esperé a que volviera a su asiento en el sofá antes de decir:
—Esperé a que volvieras durante un largo tiempo; dos años. Hubo muchas
noches en que recé a Dios para que dijeras las palabras exactas que acababan de salir
de tu boca. —Tomando su mano en la mía, dije—: Lloré por haberte perdido y
lamenté la pérdida de nuestro bebé y nuestra relación, preguntando por qué una y
otra vez y sin obtener nunca una respuesta. Perderte fue, sin duda, el mayor dolor de
mi vida, y una parte de mí siempre te amará.
195
Aquí viene la parte difícil.
—Pero la cosa es... ahora sé por qué las cosas tuvieron que terminar entre
nosotros. No estábamos destinados a estar juntos, Mal. Las personas que están
destinadas a estar juntas no se rompen tan fácilmente como nosotros. Pero más que
eso, he encontrado a la persona con la que debería estar y no eres tú. Lo siento.
Simplemente no había una manera fácil de decirlo. Y sentí una mezcla de
emociones; tristeza por Mallory y paz al saber que mi corazón ahora realmente
entendía lo que quería.
Una lágrima cayó de su ojo.
—¿Realmente amas a esta chica... Eden? —Ella lo limpió.
No tuve que pensar en mi respuesta.
—Sí. Mucho.
—Ella me dijo que también se preocupa por ti. Simplemente no pensé que las
cosas fueran realmente así…
—¿Qué? —¿Mallory habló con Eden?—. ¿Ella te lo dijo? ¿Cómo?
—Hablé con ella en el baño en el velatorio de tu padre. Le dije que planeaba
recuperarte y que aún te amaba. Le pedí que no te contara acerca de nuestra
conversación.
—¿Sabía que esto iba a pasar?
—Sí.
Ahora tenía sentido, el extraño estado de ánimo de Eden la última noche que
estuvo en California.
Y su comentario en el teléfono esta noche: Terminemos con esto.
Mierda.
Pensó que me iba a perder por Mallory.
Tenía tanto que explicar, tanto que necesitaba decirle a Eden. Y no podía
esperar más.
—Realmente lo siento, Mallory. Como dije, no puedo decirte que ya no te
quiero, porque eso no sería cierto. Una parte de mí siempre te amará y mantendrá el
tiempo que tuvimos juntos cerca de mi corazón. Pero sé que la persona adecuada
está ahí para ti en algún lado.
Mallory tardó varios minutos en recomponerse. Finalmente se puso de pie y
dijo:
—Será mejor que esta chica te trate bien. Ella no tiene idea de lo afortunada que
es. Ni idea.
Después de otro momento, se movió de su lugar.
—Cuídate —le dije.
La acompañé hasta la puerta y la observé mientras subía a su auto y se alejaba.
196
***
En el momento en que pasaron un par de horas, mi corazón rebosaba de la
necesidad de hablar con Eden, de decirle que la amaba. Hacía tiempo que debía
haber hecho eso.
Mallory me había obligado a buscar dentro de mí. Había estado tan consumido
por las consecuencias de la muerte de mi padre que no había podido prestar atención
a lo que sentía.
Mierda, tenía que decírselo. Ahora. Pero ella estaba justo en medio de su
espectáculo, por lo que no podía hablar con ella.
La necesidad de verla, sin embargo, era insoportable, especialmente cuando
ella podía pensar que estaba a punto de perderme. Necesitaba asegurarme de que
ella estaba bien. Así que decidí abrir su espectáculo y mirar por un rato.
Cuando llamé a su página, Eden estaba sentada con las piernas cruzadas, solo
hablando y respondiendo preguntas. Se veía bien, no triste ni nada, así que eso me
tranquilizó un poco. Y mi pulso disminuyó definitivamente cada vez que entraba y la
encontraba no desnuda. Gracias a Dios su ropa estaba puesta.
Una de las preguntas que alguien escribió para ella me llamó la atención.
Luke893: ¿Alguna vez has estado enamorada, Montana? ¿Y cómo
puedes saber si realmente estás enamorado de alguien?
Todavía estaba en medio de responder una pregunta diferente, por lo que no
estaba seguro de si había visto esa. Pero esperé ansiosamente su respuesta.
Después de aproximadamente un minuto, ella dijo:
—Si alguna vez he estado enamorada, Luke quiere saber.
Mi corazón latía con fuerza cuando Eden inhaló y cerró los ojos.
Di que sí.
—Definitivamente he estado enamorada, Luke. Todo lo que puedo decir es...
que tú solo sabes cuándo amas a alguien. Pero el signo más revelador es si la idea de
perderlos te asusta más que nada. Pasas años bien por tu cuenta y luego boom.
Alguien viene, y te das cuenta de que ya no puedes respirar sin ellos. Es... aterrador.
Y si tenía alguna duda de que ella se estaba refiriendo a mí, agregó:
—Digamos que tu pregunta es muy oportuna esta noche.
No podía dejar que siguiera pensando que estaba a punto de perderme.
Necesitaba que supiera cuánto la amaba, cuánto me tenía.
Escribí frenéticamente.

Te amo tanto, Eden. Lamento no haber dicho esas palabras antes de


esta noche, pero lo he sentido por mucho tiempo. Tú eres mi persona. Y
no me vas a perder; ni por ningún trabajo, ni por ninguna otra mujer, ni
por nada en este mundo. Eres un regalo de Dios que entró en mi vida
justo cuando más te necesitaba. Quiero pasar el resto de mi vida 197
mostrándote cuánto te aprecio. Por favor, perdóname por tardar tanto
tiempo en darme cuenta de que no puedo vivir sin ti.

Cuando ella finalmente notó el comentario, la expresión en el rostro de Eden


no era lo que había estado esperando. Fue una expresión de sorpresa... confusión...
¿tal vez disgusto?
Entonces me di cuenta.
Mierda.
¡Mierda!
¡Mierda!
¡Acababa de profesar mi amor por ella conectado como AssLover433! Ella no
tenía manera de saber que era yo; probablemente pensó que era un loco acosador.
Qué bonito, Ryder.
¡Qué bonito!
Me froté la cara con las manos. De acuerdo, piensa.
Escribí.

