Está en la página 1de 8

DESVELAMOS

LA VERDADERA
IDENTIDAD DEL
MAESTRO DE CARLOS

LA IDENTIDAD
CASTANEDA SIEMPRE
HA SIDO OBJETO DE

DE JUAN
CONTROVERSIA

60
NUESTRO
COMPAÑERO
MANUEL
CARBALLAL
CONOCIÓ

MATUS
PERSONALMENTE
A CARLOS
CASTANEDA
EN 1994 Y FUE
ELEGIDO POR
LAS BRUJAS
DEL CÉLEBRE
CHAMÁN PARA
SEGUIR SUS
ENSEÑANZA.
TRAS LA MUERTE
DE SU AMIGA –Y
DISCÍPULA DEL
BRUJO– CONCHA
LABARTA,

C
CARBALLAL
arlos Castaneda vendió mundo. ¿Pero quién fue realmente DECIDIÓ
más de 27 millones de don Juan Matus? ESCRIBIR LA
libros en 17 idiomas. Se Fue necesario localizar a la familia VIDA SECRETA
convirtió en el antropólogo de Castaneda y a sus compañeros
más famoso del mundo de colegio en Perú, a sus primeros
DE CARLOS
y, también, en el escritor conocidos en EE UU, a sus discípulos CASTANEDA (ED.
más misterioso. Las enseñanzas de en México y Costa Rica, a las familias EL OJO CRÍTICO),
su maestro, el indio yaqui don Juan de sus «brujas» en Venezuela, EE UU, TEXTO DONDE
Matus, fueron fuente de inspiración etc.Y rastrear su pista en los registros SE RESUELVEN
para John Lennon, Oliver Stone, documentales de sus colegios en TODOS LOS
George Lucas, Jim Morrison, David Perú y en UCLA, en los archivos de MISTERIOS QUE
Lynch, Federico Fellini, Larry y Andy la CIA, el FBI o la Iglesia, y en el en-
Wachowski, J. J. Abrams, The Ea- tramado comercial de sus empresas,
RODEARON
gles… Todavía hoy tarareamos can- para reunir todas las piezas y montar LA VIDA DEL
ciones inspiradas en su figura, y sus el puzle Castaneda. Solo entonces, TAMBIÉN
libros, ideas y su nombre reaparecen contextualizando cronológicamente ANTROPÓLOGO.
en películas y series como Matrix, cada uno de sus libros, podemos EMPEZANDO POR
Star Wars, Fringe,True Detective, Per- comprender quién fue realmente LA IDENTIDAD
didos, Expediente X, Los Simpson, Don Juan Matus. DE SU MAESTRO
etc. La huella que dejó en la cultura,
la mística y el misterio es imborrable DON JUAN ANTES
E INTRODUCTOR
y continúa evolucionando. La revista DE DON JUAN EN LA BRUJERÍA:
Time lo definió como el padrino de Según su registro de nacimiento y la DON JUAN
la New Age, pero hizo mucho más. partida de bautismo que obra en mi MATUS.
Fundó un nuevo sistema de pensa- poder, Carlos Salvador Arana Cas- TEXTO Y FOTOS:
miento, una religión que profesan taneda nació en Cajamarca (Perú), MANUEL CARBALLAL
millones de seguidores en todo el el 25 de diciembre de 1925. Estudió

61
HISTORIA IGNORADA

A la izquierda,
fotografía de
Castaneda
durante su
estancia en Lima.
Abajo, portada del
libro de Carballal.
Más información:
elojoc@gmail.com

