Está en la página 1de 25

d Santo Tomas

e Kinesiología

2018
2018

INTERNADO II: SERVICIOS MEDICOS EDIFICIO SURMEDICA

TEMA: HERNIA AL NUCLEO PULPOSO (HNP)

Tutor(a): Maria José Noriega R.

Alumno(a): Macarena Escobar A.

Fecha: 24 Octubre, año 2018.

H E R N I A A L N U C L E O P
H E R N I A
A L
N U C L E O
P U L P O S O
H E R N I A A L N U C L E O P U

Tabla de contenido

2. INTRODUCCIÓN

3

3. DESARROLLO

4

3.1 Anatomía de columna vertebral

4

3.2 Definición de patología

5

3.3 Etiopatogenia

6

3.4 Fisiopatología

6

3.5 Signos y Síntomas

7

3.6 Diagnóstico médico y tratamiento médico

7

3.7 Diagnostico diferenciado

10

4. EVALUACION KINESICA

11

4.1 Anamnesis próxima remota

11

4.2 Observación

11

4.3 Inspección

12

4.4 Palpación

12

4.5 Evaluación de rango articular

12

4.6 Evaluación muscular

14

4.7 Pruebas especiales

16

5. TRATAMIENTO KINESICO

18

5.1 Objetivo general y específico

18

5.2 Fisioterapia

18

5.3 Tiempo de recuperación

19

5.4 Pauta de ejercicios

19

6. CONCLUSION

24

7. BIBLIOGRAFIA

25

2. INTRODUCCIÓN

La columna vertebral es una estructura articulada de sostén constituida por:

segmentos óseos, relativamente rígidos, las vértebras, unidos entre sí por tejido cartilaginoso relativamente elástico, los discos intervertebrales. El conjunto se comporta desde el punto de vista mecánico, como un composite. Frente a las cargas estáticas, ofrece resistencias que se continúan unas a las otras, de adelante hacia atrás.

En 1911 Goldthwait, atribuye a la lesión del disco los síntomas dolorosos conocidos como ciática y lumbo-ciática. Dandy, en 1929 extirpó quirúrgicamente por primera vez un disco vertebral, pero fue recién en 1934 que Barr explicó y atribuyo a la hernia de disco su trascendencia en los seres humanos.

La epidemiología de la HNP se encuentra directamente vinculada a la del lumbago. El lumbago es actualmente la mayor causa de convalescencia crónica, la de mayor impacto económico y una de las causas más frecuentes de jubilación en adultos menores de 45 años.

Tradicionalmente, se considera la cirugía para el tratamiento de esta patología cuando hay compresión del nervio o los síntomas son persistentes y no responden al tratamiento conservador. En definitiva, sólo el 1% de los lumbagos se someten a una cirugía de columna, sin embargo, en los pacientes con ciática secundaria a una HNP, la probabilidad de culminar en tratamiento quirúrgico bordea el 15% a 5 años1 . A igual plazo sólo la mitad de los pacientes refiere mejoría de sus síntomas predominantes (dolor de espalda y de pierna) con el tratamiento conservador. En general, el curso de la enfermedad sintomática es de mayor gravedad y compromiso funcional que el lumbago simple. La prevalencia de vida de dolor a lo largo de la pierna asociado a lumbago podría llegar hasta un 40 %, pero si se aplican criterios clínicos estrictos para “ciaticas” radiculares la cifra baja a 4%-5%.

3. DESARROLLO

3.1 Anatomía de columna vertebral

La columna está formada por 33 vertebras que se dividen en regiones: R. cervical (7 vertebras); torácica (12 vertebras); lumbar (5 vertebras); sacro coccígea (de 4 a 5 vertebras). La columna vertebral, compuesta por segmentos óseos móviles, fascia y músculos, se considera una obra maestra de la biomecánica (2). Su carácter único se atribuye en parte a su capacidad para equilibrar las curvas lordóticas de las regiones cervical y lumbar, y las curvas cifóticas de las regiones dorsal y sacra. El resultado es una doble curvatura en «S» que permite a la columna absorber las fuerzas verticales como un muelle. La columna permite movimientos de flexo extensión, inclinación latera y rotaciones derecha izquierda.

