Está en la página 1de 29

l

~ ·

PLATON
*
,
DIALOGOS
' <
}'APOLOGiA DE SóCRATES !;~CRITON o DEL DEBER r; EUTIFRóN o
DE LA SANTIDAD 1; LAQUES O DEL VALOR ~ LYSIS O DE LA AMIS-
TAD 1; CARMIDES O DE LA TEMPLANZA !; ION O DE LA POESIA l;
i ~'PROTAGORAS O DE LOS SOFISTAS ~GORGIAS O DE LA RETORICA
\ "'!; MENó N O DE LA VIRTUD !; HIPIAS MAYOR O DE LO BELLO 1;
. ¡.
~
~CMTILO O DEL LENGUAJE t;'-TEET~TE~ ,9. LA CIENCIA ¡;7'sYM·
POSIO (BANQUETE) O DE LA ERóTICA !; ~FEDóN O DEL ALMA ~ ....
])r.:
r 11Lf\ ~EPúBLI~J\ ~ ])E ~(} Jl]S!O ¡;-~FEDRO O DEL AMOR !; TIMEO
1 O DE LA NATURALEZA 1; tRitiAS O DE LA ATLANTIDA

,. ESTUDIO PRELIMINAR
DE

FRANCISCO LARROYO
- - : - --_,...,._,., ..• ,o ••.,...r..•-..-........ _-'--";.~,- ~~..,=., "~ ,.,..,,,..,,. ··-·-'""·

¡ DECIMASEXTA EDfCION

~J
l

,
\ - ~

~
1·-··· . ~

1
i!f.LOSQFJ··
1 '

! . y Uífll.t.t
Mil4
l.
i EDITORIAL PORRúA, S. A.
l: AV. REPúBLICA ARGENTINA, 15
ll l\ MEXICO, 1976

l~l
¡

; ? ' '"-'
. • •. • f
hz - . ____,_ ~· .
294 PLATÓN

CRATILO.-No podría. . otros? Este punto no es fácil de de-


SócRATES.-Una cosa que estu- cidir. No es propio de un hombre
viera siempre en movimiento no po- sensato someter ciegamente su per-
dría ser conocida por nadie. Míen- sona y su alma al imperio de las
·,., tras que se aproximaba para cono- palabras; prestarlas una fe entera, lo
¡ cerla, se haría otra y de otra natu· mismo que a sus autores; afirmar
raleza; de suerte que no podría sa- que éstos poseen sólo la ciencia TEETETES O DE LA CIENCIA
berse lo que es y cómo es. No hay perfecta, y formar sobre sí mismo
inteligencia que pueda conocer el y sobre las cosas este maravilloso
objeto que conoce, si este objeto no juicio de que no hay nada estable,
tiene una .manera de ser determi- sino que todo muda como la atci- EUCLIDES DE MEGARA , .
nada. lla; que las cosas se parecen a los TERPSION DE MEGARÁ ~tbta salido de la infancia, tuvo con
CRATILO.-Es cierto. . , enfermos atacados de · fluxiones, y e _una conversación, quedando ena-
. SóCRATES.-Tá~poco pue?e. def que to~o está en un l?~vimient? EucunEs.-;-~Acabas de llegar del morado de la hon~~d de su carác-
cirSe que sea posible conocumentp y cambto perpetuos. Outza sea ast, c~11_1po, Terpswn, o hace tiempo que ~r. Y de sus. condiciOnes naturales.
alguno, mi querido Cratilo, si ti))- mi querido Cratilo; quizá sea de Vtmste? , . !ls tarde fut yo a Atenas, me refi-
das las c~sas mudan sin cesar; fsi ot~a manera. Es preciso, pues! _exa- ¡ . TERPSION.-:-Ya hace tiempo. He n.o lo que, habían hablado, y que
~ada substste y permane~e .. Porqpe mmar este punto c~m. resolu~wn y tdo a_: ?uscarte a la plaza pública y b~~n merecta s~r escucha~o, y aña-
SI lo que llamamos. c';mocimtento ¡no co.n. el mayor de~emmtento, st!l ~d- . ' extrane no haberte encontrado. dw, que, es~e JOven se distinguiría
1
·········cesa de ;se~ conoctm~ento, entonces .... mttu: t1,3(:1~ ~Ja ltgera. Eres ~tln]()· . .. ,! d EucLIDEs.-No estaba en la ciu- dlgun dta sr llegaba a la edad ma-
l'! el ~onocimrento subsiste, y hay leo- ven y estas en la edad del VIgor; y r ad. ; . . .. . . ura. . , .
nocimiento; pero si la forma mi$ma si en tus indagaciones llegas a ha- : TERPSION.-¿Pues dónde estabas? TERPSION.-El resultado a mi
· dei conocimiento llega · a mu.d ar, cer ~l~ún des~ubrimiento, . me harás ,. EucLIDEs.- Había b"!~ado al puer~ ?arecer, ~rueba que. d. ijo '.v. erdad.
~; entonces una forma reemplaza a participe de el. to, donde me encontre con Teete- . «N9, P0 cJria~ refer¡rmt! esa .. c()nver-
otra, y no hay conocimiento; y si CRATILO.-Así lo haré. Es preci- , tes, que le llevaban desde el cam- sacwn? . ·.·...·..··
e.sta sucesión de_ forTI_?.a~ n~ se de- so, sin embargo, que sepas, Sócra- ¡' pamento _de C?ri~to a Atenas. E~CLIDEs.-De viva V?z no, ¡por
hene nunca, no habra Jamas cono- tes, que yo he pensado ya mucho . . TERPSION.-¿ Vtvo o muerto? Zeus;, pero cuando volv1 a mi casa
cimiento. Desde este acto no habrá en esta cuestión, y que, bien pe- 1 . J?:ucLinEs. _;_ Vivía, atiri.qüe con anot~ los rasgos principales, los re·
ni persona. que ~onozca ni cosa q:te sado y examinado todo, me pa- ! dtftcult~d. Mucho sufría a cáusa de dacte P?r despacio a ~edida que
sea conocida. SI, .por ef contrano, rece qu_e Ja verdad · está d~ parte ·: sus hendas; pero lo que más le mo- le veman a !a metnona, y todas
lo a•·~ .:ono.ce exi~te; si lo que es de ~erachto. · ¡ les taba .e_ra . la enfermedad reinante as veces 9ue 1ba a Atenas pregun-
~unoctdo extste; si lo bello existe; SocRATEs.-Espero entonces, que- ! en el eJercito. taba a Socrates sobre los puntos
si el bien existe; si todos estos se- rido mío, que a tu vuelta me hables .' TERPSIÓN.-,.¿La disentería? que no recorsJaba, y con esto a la
res existen; no veo qué relación de esto otra vez. Ahora, ya que tie- ¡ EucunEs.-Sí. v:uelta corregta _lo que tenía nece-
puedan tener todos los objetos q.ue nes hechos tus preparativos, mar- 1 TERPSIÓN.-jQué hombre nos va stdad de corre~ción, de manera que
acabamos de nombrar con el flujo cha al campo. Hermógenes te acom- 1 a arrancar la muerte! tengo por escnto esta conversación
y el movimiento. ¿Estos objetos son, pañará. EucunEs.-En efecto, es una ex- como qui~n dice, ~or entero. '
en efecto, de esta naturaleza o son CRATILo.,...-Sea así, Sócrates. Pero celen,te persona, Terpsión. Acabo , TERPSION.-Es cierto, ya te lo ha-
de otra, es decir, como quieren los tú procura también pensar sobre el ¡· d~ otr a muchos hacer grandes elo- ~Ia 0 ~~o decir, Y tuve siempre ·la
partidarios de Heráclito y muchos objeto que acaba de ocuparnos. gws de la manera con que se ha mte~cwn de supli.car~e que me la
· portado en el combate. ensenaras, pero dilate el decírtelo
TERPSIÓN.-No me sorprende y hasta ahora. ¿No podríamos verla
lo extraño sería que no fuera ~sí . en este momento? Como vengo del

"'"' "
pÚa.~ .~~ :'
"~
. "1
~"~ "<1 ~ "4
,, f
f/A \1 /~
,_ ,_).•L.--'
Pero ¿cómo se detuvo aquí, en Me~ campo, tengo absolutamente necesi-
gara?
1 EucunEs.-Tenía empeño en vol-
dad de descanso
EucLIDEs ......::.co"mo hé acompaña-
/ ve_r, a su casa. Le supliqué y acon- d?, a Teetetes hasta Erineon, tam-
' SeJe que s~ detuviera, pero no qui- bten lo nece,sito: Vamos, pues, y un
so. Despues de acompañarle, y es- esclavo leera mtentras que nosotros
tan?,o de vuelta, recordé con admi- descansamos.
raci~n .cuán verídicas han ·sido las TERPSIÓN.-Tienes razón.
predtccwnes de Sócrates sobre mu
chos puntos, y particularmente so~ (Entran en casa de Euclides.)
b!~ Teetetes. Mas parece que ha-
btendole encontrado poco tiempo EUCLIDEs.-He aquí el libro,
antes de su muerte, cuando apenas Terpsión. En cuanto a la conversa-
ción, está escrita, no como si S6-
295
b...;,_ _ "'-·='- -.... ......
rr PLATÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 297
296
dos los .ióvenes con quienes he es- SóCRATEs.-Me presentas a un jo- este momento tal cual eres, y a mí
crates me la refiriera, sino como si tado en relación, y que son muchos, ven de alma noble. Dile que venga examinarte. Porque debes saber que
hablase directamente con los que no he visto uno solo que tenga me- a sentarse cerca de nosotros. Teodoro, que me ha hablado bien
tomaron parte en ella, que, según jores condiciones. En efecto, a una TEODORO. - Lo deseo. Teetetes, de tantos extranjeros y atenienses,
me dijo, fueron Teodoro y Teetetes. penetración de espíritu poco común ven aquí cerca de Sócrates. de ninguno me ha hecho el elogio
Para no entorpecer el discurso, he une la dulzura singular de su ca- SócRAT~s--:-Sí, ven, ~ee_tetes, para q\Je acaba de hacerme de ti.
suprimido las frases: he dicho, yo rácter, y por cima de todo es va- que al mtrarte vea mt ftgura, que TEETETES. - Quisiera merecerlo,
decía, conviene, lo negó, y otras se- liente cual ninguno, cosa que QO según dice Teodoro se pare~e a la Sócrates, pero mira no sea que lo
mejantes que no hacen más que in- creía posible y que no encuentro en tuya. _Pero s1 u~o y otr?. tuvtésemos haya dicho de chanza.
terrumpir, y he creído preferible otro alguno. Porque los que tienen una hra, l aquel. nos dl]~se que es- SócRATEs.-No acostumbra a ha-
que Sócrates hable directamente como él mucha vivacidad, penetra- taban umsonas, ¿_le c_reenamos des~ cerio Teodoro. Así no te retractes
il con ellos. ción y memoria, son de ordinario de lue~~ o exammanamos antes SI de lo .que acabas de concederme;· so
TERPSIÓN.-Me parece lo que has inclinados a la cólera, se dejan lle-
~1 hecho muy racional, Euclides. · var acá y allá, semejantes a un bu-
era mustco?
TEETETES. - Lo examinaríamos
· d h b "d
pretexto e a er ~~- o un pura
a
l
EucLIDES.-Vamos, toma este li- que sin lastre, y son naturalmente antes. · .chanzoneta lo, que dtjo;_ porq1:1e en
bro, tú, esclavo, y lee. más fogosos que valientes. Por el SóCRATES.-y -si llegáramos a des- este ~aso s~na necesano obhgarle
contrario, los que tienen más consis- cubrir que es músico, daríamos fe a. yemr aqm a prestar una ,declara-
l.l a su discurso; pero si no sabe ·la cton en regla, q~e no sena segu:
In
tencia en el carácter, llevan al es-
SóCRATES, TEODORO, música, no le creeríamos. ramente por · nadie rehusada. Ast
b.
tudio de las ciencias un espíritu en-
..... ·. '; TEETETES torpecido, y no tienen nada. Pero TEETETEs.-Sin duda. pues, atente a lo que me has pro-
! .. Teetetes iriáréháéh lacarrera ·de·las ·· . SócRATES. ~ Ahora; si queremos ·· metido; ·· ·· ··· ·· ·· ·· · · ·
.;it¡ SócRATES.-Si tuviese un interés ciencias y del estudio con paso tan asegurarnos ?el parecido de nues- '_fEETETES.-~uesto qu~ así lo
·· .. particular, Teodoro, por los de Cy- . fácil, tan firme y tan rápido, y .con tras fisonomtas, _me parece que es qmeres, es preciso cons¡:nhr en ello .
.. . rei:ie; te preguntaría lo qu.e allí pasa, una dulzura · comparable· al aceite, preciso averiguar si Teodoro está SócRATES. - Dime, ¿estudias la
e
f.
y me informaría del estado en que que corre sin ruido, que no me can- versado o no en la pintura. geometría con Teodoro?
. se hallan los jóvenes que se apli- so de admirarle y estoy asombrado TEETETES.-Así lo creo. TEETETES.-Sí.
¡¡......, can a la geom~tría y a los demás de que en su edad haya hecho tan SóCRATES.-Y bien, dime, ¿en- SócRATEs.-¿También la astrono-
C'. ramos de la fllosofta . Pero · como grandes progresos. · tiende Teodoro de pintura? mía, la armonía y el cálculo?
p!!Íf quiero con p:efere~cia a los nues- SócRATES. - Verdaderam'ente me TEETETES.-No, que yo sepa. TEETETES.-Hago todos mis es-
tros, estoy mas ans10so de conocer das una buena noticia. ¿Pero de SÓCRATES. - ¿Tampoco entiende fuerzos para cultivar estas ciencias.
1¡.
·,
quiénes, entre nuestros jóvenes, ofre- quién es hijo?
cen mayores esperanzas. Hago esta TEODORO.-Muchas veces he oído
indagación por mí mismo, en cuan- nombrar a su padre, mas no puedo
de geometría?
TEETETES.-Al contrario, entien-
SócRATEs.-Y yo también, hijo
mío, aprendo de Teodoro y de cuan-
de mucho, Sócrates. tos creo hábiles en estas materias.
~ to me es posible, y además me di- recordarle. Pero en su lugar he aquí SócRATEs.-¿Posee igualmente, la A la verdad, conozco bastante los
rijo a aquellos, que cerca de los al mismo Teetetes en medio de ese astronomía, el cálculo, la música demás puntos de estas ciencias, pero
cuales veo que la juventud se apre- grupo que viene hacia nosotros. Al- y las démás ciencias? me falta uno de poca importancia,
sura a concurrir. No son pocos los gunos de sus camaradas y él han TEETETES.-Me parece que sí. sobre el cual estoy perplejo, y que
que acuden a ti, y tienen razón, por- ido a untarse con aceite al estadio
que lo mereces por muchos concep- que está fuera de la ciudad, y me SócRATES.-No hay .que hacer deseo examinar contigo y con los
tos, y sobre todo .por tu saber en parece que después de este ejerci- mucho aprecio de sus palabras, que están aquí presentes.~Respónde­
geometría. Me darías mucho gusto cio vienen a nuestro lado. Mira, si cuando dice que hay entre nos- me, pues: aprender, ¿no es hacerse
si me dieras cuenta de algún joven le conoces. otros, por fortuna o por desgracia, más sabio en lo que se aprende?
alguna semejanza respecto a nues- TEETETES.-Sin duda.
notable. SócRATES.--.-Le conozco, es el hijo
TEODORO.-Con el mayor gusto, de Eufronios de Sunio; ha nacido tros cuerpos. · SócRATEs.-¿Los sabios no lo son
Sócrates, y para informarte, creo de un padre, mi querido amigo, que TEETETEs.-Quizá no. a causa del saber?
conveniente decir cuál es el joven es tal como acabas de pintar al hijo SóCRATEs.-Pero si Teodoro ala- TEETETES.-Sí.
que más me ha llamado la atención. mismo; que ha gozado, por otra base el alma de uno de nosotros SócRATES.-¿Qué diferencia hay
/ Si fuese hermoso temería hablar de parte, de una gran consideración, y por su virtud y sabiduría, el que entre éste y la ciencia? .
' él, no fueras a imaginarte que me ha dejado a su muerte una cuantio- oyera este elogio ¿no debería apu- TEETETEs.-¿Qué éste?
dejaba arrastrar por la pasión; <pero, sa herencia. Pero no sé el nombre rarse a examinar al hombre por él SócRATEs.-El saber. ¿No es uno
sea dicho sin ofenderte, lejos de ser de este joven. . elogiado, y descubrir sin titubear el s<>bio en las cosas que se saben? ·
hermoso, se parece a ti, y tiene, TEoDoRo.-Se llama Teetetes, Só- ' fondo de su alma? TEETETEs.-Sin duda.
como tú, la nariz roma y unos ojos crates. Sus tutores, a lo que pare- . TEETETES. - Seguramente, Sócra- e SócRATES ..,-Por consiguiente, ¿el
que se salen de las órbitas, si bien ce, ~ mermado algún tanto su pa- tes. saber y la ciencia son una misma
no tanto como los tuyos. En este trimonio, pero él se ha conducido SóCRATEs.-A ti corresponde, mi cosa?
concepto puedo hablar de él con con un desinterés admirable. querido Teetetcs, manifestarte en TEETETEs.-Sí.
confianza. Sabrás, pues, q\Je de to-

1
~-~-~
P LA,TÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 299
298
querido amigo, y tú me das liberal- del arte del zapatero y de cualquie- SócRATES.-Bien.
SócRATES.-He aquí justamente mente muchas; te pido un objeto ra otro ·arte. TEETETES.-En cuanto a los nú-
mis dudas, y no puedo formarme simple y me das objetos muy di- TEETETEs.-Es cierto. meros intermedios, tales como el
por mí mismo una idea clara de lo SócRATES. - Por consiguiente, tres, el cinco y los demás, que no
que es la ciencia. ¿Podremos expli- versos .
TEETETES.-¿Cómo? ¿Qué quie- cuando se pregunta lo que es la pueden dividirse en filas iguales de
car en qué consiste? ¿Qué pensáis ciencia, es ponerse en ridículo el números iguales, según acabamos
de esto y quién de vosotros lo dirá resSócRATES.-Nada
decir, Sócrates? .
quizá. Sin em- dar por respuesta el nombre de una de decir, y que se componen de un
el primero? El que se engañe, hará bargo, voy a explicarte lo que yo ciencia, puesto que es responder so- número de filas menor o mayor que
¡,: el burro, como dicen los niños cuan- pienso. Cuando nombran el arte del bre el objeto de la ciencia, y no el de las unidades de cada una de
t'¡ de juegan a la pelota, y el que so- zapatero, ¿quieres decir otra cosa
brepuje a los demás, sin cometer que el arte de hacer zapatos?
sobre la ciencia misma, que es a la ellas, de donde resulta que la su-
que se refiere la pregunta,· perficie que la representa está siem-
ninguna falta, será nuestro rey y TEETETES.-Así parece. · pre comprendida entre lados des-
1
nos obligará a responder a todo lo TEETETES.-No.
i¡ SócRATEs.-Y por el arte ·del car- SócRATES.-Eso es tomar un lar- iguales, a estos números los hemos
·¡' que quiera. ¿Por qué guardáis silen- pintero, ¿quieres decir otra cosa que go rodeo, cuando puede responder- llamado oblongos, asimílándolos a
1 cio? ¿Os será importuno, Teodoro, la ciencia de hacer obras de ma- se sencillamente y en pocas pala- superficies oblongas. ··
\ a causa de mi afición a la polémica bras. Por ejemplo, a la pregunta: SócRATES.-Perfectamente. ¿Qué
y del deseo que tengo de empeña- dera?
JI TEETETES.-No. ¿qué es el barro? Es muy fácil y habéis hecho después de esto?
ros en una conversación, que pue-
¡ SócRÁTES. - Tú especificas, con
de haceros amigos y hacer que nos - relación a estas dos artes, el objeto
sencillo responder, que es tierra
l mezclada con agua, sin acordarse
TEETETES.-Hemos comprendido,
bajo el nombre de longitud,! las lí-
•• conozcamos los unos a los otros? a q_ue se dirige cada .1111a de -estas . . ·: -----de--los--diferentes . obreros -que se sir- neas que cuadran . el número plano
···· ··. Ti:ooóRo.-Nada de eso; Sócrates. ciencias. · ·· ··· ··· ····· · ven de él. y equilátero, y bajo el nombre de
Invita a algunos de estos jóvenes, TEETETEs.-Sí. TEETETES.-.:La cosa me parece raíz, 2 las que cuadran el número
porqu.<; y() n() tengo ninguna prác- - SócRATEs.~Pero el objeto de mi i
tica en esta manera de conversar; · pregunta, Teetetes, no es saber cuá-
1 ahora fácil, Sócrates. La cuestión oblongo, que no son conmensura-
1
e:; de la misma naturaleza que la bies por sí mismas en longitud con
\IG• ni estoy ya en edad de poder acos- les son los objetos de las ciencias, que nos ocurrió hace algunos días relación a las primeras, sino sólo

¡c...,
tumbrarme, mientras que es conve- porque no nos proponemos contar-
L.;. niente a ellos, que sacarán mucho las, sino conocer lo que e13 la cien-
más provecho que yo. La juventud cia en sí misma. ¿No es cierto Jo
a tu tocayo Sócrates y a mí en una
conversación que tuvimos.
por las superficies que producen. La
misma operación hemos hecho res-
'" SócRATEs.-¿Qué cuestión, Tee- pecto a los sólicJ.os.
fH~ es susceptible de progreso en todas que digo? - tetes? SócRATES. - . Perfectamente, hijos
direcciones. Pero no •dejes a Teete- TEETETES.-Tienes razón. TEE:ETE~.-Teodoro nos ~nseña- míos, y veo claramente que Teodoro
tes, ya que has comenzado por él,
y pregúntale.
SócRATEs.-Considera lo que te
voy a decir. Si se nos preguntase
ba alg~n calculo sobre Jas rmces de no es culpable de falso testimonio.
SócRATES. - Teetetes, ¿entiendes qué son ciertas cosas bajas y comu- los numeros, dem_ostrandonos que i TEETETES.-Pero, Sócrates, no me

lo que dice Teodoro? Supongo que las de tres y de cmco no son con- considero con fuerzas para respon-
~ ' nes, por ejemplo, el barro, y respon- mensurables e~ longitu_d c_on ~a de der a lo que me preguntas sobre la
no querrás desobedecerle, ni en esta diéramos que hay barro de olleros,
clase de cosas es permitido a un barro de muñecas, barro de tejeros, uno, y en ~egmda_ contmuo as1 has- ciencia, como he podido hacerlo so-
joven resistir a lo que le prescribe ¿no nos pondríamos en ridículo? ta la de ...diez y srete, en la que se bre la longitud y la raíz, aunque tu
un sabio. Dime, pues, decidida y detuvo. Ju~g~n~o, pues, 9-ue las raí- pregunta me parece de 1~ mism~
TEETETES.-Probablemente. ces eran mfmrtas en numero, nos naturaleza que aquélla. Asr es posr-
-'_francamente lo que piensas de la SócRATEs.-En primer lugar, por- vino al pensamiento intentar el com- ble que Teodoro se haya equivoca-
ciencia. que creíamos con nuestra respuesta prenderlas bajo un solo nombre, do al hablar de mí.
TEETETES,-Hay que responder, dar .lecciones al que nos interroga,
puesto que ambos me lo ordenáis. repitiendo el barro y añadiendo los que conviene a todas. SócRATEs.-¿Cómo no? Si, ala-
Pero también, si me equivoco, vos- obreros que en él se emplean. ¿Crees SócRATES. - ¿Habéis hecho ese bando tu agilidad en la carrera, hu-
otros me corregiréis. descubrimiento? biese dicho que nunca había visto
tú que, cuando se ignora la natu- . TEETETES:-1\;t:e parece que sí; joven que mejor corriese, y en se-
SócRATES.-Sí, si somos capaces raleza de una cosa, se sabe lo que
Juzga por ti mrsmo. guida fueses vencido por otro co-
de eso.
l TEETETES.-Me parece, pues, que su TEETETES.-De
lo que se puede aprender con Teo-
nombre significa?
ninguna manera.
SócRATEs.~Así pues, el que no
doro, como la geometría y las otras tiene idea alguna de la Ciencia, no
SÓCRATEs.-Veamos.
TEETETES.-Dividimos todos los
números en dos clases: los que pue-
den colocarse en filas iguales, de tal
rredor que estuviese en la fuerza
de la edad y dotado de una ligereza
extraordinaria, ¿crees tú que sería
por esto menos verdadero el elogio
artes de que has hecho mención, comprende lo que es la ciencia de
son otras tantas· ciencias; y hasta manera que el número de las filas de Teodoro?
1 todas las artes , sea la del zapatero losTEETETES.-No,
zapateros. . sea igual al de unidades de que cada TEETETES.-No.
sin duda. una consta, las hemos llamado cua-
o la de cualquier otro oficio, no
son otra cosa que ciencias.
SócRATES.-Te pido una cosa, mi
· SócRATEs.-La ignorancia de la
ciencia lleva consigo la ignorancia t drados y equiláteros, asimilándolos
n ¡, wpodici" cuodmd".
1

'
o raíz racional.
o ,.¡, imcionnl.

lw - -: · .--~~-- -
TEETETES O DE LA CIENCIA 301
300 PLATÓN
este secreto a los demás. Ignoran, glar matrimonios, porque distinguen alumbramiento, no los cuerpos, sino
SócRATEs.-¿ Y crees que, como querido mío, que yo poseo este arte, perfectamente qué hombre y qué las almas . La gran ventaja es .que
antes manifesté, sea cosa de poca y .como lo ignoran, mal .pueden pu- mujer deben unirse para tener hijos me pone en estado de discernir con
importancia el descubrir la natura- robustos? seguridad, si lo que el alma de un
leza de la ciencia, o por el contra- blicarlo; pero dicen que soy un TEETETEs.-Eso no lo sabía. joven siente es un fantasma, una
hombre extravagante y que no ten-
rio, crees que es una de las cues- SócRATEs.-Pues bien, ten por quimera o un fruto real. Por otra
go otro talento · que el de sumir a
tiones más arduas? todo el mundo en toda clase de du- cierto que están ellas más orgullo- parte, yo tengo de común con las
TEETETES.-La tengo ciertamente sas de esta última cualidad que de parteras que soy estéril en punto a
h por una de las más difíciles. das. ¿No has oído decirlo?
r SócRATES.-Así pues, no desespe- TEETETES.-Sí.
SócRATES. - ¿Quieres saber la
su destreza para cortar el ombligo. sabiduría, y en cuanto a lo que mu-
En efecto, medítalo un poco. ¿Crees chos me han echado en cara dicien-
f,., res de ti mismo, persuádete de que
causa? tú que el arte . de cultivar y reco- do que interrogo a los demás y que
.. Teodoro ha dicho verdad, y fija to- TEETETEs.-Con mucho gusto. ger los frutos de la tierra sea el no respondo a ninguna de las cues-
Í!,, da tu atención en comprender la SócRATES.-Fíjate en lo que con- mismo que el de . saber en qué tie- tiones que se me proponen, porque
' < }· naturaleza y esencia de las demás cierne a las parteras, y co¡nprende- rra es preciso poner tal planta o tal yo nada sé, este cargo no carece de
cosas y en particular de la ciencia. rás mejor lo que quiero decir. Ya semilla, o piensas que son estas dos fundamento. Pero he aquí por qué
[' TEETETEs.-Si sólo dependiera de sabes que ninguna de ellas, mien- artes diferentes? ,.,.,bro de esta manera. El Dios me
esfuerzos, . Sócrates, es seguro que tras puede concebir y tener hijos, TEETETEs.-No, creo que · es el impone el deber de ayudar a los
yo llegaría a conseguirlo. se ocupa en partear a las demás mismo arte. demás a parir, y al mismo tiempo

SócRATES.-Pues adelante, y pues- mujeres, y que no ejercen este ofi- 1 SócRATEs.-Y con relación a la no permite que yo mismo produz-
1 to que tú mismo te pones en .elca.-. · cio sino cuando --ya no son suscept.i~ , .. mujer; ·querido mío; ·¿crees que este · ca · nada: Ésta es la causa de ·· que ··
!l 1 mino, toma por ejemplo la preciosa bles de preñez.
respuesta de las raíces, y así como
l doble objeto depende de dos artes no esté versado en la sabiduría Y
TEETETES.-Es derto. 1 diferentes? de que no pueda alabarme en nin-
las has abarcado todas bajo una idea · ·· SócRAtEs.-Dícese que Artemis~> r TEETETEs._:_No hay trazas de eso. gún descubrimientO que sea una
general, trata de i::óíriprender en ha dispuesto así las cosas, porque SócRATES.-No, pero a causa de . producción de mi alma. En coro-
'¡" : igual una
forma todas las ciencias en preside a los alumbramientos, aun-
sola definición. que ella no pare, No ha querido
los enlaces _mal hecho~ de que se pensación, los que conversa~ con-
' ~ :. el;lcargan ciertos medianeros, _las migo, si . bien algunos de ello~ s_e
t~ •,' TEETETES.-Sabrás, Sócrates, que dar a las mujeres estériles el empleo parteras, celosas de su reputaciÓn, muestran muy i~norantes al pnnci-
he ensayado más de una vez acla- de parteras, porque la naturaleza• no quieren tomar parte en tales mi- pio, hacen maravillosos progresos a
rar este punto, cuando oía hablar humana es demasiado débil para 1
de ciertas c~estiones que se decía ejercer un arte de que no se tiene ¡ siones por temor de que se las acu- medida que me tratan, y todos se
se de hacer un mal oficio, si se sorprenden de este resultado, y es
que procedían de ti, y hasta ahora ninguna experiencia, y ha encomen- mezclan en ellas. Porque por lo de- porque el Dios quiere fecundarlos .
. no puedo lisonjearme de haber en- dado este cuidado a las que han más, sólo a las parteras, verdade- Y se ve claramente que ellos nada
contrado una solución satisfactoria, pasado ya la edad de concebir, para ramente dignas de este nombre, co- han aprendido de mí, y que han
ni he hallado a nadie que responda honrar de esta manera la semejan- rresponde el arreglo de matrimonios. encontrado en sí mismos los nume-
a esta cuestión como deseas. A pe- za que tienen con ella. TEETETEs.-Así debe ser. rosos y bellos conocimientos que
, sar de eso, no renuncio a la espe- TEETETES.-Es probable. SócRATES.-Tal es, pues, el oficio han adquirido, no habiendo hecho
ranza de resolverla. SócRATES. - ¿No es igualmente de part~ras o matronas, que' es muy yo otra cosa que contribuir con el
SócRATES.-Esto consiste en que probable y aun necesario, que las inferior al mío. En efecto, estas Dios a hacerles concebir.
experimentas los dolores del parto, parteras conozcan mejor que nadie mujeres no tienen que partear tan "La prueba es que muchos, que
mi querido Teetetes, porque tu al- si una mujer está o no encinta? pronto quimeras o .cosas imagina- ignoraban . este misterio y se atri-
ma no está vacía, sino preñada. TEETETES.-Sin duda. rias como seres verdaderos, lo cual huían a sí mismos tal aprovecha-
TEETETES.-Yo no lo sé, Sócra- SócRATES.-Además, por medio de no es tan fácil distinguir, y si las miento, habiéndome abandonado an-
tes, y sólo puedo decir lo que en ciertos brebajes y encantamientos matronas tuviesen en esta materia tes de lo que convenía, ya por des-
mí pasa. saben apresurar el momento del e! discernimiento de lo verdadero y precio a mi persona, ya por insti-
SócRATES.-Pues bien, pobre ino- parto y amortiguar los dolores, cuan'· de lo falso, sería la parte más bella gación de otro, desde aquel mamen-
cente, ¿no has oído decir que yo do ellas quieren; hacen parir las e importante de su arte. ¿No lo to han abortado en todas sus pro-
soy hijo de Fenarete, partera muy que tienen dificultad en librarse, y crees así? ducciones, a causa de las malas
hábil y de mucha nombradía? facilitan el aborto, si se le juzga TEETETES.-Sf. amistades que han contraído, y han
TEETETES.-Sí, lo he oído. necesario, cuando el feto es prema- SócRATES.-El oficio de partear, perdido por una educación viciosa
SócRATES.-¿ Y no has oído tam- tal como yo lo desempeño, se pa- lo que habían ganado bajo mi di-
bién que yo ejerzo la misma pro- turo. TEETETES.-Es cierto. rece en todo lo demás al de las ma- rección. Han hecho más caso de
fesión? SócRATES. - ¿No has observado tronas, pero difiere en que yo lo quimeras y fantasmas que de la ver-
TEETETES.-No. otra de sus habilidades, que con- ejerzo sobre los hombres y no sobre dad, y han concluido por parecer
SócRATES.-Pues has de saber que las mujeres, y en que asisten al ignorantes a sus propios ojos y a los
siste en ser muy entendidas en arre-
es muy cierto. No vayas a descubrir

~ - oc--'~:--·.·:· · _,;¡:-:"'----~~ --- .


PLATÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 303
302
de los demás. De este número es No pueden persuadirse de que yo SócRATES.-Es natural pensar que ni de una cualidad determinada, si-
Arístides, hijo de Lisímaco, 3 y mu- nada hago que no sea por cariño un hombre tan sabio no hablase al no que de la traslación, del mov~­
chos otros . . Cuando vienen a reno- hacia ellos, y están muy distantes de aire. Sigamos, pues, el hilo de tus miento y de su· mezcla recíproca se
ver su amistad conmigo, haciendo saber que ninguna divinidad quiere razonamientos. ¿No es cierto que forma todo lo que decimos que exis-
los mayores esfuerzos para obtener- mal a los hombres, y que yo no algunas veces, cuando corre un mis- te, sirviéndonos en esto de una ex-
la, mi genio familiar me impide obro así porque les tenga mala vo- roo viento, uno de nosotros siente presión impropia, porque nada exis-
conversar con algunos, si bien me luntad, sino porque no me es per- frío y otro n:o lo siente, éste poco te sino que todo deviene/ Los sa-
lo permite con otros, y éstos apro- mitido en manera ·alguna conceder y aquél mucho? bios todos, a excepción de Parméni-
vechan como la primera vez. A los como verdadero lo que es falso, ni TEETETEs.-Seguramente. des, convienen en este punto, como
que se unen a mí les sucede lo mis- tener la verdad oculta. Intenta, pues, SócRATES. - ¿Diremos entonces Protágoras, Heráclito, Empédocles¡
que el viento, tomado en sí mismo, los más excelentes poetas en uno y

.
mo que a las mujeres embarazadas; de nuevo, Teetetes, decirme en qué
día y noche experimentan: dolores consiste la ciencia. No me alegues es frío o no es frío? O bien ¿ten- otro género de. poesía, Epicarmo en
dremos fe en Protágoras, que quie- la comedia, Homero en la tragedia,

'
' de parto e inquietudes más vivas que esto supera tus fuerzas , porque
j que las ordinarias que sienten las si el Dios quiere, y si para ello ha- re que sea frío para aquel que lo cuando dice:
siente, y que no lo sea para el otro? "El Océano, padre de los dioses
~-
mujeres. Estos dolores son los que ces un esfuerzo, llegarás a canse-
TEETETEs.~E s probable. y Tetis su madre, con lo que da a
yo puedo despertar o apaciguar, guirlo. SócRATES.-El viento, ¿no parece entender que todas las cosas son
cuando quiero, en virtud de mi arte. . TEETETES.-Después de tales ex-
Todo esto es respecto a los que me citaciones de tu parte, Sócrates, se- tal al uno y al otro? producidas por el flujo y movimien-
. .. tratan .. Alguna vez también, Teete- ría vergonzoso no hacer los mayo- TEETETES.-Sí. to. ¿No juzgas que es esto lo que
·· SócRATES:~Parecer ··¿no ·es;· resc ····ha- --querido· decir?"··
tes, cuando veo a alguno cuya alma res esfuerzos piii:á deCirte lo que
no me parece preñada, convencido uno tiene en el espíritu. Me parece pecto a nosotros mismos, la misma TEETETES.-Sí.
de que no -tiene ninguna necesidad qJle el que sabe una cosa, siente cosa que sentir? SócRATEs.-¿Quién podrá en lo
TEETEt'ES :~Sih dudiL ·· sucesivo; sin ponerse en ridículo,
de mí, trabajo con el mayor cariño aquello que él sabe, y eri cúiiritó
en proporcionarle un acomodamien- puedo juzgar en este momento, la SócRATES.-La apariencia y la hacer frente a un ejército semejan-
to, y puedo decir quecon el soco- ciencia no se diferencia en nada de sensación son lo mismo con relación te, que tiene a Ia cabeza a Homero?
l.:: al calor y a las demás cualidades TEETETEs.-No es fácil, . Sócrates.

~
rro · del Dios conjeturo felizmente la sensación. • sensibles, puesto que parecen ser SóCRATEs.-No, sin duda, Teete-
respecto a la persona a cuyo ·lado /SÓcRATES.-Has respondido bien
y bajo cuya dirección debe ponerse. Y con decisión, hijo mío; es preci" 4 para cada uno tales como las siente. tes; tanto más cuanto que apoyan
Por esta razón he colocado a m u- so decir . siempre las cosas como se TEETETES.-Probablemente. en pruebas fuertes su opinión de
SócRATES.-Luego la sensación, que · 'el movimiento es el principio
chos con Pródico y otros sabios y piensan/ Se trata ahora de exami- en tanto que ciencia, tiene siempre de lo que nos parece existir y de la
divinos personajes. nar en conjunto si esta concepción
1:l.i "La razón que he tenido para de tu alma es sólida o frívola. ¿La
un objeto real y no es susceptible generación, y el reposo el del no
de error: ser y el de la corrupción. En efecto, .
extenderme sobre este punto, mi ciencia es la sensación, según di- TEETETES.-Así parece. el fuego y el calor, que engendra y
querido amigo, es que sospecho, así ces? , SócRATEs.-¡En nombre de las entretiene todo lo demás, son pro-
como tú dudas que tu alma está r TEETETES.-Sí. . . ., Cárites! Protágoras no era muy sa- ducidos por la traslación y el roce
preñada y a punto de parir. Con- SócRATEs .. - . Esta defmtcton que bio cuando ha mostrado enigmáti- que no son más que movimiento.
dúcete, pues, conmigo, teniendo pre- d_as de la CI~ncta, no es de despre- camente su pensamiento a nosotros, ¿No es esto lo que da origen al
sente que soy un hijo de partera, c~ar; es la mtsma que ha dado Pro- que pertenecemos al vulgo, mien- fuego? ·
experto en este oficio; esfuérzate en tagoras, aunque se haya expresado tras que ha d~scubierto a sus discí- TEETETEs.-Sin duda.
responder, en cuanto te sea posible, de otra n;anera. El hombre, dice, pulos la .cosa tal cual es. SóCRATEs.-La especie de los ani-
a lo que te propongo; y si después es la _medz~a de todas las c'?sas, de TEETETEs.-¿Qué quieres decir males, ¿debe igualmente su produc-
de haber examinado tu respuesta la exzstencza de las que exzsten, y con esto, Sócrates? ción a los mismos principios?
creo que es un fantasma y no un de. la no ~xistenci~ de !os que no SócRATES.-Voy a decírtelo. Se TEETETEs.-Seguramente.
fruto verdadero, y si en tal caso te exzsten. Tu has letdo sm duda su . trata de una opinión que no es de SócRATEs.-¡Pero qué! ¿Nuestro
lo arranco y te lo desecho, no te obra. , , pequeña importancia. Pretende que cuerpo no se corrompe por el repo-
enfades conmioo, como hacen las TEETETES.-SI, Y mas de una vez. ninguna cosa .es una, tomada en sí so y la inacción, y no se conserva
que son madr~s por primera vez. SócRATEs.-¿No es su . _opinió? misma, y que a ninguna cosa, sea principalmente por el ejercicio y el
Muchos, en efecto, querido mío, se que las cosas so?, con relac10n a mi, la que sea, se la puede atribuir con movimiento? ·
han irritado de tal manera cuando tales como a m1 me parecen, y con razón denominación ni ctTalidad al- TEETETES.-Sí.
1
les combatía alguna opinión extra- relación a ti, tales como a ti te pa- guna; · que si se llama grande una SócRATEs.-El alma misma, ¿no
vagante, que de buena gana me hu- recen? Porque somos hombres tú cosa, ella parecerá pequeña; si pe- adquiere las ciencias, no se conser-
0
hieran despedazado con sus dientes
·. . Y TEETETES.-Eso
Y· es lo que dice sa~a,_ ,Parecerá ligera, y así d~ l_o de- v~, y no se hace ~ejo~_por el estu-
mas; : porque nada es uno, m 1gual, dto y por la med1tac10n, que son
a Nieto de Arístides, el justo. efectivamente.
1
\
.... . ss:t.=aJi•·
p-
I
304 PLATÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 305
movimientos; mientras que el repo- sostener, en efecto, que un color pa- que no; pero si lo hago teniendo SócRATES.-¿No diremos, en ter-
so y la falta de reflexión y de estu- rece tal a un perro o a otro animal en cuenta la precedente, para evi- cer lugar, que lo que no existía
dio la impiden aprender nada, y la cualquiera, y que lo mismo te pare- tar contradecirme, te diré que sí. antes y existe después, no puede
h acen olvidar lo que ha aprendido ? ce a ti? SócRATEs.-¡Por Hera! Eso se lla- existi r sj no pasa por la vía de la
TEETETES.-Nada más cierto. TEETETES.-No, jpor Zeus! ma responder bien y divinamente, generación?
SócRATEs.-¿ El movimiento es un SócRATES.-¿Podr!as, por lo me- mi querido amigo. Me parece, sin TEETETEs.-Así lo pienso.
.- bien para el alma como para el - nos, asegurar que mnguna _cosa pa- embargo, qtie si dices que sí suce- SócRATEs.-Estas tres proposicio-
cuerpo, y el reposo de un mal? _ rec~? ~ otro h?mbr~ la ~~s~a que derá algo parecido al dicho de Eu- nes se combaten, a ·mi entender, en
t1
TEETETES.-Así parece. a ti. <.Y no afirmanas ~as bten. que rípides: nuestra lengua estará al nuestra alma, cuando hablamos de
, .T . , , nada se te presenta ba¡o el mtsmo

'
~~ abrigo de toda crítica, pero no nues- las tabas, o cuando decimos que en
11
_ _ SocRATES.-¿ - e d.Ire aun, respec- aspecto, porque nunca eres seme- tra intención. 4 la edad que yo tengo, no habiendo
l' to _a la calma, .a l tiempo sereno Y 1 •ante a ti mismo? TEETETES.-Es cierto. experimentado aumento ni disminu-
. ~
otras -cosas
·_ · seme¡antes
-d ' que- el reposo - TEETETES.-Soy
·-- -- -- -de este parecer
SócRATEs.-Si uno y otro fuése- ción, soy en el espacio de un año,
d 1
P~ ~e Y pier e todo Y que e mo- más bien ue del otro. mos hábiles y sabios, y hubiésemos primero más grande y después más
VliDiento
· ? . produce
, el efecto contra- S'OCRATES.- q s·1 e1 organo
' con que agotado las indagaciones sobre todo peque_ño que tú, que · eres joven, no
no. ¿Lle_yare a1 colmo estas prue- medimos o tocamos un objeto fuese lo que es del resorte del pensamien- porque mi masa haya disminuidO,
has, forzandote a conf~sar que , por grande, blanco o caliente, no llega- to, no nos quedaba más que· ensa- sino porque la tuya ha aumentado.
la cadena de ?ro de 9-ue ~abla. Ho- ría nunca a ser otro, aun cuando se yar mutuamente nuestras fuerzas; Porque yo soy después lo que no
mero, no entiende m d~signa otra le aplicara a un objeto diferente, si disputando a la manera de los so- era antes, sin haberme hecho tal,
?osa que el s?l, po~que mientras, que n~ se . v~rificaba en él algún cam:: _ fistas, y refutando resueltamente puesto que me es imposible devenir
este y los cielos .se mueven circu- b10. De Igual modo, si el objeto me- Unos discUrsos con otros disCUrsos. sin haber antes -devenido;--y puesto
l~rmente, t?do existe, todo. se roan- dido o tocado tuviera alguna de Pero como somos ignorantes, toma- que no habiendo perdido nada de
tiene, lo mismo para los dwses qu~ aquellas <:ualidades, aun ...cua ndo le __ __ remos el partido de examinar ante mi masa, no he podido hacerme más
para los ho~bres; al paso que, SI fuera aplicado otro órgano o el mis" todas cosas lO qué tenemos en el pequeño. Una vez sentado esto, no
esta revolucion llegase a detenerse mo, después de haber sufrido algu- alma, para ver ·si nuestros pensa- podemos dispensarnos de admitir
y a :verse en cierta manera encade- na alteración, no por esto llegaría mientas están de acuerdo entre sí una infinidad de cosas semejantes.
nada, t9das las cosas perecerían; y, - a ser otro; -si él no experimentaba o si ellos se combaten. ' Teetetes, ¿qué piensas de esto? Me
como se dice comúnmente, se vol- cambio alguno. Tanto más, querido ·' TEETETEs.-Sin duda, es lo que parece que. no son nuevas para ti
vería lo de abajo arriba? amigo, cuanto que según la otra opi- t deseo estas matenas.
TEETETES.-Así me parece, Só- nión nos veríamos precisados a ad- '~ · _ ., _ TEET_ETES.-iPor todos los dio-
crates; eso es lo que ha querido de- mitir cosas realmente sorprendentes ' SócRATES. Y yo tambten. Senta ses! Socrates, estoy absolutamep.te
cir Homero. . y ridículas, como dirían Protágoras
do ~sto, y puest? .9ue. tenemos todo sorprendido con todo _esto, y algu-
el h~mpo necesano, ¿no po~remos nas veces cuando echo una mirada
SócRATES.-Concibe, querido mío, y cuantos quisiesen sostener su pa- consrderar con anchu~a Y sm mo- adelante, mi vista se turba entera-
desde luego con relación a los ojos, recer. lestarnos, pero sond~andonos real- mente.
que lo que llamas color blanco no TEETETEs.-¿De qué hablas? m:nte a nosotros. m~smos, lo que SócRATEs.-Mi querido amigo, me
_es algo que existe fuera de tus ojos, SócRATES.-Un sencillo ejemplo te P. eden ser estas rm~g~n;s que ~e parece que Teodoro no ha formado
ni en tus ojos; no le señales nin- hará comprender lo que quiero de- pmtan en nuestro. espmtu_. Despues un juicio falso sobre el carácter de
gún lugar determinado, porque en- cirte. Si pones seis tabas enfrente de haberlas .exammado drremos, yo tu éspíritu. , La turbación es un sen-
_tonces no tendría un rango fijo, una de cuatro, diremos que aquéllas son creo, en pnmer lu_gar, que ~unsa timiento propio del filósOfo, y el
existencia dada y no estaría ya en más y que superan a las cuatro en una c~sa se hace mas gr~nde m m~s primero que ha dicho que Iris era
vía de generación. una mitad; si pones las seis enfren- pequena _Por la masa.' m por el nu; hija de Taumas, no explicó mal la
TEETETEs.-¿ Y cómo me lo re· te de las doce, diremos que quedan m~ro, m.Ientras substst; Igual a sr genealogía.s ¿Comprendes, sin em-
presentaré? reducidas a menor número~ porque mrsma. ¿No es _verdad· bargo, por qué las cosas son tal co-
SócRATES.-Sigamos el principio, so!l la mitad de doce. ¿Podría ex- TEETETEs.-S!. mo acabo de decir, como consecuen-
que acabamos de sentar, de que no phcarse. ~sto ?e otra manera? ¿Lo SócRATES.-En segundo lugar, que cía del sistema de Protágoras, o aún
existe nada que sea uno, tomado consentmas tu? una cosa a la que no se añade ni no lo comprendes?
en sí.. De esta manera lo negro, lo TEETETES.-Ciertamente que · no. s~ q~_ita. na.da no pue?e au~entar TEETETES.-Me parece que no.
blanco y cualquiera otro color nos SócRATES.-jPero qué! Si Protá- ~u dtsmmmr, y subsiste srempre SócRATEs.-Me quedarás obliga-
parecerán formados por la aplica- goras o cualquiera otro te pregun-
ción de los ojos a un movimiento tase: Teetetes, ¿es posible que una Igual. do, si penetro éontigo en el sentido
conveniente, y lo que decimos ser cosa se haga más grande o más nu- TEETETEs.-Es incontestable. verdadero, pero oculto, de la opi-
tal color no será el órgano aplicado, merosa de otra manera que median- 4 Sócrates alude al famoso verso de
ni la cosa a la que se aplica, sino te el aumento? ¿Qué responderías? . s Taumas viene del verbo griego
Hip6lito, de Eurípides: la lengua ha que significa asombrarse. Iris, que lo
un no sé qué intermedio y peculiar TEETETES. - Sócrates, fijándome jurado, pero el corazón no ha prestado sabe todo, representa la ciencia y la
de cada uno de nosotros. ¿Podrías sólo en la cuestión presente, te diré juramento. filosofía.
20

~-e=-:---- -__ :.;.,; -;"'""~ -


¡¡· ~

306 PLATÓN 1
~ TEETETES O DE L A CIJ:INCIA 307
mon de este hombre, o más bien en movimiento, y que este moví-
de estos hombres célebres. miento es lento o rápido; que lo •
se dijo al principio, que nada es uno
• tomado en sí; que cada cosa se hace
mención, están en estado de exi.s..
tencia, sino que están siempre en
TEETETEs.-¿Cómo no he de que- que se mueve lentamente, ejerce su
.. lo que es por su relación con otra, vía de generación.
dar agradecido y hasta infinitamen- movimiento en el mismo lugar Y so-
te agradecido? bre los objetos próximos que e.n- r • y que es preciso suprimir absoluta-
SócRATEs.-Mira alrededor por si gendra de esta manera, y que lo. que · • mente la _palabra ser. , Es cierto que
TEETETES.-Cuando te oí. hacer lu
explicación, me pareció _
algún profano nos escucha. Entien- así engendra tiene más lentitud; muchas veces, y ahora mismo, nos mente fundada, y estoy persuadido
do por profanos los que no creen que, por el contrario, lo que se mue- hemos visto precisados a usar esta de que debe creerse que las cosas
que exista otra cosa que lo que pue- ve rápidamente, de~plegan?o su roo- palabra por hábito y como resulta- son como tú las has explicado.
den coger a manos llenas, y que no vimiento sobre objetos lepnos, en- do de nuestra ignorancia; pero el SócRATEs.-No despreciemos lo
colocal_l en el rango de lc:s seres las gendra de esta mapera, y ~o que así parecer de los sabios es que no se que todavía tengo que exponer. Te-"
op~racwnes. del alma, ~1 }~s . g~ne- engendra tiene mas v.elocidad, po~­ debe usar ni decirse, hablando de nemos aún que hablar de los sue..
1
•j
;
racwnes, m lo que es mvisi?le; que corre en. el espaciO, y su m?yi-
TEETETES.-Me hablas, Socrates, miento consiste en la traslacwn:
mí o de cualquiera otro, que yo soy
alguna cosa, esto o aquello, ni em-
ños, de las enfermedades, de la lo-
cura sobre todo y de lo que se Ila-
\j de una casta de hombres duros e Cuando el ojo de una parte y ur plear ningún otro término que sig- ma entender, ver, en una palabra,
·~ 1

intratables. objeto de otra se encuentran y har nifique un estado de consistencia, sentir con desbarajuste. Sabes que
¡ SócRATES.-Son, en efecto, muy .. producido la blancura y la sensa y que, para expresarse según la na- todo esto es mirado como una prue-
D ignorantes, hijo mío. Pero los otros, ción, que naturalmente le corres- turaleza, debe decirse que las cosas ba incontestable de la falsedad del
que son muchos y cuyos misterios ponde) las cuales jamás s,e habrían se engendran, se hacen, perecen y se sistema de que hablamos, porque
alteran sin pasar de aquí; porque las sensaciones que se experimentan
·- ~iiri6fpro?J6Ía~uit1~!ricl: ~~s~q~~ ~~ogft6i~'bl:t6 a i~cf~rt~~~~~t~~ae~~
1 1 0
··· si se presenta en el discurs·o alguna éh estas circunstancias son de he" · ·
acabamos de exponer, es el siguien- tonces, moviéndose estas dos cosas cosa como estable, es fácil rebatir cho mentirosas, y que lejos de ser
te: . todo es movimiento en el un~- en el espacio inten11eciio, a saber, a quien se produzca de esta mane- las cosas entonces tales como apa·
verso, y no hay nada más. El moyi- la visión hacia los ojos y la blan- · ra: Tál es el modo corno debe ha- · ..receri á cada uno, sucede todo l o .
miento es de dos clases, arnbas m- cura hacia el objeto que produce el blarse de estos elementos y también contrario, porque todo lo que parece
finitas en número; pero ~n cuanto color juntamente con los oj~s •. , el de las colecciones de los mismos ser no es en efecto.
•• ~ l
a su naturaleza, una es achva y otra ojo se ve empapado en la ViSlOn, que se llaman hombre, piedra, ani- TEETETES.-Dices verdad, Sócra-
pasiva. De su concurso y de su con- percibe y se hace, no visión, sino mal, sean individuos o especies. ¿Te tes.
j~ i
tacto mutuo se forman produccio- ojo que ve. En igual forma, el ob- causa placer, Teetetes, esta opinión? SócRATEs.-¿Qué medio de de-
t' nes infinitas en número, divididas jeto, concurriendo con el ojo a la ¿Es de tu gusto? , , . , fensa queda, mi querido am~~o, al
en dos clases, la una de lo sensible, producción del color, se ve empa- TEETETES.-No se que decir, Se:- que pretende que la sensac1011 es
la otra de la sensación, que coinci- pado en la blancura, y se hace, no crates, porque no puedo descubnr ciencia y que lo que parece a cada
de siempre con lo sensible y es en- blancura, sino blanco, sea madera, si hablas Gonforme con su pensa- uno es' tal como le parece?
gendrada al mismo tiempo. Las sen- piedra o cualquiera otra cosa la que miento, o si tratas sólo de son- TEETETEs.-No me atrevo a decir,
saciones son conocidas con los nom- recibe 1a tintura de este color. Es dear,me. . . . Sócrates, que no s~ qué responder,
bres de vista, oído, olfato, gusto, preciso formarse la misma idea de . . SocRA'~Es.-Has olvidado; mi. que- porque no hace un momento que
tacto, frío, caliente, y aun placer, todas las demás cualidades, tales ca- ndo ~migo, que yo no se m me me regañaste por haberlo dicho;
dolor, deseo, temor, dejando a. un mo lo duro, lo caliente y otras, y apropiO nada de todo ~s~o.' y que en pero verdaderamente yo no hallo
lado otras muchas que no tienen concebir que nada de esto es una tal col!cepto .soy estenl, pero te ningún medio de negar que en la
nombre, o que tienen uno mismo. realidad en sí, como decíamos an- ayu~are a panr, y para ello he re- locura y en los sueños se for··
La clase de cosas sensibles es pro- tes, sino que todas las cosas se en- c~.l1'ndo a encantamientos .Y. he que- man opiniones falsas, imagin.sndose,
ducida al mismo tiempo que las sen- gendran en medio de una diversidad ndo q~e saborees las opmwnes de unos, que ellos son dioses, y otros,
saciones correspondientes; los colo- prodigiosa por su contacto mutuo, los sabws, h~sta t~nto que yo haya que tienen alas y que vuelan duran-
res de todas clases corresponden a que es un resultado del movimien- puesto en eyidencia la tuya. Cua1~- te el sueño. ·
visiones de todas clases: sonidos di- to. En efecto, es imposible, dicen, do haya sa!tdo de tu alma, exami-
naré si es frívola o sólida. Cobra, SÓCRATEs.-¿No recuerd!'ls la con·
versos son relativos a diversas afee- representarse de una manera fija un troversia que suscitan con tp;¡ mo..
_ dones del oído, y las demás cosas ser en sí bajo la cualidad de agente pues, ánimo y paciencia, y respon-
de libre y resueltame11te lo que te tivo los partidarios de este sis iema,
:sensibles a las demás sensaciones. o de paciente; porque nada es agen- y principalmente sobre los e:>iados
¿Concibes, Teetetes, la relación que te antes de su unión con lo que es parezca verdadero acerca de lo que
yo te pregunte. de la vigilia y del sueño?
tiene este razonamiento con lo que paciente, ni paciente antes de su TEETETES.-¿Qué dicen?
precede? unión con lo que es agente; y tal 1 TEETETEs.-No tienes más que
TEETETEs.-No mucho, Sócrates. cosa, que en su choque con un ob- preguntar. SócRATES.-Lo que has oído, ;:;reo
SócRATEs.-Fíjate en la conclu- jeto dado, es agente, se convierte SócRATEs.-Dime de nuevo, si te yo, muchas veces a los que nos exi..
sión a que conduce. Significa, como en paciente al encontrarse con otro - agrada la opinión de que ni lo bue- gen pruebas de si en este momento
·ya hemos explicado, que todo está objeto. De todo esto resulta, como no ni lo bello, ni ninguno de los dormimos, siendo nuestros pensa•
objetos de que acabamos de hacer mientas otros tantos sueños, o si es-