primero en la Escuela Fiscal


91 y luego en el prestigioso
Colegio San Ramón. Sus com-
pañeros de pupitre Juan Jave y
Alejandro Vélez, y su hermana,
Lucy –su último familar directo
vivo–, me ayudaron a recons-
truir la infancia de Castaneda
en Cajamarca. Una región muy
parecida a mi Galicia natal, donde el Óscar Rubio
pensamiento mágico no se limita a (abajo),
las fiestas populares, sino que vive compañero
incrustado en el ADN del pueblo. de piso de
Rastreé el folclore cajamarquino Castaneda,
inmortalizado en las obras de Luis confirma que
Ibérico Más, Gerardo Alcántara ambos estaban
Salazar, Alfonso Choquegonza Vilca, interesados por lo
José Dammert Bellido, Alfredo paranormal.
Mires, etc., y también en la brujería
actual. Y encontré elementos que,
sin lugar a dudas, están reflejados
en las enseñanzas de Don Juan. El
10 de septiembre de 1951, según
pude confirmar en los archivos de la
Administración americana, Castane-
da zarpa a bordo del SS Yavari desde
el puerto El Dorado, en Lima, y des-
embarca en San Francisco (EE UU)
el 23 de septiembre de ese año. Co-
mienza su aventura americana. Has-
ta la publicación de Las enseñanzas
de don Juan, lo pasa mal. Tiene
infinidad de pequeños trabajos,
como otros inmigrantes latinos, para
sobrevivir. Taxista, cocinero, vende-
dor a domicilio, dependiente… Sus
compañeros de piso, Byron de Ford
LAS BRUJAS ORIGINALES
y Óscar Rubio, comparten su pasión También hubo informadoras. Mujeres chamán que Pero en el caso de Pachita ha sido muy sencillo iden-
por el mundo de lo paranormal. inspiraron los personajes femeninos de la saga, como tificarla. La menciona en El conocimiento silencioso
Asisten a sesiones de espiritismo, La Catalina, La Gorda, doña Soledad, Florinda Grau, (pág. 155 y ss) como una curandera mexicana que
visitan el monasterio de Yogananda, etc. Y también a los masculinos. La curandera Barbara hacía «operaciones psíquicas» con un cuchillo. Y solo
practican la ouija y la hipnosis, y ex- Guerrero «Pachita», la mazateca María Sabina, la existió una, la misma Bárbara Guerrero que habían
perimentan con el peyote. pomo Elsie Parish, la huichol Guadalupe Ríos, la san- estado investigando Puharich, Grinberg y Alejandro
Óscar Rubio me explica que diez tera Doña Hortensia, las mexicas Magdalena Ortiz, Jodorowski. A la puno Elsie Parish la conoció en
años antes de conocer a «Don Soledad Ruiz, etc. Castaneda jamás citó sus fuentes. Berkeley, en 1965, como me contó el Dr. Claudio Na-
Juan», Castaneda ya había comen-

