Está en la página 1de 42

ASUNTO: SE SOLICITA TRASLADO.

C. TITULAR DEL ÓRGANO ADMINISTRATIVO


DESCONCENTRADO, PREVENCIÓN Y
READAPTACIÓN SOCIAL.
DOMICILIO: ANDRES #102, COLONIA
JUÁREZ, DELEGACIÓN CUAUHTEMOC
CÓDIGO POSTAL 06600,
MÉXICO, DISTRITO FEDERAL.

MARIA DEL CARMEN ÁVILA GUTIÉRREZ, por mi


propio derecho e interna en el Reclusorio Norte, en la Ciudad de
México, Distrito Federal, ante usted, con el debido respeto comparezco
para manifestarle lo siguiente:

Que por medio del presente escrito y con fundamento


en lo que establecen los artículos 8° y 18 penúltimo párrafo, de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, vengo a solicitarle
se me conceda la garantía consagrada en nuestra Carta Magna del
País, consistente en mi traslado del Reclusorio Norte al Centro de
Prevención y Readaptación Social de la Ciudad de Chilpancingo,
Guerrero, toda vez de que en dicho lugar es en donde la suscrita
peticionaria, tiene su familia,
PLANILLA DE LIQUIDACIÓN

C. ÁNGEL CASIMIRO MORALES

SALARIO QUINCENAL: $2,000.00


SALARIO DIARIO: $ 133.33

INDEMNIZACIÓN CONSTITUCIONAL: $ 11,999.70


INDEMNIZACIÓN DE LEY: $ 2,444.30
AGUINALDO PROPORCIONAL: $ 2,444.30
VACACIONES: $ 1,466.63
TOTAL: $ 18,354.93
PLANILLA DE LIQUIDACIÓN

C. FERNANDO HERNÁNDEZ MUÑOZ


SALARIO QUINCENAL: $ 1,800.00
SALARIO DIARIO: $ 120.00

INDEMNIZACIÓN CONSTITUCIONAL: $ 10,800.00


INDEMNIZACIÓN DE LEY: $ 5,198.40
AGUINALDO PROPORCIONAL: $ 2,191.20
VACACIONES: $ 1,440.00
TOTAL: $ 19,629.60
EXPEDIENTE NÚMERO: CI/DGFR/293/2006-IV.
PLIEGO DE RESPONSABILIDAD NUMERO:
RECURRENTE: LIC. MARCO ANTONIO CHÁVEZ
MANZANARES.
AGENTE DEL MINISTERIO PUBLICO DEL FUERO COMÚN
ASUNTO: SE INTERPONE RECURSO DE REVISIÓN.

C. CONTRALOR GENERAL DEL GOBIERNO


DEL ESTADO LIBRE Y SOBERANO DE GUERRERO
P R E S E N T E.

C. DIRECTOR GENERAL DE NORMATIVIDAD


Y PROCEDIMIENTOS, DE LA CONTRALORÍA
GENERAL DEL ESTADO DE GUERRERO.
P R E S E N T E.
LIC. MARCO ANTONIO CHÁVEZ MANZANARES,
Agente Auxiliar del Ministerio Público Investigador del Fuero
Común , Adscrito al Distrito Judicial de Los Bravo, en la mesa de
detenidos, personalidad que tengo ampliamente reconocida en el
expediente citado al rubro, señalando como domicilio
convencional para oír y recibir todo tipo de citas y notificaciones y
aún las de carácter personal, el ubicado en la calle José Inocente
Lugo, esquina con Adrián Castrejon en esta Ciudad Capital,
precisamente en las Oficinas que albergan la Agencia del
Ministerio Público del Fuero Común del Distrito Judicial de los
Bravo, con número telefónico 47 – 1 – 59 – 47 y 47 – 2 – 53 – 20,
autorizando para consultar las actuaciones del presente recurso, a
los CC ---------------------------- , ante Usted con el debido respeto
comparezco y expongo:

Que encontrándome dentro del término que señalan los


artículos 69, 70, 71, fracción II, inciso A) , B) Y C) de la Ley de
Responsabilidades de los Servidores Públicos del Estado de
Guerrero, número (674), VENGO A INTERPONER RECURSO
DE REVISIÓN , en contra del pliego de responsabilidad numero
CI / DGFR/293/2006-IV, de fecha 25 de Septiembre del año 2007
dictada por la Contraloría Interna de la Procuraduría General de
Justicia del Estado de Guerrero, según expediente señalado el
rubro, la cual me causa agravios, pues en dicha determinación se
me pretende suspender de mi función publica como Agente del
Ministerio Publico del Fuero Común, por un lapso de quince días
sin goce de sueldo.

ANTECEDENTES

1.- Bajo protesta de decir verdad, manifiesto a esta


Contraloría General del Estado, que el día diecisiete de julio del
año de dos mil seis, encontrándome de turno en la Agencia del
Ministerio Público del Fuero Común de esta Ciudad de
Chilpancingo, Guerrero, y siendo aproximadamente las veintiuna
horas, se presentó el C. AMALIO CHAVELAS TOLENTINO,
quien me manifestó que quería presentar una denuncia por el
delito de lesiones cometido en su agravio y en contra del C.
LEOPOLDO N. N, Y una vez que inicie a tomarle sus generales, el
hoy quejoso me preguntó el curso que llevaría la averiguación, y al
manifestarle que la indagatoria se turnaría a la mesa de trámite
para su perfeccionamiento, y ese acto dicho agraviado me
manifestó que era una persona de bajos recursos, y que lo único
que deseaba, era el pago de los gastos médicos y que se le
indemnizara con una semana de trabajo como albañil..

2.- De igual forma, deseo manifestar, que debido a las


lesiones, era necesario que lo revisara el médico legista en turno,
para que determinara si la lesión que presentaba no eran de
gravedad, para poder asì determinar si era posible mandar citar al
inculpado con la finalidad de poder conciliar, tal como lo establece
el artículo 11, de la Ley Orgánica de la Procuraduría General de
Justicia del Estado, en esa misma fecha le notifique de manera
verbal al medico legista que se encontraba en turno en la Agencia
del Ministerio Público de mi Adscripción, para que procediera a
revisar al señor AMALIO CHAVELAS TOLENTINO, por lo que
una vez que el hoy quejoso fue revisado de las lesiones que
presentaba, por el médico legista, éste me manifestó de manera
verbal, que las lesiones que presentaba se clasificaban, como
lesiones que por su naturaleza tardan en sanar menos de quince
días y no ponen en peligro la vida, tal como lo establece el artículo
105, fracciòn I, del Còdigo Penal Vigente en el Estado de
Guerrero.

3.- Por lo que, una vez enterado del tipo de lesiones y


estando de acuerdo el quejoso AMELIO CHAVELAS
TOLENTINO, de que se le enviara un único citatorio al C.
LEOPOLDO N. N, para tratar de conciliar, y en caso de no
presentarse se iniciaría la averiguación previa de manera
inmediata, además le pedí de favor al quejoso de mérito, que de
no existir inconveniente de su parte, le llevara el citatorio al
inculpado al otro día por la mañana, dado que el agraviado en ese
instante no deseaba integrar la correspondiente averiguación
previa, ya que solo pedía, le pagara los gastos médicos y lo de una
semana de salario como albañil.

Sin embargo, el día veinte de julio del año dos mis seis,
siendo aproximadamente las doce del día, se presentó a la Agencia
del Ministerio Público del Fuero Común, el C. AMELIO
CHAVELAS TOLENTINO, manifestándole a la Licenciada
RAQUEL AÑORVE HILARIO, que por temor a que fuera
agredido físicamente no le había entregado el citatorio al
inculpado LEOPOLDO N.N., ante esa circunstancia, la licenciada
antes mencionada de inmediato dio inicio a la averiguación previa
nùmero BRA/SC/01/939/2006, instruida en contra del inculpado de
referencia, en razòn de que la mencionada licenciada, estuvo
presente en el momento que le di el citatorio al agraviado
AMALIO CHAVELAS.
No omito manifestar, que la Licenciada RAQUEL
ANORVE HILARIO, dio inicio a la averiguación previa citada en
el párrafo anterior, en virtud de que el suscrito había salido a una
inspección ocular a la población del Zumpango del Río,
relacionada con la Averiguación previa nùmero
BRA/SC/07/938/2006, instruida en contra de PEDRO SANTOS
VÁZQUEZ y en agravio de LUÍS COLIN RODRÍGUEZ.

4.- Mediante escrito de fecha veintiséis de abril de dos mil seis,


comparecí ante la Contraloría Interna de la Procuraduría General
de Justicia del Estado a responder sobre la acusación que hace
hacia mi persona, LA Comisión de Defensa de los Derechos
Humanos, derivada de la queja que había presentado ante dicha
dependencia el AGRAVIADO AMALIO CHAVELAS
TOLENTINO, en la cual en todo momento manifesté que nunca
hubo negativa de mi parte en brindarle.

5.- Consta en actuaciones, que mediante oficio numero PGJE-


FEPDH-2922-2006, de fecha 05 de diciembre del año 2006, el
procurador general de justicia del estado, comunica al contralor
interno de la procuraduría general de justicia del estado, que ha
sido aceptada la opinión y `propuesta numero 234- 2006,
relacionada con el expediente inicial CODDEHUM-VG-170-2006-
II , relativa ala queja presentada por el C. AMELIO CHAVELAS
TOLENTINO,en contra del suscrito MARCO ANTONIO CAVES
MANZANARES.

AGRAVIOS

1.-Causa agravio al suscrito MARCO ANTONIO CHÁVEZ


MANZANARES, Agente del Ministerio Publico del Fuero Común,
Adscrito a la mesa de turno de la agencia central de esta ciudad
de Chilpancingo guerrero, el pliego de responsabilidad numero
PGJE/CI/DGFR/3381/2007, de fecha 18 de SEPTIEMBRE del
año 2007, mediante el cual resuelve la Queja Administrativa
numero CI/DGFR/293/2006-IV, en su considerando I, II III, IV, V,
VI, VII, en relaciòn con el resolutivo primero, en virtud de que la
Controlaría Interna de la Procuraduría General de justicia en el
Estado, omite entrar al estudio de la prescripciòn al momento de
imponerme la sanción en el presente asunto, no obstante de que la
prescripciòn debe de ser analizada de oficio por quien resuelve por
tratarse de una cuestión de orden pùblico, ya que de haberlo hecho
dicha contraloría, se hubiese dado cuenta que a la fecha de
sancionarme a prescrito su potestad para imponer la sanción
administrativa al suscrito.

Si bien es cierto, que la Autoridad sancionadora en el


primer considerando de la resoluciòn que se combate hace
referencia de prescripción como un presupuesto de interés social y
de orden publico, que debe analizarse antes de resolver el fondo
del asunto, sin embargo dicha autoridad omite su análisis, o
quizás tal vez por desconocer lo que debe observarse respecto de la
prescripción.

No pasa inadvertido para el suscrito, que la contraloría


interna de la procuraduría general de justicia del estado, al
pronunciar la resoluciòn que se combate señala en forma clara y
categórica que mi conducta cae dentro de los parámetros del
articulo 75 fracciòn I ,de la ley de Responsabilidades de los
Servidores Públicos del Gobierno del Estado, y contrario a ello
sostiene de que la facultad sancionadora que tiene dicha
contraloría no ha prescripto, y como consecuencia de ello, debe de
entrarse al estudio del fondo del asunto, para determinar la
existencia o inexistencia de la responsabilidad administrativa.

Sin embargo dicho criterio o apreciación es


completamente errónea y contraria a lo establecido por el
numeral 75 de la ley antes mencionada, ya que del contenido del
articulo 75 fracciòn I de la Ley de Responsabilidades de los
Servidores Públicos, que ella misma invoca se aprecia claramente,
que dicha contraloría es la Autoridad facultada para imponer
sanciones derivadas de esta propia ley, así mismo dicha
contraloría, para sancionar debe sujetarse a lo siguiente.