L__.,,~,-~-~..,..,. -.-·.
,.~

TEETETES O DE LA CIENCIA 309


308 PLATÓN
SócRATES.-No es cierto que cada de lo que él era. Tampoco es de te-
tamos despiertos y conversamos real- no te imagines que se trata una ?e · una de las causas, que son act~vas mer g~e lo que me_afecta, afectando
mente juntos. cosa que ~n parte ~ea la mtsma Y por su naturaleza, cuando troptece ta!llbten a otro SUJeto, produzca un
· TEETETEs.-Es muy difícil, Sócra- en parte dtferente, sm? que sea una con Sócrates s.ano, obrará sobre él mtsmo efecto, puesto que, . produ-
tes, distinguir los verdaderos sigJ?-os cosa absolutam~nte dtferente. como en un hombre distinto que ciendo ?tro efecto :¡;or .s~ umon con
que sirven para reconocer la dtfe- TEETETI':s.-St se la_ supo_ne ente- Sócrates enfermo, y recíprocamente otro SUJeto, se har~ dtstmto.
rencia porque en uno y en otro es- ramente dtferente, es tmpostble qu~ cuando tropiece con Sócrates enfer- TEETETEs.-Es cterto.
tado ;e corresponden, por decirlo tenga nada ~e comú? con o~ra, m mo? Sóc~~ATES.-Por lo tanto, yo no
1' ll~gar~ a ser _lo que soy a causa de
il así, los mismos caracteres. Nada por la propredad m por mnguna
obsta que imaginemos que estando otra cosa. .
TEETETEs.-¿Por qué no?
SócRATES.-y en uno y en otro mt ,mtsmo, pt ~ampoco la causa en

~
dormidos hablamos lo mismo '!_Ue SócRATES.-¿No es ~eces;no re- caso, la causa activa producirá dis- razon de st mtsma._
en este momento, y cuando sona- conocer que es desemeJante. . , tintos efectos que yq, que soy pa- T~ETETEs.-No, sm _du~a.
f. mos creemos referir nuest~os ensue- T~ETETES.-~e parece que .sl. sivo respecto de ella. SocRATEs.-¿N? es mdrspensab}e
\
ños, es singular la semeJanz~ _c?n SOCRATES.-SI _sucede que :rna TEETETES.-Sin duda. que, cuando yo stento, sea en ra~on
'l lo que pasa en el estado de >;tgth~. cosa se hace, se~eJante o desemeJan-
SócRATES.-Ya ves con que faci- te, sea en si misi_Ua, sea respecto a
SócRATEs.-¿ Cuando estando sa- de _a lguna cosa, pu~sto que es tm-
no, bebo vino, no me parece agra- pos_I?le 9ue se e~penme!lte una sen-
1: lídad se suscitan dificultades en este cualquiera o~ra, diremos que, CJ.! tan- dable y dulce? , sacwn sm causa. Y en Igual forma~
~~ punto, puesto que se llega a negar to que semeJante, ella es la m_tsma, TEETETES.'-Sl. 1? que se h~ce dulce, am~rgo, o re
la realidad del estado de vigilia o y que, en tanto que desemeJante, SócRATES. _ Porque según los ~1be cualqmera_ ot_ra cuahdad seme-
la del sueno,- y que, sten · do e1 t"tem- e11 a es () tra. · . . .. .... ..... .... . . prmc · 1·p 10
· s . .que .. que d an senta
' d os, 1a .¡ante, .;_. no es.. mdispensable
.··· ·· ·· , ; · que
· · · · · se-
. po eri que dormimos igual ál tiempo ..... - T~ETETEs.-Sn~ duda_.__ causa activa Y la pasiya han pro- haga tal, con relacton ~mal;~bl~
er: que velamos, nuestra alma sos- SocRATES. - ¿No d!Jtmos antes ducido la dulzura y la sensactOn; puesto que nohes mden os 1 . P t
·
tiene en st' misma,
· en cad a uno d e que h ay un numero' · r·tm"to
m .. de cau-
. una y otra han estado-en movimten-- · · que ·········d····?
············ 1o que ·se
· · ·· ace· ·· u1ce no· sea a1··
· · ··· ····
estos estados que 1os · JlllCJOs
· · · que · sas activas·· d e mov1m1en
· · to, y lo mts - to a un mismo tiempo; 1a sensa- - para T na te ·· S t
forma entonces ' son 1os umcos
' · v er- mo d e causas past"vas?· .
ctón . . . , d ose h acta
dingten · 1a causa pa- S,EETETES.-Reguramen lt e. que a
daderos .. D_e maner~ que· d u~an t.e T EETETES.-_S't. s1.va ' ha hecho que 1a lengua sm- - mi OCRATES.-
arecer el su"etoesu a, ue pues,
siente y el
un espacio tgual de tiempo decimos, SócRATES.-¿Y q~e cacla una de tieta, y la dulzura, por el contra- ob-~o sentido . se lbs su onga en 1
ya que éstos ,son verdaderos, ~a. que ellas, llegando a umrse tan prodto
~:
rio, dirigiéndos_e hacia . el vino, . ha es¿do de exi;tincia en Ja ·de ge-
lo son aquellos y nos decidimos a_ ~na cosa como a otra, no p_ro u- hecho que el vmo fuese y pareciese neración, tienen una0 eXistencia
¡·· igualmente por los unos que por cira en e?tos dos casd~f los mt;mos dulce a la lengua ya preparada. una generación relativas, puesto .que0
·~ los otros. . 'efectos, smo efectos t eren tes. TEETETES.-Es, en efecto, en lo es una necesidad que su manera de
TEETETEs.-Es cierto. TEETETES.-Convengo, en ello. . que hemos convenido antes. ser sea una relación pero una re-
SócRATES. - Lo mismo debemos Só<;:RATEs.-¿_No podpamos decu SócRATES.-Pero cuando el vino lación que no es de eÚos a otra cosa,
decir de las enferme~ad~s y de los lo mism? ?de ti, d~ mi Y ?e. todos obra sobre Sócrates enfermo, ¿no ni de cada uno de ellos a sí mis-
accesos de loc,ura, SI bien n?, son los de~nas · Por eJemP_lO, ¿diremos es cierto, por lo pronto,. que real- mo. Resulta, por consiguiente, que
iguales en razon de !a duraciOn.. que Socrates ~ano Y Socrates er:p¡r-
·mente no obra sobre el mismo hom- tiene que ser una relación recípro-
TEETETES.-Muy bien. , roo son semeJantes o que son I e- bre, puesto que me encuentra en un ca, de uno respecto del otro; de
SócRATf:S.-jPer~ qué! _¿1~1, mas. o rentes? . estado diferente} manera, que ya se diga de una cosa
el menos de durac10n deCidira de la TEETETES. - ¿Cuan?o hablas, de TEETETEs.-Sl. que existe o ya que deviene, es pre-
verdad? Sócrates enfermo constderas ,a este SócRATEs.-Sócrates en este esta- ciso decir que siempre es a causa
TEETETEs.-Eso sería ridículo por por entero,_ Y l,e opones al ~ocrates do y el vino, que bebe, producirán de alguna cosa, o de alguna cosa o
más, de un concepto. . sano considerandolo tambien por distintos efecto~; . ;especto de la hacia alguna co_sa; y no se ~ebe de-
SocRATEs.-¿Puedes, sm embar- entero? lengua, una sensacwn de amargura; cir, ni consentir que se diga que
go, determinar alguna otra señal SócR~TES. - ~as pene~rado muy y respecto del vino, una amargura existe o se hace cosa alguna en sí
evidente por la que se reconozca de bien rm .pensamiento; asi es como que afecta al vino; de manera que y por sí. Esto es · Jo que· resulta de
qué lado está la verdad en estos yo lo entiendo. . no será amargura, sino amargo, y la opinión que hemos expuesto.
juicios? . TEETETES. - Son dtferentes en yo no seré sensación, sino un hom- · TEETETES.-Nada más verdadero,
TEETEtEs.-Yo no veo nmguna. efecto. . . bre que siente. Sócrates.
SócRATES.-Escucha, pues, lo que SócRATEs.-¿Son distmtos en pro- TEETETES.-Sin duda. SócRATEs.-Por consiguiente, lo
te dirían los que pretenden que las porción que son dife~entes? SócRATES.-Nunca llegaré a ser que obra sobre mí es relativo a mí
cosas son siempre realmente tale~ T~ETETES.-~ecesa!I~mente. . distinto mientras me vea afectado y no a otro; yo lo siento y otro no
como parecen a cada uno. He aqm, SocRATES.-t..N<; diras lo mtst?-o de esta manera, porque una sensa- lo siente.
a mi parecer, las preguntas que te de Sócrates dormrdo o en cualqme- ción diferente supone que el sujeto TEETETES.-Sin dificultad.
harían: Teetetes, ¿es posible que ra otro de los estados que hemos no es ya el mismo, y hace al que · SócRATEs.-Mi sensación, por lo
una cosa totalmente diferente de recorrido? la exoerimenta diferente y distinto tanto, es verdadera con relación a
otra, tenga la misma propiedad? Y TEETETES.-Sin duda. '

l '~~,_; _ , ·
·fi'P"'

310 PLATÓN TEETETES () DE LA CIENCIA 311

mí porque afecta siempre a mi ma- SÓCRJI.TEs.-Es preci~? que tengas juicios son rectos y verdaderos,;. ¿por ro, no me importa, como se dice
nera · de ser, y según Protágoras a gusto en la conversacwn, Teod_oro, qué privilegio, mi querido amigo, ha vulgarmente. Volvamos al sagaz
mí me toca juzgar de la existencia y que . seas muy bueno, para una- de ser Protágoras sabio hasta el pun- Teetetes. Dime, Teetetes, con mo-
de lo que me afecta y de la no exis- ginarte qu~ yo soy como un cost~l to de creerse con derecho para en- tivo de este sistema, ¿no estás sor-
tencia de lo que no me afecta. lleno de discursos, y que me es fa· señar a los demás y para poner sus prendido como yo, al verte de re-
TEETETES.-Así parece. cil sacar uno, para probarte que lecciones a tan alto precio? Y nos- pente !igual en sabiduría a cualquie-
SócRATES. -Puesto que no me en- esta opinión no es verdadera. No otros, si fuéramos a su escuela, ¿no ra, sea hombre o sea dios? ¿O crees
gaño, ni me extravío, en el juicio reflexionas que ningún discur~o sale seríamos unos necios, puesto que tú que la medida de Protágoras no
que formo sobre lo que existe o de- de mí sino de aquél con qmen. yo cada uno tiene en sí mismo la me- es la misma para los dioses que
viene ¿cómo puedo verme privado converso, y que sé muy poco, qmero dida de su sabiduría? ¿Será cosa para los hombres?
de 1; ciencia de los objetos cuya decir, que sólo sé recibir y c?mp~e~- que Protágoras haya hablado de TEETETEs.-No, -::iertamente; yo
' t
sensación experimento? . der tal cual lo que otro m~s habtl esta manera para burlarse? No haré no pienso así; ·y para responder a tu
TEETETES.-Eso no es posible. dice. Esto es lo que voy a mtent~r mención de lo que a mí toca en ra- pregunta me encuentro como sor-
· SócRATEs.-Así pues, tú has defi- frente a frente de Protágoras, sm zón del talento de hacer . parir a los prendido. Cuando examinábamos la
u nido bien la ciencia, diciendo que decir nin:l_a que sea mío. espíritus. En su . sistema este talento manera que ellos tienen de probar
no es más que la sensación, y ya TEETETES.-Tienes razón, Sócra- es soberanamente ridículo, lo mis- que lo que parece a cada uno es tal
~ se sostenga con Homero, Heráclito tes, hazlo así. mo, a mi parecer; que ~odo el arte como le parece, creía yo que era
y los demás que piensan como ellos, SócRATES. - ¿Sabes, Teodoro, lo de la dialéctica. Porque,' ¿no es una una cosa innegable, mas ahora he
".,ll l¡li .· ... , ~u~J~~~ü¿~tá0 e~ ~g~icli~&'i ~a~fu {á~¿~¿?sorprt:nde er1 t11. a!lligo ]?ro: . insigne extravagancia querer exami- pasado de repente a un juicio con-
iüii' y refutar mutuamente nuestras · ·· trario: ·
·3¡::·· Protágoras, que el hombre es la me~ TEODORo.-¿Qué? ideas y opiniones, mientras que to- SócRATES.-Tú eres joven, queri-
...... .. dida de todas las cosas; o ya con . SócRATEs.-Estoy muy satisfecho .das ellas son verdaderas para cada do mío, y por esta razón escuchas
Teetet~~· que, si~nd<;> esto así, la de . todo lo que ha dicho en otra uno, si la verdad es como la define lOs dísciirsos con avidez y te rindes
~-;~(: se~s~cwn e~ 1~ ~1enc1a; to~as estas part~, para probar que lo que pa- Protágoras? salvo que nos haya co- a la verdad. Pero he aquí lo que
,,
opimones s¡gm{Ic~n lo mismo., Y rece a cada uno es tal como le pa- municado por diversión los oráculos nos opondrá Protágoras o alguno de
. •'
,jll' b!en, Teetetes, ¿~remos CJ_lfe, ha_s!a rece./ Pero me sorprende,· que al de su santo libro. sus partidarios; "Generosos jóvenes
;~ ; c1er~o punto,_ es .este el. hiJO. rec1en prinCipio de su Verdad: ns> haya ¡.
TEoooRo.-Sócrates, Protágoras es y ancianos, vosotros discurrís sen-
t' nacido que, gracias a mis ~UI~ados, dicho que el cerdo, el cmocefalo u l mi amigo; tú mismo acabas de de- tados en vuestros asientos y ponéis
acabas de dar a luz? ¿Que piensas otro animal más ricl.ículo aún, capaz cirio, y no puedo consentir que se los dioses de vuestra parte, míen-
de esto? de sensación, son la medida de to- le refute con mis propias opinio- tras que yo, hablando y escribien-
TEETETES.-Es preciso reconocer- das las cosas. Ésta hubiera sido una nes, ni defender su sistema frente do sobre este punto, dejo a un lado
lo, Sócrates.. . . introducción magnífica y de hecho a frente de .ti contra mi pensamien- si ellos existen o no existen. Vues-
SóCRATES. - Cualquiera que sea ofensiva a nuestra especie, con la to Continúa, pues, la discusión con tras objeciones son por su natura·
este fruto, buen trabajo nos ha co~- que él nos hubiera hecho . cono_cer Teetetes, con tanto más motivo leza favorablemente acogidas por la
rado el darle a _luz. Pero despues que, mientras !losotros le a~m~a­ cuanto que me ha pareddo que te multitug, como cuando decís que
del parto es preciso hacer ahora en mos como un diOs por s-u sab1duna, está escuchando con una atención sel'Ía extraño que el hOmbre ilo tu-
torno suyo la ceremonia de la an- no supera en inteligencia, no digo sostenida. viese ninguna ventaja en razón de
fidromia, 6 procurando asegurarnos a otro hombre, sino ni a una rana SócRATES.-Sin embargo, si. tú te sabid uría sobre el animal más es-
si _merece que se le c_r!e o ~i 130. es girina.s Pero, ¿qué digo? Teodoro. encontrases en Lacedemonia en la túpido; pero no me opondréis de-
mas que una produccwn qmmenca. Si las opiniones, ~¡ue se forman ~n palestra de los ejercicios, Teodoro, móstración ni prueba concluyente,
¿O ~nen c_rees que a .~odo trance es nosotros por mediO de las sensaciO- después de haber visto a los otros ni emplearéis contra mí más que ar-
preciso errar a tu hiJO y no expo- nes son verdaderas para cada uno; desnudos y algunos de elíos bastan- gumentos de probabilidad:--Sin em-
nerle? ¿Sufrirás con paciencia que ·si {¡adie está en mejor estado que te mal formados, ¿te creerías dis- bargo, si Teodoro o cualquier geó·
se le examine, Y' no montarás en otro para decidir sobre lo que ex- pensado de despojarte de tu traje metra argumentasen de esta manera
c?lera si s~ te ~rra11:ca, co~o lo ha- perimenta su sem~jante, ni es más y mostrarte a ellos a tu vez? en geometría, nadie se dignaría e s-
na una pnmenza s1 le qmtaran su hábil para discermr la verdad o fal- TEoooRo.-¿Por qué no, si que- cucharle. Examinad, pues, Teodoro
primer hijo? . , sedad de una opinión; si, por el rían permitírmelo y rendirse a mis y tú, si en materias de tanta impar-
TEODORO.-Teetetes lo sufnra con contrario, como muchas veces se ha razones, como ahora espero persua- tancia podréis adoptar opiniones
gusto;. no es un hombre tan descon- dicho,'' cada uno juzga ~nicamente diros a que me permitáis ser simple que sólo descansan en verosimili-
tentadizo. Pero, en nombre de los de lo que pasa en él y si todos sus espectador, y no verme arrastrado tudes y probabilidades."
dioses, dinós si esta opinión es falsa. por fuerza a la arena en este mo- TEETETEs.-Seríamos en tal caso,
Título del libro de Protágoras. mento en que tengo mis miembros tú, Sócrates, y yo, muy injustos.
a · Al quinto día del nacimiento lle- 1
entumecidos, para luchar con un SócRATES.-¿Luego es preciso, se·
vaban el niño al hogar; allí le daban s Rana girina · era una rana de re-
nómbre y le consagraban a los dioses baja<;la especie, con la que comparaban adversario más joven y más suelto? gún lo que Teodoro y tú manifes-
Penates. los griegos al hombre estúpido. SócRATEs .......:.Si eso quieres, Teodo- táis, que sigamos otro rumbo?

l _ ___ ·· ~-,., .· -. -- -- - -- ·•-e: ·· ·· ~···.


!''
312 PLATÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 313

TEETETES.-Sin duda. saber? Sócrates. Seria una cosa pro- TEETETES.-Es cierto. po la tuya, y que hace de la sensa-
SócRATEs.-Veamos de qué ma- digiosa que no lo supiera. SócRATES.-De aquí resulta, por ción y de la ciencia una misma cosa:
nera os voy a hacer ver si la cien- · SócRATEs.-¿No sabré ·yo mismo consiguiente, que lo que se ha sa- TEETETES.-Tienes razón.
cía y la sensación son una misma lo que digo? Examínalo bien. ¿No bido ya no se sabe en el acto mis- SócRATEs.-No sería así, mi que-
cosa o dos cosas diferentes; es a lo convienes en que ver es sentir, y mo de acordarse de ello, en razón rido amigo, si el padre del primer
que tiende en definitiva toda esta que la visión es una sensación? de que no se ve; lo cual hemos ca- sistema viviese aún, porque le Sos-
discusión y en este concepto hemos TEETETEs.-Sí. lificado de prodigioso, si llegara a tendría con energía. Hoy que está
promovido todas estas cuestiones SócRATEs.-El que ha .visto una
~·,
verificarse. este sistema huérfano, le insultamos
espinosas. ¿No es verdad? cosa, ¿no adquirió desde aquel mo- TEETETES.-Nada más cierto. . tanto más cuanto que los tutores
T~ETETES.-Seguramente. mento la ciencia de lo que vio, se- SócRATES. - Resulta, por cons1- que Protágoras le ha dejado, uno de
~· SócRATEs.-¿Admitiremos que al gún el sistema de que estamos ha- guiente, que el sistema que confun- . los cuales es Teodoro, rehusan pa-
¡¡ mismo tiempo que experimentamos . blando? de la ciencia .Y la s_ensación conduce trocinarlo, y veo claramente que,
la sensación de un objeto por la TEETETEs.-Sí. a una cosa Im~os1ble.
' .¡ ., vista o por el oído, adquirimos SócRATES.-Pero qué, ¿no admi-
. p'or. interés de la justicia estamos
T~ETETES.-SI.' . . obligados . a . salir a su defensa.
igualmente 'la ciencia? Por ejemplo, tes lo que se llama memoria? SocRATES.-Asi es preciso decir TEODORo.-No soy yo, Sócrates,
¡: antef de haber aprendido la lengua TEETETEs.-Sí. que la una no es l~ otra. , el tutor de las opiniones de Protá-
t.,
f1¡
de los· bárbaros, ¿diremos que cuan- SócRATEs.-La memoria, ¿tiene
do ellos hablan, nosotros no los en- un objeto o no lo tiene?
T~ETETES.-Lo p1en~o a~1. goras; -sino más bien Callias, hijo
SocRATES.--:-He aqlll_ como nos de Hipónico. Con respecto a mí dejé

- ~r.'"¡¡H
tendemos, o que los entendemos y TEETETEs.-Lo tiene sin duda. vemos reducidos, a mi parecer, a muy pronto estas materias abstrae-
I ' '
>
. comprendemos lo -que ·- dicen? - ¿En -······· SócRATEs,-Seguramente son su · ········· d.ar u~a nueva definición de:la - ~i~n- -
·· ras · po:r el ·estudio de ·ta · geometría: ·
igual forma, si no sabiendo leer, objeto las cosa§ que han sido apren- c1a. Sm embar~o, Teetetes, ¿que de-
!'

: :~~ ; ··~
echamos una mirada sobre las le- didas o sentidas.
Te agradeceré, sin embargo, que
.. .... . .. -... ... . . .
beremos hacer· , quieras defenderlo.
tras, aseguraremos que no las ve- TEETETEs.~Las mismas . T~ETETEs.~¿Sobre que? . SócRATEs.-Has dicho bien~ Teo~
: ·' t'''
mos o que las vemos y que tene- SócRAT:Es.-Más aún, ¿no se . SocRATES.-Me I?arece 9ue, seme- doro. Ten presente de qué manera
r·Jt r~ ·' mos conocimiento de ellas? acuerda uno algunas veces de lo .tJ~ntes a dun gall~ ~m coraJ:· nos re- me explico. Si no estás con una aten-
1. ,::: TEETETES. - Diremos, Sócrates, que ha visto? Ir amos e1 com ae ":( can a~os ~n- ción extremada a las palabras de
~·''' que sabemos lo que vemos y enten- . TEETETES.-Sí. tes de haber consegmdo la VIctona. que tenemos costumbre de servir-
~-¡~ :

r
. demos; en cuanto a las letras, que SócRATES.-¿Y sucede lo mismo
vemos y conocemos su figura y su después de haber cerrado los ojos?
color; en cuanto a los sonidos, que ¿o bien se olvida la cosa desde el
TEETETEs.-¿ Cómo?
SócRATES.-Hasta ahora no he- nos, ya par~ conc~der, ya para ne-
mos hecho más que disputar y con- gar, te veras prec1s~do a confesar
entendemos y conocemos lo que tie- momento en que se cierran? . venir por una y . otra parte acerca absurdos mayores ?un q~t~ ~o~ qu~
nen de agudo o de grave; pero que TEETETES.-Sería absurdo decir de las palabras, y después de haber acabamos de ver. ¿Me_ dmgire, a ~
no tenemos por la vista ni por el eso, Sócrates. maltratado a nuestro adversario con ° a Teetetes, para explicaros como.
oído ninguna sensación ni conocí- · SócRATES.-Sin embargo, es pre- tales armas, creemos que nada que- TE?D~Ro.-Diríftete a ambos, pero
miento de lo que los gramáticos y ciso decirlo, si queremos salvar _el da por hacer. Nos damos por sa- e~ mas Joyen sera el que resp?nda.
los intérpretes enseñan en la escri- sistema en cuestión; de otro modo bios y no por sofistas, sin tener pre- SI da algun paso en f~lso, sera me-
tura. · desaparece. sente que incurrimos 0 nos pone- nos _vergonzoso para el.
SócRATES.-Muy bien, mi querido TEETETES.-Efectivamente, ya en- mos en el caso de estos disputado- SocRAT~~--E!ltro de~de lueg? en
1 Teetetes; no quiero disputar scibre treveo eso, pero no lo concibo con res de profesión. una cuestlon m_as .extrana, a mi _pa-
tu respuesta, para que así te en- claridad. Explícamelo. TEETETES. - No comp-rendo lo recer, y es la sigl!Iente: ¿es posible
1 cuentres más firme. Pero fija tu SócRATES.-De la manera siguien- que quieres decir. que la persona misma que sabe '-m~
l '' atención en una nueva dificultad te: El que ve, decimos, tiene la cien-
que se presenta en primer término, cia de lo que ve, porque hemos con-
SócRATES.-Voy a hacer un ensa- cosa, no s.epa lo que sabe? .
yo; para explicarte mi pensamiento. TEODORo.-¿Qué responderemos?
i y mira cómo la rebatiremos. venido en que la visión, la sensa- Hemos preguntado si el que ha Teetetes.
TEETETEs.-¿Cuál es? ción y la ciencia son una misma aprendido una cosa y conserva. su TEETETEs.-Tengo por imposible
SócRATEs.-La siguiente. Si se cosa. recuerdo, no la sabe; y después de la proposición. ·
1 nos preguntase: ¿es posible que lo TEETETES.-Es cierto. haber demostrado que cuando se ha SócRATES.-Sin embargo, no lo
que una vez se ha sabido, cuyo re- SócRATES.-Pero el que ve y ha visto una cosa y se han cerrado en es tanto si supones que ·ver es sa-
cuerdo se conserva, no se sepa en adquirido la ciencia de lo que él seguida los ojos, se acuerda de ella ber. ¿Cómo saldrás de esta cues-
el acto mismo de acordarse de ello?_ veía, si cierra los ojos, se acuerda aunque no la vea, hemos inferido tión inevitable, o como suele de-
. Me parece que me valgo de un gran ·de la cosa y no la ve. ¿No es así'? de aquí que el mismo hombre no cirse, cómo te librarás de caer en
rodeo para preguntarte, si, cuando TEETETEs.-Sí. sabe aquello mismo de que se acuer- la trampa, cuando un adversario in-
se acuerda uno de lo que ha apren- SócRATEs.-Decir que no ve, equi- da, lo cual es imposible. He aquí trépido, tapando con la mano uno
dido, en el mismo acto no lo sabe. vale a decir que no sabe, porque cómo hemos rebatido la opinión de de tus ojos, te pregunte si ves su
TEETETEs.-¿Cómo no lo ha de ver es lo mismo que saber. Protágoras, que es al mismo tiem- vestido con el ojo · cerrado?