Eden, es Ryder. Por favor, no me odies, pero creé esta cuenta para
poder verte sin que te pongas nerviosa. Soy yo; he sido yo todo el tiempo,
jodiendo contigo desde esta cuenta. (Te lo iba a contar con el tiempo para
que pudiéramos reírnos. Nunca llegué a hacerlo. ¡Ups!). Me adelanté un
poco y olvidé que no estaba conectado como ScreenGod hace un
momento. Me estoy volviendo loco porque necesitaba decirte cuánto te
amo antes de que pasaras otro segundo pensando que estábamos en
problemas. Sé por qué estabas preocupada. Y estabas equivocada, Eden.
No es ella. Eres tú. Siempre has sido tú. Te amo. Quise decir cada palabra
que acabo de decir. Te amo tanto. Tan jodidamente tanto, bebé. No tienes
ni idea.

Inmediatamente compré mil monedas y las arrojé al bote para solicitar un chat
privado.
Las manos de Eden temblaban mientras cubría su boca.
Su voz tembló.
—Enseguida vuelvo, chicos.

198
Eden
¿Qué de qué?
No pude pasar a la sala de chat privado lo suficientemente rápido. Me estaba
temblando todo el cuerpo.
Cuando el hermoso rostro de Ryder iluminó mi pantalla, la mirada en su rostro
igualó los hermosos sentimientos que acababa de teclear.
No pude esperar a decir las palabras.
—Yo también te amo. Oh Dios mío, Ryder. Te amo tanto.
—Te amo —dijo de nuevo—. Te amo. Te amo. Te amo. Nunca seré capaz de
decirlo lo suficiente.
—Repítelo.
199
Sus ojos brillaban.
—Te amo, Eden Shortsleeve.
Me sequé las lágrimas de los ojos.
—Realmente me sorprendiste esta noche.
—Mallory me contó lo que te dijo en el velatorio, y ahora me doy cuenta de qué
es lo que te ha estado molestando. Has estado conteniendo la respiración, esperando
que sucediese algo malo. Ahora también me doy cuenta de que nunca te di una sólida
razón para confiar en mí, porque nunca te di una razón sólida para creer en mis
sentimientos por ti.
Tenía que saberlo.
—¿Qué sucedió con ella esta noche?
—Se pasó por aquí y me dijo que me quería de vuelta, que me amaba… todo lo
que estabas esperando. Casi no sentí nada mientras ella me estaba exponiendo su
alma. Estaba entumecido, y eso es porque cada centímetro de mi corazón está lleno
contigo. Ha estado llenándose lentamente desde el momento en que puse los ojos en
ti.
Comencé a llorar con fuerza.
—¿Está bien?
Sorbí por la nariz.
—Sí. Solo estoy muy feliz.
—Sé que tu mente probablemente va a mil por hora, todavía preguntándote
cómo vamos a hacer funcionar esto. Pero haremos que esto funcione. Cuando algo
merece la pena luchar por ello, no esperas para averiguar cómo solucionarlo. Dices
que sí, aceptas el regalo que se te ha dado y resuelves el resto después, porque la vida
es muy corta para ser infeliz.
—¿Qué estás diciendo?
—Estoy diciendo que se joda el trabajo, a la mierda todo lo demás… quiero estar
contigo. Esa es mi prioridad. Y también quiero ser parte de la vida de Ollie. No solo
desde la distancia, sino todos los días. Y no solo como un amigo, sino como familia.
Porque eso es lo que siento por ti… por ambos. Son mi familia, la única familia que
tengo.
Me limpié los ojos de nuevo, sobrepasada por la emoción. Luego comencé a
reírme cuando la realidad de lo que está diciendo se asienta.
—¿Qué? ¿Vas a mudarte a mi pequeña casa?
—Sí, tal vez. A la mierda. Eso es algo que averiguaremos los tres. No sucederá
de repente. Pero con el tiempo, iré de visita más a menudo, y el objetivo será decidir
dónde nos asentaremos, sea Los Ángeles o St. George. Tal vez ambos. Sé que no
quieres que Ollie deje su escuela. Lo resolveremos, incluso si tengo que viajar cada
fin de semana por un tiempo o indefinidamente… eso merecerá la pena. No hay nada
que importe más que tú, Eden. Nada. 200
Sentí como si finalmente pudiese suspirar. Levantando la mirada al techo, dije
una plegaria silenciosa por mi madre, agradeciéndole en caso de que tuviese algo que
ver con esto.
Gracias.
—No puedo creer que fueses AssLover todo el tiempo. Ni siquiera puedo estar
enfadada contigo por eso.
—Tuve mucha diversión con eso.
—Oh, lo sé. ¡Estaba allí!
***
Habíamos decidido que no íbamos a decirle nada a Ollie sobre la inminente
visita de Ryder. Esta iba a ser particularmente épica porque Ryder y yo planeábamos
hablarle a Ollie sobre nuestro compromiso con el otro.
Ollie y yo íbamos a quedarnos en casa después de la cena. Sabía que Ryder iba
a aterrizar en cualquier momento, así que me estaba sintiendo muy ansiosa.
En un momento, noté a Ollie llevando un montón de toallas a la lavandería.
¿Ha estado acumulando toallas? Eso era extraño. Él nunca se ocupaba de su propia
colada. Aunque sorprendente, me hacía feliz pensar que estaba tomando alguna
iniciativa alrededor de la casa.
Mi corazón se sobresaltó de felicidad cuando Ryder me envió un mensaje de
que estaba fuera.
Ollie había vuelto a su habitación, así que silenciosamente abrí la puerta de
entrada y caí en los brazos de Ryan.
Su beso se sintió más cálido, más intenso que nunca, y supe que era porque por
primera vez estaba saboreando al hombre que realmente me pertenecía.
—¿Cómo fue tu vuelo? —susurré.
—Demasiado largo. No podía esperar a llegar aquí. —Miró por encima de mi
hombro—. ¿Dónde está Ollie?
—En su habitación.
Cuando llegó a la puerta de la habitación de Ollie, Ryan comenzó a hacer su
sonido de grillo.
Ollie saltó.
—¡De ninguna manera!
—Hola, amigo. —Ryder lo abrazó.
—¡No me dijiste que ibas a venir!
—Ese era toda la intención… para sorprenderte.
Me calentó el corazón ver la mirada en el rostro de Ollie mientras se abrazaban.
Estaba tan en paz cuando Ryder estaba alrededor.
—¿Cuánto vas a quedarte? 201

—¿Cuánto quieres que me quede? —cuestionó Ryder.


