Está en la página 1de 9

TEMA

9: ALIMENTACIÓN, NUTRICIÓN Y DIETÉTICA.


ALIMENTACIÓN EQUILIBRADA Y PLANIFICACIÓN DE MENÚS.
TRASTORNOS INFANTILES RELACIONADOS CON LA
ALIMENTACIÓN. LAS HORAS DE COMER COMO MOMENTOS
EDUCATIVOS.
ÍNDICE
1. Introducción.
2. Alimentación, nutrición y dietética.
3. Alimentación equilibrada y planificación de menús.
4. Trastornos infantiles relacionados con la alimentación.
5. Las horas de comer como momentos educativos.
6. Conclusión.
7. Bibliografía y legislación.

1. INTRODUCCIÓN.
La importancia de una alimentación sana y equilibrada está justificada tanto
desde el punto de vista de la salud como desde la prevención de
enfermedades. Hay una serie de hábitos y costumbres relacionados con la
alimentación que los niños pueden y deben adquirir desde los primeros meses
de vida y a lo largo de los años de la E.I, ya que inciden en aspectos del
desarrollo físico, socio-afectivo e intelectual. El aspecto educacional relativo a
la correcta alimentación y a los buenos hábitos relacionados con la misma ha
de ser llevado a cabo en estrecha relación con las familias. Es necesaria la
coordinación de escuela-familia a la hora de marcar objetivos, trabajar
contenidos, realizar actividades y consecución de hábitos alimenticios. El MEC,
consciente de la importancia de este tema educativo, lo ha incluido en el
currículo de la Etapa. La alimentación aparece en el Decreto, y en los temas
transversales formando parte del tema de la Salud. Asimismo este apartado de
la Educación para la Salud, Alimentación y Nutrición, figura en el volumen
citado con objetivos, contenidos y posibles actividades para orientar a los
maestros/as en sus programaciones de aula. Vienen también algunas
orientaciones metodológicas.

1
2. ALIMENTACIÓN, NUTRICIÓN Y DIETÉTICA.
Se puede definir la alimentación como la serie de actos voluntarios y
conscientes que consisten en la elección, preparación e ingestión de alimentos.
En la actualidad nadie duda de que la alimentación ejerce una acción decisiva
sobre el desarrollo físico y el crecimiento, sobre la reproducción; sobre la
morbilidad y mortalidad y sobre el rendimiento físico e intelectual.
La alimentación influye sobre el desarrollo físico de las personas con
independencia de su raza. Actualmente nadie duda de que la alimentación
ejerce una acción decisiva sobre el desarrollo físico y el crecimiento, la
morbilidad y mortalidad, y el rendimiento intelectual.
Por tanto, elegir una buena alimentación requiere:
- Disponer de variedad de alimentos.
- Conocer los componentes nutrientes de cada alimento.
- Establecer relaciones entre alimentos y factores como gasto calórico,
edad…
La alimentación es un proceso complejo que puede contemplarse como:
• Necesidad biológica: para el funcionamiento del organismo,
mantenimiento y desarrollo físico.
• Conducta: partiendo de estímulos endógenos o exógenos.
• Acto social: motivo de placer y refuerzo de lazos afectivos.
• Actividad política: la legislación determina aspectos como su
accesibilidad, utilización o consumo mediante precios, distribución…
• Acto de consumo: influido por la propaganda y la publicidad.
• Manifestación cultural: inciden aspectos como religión, costumbres….
• Problema ético: alimentos desigualmente repartidos en el mundo.
Por lo que respecta a la nutrición la definimos como el conjunto de procesos
inconscientes y voluntarios mediante los cuales el organismo recibe los
alimentos y los transforma en sustancias químicas más simples para ser
absorbidas y conducidas por la sangre hasta llegar a los tejidos. La nutrición de
una persona dependerá esencialmente de su alimentación, es por lo tanto
inconsciente e involuntaria y, un buen estado nutricional depende de una
buena alimentación. La nutrición incluye:
- Digestión. - Absorción. – Utilización o Metabolismo. – Excreción.