'"':
-~ ~ -=-~ · .:: J-. -..;_·:..-.:;-- ·.-
L--- ~-"·~·
• .- w .: -'

---- ~:·~ ,; . .·
P'f
314 PLATÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 315

TEETETES. - Le responderé que no, por no alcanzársel(' más. Pero, reconocer la sabiduría, ni los hom- plantas están enfermas, en lugar de
no; pero que lo veo con el otro. cobarde Sócrates, escucha lo que hay bres sabios, digo, por el contrario, sensaciones malas, las procuran bue- .
SócRATEs.-¿Luego ves y no ves en esta materia. Cuando examinas que uno es sabio cuando mudan- nas, saludables y verdaderas; y los
al mismo tiempo la misma cosa? por medio de preguntas algunas de qo la faz de los objetos, los hace oradores sabios y virtuosos hacen,
TEETETES.-En cierto concepto, mis opiniones, si al que interrogas parec:;r y ser buenos a aquél para respecto de los Estados, que las ca-
sí. le confundes, respondiendo él lo quien· parecían y eran malos antes. sas :buenas sean justas y no las roa-
SócRATEs.-No se trata de esto, que yo mismo respondería, yo soy Por lo demás, no es una novedad las. :En efecto, lo que parece bueno
11 te replicará; ni te pregunto el cómo, el vencido; pero si dice una cosa que se me ataque sólo sobre pala- y justo a cada ciudad es tal para
!
~.
~:
sino si lo que sabes no lo sabes.
Porque eri este momento ves lo que
distinta de la que yo diría, lo será
él y no yo. Y entrando ya en ma-
bras, pero penetrarás más claramen- ella mientras forma este juicio; y
te mi pensamiento ·con lo que voy el sabio hace que el bien, y no el
•·¡ no ves, y como, por otra parte, es- teria,. ¿crees tú que se te haya de a decir. mal, sea y parezca tal a cada ciu-
t tás conforme en que ver es saber, conceder que se conserva la memo- "Recuerda lo que ya se dijo an- dadano. Por la misma razón el so-
' ' ~ y no ver es no saber, deduce tú mis- ria de las cosas que se han sentido tes: que los alimentos parecen y son fista , capaz de formar de este modo
:' mo la consecuencia. cuando la. impresión no subsiste, y amargos al enfermo, y que son y a sus discípulos, es sabio, y mere-
11 TEETETEs.-La consecuencia que que esta memoria sea de la misma parecen agradables al hombre sano. ce que ellos le den un gran salado.
No debe concluirse de aquí que el Así es como los unos son más sa-
~
. . saco es que se deduce lo contrario naturalez.a que la sensación que ex-
de lo que yo he supuesto. perimentaba y que ya no se expe- uno es más sabio que el otro, por- bios que los otros, sin tener por esto ..
~ SócRATES.-Quizá, querido mío, rimenta? De ninguna manera. ¿Crees que esto no puede ser; ni tampoco nadie opiniones falsas; y quieras o
"1¡1~

!
te ...vt:rí¡¡s en 0tros muchos conflic- que hay inconveniente en confesar intentar probar ·que el enfermo es no, es preciso que reconozcas que
.· ;1 tos si te hubiera preguntado: Lse que el niisirió hciinbré puede saber un ignorante porque tiene esta opi- .... tú eres la medida de todaslas .cosas, .
~t :: :.1 puede saber la misma cosa aguda y no saber la misma cosa? Si se nión, y que el hombre sano es sa- porque todo cuanto llevamos dicho
... .... ·. ... . . .. o torpementE:, de .. ct:t:ca ..O de lejos, te¡ne seii1eill11te confesión, ¿crees tú bio porque tiene una opinión con- supone este principio, Si tienes algo
. .: fuerte o débilmente? Otras mil cues- que se te conceda que el que se há · traria, sino que es preciso hacer pa~ que oponerle, hazlo refutando mi
, 1: .•: tiones semejantes te podría propo- hecho diferente, sea el mismo . que sar al enfermo al otro estado, que discurso con otro, y si te gusta más
!~; ,. ··~"' ner un campeón ejercitado en la
disputa, que viviera de este oficio
era antes de este cambio; o más
bien, que este hombre sea uno y no
es preferible al suyo. Lo mismo su- interrogar, hazlo en buena hora, por-
cede respecto a la educación; debe qúe no digo que haya de desecharse
~, y anduviera a caza de iguales suti- muchos, y que estos muchos no se hacerse · que los hombres pasen del este método; por el contrario, el
~' lezas, cuando te hubiera oído decir multipliquen al infinito, puesto que estado malo a otro bueno. El mé- hombre de buen sentido debe pre-
1' que la ciencia y la sensación son los cambios se producen sin cesar, dico emplea para esto los remedios, ferirlo a cualquiera otro, pero usa
.!1 una misma cosa. Y si después, es- si se han de descartar de una y otra y el sofista los discursos. Nunca ha de él de manera que no parezca que
trechándote en todo lo relativo al parte los lazos que se pueden ten- obligado nadie a tener opiniones intentas engañar interrogando. Ha-
1 oído, al olfato y a los demás sen- der con las palabras? Pero, queri- verdaderas al que antes las tenía bría una gran contradicción si, te-
tidos, y ciñéndose a ti sin soltarte, do mío, proseguirá, ataca mi siste- falsas, puesto que no es posible te- niéndote por amante de la virtud,
te .hubiese hecho caer en los lazos ma de una manera más noble y ner una opinión sobre lo que no te condujeras siempre injustamente
de su admirable saber, se hubiera pruébame, si puedes, que cada uno existe, ni sobre otros objetos que en la discusión. Es conducirse injus-
hecho dueño de tu persona, y, te- de nosotros no tiene sensaciones aquellos que nos afectan, objetos tamente e_n la conversación el no
niéndote encadenado, te habría obli- que le" son propias, o si lo son, que que son siempre verdaderos; pero hacer ninguna diferencia entre la
gado a pagar el rescate en que hu- no se sigue de aquí que aquello que se hacen las cosas en este punto de disputa y la discusión; el no reser-
bierais convenido ambos. Y bien, parece a cada uno, deviene, o si es tal manera, a mi parecer, que el que var para la disputa los chistes y tra-
me dirás quizá, ¿qué razones alega- preciso valerse de la palabra ser, es con una alma mal dispuesta tenía vesuras, y en la discusión no tra-
rá Protágoras en su defensa? ¿Quie- tal por sí solo. ,' Además, cuando ha- opiniones en relación con su dispo- tar las materias seriamente, diri-
res que las exponga? bias de cerdos y de cinocéfalos, no sición, pase a un estado mejor y a giéndose a aquel con quien se con-
TEETETEs.-Con mucho gusto. sólo demuestras, respecto a mis es- opiniones conformes con este nuevo versa, y haciéndole únicamente per-
SócRATES.-Por lo pronto hará critos, la estupidez de un cerdo, sino estado. Algunos por ignorancia lla- cibir las faltas que él mismo hu-
valer todo lo que hemos dicho en que comprometes a los que te escu- man a estas opiniones imágenes ver- biese reconocido, como resultado de
su favor; y en seguida, estrechando chan a hacer otro tanto, y esto no daderas; en cuanto a mí, convengo las conversaciones anteriores. Si
el terreno, creo yo que nos dirá en es decoroso. Con respecto a mí, sos- en que las unas son mejores que las obras de esta manera, los que con-
tono desdeñoso: el buen Sócrates tengo que la verdad es tal como la otras, pero no más verdaderas. Dis- versen contigo achacarán a sí mis-
me ha puesto en ridículo en sus he escrito, y que cada uno de nos- tante estoy de llamar ranas a los sa- mos y no a ti su turbación y su
discursos, porque un joven, aterra- otros es la medida de lo que es y bios, mi queridó Sócrates; por el embarazo; te volverán a buscar y
do con la pregunta que le hizo de de lo que no es; que hay, sin em- contrario, tengo a los médicos por te amarán; se pondrán en pugna
si es posible que un hombre se bargo, una diferencia infinita entre sabios en lo que concierne al cuer- entre sí y, esquivándose unos a
acuerde de una cosa y que al mis- un hombre y otro hombre, en cuan- po, y a los labradores en lo que otros, se arrojarán en el seno de la
roo 'tiempo tenga conocimiento de to las cosas son y parecen unas a toca a las plantas. Porque ·en mi filosofía, para que los renueve y
ella, le respondió temblando que éste y otras a aquél, y lejos de no opinión los labradores, cuando las los convierta en otros hombres. Pero

1
L -~· :...::=::, .,..,..,~-."'!';/.. .. .-; ·- . ;;: - . ·- . --- · · !"'
316 PLATÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 317
si haces lo contrario, como sucede vuelva a echarnos en cara que lo !untad en verrrie refutado. Te ad- demás, y otros igualmente más sa-
con muchos, lo contrario también discutimos con niños. vierto, sin embargo, que no podré bios que él; que en los mayores pe-·
sucederá, y en lugar de hacer filó- TEODORo.-jPero qué! ¿ Teetetes pasar más allá de lo que me has ligros, en ·la guerra, en las enfer-
sofos a los que traten contigo, ha- no está en mejor disposición para propuesto. medades, en el mar, se tienen por
rás que aborrezcan la filosofía cuan- discutir que muchos hombres bar- Sós RATEs.-Basta que me sigas dioses los que mandan en estos con-
i do se hallen avanzados en edad. Si budos? hasta·· este punto. Te suplico que es- flictos, y se espera de ellos la salud;
! me crees, examinarás verdaderameri- SócRATES.-Sí, pero no sostendrá
.' tés atento, no nos suceda que, sin y sin embargo, éstos no tienen otra

i
te, sin espíritu de hostilidad ni de la discusión mejor que tú. No te darnos cuenta, conversemos de una ventaja sobre los otros que la de
disputa, como ya te he dicho, pero figures que he debido yo toma~ a manera frívola, lo cual sería causa la ciencia; en todos los negocios
con una disposición benévola, lo todo trance la defensa de tu amigo de una nueva acusación. humanos se buscan maestros y je-
que hemos querido decir al afirmar después de su muerte y te creas con TEODORo.-En cuanto pueda, yo fes para sí mismo, para dirigir a
que todo está en movimiento, y que dere~ho a, ab~ndonarla. Adelante, estaré con cuidado. los demás y para todas las obras
las cosas son para los particulares quendo mio, sigueme un momento SócRATES.- Comencemos toman- que se emprenden, y que hay igual-
rj
' ' _.~
. y para los Estados tales como ellas hasta que hayamos visto si hemos do por base un punto de que ya mente hombres que tienen la con-
-1 les parecen. Y partirás de aquí para de toma_rte a ti pot !TI~dida en pun- hemos hablado, y veamos si hemos vicción de que están en posición
examinar si la ciencia y la sensa- to de figuras geometncas, . o SI to- atacado y d~sechado este sistema de enseñar y de mandar. Y en vista
ción son una misma cosa 0 dos co- dos los hombres son tan sabios como con razón o sin ella, en cuanto se de esto, ¿qué otra cosa podemos de-
sas diferentes, en lugar de partir, t~ en astronomía y 1~~ demás cien- pretende que cada uno se basta a cir si no que los hombres piensan
como antes del uso ordinario de las cws en que has adqumdo una repu- sí mismo en punto a sabiduría, y si que acerca de todas estas cosas hay,
palabras, c~yo sentido tuercen a ca- taGión sobresaliente. __ _ Protágoras nos ha ·· concedido que entre · sus semejantes; sabios e ignó~
pricho la mayor parte de los hom- TEoDoRo.~No es fácil, Sócrates, unos superan a otros para discernir rantes?
bres, creándose mutuamente toda c.uando est~ uno sentado cerca de lo mejor y lo peor, que son los que TEODORo.-Nada más cierto. .
·· ·· ciase de ····dificultades. fi~ !'lquí, . h, J?Oder ~Vdar . el.respond.~rte, y m~ él llama sabios. ¿No es así? · SócRATES.-¿No tienen la sabidu-
Teodoro, todo lo que he podido ha- eqmv.o~';le antes cuan~o diJe que ~e TEonoRo.~Sí. ría por una opinión verdadera y la
cer en defensa de tu amigo, defensa pen:utmas no despoJarm~ d~ mis SócRATES.-Si él mismo hubiera ignorancia por una opinión falsa?
flaca en relación con mi debilidad; vestidos y que no me obhganas en hecho en persona esta confesión, y TEODORo.-Sin duda.
··pero-si · él . viviese · aún, vendría en este concepto ~ luch~r, como hacen no nosotros en su nombre al defen- SÓCRATES.-¿Qué partido toma-
auxilio de su propio sistema con los laced~momos . F1guraseme, yor der su causa, no sería necesario re- remos? Protágoras. ¿Diremos que
más energía." el . con~ano, que te pareces mas. a producirla para fortificarla más. los hombres tienen siempre opinio-
TEODORO.-Te equivocas, Sócra- S~J~on! ~o~que los l31cedemomos Pero quizá se nos podría objetar nes ~erdaderas, o tan pronto ver-
tes· le has defendido vigorosamente. s ~Icen. ,que se r.etire o que s~ que no estamos autorizados para ha- dad eras como falsas? . A cualquier
', . . despoJe de sus vestidos! Pero tu cer por él semejantes confesiones. lado que nos inclinemos, resulta de
Soc~ATES:-Me l;ldulas, mi quen- haces lo que Anteo,to no dejas en
do amig~. ¿Pero t~enes presente lo paz a los que se te aproximan has- Ésta es la razón por qué es prefe- todos modos que las opiniones hu-
qu~_Protagoras d~~I~_antes Y la;acu- ta forzarles a que se despojen y lu- rible que convengamos en la ver- manas no son siempre verdaderas,
s~ciOn que nos dir~giO d~ que d1spu- chen de palabra contigo. dad de este punto, tanto más, cuan- sino que son verdaderas o falsas.
taba~os co~ un tle~no. JOven, apro- SócRATEs.-Has pintado bien mi to que importa poco que la cosa sea En efecto, Teodoro, mira si alguno
vechandono~ de su ~Imidez. como un enfermedad,- Teodoro. Sin embargo, así o de otra manera. de los partidarios de Protágoras
arma para combatir su Sistema, Y yo soy más fuerte que esos que ci- TEODORO.-Tienes razón. querría, o si tú mismo querrías sos-
- recomen?ándonos que, hu;:endo de tas, porque ya he encontrado una SócRATES.-Deduzcamos, pues, lo tener que no puede uno pensar que
todo e~h~o burlesco, exammáram~s multitud de Heracles y de Teseos, más brevemente que podamos, está otro es un ignorante, y que tiene
sus. ~pmwnes de una manera mas temibles en la disputa, que me han confesión de los propios discursos opiniones falsas.
'• sena. . , , . batido en regla, pero no por eso de Protágoras y no de ningún otro. TEODORO.-Esta aserción no en-
TEODORO.-¿Com~ podw deJar de me abstengo de disputar; tan vio- TEonoRo.-¿Cómo? contraría defensor, Sócrates.
tenerlo presente, Socrates? lento y tan arraigado está en mí el SócRATEs.-De la manera siguien- SócRATEs.-He aquí a qué extre-
SócRATES. - Pues bien, ¿quieres amor a esta clase de luchas. No me te: ¿No dice Protágoras que lo que _mo se ven reducidos los que guíe-
que le obedezcamos? rehúses el placer de medirme con- parece a cada · uno es para él tal ren que el hombre sea la medida
TEODORO.-Con todo mi corazón. tigo; será ventajoso a uno y otro. como le parece? de todas las cosas.
SócRATEs.-Ya ves que todos los TEODORo.-Ya no me opongo más, TEODORO.-Lo dice, en efecto. TEODORO.-¿Cómo?
que están aquí, excepto tú, son jó- y toma el camino que te acomode. SócRATES.-De este modo se ex- SÓCRATES.-Si formas algún jui-
venes. Si queremos, pues, obedecer Es preciso sufrir el destino que me plica Protágoras. Mas también nos- cio sobre un objeto cualquiera y
a Protágoras, es preciso que inte- preparas y consentir de buena vo- otros anunciamos las opiniones de me participas tu opinión, esta opi-
un hombre, o más bien, de todos los nión, según Protágoras, será verda-
rrogándonos y respondiéndonos a la - - -
9 Bandido que mató a Teseo. hombres, cuando decimos que no dera para ti. ¿Pero no nos será per-
vez tú y yo, hágamos un examen 10 Luchador famoso que fue ven- hay nadie que bajo cierto punto de mitido a los demás ser jueces de tu
serio de su sistema, para que no cido por Herakles. vista no se crea más sabio que los juicio? ¿fuzgaremos siempre que tus

,,_..,;.·

--~- · ·
318 PLATÓN
TEETETES O DE LA CIENCIA 319
opmwnes son verdaderas? ¿O más a tener también esta misma opi-
bien, muchas personas que tienen nión por verdadera, conforme a su ble o dañoso al cuerpo, y que no comparados con las personas consa- ·
opiniones contrarias a las tuyas, no sistema. tendrá ninguna dificultad en decir gradas a la filosofía y a estudios de
se contradicen todos los días ima- TEODORO.-Así parece. que no está cualquiera mujerzuela, esta naturaleza, son como esclavos
ginándose que tú juzgas mal? SócRATES.-'-Por consiguiente, es niño o animal en estado de curarse frente a frente de hombres libres.
TEODORO.-Sí, ¡por Zeus!, Sócra- una cosa puesta en duda por todos, i a sí mismo, ni conoce lo que le con- TEODORo.-¿Por qué?
tes; hay, como dice Homero, mil comenzando por Protágoras mismo; viene a . la salud; pero que sí hay SócRATES.-Porque, como acabas
personas que me ocasionan muchas o más bien Protágoras, al admitir 1 cosas en que unos tienen ventajas de decir, los unos siempre tienen
dificultades desde este punto de que el que es de un dictamen con· sobre otros, es sobre todo en éstas? tiempo y conversan juntos en paz
vista. . trario al suyo está en lo verdadero,
. SócRATEs.-¿Qué? ¿Quieres en- confiesa que ni un perro, ni el pri-
t TEODORO.-Lo creo así.
SócRATES.-Y en materias polí-
y con desahogo. Y lo mismo que
ahora mudamos de conversación
tonces que digamos que tienes una mero que llega, son la medida de ticas, ¿no convendrá igualmente en por la tercera vez, ellos hacen otro
1
l
¡
· opíriión verdadera para ti y falsa lás cosas que no han estudiado. ¿No
para todos los demás?
TEODORO.-Parece que es un re-
es así?
TEODORO.-Sí.
¡ que lo honesto y lo inhonesto, lo
justo y lo injusto, lo santo y lo im-
pío son para cada ciudad tales como
tanto, cuando la cuestión que se
suscita les agrada más que la que ·
se estaba tratando, como nos ha su-
sultado necesario de la opinión de SócRATES.-Así, puesto que es aparecen en sus instituciones y en cedido a nosotros, y les es indife-
Protágoras. combatida por todo el mundo la sus leyes, y que en todo esto rio es rente tratar una materia con exten-
SócRATEs.-Con respecto a Pro· verdad de Protágoras, no es verda- un particular más sabio que otro sión o en pocas palabras, con tal
... , tágoras mismo, si no hubiera creído dera para nadie, ni para él mismo . particular, ni una ciudad más que ·que descubran la verdad. Los otros,
... ..... ....•.•. ... ... . •: ' 1~ que el homPJ:e es)a .medida de to- TEooo~o.-~ócra.tes, tratam.osmuy otra ciudad; pero que en el discer- por el contrario, ·no quieren perder
. ,' das las cosas, y si el pueblo no lo mal a m1 amtgo. nimiento de lás ·teyes útiles o daño- ··el tiempo cuando hablan; el · agua
r:..~ creyese tampoco, como de hecho SócRATEs.-Sí, querido mío; pero sas es donde principalmente un con- que corre les obliga a apresurarse 11
. sej~r?,sudpera a o~rodcdo11sejerdo, yJ¡;¡
~ ~ ::J
no lo cree, ¿no sería una consecuen~ . no sé sitraspé!sélmos la línea de lo
cia necesaria que la verdad, tal co- verdadero. Lo que parece · es que, opmwn e una cm a a a e otra1 Y 110 leJ es ,Pedrmitido htablaAr ?e 1<?
que sena mas e su gus o. 111 esta
mo la ha definido, no existe para siendo de más edad que nosotros ciudad? No se atrevería a decir que presente la parte wntraria que les
~ nadie? Y si ha sido de esta opinión es igualmente más hábil, y si en las leyes que en un Estado se dan, da la ley con la fórmula de la acu-
t¡· ···lll:
y la multitud · cree lo contrario, ¿no ·este momento saliese del sepulcro, creyendo que son útiles, lo sean in- sación que ellos llaman automosia,12
observas, en primer lugar, que tan- asomando sólo la cabeza, probable- faliblemente. Pero ahora, con res- que se lee, y de cuyo contenido está
., ' ~ te como el número de los que son mente nos convencería, a mí de no pecto a lo justo y lo injusto, a lo prohibido separarse. Sus alegado-
de la opinión del pueblo supere al saber lo que digo y a ti de haber santo y lo impío, sus partidarios nes son en pro o en contra de un
de sus partidarios, otro tanto la ver- concedido muchas cosas indebida- aseguran que nada de todo esto tie· esclavo como ellos, y se dirigen a
dad, tal como él la entiende, debe mente, dicho lo cual. desaparecería ne por su naturaleza una esencia un señor sentado que tiene en su
j no existir más bien que existir? y se sumiría bajo tierra. Pero yo
TEODORO.-Eso es incontestable, creo que es en nosotros una nece-
que le sea propia, y que la opinión
que toda una ciudad se forme, se
mano la justicia. Sus disputas no
quedan sin resultado; siempre me-
y existe o no existe según la opi- sidad usar de nuestras . facultades, hace verdadera por este solo hecho día algún interés para ellos, y mu-
:l nión de cada cual. tales como son, y hablar siempre v sólo por el tiempo que dure. Aque- chas veces va en ello la vida, si
SócRATES.-En segundo lugar, he conforme a nuestras ideas. ¿Y no llos mismos, que no participan en bien todo esto les hace ardientes,
aquí lo más gracioso. Protágoras, diremos que todo el mundo convie- lo demás de la opinión de Protá- ásperos y hábiles para ·adular al juez
·reconociendo que lo que parece a ne en que hay hombres más sabios goras, siguen en este punto su filo- con palabras y complacerle en sus
cada uno es verdadero, concede que que otros, e igualmente más igno- sofía. Pero Teodoro, un discurso acciones. Por lo demás, tienen el
la opinión de los que contradicen la rantes? · sucede a otro discurso, y uno más alma pequeña, sin rectitud, ·porque
suya, y a causa de la que creen ellos TEoooRo.-Por lo menos, así me importante a otro que lo es menos. · la servidumbre a que está suieta
que él se engaña, es verdadera .. lo parece. TEODORo.-¿No estamos por des- desde la juventud, la ha impedido
TEODORO.-Efectivamente. SócRATEs.-¿Te parece igualmen- pacio, Sócrates? elevarse, y la ha despojado de su
SócRATES. - Luego conviene en te, que la opinión de Protágoras SócRATES.--'-Así parece; en varias nobleza, obligándola a obrar por
que su opinión es falsa, puesto que puede sostenerse en otro punto, que ocasiones, y en especial hoy, he re- caminos torcidos y exponiéndola,
reconoce y tiene por verdadera la hemos indicado al tomar su defen- flexionado, querido mío, cuán na- cuando aún era tierna, a grandes
opinión de los que creen que él sa, es decir, que en lo que concier- tural es que los que han pasado peligros y grandes temores. Como
está en el error. ne a lo -caliente, lo seco, lo dulce mucho tiempo en el estudio de la no tienen bastante fuerza para arras-
TEODORO.-Necesariamente. y demás cualidades de este género, filosofía, parezcan oradores ridícu- trarlos, tomando el partido de la
SócRATEs.-Los otros, a su vez, las cosas son comúnmente tales para los cuando se presentan ante los
no convienen ni confiesan que se cada uno como le parecen; que si tribunales. 11 En Atenas, una clepsidra o reloj
engañan. reconoce que hay hombres que su- TEODORo.-¿Cómo entiendes eso? de agua marcaba lo que había de ha-
TEODORo.-No, ciertamente. peran a otros en ciertos conceptos, SócRATES.-Me parece que los blar el orador.
t2 Es decir, juramento contradicto-
SócRATES.-Está, pues, obligado es con relación a lo que es saluda- hombres educados desde su juven- rio del acusador y del acusado, de cuyo
tud en el foro y en los negocios, formulario no era permitido salir .

.....,-~ ·-:'ill:l'~· ·
320 PLATÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 321

justicia y de la verdad, se ejercitan tepasados, varones o hembras, y el instante por su falta de experiencia a Heracles, hijo de Anfitrión. Se
desde luego en la mentira y en el filósofo no da más razón de estos en pozos y en toda suerte de per- ríe porque ve que no se reflexiona,
arte de dañarse los unos a los otros, hechos que del número de gotas de plejidades, y en conflictos tales que que el vigésimoquinto antepasado
se doblegan y ligan de mil mane- agua que hay en el mar. Ni sabe él le hacen pasar por un imbécil. Si se de Anfitrión y el quincuagésimo
ras, de suerte que pasan de la ado- mismo que ignora todo esto, porque le injuria, como ignora los defectos con relación a sí mismo, ha sido
lescencia a la edad madura con un si se abstiene de enterarse de ello de los demás, porque nunca ha que- como lo ha querido la fortuna, y
espíritu enteramente corrompido, no es por vanidad, sino que, a de- rido informarse, no puede echar en se ríe al pensar que no puede verse
imaginándose con esto haber adqui- cir verdad, es porque está presente cara al ofensor nada personal, de libre de ideas tan disparatadas. En
rido mucha habilidad y sabiduría. en la ciudad sólo con el cuerpo. En manera que no ocurriéndosele qué todas estas ocasiones el vulgo se
Tal es; Teodoro, el retrato de estos cuanto a su alma, mirando todos decir, aparece como un personaje ri- burla del filósofo, a quien en cier-
hombres . ¿Quieres que te haga el est~s objetos como indignos y no dículo. Cuando oye a los demás di- to concepto supone lleno de orgullo
de los que componen nuestro círcu- haciendo de ellos . ningún caso, se rigirse alabanzas o alabarse a sí e ignorante por otra parte de las
• J. lo o que, dejándolo, volvamos al pasea por todos los lugares, midien- mismos, se ríe, no por darse tono, cosas más comunes, y además in-
asunto, para no abusar den;rasiado do, según la expresión de Píndaro, sino con sana intención, y se le toma útil para todo.
de esta libertad de abandonar el lo que está por bajo y lo que está por un extravagante. Si en su pre- TEODORO.-Lo que dices, Sócra-
tema de que hace un momento ha- por cima de la tierra, se eleva has- sencia se alaba a un tirano o a un tes, se ve todos los días.
blábamos? ta los cielos para contemplar allí rey, se figura oír exaltar la felicidad SócRATEs.-Pero, querido mío,
TEODORO.- Nada de eso, Sócra- el cu:so de los astros, y dirigiendo de algún pastor, porquero o guar- cuando el filósofo puede a su vez
tes· veamos antes eJ carácter de es- su mirada escrutadora a todos los da de ganados lanares y vacunos, at¡:¡¡(!f a alguno <:le _estos_ ho.rn_br«::s
¡l lti
'<!! ······ tos' últimos. Has dicho · con mucha ·· seres .. del. .universo,. no .se baja a oh- porque de ellos saca mucha leche, y hacia la región superior, y el atraído
. ' razón, que los que for{namos parte jetos que están inmediatos a aquélla. cree que los reyes están encargados
r·1 ':..,.¡1: de este círculo no somos esclavos de TEODORo.-¿Cómo entiendes eso, de apacentar y ordeñar una espe-
se aviene a presCindir de estas cues-
tiones: ¿qüé maL te hago yo? ¿Qué
i los discursos sino por el contra- Sócrates? ················· ····· .· Cie de : animales, más difícíles de mal me haces tú? Para pasar a la
1~ rio, los disc~rsos ~stán a nuestras SócRATES. - Cuéntase, Teodoro, gobernar y más traidores, sin que,
¡>:) consideración . de la justicia y de la
,. ~
··,.......
órdenes como otros tantos servido- que ocupado Tales en la astrono-
res, agu'ardando el momento e 11 que ~fa Y mirando a lo alto, c_ayé} un
por otra parte, los mismos tiranos
o reyes sean menos groseros e igno-
injusticia, de su naturaleza y de lo
que distingue la una de la otra y
queramos terminarlos. En efecto; dia en l!n pozo, Y~ t¡ue una sirVIenta . rantes que los pastores, a causa del de todo lo demás, o prescindir de
nosotros no tenemos juez, ni espec- d: Traci:'l, de. ~spmtu alegre Y_ hur- poco tiempo que tienen .para ins- la cuestión de si un rey o tal hom-
' ' tador, como los poetas, que presi- Ion se no, diciendo que ~uena sa- truirse, permaneciendo encerrados bre, que tiene grandes tesoros, son
dan a nuestras conversaciones las ber lo que pasaba en el c1elo y que dentro de murallas, como en un dichosos, y pasa al examen de la
corrijan y nos den la ley. ' se o~vidaba de ~o que tení~ delante aprisco _situado sobre unas monta- · institución real, y en general a lo
SócRATES.-Hablemos, puesto que de SI ~ a sus p1es. Este oh1ste pue- ñas. Se dice en su presencia que que constituye la felicidad o. la des-
lo deseas, pero sólo de los corifeos, de apl_I~arse a ~o?os los que hacen un hombre tiene inmensas riquezas, gracia del hombre, para ver en qué
porque ¿para qué mencionar a aque- profe_sw~ de filosofas. En efecto, porque posee en fincas diez mil yu- consisten la una y la otra y de qué
!los que sin genio se dedican a la n? solo I&noran lo que hace su ye- gadas o más, y ·esto le parece poca manera nos conviene aspirar a aqué-
filosofía? Los verdaderos filósofos cmo, y . SI es _hombre o cualqmer cosa, acostumbrado como está a di- lla y huir de ésta; cuando es pre-
ignoran desde su juventud el cami- otro amJ?al, SI~o que ponen tod.o rigir sus miradas sobre el mundo ciso que este hombre de alma pe-
no que conduce a la plaza pública. su estudiO en mdagar y descubnr entero. En cuanto a los que alaban
Los tribunales dond e d · · t 1~ que es el hombre, y lo que con- queña, rudo y ejercitado en la ci·
- . . ' . e s a mi,ms ra viene a su naturaleza hacer o pa- la nobleza y dicen que es de buena zaña, se explique sobre todo esto,
JUSticia, el par~J~ donde se rem~e el decer, a diferencia de los demás casa, porque puede contar siete entonces rinde las armas al filóso-
Senado y los sitios donde se reunen seres. ¿Comprendes, Teodoro, a abuelos ricos, cree que semejantes fo, y suspendido en el aire y poco
las asaii?bleas pol?ulares,. les . so~1 dónde se dirige mi pensamiento? elogios · proceden de gentes que tie- acostumbrado a contemplar de tan
desconocrdos. N~. tienen OJos· m OI- TEODORo.-Sí, y dices verdad. nen la vistél baja y corta, a quienes alto los objetos, se le va la cabeza,
dos para ver y 01~ las leyes y decre- SócRATES.-Ésta es la razón por la ignorancia impide fijar sus mira- se aturde, pierde el sentido, no sabe
tos que s~ publican de VIva voz qué, mi querido amigo, en las re- das sobre el género humano ·todo lo que dice y se ríen de él, no las
o. por esc~Ito, y respecto a las fac- laciones, ya particulares, ya públi- entero, y que no ven con el pensa- sirvientas de Tracia, ni los ignoran- .
cwne~ e 'm!ngas para Ileg~r a los cas, que un hombre de este carácter miento que cada uno de nosotros tes (porque no se dan cuenta de
cargos pubhcos, ~ las reux:uon~s se- tiene con sus semejantes, así como tenemos millares de abuelos y ante- nada), sino aquellos cuya · educa-
cretas, a las com1das y d1vers10nes cuando se ve precisado a hablar de- pasados, entre quienes se encuen- ción no ha sido la de los esclavos.
con los tocadores de flauta , no les !ante de los tribunales o en otra tran muchas veces una infinidad de "Tal es, Teodoro, el carácter de
viene ?1 pensamient~ concurrir a parte de las cosas que están a sus ricos y pobres, de reyes y esclavos, uno y otro. El primero, que tú lla-
ellas m aun. por ~ue_nos. N ace u!lo pies y a su vista, como dije al prin- de helenos y bárbaros, y mira como mas ·filósofo, educado en el seno
de alto o baJO nac1m1ento en la cm- cipio, da lugar a que se rían de él, una pequeñez de espíritu el gloriar- de la libertad y del oCio, no tiene
d_ad, sucede a alguno una desgra- no sólo las sirvientas de Tracia, se de una procedencia de veinti- a deshonra pasar por un hombre
cta por !a mala conducta de sus an- sino todo el pueblo, cayendo a cada cinco · antepasados, hasta remontar cándido e inútil para todo, cuando
21
l. · - -- ~ . ':::..:._e,-;_:.:...,~. --····· ..._,. _.-- -. -" ""'' '' ''··~ -. ,,
322 PLATÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 323