—¿Es una pregunta con truco?
Él se rió.
—¿Y si no lo fuese?
—¿Qué quieres decir?
—Si no fuese una pregunta con truco, ¿cómo la responderías? Si pudieses elegir,
¿cuánto me quedaría?
Sin dudarlo, Ollie respondió:
—Diría que para siempre.
—Bueno, esta vez voy a quedarme más tiempo de lo normal. Y voy a averiguar
una forma para estar más con ustedes, y no tengo planes de dejar de venir. Así que
eso suena como un para siempre para mí.
—¿Lo dices en serio?
—Mortalmente serio. Amo mucho a tu hermana. Y también te quiero a ti.
Quiero que lo sepas.
Ollie abrió los ojos de par en par, algo que solo hacía cuando estaba estresado
o realmente emocionado. Me hizo querer llorar.
—¿Lo dices en serio? —preguntó él.
Antes de Ryder, mi hermano solo conocía que los hombres de su vida
desaparecían. Significa mucho para mí que Ryder estaría dando un ejemplo
diferente.
Ryder puso la mano en el hombro de Ollie.
—Si hay algo sobre mí que sepas, espero que sea que no digo cosas que no digo
en serio.
Ollie asintió.
—Sí.
—Sabes, Ollie, la gente que puede ver a veces es capaz de mirarse a los ojos y
decir cuándo alguien está siendo sincero. Sé que no puedes hacer eso, pero puedo
mostrarte otra cosa. —Ryder tomó la mano de Ollie y la puso sobre su corazón—.
¿Sientes eso?
—Tu corazón. Está latiendo muy rápido.
—Está latiendo así porque he estado queriendo decirte estas cosas por un largo
tiempo, pero tenía miedo. Estaba muy nervioso de admitirte eso… no porque esté
inseguro, sino porque tenía miedo de que no me creyeses. Estoy en esto a largo plazo,
si tú quieres que lo esté.
—Sí, lo hago. —Ollie lo alcanzó—. También te quiero, Ryder. Como, más que a
nada… aparte de Eden.
Se abrazaron, y Ryder cerró los ojos con fuerza como si se empapase de esas 202
palabras.
—¿Me quieres más que a Gilbert Gottfried?
Ollie fingió tener que pensárselo.
—Sí, eso creo.
—Aceptaré esa pequeña duda.
Después de que rompiesen su abrazo, Ollie preguntó:
—¿Eso significa que te vas a mudar aquí?
—No puedo mudarme completamente aquí, porque todavía tengo mucho que
resolver en el trabajo. Pero voy a intentar venir cada fin de semana, si eso te parece
bien.
—Si viviésemos en California no tendrías que hacer eso.
—Lo sé, pero tu escuela está aquí, y eso es lo más importante.
Ollie se encogió de hombros.
—¿Quién lo dice?
—Tu hermana. Y tú también te sientes de ese modo, ¿cierto?
Sorprendida ante la pregunta de Ollie, me dirigí a él:
—Solías decir que nunca querías mudarte de St. George.
—Eso fue antes de Ryder. Me gusta mi escuela, pero si tengo que elegir entre
los dos, preferiría tener a Ryder alrededor cada día. Ni siquiera es un concurso.
Vaya. Supongo que subestimé sus sentimientos.
—Hay mucho que considerar —comenté—. Conoces esta casa por completo, y
si nos mudásemos, tendrías que acostumbrarte a todo un nuevo diseño. Tendríamos
que encontrar una escuela que fuese buena para ti. Eso toma tiempo.
Ryder pudo ver la mirada de preocupación en mi rostro. Estaba segura de que
sabía que hablar de mudarnos estaba comenzando a estresarme. No era que no
quisiese mudarme a California. Quería eso más que nada.
Como si pudiese leerme la mente, Ryder se colocó detrás de mí y me frotó los
hombros.
—Tenemos todo el tiempo del mundo. Aunque podemos comenzar a mantener
un ojo en las escuelas en California.
—O mantener un oído —corrigió Ollie.
Ryder se golpeó la frente.
—Me atrapaste, chico. Mantendremos las orejas y la nariz alerta. Si aparece el
correcto, tomaremos una decisión juntos sobre mudarnos. Y aunque si
encontrásemos una buena escuela, puedes cambiar de idea. Eso también está bien.
—Será una decisión de equipo —aseguré.
Ryder me miró. 203
—Sí, una decisión de familia.
***
Después de que Ollie fuese a dormir esa noche, Ryder parecía estar al límite
mientras nos retirábamos a mi habitación. No habíamos discutido si estaría
trabajando o no esta noche, aunque mi plan era saltármelo.
—¿Estás bien? —pregunté.
Parecía muy tenso.
—En realidad, hay algo de lo que quiero hablarte.
Mi corazón se saltó un latido.
—De acuerdo…
—Es duro para mí porque normalmente me considero una persona fuerte, pero
cuando se refiere a ti, puede pasar cualquier cosa. Estoy celoso, fuera de control, un
poco loco.
—¿Qué está sucediendo?
Ryder me tomó de la mano.
—Ven aquí. Siéntate. —Se sentó en la cama con la espalda en el cabecero y tiró
de mí para que me colocase a horcajadas. Su rostro sonrojado mientras dejó salir un
largo suspiro—. No quiero compartirte más, Eden.
No se necesitaba un científico de cohetes para averiguar de qué estaba
hablando.
—Quieres que deje las cámaras…
—Aquí está la cuestión. No quiero que lo dejes si realmente te hace feliz. ¿Pero
si no te hace feliz? Entonces, sí. Quiero que lo dejes. —Pasó la mano por mi cuerpo—
. Porque esto es mío, y no quiero que nadie más lo tenga… incluso de forma virtual.
Este claramente no era un tema fácil para él.
—Has estado queriendo decir esto durante un tiempo, ¿no es así?
—¿Qué derecho tengo de decirte qué hacer? Ninguno. Todo lo que puedo decir
es cómo me siento. Sé que suena hipócrita, porque tu trabajo es cómo nos conocimos,