Primeramente, antes de proceder a imponer la sanción,


la Autoridad Responsable, debe tomar en cuenta que el plazo de
prescripción se contara a partir del día siguiente a aquel en que
se hubiera incurrido en la responsabilidad, o a partir del
momento en que hubiese cesado si fue de carácter continuo,
ahora bien, suponiendo sin conceder de que el hoy recurrente
hubiera cometido la falta Administrativa que se atribuye, es de
observarse que la responsable clasifica mi conducta y la encuadra
en la fracciòn I del articulo 75 de la Ley de Responsabilidades de
los Servidores públicos del Gobierno del Estado, y atendiendo la
literalidad de dicha fracciòn, podemos darnos cuenta claramente
que la falta administrativa, prescribe en tres meses, termino que
debe computarse a partir del día siguiente a aquel en que se
hubiera incurrido en la responsabilidad; por lo que tomando en
cuenta que la infracción feneció el 17 de octubre del 2006, y
contrario a ello, me sanciona con fecha 25 de septiembre de 2007,
luego entonces, a esta fecha su potestad ya había prescrito, en
consecuencia, la resoluciòn que se combate esta dictada contraria
a derecho, por no acatarse lo previsto en el numeral en comento.

De igual forma la resoluciòn recurrida es contraria a


derecho, por la simple y sencilla razòn de que la infracción
administrativa atribuida a mi persona, no es de carácter
continua, como erróneamente lo sostiene la responsable, ya dicha
conducta no se fue desarrollando en etapas, ahora bien suponiendo
sin conceder de que fuese responsable de la conducta atribuida,
esta tiene el carácter de instantánea, por otra parte tampoco dicha
infracción debe considerarse como grave.

De igual forma, y atendiendo lo prescripto en el


articulo 75 de la ley de responsabilidades de los servidores
públicos del estado de guerrero,

En relaciòn con el articulo 110 de la constitución


política del estado libre y soberano de guerrero, a todo servidor
publico de esta entidad federativa, debe sancionársele,
observando siempre lo dispuesto en la ley de responsabilidad de
los servidores públicos para el estado de guerrero, por ello resulta
inaplicable la jurisprudencia que invoca la autoridad responsable
visible a fojas ocho y nueve de su resoluciòn, esto por la razòn de
que el hoy recurrente no tengo ni e tenido la categoría de
servidote publico federal, para que la autoridad sancionadora
invoque una jurisprudencia, que solo resulta aplicable para los
casos de imponer sanciones Alos servidores públicos federales y
no Alos estatales
Forma integra.

Ahora bien para ilustrar a esta contraloría general del gobierno


del estado, me permito transcribir el contenido del articulo 110 de
la constitución local, precepto legal del cual en forma clara y
precisa se desprende que servidores públicos están considerados
como tales por dicha disposición.

ARTICULO 110 DE LA CONSTITUCIÓN LOCAL


Para los efectos de la responsabilidades a que a lude esta
titulo, se reputaran como servidores públicos, Alos representantes
de lección popular, a los miembros del poder judicial, integrantes
del tribunal electoral del estado, consejeros electorales y demás
servidores del consejo estatal electoral, a los servidores, empleados
y en general a toda presiona que desempeñe un empleo, cargo o
comisión de cualquier naturaleza en la administración publica
estatal o municipal, quienes serna responsables por los actos u
omisiones en que incurran en el desempeño de sus respectivas
funciones.

En seguimiento a lo establecido por el articulo en comento,


esta contraloría general del gobierno del estado, podrá darse
cuenta que el suscrito tengo el cargo de servidor publico estatal,
por ello resulta inaplicable la tesis jurisprudencial invocada por la
autoridad responsable, luego entonces, para el caso de que el
suscrito fuera responsable de la infracción administrativa que se
me atribuye, lo correcto seria que se hubiese observado lo previsto
por los artìculos 52, 53 y 75 de la ley de responsabilidades de los
servidores publicaos del gobierno del estado.

ARTÍCULO 75.- LAS FACULTADES DEL SUPERIOR


JERÁRQUICO Y DE LA CONTRALORÍA PARA IMPONER
LAS SANCIONES QUE ESTA LEY PREVEÈ SE SUJETARA A
LO SIGUIENTE:

I.- PRESCRIBIRÁN EN TRES MESE SI EL BENEFICIO


OBTENIDO O EL DAÑO CAUSADO POR EL INFRACTOS NO
EXCEDE DE DIEZ BESES EL SALARIO MÍNIMO GENERAL
REGIONAL VIGENTE, O SI LA RESPONSABILIDAD NO
FUESE ESTIMABLE EN DINERO. EL PLAZO DE
PRESCRIPCIÒN SE CONTARA A PARTIR DEL DÌA
SIGUIENTE A AQUEL EN QUE SE HUBIERA INCURRIDO EN
LA RESPONSABILIDAD O A PARTIR DEL MOMENTO EN
QUE HUBIESE CESADO SI FUE DE CARÁCTER CONTINUO,
Y

II.- EL LOS DEMÀS CASOS PRESCRIBIRÁN EN UN


AÑO.
SEGUNDO AGRAVIO.- M e causa agravio la
resoluciòn del 18 de septiembre del año 2007, dictada en el
expediente que al rubro se indica, por la contraloría interna de la
procuraduría general de justicia del estado, por que al momento
de sancionarme omite tener en cuenta que las sanciones por faltas
administrativas, en el desempeño de mi empleo, consisten en
apercibimiento publico, y en caso de que el servidor publico
reincida en la comisión de una nueva falta, en ese caso debe
aplicársele una amonestación privada o publica, sin embargo la
autoridad responsable indebidamente me sanciona
suspendiéndome de mis funciones como agente del ministerio
publico del fuero común adscripto a la mesa de turno por un lapso
de quince días sin goce de sueldo , no obstante de que ella misma
reconoce que es la primera vez que se me involucra en una
conducta contraria a derecho, durante mas de diez años en el
ejercicio de mi empleo, luego entonces, se Excede en su facultad al
imponerme la sanción en comento, ya que de ser responsable, a
un cuando no lo soy, primeramente se me hubiera aplicado como
sanción un apercibimiento publico o privado, por ello es de
sostenerse que la resoluciòn que se combate es contradictoria y
esta dictada fuera de todo contesto jurídico, no obstante de que la
responsable esta obligada al resolver, citar los preceptos legales
aplicables al caso, y las circunstancias que allá tomado en cuenta
para emitirlo, es decir, debe fundar y motivar su resoluciòn luego
entonces la Resoluciòn que se combate causa agravio en mi
perjuicio por que se viola a mi persona la Garantía de Legalidad
prevista en el Articulo 14 de la Constitución General de la
Republica, ademàs de que la autoridad señalada como responsable
se olvida por completo que toda Resoluciòn debe apegarse al
principio de objetividad y certeza, principio que se recoge en el
articulo 91 Fracciòn IV, de la Ley de Ampro, a un cuando las
partes las aleguen o no en el procedimiento, por lo que, es
necesario ilustrar a esta autoridad respecto a la omisión de tales
principios, por ello me permito transcribir la Jurisprudencia
XVII. 2º. J/10, sustentada por el Segundo Tribunal del Décimo
Séptimo Circuito, Consultable en la pagina 68, del tomo 76, abril
de 1994, de la Gaceta al Semanario Judicial de la Federaciòn
octava Època, cuyo texto y rubro es del tenor siguiente:

“ACTO RECLAMADO CERTEZA O INEXISTENCIA


DE LOS. TÉCNICA EN EL JUICIO DE AMPARO. El articulo
91, Fracciona IV, de la Ley de Amparo, establece que procede
revocar la Sentencia recurrida y mandar reponer el
procedimiento, cuando, entre otros casos el Juez de Distrito o la
Autoridad que haya conocido del Juicio en primera instancia haya
incurrido en alguna omisión que pudiere influir en la sentencia
que deba dictarse en Definitiva. Por otra parte de acuerdo con la
técnica que rige al Juicio de Garantías, en toda Sentencia de
Amparo, sea directo o indirecto, la autoridad que conozca del
mismo, en primer lugar debe analizar y resolver respecto de la
certeza o inexistencia de los actos reclamados y solo en el primer
caso, lo aleguen o no las partes, debe estudiar las causas de
improcedencia aducidas o que en su criterio se actualicen, para,
por ultimo de ser procedente el juicio, dictar al Resolución de
fondo que en derecho corresponda. Lo anterior es así entre otra
razones ya que de no ser ciertos los actos combatidos, resultaría
ocioso por razones lógicas, ocuparse del estudio de cualquier causa
de improcedencia y en el evento de ser fundada alguna de estas,
legalmente resulta imposible analizar las cuestiones de fondo; en
otras palabras, el estudio de alguna causa de improcedencia o del
fondo del asunto implica, en el primer caso que los actos
reclamado sean ciertos y, en el segundo, que además de ser ciertos
los actos reclamados, el Juicio de Garantías sea procedente. A
mayor abundamiento el no estudio de la certeza o inexistencia de
los actos reclamados por parte del Juez de Distrito,
independientemente de que es contrario a la técnica del Juicio de
Amparo en los términos antes apuntados, entre otras cuestiones
trastoca la litis del Recurso de Revisión que hagan valer las partes
y limita las defensas de estas, por que la Sentencia que se dicte en
dicho recursos, podría carecer de sustento legal, al no poder
precisarse con exactitud , en primer lugar, la materia del recurso y,
en segundo lugar sobre que actos de los actos de los reclamados es
procedente, en su caso, conceder el amparo, sin que el Tribunal del
conocimiento pueda suplir la omisión apuntada por carecer de
facultades para ello, pues obligación del juez de distrito ocuparse
de la cuestión de que se trata, siguiéndose con ello el cumplimiento
de la obligación Constitucional de otorgar a la partes plenitud de
defensa en contra de un acto de Autoridad que afecte su esfera
jurídica, como puede ser la Resolución Definitiva por el dictada.
Así pues si el Juez de Distrito omitió, previamente al estudio de la
causa de improcedencia que estimo fundada, el análisis de la
certeza o inexistencia de los actos reclamados, se actualiza al
Hipótesis Jurídica que contempla el Articulo 91, Fracción IV, de la
Ley de Amparo, procediendo en consecuencia, revocar la
Sentencia Recurrida y mandar reponer el Procedimiento ”.

TERCER AGRAVIO.- Así mismo causa agravio al suscrito


MARCO ANTONIO CHÁVEZ MANZANARES, la resoluciòn del
18 de septiembre del año 2007, pronunciada por la Contraloreada
Interna de la Procuraduría General de Justicia del Estado, dentro
del expediente numero CI-DGFR-293-2006/IV , toda ves que la
responsable, en su considerando cuarto de la combatida señala
que el recurrente soy responsable de la infracciòn que se me
atribuye, por haber incurrido en responsabilidad en el ejercicio de
mis funciones publicas, señalando que omitì dar inicio a la
averiguación previa en contra de LEOPOLDO N. N. , como
presunto responsable del delito de lecciones, cometido en agravio
del C. AMALIO CHAVELAS TOLENTINO, criterio totalmente
erróneo, en primer lugar, por que al comparecer el agraviado
AMALIO CHAVELAS TOLENTINO, de viva voz me manifestó
que le explicar el tramite que llevaba la Averiguación, y al
manifestarle que una vez iniciada la misma seria turnada a la
mesa de tramite correspondiente donde se aportarían las pruebas
conducentes al caso para su perfeccionamiento, circunstancia que
hizo de cambiar de parecer el agraviado, quien me manifestó que
lo único que deseaba era el pago de los gastos médicos, y que se le
indemnizara por una semana de trabajo como albañil, y
observando siempre lo dispuesto por el articulo 64 del Reglamento
del a Ley Orgánica de la Procuraduría General de Justicia del
Estado, y a petición del agraviado, opte por enviarle un citatorio
al inculpado LEOPOLDO N. N., esto debido a que las lesiones que
presentaba el agraviado tardaban en sanar menos de quince días
y además no ponen peligro la vida, razòn por la cual le entregue
el citatorio al agraviado, para que este a su vez lo entregara, ya
que este método es el que se utiliza en todas las agencias de los
ministerios públicos del estado de guerrero.