se trata de llenar ciertos ministerios producen sino tiranos, y si en las jetos, y para que escuchen las razo- SócRATES. - ¿Consigue siempre .
serviles, por ejemplo, arreglar una artes, mercenarios. Lo mejor que nes de un competidor, por poco que toda ciudad este objeto, o no lo
maleta, sazonar viandas o hacer dis- debe hacerse es negar el título de quieran sostener con entereza la co~­ consigue en algunos puntos?
cursos. El otro, por el contrario, hábil al hombre injusto que ofende versación durante algún tiempo .y no TEoooRo.-Me parece lo segundo.
desempeña perfectamente todas es- a la piedad en sus discursos y ac- abandonar cobardemente el campo, SócRATES.-Todo el mundo con·
tas comisiones con destreza y pron- ciones. Porque aunque sea ésta una se encuentran al fin, amigo mío, en vendrá fácilmente en ello, si la cues-
titud, pero no sabe llevar su capa censura, se complacen en oírla y se el maym apuro; nada de lo que tión se propone con relación a la
1 cual conviene a una persona libre, persuaden de que se les quiere decir dicen les satisface, toda su elocuen- e specie entera a que pertenece lo
no tiene ninguna idea de la armo- con esto, no que son gentes despre- cia se desvanece hasta el punto de útil. Lo útil mira al porvenir, por·
nía del discurso y es incapaz de ser ciables, carga inútil sobre la tierra , podérseles tomar por chiquillos . que cuando h acemos -leye~ es con
el cantor de la verdadera vida de sino hombres tale& como deben ser- Pero dejemos esto, que no es más la esperanza de que serán provecho ..
11•
los dioses y de los hombres bien- lo para hacer papel en un Estado.
aventurados." Y es preciso deCirles lo que es ver-
que una digresión, porque si no, sas para e1 tiempo que seguirü, es
de unaS eil otras perderemos de vis- decir, para lo futuro. :
' ' TEODORo.-Si llegases a conven- dad; que cuanto menos crean ser lo ta el primer obj eto de nuestra con· TEODORO.-Es cierto.
cer a todos los demás, como a mí, que son, tanto más.Io son en reali.. versación. Volvamos atrás, si con- SócRATES.-Iriterroguemos ahora
de la verdad de lo que dices, Só- dad, porque ignoran cuál es el cas- sientes en ello. a Protágoras o a cualquiera de sus
crates, habría más p az y menos ma- tigo de la injusticia, que es lo que TEoDORO.-Esta digresión, Sócra- partidarios. El hombre, dices tú,
les entre los hombres. menos debe ignorarse. Estos casti- tes, no es la que con menos gusto Protágoras, es la medida de todas
,¡;,::; SócRATEs.-Sí, pero no es posi- gos no son, como se imaginan, los te he oído. A mi edad tienen buena las cosas blancas, negras, pesadas,.
. .m. 1a ~uerte que a 1gunas . acogida . reflexiones de esta natura- . ligeras -y otras semejantes; . porqtw.. .
. ~ ¡.l --¡, .. ... -b le; -Teodoro, {)_Ue -el. mal d.esaparez- ... .suplicros leza. Sin embargo, respetando tu pa- teniendo en sí la regla para juzgar-
, .~ 1 1 ca por entero, porque es preciso veces saben evrtar, . aun obrapdo recer, volvamos a nuestro primer las, y representán dosele tales como
·· ~ que siempre haya alguna cosa con- !llal, ?-o; es un castigo. al curu es asunto.
traria al bien, y como no es posible rmp~srble que se sustrargan. -·· ···· · ··sóáAiEs~=m ]Jliiiioéii ..iiue <:¡üe~- J as siente, su opinión es siempre
¡::) colocarle entre los dioses, es de ne- TEODoRo.-¿Cuál es? verdadera y real con relación a si
damos es a mi parecer, aquel en mismo. ¿No es así?
cesidad que circule sobre esta tie- SócRATEs.- Hay en la naturaleza que decíamos que los que pretenden
"¡; ' rra y alrededor de nuestra natura- d.e las c.osas dos n:o?elos, mi que- T EODORO.-SÍ.
¡;.•'"'; que todo está en movimiento, y que SócRATES. - ¿Diremos rioootros
leza mortal. ~sta es la razói1 por 11do amrgo, uno dtvrt;o y muy di; toda cosa es siempre para cada uno igualmente, Protágoras, que el ' hon;-
1 j

,· -,ti
qué debemos procurar huir lo más choso, Y el <?tro et~emrgo _ de Dws y tal como le parece, están resueltos a hl'e tiene en sí mismo la regla pro ·
pronto posible desde esta estancia ml}Y desgracrado. l ero. ellos no ven sostener en todo lo demás, y sobre pia para juzgar las cosas del po:rv;>
a la de los dioses. Al huir nos ase- asr . las cosas; su . estlfpidez Y su ex- todo con n laeión a la justicia, que nir, y que el.liw sn hacen para cada
mejamos a Dios en cuanto depende cesrv~ locura les rmp1d~ ~on'?c~r que lo que una ciudad erige en ley, por uno tales como se figura cjl!e serán?
de nosotros, y nos asemejamos a él su co:rducta, llena de lll]Ustrci!f, los parecer!~ .justa, ·es tal para ella,
por la sabiduría, la justicia y la san- ap_rox t~o.a al, segundo Y los aleJa del mientras subsiste la ley; p ero que En punto a calor, por ejemplo, cua.t1-
tidad. Pero, amigo mío, no es cosa pnmeiO, a.st sufren la pena, llevan- respecto de lo útil, nadie es bas- do un hombre piensa que le sobre··
fácil e1 persuadir de que no se debe do una VIda conforme _al. modelo tante atrevido para poder asegurar vendrá una fiebre y que habrá de
seguir la virtud y huir del vicio por que se ha!! propuesto . Imitar. En
. , d vano les drremos que sr no renun- que toda institución adoptada por experimentar esta especie de calor,
el mottvo. que mueve ~1 comun e cían a esa pretendida habilidad, se- una ciudad q1,1e la ha juzgado ven- si un médico piensa lo contrario,
los. ~ombr es, que es evrtar la _repu- rán excluidos, después de su muer- tajosa, lo sea en efecto durante el ¿a cuál de estas dos opiniones n os
tacron de malo Y pasa: por vrrtu<?- te, de la estancia donde no se ad- tiempo que esté en vigor; a no ser atendremos para decir lo que suce-
so: La ye; dadera r~z<;m es la .sr- mite a los malos, y que durante esta que se diga que lo es en el nombre, derá? ¿O bien sucederán ambas co-
gurente:. Dros no. es I~JUSto ~n mn~ vida no tendrán otra compañía que lo cual sería una burla tratándose sas, de manera que para el médico
guna crrcunstancta m ~e nmguna la de hombres tan malos como ellos, de este asunto. ¿No es así? este hombre no tendrá calor ni fie-
manera; po.r el contrano, es per- que es la que conviene a sus cos- TEODORO.-Sí. bre, y para éste habrá ambas co-
fectamente JUs to , y nada se le ase- tumbres· considerarán estos discur- SócRATES.-No hablemos del nom- sas?
meja tanto como aqu~l de noso~ros sos como extravagancias, y no por bre, sino de la cosa que él significa. ·T EODORO. -Eso sería un absurdo.
que ha llegado a la crma de la JUS- eso se creerán menos personajes há- TEODORO.-En efecto, no se trata SócRATES.- -Respecto a la dulzura
ticia. De esto depende el .verdadero hiles. · del nombre. y aspereza que h abrá de tener el
méritodel hombre o su bajeza y su TEODORo.- Nada más cierto, Só- SócRATES.-No es el nombre, sino vino, es, a mi parecer, preciso re-
n ada._El que conoce a Dios es ver- crates. lo que él significa, lo que se pro- fe rirse a la opinión del cosechero
daderamente sabio y virtuoso; ~1 SócRATES.-Lo sé bien, querido pone toda ciudad al darse leyes y y no a la de un tocador de lira.
que no lo conoce es verdaderamente mío. Pero he aquí lo que hay para al hacer que sean ventajosas según TEODORO.-Sin duda.
ignorante y malo.. En cuanto a las ellos de terrible, y es que cuando su pensamiento y en cuanto está en SócRATES.-El maestro de gim-
demás cualidades que el vulgo lla- se l es apura en una conversación su poder. ¿Crees tú que se propon- nasia tampoco puede ser mejor
ma talento y sabiduría, si se des· particular para que den razón del ga otro objeto en su legislación? ' juez que el músico acerca de la
pliegan en el gobierno político no desprecio que hacen de ciertos ob- TEODORO.-Ningún otro. . armonía, y entonces ¿es posible que

.--- -~ -· - :--· " ., ~- ·- ..-_______ -·":..::---::-::--..--·


• ~-----:-· ·. - • • .--;-::1>0
324 PLATÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 325

ambos estén de acuerdo en este que éstas, como hemos visto, no tie- verás sobre la marcha atacado con nombre del universo es lo inmóvi/.1 3
punto? nen por verdadero lo que él ha sen- otra palabra equívoca. En fin, nun- Los Melisos y los Parménides, abra-
TEODORO.-No, seguramente. tado. ca concluirás nada con ninguno de zando esta opinión contraria, tienen
SócRATES.-El parecer del que da SócRATEs.-Es fácil, Teodoro, de- ellos. Tampoco adelantan más entre por cierto, por ejemplo, que todo
una comida y no entiende de coci- mostrar con otras muchas pruebas sí mismos, pero, sobre todo, tienen es uno y que este uno es estable en
na, sobre . el gusto que tendrán los que todas las opiniones de un hom- cuidado cb no dejar nada fijo en sí mismo, no teniendo espacio don-
convidados, es menos seguro que el bre no son verdaderas. Pero con sus discm~sos, ni en sus pensamien- de moverse. ¿Qué partido tomare-
del cocinero. Porque no disfrutamos relación a estas impresiones de que tos, persuadidos, a mi parecer, de mos, mi queridp amigo, en frente
sobre el placer que cada uno siente cada uno se ve actualmente afecta- que esta estabilidad es a la que ha- de todos éstos? Avanzando poco a
actualmente o ha sentido, sino sobre do, y de donde nacen las sensacio- cen la guerra, y la excluyen por to- poco, henos aquí cogidos en medio
el que ha de sentir, y preguntamos .nes y opiniones que se siguen, es
1 si cada cual es en este punto el me- más difícil probar que ellas. no lo
dos rumbos cuanto les es posible. de los unos y de los otros, sin caer
· SócRATEs.~Ouizá, Teodoro, has ·· en la cuenta. Si nos sacudimos de
' ¿
l jor juez con relación a sí mismo.
Tú mismo, Protágoras, ¿no juzga-
son. Quizá es absolutamente impo-.
sible; quizá los que pretenden que
visto a estos hombres en el calor ellos por medio de una vigorosa de-
del coiub.ate, y no te has encontrado fensa, ·se vengarán de nosotros y
1 rás de antemano mejor que un cual- son verdaderas y que constituyen la con ellos cuando conversaban en nos sucederá lo que a aquellos que,
quiera de lo que convendrá decir ciencia, dicen la verdad, y Teetetes paz, .y E;e conoce que no son tus P_eleando en la lid sin salir de la
para triunfar ante un tribunal? no ha hablado fuera de propósito amigos. Por más despaoio explican lmea que separa los partidos, son
TEODORO.-Es muy cierto, Sócra- cuando ha dicho que la sensación su sistema a aquellos de sus dis- cogidos por ambos y arrojados a
tes, y precisamente de esto se ala- y la ciencia son una misma cosa . cípulos que quieren atraer a su par- uno Y otro lado. Me parece que es
. . ~~~~; .. haba Protágoras en primer .término, ... Es preciso ... estrechar ... el terreno a. tido. · · mejor romenzar por los que han si~ ·
suponiéndose superior a todos los este sistema, como lo exigía antes TEODORo.-¿De qué discípulos ha- do para nosotros objeto de examen,
r·~ ,
'<'"¡ demás. el discurso en favor de Protágoras, bias, mi querido Sócrates? Entre Y que dicen que todo pasa. Si cree-
·¡· SócRATES.-jPor Zeus! Así era y examinar esta esencia siempre en dios ninguno es discípulo de otro; mos que tienen ·razón~ nos uniremos
,\ . ') preciso que sucediera, amigo mío, movimiento, tocándola como se toca cada uno se forma a sí mismo. Des- a ellos y procuraremos librarnos de

l :,.'Jl
l i ¡¡ :~.. ¡ y seguramente nadie le hubiera dado a un vaso para ver si está roto o de el momento en que el entusias- los otros. Si, por el contrario, nos
-~· gruesas sumas por asistir a sus lec- entero. Sobre esta esencia ha habi- mo .se ha apoderado de él, y se tiec. pare~e que la verclad está de parte
ciones, si hubiera convencido a sus do una disputa, que ni carece de in- nen los unos a los otros por igno- de aquellos que sostienen que todo
discípulos de que ningún hombre terés ni ha tenido lugar entre pocas rantes. No obtendrás nunca de ellos, está en reposo en el universo, nos
,s~:
j
ni adivino alguno estaba en estado personas. como antes te decía, por fuerza ni pondremos de su lado, huyendo de
, de juzgar de lo que deberá suceder TEODORo.-Está muy distante de por voluntad, que te den razón de los que suponen en movimiento has-
1, más que lo que está cada uno por ser pequeña; se agranda constante- nada; pero debemos considerar co- ta las cosas · inmóviles. En fin, si
sí mismo. mente en la Jonia, porque los par- mo un problema lo que dicen y nos parece que ni los unos ni los
TEODORo.-Es muy cierto. tidarios de Heráclito defienden esta examinarlo. otros sostienen nada razonal;>le, nos
SócRATEs.-Pero la legislación y opinión con mucho vigor. SócRATES.-Muy bien; ¿pero es pondremos en ridíc_ulo si, pequeños
lo útil, ¿no miran al porvenir? ¿Y SócRATEs.-Es una razón más, otro problema que el que nos pro- como. ,somos, creyeramos est~r en
no confesará todo el mundo que es mi querido Teodoro, para examinar pusieron al principio los antiguos, poseswn de la verdad _despues d~
imposible que una ciudad, al darse de nuevo cómo la apoyan. cubriéndolo con el velo de la poe- haber des~chado la antigua doctn-
leyes, deje de faltar muchas veces TEODORO.-Es cierto. En efecto, sía para el vulgo, a saber: que el na, sostemda p_m:. hombres resp_eta-
a lo que es más ventajoso? Sócrates, entre estos sectarios de Océano y Tetis, principios de todo bJes p~r su antlgueda~ y su sabJdu-
TEODORO.-Sin duda. Heráclito, o, como tú dices, de Ho- lo demás, son emanaciones y que na. l'vhra, Teodoro, s1 es ~rudente
SóCRATES.-Tenemos, pues, razón ~p.ero o de algún a,utor más antiguo,
nada es estable? Después los mo- exponernos a tan gr~n pehgro.
para decir a tu maestro que no pue- los de Efeso, que se tienen por sa- demos como más sabios lo han TEODORO.-No sena perdonable,
de dispensarse de confesar que un bios, son tales que disputar con ellos
hombre es más sabio que otro; que es disputar con furiosos. Nada hay presentado al descubierto,' a fin de S?crates, el dejar de discutir Jo que
ésta es la verdadera medida, y que fijo en sus doctrinas. Detenerse so- que todos, hasta los zapateros, d1cen los unos y los otros. . .
siendo yo un ignorante no se me bre una materia, sobre una cuestión, aprendiesen la sabiduría sólo con SócRATES.-Puesto q_ue mamhes-
puede obligar a ser tal medida, aun- responder e interrogar a su vez pa- oírles una sola vez, y cesasen de tas ta~to d~~eo, es preciso entrar en
que el discurso que he pronuncia- cíficamente, es una cosa que les es creer neciamente que una parte de esta dJscusJ~n .. Es natural co?lenzar
do en .su defensa parecía precisar- imposible, absolutamente imposible; los seres está en reposo y otra en por. el movimiento :¡ ver como lo
me a pesar mío a parecerlo. tan poca formalidad tienen. Si les movimiento y que aprendiendo que defmen los que soshenen que tod~
' . . se mueve· lo que deseo saber es si
TEODORO.-Me parece, Sócrates, interrogas, sacan al momento, como to do_se mueve, se smtiesen por es!a no admit~n más que una especie de
que esta opinión es falsa en este de una aljaba, unas cuantas pala- ensenanza llenos. de respeto hacia movimiento o si admiten dos, como
punto, y también en aquel en que bras enigmáticas que te arrojan al sus maestros. Casi he olvidad~ , Teo- a mi juicio debe hacerse. Pero no
Protágoras garantiza la certidumbre rostro, y si quieres que te den la doro, .que otros han sostemdo el
de las opiniones de los demás, aun- razón de lo que acaban de decir, te sistema opuesto, diciendo que el 13 Verso de Parménides.

(~ ·- .. _... - ·- .•·· ~- •.--!- -- -· c. ' " . -- ····. - .- . .., . - ·· ... ,


'1~
326 PLATÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 327

basta que yo solo lo crea así; es más cualidades diciendo a saber ¿es posible dar nunca a color al- plear otro término, y verdaderamen-
preciso que te pongas de mi parte, que cada una d~ éstas se {nueve co~ guno un nombre conveniente, de. te en su hipótesis no tienen expre-
a fm de que, suceda lo que quiera, Ja sensación en el espacio que me- rriodo que no sea posible el engaño? sión de qué valerse, como no sea
lo experimentemos en común. Di- dia entre la causa activa y la pa- TEODORo.~¿Qué medio hay, Só- esta: de ninguna manera. Esta ex-
me: cuando una_ cosa pas~ d~ un siva¡ que la causa p asiva se hace c~ates, para determ!nar el col?r ni presión indefin!d~, es la más conior- ·
11fgar a otro o g1ra sobre .SI m1sma sens1ble y no sensación, y la activa mnguna otra cuahd~d semeJante, me con su opm10n. _
sm ~nu_dar de lugar, ¿llamas a esto o el agente es afectado por tal 0 puesto que pasando sm cesar esca- TEODORo.-Es, en efecto, una ma-
m.~vlmten to?
t
cual .cualidad, sin llegar a su cua- pa a la ,palabra con que se la quie- nera de hablar que les conviene
i' fEODORo....,.-Sí. lidad en sí? Quizá esta palabra cua- re coger y precisar? perfectamente.
SócRATES.--Sea, pues, ésta una lidad te parecerá extraña y no con- SótRATEs.- ¿Y qué diremos de SócRATEs.-Henos aquí, Teodoro,
. especie d7 movimiento. Y cua_ndo, cibes la cosa bajo esta expresión ge- las ~ensaciones_, po~ ejemplo, las de libres de tu amigo; no le conced~-
permanec¡e? do la cosa en el m1smo neral. Te la diré al pormenor. La la VIsta y la del 01do? ¿Asegurare- mos . que todo hombre sea la ,medl-
lugar, enveJece, o de blanca se hace causa activa no se hace calor, ni mos que subsisten en el estado de · da de todas las cosas, a no ser que
'¡ 'í negra~ o de b~anda dura, o experi- blancura, sino caliente, blanca, y así visión y de audición? sea hombre hábil; y nunca confe"
·menta ~ualqmera otra alteración, de lo demás . Porque te acordarás, TEODORo.-De ninguna manera; saremos que la sensación sea la cien-
ti ¿no debe dec~rse que é~ta . es una sin duda, de lo que se dijo antes, si e~ cierto que todo se. m?eve. . . cia, si pa,rtimos del_ s~puesto ~e que
¡ segunda especie de mov1m1ento? esto es, que nada es uno tomado en SocRATES.-Por consigUiente, es- todo esta en movimiento, siempre
.·~
i ¡i!liii
TEODORo.- Me parece que sí. sí. ni lo que obra, ni lo que padece,
SóCRATEs.-No es posible deseo- sino que de su contacto mutuo na-
tando todo en un movimiento abso- que Teetetes no sea de otro dicta-
luto, no debe decirse, cualquiera men.
l. ... nocerlo. Cuento, pues,..con dos cla- .. -cen las sensaciones y las cualidades . que sea eL objeto de que se trate, .. .. .. TEODORo ..,.,.,.,Está bien dicho, . Só-
ses de movimiento; el uno de alte- sensibles, de donde resulta, de un que se ve o que no se ve, que se crates. Terminada esta cuestión, es-
''t
' .·'
,•
ra~ión, el otro de_ traslación.' lado, lo que tiene tal .o cual cuali- tiene tal sensación o_ que no se tiene. toy también libre de la obligación
·· · f EODORo,-Es cierto. dad, y de otro, lo que experimenta TEonoRo.-No, sm duda. .. de responderte, como habíamos .con~ .
() SóCRATES.-Hecha esta distinción, tal o cual sensación. SócRATEs.- Pero la sensación es venido, una vez que se halla ter-
dirijamos ahora la palabra a los que TEODORO.-i.Cómo podía no acor- la ciencia, hemos dicho Teetetes y minado el examen del sistema de
~ sostienen que todo se mueve y ha- darme? yo. Protágoras.
; ,' .~ g?mosles esta pregunta: ¿decís que SócRATES.-Dejemos todo lo de- TEODORO.-Es cierto. TEETETEs.~Nada de eso, Teodo"
,, j todas las cosas se mueven con este más de su sistema, sin tomamos el SócRATES.-Cuando se nos ha ro, seguid hasta que Sócrates y tú
¡1 ;
doble ~ovimiento de traslación y de trabajo de saber de qué manera lo preguntado qué es la ciencia, he- . hayáis_ discutido la opi!1ión de los
alterac10n o que algunas se mueven explkan; atengámonos sólo al pun- mos respon~tdo_ qu~ e~ una cosa que, dicen que t~o ~sta en reposo,
~e estas dos maneras y otras sólo to de que hablamos y preguntémos- que no es ctenc!a m deJa d ,~ serlo. segun nos propusisteis antes.
ue una de ellas? · les: todo se mueve decís todo pasa TEODORo.-Ast parece. TEODORO. - ¿Qué? ¡Teetetes, tú ,
TEODORo.-En verdad no sé qué ¿no es así? ' ' ' SócRATES.-Aquí tienes nuestra tan joven, das lecciones de injusti-
responder; me parece, sin embarl-go, TEODORO. -Sí. respuesta perfectamente justificada, cía a los ancianos enseñándoles a
que dirán que todo está sujeto a SóCRATES. - Mediante el doble cuando para demostrar su exactitud violar sus compromisos! Prepárate
este , doble mov_imiento. · .. . movimiento de traslación y de al- nos hemos esforzado en probar_ que a responder a. Sócrates sobre lo que
So_cRATEs.;-St no 1? diJesen, mi teración que hemos distinguido. todo se muev~, puesto. q:te s1 en resta por decir. .
quendo amtgo, . tendnan que reco- TEODORo.-Sin duda si se preten- efecto todo esta en mov1m1ento, re- TEETETEs.-Con mucho gusto, SI
nocer precisamente que las mismas de que todo se mueve'plena y .coro- sulta que las respuestas sobre cual- Sócrates lo consiente. Hubiera oído,
cosas están en movimiento y en re- pletamente. quiera_ cosa son igualmente exactas, sin embargo, con el mayor placer
poso, Y que no es más cierto decir SócRATEs.-Si las cosas fuesen ya se diga que es así, o ya que no es lo que pensáis sobre esta materia .
que todo se mueve, que decir que simplemente transportadas de un así; o si quieres, y para no presen- TEODORO.-Invitar a Sócrates a la
todo está en reposo. . · punto a otro y no se alterasen, po- tar a nuestros adversarios como exis- discusión es invitar a buenos jine-
TEODORo.-Nada más exacto. dría decirse cuál es la naturaleza tente nada estable, que ella se hace tes a correr en la llanura. Interró-
SócRATEs.-Puesto que es preciso de lo que se mueve y muda de Iu- o no se hace, deviene o no devie- gale y quedarás satisfecho.
que todo se mueva, no encontrándo- gar. ¿No es cierto? ne tal. SócRATES.-No pienses, Teodoro,
se la negación del movimiento en TEODORO.- Sí. TEonoRo.-Dices bien. que voy a aceptar la invitación de
n_inguna parte, todas las cosas están Sóc.RATES.-Pero como esto no es SócRATES. - Sí, Teodoro, salvo Teetetes.
srempre moviéndose en todos con- una cosa estable ni lo que aparece que me he servido de las expresio- TEODORo.-¿Por qué no?
cep~os. . blanco subsiste 'blanco, sino que, nes así y no así. l'Jo es preciso ,usar SócRATEs.-Aunque tel!lo criticar
1 EODORo.-Necesanamente. por el contrario, hay un continuo de la palabra asz, porque asz, lo con alguna dureza a Melito y a los
SócRATEs.-Fíjate! te suplico_, en cambio en este concepto, de suerte mismo que_ no así, como repres~n- demás. que, ~ostien~n que todo es
lo que te voy a decir. ¿No decimos que la blancura misma pasa y se tan hasta c1erto punto una cosa ÍIJ3, uno e mmovil, lo s1ento menos res-
que ellos explican la generación del hace otro color, temerosa de que ~o e~presan el moyimiento. Los par- pecto, d_e éstos qu~ _con relación a
calor; de la blancura y de las de- se la sorprenda en un estado fijo, tidanos de este sistema deben em- Parmemdes. Parmemdes me parece

l ··--• _e_:;:;_:;:-·:,
-- - - -:~, ~
- ~-w ~ --- ~ _:_:.·lll ~ -- ;.>-('" - ·· 't
328 PLATÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 329
a la vez respetable y temible, sir- oímos o más bien es por lo-que oí- TEETETES.-Sí. mediatamente por sí misma lo que
viéndome de Jas palabras de Home- mos. SÓCRATES.-Y que el uno es di- los objetos tienen de común entre sí.
ro. Le traté siendo yo joven y cuan- TEETETEs.-Me parece, Sócrates, ferente del otro y semejante a sí SócRATES. - Tú eres hermoso,
do él era muy anciano, y me pare- que es mejor decir los órganos por mismo. Teetetes, y no feo como decía Tea-
dó qu<: había en sus discursos una los que sentimos que no con los que TEETETES.-Sin duda. doro, porque el que responde bien
profundidad poco común. Temo que sentimos. SócRATES.-Y que, tomados jun- es . bello y bueno. Además, me has
no comprendamos sus palabras y SócRATEs.-Efectivamente, sería tos, ellos son dos, y que, tomado hecho un servicio dispensándome
·¡ que no penetremos bien su pensa- extraño, 9uerido mío, qu~ en nos- cada uno aparte, cada cual es uno. de una larga discusión, si juzgas que
miento, y más que todo, temo que otros hubiese muchos sentidos como TEETETES.-Así lo entiendo. hay objetos que el alma conoce por
las digresiones que nos vengan en- en los ca~a!los de palo y que ellos SócRATEs.-¿No te consideras en sí misma y otros que conoce por
cima, si no las evitamos, nos hagan no s~ refi;Iesen todos a una sola estado de examinar si son semejan- los órganos del cuerpo. Esto, en
perder de vista el objeto principal es~ncia, llamesela alma o de cual- tes o desemejantes entre sí? efecto, ya lo ésperaba yo de ti, y de:
de esta discusión, que es conocer ql!Iera otro modo, CO!J- la que, va- TEETETES.-Quizá. seaba que fuese ésta tu opinión.
' la naturaleza de la ciencia. Por otra hendonos de l,os sentidos ~omo de , SócRATEs.-¿Con el auxilio de TEETETEs.-Pues bien, yo pienso
'
parte, el objeto en que nos ocupa- .otros tanto~ organos, sentimos lo j qué órgano concibes todo esto res- como tú. ·
mos aquí es de una extensión in- . que es sensible. pecto de estos dos objetos? Porque SócRATEs.-¿En cuál de estas dos
mensa, y sería falta de considera- TEE!ETES.-Me parece que debe no es por el oído ni por la vista clases de objetos colocas el ser?
ción el examinarlo de pasada, y si ser.. asi. , por donde puedes saber lo que tie- Porque es lo más común a todas
ii no le· damos toda la amplitud que SócRATES.-;-La razon. por la que nen de común. He aquí una nueva las cosas.
.. !l
rl ·. ·."·'-
' j 1llt
t. ciones merece, acabaro.n. .n.uestras indaga- procuro aquq la exac~Itud de . la~
sobre la ciencia. Así. es pre- palabras, es porque quiero sab~r si
prueba de lo que decíamos. Si fue-
rá posible exárhinar si uno ii otró · .TEETETEs.,..,.,Le .. coloco .en .Ja .. cla•..
se de los objetos con los que el
\ ··r'~
~.. ·· ciso que no suceda lo uno ni lo otro, en. n?s?tros hay un solo Y mismo de estos dos objetos son o no sala- alma se pone en relación por sí
1 ' la do a nú arte prmcipto, por el que sabemos, por dos~ te sería fácil decirme de qué misma .
. Y va e .mas,que, a~e. n medio de los ojos, lo que es blanco órgano te servirás para ello. No se-
.comadron, au_xihe a Teetete~ a o negro, y los demás objetos por SóCRATEs.-¿Y sucede lo mismo
!':' ·-de p_anr sus concepciones sobre la cien- medio de los demás sentidos, y si ría la vista, ni el oído, sino algún con la semejanza y la desemejanza,
'·~ otro órgano. con la identidad y con . la diferen-
:·...... Cia. . tú achacas cada una de estas sensa- TEETETEs.-Sin duda sería el ór-
TEETETES. -;- Sea como qmeres, ciones a los órganos del cuerpo ... cia? · ·•·
l pue~to que tu eres el que mandas. pero quizá vale más que seas tú gano del gusto. TEETETES.-Sí.
~ Soc~TES:-!"laz, Teetetes, la ob- mismo el que diga todo esto, en lu- SócRATEs.-Tienes razón. ¿Pero SócRATEs.-¿Con lo bello, lo feo,
serva~ton sigUiente sobr~ lo que se gar de tomarme yo este trabajo por qué facultad te da a conocer las lo bueno y lo malo?
ha d1~~o. Has .res~ondido que }a ti. Respóndeme, pues. ¿Atribuyes cualidades comunes a todos estos TEETETEs.-Me parece que estos
sensacton y la cien~Ia son una mts- al cuerpo o a otra sustancia los ór- objetos, que llamas ser y no ser y objetos, sobre todo, son del número
¡ ma cosa, ¿no e~ asi?
T~ETETEs.-S_I.
ganos por los que sientes lo que es
caliente, seco, ligero, dulce?
sobre las que te pregunté antes?
i. Qué órganos destinarás a estas per-
de aquellos cuya esencia examina el
alma, comparando y combinando en
1 SocRATES.-SI te preguntaran con TEETETES -Los atribuyo al cuer- cepciones, y por dónde lo que siente sí misma el pasado y el presente
qué ve el hon;bre lo bla~co Y lo po solamente. en nosotros percibe el sentimiento con el porvenir.
negro y con que oye los somdos ~&u- SócRATEs.-¿Consentirías en con- de todas estas cosas? SócRATES. - Detente. ¿El alma
1
¡ dos y graves,. probablemente, dmas cederme que lo que sientes por un
que con los OJO~ Y con los 01dos. órgano te es imposible sentirlo por
TEETETES.-Hablas sin duda del
ser y del no ser, de la semejanza
no sentirá por el tacto la dureza de
lo que es duro y la blandura de lo
¡ T~ETETES.-Sm duda. ningún otro, por ejemplo, por la y de la desemejanza, de la identi- que es blando? ·
SocRATEs.-Ge~eralmente no es vista lo que sientes por el oído, o dad y de la diferencia, y también