pero cuanto más crece mi amor por ti, más difícil me es compartirte.
Quería dejar de posar ante la cámara más que nada, pero esto no era solo sobre
no seguir quitándome la ropa. La cámara era mi estilo de vida, y dejarlo significaba
ser dependiente de Ryder, algo que había jurado que nunca haría.
—Realmente quiero ser capaz de decir que sí.
—¿Cuál es tu duda?
—No quiero tener que depender de ti, y sin ese dinero, lo haré.
—¿Qué hay de malo apoyarse en otra persona durante un tiempo,
especialmente alguien que tiene los medios para apoyarte? Has sido independiente
durante largo tiempo. Está bien dejar que alguien más te ayude, especialmente si te 204
ama. Esto no es caridad, Eden. Que encuentres una carrera diferente me beneficiará
a mí tanto como a ti. En cierto modo, soy yo siendo egoísta y usando mi dinero en mi
propio beneficio… para mi propia salud mental. Míralo de ese modo si quieres. Deja
que compre un poco de salud mental.
Eso me ayudó a ver la situación de un modo un poco diferente.
—El amor es sobre sacrificio, ¿no es así? Supongo que todavía me estoy
acostumbrando no solo al concepto, sino la idea de que alguien me amaría lo
suficiente para querer ocuparse de mí.
—No te estaría apoyando para siempre, porque sé que no me lo permitirías,
aunque puede que quiera hacerlo. Así que simplemente deja que te ayude a
recuperarte, así puedes hacer algo que quieras hacer, que te haga feliz y no me haga
querer matar a la mitad de la población masculina en el mundo.
Eso me hizo reír, porque sabía que no estaba bromeando. Y se formó en mi
mente, no iba a continuar haciendo algo que lo hacía miserable. Había sido diferente
antes de que estuviésemos realmente comprometidos, pero estar en una relación era
sobre sacrificios. Ryder ya estaba sacrificando mucho tiempo para estar conmigo, y
necesitaba tomar este paso a pesar de lo terrible que parecía.
Solo había una cosa que decir.
—De acuerdo.
Ryder pareció sorprendido de lo fácil que cedí.
—¿De acuerdo? ¿Cómo? ¿Has terminado? ¿Así de simple?
—Sí. Así de simple. Mañana dejaré un mensaje en mi página y cancelaré mi
cuenta.
Hundió el rostro en mi pecho.
—Gracias. Gracias. Gracias.
—Sabes, fue algo grande lo que hiciste antes, usando la palabra familia
alrededor de Ollie. Sé que no harías eso a no ser que planeases completamente
quedarte alrededor. Eso ayudó a comprender lo serio que eras sobre esto. Así que,
esto va en ambos sentidos. No tendría el coraje de dejar de aparecer en la cámara si
no tuviese la certeza de que estabas aquí para quedarte.
—Lo estoy, nena. Te amo tanto.
Miré a todos mis accesorios.
—¿Qué voy a hacer con toda esta mierda?
Suspiró.
—Algunas cosas creo que deberíamos quemarlas. Otras como el lubricante,
podemos darle un buen uso.
Con cada segundo que pasaba, me sentía más aliviada de dejar mi trabajo.
—Oh Dios mío, nunca quiero volver a ver un vibrador en mi vida.
—No más sacrificios de plátanos —bromeó.
205
Estallé en risas.
—No más decirles a los hombres cómo vestirse. No más hablarle como a un
bebé a hombres que vestían pañales.
Abrió los ojos como platos.
—Espera. ¿Qué?
—Oh, sí. ¿No te conté esa?
—¡No! —Ryder negó y se rió—. También, no más preguntas tontas de AssLover.
—Oh, me encantaba AssLover. Era muy… especial.
—Hasta que profesó su amor, ahí fue cuando cruzó la línea. Deberías haber
visto la mirada de horror en tu rostro cuando pensaste que era él diciéndote todas
esas cosas.
—Ni siquiera puedo estar enfadada sobre nada que pasó esa noche. Estaba tan
aliviada de averiguar que no tenía un acosador loco, y que nuestros sentimientos
eran mutuos.
Ryder levantó la mirada a mis ojos.
—Sabes, pasé mucho tiempo sintiendo que no pertenecía a mi propia piel. Tenía
el trabajo perfecto, aparentemente la vida perfecta, aun así, nunca fui feliz. La
felicidad no puede encontrarse en las cosas. Ahora lo sé. Nunca me sentí realmente
feliz hasta que te conocí. Y Ollie solo añade una capa a eso, una que ni siquiera sabía
que era posible. Me he dado cuenta de que hacerlo feliz me hace feliz a mí. Y no toma
mucho, porque aprecia las pequeñas cosas. Estoy aprendiendo que las cosas
pequeñas son las grandes cosas. Me enseñó mucho sobre lo que era realmente
importante. Todo lo que necesito es esta pequeña familia que tenemos. Gracias por
dejarme ser parte de ella.
No pude besarlo lo suficientemente duro mientras plantaba los labios sobre los
suyos.
—No sé qué incluso no sentía que éramos una familia completa hasta que
viniste a nuestras vidas, Ryder. Siempre se sintió como Ollie y yo contra el mundo.
Ahora somos tres, y eso se siente completo.
Clavó la mirada en la mía.
—Quiero que te sientas segura conmigo. Sé que no estás acostumbrada a confiar
en los hombres. Deseo que hubiese una forma de probarte lo serio que soy sobre esto.
Pero solo el tiempo demostrará mi compromiso. Y ansío probar cada día lo mucho
que te amo. No hay nada que no haría por ti o por ese chico. Movería montañas por
ti.
Cuando se refiere a las promesas de Ryder, pronto descubriría que mover
montañas podía tomarse de forma figurativa y literal.