Si bien es cierto, que la responsable en el considerando


cuarto de su resoluciòn, sostiene en forma fundada que son
obligaciones de los agentes del ministerio publico recibir denuncias
y querella de acuerdo a lo previsto por el Articulo 11 fracciòn I, de
la Ley Orgánica de la Procuraduría General de Justicia del
Estado, sin embargo esta Contraloría General del Gobierno del
Estado, podrá darse cuenta de las constancias que dieron origen al
presente recurso, que el suscrito en ningún momento me negué a
recibir la denuncia o querella del agraviado, si no que lo que
realmente aconteció, que dicho agraviado el día 17 de julio del
año 2006, decidió que se citara al inculpado para un arreglo
conciliatorio, ya que solamente quería que se le cubriera el pago
de los gastos médicos y lo de una semana como albañil, y por esa
razòn procedí a hacerlo en esos tèrminos, primeramente, por no
tratarse de un delito grave, y en segundo lugar por que la propia
ley orgánica de la procuraduría de justicia del estado asì lo
permite, que dicha conciliación puede llevarse acabo cuando se
trate de delitos perseguibles por querella, a un en el caso de delitos
graves cuando no se afecte el interés publico o de terceros, y dicha
conciliación procede a instancia de parte, sin embargo de la
resoluciòn que se cómbate podemos darnos cuenta que la misma es
contradictoria por estar dictada fuera de todo contesto jurídico, al
violar en mi persona las garantías individuales de legalidad,
seguridad jurídica y debido procesó legal que se recogen en el
articulo 16 de la Constitución General de la Republica, pues dicho
precepto establece en forma categórica de que en todo
mandamiento de Autoridad competente, esta obligada a Fundar y
motivar su resoluciòn, y a demás debe motivar la causa legal del
procedimiento, circunstancia que no se actualiza en el presente
asunto, ya que por un lado la responsable, deja de analizar la
fracciòn I del articulo 75 de la Ley de Responsabilidades de los
Servidores públicos del Gobierno del Estado, y por otro lado le
falta distinguir cuales son las infracciones de carácter continuas y
las de carácter instantáneo, ya que de diferenciarlo no clasificara
la infracción que se me atribuye como de carácter continua, como
erróneamente lo sostiene, en tercer lugar dicha autoridad tampoco
motiva su actuación, es decir por que circunstancia considera que
la infracción que se me atribuye esta considerada como grave, al
respecto, resultando aplicable al caso concreto la jurisprudencia
que a continuación se transcribe.

APELACIÒN, MATERIA DE LA SENTENCIA


INCONGRUENTE. De conformidad con lo dispuesto por el
Artículo 91 del Còdigo de Procedimientos Civiles para el Distrito y
Territorios Federales, las Sentencias deben ser claras, precisas y
congruentes con las demandas y las contestaciones y con las demàs
pretensiones deducidas oportunamente en el pleito. Ahora bien la
demanda en Segunda Instancia es precisamente la demanda el
escrito de expresión de agravio formulado por el apelante y por lo
mismo debe estimarse que el Tribunal de Alzada falto a la
congruencia requerida por la disposición legal citada, si resolviò
sobre puntos no tratados en los agravios del apelante.

AMPARO CIVIL DIRECTO 6898, /48 LUQUE


FRANCISCO G. 9 DE SEPTIEMBRE DE 19949.- UNANIMIDAD
DE CUATRO VOTOS.- MINISTRO Hilario medina ponente
Agustín mercado Alarcón,
CUARTO AGRAVIO.- Así también causa agravio al Suscrito
la Resolución de fecha dieciocho de Septiembre del año dos mil
siete, dictada por la Contraloría Interna de la Procuraduría
General de Justicia del Estado, en su Punto Resolutivo Segundo,
en el cual se me impone una sanción administrativa consistente la
suspensión del cargo que desempeño por un lapso de quince días
sin goce de sueldo, sin embargo dicha Resolución esta dictada sin
que la autoridad responsable funde y motive la causa por la cual
considera que el recurrente es responsable en la comisión de la
infracción que se me atribuye, y al estar dictada en esos tèrminos
la Resolución que combato atravès del Recurso de Revisión, dicha
Resolución causa agravios a mi persona, por consumarse una
Violación a mis Garantìas de Legalidad, Seguridad Jurídica y
debido Proceso Legal, que se recoge en los artìculos 14 y 16 de la
Constitución General de la Republica, esto es, porque dichos
Preceptos Constitucionales, imponen a esta Contraloría la
obligación en que su Resolución debe estar fundada y motivada, y
al no acontecer esto se me impone una sanción injusta, ademàs de
que la Potestad que tuvo la Contraloría para sancionarme en el
supuesto de que el inconforme fuera responsable en la comisión de
la conducta que se me atribuye, dicha potestad ha prescrito a la
Responsable, para sancionarme, esto, atendiendo lo dispuesto por
el articulo 75 fracciòn I, de la Ley de Responsabilidades de
Servidores Públicos del Gobierno del Estado, en este orden de
ideas tenemos que la interpretación de la Suprema Corte de
Justicia de la Nación ha sostenido que las autoridades solo pueden
hacer lo que la Ley les permite, asimismo, que dentro del Sistema
Constitucional que nos rige ninguna autoridad puede dictar
disposición alguna que no encuentre apoyo en un Precepto de la
Ley, es decir sin que omita el Requisito de Fundamentación y
Motivación exigido por el Numeral 16 de la Constitución General
del País, ya que esto implica una obligación para las partes de
cualquier categoría que sean, de actuar siempre con apego a las
leyes y a la propia Constitución, que dentro de nuestro Régimen
Constitucional tenemos, por su parte las autoridades no tienen
mas facultades que las que expresamente les atribuye la Ley,
observando siempre que los actos de autoridades que no estén
autorizados por ninguna Ley, implican una Violación a las
Garantías Individuales.

De lo antes transcrito, podemos entender que la exigencia de


Fundamentación es de entenderse como el deber que tiene la
Autoridad de expresar en el Mandamiento escrito los Preceptos
Legales que regulan el hecho y las Consecuencias Jurídicas que
pretende imponer el Acto de Autoridad y la Motivación ha sido
referida como la expresión de las razones, por las cuales la
autoridad consideró que los hechos en que se basan se encuentran
probados y son precisamente los previstos en la Disposición Legal
que aplicó, por lo que, la Fundamentación y la Motivación son
requisitos indispensables para que un Acto de Autoridad tenga
eficacia Jurídica el precepto legal aplicable al caso, y la
motivación se entiende como la obligación que tiene la Autoridad
para expresar las circunstancias especiales, razones particulares o
causas inéditas que haya tenido en consideración para emitir el
acto que se le atribuye, siendo requisito ademàs, que exista
adecuación entre los motivos aducidos y las normas aplicables, es
decir, que en el caso concreto se configure la hipótesis normativa
de que el suscrito MARCO ANTONIO CHÁVEZ MANZANARES
sea responsable de la Infracción Administrativa que se me
atribuye, y al omitir estas circunstancias la Autoridad
Responsable, la Resolución que se recurre es anticonstitucional
por consumar agravios irreparables hacia mi persona,

QUINTO AGRAVIO.- De igual forma causa agravio a mi


persona la Resolución que atribuye a la Contraloría Interna de la
Procuraduría General de Justicia del Estado, mediante la cual se
me impone como sanción la Suspensión de quince días sin goce de
sueldo, por la razòn de que la Contraloría Interna carece de
Facultades para sancionarme, ya que en todo caso en el supuesto
de que fuera responsable, la única persona facultada para hacerlo
seria el Superior Jerárquico, en este caso el Procurador General de
Justicia del Estado, en virtud de que mi Nombramiento es firmado
por tal Autoridad y no por el Contralor Interno, y al no acontecer
esto, la Resolución impugnada se apartan totalmente de lo exigido
por el Articulo 16 Constitucional que textualmente establece lo
siguiente: “

NADIE PUEDE SER MOLESTADO EN SU PERSONA,


FAMILIA, DOMICILIO, PAPELES O POSESIONES, SINO EN
VIRTUD DE MANDAMIENTO ESCRITO DE LA AUTORIDAD
COMPETENTE, QUE FUNDE Y MOTIVE LA CAUSA LEGAL
DEL PROCEDIMIENTO”, sin embargo la Resolución impugnada
no se ciñe a tales exigencias, en virtud de que las Normas Jurídicas
que cita la autoridad sancionadora en sus resolutivos no la faculta
para suspenderme de mi actividad como Agente del Ministerio
Publico del Fuero Común, sin goce de suelto, ya que esta
atribución es propia del Procurador General de Justicia, esto, en el
supuesto de que yo fuera responsable de una conducta ilícita en
mis funciones como Servidor Publico, ademàs la Contraloría
Interna de la propia Procuraduría se olvida por completo que en
nuestro Régimen Constitucional vivimos en un Estado de Derecho,
en el cual ninguna autoridad puede dictar una Resolución sin que
se lo faculte la Norma Jurídica, como acontece en el caso concreto,
por tal motivo la Resolución que se combate debe ser revocada en
todos sus tèrminos, por considerar que el criterio sostenido por el
inconforme, es compartido por nuestro alto tribunal del País,
resultando aplicable en la especie la jurisprudencia que me
permito transcribir a continuación:

CONTRALOR INTERNO EN LA PROCURADURIA


GENERAL DE LA REPUBLICA.- CARECE DE FACULTADES
PARA SANCIONAR CON LA DESTITUCION DEL EMPLEO,
CARGO O COMISION Y CON LA INHABILITACION PARA
DESEMPEÑAR OTRO EN EL SERVICIO PUBLICO, A LOS
AGENTES DEL MINISTERIO PUBLICO DE LA
FEDERACION, POR SER SERVIDORES PUBLICOS DE
CONFIANZA. De una interpretación armónica y sistemática de
los Artículos 48, 43, 56, 57 y 60 de la Ley Federal de
Responsabilidades de los Servidores Públicos se desprende la
existencia de dos ámbitos distintos de competencia en materia de
este Ordenamiento, la primera que corresponde ejercer a la
Secretaría de la Contraloría y Desarrollo Administrativo, ya sea de
manera directa o bien por conducto de los Contralores Internos de
cada una de las Dependencias, quien tiene encomendada la función
de vigilar y corregir, mediante la aplicación de sanciones, la
conducta de los Servidores Públicos, de acuerdo con las Reformas
realizadas el 24 de diciembre de 1996, entre otros ordenamientos, a
la Ley Orgánica de la Administración Publica Federal y a Ley
Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, que
otorga a estos últimos una mayor autonomía de gestión, además
de depender de la mencionada Secretaria y no de los Superiores
Jerárquicos de cada una de las Dependencias. El segundo Ámbito
de Competencia corresponde a los Titulares de la diferentes
Dependencias, quienes tienen a su cargo en relaciòn con la Ley de
la Material, la facultad de aplicar las sanciones correspondientes a
los Servidores Públicos de confianza que estén bajo sus ordenes, ya
que el articulo 56 Fracciòn III, de la Ley Federal de
Responsabilidades de los Servidores Públicos hace esa distinción,
además que la Fracciòn IV, De ese precepto Legal preveè que la
Secretaria de la Contraloría y Desarrollo Administrativo si
considera necesario iniciar algún procedimiento contra un
Servidor Publico de Confianza, esta facultad para demandar esta
sanción y para suspenderlo, sino lo hace el Superior Jerárquico,
sin embargo, en cuanto a la sanción, este ultimo sigue conservando
la facultad de imponerla, pues la Secretaria mencionada tan solo
podrá desahogar el Procedimiento y exhibir las constancias
respectivas al superior, obviamente para que este dicte la
Resoluciòn procedente, por otra parte, conforme a lo dispuesto por
el articulo 65 de la Ley Orgánica de la Procuraduría General de la
Republica el Agente del Ministerio Publico de la Federaciòn, es un
servidor publico de confianza, y por ende corresponde al
Procurador como Titular de esa Dependencia, sancionar con la
destitución del cargo.