'l
1'

TEETETES.-Sí.
estrechez de espíntu el emplear los por el oído lo que sientes por la de la unidad y de los demás núme- SócRATES.-Pero, por lo que hace
!
nombres y los verbos en su acep- vista? ros. Y es evidente que tú me pre- a su esencia, a su naturaleza, a su
¡
. ción vulgar, y no tomarlos en todo TEETETEs.-¿Cómo no lo he de guntas por qué órganos del cuerpo oposición y a la naturaleza de esta
su rigor; por el contrario, indica consentir? siente nuestra alma todo esto, así oposición, ¿ensaya el alma juzgar-
pequeñez de alma el usar de este SócRATEs.-Luego si tienes algu- como lo par, lo impar y todo lo las por sí misma, después de repe-
recurso. Sin embargo, alguna vez es na idea sobre los objetos de estos que depende de ellos. tidos esfuerzos y de confrontar las
necesario, y así, por ejemplo, no dos sentidos, tomados en junto, no SócRATES. - Perfectamente, Tee- una con las otras?
puedo dispensarme en este momen- puede venirte esta idea colectiva de tetes, eso es lo que yo quiero saber. TEETETES.-Sin duda.
to de descubrir en tu respuesta lo uno ni otro órgano. TEETETES.-En verdad, Sócrates, SócRATES.-La naturaleza ha da-
que tiene de defectuosa. Mira, en TEETETEs.-No, . sin duda. , no sé qué decirte, sino que desde el do a los hombres y a las bestias,
efecto, cuál es la mejor de estas dos SócRATES.-La primera idea que principio me ha parecido que no desde el acto de nacer, el sentimien-
. contestaciones: el ojo es aquello con tú tienes respecto al sonido y al tenemos órgano particular para esta to de ciertas afecciones que pasan
lo, que vemos o es por lo que ve- color, tomados en junto, es que los clase de cosas como para las otras, al alma por los órganos del cuerpo;
mos; el oído es aquello con lo que dos existen. pero que nuestra alma examina in- mientras que las reflexiones sobre
330 PLATÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 331

estas afecciones, su esencia y su uti- ella es. Sin embargo, estamos ha~- le discutiremos en distinta forma que SóCRATEs.-¿Se figura uno que
lidad, no vienen o no se presentan ta?te adelantados en este ?esr:ubn- en la que lo hemos hecho antes. aquello que no se sabe es otra cosa
sino a la larga y con mucho trabajQ miento p~;a n<;> buscar la ctencta en TEE~ETEs.-¿Por qué no, Sócra- que tampoco se sabe, y puede suce-
mediante los cuidados y estudio de la sensacwn, smo en el noJ?bre que tes? D1scutámosl?, aunque te parez- der que un hombre que no conoce
las personas en cuya alma se for- se. da al alma,_ cuando cons1dera ella e~ poco t?ecesano. Decíais con ra- ni a Teetetes ni a Sócrates, crea que
man. mtsma los objetos. , zon, no 11ace un momento, Teodoro Sócrates es Teetetes o -que Teetetes
TEETETES.-Es cierto. TEETETEs.-Me parece, Socrates, y tú, hablando de lo que se prolon- es Sócrates?
,. SócRATEs.-¿Es posible que el que este nombre de que hablas es gaba la discusión, que nunca debe- TEETETES. - ¿Cómo puede ser
que no descubra la esencia descubra el juicio. . , ·. mos apurarnos al tratar semejantes eso?
la verdad? . SócRA'_l'ES.-~tenes razon, m1 que- mat~rias. SócRATEs.-Tampoco nos imagi-
TEETETES.-No. ndo amigo; mtra, pues, de nuevo, · SocRATES. - Has recordado este namos que aquello que se sabe es
SócRATES.-¿Se obtendrá la cien- despt;és que , haya_s borrado de tu hecho . muy oportunamente. Qu_izá lo mismo que se ignora, y aquello
cia cuando se ignora la verdad? espmtu todas las Ideas pre~edentes, no haremos mal en volver en cter- que se ignora es lo mismo que se
TEETETES.- ¿ Cómo, Sócrates? si en el punto en que est<:s ahora ta manera atrás, porque vale más sabe.
SócRATES.-La ciencia no reside se te muestran las cosas ma~ clara- profundizar pocas cosas, que reco- TEETETEs.~Eso sería prodigioso.
en las sensaciones sino en el razo- mente, y dime otra vez que es la rrer muchas de un modo insufi- SócRATEs.-¿Cómo se formaría
namiento sobre las sensaciones, ciencia. ciente. un juicio falso, ya que el juicio no
1
;• puesto que, según parece, sólo por TEETETES.-No es posible, Só~r~- TEETETES.-Sin duda. puede tener lugar fuera . de los ca-
~iii¡ el r~zon.amiento se puede des~ubrir tes, decir que es toda clase de JUl· SócRATES.-Pues bien, ¿qué dire- sos que acabo de decir, puesto que
if l i la ciencta· y la verdad; y es Impo- cios, puesto que los hay blsos; pero. . ... mos?. ... ¿Que es muy común .formar todo está comprendido en lo que
::. ,, sible conseguirlo por otro rumbo. me parece que el juicio -yerdadero juicios falsos, que los hombres juz- sabemos o no sabemos,_ y que en
~· TEETETES.-Así parece. es la ciencia, y ésta es mr respues- " gan tan pronto falsa como verdade- todos estos casos nos parece impo-
···· ····· ··· SóC:RATEs.~¿Dinís que lo uno y ta: Si discurriendo más descubnmos., .. rámente y que tal es la naturaleza sible el juzgar falsamente?
:) lo otro son una misma cosa, cuan- como sucedió antes, que no es esto de las cosas? TEETETES.-Nada más cierto.
do hay entre ellas una gran dife- cierto, trataremos de decir otra cosa. TEETETEs.-Así lo decimos. SóCRATES. - Quizá no convenga
. ~: SócRATEs.-Vale más, Teetetes, SócRATEs.-Con relación a todos examinar lo que buscamos desde el
t:#"l . rencia?
~· TEETETES.~Eso no sería exacto. explicarse así, con resolución, q}le los objetos juntos o a cada objeto punto de vista de la ciencia y de la
~ SócRATEs.-¿Qué nombre das a no con la timidez con q~e lo h~ctas en particular, ¿no es para nosotros ignorancia, sino desde el punto de
;,ii al principio~ Porque st contmua- una necesidad saber o no saber? No vista del ser y del no_ ser.
estas afecciones, ver, oír, olfatear,
resfriarse, calentarse? mos sucederá una de dos cosas: o hablo aquí de lo que se llama apren- TEETETEs.-¿Qué diCes?
TEETETES.-A todo esto lo llamo enc~ntramos lo que buscamos, o der y olvidar, como término medio SócRATEs.-¿No podría sentarse
sentir, porque ¿qué otro nombre creeremos menos que sabemos lo entre saber e ignorar, porque esto como verdad absoluta, que el qt;e
puede tener? que no sabemos, lo cual no es una nada importa a la discusión pre- juzgue sobre una cosa que no exis-
SócRATES.-Comprendes todo esto ventaja despreciable. Ahora, ~qué es l sente. . . te hace un juicio necesariamente fal-
bajo el nombre genérico de sensa- lo que dices? ¿Que hay dos esfecies 1 TEETETES.-Siendo así, Sócrates, so, piense lo que quiera su espíritu?
ción. de juicio, el uno :ver~adero, e. c:t:o 1 no queda otro partido respecto ?e TEETETES.-Así, pa!ece, Sóc-rates.
i TEETETES.-Así es. falso y que la ctencta es el JUICIO cada objeto, que o conocerlo o tg- SócRATEs.-Que diremos, Teete-
1
SócRATES.-Sensación que, como verd~dero? norarlo. tes, si se nos pregunta, como puede
decimos, no puede descubrir la ver- TEETETES.-Sí, es mi opinión por SócRATEs.-Cuando se juzga, ¿es hacerlo todo el mundo, lo siguien-
dad, porque no afecta a la esencia. ahora. necesario juzgar sobre lo que se sabe te: ¿qué hombre juzgará sobre Jo
1
TEETETES.-Es cierto. SócRATEs.-¿No es conveniente y sobre lo que no se sabe? que no existe, ya sea un objeto real
! SócRATEs.-Ni tampoco, por con- decir algo sobre el juicio? TEETETES.-Sí. o ya un ser abstracto? Respondere-
1 siguiente, a la ciencia. TEETETEs.-¿Qué dices? SócRATEs.-Es imposible que, sa- mos a esto, a mi parecer, que está
TEETETES.-Tampoco. SócRATEs.-Que es una cuestión hiendo una cosa, no se la sepa, o en este caso aquel que no juzga se-

l SócRATES.-La sensación y la
ciencia ¿no podrían ser una misma
cosa? Teetetes.
TEETETES.-Parece que no.
que me turba, y no por primera vez;
de suerte, que yo enfrente de . mí
mismo y de los demás, me he v~sto
en el mayor embarazo, no pu~Ien-
que, no sabiéndola, se la sepa.
TEETETEs.--Seguramente:
SóCRATEs.-¿Cuando se JUzga fal-
?ame?tc sobre lo que se sabe, se
gún la verdad; porque no cabe otra
respuesta. .
T~ETETES.-Nmgun~ otra.
SocRATE_S.-¿Pero tiene lugar esto
SócRATEs.-Ahora, sobre todo, es do explicar lo que es este fenome- 1magma uno que la cosa que se sabe en cualqmera otro caso?
cuando vemos con la mayor eviden- no y de qué manera se forma en no es tal cosa, sino otra, que se sabe TEETETES.-¿Cuándo?
cia, que la ciencia es una cosa dis- nosotros. también, de suerte que, conociéndo- SócRATES.-¿Puede darse el caso
tinta que la sensación. Es cierto que TEETETEs.-¿Qué fenómeno? las ambas, ambas al mismo tiempo de que se vea alguna cosa, y que
hemos comenzado esta conversación SócRATES.-El juicio falso. Estoy son ignoradas? aquello que se ve no sea nada?
con el propósito de descubrir, no lo pensando en este momento y dudo TEETETES.-Eso no puede suce- TEETETES.-¿Cómo?
que no es la ciencia, sino lo que si dejaremos aparte este punto, o si der, Sócrates. SócRATES.-Cuando se ve un ob-

• • . ....... -~....;;;.:":'·· . -• ..-.• ~- . ·-- • ' -~ "< "A ~- · - ·· • -...,


..
-'
332 PLATÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 333
jeto, ¿aquello que se ve es alguna dadero objeto que se considera, el samiento sobre un objeto sin perma- abrazara por el pensamiento el ob-
cosa real, o piensas que aquello que juicio es falso. necer más en duda, en esto consiste jeto mismo, que no se juzgaría.
es alguna cosa no es nada?
TEETETES.-De ninguna manera.
SócRATEs.-Aquel que ve una
cosa, ¿ve una cosa que existe?
TEETETES.-Eso me ·parece muy
bien dicho, porque cuando se tiene
una cosa fea por bella, o una bella
por fea, entol'l:c~s. es cuando verda-
r el juicio. Así pues, juzgar, en mi - SócRATES.-Por consiguiente, no
concepto, es hablar, y la opinión es puede suceder que se juzgue que
un discurso pronunciado_, no a otro.. una cosa es otra-, ni cuando se juz-
ni de viva voz,, sin.o en ~ilencio Y a ga sobre ambas, ni cuando, se juzga
TEETETEs.-Me parece que sí. dera,mente el JUiCIO es falso. sí mismo. ¿Que d1ces tu? sobre una de las dos. As1 es, que
SócRATEs.-¿Y aquel que oye SocRATES. -.Se ve cl~ramente! TEETETES.-Lo mismo. . definir el juicio falso diciendo que
·¡
una cosa, oye una cosa y, por con- Teetetes, que m me consideras m SócRATEs.-Cuando ~e Juzga que es el juicio de una cosa por otra,
11 siguiente, una cosa que existe? me temes. . . '? una cosa es otra! a mi parecer, se es no decir nada, y no parece que
l',l TEETETES.-Sí. T!'ETETES.-¿POI que. dice uno a sí rmsmo que tal cosa por este camino, ni por los prece-
¡¡ SócRATES ..,.--En igual forma el que
. .'
SocRATES.-Porque no ~re~s, a lo
que parece, que yo no detare pasar
es tal otra. . . dentes, podamos formar juicios fal-
TEETETEs.-Sm duda. · . sos.
' l to~a una cosa, <.toca un objeto que esta expresión, verdaderamente fal- SócRATES. - Recuerda SI alguna TEETETES.-No, ciertamente.
ex1ste, puesto que .es al~una cosa? so, preguntándote si es posible que vez te has dicho a t.i ?Iismo. que lo SóCRATES.-Sin embargo, Teete-
TEETETEs.-Es cierto I~ualme~te . lo que es rápido se haga con len-
! SócRATES.-Y el que luzga, ¿no titud, lo que es ligero con pesadez, bello es feo, o lo mJusto JUsto,. Y tes, si no reconociésemos que exis-
1 lo hace sobre un ob]~to · y cualquier otra cosa, no según su pal:a decirlo en una palabra, ~Ira ten juicios falsos, nos veríamos pre-
¡ T~ETETEs.-Ne~esanamente. naturaleza, sino según la de su con-
si has intentado· nunca persuadirte cisados a admitir una multitud de
de que una cosa es otra, o :;i, por el absurdos .
~ 11íi; ,socR~TEs.-:-Y J~zgando sobre al- traria y en oposición consigo mis-
_, l í gun o~Jeto, ¿no JUzga sobre algo má: Peró dejó- esta objeción para contrario, jamás t~ ,_}¡a ye11Id().al<1~ . TEETETEs.-¿Qué -absurdos?
mientes, rii en sueños, que el Impar SócRATES.-Te los diré, cuando
::~ que existe? que no decaiga la confianza que me
Y TEETETES.-Lo concedo. muestras. ¿Crees, como dices, que es ciertamente el par o cosa seme- _ hayamos considerado la cosa bajo
SócRATES;-"-'-'-'Luego el que- juzga -- juzgar .falsamente es tomat una cosa ... jante. todas sus fases, porque sería ver-
TEETETEs.-Nunca. · gonzoso para ti y para mí, si en el
o sobre
nada?
lo que no existe, ¿no juzga por otra?
TEETETES.-Sí. SócRATES. - ¿Piensas q~e cual- conflicto en que estamos nos viése-
r ~: quiera otro, que tenga sentido co- mos reducidos a admitir lo que yo
.. . ~;..~ __ 'fEETETEs,--:-:Par(!ce que sí. SócRATES. - Podemos, según tu
mún o aunque esté demente, haya quiero decii'. Pero si llegamos a des-
·, ~= - SÓCRATES.- Y juzgar de nada es opinión, representarnos por el pen-
"''- JI no juzgar absolutamente.

'i TEETETEs.-Parece evidente.
samiento un objeto como siendo
otro que el que realmente es, y no
intentado decirse y probarse sena- cubrir lo que buscamos y a estar
mep.te a sí mis~o que un caballo fuera de todo peligro, entonces, no
! SócRATES.-Luego no es posible tal como es. es de toda necesidad un buey, o que pudiendo temer ya que nos ponga-
juzgar ni sobre lo que no existe, ni TEETETEs.-Sí podemos. dos son uno? mos en ridículo, hablaré de esos ab-
sobre un objeto real, ni sobre un ser SócRATES.-Cuando se cae en se- TEETETEs.-No, seguramente. súrdos como de un inconveniente
abstracto. mejante error, ¿es una necesidad SóCRATES.-Si, pues, juzgar es ha- con que tropiezan otras personas.
1 TEETETES.-Parece que no. que se tengan presentes en el pen- blarse a sí mismo, nadie, hablando Por el contrario, si no aclaramos
SócRATEs.-Juzgar falsamente no samiento uno Y otro objeto o uno de y juzgando sobre dos objetos Y.abra- nuestras dudas, creo que nos colo-
-zgado ambos por el pensamiento, caremos en una triste posición y a
1'1
es, pues, otra cosa que juzgar sobre
lo que no existe.
los dos?
TEETETEs.-Sin duda. dirá ni juzgará que el uno es el merced del razonamiento, para ver-
TEETETES.-Al parecer. SÓCRATES.-Los dos a la vez O otro. Es preciso abandonar esta teo- nos batidos y tener que pasar por
SócRATEs.-Así pues, el juicio fal- uno después del otro. ría a tu yropio jui~io;, porqt;e no todo lo que éste quiera; pos e~con­
SO no se forma en nosotros de esta TEETETES.-Muy bien. temo decir que nadie JUzgara que traremos en una situacion analoga
u manera, ni de la manera que antes SócRATES. - ¿Entiendes tú por Jo feo es bello, ni otra cosa seme- a la de los mareados. Escucha, pues,
~. expusimos. pensar lo mismo que yo? jante. - el recurso, que encuentro aún para
il
TEETETES.-Es cierto. TEETETES.-¿Qué entiendes por TEETETES.-También la abandono salir de esta cuestión.
SóCRATEs.-Pero veamos si se pensar? yo, Sócrates, y me adhiero a tu opi- TEETETES.-Habla, pues.
forma de esta otra manera. SócRATES.-Un discurso que el nión. SócRATES.-No creo que hayamos
TEETETEs.-¿Cómo? alma se dirige a sí misma sobre los SócRATEs.-Es imposible que, juz- hecho bien en conceder que es im-
SócRATEs.-Llamamos juicio falso objetos que considera. Me explico gando sobre dos objetos, se juzgue posible creer que lo que se sabe sea
todo yerro de cierto género en que como un hombre que no sabe muy que el uno sea el otro. Jo mismo que lo que no se sabe y
incurrimos cuando, tomando un ob- bien aquello de que h abla, pero me TEETETEs.-Así me parece. que engañarse, sino que sostengo
_jeto real por otro objeto real, se parece que el alma, cuando piensa, SócRATEs.-Pero si el juicio sólo que, desde ciertos puntos _de vista, .
afirma que tal objeto es tal otro. no hace otra cosa que conversar recae sobre uno de los dos y no so- esto puede suceder.
De esta manera se juzga siempre consigo misma, interrogando y res- bre el otro, nunca se juzgará que TEETETEs.-¿Has tenido presente
sobre lo que existe pero tomando pendiendo, afirmando y negando, y el uno sea el otro. lo que yo he sospechado cuando ha-
una cosa por otra, y puede decirse que cuando se ha resuelto, sea más TEETETEs.-Dices verdad, porque cíamos esta confesión, a saber: que
con razón que cuando falta el ver- o menos pronto y ha dicho su pen- sería preciso en este caso que se algunas veces, conociendo a Sócra-

. . . ....., ;¡ a " . ,_;;;;. .


334 PLATÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 335
tes y viendo de lejos una persona fija la ~ons~deración en alguna de lugar en alguna parte, será en los conociendo a uno de vosotros dos
que no conocía, la he tomado po~ ellas, mir.a .s~ se puede entonces for- casos siguientes: y no conociendo al otro, y no te-
Sócrates, a quien yo conozco? Aqm mar un JUICIO .falso. , ? TEETETEs.-¿En qué casos? Qui- niendo por otra parte ninguna sen-
tienes el caso que acabas de pro- TEETETES.-¿De .q~e dmanera · zá comprenderé meJ· or por este me- sación ni del uno ni del otro, no
poner. · . '
socRATES.- m I agman ose eme
1 1o
dio, lo que dices, porque • en lo ante-
me figuraré jamás que aquel que
SócRATEs.-¿No hemos renuncia- que se sabe es tan prorlio aque110 rior apenas he podido seguirte. yo conozco es el otro que yo no
do a esta idea, puesto que resultaba que se sabe co_moh aq?de 0 que noo _ SócRATES -En éstos Con relación conozco.
' · 1 b ? be porque a si o un err r · · .
que no sabtam~s o que sa emos · se sa ' haber concedido antes a. aquello que se sabe, cuando Ima- TEETETES.-Muy bien.
¡i TEETETES.-SI. nuestro e1 . asible ' · gmamos - que es alguna otra cosa SócRATEs.-El tercero es que no
!! SócRATES.-No hablemos más d~ que esto es I~tómo · 10 entiendes que se sabe y que se siente, o que conociendo -ni sintiendo al uno ni
esto, sino del siguiente modo, Y qm: TEE?TETES.-¿ no se sabe, pero que se siente; o al otro, no pensaré nunca que el
. zá todo nos saldrá perfectamente, SI aho~l;l. I:-1 , 1 que es con relación a lo que se ~abe y se uno, que no me es conocido, es el
bien tan;bién así podremos encon- S~CRATES:- ere a~~~ ;ateria, to- siente cuando s~ toma por otra. cosa otro, que tampoco conozco. En una
' ' trar obstaculos. Pero estamos en una precdo aecir sob desde su principio. que se sabe e rgualmente se stente_. palabra, imagínate oír de nuevo to-
situa~ión crítica en la que es .una ~an. 0 1a\l~s~sue lo que se sabe, 'fEETETEs.-Ahora te comprendo dos los casos que he propuesto en
necesidad para nosotros exammar s Imposi . 'n se conserva en el me¡or que antes. primer lugar, en los cuales jamás
r los objetos por tod~s l~dos, para
penetrar la verdad. Mira SI )o que te .
~l~~ Im~~e~I~ se siente actualmente,
. Ye~lOS que es alguna otra cosa
SóCRATEs.- Escucha lo mismo con formaré un juicio falso sobre ti ni
más claridad. ¿No es cierto que, sobre Teodoro, ya os conozca o no
1~
¡·~ digo e~ fundado: ¿es posible que, n~=g~~ sabe, cuya impresión se tien.~ _c()noc~endo a Teodor~ ):' t.et!iendo _ os conozca a ambos, ya conozca al
~
- -no · sabiendo -una- cosa antes- se la -
' qtambten
- . ; y que no se sien · te,. Y--as1- en mt el recuerdo de su frgura , y uno y no al otro: Lo mismo sucede ·
::: : aprenda despué~? mismo que aquello que se sabe es conociendo lo mismo a Teetetes, respecto a las sensaciones. ¿No com-
~ TSóEETETES.-~Dm du1a. . ·egu·n·· ·· otra cosa ql,l~}lo() se ~~_beyde)a,qt;e. unas V(!Cets1 o~vt..eo,_ otras no los veo~ prendes?
,.,... CRATES.-¿ espues una s
da cosa y luego una t;rcera?
- no se tiene unpres10n; y tammen
que aquello que no se sabe es otra
1
co, Io_s oigo y expe!~mento otras
1
tan prono os oco como no 1os o- ··· ·· TE:F:TE-TF:s::_:_:_sí.
SóCRATES.----:-Resta, por consiguien-
~:
TEETETEs.-¿Po~ que no? . cosa que tampoco se sabe; y aque- sensac~ones con ocas1on de ellos? te, formar juicios falsos en el caso
~J
¡_·_.-. SóCRATES.---,-Supon conii?~g(), st~ llo que se siente otra cosa que tam- ¿~ bten no tengo absoluta~ente en que, conociéndoos a ti y a Tea-
~ •' ;¡:: guiendo nuestra conversac10n, que bién se siente; y aquello qt;e se mnguna, pero no por eso deJO de doro, y teniendo vuestras facciones
¡1 -\ hay en nuestras almas planchas de ~iente otra cosa que no se stente; acordarme de ellos y de tener con- grabadas sobre las citadas planchas
r'

¡;1 cera, más grandes en unos, más p~- y aqu~llo que no se siente, otra cosa ciencia de este recuerdo? de cera, viéndoos a ambos de lejos,
queñas en otros, de una cera mas que tampoc? se siente; y aquello T~ETETES.-Convc!Jgo en ello .. sin distinguiros suficientemente, me
pura en este, menos el?- aquel, de- que no se s1ente, otra_ cosa. que s~ SócRATEs. -De toao lo que qme- esfuerzo yo en aplicar la imagen del
masiado dura o demastado b~anda siente. Es aún más Imposlble, st ro explicarte, concibe por lo pronto uno y del otro a la visión que le es
en algunos y un término medio en cabe, figurarse ql!e lo 9-~e se sabe lo si~uiente: que es posible ql!e no propia, adaptando y ajustando esta
otros. . y se siente, cuya m~presio?_ tenemos se stenta lo qt!e se sabe e Igual- visión sobre las huellas que ella me
TEETETES.-Lo supongo. en el alma por la sensacton, es al- mente que se sienta. ha dejado, a fin de que el recono-
SócRATES. - Decimos que e~tas guna otra cosa q.ue se .s,abe Y que TEETETEs.-Es cierto. . cimiento tenga lugar; y cuando en
planchas son un don de Mnemosma, se siente, y cuya tmpreston ~~nemos SócRATEs.-¿No sucede Igualmen- seguida, engañándome en este pun-
madre de las musas, Y que marca- igualmente por ~a sensac10n. Es te respecto de lo que no s~ sabe, to y tomando al )mo por el otro,
mos en ellas como con un sello la igualmente tmpostble que aquello que muchas veces no se siente y como sucede a los que ponen el
impresión de aquello de que que- que se sabe, aquello que se srente, muchas se siente y nada más? zapato de un pie en el otro pie, yó
remos acordarnos entre todas las cuya imagen conservamos grabada TEETETES.-También es cierto. aplico la visión del uno y del otro
cosas que hemos visto, oído o pen- en la memoria, imaginemos que es SócRATEs.-Ahora, mira si te será a la fisonomía que no es la suya,
sado por nosotros mismos, esta~d.o alguna otra cosa que se sabe¡ Y tam- más fácil seguirme. Sócrates conoce o cuando caigo en el error, experi-
ellas dispuestas siempre a ~ecibtr bién que aquello que se saoe, que a Teodoro y a Teetetes, pero no ve mentando lo mismo q~e cuando se
nuestras sensaciones y reflexrones; se siente y cuyo recuer~o se guarda, ni al uno ni al otro y no tiene nin- mira en un espejo, donde lo que
y conservamos el recuerdo Y el co- es otra cosa que se siet~te; Y. que guna otra sensación respecto de está a la derecha aparece a la iz-
nacimiento de lo que está e?- ellas aquello que no se sabe, m se s1e.nte, ellos. En este caso nunca formará quierda; entonces sucede que Re to-
grabado, en tanto que la Imagen es otra cosa que no se sabe, m se en sí mismo este juicio: que Teete- ma una cosa por otra y se .forma
subsiste; y que cuando se borra o siente igualmente; Y aquello que no tes es Teodoro. ¿Tengo razón o no? un juicio falso.
no es posible que se verifique esta se sabe ni se siente, otra cosa que TEETETES.-Tienes razón. TEETETES. - Esta comparación,
· impresión, lo olvidamos y no lo sa- n? se sa_be; y aquello que no se sabe SócRATES.__;.Tal es el primer caso Sócrates, conviene admirablemente
bemos. , n.I se swnte, otra. cosa . q_u.e no se de que he hablado. a lo que pasa en el juicio.
TEETETES.-Sea asr. srente. Es de toda ImposlhJ!tdad que TEETETES.-En efecto, es el pri- SóCRATES. - Lo mismo acontece
SócRATES.-Cuando se ven o se en todos estos casos se forme un mero. · cuando, conociéndoos a los dos,
escuchan éosas que se conocen, y se _juicio falso. Si el juicio, pues, tiene SócRATEs.-El segundo es que, tengo, además de esto, la sensación