Articulaciones intervertebrales: Unen a otras vértebras entre sí. Son las que conectan las vértebras adyacentes, incluyen las articulaciones tanto sinoviales, como cartilaginosas. Articulaciones Intervertebrales Sinoviales: Se encuentran entre las facetas superior e inferior de los arcos vertebrales adyacentes, y son apoyados por los siguientes ligamentos:

El ligamento interespinoso se extiende entre las apófisis espinosas; El ligamento supraespinoso conecta las puntas de las apófisis espinosas y forma el fuerte ligamento nucal que pasa por detrás de la columna cervical; Ligamentos intertransversos conectan las apófisis transversas adyacentes, y el ligamento amarillo conecta las láminas de las vértebras adyacentes.

Articulaciones intervertebrales cartilaginosas: Son articulaciones fibrocartilaginosas que se forma entre los cuerpos vertebrales adyacentes con los discos intervertebrales fibrocartilaginosos situados entre los cuerpos.

Cada disco se compone de una masa gelatinosa, el núcleo pulposo, que está rodeado por el anillo fibroso (que se compone de capas fibrosas más duras)

Los ligamentos longitudinales anteriores y posteriores recorren las superficies anterior y posterior de los cuerpos vertebrales desde el cráneo hasta el sacro. Estos ayudan a estabilizar la columna vertebral.

Articulación sacroiliaca: La superficie superior del sacro tiene dos facetas superiores que se articulan con las apófisis articulares inferiores de la quinta vértebra lumbar. Se forma entre el coxis y el sacro. Tiene un disco intervertebral y se estabiliza por medio de ligamentos sacrococcígeos.

Músculos: Plano profundo (M. intertransversos, M. interespinosos, M. transversos espinosos {rotadores, multifidos, semiespinosos (no hay a nivel lumbar), cuadrado lumbar. Plano superficial: M. iliocostal, M. dorsal largo, M. espinoso (no hay a nivel lumbar.

3.2

Definición de patología

La HNP del núcleo pulposo, es la protrusión del materia gelatinoso central de un disco intervertebral a través de una fisura en el anillo fibroso que lo rodea. El anillo puede romperse completamente con salida de material discal, o puede permanecer parcialmente intacto y dar lugar a una protrusión discal. Dicho proceso se puede asociar a dolor lumbar, por sensibilización de las terminaciones nerviosas y su ganglio, asociado o no a parestesias o paresia.

Clasificación:

Según la cantidad de disco herniado:

La herniación parcial es la más frecuente y consiste en la salida de parte del material del núcleo pulposo hacia atrás y lateralmente (la zona del anillo y del ligamento vertebral común posterior más débil es la póstero- lateral), comprimiendo la raíz correspondiente a su entrada o en el trayecto a través del agujero de conjunción.

En la herniación masiva, poco frecuente, sale el núcleo pulposo en su totalidad y a veces también parte del anillo fibroso ya roto. Si la cantidad del material extruido es muy grande, se puede originar un síndrome de cola de caballo.

Por su localización:

Las hernias póstero-laterales son las más frecuentes, correspondiéndose con lo referido en las hernias parciales. En su forma característica, una hernia lateral va a originar una compresión monorradicular.

Las hernias póstero-mediales suelen requerir un importante esfuerzo flexor en su producción y pueden comprimir el saco dural dando lugar a un cuadro clínico variable según la localización en altura de la hernia, de su mayor o menor tamaño y de su mayor o menor lateralización.

En las hernias foraminales, más laterales, el material discal herniado se sitúa en la zona del agujero de conjunción, pudiendo originar un importante conflicto de espacio a este nivel y dando lugar a un intenso cuadro doloroso ante toda maniobra que implique una movilización de la raiz comprimida.

Por la cantidad de material herniado:

La protrusión discal consiste en el fallo del anillo fibroso en cuanto a su capacidad de contención del núcleo pulposo, aunque aún no se ha roto. El resultado es que el disco intervertebral hace relieve en la parte posterior de los cuerpos vertebrales y estrecha el canal vertebral.

La hernia discal consiste en la rotura del anillo fibroso, aunque el material del núcleo pulposo está contenido por el ligamento vertebral común anterior. El volumen ocupado del canal vertebral es mayor que en el caso anterior.

