Está en la página 1de 6

UCPEJV

FACULTAD DE HUMANIDADES

ESPAÑOL Y LITERATURA

Introducción a los Estudios Literarios

Análisis Literario micro relato Natación de Virgilio Piñera.

Adilén Matos de la Cruz

Grupo: 1-2

2017
NATACIÓN
Virgilio Piñera (Cuba, 1912-1979)

He aprendido a nadar en seco. Resulta más ventajoso que hacerlo en el agua. No


hay el temor a hundirse pues uno ya está en el fondo, y por la misma razón se
está ahogado de antemano. También se evita que tengan que pescarnos a la luz
de un farol o en la claridad deslumbrante de un hermoso día. Por último, la
ausencia de agua evitará que nos hinchemos.
No voy a negar que nadar en seco tiene algo de agónico. A primera vista se
pensaría en los estertores de la muerte. Sin embargo, eso tiene de distinto con
ella: que al par que se agoniza uno está bien vivo, bien alerta, escuchando la
música que entra por la ventana y mirando el gusano que se arrastra por el suelo.
Al principio mis amigos censuraron esta decisión. Se hurtaban a mis miradas y
sollozaban en los rincones. Felizmente, ya pasó la crisis. Ahora saben que me
siento cómodo nadando en seco. De vez en cuando hundo mis manos en las losas
de mármol y les entregoun pececillo que atrapo en las profundidades submarinas.
(1957)
El conocimiento de épocas pasadas nos ha llegado a través de la escritura y la
oralidad muchas veces son documentos de corta extensión que aparecen a lo
largo de todos los tiempos: instrucciones, sumerias y egipcias.

El microrrelato como fenómeno escritural debe verse en perspectiva histórica


como una de las más recientes (re)configuraciones de la escritura fragmentaria y/o
breve. La escritura breve se practica, desde los inicios de la literatura.

Los cuentos breves, son aquellos que no superan las veinte líneas, algunos ni una
sola línea, como decía Baltasar Gracián "lo bueno, si breve, dos veces bueno". Es
una construcción literaria narrativa distinta de la novela o el cuento. El microrrelato
también es llamado microcuento, cuento brevísimo o minicuento.

El microrrelato como género moderno, en el mundo castellanoparlante es ubicado


en el modernismo hispanoamericano y las vanguardias.

Los rasgos aplicables al microrrelato son varios. En “El microrrelato y la teoría de


los géneros” (2008), David Roas distingue una amplia lista de rasgos discursivos,
formales, temáticos y pragmáticos. Algunos de estos incluyen:

Rasgos discursivos: narratividad, hiperbrevedad, concisión. etc.

Rasgos formales: estructura simple, personajes mínimamente caracterizados,


espacios esquemáticos, condensación temporal, etc.

Rasgos temáticos: intertextualidad, metaficción, ironía, parodia, humor, etc.

Rasgos pragmáticos: exigencia de un lector activo.


El cuento a analizar es una breve narración de Virgilio Piñera titulado
“Natación”.En la introducción de sus Cuentos fríos, Virgilio afirma: “el lector verá....
que la frialdad es sólo aparente... que el autor está metido en el horno y que, como
sus semejantes, su cuerpo y su alma arden lindamente en el infierno que él mismo
se ha creado. Son fríos porque se limitan a exponer los puros hechos. El autor
estima que la vida no premia ni castiga, no condena ni salva, o para ser más
exactos, no alcanza a discernir esas complicadas categorías. Y como narrador, se
destaca por su humor negro, dentro de la línea del absurdo.

Esta especie de fijación denodada determina la brevedad de estos cuentos, que


van directo al grano, como si sus protagonistas no pudieran distraerse ni un
momento en este o aquel detalle, por el temor a caer de nuevo en la corriente de
la vida. Por eso, Piñera sigue a Robert Bresson al suprimir lo que desviaría la
atención hacia otra parte.

El título, Natación, nos hace pensar en un ejercicio o un esfuerzo humano, en un


naufragio, en un mar inmenso como la vida misma, en nadar para subsistir, para
mantenerse a flote.

Fase inicial:

Todo el primer párrafo, ¨He aprendido a nadar en seco. Resulta más ventajoso
que hacerlo en el agua. No hay el temor a hundirse pues uno ya está en el fondo,
y por la misma razón se está ahogado de antemano. También se evita que tengan
que pescarnos a la luz de un farol o en la claridad deslumbrante de un hermoso
día. Por último, la ausencia de agua evitará que nos hinchemos¨.
Narrado en primera persona, es un narrador omnisciente, comienza este relato
con un detalle íntimo o cotidiano -He aprendido a nadar en seco-, es decir,
aprendió a sobrevivir en un medio hostil, pasando vicisitudes y carencias, por lo
que ha aceptado ese modo de vida y se mantiene en un equilibrioaparente, pues
no le queda otra salida. A continuación se evidencian sus reflexiones en secuencia
que forman parte de la historia o del argumento del cuento. Y hace una reflexión
de por qué es más ventajoso nadar en seco que hacerlo en el agua, -en la claridad
deslumbrante de un hermoso día- utiliza los adjetivos deslumbrante y hermoso
para calificar al sustantivo día que le transmiten un matiz irónico y satírico en la
situación comunicativa expresada, el hambre, la necesidad, las carencias y el
tener que sobrevivir en la oscuridad y la miseria –a la luz de un farol-.