-·~~ '"'-""'·=---........-::. ---~


.--.:
336 PLATÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 337

del uno y no del otro y no tengo TEETETES.-Sin duda. oyen o imaginan alguna cosa, no por el pensamiento solamente y no
conocimiento de este otro por la SócRATEs.-He aquí cuál e~ la pudiendo aplicar en el acto cada viéndole, es imposible que se le to-
sensación, que es lo que yo decía causa. Cuando la cera que se tiene objeto a su signo, son lentos, atri- me por un caballo, que no se ve,
antes y que entonces no me com- en e_l alma•. es pn;>funda, _grande en buyen a un objeto lo que corres- que no se toca y que no se conoce .
prendiste. canttdad, bten umda Y bten prepa- ponde a otro, y generalmente ven, por ninguna otra sensación, sino úni-
TEETETES.- Verdaderamente no. rada, los objetos que entran por los oyen y conciben caprichosamente. Y camente por el pensamiento. Yo le
SócRATES.-Decía, pues, que co- sentidos y se graban en este cora- así se dice de ellos que se engañan responderé que esto es verdad.
1 naciendo una p;r~ona, sintiéndola y zón del alm~, como le, ha llamado y que son unos ignorant_es. TEETETES.-Con razón.
·~1 teniendo conoc1m1ento de ella por Homero, desrgnando as~ de una ma- · TEETETES.-No es posible hablar SócRATES. - Pero, proseguirá él,
li la sensación, jamás nos imaginare- nera siD?-ulada ,su semeJa~~ con la mejor, Sócrates. ¿no se sigue de aquí que no se to-
j mos que es otra persona que ya se cera, deJan a_lh huell~s. dtstmtas de SócRATEs.-Y bien, ¿diremos que mará nunca el número once, que
? conoce, que se siente y de 1~ 9-ue una profundidad su_ftctente, Y que se dan en nosotros juicios falsos? sólo se conoce por el pensamiento,
' l se tiene igualmente un ~?nocrmten- ·. se . ~onservan largo u_empo. Los que TEETETES.-Segu~a~~:nte. por el número doce, que igualmente
to distinto por la sensa,cwn. Esto es ~ s tan en . este caso tienen la vent~- SócRATEs.-¿ y JUICIOS verdade- es sólo conocido por el pensamien-
lo mismo que yo decta y que no Ja, en pnmer lugar, de aprender fa- ros? to? Vamos, responde a esto, Tec-
entendiste. cilmente; en segundo, de r~tener lo TEETETES.-Sí. tetes.
TEETETES.-Sí. que han aprendido, Y en fm, la de SóCRATES. - ¿Consideraremos ya TEETETEs.-Responderé que, res-
SócRATES.-Oueda el ~aso de que no .confundir los si~n?s. de las sen- como punto suficientel?l~n.te proba- peCto de los números que se vert y
.!.. ..... y()_y_a hablar .~hora. D~cimos que e~ sac1?nes y formar JUICIOs. verdade- do que hay est~s dos JUf~H?s? . . . que se tocan, se puede tomar once
6 JUICIO falso hene lugar cuando, co- ros. Porque, como estos signos son TEETETES.-SI, ya esta bren deci· por doce, pero nunca ·diré esto con.
•' .- naciendo a estas dos personas y claros y estan colocados en un. lu- dido. respecto a los números que están
·~ viendo la una y la otra, o teniendo gar espacioso, aplican con p_rontrtud SóCRATEs.-En verdad, Teetetes, en el pensamiento.
cualquiera otra ~ensación de ambas, ca~a uno a SU sello; ~S decir; a }os es preCiso cóii\ieiiir éii que ~ hom- ·· SócRATES:'-jQué! ¿Crees tú que
¡¡:) yo no achaco la 1magen de cada una objetos reales; . Y a estos se da el bre . hablador es un ser muy Impor" nadie se ha propuesto examinar en
;. ~1 a la sensación que tengo de ella.' y nombre de sabiOs. ¿No eres de este tuno y fastidioso. sí mismo los números cinco y siete?
semejante a un tirador poco dtes- parecer? TEETETEs.-¡Cómo! ¿A qué viene No digo cinco hombres, siete hom-
·-'1 tro, no doy en el blanco, y que esto TEETETES.-Sí. . eso? · · · bres, ni nada que a esto se parezca,
.. ) es lo que se llama errar.
TEETETEs.-Con razón. . .
SócRATES. - Por el contrano,
cuando este corazón está cubierto
SócRATEs.-Porque yo estoy de sino los números cinco y siete que
mal humor c~n mi pobre inteligen: están grabados como un monumen-
SócRATES. - Por consigUiente, de pelo (lo cual alaba el muy sa- cía, o a decir verdad, contra mi to sobre las planchas de cera de
cuando teniendo la sensación d.e los bio Homero)'. o la cera es im¡¡mra charlatanismo; porque, ¿qué otro que hablamos, no siendo posible que
signos del uno y no de los stgnos y llena de suciedad, o es demasiado término se puede emplear cuando se juzgue falsamente respecto de
del otro, se aplica a la sensación blanda o demasiado dura; por de un hombre por estupidez provoca la ellos. ¿No ha sucedido que, reflexio-
presente lo que pertenece a la, sen- pronto, los que la tienen demasiado conversación por arriba y por aba- nando sobre estos dos números y
sación ausente, el pensamiento en blanda aprenden fácilmente, pero jo, no se da nunca por convencido . hablando consigo mismo y pregun-
este caso yer~a absoluta1~ente. E~ o.lvidan lo mismo, que es lo contra- y no abandona el asunto sino con tándose cuánto suman, el uno ha
una palabra, SI lo que decimos aqUI no de lo que sucede a los que la una extrema dificultad? respondido que once y lo ha creído .
es racional, no parece que pueda tienen demasiado dura . En cuanto TEETETEs.-¿Qué es lo que tan- así, y el otro que doce? ¿O bien, -
caber engaño ni formar un juicio a las personas cuya cera está cu- to te incomoda? todos dicen y piensan que suman
falso sobre lo que jamás ha sido bierta de pelo, es áspera y en cierta SócRATES.-No sólo estoy inco- doce?
conocido ni sentido; y el juicio fal- manera petrosa o mezclada de tierra modado, sino que temo no saber TEETETES.-No, ciertamente; mu-
·¡ ' so o verdadero gira y se mueve en y cieno, el signo de. los objetos no qué responder si se me pregunta: chos creen que suman once; y aún
cierta manera en los límites ?e lo es limpio en ella~; tampoco lo es Sócrates, ¿ha; averiguado que el se engañarían más si examinaran un
que. s.a?emos y de lo que sentlm?s; en ~quellos que tienen la cera de- juicio falso no se encuentra en, la~ número mayor, porque presumo que
es JUICIO verdadero, cuando aplica mas1ado dura, porque no hay pro- sensaciones comparadas entre si, m hablas aquí de toda especie de nú-
e imprime a cada objeto dire~ta- fundidad; ni en aquellos que la tie- en los pensamientos, sino en el con- meros.
mente las señales que le son prop1as; nen demasiado blanda, porque, con- curso de la sensación y del pensa- SócRATES.-Adivinas bien, y mira
y falso, cuando las aplica de sosia- fundiéndose las huellas, se hacen miento? Yo le diré que sí, me pa- si en este caso no es el número abs-
yo y oblicuamente. bien pronto oscuras. Menos c!aro rece, Iisonjeándoine de esto como tracto doce el que se toma por once,
TEETETES.-Dices bien, Sócrates. son, cuando además de esto se tiene de un magnífico descubrimiento. o si esto se verifica respecto de
SócRATES.-Aún estarías más con- un alma pequeña, pues que, siendo TEETETES.-A mí, Sócrates, me otros números.
forme después de haber oído lo que estrecho el local, los signos se mez- parece que la demostración que aca- TEETETES.-Así parece.
sigue. Porque es muy bueno formar clan los unos con los otros. Todos bamos de hacer no es de desechar. SócRATEs.-He aquí, por consi-
juicios verdaderos, y vergonzoso for- éstos están en situación de formar SócRATEs.-Pero tú dices, replica- guiente, que hemos entrado donde
marlos falsos. juicios falsos. Porque cuando ven, rá éL que conociendo un ñombré decíamos antes. Porque el que está

:!2
L ...,--. . ,_, ~-=·~~=
=...
·~~ ..
· ~...,.,.,.,_--~=-............-=.__.,.~------li~--------:-------
TEETETES O DE LA CIENCIA 339
338 PLATÓN
TEETETES.-Sí. en otras manos es lo que llamamos
en este caso, se imagina que lo que las palabras ignorar y comprender, SócRATEs.-Y en otro concepto, enseñar; recibirlas, es aprender. Te-
i él conoce es otra cosa que él conoce como si nos fuese permitido usarlas que no se tiene ninguna, pero que nerlas, en tanto que se está en po-
igualmente; lo cual hemos dicho estando privados de la ciencia. como se las tiene encerradas en un sesión de ellas en el palomar de
que es imposible, y de donde he- TEETETES. - ¿Cómo podrás con- recinto de que es uno dueño, se que he hablado, se llama saber.
mos concluido, como necesario, que versar, Sócrates, si te abstienes de puede coger o tener la que se quie- TEETETES.-Sin duda.
no hay juicio falso, para no vernos usar estas expresiones? ra y siempre que se quiera, y en SócRATES.-Estáme atento a lo
precisados a conceder que el mis- SócRATEs.-De ninguna manera, seguida soltarla; lo cual se puede que sigue. El perfecto aritmético
mo hombre sabe y no sabe al mis- mientras yo sea quien soy. Es cier- repetir cuantas veces a uno se le ¿no sabe todos los números, puesto
mo tiempo la misma cosa. to, por lo menos, que si yo fuese antoje. que tiene en su alma la ciencia de
TEETETES.-Nada más cierto. un disputador o se encontrase aquí TEETETES.-Es cierto. todos?
SócRATEs.-Así, es preciso decir alguno, me miraría y mediría con SócRATES.-Lo · mismo que supu- TEETETES.-Seguramente.
que el juicio falso es otra cosa que el mayor cuidado las palabras de simos antes en las almas aquello de SócRATES. - ¿Este hombre no
' ' el error que resulta del concurso del que me sirvo. Pero, puesto que nos- las planchas de cera, formemos aho- calcula algunas veces en sí mismo
pensamiento y de la sensación. Por- otros somos unos pobres discursis- ra en cada alma una especie de pa- los números que tíene en su cabeza
1
que si esto fuera así, nunca nos en- tas, ¿quieres que me atreva a expli- lomar de toda clase de aves, estas o ciertos objetos exteriores capaces
! gañaríamos cuando sólo se tratase carte lo que es saber? Creo que·esto que viven en bandadas y separadas de ser co11tados?
de pensamientos. Por esto, o no hay nos permitirá avanzar algún tanto. de las otras, aquellas reunidas tam- TEETETES.-Sin duda.
juicio falso, o puede suceder que TEETETES.-Atrévete, jpor Zeus! bién, pero en pequeños bandos, y SócRATEs.~Calcular, según nos-
~~, ........ no ...se ... sepa.. Jo que;>e sabe. ¿Cuál .
de estos dos extremos escoges?
. Te perdonaremos Já<:Umente qli() te
sirvas de estas expresiones.
otras solitarias y volando a la aven- otros ¿es· otra cosa que . examinar
!1:~ TEETETES. - Me propones una SócRATEs.-¿Has oído cómo se
tura entre las demás.
TEETETES.-Ya está formado el
cuál 'es la cantidad de un número?
TEETETES.-Es lo mismo.
elección muy. embarazosa, Sócrates. define hoy día el saber? palomac¿Adónde quieres ir ahora? · SócRAT}lS; ~ Resulta, pues, que;
SócRATEs.-No pueden dejarse a TEETETEs.-Ouizá, pero no me SócRATES.-En la infancia, es pre- examina lo que sabe, como si no lo
:) un tiempo subsistentes estas dos acuerdo en este momento. ciso considerarlo como vacío, y en supiese, y esto lo hace el mismo
¡.Si cosas. Pero puesto que estamos dis- SócRATES.-Se dice que saber es lugar de pájaros imaginarse cien- que, según hemos dicho, sabe todos
puestos a atrevernos a · todo, si lle- tener ciencia.
;f gáramos a perder todo pudor ... TEETETES.-Es cierto.
cías. Cuando uno, dueño y poseedor
de una ciencia, la ha encerrado en
los números. ¿Te haces cargo de
cómo se proponen algunas veces di-
!,Ji TEETETEs.-¿ Cómo? SócRATES.-Para nuestro gobier- este recinto, puede decirse que la ficultades de esta naturaleza?
SócRATES.:.._Intentando explicar lo no, hagamos un ligero cambio en ha cogido y que ha encontrado la TEETETES.-Sí. .
que es saber. esta definición, y digamos que es cosa, de que es la ciencia, y que SócRATES.-Así 'pues, comparan-
TEETETEs.~¿Qué impudencia ha- poseer la ciencia. esto es saber. do esto a la posesión y a la caza
bría en eso? TEETETEs.-¿Qué diferencia en- TEETETES.-Sea así. de las palomas, d~remos que esta
SócRATEs.-Me parece que no cuentras entre lo uno y lo otro? SócRATES.-'-Ahora, si se quiere ir caza es de dos cla~es: la una antes
reflexionas que toda nuestra discu- SócRATEs.-Quizá no hay ningu- a caza de alguna de estas ciencias, de poseer con la mira de poseer; y
sión tiene por objeto, desde el prin- na. Escucha, sin embargo, y juzga cogerla, tenerla y soltarla en seguí- la otra cuando es tino ya poseedor,
cipio, la indagación de la ciencia, conmigo la que yo creo que hay. da; mira de qué nombres es preciso para coger y tener en sus manos lo
como si fuera para nosotros una TEETETES.-Si es que soy capaz. valerse para expresar todo esto; si que hacía mucho tiempo ,_que po-
cosa desconocida. SócRATES.-Me parece que poseer de los · mismos de que uno se servía seía. Lo mismo pueden aprender~e
TEETETES.-Verdaderamente me no es lo mismo que tener. Por ejem- antes, cuando era poseedor de estas de nuevo las cosas pertenecientes a
haces reflexionar. plo, si habiendo ·comprado alguno ciencias, o si de otros nombres. El ciencias que ya se tenían en sí -mis-
SócRATES;-¿Y no adviertes que un traje y siendo dueño de él, no ejemplo siguiente te hará compren- mo tiempo antes, y que se sabían
,¡ es una impudencia explicar lo que lo usa, no diremos que lo tiene, sino der mejor lo que quiero decir. ¿No por haberlas aprendido trayéndolas
es el saber, cuando no se conoce fó solamente que lo posee. hay un arte que llamas aritmética? a la memoria y apoderándose de la
que es la ciencia? Pero, Teetetes, TEETETES.-Es verdad. TEETETES.-Sí. ciencia de cada objeto, ciencia de
después de tanto hablar, nuestra SócRATEs.-Mira si, con relación SócRATEs.-Figúrate que se trata que se estaba ya en posesión, pero
conversación se ha alejado del pun- a la ciencia, es posible que se la de cazar las ciencias de todos los que no se tenía presente en el pen-
to de partida. Hemos empleado una posea sin tenerla; sucede lo mismo números, sean pares o impares. samiento.
infinidad de veces estas expresio- que, si habiendo cogido en la caza TEETETES.-Ya me lo figuro. TEETETES.-Es cierto.
. nes: conocemos, no conocemos, sa- aves salvajes, como palomas bravías SócRATEs.-Mediante este arte tie- SócRATES.-Te preguntaba antes
. hemos, no sabemos, como si nos en- u otra especie semejante, se las en- ne uno -en ~u poder las ciencias de de qué expresiones es preciso ser-
··· - tendiéramos uno a otro, mientras cerrase en un palomar que se tuvie- los números,_y las pasa, si quiere, virse en estos casos, en que un arit-
que ignoramos aún lo que es la cien- se en casa. En efecto, diríamos que a manos de otro. mético se dispone a calcular y un
cia; y para darte una nueva prueba en cierto concepto se tienen siem- TEETETES.-Sí. gramático a leer. ¿Se dirá que, sa-
de ello, te haré notar que en este pre e~as palomas, porque es uno SÓCRATES.-Poner estas ciencias hiendo de lo que se trata, van a
momento mismo nos servimos de poseedor de ellas. ¿No es así?
___ ___________,___,__,. __,.~. -"--•~....-..,...,_~ · k 'S ~--- 6 · - ;..? .;.,ñi:l;r~~;;;;¡.¡.,~..,.,_.,~ ...... _. ~
,i. ,_,_ . ·__ =· ·- _ :- ~- --~·=,~;
340 PLATÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 341

aprender de nuevo de sí mismos lo TEETETEs.-¿Cuál es? dirá sonriéndose: amigos míos, ex- SócRATES.-El que sirve de guía
que saben? SócRATES.-Si se tiene por juicio plicadme, pues, si, conociendo la en el paso de un río, Teetetes, dice
TEETETES.-Eso sería un absurdo, falso la equivocación en materia de una y la otra, tanto la ciencia como que el agua misma indicará su pro-
Sócrates. ciencia. la ignorancia, se figura uno que fundidad. En igual forma, si entra-
SócRATEs.-¿Diremos que van a TEETETES.-¿Cómo? aquella que se sabe es otra que tam- mos en la discusión presente, quizá
leer o contar lo que no saben des- SócRATES.-En primer lugar, por- bién se sabe. O cómo no conociendo los obstáculos que se presenten nos
pués de haber concedido al uno la que teniendo la ciencia de un obje- la una ni la otra, se cree que aque- descubrirán lo que buscamos, míen-
ciencia de todas las letras y al otro to, se ignoraría este objeto, no por Ha que no se sabe es otra que tam- tras que si no entramos, nada se
~ la de todos los números? ignorancia, sino por la ciencia mis- poco se sabe. O cómo conociendo aclarará. . , .
. TEETETES.-No es menos absurdo ma que se posee. En segundo, por- la una y no conociendo la otra se TEETETES.-Trenes razon, srga-
eso. que se juzgaría que este objeto es toma aquella que se sabe po; la ~?s, pues y examinemos la cues-
1 SócRATEs.-¿Quieres tú que di- otro, y que otro es aquel. ¿No es que·nose sabe, o la que .I10 se sabe tron: ..... .. .. .
;¡ gamos que nos importa poco de qué un gran absurdo que en presencia por la que se sabe. ¡,Me diréis tam- SocRATEs.-El asunto no reclama
' ' nombres habremos de servirnos pa- de la ciencia el alma no conozca bién que hay otras ciencias para es- un largo examen .. To?o un arte !los
ra expresar lo que se entiende por nada e ignore todas las cosas? En tas ciencias y estas ·ignorancias, y prueba que la crencra no consrste
saber y aprender? ¿Y que habiendo efecto, nada impide en este concep- que el que las _posee, teniéndola.s en esto. . , ,.. ,
quedado sentado que una cosa es to que la ignorancia nos haga cono- encerradas en otros palomares n- TEETETES.-¿Como y ~ual es ese
poseer una ciencia y otra tenerla, cer y la obcecación nos haga ver, dículos o grabadas en otras planchas arte?
sostenemos que es imposible que no si es cierto que la ciencia es causa de cera las sabe durante el tiempo ~OCRA TES.-_1?1 de los hombres de
· ·se posea·lo ·que ·se posea y; por con- ·· de nuestra ignorancia~ · queJas' posee; aunque ellas no es- mas nombradra por su saber, que
siguiente, que no se sepa lo que se TEETETES.-Quizá, Sócrates, no tén presentes en el espíritu? De esta se llaman oradores y .hombres de
sabe; que, sin embargo, puede su- hemos tenido razón para haber su- suerte os veréis precisados a recu- ley. En efecto,. por medro de su arte
ceder que sobre esto mismo se juz- puesto sólo ciencias en vez de pá- rrir mil veces al mismo expediente, ·· sa!_>~IJ P~r~\li!cl}-r, 1}9 lill1QclQ <1~ ~n~
gue mal, porque sería posible tomar _jaros, y debimos suponer ignoran- y no adelantaréis nada. ¿Qué res- senan~a •. s_mo msprrando a sus o~en­
una falsa ciencia por la verdadera cías revoloteando en el alma con ponderemos a esto? Teetetes. tes el J!fiCIO que les parece. ¿O bien,
en el acto en que queriendo cazar aquéllas, de manera que el cazador, TEETETES.-En verdad, Sócrates, cr,ee_s tu que haya maes~ros bastante
alguna de las ciencias que se posee, tomando tan pronto una ciencia co- yo no sé qué pueda responderse. habrles para pode.r, mi~ntra~ _corre
ji ~ y estando todas revueltas, se pierde mo una ignorancia, juzgase el mis- SócRATEs.-Estos cargos que se un poco de agua, mstrmr s~frciente­
mente sobre la verdad de crertos ~e­
~~-- el tino y se coge al vuelo una por mo objeto falsamente por la igno- nos hacen, mi querido amigo, ¿no
son ciertamente fundados y no nos chos a hombres que no los pres~ncJa­
otra; así como cuando se cree que rancia y verdaderamente por la
11 once es la misma voz que doce, se ciencia.
h ,
~ran co~ocer que no tenem~s. r~-
ron, ya se trate de un robo de dmero
0 ya de cualquiera otra violencia?
toma la Ciencia de once por la de SócRATEs.-Es difícil, Teetetes, zon par~ mdagar lo que es .el J~IciO TEETETES.-De ningún modo; lo
l,1i doce, como si se tomase una tór- negarte las alabanzas que mereces. falso an .es de. conocer la crencra, Y único que pueden hacer es persua-
l tola por un palomo? Sin embargo, examina de nuevo lo 9~e. es. rmposible conocer el fals~ dirlos.
TEETETES.-Esa explicación pare- que acabas de decir. Supongamos JUlCI? sr no ~e c.o~oce antes en que SócRATEs.-Persuadir a alguno,
ce verosímil. que la cosa sea así. Aquel que coja consiste la crencra ·. ¿no es en cierto modo hacerle for-
SócRATEs.-Pero si se pone lama- una ignorancia, juzgará falsamente TEETETEs.-Preciso es , co~fesar, mar un juicio?
1 no sobre la que se quiere c~ger, en- según tú; ¿no es así? por _ahora, que e~ como tu ?r~e,s. TEETETEs.-Sin duda.
.tonces no hay engaño y se JUzga lo TEETETES.-Sí. _SocRATE~.-?C?omo se defrmra de SócRATES. - ¿No es cierto que
que realmente es; y podemos decir SócRATES.-Pero no se imaginará n!levo la cr~ncra · Porqu~ no renun- cuando los jueces tienen una per-
que esto es lo que hace que un juicio que forma un juicio falso. craremos aun a descubnrla. suasión bien fundada sobre hechos
sea verdadero o falso, y que las difi- TEETETEs.-¿Cómo se lo ha de TEE_TETEs.-Na~a de eso, a menos que no se pueden saber a menos d~
cultades, que tanto n~s at~rmenta- imaginar? que ,tu no renul}cies. , haberlos visto, juzgando en este caso
han ha poco, no nos mqmetan ya. SócRATES.-Por el contrario, cree- SocRATEs.-Drme de que manera en vista sólo de la relación de otro
¿Erastú de mi parecer o sigues otro? rá juzgar bien y pretenderá saber la definiremos sin ponernos en el forman un juicio verdadero sin cien~
TEETETES.-Ningún otro. lo que realmente ignora. caso de contradecirnos. cía, y están persuadidos con razón,
SócRATEs.-En efecto, nos vemos TEETETES.-Sin duda. TEETETES.-Como ya hemos in- puesto que han juzgado bien?
ya desembarazados de la objeción Só"cRATES.-Se ÍlJ1aginará haber tentado definirla, Sócrates; porque TEETETES.-Sin duda.
de que no se sabe lo que se sabe, cogido en la caza una ciencia y no no ocurre otra cosa a mi espíritu. SócRATEs.-Pero, mi querido ami-
pue~to que no puede suceder en ma- una ignorancia. SócRATEs.-¿Qué decíamos? go, si el juicio verdadero y la cien-
nera alguna. que no se posea lo que TEETETES.-Es evidente. TEETETEs.-Que el juicio verda- cía fuesen la misma cosa, nunca juz-
se posee, equivoquémonos o no acer- SócRATEs.-Después de un largo dero es la ciencia. El juicio verdade- garía bien ni aun el juez mejor, es-
ca de cualquier objeto. Me parece, rodeo, henos aquí otra vez en nues- ro no está sujeto a ningún error, y tando desprovisto de la ciencia. Re-
sin embargo, que de aquí resulta un tro primer conflicto. Porque ese todos los efectos que de él resultan sulta ahora que el juicio verdadero
inconveniente más grave aún. disputador, de que hablé antes, nos son bellos y buenos. no es la misma cosa que la ciencia.
TEETETES O DE LA CIENCIA J.,.J

342 PiATÓN
TEETETES. - Re~uerdo •. Sócrates, sible la demostración, porque ésta letras Y de las sílabas. ¿.Pi.epsas tú Só~,RATES.-Veamos lo que ~s con
una cosa que he otdo dec1r a algu- resulta esencialmente de la reunión que el autor de esta optmon tuvo relacton a dos. S y O forman JUntas
n?, y qtie ~a.b~a olvidado. Preten- de los nombres; que, ~or lo. tanto, presente otra cosa, cuaf?d,? decía lo l.a prim~ra sílaba de mi nombre.
dta que el JUtCto ver.dadero, acom- los elementos no son m exphcables que acabamos de r~fenr · . ¿No es cterto que el que conoce esta
P.añado de su explicación, es la cíe~- ni cognoscibles, sino tan sólo sensi- T~ETETES.-No, sm? eso mtsmo. sílaba conoce e~tos dos elementos?
cta, Y q~e el que no p~ed<: explt- bies; mientras que los compuestos . SoCRATES. - A!e~gamonos a es!e T~ETETEs.-Sm duda.. .
carse ~sta fuera de la ctencta; que pueden ser conocidos, enunciados y etemplo Y e~ammet,nosle, o mas SocRATEs.-¿Por constgmente co-
las ob]~tos. 9ue no son susceptibles estimados por un juicio verdadero; bten, veamos St es ast ~ de otra ma- noce la S y O?
;1 de exphcac10n no pueden saberse, y que, por consiguiente, cuando se nera c?mo nosotros mtsmos hemos TEETETES.-Sí.
1 que los qu~ son ~us~eptibles de ella forma sobre cualquier objeto un jui- apre?~tdo las letr~s. Y por lo pr?~- Sóc!UTEs.-¿Qué sl!cedería si, no
iJ s?n ~os umcos cientlftcos. En estos cío verdadero, pero destituido de t?: ¿ttenen las stlabas una deftm- conoctendo la una m la otra, las
termmos se expresaba. . explicación, el alma a la verdad ~wn Y los elementos no? conociese ambas? , ..
SócRATES. - Seguramente; pero pensaba exactamente sobre este oh- T~ETETES.-P_robableme~te. TEETETES.-:-Eso sena un prodtgto
' t explíca.me por dónde distinguía él jeto, pero no lo conocía, porque no , SoC:RATEs.-Ptenso lo mtsmo que y un absurdo, Sócrates. . .
los obJetos que pueden saberse de se tiene la ciencia de una cosa en tu. S_t algu~o te preg~ntase sobre SócRATEs.-,-Sin embargo, st es m-
¡; los q~e no pueden saberse .. Así co- tanto que no se puede dar ni en ten- la pnmer stlaba de mt n.ombre de dispensable conocer la una y la otra
f nocere Yf! st hemos e11tendtdo am- der la explicación; pero que cuan- esta manei;: . Te~tetes, dtm~, ¿qué para conocer ambas, es de toda ne-
i
1
bos lo mtsmo. do al juicio verdadero se unía la cosa es So. ¿Que respondenas? . cesidad para el que intente conocer
TEE:ETES.-No sé s!. me acordaré, explicación, se estaba entonces en TEETETES.-Que es una S Y una sílaba, conocer antes los ele-