La extrusión discal es cuando además se rompe el ligamento vertebral común posterior y el fragmento de núcleo pulposo entra en el canal, comprimiendo aún más intensamente la raíz o incluso la cola de caballo.

Tanto en el caso de hernia como de extrusión, los fragmentos de núcleo pulposo pueden quedar al nivel del disco intervertebral o emigrar hacia arriba o abajo

3.3 Etiopatogenia

Degeneración o envejecimiento articular, con formación de osteofitos vertebrales.

Microtraumatismos.

Mecanismos repetitivos de flexo-extensión del tronco cargando mucho peso.

Movimientos de rotación.

Exceso de peso y volumen personal.

Atrofia de la musculatura paravertebral dorsolumbar.

3.4 Fisiopatología

El mecanismo típico de producción de una hernia discal consta de tres tiempos. El primero consiste en la flexión del tronco: el espacio discal se abre hacia atrás (aumenta le distancia entre los platillos). El segundo es aumentar la carga al coger un objeto: el núcleo pulposo que se ha ido hacia atrás puede ser atrapado en los límites posteriores de los cuerpos vertebrales. El tercero es ir enderezando el tronco manteniendo la carga: el material discal es pinzado y expulsado como si fuera una aceituna entre los dedos, hacia atrás, rompiendo el resto de fibras aún íntegras del anillo fibroso

3.5

Signos y Síntomas

Las HNP puede presentar o no síntomas propiamente tal de la patología. Los síntomas más comunes son los siguientes:

Áreas de dolor: Espalda, pie o pierna

Muscular: Debilidad muscular, espasmos musculares o reflejos hiperactivos

Sensitivo: Entumecimiento de las piernas, hormigueo o hormigueo y ardor molestos

Debilidad para extender el hallux (dedo gordo del pie) e incluso el tobillo. Puede aparecer adormecimiento y dolor en el dorso del pie.

Debilidad de los músculos de la pantorrilla (debilidad para pararse en punta de pies). Puede haber adormecimiento y dolor en la planta o cara lateral del pie.

3.6 Diagnóstico médico y tratamiento médico

Actualmente para el abordaje de una HNP, se realiza un protocolo, el cual se encuentra establecido en las guías de MINSAL. En donde debe realizar un flujograma.

La columna se examina con el paciente recostado y de pie. Debido a espasmo muscular, es posible notar una pérdida de la curvatura normal de la columna. El dolor radicular (inflamación de un nervio espinal) puede incrementarse si se aplica presión en el nivel afectado de la columna.

Se realiza una prueba de Lasegue, también conocida como la prueba de levantar la pierna estirada. El paciente está recostado, se extiende la rodilla y se flexiona la cadera. Si el dolor se agrava o aparece, esto indica que las raíces nerviosas lumbosacras inferiores están inflamadas.

Se realizan otras pruebas neurológicas para determinar la pérdida de las funciones sensoriales y/o motrices. Se observan los reflejos anormales, ya que estos cambios pueden indicar la ubicación de la hernia.

Las radiografías son útiles, pero una tomografía axial computarizada (TC) o imágenes por resonancia magnética (IRM) brindan más detalle. La IRM es el mejor método para permitirle al médico ver los tejidos espinales blandos que no se pueden ver en una radiografía convencional.

FLUJOGRAMA: Manejo de paciente con Sindrome de dolor lumbar radicular.

FLUJOGRAMA: Manejo de paciente con Sindrome de dolor lumbar radicular. El 8

El

Tratamiento conservador (no quirúrgico): La mayoría de los pacientes con una hernia lumbar (89-90%) se mejoran sin necesidad de cirugía. Los objetivos primarios del tratamiento conservador son aliviar el dolor y permitir que el paciente vuelva a un nivel normal de actividad. Entre las opciones de tratamiento conservador están:

Un corto periodo de reposo seguido de un retorno lento a la actividad. Calor local Kinesioterapia Antiinflamatorios Infiltración peridural. Cuanto tiempo de tratamiento conservador se requiera es algo que varía de paciente en paciente. Generalmente, los pacientes parten con cuatro o seis semanas de tratamiento no quirúrgico. Para aquellos pacientes que no están con dolor severo y pueden funcionar bien, se puede plantear un tiempo mayor de tratamiento. Para aquellos pacientes con síntomas más severos y que no respondan al tratamiento conservador la cirugía es una opción razonable.