62
HISTORIA IGNORADA


su contenido. Justo un año antes,
Tras el éxito de su primer libro, Michael el LSD, que había protagonizado la
revolución psicodélica de los 60 y
Korda pidió a Castaneda una segunda parte, se vendía libremente, fue prohibido,
y la juventud americana, que creía
comenzando así la saga de Don Juan
zado a borrar su historia personal.
Durante años, éste construyó una
” haber encontrado un atajo a las ex-
periencias místicas, quedó huérfana
de su «panacea». Quizá por ello,
UCLA vio en la obra de Castaneda
una oportunidad de negocio. Y tanto,
biografía paralela, afirmando que era porque el libro se agotó en tiempo
brasileño y que se había educado en récord. Enterado del éxito, Michael
Italia. Hasta que la revista Time in- Korda, cazatalentos de la editorial
dagó en su figura, desveló su origen Simon & Schuster (S&S), compró
peruano y publicó las fotos de la gra- los derechos a UCLA, editó el libro
duación de Castaneda, imágenes con una hábil campaña comercial y
que serían determinantes para que, convirtió a Castaneda en millonario.
años después, los verdaderos «Don Lógicamente, pidió a Castaneda una
Juan» reconociesen en ellas a su segunda parte. Así comenzó la saga
alumno: Carlos Castaneda de Don Juan.
Aunque Castaneda estudió an- A pesar de que, increíblemente,
tropología en la prestigiosa UCLA, jamás presentó sus notas, fotos, pe-
Margaret Runyan, su segunda es- lículas o cualquier prueba de la exis-
posa, confirma que éste se interesó tencia de Don Juan, Castaneda no
por lo paranormal mucho antes de mentía. O no del todo. Tenía cono-
conocer a «Don Juan». A pesar cimientos de brujería y había tenido
de que había dejado otra esposa y varios informadores que unificó en
una hija biológica en Perú, el 27 de una fuente única: Don Juan Matus.
enero de 1960 Castaneda y Runyan El primero fue Salvador López. Lue-
se casan en México. Ella recuerda go, para poder atender la demanda
que fue entonces cuando Clement de Simon & Schuster, llegaron otros
Meighan, su profesor de la asig- que fueron añadiendo contenidos al
natura de antropología californiana personaje de Don Juan. Hoy puedo
en UCLA, pidió a sus alumnos un identificar de qué fuente sacó cada
trabajo entrevistando a un indígena, enseñanza de Don Juan.
prometiendo una buena nota aquel La fotografía
semestre. De toda la clase solo tres publicada en Time FRANKENSTEIN
se atrevieron con la investigación, y (derecha) que ENTRE CHAMANES
Castaneda presentó una redacción ayudó a seguir la Aquel verano de 1960, una joven
que fascinó a Meighan, hasta el pista del auténtico atractiva acababa de llegar a UCLA
punto de que no solo le dio un so- Castaneda. como bibliotecaria. A pesar de su
bresaliente, sino que le propuso que matrimonio con Runyan, Castaneda
continuase desarrollándola para con- y ella iniciaron una relación. Se lla-
vertirla en un libro: Las enseñanzas maba Mary Joan Barker. Mary Joan,
de Don Juan. Joanie para los amigos, a la que
Para entender lo que pasó des- Castaneda se referiría años después
pués, es conveniente recordar que, como «la primera discípula de Don
en 1968, la editorial de UCLA publi- Juan», fue quien introdujo a Casta-
có Las enseñanzas de Don Juan, neda en el mundo de los chamanes
«legitimando» académicamente mexicanos. Solo ahora podemos

ranjo. A la huichol Guadalupe de la Cruz Ríos, cuando Zihuatanejo (México) donde Leary se había refugiado
visitaba a su marido, Ramón Medina, primero, y a tras ser expulsado de Harvard, intentando acceder al
su padre adoptivo, José Matsuwa, después. Guada- grupo de psiconautas y ofreciéndole un obsequio que,
lupe de la Cruz, como su marido y su padre, terminó aseguraba, le había entregado María Sabina para él.
convirtiéndose en una chamana famosa. En cuanto Primero lo intentó presentándose como periodista
a María Sabina, en sus memorias LSD Flashback: peruano y, dos días después, como «profesor de una
una autobiografía, Timothy Leary asegura que Carlos importante universidad norteamericana» que estudia-
Castaneda se presentó en La Catalina, el hotel de ba para «guerrero del alma».