2
Por lo que respecta a la dietética cabe destacar que es la ciencia que se ocupa
del cálculo y determinación de las raciones alimenticias así como de los
alimentos desde el punto de vista higiénico y nutritivo. La ración alimentaria es
la cantidad y proporción de alimentos que necesita un organismo cada 24horas
para mantener con normalidad sus actividades vitales.
La dieta humana hasta hace poco no se ha inspirado nunca en el interés de
saber si la calidad de su alimentación tenia influencia sobre su salud o
bienestar. También, las costumbres y la tradición han tenido incidencia en
ciertas razas para el cambio de la alimentación. Otro factor es la economía la
cual determina la alimentación y dieta de los pueblos.
Es de relevante importancia saber las sustancias nutritivas o nutrientes que
componen los alimentos que son: hidratos de carbono, grasas, proteínas, agua,
sales minerales y vitaminas. Las 3 primeras necesitan ser transformadas por
medio de la digestión y, las 3 últimas se absorben sin cambios químicos
previos.
ü Hidratos de carbono: son la reserva energética del organismo. La
función fundamental de los hidratos de carbono es la de aportar energía.
Los principales alimentos que nos proveen de hidratos de carbono son:
cereales, frutas, verduras, leche, huevos y miel.
ü Grasas o lípidos: son sustancias de un alto valor energético. Los ácidos
grasos esenciales son aquellos que se requieren de la alimentación al
no poder ser sintetizados por el organismo a través de otras sustancias.
Estos forman parte de lípidos que integran la estructura de todas las
membranas celulares. Las fuentes alimentarias de las grasas las
encontramos en mantequillas, aceites, quesos, leche, algunas carnes,
nueces, cacahuetes, margarina algunos peces.
ü Proteínas: el organismo las necesita para crecer y reparar sus tejidos.
Las proteínas intervienen en el organismo aportando una función
plástica, una función genética y una función inmunitaria. Están formadas
por aminoácidos. Todas las proteínas de origen animal contienen los 8
aminoácidos esenciales. Solo algunas proteínas de origen vegetal
contienen todos los aminoácidos esenciales. Nos abastecen de
proteínas alimentos como la leche y derivados.

3
ü Agua: es un elemento esencial que hay que aportar diariamente al
organismo. La cantidad de agua que se ingiere al día debe igualar a la
cantidad que se pierde, originándose lo que se denomina equilibrio
hídrico.
ü Minerales: son elementos esenciales en el organismo siendo su aporte
imprescindible para asegurar un crecimiento correcto y un adecuado
equilibrio mineral. Su función es tanto estructural como reguladora.
ü Las vitaminas: son compuestos orgánicos que el organismo es incapaz
de sintetizar o bien, si sintetiza alguna de ellas, lo hace en cantidad
insuficiente por lo que deben ser aportadas en la dieta. Se clasifican en
base a sus características de solubilidad en liposolubles (vitaminas A, D,
E, K) e hidrosolubles (vitamina C y vitaminas del complejo B).
Cabe señalar que los alimentos los agrupamos en función de su composición
predominante en:
§ Alimentos plásticos: productos lácteos, carnes y pescados, huevos. Su
función es formar o reparar los tejidos celulares u otros elementos
esenciales.
§ Alimentos energéticos: contienen hidratos de carbono y grasa. Su
función es proporcionar calorías y energía para mantener una adecuada
temperatura corporal y realizar actividades metabólicas.
§ Alimentos reguladores: verduras y frutas. Participan en los procesos
metabólicos del organismo.
§ Alimentos mixtos: cereales, legumbres y tubérculos. Aportan hidratos de
carbono y proteínas.

3. ALIMENTACIÓN EQUILIBRADA Y PLANIFICACIÓN DE MENÚS.


Una dieta equilibrada consiste en consumir tanto en cantidad como en variedad
los alimentos suficientes para poder desarrollarnos con normalidad teniendo en
cuenta la edad, el sexo, las posibles situaciones fisiológicas…. que pueden
acontecer en la vida de un ser humano. La dieta equilibrada sería, pues,
aquella que aporta cantidades suficientes de nutrientes para facilitar un estado
de salud óptimo en la vida de los individuos.
La elaboración de una dieta equilibrada ha de basarse en 3 normas
fundamentales:

4
• Las necesidades energéticas nutricionales, es decir, el aporte de
energía suficiente para cubrir las necesidades y desarrollo del
organismo.
• El valor nutritivo de los alimentos teniendo en cuenta que deberán
aparecer uno o dos alimentos de los 4 grupos mencionados.
• La distribución adecuada de los alimentos. Es importante respetar un
cierto equilibrio entre los componentes de la ración alimentaria. También
debe incluir la dieta cantidades adecuadas de agua, minerales,
vitaminas y fibra.
En una alimentación equilibrada también ha de tenerse en cuenta su
distribución horaria. Una dieta equilibrada de E.I debe estar constituida por:
15% proteínas, 30% grasas y 55% hidratos de carbono.
Respecto a la alimentación en el recién nacido cabe destacar que debe cubrir
las necesidades de mantenimiento además de las que se derivan de su
crecimiento. En los primeros meses de vida el crecimiento es más rápido que
en cualquier otro período. Podemos considerar así dos etapas en la
alimentación del recién nacido: etapa láctea y etapa de transición. La primera
hasta los 4/6 meses de vida, y el único alimento es la leche. La leche materna
es el alimento por excelencia durante este período, la toma se hará cada tres o
cuatro horas. Por el contrario, en la etapa de transición se van introduciendo
alimentos no lácteos preparados de forma adecuada en textura y cantidad. A
partir de los 6 meses las necesidades nutricionales aumentan y la leche sola no
es suficiente.
En cambio, la alimentación del niño de 1 a 3 años tiene por objeto cubrir los
requerimientos energéticos y plásticos que permitan un crecimiento y desarrollo
normal, y evitar carencias y desequilibrios entre los distintos nutrientes. A partir
del 1º año se produce una disminución en el apetito del niño/a. En esta etapa
es fundamental que la familia/escuela infantil intente crear un entorno
agradable y gozoso a la hora de las comidas, estimulando las nuevas
habilidades y apetitos del niño/a en lugar de sentir frustración o ansiedad y
percibir las horas de las comidas como un momento temido. Durante el 2ºaño
ya se sirven alimentos más sólidos aunque muy picados. A partir del 3ºaño
estará en condiciones de sumarse a las comidas de la mesa familiar.

5
Por último cabe mencionar la alimentación del niño de 3 a 6 años. En esta
etapa las raciones aconsejadas son iguales para niños y niñas,
aproximadamente 80 calorías. En esta edad la cantidad de comida que se sirve
a los niños/as es la mitad de la que servimos a niños/as mayores o adultos. A
estas edades los hábitos alimentarios están mediatizados por el ambiente
familiar o la escuela infantil.

4. TRASTORNOS INFANTILES RELACIONADOS CON LA ALIMENTACIÓN.


La comida es el momento en el cual se cubren las necesidades nutritivas del
organismo y es, en ocasiones, una de las mayores fuentes de conflicto.
Las causas de estos posibles trastornos pueden ser:
o Biológicas: por exceso o defecto de alimentación, o algún nutriente
esencial debido a rechazos, alergias, mal proceso de nutrición…
o Socio-culturales: recursos económicos de la familia, hábitos
alimenticios, horario de comidas…
o Psicológicas: estrés, tensiones, ansiedad…
Los principales trastornos infantiles relacionados con la alimentación son los
siguientes:
ü Hay niños que rehúsan comer cualquier alimento no conocido.
Quizá lo más sensato es introducir el alimento en pequeñas cantidades
cuando el niño tiene apetito. Paulatinamente hay que intentar que coma
alimentos que no sean de su agrado aunque siempre en pequeñas
cantidades.
ü Otro conflicto es el del niño inapetente. El niño/a puede ser
inapetente porque atraviesa un mal momento familiar. Puede ser
también inapetente un niño manejado por una madre o padre
autoritarios y nerviosos. Tanto en uno como en otro caso deberían llevar
a los niños/as a un comedor infantil delegando estas funciones en
personal especializado y competente.
ü El niño que come a cualquier hora. Menos en las horas de las
comidas ya que cubre sus necesidades calóricas a base de productos
azucarados.
Los trastornos más comunes son debido a:
v Distrofia (desajuste alimenticio); causas:

6
o Endógena (de tipo endocrino o funcional)
o Exógena (alimentación inadecuada)
v Actitud o hábitos incorrectos:
o Inapetencia: total o parcial, anorexias y otros conflictos.
o Glotonería: el niño se habitúa a comer con frecuencia y a la
digestión de determinados alimentos (dulces).
Los conflictos de estos trastornos tienen su origen en:
§ Los procedimientos; prolongación de biberón o papillas, no utilización
de los cubiertos…
§ Los conflictos infantiles; lentitud, falta de interés, rechazo a la
comida…
§ La actuación familiar; puede ser la causa o consecuencia de los
conflictos, como forzar al niño para que coma, actitud autoritaria….