Tercer Tribunal Colegiado en materia administrativa del


tercer circuito.

Amparo directo 50/2001. José Luis Mercado Orduña. 22 de


enero del 2002. Unanidad de votos. Ponente: Elías H. Banda
Aguilar. Secretario Alejandro Chávez Martínez.

Véase: semanario judicial de la Federaciòn y su gaceta,


noventa Època, tomo XII, septiembre del 2000 pagina 219, tesis II,
2ª. 15 del rubro: contralor interno de la Procuraduría General de
la Republica, carece de facultades para sancionar con la
destitución en el empleo, cargo o comisión a un Policía Federal.

CAPITULO DE PRUEBAS:

1.- LA DOCUMENTAL PUBLICA. Consistente en las


copias certificadas de la Averiguación Previa nùmero
BRA/SC/07/938/2006, INSTRUÌDA EN CONTRA DE PEDRO
SANTOS VAZQUEZ y en agravio de LUIS COLIN
RODRÍGUEZ, dentro de la cual practique la inspección ocular en
la población de Zumpango del Rio, con fecha 20 de julio del 2006,
esto con la finalidad de acreditar lo narrado por el suscrito
medinte escrito del 26 de abril del año proximo pasado dirigido
por le suscrito a la contraloría interna de la procuraduría general
de justicia en el estado. Esta prueba tiene relaciòn directa con el
presente recurso.

2.- LA DOCUMENTAL PUBLICA.- consistente en la


averiguación previa numero BRA/SC/01/939/2006, inserida en
contra de LEOPOLDO N. N. y como agravado AMALIO
CHAVELAS TOLENTINO, la cual fue iniciada por la licenciada
RAQUEL AÑORVE HILARIO, Esta prueba tiene relaciòn
directa con el presente recurso.

3.- LA INSTRUMENTAL DE ACTUACIONES.- consistente


en tolo y cada una de las actuaciones practicadas y por practicara
an esta contraloría interna del gobierno del estado, siempre y
cundo beneficie a los intereses de esta parte. Esta prueba tiene
relaciòn directa con el presente recurso.

4.- LA PRESUNCIONAL EN SU DOBLE ASPECTO


LEGAL Y HUMANA.- consistente en la apreciación lógica y
jurídica que realice esta contraloría a cada una de las actuaciones
practicadas, que podrá observar al momento de resolver en
definitiva, siempre y cuando favorezcan al suscrito. Esta prueba
tiene relaciòn directa con el presente recurso.

POR LO EXPUESTO Y FUNDADO ATENTAMENTE


PIDO:

PRIMERO.- se me tenga por presentado en tiempo y forma,


interponiendo el presente RECURSO DE REVISION en contra de
la Resolución pronunciada por la Contraloría Interna de la
Procuraduría General de Justicia del Estado en fecha dieciocho de
septiembre del año dos mil siete, en el Pliego de Responsabilidad
numero CI/DGFR/293/2006-IV.

SEGUNDO.- se me tengan por ofrecidas las Pruebas que


describo en el capitulo respectivo y que relaciono con cada uno de
los Agravios que me causa la Resolución que se impugna.

TERCERO.- se tenga por autorizado el domicilio


convencional que señalo y por autorizadas a las personas que
designo para los efectos que indico.
CUARTO.- previa sustanciación del presente RECURSO,
dicte Resolución, en la que se revoque la Sentencia Recurrida y
emita otra en la que se me absuelva de la Canción Administrativa
que se me impone, por no ser responsable en la Comisión de la
Infracción que se me atribuye.

ATENTAMENTE.

EL AGENTE AUXILIAR ADSCRITO


A LA MESA DE DETENIDOS DE LA AGENCIA
INVESTIGADORA DEL MINISTERIO PUBLICO
DEL FUERO COMUN DEL DISTRITO JUDICIAL
DE LOS BRAVOS.

LIC. MARCO ANTONIO CHÁVEZ MANZANARES..

CHILPACINGO, GRO. 01 DE OCTUBRE DEL 2007.


C.C.P.- EL C. LIC. VICTORIO DIAZ RAMIREZ.- Director
General de Averiguaciones Previas de la Procuraduría Gral. De
Just. Del Edo.- para su conocimiento.

C.C.P.- EL C. LIC. ALEJANDRO VICTORIANO PINTOS


ROMERO.- Contralor Interno de la Procuraduría Gral. De Just.
Del Estado. Para su conocimiento.

DEPENDENCIA: PROCURADURÍA GRAL. JUST. EDO.

SECCIÓN: AGENCIA DEL MIN. PUB. ADSC. A LA I S.P.

PEDIMENTO PENAL: 0373

EXPEDIENTE: 38/2008-II.

TOCA PENAL:

A S U N T O: SE EXPRESAN AGRAVIOS.

CHILPANCINGO, GRO. A 17 DE ABRIL DE 2008.

C. PRESIDENTE DE LA PRIMERA SALA PENAL


DEL H. TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA
EN EL ESTADO.
P R E S E N T E.

Por medio del presente escrito, la C. Agente del


Ministerio Público Adscrita a esa H. Primera Sala Penal del
Tribunal Superior de Justicia en el Estado, me permito expresar
agravios, con motivo del Recurso de Apelación interpuesto en
contra del Auto que resuelve la petición de la Orden de
Aprehensión, dictado por el C. Juez Cuarto de Primera Instancia
del Ramo Penal del Distrito Judicial de los Bravo, en la Causa
Penal número 38/2008-11, instruida en contra NELSY REBECA
BATALLA CRUZ, por el delito de ROBO CALIFICADO,
cometido en agravio del Despacho de Profesionista
Agropecuario, con fundamento en el artículo 131 del Código de
Procedimientos Penales Vigente en el Estado, en los siguientes
términos:

PRIMERO.- Causa agravios al interés social que


represento, el primer punto resolutivo del Auto que resuelve le
petición de la Orden de Aprehensión, de fecha siete de marzo
del año dos mil ocho, mediante el cual, el C. Juez Cuarto de
Primera Instancia del Ramo Penal del Distrito Judicial de los
Bravo, niega la Orden de Aprehensión solicitada por el Agente
del Ministerio Público Investigador, en contra de la C. NELSY
REBECA BATALLA CRUZ, ilícito cometido en agravio del
Despacho de Profesionista Agropecuario, sosteniendo el Juez
natural, que una vez analizados los medios de pruebas
relacionados y transcritos, el juzgador arriba a la convicción de
que no son legalmente suficientes para tener por demostrados
los elementos normativos que constituyen el cuerpo del delito
de robo, en virtud de que no se justifica el primer elemento
normativo del antisocial, es decir, el apoderamiento de una cosa
mueble ajena.

Sin embargo, esta Representación Social, no


comparte el criterio sustentado por el Juez Cuarto de Primera
Instancia en Materia Penal de este Distrito Judicial de los Bravo,
para negar la Orden de Aprehensión Solicitada, mediante auto
del siete de marzo del año que cursa, por el antisocial de robo,
ya que no es necesario que se tenga por comprobado el
primer elemento, (el apoderamiento) de los bienes muebles
referidos en la imputación, para librar orden de aprehensión,
siendo suficiente la existencia de pruebas con las que se
justifique que el sujeto activo se apoderó de la cosa ajena, por
lo que esta fiscaliza considera que el criterio adoptado por el
Juez Inferior, es incongruente y contrario a las normas penales,
dado que la valoración hecha a las pruebas aportadas en la
averiguación, es inexacta, contraviniendo con ello, lo
establecido en los artículos 50, 121, 122, 127 y 128 del Código
de Procedimientos Penales en Vigor, por lo que resulta aplicable
al caso que nos ocupa la tesis jurisprudencial que a
continuación se transcribe:

Tipo de documento: Tesis aislada


Novena época
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
Tomo: V, Mayo de 1997
Página: 671

ROBO, ELEMENTOS CONSTITUTIVOS DEL DELITO DE


(LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE GUERRERO). En términos del
artículo 163 del Código Penal del Estado de Guerrero, los
elementos del tipo penal del delito de robo, son: a) El
apoderamiento de una cosa ajena mueble; b) Con ánimo de
dominio; y c) Sin el consentimiento de la persona que pueda
disponer de ella con arreglo a la ley. Ahora bien, para tener por
acreditado el primer elemento no es necesario que se
compruebe el apoderamiento de la totalidad de los bienes
muebles referidos en la imputación, pues basta que existan
pruebas suficientes con las que se justifique que el sujeto activo
se apoderó de cosas ajenas, aun cuando el número de éstas sea
menor al de aquellas cuya sustracción se atribuye.

PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO DEL VIGÉSIMO PRIMER


CIRCUITO.

Amparo en revisión 52/97. Refugio Zenón de Jesús y otros. 3 de


marzo de 1997. Unanimidad de votos. Ponente: José Refugio
Raya Arredondo. Secretario: Luis Almazán Barrera.

Aunado a lo anterior, existe en autos, el acta


administrativa, de fecha veintidós de noviembre de dos mil
siete, en la cual la inculpada NELSY REBECA BATALLA CRUZ,
acepta haber recibido el dinero por parte de los grupos
solidarios acreditados, por la cantidad de $ 135,516.68 (ciento
treinta y cinco mil quinientos dieciséis pesos),reconociendo que
por razones personales no hizo los depósitos correspondientes
a las cuentas bancaria de la empresa agraviada, firmando un
convenio de pago en el que se comprometió a reintegrar
únicamente la cantidad mencionada, lo cual nunca hizo, cuyo
contenido es corroborado con el testimonio de las CC.
SIBERIANA CARRILLO, ELOISA MORAN MEDINA,
METODIA GARCÍA MATA, EMILIANA GARCÍA SALOME,
OLIVIA MORA CARRILLO, NARCISA CALLEJA BIBIANO,
EVELIA ORTEGA LEYVA, personas que al declarar ante el
órgano investigador, entre otras cosas señalaron de manera
clara y contundente, que conocen a la inculpada NELSY
REBECA BATALLA CRUZ, por la razón de que esta les ofreció
unos créditos, que estaba otorgando la empresa agraviada,
para la cual trabajaba, y que una vez se les entrego su crédito,
le hacían los pagos a dicha inculpada, y esta a su vez les
firmaba el recibo correspondiente por la cantidad de dinero que
recibía, y que se estero por los representantes del Despacho de
Profesionistas Agropecuario, de que la mencionada inculpada,
no había entregado el dinero que ellas pagaron, ya que ante la
empresa agraviada tenían adeudos, por lo que este
Representación Social, considera, que con las declaraciones de
las personas ante mencionadas, queda demostrado plenamente
el primer elemento del delito de robo (apoderamiento de la
cosa), que señala el artículo 163 del Còdigo Penal en Vigor, sin
embargo el juez natural, al emitir el auto del siete de marzo del
año en curso, infringió el contenido del artículo 122 de la
codificación, en virtud de que no valoró las pruebas que obran
en la indagatoria, conforme a las reglas de la sana critica y
experiencia, ni mucho menos expuso los motivos que hubiese
tenido para negarles valor, ya que de haberlo hechos, hubiese
tenido por acreditado el primer elemento del antisocial que se
atribuye a la inculpada, por lo que esta fiscalia considera que al
existir confesión por parte de la inculpada, se acredita
plenamente el cuerpo del delito de robo, criterio que es
sustentado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la
jurisprudencia que se transcribe:

Tipo de documento: Tesis aislada


Novena época
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
Tomo: XIII, Mayo de 2001
Página: 1230

ROBO, LA CONFESIÓN DEL INCULPADO ES SUFICIENTE PARA


ACREDITAR EL DELITO DE, AUN CUANDO AL MOMENTO DE SU
DETENCIÓN NO TENGA EN POSESIÓN LOS BIENES
SUSTRAÍDOS (LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE TLAXCALA). De
conformidad con lo dispuesto en el artículo 287 del Código Penal
de la entidad, el delito de robo se tendrá por consumado "...
desde el momento en que el autor del delito tenga en su poder
la cosa robada, aun cuando la abandone o lo desapoderen de
ella."; por tanto, si en la causa penal el inculpado confiesa que
cometió el robo, resulta intrascendente que al instante de su
detención no tenga en su poder los bienes que había sustraído
previamente, por haberlos abandonado o porque hubiese sido
desapoderado de los mismos, ya que en términos de lo
dispuesto por el artículo 71 del Código de Procedimientos
Penales aplicable "En los casos de robo, el cuerpo del delito
podrá comprobarse ... con la confesión del acusado en la que
admita haber cometido el robo que se le imputa ...".

PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA PENAL DEL SEXTO


CIRCUITO.

Amparo en revisión 226/2000. 5 de enero de 2001. Unanimidad


de votos. Ponente: Carlos Loranca Muñoz. Secretario: Juan
Gabriel Calvillo Carrasco.
SEGUNDO.- No pasa inadvertido para esta fiscalia,
que el juez natural, al emitir el auto del siete de marzo del año
dos mil ocho, que niega la orden de aprensión en contra de la
inculpada NELSY REBECA BATALLA CRUZ, por el delito de
robo cometido en agravio del despacho de profesionistas
agropecuarios, sostiene de manera infundada, que el acta
administrativa de fecha veintidós de noviembre del dos mil
siete, carece de uno de los periodos señalados por el articulo 1º
del Código Procesal Penal en Vigor, y que por esa razón la
documentación aportada por la parte ofendida, únicamente
podrá probar que se hicieron las investigaciones, auditorias e
inspecciones, pero no la certeza del contenido de tales actos, lo
que impide que generen presunciones vigorosas dignas de ser
tomadas en cuentas sobre la existencia del delito que se le
atribuye, además sostiene que no debe perderse de vista, que
la ley orgánica del ministerio publico, en su articulo 1º
reglamenta las facultades que el particular le concede la
constitución para allegarse medios que acrediten la
responsabilidad de los infractores, es decir, el valerse de medios
para buscar pruebas, es una facultad de origen y
eminentemente exclusiva del ministerio publico, por que de no
ser así, se encontraría imposibilitado para acudir a los tribunales
a ejercer la acción penal, criterio que no es compartido por esta
representación social, en razòn de que el juez natural asume
una aptitud parcial, primeramente señala que el Ministerio
Publico, debe buscar los medios de pruebas para la debida
integración de la averiguaron previa, y por otro lado, ni
siquiera les otorga valor indiciario a los medios de pruebas
recabado por este, es decir, a los testimonios de las CC.
SIBERIANA CARRILLO, ELOISA MORAN MEDINA,
METODIA GARCÍA MATA, EMILIANA GARCÍA SALOME,
OLIVIA MORA CARRILLO, NARCISA CALLEJA BIBIANO,
EVELIA ORTEGA LEYVA, no obstante de que estas personas
declararon ante el órgano investigador, que ellas en lo personal
le hicieron diversos pagos a la inculpada NELSY REBECA
BATALLA CRUZ, y por cada uno de los pagos, les firmaba el
recibo correspondiente y que dicho dinero no lo depositó a las
cuentas bancarias de la agraviada, ya que de nueva cuenta los
oficiales de crédito de la empresa agraviada les están cobrando
de nueva cuenta el dinero que ellas habían pagado a la
inculpada, sin embargo, el juez de la causa señala que les niega
valor probatorio a dichos testimonios, en virtud de que las
testigos antes mencionadas, no señalan por que saben que la
inculpada no deposito el dinero a las cuenta bancarias de la
empresa agraviada, apreciación completamente absurda, dado
que dichos testigos, saben lo anterior, por que se les esta
cobrando un dinero que ellas habían pagado a la inculpada de
mérito, además de que con dichas declaraciones se robustece el
dicho de la apoderada legal de la empresa agraviada, lo que es
suficiente para tener por demostrado el cuerpo del delito de
robo, ya que dichas declaraciones merecen valor probatorio, en
razón de que fueron recibidas por una autoridad facultada para
ello, y rendida por personas mayores de edad, con capacidad
suficiente para deponer sobre el hecho, ya que este fue
conocido por su sentido y además por su independencia , su
declaración fue precisa, sin dudas ni reticencias, y además
dichos testigos no fueron obligados por la fuerza o miedo ni
impulsados por el engaño, error o soborno a declarar,
declaración que el juez natural debió apreciar y valorar sin
apartarse de lo previsto por el numeral 127 del código de
procedimientos penales vigente en el estado, criterio erróneo
que causa agravio al interés social que represento, ya que esto
impide que se ejercite acción penal en contra de la inculpada,
dado que esta es responsable en la comisión de una conducta
reprochable por la sociedad, y tipificada por nuestra legislación
penal como un antisocial, por ello, es procedente señalar que
para librar una orden de aprehensión no es requisito
indispensable que se requiera de prueba plena para acreditar la
responsabilidad del inculpado, ya que únicamente es
indispensable que se satisfagan los requisitos que señala el
artículo 16 de la Constitución general de la república,
circunstancia que el juez natural no tomo en cuenta para emitir
el auto que resuelve la petición de la orden de aprehensión, de
fecha 7 de marzo del año 2008, dentro de la causa penal
número 38/2008-2, instruida en contra de la inculpada NELSY
REBECA BATALLA CRUZ, como probable responsable en la
comisión del delito de robo en agravio del despacho de
profesionistas agropecuario, ya que en la indagatoria quedo
establecido plenamente que existe una denuncia de un hecho
determinado que la ley señale como delito, y además la
acusación hecha en contra de la inculpada se encuentra
apoyada por persona digna de fe, lo que resulta suficiente para
acreditar el cuerpo del delito y la responsabilidad penal de
NELSY REBECA BATALLA CRUZ como responsable en la
comisión del antisocial que se le atribuye, esto en razón de los
criterios sustentados por nuestro máximo tribunal en materia de
justicia (Suprema Corte de Justicia de La Nación). En las tesis
jurisprudenciales que a continuación se transcriben:

Tipo de documento: Tesis aislada


Novena época
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
Tomo: XIII, Mayo de 2001
Página: 1228

ROBO, DELITO DE. PARA SU CONFIGURACIÓN NO ES


NECESARIO ACREDITAR POR PARTE DEL PASIVO LA
PROPIEDAD DEL BIEN MUEBLE OBJETO DEL APODERAMIENTO
(LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE GUERRERO). El artículo 68 del
Código de Procedimientos Penales del Estado de Guerrero,
ordena que para la comprobación del cuerpo del delito de robo,
el Ministerio Público y el tribunal investigarán la preexistencia,
propiedad y falta posterior de lo robado, pero estos requisitos
los establece dicho precepto para facilitar al juzgador la
comprobación de los elementos del tipo penal del ilícito en
cuestión; sin embargo, atento a lo previsto por el artículo 163
del Código Penal del Estado, no se exige que se demuestre por
parte del afectado la propiedad del bien mueble objeto del
apoderamiento, sólo que éste se realice sin el consentimiento
de quien pueda otorgarlo conforme a la ley; además de que
acorde al artículo 19 constitucional, únicamente se requiere que
de lo actuado aparezcan datos suficientes que acrediten los
elementos del tipo penal del delito que se impute al detenido.

PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO DEL VIGÉSIMO PRIMER


CIRCUITO.

Amparo en revisión 168/96. 13 de junio de 1996. Unanimidad


de votos. Ponente: Joaquín Dzib Núñez. Secretario: José Luis
Vázquez Camacho.

Nota: Esta tesis aparece publicada en el Semanario Judicial de


la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo IV, julio de
1996, página 423; por instrucciones del Tribunal Colegiado se
publica nuevamente con las modificaciones que el propio
tribunal ordena sobre la tesis originalmente enviada.

Tipo de documento: Tesis aislada


Novena época
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
Tomo: XIV, Septiembre de 2001
Página: 1361

ROBO, CUERPO DEL DELITO DE. SU COMPROBACIÓN NO


REQUIERE ACREDITAR LA PROPIEDAD, PREEXISTENCIA Y
FALTA POSTERIOR DEL BIEN SUSTRAÍDO (LEGISLACIÓN DEL
ESTADO DE PUEBLA). Si bien el artículo 102 del Código de
Procedimientos en Materia de Defensa Social para el Estado de
Puebla establecía, antes de las reformas del uno de julio de mil
novecientos noventa y cuatro, una forma especial de
comprobación del delito de robo, aplicable cuando no fuere
posible comprobarlo por las reglas generales, y que consistía en
investigar la preexistencia, propiedad y falta posterior de la
cosa robada, tal requisito de comprobación dejó de ser parte de
las reglas para acreditar el cuerpo del delito al derogarse el
dispositivo legal antes citado; por lo que se deberá atender a lo
dispuesto por el artículo 83 del mismo cuerpo de leyes.

PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA PENAL DEL SEXTO


CIRCUITO.

Amparo directo 232/2001. 14 de junio de 2001. Unanimidad de


votos. Ponente: Rafael Remes Ojeda. Secretario: Fernando
Córdova del Valle.

Véase: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta,


Novena Época, Tomo VIII, octubre de 1998, página 1068, tesis
VI.2o. J/148, de rubro: "ROBO. LA PREEXISTENCIA,
PROPIEDAD Y FALTA POSTERIOR DE LOS OBJETOS
SUSTRAÍDOS, NO SON ELEMENTOS CONSTITUTIVOS DEL
DELITO DE (DEROGACIÓN DEL ARTÍCULO 102 DEL CÓDIGO DE
PROCEDIMIENTOS EN MATERIA DE DEFENSA SOCIAL DEL
ESTADO DE PUEBLA QUE ESTABLECÍA TALES SUPUESTOS
COMO REGLAS ESPECIALES PARA LA COMPROBACIÓN DEL
CUERPO DEL DELITO MENCIONADO).".

Por otra parte, el Aquo, al emitir el auto de fecha


siete de marzo del año dos mil ocho, que dio origen al presente
recurso de apelación, asume un criterio defensita a favor de la
inculpada NELSY REBECA BATALLA CRUZ, al sostener en su
tercer considerando, a fojas 38, que las actuaciones practicadas
por el Órgano Investigador, no satisfacen el Primer Elemento
Normativo del Delito de robo, criterio que no comparte esta
Representación Social como representante del interés social,
por la razón, de que, para librar orden de Aprehensión, no se
requiere de prueba plena que demuestren la responsabilidad
penal del inculpado, sino que es necesario que se reúnan los
requisito que señala el artículo 16 Constitucional, es decir, que
exista una denuncia de un hecho determinado que de acuerdo a
nuestra legislación penal este contemplado como delito, es
decir, a) Que exista previamente una denuncia, acusación o
querella; b) Que éste sea un hecho determinado que la ley
castigue con pena corporal; c) Que la denuncia, acusación o
querella esté apoyada por declaración bajo protesta, de persona
digna de fe; o bien d) Por otros datos que hagan probable la
responsabilidad del inculpado. En el caso concreto, con la
denuncia presentada por la Apoderada Legal de la Empresa
Agraviada, así como con la declaración de los testigos, rendida
ante el Órgano Investigador, se satisfacen los requisitos
exigidos por el artículo 16 Constitucional, para haber librado la
Orden de Aprehensión en contra de la inculpada NELSY
REBECA BATALLA CRUZ, ahora bien, ,para ilustrar a los
integrantes de este cuerpo colegiado, me permito transcribir las
siguientes jurisprudencias cuyo rubro y contenido son del tenor
siguiente:

Tipo de documento: Jurisprudencia


Octava época
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Fuente: Apéndice de 1995
Tomo: Tomo II, Parte TCC
Página: 385

ORDEN DE APREHENSION. SU LIBRAMIENTO NO REQUIERE DE


PRUEBAS PLENAS DE LA RESPONSABILIDAD DEL INCULPADO.
Para dictar una orden de aprehensión no se requiere de pruebas
plenas que acrediten la responsabilidad del inculpado sino
únicamente es necesario que se reúnan los requisitos a que se
refiere el artículo 16 constitucional, y que se desprendan datos
que hagan probable la responsabilidad del inculpado.

SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO DEL SEXTO CIRCUITO.

Octava Epoca:

Amparo en revisión 181/90. Serafín Rodríguez Alonso. 28 de


junio de 1990. Unanimidad de votos.

Amparo en revisión 294/90. Tomás Manel Pérez. 19 de


septiembre de 1990. Unanimidad de votos.

Amparo en revisión 470/90. José Luis Hernández Juárez y otra.


8 de febrero de 1991. Unanimidad de votos.

Amparo en revisión 102/91. Dionilo Morales Nazario. 19 de


marzo de 1991. Unanimidad de votos.

Amparo en revisión 2/92. Miguel Luna Domínguez. 23 de enero


de 1992. Unanimidad de votos.

NOTA:
Tesis VI.2o.J/182, Gaceta número 51, pág. 63; Semanario
Judicial de la Federación, tomo IX-Marzo, pág. 104.

TERCERO.- Causa agravio al interés social que represento, el


criterio señalado por el juez cuarto de primera instancia en
materia penal del distrito judicial de los bravo ya que este
sostiene de manera errónea de la pagina 52 que las testigos
SIBERIANA CARRILLO SORIANO, ELOISA MORAN MARÍN,
METODIA GARCÍA, EMILIANA GARCÍA SALOMÉ, OLIVERIA
MORA CARRILLO, NARCISA CALLEJA VIVIANO Y ELVIRA
ORTEGA LEYVA, no señalan por que les consta que la
inculpada no realizó los depósitos que refieren de los pagos que
ellas le entregaron, criterio absurdo, ya que de cada declaración
de dichas testigos se desprende claramente que estas tienen
conocimiento que la inculpada no realizó los depósitos de los
pagos que ellas les hicieron, en virtud de que los representantes
de la empresa agraviada les requirieron estos pagos, aun
cuando estas ya los habían realizado de manera oportuna y
directa a la inculpada NELSY REBECA BATALLA CRUZ, lo que
intuye que el juzgador de primer grado, ni siquiera analizó de
manera detallada la declaración ministerial de cada una de las
antes mencionadas, ya que de haberlo hecho se hubiera dado
cuenta de que estas son firmes y categóricas al señalar que lo
declarado por ellas, lo saben por que dichos representantes de
nueva cuenta las requirieron de unos pagos que ya habían
hecho con anterioridad a dicha inculpada, por lo que le sostiene
que el juez primario al valorar el testimonio de las antes
mencionadas, se apartó del contenido del artículo 127 del
código de procedimientos penales en vigor, lo que es motivo
suficiente para que esta sala de segunda instancia, en su
oportunidad revoque el auto apelado, y como consecuencia de
ellos libre orden de aprehensión en contra de la inculpada de
referencia.

Por último y en atención a lo señalado en el artículo


135, del Código de Procedimientos Penales Vigente en el
Estado, esta Fiscalía, ofrece en esta segunda Instancia, como
medio de pruebas que no se aportaron en la indagatoria, las
siguientes documentales:

1.- LA DOCUMENTAL PUBLICA, consistente en las


copias certificadas de la demanda labora de fecha 10 de Enero
de 2008, presentada por la ahora inculpada NELSY REBECA
BATALLA CRUZ, ante la Junta de Conciliación y Arbitraje de
esta Ciudad de Chilpancingo, Guerrero, quien al narrar el hecho
tres de su demanda, esta refiere que fue despedida por la C.
MA. DEL CARMEN LÓPEZ CÁRDENAS, Directora del Despacho
de Profesionista Agropecuario, agraviado, le despidió, por
negarse a devolver el adeudo que tenia con la empresa hoy
agraviada, esta documental, con la que se demuestra de
manera indiciara el apoderamiento del dinero objeto del
antisocial por parte de la inculpada, solicitando a esta Sala
Penal del Tribunal Superior de Justicia del Estado, la tomen en
cuenta al momento de resolver y emitan una resolución
apegada a derecho.

2.- LA DOCUMENTAL, Consistente en las copias


certificadas del contrato de apertura de crédito en cuenta
corriente en peso, que celebra el Banco ve por más, S.A.,
Institución de Banca Múltiple, y el Despacho de Profesionistas
Agropecuarios, Sociedad Civil, representado por la Señora
MARIA DEL CARMEN LÓPEZ CÁRDENAS, documental con la
que se demuestra la solvencia económica de la empresa
agraviada.

Por lo anteriormente expuesto y con fundamento en


los artículos 134 y 135 del Código de Procedimientos Penales en
vigor, a esa H. Primera Sala Penal, atentamente pido:
PRIMERO.- Se me tenga por presentada en términos
del presente escrito, expresando los agravios que causa al
interés social que represento, el auto de fecha siete de marzo
de dos mil siete, dictado por el Juez Cuarto de Primera Instancia
en Materia Penal del Distrito Judicial de los Bravo, en la Cusa
Penal número 38/2008.11, instruida en contra de NELSY
REBECA BATALLA CRUZ, por el delito de robo en agravio del
Despacho de Profesionista Agropecuario.

SEGUNDO.- Solicito a los CC. Magistrados


integrantes de esa Primera Sala Penal del Tribunal Superior de
Justicia del Estado, que al momento de resolver el presente toca
penal, REVOQUEN en todas y cada una de sus partes el auto
apelado y como consecuencia de ello, se libre orden de
aprehensión en contra de la inculpada NELSY REBECA
BATALLA CRUZ, por la comisión del delito de Robo calificado
en contra de la empresa agraviada.

A T E N T A M E N T E.
LA AGENTE DEL MINISTERIO PUBLICO ADSCRITA A LA

PRIMERA SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE

JUSTICIA DEL ESTADO.

LIC. EVELIA MIRANDA SIERRA.

o. Bo.
EL AGENTE TITULAR DEL MINISTERIO PUBLICO ADSCRITO A LA

PRIMERA SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE


JUSTICIA EN EL ESTADO.

LIC. ROBERTO VÉLEZ ZAPATA.

PLIEGO DE POSICIONES QUE DEBERÁ ABSOLVER DE MANERA PERSONAL Y


DIRECTA EL DEMANDADO JOSE CORTES MARINO, Y NO POR CONDUCTO DE
APODERADO LEGAL O PERSONA ALGUNA QUE LEGALMENTE LO
REPRESENTE, DENTRO DE LOS AUTOS DEL EXPEDIENTE NUMERO 378-
I/2009, RELATIVO AL JUICIO EJECUTIVO MERCANTIL PROMOVIDO POR
FRANCISCO GASPAR JAIMES.

QUE DIGA LA ABSOLVENTE SI ES CIERTO COMO LO ES:

1.- QUE EL ABSOLVENTE CONOCE A SU ARTICULANTE FRANCISCO


GASPAR JAIMES.

2.- QUE EL ABSOLVENTE ES DEMANDADO EN EL JUICIO EJECUTIVO


MERCANTIL 378/2009-I, PROMOVIDO POR SU ARTICULANTE FRANCISCO
GASPAR JAIMES.

3.- QUE EL ABSOLVENTE, CON FECHA 30 DE JULIO DEL 2008,


SUSCRIBIÓ UN PAGARE A LA ORDEN DE RAMIRO PORTILLO JUÁREZ,
ENDOSANTES DE SU ARTICULANTE.

4.- QUE EL PAGARE DE FECHA 30 DE JULIO DEL AÑO 2008, LO


SUSCRIBIÓ POR LA CANTIDAD DE $ 50,000.00 (CINCUENTA MIL PESOS
00/100 M. N.),

5.- QUE EL ABSOLVENTE, FIRMO EL TITULO DE CRÉDITO BASE DE MI


ACCIÒN, EN LA CIUDAD DE CHILPANCINGO, GUERRERO.

6.- QUE EL ABSOLVENTE FIRMO DE PUÑO Y LETRA EL PAGARE BASE DE


MI ACCIÒN DE FECHA 30 DE JULIO DEL AÑO 2008.

7.- QUE EL ABSOLVENTE CONVINO CON MI ENDOSANTE, QUE LA


FECHA DE PAGO DEL PAGARE DE FECHA 30 DE JULIO DEL AÑO 2008, SERIA
EL DIA 30 DE AGOSTO DEL 2008.

8.- QUE EL MOMENTO DE SUSCRIBIR EL PAGARE BASE DE MI ACCIÓN,


EL ABSOLVENTE Y MI ENDOSANTE, PACTARON UN INTERÉS MORATORIO DEL
10% MENSUAL.

9.- QUE EL ABSOLVENTE EN DIVERSAS OCASIONES FUE REQUERIDO


DE PAGO DE MANERA EXTRAJUDICIAL POR MI ENDOSANTE RAMIRO
PORTILLO JUÁREZ.

11.- QUE EL ABSOLVENTE A LA FECHA HA OMITIDO PAGAR LA CANTIDAD


DE $ 50,000.00 (CINCUENTA MIL PESOS 00/100 M. N.), QUE AMPARA EL
PAGARE BASE DE MI ACCIÓN COMO SUERTE PRINCIPAL DE FECHA 30 DE
JULIO DEL AÑO 2008.

12.- QUE EL ABSOLVENTE A LA FECHA HA OMITIDO PAGAR LOS


INTERESES MORATORIOS VENCIDOS DEL PAGARE BASE DE MI ACCIÓN.

NOTA: ME RESERVO EL DERECHO PARA AMPLIAR EL PLIEGO DE


POSICIONES EN EL ACTO DE LA DILIGENCIA.
PROTESTO LO NECESARIO.

Chilpancingo, Guerrero; a 05 de Enero de 2010.

DONACIÓN. EL CONTRATO RELATIVO SE PERFECCIONA CON LA DECLARACIÓN


SIMULTÁNEA DE VOLUNTAD EXTERNADA POR LOS CÓNYUGES, AL LIQUIDAR LA
SOCIEDAD CONYUGAL, EN SU CARÁCTER DE DONANTES Y REPRESENTANTES DE
SUS MENORES HIJOS (LEGISLACIÓN DE LOS ESTADOS DE SONORA Y CHIAPAS).
La donación es un contrato por el cual una persona transfiere a otra, gratuitamente, una parte o la
totalidad de sus bienes presentes y se clasifica en pura, condicional, onerosa o remuneratoria;
tratándose de la donación pura, es decir, cuando se otorga en términos absolutos, la donación se
perfecciona desde que el donatario la acepta y hace saber la aceptación al donador (artículos 2597
y 2314 de los Códigos Civiles de los Estados de Sonora y de Chiapas, respectivamente). Ahora
bien, si se atiende, por una parte, a que los artículos 592 del Código Civil del Estado de Sonora y
420 del Código Civil del Estado de Chiapas, establecen que quienes ejercen la patria potestad son
legítimos representantes de los que están bajo de ella y tienen la administración legal de los bienes
que les pertenecen, de conformidad con la ley; y, por otra, a que la patria potestad de los hijos de
matrimonio menores de edad (no emancipados), se presume legalmente que la ejercen el padre y
la madre, salvo prueba en contrario, resulta evidente que es precisamente a través de sus legítimos
representantes, que los menores pueden aceptar o rechazar la donación, esto es, a través de
quienes ejercen la patria potestad, que por presunción legal y regla general son el padre y la
madre. En esa virtud, cuando derivado de la liquidación de la sociedad conyugal se efectúa la
donación gratuita de un bien inmueble a favor de los hijos menores, y siendo sus propios padres
los donantes, quienes a su vez son sus representantes legítimos, por ejercer la patria potestad sobre
ellos, la declaración externada por los padres en el sentido de realizar esa donación, no es
jurídicamente una declaración unilateral de voluntad, sino que simultáneamente conlleva una
dualidad de voluntades, esto es, en un mismo acto jurídico se manifiesta la voluntad de donar en
forma gratuita el inmueble y se expresa la aceptación de aquél a favor de los menores hijos, lo
cual es del conocimiento de los donantes.