Tratamiento quirúrgico:

Cirugía: El objetivo de la cirugía es ayudar a aliviar el dolor. Si un paciente tiene dolor importante y es incapaz de funcionar en un nivel satisfactorio, la cirugía es una opción adecuada. Actualmente, los resultados de la cirugía para una hernia discal son muy satisfactorios, y la recuperación es muy rápida. Cualquier paciente que tiene déficit neurológico progresivo o incontinencia de esfínteres debiera tener una evaluación quirúrgica urgente, ya que estos síntomas aunque son raros, pueden representar una urgencia quirúrgica. El procedimiento más frecuentemente realizado es una “discectomía”, en la cual se remueve el disco herniado aliviando la compresión de las raíces nerviosas que produce el dolor. La cirugía se hace con anestesia general, con una herida de aproximadamente dos a tres centímetros.

¿Cuáles son los riesgos de esta cirugía? La mayoría de los pacientes no tiene complicaciones después de una discectomía. Sin embargo, existe la posibilidad de que aparezcan algunas como: Sangramiento, infección (menos de un 1%) Rotura de la membrana que rodea los nervios (la que puede suturarse sin problemas, pero alarga en dos o tres días el postoperatorio). También es posible que a futuro pudiera volverse a producir una rotura del disco. Esto ocurre en aproximadamente un 5% de los pacientes.

¿Qué se puede esperar después de la cirugía? Si su principal síntoma es el dolor de la pierna (más que dolor de la zona lumbar), usted tiene una posibilidad muy alta de alivio completo de los síntomas (más del 95%). Para el dolor de la espalda, la cirugía es menos predecible en su capacidad de aliviar el dolor.

3.7 Diagnostico diferenciado

Patología extraespinal que puede producir dolor de espalda referido que se asemeja a un síndrome lumbociático.

Artrosis de cadera.

Lesión del nervio ciático por presión, estiramiento o atrapamiento del musculo piriforme.

Endometriosis que compromete el nervio ciático.

Atrapamiento del nervio peroneo en la cabeza del peroné.

Patologías de la columna que se manifiestan con compromiso radicular.

Patología traumática de la columna.

Patología inflamatoria de columna.

Patología tumoral de la columna.

Quistes sinoviales facetarios.

Espondilolistesis con o sin raquiestenosis.

4. EVALUACION KINESICA

Para una evaluación de un dolor lumbar Agudo incluye una anamnesis meticulosa. En donde primero se debe preguntar antecedentes personales (Nombre, RUT, dirección, teléfono, ocupación, entre otros datos que el examinador encuentre pertinentes).

4.1 Anamnesis próxima remota

Preguntar: ¿cómo comenzó?, ¿Cuándo comenzó?, características del dolor (ubicación, carácter, intensidad factores que alivian o exacerban el dolor y duración), por otra parte preguntar cambios sensitivos, es decir la distribución del hormigueo. Cambios de la fuerza muscular en las EE.II. Una falta de fuerza generalizada debe ser diferenciada por un cambio focalizado como es la incapacidad parcial o completa de flexión dorsal del halux.

Antecedentes de un episodio agudo anterior.

Actividades que se asocian al dolor.

Banderas rojas: criterios de alarma en paciente con dolor lumbar agudo.

Aplicar escala de EVA: Actual, reposo y actividad.

Preguntar si posee exámenes complementarios y/o si se encuentra tomando algún fármaco por el diagnostico ya realizado.

Anamnesis remota

En una etapa final se preguntaran antecedentes mórbidos, farmacológicos, traumáticos, quirúrgicos y hábitos de la vida cotidiana (nutrición, vicios, actividad física, otros).

4.2 Observación

Marcha (Choque de talón, punta de pie, intermedia e impulso de puntillas)

Ayuda técnica

Gesto corporal

4.3

Inspección

Coloración de la piel

Tipo de piel

Hematomas

Curvaturas fisiológicas

Atrofia o asimetrías musculares

4.4 Palpación

Compresión de las apófisis espinosas (cervicales, dorsales y lumbares)

Espinas iliacas

Musculatura: paravertebrales, cuadrado lumbar, dorsal ancho, piriforme, TFL, cuádriceps, musculatura poplítea de MM.II.