63
HISTORIA IGNORADA

comprender por qué se refería a ella Castaneda junto


como «la primera discípula». a Mary Joan
Joanie llevó a Carlos a visitar la re- Baker en una
serva india de Morongo, cerca de su fotografía de 1962.
casa en Banning, California, donde Baker, que era
conoció al primero de los informan- bibliotecaria en
tes que inspiraría posteriormente el UCLA, le introdujo
personaje de Juan Matus: Salvador en el mundo de
López. Éste fue el último y famoso los chamanes
chamán de la reserva india de ca- mexicanos.
huilla, en Palm Springs, lugar donde
Joanie Barker se crió, y se sabe que
normalmente asistía al festival anual
de los cahuilla. López murió en 1973
(el año en que el grupo de Don Juan cuatro esposas, Cachora, como
supuestamente «se fue») y era un ocurrió con otros informadores
«chamán oso», con conocimientos de Castaneda, reconoció en las
sobre el uso de la datura, hierba fotos publicadas por Time al
psicotrópica común en las prácticas joven estudiante que, hacia
chamánicas de los cahuilla. Pero finales de los 60 o principios
Salvador López no fue Don Juan. de los 70, lo visitaba en el
Al menos no solo él. Además de desierto de Sonora. «Hubo
al chamán oso cahuilla, conoció a muchos Don Juan –afirma
otros muchos brujos y chamanes uno de los nietos de Tata
indios entre los años 60 y 70 del Cachora–. Castaneda estudió
pasado siglo. con Cachora durante tres años
Tezlkac Matorral Cachora, más y medio, visitándolo de 12 a
conocido como Tata Cachora, es un 16 veces… Aunque Castaneda
«curandero yaqui y linaje tolteca» tenía otros ocho o diez maestros,
nacido en el río Yaqui hacia 1912, comenzando por un chamán cahui-
que habría aprendido el uso de las lla de la reserva Morongo, cerca de
plantas medicinales de su padre Palm Springs, Cachora fue su prin-
y abuelo, «doctores del campo» cipal maestro. El abuelo ha tenido
como él. Padre de 42 hijos, con muchos estudiantes».

La misma foto de Castaneda,


publicada por Time, en la que Tata
Cachora reconoció a quien fue uno
de esos alumnos, le sirvió al an-
tropólogo Jay Courtney Fikes para
identificar a Carlos Castaneda como
el joven estudiante de antropología
que visitaba a los chamanes Ramón
Medina y José Ríos. Dos piezas
más a añadir en la composición
de Juan Matus. Los nombres de
Ramón Medina y José Ríos, ambos
indios huicholes, fueron los prime-
ros en sonar como candidatos a
informadores de Castaneda e ins-
piradores de sus personajes mas-
culinos. Pero no existían pruebas…
hasta ahora.
El curandero Hacia 1965, Castaneda conoció
Tata Cachora en UCLA a otros tres jóvenes y
(izquierda) recibió prometedores antropólogos. Diego
muchas visitas Delgado, Peter Furst y Barbara G.
de Castaneda Myerhoff. Compartieron pasión,
en el desierto de viajes e informadores. En el caso
Sonora. Arriba, el de Frust y Myerhoff, huicholes
chamán cahuilla mexicanos expertos en peyote. Que
Salvador López. Don Juan tiene más de huichol que
de yaqui es un hecho que ya nadie