206
Ryder
Esperaba que ella no pensase que estaba loco. Me había estado devanando el
cerebro durante los pasados meses, intentando cómo mudar a Eden y a Ollie a Los
Ángeles sin perturbar mucho la vida de Ollie.
Había resuelto el componente educativo. Había una prestigiosa escuela para
ciegos, The Larchmont School, a unos veinte minutos al sur de donde yo vivía. Había
hablado con la directora, le hablé un poco de Ollie y ella creía que la escuela sería
una buena opción. Ofrecerían servicios comparables a lo que él estaba acostumbrado
en St. George, también como otros programas a los que él puede que nunca hubiese
tenido acceso en Utah. Por supuesto, había una lista de espera para entrar, pero si
alguna vez había un momento para usar el apellido McNamara, era este. Ella parecía
dispuesta a modificar las normas y permitirle un puesto si queríamos.
De todos modos, todavía estaba el problema de la situación diaria de Ollie en 207
casa. Le había llevado toda su vida conocer esta casa lo suficiente para ser bastante
independiente. No quería que tuviese que empezar de cero en mi enorme casa.
Solo había una solución que tenía sentido para mí, y decidí exponerla durante
la cena un fin de semana en St. George. Ollie estaba en su habitación. No quería sacar
el tema frente a él y que tuviese esperanzas si Eden terminaba negándose a ella.
Dejando mi plato a un lado, me aclaré la garganta.
—Entonces, estaba pensando… ¿y si físicamente movemos esta casa a Los
Ángeles?
Eden, que había estado bebiendo agua, se detuvo a mitad de trago.
—¿Qué? ¿Mover esta casa?
—Me escuchaste correctamente.
Los ojos prácticamente se le estaban saliendo de las órbitas.
—¿Puedes hacerlo?
—Sí. La gente lo hace todo el tiempo. Es lo suficientemente pequeña para
moverla realmente. La medí e hice unas llamadas. Ya poseo un terreno vacío que
sería perfecto. Originalmente estaba pensando en ponerlo en mi propiedad
principal, pero es demasiado montañoso y los de la mudanza no serían capaces de
llevar la casa allí.
Eden se quedó boquiabierta.
—No sé qué decir. No había pensado que esto era incluso posible. Eso tiene que
costar una fortuna.
—No te preocupes por eso. La paz mental merecerá la pena. No puedo poner un
precio a conseguir tenerlos conmigo, no teniendo que viajar de un lado a otro.
—¿Eso es realmente posible?
—Sí. He estado hablando con un montón de gente esta semana sobre ello. Si
accedes, voy a hacer que la compañía de mudanzas venga en unos días para tomar
sus propias medidas y confirmarlo antes de que se lo mencionemos a Ollie. Pero
primero necesito tu permiso. Realmente tendrías que querer mudarte. Hablar de ello
es una cosa, pero hacerlo es otra.
—¿Estás seguro de que Ollie tendría garantizado un lugar en The Larchmont
School?
—Sí. La directora me dio su palabra en eso. Pero necesitarás hablar también
con ella… asegurarte de que lo apruebas antes de que confirmemos.
Se tomó un momento para considerarlo, luego sonrió.
—Esto suena un poco tonto, pero me encanta la idea de mover la casa. Es lo
último manteniéndonos aquí.
Mi cuerpo se llenó de entusiasmo ante la perspectiva de tener todo lo que
necesitaba y quería en un único lugar.
208
—Estaba esperando que dijeses eso.
Eden se rió.
—Dijiste que moverías montañas por mí. Supongo que esto lo demuestra.
***
Seis meses después, nuestro sueño se volvió realidad. Terminamos esperando
a que terminase el año escolar en St. George antes de que mordiésemos el polvo y
moviésemos nuestra casa hasta California.
Fue todo un viaje y llevó varios días porque el camión llevando la estructura
tenía que arrastrarse por la autopista.
Aparentemente habíamos sido la comidilla del vecindario mientras los
espectadores se alineaban para observar mientras los trabajadores asentaban la
estructura en sus nuevos cimientos.
Después de eso, había llevado un poco de tiempo antes de que realmente
pudiésemos mudarnos.
Ahora, que estábamos dentro, Ollie seguía señalando cómo algunas veces se
olvidaría que nos habíamos mudado, porque todo estaba igual, aparte de su escuela.
Afortunadamente, le estaban encantando sus nuevos profesores y lentamente
haciendo amigos. Eden y Ollie mudándose a Los Ángeles era la mejor decisión que
podíamos haber hecho para nosotros no solo porque Ollie se estaba adaptando bien,
sino porque Eden finalmente estaba siguiendo adelante con su vida, habiéndose
matriculado en el programa de música en Cal State. Había decidido lo que quería
hacer, que era seguir los pasos de su madre y convertirse en profesora de música. Y
aunque yo la estaba ayudando con su matrícula, ella insistió en contribuir, aceptando
un trabajo de camarera en un restaurante de lujo. Estaba orgullosa de que lo hubiese
obtenido por ella misma, sin mis conexiones.
Yo todavía manejaba el estudio junto a Benjamin, y no habíamos hecho planes
de cambiar nada pronto. Él me había dado el compromiso de al menos otro año.
Todavía estaba decidiendo si quería vender mis acciones o eventualmente hacerme
cargo de la compañía. Estaba muy agradecido de que Benjamin me hubiese dado
tiempo para tomar la decisión.
Tal vez la mayor diferencia desde la mudanza de Eden era el cambio de papel
de Lorena en mi vida diaria. Habíamos determinado que no había mejor persona
para ayudarnos con Ollie mientras trabajábamos, o en caso de que Eden fuese a clase.
Enfrentémoslo, de todos modos, no había muchas tareas domésticas que hacer en
nuestra pequeña casa, así que Lorena se convirtió en un par de ojo de confianza que
necesitábamos desesperadamente. Ella y Ollie se llevaban bien. Él apreciaba el
humor de ella, como siempre había hecho yo, y ella incluso le estaba enseñando
español.
Teniendo la ayuda de Lorena también hacía posible que Eden y yo tuviésemos
algo parecido a una relación normal; una que implicaba tener sexo en privado y salir
en citas reales. Todavía mantenía mi casa más grande, aunque el plan a largo plazo
era venderla y construir otra casa basada en un diseño con la que Ollie estuviese 209
familiarizado, excepto más grande. Entonces nos tomaríamos nuestro tiempo,
permitiéndole que se acostumbrase a ella antes de que nos mudásemos.
Aunque mantener la casa grande sería útil, porque Eden y yo nos
escabulliríamos allí por la noche mientras Lorena se quedaba con Ollie mientras él
dormía. Retozaríamos en la piscina, tendríamos sexo en la ducha tan ruidoso como
quisiésemos, y haríamos lo que quisiésemos. Después, nos iríamos a casa para estar
allí cuando Ollie se despertase por la mañana.
***
Poco después de la mudanza, una de nuestras formas favoritas de pasar un fin
de semana soleado se convirtió en viajar al este a Malibú con una nevera pequeña
llena de comida y bebida.
Eden y yo estábamos solos en nuestra habitación, preparándonos para pasar el
día en la playa con Ollie en una de tantas tardes cuando saqué el tema de algo que
me había estado pesando en la mente.
—¿Has pensado más en lo que dijo el médico? —pregunté.
Eden bajó la toalla de playa que había estado doblando y se mordió el labio
inferior.
—Podemos sacar el tema hoy si quieres. Sabes cómo me siento sobre esto.
Siempre he pensado que algo como eso debería ser su elección, sin presiones.
—Tienes razón. No hay sentido siquiera en pensar más en ello si no hemos
hablado de ello con él.
Me rodeó el cuello con los brazos.
—Te amo por querer investigarlo.
—Haría cualquier cosa por ti y por él. Lo sabes. No quiero que alguna vez él
piense que no hice lo suficiente cuando podría haberle ayudado.
Cuando llegamos a Malibú, se estaba perfilando a ser el perfecto día de playa ni
una nube en el cielo y solo el montón correcto de concurrencia. El océano se había
vuelto el lugar favorito de Ollie; los sonidos relajantes de las olas, la sensación del
agua y la textura de la arena. Era una sobrecarga sensorial. Por lo tanto, era un lugar
irónico donde sacar el tema que estábamos a punto de afrontar.
Ollie y yo acabábamos de volver de la costa para comer. Mientras nos
sentábamos en la toalla de playa, miré hacia Eden antes de dirigirme a él:
—¿Puedo hablar contigo de algo?
—Normalmente no pides permiso.
—Tienes razón. Pero esto es importante.
Se encogió de hombros.
—De acuerdo.
Eden se acercó para sentarse junto a él y puso la mano en la pierna de él. Inhalé
un poco del aire salado antes de comenzar a hablar. 210