Articulación sacro iliaca

4.5 Evaluación de rango articular

Flexión y extensión de columna.

Posición: paciente de pie, espinas ilíacas anterosuperiores niveladas en la misma línea horizontal que, a su vez, es perpendicular al piso.

Alineación de los inclinómetros: Inclinómetro cefálico: se coloca nivelado en 0° sobre la apófisis espinosa de C7 (vértebra prominente). Inclinómetro caudal: se coloca nivelado en 0° sobre la apófisis espinosa de S1.

Valores normales: Flexión: 0-80° (AAOS). Para medir la flexión, la escuela AO utiliza el método de Schober que expresa la movilidad en cm. Extensión: 0-30° (AO) y 0-30° (AAOS).

la escuela AO utiliza el método de Schober que expresa la movilidad en cm. Extensión: 0-30°

12

Inclinación lateral de columna.

Posición: paciente de pie con las espinas ilíacas anterosuperiores niveladas en la misma línea horizontal que, a su vez, es perpendicular al piso.

Eje: colocado sobre la apófisis espinosa de S1.

 

Brazo fijo: alineado con la línea media vertical formada por las apófisis espinosas sacras.

Brazo móvil: alineado con la línea media vertical formada por las apófisis espinosas dorsolumbares tomando como reparo la apófisis espinosa de C7 (vértebra prominente.

Valores

normales:

Inclinación

lateral

derecha

e

izquierda: 0-30°/40° (AO) y 0-35° (AAOS).

derecha e izquierda: 0-30°/40° (AO) y 0-35° (AAOS). Rotaciones de columna  Posición: paciente sentado en

Rotaciones de columna

Posición: paciente sentado en una banqueta sin respaldo, por lo tanto, con la pelvis estabilizada y con la columna dorsolumbar libre para poder rotar. Alineación del goniómetro: Posición 0 con goniómetro en 0°. Eje: colocado sobre el vértex.

Brazo fijo: alineado con la línea que une ambas espinas ilíacas anterosuperiores. Brazo móvil:

alineado con la línea biacromial. Movimiento: se realiza la rotación derecha e izquierda.

El brazo móvil acompaña el movimiento. Valores normales: Rotación derecha e izquierda: 0-30° (AO), 0-45° (AAOS).

El brazo móvil acompaña el movimiento. Valores normales: Rotación derecha e izquierda: 0-30° (AO), 0-45° (AAOS).

13

4.6

Evaluación muscular

Flexión de tronco (Recto del abdomen)

Posición del paciente: Paciente en decúbito supino con las manos cruzadas por detrás de la cabeza.

Test: El paciente flexiona el tronco hacia toda la amplitud del movimiento.

flexiona el tronco hacia toda la amplitud del movimiento. Ilustración 1: Grado 5 Extensión de tronco

Ilustración 1: Grado 5

Extensión de tronco

del movimiento. Ilustración 1: Grado 5 Extensión de tronco Ilustración 2: Grado 4 Ilustración 3: Grado

Ilustración 2: Grado 4

1: Grado 5 Extensión de tronco Ilustración 2: Grado 4 Ilustración 3: Grado 3  Posición

Ilustración 3: Grado 3

Posición del paciente: Tumbado boca abajo, con las manos cruzadas en la nuca de la cabeza.

Test: El paciente extiende la columna, hasta que todo el tórax se eleva de la mesa

extiende la columna, hasta que todo el tórax se eleva de la mesa Ilustración 1: Grado

Ilustración 1: Grado 5

extiende la columna, hasta que todo el tórax se eleva de la mesa Ilustración 1: Grado

Ilustración 2: Grado 3

Rotación de tronco (Oblicuo externo e interno abdominal)

Posición del paciente: Tumbado boca arriba, con las manos cruzadas por detrás de la cabeza.

