Está en la página 1de 2

1.5 El yo personal y el yo profesional.

Yo personal.
Se podría decir que es todos los impulsos, emociones, sentimientos, capacidades y
fantasías que una persona lo cataloga como propio, algo que le pertenece y que lo hace
único ante las demás personas, podemos compararlo con la sensación que tenemos
cuando decimos “ese soy yo”. Para poder tener un análisis de una persona, hablando de
un ámbito profesional donde se supone que se desenvolverá, tenemos que divagar en
nuestra propia historia y en la de la misma profesión, la universidad o institución donde
realizará sus estudios y también de todo el contexto social que lo rodea en ese momento.
El sistema del Yo se desarrolla en el individuo en virtud de la constante interacción con el
medio que lo rodea. Esta forma de ver el Yo personal, la denominamos autoconcepto o
autoimagen. El autoconcepto es la visión que cada uno de nosotros tiene de sí mismo, lo
que somos capaces de contestar cuando nos preguntamos ¿Quién soy yo?
Llevando lo anterior al área profesional, hablamos de cómo es que nosotros mismos
calificamos nuestro desempeño de nuestro trabajo, tanto como estudiantes como
trabajadores. Tambien es determinante las metas previamente establecidas y de igual
manera debemos de saberlas abordar. Esto es un factor determinante sobre la satisfacción
que experimentemos; aunque el grado de desarrollo de un autoconcepto ideal que nuestra
profesión nos ha permitido, es contundente. El individuo desarrolla un Yo personal en virtud
de sus vivencias y de la relación que, desde el nacimiento y a través de todas las etapas
de la vida, experimenta con los otros seres y con el entorno, hasta lograr un Yo personal
maduro en su edad adulta. Ello le permite comportamientos normales y libres de conflictos.
El Yo se refuerza constantemente gracias a la retroalimentación recibida de personas
importantes que forman parte de su ambiente.

Yo profesional.
Se inicia al elegir una carrera universitaria o un ámbito de inserción laboral y continúa su
desarrollo a lo largo de nuestras vidas. En medio de ese recorrido nos enfrentamos con
crisis personales o de contexto que pueden llevar a perder el enfoque y caer en situaciones
de desorientación y desanimo.
El camino hacia la identidad profesional requiere de:
- Trabajo: Para ubicarse distinto, lograr el autoconocimiento, aumentar la confianza y
actuar en consecuencia a lo propuesto.
- Entusiasmo: Para mejorar la calidad de la acción y disfrutar tanto del proceso como
del resultado.
La identidad profesional se basa en experiencias de aprendizaje decisivas durante los años
formativos de la primera vinculación con el campo elegido, habrá entonces que considerar
tres factores en la formación de la identidad profesional:
i. El individuo con su historia (identidad del yo)
ii. Con su historia como profesión dentro de un contexto institucional especifico, y
iii. Ambos en el contexto social actual (mundo profesional).
El desarrollo del yo profesional sigue la misma senda del desarrollo de yo personal. De la
calidad en la interrelación con las diferentes personas que intervienen en su proceso de
formación, se determinara la calidad del desarrollo del yo profesional.
El tipo de profesional que se llega a ser depende en gran medida del sistema de su yo
personal, de la opinión que se tenga de sí mismo, lo cual permite desarrollar la capacidad
de interrelaciones adecuadamente, de entrar y salir de situaciones nuevas, de adaptarse, y
de llenar las expectativas de los roles que debe ser capaz de asumir.

Bibliografía

 Martínez del Campo Rafael. (1973). Ética, México D.F: Editorial JUS.
 Maya Maya Ma. Cecilia, (2000), Identidad Profesional (versión electrónica),
Investigación Educativa, 98-104

También podría gustarte