—A veces me siento culpable de que no puedas ver las cosas que nosotros
podemos, aunque sé que no te sientes como si te estuvieses perdiendo algo porque
no ver es todo lo que conoces. A veces tengo que detenerme y entender que tus
experiencias, aunque no son las mismas que las nuestras, no son necesariamente
menos. Simplemente son diferentes. Pero porque nos preocupamos tanto por ti,
quiero asegurarme de que hago todo en mi poder para ayudarte a vivir una mejor
vida. Siento que esa es mi responsabilidad, mi llamada.
Eden desenvolvió un sándwich y se lo entregó. Él dio un mordisco y comió en
silencio mientras yo continuaba:
—Así que, fui a hablar con un médico, un renombrado especialista ocular, uno
que mi madre solía ver, en realidad. Eden vino conmigo y llevamos todos tus
registros médicos. Nos hizo saber que ahora había algunas cirugías experimentales
disponibles que no había cuando eras más joven. Dijo que podía ser capaz de indagar
en algunas si estabas interesado. No habría nada garantizado, pero podrían ayudarte
a ver, incluso un poco…
La brisa movió el largo cabello de Ollie. Él dejó de masticar y abrió los ojos.
Sospeché que estaba estresado.
—No tenemos que hablar de ello ahora si no quieres, Ollie —aseguré.
—No. Estoy escuchando —afirmó.
—Nunca quiero que malinterpretes por qué indagamos en esto. No hay nada
absolutamente mal con la forma que eres. Quiero dejar eso claro. No estoy buscando
arreglarte de ningún modo. Solo quiero que sepas que no hay nada que no haría y
ningún montón de dinero que no pagaría para intentar a ayudarte a ver si decidieses
que quieres tomar esa oportunidad.
Después de un silencio, él preguntó:
—¿Qué dijo el médico?
—Comentó que no creía que hubiese la posibilidad de que vieses por completo,
pero que una de esas cirugías experimentales puede permitirte una visión limitada;
como ver sombras y movimientos, cosas así. Dijo que no podíamos esperar un
milagro, y también que había la posibilidad de que incluso si eras aceptado para la
cirugía y pasabas por una o más, puede que no funcionasen en absoluto. Así que
habría mucho que considerar. En absoluto tienes que tomar una decisión ahora
mismo. Solo te lo estoy haciendo saber.
—De acuerdo —contestó.
—No voy a decir nada más, porque este día se supone que sea sobre relajarse y
disfrutar la playa. Siempre te estaré cuidando de cualquier modo que pueda.
Él asintió.
—Porque eres mi herpa.
¿Herpa? 211
—¿Tu qué?
—Como mi hermano y mi papá. Hermano-papá, Herpa.
Mi boca se curvó en una sonrisa.
—Nunca te he escuchado decir eso. ¿Es lo que me llamas?
—Lo es ahora… si quieres.
Podía sentir mis ojos comenzando a humedecerse.
—Por supuesto que quiero ser tu herpa. Me encanta. Creo que es el nombre
perfecto.
Tomó otro mordisco, luego habló con la boca llena.
—Yo también.
Eden
Ryder parecía realmente ansioso esta noche, y no podía imaginarme por qué.
Había conseguido una poco común noche libre en el trabajo de camarera y él me
había llevado a uno de sus restaurantes favoritos en el centro de Los Ángeles, pero
estuvo realmente molesto cuando la mesa que había reservado no estaba preparada
cuando llegamos.
—¿Para qué demonios llama uno antes si tiene que esperar?
—Está bien, cariño —aseguré, frotándole la espalda.
Nada lo calmaba.
—No, no lo está.
Habíamos estado particularmente ocupados últimamente y había pasado un
tiempo desde que habíamos salido a comer solos. Con mi ocupado horario de escuela 212
y trabajo, la mayoría de nuestro tiempo libre era pasar el rato con Ollie.
Tan frustrado como estaba, no pude evitar pensar lo guapo que se veía en su
entallado jersey azul marino y el jean oscuro que abrazaba su trasero. Olía
particularmente delicioso, y la verdad de la cuestión era que habría preferido pasar
este tiempo a solas en la casa grande, follando hasta que le explotase el cerebro. Pero
había insistido en que saliésemos.
Si pensaba que el humor de Ryder no podía empeorar, me equivocaba.
Un hombre y una mujer se acercaron a nosotros.
—Hola, Ryder.
—Phil… es bueno verte.
Se estrecharon las manos y la mujer del tipo permaneció solo detrás, sonriendo.
El hombre la señaló.
—Esta es mi mujer, Helena.
Ella asintió una vez y miró hacia mí.
—Encantada de conocerte.
Ryder me acercó a él.
—Esta es mi novia, Eden.
Phil entrecerró los ojos y ladeó la cabeza mientras me observaba.
—¿Eres actriz?
—No, no lo soy.
—¿De verdad? Pareces extrañamente familiar.
—No, nunca he sido actriz. —Mi pulso comenzó a acelerarse mientras me volvía
un poco paranoica.
Phil fue insistente.
—¿Estás segura? Podía jurar que te he visto en cámara.
Ryder dirigió la mirada hacia él y la sostuvo con una mirada mortal.
Mierda.
No.
¿Él pudo reconocerme?
Cualquier cosa era posible. Había trabajado dos años como chica de cámara a
través de una página popular de internet que obtenía millones de visitas. Este tipo
habiendo visto uno de mis espectáculos no era una posibilidad extraña.
—Tengan una buena noche —dijo Ryder repentinamente, apresurándome a
alejarme de ellos.
—¿Qué estás haciendo? —pregunté mientras salíamos por la puerta.
—Vamos a irnos inmediatamente de aquí. 213