Virgilio no permite por mucho tiempo la identificación entre el personaje y el lector:


la exageración, la inconsecuencia, el comentario metaliterario, el adjetivo
hiperbólico, el desplazamiento emotivo, se encargan de realizar el distanciamiento.
Si para Virgilio el mundo es absurdo, así lo será la escritura tanto temática como
estilísticamente: la incongruencia de causa y efecto se verá reflejada en la
desproporción entre la importancia de los hechos narrados y la atención que
reciben en la narrativa.

Fase intermedia:

El inicio y desarrollo del conflicto comienzan en ¨No voy a negar que nadar en
seco tiene algo de agónico. A primera vista se pensaría en los estertores de la
muerte¨.

La ubicación del nudo de la historia está en la oración ¨Sin embargo, eso tiene de
distinto con ella: que al par que se agoniza uno está bien vivo, bien alerta,
escuchando la música que entra por la ventana y mirando el gusano que se
arrastra por el suelo¨.

De ahí, la ausencia de ambientes y descripciones. Ni siquiera vemos rostros.


Acorde con esta sobriedad casi ascética, el lenguaje se hace categórico, directo,
contundente siempre al servicio de una constante precisión. No hay elemento
expresivo que sobresalga de los demás. Su ley consiste en no dar brillo sino
nitidez. Esta es una escritura de lo imprescindible, donde cada frase parece hecha
para narrar sólo lo necesario. Este carácter de necesidad le confiere a los cuentos
la condición de lo inevitable, porque no es su lenguaje, sino su contenido el que no
se nos olvida. Tras leerlos, nos dejan la impresión de que, tarde o temprano
habrían sido escritos, pues no concebimos que estos seres absurdos y absortos,
dotados de una inocencia y autenticidad rara, no existieran nunca.

No hay compromiso con el lector, al que constantemente frustra con giros


inesperados, aunque suaviza la situación con un guiño inocente o humorístico. De
este modo el autor mantiene lo que José Bianco llamó “una irreductible
independencia”, aún ante el lector, en último término la única autoridad sobre su
obra. La independencia y la voluntariedad marcan a Piñera como verdadero
origenista. A través de sus relatos la condición humana parece estar determinada
y definida por el cuerpo, pero éste se convierte casi en espíritu, en voluntad,
“creando mundos compensatorios en los cuales ha desaparecido el dolor, la
maldad y la carencia” las cuales quedan reducidas a una máscara.

Fase final:

El conflicto planteado encuentra solución en ¨Felizmente, ya pasó la crisis. Ahora


saben que me siento cómodo nadando en seco¨.

El desenlace ocurre en ¨De vez en cuando hundo mis manos en las losas de
mármol y les entregoun pececillo que atrapo en las profundidades submarinas¨.
Esta carencia, que va desde la pobreza hasta el hambre, es una constante en su
obra narrativa. Como el narrador indica que ha tomado acción por decisión propia,
el relato pudiera interpretarse como un manifiesto, esto es, la toma de conciencia
de una postura firme que intenta mantener a costa de cualquier sacrificio. Los
miembros de Orígenes no pertenecían a las clases adineradas, y el hambre es un
tema frecuente para Piñera. Juega con otra frase de idéntico significado, “estoy
nadando en seco”, instalándose fácticamente este deseo inaudito e imposible.
Termina el micro-relato con una bella imagen que bien pudiera considerarse
lezamiana por su estilo y también por su tema, la dedicación incondicional a la
literatura: “Ahora saben que me siento cómodo nadando en seco¨.

Virgilio nunca se separó completamente del grupo Orígenes, y cuando más trataba
de afirmar su independencia, más origenista se confirmaba. Si su estancia en la
Argentina fue sin duda valiosa para su carrera, ya desde su primer cuento, “El
conflicto”, publicado en Cuba en 1942, se mostraba como escritor maduro que se
atreve a abusar de la lógica para demostrar su ineficacia.

“Cuando hundo mis manos en las losas de mármol y les entrego un pececillo que
atrapo en las profundidades submarinas” Mediante esta frase el autor expresa su
compromiso con la literatura y la vida ya que mientras más trabajo pasa y más
dificultades enfrenta, brota lo mejor de sí.

También podría gustarte