5. LAS HORAS DE COMER COMO MOMENTOS EDUCATIVOS.


La alimentación es una parte importante de la educación para la salud, que
debe estar presente a lo largo del currículum de E.I. Las horas de la comida en
la E.I. deben ser cuidadosamente planificadas y contempladas
pedagógicamente por los educadores/as. La educación alimenticia no se debe
restringir a la transmisión de información, ni a intervenciones puntuales y
anecdóticas. Se trata de ejercer una acción educativa en distintos momentos y
planos. Para ello es preciso la cooperación y relación directa con los padres.
Así, el acto de comer se considera como:
• Hábito alimenticio: comer de todo y respetar horarios. Evitar caprichos
y negativas injustificadas.
• Vehículo social: comer en compañía es más grato que en solitario.
• Fuente de aprendizaje: proceso para la conquista de la autonomía,
descubrimiento y discriminación sensorial.
Cabe señalar que la familia es el agente directo en el proceso de alimentación
del niño, ya que la comida es un acto social y un ritual propio del entorno
familiar.
En cambio, la implicación docente es generalmente indirecta, porque se reduce
en muchos casos a las escuelas que tienen comedor y a los complementos del
desayuno que toman en el aula.

7
Hay una serie de objetivos educativos respecto a la alimentación en la E.I.
Estos objetivos servirán de guía al proceso de enseñanza y aprendizaje que se
genere alrededor de las horas de comida en el centro.
La consideración educativa de las horas de comer es una fuente importante de
trabajo que facilita la experimentación y el progreso de los niños y niñas en
cuanto que puede propiciar el desarrollo de una gran cantidad de hábitos,
actitudes, conceptos, etc. entre otros señalamos:
Ø Sensoriales: discriminación de sabores, olores…
Ø Motrices: dominio corporal, control postural, prensión, masticación,
coordinación óculo-manual….
Ø Lingüísticos: ampliación del vocabulario básico, tipos de alimentos,
variedad de líquidos…
Ø Sociales: desarrollo socioafectivo y emocional, adquisición de hábitos…
Ø Nocionales: adquisición de conceptos
Cabe señalar, si el maestro/a sabe de lo que es capaz el niño en las diferentes
etapas de su desarrollo evolutivo podrá siempre establecer un nivel de
exigencia adecuado en la adquisición de hábitos alimenticios.

6. CONCLUSIÓN.
Para concluir mi exposición solo quiero volver a incidir en la necesidad e
importancia que las actitudes del docente tienen en la formación de hábitos
correctos de alimentación y hábitos de buena educación relacionados con la
comida. Recordemos la moral heterónoma de los niños: lo que dice y hace el
maestro/a, es lo que hay que hacer. No debemos olvidar la estrecha relación
que hay que mantener con la familia, tanto para trabajar de forma coordinada,
como para evitar cualquier conflicto o discordancia entre la escuela ya la
familia.
La alimentación forma parte de nuestro día a día y por tanto hay que educar
sobre ella para el bienestar de nuestra vida cotidiana.
Con esto doy por terminado el desarrollo del tema.

7. BIBLIOGRAFÍA.
ü FAO (1996), Documentos técnicos de referencia 6-11, volumen 2,
capítulo 6, Enseñanzas de la revolución verde: hacia una nueva

8
revolución verde. Cumbre Mundial sobre la Alimentación, 13 – 17 de
noviembre de 1996. Roma, Italia.
ü FAO (1996), Documentos técnicos de referencia 6-11, volumen 2,
capítulo 9, La función de la investigación en la seguridad alimentaria y el
desarrollo agrícola a nivel mundial. Cumbre Mundial sobre la
Alimentación, 13 – 17 de noviembre de 1996. Roma, Italia.
ü F. Grande Covián. “Alimentación y nutrición” SALVAT, 1984
ü Nutrición saludable y prevención de los trastornos alimentarios, MEC,
MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO, MINISTERIO DEL
INTERIOR.