Cuando la fría noche nos golpeó, me giré hacia él.


—¿Crees que me reconoció de la página de internet?
—No tengo ni idea. Pero no me gustó la forma en que te estaba mirando.
Aferrando su jersey, lo acerqué a mí.
—Está bien.
—No, no lo está. —Me miró con intensidad—. Nada de esto está bien. Esperando
toda la noche por la mesa, la forma en que te estaba follando con los ojos… nada de
ello.
Está molesto.
—Nada de eso me importa —lo calmé—. Estoy feliz de salir contigo, muy feliz
de estar finalmente en Los Ángeles y por la vida que me has dado aquí. Soy muy feliz,
Ryder, ninguno de esos pequeños agravios importa. Así que, por favor, sé feliz
conmigo esta noche.
—Soy feliz. Soy enormemente feliz que ni siquiera sé si lo merezco a veces.
Se dejó caer sobre una rodilla y me miró.
El corazón me latió con fuerza.
—¿Qué estás haciendo?
—Quería que esta noche fuese perfecta. Realmente lo hacía. Tenía este plan
elaborado e involucraba la cena perfecta y la noche perfecta. El momento perfecto.
Todo iba a ser perfecto. Pero ya sabes, nada ha funcionado perfectamente al principio
cuando se refiere a nosotros. Pero eso no importa, porque maldición, somos
perfectos juntos. Las cosas no tienen que ser perfectas mientras te tenga. Tú y Ollie
son la razón por la que me levanto cada mañana. Has hecho que me dé cuenta de que
nunca pude ser feliz antes porque estaba buscando la felicidad en todos los lugares
equivocados: mi carrera, mi estatus social. Nada de esa mierda importa. Todo lo que
importa es tener gente en tu mundo a la que ames más que a nada, que te dé una
razón en la vida. Quiero pasar el resto de mi vida contigo, Eden. ¿Te casarás
conmigo?
Me cubrí la boca y salté de emoción.
—¡Sí! ¡Por supuesto! ¡Sí! ¡Sí!
Los sonidos de la ciudad parecieron enmudecer mientras Ryder se levantaba y
ponía un hermoso anillo con un diamante redondo en el dedo antes de tomarme en
sus brazos.
Me habló al oído:
—Siento que jodí completamente esa proposición, pero ni siquiera me importa
porque dijiste que sí.
—Podría haber sido mucho peor.
—¿Oh, sí?
214
—Sí, podrías haberlo hecho conectado como AssLover o algo así.
—Eso es cierto. Muy cierto.
***
Ollie siempre había tenido miedo de volar. Así que cuando Ryder sugirió que
viajásemos a Nueva York para casarnos, estuve dubitativa, sabiendo cuánta ansiedad
crearía a mi hermano.
Pero Ollie eventualmente accedió, porque seamos francos, Ryder podía
convencerle a hacer cualquier cosa.
Cuando llegó el momento de nuestro vuelo, observé mientras Ryder sostenía la
mano de mi hermano y le iba contando lo que estaba sucediendo. Mientras el avión
ascendía, Ollie parecía aterrorizado, sintiendo el veloz movimiento. Pero al final del
vuelo, él tenía una gran sonrisa en el rostro. Estaba orgullosa de él por sobreponerse
a su miedo.
Lorena nos había acompañado a Nueva York, y los cuatro pasamos varios días
llenos de acción visitando la ciudad y comiendo en los vecindarios con la mejor
comida.
La semana culminó con una ceremonia de boda privada en el City Hall, seguido
por una cena en Tavern en el Green. Fue exactamente la clase de aventura que
queríamos, íntima y aun así llena de amor y alegría de la gente que manteníamos
cerca de nuestros corazones.
Ryder tenía una sorpresa especial guardada bajo la manga para Ollie en el
último día de nuestro viaje. Había alquilado un auto y habíamos dejado a Lorena en
el aeropuerto. Ella tenía que volver un día antes para una fiesta de bebé.
Estábamos conduciendo por una autovía cuando Ollie preguntó:
—¿Por qué estamos dejando la ciudad y por qué no me dirán hacia dónde
vamos?
Me giré desde el asiento de pasajero.
—Es una sorpresa.
—No me gustan las sorpresas.
—Creo que te gustará esta ―aseguré.
Ryder miró hacia mí y sonrió. Extrañamente, todo el momento de nuestra boda
y viaje a Nueva York había sido organizado alrededor de esta última cosa.
Finalmente llegamos a Long Island. Ryder se detuvo en el estacionamiento del
club cómico y cerró el auto.
Mientras entrábamos al edificio, Ryder reveló el secreto en el mostrador de
billetes.
—Tres entradas para Gilbert Gottfried, por favor.
Ollie saltó.
—¡De ningún modo! ¿Qué? 215

La mujer en el mostrador rápidamente refrenó nuestra emoción.


