Está en la página 1de 4

CÓDIGO INTERNACIONAL DE NOMENCLATURA

ZOOLÓGICA
I. INTRODUCCIÓN:

Como toda lengua, la nomenclatura zoológica refleja la historia de los que han
producido y es el resultado de prácticas variables y contradictorias. Algunos de
nuestros usos nomenclaturales son el resultado de la ignorancia, de la vanidad,
de la insistencia obstinada en seguir predilecciones individuales, muchos,
como los del lenguaje en general, de las costumbres, los orgullos y los prejuicios
nacionales.

Los lenguajes comunes crecen espontáneamente en innumerables direcciones,


pero la nomenclatura biológica tiene que ser una herramienta exacta que
transmitirá un significado preciso a la personas de todas las generaciones.

El código internacional de nomenclatura internacional zoológica es el sistema


de reglas y recomendaciones adoptadas originalmente por el congreso
internacional de zoología y por la unión internacional de ciencias biológicas
(IUBS), desde 1973.

Los objetivos del código son impulsar la estabilidad y la universalidad de los


nombres científicos de los animales y de asegurarse de que el nombre de cada
taxón es único y diferente. Todas sus disposiciones y recomendaciones están
subordinadas a estos fines y ninguna restringe las libertades de pensamiento o
de acción taxonómicos.

La prioridad en la publicación es un principio básico de la nomenclatura


zoológica; sin embargo, bajo las condiciones prescritas del código, su aplicación
puede modificarse para conservar un nombre aceptado desde hace tiempo en
su sentido usual. Cuando la estabilidad de la nomenclatura en un caso concreto
se vea amenazada, la comisión internacional de nomenclatura zoológica puede
suspender la aplicación estricta del código, bajo ciertas condiciones.

II. ANTECEDENTES HISTÓRICOS.

La necesidad de la existencia de un Código Internacional de Nomenclatura


Zoológica aceptado internacionalmente es consecuencia de la confusión de
nombres que tuvo lugar en la literatura zoológica a partir de Carlos Linneo y a
lo largo del siglo XIX, en parte debido al principio de autoridad, por el cual el
nombre válido de una especie era el que le atribuía el máximo especialista en
ese grupo.

El caos en la nomenclatura alcanzó tal dimensión que, en 1842 el paleontólogo


inglés Hugh Strickland promovió la formación de un comité de expertos para
crear un código de reglas que regulasen la nomenclatura zoológica, con
miembros tan ilustres como Charles Darwin o Richard Owen. Este primer
embrión del Código Internacional de Nomenclatura Zoológica, aparecido en
1843, se conoce como Código de Strickland.

A este primer código siguieron otros, dentro y fuera de Gran Bretaña. En el


Momento de la celebración del Tercer Congreso Internacional de Zoología
(Leiden, 1895) existían tres conjuntos de reglas nomenclaturales en uso,
parcialmente incompatibles. En este congreso se planteó la necesidad de un
consenso y nació la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica con el
objeto de reunir en un único código trilingüe unas reglas de nomenclatura
aceptables para todos los zoólogos. El resultado de sus trabajos se publicó,
después de numerosas vicisitudes, en 1905 con el título de Reglas
Internacionales, siendo el primer Código Internacional de Nomenclatura
Zoológica.

En 1961 se publicó la segunda edición del Código2 y en 1985 la tercera edición.


En la actualidad la nomenclatura zoológica se rige por la cuarta edición del
Código Internacional de Nomenclatura Zoológica, publicada en 1999 y que
entró en vigor el 1 de enero de 2000, y del que hay, por primera vez, una versión
en español autorizada oficialmente por la Comisión.