Test: El paciente flexiona el tronco y gira hacia un lado. Este movimiento se repite al lado contrario, para poder examinar los músculos de ambos lados.

contrario, para poder examinar los músculos de ambos lados. Ilustración 1: Grado 5 Ilustración 2: Grado

Ilustración 1: Grado 5

poder examinar los músculos de ambos lados. Ilustración 1: Grado 5 Ilustración 2: Grado 4 Ilustración

Ilustración 2: Grado 4

poder examinar los músculos de ambos lados. Ilustración 1: Grado 5 Ilustración 2: Grado 4 Ilustración

Ilustración 3: Grado 3

15

4.7

Pruebas especiales

Prueba lasegue

Objetivo: Poner en manifestó la existencia de una radiculopatía lumbar de origen mecánico.

Ejecución: El examinador flexiona la cadera unos 70° manteniendo la rodilla en extensión y aplicando ligera rotación interna y aducción de la cadera.

Hallazgo positivo: Aparación de dolor en la zona lumbar o en esta y en la cara posterior del miembro inferior, por tensión del nervio ciático o de cualquiera de sus raíces.

Nota: En caso de ser positiva se realiza bragard.

Prueba de Kbrudzinski kernig

Objetivo: Evidenciar la presencia de una lesión mecánica en la columna lumbar.

Ejecución: El examinador efectúa una flexión forzada de la cabeza sobre el pecho, mientras el paciente mantiene una flexión bilateral de 90° de cadera y rodilla. A continuación, extiende pasiva y lentamente la rodilla del lado afectado.

Hallazgo positivo: El paciente refiere dolor en el cuello y especialmente, en la zona lumbar durante la extensión de la rodilla.

El paciente refiere dolor en el cuello y especialmente, en la zona lumbar durante la extensión
El paciente refiere dolor en el cuello y especialmente, en la zona lumbar durante la extensión

Prueba de milgram

Objetivo: Valorar una disfunción neurológica de origen medular.

Ejecución: Se le pide al paciente que flexione la cabeza con la cadera en flexión de 90° y, a continuación, extienda la rodilla.

Hallazgo positivo: Aparición de dolor en el trayecto nervioso ciático al extender una rodilla.

en el trayecto nervioso ciático al extender una rodilla. Pulgares ascendentes  Objetivos: Valorar la movilidad

Pulgares ascendentes

Objetivos: Valorar la movilidad sacroiliaca.

Ejecución: Se le pide al paciente que flexione cadera y rodilla al lado a valorar.

Hallazgo positivo: El no descenso del pulgar homolateral a la cadera flexionada corresponde a un bloqueo sacroiliaco del mismo lado.

El no descenso del pulgar homolateral a la cadera flexionada corresponde a un bloqueo sacroiliaco del

5. TRATAMIENTO KINESICO

5.1 Objetivo general y específico

Objetivo General: Evitar el progreso degenerativo del tejido del núcleo pulposo, evitando que este avance de estadio, y así el paciente pueda desempañarse en óptimas condiciones en sus quehaceres diarios del hogar, laboral y/o deportivo.

Objetivos específicos

Disminuir sintomatología dolorosa de la zona afectada.

Flexibilizar tejido blando de la zona afectada.

Aumentar rangos de movimiento que se encuentren con limitación.

Aumentar fuerza muscular.

Trabajar equilibrio y propiocepción.

Re educar marcha en caso de alteración

Educar al paciente en cuanto a patología y cuidados.

5.2 Fisioterapia

Fisioterapia

Modalidad

Objetivo

Duración

 

TENS

Etapa aguda: T. Convencional. Etapa sub aguda: T. Burst. Etapa aguda: T. Acupuntura

 

Disminuir sintomatología dolorosa

 

15

20

 

minutos

Compresa

Envolver en una toalla toalla y aplicar en la zona. Siemore verificando al paciente durante la aplicación

Flexibilizar tejido

blando,

10 Minutos

húmedo

aumentando el flujo sanguíneo, permitiendo la nutrición del musculo y disminuyendo contracturas musculares.

caliente

Ultrasonido

Etapa

aguda:

U.

de

modalidad

Favorecer

el

aumento

de

5 minutos

 

pulsátil,

profundidad

3

Mhz

metabolismo ayudando

a

la

 

Intensidad 1,5

disminución

de

inflamación,

aumento de flujo sanguíneo y efecto de analgesia.

Masoterapia

Comienzo con euffurage, seguido de petrissage y drenaje linfático

Favorecer a la flexibilización de tejido blando aumentando el flujo sanguíneo, nutriéndose asi mejor el tejido muscular, eliminando sustancias.