~
.· · -pero, st otr.~ .me. }o. dt]ese.. creo .. que .. estado de. cono<:er y se tenía . todo . una, O. . , . mentos; y siendo esto así, nuestro

r
podna segUirle factlmente. lo requerido para _la ciendá; LEs así ..... · ··· ... ~~CRATES.-¿N_? es ?esa la exph- . bello -razonamiento .se . desyapec:e . y.
S_?cRATES. ----;- Escucha, pues, ~m como has entendido este sueño o de cacton de esta ~tlaba · se escapa de nuestras manos. ,
sueno .en .cambto de ..ese otro sueno . . otra manera? T~ETETES.-:-St; TEETETEs.-Verdaderamente, st, y
Creo haber oído ta_mbién decir a TEETETES.-Así es precisamente. la so.¡RATES.-Dtme, ¿cuál es la de de repente. ......... ...... .. .
?, . algun?s que los. pnmeros elemen- SócRATEs.-Y bien, ¿opinas · que S. . , SócRATES.-Es que no hemos sa-
·~ tos, SI puedo d~c1rlo así, de que el se debe definir la ciencia como un TEETETES.-¿Como pueden nom- bido defenderlo. Quizás sería pre-

~
hom?re Y .el umverso se componen, juicio verdadero acompañado de ex- br~rse los e}ementos de un elemen- ciso suponer que la sílaba no con-
son mexphcaple~; que en cada uno, plicación? to. La S, So~rates: es una letra mu- siste eh los elementos; sino en uno
tomado _en st mtsmo, no pued~ ha- T~ETETES.-Sí. , da Y un 8C!mdo stmple, que forma no sé qué, resultado de ellos y que
tAl ~erse !Das que d~rle nombre, stendo SocRATEs.-¡Pero que, Teetetes! la lelgu~ silband?. La B ~o es una tiene su forma particular, que es
,¡ -·
H 1mpos~ble enunctar nada más ni en ¿Habremos nosotros descubierto en ¡oca ' m un somdo, lo mismo que diferente de los elementos.
pr~ n! en contra, porque sería ya un día lo que muchos sabios han a mayor parte de los ele.mentos; de TEETETES.-Tienes razón, y pue-
1 atnbmrle ~1 ser o el no ser; que no intentado ha largo tiempo, habien- suerte que se p~ede <;tecir fundada- de suceder que sea así y no de la
11 debe ~ñadme n~da al ~lemento, si do llegado a la vejez sin ·haber en- mente, que son mexphcab~es los ele- otra manera.
!! se qmere enupctarlo solo; que ni contrado la solución? mentos, puesto que l_?s mas son'?ros SócRATEs.-Es preciso examinar-
li aun deben umrse a él las palabras TEETETES.-A mí, Sócrates, me de e_llos, ha~ta el num_ero de s1ete, ¡0 y no abandonar tan cobardemen-
él, éste, cada, sólo, esto, ni otras mu- parece que esta definición es buena. n~t1 heneb las que son~do, Y no ad- te una opinión grave y respetable.
chas S~?Jejantes~ porque no siendo SócRATES.-Es probable, ,en. efe~- ~ ~~ a so utamente mnguna expli- TEETETES.-No, sin duda.
¡]!
nada fiJO se aph~an a toda~ las co- to, que lo se~, porque ¿que ct.e~c~a CI~n. . . SócRATEs.-Sea, pues, como, aca-
sas Y son de algun modo dtferentes puede concebtrse fuera de un JUiCIO S~!dRATEs.-;-Hemos consegmdo, m1 bamos de decir, y que cada stlab a,
11 de aque)las a .las que s.e aplican; recto bien explicado? Hay, sin em- q}e !, alngo~ ac.larar un punto
1 0
compuesta de eiementos que se com-
·1
que sena p;ec1~0 enuJ?.ctar el ele- bargo, en lo que acaba de decirse re Ttn ° a a Ael}cJa. binan entre sí, tenga su forma pro-
mef!-tO en .st m.1smo, s1 esto. fu~~a un punto que me desagrada. S~ETETES .- . st ?1': parece. pia tanto para las letras como para
i· pos1ble y SI tuviese una exphcacwn TEETETEs.-¿Cuál es? _ OCR~TES.-¡ 0 ue! ¿Hemos demos- tod~ lo demás
! que le fuera propia, . por medio
· · de· SócRATES ·-El que parece meJ'or trado
de ser bten que
'd el elemento
1 '1 no
b pue- T EETETES.-e' onfarme.
1a cua d le ·pu d tese enunctar sm el expuesto ' a saber·· que los
·1· 1 se . elemen- conoct 0 Y que a st a a pue- Só CRATES.- En. consecuencw, ·
i de serlo? es
¡: aux1 to e nmguna otra cosa· pero tos no pueden ser conocidos y que
que es im_posible explicar ninguno los compuestos pueden serlo. T~ETETES.-Cre~
·
que sí. preciso que no_ tenga ~;r es.
· t
¡ d~ los pnmeros elementos, y que TEETETEs.-¿No es exacto esto? SoSRATES. - D1me, ¿entendemos TEETETES.-¿Por que. "
¡ solo puede nomb~árseles
s!mplemen- SócRATES._:_Es preciso verlo, y te- por stlaba los dos ele!'ll-entos q,ue la SócRATES. - Porque ~onde ha.,
te, porque no tienen ~!las que el nemas como garantía de la· verdad comp~nen,. o todos .st son mas de p~rtes, el todo es necesanamente k
1
nombre. Por el contrar10, respecto de esta opinión los ejemplos sobre dos? ¿O bten un.a, cterta forma que ~msmo que t~)(1as ~a~ partes en con·
a los seres compuestos de estos ele- que el autor apoya todo lo que resulta de su umon? JUnto. ¿O b1en du·a~ que un todo
rpentos, como hay una combinación sienta. TEETETES.-Me ·parece que en ten- resultado de partes tiene una form a
de principios, la hay también en TEETETEs.-¿Qué ejemplos? demos por sílaba _todos los elemen- propia distinta de las de todas agué-
cuanto a los nombres que hacen po- SócRATES.-Los elementos de las tos de que una silaba se compone. llas?

-.·-~·~· -.-;!1~; ;-
r-
¡
344 PLATÓN
C!if;[
·,·1:~. TEETETES O DE LA CIENCIA 345
¡
i TEETETES.- Sí. TEETETES.-SÍ. tos, no pueda la sílaba ser más co- SócRATES.-Si, por el contrario,
SócRATEs.-¿El todo y el total o SócRATEs.-¿No sucede lo mis- nocida que ellos? la sílaba es una e indivisible lo mis-
la suma, son en tu opinión una mis- mo con el número respecto de un TEETETES.- Convengo en ello. mo que el elemento, ella no será
ma cosa o dos cosas diferentes? ejército, de una armada y de otras SóCRATEs.-¿No es por evitar este más susceptible de explicación ni
TEETETEs.-No tengo convicción cosas semejantes? Porque la totali- inconveniente por lo que hemos su- más ~ognoscible que aquél, porque
acerca de eso, pero puesto que quie- dad del número es precisamente puesto que la sílaba es diferente de la misma causa producirá los mis-
res qu~ responda con resolución, me cada una de estas cosas tomada en los elementos que la componen? mos efectos en ambos.
atrevo a decir que son cosas dife- conjunto. TEETETES.-Sí. TEETETES.- No puedo menos de
rentes. TEETETES.- Sí. SócRATES.-Pero si los elementos convenir en ello.
1,,
¡1
SócRATEs.- Todo valor es lauda-
ble, Teetetes, y es preciso ver si lo
SócRATEs.-¿Pero qué es el nú-
mero respecto de cada una sino sui
no son partes de la sílaba, ¿puedes SÓCRATES.-De este modo no apo-
señalar otras cosas que sean sus par- yaremos al que sostiene que la síla-
tes, sin ser los elementos? ha puede ser conocida · y enunciada,
es ·también tu respuesta. partes? · ·
.' r TEETETES.- Sin duda es preciso TEETETES.-Ninguna otra cosa. TEETETES.- Yo no concederé que Y que el elemento no puede serlo.
verlo. SócRATES.-Todo lo que tiene la sílaba tenga partes; si bien sería TEETETEs.-No, si admitimos las
. ,SócRATES.:-:~~ esta manera_,. se- partes resulta, pues, de estas, partes. ridículo buscar otras después de ha- razones que acaban de ser expues-
gun tu defmicion, el todo d1here TEETETES.-Parece que s1. ber desechado los elementos. tas. ,
del total. SócRATES. - Es preciso confesar SócRATEs.-Según lo que dices, Soc~A!Es.~Pe_ro qué, teniendo el
T~ETETES.-~í. , . que todas las yartes constitu~en el Teetetes, la sílaba debe ser una es- conoc.Jmiento _mtu_no de lo que _te ha
SocRATES.- ¡Pero que! ¿Hay al- total si es c1erto que el numero pecie de forma indivisible. sucedido a. ti ,m 1 s~o, aprendiendo
5 1
· ·gürtá diferencia entre todas las par- todo' lo constituye.. igualmente; · ········ ·· T~ETETEs,-~sí parece, . ····· 8~ct~td~ ~s\~:rciifesi ~6\61ti~ii{cis~
tes y el total? Por ejemplo, cuando TEETETES.-Sin duda. . SoCRA:Es.-¿ Te acuerdas, mi que- lo que acabamos de decir?
decimos uno, dos, tres, cuatro, cin- SócRATES.-El todo no es com- . ndo amtgo, _que antes apro)Jamos TEETETES.-¿Qué me sucedió?
... ... co, seis, o dos veces tres, o tres ve~ ¡)l.lesto de ¡)artes;· porque si fuese el CO!fio. ~osa cierta que los, pnmeros .SócRATEs.-Tú no has hecho otra
tO ces dos, o cuatro y dos, o tres, dos conjunto de las partes sería un to- prmc1p10s de que Jos deti?as seres se cosa, al aprender las letras, que ejer-
y uno, o cinco y uno, ¿dan todas tal.

· ~ ~i
co_mP<?I_;en no son susceptibles de ex- citarte en distinguir los elementos,
,. estas expresiones el mismo .número TEETETEs.-No .parece así. phcacwn, por9ue cada uno de ello~, ya por la vista, ya. por el oído, para
o números diferentes? SócRATES.-Pero la parte ¿es par- tomado en SI, carece de compos1- no verte embarazado cualquiera que
TEETETES.:-Dan el mismo nú- te de otra cosa que del todo? ción; que no sería exacto, hablando fuera el orden en que se las pro-
mero. TEETETES.-Sí, del total. de uno de estos principios, decir nunciara o escribiera.
SócRATEs.-¿No es el de seis? SócRATES.--'-,Te defiendes con va- que es, ni que es esto o lo otro, TEETETES_-Dices verdad.
TEETETEs.-Sí. lor, Teetetes. ¿El total no es un to- cosas éstas diferentes y extrañas SócRATEs.-¿ Y qué has tratado
SócRATES.- ¿No hemos compren- tal cuando nada le falta? con relación a él, y que ésta es la de aprender perfectamente en ca~a
dido en cada expresión todas las TEETETES.-Necesariamente. causa por la que no es susceptible del maestro de lira, sino el. med1o
seis unidades? SócRATES.-El todo ¿no será asi- de explicación, ni de conocimiento? de ponerte en estado de segmr cada
TEETETES.- Sí. mismo un todo cuando no le falte TEETETES.-Me acuerdo. sonido y distinguir la cuerda de que
,. SócRATEs.- ¿Hay otra causa que procedía? Esto t?do el mundo lo re-
¡¡; SócRATEs.-¿No expresamos nada nada? De suerte, que si falta algu-
{;,,:
cuando decimos todas las seis uni- na cosa, ni es un total, ni es un todo, la haga simple e indivisible? Yo no conoce, porq:'~ esos son los elemen-
rr- dades?
TEETETES.-Alguna cosa quere-
y uno y otro se hacen lo que son por
la misma causa.
veo ninguna.
TEETETES.-No parece que la
tos de la mus1ca.
TEETETES.-Es cierto.
haya. SócRATEs.-Si por las sílab::s Y
:!1{: mos decir seguramente.
SócRATES.-¿Otra cosa que seis?
TEETETEs.-Ahora me parece que
el todo y el total no se diferencian SócRATES.-Si la sílaba no tiene los.elementos que, conocemos hemos
r ~Yi: '! TEETETES.-No. en nada. partes ¿tiene la misma forma que de ¡uzgar de las sllabas y de l?s ele-
SócRATES.-Por consiguiente, en SócRATEs.-¿No decíamos que allí los primeros principios y es simple mentas que no conocemos, drremos
11 ? · que los elementos pued.en ser _con~-
todo lo que resulta de los números, donde hay partes, el todo y el total como e os· . ciclos, en cuanto lo exige la mteh-
entendemos lo mismo por el total serán la misma cosa que el conjun- T~ETETES.-S_m d~da. gencia perfecta de cada ciencia, de
que por todas sus partes. to de las partes? . SocRATEs.-S! la stlaba es un con- una manera más clara y más deci-
TEETETES.-Así parece. TEETETES.-Sí. JUnto de elel?entos y forma un tod? siva que las sílabas; y si alguno sos-
SócRATES.-Hablemos de otra ma- SócRATEs.-Así pues, volviendo a de que aquellos son parte~, l~s si- tiene que la sílaba es por natura-
nera . El número que expresa una lo que quería probar antes, ¿no es Jabas y los elementos po?ran Igual- leza cognoscible y que el elemento
yugada y la yugada misma, son una cierto que si la sílaba no es los ele- mente conocerse y enunc1arse, pues- por naturaleza no lo es, creeremos
misma cosa. ¿No es así? mentos compuestos, es una necesi- to que hemos dicho que ~as partes que no habla seriamente, hágalo o
TEETETES.-Sí. dad que estos elementos no sean par- tomadas en junto son la misma cosa no de propósito deliberado.
SócRATEs.-El número que forma tes con relación a ella, o que, sien- que el todo. TEETETES.- Sin duda.
el estadio, ¿está en el mismo caso? do la mis~a cosa que los elemen- TEETETES.-Es cierto. SócRATEs.~Podría , a mi parecer,
346 PLATÓN

r1
1
7··¡·

¡' TEETETES O DE LA CIENCIA 347


:
demostrar lo mismo de varias y dis- cosa por los elementos que la com-
~' tintas maneras, pero tengamos cuí- · ponen, 15 cuando se nos pregunta so- dime tu opinión sobre esto a fin de ¿no está desprovisto aún de ciencia,
dado de que esto no nos haga perder bre su naturaleza. que la examinemos. según hemos dicho?
de vista lo que nos hemos propues- TEETETEs.-Pon un ejemplo, Só- TEETETES.-Pues bien, estoy con- TEETETES.-Sí.
to examinar, a saber: qué se piensa crates. forme. SócRATES.-Por lo tanto, tiene la
dar a entender cuando se dice que SócRATEs.-Por ejemplo: Hesíodo SócRATEs.-¿Piensas que uno sa- e?Cplicación de tu nombre y un j~i­
.1· el juicio verdadero, acompañado de dice 16 que el carro se compone de be cualquier objeto, sea el que sea, c1o vt:rdadero; porque le ha escnto
:f¡¡ explicación, es la ciencia en toda su cien piezas. Yo no podría enume- cuando juzga que una misma cosa conociendo el, orden de los eleJJ?-en-
perfección. rarlas, y creo que tú tampoco. Y si pertenece tan pronto al mismo oh- tos que, . segun hemos reconocido,
. TEETETEs.-Eso es lo que es pre- se nos preguntase lo que es un ca- _jeto como a otro diferente, o que es la explicación d~l nombre .
i: ciso ver. rro, creeríamos haber dicho mucho sobre un mismo objeto forma tan TEETETES.-Es cierto. . .
¡ SócRATEs.-Dime qué significa la respondiendo que son las ruedas, el
palabra explicación. En mi juicio eje, las alas, las llantas y la lanza.
pronto un juicio como otro?
TEETETEs.-No, ciertamente, no
Sóc~ATES.-~ay •. pues, nn quen-
~o amigo, u!!- JU!~lO recto _acampa-
1
' ,¡ . significa una de estas tres cosas. TEETETEs.-Seguramente. .lo pienso así. nado de . exphc~cto~, que aun no se
'• TEETETEs.-¿Qué cosas? SócRATES. - Pero respondiendo 1 · . puede llamar ciencta.
SÓCRATES.-La primera, el acto así, pareceríamos al que nos hiciese SócR~TES.-t. y no reclferdas que TEETETES.-Parece que sí.
de hacer el pensamiento sensible por esta pregunta tan ridículos, como es precisamente lo que tu y los de- , , d ¡
más hacíais cuando comenzabais a . So~RATES.-Segun to as as _apa-
la voz por medio de los nombres y si preguntándonos tu nombre le res- aprender las letras? nencias; nosotros, hemos sonado
de los verbos, de suerte que se le pondiéramos sílaba por sílaba, y nos . . . cuando hemos cretdo tener la ver-
1~ grabe en la palabra que sale de la !~a!5ináramos , cr.eyendo f~rmar un TEETETES.,- ¿Qmeres decir que dadera definición de la ciencia. Pero
. O. boca como en un espejo ·o ·ere el · JUICIO exacto y bwn ..enunCiado, .que ... nosotros c.reil:lffiQ!i ql,le tal}~tra P,er~ . no la .. condenemos aún.. Qui:z:á n() ..
1.4,4~ agua. No te parece que esto es lo éramos gramáticos y que conocía- tenecta tan pronto a la miSIIJ-a stla- es esto lo que se entiende por la pa-
:· Y que quiere decir explicación? 14 mos y explicábamos conforme a las ba c?mo a otra, Y que colocabamo,s labra explicación, sino que será el
· ·· TE:E:tE:tE:s::.:::;..sí, y .· deeirrios ·que lo · reglas de la ·gramática el nombre .. la mtsma letra tan pron,to en la st- . tercero y último . sentido el que ha
t!O que hace esto ·se explica. de Teetetes; cuando no sería respon- !aba que la correspondia como en tenido a la vista, como hemos di-
-~ SócRATEs.-¿No es todo el mun- der como un hombre que sabe, a no otra? cho, el que ha definido la ciencia,
·,? do capaz de hacerlo y de expresar s~r que son el juicio verdadero se SócRATES.-Sí; eso mismo. un juicio verdadero acompañado de
'. f_ más o menos pronto lo ¡~iensa d1era razon exacta· de · cada cosa. por TEETETES.-Pues bien, no lo he su explicación.
, A acerca de cada cosa, salvo que sea sus elementos, como se ha dicho olvidado, y no tengo por sabios a TEEn.. -s.-Me lo has recordado
· mudo o sordo de nacimiento? En precedentemente. los que son capaces de incurrir en muy a tiempo, y en efecto, aún que-
este sentido, el _juicio verdadero irá TEETETEs.-Así lo hemos dicho, estas equivocaciones. da un sentido qué examinar: según "
siempre acompañado de explicación en efecto. . SócRATES.-¿Pero qué, cuando un el primero, era la ciencia la imagen j
en todos aquellos que piensan con SócRATEs.-Es cierto que nos- niño, encontrándose en el mismo del pensamiento expresada por la¡ '
exactitud sobre cualquier objeto, y otros formamos un juicio exacto caso en que estabais vosotros al es- palabra; según el segundo de queU
jamás se dará el juicio verdadero respecto al carro; pero el que puede cribir el nombre de Teetetes . con se acaba de hablar, la determinai\'
sin la ciencia. descubrir su naturaleza recorriendo un_a t y una e, cree deber escribirle ción del todo por los elementos; H\
'"¡· "
TEETETES.-Tienes razón. una a una las cien piezas, y une así, y así le escribe, y que queriendo y el tercero, ¿cuál es según tú? ·
· SócRATES.-Así pues, no acusare- este conocimi~n.t~ al otro, además escribir el de Teodoro, cree deber SócRATEs.-El mismo que mu-
mos a la liger.a al autor de la defi- de formar un JUIClO verdadero sobre escribirle y le escribe también con chos otros designarían como yo, y
niéión de la ciéncia, que examina- el carro, es dueño de la explic~ci_ól!; una t y 'una e, ¿diremos que sabe que consiste en poder decir en qué
mos, de que no ha dicho nada de Y el! lu&ar de formar un mero JUI~IO la primera sílaba de vuestros nom- la cosa, acerca de la que se nos in-
provecho. Quizá esta definición no arl;ntrano, habla como hombre m- bres? terroga, difiere de todas las demás.
'"¡ ., explica la ~iencia, y acaso ha que- tehgente y que conoce la naturale- TEETETEs.-Acabamos de conve- TEETETES.-¿Podrías explicarme
rido su autor significar con ella la za de.l c~;ro, porque puede hacer la nir en que el que está en este caso de esta manera algún objeto?
posibilidad de dar razón de cada descnpc10n del todo por sus elemen- está, lejos de saber. SócRATEs.-Sí, el sol, por ejem-
tos. So?RATEs.-¿ Y n? puede pensar plo. Creo designártelo suficiente-
14 Es imposible encontrar una voz
TEETETEs.-¿No crees que ten- lo mismo con relac1ón a la segun- mente diciendo que es el más bri-
que traduzca la palabra lagos de un dría razón, Sócrates? da, a la tercera y a la cuarta síla- liante de todos los cuerpos celestes
modo constante, y que sirva para to- SócRATEs.-Sí, mi querido amigo, bas? , que giran alrededor de la tierra.
-.' ~ -
dos los casos y sentidos en que Pla- si tú crees y concedes que la des- T~ETETES.-St puede. . TEETETES.-Es cierto.
tón la emplea. Lagos ha significado cripción de una cosa en sus elemen- ~OCRATES.-Cuando escnba de. se- SócRATES.-Escucha por qué he
y: antes prueba, demostración, definición, tos es la explicación, y que la que
razonamiento, razón, la explicación se hace mediante las sílabas u otras gUJda, el n~JJ?-b.re de Teetetes, t.no dicho esto. Acabamos de decir que,
lógica de una cosa, y en este caso, la partes mayores · no explican nada; tendra un JUICIO verdadero con el según algunos, si fijas respecto de
palabra. Se emplea primero el término pormenor de los elementos que le ada objeto la diferencia que los
explicación, porque es el que lleva me- 1
" Es decir, el análisis.
componen? e d , d. ,
jor el segundo sentido de lagos. w Las obras y los días, verso 454,
TEETETES.-Es evidente. separa de todos los emas, ten ras
SócRATES.-Y aunque juzga bien, 17 Es decir, el análisis.

. !',.~•-m>nütb:t:ie-h'# tá'fk'ti@
348 PLATÓN TEETETES O DE LA CIENCIA 349

la explicación del mismo; mientras antes en Teetetes que en Teodoro, fin de saber lo que se sabe ya por cia. ¿O hemos dado ya a luz todas
que si sólo te fijas en una cualidad o como suele decirse, que en el últi- el juicio. nuestras concepciones?
común, tendrás la explicación de los mo de los misios? TEETETES. - ¿Dime qué querías TEETETEs.-Seguramente, Sócra-
objetos a quienes esta cualidad es TEETETES.-No, ciertamente. decir antes de interrogarme? tes; he dicho con tu auxilio muchas
común. SócRATEs.-Si no sólo me figuro SócRATEs.-Hijo mío, si por ex- más cosas que las que tenía en mi
TEETETEs.-Comprendo, y me pa- un hombre con nariz y ojos, sino plicar un objeto se entiende cono- alma.
rece oportuno llamar a esto la ex- que además me represento esta na- cer su diferencia y no simplemente SócRATEs.-¿No te ha hecho ver
¡· plicación de las cosas. riz roma y estos ojos saltones, ¿ten- juzgarla, la explicación en este caso mi arte de comadrón que todas es-
i SócRATES.-De este modo, cuan- dré en el espíritu tu imagen más es lo más bello que hay en la cien- tas concepciones son frívolas e in-
do, mediante un juicio recto acerca bien que la mía, o que la" de todos cía. Porque conocer es tener la cien- dignas de que se las alimente y sos-
de un objeto cualquiera, se conoz- aquellos que se nos parecen en esto? cía, ¿no es así? tenga?
ca en qué se diferencia .de .todos los TEETETEs.-De ninguna manera. TEETETES.-Sí. TEETETES.-Sí, verdaderamente.
demás, se tendrá la ciencia del oh- SócRATES.-A mi entender, no SócRATES.-Y si se pregunta al SócRATES.-Si en lo sucesivo,
' ?
jeto, así como antes sólo se tenía la formaré la imagen de Teetetes, sino autor de la definición qué es la cien- . Teetetes, quieres producir, y en efec-
. opinión del mismo. cuando su nariz roma deje en mí cia, responderá al parecer que es un to produces frutos, serán mejores
¡) TEETETEs.-No temamos asegu- huellas que sean diferentes de to- juicio exacto sobre un objeto con el gracias a esta discusión; y si perma-
n. rarlo. das las especies de narices romas conocimiento de su diferencia, pues- neces estéril, no te harás pesado a Jos
i· SócRATES.-Ahora, Teetetes, que que yo he visto, y lo mismo de to- to que, según él; añadir la explica- que conversen contigo, porque se"
tl veo más de cerca esta definición, a das las demás partes de que te com- ción al juicio no es más que esto. rás más tratable y más modesto, y
.. f '

1
~~
.la . manera de Jo .que sucede con el pones; de suer~e que si Je encuen- TEETEJE:s,-Al parecer. .. , !lO GJ:"y(:rás ;>aber. Jo que no sabes .
bosquejo de un cuadro, todo se me tro mañana, mediante la nariz roma SócR.úEs.-Es responder bastan- Es todo lo que mi arte puede hacer
¡ oculta, siendo así que, cuando es- te recuerda mi espíritu, y me hace te neciamente, cuando preguntando y nada más. Yo no sé nada de lo
·~ taba lejano, creía ver alguna cosa. formar de tLun juicio verdadero. . Jo que es 1¡:¡ ciendél ~e: noulice q.ue que saben los grandes y admirables
'~
• . TEETETES.-¿Cómo? ¿Por qué ha- TEETETES.-'-'-ES incontestable. es un juicio exacto unido a la cien- personajes de estos tiempos y de los
') . bias así? SócRATES.-De igual modo, el cia, ya de la diferencia, ya de cual- tiempos pasados, pero en cuanto al
1
. '~ SócRATEs.-Te lo diré, si puedo. juicio verdadero comprende la dife- quier otra cosa. Así, Teetetes, la oficio de partear, mi madre y yo
:: Cuando yo formo sobre ti un juicio renda de cada objeto. ciencia no es la sensación, ni el jui- lo hemos recibido de manos del
~~ f verdadero y tengo además la expli- TEETETES.-Parece que sí. cio verdadero, ni el mismo juicio dios, ella para las mujeres y yo para
¡¡A cación de lo que tú eres, yo te co- SócRATEs.-¿ Qué significa, pues, acompañado de explicación. los _jóvenes de bellas formas y no-
:1 nozco, si no, no tengo más que una unir la de un objeto al juicio recto TEETETEs.-Parece que no. bles sentimientos. Ahora necesito ir
\1 mera opinión. que ya se tiene? Porque si se quie- SócRATEs.-Ahora bien, mi que- al pórtico del rey, para responder
·, TEETETEs.--Sí. re decir que es preciso juzgar acle- rido amigo, veo que sigue aúnnu~s- a la acusación de Melito contra mí;
! SócRATES.-Dar la explicación de más lo que distingue un objeto de tra preñez y sentimos todavía los pero te aplazo, Teodoro, para roa-
1l lo que tú eres es determinar en lo los otros, esto es, prescribimos una dolores de parto respecto de la cien- ñ~na en este mismo sitio.
1[ que te diferencias de los demás. cosa completamente impertinente.
1 TEETETES.-Sin duda. TEETETES.-¿Por qué?
! SócRATES.-Cuando no tenía de SócRATEs.-Porque se nos ordena
' ti más que una mera opinión, ¿no que formemos un juicio verdadero
es cierto que yo no había penetra- de los objetos con relación a su di-
do con el pensamiento ninguno de ferencia, cuando ya tenemos este
los rasgos que te distinguen de to- recto juicio con relación a esta dife-
dos los demás? rencia; así que es más absurdo se-
TEETETEs.-Así parece. mejante consejo que el mandar gi-
SócRATEs.-No tenía presentes en rar una scitala, 18 un mortero o cual-
el espíritu otras cualidades que las quiera otra cosa parecida . .Más ra-
.comunes, que tanto son . tuyas como zón habría para llamarle consejo de
de cualquier otro hombre. ciego, pues no hay cosa que más se
TEETETEs.-Necesariamente. parezca a una ceguera completa que
SÓCRATES.-En nombre de Zeus, mandar tomar lo que ya se tiene, a
dime ¿cómo en este caso eres tú ob-
jeto de mi juicio más bien que otro? 1s La scitala era un bastón redondo
Supón, en efecto, que yo me repre- en torno del cual rodaba un pergamino
sobre el aue se escribía estando ro-
sento a Teetetes bajo. la imagen de dado,
un hombre que tiene nariz, ojos, ra otray scitalasólo podía leerlo el que tuvie-
de igual espesor. Así se
boca y las demás partes del cuerpo, entendían los reves de Esoarta con los
¿esta imagen me obligará a pensar eforos durante las expediciones.

i~..<:.. .. - - ......,--·:.-- . '·• ~ '~