III. NOMENCLATURA Y TAXONOMÍA.

La parte de la Sistemática que se ocupa de la ordenación de los organismos


en diferentes grupos llamados taxones es la Taxonomía. La parte de la
taxonomía en la que se regula la adjudicación precisa e inequívoca de los
nombres asignados a los diferentes taxones es lo que denomina
Nomenclatura.
La unidad básica de la clasificación es la especie. El conjunto de especies con
ciertas características comunes se agrupan en una categoría taxonómica de
mayor jerarquía denominada género. El conjunto de géneros con
características similares se agrupa en una categoría taxonómica de rango
superior denominada tribu. El conjunto de tribus semejantes se agrupan en
una misma familia. A su vez, las familias se agrupan en órdenes, éstos en
clases y, a su vez, las clases en filos, troncos o tipos de organización.
Según las necesidades de clasificación pueden intercalarse otras categorías
usan los prefijos super- (superfamilia, superclase), sub- (suborden,
subespecie) o infra- (infraclase, infraorden).
IV. NOMENCLATURA ZOOLÓGICA.
4.1. Definición:
La nomenclatura zoológica es el sistema de nombres científicos que
se aplica a las unidades taxonómicas (taxones; singular: taxón) de
animales existentes o extintos.
4.2. Ámbito:
Los nombres científicos de los animales existentes o extintos
incluyen los nombres basados en animales domesticados, nombres
basados en fósiles que son sustituciones de los restos reales de los
animales, nombres basados en la obra fosilizada de organismos
(icnotáxones) y nombres establecidos para grupos colectivos.
4.3. Independencia:
La nomenclatura zoológica es independiente de otros sistemas de
nomenclatura por cuanto el nombre de un taxón no debe rechazarse
exclusivamente porque sea idéntico al nombre de un taxón que no
es animal.
V. ADMISIBILIDAD DE CIERTO NOMBRES EN LA NOMENCLATURA ZOOLÓGICA
5.1. Nombre de taxones no clasificados como animales originalmente
pero si posteriormente.
5.2. Nombre de taxones clasificados como animales en algún momento
pero no posteriormente. Cualquier nombre disponible de un taxón
que haya sido clasificado en algún momento como animal continúa
compitiendo en homonimia en la nomenclatura zoológica incluso si
posteriormente ha dejado de ser clasificado como animal.
VI. PUNTO DE PARTIDA
Se fija arbitrariamente en este código la fecha de 1 de enero de 1758
como la fecha de inicio de la nomenclatura zoológica.
6.1. Obras y nombres publicados en 1758, se considera que dos obras se
publicaron en 1758:
 La décima edición de Sytema Naturae de Linnaeus;
 Los Aranei Svecici de Clerck.

Los nombres de esta última obra tienen prioridad sobre los de la


primera, pero se considera que cualquier nombre publicado en
cualquier otra obra de 1758 se ha publicado después de la décima
edición de Systema Naturae de Linnaeus.

6.2. Nombres, actos e información publicados antes de 1758. Ningún


nombre o acto nomenclatural publicado antes del 1 de enero de 1758 entra
en la nomenclatura zoológica; pero la información publicada antes de esta
fechas puede usarse.
VII. DEL NÚMERO DE PALABRAS EN LOS NOMBRES CIENTÍFICOS DE LOS
ANIMALES
7.1. Nombre de los taxones de categorías superiores al nivele especie.
7.1.1. Nombres uninominales: el nombre científico de un taxón de
categoría superior al nivel especie consiste en una palabra debe
comenzar con mayúscula
7.1.2. Uso de los nombres de los subgéneros. El nombre científico de
un subgénero no debe usarse como primer nombre de un binomen o
trinomen a menos que se esté usando como categoría de género.

7.2. Principio de la nomenclatura binomial

7.2.1. Nombre de especies. El nombre científico de una especie, y no


el de un taxón de cualquier otra categoría, es una combinación de dos
nombres (un binomen), siendo el primero el nombre genérico y el
segundo el nombre especifico. El nombre genérico debe comenzar con
letra mayúscula y el nombre específico debe comenzar con una letra
minúscula.

7.2.2. Nombre de subespecies. El nombre científico de una subespecie


es una combinación de tres nombres (un trinomen, es decir, un
binomen seguido de un nombre subespecifico). El nombre
subespecífico debe comenzar con minúscula.

7.2.3. Exclusión de signos tipográficos y abreviatura calificativas. Un


signo tipográfico como ? y una abreviatura como aff., prox. o cf., si se
usan para calificar la aplicación de un nombre científico, no forman
parte del nombre de un taxón, incluso aunque se inserten entre los
componentes del nombre.

VIII. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.


1. Hubo una única versión en español: Cabrera, A. (1914): «Código de
nomenclatura zoológica vigente en la actualidad con una introducción
histórica». Bol. R. Soc. Esp. Hist. Nat., 14: 311-337.
2. Comisión Internacional de nomenclatura Zoológica, “Código Internacional
de Nomenclatura Zoológica”, Cuarta Edición, 2000, 186 Págs.
3. Alvarado, R. (1962): Código Internacional de Nomenclatura Zoológica. Real
Sociedad Española de Historia Natural e Instituto "José de Acosta" de
Zoología. 117 págs.
4. Matile, L., Tassy, P. & Goujet, D., 1987. Introduction a la Systematique
Zoologique (Conceptes, Principes, Méthodes). Biosystema, 1: 1-126.
5. Monserrat, V. J. & Alonso-Zarazaga, M. A., 2004. Fundamentos de la
nomenclatura zoológica. En: Barrientos, A. (ed.): Curso práctico de
Entomología. Manuals de la Universitat Autònoma de Barcelona, 41: 13-26