64
HISTORIA IGNORADA

LOS OTROS
DON JUAN
Además de López, Cachora,
Medina, Ríos, Pachita, Sabina,
Parish o de la Cruz, hubo muchos
más. Sobre todo a partir de 1970,
cuando la presión de su éxito y la
tentación millonaria de S&S lo obli-
garon a buscar nuevos personajes
y contenidos con los que llenar
las páginas de los futuros libros. A
pesar de que sus cuatro primeras
obras concluyen insistiendo en que
el aprendizaje había llegado a su
fin, y que no tenía más que contar,
terminó cediendo a la presión de la
poderosa editorial y publicando un
nuevo libro. Por eso el mundo de
Don Juan de la segunda mitad de
su obra no tiene nada que ver con
el de la primera. A principios de
los setenta, por ejemplo, durante
una de sus visitas a México para
supervisar la traducción de su
primer libro por el Fondo de Cul-
tura Económica, conoció a Andrés
Segura Granados (bajo estas
líneas), capitán del grupo de danza
azteca conchero Xinachtli. Segura,
que a principios de los 70 usó la
expresión «los cuatro vientos» en
relación al saludo ritual con que se
iniciaban las danzas concheras en
dirección a los cuatro puntos cardi-
discute. Los yaquis no usan peyote, regresaron a UCLA y le contaron a nales, fue el primero. Pero, desde
mientras que para los huicholes es Castaneda la «hazaña» de Medina entonces, Castaneda tendría mu-
casi el equivalente a la Sagrada For- en la cascada, él la hizo suya, refle- cha relación con movimientos con-
ma en el catolicismo. jándola en su Don Genaro. cheros mexicanos. Hasta el punto
En el segundo libro de Castaneda, de que las primeras reuniones del
EL BRUJO DE MODA el relato de la danza chamánica en grupo de México de seguidores de
Durante años, Frust, Myerhoff y la cascada de Don Genaro es una Castaneda, antes de la inaugura-
Delgado viajaron a México con y réplica, aunque con un par de añadi- ción de Casa Amatlán –su sede
sin Castaneda. Y allí localizaron a dos paranormales, de la historia de oficiosa en México–, se celebraban
su informador estrella: Ramón Me- Medina. Parecía una confirmación en la Quinta Colorada, el local del
dina. Medina protagonizó muchos El chamán José de la naturaleza de aquel ritual, hasta grupo de danza Citlalmina.
de los primeros trabajos de Frust Ríos (arriba) y entonces inédito. De hecho, desde
y Myerhoff. Es más, llegaron a lle- Ramón Medina entonces y hasta nuestros días no
varlo a UCLA para que asistiese a durante una visita ha habido chamán que pueda repe-
alguna de sus clases, ante el júbilo a UCLA invitado tir el extraordinario «vuelo mágico»
de los demás alumnos. Medina por Barbara de la cascada…
llegó a exponer sus pinturas «cha- Myerhoff.
mánicas» en Los Ángeles, en una
exposición comisariada por Frust,
convirtiéndose en el «chamán» de
moda en EE UU. Pero todo eso
ocurrió después.
En el verano de 1966, Myerhoff y
Frust fotografiaron a Ramón Medina
realizando una «danza chamánica»
sobre una cascada que, según ellos,
simbolizaba el «equilibrio chamánico
entre los dos mundos». Cuando

65
HISTORIA IGNORADA

¿SABÍAS
Años después, Jay Courtney
Fikes fue uno de los miles de jóve-
nes norteamericanos que, tras leer
QUÉ…? El 23 de junio de 1971, Medina
murió asesinado. El famoso cha-
mán huichol, rompiendo todos
de los años 70 en la universidad
de UCLA después de Don Juan.
Que Ramón Medina muriese en
los cuatro primeros libros de Casta- los votos de los huicholes, tenía una «pelea de borrachos por una
neda, decidió que quería ser antro- Tras el otra mujer en El Colorín. Leuteria mujer», como lo resume Fikes,
asesinato de
pólogo. Se doctoró en la Universi- Gonzales se llamaba. Aquella era algo inimaginable para quie-
Ramón Me-
dad de Michigan y preparó su tesis noche de junio, había fiesta en El nes lo convirtieron en un mito en
dina, Don José
sobre el ciclo ritual de los indios hui- «Matsuwa»,
Colorín. Una celebración por la los años 70. Y para un chamán
choles de México. De esta forma, que descubrió cosecha del maíz. Había música, huichol auténtico. Durante años,
Fikes desanduvo el camino trazado a su nahual, cantos y cerveza. Ramón estaba Fikes siguió las huellas de Frust
por Castaneda, Frust y Myerhoff. Kauyumari (un festejando y, según le relataría y Myerhoff en el país huichol. Y
Llegó al origen de sus fuentes y pequeño cier- su viuda a Fikes, en un momento poco a poco se fue convenciendo
descubrió la terrible verdad. Su libro vo), a través determinado sacó a bailar a una –y esto es lo importante– de que
Carlos Castaneda: oportunismo del peyote, joven del pueblo, con tan mala Castaneda no había plagiado los
académico y los psicodélicos años se convirtió suerte que su novio, el cantante 37 pasajes huicholes que apare-
sesenta resulta demoledor. Porque en el chamán de la celebración, estaba presen- cen en su libro de sus colegas en
Fikes obtuvo las evidencias sobre el de moda de te y no se lo tomó bien. Seis tiros UCLA… es que había accedido a
terreno, en las fuentes chamánicas la New Age le pegó al chamán más famoso las mismas fuentes.
en México, sin dejar un resquicio norteameri-
para la duda. cana. Él tam-
bién viajó a EE
ENTRE DOS MUNDOS UU para impar-
A mediados de los años setenta tir talleres y
y tras haber viajado previamente conferencias
al territorio huichol y aprendido diseñadas
para los
español, fue adoptado por el cha-
«aspirantes a
mán Jerónimo Bonales, viviendo
Castaneda»
durante años un proceso de que quisiesen
adiestramiento similar al descrito recibir las
por Castaneda. Solo que Fikes sí enseñanzas
identifica a sus fuentes y tiene del «verdadero
notas, fotos y grabaciones para Don Juan
demostrar cada aseveración. Matus». Eso sí:
Durante los años que convivió previo pago de
con los huicholes, no solo llegó a la inscripción.
la conclusión de que Castaneda Falleció en
se había inspirado en sus ritua- 1990 a la edad
les con peyote para construir el de 110 años.
personaje de Don Juan. No solo
se convenció de que su ídolo de
juventud había usurpado muchos
datos, descripciones y personajes
de los trabajos de Frust y Myer-
hoff sobre los huicholes. Sino que
terminó convenciéndose de que
Frust y Myerhoff también habían
falseado esos datos.
Ramón Medina Silva, como
Don Juan, era un refugiado. Como
cientos de refugiados nativos
mexicanos, su familia –como la
de Don Juan– abandonó su
tierra, cuyo título de propie-
dad había sido concedido
por la Corona española
en 1722, para huir de la
violencia de la revolución
mexicana. Utilizaba el
peyote como planta de
poder –igual que Don
Juan–, y también vivía a
medio camino entre dos
mundos, la tradición indí-
gena y la gran ciudad.