Contradicción de tesis 160/2005-PS. Entre las sustentadas por el Tribunal Colegiado del Vigésimo
Circuito (actualmente Primer Tribunal Colegiado del mismo circuito) y el Primer Tribunal
Colegiado del Quinto Circuito. 18 de octubre de 2006. Cinco votos. Ponente: Juan N. Silva Meza.
Secretaria: Guadalupe Robles Denetro.

Tesis de jurisprudencia 82/2006. Aprobada por la Primera Sala de este Alto Tribunal, en sesión de
fecha dieciocho de octubre de dos mil seis.

FUNDAMENTACIÓN Y MOTIVACIÓN. LA DIFERENCIA ENTRE LA FALTA


Y LA INDEBIDA SATISFACCIÓN DE AMBOS REQUISITOS
CONSTITUCIONALES TRASCIENDE AL ORDEN EN QUE DEBEN
ESTUDIARSE LOS CONCEPTOS DE VIOLACIÓN Y A LOS EFECTOS DEL
FALLO PROTECTOR.
La falta de fundamentación y motivación es una violación formal diversa a la
indebida o incorrecta fundamentación y motivación, que es una violación
material o de fondo, siendo distintos los efectos que genera la existencia de
una u otra, por lo que el estudio de aquella omisión debe hacerse de
manera previa. En efecto, el artículo 16 constitucional establece, en su
primer párrafo, el imperativo para las autoridades de fundar y motivar sus
actos que incidan en la esfera de los gobernados, pero la contravención al
mandato constitucional que exige la expresión de ambas en los actos de
autoridad puede revestir dos formas distintas, a saber: la derivada de su
falta, y la correspondiente a su incorrección. Se produce la falta de
fundamentación y motivación, cuando se omite expresar el dispositivo legal
aplicable al asunto y las razones que se hayan considerado para estimar
que el caso puede subsumirse en la hipótesis prevista en esa norma
jurídica. En cambio, hay una indebida fundamentación cuando en el acto de
autoridad sí se invoca el precepto legal, sin embargo, resulta inaplicable al
asunto por las características específicas de éste que impiden su
adecuación o encuadre en la hipótesis normativa; y una incorrecta
motivación, en el supuesto en que sí se indican las razones que tiene en
consideración la autoridad para emitir el acto, pero aquéllas están en
disonancia con el contenido de la norma legal que se aplica en el caso. De
manera que la falta de fundamentación y motivación significa la carencia o
ausencia de tales requisitos, mientras que la indebida o incorrecta
fundamentación y motivación entraña la presencia de ambos requisitos
constitucionales, pero con un desajuste entre la aplicación de normas y los
razonamientos formulados por la autoridad con el caso concreto. La
diferencia apuntada permite advertir que en el primer supuesto se trata de
una violación formal dado que el acto de autoridad carece de elementos
ínsitos, connaturales, al mismo por virtud de un imperativo constitucional,
por lo que, advertida su ausencia mediante la simple lectura del acto
reclamado, procederá conceder el amparo solicitado; y en el segundo caso
consiste en una violación material o de fondo porque se ha cumplido con la
forma mediante la expresión de fundamentos y motivos, pero unos y otros
son incorrectos, lo cual, por regla general, también dará lugar a un fallo
protector, sin embargo, será menester un previo análisis del contenido del
asunto para llegar a concluir la mencionada incorrección. Por virtud de esa
nota distintiva, los efectos de la concesión del amparo, tratándose de una
resolución jurisdiccional, son igualmente diversos en uno y otro caso, pues
aunque existe un elemento común, o sea, que la autoridad deje
insubsistente el acto inconstitucional, en el primer supuesto será para que
subsane la irregularidad expresando la fundamentación y motivación antes
ausente, y en el segundo para que aporte fundamentos y motivos diferentes
a los que formuló previamente. La apuntada diferencia trasciende,
igualmente, al orden en que se deberán estudiar los argumentos que hagan
valer los quejosos, ya que si en un caso se advierte la carencia de los
requisitos constitucionales de que se trata, es decir, una violación formal, se
concederá el amparo para los efectos indicados, con exclusión del análisis
de los motivos de disenso que, concurriendo con los atinentes al defecto,
versen sobre la incorrección de ambos elementos inherentes al acto de
autoridad; empero, si han sido satisfechos aquéllos, será factible el estudio
de la indebida fundamentación y motivación, esto es, de la violación
material o de fondo.

TERCER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL PRIMER


CIRCUITO.

Amparo directo 551/2005. Jorge Luis Almaral Mendívil. 20 de octubre de


2005. Unanimidad de votos. Ponente: Neófito López Ramos. Secretario:
Raúl Alfaro Telpalo.

Amparo directo 66/2007. Juan Ramón Jaime Alcántara. 15 de febrero de


2007. Unanimidad de votos. Ponente: Neófito López Ramos. Secretario:
Raúl Alfaro Telpalo.
Amparo directo 364/2007. Guadalupe Rodríguez Daniel. 6 de julio de 2007.
Unanimidad de votos. Ponente: Neófito López Ramos. Secretaria: Greta
Lozada Amezcua.

Amparo directo 513/2007. Autofinanciamiento México, S.A. de C.V. 4 de


octubre de 2007. Unanimidad de votos. Ponente: Neófito López Ramos.
Secretario: Raúl Alfaro Telpalo.

Amparo directo 562/2007. Arenas y Gravas Xaltepec, S.A. 11 de octubre de


2007. Unanimidad de votos. Ponente: Neófito López Ramos. Secretario:
Raúl Alfaro Telpalo.

FUNDAMENTACIÓN Y MOTIVACIÓN. PARA CUMPLIR CON ESTAS


GARANTÍAS, EL JUEZ DEBE RESOLVER CON BASE EN EL SUSTENTO
LEGAL CORRECTO, AUN CUANDO EXISTA ERROR U OMISIÓN EN LA
CITA DEL PRECEPTO O LEGISLACIÓN APLICABLES ATRIBUIBLE AL
PROMOVENTE DEL JUICIO.
La inexacta invocación de los preceptos legales aplicables en un asunto o
pretensión deducida ante la autoridad jurisdiccional, es una situación similar
a la que acontece ante la falta de citación del fundamento aplicable, pues
en ambas hipótesis resulta irrelevante tal acontecer, ya que si del contenido
del escrito o instancia respectivos se pueden deducir con claridad los
hechos que la motivan y el objeto que persigue el promovente, es correcto
que el Juez reconozca el error del particular en su resolución, pero decida la
cuestión debatida con base en la legislación efectivamente aplicable; esto
es, si las partes olvidan o equivocan las disposiciones aplicables al caso, la
autoridad jurisdiccional está obligada a conocer el derecho y a aplicar en
forma correcta la ley, en virtud de que su función de impartir justicia implica
resolver los hechos que se someten a su competencia y consideración con
base en los principios generales del derecho: iura novit curia y da mihi
factum, dabo tibi ius, conforme a los cuales, a los tribunales y sólo a ellos
compete la elección y decisión de la institución jurídica o los fundamentos
que dan lugar al sentido del fallo que dicten, por lo que no puede
sostenerse que ante el error u omisión en la cita de un precepto legal o
cuerpo normativo, el juzgador pueda soslayar la recta interpretación y
aplicación de los preceptos que se adecuan al caso concreto, máxime que
la satisfacción de tal deber conlleva el acatamiento del imperativo de
fundamentación y motivación contenido en el artículo 14 constitucional.

SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL SEXTO


CIRCUITO.

Amparo en revisión 203/2006. Graciela Álvarez Garnica y otro. 16 de agosto


de 2006. Unanimidad de votos. Ponente: Gustavo Calvillo Rangel.
Secretario: Raúl Rodríguez Eguíbar.

QUERELLA. PARA TENER POR VÁLIDO Y PROCEDENTE EL


REQUISITO DE PROCEDIBILIDAD EN DELITOS QUE SE PERSIGUEN A
PETICIÓN DE PARTE OFENDIDA, NO ES NECESARIO QUE SE
PRECISE EL NOMBRE DEL SUJETO A QUIEN SE CONSIDERA AUTOR
DEL DELITO.
De una interpretación armónica de los artículos 118 y 119 del Código
Federal de Procedimientos Penales, se desprende que para tener por
legalmente válido el requisito de procedibilidad, en tratándose de delitos
que se persiguen a petición de parte ofendida, son requisitos sine qua non:
a) Que la denuncia o querella se lleve a cabo en forma verbal o por escrito;
en este caso deberá contener la firma o huella digital de quien la presente y
su domicilio; y, b) Que en ella se describan los supuestos hechos delictivos,
sin calificarlos jurídicamente; de donde se sigue que para que ese acto sea
válido y procedente, la ley no exige que se precise en la denuncia o querella
el nombre del sujeto a quien se considera autor del delito, sino únicamente
que se hagan saber al órgano investigador los hechos que se consideren
delictuosos, pues en términos del artículo 21 constitucional corresponde al
agente del Ministerio Público investigar quién es el posible autor del ilícito
que se persigue, ya que es dicha autoridad, en virtud del monopolio de la
investigación, a quien compete la persecución de los delitos y el ejercicio de
la acción penal.

SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO DEL VIGÉSIMO CIRCUITO.

Amparo en revisión 203/2002. 9 de octubre de 2002. Unanimidad de votos.


Ponente: Elías Álvarez Torres. Secretario: Rolando Meza Camacho.

Nota: Por instrucciones del Tribunal Colegiado de Circuito, la tesis que


aparece publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta,
Novena Época, Tomo XVII, enero de 2003, página 1851, se publica
nuevamente con la modificación en el precedente que el propio tribunal
ordena.

QUERELLA. ANTE LA IMPOSIBILIDAD DE LA VÍCTIMA PARA


PRESENTARLA CUALQUIER PERSONA DE LAS PREVISTAS EN EL
ARTÍCULO 45 DEL NUEVO CÓDIGO PENAL DEL DISTRITO FEDERAL
ESTÁ LEGITIMADA PARA HACERLO, SIN QUE SEA DABLE EXIGIR UNA
RESOLUCIÓN JUDICIAL PARA ACREDITAR SU PARENTESCO.
La hipótesis prevista en la última parte del artículo 264, párrafo primero, del
Código de Procedimientos Penales para el Distrito Federal, relativa a que
"... cuando la víctima por cualquier motivo no se pueda expresar, el
legitimado para presentar la querella serán las personas previstas por el
artículo 45 del Nuevo Código Penal para el Distrito Federal.", conforme al
cual: "Tienen derecho a la reparación del daño: I. La víctima y el ofendido; y
II. A falta de la víctima o el ofendido, sus dependientes económicos,
herederos o derechohabientes, en la proporción que señale el derecho
sucesorio y demás disposiciones aplicables."; se actualiza ante la
imposibilidad de la directamente agraviada, para querellarse por la comisión
del evento típico, como ocurre tratándose de su deceso, supuesto en el cual
si la víctima estaba casada, la persona legitimada para hacerlo es el
cónyuge supérstite, calidad que se acredita con la copia certificada del acta
de matrimonio civil; por ende, al ubicarse la ofendida en uno de los
supuestos que exige el ordinal 45 del Nuevo Código Penal para esta
ciudad, es válido aseverar que en la especie se colma el requisito de
querella; sin que sea dable exigir una resolución judicial civil para tal efecto,
toda vez que el parentesco puede establecerse por cualquier medio
probatorio procesal, dado el realismo de la legislación penal.