—No podemos dejarlo entrar. Es un club para mayores de dieciocho años.
Ryder la llevó a un lado.
—Escuche, mi hijo es ciego y le encanta escuchar a Gilbert más que a nada. Se
suponía que fuese una sorpresa para él. Sabemos que algunas cosas no son
apropiadas para su edad, pero le enseñamos lo correcto de lo incorrecto, y escuchar
a Gilbert simplemente lo alegra mucho. Yo…
—Lo siento mucho, señor. Pero no puedo romper esa norma. Perderé mi
trabajo. Y me gusta tener un techo sobre la cabeza.
Ryder asintió. Sabía que estaba devastado por darle falsas esperanzas a Ollie.
Aunque Ryder estaba en silencio, Ollie pudo sentir que estaba molesto.
—Está bien, Ryder. Sé que tenías buena intención.
Estábamos de vuelta al medio del estacionamiento, pero Ryder se negaba a
entrar en el auto. El instinto me decía que no tenía ninguna intención de rendirse.
—Quédense aquí —indicó.
Sabía que no quería rendirse con esto, pero tenía la sensación de que iba a estar
completamente molesto si intentaba volver allí y convencerlos de nuevo.
Se fue durante varios minutos antes de que regresase y tomase a Ollie de la
mano.
—Venga.
La mirada de entusiasmo en el rostro de Ollie no tenía precio. Ryder nos coló a
través de una puerta lateral antes de entregarle un montón de dinero a un hombre
misterioso. Estábamos en algún punto detrás del escenario en un pasillo.
Los tres nos sentamos en el suelo y nos acurrucamos mientras el espectáculo
comenzaba. Estaba preparada para correr si fuese necesario, pero nadie vino a
echarnos.
El sonido desde donde estábamos sentados era cristalinamente claro, y Ryan y
yo observábamos el rostro de Ollie mientras se reía de todas las bromas. La irrupción
bien valía la pena. No podíamos ver a Gilbert, pero eso estaba bien.
Experimentábamos el espectáculo justo como lo hacía Ollie.
***
Mientras volvíamos a la ciudad esa noche, Ollie estaba en las nubes. Le dejé
sentarse en la parte delantera junto a Ryder mientras yo me sentaba en la parte de
atrás.
—Esta fue la mejor semana de mi vida —mencionó.
No tenía ninguna duda de que lo decía en serio. Este era su primer gran viaje
lejos de casa. No solo llegó a escuchar a su ídolo en directo, sino que fue parte de
Ryder y yo solidificando nuestra unión, lo que a cambio nos hacía oficialmente una 216
familia.
Ryder se giró hacia él.
—Me alegro, amigo. Bastante seguro de que también es lo más tarde que te has
quedado levantado.
El siguiente comentario de Ollie aparentemente vino de la nada.
—No quiero la cirugía.
Ryder ralentizó el auto y lo miró a él.
—¿Qué te hizo pensar en eso ahora mismo?
—He estado pensando en ello mucho últimamente, no solo ahora mismo.
Imaginé que te lo diría.
Ryder miró hacia mí a través del espejo retrovisor.
—Está bien…
—No quiero que piensen que soy un desagradecido.
—Por supuesto que no, Ollie —exclamé.
—No es que no quiera verlos. Sino que ni siquiera los médicos saben si la cirugía
funcionará. Tengo miedo de hacer algo peor cuando estoy feliz del modo en que soy.
Después de unos segundos de silencio, Ryder extendió el brazo y puso la mano
en la pierna de Ollie.
—Esa es toda la explicación que necesitarás darme.
***
De vuelta al hotel, Ollie estaba dormido en la suite de nuestra habitación
cuando Ryder se unió a mí en la cama.
—Hoy fue un día extremadamente increíble —dijo.
—Por muchas razones.
—Sí. Estoy realmente orgulloso de Ollie por su honestidad. He aprendido
mucho de la vida por él… y por ti.
La vida era muy extraña. Un pequeño momento podía cambiarlo todo.
—Imagina si no hubieses pulsado en mi fotografía de violín. Me pregunto lo
diferente que serían nuestras vidas.
Ryder me acercó a él.
—Nunca podría haber imaginado cuánto cambiaría mi vida con pulsar un
botón, que podía encontrar este tipo de amor en internet.
—Cielos azules. —Sonreí—. Como la canción que estaba cantando cuando me
encontraste… no ha habido nada más que cielos azules desde ese día. Creo que
finalmente estoy viviendo esas letras.
Él sonrió ampliamente.
217
—Eso es cierto, nena. Eso nos hace dos.
Ryder
—Es muy hermosa.
Nunca pensé que miraría a una chica en una pantalla con tanta admiración de
nuevo. Pero sucedió dos veces en mi vida.
Quiero decir después de todo, en un modo extraño, ¿no fue así cómo comenzó
todo? Hipnotizado, observé mientras ella se movía suavemente. Sus grandes y
hermosos ojos eran claros como el día, sus labios un arco perfecto.
Joder. ¿Esto está pasando realmente?
—Dime qué apariencia tiene ella —dijo Ollie. Casi nunca preguntaba eso, nunca
se preocupaba realmente en saber tales cosas. Pero aparentemente esta era una
excepción.
—Bueno, creo que tiene tu nariz. La nariz de Eden también. 218

Su boca se curvó en una sonrisa satisfecha.


—¿De verdad?
—Sí. —Sonreí.
—¿Qué más? —preguntó.
—Es difícil decirlo ahora mismo —contestó Eden, su gran barriga llena de
líquido—. Pero en dos meses, llegarás a sostenerla y recorrerás esa pequeña nariz
con tus dedos.
De repente, ella comenzó a mover los brazos y piernas más rápido. Parecía que
mi hija estaba intentando bailar. Era increíble lo que podías ver con el 4D.
—Parece que está actuando para la audiencia —dijo el técnico del ultrasonido.
Eden me miró y me apretó la mano.
Guiñé un ojo.
—Sacó eso de su madre.
Penelope Ward es un autor de los libros más vendidos del New York Times,
USA Today y el número 1 del Wall Street Journal.
Ella creció en Boston con cinco hermanos mayores y pasó la mayor parte de sus
veinte años como presentadora de noticias de televisión antes de cambiar a una
carrera más familiar.
Penelope vive para leer libros en el nuevo género para adultos, tomar café y
salir con sus amigos y familiares los fines de semana.
Es la orgullosa madre de una hermosa niña de 13 años con autismo (la
inspiración del personaje de Callie en Géminis) y un niño de 11 años, quienes son las
luces de su vida.
Penelope, su esposo y sus hijos residen en Rhode Island.
Es una de las veinte novelas más vendidas en el New York Times y autora de
más de veinte novelas.
219
220