20

-

30

minutos

Láser

Modo pulsátil (Analgesia) Modo continuo (bioestimulacion)

Favorece el alivio del dolor y anti inflamación de la zona.

S. Programa

5.3 Tiempo de recuperación

Una revisión sistemática que comparo el tratamiento quirúrgico de la HNP con el tratamiento médico concluyo que el tratamiento quirúrgico permite un alivio más rápido del dolor que el manejo no quirúrgico. El alivio de los síntomas se logra entre 78 y 98% a 1 -2 años. Sin embargo estos porcentajes son menos a 6 8 semanas de post cirugía. El mayor estudio colaborativo, el ensayo clínico Spine patient outcomes research trial (SPORT), comparó los resultados del tratamiento quirúrgico de la HNP lumbar sintomática de al menos 6 semanas de evolución de hernia discal confirmada, mostró que tanto la cirugía como el tratamiento conservador mejoraron significativamente los síntomas en un plazo de 2 años para todas las mediciones de resultados tanto como primarias como secundarias.

5.4 Pauta de ejercicios

Ejercicios de neurodinamia: Paciente decúbito supino en una colchoneta con ambas rodillas flexionas comienza a extender solo una rodilla. Cuando extiende la rodilla realiza dorsiflexión de tobillo, para luego seguir con el mismo ejercicio con la otra extremidad. Puede realizarse en 3 niveles, el primero ya mencionado, en medio balón y balón. Realizar repeticiones de 30 veces.

Puede realizarse en 3 niveles, el primero ya mencionado, en medio balón y balón. Realizar repeticiones
Puede realizarse en 3 niveles, el primero ya mencionado, en medio balón y balón. Realizar repeticiones
Puede realizarse en 3 niveles, el primero ya mencionado, en medio balón y balón. Realizar repeticiones

o

Ejercicios de movilidad pélvica

Disociación pélvica: Paciente en decúbito supino con ambas manos en la nuca y rodillas flexionadas, mueve en conjunto ambas extremidades de lado a lado. Realizar 3 series de 20 repeticiones.

de lado a lado. Realizar 3 series de 20 repeticiones. o Perro gato: Ejercicio muy interesante

o

Perro gato: Ejercicio muy interesante para movilizar toda la región lumbar. Colocándonos en

cuadrupedia, con las manos debajo de los hombros y las rodillas debajo de las caderas, cogeremos aire y lo soltaremos levantando la cabeza hacia delante y

lumbares.

Hacer 15 repeticiones del ejercicio. Realizar 2 series .

estirando

las

levantando la cabeza hacia delante y lumbares. Hacer 15 repeticiones del ejercicio. Realizar 2 series .

20

Ejercicios de estiramiento: Glúteos, piramidal, isquiotibiales, cuádriceps, dorsal

Realizar 5 repeticiones de cada uno con mantención de 15

ancho, lumbares. segundos. Piramidal

de cada uno con mantención de 15 ancho, lumbares. segundos. Piramidal  Ejercicios de fortalecimiento muscular.
de cada uno con mantención de 15 ancho, lumbares. segundos. Piramidal  Ejercicios de fortalecimiento muscular.
de cada uno con mantención de 15 ancho, lumbares. segundos. Piramidal  Ejercicios de fortalecimiento muscular.
de cada uno con mantención de 15 ancho, lumbares. segundos. Piramidal  Ejercicios de fortalecimiento muscular.
de cada uno con mantención de 15 ancho, lumbares. segundos. Piramidal  Ejercicios de fortalecimiento muscular.
de cada uno con mantención de 15 ancho, lumbares. segundos. Piramidal  Ejercicios de fortalecimiento muscular.

Ejercicios de fortalecimiento muscular.