NOVENO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA PENAL DEL PRIMER


CIRCUITO.

Amparo en revisión 609/2005. 15 de abril de 2005. Unanimidad de votos.


Ponente: Lilia Mónica López Benítez. Secretaria: Rosa María Cervantes
Mejía.

QUERELLA PRESENTADA POR PERSONA MORAL OFICIAL. ES


REQUISITO DE PROCEDIBILIDAD QUE SEA RECEPCIONADA EN LOS
TÉRMINOS DEL ARTÍCULO 119 DEL CÓDIGO FEDERAL DE
PROCEDIMIENTOS PENALES.
El servidor público que conozca de la averiguación en los asuntos
relacionados con delitos que deban perseguirse por querella necesaria,
acorde al artículo 119 del Código Federal de Procedimientos Penales, debe
de asegurarse de la identidad del querellante, de su legitimación para
interponerla, y de la autenticidad de los documentos en que aparezca
formulada la querella y en los que se apoye la misma, y en todos los casos
deberá requerir al querellante para que se produzca bajo protesta de decir
verdad. Exigencias que deben cumplirse sin excepción alguna, esto es con
base en que las personas morales oficiales con las características propias
de autoridad, al acudir ante el órgano investigador o impartidor de justicia a
interponer una querella o a ejercer un derecho, con el carácter de ofendido,
no gozan de privilegio alguno, ya que tratándose de la tutela de
prerrogativas derivadas de una relación entablada entre sujetos de derecho
que acuden a ella en un mismo plano, desprovistos de imperio, no existe en
la propia Norma Fundamental motivo alguno que lo justifique, pues en ese
preciso momento se trata de un particular frente a otro; opinar lo contrario
sería contravenir el principio de imparcialidad en la administración de
justicia que garantiza el artículo 17 constitucional, a la que tiene derecho
todo gobernado, además de que la legislación federal adjetiva, en el título
segundo, capítulo primero, no prevé excepción alguna a la presentación de
querella por personas morales privadas ni oficiales; de ahí que se han
establecido en los textos constitucionales y leyes secundarias, formalidades
procesales como requisito insalvable para acusar penalmente al individuo;
por tanto, si la ley no distingue, el juzgador no debe hacer distingo alguno.

QUINTO TRIBUNAL COLEGIADO DEL DÉCIMO NOVENO CIRCUITO.

Amparo directo 91/2001. 23 de enero de 2002. Unanimidad de votos.


Ponente: Inosencio del Prado Morales. Secretario: Ciro Alonso Rabanales
Sevilla.
Amparo directo 46/2002. 18 de abril de 2002. Unanimidad de votos.
Ponente: Juan Pablo Hernández Garza. Secretario: Marco Antonio Muñiz
Cárdenas.

Amparo directo 190/2002. 9 de mayo de 2002. Unanimidad de votos.


Ponente: Héctor Riveros Caraza. Secretario: Marco Antonio Muñiz
Cárdenas.

Amparo directo 399/2002. 3 de julio de 2002. Unanimidad de votos.


Ponente: Inosencio del Prado Morales. Secretario: Ciro Alonso Rabanales
Sevilla.

Amparo directo 575/2002. 7 de noviembre de 2002. Unanimidad de votos.


Ponente: Inosencio del Prado Morales. Secretario: Ciro Alonso Rabanales
Sevilla.

Nota: El criterio contenido en esta tesis contendió en la contradicción de


tesis 143/2002-PS resuelta por la Primera Sala, de la que derivó la tesis
1a./J. 48/2003, que aparece publicada en el Semanario Judicial de la
Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo XVIII, septiembre de 2003,
página 225, con el rubro: "QUERELLA PRESENTADA POR ESCRITO. ES
NECESARIA SU RATIFICACIÓN CUANDO SE FORMULE EN
REPRESENTACIÓN DE LA SECRETARÍA DE GOBERNACIÓN, POR
DELITOS PREVISTOS EN LA LEY GENERAL DE POBLACIÓN."

QUERELLAS TRATÁNDOSE DE PERSONAS MORALES. SI EL PODER


EXHIBIDO TIENE CLÁUSULA ESPECIAL PARA FORMULARLAS, NO ES
NECESARIO QUE EL MANDATARIO CUENTE A LA VEZ CON
INSTRUCCIONES CONCRETAS SOBRE EL CASO ESPECÍFICO
(LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE PUEBLA).
El artículo 62, fracción III, del Código de Procedimientos en Materia de
Defensa Social de dicha entidad federativa, refiere que sólo se admitirán las
querellas por medio de apoderado, cuando éste tenga poder con cláusula
especial, o instrucciones concretas de su mandante para el caso. Luego, es
inconcuso que se cumple con ese requisito si el instrumento notarial
contiene cláusula especial que de manera genérica faculte al apoderado
para formular querellas en representación de su poderdante, sin que sea
necesario que además el mandatario cuente con instrucciones concretas
para hacerlo en el caso específico, ya que puede satisfacerse uno u otro
supuesto.

TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA PENAL DEL SEXTO CIRCUITO.

Amparo en revisión 199/99. César Augusto Rosas Peñasco. 1o. de julio de


1999. Unanimidad de votos. Ponente: Diógenes Cruz Figueroa. Secretario:
Sergio Guzmán Marín.

Véase: Semanario Judicial de la Federación, Octava Época, Tomo XV-II,


febrero de 1995, página 504, tesis VI.2o.230 P, de rubro: "QUERELLA,
PODER CON CLÁUSULA ESPECIAL PARA PRESENTARLA. PUEDE
OTORGARSE EN CUALQUIER MOMENTO (LEGISLACIÓN DE
PUEBLA).".

QUERELLA, CUANDO NO SE REQUIERE PODER ESPECIAL, PARA


TENERLA POR FORMULADA LEGALMENTE.
No es de tomarse en consideración la defensa del acusado en el
sentido de que el querellante carecía de poder especial para
querellarse y el abuso de confianza es un delito de querella necesaria
en razón de que de acuerdo con el artículo 264 del Código de
Procedimientos Penales del Distrito Federal, aun en el caso de que el
acusado no hubiera reconocido expresamente que el propietario del
negocio es el querellante, no era necesario un poder especial de éste
ya que el citado artículo dice que si a nombre de la persona ofendida
comparece alguna otra, bastará para tener por legalmente formulada la
querella, que no haya oposición de la persona ofendida.

Amparo directo 690/61. Antonio Rojas Anduaga. 5 de junio de 1961.


Unanimidad de cuatro votos. Ponente: Angel González de la Vega.

QUERELLA. NO ES NECESARIO PODER ESPECIAL PARA


FORMULARLA (LEGISLACION DEL DISTRITO Y TERRITORIOS
FEDERALES).
El Código de Procedimientos Penales vigente en el Distrito y
Territorios Federales, no contiene norma alguna en la cual se indique
que para formular querella por conducto de apoderado se requiera un
poder especial; por otra parte, el Código Civil no establece tal
requisito y tampoco se halla esa exigencia en algún otro ordenamiento
legal que rija para negocios del fuero común en el Distrito y territorios
federales. Por tanto, mientras no se acredite que al formular querella el
mandatario de un ofendido, que se ostente con un poder general para
pleitos y cobranzas, desatendió instrucciones de su mandante, los
tribunales del fuero común de las entidades mencionadas, no pueden
dejar de tener como plenamente eficaz la actuación del apoderado.
Situación distinta se dará en casos que caigan bajo el régimen del
Código Federal de Procedimientos Penales (artículo 120) o de la
legislación de algunos Estados que como el de Puebla (artículo 71 del
Código de Procedimientos en Materia de Defensa Social), sí exigen
"poder con cláusula especial o instrucciones concretas del
mandante".

Amparo directo 4953/55. Por acuerdo de la Primera Sala, de fecha 8 de


junio de 1953, no se menciona el nombre del promovente. 11 de
febrero de 1956. Unanimidad de cuatro votos. Ponente: Rodolfo
Chávez S.

Nota: En el Informe de Labores de 1956, Primera Sala, página 74, esta


tesis aparece publicada bajo el rubro: "QUERELLA FORMULADA POR
APODERADO."
QUERELLA FORMULADA POR APODERADO.
El Código de Procedimientos Penales en vigor en el Estado de
Chihuahua no contiene, con relación al delito de abuso de confianza,
norma alguna en la cual se indique que para formular querella por
conducto de apoderado, se requiera un mandato especial. Por otra
parte, el Código Penal, en el capítulo relativo al ilícito antes
mencionado, no establece tal requisito y tampoco se encuentra esa
exigencia en algún otro ordenamiento. Por tanto, mientras no se
acredite que al formular querella el mandatario del ofendido que se
ostente con poder general, haya desatendido instrucciones de su
mandante, los tribunales del fuero común en el Estado de Chihuahua
no pueden dejar de tener como plenamente eficaz la actuación de
dicho apoderado, máxime si como en la especie, la querella así
formulada quedó debidamente convalidada por la ratificación que
durante la instrucción hizo el presidente del consejo de administración
y gerente general de la empresa ofendida. Situación distinta ocurriría
en los casos a que se refiere el artículo 120 del Código Federal de
Procedimientos Penales o de la propia legislación del Estado de
Chihuahua, tratándose de otras figuras delictivas, ya que en el primer
ordenamiento mencionado, se requiere un poder con cláusula especial
o instrucciones concretas para el caso; y de acuerdo con el segundo,
que la querella la formule la persona "directamente ofendida", pero
sólo tratándose de delitos diversos al de abuso de confianza.

Amparo directo 6132/59. Garza Galván Rubén de la. 22 de julio de 1960.


Unanimidad de cuatro votos. Ponente: Rodolfo Chávez S.

QUERELLA. PUEDE PRESENTARSE POR EL APODERADO GENERAL.


El poder general para todos los negocios que se ofrecieren al
mandante, autoriza al mandatario para presentar querella; y esta
facultad se hace evidente cuando en el texto de la escritura se habla
de asuntos penales. Por tanto, no es preciso que el poder se otorgue
con posterioridad a la comisión del delito, ni tampoco que sea
específico.

Amparo directo 5218/56. Alicia Villaseñor Hurtado. 24 de agosto de


1957. Mayoría de tres votos. Ausente: Carlos Franco Sodi. Ponente y
Disidente: Luis Chico Goerne.

QUERELLA NECESARIA.
Si el mandato fue otorgado para pleitos y cobranzas, ante toda clase de
autoridades judiciales y administrativas, sin limitación alguna, por ser
general en los términos del artículo 2554 del Código Civil, carece de validez
la objeción del reclamante de que el Ministerio Público no es autoridad ni
administrativa ni judicial, pues conforme a los artículos 21 y 73, fracción VI,
párrafo 5o., de la Constitución, el Ministerio Público es precisamente una
autoridad administrativa y, por tanto, el apoderado de la querellante estaba
legalmente autorizado para realizar todos los actos encaminados a
defender jurídicamente los intereses de la otorgante.

Amparo penal directo 1050/51. Por acuerdo de la Primera Sala, de fecha 8


de junio de 1953, no se menciona el nombre del promovente. 16 de marzo
de 1953. Mayoría de cinco votos. La publicación no menciona el nombre del
ponente.