66
«Hallé a Guadalupe de la Cruz
Ríos viviendo a las afueras de Tepic,
Nayarit, el 3 de mayo de 1988»,
escribe Fikes. Fue la primera de sus
entrevistas con la viuda de Ramón
Medina. Y como ocurrió con Tata
Cachora, la foto de Castaneda pu-
blicada por Time fue nuevamente
la herramienta que permitió identi-
ficarlo. «Confirmó el hecho de que
Castaneda había ido a visitarla tras
haberse enterado del asesinato de
Medina. Aseguró entonces que Car-
los le había dado algún dinero du-
rante esa visita. También mencionó
que este había conocido a Ramón
Medina en México unos años antes
de su muerte. Carlos y Ramón se

Medina durante
la «danza de hicieron amigos tras ser presenta-
la catarata» dos en México por Myerhoff. Pero
popularizada por –enfatizó Guadalupe en respuesta
Castaneda. a mi pregunta– él no había apren-
dido nada significativo acerca de la
cultura huichol…». Como muchos
intuían, el Don Genaro que baila
sobre la cascada ante Don Juan y
Castaneda, era Ramón Medina.
Barbara G. Myerhoff, en su tesis
de doctorado en antropología,
describe la «danza chamánica»
en la cascada como símbolo del
«equilibrio entre dos mundos» del
chamán, aunque omite su nombre.
En un ejercicio provocador, que en-
contramos una y otra vez en la obra
de Castaneda, cuando describe
la danza sobre la cascada de Don
Genaro, la ubica el 17 de octubre
de 1968… fecha en que Myerhoff
publicó su tesis. Cuando los trabajos
de Frust y Myerhoff fueron some-
tidos a una crítica tan severa como
los de Castaneda, estos terminaron
reconociendo que Medina no era
un chamán, sino el aprendiz de un
chamán más anciano. Se referían
a José Matsuwa. Tío y padre adop-
tivo de Guadalupe de la Cruz Ríos
Un conchero y, por tanto, suegro de Medina.
danzante José Matsuwa sí fue un auténtico
mexicano (izda.) y mara´akame. Él fue otra de las fuen-
Guadalupe de la tes de Don Juan. n
Cruz Ríos (abajo).

67

También podría gustarte