21

o

o

o

Puente: Este ejercicio es muy útil para trabajar la región lumbar y glútea, musculatura muy importante para disminuir y prevenir las lumbalgias. Levantaremos el glúteo del suelo hasta notar que nuestra espalda está totalmente alineada con nuestras rodillas, y que los pies queden debajo

de

Aguantar la posición durante 20-30 segundos y repetir 2 veces.

la posición durante 20-30 segundos y repetir 2 veces. rodillas. las Superman: Con este ejercicio buscamos

rodillas.

las

Superman: Con este ejercicio buscamos reforzar la región central de nuestro cuerpo, principalmente las lumbares. En posición de cuadrupedia, estiraremos una pierna hasta la horizontal de nuestra espalda, manteniendo arriba 3 segundos y bajamos despacio. Hacer 15 repeticiones del

ejercicio. Realizar 2 series con cada pierna.

del ejercicio. Realizar 2 series con cada pierna. Abdominales hipopresivos del recto anterior: Este es un

Abdominales hipopresivos del recto anterior: Este es un ejercicio para reforzar la región abdominal protegiendo la región lumbar. Con las piernas a 90º colocaremos las palmas de nuestras manos en las rodillas y los codos estirados.

región lumbar. Con las piernas a 90º colocaremos las palmas de nuestras manos en las rodillas

o

Abdominales hipopresivos de oblicuos: Ejercicio parecido al anterior pero donde sólo utilizaremos una mano y la pierna contraria para trabajar de forma cruzada. Se trata de empujar con una mano la rodilla contraria mientras la otra pierna reposa. Hacer 3-5 repeticiones del ejercicio durante 10-15 segundos con cada pierna. Se trata de empujar las rodillas contra las manos y mantener la posición, siempre respirando suave y de forma controlada, NUNCA aguantar la respiración. Hacer 3-5 repeticiones del ejercicio durante 10-15 segundos

Hacer 3-5 repeticiones del ejercicio durante 10-15 segundos Ejercicios de marcha en TANDEM: Paciente en bípedo,

Ejercicios de marcha en TANDEM: Paciente en bípedo, debe llevar el talon del pie a la punta del pie de la otra extremidad y seguir el trayecto de este. Realizar 10 vueltas.

llevar el talon del pie a la punta del pie de la otra extremidad y seguir

6. CONCLUSION

La historia natural de la lumbociática es, en general, favorable, por lo que debe respetarse un mínimo de 6 semanas antes de realizar pruebas de imagen o de considerar el tratamiento quirúrgico. Dado que, en la inmensa mayoría de los casos que se intervienen, la cirugía se considera electiva, es preciso proporcionar al paciente información veraz y detallada sobre la historia natural. El paciente debe participar activamente en la toma de decisión quirúrgica en función de las propias expectativas en cuanto a la resolución del dolor y asumiendo una tasa de morbilidad pequeña pero real, así como un porcentaje de ineficacia del procedimiento. La cirugía de la acorta el tiempo de dolor respecto al tratamiento conservador, aunque el efecto se diluye al año. No parece existir una modalidad terapéutica ni una medicación o terapia física que sea superior a las demás respecto al control del dolor o a la recuperación de la radiculopatía. Tampoco existe una técnica quirúrgica que supere significativamente los resultados obtenidos por la discectomía simple o la microdiscectomía. El problema no parece estar en la elección de la técnica sino en la indicación. La enorme variabilidad geográfica en la utilización de la cirugía para la HNP y en general para los problemas espinales degenerativos indica que esta operación es una de las peor indicadas de cuantas se realizan. Sería recomendable acordar consensos internacionales sobre la indicación de la cirugía en la HDL y aplicarlos de forma más estricta. Existe una innegable y marcada influencia de la industria farmacéutica en la cirugía de la HNP debido a la gran prevalencia de la enfermedad y a los enormes costes directos e indirectos asociados.

7.BIBLIOGRAFIA

Guía clínica AUGE: Hernia al núcleo pulposo lumbar. Serie guís clínicas MINSAL 2013 2014.

Pedro DavidDelgado; LópezAntonioRodríguez; SalazarJavierMartín; AlonsoVicenteMartín-VelascoHernia discal lumbar: historia natural, papel de la exploración, timing de la cirugía, opciones de tratamiento y conflicto de intereses. (2017). SENEC

Jurado Bueno, A. (2011). MANUAL DE PRUEBAS DIAGNÓSTICAS. Editorial Paidotribo.

Helen Hislop; Jacqueline Montgomery. (2007). Pruebas funcionales musculares. 6ta edición. MARBAN

O. Taboadela. (2007). Una herramienta para evaluación de incapacidades laborales.